Un Basquetbolista Y Una Nerd Rebelde. by Hitomi Uzumaki

Fanfics en Español El sitio de referencia de los fanfics en español, con miles de fanfics gratis y en español

 Un Basquetbolista Y Una Nerd Rebelde. by Hitomi Uzumaki
Summary:

¿Qué pasaría si dos polos opuestos se atraen? Ella al conocerlo por primera vez lo detestara  al igual  él a ella, pero ambos se darán cuentan que tienen algo en común que los une. Pero esa indiferencia de aquella chica es lo que más le atrae.

 

Los personajes de Slam Dunk no me pertenecen son del grandioso  Takehiko Inoue.



Categories: SLAM DUNK Characters: Ninguno

Generos: Romance

Advertencias: Ninguno

Challenges:

Series: Ninguno

Chapters: 21 Completed: No Word count: 70974 Read: 9817 Published: 04/01/2011 Updated: 06/10/2013
Summary:

¿Qué pasaría si dos polos opuestos se atraen? Ella al conocerlo por primera vez lo detestara  al igual  él a ella, pero ambos se darán cuentan que tienen algo en común que los une. Pero esa indiferencia de aquella chica es lo que más le atrae.

 

Los personajes de Slam Dunk no me pertenecen son del grandioso  Takehiko Inoue.



Categories: SLAM DUNK Characters: Ninguno

Generos: Romance

Advertencias: Ninguno

Challenges:

Series: Ninguno

Chapters: 21 Completed: No Word count: 70974 Read: 9817 Published: 04/01/2011 Updated: 06/10/2013 Capítulo 1.-Prometí Cambiar. by Hitomi Uzumaki

 

Amanece un día caluroso en la central de Kanagawa era viernes,  estaba un chico de ojos azules mirando aquel cielo  azul y despejado. – Hoy no habrá practica el capitán Akagi nos dio este día de descanso, ya que hoy no  hubo clases en la preparatoria.

Ya era necesario, mi vida de ahora en adelante dará un giro diferente desde que me volví a incorporar al equipo de Shohoku, aunque me costara un poco de tiempo que mis compañeros me acepten.

 hace un mes atrás yo y mis amigos bueno si eso se les puede decir amigos, fuimos a Shohoku a darle su merecido a Ryota Miyagi y golpeamos a todos los del equipo, pero fuimos vencidos por aquellos chicos de primer año, Hanamichi Sakuragi y su ejército así se hacían llamar para ser sincero son muy fuertes esos cinco.

Pero de hoy en adelante le prometí al profesor Anzai que jamás volvería a pelear. –Aquel chico iba sumergido en sus pensamientos cuando es sacado repentinamente por una voz conocida por él.

 

– ¡Mitsuito!

– ¡Sakuragi! Cuantas veces te tengo que decir que no me digas así torpe.

–Está bien Mitsui, que haces  por aquí de seguro estas esperando a tu novia verdad. –dijo Hanamichi con una sonrisa picara hacia su amigo.

– ¿Qué tonterías dices? Sakuragi no estoy esperando a nadie  salí a pasear solo.

–No, te creo de seguro aquí te citaste con tu novia y no me quieres decir.

–De verdad que contigo no se puede. –expreso Mitsui. –pues a todo esto tu que hace por aquí Sakuragi no me digas que tu si tienes una cita.

Sakuragi se le quedo viendo y se sonrojo levemente, – Pues si Mitsui aquí nos quedamos de ver ella y yo.

 

–Ella y tú, ¿Quién es ella si se puede saber?

–Te lo voy a decir pero me prometes que no se lo dirás a nadie.

Mitsui solo lo miro y asentó con la cabeza positivamente no entendía por qué tanto misterio de que el salía con una chica.

–Estoy saliendo con Haruko.

Aquel chico de ojos azules se sorprendió a escuchar a su amigo con quien salía– ¿Con la hermana del capitán Akagi?

–Si exactamente, si el Gori se entera de seguro me matara por eso ella y yo estamos saliendo a escondidas–contesto Hanamichi con aquella sonrisa  que lo caracterizaba.

–Pues no te preocupes yo no diré nada amigo.

–Gracias Mitsui.

En eso son interrumpidos por aquella chica de cabello negro y ojos azules – ¡Hanamichi!

–Hola Haruko–dijo Mitsui.

Ella le contesto amablemente aquel saludo. –Hola Mitsui.

–Nos vamos Haruko–acoto Hanamichi.

–Si–ellos se despiden de Mitsui pero antes Hanamichi lo invito a ir con ellos ya que se había quedado de ver con sus demás amigos e iban estar también Ayako y Ryota.

Mitsui le dijo que no,  que tenía que hacer otras cosas y le agradeció la invitación, Haruko y Hanamichi se alejaron dejándolo solo.

El camino así la playa sinceramente él quería estar solo meditar bien todo lo que estaba sucediendo a su alrededor, a pesar de las cosas que hizo sus padres lo habían perdonado y tenía que ganarse de nuevamente la confianza de ellos.

Mitsui miro hacia el mar, suspiro y dijo en esos momentos en voz alta – ¿A caso soy el único chico que sufre estas cosas en el mundo? Es un castigo por haber hecho cosas malas en el pasado. –sobre su rostro rodaron  lagrimas que no había podido contener.

En ese momento escucho una voz que lo interrumpió– ¡Eres tu Hisashi Mitsui!  Fue sacado  nuevamente de sus pensamientos y se seco aquellas lagrimas al mirar hacia atrás,  miro  aquella figura era de una chica…

 

Acá en Nueva York en la preparatoria  Madison, en los pasillos de este mismo lugar una chica de unos quince años de edad golpea a un chico tirándolo al piso.

Aquel chico al caer miro que de su nariz salía sangre de ese fuerte golpe recibido por aquella chica  y sonrió limpiándose la sangre con la chaqueta de su uniforme.

 

–Vaya muñeca sí que sabes pegar fuerte, por eso me gustas –dijo aquel chico.

–Es para que aprendas a respetarme tarado y no soy muñeca  mi nombre es Dana y espero que con esto no te vuelvas a meter conmigo.

En eso  se escucho un grito– ¿Brian que te paso? –se acerco una chica rubia de ojos azules  y se inca al lado  de  ese chico, que aun sangraba de la nariz.

–No, es nada es que tu prima me golpeo de la nada.

– ¿Qué dices? ¿Qué te pasa Dana? Eres una salvaje como te atreves a golpearlo–Ashley  le da un pañuelo a su novio para que se limpie la nariz– ¿Cómo te sientes mi amor?

Dana solo miraba aquella escena – ¡Uff! ¿Qué  patético eres? –dijo aquella chica  cruzándose de brazos.

 

En ese llego Bree y su novio  al ver a Brian  en el piso.

– ¿Qué te sucedió Brian?–pregunto Bree  sorprendida.

–Pues Dana lo golpeo –corroboró Ashley  molesta con su prima.

– ¿Qué? –exclamo aquella chica de cabello, castaño y ojos color café. –Pues esto no se quedara así ahora mismo voy por la directora Jones.

Aquella chica se retiro para ir avisarle a la directora de la escuela.

–Vaya amigo así, que una chica te puso en tu lugar –musito Kevin burlándose de él.

– ¡Cállate Idiota!

Ashley ayuda a su novio a  levantarse, ella no contenta con lo sucedido – ¿Por qué lo golpeaste Dana?

– ¿Pregúntale a tu noviecito? Es un miserable –respondió aquella  chica de cabello negro lo tenía sujeto,  solo a los lados de su rostro dejaba caer mechones de su cabello pintados de color azul y parte de su rostro estaba cubierto con su fleco.

En eso momento le hablaron a Dana, era una chica no muy alta de cabello negro a la altura de los hombros y ojos color negros como su cabello.

–Sí, vamos Drew no soporto ver esta escena tan patética. –ella dio media vuelta para irse, cuando…

–A dónde vas, esto no se quedara así, le diré a mamá y te castigara.

Dana siguió caminando sin hacer casos de las palabras de su prima, en ese instante.

–A donde va señorita Dana con tanta prisa, le quiero ver ahora mismo en mi oficina al igual tu Brian tendrán que darme una explicación por este comportamiento, así que vayan ahora los alcanzo y cuidadito con hacer mas escándalo.

Tanto como Dana y Brian  se dirigen a la oficina de la directora Jones, pero Jenny iba con ellos también.

Llegan los tres pero a la oficina solo  pasan Dana y Brian para adentro, ella se sienta en una de las  sillas para esperar a la directora., al igual Brian se sentó a un lado de ella y no la dejaba de mirar.

 

Acá en Japón aquel  chico de ojos azules al mirar aquella chica se sorprendió– ¡Serena eres tú!

–Si, Hisashi soy yo–contesto aquella chica de cabello  corto hasta un poco  más abajo de los hombros color castaño y ojos color miel, el  aire jugaba con su cabello ya que estaba haciendo un poco de aire.

El se acerco a ella ya que  estaba a unos cuantos pasos de Serena.

 

–Ya tenía mucho que no te veía.

–Sí, hace aproximadamente dos años desde que me salí  de la secundaria Takeishi  cuando estaba a mitad del primer año –respondió ella con una sonrisa encantadora esto hizo que él se sonrojara. –En que preparatoria estas. –pregunto Serena interesada en saber.

–Estoy en la preparatoria Shohoku.

– ¡En Shohoku! –expreso Serena.

–Sí y tú. –pregunto Mitsui aquella chica.

–Pues apenas acabo de llegar del extranjero.

– ¿En serio?

–Claro, por eso el lunes  empezare en mi nueva escuela.

–A cual vas a asistir.

–Ni te imaginas a cual Hisashi.

–Mmmh  por lo lista que eres de seguro vas a Ryonan o Kainan.

–Pues te diré–apenas le iba a contestar cuando en ese momento le hablan a ella.

– ¡Serena! ¡Serena!

–Luego nos vemos Hisashi tengo que irme. –ella dio media vuelta para marcharse.

– ¡Espera! –exclamo Mitsui.

Ella se da la vuelta y se acerco a él y le dio un beso en la mejilla despidiéndose de él, Mitsui vio como aquella chica se desvanecía en el horizonte y él había quedado sorprendido por aquel beso de esa chica y además era muy bonita.

–Como ha cambiando Serena.

Ya estaba cayendo la tarde cuando él se retiro de la playa tenía que llegar temprano a casa.

Mientras en la universidad de Madison, Dana al ver que aquel chico no la dejaba de mirar.

– ¿Qué sucede a caso no escarmientas verdad? –musito con algo de fastidio aquella chica. –ella se levanto de su asiento ignorando totalmente a Brian,  se dirijo hacia la ventana que daba hacia al campo de futbol, donde mira a los chicos y las porristas entrenado.

Brian se dirigió a ella y aun no escarmentaba por lo que había pasado, la acorralo contra la pared– ¿Con un demonio Dana?  ¿Por qué  no me haces caso? Cualquier chica muere por salir conmigo ya que soy el capitán del equipo de futbol americano y popular aquí.

–Pues yo no me muero por salir contigo, además tú sales con Ashley  mi prima ya que ella es capitana del equipo de porristas y son novios o no.

–Sí, pero si tú me lo pides que la deje en este momento termino con ella–acoto aquel chico tocando el rostro de Dana.

 

continuara...

 

End Notes:

espero les guste y sea de su agrado.

End Notes:

espero les guste y sea de su agrado.

Regresar al índiceCapítulo 2.-Dana en problemas. by Hitomi Uzumaki

 

 

 

 

–De verdad que eres un patán –espero que mi prima se dé cuenta que clase de fichita eres–exclamo ella aventando la mano de ese chico que le toco el rostro.

 

Aquel chico solo sonrió malosamente –Nunca se enterara, además ella está loca por mí y a ti nunca te creerá si se lo dices.

 

–Mmm tienes mucha razón, si se lo digo yo nunca me creerá, saldría perdiendo ante ti, así que no insistas y vete sabiendo que chicos como tú no me gustan los detesto.

 

Brian la tomo del mentón y la iba a besar a la fuerza, pero ella  le dio un puntapié y logro zafarse.

 

 –Esto no se va aquedar así, me las pagaras tarde o temprano, tú me rogaras que salga contigo.

 

–Eso jamás sucederá, aunque el mundo se acabe y seas el último hombre en la tierra, no saldría contigo.

 

En eso entro la directora y se sentó enfrente de ellos y los miro a cada uno– ¿Ahora qué pasa con ustedes dos? Tu Brian que es ese comportamiento, siendo uno de nuestros mejores jugadores y Dana que eres unas de las alumnas más destacadas de esta universidad me pueden decir ¿Qué paso allá afuera?

 

Los dos quedaron en silencio, ni uno ni otro decía nada, esto hizo molestar a la directora Jones –Bueno veo que no me dicen nada, uno de ustedes lo hará. –Haber Brian que paso y ¿porque te golpeo Dana?

 

El miro a Dana –Pues realmente no sé porque me agredió ella, yo solo le pregunte sobre un trabajo que nos dejo la Srta. Hoffman y de la nada se abalanzo sobre mí y me golpeo ¿eso fue lo que paso? –contesto aquel chico de cabello castaño y ojos  azules con una sonrisa encantadora a la directora. –esa era la forma de zafarse de problemas este chico.

 

Aquella chica de cabello negro y ojos verdes al escuchar lo que había dicho aquel chico ella se levanto furiosa de su lugar  y lanzando una mirada asesina –Eso no es cierto directora Jones, el quiso…

 

La directora ya no quiso escuchar más y callo a Dana – ¡Basta! No mientas mas –dijo la directora molesta hacia ella.

 

Dana se sorprendió  por el comportamiento  de la directora hacia ella – ¿Qué dice?

 

–Así que Brian te puedes retirar a tus siguientes clases.

 

–Sí, directora Jones.

 

– ¿Qué pasa? Pero si él empezó todo directora Jones y dejarlo ir es injusto. –ella se levanto de la silla nuevamente molesta.

 

Brian salió de ahí riéndose de ella.

 

– ¡Siéntate Dana! Tu y yo témenos mucho de qué hablar.

 

Dana se sentó, pero estaba molesta no era justo que solamente la castigaran a ella.

 

–Ahora va empezar con su sermón. –pensó para sí misma.

 

–Dana no se qué está pasando contigo estos tres meses has cambiado bastante, mira como te vistes, pareces una rebelde eso lo deje pasar por alto, por esto ya se salió de control.

 

–Pues no tengo nada y me gusta vestirme así y aparte yo voy bien en mis materias si gusta puede preguntarle  a mis profesores.

 

–No es necesario, he visto tus calificaciones pero eso me no es lo de menos me enterado que no has entrado a tus clases de piano y canto, pronto habrá otra audición y debes de estar preparada  para eso.

 

–No jamás volveré a tocar en mi vida. –acoto ella.

 

–No hables así, debes volver a empezar, olvidarte del pasado y seguir adelante

 

 –Olvidar eso jamás lo podre superar, así que directora Jones de eso no estamos hablando. –espeto algo molesta Dana.

 

–Está bien pero piensa lo que te dije pasando a tu asunto  el lunes temprano quiero ver a tus tíos aquí para hablar con ellos.

 

– ¿Qué dice? Por favor no moleste a mis tíos con mis cosas, no quiero causarles más molestias. –dijo aquella chica de ojos  verdes.

 

–Lo siento Dana, pero  de viste pensar las cosas antes de actuar, así que retírate y ve a tus siguientes clases a otra cosa más, a partir del lunes saldrás mas tarde de la escuela será tu castigo después te diré que harás en esas dos horas.

 

Aquella chica de cabello negro y ojos verdes salió molesta  de ahí ya que no se le había hecho justo que a Brian no le castigaran.

 

En el pasillo la estaba esperando su amiga Drew, al verla triste le pregunto que le sucedía.

 

– ¡Drew! Ese miserable de Brian se salió con la suya.

 

–No, te preocupes amiga también yo no entiendo porque esa clase de chicos se sale siempre  librados de situaciones como estas, en verdad Brian no entiende que tu no lo quieres es tan insistente, al parecer  Dana ese chico está loco por ti. – dijo su amiga con una sonrisa.

 

–Drew que tonterías dices yo jamás saldría con él.

 

–Por eso amiga deberías aceptar la invitación de Michael salir con él, para que ese patán de Brian te deje en paz.

 

–Estás loca Drew yo jamás saldré con Michael, en primer lugar no me gusta salir con chicos que  son  deportistas además son  tan presumidos piensan que pueden tener a las chicas a sus pies.

 

–Mira amiga jamás digas que de esa agua no beberás, puede que algún  día tu…

 

Dana la interrumpió. – No, yo nunca me enamorare de ese tipo de chicos.

 

Drew la miraba de reojo. –De mi te acordaras.

 

–Que no, y no así que dejemos esta plática amiga vamos a las siguientes clases.

 

Paso el día,  pero Dana aun estaba molesta por lo que había pasado a la salida de clases iba por el pasillo junto con su amiga Drew.

 

–Dana  si vas ir con nosotros el sábado.

 

–No, se amiga cuando mi tío se entere de esto me castigara.

 

–Pues, acuérdate que le prometiste a nuestra amiga que ibas asistir.

 

–Sí, se que le prometí que iba ir, pero con esto que paso no voy a poder asistir además los chicos contaban conmigo para esto, estuvimos practicando por casi un mes y todo echado a la borda por culpa de Brian.

 

–Amiga y eso que batallamos para que aceptarás, pero si no puedes no hay problema para eso estoy yo.

 

–Es lo bueno que tu ensayaste junto con nosotros amiga…–quedo un momento en silencio y se dio cuenta su amiga.

 

– ¿Qué pasa Dana?

 

–Ahora que estará haciendo nuestra amiga en su país natal, pronto tendrá nuevos amigos y se olvidara de nosotras.

 

–Anda amiga no te pongas así, ella nos dijo que nos escribiría.

 

–Tienes razón. –expreso Dana.

 

 

 

Ambas chicas  se despidieron, aquella chica de ojos verdes le dijo a su amiga que haría todo lo posible por ir, se despiden ambas jóvenes.

 

Afuera de la universidad estaban Ashley,  Brian esperaban a Bree y Kevin para irse juntos a  casa.

 

– Ashley llevamos a Dana con nosotros a la casa. –dijo Brian.

 

– ¡Estás loco amor! Después de lo que te hizo, no estoy de acuerdo será mejor que tome el autobús.

 

Aquellos cuatro chicos se fueron mientras Dana esperaba el auto bus, cuando ya iba camino a casa miraba en la ventana y recordó lo que había pasado en la escuela estaba preocupada sabía de antemano que su tío se molestaría con ella.

 

–Rayos ¿Por qué tenía que pasarme esto?

 

Llego a su destino, entro a su casa y se sorprendió al ver ahí aquellos chicos –No puede ser  tenía que estar este patán aquí.

 

Subió las escalones rápidamente a su habitación, Bree la vio y le dijo a su mamá que Dana acababa de llegar.

 

Estaban las tres en la cocina cuando. –Ustedes me pueden decir para que nos quiere ver la directora a su padre y a mí.

 

Aquellas dos chicas solo se mira una a la otra una de ellas dice. – ¡Dile tu Bree!

 

–No, tu Ashley.

 

La mamá  de ambas chicas solo las mira. – ¿Por favor hijas que está pasando?

 

–Pues no te quería decir mamá, para que no te enojaras. –musito Ashley.

 

– ¡Anda di niña!

 

–Dana golpeo Brian en la escuela de la nada y por eso la directora quiere verte el lunes por la mañana.

 

– ¡Qué dices Ashley! Esta niña desde que está con  nosotros solo han sido problemas ahora mismo voy hablar con ella.

 

–Sí, mamá habla claro con ella a veces me da vergüenza decir que es mi prima si vieras como se viste. –espeto  Bree maliciosamente.

 

–A demás mamá ella desde hace un mes  se sale temprano de la escuela no ha entrado a sus últimas clases desde que se junta con unos chicos que se visten como ella.

 

–No puede ser, pues ahora me va escuchar esta niña.

 

La mamá de las chicas salió muy molesta y ellas se miran una a la otra. –Está todo arreglado Bree, ahora la castigaran. –Ambas chicas sonrieron.

 

Dana estaba en su a habitación se iba a mudar de ropa cuando su tía entro sin llamar la puerta y se sorprendió  al verla vestida con una blusa negra  sin mangas, una falda negra corta hasta un poco arriba de las rodillas, en conjunto con una maya negras y una botas que llegaban hasta un poco debajo de las rodillas, y una gabardina negra que le llegaba casi hasta el suelo.

 

Miro el cabello de su sobrina con unos mechones color azules que le caían al lado de su rostro y parte de su fleco le cubría su rostro.

 

– ¡Pero Dana, que significa esto! –expreso la tía de la chica.

 

– ¡Tía Megan! –aquella chica de ojos verdes se sorprendió que le haya descubierto su tía en la forma que vestía

 

Además no era su atuendo nada mas si no que sus uñas la tenia pintadas de negro–Dana con esas ropas parecen una rebelde, no ni rebelde  pareces una delincuente no quería creerle a tus primas pero veo que todo lo que me dijeron es cierto.

 

Desde que llevas aquí tres meses eres todo un problema uno tras otro me avergüenzas, a mí y  a tus primas, pero vete sabiendo de una vez yo no iré a ver a la directora, así que hazle como quieras si te expulsan es tu problema, además me dijo Ashley que golpeaste a Brian que comportamiento es ese de una jovencita como  tú, yo no sé qué clase de educación te dieron tus padres, si ellos te dejaban hacer lo que tu quisieras aquí no, vas a respetar mis reglas. –Esto lo dijo aquella mujer de ojos azules molesta con ella–Así que estas castigadas no cenaras esta noche y  cuidado con decirle a tu tío lo sucedido aquí.

 

 

 

Aquella mujer salió molesta de la habitación de Dana, ella se dejo caer sobre la cama y miro hacia el techo no pudo evitar y derramo unas lagrimas que no pudo contener– ¿Por qué me odian tanto yo no les he hecho nada? – Esa pregunta siempre se la hacía constantemente y sin poder contestársela ella misma, dejo escapar un suspiro hondo.

 

Mientras tanto en Japón aquel chico de ojos azules llego a su casa al entrar una chica se lanzo sobre el tirando al piso.

 

– ¡Sakura! ¿Qué haces aquí?

 

Aquella chica aun encima de él–Pues tenía tantas ganas de verte, además me entere de lo que te paso por eso le pedí a mis padres que me sacaran del internado.

 

– ¿Pero por qué haces eso? –espeto aquel chico de ojos azules.

 

– Porque ya no quiero estar lejos de mi familia y de ti hermano por eso a partir del lunes estudiare en la secundaria Takeishi donde estuviste tú.

 

Mitsui no podía creer que su hermana menor iba estar de vuelta con ellos, eso le agrado mucho, ambos chicos se levantan del piso, pero a un esa niña lo tomo de la mano y le dijo que cuando jugara la llevara quería verlo jugar.

 

–Sí, claro que te llevare siempre y cuando no intervenga en un tus clases.

 

–Está bien.

 

En eso la mamá de ambos jóvenes. – ¡Hisashi ya tienes tiempo que llegaste!

 

–Sí, mamá.

 

En eso interrumpe Sakura –Mamá verdad que me dejaran ir a ver a Hisashi cuando tenga un partido.

 

–Pues eso veremos hija, siempre que no estés en clases podrás acompañarlo y si él se hace cargo de ti con gusto te dejaremos ir.

 

En ese momento llego el papá de Mitsui – ¡Hola! Familia como están veo que hay reunión familiar dijo aquel hombre de unos treinta y seis años de edad con una sonrisa.

 

–Hola papá. –dijo aquella chica de cabello negro. –abrazo a su padre.

 

– ¿Cómo estas hija?

 

–Bien padre, le estaba preguntando a mamá si un día puedo ir a ver a Hisashi  jugar.

 

–Claro, pero siempre y cuando Hisashi se responsabilice de ti, y no tengas clases podrás ir.

 

–Gracias Papá.

 

–Hijo qué tal te ha ido en la preparatoria, con eso que ando viaje de negocios no hemos podido platicar bien.

 

–Pues  no tuvimos clases, hasta el lunes.

 

–Me ha dicho Midori que te ha ido muy bien en los partidos.

 

–Sí, padre el viernes a las diez de la mañana jugaremos contra Miuradai.

 

–Pues me gustaría ir a ver te hijo pero eso día temprano iré a Tokio arreglar unos asunto de negocios.

 

En eso interrumpió Midori–Vamos a cenar todos antes que se enfríe,  y Hisashi pues Sakura y yo iremos a verte.

 

– ¡Madre! –expreso Mitsui ya que era la primera vez que asistirían a un partido  de él.

 

Después de una corta platica se dirigieron al comedor estaban cenando en silencio cuando Sakura.

 

– ¡Hermanito puedo hacerte una pregunta!

 

–Sí, dime.

 

–Tienes novia.

 

– ¿Qué pregunta es esa Sakura? – casi Mitsui se atragantaba con la comida por ese tipo de pregunta que le hizo su  hermana menor. –Pues no te voy a decir.

 

–Que malo eres –dijo aquella chica cruzándose de brazos.

 

En eso interrumpió la mamá de ambos–Hijo si tienes novia espero que un día no la presentes y la traigas para conocerla –musito ella con una sonrisa hacia Mitsui.

 

– ¡Mamá! –exclamo aquel  joven de ojos azules.

 

–Hisashi tu madre tiene razón aquí será bienvenida.

 

–Padre –se sonrojo Mitsui.

 

Acá en otro lugar lejano Ashley y Bree estaban platicando con sus novios en la sala cuando llego su padre.

 

–Buenas noches.

 

Aquellas dos jóvenes corrieron abrazar a su padre– ¿Cómo te fue papá? –dijeron ambas chicas al mismo tiempo.

 

–Bien hijas, el saludo a los chicos también.

 

 –Hola señor–dijeron en unisonó ambos jóvenes

 

–Su madre donde está. –pregunto él.

 

– ¿Está en la cocina? –contesto Bree.

 

–Los dejo pues voy ahora con su mamá–él se retiro dejándolos solos.

 

–Megan ya llegue.

 

– ¡Daisuke! ¿Cómo te fue?

 

–Bien, oyes donde esta Dana.

 

–Pues dijo que se sentía  mal y no va a cenar con nosotros.

 

–Iré a  verla.

 

–Espera Daisuke, primero cena y luego vas a verla además tú y yo tenemos que hablar de ella, ni te imaginas que hizo  esta niña en la universidad.

 

– ¡Que hizo!–expreso Daisuke interesado en saber.

 

–Está bien te lo diré, Dana golpeo a Brian  y la directora quiere vernos el lunes a temprana hora, pero yo te advierto de una vez yo no iré, además Ashley y Bree están avergonzadas por el comportamiento de ella.

 

 –Por algo lo hizo no crees, a lo mejor Brian se merecía ese golpe.

 

Continuara…

Regresar al índiceCapítulo 3.-Una nueva alumna en la preparatoria Shohoku. by Hitomi Uzumaki

 

 

 

 

– ¿Qué tonterías dices Daisuke? A y otra cosa Dana se viste de una manera muy extraña parece una delincuente hasta con decirte que su cabello tiene pintado unos mechones color azul, en verdad no se qué vamos hacer con esta niña.

 

–Tranquila Megan yo hablare con ella después de la cena.

 

Después de unos momentos estaban cenando en silencio, pero el señor Daisuke estaba algo distraído por lo que le había dicho su esposa  sobre el comportamiento de su sobrina.

 

Terminaron de cenar y el señor Daisuke subió al segundo piso hacia la habitación de su sobrina ya eran las nueve de la noche, el al llegar a la puerta de la habitación escucho que ella tenía la música a todo lo que da.

 

– ¡Dana! ¡Dana! –gritaba su tío.

 

Ella al escuchar que era su tío bajo la música y abrió la puerta– ¡Tío Daisuke!

 

 

 

–Puedo pasar hija.

 

Ella asentó la cabeza positivamente y se sentó en la cama mientras su tío se sentó en la silla del escritorio que tenia ella ahí.

 

– ¿Qué sucede tío?

 

–Pues quiero saber Dana, ¿Qué está pasando contigo? Me dijo Megan  que el directora nos mando llamar qué hiciste–pregunto el muy calmadamente y serio con ella.

 

–En verdad tío no he hecho nada malo, es mas voy muy bien en mis materias.

 

–Entonces porque la directora quiere vernos.

 

–Pues…–quedo  por un momento en silencio–Tío lo que pasa es que Brian quiso besarme a la fuerza y yo lo golpea tan fuerte que no fue mi intención. –esto lo dijo muy apenada  y en tono  triste.

 

 

 

El tío la miro ya que él se fijo que su sobrina había cambiado totalmente su mirada dulce y su sonrisa que siempre había tenido habían desaparecido de aquella joven, el no la juzgaba ya que había perdido a sus padres hace tres meses atrás, sin embargo al verla así sintió un nudo en la garganta no quería que su sobrina fuera así,  comportándose de esa manera y además al verla vestida con esas ropas que le había mencionado su esposa opto por no preguntar la forma en vestirse y porque se había pintado el cabello.

 

 

 

–Hija hiciste mal, en golpear a Brian, pero hubieras  hablado de esto con la directora de esto y haber evitado ese conflicto, ¿qué está pasando contigo ya no eres la misma de antes?

 

Dana al escuchar a su tío se levanto de donde estaba y se dirigió hacia la ventana mirando hacia afuera y respondió. –Tío desde que murieron mis padres yo también morí junto con ellos, no entiendes que era lo único que tenia, aparte yo…yo…–ella apretaba con sus manos las cortinas de su ventana. –Además yo soy la culpable de que ellos murieran.

 

El tío al escucharla hablar así, se acerco a ella y la abrazo fuertemente. –No Dana no digas eso, lo que paso no fue culpa tuya eso debes entenderlo y que te quede claro no debes culparte por lo sucedido.

 

– Pero tío, si yo no les hubiera insistido ese día que fueran…

 

En eso su tío interrumpió nuevamente y la tomo de los hombros–No debes atormentarte más olvídalo, mi hermano y tu madre no les hubiera gustado verte así.

 

–Gracias tío por darme ánimos, por eso te quiero mucho eres el mejor tío.

 

Ella sonrió, cosa que a su tío le sorprendió ya que tenía tiempo que no lo hacía desde que sus padres habían muerto.

 

 

 

—Dana, puedo hacerte una pregunta.

 

—Sí, tío.

 

— ¿Por qué no me hablas de tus amigos?   Los  puedes traer a la casa para conocerlos.

 

—En verdad tío, pues tengo dos buenas amigas pero una de ellas se fue al extranjero con sus padres ayer.

 

—Vaya por eso también esta triste verdad.

 

—Sí.

 

—No te preocupes Dana a lo mejor algún día la vuelvas a ver.

 

—Eso, espero—respondió con una sonrisa. —Pero te presentare a Drew es una persona muy buena gente.

 

—Entonces espero conocerla muy pronto —contesto con una sonrisa. — ¡Dana!  Cambiando de tema  por lo que paso hoy en la escuela ya sabes tú lo que voy hacer contigo.

 

—Si aceptare el castigo que me impongas.

 

—Pues estarás castigada este fin de semana no saldrás.

 

Ella acepto el castigo impuesto por su tío tenía que obedecer, así que después le aviso a su amiga que no iba a poder asistir donde habían quedado de ir, y que la disculpara con los chicos Drew entendió la situación de su amiga.

 

 

 

 Paso el fin de semana  en Japón el lunes por la mañana van llegando los chicos del equipo cuando los alumnos los reciben de buena gana ya que han estado jugando muy bien

 

Hanamichi que venía con sus amigos venían como siempre presumiendo y diciendo que Shohoku irá a las nacionales ya que estando el ahí, siempre ganaran.

 

– ¿Qué presumido es?

 

–Tienes razón Mitsui, el siempre presumiendo de todo. –espeto Ryota.

 

– ¡uff! Que torpe. –dijo aquel joven de mirada fría.

 

En eso Akagi le da un fuerte coscorrón que lo tumbo al piso y le salió un gran chichón a Hanamichi en la cabeza– ¡Cabeza hueca primero debes de practicar muy bien!

 

– ¡Gori! ¿Porqué me pegas eso me dolió? –decía Hanamichi agarrándose la cabeza.

 

–Tarado–expreso Rukawa.

 

– ¡Que dices Rukawa! –contesto molesto Hanamichi con él.

 

Mientras se estaban peleando en ese momento se escucho una voz de una chica que le hablo a Mitsui.

 

– ¡Hisashi Mitsui!

 

 Todos voltearon a ver quién era  inclusive Mitsui,  se sorprendieron porque era una chica no muy alta y delgada de ojos color miel y cabello castaño.

 

 

 

– ¡Serena!–expreso el al mirar quien era.

 

–Hola, Mitsui,

 

Los chicos del equipo la miraron de arriba abajo porque era muy bonita además les llamo mucha la atención ya que no portaba el uniforme escolar, llevaba puestos unos janes color azul,  una blusa roja, de tirantes delgados, y su cabellos castaño recogido con una coleta y amarrado con moño color rojo.

 

Sakuragi miraba a Mitsui poniendo su cara de pícaro al ver que su amigo se sonrojo al ver aquella chica. –Mitsui así que esta chica es tu novia verdad.

 

Mitsui al escuchar eso por parte de Sakuragi se sonrojo al igual que aquella chica se sonrojo levemente.

 

Los demás chicos del equipo miraban a Mitsui y a la chica.

 

–Vaya Mitsui no sabía que tenias una novia tan bonita–dijo Ryota.

 

Tanto como ella  y Mitsui dijeron al mismo tiempo en unisonó que estaban equivocados que solo eran amigos.

 

Sakuragi  para molestarlo se acerco a él y le dijo– Ahora  comprendo Mitsuito por eso el sábado que te invitamos a venir  con nosotros no quisiste porque te ibas a ver con un novia verdad.

 

– ¡Cállate torpe! –expreso Mitsui.

 

–Me supongo que  ustedes son amigos de Hisashi verdad. –pregunto ella a los chicos del equipo.

 

–Sí. –contesto Hanamichi presentándose con ella al igual los demás chicos.

 

–El gusto es mío, yo me llamo Serena  Ishida.

 

En eso ella le dice a Hisashi que si le puede decir dónde está la dirección que tiene que ir a ver al director, el con gusto la acompaño ya  que  aquella joven  aun no conocía todavía ahí.

 

Serena y Mitsui se dirigieron a la dirección él, la dejo ahí y después se retiro para ir a sus clases.

 

Ella se presento con el director y le dio la bienvenida le asigno su salón que iba hacer 1/1.

 

 –Gracias señor Aizawa.

 

—Srta. Ishida dentro de tres días llegaran los uniformes, pero mientras vendrá vestida de civil.

 

—Sí, señor. —ella se retiro y se dirijo a su salón asignado.

 

El profesor les dice  a alumnos que había llegado una nueva estudiante a su grupo—Pase señorita Ishida.

 

—Buenas días, me llamo Serena Ishida.

 

Todos la saludaron en unisonó sus nuevos compañeros y entre los chicos se decían que era muy bonita.

 

—Srta. Ishida de donde viene—pregunto el profesor.

 

—Vengo de Nueva York, haya dure viviendo dos años, pero soy originaria de aquí.

 

—Pues bienvenida a Shohoku, puede sentarse en aquella butaca, atrás de la Srta. Akagi.

 

Ella se dirigió a su lugar asignado y saludo a Haruko, después de unas dos horas de clase tuvieron un descanso.

 

— ¡Vaya! Este día se me ha hecho muy largo. —esto lo dijo en voz alta que Haruko la escucho.

 

—Pues pronto te acostumbraras—dijo aquella chica de ojos azules.

 

—Tú eres la Srta. Akagi verdad.

 

—Sí, pero puedes llamarme por mi nombre soy Haruko.

 

—Mucho gusto Haruko, puedes decirme Serena también—respondió aquella chica con una sonrisa.

 

— ¡Oyes! Serena te gusta el básquet.

 

—Si, Haruko es uno de mis deportes favoritos, bueno aunque  no se jugar pero me gusta ver los partidos.

 

—Que te parece si vamos al  gimnasio a ver  entrenar a chicos del club de básquet están entrenando ahorita.

 

—Claro vamos.

 

En eso llegaron las amigas de Haruko—hola Haruko quien es ella.

 

—Chicas ellas es Serena es nueva en mi grupo.

 

Serena se presenta con ellas, —es un gusto conocerlas espero que seamos amigas.

 

—Por supuesto Serena —musito Fuji.

 

—Claro que seremos amigas de hoy en adelante—acoto Matsui.

 

—Gracias Matsui y Fuji.

 

 

 

Las  cuatro se dirigieron al gimnasio para ver a los chicos entrenar, estaban en un partido entre ellos los de primero contra segundo y tercer año.

 

El juego estaba muy reñido iban empatados, pero como siempre Hanamichi y Rukawa peleándose por el balón, ya que siendo del mismo  equipo siempre ellos eran así.

 

Akagi al ver esta escena le propina un fuerte coscorrón—Cabeza hueca cuantas veces te he dicho que debes jugar enserio con tus compañeros de equipo.

 

Sakuragi se toco su cabeza ya le había salido un gran chichón por eso golpe tan fuerte que le dio el capitán Akagi.

 

— ¿Por qué Gori? Siempre me pegas a mí y me regañas.

 

En ese momento llegaron las chicas y Haruko se sorprendió ver a su novio discutiendo con su hermano mayor.

 

— ¡Hanamichi!

 

Serena al ver también esa escena se sorprendió y pensó para sí misma. —Pobre chico eso debió doler muy fuerte. —en eso fue interrumpida de sus pensamientos al escuchar una voz conocida para ella.

 

— ¡Torpe! Siempre debes poner atención.

 

 

 

Ella miro en la cancha aquel chico de camisa roja y de short negro era el chico de sus sueños desde que lo conoció por primera vez se enamoro perdidamente de él.

 

Serena todo el tiempo que duro en el extranjero nunca se olvido  de él, aunque salió  con chicos y tuvo uno que otro novio, siempre en su corazón y mente estaba aquel chico de ojos azules.

 

Fuji y Matsui se fijaron como su nueva amiga se ruborizaba pero no entendían porque,  ya que su mirada se fijo  en aquellos chicos, pero no sabían a quien miraba de todos.

 

Haruko también la vio apenas le iba a preguntar cuando en ese instante la saludaron y ella voltea hacia atrás y eran Yohei y los chicos.

 

 — ¡Yohei!

 

—Veo que Hanamichi sigue dando problemas.

 

—Que les parece si apostamos que Hanamichi va hacer expulsado en ese juego de práctica. —expuso Takamiya.

 

—Yo apuesto cinco yens—dijo Okuss con una sonrisa.

 

—Pues ahí van mis cinco yens—acoto Noma.

 

– ¿Cómo se atreven a decir eso de Hanamichi? —musito Haruko molesta con Takamiya, Okuss y Noma.

 

—Perdónanos Haruko—corroboraron los chicos apenados.

 

—Pues yo apuesto diez Yens que él será expulsado  en segundo tiempo.

 

Yohei, Matsui, Fuji e inclusive Serena se sorprendieron por el comportamiento de Haruko.

 

— ¿Quién entiende a Haruko? —espeto Yohei.

 

—En verdad Haruko es una chica muy rara—expreso Serena.

 

—Tienes toda la razón Serena ella siempre es así. —contesto Yohei.

 

En eso Takamiya gritaba —Vamos Hanamichi no dejes que te expulsen el primer tiempo si no hasta el segundo.

 

Hanamichi al escucharlo se molesto y le grito desde media cancha— ¿Qué dijiste gordo? Me la pagaras cuando termine el partido.

 

En eso le avientan el balón y por estar distraído peleando con Takamiya le dan un pelotazo en la cara muy fuerte.

 

— ¡Hanamichi! —expreso Haruko ya que el cayó al piso.

 

—Sakuragi discúlpame no era mi intensión golpearte —acoto Yasuda.

 

 — ¿Por qué  no me avisaste que me lo pasarías? —dijo molesto aquel chico pelirrojo a su compañero.

 

 

 

Se levanto y lo iba a golpear cuando Akagi intervino y lo jalo de una oreja—Sakuragi tu nunca entiendes debes estar siempre concentrado en lo que haces, así que deja de estar quejándote y concéntrate en el juego.

 

—Está bien Gori, pero no me jales mucho de la oreja me duele—espeto Hanamichi.

 

 

 

Sus amigos se estaban burlando de el por lo  sucedido— ¡Cállense Inútiles me la pagaran!

 

— ¡Sakuragi! Pon atención cabeza hueca.

 

En eso paso Rukawa a un lado de  él – Juega bien torpe con eso tipo de jugadas haces, que me canse rápido.

 

— ¡Que dijiste zorro!

 

En eso Hanamichi se fue tras él, Mitsui vuelve a encestar una canasta de tres puntos llevando la delantera a su equipo.

 

Continuara…

Regresar al índiceCapítulo 4.-Decidiendo El Futuro De Dana. by Hitomi Uzumaki

 

 

El marcador iba 20 para los de tercero y segundo mientras para los de primero va 14 con diferencia de seis puntos.

 

Hanamichi al ver esto, se molesta —No  perderé ante ellos.

La chica nueva que estaba viendo el partido de práctica al ver que aquel  joven de ojos azules había encestado. —Es genial Hisashi.

Esto lo dijo en voz alta que fue escuchada por Fuji— ¡Vaya! A Serena le gusta Mitsui. —pensó para sí misma.

En ese momento Rukawa encesta una canasta y esto hizo sacar de sus pensamientos a Serena por unos gritos de unas chicas que ni ella supo de donde salieron y le sorprendió.

— ¡Rukawa! ¡Rukawa! Eres el mejor.

— ¿Qué y estas chicas de donde salieron?

—Serena estas chicas son las porristas de Rukawa si vieras que estas jóvenes nunca se pierden una práctica o partido  de el—esto lo dijo aquella chica de dos coletas —Así que no te sorprenda. 

—Ya veo, es muy bueno jugando Rukawa por eso tiene admiradoras.

—Si así es, todas las de la preparatoria quieren andar con él. —dijo Haruko con una sonrisa.

— ¡Haruko! No me digas que tú también sueñas salir con ese chico. 

—No, no como crees—contesto sonrojándose aquella chica de ojos azules—Yo tengo novio y lo quiero mucho.

 

Fuji, Matsui se sorprendieron ya que eran amigas de siempre y no sabían que ella ya tenía novio — ¡Haruko! ¿Por qué no nos dijiste que tenías novio? ¿Desde cuándo? —expresaron en unisonó ambas chicas.

Serena miraba aquellas tres chicas algo confundida—Estas tres chicas sí  que son raras y divertidas—Así que Haruko quien es tu novio—pregunto aquella joven de ojos color miel también quería saber quién era su novio.

 

—Perdónenme chicas aún no se los puedo decir—contesto sonrojándose aquella joven de ojos azules.

El profesor Anzai estaba platicando con la manager del equipo—Shohoku va hacer un equipo muy fuerte Ayako a partir de  ahora los muchachos se esforzaran más.

 

— ¡Profesor Anzai! —exclamo aquella joven de cabello rizado.

 

Todos estaban jugando muy bien durante la práctica los de primero estaban alcanzando a los de segundo y tercero año iban empatados llevaban 45  cada equipo.

Faltaba ya el último tiempo y se decidiría quien ganaría el partido, para su supresa Mitsui encesto una canasta de tres puntos en los últimos segundos del final del partido, quedando el marcador a 48 para tercero y 45 para primero. 

El profesor Anzai le decía a Akagi que reúna a los chicos— ¡Reunión de equipo! —Todos los chicos se reúnen.

 

—Jóvenes  me alegra que todos se están esforzando mucho y nunca pierda esos ánimos por eso ustedes serán un equipo muy fuerte, sé que ustedes ganaran en los partidos siguientes —esto lo dijo con aquella sonrisa que lo caracterizaba al profesor Anzai.

—Sí, gordito nosotros ganaremos e iremos a las nacionales.

—Tarado cuantas veces te he dicho que no le digas así al profesor Anzai respétalo.

—Está bien Mitsuito—expreso aquel joven de cabello rojo con el afán de solo molestar a su compañero de equipo ya que él sabía bien que no le gustaba que le digieran así.

— ¿Cuántas veces te he dicho que no me digas así torpe? —empiezan a discutir como siempre, el capitán Akagi golpea a Sakuragi.

—Pon atención cabeza hueca.

 

Las chicas aun insistían a su amiga que le dijera quien era su novio si lo conocían ellas.

 

—Miren amigas se los diré después aun no es el tiempo. 

—Pero Haruko ¿Por qué tanto misterio? —Espeto la joven de cabello corto. 

—Bueno es que hicimos una promesa de no decirle nada a nadie por el momento.

 

Mientras en Nueva York  en la universidad de Madison llego el tío de Dana era después de medio día   ya que no pudo salir más temprano de su trabajo, iba por los pasillos de este mismo instituto se dirigió a la dirección y pregunto a una de las secretarias por la directora Jones.

 

—Pase  lo está esperando,  me supongo que usted es el tío de la señorita Sakuragi.

—Sí. —El toco la puerta de la dirección y desde adentro la directora le dio el pase. 

—Buenas días directora Jones.

—Buenos días señor Sakuragi pase y tome asiento por favor—Él se sentó.

 —Sabe el motivo por el cual lo mande llamar.

—Si mi sobrina me platico todo señora Jones. 

—Pues usted ha de entender que esta institución es muy seria ante todo y Dana rompió una de las reglas por lo cual tengo el derecho de imponerle un castigo.

—La entiendo pero fue muy injusta con mi sobrina ella me dijo como estuvieron las cosas y le creo yo en todo lo que me platico—Esto lo dijo aquel hombre en tono serio con aquella mujer. —Al menos trato de escuchar la versión de Dana de los hechos ocurridos.

Aquella mujer quedo callada por un momento aquel señor había tocado un punto muy importante que ella no había permitido hablar a la joven —Pues no, en eso tiene razón señor Sakuragi pero Dana golpeo a aquel chico y será castigada.

—No estoy de acuerdo si la castiga a ella creo que es justo que aquel joven tiene que ser castigado también. —expresó molesto aquel hombre con la directora.

— Señor Sakuragi no me entiende Brian no tuvo nada que ver, su sobrina fue quien lo golpeo entienda. 

—Pues no estoy de acuerdo, si no castiga aquel joven entonces a Dana tampoco.

—Está bien señor Sakuragi, no castigare a Dana pero vamos hacer un trato.

 — ¡Un trato!—expresó aquel hombre de ojos negros no entendía a la directora.

—Si, por si usted no sabía su sobrina tiene más de tres meses que no entra a sus clases de piano y canto  pronto habrá un recital.

— ¿Qué dice?

—Así como lo oye ella abandono lo que más le gustaba.

 

El señor Daisuke no podía creer lo que estaba escuchando el sabia de ante mano que su sobrina le gustaba tocar el piano y cantar que su sueño siempre era ser una gran pianista y de las mejores.

 

—No puedo creer esto. —Él se levantó del asiento— ¿Por qué no me dijo nada cuando platique con ella? —espeto aquel hombre molesto.

 

La directora al verlo un poco alterado —Señor Sakuragi tranquilícese con esto que paso  si usted está de acuerdo el castigo que le impondré a ella será que tenga la clase de piano y canto , durante dos horas  por tres semanas esto será suficiente para que pueda hacer la audición,  la profesora Moore, está dispuesta ayudar  a Dana.

 

—Está bien directora Jones espero que mi sobrina retome sus clases de música y canto.

—Espero que acepte  hablare  con ella ahora mismo—Ella mando hablar a Dana, después de unos minutos llego  aquella joven  y vio a su  tío ahí.

— ¡Tío Daisuke!

— ¡Dana! Hablamos  la directora y yo sobre tu castigo y tomamos una decisión.

— ¡Una decisión! —exclamó aquella muchacha de ojos verdes.

—Sí, Dana  a partir de hoy retomaras tus clases de piano y canto.

Aquella joven  de ojos verdes  no podía creer lo que había escuchado—No, no me niego—dijo ella alterada.

— ¡Hija esa es la solución  no es otra cosa de otro mundo! —expreso aquel hombre acercándose a ella y tomándola de los hombros.

—Pero tío  yo…—quedo un momento en silencio y lo miro a los ojos no podía negarse ya que él se lo estaba pidiendo—Está bien lo hare por ti. 

—Bien Dana,  la señorita Moore ya está enterada,  te espera a las dos de la tarde.

—Sí, ahí estaré directora  Jones. 

—Entonces me retiro directora Jones—dijo el  señor Sakuragi.

—Gracias por venir Señor Sakuragi, Dana acompaña a tu tío.

 

Dana  solo asentó la cabeza positivamente  sin decir nada más, ambos salieron de aquel lugar iban por el pasillo en silencio.

 

— ¡Estas molesta por esto! —espeto aquel hombre rompiendo aquel silencio entre los dos.

—No, tío ¿lo que pasa? Que no  me esperaba esto  pero no te preocupes asistiré —contestó con una leve sonrisa.

—Nos vemos  en la noche hija. 

—A dios tío—Ella entro a la escuela nuevamente cuando  lo vio  irse en su auto.

 

Pero lo que no sabía Dana que su tío no iba para el trabajo si no al lugar donde ella practicaba kendo ya que por lógica él pensó que también ahí no había ido tampoco, para su sorpresa el entrenador le dijo que tenía dos meses que no asistía.

Esto puso muy triste aquel hombre ya que su sobrina había tirado todo a la borda, era todo lo que le gustaba a su sobrina.

Llego a su trabajo, estaba en su oficina pensando en que iba hacer él se sentía mal ya que le había prometido a su hermano cuidar bien a su hija.

En ese momento fue sacado repentinamente de sus pensamientos— ¡Daisuke! ¡Daisuke! ¿Qué te pasa amigo?

 

— ¡Robert! Disculpa amigo no te escuche, es que no sé qué hacer.

—Ahora que te sucede no me digas que tus hijas sean vuelto rebeldes, tú sabes que a esa  edad son así, pregúntame por mi hija si no supiera.

—Bueno es mi sobrina.

— ¡Dana!

—Sí, pues tuvo un conflicto en la universidad y me entere que ya no asiste a su clase de piano y canto desde hace tres meses y su práctica  de kendo también, además Robert,  mi sobrina ya no es la misma de antes, ahora viste diferente, se pintó unos mechones de su cabello color azul.

—No me digas que aquella chica  linda que usa gafas, tímida y gentil. 

—Pues sí, ahora ya no usa gafas, y siento que he defraudado a mi hermano no supe como guiarla en su camino, además amigo entre la directora y yo decidimos imponerle el castigo de llevar la clase de piano  y canto en contra de su voluntad.

Su amigo lo escucho con detenimiento— Daisuke quieres que te de un  consejo bueno si quieres te lo digo.

—Sí, Robert te escucho. 

— ¿Por qué no mandas a tu sobrina a estudiar al extranjero? 

— ¿Qué dices? Me estas tratando de decir que me deshaga de ella—expreso aquel hombre de ojos negros levantándose del sillón donde estaba.

—No, no espera no me mal interpretes las cosas.

 — ¡Entonces! 

—Tu sobrina necesita un ambiente diferente conocer otras personas, además habrá el día que ella por si sola tome la decisión de volver hacer lo que tanto le apasiona.

—Gracias Robert creo que tienes razón, me has dado una idea. —Aquel hombre sonrió levemente.

 

Acá en Japón los chicos estaban por salir de la escuela ya que habían tenido una práctica muy dura.

Mientras estaban con el profesor Anzai platicando Haruko le dice a sus amigas que ahora regresaba se acercó dónde estaban ellos y le hablo a Hanamichi.

 

— ¿Qué pasa Haruko?

—Nos vemos mañana hoy me iré con mi hermano.

—Sí, linda, si puedo te hablo en la noche—dijo aquel  joven de cabello rojo  con una sonrisa hacia su novia.

— ¡Esperare tu llamada! —expreso con una sonrisa encantadora hacia él.

Serena se acercó a Mitsui — ¡Jugaste bien Hisashi! —expreso aquella joven sonrojándose.

—Gracias Serena—contestó con una sonrisa hacia ella, el cada vez que estaba con aquella chica lo hacía sentirse diferente.

Se ponía  nervioso y se sonrojaba levemente, de esto se fijó la manager del equipo al ver aquellos jóvenes juntos.

 

— ¡Vaya! El superior Mitsui no la despista en nada me parece  que ambos  se gustan —ella puso una cara de emoción. 

Akagi la miro— ¿Ahora qué le pasa se comporta muy raro?

Ryota miro aquella  chica de cabello rizado con ese comportamiento muy raro— ¿Qué tendrá Ayako? ¿Porque mira hacia donde esta Mitsui? No, no puede ser a ella le gusta el—esto lo dijo en voz alta y con lágrimas en sus ojos—como siempre este chico moreno exagerando de la nada.

Aquella joven al escuchar eso por parte de el—Por dios Ryota que tonterías dices —Ayako le da un golpe con el abanico en la cabeza.

 

— ¡Ayako!

— ¿Por qué siempre mal interpretas las cosas? —espeto aquella joven de cabello rizado a su compañero.

 —Serena me esperas te acompaño a tu casa nada más deja voy al vestidor por mis cosas.

—Si te espero Hisashi.

 

Todos se retiran del gimnasio—Nos vemos mañana Serena.

—Hasta mañana Haruko—dijo la joven de ojos color miel.

 Serena espera a Mitsui afuera en el patio, todos se habían ido ella miraba hacia aquel cielo azul y despejado.

Se sentía emocionada  ya que la iba a acompañar a su casa, eso la hizo sentirse nerviosa dejo  escapar un suspiro muy profundo y se recargo  en la pared.

En la universidad de Madison Dana iba por el pasillo para entrar a la clase de música iba algo cabizbaja y pensativa.

Llego hasta la entrada del salón, miro aquel  piano  eso le trajo recuerdos dolorosos apretó sus manos —No, no puedo entrar ¿Por qué nadie me entiende?

Dio media vuelta y se fue corriendo sin mirar atrás, la profesora Moore la vio y le hablaba pero no recibió respuesta de aquella joven que se fue.

 

—Lo siento no puedo—salió de la escuela  se fue sin rumbo.

 

continuara...

Regresar al índiceCapítulo 5.-Dos Corazones Solitarios. by Hitomi Uzumaki

 

 

Acá por otro lado  Mitsui y Serena iban juntos en silencio,  él es que hablo primero  — ¡Serena te invito a tomar un refresco!

—Claro que acepto—dijo con una sonrisa.

Ambos jóvenes  llegaron a la cafetería Danny`s  entraron y ahí estaban el capitán Akagi y Kogure  al verlos los  saludaron.

—Akagi crees que este año se haga realidad nuestro sueño de ir a las nacionales. —pregunto aquel joven de lentes.

—Sí, Kogure, este año tenemos que ir  a como dé lugar ahora que están de regreso Mitsui y Miyagi y contamos con Rukawa y Sakuragi aunque apenas es un principiante ha avanzado sorprendentemente.

—Tienes razón  Akagi, ha Sakuragi se le ha dado un entrenamiento  especial—expreso Kogure.

Serena y Mitsui estaban platicando sobre sus vidas que habían hecho durante estos dos años que no se habían visto, ya que los  dos habían tomado rumbos diferentes.

Aquella joven de ojos color miel fue la que hizo primero las preguntas a el—Hisashi platícame como te ha ido, desde que  saliste de la secundaria que hiciste ¿Cómo decidiste entrar  Shohoku?

—Pues Serena fue gracias al profesor Anzai que decide entrar a esta preparatoria.

— ¡El profesor Anzai! —exclamo aquella joven.

—Si, en el último minuto que teníamos con el equipo  contrario Yokota  todo parecía perdido para nosotros pero el apareció y me dijo que no me diera por vencido entonces desde ahí decidí entrar a Shohoku, pero para ser sincero dure dos años fuera del equipo—esto último lo dijo con cierta melancolía.

— ¿Qué paso? —espeto Serena  interesada en saber.

—Lo que sucedió fue que tuve una lesión  en la rodilla y ya no puede jugar más.

— ¡Ah! Pues lo bueno que ya volviste al equipo Hisashi.

—Pues sí, ahora mi objetivo  al igual que mis compañeros  es ir  a las nacionales.

—Sé que lograran además  yo te apoyare en todo momento —expuso ella sonrojándose.

—Gracias, Se…re…na—contesto con una sonrisa aquel chico de ojos azules. —Bueno Serena ya te platique algo de mí y tú que me cuentas de estos largos dos años que estuviste en América.

Aquella chica suspiro hondo y se puso a jugar con el vaso agitando los hielos—Pues estudiar  y estudiar.

—Solo eso, ¿acaso dejaste  un novio por allá? ¿Comprometida o algo así? —pregunto Mitsui con una leve sonrisa.

—No, no que cosas dices Hisashi, por ahora estoy libre de compromiso—respondió aquella chica sonrojándose

—No, te creo  que no tengas novio además eres una chica muy bonita—Él se sonrojo al decirlo ya que lo dijo en vos alta sin pensarlo

Ella se ruborizo tanto que no lo disimulo. —Pues si tuve un novio con quien dure un año tres meses, pero todo acabo para nosotros.

—Vaya al parecer si lo quisiste mucho para durar  tanto con él.

—Pues sí, y a todo esto tu Hisashi tú tienes novia. —Serena le pregunto ya que estaba realmente interesada en él.

—No, por ahora no me interesa tener una relación lo más importante para mí en estos momentos es cumplir mi objetivo. —musito aquel joven con algo de entusiasmó.

Serena  se alegró al saber que   aquel chico estaba disponible y haría todo por poder conquistarlo, ella miro su reloj  — ¡Hisashi! Ya es tarde nos vamos!

—Sí, vámonos.

Se fueron ambos chicos de aquel lugar  caminaron   hasta las casa de Serena, la dejo enfrente de su casa, pero antes de que él se retirara  ella se acercó a él y le dio un  beso en la mejilla.

—Nos vemos ¡Hisashi!

Ella entro a su casa, pero aquel joven aún se quedó ahí mirando hacia la casa de  esa chica — ¡Serena!  Me gustas mucho. —dijo aquel chico de ojos azules pensando para si mismo.

Serena subió a su habitación y entro a su recamara muy alegre y gritaba—No, tiene novia, no tiene novia baila y brincaba en sus manos trae un oso de peluche y lo abrazaba.

En eso entraron a su recamara— ¿Qué pasa mi niña? —dijo una señora de edad muy avanzada de cabello plateado con  una sonrisa aquella joven.

— ¡Nana! Ven acá, creo que estoy enamorada. —decía la muchacha muy feliz a su nana.

—Mmmh ya sé a qué te refieres de seguro hablas de aquel joven que esta haya afuera verdad.

— ¿Qué dices? —Corrió hacia la ventana y recorrió un poco la cortina, se sorprendió al ver a Hisashi Mitsui a un allí —El aún está aquí Nana.

—Sí, mi  niña.

El duro unos segundos más y se retiró de aquel lugar, él iba rumbo a su casa ya estaba oscuro había una linda luna llena en ese momento además estaba en su pleno esplendor él se paró por un momento y la miro  con detenimiento.

— ¿Qué hermosa luna se ve en estos momentos? ¿Yo podre amar alguien en estos momentos no sé si pueda si yo no me amo a mi mismo como  podre querer a alguien más? — En aquella luna llena resplandeciente se reflejó el rostro de aquella chica de ojos color miel el sin  imaginárselo esa joven le había atraído desde la primera vez que lo vio en la playa. — ¡Que tonterías estoy pensando debo concentrarme en el siguiente partido!

No era el único que miraba aquella luna, muy lejos de ahí una joven de cabello negro estaba sentada en un columpio del parque ya era tarde pero ella no quería llegar a su casa ya que su tío le iba a regañar por no entrar a su clase de música.

— ¡Mamá! ¡Papá! ¿Cómo los extraño? Los he defraudado a ustedes y a mi tío rompí una promesa —esa joven no pudo evitar llorar sobre su rostro rodaron sus lágrimas que no pudo contener,  ya pasaban de las nueve de la noche.

Mientras en la casa de los Sakuragi el señor Daisuke había llegado estaban sus hijas y esposa mirando la televisión.

— ¡Hola! ¿Cómo están?

Las chicas corrieron con su padre y lo abrazaron — Estamos bien padre—dijeron en unisonó ambas jóvenes.

—Bien que bueno que las encuentro a las tres reunidas aquí, quiero platicar con ustedes de algo muy importante.

— ¿De qué Daisuke?

—Pues he decidido mandar a Dana con mi cuñada Miyuki este mismo viernes.

— ¿Qué? —expresaron aquellas tres mujeres no podían creer lo que habían acabado de escuchar.

— ¡Papá! Que dices eso no es un castigo para Dana parece que las estar recompensando por lo que hace mandarla a estudiar al extranjero no es justo—espeto aquella chica molesta con él.

—Estoy de acuerdo con mi hermana padre. —corroboro Bree.

 

Al igual su esposa se opuso a tal decisión de cómo  era posible que su sobrina se fuera estudiar fueras a pesar de lo mal que se ha portado—No, No Daisuke me opongo a tal acto.

— ¡Basta! Por favor hijas, Megan entiendan mi sobrina  necesita un ambiente diferente olvidarse un poco por lo que ha pasado.

Ashley se levantó del sillón donde estaba sentada— ¡Papa! A veces me da la impresión que tú quieres más a Dana que nosotros.

—No, digan eso hijas a las tres las quiero por igual pero en ella me concentro más ustedes no saben el dolor de ella haber perdido a sus padres y yo a mi último hermano comprendan por favor—esto lo dijo aquel hombre triste y cabizbajo—Así que esa es mi decisión ahora mismo iré hablar con Miyuki y después con Dana.

Él se iba a dirigir a su despacho cuando — ¡Papa! Nos saludas a mi  tía y mi primo! —dijeron en unisón aquellas dos jóvenes.

—Sí, les daré sus saludos hijas. — Él antes de retirarse— ¿A todo esto donde esta  Dana? Megan.

—Aun no llega, mira la hora que es, esta niña parece que se manda sola, en cuanto llegue te aviso

—Está bien. —Él se retiró a su despacho.

Cuando se quedaron solas,  la chica rubia aún estaba un poco molesta —No puedo creer esto mamá ¿Cómo Dana si se puede ir al extranjero a estudiar —espeto Ashley.

Megan se acercó a ella y le acaricio su cabello—tranquila hija vean por este lado ya no tendrán  problemas con ella.

—Ashley, mamá tiene razón.

Después de una media hora llega aquella joven de ojos  verdes a su casa, se sorprendió al ver a sus primas y su tía en  la sala.

—Buenas noches.

— ¿Qué horas son estas de llegar Dana?

— ¿Discúlpame tía no volverá a suceder?

—Está  bien quieres cenar.

—No,

Un Basquetbolista Y Una Nerd Rebelde. by Hitomi Uzumaki

MÁS INFORMACIÓN

El contenido original se encuentra en https://fanfic.es/viewstory.php/
Todos los derechos reservados para el autor del contenido original (en el enlace de la linea superior)
Si crees que alguno de los contenidos (texto, imagenes o multimedia) en esta página infringe tus derechos relativos a propiedad intelectual, marcas registradas o cualquier otro de tus derechos, por favor ponte en contacto con nosotros en el mail [email protected] y retiraremos este contenido inmediatamente