ALGO EN MI SIEMPRE TE ESTUVO ESPERANDO by Nadeshico

 

 

 

ALGO EN MI SIEMPRE TE ESTUVO ESPERANDO by Nadeshico
Summary:

Esta historia se lleva a cabo en un universo alterno, las edades de los protagonistas fueron cambiadas. Vegeta es un humano, y Bulma una estudiante universitaria en su primer año. Una niña a sus ojos, ¿se dejaran llevar por el amor sin importarle las consecuencias?...

Algo en mi siempre te estuvo esperando by nadeshico 1


Categories: ANIME/MANGA, DRAGON BALL (SAGAS) Characters: Bulma, Vegeta
Generos: Angustia, Romance, Universo Alternativo
Advertencias: Muerte de un personaje, Sexo Gráfico (Lemon)
Challenges: No
Series: No
Chapters: 9 Completed:Word count: 29060 Read: 1808 Published: 30/10/2007 Updated: 27/11/2007
Summary:

Esta historia se lleva a cabo en un universo alterno, las edades de los protagonistas fueron cambiadas. Vegeta es un humano, y Bulma una estudiante universitaria en su primer año. Una niña a sus ojos, ¿se dejaran llevar por el amor sin importarle las consecuencias?...

 

Algo en mi siempre te estuvo esperando by nadeshico 2


Categories: ANIME/MANGA, DRAGON BALL (SAGAS) Characters: Bulma, Vegeta
Generos: Angustia, Romance, Universo Alternativo
Advertencias: Muerte de un personaje, Sexo Gráfico (Lemon)
Challenges: No
Series: No
Chapters: 9 Completed:Word count: 29060 Read: 1808 Published: 30/10/2007 Updated: 27/11/2007
Story Notes:

Este es mi segundo fanfic, el primero ni siquiera esta terminado. Espero que les guste.

En los primeros capítulos vamos a ver al mismo Vegeta de siempre, aunque haya convivido toda su vida con humanos y sea uno de ellos, ya voy a explicar por que es así.A Bulma la voy tratar de mostrar como era durante Dragon Ball, es una adolescente.

 

Los personajes son de Akira Toriyama, no mios, no son utilizados con fines de lucro

 

SOLAMENTE LO VOY A CONTINUAR SI RECIBO MINIMO UN REVIEW! PLIZ LO NECESITO, CRITIQUENME POR FAVOR!!!!

Story Notes:

Este es mi segundo fanfic, el primero ni siquiera esta terminado. Espero que les guste.

En los primeros capítulos vamos a ver al mismo Vegeta de siempre, aunque haya convivido toda su vida con humanos y sea uno de ellos, ya voy a explicar por que es así.A Bulma la voy tratar de mostrar como era durante Dragon Ball, es una adolescente.

 

Los personajes son de Akira Toriyama, no mios, no son utilizados con fines de lucro

 

 

SOLAMENTE LO VOY A CONTINUAR SI RECIBO MINIMO UN REVIEW! PLIZ LO NECESITO, CRITIQUENME POR FAVOR!!!!

Un nuevo comienzo by Nadeshico
Author's Notes:
Me tome todo el día para hacerlo. Fue un dia de inspiracion... jaja dejen reviews!!!!!
Author's Notes:Me tome todo el día para hacerlo. Fue un dia de inspiracion... jaja dejen reviews!!!!!

  

ALGO EN MI SIEMPRE TE ESTUVO ESPERANDO 

 

Capítulo 1: Un nuevo comienzo. 

El primer día de clases por fin había llegado. Después de tanto tiempo había ingresado en una de las universidades mas prestigiosas de la historia, sus notas siempre fueron impecables, solamente tenia unas cuantas llamadas de atención por parte de sus profesores por falta de concentración. Una chica distraída, siempre vivía pensando en aventuras, mirando por la ventana esperando que algo increíble sucediera. Como si su vida no fuera lo suficiente increíble, heredera de la corporación mas grande del planeta, millonaria al momento de ser concebida, y además poseedora de una belleza innegable. La muchacha de cabellos azules seguía los pasos de su padre, deseaba con todo su ser convertirse en lo que el anhelaba para ella. Quería hacerlo sentir orgulloso de ella, demostrarle que ya no era esa niña consentida, que había madurado a pesar de su corta edad, que podía estar tranquilo por que algún día ella se haría cargo de todo y no tenia motivos para preocuparse. Siempre se presentaba enérgica ante cualquier reto, y nunca rendirse hasta encontrar la solución a lo que se presentara, no por nada era hija de su padre. Bulma tampoco era encasillada por su inteligencia como una nerd, es mas era una de las chicas mas populares de su escuela, siendo acechada constantemente por varios compañeros que se discutían el derecho de salir con ella. No eran la gran cosa, pensaba, eran todos iguales, esto no quiere decir que le resultaba desagradable salir con ellos, era egocéntrica, orgullosa, y muy vanidosa, que linda sensación la de sentirse deseada, que los demás se peleen por salir contigo. No podía evitarlo, toda su vida había sido así y con seguridad lo seguiría siendo, nunca conoció chico que pudiera resistirse a sus encantos.Pero una nueva etapa de su vida había comenzado ese día, ya no seria la chica mas popular, ni la mas inteligente del salón, quien sabe si el profesor recordaría su nombre. Con solo 18 años ya tenía planeado el resto de su vida, y sentía como las expectativas de sus padres recaían en sus hombros. La niñez había quedado atrás, ya era una mujer, o por lo menos así se sentía. Los rayos del sol acariciaron si rostro, sus ojos molestos se abrieron dejando ver los zafiros que tenia por ojos. Se desembelezó, recordando el largo día que tenia por delante. Tras tomar una ducha, se puso su minifalda a cuadros beige y una camisa blanca al cuerpo. Cepillo su cabello, que le llegaba un poco más debajo de los hombros.Después del desayuno, tomo lo necesario y salio de la casa despidiéndose de sus padres. Ya estando afuera sacó una cápsula de su bolsillo, presiono el botón y la arrojo a unos metros de ella, después de que la polvareda se dispersara, se podía ver un convertible rojo, y en el capo escrito “BULMA”. Se subió al auto, y suspiró, ¿estaría preparada para lo que venia?, tal vez… ¿tenia lo suficiente? Tal vez… mil y un preguntas azotaban la joven mente, agobiada se encamino a su futuro y se encomendó a los dioses, quizá de esa forma esas interrogantes la dejarían en paz por un momento.“No puedo tener miedo, nunca lo eh tenido… y no empezare ahora”. Después de recorrer unos treinta minutos en el convertible, se estaciono frente a un imponente edificio, y volvió a transformar su vehículo en cápsula. Respiró profundamente y camino con paso recto a la institución. 

 

Bulma: “Todo va salir bien, todo va a ser como siempre, no voy a tener ningún problema en adaptarme y conoceré nuevos ami-”- Un golpe la detuvo en seco cayendo al piso, levantó la mirada para ver a un chico bastante musculoso, con una cicatriz en forma de x en su ojo izquierdo. 

¿?: Lo siento, perdóname por favor, no fue mi intención – Decía el muchacho con una sonrisa calida ayudándola a incorporarse. – Me llamo Yamcha, y tu eres…

 Bulma: Mi nombre es Bulma, Bulma Briefs. – Dijo orgullosa la heredera. 

Yamcha: Bulma Bri.. BULMA BRIEFS?! Acaso tu eres la hija de los dueños de la Corporación Cápsula?! Los creadores de los Hoi-Poi?! 

Bulma: jaja si, esa soy yo. 

Yamcha: Valla, jaja esto es casi como hablar con la realeza! 

Bulma: mmm… no es para tanto! 

Yamcha: Bueno, Bulma lo siento, me encantaría quedarme a platicar pero es el primer día y no quiero llegar tarde – Tomó la mano de la muchacha y la besó.- Espero verte pronto princesa Bulma jaja. Adiós! El chico se apresuro en irse mientras saludaba con su mano a la que había acabado de conocer. 

Bulma: “princesa? No me resulta nada desagradable jaja” 

La princesa continuó su camino mirando los carteles que había en una pizarra, donde mostraban un mapa con las aulas enumeradas, y cada una con un nombre específico. Bulma tenía una lista, que le habían entregado el día en el que aprobó su último examen de regulación.  

Bulma: Veamos… - Se guiaba con su dedo en la lista buscando la primera clase de su horario – Física quántica I… - Junto al mapa una lista ordenada alfabéticamente en la que la mujer nuevamente con su dedo busco la clase, y junto al nombre, el sector de la universidad en el que se encontraba. 

Bulma: Bien… Ah! No esta muy lejos de aquí. – Miró su reloj – OH NO! ya se esta haciendo tarde!

Salio corriendo, no quería llegar tarde a su primera clase del año. Después de unos diez minutos encontró el aula 223, que correspondía a Física quántica I. Abrió la puerta, ante la mirada de sorpresa de los alumnos ya sentados en las gradas escuchando atentamente a su profesor. 

Bulma: - Completamente roja de la vergüenza – Yo… lo… lo lamento. 

Profesor: Grrr… solamente voy a decirte que no tolero las llegadas tarde y mucho menos en mi clase. 

Bulma: Perdón! No se volverá a repetir! Se lo prometo! 

Profesor: Por supuesto que no se volverá a repetir, ahora vete, estas interrumpiendo mi clase. – Dijo cruzando los brazos. – 

Bulma: Pero- 

Profesor: PERO NADA! RETIRATE INMEDIATAMENTE SI NO QUIERES QUE YO LO HAGA! 

Bulma: Hump! DE ACUERDO! – Le dirigió una mirada fúrica a su profesor se dio media vuelta y se retiro azotando la puerta. –

 

Profesor: “Jovencita engreída, quien se cree que es? Bah, no me interesa…” Bien jóvenes prosigamos…. 

Fuera del salón. 

Bulma: “Maldito viejo estúpido!? Quien se cree que es para tratarme así?! A mi?!! La gran Bulma Briefs?! Que no sabe quien soy?!?....- Otra vez las interrogantes la azotaban y se detuvo de su marcha, pero esta vez algunas habían sido contestadas, ahora no importaba quien era, o peor aún, no era nadie…- Yo… yo lo obligaré a respetarme… y no por mi nombre, sino por mis logros.” –

Dijo la joven mientras apretaba su puño haciendo temblar. Las horas pasaron y Bulma asistió a sus clases sin mayor inconveniente, es más, bastantes cosas le resultaron un tanto fáciles. Ya era hora de regresar a casa, pero se entretuvo resolviendo algunos problemas que les habían dejado. Sentada en una banca de madera blanca compenetrada en sus anotaciones y ajena de lo que sucedía a su alrededor. Desde el otro mundo escucho su móvil sonando y vibrando en uno de sus bolsillos, en la pantalla se veía “mamá C.C.”. 

Bulma: Hola mamá… que, que hora es? – mirando el reloj que llevaba en la muñeca.- AH! Lo siento, es que perdí la noción del tiempo!.... enseguida voy… si… adiós… - Volvió a introducir el teléfono en su bolsillo.  

La muchacha se apresuró a recoger sus pertenencias y colocarlas en su bolso. Caminó rápidamente hasta el estacionamiento, ahí podría activar la cápsula e ir a casa. De lejos pudo divisar como de uno de los vehículos allí estacionados salía un vapor, y junto a él un hombre muy enojado de brazos cruzados maldiciendo. 

Bulma: “Ese es…?” 

Profesor: Maldita chatarra! Debí cambiarlo hace mucho tiempo pero nooo… tenia que quedarme con esta porquería. – Mientras Bulma se acercaba divertida para ver mejor la escena, el hombre colérico pateo una de las tazas del auto – Estúpido auto! 

Bulma: Disculpe, pero dudo que se valla a arreglar golpeando y maldiciéndolo. – Dijo con una sonrisa clavada en el rostro.- 

Profesor: Y a ti quien- El hombre se dio media vuelta para observar a su interlocutor.- ah! Ya veo, la mocosa maleducada. Debí suponerlo – Dio media sonrisa.- 

Bulma: “Mocosa maleducada?!” PERDONE! PERO RESULTA QUE ESE TIPO DE VEHICULOS ME RESULTA MUY FAMILIAR Y SOLO IBA A INTENTAR AYUDARLO! 

Profesor: Ja! Nadie pidió tu ayuda. O si? 

Bulma: De acuerdo! Haga lo que quiera! – Giró sobre sus talones para activar su cápsula y volver a casa –  

Profesor: Vete mocosa, dudo que sepas mas de esto que yo. 

Bulma: A si? – se volvió nuevamente y se acerco rápidamente al vehículo. -  Déjele esto a una experta. –Para ella lo que le dijo, fue un reto, no un comentario.- 

Profesor: PERO QUE DIABLOS CREES QUE HACES? 

Bulma: Lo que usted no pudo! 

Bulma se acercó al volante del auto y presionó el botón que abriría el capo. Se colocó frente al el. 

Bulma: Ah ya veo… 

Profesor: Que? Por que me ves así mocosa?! 

Bulma: Fundió el motor! Le exigió demasiado! – Suspiró – Bien, ya no hay nada por hacer, tendrá que hacerle un cambio de motor, lo mejor por ahora será cerrar la conexión principal para que deje de salir vapor. – Se acercó para cerra la válvula general. – 

Profesor: No lo toques niña! Crees que confiaría en lo que dice un feto como tu? – Rápidamente tomó brazo de Bulma, y ambos batallaron, ella por cerrar la válvula y el por impedírselo. En un mal movimiento, Bulma arrancó un cable que no era, provocando un derrame de gasolina el la mayor parte del motor, una pequeña llama se formó frente a la mirada de pavor de ambos. –  En unos segundos el vehículo estalló reduciéndose a cenizas.

 

Bulma abrió los ojos, al principio viendo nublado, pero tras parpadear un par de veces, logro ver con claridad. Estaba en el piso a varios metros del coche, o lo que quedaba de el. Sintió un peso sobre ella. Miro a su lado, y el hombre estaba comenzando a incorporase del piso. 

Bulma: Señor! Se encuentra bien? 

Profesor: No gracias a ti.

 El hombre ya en pie, se sacudía la ropa. Ninguno tenía ni un rasguño. Gracias a los rápidos reflejos de él ambos estaban en perfectas condiciones. 

Bulma: Si usted me hubiera permitido seguir con lo que hacia esto no hubiera pasado! 

Profesor: Da igual niña. Mi auto ya no existe. 

Bulma: Mmm… Si gusta puedo llevarlo hacia su casa, no es ninguna molestia. – Levantándose del suelo.- 

Profesor: Ni loco me subo a un auto contigo mocosa, todavía no tengo deseos de morir. 

Bulma: Como quiera!! – Bastante molesta volvió a dar media vuelta. – Adiós! 

Profesor: - De espaldas a la chica. – Adiós! 

El silencio fue interrumpido por unos truenos, y un segundo después una lluvia espesa inundaba la ciudad. 

Profesor: jaja Tienes que estar bromeando… 

Bulma escucho el comentario: - No sea orgulloso, por favor déjeme llevarlo a su casa. “Por que estoy siendo tan amable con este idota?!” 

Profesor: Tal parece que no tengo otra opción no? 

Bulma medio sonrió, activo su cápsula ante los sorprendidos ojos de su profesor, el convertible ultimo modelo. La heredera subió al haciendo del conductor, y el profesor al del acompañante. Ya dentro del auto. 

Profesor: Vaya, niña rica, una acomodada, era bastante obvio. 

Bulma: Niña rica y acomodada? Que insinúa? 

Profesor: Tus padres debieron haber pagado para que estés en esta prestigiosa universidad. De otro modo dudo mucho que puedas haber ingresado. 

Bulma: Para su información yo ingrese en esta universidad por merito propio! Mis padres no me acomodaron! 

Profesor: Eh? Si claro lo que digas. 

Bulma: Bien, se ve que con un hombre tan terco no se puede razonar. 

Profesor: Calla mocosa, soy tu profesor y me debes respeto! 

Bulma: Y yo soy su alumna y le exijo el mismo respeto! 

Profesor: “No pienso doblegarme ante una niña” 

Bulma: “A mi me respetaras, aunque sea a la fuerza” 

Profesor: Bien, lo que sea, vivo en la calle Plant 189. 

Bulma: Bien! 

Ya con el auto en marcha y en camino a la casa del profesor. 

Bulma: ah por cierto, tiene pensado decirme su nombre? 

Profesor: Mmm… Ouji Vegeta. 

Bulma: Ah! Mi nombre es Bulma Briefs. 

Vegeta: “Bulma Briefs… debe ser la hija del Dr. Briefs…Eso explica el vehículo… tal vez si sabia de mecánica…” 

Bulma: Que sucede? Sorprendido? 

Vegeta: Bah, a mi no me importan ese tipo de cosas. No me interesa si tu familia es la más rica o poderosa, para mí sigues siendo una niña. 

 

Bulma: Oiga! Ya no soy una niña, ya estoy en la universidad. 

Vegeta: Eso no te hace una mujer, para mi eres una simple niña como todas las demás. 

Bulma: No me importa. Vegeta: Eh? Bulma: No me importa por que – se volvió a mirarlo – por que se que no soy como las demás. 

Vegeta se sonrojó, era la primera vez que notaba los zafiros de sus ojos, del mismo color que su cabello, era una muchacha hermosa, “es verdad no es como…” sacudió su cabeza para alejar esos pensamientos, ¿Qué estaba pensando? Era una niña, tenía que recordarlo, por más que tuviera el cuerpo de una mujer, seguía siendo una niñita que recién sale a conocer el mundo. 

Bulma: Bueno, su casa queda bastante lejos, imagino que no estaremos callados hasta llegar no? – Dijo con una tierna sonrisa. 

Vegeta: “Que acaso no piensa callarse?” Me da igual. 

Bulma: Hump! Bien entonces, yo preguntare y usted contestara, de acuerdo? 

Vegeta: No me parece correcto. 

Bulma: Eh? A que se refiere? 

Vegeta: A que tu eres una estudiante, y ese tipo de trato contigo no me parece correcto. 

Bulma: Ah… ya veo, pero ahora no estamos en horario de clases. Así que, dígame tiene hijos? 

Vegeta: “Niña entrometida, aún insiste en conversar…” – Con una gota en la frente. – No, no tengo. 

Bulma: Eh?! Que acaso no le gustan los niños? 

Vegeta: Aún no me apetece tener hijos. “Por que le estoy contestando???” 

Bulma: Oh… imagino que tiene novia o estará casado. 

Vegeta ruborizado: Eso no te interesa. 

Bulma ruborizada por su pregunta: Mmm… Bueno entonces, cuantos años tiene? 

Vegeta: 36. 

Bulma: 36!?! Tiene que estar bromeando. 

Vegeta: QUE?! QUE TIENE DE MALO MI EDAD!? 

Bulma: No, nada. Es que yo creí que era mas joven. La verdad es que ni loca le daba 36 años. 

Vegeta: Da igual… y tu mocosa cuantos años tienes? 

Bulma: Tengo 18, los cumplí el 23 de noviembre. 

Vegeta: “Solo hace un par de meses, fácilmente le doblo la edad.” 

Bulma: Veamos, que mas puedo preguntarle… por que se hizo profesor? 

Vegeta: Siempre fui el mejor de la clase. Por unos años me uní al gobierno, pero tantas arpías me hicieron desistir, y uno de los mejores puestos que me ofrecieron fue en esta universidad. Además es bastante tranquilo, a pesar de las preguntas estúpidas de algunos muchachitos. – Dijo como una indirecta. – 

Bulma: - Que no había captado la indirecta. – Ah…

 Vegeta: Hump! “La idiota no entendió” Y tu niña, que tienes planeado para tu vida? “Acaso estoy conversando con esta pequeña sabandija?!” 

Bulma: Yo… Yo debo terminar mis estudios, y tomar control sobre la compañía, y llevarla adelante. Como lo ha estado haciendo mi padre hasta ahora. 

Vegeta: Escuche la palabra “debo” no la palabra “quiero”. 

Bulma: Eh? Pero… también es algo que yo quiero. 

Vegeta: Tal vez tus padres esperan mucho de tu pequeño cerebro jaja. 

Bulma: Oiga! Le dije que debe respetarme! Y por supuesto que esperan mucho, nunca los eh decepcionado! 

Vegeta: Controlar una compañía no es fácil y te crees capas de hacerlo? 

Bulma: Por supuesto que si. Durante toda mi vida eh ayudado a mi padre con todo lo que pude. Incluso llegue a crear algunos prototipos yo sola. Se casi tanto como mi padre. Pero quiero saber mas que el. Por eso ingrese a la universidad. Yo soy la legítima heredera y ningún idiota empresario va a poder recriminarme que sea la dueña solo por mi padre, voy a ganarme el derecho. 

 

Vegeta: “No es tan idiota como pensé” Mmm. 

Bulma se mantubo en silencio el resto de los minutos hasta llegar a la casa de su profesor. 

Flashback 

El profesor estaba en la sala de juntas discutiendo con un hombre de traje mientras una joven los escuchaba detrás de la puerta sin ser detectada. Dr.Briefs: Te digo que nadie mas va a tomas control de la compañía mas que ella! Hombre: Es una niñita que le gusta salir con sus amigos! Y la crees totalmente responsable para hacerse cargo de todo!? Los empleos de muchas personas y millones estarían en esas manos?! No puedes dejar que ella se haga cargo, dale el puesto a uno de tus socios de mas confianza! No lo hagas solo por ser tu hija! Dr. Briefs: No lo hago solo por ser mi hija! Aunque no me creas ella es muy inteligente y capaz! Y no permitiré que alguien además de ella dirija C.C.! Hombre: Bien! si lo que quieres es llevarnos a la ruina!! Dr. Briefs: Ya te comerás tus palabras Kaitou!! Kaitou: Ya lo veremos. – El hombre se retiro de la habitación.- Dr. Briefs: Ya lo veras, ella podrá con todo, y nadie la podrá igualar…

 Fin del flashback 

Vegeta: Tienes pensado abrir la puerta? 

Bulma: EH? A si! – Presiono un boton y el seguro del auto se levantó.- 

Vegeta: Estas bien? 

Bulma: Si claro, no se preocupe. 

Vegeta con un leve rubor: Hump! No me estaba preocupando, y mañana tienes conmigo en la tercera hora. Pobre de ti si llegas tarde. 

Bulma: Ya se lo dije, no se volverá a repetir. 

Vegeta: Perfecto. Adiós mocosa. – Dijo esbozando media sonrisa.- 

Bulma: Ya le dije que no me llame así!! 

Vegeta: “jaja Que muchachita tan predecible…” 

Vegeta salió del auto, y cerró la puerta. Desde adentro del auto ella se despidió con un ademán de mano. El auto se alejo dejando al hombre mirando es su dirección. 

Vegeta: Que muchachita tan rara. Ningún alumno jamás se atrevió a cuestionarme así. 

¿?: Vegeta? Que haces afuera en la lluvia? 

Vegeta: Nada, solo, pensando… ¿?:

Pensando? Vamos entra rápido, sino vas a resfriarte! 

Vegeta: Si Soranaki, ya voy. 

Soranaki: Bien, por que la comida ya esta lista. 

La mujer volvió al interior de la casa, y Vegeta la siguió. Una vez dentro. 

Soranaki: Que pasó con tu auto? 

Vegeta: Esa porquería se descompuso. 

Soranaki: Te dije que lo cambiaras. 

Vegeta: Si ya lo sé. 

Soranaki: Pero como viniste hasta aquí? 

Vegeta: Me trajeron… 

Soranaki: Te trajeron? Quien? 

Vegeta: Un alumno…. 

Soranaki: Que extraño, no sueles interactuar con ellos… 

Vegeta: Y a que viene tanto interrogatorio mujer? 

Soranaki: Soy tu mujer. Acaso no tengo derecho a preguntar? 

Vegeta: Te recuerdo que no estamos casados. 

Soranaki: Si, no estamos casados, ni tenemos hijos. Además de que no te gusta hablar conmigo… Vegeta, yo te amo. – Comenzando a llorar. – 

Vegeta: Basta mujer! Otra vez con eso?! 

Soranaki: Pero Vegeta! Ya hace varios años que estamos juntos, entiendeme, quiero formalizar nuestra relación! 

Vegeta: Si con eso me dejaras en paz… 

Soranaki: Estas hablando enserio??? 

Vegeta: Haz lo que tengas que hacer, yo no tuve un buen día y no pienso involucrarme en esas cursilerías. 

Soranaki: Hay Vegeta! Ahora mismo me pongo a arreglar todo!... pero antes… me dijiste que tuviste un mal día no? – Le susurró al oído la mujer. 

Vegeta con una sonrisa maliciosa: Si, que tienes en mente? Soranaki: Solamente algo que puede relajarte jaja. 

------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------

En C.C. Bulma había llegado y la lluvia cesó. Ya en su habitación. Se dejó caer pesadamente en la cama. 

Bulma: Que cansancio, hoy fue un día agotador… conocí varias personas nuevas, mas me vale terminar lo que me dejaron hoy así no me retraso con mis estudios. – Se incorporó en la cama. – Si me quedo aquí me voy a quedar dormida. – Se levantó y se sentó en su escritorio, sacó de su bolso su  cuaderno y empezó a resolver los problemas.  

Después de un par de horas, Bulma sintió unos pasos, sus padres acababan de llegar. Bajó las escaleras y saludo a sus progenitores. Y comenzaron a hablar sobre el primer día de la muchacha. Les comento todo, clase por clase, omitiendo como había dejado a su profesor en su casa y la llegada tarde. La familia muy satisfecha se dispuso a cenar. Y después cada uno se fue a su respectiva habitación. La muchacha se puso su ropa para dormir, esa remera con breteles celeste y el pantalón corto en conjunto del mismo color. Se arropó y acomodo en su cama de dos plazas, mientras entrecerraba sus ojos por el cansancio recordaba lo vivido en el día. El primer día del resto de su vida había comenzado. Pero nunca imaginó como podría afectar todo lo que conocía. Ni de la serie de eventos que se desatarían más adelante. Ella solo durmió pacíficamente, sin saber lo que le esperaba ni por todo lo que tendría que pasar. Se dejó endulzar por Morfeo y se acurrucó entre sus brazos. Mañana sería un nuevo día, y ahora solo debía recobrar energías.

End Notes:
Bueno me esforce muchisimo!!!
End Notes:Bueno me esforce muchisimo!!!Volver al indexCapitulo 2: La verdadera razón de tu “amor”. by Nadeshico
Author's Notes:
Bueno lean y veran
Author's Notes:Bueno lean y veran

  Una mujer de cabello negro largo hasta la cintura llamaba a tiendas a lo largo y ancho de la ciudad, reservando salón, iglesia, el pastel de bodas, y arreglando una reunión con las damas de honor.  

Del otro lado de la ciudad, una más joven de cabellos y ojos de un color especial, entre azul y verde, se dirigía a la universidad. No podía darse el lujo de llegar tarde a otra clase, quizás si lo hacia comenzarían a hablar de ella y los profesores se llevarían una mala impresión. Al llegar la tercera hora de clases, Bulma no tardó en llegar al salón 223. Se sentó casi en el centro de las gradas, desde allí tenia una buena vista. Poco a poco fueron llegando más y más alumnos. La puerta se cerró abruptamente y todos quedaron en silencio. El profesor ya muy conocido por Bulma se paro en el medio de la pizarra y se cruzo de brazos. Cuando alzó la mirada sin quererlo la busco, quería saber si la mocosa había cumplido su promesa. Encontró un rostro sonriente que lo saludaba disimuladamente. Seguía siendo su profesor, pero quería mostrarle que no había faltado a su palabra, y de alguna forma se dio cuenta de que la buscaba con la mirada. Vegeta medio sonrió al verla, y sin mas continuo con la clase. Bulma miró a su profesor con mas detenimiento. 

 

Bulma: “Es un hombre bastante atractivo, no lo había notado… la primera vez que lo vi me hecho de la clase y no me dio tiempo de… admirarlo?” – Sacudió la cabeza como si los pensamientos pudieran salir volando de su cabeza. – “Como puedo estar pensando así de el?! Es mi profesor, y podría ser mi papá…” – Una imagen de Vegeta con el bigote, peinado y bata de su padre, con el gatito negro montado de su hombro se le hizo presente en su imaginación. – “Que ridículo… bueno debo admitir que es un hombre apuesto, no voy a mentir, pero no tengo que hacerme ilusiones, el es un hombre mucho mayor que yo y para el soy una mocosa. -.-*” 

Vegeta continuo la clase, y como era costumbre en el, le gustaba hacer preguntas a los alumnos, muchas veces para avergonzarlos frente a los demás si contestaban mal. Cada pregunta que formulaba el profesor era contestada por la muchacha, Vegeta sentía que ella lo estaba retando y cada vez las preguntas se tornaban mas difíciles. Cada vez que las hacia su vista se dirigía a Bulma, y ella contestaba sin error alguno. Era casi como una batalla de miradas entre los dos, que no pasaba desapercibida para el resto de los compañeros. La hora de clase ya había terminado, y los alumnos comenzaban a levantarse, pero ellos dos seguían mirándose fijamente, prácticamente salían chispas por las miradas que mataban al que se cruzara. El último alumno en salir cerró la puerta pensando que la chica recibiría un regaño monumental de esos por los que el profesor era famoso. Con el sonido de la puerta ambos salieron de su transe.  

Bulma: Que? Ya se fueron todos? 

Vegeta: Eh? Si ya es hora de que te vallas. 

Bulma tomó sus cosas y camino hasta la puerta. Al llegar allí… 

Vegeta: Contestaste muy bien todo. 

Bulma: Gracias, espero haberme ganado un poco de su respeto. 

Vegeta: Bah, con eso no me llegas ni a los talones. 

Bulma: Hasta una célula te llega a los talones, enano. – Murmuro. 

Vegeta: QUE DIJISTE? 

Bulma: LO QUE ESCUCHASTE! 

El hombre se acercó a ella hecho una furia y la tomo del brazo. 

Vegeta: Mira mocosa, mas te vale que me respetes o si no! 

Bulma acercándose mas a su rostro: O si no que?! 

La puerta del salón se abrió, interrumpiendo la batalla de miradas que se libraba a centímetros de distancia. 

Soranaki: Amor! Estas aquí? 

Vegeta: Soranaki? Que haces aquí? – Sin soltar a Bulma. 

Soranaki: Te estaba buscando tonto, vi que tenías unas horas libres y decidí venir para que me ayudes con los preparativos de la boda. – Dijo la mujer sonriente. 

Por alguna razón desconocida para ellas al momento de verse surgió un profundo resentimiento entre las dos mujeres. 

Soranaki: Ya puedes ir soltando a esa niña no? 

Vegeta: eh? – Volvió a mirar a Bulma y la soltó. – Y ya te dije que no pienso participar en esas estupideces. 

 

Bulma no se movió, y prefirió quedarse a escuchar la conversación. 

Soranaki: Que dices amor? Si es la boda de los dos, tu tambien tienes que participar. 

Vegeta: Haz lo que quieras, a mi me da igual. 

Soranaki: BIEN! ENTONCES PROCURA IR A LA IGLESIA CUANDO TE LO DIGA! – Dijo la mujer antes de cerrar la puerta de un portazo. (pobre puerta, siempre se la agarran con ella) 

Bulma y Vegeta tenían una gotita en la cabeza. 

Bulma: Que simpática. 

Vegeta: A veces puede ser un dolor de cabeza… Por cierto por que te quedaste a escuchar la discusión? Fisgona… 

Bulma: E… bueno… yo… 

Vegeta: Ya vete, en 10 minutos tienes tu próxima clase. 

Bulma: si, adiós. 

La chica se retiro del salón, fue a las siguientes clases, nada fuera de lo normal. Al terminar el horario, se sentó en la misma banca del día anterior, pero esta vez llamó a su madre para avisarle que llegaría mas tarde. Y, al igual que ayer, resolvió los problemas que le dieron. Pasada media hora, sintió que alguien la observaba, rapidamente levantó la vista para ver al muchacho con la cicatriz y le sonrió. El muchacho se sentó a su lado, ella esta sentada con las piernas cruzadas y con unos cuantos papeles encima. 

Yamcha: Hola princesa, todavía estas aquí? 

Bulma: Si, estoy resolviendo unos problemas.  Me parece mas cómodo hacerlo aquí, no tengo distracciones. 

Yamcha: También puedes ir a la biblioteca. 

Bulma: Si, pero disfruto mas del aire libre. 

Yamcha: Si, yo también. Oye princesa. 

Bulma: Si? Yamcha: Te gustaría salir conmigo?  Fulares para bebés

Bulma: eh?! Mmm… y a donde me llevarías? 

Yamcha: A donde tu quieras linda. (Este Yamcha no le teme a las mujeres) 

Bulma: Dejame pensarlo si? 

Yamcha: No, aceptaré un no por respuesta Bulma. 

Bulma: Bueno… de acuerdo… y cuando saldríamos? 

Yamcha: Que te parece el sábado? 

Bulma: Bien, y a que hora pasar por mi? 

Yamcha: A las 8 te parece bien? 

Bulma: Si… bueno déjame darte mi dirección. 

Yamcha: No es necesario, ya se donde esta la Corporación. 

Bulma: Ah!, de acuerdo, entonces, nos vemos el sábado… 

Yamcha: Si princesa, nos vemos. – Se inclinó hacia ella y ágilmente le robó un beso que la dejó pasmada sin reacción alguna. 

A unos cuantos metros un profesor los miraba con una vena marcada en la frente.  

Vegeta: “Ese debe ser su novio” Pero que diablos estoy pensando?! Por que me intereso en lo que haga ella con su vida?! No me interesa, no me interesa. – Estaba bastante furioso (Digamos que si fuera Saiyajin, de la universidad no hubiera quedado ni rastro) 

Director: De que esta hablando Ouji?  

Vegeta: Eh? No, de nada, disculpe. – Dijo y se retiró de la sala. De nuevo en el patio de la institución.

Bulma: “Que muchacho tan impertinente! Mira que besarme sin que yo se lo permita! Ya conozco los de su tipo, debe tratar así a todas las chicas que pasan frente a el, pues ni loca voy a hacerle caso, para que aprenda!” – Después de unos minutos de dio cuenta que no podía concentrarse y volvió a la C.C. 

En el camino a C.C., Bulma prefirió pasar a tomar un café, no habria problema pro que ya había avisado que llegaría tarde. Bulma tomaba su café e intentaba resolver los problemas, que cada vez se tornaban mas complicados. Una mujer morena entró con una amiga riendo y se sentaron en una mesa cerca de Bulma. Era Soranaki, la prometida de Vegeta. La morena no la reconoció pero Bulma si, no le dio mucha importancia, esa mujer le caía muy mal después del encuentro de la mañana. 

 

Amiga: Valla amiga, por fin vas a casarte. Que emocion! 

Soranaki: Si, la boda será dentro de unos meses.Me costó mucho convencerlo 

Amiga: Si ese Vegeta es poco expresivo no? 

Bulma escucho ese nombre y sintió curiosidad por la conversación de las mujeres.

Soranaki: Si, supongo Hana. 

Hana: Pero… disculpa no quiero ofenderte, pero tu lo amas? 

Soranaki: No estoy segura. No creo que sea tan necesario para el matrimonio. Solo se trata de convivencia, el puede darme todo lo que necesito, nunca me faltará nada, de esta forma me asegura de que el estará conmigo y no se ira con otra 

Hana: Pero el puede estar contigo y fácilmente estar con otra. 

Soranaki: De cualquier forma si decide irse con otra me tendrá que dar la mitad de todo. 

Hana: Amiga eres muy materialista. -.-* 

Las mujeres siguieron charlando sin darse cuenta de una Bulma colérica cerca de ellas. 

Bulma: “Maldita perra? Como puede casarse y usar a alguien así?! No puedo dejar esto así!” – Bulma se levanto hizo como que se tropezó y derramó su café sobre la mujer de cabello negro que se quedo paralizada. – Oh! Lo siento mucho! Fue un accidente! 

Soranaki: PEDAZO DE ESTUPIDA MIRA LO QUE HICISTE!!!!! Tu eres… AH! TU ERES LA MOCOSA QUE ESTABA ESTA MAÑANA CON VEGETA!!! 

Bulma: “O no, lo olvidaba ella me conoce… O.O*” Lo lamento fue un accidente dejeme ayudarla! – Dijo tratando de disimular y saco unas servilletas para “ayudar a la enojada mujer”. 

Soranaki: ACASO ESTABAS ESPIANDO?! 

Bulma: Oiga señora no se crea tan importante! Soranaki: Señora!? ME DIJISTE SEÑORA!??! 

Bulma: PUES SI PREFIERE LE PUEDO LLAMAR VIEJA!!!!! 

Soranaki: MALDITA HIJA DE %&$/&”!! VOY A MATARTE!!!!! 

Bulma: VEN VIEJA NO TENGO MIEDO DE UNA VETERANA!!!! 

Soranaki y Bulma iban a arrancarse los pelos pero unas cuantas empleadas y Hana las separaron. Bulma se soltó del agarre de las empleadas tomó su bolso y se marchó, no sin antes insultar a Soranaki y sacarle la lengua.Hana y Soranaki se marcharon, y continuaron charlando en el camino. 

Hana: Tu piensas que ella nos escucho? 

Soranaki: Si, es muy probable. Estoy casi segura de que tiene algún tipo de relación con Vegeta, eso explicaría su reacción conmigo. No voy a descansar hasta saber que es.    

Hana: Pero, no me dijiste que no estabas segura de si estabas enamorada de él? 

Soranaki: Aún no lo estoy, pero no voy a dejar que se burle de mi, no soy ninguna idiota. 

Hana: Entonces es solo tu orgullo hablando -.-‘ 

Soranaki: Déjame en paz… 

Hana: Pero si ella tiene algo con él, no crees que le dirá lo que escucho? 

Soranaki: Tienes razón! No puedo permitírselo, la perra arruinaría todo… 

Hana: Que harás? Soranaki: Además de vigilar a Vegeta día y noche… Creo que tendré que intimidarla de alguna forma, para que se le vayan las ideas raras de la cabeza.  Hana: No le harás daño verdad? 

 

Soranaki: No, no te asustes. Solo voy a ponerle las cosas en claro. – Sonrió para si con malicia. 

En C.C. 

Bulma: Esa estupida! Como puede hacer algo así?! Lo único que hace es jugar con los sentimientos de los demás! Pero que hago? Debo decírselo? Mmm… Me creerá? Bueno, no importa si me cree o no, es mi deber, es algo que le concierne… Pero si se molesta y me recrimina que me estoy entrometiendo en su vida? Bueno eso no importa, tengo que sacar este peso de encima…. – Suspiró.

 En la casa de Vegeta. Él estaba acostado en la cama, listo para dormir, cuando ella llego y se metio a la ducha, estaba pegajosa por el incidente con la peliazul. Después de salir de la ducha y envuelta en una toalla se sento en la cama, Vegeta seguia despierto y miraba el cielo raso. 

Soranaki: Vegeta, puedo hacerte una pregunta? 

Vegeta: Que quieres? 

Soranaki un poco insegura: Esa chica con la que estabas esta mañana… 

Vegeta: Hump! Que con ella? – Dijo incorporándose en la cama. 

Soranaki: Como… como se llama? 

Vegeta: Por que te interesa saberlo? 

Soranaki: ES UNA SIMPLE PREGUNTA! PODRIAS CONTESTARLA!? 

Vegeta: SE LLAMA BULMA! 

Soranaki: BULMA CUANTO?! 

Vegeta: BULMA BRIEFS MALDITA SEA!!!!  

Soranaki: “Bulma Briefs eh” Y dime Vegeta, acaso tu me engañas con ella?!? 

Vegeta: De que diablos estas hablando mujer? 

Soranaki: Te lo preguntare una vez mas Vegeta. ME ESTAS ENGAÑANDO CON ESA MOCOSA?! 

Vegeta: ja! Cada día te haces más estupida o que? Cuantos años crees que tengo? 

Soranaki: De que hablas? 

Vegeta: Esa niña fácilmente podría ser mi hija y lo sabes, de ninguna forma considerararía una relación con ella. – Dijo cruzando los brazos a la altura del pecho. – Y todo este griterío fue por tus celos sin sentido? 

Soranaki: Lo siento mi amor, deben ser los nervios… 

Vegeta no le hizo caso y se dispuso a dormir. Mientras él dormía ella se levantó de la cama y tomo el tubo del teléfono en el living. Marcó el número del móvil de Hana y después de dos tonos… 

Hana: Hola, Soranaki? 

Soranaki: Si, hable con Vegeta. 

Hana: Y?! Que te dijo?!? Averiguaste algo? 

Soranaki: Si, se llama Bulma Briefs. 

Hana: Como los Briefs de C.C?? 

Soranaki: Hay otros? 

Hana: Y que mas averiguaste? 

Soranaki: Me aseguró que no me engaña. 

Hana: Y le creíste? 

Soranaki: Si, el nunca me ha mentido. Hana: Vas a hablar con ella? 

Soranaki: Por supuesto, aunque no tengan una relación, ella puede decirle lo que escuchó no? 

Hana: Si, eso creo. 

Soranaki: Bien, solo quería mantenerte informada amiga. 

Hana: Bueno, te deseo suerte! Adiós! 

Soranaki: Adiós! 

La mujer se fue a la cama con su futuro cónyuge, y durmió abrazada de su fuerte torso. Vegeta había entrenado mucho en su tiempo en el gobierno, y como prueba tenía ese cuerpo escultural.    

 Después de deliberar toda la noche decidió que lo mejor sería decir lo que sabía, por que si se tratara de ella, le gustaría que se lo digan. Hoy no le tocaba clase con él. Pero lo buscaría entre horas. En los dos días que llevaba en la institución no había tenido tiempo de conocer a nadie, salvo a Yamcha. Recorrió aula tras aula, y le preguntó a unos cuantos profesores que encontró. 

 

Bulma: “Falta poco para mi próxima clase y todavía no lo encuentro…” – Dijo apoyándose en una pared. 

¿?: Hola Bulma. 

Bulma: Eh? QUE HACES AQUÍ ESTUPIDA?! 

Soranaki: Oh, que forma de saludar. 

Bulma: Que quieres? 

Soranaki: Solamente vengo a cerciorarme de que no hayas escuchado nada de lo que hable ayer, eso es todo. 

Bulma: Por que? Acaso hay algo que no se suponía que escuche? 

Soranaki: Mi linda Bulma, tu no escuchaste nada, o si? 

Bulma: No, y si lo hice que? Tienes miedo?... Y como sabes mi nombre? 

Soranaki: No Bulma. TU NO ESCUCHASTE NADA. Y a ti no te importa como se tu nombre. Lo que importa es que si tú llegas a abrir esa linda boquita… - Se acercó a Bulma, y la tomó por la barbilla. – Puedes ir despidiéndote de aquellos que mas quieres… 

Bulma: Maldita, me estas amenazando!? – Se alejo bruscamente del agarre de la mujer. 

Soranaki: Tómalo más bien como una advertencia……ves esto? – Dijo mostrándole una flor que tenía en su mano. 

Bulma: Es una flor… Soranaki: No cualquier flor linda… es una gardenia…. Del jardín de tu madre… 

Bulma: DESGRACIADA!! SI LE HICISTE ALGO A MI MADRE TE – 

Soranaki: CALLA! - Bulma se sobre saltó. – No le hice nada a tu madre, solo la observe… y si mantienes esa boquita cerrada, te prometo que no le pasara nada. 

Bulma: Por que haces esto? 

Soranaki sonrió para si: Por que no quiero que me alejen de lo que es mío por derecho. Y por cierto, para que cumpla con mi palabra, además de conservar nuestro secreto… tendrás que alejarte de el. 

Bulma: Es mi profesor… como pretendes que haga eso? 

Soranaki: No soy estúpida, no puedo evitar que lo veas en clase, solo no llames la atención, y no vuelvas a estar sola con el… 

Bulma: Te da miedo la competencia? – Dijo la más joven ahogada en impotencia por la situación. 

Soranaki: Competencia?? Tu? Ja! No me hagas reír, bien en claro deberías tener que el no se fijaría en una criatura como tu. 

Bulma: Entonces por que quieres que me aleje de él. Cumpliré mi promesa, no voy a decirle nada! 

Soranaki: Es solo que me enferma tu presencia y no quiero que te le acerques. 

Bulma: Pues ya somos dos…  

Soranaki: Bien, ya que dejamos todo en claro me retiro. – Se acercó nuevamente y coloco la gardenia blanca sobre la oreja de la joven. – Nos vemos Bulma. La mujer se alejó, dejando a una pensativa Bulma. 

Bulma: “Maldición, que voy a hacer, creo que lo correcto es decirle lo que esta pasando…– Sacó la gardenia de su cabello y la miró detenidamente – pero no quiero poner en riesgo a mi familia.…” 

continuara...

End Notes:
gracias por leer
End Notes:gracias por leerVolver al indexCapítulo 3: ¿Un mujeriego enamorado? by Nadeshico
Author's Notes:

Bueno este capitulo me costo un poco hacerlo, y espero que les guste.

muchas gracias a los que dejaron review! y a los que nos les gusto el fic tambien pueden dejar comentario!

En este capitulo, vamos a ver que pasa en la cita de Bulma con Yamcha... que sucedera?? ella caera ante sus pies?? como culminara la noche??

 

Author's Notes:

Bueno este capitulo me costo un poco hacerlo, y espero que les guste.

muchas gracias a los que dejaron review! y a los que nos les gusto el fic tambien pueden dejar comentario!

En este capitulo, vamos a ver que pasa en la cita de Bulma con Yamcha... que sucedera?? ella caera ante sus pies?? como culminara la noche??

ALGO EN MI SIEMPRE TE ESTUBO ESPERANDO  

Capitulo 3: ¿Un mujeriego enamorado? 

Bulma dejó de buscar a Vegeta por el resto de la semana, esa lucha interna que no la dejaba dormir en las noches la seguiría molestando, pero de ninguna forma podía permitir que su familia corra peligro. Por un lado, mantener el bienestar de sus seres queridos, y por el otro, dejar que una persona comparta su futuro con esa arpía interesada, sumándole el hecho de que le hervía la sangre con solo recordar como esa morena le “advirtió” lo que pasaría si habría la boca. Era una situación difícil, y no quería dejarse intimidar por nadie. La joven se reconfortaba pensando que el karma se volvería contra ella y reiría última.

En el paso de la semana, Bulma se dio la oportunidad de conocer a sus compañeros, haciendo buenas migas con algunos en la biblioteca que visito en busca de material de estudio. Con una chica en especial, rubia de ojos color miel, Yumi, que la ayudo a buscar un libro de matemática avanzada. La chica cursaba tercer año, y ya conocía bastante la institución.

Bulma, siguió la misma rutina todos los días, se levantaba, se duchaba, iba a la facultad, y al finalizar las horas se sentaba en esa banca en el patio de la escuela por un par de horas.

Llegado el sábado, había olvidado completamente su cita con Yamcha, ese descarado que se había atrevido a besarla, Bulma tampoco era una monja, pero se sintió burlada. No se cruzó con él hasta la fecha. A las ocho en punto, el muchacho estaba parado frente a la puerta de la Corporación Cápsula, arreglo un poco su cabello y tocó el timbre.

 

Dentro de la casa se escucho un “bipppp” y Bulma, en pantuflas, pantalones cortos y una camisa con solo tres botones abrochados (digamos que los botones eran los justos para cubrir sus pechos) abrió la puerta.

 

Yamcha: Oh… así te vas a ir vestida?

 

Bulma: “Ah! Lo había olvidado, se suponía que hoy saldría con el” Perdona se me olvido... – El muchacho callo de espalda al suelo.

 

Yamcha: Bueno, no importa, ponte algo y salgamos yo te espero. – Dijo incorporándose del piso.

 

Bulma: Por que crees que saldría contigo?

 

Yamcha: Eh?, pero el otro día dijiste que si… que sucedió?

 

Bulma: Eso fue antes de que me besaras. – Cruzándose de brazos.

 

Yamcha: Por eso estas enojada?

 

Bulma: No puedes ir por ahí besando a toda mujer que se te cruce, quizás estés acostumbrado a esa clase de mujeres, pero todas nos dejamos enamorar por cada piropo que nos dicen!

 

Yamcha: Ya veo... Bien entonces déjame compensarte con una cena!

 

Bulma: “Parece que no tiene intenciones de irse”…

 

Yamcha: Vamos princesa, será divertido!

 

Bulma: Mmm… muy bien, espera que me arregle un poco y nos vamos…

 

Yamcha: Gracia princesa, te prometo que no te arrepentirás!

 

El muchacho ingreso en la amplia residencia y se sentó en el sofá que se ubicaba en el centro de la habitación mientras esperaba a su princesa.

 

Al cabo de unos 20 minutos salió Bulma de su habitación, ahora con una minifalda blanca, un top celeste y un abrigo blanco que combinaba con su falda. Tenía un look bastante natural, no quería producirse mucho, tenía ropa mas provocativa, pero era para ocasiones mas especiales.

 

Bulma: Bien, vamonos…

 

Yamcha: Cambia la cara princesa, te vas a divertir.

 

Bulma: Si claro vamos. – Pasó frente a él dejándolo parada sintiendo el aroma de su perfume. – No vienes? – Ya ella estando en la puerta.

 

Yamcha: Eh! Si claro.

 

El chico se apresuro hasta el vehículo y le abrió la puerta.

 

Yamcha: Después de usted.

 

Bulma: Si claro.

 

De la frente de Yamcha se asomaban varias gotitas de sudor, esta chica sería difícil, mas de lo que acostumbraba. En el camino al restaurante, el chico ilusionado le soltó varias frases que dejarían estúpida a cualquier chica de su edad, pero ella parecía inmune. A cada comentario ella respondía un “Ya me lo dijeron antes” o un “No tienes algo mejor que eso?”. El pobre ya estaba cubierto en transpiración, pero por suerte habían llegado a destino.

 

Yamcha: “Genial, aquí por lo menos podremos distraernos con la comida”.

 

Bulma: “Bueno, tengo que pensar en algo mas para espantarlo, es muy insistente…”

 

El muchacho y su acompañante caminaron al restaurante, era muy fino, de categoría. El mozo acomodo a la mujer en su silla y les dejo la carta.

 

Yamcha: Que vas a pedir princesa?

 

Bulma: Yo? Mmm “ya se jaja” Quiero los langostinos frescos que están al final del menú “jaja es lo mas caro que encontré, seguramente ya tiene el rabo entre las piernas jaja”.

 

Yamcha: Muy bien princesa, entonces pediré dos.

 

Bulma: QUE!?

 

Yamcha: Eh? Dije que pediré dos… hay algún problema?

 

Bulma: N..no…ninguno… “Maldición… debí darme cuenta cuando vi su auto… es un muchachito rico…” – Bulma cambió su cara de feliz a triste con vidriosos. No sería fácil hacer desistir al joven. Por lo visto la cena duraría lo que se suponía. – “Bueno, que mas da, soportar a este tarado no es mucho comparado con lo que eh pasado en los últimos días..”

 

Yamcha: Y bien princesa, cuéntame algo de ti… que te gusta hacer? – Todavía nervioso.

 

Bulma: Muchas cosas. – Parecía distante, como ida.

 

Yamcha con una gotita de sudor en la frente: Como que…?

 

Bulma: … - Ella había desviado su poca atención a un grupo de personas a unas cuantas mesas de distancia. Aquellos, muy bulliciosos, daban la bienvenida a una pareja que acababa de ingresar al lujoso establecimiento. Inclino su cabeza tratando de obtener una mejor vista, pero muchos de los reunidos en el grupo se levantaron a saludar, en todos ellos se reflejaba emoción y al mismo tiempo incredulidad. – Que está pasando allá?

 

Yamcha volteó y observó el amontonamiento de gente.

 

¿?: Bueno amigos, quiero decirles que estamos muy felices y quiero aprovechar esta oportunidad para agradecerles por todo lo que han hecho a lo largo de los años y también por venir a celebrar mi matrimonio y el de mi prometido… Vegeta! – El grupo reunido, y muchas personas sentadas a los alrededores que habían escuchado el anuncio aplaudieron, además de esas personas que no escucharon nada pero al ver a los demás aplaudir los acompañaron en el sentimiento y los imitaron.

 

 

Bulma que había inclinado su cuerpo junto con la silla en la que se sentaba (que se encontraba a unos 45º con respecto al piso) calló estrepitosamente al suelo al escuchar la última palabra pronunciada por la mujer. Yamcha, ágilmente se levanto, provocando que su silla también cayera. Como todo caballero se dispuso a ayudar a su acompañante a incorporarse, ante la mirada burlona de varias personas que habían volteado a mirarla por el ruido que ella provoco. El sonido de varias risitas no paso desapercibido a los iodos de la morena. Su cara de felicidad se borro en milésimas de segundo al ver a la joven mujer de cabellos azules desplomada en el suelo, de espaldas al piso, su minifalda blanca se le había levantando un poco y gracias a la posición de sus piernas se podía apreciar su ropa interior rosa. La morena alzó una ceja con aires de indignación. Además de que el destino los había hecho encontrarse en el mismo lugar y la misma hora, la mujercita le mostraba sus bragas a los presentes, era SU noche y ella se la estaba arruinando.

 

A unos pocos pasos su prometido se percataba de la expresión colérica de su futura mujer. Su atención se dirigió después a la mujer tirada en el suelo, no la reconoció, puesto que en acto reflejo su atención se traslado a un área en especial. Se ruborizó al ver las bragas de la joven, y sin poder evitarlo las continuó observando hasta que la poseedora se acomodó la falta una vez que se puso en pie.

 

Soranaki: Se puede saber que estabas mirando Ouji Vegeta??? – Con una vena marcada en la frente.

 

Vegeta aún ruborizado: EH? Que me crees? Un pervertido?!

 

Soranaki arqueando una ceja: Nooo, para nada, que te hace pensar eso??. – El hombre soltó un leve gruñido y volvió a mirar a la mujer de la ropa intima rosada.

 

Vegeta: La mocosa!

  

Ajena a todo aquellos estaba la heredera de la famosa Corporación, apenada por el espectáculo que le brindo a la población masculina, todavía siendo observada por ojos lujuriosos esperando que en otro torpe movimiento milagrosamente mostrara más de sí. Era tanta la vergüenza pasada que sentía que le latía la cabeza, su estomago se revolvía, lo que le daba a pensar que había posibilidad de vomitar. Tenía que salir lo mas rápido posible de ahí, no sería el centro de mas espectáculo. Y menos frente  a Soranaki, esa perra no gozaría mas de su desgracia. No le daría ese gusto. Además, sabiendo que él estaba ahí, no se iba a poner a buscarlo, ante todo recordaba que estaba bajo la amenaza de la zorra de cabello oscuro y por nada del mundo se arriesgaría a provocar los celos de la mujer.

 

Yamcha: Princesa estas bien? – Con una risita nerviosa, ya que el como todo hombre miró la prenda intima.

 

Bulma: Si Yamcha, vamonos de aquí!

 

Yamcha: Esta bien. – Tomó su abrigo y el de la mujer, que no lo esperó y salió apresuradamente del lugar. Después de dejar el dinero de la cuenta y una propina generosa, partió detrás de ella.

 

Al muchacho le llamó la atención la punta del cabello crespo a unos metros.

 

Yamcha: “Creo que es el profesor… valla, el se va a casar? Siempre pensé que era un viejo malhumorado y solteron… no se por que pero nunca me callo bien…” – Sin mas dejó de observar al hombre y se encamino en busca de su princesa, como le gustaba llamarla.

 

 

Ya afuera del local. Bulma estaba apoyada contra el auto de Yamcha, cabizbaja. Él se acercó lentamente, la noto triste antes de salir, no la conocía mucho y no sabía de que manera reaccionaría si intentaba consolarla. Gracais a la forma de actuar de ella durante su velada no tenía ni la mas mínima idea de lo volátil que podía llegar a ser su temperamento. Prefirió reclinarse en el auto junto a ella y dejar que hablara si ese era su deseo. Unos minutos se mantuvieron ambos silenciosos, ella de brazos cruzados, como cuando lo recibió en la corporación, pero esa vez se la veía altiva, una mujer fuerte, de esas que no se rinden ante nada. Pero ahora era como si no tuviera la fuerza para soportar su propio peso y que en cualquier momento se desmoronaría. Que podía hacer él? No era para tanto, solo fue un tropiezo, solo mostró un poco mas de lo debido, nada demasiado importante. En su interior creía firmemente que algo mas la agobiaba, no solo lo vivido recientemente, algo mas, y el incidente la hizo colapsar. Algo en ella lo cautivo desde el primer momento en que la vio, su esencia lo embriago de algo nuevo y desconocido, con miedo se atrevió a acercarse a ella pero siempre disimulando, el era el típico ganador y nunca se dejo intimidar por una mujer, pero ella lo engatuso con una sola mirada, ese día en el que la conoció, casualmente con un tropiezo. Quien lo hubiera imaginado, ese gallardo muchacho que robaba corazones a su paso, que vivía de cama en cama, que tenia admiradoras por doquier, se había enamorado y no de cualquiera sino que de la presa mas difícil que había conocido, esa, por momentos dulce, y por momentos severa actitud de la mujer fue como un embrujo para él. Pero y a pesar de haberla tratado como a las demás, lo sabía, ella era la indicada, con seguridad no habría otra en el mundo igual, ni aunque recorriera galaxias encontraría otra parecida. Con todas las fuerzas de su ser quería saber que era lo que le ocurría. A pesar de conocerla poco, ya la quería.

El silencio fue interrumpido por un leve sollozo proveniente de la afligida mujer. Yamcha la miró con dolor, lo estaba matando verla sufrir de esa forma. Que le estaba ocurriendo? Por que ese dolor tan profundo en el pecho al verla de esa manera?. El joven se volteó y la tomo entre sus brazos, sin impórtale como lo tomara.

Como una criatura ella se acurruco en el torso del joven y deshago el llanto reprimido que la asfixiaba por los últimos días.

 

Bulma lloraba y se aferraba de las ropas del muchacho, que pensaría el de ella? Siempre se quiso mostrar como alguien fuerte, y ahora hecha pedazos, no por el bochorno, sino por la amenaza, por los sentimientos encontrados hacia su profesor, descubiertos al momento que escucho que debía alejarse de él, y además todo el peso que sus padres le brindaban sin darse cuenta, todo eso la sofocaba, no podía mas con todo y lo único que quería era que todo acabase de una vez para no sentir mas dolor. Pero eso sería una cobardía de su parte, una decisión egoísta que afectaría a los demás.

 

Ninguno de los dos hablo, se limitaron a tenerse el uno al otro.

 

Esa noche Yamcha aprendió mas de Bulma de lo que podría imaginar, se sintió conectado con ella mientras secaba las lagrimas de su blanco rostro, trato de ser delicado con cada caricia, ese ser tan delicado, de exterior fuerte, esa mujer que lo enamoro sin darse cuenta.

 

 

Bulma solo lo vio como un amigo, se sintió segura entre sus brazos, protegida, solo eso, una amistad que creyó pura. Sabía de sus intenciones con ella en el principio, pero sintio que después de verla en ese estado y ofrecerse como pañuelo de lágrimas sin aprovecharse, sus intenciones habían cambiado.

 

En la mente de ella circulo la idea de besarlo, pero se contuvo, le daría falsas ideas a ese chico, y no quería que tenga una mala impresión de ella.

 

Mejor era así, sumarle a sus actuales problemas un noviecito? no.

 

Después de un tiempo Yamcha y Bulma se subieron al auto, todavía callados, ella se dedico a disfrutas de la vista, nunca le prestaba demasiada atención, pero esta vez las veían hermosas, o tal vez sus ojos llorosos las hacían ver mas brillantes. Él, por otro lado, la miraba de reojo, disfrutando una vez mas de su belleza, como lo había hecho tantas veces ese día.

 

Al llegar a la entrada de C.C, Bulma se volteo para quedar enfrentada con su amigo.

 

Bulma: Gracias por todo Yam. Y… gracias por no hacer ninguna pregunta.

 

Yamcha: No te preocupes princesa… te llamare, por favor atiende jaja. – Con ese comentario pudo arrancarle una sonrisa a su amada.

 

Bulma se despidió, mientras observaba el auto partir, se arregló un poco para entrar a su casa, para que sus progenitores no la vieran en mal estado y preguntasen al respecto si se los cruzaba en la mansión. Encontró su hogar en penumbras, aprovecho que nadie estaba despierto y se encerró en su habitación, ya mas tranquila, ausente de lágrimas para llorar lo único que quedaba era el incesante sueño que se apoderó de ella.

 

Yamcha ya a muchas cuadras de distancia de la mansión de su princesa, pensaba en lo ocurrido, lo habría gustado saber que estaba pasando, pero mas le gusto que ella agradeciera su detalle al mantenerse callado. La sentía suya, de su propiedad, hasta que punto llegaría por ella?, ni él estaba seguro. Un poco inquieto, por los sentimientos que acababa de descubrir pero a la vez aliviado. Por muchos años se sintió inmune al amor, o que no había nadie para alguien como él. Pero ahora era diferente, por fin la encontró, y no la dejaría ir.

 

El joven enamorado esperaba que el semáforo le diera el pase y continuar su camino, cuando escucho su móvil y lo sacó de su bolsillo.

 

Yamcha: Hola?............ Ah! Britany! Como estas bebe?, ……………………….si yo bien, que estas haciendo?................................... Mmmmm, no lo se es que…………………………………enserio?.................................y que mas?.........................................de acuerdo, enseguida voy, no dejes de pensar en lo que estas pensando, en unos minutos estaré allí! – Presionó el botón rojo del móvil y lo guardo en el bolsillo del cual lo había sacado.

 

Yamcha aceleró al ver la luz verde. A pesar de sus buenos sentimientos, este era un joven que no podía evitar sucumbir a la piel femenina, si bien se creía un Don Juan, siempre terminaba engatusado por una que otra mujercita fácil. Sus sentimientos hacia Bulma eran verdaderos, pero mas fuerte su debilidad, que lo llevaba una y otra vez a un circulo vicioso de excesos. No era una mala persona, solo que, a falta de una relación verdadera lo único que tubo en toda su vida desde que se inicio en el mundo de las mujeres, fue eso, mujeres, no tubo quien decirle “amor” sin que fuera una triste mentira. Como buen Don Juan había sido amado, pero nunca se sintió así. Mas vacío, se llenaba de banalidades.

 

Continuó su noche de lujuria, seguido de un profundo arrepentimiento, miraba a la mujer, pensando que no era con ella con quien deseaba estar. La que el quería dormía placidamente, tal vez soñando, espero que algo lindo, se decía a si mismo. La mujerzuela solo le brindaba los placeres carnales que su cuerpo reclamaba, pero nunca es suficiente. Constantemente insatisfecho. Se marchó sin despedirse de ella. El que se va sin ser echado vuelve sin ser invitado. Nunca le falló, ellas lo esperaban. Las tenía a todas a su merced. O no? no, ella es diferente, y las demás me dan gracia, por ser todas iguales.

 

Continuará…

 
End Notes:

Por fa dejen review! ahora me voy a seguir en el proximo capitulo! y no se enojen si tardo, es que me voy de viaje. Ah y estoy pensando en incluir lemon en el fic. que les parece?

End Notes:

Por fa dejen review! ahora me voy a seguir en el proximo capitulo! y no se enojen si tardo, es que me voy de viaje. Ah y estoy pensando en incluir lemon en el fic. que les parece?

Volver al indexCapítulo 4: La cena de compromiso by Nadeshico
Author's Notes:

Bueno gracias a todos por su infinaita paciencia, ayer hubiera subido los dos capitulos juntos pero tube muchicimos problemas con el servidor. Si hoy me da eltiempo bajo otro!

En estes capitulo, trascurre el mismo dia que el de ayer pero desde la perspectiva de vegeta.

Author's Notes:

Bueno gracias a todos por su infinaita paciencia, ayer hubiera subido los dos capitulos juntos pero tube muchicimos problemas con el servidor. Si hoy me da eltiempo bajo otro!

En estes capitulo, trascurre el mismo dia que el de ayer pero desde la perspectiva de vegeta.

ALGO EN MI SIEMPRE TE ESTUBO ESPERANDO 

Capitulo 4: La cena compromiso. 

Sus adormilados ojos se desembelezaban con la calida luz que lo despertaba. La jornada laboral había sido ardua, casi insoportable. A su lado sintió el calor que emitía el cuerpo desnudo de la mujer. Su vida sexual era todo menos aburrida. La miro divertido y recordó la forma en que ella se metió en la cama, a gatas, como un animal, como a él le gustaba. Nunca tubo cuidado al tener sexo con ella. Era bastante fuerte, y no debía medirse, en pocas palabras, se satisfacía a si mismo, sin importar la brutalidad con la que a veces fornicaban.

 

Se levantó de la cama, se puso una camisa limpia. No le importaron los ruidos que hacia al mover los cajones, o el rechinido que siempre emitía el placard al abrir. La mujer abrió los ojos con molestia. Ya con los ojos abiertos por completo, sonrió al ver al hombre con el que se casaría.

 

Soranaki: Buenos días mi amor.

 

Vegeta: Ya te despertaste?

 

Soranaki: Si, no me vas a dar los buenos días?

ALGO EN MI SIEMPRE TE ESTUVO ESPERANDO by Nadeshico

Esta historia se lleva a cabo en un universo alterno, las edades de los protagonistas fueron cambiadas. Vegeta es un humano, y Bulma una estudiante universitar

fanfic

es

https://fanfic.es/static/images/fanfic-algo-en-mi-siempre-te-estuvo-esperando-by-nadeshico-1290-0.jpg

2023-09-12

 

Algo en mi siempre te estuvo esperando by nadeshico 1
Algo en mi siempre te estuvo esperando by nadeshico 1
Algo en mi siempre te estuvo esperando by nadeshico 1
Algo en mi siempre te estuvo esperando by nadeshico 1

Si crees que alguno de los contenidos (texto, imagenes o multimedia) en esta página infringe tus derechos relativos a propiedad intelectual, marcas registradas o cualquier otro de tus derechos, por favor ponte en contacto con nosotros en el mail [email protected] y retiraremos este contenido inmediatamente

 

 

Update cookies preferences