Mi amor del pasado, mi amor eterno by Marce Otaku

Fanfics en EspañolEl sitio de referencia de los fanfics en español, con miles de fanfics gratis y en español

 Mi amor del pasado, mi amor eterno by Marce Otaku
Summary:

.:Vocaloid:.

 

Personajes: Miku Hatsune - Len Kagamine - Kaito Shion - Gumi Megpoid - otros...



Pareja: LenxMiku



Fics Collab:

 

Basado principalmente en la saga Alluring Secret con algunas adaptaciones y cambios propios.

 

La historia cuenta de la llegada de un ángel al mundo terrenal... por cosas de la vida se encuentra con una humana, el Angel se enamora... comienza un romance prohibido.... estos sentimientos se convierten en un amor puro y mutuo... pero un acontecimiento que ellos no esperaban acaba con toda su felicidad...

 

Esta historia más bien es una secuela adaptada y creada por nosotras... Mi amiga Luisa Natty y yo...

Donde ellos vuelven a encontrarse, pero se encuentran con más obstáculos en el camino...



Categories: ANIME/MANGA, VIDEOJUEGOS Characters: Ninguno

Generos: Misterio, Poesía, Romance

Advertencias: Lemon

Challenges:

Series: Ninguno

Chapters: 7 Completed: No Word count: 28294 Read: 592 Published: 04/05/2012 Updated: 31/05/2012
Summary:

.:Vocaloid:.

 

Personajes: Miku Hatsune - Len Kagamine - Kaito Shion - Gumi Megpoid - otros...



Pareja: LenxMiku



Fics Collab:

 

Basado principalmente en la saga Alluring Secret con algunas adaptaciones y cambios propios.

 

La historia cuenta de la llegada de un ángel al mundo terrenal... por cosas de la vida se encuentra con una humana, el Angel se enamora... comienza un romance prohibido.... estos sentimientos se convierten en un amor puro y mutuo... pero un acontecimiento que ellos no esperaban acaba con toda su felicidad...

 

Esta historia más bien es una secuela adaptada y creada por nosotras... Mi amiga Luisa Natty y yo...

Donde ellos vuelven a encontrarse, pero se encuentran con más obstáculos en el camino...



Categories: ANIME/MANGA, VIDEOJUEGOS Characters: Ninguno

Generos: Misterio, Poesía, Romance

Advertencias: Lemon

Challenges:

Series: Ninguno

Chapters: 7 Completed: No Word count: 28294 Read: 592 Published: 04/05/2012 Updated: 31/05/2012 Prólogo by Marce Otaku
Author's Notes:

Aquí explicamos la historia de la saga "Alluring Secret"  de Vocaloid adaptada por nosotras.

 

El prologo lo escribimos juntas mi amiga Luisa Natty y yo!

Author's Notes:

Aquí explicamos la historia de la saga "Alluring Secret"  de Vocaloid adaptada por nosotras.

 

El prologo lo escribimos juntas mi amiga Luisa Natty y yo!

Pov. Len

Yo me encontraba en lo más profunado del infierno... pagando por pecados que había cometido hace varias decadas atrás. Recordaba a mi amor perdido… mientras otros condenados como yo nos dirijiamos a la sala del juez donde nos darian nuestra siguiente condena por nuestros pecados. Llegamos a la sala y fui el primero en pasar, el juez encapuchado desde el estrado alzó la voz ordenándome:

–Len Kagamine, ángel pecador, cuenta tu historia y nosotros decidiremos cual será tu próxima condena – pronunció grabemente el implacable juez, mientras que todos los que me redeaban murmuraban de una manera inquietante.

–Está bien... lo diré todo con detalle... ya nada puede salir peor – respondí levantando la mirada...

Recuerdo:

Un día cualquiera yo fui enviado a la tierra a investigar los pecados de los humanos... de algún modo yo había comenzado a pensar que esas criaturas… no tenían sentido de existir, se hacían daño unos a otros trayendo muy severas consecuencias. Llevaba un buen tiempo en ese mundo, hasta que llegó el día en el cual decidí tomar un descanso de ver tantas tragedias y fui a dar un paseo por el bosque, hasta que llegué a algo que parecía ser un pequeño santuario muy escondido. Todo estaba muy tranquilo en ese lugar, hasta que levante mi mirada y a lo lejos entre los árboles se podía ver un gran castillo galardonado, al parecer festejarían algo. A los minutos después tomé una siesta… la cual no duró mucho pues me pareció sentir que algo o alguien acariciaba gentilmente mi rostro, lentamente abrí los ojos y quedé realmente deslumbrado por lo que veía. Mi cuerpo se estremeció cuando vi frente a mí a una humana… pero no era como las que había visto antes… ella era… hermosa? Su cabello era de un exótico color turquesa que estaba recogido por un peinado excepcional con algo de trenzado, también traía un vestido negro con delicadas caídas. Por un momento creí… que era otro ángel, no podía asimilar que una humana deslumbrara tanta… perfección…?

–Lo siento? Estas bien? Creí que te había pasado algo… no siempre encuentro…– pronunciaba aquella humana… pero no pudo terminar su oración, cuando se percató de mis alas blancas…– quie…quien eres? – preguntó la chica muy sorprendida… pero en ningún momento se alejó de mi…

–S..soy… solo… dime Len – respondí perdido en los hermosos ojos de la chica…

–Eres un… ángel?... que estás haciendo aquí? – seguía preguntando ella… yo no tenía permitido tener contacto alguno con un humano, y mucho menos revelarle el por qué yo estaba en la tierra, pero aun así… me olvidé completamente de eso, ahí fue donde mis pecados comenzaron a manifestarse.

–S..si… y bueno, fui enviado aquí para investigar los pecados de los humanos – respondía, nervioso aun… en eso, ella sonrió hermosamente, estrechó su mano y me ayudó a pararme.

–B..bueno, mi nombre es Miku, no puedo creer que esté hablando…con un ángel,  tus ojos..– decía Miku… por un momento nuestras miradas se unieron y no podían despegarse… hasta que escuchamos una voz que llamaba a Miku.

–Miku? Querida estas por aquí? – preguntaba esa voz masculina… se escuchaba preocupado…

–S..si aquí estoy… Len rápido esconde tus alas lo mas que puedas – pronunció la bella humana mientras que yo obedecía instantáneamente colocándome mi elegante y larga capa blanca ocultando mis alas…

Y de pronto desde los arboles vi como un hombre vestido elegantemente de negro se acercaba preocupado… en seguida noté que a él pertenecía la voz de hace uno minutos atrás. Ese hombre se acercó a Miku sin mirarme ni prestarme la mas mínima atención, pero lo que hizo a continuación me perturbó bastante… él en seguida se acercó a la hermosa dama tomándole la mano y abrazándola fuertemente mientras que ella correspondía. En ese momento sentí algo muy doloroso en mi pecho, ¿una puñalada? No…  era más que eso, un dolor cortante en mi corazón y garganta que hacía que me estremeciera… muchas emociones que jamás había sentido comenzaron a brotar en mí, ¿Qué era lo que me estaba pasando? (Pecado) No se supone que a los Ángeles nos pase esto al ver una pareja de humanos juntos… pero esto era… era… insoportable para mí, pero preferí guardar silencio y agachar mi cabeza para que no notaran la... ¿frustración? Que sentía en ese instante.

–Mi querida Miku estaba preocupado… no te vayas sin decirme ¿bueno? – dijo el hombre separándose de ella.

–Claro… lo siento mucho no volverá a ocurrir… por cierto… él es… un viejo amigo con el que acabo de encontrarme, Len…– expresó Miku dirigiendo su hermosa mirada hacia mí… y pidiéndome que me acercara.

–Oh es un gusto Len… además Miku, la sorpresa que te tenía preparada está lista… volvamos para que la veas – dijo el hombre mirando de una manera muy apasionante a la bella joven… me sentí extraño… pero cuando ellos se alejaban ella volteó a verme y se acercó a mi tomando mi mano para que los acompañara… en el momento en que nuestras manos se tocaron en seguida nos miramos a los ojos… sentí que mi cara ardía, y ella tenía una expresión confusa en su rostro. Era difícil de explicar lo que sentí en ese momento… pero segundos después fui comprendiendo lo que sucedía, saqué mis propias deducciones ya que había estado largo tiempo observando el comportamiento de los seres que habitaban la tierra. No podía creerlo, jamás me hubiera imaginado que algún día sentiría algo como lo que estaba sintiendo, un sentimiento cálido, extraño, acogedor, excitante, en realidad casi indescriptible…era eso que los humanos llaman ¿Amor? Pero no cualquier amor… no como el amor que siente una madre por su hijo, este era un amor apasionado, con algo de lujuria (pecado capital)… la realidad era que me había enamorado de esa humana…¿Por qué? Esto no debería haber pasado…  todo fue muy rápido (está prohibido), es un tabú, también considerado como una traición a Dios (completamente imposible)… uno de los peores pecados que un Ángel puede cometer… pero ya era tarde… ese sentimiento ya había brotado en mi interior, y ya no podía hacer nada para impedirlo.

Momentos después el hombre vestido de negro volvió a llamar a Miku por la tardanza… y eso había sido porque no nos habíamos dado cuenta de que  estábamos perdidos el uno en la mirada del otro. Pero al reaccionar los dos nos separamos y nos dirigimos al castillo… al llegar, todas las mujeres que estaban ahí decorando y arreglando el jardín detuvieron su trabajo al verme y quedaron deslumbradas… (es normal que suceda esto, los Ángeles somos ejemplo de perfección, no es modestia pero así me crearon) yo solo las ignoré y continué siguiendo a Miku hasta que llegamos a una gran salón donde habían varias personas reunidas alrededor de lo que se veía como una prenda… parecían sastres que terminaban los últimos detalles.

–Bien… gracias a todos por su trabajo… pueden retirarse – pronunció el hombre de negro mientras tomaba la mano de Miku – tu vestido para nuestro matrimonio mañana en la tarde está listo… mi linda y amada Miku – fulminó aquél hombre arrodillándose sin soltar la mano de la joven… mientras que yo… observaba sorprendido y al mismo tiempo triste lo que sucedía. Miku… mi bella Miku… la preciosa humana de la que acababa de enamorarme… pertenecería a alguien más el día de mañana, en ese momento sentí que todo lo que yo conocía importante para mí se desplomaba. Me sentía verdaderamente devastado, sentí envidia e ira (mas pecados capitales) contra ese hombre. Sin darme cuenta había comenzado a pecar… momentos después ese hombre salió del gran salón dejándome a solas con la joven quien… aunque no quisiera demostrarlo, se veía algo triste… me acerqué lentamente a ella y coloqué mi mano sobre su hombro.

–No pareces estar muy feliz con tu matrimonio – opiné con la cabeza agachada.

–La verdad es que… esto solo es un matrimonio por conveniencia familiar… mis padres lo escogieron como mi esposo, yo solo debo aceptar esa decisión – respondió ella sin voltear a verme.

–Es tu vida… tú decides lo que haces con ella – repetí usando más presión sobre su hombro… pero… ¿Qué era lo que estaba haciendo dándole ese tipo de consejo? Después de eso me di cuenta de que esas palabras habían salido involuntariamente de mi boca, como un pedido de que no se casara…

–Tal vez… pero ahora ya no puedo hacer nada, todos los preparativos están listos…debo aceptar mi destino – respondió ella sonriendo falsamente. Nos quedamos ahí por un rato… pero después ella me invitó a dar un paseo por los grandes jardines de ese castillo… y ella comenzó a contarme cosas sobre su vida y pensamientos… en verdad eran muy interesantes, no me cansaba de oír sus palabras, de ver sus hermosos ojos, de sentir su agradable aroma… todo en ella era perfecto y hermoso, sentía que me enamoraba cada vez mas… pero era extraño, recién nos habíamos conocido, pero había una conexión muy fuerte y natural entre nosotros, era imposible no sentirse a gusto mientras hablábamos… después cuando ya estaba anocheciendo Miku me había llevado a una linda habitación donde quería que me quedara esa noche, yo le había dicho que tenía donde quedarme ya que se me había otorgado una pequeña casa en lo más profundo del bosque donde podía quedarme mientras estaba cumpliendo mi misión en la tierra, pero Miku había insistido y fui incapaz de resistirme. Ella estaba mostrándome una exótica muñeca de porcelana que le encantaba y que había sido parte de su niñez, pero en un momento la muñeca se refaló de sus manos y terminó por caer al suelo. Afortunadamente no se quebró, pero yo me acerqué para recogerla, mientras que ella también lo hacía, cuando nuevamente nuestras manos se tocaron… levantamos nuestras miradas y otra vez éstas se cruzaron sin poder despegarse, lentamente nos levantamos simultáneamente y cuando ya estábamos derechos seguíamos mirándonos… ya no lo soportaba… quería sentir sus labios contra los míos… nunca lo había intentado, pero en realidad ese deseo se presentó de forma sorpresiva y no podía resistirme, por lo que lentamente con una mano tomé la cara de Miku y me acercaba a sus labios… ella no se resistía… pero cuando estábamos a punto de besarnos ella se separó de mi rápidamente alejándose varios pasos.

–M..Miku… porque…– dije nervioso y confundido…

–No… Len… no puedo… no podemos…tu, eres un ángel yo una humana, no podemos hacer esto, a demás… mañana voy a casarme, no sé qué fue lo que pasó ahora… solo sé que no podemos – respondió ella tapándose la boca con las manos y tratando de ahogar sus lagrimas. Pero esas palabras me hicieron reaccionar sobre mis acciones… no era capaz de seguir mirándola, por lo que me fui por la ventana y escapé hacia el oscuro y denso bosque.

Mientras me alejaba sentía frustración y también decepción. Mis sentimientos eran imposibles…a demás estaba seguro de que todos los demás Ángeles del cielo estaban enterados de lo que había pasado, ya sabían que yo… uno de los Ángeles mas leales… había traicionado a Dios. Ya no podía hacer nada contra eso, seguramente al volver al cielo sería castigado en el infierno por todos los pecados que cometí… pero yo no quería eso… lo único que quería era poder estar con Miku… aun que fuera solo por una vez, nada me haría más feliz que eso… pero ella no estará de acuerdo, porque seguía siendo un Ángel y ella una humana. La única solución posible… era que yo me transformara en humano… pero ¿Cómo podía hacer eso? … no en realidad si sabía cómo hacer eso… la verdadera pregunta era ¿estaba yo dispuesto a cometer una traición tan grande por amor?... mi respuesta es…si… la única forma de convertirme en humano… era llamando a un demonio y pedírselo, pero claro… no sería gratis, yo debería dar a cambio lo que el demonio me pidiera. Pero a esa altura estaba dispuesto a todo. Por lo que al llegar a la pequeña casa que se me había otorgado me las arreglé para llamar a un poderoso demonio para que cumpliera mi deseo. Él deslumbraba una gran oscuridad y maldad… no podía verle bien el rostro debido a esa oscuridad y aura negativa que lo rodeaba…

–Valla… pero si es el ángel Len… eres un travieso… te he estado observando… ya quiero saber que hará tu Dios cuando se entere de los grabes pecados que has cometido – mustió el agrio demonio con una voz escalofriante – para que te tomaste la molestia de llamarme?

–Se que algún día seré castigado… pero eso no me importa ahora, quiero que me conviertas en humano – respondí seriamente mientras que el demonio comenzaba a reír fuertemente – hablo en serio! que quieres a cambio?

–De acuerdo… creí que solo bromeabas… y sabes? Yo realmente envidio las hermosas y blancas alas de los ángeles… por esta vez, me gustaría una de tus alas… Len, estoy casi seguro de que volverás a pedirme otro favor y no lo dudes… cuando quieras podrás volver a ser un ángel, solo que con un ala menos , así que esperaré a ese día para obtener tu otra ala – explicó el demonio acercándose a mí y estrechando su mano para que cerráramos el trato…

–Como quieras – respondí y no dudé en corresponder para estrechar la mano de ese demonio, en seguida sentí un dolor agudo en la espala que hizo que me arrodillara por la intensidad de éste…

–Mañana cuando despiertes ya serás un humano completo… ahora yo me llevaré esta hermosa ala blanca conmigo – susurró ese demonio…pero no sé lo que sucedió después, ya que me desmallé.

Desperté al día siguiente sobre la cama algo confundido… pero luego tomé conciencia de todo lo que había pasado. Y fue cuando me di cuenta de que mis alas ya no estaban, mi espalda se sentía ligera por eso, también mis ropas habían cambiado completamente… ahora vestía una camisa negra con detalles recogidos en la zona del pecho, y mis pantalones, botas y capa también eran ahora de un color oscuro. Pero cuando tomé más conciencia me percaté de que había dormido prácticamente todo el día y el sol ya se estaba ocultando. Debía darme prisa, si bien recordaba el matrimonio de Miku sería hoy mismo en la tarde… esperaba que no fuera demasiado tarde por lo que me apresuré, tomé mi capa y corrí en dirección al santuario en el cual había conocido a la hermosa humana para orientarme y ver donde quedaba el castillo. Llegué muy rápido a ese lugar y cuando me acercaba mas pude ver que al otro lado de ese lugar abierto entre los árboles se encontraba Miku observando ese lugar nostálgicamente… quedé inmediatamente deslumbrado y sorprendido… ella se veía realmente hermosa en su calado negro, pero su rostro tenía una expresión triste, ¿quizá había estado pensando en mi? O en el peor de los casos ¿ya se había casado?... no quería pensar demasiado en eso por lo que en seguida me acerqué a Miku. Cuando ella me vio se sorprendió bastante, abrió sus ojos de par en par mientras yo caminaba en su dirección.

–Len… tu…que estás haciendo aquí? – preguntó ella algo sonrojada en el ocaso.

–Vine a buscarte… ahora soy un humano Miku – respondí tocando gentilmente su rostro y mirándola con unos ojos muy esperanzados… ¿es que acaso había algo que pudiera interponerse entre nosotros ahora? Yo la amaba… y ella demostraba que sentía lo mismo por mi…

–¿Cómo es eso posible?

–Eso no importa… yo te amo – comenté.

–Len… estoy a punto de casarme…yo…

–Escapemos juntos – interrumpí – como ya te había dicho… tú decides lo que haces con tu vida… ahora es tu decisión si quieres ir conmigo o quedarte aquí – agregue alejándome un poco de ella y estrechándole mi mano… se quedó unos segundos en silencio mirándome directamente a los ojos… hasta que sentí como ella tomaba mi mano y comenzaba a sonreír…

–Q...quiero ir contigo, no sé como… pero también te amo – respondió Miku… yo estaba muy feliz con esa respuesta… por lo que enseguida escapamos y yo la llevé hacia mi casa.

Cuando llegamos ya todo estaba oscuro, pero ahora ya no me sentía solo… tenia a mi preciosa Miku conmigo… pero ahora, quería hacerla mía, quería sentir su piel desnuda rosando con la mía, que sus hermosos labios bailaran una intensa danza sobre los míos por esa noche. Le propuse esta idea algo pervertida a mi quería Miku y se sorprendió, pero aceptó sin mucho más que decir. La cargué hasta la cama y comencé a quitarle su hermoso vestido mientras la besaba…

–L..Len… está bien si hacemos esto? – me preguntó ella en un el pequeño lapso de tiempo en el que nos separamos.

–Solo si tú sientes que está bien… te amo de todo corazón… si no quieres hacerlo entonces…– estaba diciendo hasta que ella me interrumpió besándome apasionadamente… en seguida correspondí, ya estaba decidido, no había vuelta atrás… queríamos unirnos, ya nada mas importaba, solo nosotros dos por esa noche, esa placentera noche que estuvo llena de pasión y lujuria por parte de los dos mientras la luz de la luna que entraba por la ventana nos cubría… lo que hicimos se sintió muy bien… demasiado bien… definitivamente esa fue la mejor noche de toda mi vida, eso era también lo mejor que había sentido…

Al día siguiente desperté primero y vi que mi amada dormía placenteramente a mi lado enredada en las blancas sábanas de mi cama… en seguida se me vinieron a la mente las imágenes de lo que habíamos hecho anoche… y mi sonrisa no podía desaparecer de mi rostro. Después yo me levanté de la cama y me vestí…tenía pensado una sorpresa para ella cuando despertara. Me dirigí al pueblo porque quería comprar algo que seguramente le gustaría…

Después cuando regresé me encontré con ella despierta vistiéndose… cuando me vio llegar sus ojos se llenaron de felicidad al igual que los míos, los dos sonreímos y yo me acerqué a ella… me senté en la cama a su lado… para luego tomar su mano.

–Miku… Mi amada y única Miku… tu.. te casarías conmigo? – pregunté mostrándole un lindo anillo con forma de flor decorado con piedras exóticas. Ella en seguida me sonrió y me abrazó.

–Claro que si…– respondió Miku a lo cual enseguida puse el anillo en su dedo y los dos juntamos nuestras frentes comenzando a reír por la felicidad que sentíamos…

Así los días transcurrieron felizmente para nosotros… estábamos juntos, ¿Qué mas podríamos pedir? A demás hace poco los padres de Miku habían aceptado nuestro amor y nos habían obsequiado una mansión donde podíamos comenzar una vida juntos… la felicidad que sentíamos era casi indescriptible. El hecho de dormir y despertar al lado de la persona que amas es algo para sentirse en el paraíso… pero lo que ninguno de los dos se esperaba era lo que estaba a punto de ocurrir. Por unos días yo había olvidado completamente lo que había hecho anteriormente, el trato que había hecho con el demonio… mi traición…mis pecados…

Un día recuerdo que me había levantado temprano dejando a Miku… yo tenía que encargarme de preparar las cosas para el matrimonio que sería en un par de días más… y recién en éste momento estoy completamente seguro de lo que ocurrió en mi ausencia:

Mientras yo no estaba Miku se había encargado de ordenar algunas cosas… ella estaba verdaderamente feliz con nuestra boda, pero yo nunca… ni jamás me imagine de que Kaito… un Ángel que actualmente se sentía desdichado ya que hace tiempo atrás yo había tenido una estrecha amistad pero que había terminado mal ya que él había comenzado a sentir cosas por mi (y es porque entre los Ángeles no hay mucha definición en los sexos de cada uno, aunque algunos se vean como hombres o como mujeres), pero yo lo había rechazado ya que no sentía lo mismo… y cuando él se enteró de lo que yo estaba haciendo se puso furioso, y más aun cuando se enteró de que yo había decidido convertirme en humano para poder vivir el resto de mi vida junto a Miku… Kaito no lo soportó, él pensó que la culpable de todo lo que yo había hecho era ella, cuando en realidad esa había sido mi dedición… claramente el Ángel desdichado no iba a creer ninguna explicación ni escucharía a nadie…por lo que bajó a la tierra… y en mi ausencia se dirigió a la mansión en la que se encontraba mi amada… entró sorpresivamente rompiendo la puerta principal… él llevaba un arma… y comenzó a caminar a donde estaba Miku distraída ya que no había escuchado ningún alboroto. Y en eso… Kaito se le acercó por la espalda a mi amada, ella volteó y se percató tarde de su presencia y fue cuando él fríamente le disparó en el pecho… yo llegué momentos después de que eso había pasado, ya que tenía un mal presentimiento y quería asegurarme de que Miku estuviera bien… pero cuando pasé por la puerta me di cuenda de que estaba destrozada, por lo que me apresuré en buscarla y me dirigí al salón principal… lo que vi ahí me dejó sin aliento… completamente sorprendido, aterrado, desesperado, furioso… es difícil describir lo que sentí en el momento en el cual vi a mi querida Miku tirada en el piso ensangrentada y con apenas una pequeña luz de vida en sus ojos. Corrí hacia ella y la tomé entre mis brazos llorando desesperadamente… en un momento levanté la mirada hacia la gran ventana que ahí había y me percaté de que en el cielo se alejaba Kaito… con un arma en la mano y con algunas gotas de sangre en su blanca ropa. El maldito le había disparado a mi única razón de vivir… pronto me di cuenta que en realidad habíamos estado viviendo prácticamente una mentira? Todo había sido culpa mía, y ahora Miku había pagado las consecuencias de mis actos… ¡¿Por qué?! Eso no era justo para ella… y como juré aquella noche encantadora en la que nos unimos… yo gastaré hasta mi última luz de vida por ti… yo debía pagar mis pecados con mi muerte… por lo que me apresuré y tomé fuerzas para volver a convertirme en ángel y me las arregle para llamar a aquel demonio con el que al principio había hecho el trato. Y el apareció frente a mí mientras que yo aun tenía Miku muriendo en mis brazos… él comenzó a mirar la escena y en seguida entendió lo que yo estaba a punto de pedir…

–Ya sabes que hacer demonio… llévate mi ala y salva la vida de mi amada, ella no tiene por qué pagar por lo que yo hice – dije entre lagrimas mirando tristemente a mi linda humana.

–Tienes claro el hecho de que si yo te quito la única ala que te queda desaparecerás y tu alama irá al infierno a pagar por todo lo que hiciste por el resto de la eternidad? – me preguntó…

–Lo tengo más que claro… solo hazlo y sálvala – fulminé y mi voz temblaba… otra vez sentí un dolor agudo en mi espalda… pero de pronto vi como Miku comenzaba a abrir lentamente sus hermosos ojos… yo solo me dediqué a sonreírle para que me recordara así… las lágrimas aun corrían incesables por mi rostro, de pronto mi amada se sentó de golpe y me miraba confundida y preocupada… hasta que sin aviso… yo desaparecí en frente de sus ojos. La verdad es que yo estaba cayendo en la obscuridad camino al infierno, pude ver mientras caía que una pluma negra se había manifestado frente a Miku y que ahora ella se encontraba llorando a gritos por que se había dado cuenta de todo lo que había pasado… me rompía el corazón el verla así, y en pensar en que ahora debería aprender a vivir sin mí, y yo sin ella. Ese fue nuestro final…

Fin del recuerdo.

–Y así fue como sucedieron las cosas señor juez, yo he pasado varios años pudriéndome y sufriendo las peores torturas aquí, en el infierno… sé que me lo merezco lo reconozco, y no ha sido nada fácil, lo único que se ahora, es que mis sentimientos por esa humana siguen intactos, y la extraño mucho. Ahora solo resisto con las esperanza de que algún día la volveré a ver y que podremos pasar el resto de la eternidad juntos… ya sé que es casi imposible… pero soy un Ángel pecador enamorado… que más se puede esperar?

–Está bien Len Ángel pecador… ahora que explicaste todo sal de aquí y ve a esperar junto a los otros condenados mientras nosotros deliberamos tu siguiente condena – dijo el juez sin inmutarse por mi triste historia… era normal, ya que él había condenado a seres más deplorables que yo.

Así que cuando se me dio la orden de abandonar esa sala solo obedecí y fui a ganarme junto a los demás condenados. Las horas pasaban y se podía ver que cada vez que el verdugo venía a decir el nombre de algún condenado se podía estar seguro de que el castigo no sería para nada agradable. Todos y cada uno de los condenados junto a mi después de contar su historia fueron llamados casi inmediatamente por el verdugo, hasta que solo quedé yo… y de pronto uno de los ayudantes del juez que había escuchado mi historia se acercó a mí y me dijo que había algo importante de lo que el juez quería hablarme… no sabía si estar feliz o preocupado… no importaba, si no tenía a Miku conmigo nada importaba entonces… no había peor condena que esa. Así que solo me dirigí de vuelta a la gran sala del juicio. Donde se me informó de algo que hizo que mis vagas esperanzas brotaran otra vez…?

“Aun caído en el fondo de la tierra, hay un voto de amor que entrelaza nuestro encuentro. Y vivo aun con la esperanza de que nos conoceremos otra vez” – mi amada Miku… solo espérame…

 

Continuará...

End Notes:

Ojalá les gustara :D

End Notes:

Ojalá les gustara :D

Regresar al índiceCapitulo 1.- Recuerdos del pasado olvidado by Marce Otaku
Author's Notes:

Este capítulo lo escribió mi amiga Luisa Natty (:

Author's Notes:

Este capítulo lo escribió mi amiga Luisa Natty (:

 “Desde el fondo de mi memoria recuerdo a mi amado llorando, la persona estaba buscando en el interior de mi corazón esa persona es…”

Pov. Miku

Me desperté gritando de mi sueño, mis cabellos turquesa estaban esparcidos por toda mi cama y mi frente estaba empapada de sudor. Ya eran 6 noches seguidas soñando el mismo sueño donde un joven rubio me miraba con ojos llorosos para luego desaparecer después sentía un gran dolor en el pecho y que me desvanecía,  era lo único que recordaba del sueño pero era suficiente para atormentarme. Mire el reloj de mi cuarto eran las 5:00 a.m decidí levantarme de una vez después de todo no pienso que podría dormir otra vez. Tome una ducha para después cambiarme y ponerme un vestido corto color café con flores turquesas con un lindo moño, tenía hambre así que luego fui a hacerme el desayuno, en estos momentos vivía sola en un departamento que mis padres me habían rentado para ir a la universidad,  estaba en el primer semestre de literatura universal y salía con un chico del último semestre llamado Kaito Shion el estudiaba antropología y nos habíamos conocido en una reunión. Al principio se puede decir que teníamos una cierta hostilidad y nos llevábamos muy fríamente pero luego de un tiempo nos conocimos más a fondo y empezamos  a salir. Me gustaba Kaito pero sentía una barrera entre nosotros como si algo impidiera que estuviéramos juntos o alguien.

Después de desayunar  me dirigí hacia la escuela estaba a pocas cuadras así que me iba caminado, la universidad era inmensa tenía un hermoso jardín con árboles y flores junto con el edificio principal que era de un color café oscuro con muchas ventanas. También estaban los dormitorios para los estudiantes extranjeros y otro edificio un poco más chico donde estaba la cafetería, la biblioteca, el gimnasio, etc.

Entre al edificio principal y me dirigí a la segunda planta donde estaba mi salón de clases. Cuando entre todos me saludaron con una sonrisa y mi mejor amiga se paro para correr hacia mí y abrazarme. Blog sobre noticias, videos, trucos y mazos del hearthstone basado en la comunidad Hearthpwn Mazos del Hearthstone

–¡Hola Miku! – dijo separándose de mi – ¿Por qué llegas tan tarde? Y ¿Por qué las ojeras?

–Hola Gumi – dije con una sonrisa – Perdón si te hice esperar mucho, no pude dormir muy bien anoche pero no es nada de qué preocuparse.

–Bueno, pero ya sabes que puedes contarme todo okey? – dijo con una gran sonrisa para luego guiñarme el ojo.

–Jeje claro Gumi – dije sonriendo lo más creíble posible para luego irme a sentar en mi pupitre al lado de la ventana,  me puse a pensar en el sueño o mejor dicho pesadilla que había tenido en la noche,  ese chico rubio yo ya lo había visto en alguna parte pero no podía recordarlo. Me percate que el maestro llego y saludo a todos yo solo le di una sonrisa falsa para luego dirigir mi mirada hacia mi libreta. El tema había empezado pero yo no le ponía atención no me podía sacar de la cabeza al chico rubio algo había en el que se me hacía muy familiar y a la vez no lo recordaba. No era ninguno de mis amigos ni tampoco de mis conocidos si no era nadie que conocía ni que apreciaba ¿Por qué me venía esta sensación cuando lo recordaba?

Sonó la campana del descanso  sacándome de mis pensamientos,  me levante de mi asiento y mi “amiga” se dirigió hacia mí.

–¿Quieres ir a comer a la cafetería? – dijo sonriéndome.

– Este, lo siento Gumi  pero le prometí a Kaito vernos en el jardín – dije disimulando tristeza, ella hizo una mueca al escucharlo pero luego sonrió animadamente

–Bueno pues tienes que pasar tiempo con tu novio, no te preocupes, nos vemos más tarde – levanto su mano en forma de despedida y se fue por la puerta dejándome sola en el salón. Recogí mis cosas y las ordene para luego salir también por la puerta pero en dirección al jardín central de la universidad. Pase por toda la universidad hasta llegar, ahí había una gran fuente en medio de todo el jardín donde alrededor había varias banquetas donde varios alumnos estaban sentados comiendo y platicando. Por todo el jardín había pasto y por supuesto muchas flores de variados colores. En una de las bancas estaba sentado mi novio, Kaito Shion. Me acerque rápidamente a él y me recibió con una sonrisa.

–¡Hola! Miku te he estado esperando – dijo palmeando el otro lado de la banca para que me sentara junto a él – te extrañe mucho – me senté junto a él y el puso un brazo detrás mío abrazándome.

–Hola, yo también pero he estado un poco ocupada con tareas y no te pude hablar esta mañana – dije mintiéndole, no quería preocuparlo con algo tan tonto como un sueño.

–No te preocupes – dijo apretándome más fuerte – por cierto van a abrir un nuevo parque de diversiones y tengo boletos que conseguí gracias a un amigo ¿te gustaría ir conmigo mañana?

–Claro – tal vez eso me podría quitar de la cabeza el sueño…– ¿nos vemos allá a las 4:00?

–Sí, creo…que ya deberías irte pronto sonara la campana y alumna estrella no puede llegar tarde a su clase ¿no es así? – sonrió al terminar la pregunta y me dio un beso en la mejilla, al hacerlo sentí una…punzada como si me doliera su tacto.

Nos vemos mañana – dije levantándome de la banca y dirigiéndole una sonrisa para partir de vuelta al edificio donde estaba mi siguiente clase. Al entrar a primera vista no había nadie pero al final del salón en una esquina había alguien sentado mirando hacia la ventana. No se podía distinguir quién era así que me acerque hacia esa persona y le toque el hombro para que volteara.

Me quede estática cuando volteo.

Era un muchacho rubio con tez blanca como el mármol con unos ojos azules como el cielo y unos labios color carmín.

Era el mismo de mi sueño, era como…un ángel.

Se quedo viéndome por unos instantes hasta que se paro del banco, al parecer sobresaltado y aun con sus ojos en mí.

-M...Mi..Miku?– pregunto tartamudeando – ¿eres tú?

Abrí la boca pero las palabras no salían esta anudada por la belleza de este chico y porque era idéntico al de mi sueño reaccione después de un tiempo...El había pronunciado mi nombre acaso lo conocía?

–¿Te conozco? – pregunte desconcertada, no cavia duda era el chico con el que había soñado pero..¿Cómo era posible?

–¿Miku?... ¿no te acuerdas de mí? – dijo con ojos tristes.

–L..Lo siento pero no te reconozco ¿acaso alguna vez nos habíamos visto?

No..Al parecer no – dijo suspirando – este...lo siento soy nuevo en la universidad mi nombre es Len Kagamine un placer en conocerte – me tendió la mano en forma de saludo y puso una sonrisa que hubiera hecho que se desmayara cualquier chica.

Igualmente, soy Miku Hatsune–dije estirando la mano y apretando la suya. Cuando nuestras manos se tocaron sentí un choque…un choque eléctrico, sentí como en mi estomago volaban miles de mariposas y como mi cara se tornaba de un tono carmín. No quería soltarlo. Su mano estaba reconfortante y caliente. Me sentía protegida. Después de unos segundos nuestras manos se separaron con mucho esfuerzo. Y lo escuche susurrar algo que no me quedo muy clara…..”Nuestra segunda oportunidad” ¿a qué se refería? Oí como la puerta del salón se abría y pensé que ya había sonado la campana sin darme cuenta. Le di una sonrisa y me dirigí hacia mi asiento, el maestro acababa de llegar y le hizo una seña a Len para que se acercara. El fue a donde el maestro se encontraba y se puso al lado de él.

–Bueno, el un nuevo estudiante de intercambio cursara junto con ustedes este ciclo de literatura – dijo el maestro tratando de terminar rápido – este… ¿vienes de un pueblo pequeño de la zona norte no?

–Sí, del pueblo Wolow para ser exacto – al mencionar el pueblo de donde provenía sentí una sensación extraña...Como si ese pueblo fuera importante para mí…

–Y tu nombre es? – le pregunto el profesor.

Len..Len Kagamine – dijo sonriendo, no tanto como me había sonreído anteriormente pero una sonrisa que de seguro había conquistado a todas las chicas de mi clase, incluso probablemente a mí.

Continuará…

Regresar al índiceCapitulo 2.- Encuentro secuestro! by Marce Otaku
Author's Notes:

Este capítulo lo escribí yo xD

Author's Notes:

Este capítulo lo escribí yo xD

"Este sentimiento renacerá… lo prohibido que se mezcló con amor y terminó por desatar la furia del cielo… los dos unidos están, en pasado, presente… y tal vez, para siempre?"

Pov. Len

Por fin ya estoy aquí… de vuelta en la tierra después de 100 años…

El día en el cual se suponía que me dirían cual sería mi próxima condena, se me informó de algo que cambió todo radicalmente… después de contarles la verdad de mi historia al juez y a todos los testigos que ahí habían… me llamaron horas después, en ese momento creí que me darían una condena peor que a los demás condenados, pero en realidad fue todo lo contrario…

Aun que no lo parezca las cortes del infierno son muy justas con sus condenas… por lo que ellos entendieron mi situación (aunque estoy más que seguro que alguno de los arcángeles de los que me conocían… o incluso Dios intervino en algo) y me liberaron… si… ahora estoy libre… fui liberado del infierno con la condición de seguir con la misión que me habían asignado en un principio, sobre seguir investigando los pecados de los humanos y entregar un informe completo lo más pronto posible, también se me advirtió de no cometer ningún pecado, o al menos cometerlos en la menor cantidad posible, tampoco tengo permitido regresar al cielo pero no es algo por lo que deba preocuparme, además… no soy un humano… ahora soy un tipo de ángel renegado por lo que una de mis alas es blanca y la otra es negra (pero tengo la habilidad de hacerlas desaparecer mientras estoy en la tierra)…yo también podría ser considerado como un tipo de demonio por algunas características que he adquirido debido a que pasé tanto tiempo en el infierno… pero no soy prófugo de nada… ahora estoy libre de cualquier cargo.

En seguida después de enterarme de mi liberación se me informó también de que mi amada… Miku… actualmente se encontraba reencarnada… tenía la misma apariencia y actitud como la de hace 100 años. Cuando me enteré de eso sentí una felicidad parecida a la que sentía cuando estaba con ella… podría volver a verla otra vez… era nuestra segunda oportunidad… estaba seguro que desde ahora todo estaría bien… bueno, eso creía… hasta que también me advirtieron sobre Kaito… aquél ángel que había terminado con la vida pasada de Miku… y que debido a eso yo había decidió dar mi vida por ella. Después de que todos en el cielo se enteraran de lo que Kaito había hecho él en seguida fue desterrado del cielo, pero no permitieron que su alma fuera liberada… hasta hace algunos años atrás… al final decidieron liberar su alma… pero también había sido condenado a vivir como un humano hasta que esa vida se agotara, luego de eso su alma desaparecería. Me advirtieron sobre él ya que actualmente Kaito y Miku se encontraban viviendo en la misma ciudad (tal vez sea el destino?)… pero no tenían muy claro si ellos dos tenían contacto entre sí… me sentía asustado cando me enteré de eso… aun que ninguno de los dos recordaría su vida pasada a menos que su memoria volviera por alguna razón sobrenatural. Y ahí es donde entro yo (debo hacer que mi amada recuerde todo, para que así podamos estar juntos)… no tengo ni la menor intención de hacer que Kaito recuerde algo, eso sería muy peligroso tanto para Miku como para mi, solo me importa ella… pero ésta vez no estoy dispuesto a tener que pasar por lo mismo que pase hace un siglo atrás… no voy a desaprovechar ésta segunda oportunidad…

Cuando regresé por primera vez después de 100 años a la tierra me encontré con algo completamente distinto a como lo recordaba… afortunadamente se me había otorgado todo lo que necesitaba para sobrevivir en esta nueva época contemporánea. Tenía muchas cosas que aprender… por lo que decidí tomarme una semana para leer libros que me ayudarían a ponerme al tanto de todo lo que actualmente sucede... ahora existen universidades, tecnología muy avanzada y más cosas que jamás había visto… yo era consciente de que mi presencia en la tierra podría afectar aun que sea un poco la memoria de Miku y Kaito… lo que podría manifestarse en sus sueños, intuiciones, sentimientos o voces lejanas en su cabeza…

Por aquellos días en los que me dediqué a leer no podía sacarme de la cabeza a Miku… estaba muy impaciente por querer verla de nuevo hasta que por fin llegó el día en el cual asistiría por primera vez a la universidad… tenía la vaga esperanza de que Miku… al verme en seguida recordara todo y poder abrazarla y besarla… ha pasado un siglo… estoy impaciente…

Cuando entré a la universidad muchas personas (la mayoría chicas) me quedaron mirando… eso me traía algunos recuerdos… me dirigí a mi salón de clases, el cual sería el mismo de Miku… ahora todos creerían que yo era un nuevo alumno de intercambio y que estaba en el primer semestre de literatura universal. Eso no importaba mucho ya que no estaba en mis planes quedarme por mucho tiempo ahí, solo hasta que Miku recuperara su memoria. Aun era algo temprano por lo que fui uno de los primeros en llegar al salón… me ubiqué en un asiento que estaba en una esquina al lado de la ventana y comencé a observar las nubes, imaginándome el rostro de mi amada… momentos después sentí que alguien tomaba mi hombro… en seguida voltee y mi corazón casi se detuvo por lo que vi… era Miku… quien también me miraba algo confundida… la llamé por su nombre, pero por cómo reaccionó ella no se acordaba de mi… al parecer no recordaba nada, así que preferí no forzar su memoria e intenté con mucha voluntad no hacer nada muy obvio… me presenté como si nunca nos hubiéramos conocido estrechándole mi mano, ella correspondió el gesto, y cuando nuestras manos se tocaron… fue increíble… muchos recuerdos se vinieron a mi mente, y yo en ningún momento despegué mi mirada de sus hermosos ojos… luego nos separamos y segundos después llegó el maestro… en seguida él me hizo una seña para que me presentara, a lo cual obedecí y me presenté algo tímido, nunca antes había tenido que hacer esto…

Después mientras la clase avanzaba no podía asimilar bien lo que estaba sucediendo… tenía a Miku a metros de mi… pero no podía actuar como lo habría hecho si ella recordara todo (tan cerca… y al mismo tiempo tan lejos)… me sentía algo frustrado, pero al parecer tenía bastante tiempo para hacer que ella comenzara a recordar. Varias veces yo planté mi mirada en ella y la observaba por varios minutos, hasta que ella volteaba a verme y me sonreía… esa hermosa sonrisa… la extrañaba de verdad…

Cuando sonó la campana para el recreo Miku en seguida se acercó a mí:

–D..disculpa Len… el pueblo de donde dijiste que venias… cómo es? – me preguntó ella con una expresión… nostálgica?

–Bueno… es algo pequeño… rodeado por hermosos bosques, y pequeños santuarios… – respondí y fue cuando vi como la peli turquesa cambiaba la expresión de su rostro… como si supiera de lo que yo estaba hablando – también hay castillos y grandes mansiones que eran habitadas por duques y personas de alto nivel social… – decía yo hasta que vi que Miku perdía el equilibrio… en seguida me levanté de mi asiento e impedí que ella se cayera… se sintió muy bien el tenerla así de cerca, aun que no duró mucho…

–L..lo siento Len… yo solo… me sentí algo mareada – se disculpó ella… pero yo debí haber pedido disculpas, tengo que ir más lento con esto…

Después de ese incidente Miku se ofreció para mostrarme la gran universidad, teníamos bastante tiempo porque nos habían avisado que los maestros tendrían un junta importante y nos darían ese tiempo libre… ¿Cómo negarme? Era una gran oportunidad… en todo ese trayecto hablamos, reímos, y nos divertimos mucho… después de todo lo que había leído recién me daba cuenta de que tenía mucho que aprender. Pero hubo un momento en el cual mientras caminábamos por un jardín yo tropecé, afortunadamente había un árbol junto a mi del cual me apoyé para no llegar al suelo, pero aun que me afirmé de ese árbol con poca fuerza (según yo) mi mano quedó marcada, hundida ahí… en seguida alenté a Miku para que siguiéramos caminando, no quería que viera algo como eso ¿Qué iba a pensar de mi? ¿Se daría cuenta de que ahora soy una especie de ángel renegado mitad demonio? Yo tenía claro que llegaría el día en el cual debería contarle la verdad, pero aun no… dejando de lado eso, todo ese tiempo que pase junto a Miku fue maravilloso, varias veces intenté hacer algo para que ella recordara, pero me di cuenta de que no debía ir tan rápido, le estaba haciendo daño… tenía mucho tiempo… pero aun así, sentía una necesidad inexplicable por apresurarme… ya había sentido esta sensación antes… era similar a la que había tenido cuando Kaito aprovechó para matarla…

Al rato mientras Miku y yo estábamos sentados en el verde pasto que había en uno de los jardines de la universidad, de pronto sentí un escalofrío inquietante…y comencé a mirar hacia un punto indefinido pensando en cosas confusas…

–Len? – preguntó la peli turquesa y en seguida reaccioné – estas bien?

–S..si… lo siento, es que solo me distraje – respondí mirándola a los ojos…

–Bueno espero que…– hablaba Miku pero de pronto una voz que gritaba su nombre a lo lejos interrumpió…

–Miku! Estaba buscándote… – dijo esa voz mientras se acercaba por detrás… yo comencé a sudar frio, sentí un temor igual al que había sentido cuando estaba perdiendo a Miku, estaba paralizado…(ese estúpido…) no tenía el valor de voltear y ver el rostro de esa persona, sería capaz de matarlo en seguida. Y aun que él no recuerde nada puedo sentir un aura involuntariamente pesada, llena de envidia y despecho… esto no podía ser posible… ¿porque nuestros destinos tenían que cruzarse de ésta manera? Y… por que le hablaba así a Miku? Como si la conociera perfectamente y le tuviera afecto?... ese maldito… no puedo perdonarlo… y esa voz… esa estúpida voz… pertenecía a…

Pov. Miku

–Kaito! – dije con algo de disgusto pero intenté de que no se notara mientras él se acercaba.

–Miku… te busqué porque quería pasar tiempo contigo pero no pude encontrarte…– decía Kaito mientras se acercaba a nosotros… pero en la última palabra que dijo su voz se apagó… también me di cuenta de que Len estaba actuando extraño… estaba sentado en el césped dándole la espalda a Kaito y con la cabeza agachada, no podía verle los ojos… por otro lado mi novio miraba a la espalda de Len como si hubiera visto a un fantasma…

–Está todo bien? – pregunté algo preocupada refiriéndome a los dos.

–E..está todo bien Miku… es solo que… – respondió Kaito sin terminar la frase.

–Hola soy Len Kagamine, un estudiante de intercambio – saludó Len parándose rápidamente, pero en ningún momento levantó su mirada.

–Un gusto… Len… disculpa… yo te había visto en alguna parte? – preguntaba Kaito intentando buscar la mirada del rubio… pero él demostraba algo de hostilidad…

–Mm… No lo creo – aseguró Len… su respuesta fue fría… no sabía que pensar, era todo muy confuso… los tres ahí reunidos… creaba una extraña atmósfera, y a eso se sumaba el incómodo silencio que nos invadió durante unos segundos… pero por suerte al rato después de eso sonó la campana que nos avisaba que debíamos volver a nuestros salones.

–Bueno, debo volver a mi salón… adiós… Miku, nos vemos en nuestra cita de mañana?

–Claro… ahí estaré – le respondí a Kaito intentando sonreír mientras se alejaba… luego de eso me di cuenta de que Len aun no levantaba su mirada, pero aun así nos dirigíamos camino a nuestro salón…no sabía si hablarle o preguntarle por que estaba actuando así… ya conocía a Kaito? Había tenido algún problema en el pasado con él?... yo no lo sabía… de lo único que estaba segura era de que no me agradaba la idea de ver a Len así… es raro expresar esto… recién lo conozco… pero siento como si algo en el fondo de mi corazón me grita diciendo que Len es importante para mi… ¿en qué sentido? Aun no puedo comprender…

–M..Miku – pronunció en voz baja Len deteniéndome antes de que llegáramos al salón.

–Que sucede? –…

–Cuál es tu relación con Kaito? – esa pregunta por parte de Len me dejó atónita… ¿por qué preguntaba eso?...

–Él es…mi novio…– respondí… e instantáneamente noté un cambio de actitud por parte de Len… fue extraño…

–Bueno... y supongo… que tu estas muy enamorada de él verdad?... – agregó Len alejándose un poco de mi.

–Y..yo… lo quiero…– dije desviando mi mirada de los hermosos ojos del chico rubio que estaba frente a mí.

–Pero lo amas? Respóndeme, necesito saber esto… mírame a los ojos y dime si en verdad amas a Kaito – me exigía Len… mientras se acercó a mí y quedamos frente a rente mirándonos a los ojos… debo admitir que eso me puso muy nerviosa, no sentía miedo, para nada… junto a Len me sentía muy cálida y protegida, pero esa mirada y esa voz tan intensa dirigiéndose a mí era… maravilloso…? Incluso sentí como mis mejillas ardían un poco… nunca me había pasado esto, ni siquiera con Kaito… ¿Qué debía responder? Desde cuando comencé a pensar este tipo de cosas…

–P…pues… no…no lo sé…– respondí finalmente… pero no fui capaz de mirar a los ojos a Len… no sabía que responder… si respondía "si" algo dentro de mí me hacía creer que estaba mintiendo…Kaito me gusta… pero ahora que lo pienso… desde que comencé a tener esos extraños sueños, o más bien pesadillas, he dudado sobre si en realidad quiero a mi novio, y con Len cerca… esa duda se hace aun más presente y fuerte ¡¿Qué rayos me pasa?

–C..con eso basta… lo siento por haber actuado así… no es apropiado… pero yo… – decía Len tomando distancia – bueno olvídalo… solo ten cuidado.

–E..está bien… – asentí… pero… ¿cuidado? ¿de qué o de quién? ¿a caso se refería a Kaito? Él no podía ser peligroso… yo lo conocía, él no podría hacerle daño a nadie, su actitud era de alguien muy tranquilo y con mucha paciencia… al menos eso era lo que demostraba a todos, en especial a mí. Minutos después de unos minutos algo incómodos de silencio entre nosotros nos apresuramos por que nos dimos cuenta de que habían pasado varios minutos desde que la campana había sonado, y obviamente llegamos tarde a la clase, por lo que el maestro no nos dejó pasar, y tuvimos que quedarnos a fuera por esa clase… fue un poco cómico esa situación, por lo que ninguno de los dos estaba molesto con eso… es mas… no se en lo que pensaba o lo que sentía Len… pero para mí su presencia era muy agradable.

Luego de que terminara ese bloque nos topamos con Gumi en la cafetería y almorzamos juntos… Kaito no estaba cerca, no sabía a dónde podía haberse metido, pero por ahora estaba bien sin él, a demás saldríamos juntos mañana…

–Miku... – me susurró Gumi al oído, al parecer no quería que Len escuchara lo que estaba a punto de decirme.

–Dime…

–Cuando conociste a Len? – me preguntó en voz baja.

–Hoy, en el salón… es un estudiante de intercambio – respondí despacio también.

–Hoy? Y porque te llevas tan bien con él? Pareciera como si se conocieran hace bastante tiempo – agregó Gumi…

–No lo sé – afirmé –…pero siento lo mismo…– dije en un suspiro y con voz apenas perceptible…

–Qué? – exclamó Gumi algo confundida, no había escuchado bien mi respuesta, pero era mejor así…

Después del almuerzo con Len nos tocaba volver al salón, por lo que nos despedimos de Gumi y corrimos como unos verdaderos niños para que no nos ocurriera lo mismo. Ya en el salón luego de que llegara el maestro fue muy difícil para mí concentrarme en esa clase, ya que mi atención la había robado por completo Len Kagamine… el misterioso alumno de intercambio llegado recién hoy, y que ya se había convertido en un gran… ¿amigo? No tengo idea de porque pero no me sentía cómoda pensando que éramos solo amigos… genial… ahora estoy pensando igual que una adolecente… pero era la verdad. Había algunos momentos en los cuales nuestras miradas se cruzaban y no podían separarse, hasta que él profesor nos llamaba la atención por no estar pendientes de lo que él explicaba… y poco a poco sentía como me iba sonrojando…

El tiempo pasó rápido, y no me di cuenta cuando ya era la hora de irse… no vería a Len hasta el día de mañana, eso me deprimió un poco, a demás sería extraño sepárame de él… ya que habíamos pasado el día entero juntos, pero era lo que debíamos hacer. Len se quedaba en los dormitorios para alumnos del extranjero que quedaban ahí mismo en la universidad. Yo no tenía permitido pasar a esos dormitorios a dejar a Len… pero pude llegar hasta la entrada de éstos.

–Miku… estás segura de que no quieres que vaya a dejarte hasta tu apartamento? puede ser peligroso – me repetía Len…

–Estoy segura, no te preocupes, siempre me voy sola a demás queda cerca de aquí – respondí, era muy tierno de su parte ser tan… sobre protector si apenas me conoce desde hoy…

–Está bien… nos vemos… tienes algo que hacer mañana en la tarde? – me preguntó y me sentía incomoda por lo que debía responder, pero ya había quedado con Kaito.

–T..tengo mi cita con Kaito – dije agachando la cabeza… e intentando disimular mi pequeño disgusto.

–Oh… claro… bueno, adiós, cuídate – me dijo Len sonriendo… yo correspondí y vi como se alejaba… pero nuevamente sentí haberlo escuchado decir algo que no entendí muy bien: "No lo permitiré"… nuevamente… no sabía a lo que se refería, no me atemorizó para nada ese comentario, a demás tampoco estaba segura de si lo había dicho de verdad o solo había sido producto de mi imaginación.

Camino a mi departamento comencé a pensar en mi cita con Kaito… de verdad quería ir? No sabía cómo responder esa pregunta que yo misma me planteaba, lo mismo pasaba con todas las preguntas que se me ocurrían de la nada, sentía que me volvía loca. Al llegar finalmente al departamento me di una larga ducha e intenté sacar todos esos confusos pensamientos de mi cabeza. Pronto anocheció, y aun no era capaz de sacarme de la cabeza a Len… ¿por qué él? No se suponía que debía pasar esto, yo ya tenía novio… pero… sentía n vacio cuando pensaba en Kaito… lo mejor que podía hacer ahora era dormirme y esperar a que eso me ayudara a aclarar mi mente…

[Amor] – [Pecado] – [Prohibido] – [Fatales consecuencias] – [Dolor] – [Ira] – [Lujuria] – [Tristeza]

Desperté nuevamente desesperada, sudando, y a punto de llorar… había tenido esa pesadilla otra vez… pero ahora se le sumaban estas inquietantes palabras y aparte otras imágenes… había un arma… y alguien vestido completamente de blanco que sostenía aquella atemorizante arma… ya no soportaba esto… no podía dormir sin tener esta pesadilla, y sentía que cada vez se volvía peor. Me senté en mi cama, vi el reloj y me di cuenta de que aun eran las 4 de la mañana… aun era demasiado temprano para hacer cualquier cosa, pero ya no podía seguir durmiendo, por lo que me levanté de mi cama y me vestí con lo primero que encontré en el closet, aun sin encender la luz, de algún modo sentía que mi closet se encontraba algo mas vacio pero no le di importancia… luego me dirigí a la ventana de mi habitación y me percaté de que estaba abierta… si bien recordaba la había cerrado después de haber tomado mi baño, pero tampoco le di gran importancia, seguramente yo la había abierto nuevamente sin darme cuenta… luego me disponía a salir de mi habitación pero me golpeé el pie con algo que estaba en mi camino, en seguida encendí la luz y me sorprendí al encontrarme con una maleta… luego me dirigí al closet y fue cuando confirmé de que casi la mitad de mi ropa faltaba, eso significaba de que se encontraba en esa maleta? pero ¿Quién había hecho eso? Sentía mucho miedo… no comprendía nada, tampoco me atrevía a dejar mi habitación, estaba a punto de llamar a la policía hasta que alguien apagó la luz de mi cuarto, en ese momento me paralicé, no era capaz de moverme, y luego sentí como alguien se acercaba lentamente a mí, me abrazaba por la espalda y delicadamente ponía un pañuelo sobre mi nariz y boca… no entiendo porque no me resistía, pero el abrazo de aquella persona me calmaba… poco a poco sentía que me desvanecía… pero antes de eso escuché como esa persona me decía:

–No te preocupes, no te haré daño… ahora nadie podrá arruinar esto… todo estará bien – pronunció tiernamente esa voz… la cual reconocí vagamente antes de desmayarme… Len?

Pov. Len

No podía permitirlo… simplemente no podía (mi misión tendrá que esperar)… ¿Kaito era el novio de mi Miku? ¿Cómo? Porque siempre tienen que pasarme este tipo de cosas a mi… y a demás cuando me enteré de que ella tendría una cita con él… mi mundo casi se vino abajo, pero supe controlarme… yo se que Miku me ama, aun que por ahora no se dé cuenta, nuestros sentimientos son verdaderos, honestos y puros no importa cuánto tiempo pase.

Nuevamente mi presentimiento extraño tenía algo de verdad… ahora entiendo porque sentía que debía apresurarme en hacer que Miku recordara todo. Sinceramente ya no me quedaba tiempo ni opciones… solo quedaba una salida, pero temía que mi amada me temiera y se molestara… no sabía qué hacer…

Esa noche no podía conciliar el sueño, y mis impulsos terminaron por tomar el control sobre mí, ya lo había decidido, no me quedaba de otra que secuestrar a Miku y llevarla a alguna parte donde nadie se imaginaría que estaría, para así hacerle recordar todo y poder vivir feliz junto a ella, quería reescribir nuestra historia.

Por lo que en seguida me levanté e hice mis maletas… tenía pensado llevar a Miku de vuelta a Wolow, donde nos quedaríamos en mi pequeña casa allá hasta cuando fuera necesario… tenía bastante dinero para comprar comida o lo que necesitáramos… a demás podíamos llegar allá volando… verdaderamente estoy hablando como un sicópata… pero cuando has pasado tantos años en el infierno sin ver a la persona que amas es desesperante, no hay peor condena que eso.

Eran aproximadamente las 3:30 de la mañana y yo me esforzaba por salir de las habitaciones para estudiantes extranjeros de la universidad sin hacer ruido. Pero luego también recordé que no sabía donde vivía Miku, por lo que supuse que en la base de datos de la universidad debía aparecer la información de cada estudiante, y de alguna manera me escabullí dentro de la oficina de la secretaria del director, (ahora veo que esa semana de lectura pesada sirvió de algo) prendí la computadora y comencé a buscar el nombre "Miku" … como solo encontré un resultado con ese nombre, supuse en seguida de que ese documento pertenecía al amor de mi vida, anoté la dirección y rápidamente salí de la universidad.

Al llegar al edificio me dirigí al número que había anotado, pero habían cámaras de seguridad dentro de todo el lugar, era hora de usar mis alas…

Busqué la ventana del departamento de mi peli turquesa hasta encontrarla, la ventana se encontraba sin seguro por lo que fue muy fácil entrar sin hacer nada de ruido… ella dormía pero parecía tener una pesadilla ya que se quejaba y no paraba de moverse. Me apresuré y encontré una maleta donde comencé a guardar ropa de Miku… no sabía por cuánto tiempo iba a tenerla allá para hacerla recordar debía estar preparado. Cuando terminé de hacer la maleta la dejé en la entrada de su cuarto mientras yo iba ver si ella necesitaría otras cosas…

De pronto vi que la luz del cuarto de Miku se encendía… ella había despertado, por lo que me quedé quieto y me escondí en una sombra, pasaron alrededor de 15 minutos y cuando ya no oí ruido me dirigí hacia su cuarto donde estaba ella parada frente a su closet mirando atónita, ya había encontrado el desastre que yo había dejado… me acerqué y apagué la luz, podía sentir el miedo por el que ella estaba pasando, y… no me resistí y la abracé… en seguida me di cuenta de que se calmaba, pero luego puse un pañuelo con alcohol sobre su nariz y boca delicadamente para no hacerle daño, y poco a poco Miku se desmayaba… pero antes de eso le dije que todo iba a estar bien…

Espero que pueda perdonarme… y que entienda también…volando será un viaje de 2 horas para llegar a Wolow debo cuidar que Miku no despierte o se asustará…

Esto es de lo que mis sentimientos son capaces de hacer… a demás no podía permitir que Mi peli turquesa fuera a una cita con alguien como Kaito… la reencarnación del ángel que destruyó nuestra felicidad y nos separó por un siglo… no voy a desaprovechar esta segunda oportunidad que tenemos para poder al fin estar juntos… para siempre…

Continuará…

Regresar al índiceCapitulo 3.- Dolorosos recuerdos. by Marce Otaku
Author's Notes:

Capítulo escrito por Luisa Natty

Mi amor del pasado, mi amor eterno by Marce Otaku

MÁS INFORMACIÓN

El contenido original se encuentra en https://fanfic.es/viewstory.php/
Todos los derechos reservados para el autor del contenido original (en el enlace de la linea superior)
Si crees que alguno de los contenidos (texto, imagenes o multimedia) en esta página infringe tus derechos relativos a propiedad intelectual, marcas registradas o cualquier otro de tus derechos, por favor ponte en contacto con nosotros en el mail [email protected] y retiraremos este contenido inmediatamente

Top 20