Here We Go Again by silent-movie

Fanfics en EspañolEl sitio de referencia de los fanfics en español, con miles de fanfics gratis y en español

 Here We Go Again by silent-movie
Summary:

SasuSaku. Leve SaiSaku. Sasuke ha vuelto del pasado para conseguir su último objetico: renace su clan. El prblema es que la persona que ha elegido no está libre en estos momento y Sai, su pareja, es el enorme obstáculo que el Uchiha debe superar para conseguir a su pelirrosada.



Categories: ANIME/MANGA, NARUTO Characters: Sakura Haruno

Generos: Romance

Advertencias: Sexo Gráfico (Lemon)

Challenges: No

Series: No

Chapters: 4 Completed:Word count: 9405 Read: 2617 Published: 11/04/2008 Updated: 03/09/2008
Summary:

SasuSaku. Leve SaiSaku. Sasuke ha vuelto del pasado para conseguir su último objetico: renace su clan. El prblema es que la persona que ha elegido no está libre en estos momento y Sai, su pareja, es el enorme obstáculo que el Uchiha debe superar para conseguir a su pelirrosada.



Categories: ANIME/MANGA, NARUTO Characters: Sakura Haruno

Generos: Romance

Advertencias: Sexo Gráfico (Lemon)

Challenges: No

Series: No

Chapters: 4 Completed:Word count: 9405 Read: 2617 Published: 11/04/2008 Updated: 03/09/2008
Story Notes:

Avisos: Lemon en el tercer capítulo. Sarcasmos y otros contenidos leves.

Disclaimer: Sasuke, Sakura, Sai y todo Naruto pertenecen únicamente a Masashi Kishimoto, yo sólo me estoy diviertiendo un rato.

N/A: esta el la primer vez que publico en FF.es, solo había publicado en FF.net y puede que me esté haciendo un lío con las normas, pero ya aprenderé xD. Espero que les guste.

Story Notes:

Avisos: Lemon en el tercer capítulo. Sarcasmos y otros contenidos leves.

Disclaimer: Sasuke, Sakura, Sai y todo Naruto pertenecen únicamente a Masashi Kishimoto, yo sólo me estoy diviertiendo un rato.

N/A: esta el la primer vez que publico en FF.es, solo había publicado en FF.net y puede que me esté haciendo un lío con las normas, pero ya aprenderé xD. Espero que les guste.

Forget It, Forgive Me by silent-movie
Author's Notes:

N/A: Aquí estoy con un fic SasuSaku! Sigue este esquema: prólogo, capítulo 1, capítulo 2 y epílogo.

Se me ocurrió un día que debía estar estudiando inglés y haciendo todos los deberes porque ese fin de semana me iba de viaje pero me dije: “¿Qué es más importante el instituto o los lectores?”. La respuesta era evidente: el instituto, pero como a mi todo eso del fututo académico y el rollo de la diversidad, de momento, me resulta muy irrelevante, acabé escribiendo esto.

Para este fanfic he escogido canciones que encajan bastante bien en el perfil de cada capítulo. Por ejemplo, Here We Go Again de Sara Paxton es una canción que habla del desamor y de cómo una persona busca a otra, y la quiere, pero la otra ni siquiera sabe que existe y es cruel con ella.

Author's Notes:

N/A: Aquí estoy con un fic SasuSaku! Sigue este esquema: prólogo, capítulo 1, capítulo 2 y epílogo.

Se me ocurrió un día que debía estar estudiando inglés y haciendo todos los deberes porque ese fin de semana me iba de viaje pero me dije: “¿Qué es más importante el instituto o los lectores?”. La respuesta era evidente: el instituto, pero como a mi todo eso del fututo académico y el rollo de la diversidad, de momento, me resulta muy irrelevante, acabé escribiendo esto.

Para este fanfic he escogido canciones que encajan bastante bien en el perfil de cada capítulo. Por ejemplo, Here We Go Again de Sara Paxton es una canción que habla del desamor y de cómo una persona busca a otra, y la quiere, pero la otra ni siquiera sabe que existe y es cruel con ella.

HERE WE GO AGAIN

PROLOGUE: FORGET IT, FORGIVE ME

Song: Here We Go Again – Artist: Sara Paxton

El cielo de Konoha amanecía nublado mientras un triste gallo cantaba con desgana la sinfonía matutina de cada día. Se levantaba y miraba hacia su derecha para comprobar que el moreno todavía seguía allí después de una noche, relativamente, loca.

Se dirigía hacia el baño y contemplaba su cara reflejada en el espejo, la misma cara de siempre. Se bañaba y volvía a observarse frente al espejo, esta vez empañado, y seguía sin verse realmente, aunque éste le devolvía una interesante imagen de ella cinco años después de la marcha de Sasuke.

Pero todo seguía igual de gris desde aquel día.

I’ve been up and I’ve been down

I’ve been looking for you in a million towns

But you don’t even know that I exist

I’ll stay on this bumpy ride

If I ever find you I will dive

Right into an ocean full of bliss

Cada día la misma rutina, los mismos actos inconscientes, que no dejaban que se parara a pensar, ni tan solo un momento, en lo que verdaderamente estaba haciendo o, en su defecto, en todo lo que había perdido. “Sasuke…”. Cada día el mismo suspiro, el mismo silencio, que no la dejaba alejar su mente de su tortuoso pasado.

Lo intentaba por todos sus medios; rehacer su vida y construir los muros de una nueva fortaleza en la que protegerse del mundo exterior y crear así una fantasía, un pedazo de nueva realidad, que le permitiera seguir viva después de todo.

Aceptó la proposición de Sai de salir juntos una temporada, pero el chico fue ganando terreno poco a poco y llegó a convertirse en el mayor confidente de Sakura, incluso podría decirse que era uno de los pocos contactos de ésta con el mundo real, aparte de Naruto, Tsunade-sama y Kakashi-sensei.

Ya nada quedaba de los pasados años felices del equipo siete en los que salían a dar largos paseos por el bosque y acababan durmiendo bajo las estrellas de un cielo desconocido cada noche. Ya nada quedaba de la sonrisa sincera que se dibujaba en su rostro cuando la mañana golpeaba las varillas de su persiana. Nada.

All the times I’ve tried before

But I keep coming back for more of this

Somewhere under this dark clouds

I’ll find that magic kiss

¿Qué fue de Sakura Haruno?

Sakura Haruno perdió su inocencia a manos de venganzas ajenas, alejó sus lágrimas del mundo exterior para que nadie se preocupara, se dedicó en cuerpo y alma a borrar la imagen de Sasuke Uchiha de su mente. Pero no lo consiguió y tan solo quedó de ella una triste bruma rosa.

Y delante de todo el mundo era la chica perfecta, con el novio perfecto, las aficiones perfectas, el trabajo perfecto y, en resumen, la vida perfecta. Todo era tan perfecto que daba asco. Porque todo era la misma historia de siempre. Porque, Sakura Haruno, ya no lo era.

Ahora solo era la chica que Sasuke Uchiha dejó una noche dormida en un banco para irse con el enemigo. Una molestia.

Intentó dejar atrás el miedo y el dolor de una vida sin él pero, aún así, los resquicios y las migas, las sobras que olvidó tirar, acabaron por recomponer la imagen de una sonrisa falsa que acallara las lágrimas de su corazón… Y de nuevo todo se hunde en una falsa apariencia.

Esperaba impaciente la llegada del caballero de blanco corcel y sangre azul que la salvara de las tinieblas, con un beso, y poder sentir la brisa en sus mejillas, como antaño; que le regalara una rosa roja y le dedicara poemas de Bécquer bajo el balcón de su habitación a media noche. Todo sueños y pura inocencia.

Y no se lo dirá a nadie… excepto a él.

So here we go again

I’m not so tired that I’ll give up

Our hope will never end

I’ll keep hanging from the edge

Coz I know someone is on the other side

Of this cold and lonely night

Here we go again, here we go, here we go…

º.o.º.o.º.o.º.o.º.o.º.o.º.o.º.o.º.o.º.o.º.o.º.o.º.o.º.o.º.o.º

- Buenos días, Sakura… -Dijo Sai en un murmullo-.

- Buenos… días –Contestó Sakura un tanto abstraída-.

El moreno estaba tumbado en la cama enrollado entre las sábanas intentando calmar el frío que inundaba la habitación, mientras que la pelirrosa vagaba inconsciente en un mar de pensamientos enredados entre sí que formaban la respuesta al enigma que el moreno se planteaba a menudo…

It’s like I’m jumping in an empty pool

Going on, thinking faith could be so cruel

And you never know what mess

You’re thinking getting yourself into

Oh, when you thought you’d never turn it around

It’s in that moment that something gives

- En qué estás pensando?

- Eh? En nada! –Dijo quitándole importancia-.

Sakura salió de su ensimismamiento rápidamente al oír de nuevo la voz de su compañero que sonaba preocupada. La chica estaba saliendo del baño, con un albornoz y el pelo enrollado en un moño mal hecho, y se dirigía hacia el armario con al intención de vestirse cuando Sai se adelantó y la agarró por la cintura impidiendo que pudiera avanzar más. Soltó una risita de sorpresa cuando el chico comenzó darle juguetones mordiscos en el cuello.

- Eh! Pero qué haces Sasuke-kun? –Dijo risueña-.

- Có-Cómo?

Sakura se sorprendió a sí misma al pronunciar aquel nombre que hacía tanto que no oía y Sai se quedó helado ante esto. La pelirrosa se tapó la boca en señal de arrepentimiento y el chico se dio la vuelta y comenzó a vestirse.

- No me lo puedo creer! –Gruñó enfadado- Después de cinco años y todavía sigues pensando en él! Es qué nunca harás el esfuerzo de olvidarlo?

- No es lo que piensas! –Intentó justificar ella- Es que cuando estaba bañándome me he acordado de una misión y no he podido evitarlo. Lo siento!

- Seguro… Solo respóndeme algo, tienes dudas?

Todo quedó en silencio de repente.

- Dudas? Pues… no… creo.

- No necesito oír más.

- Es verdad! Además, son las siete de la mañana y ya sabes como estoy a estas horas…

- Sakura, seamos sinceros –Dijo en tono cansino-, ya van cinco años siendo las siete de la mañana continuamente… Estoy harto!

- No… yo…

- Vamos, debes decirme qué es lo que ocurre? –Sai la miró acusadoramente- Es qué acaso sigues enamorada de él?

All the times I’ve tried before

But I keep coming back for more of this

Somewhere under this dark clouds

I’ll find what I’ve been looking for

Calló por toda respuesta y el silencio de le dio al chico la única respuesta que ella no iba a darle. Sakura estaba entre la espada y la pared. Sai, quien se supone su mejor confidente, había descubierto el único secreto que no podía, ni debía, desvelar a nadie.

- Oye mira, creo que mejor me voy…

- No, espera!

La puerta se cerró de golpe y Sakura, enrabiada como nunca, le dio una patada al espejo del armario haciéndolo añicos. Cayó de rodillas al suelo y no pudo más que llorar por la desgracia de todos los amores frustrados y no correspondidos. Qué más daba ya! Ni siquiera los pañuelos pueden empapar las desgracias.

- Eso son siete años de mala suerte… Sa-ku-ra…

La kunoichi sintió el aliento en su cuello de alguien que estaba muy cerca, demasiado quizá, y pudo comprobar que esa voz no era la de Sai. De repente un escalofrío la recorrió entera de tal manera que los pelillos de nunca se le erizaron y los ojos se le encristalaron cuando el extraño apartó el cabello rosa hacia un lado.

En uno de los pedazos se reflejó la imagen de la chica con el rostro bañado en lágrimas y justo detrás de ella una mancha azabache la contemplaba despreocupada y fríamente. Como siempre lo había hecho.

Feels like the world is spinning out of control

There’s no-one to hold

And I’m so alone

Feels like the world is spinning out of control

And it gets so old

Being on your own…

Here we go again…

- No sabes cuánto te odio… -Consiguió balbucear entre sollozos-.

Here we go again…

End Notes:

Todos sabéis quién es la mancha azabache que se refleja, no? Qué ocurrirá en el próximo capítulo? Hagan sus apuestas!

Espero que os haya gustado y que me dejéis un review!!!

End Notes:

Todos sabéis quién es la mancha azabache que se refleja, no? Qué ocurrirá en el próximo capítulo? Hagan sus apuestas!

Espero que os haya gustado y que me dejéis un review!!!

Volver al indexShe's Mine But She Doesn't Know It by silent-movie
Author's Notes:

Siento haberme tardado tanto en actualizar pero es que mi internet está enfermito y ha decidido no curarse ¬¬... ¡Disfruten!

Author's Notes:

Siento haberme tardado tanto en actualizar pero es que mi internet está enfermito y ha decidido no curarse ¬¬... ¡Disfruten!

HERE WE GO AGAIN

CHAPTER 1: SHE’S MINE BUT… SHE DOESN’T KNOW IT.

(Song: Sick – Artist: Lillix)

I’m never going to be what you want to see

Always got to be me and free

Right or wrong

You’ll be gone

- Por qué has vuelto? –Preguntó sollozando la pelirrosa-.

- Es qué no te alegras de verme Sakura? –Retó el Uchiha-.

- Vete al infierno!

- Vengo de allí.

- Por qué te empeñas en hacerme daño una y otra vez? Por qué nunca tienes suficiente?

- Porque es divertido.

- Teme…

Sakura se levantó y se dirigió a la cómoda para terminar de arreglarse. Se secó las lágrimas hasta que no quedó rastro de ellas, se maquilló las ojeras y se puso gotas para el enrojecimiento de los ojos. Mientras tanto, Sasuke la miraba expectante, con esa característica mirada helada suya.

Se metió en la bañó y acabó de vestirse, cuando salió el moreno todavía seguía allí escarbando en los cajones de la chica sacando todo tipo de objetos que nunca hubiera creído que tendría, desde material médico de primeros auxilios hasta ropa interior de lo más atrevida.

- Te importaría parar de rebuscar en mi ropa interior?

- No pensé que pudieras llegar a ponerte esto –sonrió maliciosamente mientras sujetaba una pieza de lencería fina-.

- No piensas irte nunca?

- Mujer, si acabo de llegar –volvió a meter la ropa en el cajón y lo cerró-, dame un respiro, no?

- No, fuera –señaló la puerta de la habitación-. Tengo que irme a trabajar.

- No puedes ir en semejante estado –la miró de arriba abajo-, se nota que hace días que no duermes bien y estás demasiado delgada. Qué pasa Sakura? Hay algo que te atormenta día y noche?

Well I’ve heard it all before

And I’m tired of the lies I’ve tried

I won’t compromise

You’re a thousand miles away

Draining under my flooded veins

Take away the strain.

- Llevo cinco años fingiendo que no me ocurre nada, qué te hace pensar que se me va a notar?

- Hmp... –Gruñó autosuficiente sabiéndose el martirio de su ex-compañera-.

Rápidamente, antes de que pudiera reaccionar, agarró las llaves del departamento, las metió en el bolso y se marchó de la habitación. Cogió una manzana de la cocina y mientras se la comía comenzó a sacar ropa de la lavadora.

- Qué haces? –Observó Sasuke curioso-.

- La colada, o es qué aparte de teme también eres ciego? –Contestó mordazmente ella-.

- Hmp… Menudo caballero ese Sai, no? –el chico se dio la vuelta a sabiendas que Sakura le estaba clavando la mirada en la nuca- Vive aquí y ni siquiera es capaz de lavarse la ropa.

Sakura ignoró el comentario de Sasuke y comenzó a tender la ropa en las cuerdas que unían su casa con la fachada del edificio de enfrente. El moreno no le quitaba el ojo de encima y de vez en cuando sonreía lascivamente al comprobar que se había “desarrollado” bien en estos últimos cinco años.

- Vete.

- Por qué?

Se acercó al perchero y se puso el abrigo. Recogió el bolso y abrió la puerta tendiendo un brazo hacia en señal de que abandonara ya la estancia o si no…

- Tengo que ir a trabajar.

- Ya no.

- Perdona?

- Toma.

Sasuke sacó de su bolsillo un pergamino con el sello de la hokage y se lo dio. Le pelirrosa lo recogió violentamente impidiendo el contacto entre ellos y lo desenrolló para ver que se le había ocurrido ahora a la Godaime. Leyó durante un par de minutos y su cara iba evolucionando desde la curiosidad hasta la ira.

- Qué?!

- Qué pone? –Sonrió enigmáticamente-.

- No puede ser! Aquí dice que Tsunade-sama me releva de mis obligaciones para que me encargue personalmente de Sasuke Uchiha! –Arrugó el pergamino y se lo tiró a la cabeza-.

- Eh… Odia al mensaje pero no al mensajero…

Sakura cayó sobre el sofá rendida y el moreno se limitó a beberse el café que había preparado la pelirrosa horas antes para Sai. Se quitó el abrigo y lo lanzó al suelo, Sasuke lo recogió, lo colgó de nuevo en el perchero y cerró las puerta de la entrada. Le tendió de nuevo el pergamino arrugado le pidió que siguiera leyendo.

- Para qué? Está bien… qué más puede pasar?

“…para ello, Haruno Sakura queda relevada de sus funciones como adjunta de cuidados intensivos en el hospital de Konoha y se le otorga una excedencia irrevocable hasta nueva orden.

Uchiha Sasuke deberá permanecer bajo estricta vigilancia las veinticuatro horas del día por haber sido determinado como criminal en rango S. Residirá en compañía de su guardaespaldas, Haruno Sakura, y se mantendrá a menos de cincuenta metros de ella durante todo el periodo de libertad condicional, por el momento, indefinido.

Entre sus nuevos cometidos se encuentran: acoger al señor Uchiha, protegerle de sus recientes enemigos, informarle de los cambios en la legislación de la villa, presentarlo en el cuartel ANBU para su próxima admisión y emborracharlo hasta que vea cuádruplo (eso fue idea de Tsunade-sama no mía).

La ayudante de la hokage, Shizune”.

I don’t think that you know

I’m about let you go

Before I put you away

One more thing I’ve to say

- Esto te lo ha dado Tsunade-sama?! –Gritó alterada Sakura-.

- Ella misma, y por lo que he oído las decisiones de la hokage son inapelables.

La pelirrosa se puso en pie de nuevo y marcó el teléfono de la oficina de la máxima autoridad en la villa pero debería estar en su partida de póquer matutina porque nadie contestó a la llamada, ni siquiera su ayudante personal.

- Qué ocurre?

- Qué que ocurre?! Yo te diré lo que ocurre! Tienes que vivir en mi casa, comer de mi nevera, beberte mi café y dormir con mis mantas hasta que te levanten la condicional! Eso es lo que ocurre, Sasuke-baka! –Gritó iracunda la chica-.

- Hmp… Te crees que a mí me hace gracia tener que compartir casa con una histérica?

Sakura apretó los puños hasta que las uñas se le clavaron en la piel y se hizo sangre, pero aún así no pudo evitar derramar las lágrimas que hacía tiempo que guardaba. Levantó la cabeza y miró a Sasuke profundamente, intentando revelar el dilema de esa mirada azabache que a todas tenía hipnotizadas.

- Por qué lloras ahora? –Preguntó el Uchiha en tono cansino-.

- Es que… Es que… -Balbuceó ella hasta que respiró hondo y pudo articular seriamente- Es que solo tengo una cama.

Sasuke se acercó a ella peligrosamente, jugueteando con los mechones rosados que caían sobre sus hombros, y contemplando victorioso el efecto que eso producía sobre ella. Aproximó sus labios a su oído mientras colocaba la otra mano, la que no estaba ocupada torturándola acariciando sus cabellos, sobre la cintura haciendo movimientos circulares con las yemas de sus dedos en su piel.

- De verdad crees que eso es un problema? –susurró sensualmente-.

I’m not sorry and I don’t want to worry

I’m sick of you again

I’m thinking no

I’m not sorry

And I don’t want to worry of falling behind

Don’t want to wonder and cry again

And I just wan to say “stop” “go on”…

La chica tragó saliva sonoramente, cosa que a Sasuke le pareció muy gracioso aunque no expresara más que frío en su cara. Se separó de ella y se dirigió a la nevera con la intención de arrasar con todo aquello que pudiera antes de que le diera una bofetada.

- Supongo que no hay otra opción –suspiró-, te quedarás aquí hasta que Tsunade-sama lo diga. Pero… Intenta no… Bueno ya sabes, intenta no llamar mucho la atención. No necesito más problemas.

- Hmp… no será que la que traes problemas eres tú?

- Ya te gustaría, ahora las tornas se han dado la vuelta –sonrió con autosuficiencia-, el blanco de todas las miradas sigues siendo tú, pero para mal.

- Me va a gustar vivir aquí, invadir tu espacio personal, rebuscar entre tu ropa interior, entrar al baño mientras te duchas, comerme tu comida y, lo más importante, espiarte cuando estás con… Sai –contraatacó-.

- Si se te ocurre hacer cualquiera de esas cosas no vivirás para alardear de ello –lo miró con mucho desprecio-, te lo aseguro.

El silencio se hizo con la habitación, desafortunadamente Sasuke también tenía armas con las que defenderse de los ataques de la pelirrosa. Después de cinco años con Kabuto, Orochimaru y el equipo Hebi su lengua se había afilado tanto como la de una serpiente.

- Hmp… Quién ha dicho que vayas a enterarte? –Dijo él- Soy muy sigiloso, ni siquiera vas a enterarte de que vivo aquí.

Sakura reflexionó sobre lo que el Uchiha había dicho y se sorprendió cuando una parte de ella seguía siendo reticente a acoger a un criminal, y menos a ése minal, en su casa, pero la otra estaba impaciente por tenerlo cerca todos los días durante un periodo indefinido. Maldito Inner…

- Bajaré a comprar algo de comer mientras te instalas o… lo que sea que pienses hacer mientras yo no estoy.

- No podemos separarnos, recuerdas?

- Voy a la tienda de abajo que no está a más de veinte metros… no te preocupes.

- No lo hago.

La pelirrosa estuvo a punto de llorar de nuevo pero se contuvo porque ella ya sabía que él disfrutaba viéndola así, y no le iba a dar esa satisfacción. Se dirigió hacia el perchero y se puso el abrigo otra vez. Cuando se fue de casa tuvo la extraña sensación de que algo malo iba a pasar pero no supo decir qué exactamente.

º.o.º.o.º.o.º.o.º.o.º.o.º.o.º.o.º.o.º.o.º.o.º.o.º.o.º.o.º.o.º

Sasuke estaba en la habitación de la chica continuando con la inspección de sus cajones que no se percató de que una llave se había introducido en la cerradura y había entrado en la casa. Al oír los pasos del desconocido se escondió tras la puerta del dormitorio y preparó uno de sus kunais por si lo necesitaba.

Una sombra, quien tampoco había sentido la presencia de otra persona, entró en la habitación y se acercó a la mesita de noche, aparentemente, buscando algo.

El Uchiha ya sabía que se trataba de la persona que intentaba robarle a su pelirrosa y se acercó en un movimiento ágil anclando su arma al cuello de Sai.

- Qué haces aquí? –Preguntó amenazadoramente- Acaso no te habías ido ya?

- Vaya, vaya… Así que tú eres el famoso Sasuke-kun -dedujo-, esperaba algo más… cómo decirlo? Imponente.

- Hmp... Qué sabrás tú de imponer? Ni siquiera tu novia es capaz de recordar tu nombre sin acordarse antes del mío… -Respondió sádicamente Sasuke-.

I have thrown it all away

Reaching over a cloudy day

And I’m on my way

Cast my shadows all aside

Creeping over into de sky

Shining brighter I feel alive

- Qué lástima que perdieras tu derecho hace cinco años! Ahora ella está conmigo y eso no va a cambiar porque te odia.

- Te has ido y las has dejado, ahora es libre de decidir con quien se queda.

- Lo siento, pero creo que esta batalla la vas a perder...

- Sakura es mía… -Sasuke se mantuvo pensativo unos momentos- pero ella aún no lo sabe.

- Entonces no cuenta! Además, esto solo ha sido una pelea de enamorados por culpa de alguien que no merece la pena –Sai lo miró como si fuera un montón de basura-, no tengo de qué preocuparme…

- Hmp… Eso ya lo veremos.

- No, tú no verás nada porque te irás ahora mismo, a qué si?

- No puedo ni aunque quisiera. Órdenes de la hokage, y si no me crees pregúntale a Sakura –contestó con autosuficiencia-.

- Qué estás diciendo?

- Lo que oyes, ahora soy vuestro nuevo compañero de piso.

- Esto tiene que ser una broma… Cómo va ha dejar Tsunade-sama que tú te quedes con nosotros?!

- A saber… -sonrió picaronamente hacia sus adentros-.

FLASH BACK

Una sombra saltaba entre las ramas de los más altos árboles del bosque. Konoha se extendía próspera y animada ante él, pero tan solo pensaba en cierta ninja médico de pelo chillón, qué habrá sido de ella? Y del rubio hiperactivo que siempre lo acompañaba?

La primera visita se la haría a la hokage y además, ya tenía el regalo perfecto para ella: un litro y medio de sake. Se dirigió a su oficina sin más preámbulos esperando que a tan tempranas horas de la mañana aún no hubiera nadie allí, excepto Tsunade-sama claro.

- Buenos días, me gustaría hablar con la hokage –se presentó él-.

- Nombre, profesión y motivo de la visita? –Dijo la secretaria tecleando alguna tontería en el ordenador-.

- Uchiha Sasuke, renegado y criminal de rango S, motivo? Solo puedo decir que no vengo a matar a nadie –respondió el moreno como si tal cosa-.

La recepcionista estaba a medio camino entre un ataque de histeria y uno de pánico, pero por suerte no se puso a gritar delante de él sino que esperó a que pasara a ver a la sannin para empezar a despotricar.

- Uchiha Sasuke? Qué te trae por estos parajes? –Saludó la hokage respetuosamente, además de sorprendida-.

- He venido a negociar mi readmisión en la villa y a ofrecerme para un puesto en la ANBU –respondió igual de educado-.

- Hay cosas sobre las que no tengo todo el poder y como traicionaste a la villa, será la villa la que te readmita.

- Qué lástima! Sabe? Había traído el mejor sake de la Villa del Sonido para celebrarlo pero veo que será imposible. Me lo tendré que beber yo solo.

- E-Espera, a lo mejor podemos apañar un chanchullo…

I don’t think that you know

I’m about let you go

Before I put you away

One more thing I’ve got to say

- Llame a su secretaria y redactaremos un documento “especial”, está de acuerdo?

- Shizune! Ven aquí y trae los vasos de saque y material de escritura!

- Excelente…

FIN DEL FLASH BACK

- Piensas quedarte mucho rato mirándome? –Inquirió Sai harto de notar las punzantes miradas de Sasuke en su nuca-.

- Todo el que sea necesario, te molesta?

- Para nada! Es genial sentirse observado continuamente por un psicópata –respondió sarcásticamente-.

- Hmp… el psicópata es mi hermano, yo soy más bien el hijo traumatizado… -pensó en voz alta-.

- Decías?

- Sí, esto… cuánto tiempo llevas viviendo con Sakura?

- Cinco meses, por qué?

- Es poco tiempo, una relación podría romperse tan fácilmente aún… -Dijo Sasuke mirando la lámpara que colgaba del techo como si fuera lo más interesante del mundo-.

- No podrías romper lo que nos une, nunca… Hay cosas que simplemente están… predestinadas.

- Ella se quedará conmigo… tiempo al tiempo –Añadió Sasuke finalizando la conversación-. Porque nosotros sí estamos predestinados.

El Uchiha había oído la llave de Sakura introducirse en la cerradura torpemente porque iba, seguramente, cargada con las bolsas. Se había propuesto ganar puntos de cualquier forma, aunque tuviera que tragarse el orgullo, y la primera misión era ayudarla con la compra.

- Trae, ya lo hago yo –Dijo quitándole las bolsas de la mano y dejándolas sobre la encimera de la cocina-.

- Vaya, gracias… -Agradeció notablemente sorprendida-.

- Si voy a vivir aquí, al menos no seré como él –señaló a la puerta del dormitorio por la que salía Sai-.

Sakura les dirigió una mirada asesina a ambos y después les dio la espalda. Se quitó el abrigo y lo colgó en el perchero. Se acercó a Sai y este pensó que iba a darle un beso de bienvenida pero ella giró la cara.

- Perdona pero estás obstruyendo el paso a mi dormitorio –el chico se apartó molesto-, gracias.

Sasuke sonrió de satisfacción al ver como la pelirrosa podría ser igual o incluso más fría que él cuando se lo proponía. Sai, al verlo tan feliz, se moría de rabia por dentro y su plan “echar al teme de mi casa” iba a dar comienzo en breve.

- Oye Sasuke, por qué no nos cocinas tú esta noche?

- Por qué? Es qué quieres morir envenenado? Porque si es así conozco formas mucho más dolorosas que ésa –respondió Sasuke sarcásticamente-.

La chica, que lo había oído todo desde el baño, no pudo evitar reír ante el comentario de su ex-compañero. Pero todo en aquella casa estaba planeado al dedillo, incluso los horarios de las tareas y aquel sábado por la noche no sería Sasuke quien cocinaría.

- Sai, no te hagas el remolón que hoy te toca cocinar a ti! –exclamó Sakura desde la habitación-.

- Pero...

- Nada de pero... no intentes escaquearte de tus tareas o te echaré de mi casa! Además, te recuerdo que no estás en situación de protestar...

- Te recuerdo que no soy yo el que olvida continuamente tu nombre...

Sasuke sonrió al recordar el lapso de Sakura y siguió ordenando la compra en los armarios bajo la mirada acusadora de Sai. El chico, resignado, comenzó a sacar cosas de la nevera para preparar la cena mientras el otro las metía tan solo por ver su cara de fastidio.

- Perdona, te importaría no deshacer lo que hago?

- Te importa no desordenar lo que ordeno?

- Sois como niños! –Gritó enfadada Sakura- Sasuke siéntate lejos de Sai y tú acaba ya con la cena que tengo hambre.

- Hmp...

- Eso mismo... –coincidió Sai-.

Mientras estaban cenando se dirigían miradas asesinas de vez en cuando y Sakura, en medio de los dos, no podía más que hundir su nariz en la ración de sushi que le había tocado y que su novio tan deliciosamente había preparado (N/A: nótese el sarcasmo).

La pelirrosa estaba empezando a hartarse de la situación de poder dirigir la vista únicamente a su cena. Los dos chicos, por el contrario, parece que se divertían con el ambiente tenso puesto que ninguno de los dos hacía nada por disolverlo.

- Bueno... –comenzó a decir- Cómo es que has decidido volver, Sasuke?

- Tenía algunos asuntos pendientes –contestó clavando su mirada en la de la chica-, ya sabes... cosillas.

- Qué tipo de cosillas? –preguntó, esta vez más por curiosidad-.

- Después de cumplir mis objetivos y de llegar a la cúspide del poder decidí... hacer un alto en el camino y visitar mi vieja aldea. Después de todo este es todavía mi hogar. Recetas de comidas rapidas y fáciles de preparar, con ingredientes ecónomicos y baratos Comidas rápidas

- No me lo trago.

- No. La verdad es que vine a rehacer mi clan con alguien... cómo se dice? Especial?

- Guau! Sasuke Uchiha tiene novia? –Sakura rodó sus orbes esmeraldas- Qué no se entere tu club de admiradoras!

- En realidad todavía no ha mordido el hueso –aclaró- pero no falta mucho. Solo tengo que librarme de ciertos obstáculos...

- De qué obstáculos hablas? –preguntó Sai a sabiendas de que él era unos de esos-.

- Hmp... a ti te lo voy a contar...

I’m not sorry and I don’t want to worry

I’m sick of you again

I’m thinking no

I’m not sorry

And I don’t want to worry of falling behind

Don’t want to wonder and cry again

And I just wan to say “stop” “go on”…

FIN DEL CAPÍTULO 1: SHE’S MINE BUT… SHE DOESN’T KNOW IT.

End Notes:

N/A: espero que os haya gustado el Sasuke borde y frío que he creado y que no me matéis por ellos. Tan solo decir que no me centraré en la pareja de Sai... lo siento! Pero es que ya está todo escrito y ponerme a retocar ahora es un follón...

P.D.: REVIEWS ONEGAI!

Besos, Silent Movie…

End Notes:

N/A: espero que os haya gustado el Sasuke borde y frío que he creado y que no me matéis por ellos. Tan solo decir que no me centraré en la pareja de Sai... lo siento! Pero es que ya está todo escrito y ponerme a retocar ahora es un follón...

P.D.: REVIEWS ONEGAI!

Besos, Silent Movie…

Volver al indexSTARDOM SKY SHINING ABOVE US by silent-movie
Author's Notes:

Siento muchísimo la espera pero, seré sincera, he estado tan enfrascada en www.fanfiction.net (silent-movie) que se me olvidó por completo que estaba publicando también aquí. Bueno, así soy yo. Prometo ser más coherente con mis excusas y espero que os guste este capítulo.

AVISO. LEMMON!

Author's Notes:

Siento muchísimo la espera pero, seré sincera, he estado tan enfrascada en www.fanfiction.net (silent-movie) que se me olvidó por completo que estaba publicando también aquí. Bueno, así soy yo. Prometo ser más coherente con mis excusas y espero que os guste este capítulo.

AVISO. LEMMON!

HERE WE GO AGAIN

CHAPTER 2: STARDOM SKY SHINING ABOVE US

(Song: A Moment Like This – Artist: Kelly Clarkson

Habían acabado de cenar y Sasuke y Sai se dirigieron una mirada retadora, luego miraron los platos y se volvieron a mirar. Se levantaron al unísono y comenzaron a recoger la mesa compitiendo por ver quien acababa antes. Sakura seguía sentada comiendo su postre cuando Sai le retiró el plato y ella se quedó perpleja contemplando el lugar donde antes había estado su pedazo de tarta de chocolate.

- Los renegados deberían volver a la villa más a menudo –rió Sakura aún mirando el vacío de la mesa-, no os imagináis la gente que se ahorraría lavar los platos…

Sasuke volvió a cortar un pedazo de pastel, más pequeño que el anterior, y lo colocó en un plato para después dárselo a la pelirrosa. Sai, que estaba que no cabía en sí por haber ganado al Uchiha recogiendo la mesa, se paró a pensar lo que había hecho y de nuevo volvió a perder.

- Gracias Sasuke-kun–agradeció la pelirrosa con su tan característica sonrisa ingenua-.

- Hmp… ¿es que acaso no tienes ojos en la cara, baka? –Replicó Sasuke fingiendo enfado-.

- Bueno, esto ya me supera… -Sai estaba más que frustrado y comenzaba a echar humo por las orejas cuando decidió sacar todo lo que llevaba dentro- Llegas a mi casa y te instalas aquí como si fuera la tuya, escarbas en mis cajones, me insultas, te comes mi comida y ¡intentas ligarte a mi novia!

What if I told you it was all meant to be

Would you believe me?

Would you agree?

It’s almost that feeling

We’ve met before

So tell that you don’t think I’m crazy

When I tell you love has come here right now

- Básicamente es así… sí, no has dicho ninguna mentira… -sonrió ocultando una gran carcajada de satisfacción-.

Sai estaba rojo de ira, Sasuke de la risa y Sakura de vergüenza.

- Sakura, esto es la guerra –amenazó el ANBU- y aquí y ahora quiero que decidas: él o yo.

- ¡Cada día eres más caballero¿Cómo se te ocurre ponerla en tal compromiso? –Recriminó el Uchiha- Yo soy su trabajo y tú su pasatiempo ¿me equivoco Sakura?

La palabra “pasatiempo” resonó en los oídos del moreno como el eco de un valle infinito y siguió golpeándole hasta que la pelirrosa levantó la cabeza del postre.

- Sai, Sasuke tiene razón –Sasuke sonrió con arrogancia-, no puedes pretender que elija entre tú y mi trabajo¿es qué no lo entiendes?

- Lo único que alcanzo a entender es que no has hecho nada por echarlo desde que llegó aquí esta mañana, que no has intentado hablar con la hokage para solucionarlo y que ni siquiera le has llevado la contraria desde que estamos sentados a la mesa¡eso es lo único que entiendo! –Sai estaba a punto del colapso pero consiguió decir algo que a los dos los iba a dejar de piedra- Y no me has contestado a la pregunta de esta mañana, ¿le sigues queriendo?

Todo quedó en silencio absoluto, de igual manera que por la mañana. Sakura estaba azorada con la mirada clavada en las virutas de colores con las que el pastel estaba decorado, Sai la mira acusadoramente y Sasuke miraba al chico con desprecio. La pelirrosa iba a decir algo que parecía poco coherente en su mente pero que quizá en la realidad sirviera para aplacar los nervios de su futuro ex-novio.

- ¡Vamos Sakura-chan! Dale puerta a ese imbécil y líate con el Uchiha encima de la mesa de la cocina –la animó su Inner- ¿a qué estás esperando?

- No contestes –la calló Sasuke rápidamente-, no tienes porqué seguir soportando sus continuas acusaciones y tú –miró a Sai- no le grites o…

- ¿O qué? –contestó desafiante-.

- O cocinaré para ti y morirás envenenado.

Sakura soltó una carcajada que se cortó rápidamente bajo la mirada seria de Sai. Sasuke sonrió arrogante y siguió con su tarea de recoger la mesa cuando vio que la pelirrosa ya no tenía nada en el plato. Esto enfureció a Sai quien se fue de casa dando zancadas y cerró de un portazo dejando a los dos ex-compañeros solos en casa.

- ¿Vas a llorar? –Preguntó Sasuke rompiendo el silencio- Lo digo por ponerme el traje de buzo.

La pelirrosa sonrió entre lágrimas. Se levantó de la mesa y fue a coger unos pañuelos de papel escondidos en la mesilla de noche. Ya de vuelta, Sasuke comprobó que no estaban ahí de casualidad y que seguramente los había usado durante las largas noches esperando que volviera.

- Dime Sasuke –dijo la kunoichi sacándolo de su ensimismamiento- ¿dónde has aprendido tantos chistes malos?

- De Orochimaru –respondió alzando una ceja diciendo “¿es qué no es obvio?-. ¿Cómo te crees que engatusan a los niños los pederastas? Pues haciéndolos reír.

Sakura se tapó la boca silenciando un grito ahogado y miró a Sasuke con los ojos abiertos como platos ante la sorprendente respuesta. El Uchiha le devolvió la mirada de asombró cuando comprobó que se había creído su famosa broma sobre su difunto maestro.

- Mujer, qué era broma –la tranquilizó-, ingenua…

La aprendiza suspiró de alivio y se volvió a sentar en la mesa de la cocina viendo como el ninja se comía una manzana que había cogido de un cesto y una malvada idea se le pasó por la cabeza.

- Oye Sasuke… -lo llamó ella, él se volteó- esa manzana… es de cera. No es para comérsela sino para decorar.

El chico escupió de golpe todo lo que tenía dentro de la boca y se apresuró a beber un vaso de agua. Después miró con asombro la fruta y vio que la pelirrosa le había mentido, cosa que a ella le parecía muy gracioso y no paraba de reír.

- Hmp… Muy graciosa.

- No eres el único que tiene sentido del humor en esta casa.

- Deberías ir a buscarle.

- ¿A quién?

- A Wally –contestó sarcástico Sasuke- ¿A quién va a ser¡A Sai-baka!

- ¡Ah! Eso, es que verás… es una larga historia.

Sasuke miró la manzana de mala manera y la tiró a la basura con resentimiento. Cortó un pedazo de pastel de chocolate y le dio un mordisco para saborearlo y se cortó un pedazo más grande. Cuando ya tenía un plato en una mano y un vaso de leche en la otra mano, se sentó al lado de Sakura y la miró con interés.

- Puedes empezar –sentenció él-, ya tengo provisiones.

La chica sonrió con melancolía como recordando algo de sus tiempos como componente del equipo 7 y no pudo evitar que una lágrima le cayera de nuevo por el rostro.

- ¿Qué ocurre?

- Creía recordar que odiabas los dulces pero veo que me equivocaba.

- Los sigo odiando, pero hay que reconocer que ese Sai prepara unos pasteles buenísimos.

- Sasuke-kun…

- ¿Hmp?

- Ese pastel no lo ha hecho Sai, lo he hecho yo y… gracias.

Sasuke se quedó mirándola largo rato observando con detalle los estragos del tiempo: pelo largo y sedoso, facciones finas, curvas marcadas, piernas largas y bien torneadas, manos delicadas e inconfundibles ojos verdes. Sin duda, sus hijos iban a ser un encanto… o por lo menos sus hijas.

Un extraño impulso nació en él cuando posó su vista en los jugosos labios de la chica. Algo los hacia apetitosos, o bien porque estaban prohibidos o bien por la curiosidad de saber si sabían igual de bien de lo que parecían.

Contempló con parsimonia como sus lágrimas viajaban desde sus ojos hasta sus labios, humedeciéndolos, y haciendo que su lengua, en un acto reflejo, los acariciara para secarlos, pero solo consiguió incitar al chico a lanzarse sobre ella y hacerla suya allí mismo.

El moreno hundió su conciencia en el chocolate y siguió comiendo intentando no prestar atención a la triste kunoichi. Intentó distraerse contando los azulejos de la pared pero había tan poco tabique y eran tan grandes las baldosas que se volvió a fijar en ella en seguida.

Una lágrima resbaló por su mejilla y se precipitó al vació cayendo en su escote. Estalló sobre su piel y prosiguió su camino hacia el interior de su camiseta, cosa de la que Sasuke no perdió detalle alguno; la piel comenzaba a quemarle con tan solo la visión de su pequeña Sakura llorando por un desgraciado como Sai, que a decir verdad se parecía bastante a él.

Quiso consolarla pero no pudo más que imaginar que lo hacia, que ella le dejaba besar sus labios y morir asfixiado en ellos. Pronto pudo dibujar en su mente escenas que rozaban el desenfreno, de las que ellos eran protagonistas y que duraban toda la noche. Al final, Sakura se dormía plácidamente en su pecho, agotada, y que lo llamaba en sus sueños y… ¡basta!

Sasuke sacudió la cabeza tratando de alejar todos aquellos pensamientos bajo la mirada atónita de la chica; para disimular intentó coger un pedazo de pastel y metérselo en la boca, pero cual fue su sorpresa cuando vio que no quedaba ni rastro de chocolate.

- Sasuke¿quieres un poco más? –Se preocupó-.

- No, gracias –Sasuke se levantó y llevó el plato al fregadero- Oye Sakura, no me has contado por qué Sai está como está.

- No me siento cómoda hablando de este tema pero si quieres saberlo… -Sakura se levantó y anduvo hasta el salón-.

El Uchiha aprovechó este momento para tranquilizarse y quitarse esa estúpida fantasía de la cabeza, pero no podía despegárselo de la mente ni aunque quisiera porque a cada instante lo tenía revoloteando a su alrededor.

- ¡Sasuke! –Lo llamó ella desde el salón-.

EL chico apareció por la puerta con cara de pocos amigos. La chica estaba sentada en el sofá con un álbum de fotos en la mano y el paquete de pañuelos a su derecha. Sakura le hizo una señal para que fuera a sentarse con ella y este no se hizo de rogar porque lo estaba deseando aunque su expresión dijera lo contrario.

Se sentó a una distancia poco prudente, es decir, muy cerca de ella, dejando que su piel rozara la suya inconscientemente. Sakura lo abrió y la primera fotografía con la que se encontró fue la que menos esperaba ver: una niña de pelo rosa, de no más de cuatro años, tirando del pelo a otro niño de pelo negro que parecía enfadado. La niña sonreía alegre, en cambio el niño tenía los ojos llorosos.

Sasuke pasó las yemas de los dedos por la imagen, tratando de sentir algo parecido a lo que sintió en aquel momento pero no hubo respuesta. Agachó la cabeza y sonrió nostálgico.

A moment like this

Some people wait a lifetime

For a moment like this

Some people search forever

For that one special kiss

I can’t believe it’s happening to me

Some people wait a lifetime

For a moment like this

- ¿Quién hizo esa foto¿Y cuándo? –preguntó él-.

- Fue Iruka-sensei –aclaró-, debíamos tener cuatro o cinco años… que monos estamos ¿a qué sí? –dijo en un susurro-.

- Mona estarás tú¿qué tenías contra mi pelo?

- ¡Era una niña! Supongo que sería curiosidad… Es que… tienes un pelo un poco ¿cómo decirlo?... raro.

- Le dijo la sartén al cazo –Sasuke tomó un mechón de pelo y lo examinó con cuidado, realmente era suave. Después de un rato, alzó una ceja y sentenció-. Sin comentarios.

- Perdona¿qué tienes que decir tú de mi hermoso cabello rosado?

- Pues eso, que es… rosa –sonrió divertido al verla hacer pucheros-. ¡No llores que se puede desteñir tu hermoso cabello rosado!

- Es mi color natural¡pelo-gallina! –Sakura pasó la página mientras Sasuke trataba de asimilar el mote que le había puesto-.

El chico decidió hacer caso omiso al comentario y siguió mirando la fotografías de la siguiente página: en la primera se veía a la misma niña de antes en brazos de su madre y en la segunda a una niña rubia abrazando/asfixiando al mismo niño moreno de antes. Sakura soltó una carcajada al ver la cara de pánico de Sasuke.

- ¡Eso se puede denunciar! –Exclamó él- ¿Teníais un complot contra mí o algo?… ¡Qué miedo!

- Eso se llama amor –le cortó- pero claro siempre has sido un cubito de hielo¿qué vas a saber tú de eso?

- ¿Tirarme del pelo y asfixiarme es amor? Pues no quisiera saber lo que es el odio…

- Sai tenía razón después de todo…

- ¿En qué?

- En que eres un imbécil insensible que no merece mis lágrimas.

- Hmp… Ese sí que no sabe nada –se defendió él-. Nadie merece tus lágrimas porque nadie debería ser capaz de hacer llorar a un ángel tan bueno como tú.

Sakura lo miró a los ojos, profundos y sobrios, y él chico aprovechó para secar las lágrimas de su rostro con sumo cuidado. La chica cerró los ojos y se limitó a concentrar al máximo sus sentidos para memorizar el contacto de su piel con la suya.

- ¿Por qué no acabas de contarme tu historia?

La pelirrosa volvió en sí, buscó en el álbum una página concreta y se la puso en el regazo al chico. En una página había una foto de ella, sonriente, y Sai, de pie en el salón y al fondo se veía el mueble con la televisión, un jarrón con rosas y la fotografía del equipo 7. La siguiente era exactamente igual exceptuando que Sakura ya no sonreía y que ya no estaba la fotografía.

- ¿Qué ves de extraño entre las dos?

- La cara de baka que tiene Sai.

- ¡Sasuke! Estoy hablando enserio.

- Yo también.

Sakura resopló y señaló de nuevo la fotografía. Ella ya se había dado cuenta de que le dolía verla tan feliz junto a Sai pero era necesario para explicarle lo que ocurría.

- Te veo a ti en este salón, el aparador, la televisión, un jarrón con flores frescas –hizo una mueca de asco al pensar que podrían ser un regale de Sai para ella- y nuestra fotografía.

- ¿No ves a Sai?

- Preferiría no tener que hacerlo.

- ¿Tanto te molesta su presencia?

- Solo si está cerca de la tuya…

- Sasuke¿estás celoso? No me lo puedo creer –lo miraba perpleja-, en algún momento creí que eras el más maduro de los tres.

- No es que sea inmaduro –se excusó- es que me da rabia –así es, Sasuke Uchiha, puede sentir rabia- que me sustituyas por un tío tan repelente.

- ¿Te da rabia porque es repelente o porque te he sustituido? –Sakura sonrió picaronamente-.

- Hmp… Sigue contándome.

La chica se acurrucó un poco más cerca de Sasuke, cosa que él no le impidió, y acercó a su vez el paquete de pañuelos.

- Cuando te fuiste de la aldea sentí que nada tenía sentido… y para colmo poco después Naruto se fue con Jiraiya-sensei a quién-sabe-dónde dejándome completamente sola. Me refugié en el entrenamiento y en los libros y pronto llegué a ser la promesa de la hokage. Hasta el día en que volvió Naruto de su entrenamiento. Nos volvieron a reunir como equipo junto a Kakashi y… Sai –Sakura apretó los puños y cogió un pañuelo-, No sé si me gustó por él o porque era una copia tuya con otro corte de pelo distinto –Sollozó-. El tiempo fue pasando y empezamos a salir aunque incluso Naruto llegó a decirme que no sentía lo que creía sentir –ahora sí empezó a llorar-. Todo parecía ir bien pero llegó un momento en que la relación se estancó y decidimos dar un paso más: nos vinimos a vivir juntos.

- El dobe es más listo de lo que parece –dijo pensando en Naruto-.

- Lo primero que hice cuando llegamos fue colocar la fotografía del equipo 7 donde mejor se viera porque me gusta recordar lo bien que nos lo pasamos… pero eso a la vez me ponía triste, y siempre me acordaba de cómo nos distanciamos, y porqué, y no podía parar de llorar –se secó las lágrimas-. Entonces, Sai y yo tuvimos una gran discusión por la fotografía y la tiró a la basura –Sasuke gruño de desaprobación-. Desde entonces ya nada me ponía triste pero tampoco había nada que me hiciera sonreír de verdad… dos semanas después nos sacamos la siguiente fotografía –señaló la página siguiente-, esa es…

Sasuke sintió unas ganas tremendas de abrazarla, besarla y decirle que todo estaba bien y que ya todo había acabado. De consolarla, susurrarle al oído que él ya estaba allí para todo lo que necesitara y que el mundo no podría romper nunca más el vínculo que los unía.

- ¿Qué te ha parecido la historia?

- Patética –Sakura sonrió de pura pena-, en primer lugar nunca debiste sustituirme y menos por ese, y en segundo lugar… es una pérdida de tiempo llorar por él.

- ¿Y no lo fue llorar por ti?

- No –el Uchiha cogió su rostro con ambas manos- porque yo ya estoy aquí y ahora es él el que se ha ido.

Sakura enterró la cara en el cuello de Sasuke y lo rodeó con sus brazos dejando que el álbum cayera al suelo. El chico sintió el aroma de los cerezos penetrar en sus sentidos y dejo que sus brazos actuaran por sí solos, rodeándola también.

- Aún no has contestado a la pregunta –levantó el rostro de la pelirrosa para quedar cara a cara- ¿sigues queriéndome?

Everything changes

But beauty remains

Something so tender

I can’t explain

Well, I’m maybe dreaming

But ‘till awake

Can we make this dream last forever?

And I’ll cherish all the love we share

Por toda respuesta, la chica selló su respuesta con un tranquilo beso que, aunque lento, lo pilló por sorpresa. Pero enseguida se amoldó a los dulces labios de la pelirrosa que se movían con parsimonia contra los suyos. Sasuke la rodeó por la cintura mientras con su lengua recorría sus labios pidiendo paso. Sakura no se hizo de rogar y dejó que se introdujera en su boca al igual que ella lo hizo en la de él.

Las manos de Sasuke viajaban desde la cintura hasta las caderas de Sakura, delineando círculos concéntricos y disfrutando cada gemido ahogado en su boca. El chico se sintió en el cielo cuando la pelirrosa enredó sus dedos en sus cabellos azabaches y ahondó un poco más el beso, animándolo a seguir.

Se separaron un poco para tomar aire, no más de un par de centímetros y el Uchiha aprovechó para morderle el labio inferior juguetonamente y darle un pequeño beso a lo que ella respondió con una gran sonrisa. Sasuke se acercó a su oído y susurró dejando que su aliento acariciara la sensible zona.

- ¿Eso es un “sí”?

- No –el chico alzó una ceja confuso-, es un “me parece que nunca he dejado de hacerlo”.

A moment like this

Some people wait a lifetime

For a moment like this

Some people search forever

For that one special kiss

I can’t believe it’s happening to me

Some people wait a lifetime

For a moment like this

La recostó sobre el sofá, sin dejar de mirarla a los ojos, acarició la nariz de su pelirrosa con la suya antes de continuar besándola, pero ya no con lentitud sino con deseo. Se apoyó en sus codos para no hacerle daño con todo su peso y separó sus piernas con una de sus rodillas.

Levantó un poco la cabeza y vio con arrogancia los labios hinchados de la kunoichi que aún seguía con los ojos cerrados, centrada totalmente en el contacto de sus cuerpos. Comenzó a trazar un camino de besos desde su lóbulo hasta la hendidura del cuello. Succionó con tanta fuerza en esta zona que probablemente le quedarían marcas al día siguiente. Sakura arqueaba la espalda con cada mordisco, cada beso o cada caricia del moreno que no dejaba sus manos quietas ni un segundo.

Con torpeza, la chica le quitó la camiseta para contemplar con todo detalle su trabajado abdomen. Sasuke notó como lo miraba y sonrió de nuevo. Volvió a besarla con lujuria mientras sus manos bajaban la cremallera de su camiseta. Su torso quedó al descubierto y se sonrojó de sobremanera cuando se dio cuenta de la lasciva miraba del chico.

El Uchiha no perdió el tiempo y siguió dibujando el camino, esta vez desde el cuello, bajando por la clavícula y el esternón hasta el pecho. Acabó de quitarle la camiseta y desabrochó el sujetador de encaje negro que tanto le había gustado, dejando vía libre hasta sus senos.

Sasuke acercó su lengua hasta uno de los pezones, lamiéndolo, y haciendo que la pelirrosa volviera a arquearse pegando sus cuerpos. Gimió al sentir su erección y le clavó las uñas en la espalda cuando sintió la mano que le quedaba libre deslizarse por debajo de su falda mientras mordía, succionaba y dedicaba tiempo a la parte más sensible de su busto. Los pechos de Sakura eran perfectos porque cabían perfectamente en sus manos, eran la medida exacta del placer.

De hecho, comenzaba a verla como un ser que se asemejaba a la perfección, con su vientre plano, su piel nívea y aterciopelada, sus brillantes ojos como esmeraldas, su largo y sedoso cabello rosado, sus redondeadas caderas y su perfecto escote. ¡Qué deliciosa la muerte por el placer de su cuerpo!

Could this be the greatest love of all?

I want to know that you will catch me when I fall

So let me tell you this…

- Sasuke-kun…

Volvió a gemir cuando sintió que Sasuke iba buscando la cúspide del éxtasis entre sus piernas y ya no podía controlarse más. El chico introdujo el primer dedo en su interior tan solo por escucharla gritar su nombre y el segundo para notar como cada fibra de su cuerpo se iba estremeciendo.

La besó con desesperación antes de introducir por tercera vez sus dedos haciendo que ahogara un grito. Sonrió contra sus labios al notar como las manos de la chica buscaban su excitación e intentaban bajarle los pantalones para acentuarla más.

- Sakura…

Gruñó cuando la chica por fin consiguió su tarea y masajeó su miembro solo por ver a Sasuke Uchiha gemir del placer que ella le causaba, era algo retorcido pero así es el sexo al fin y al cabo.

- ¡Sasuke Uchiha se está derritiendo en tus manos! –Gritó su Inner emocionada-..

La chica sonrió malévolamente al comprobar que era cierto lo que su alter ego le decía, que “cubito de hielo” Uchiha se está fundiendo deliciosamente entre sus dedos. El chico seguía con el ceño fruncido y los ojos cerrados con fuerza deleitándose con cada impulso que llegaba a su cerebro.

Respiraban entrecortadamente desde hacía un buen rato, sus pieles estaban perladas por el sudor y sus ojos, ensombrecidos por el deseo, no dejaban pasar ni un detalle en el cuerpo del otro, inspeccionándolo y memorizando cada centímetro cuadrado con curiosidad. Sasuke parecía a punto de reventar cosa que Sakura disfrutó arrogantemente.

- Sakura –la llamó cuando la erección se hizo insoportable hasta el punto de doler en su propia piel- ¿estás segura de querer seguir?

-¿Te estás echando atrás Uchiha? –lo retó ella-.

Por alguna razón su actitud fría e indiferente hizo que su corazón diera un vuelco por enésima vez en pocos minutos. Su apellido, con él que nunca lo llamaba y quería que siguiera sin hacerlo, parecía embrujarlo si salía de sus rojos labios y eso lo excitaba exasperadamente.

El chico la besó con ansia, brusquedad, mordiendo cada rincón y lamiendo cada recoveco de su cavidad, jugueteando con su lengua y dejando sus labios inflamados, haciendo que se viera más apetecible aún.

Antes de nada, se aseguró de que estuviera lo bastante húmeda para poder empezar son problemas. El contacto de nuevo provocó una descarga eléctrica en los sentidos de ella que no intentó reprimir un gemido bastante audible.

Sasuke se posicionó entre sus piernas y la penetró con cuidado para no hacerle daño y esperó unos segundos a que su cuerpo se acostumbrara a su nuevo individuo. Poco a poco fue aumentando la velocidad de las embestidas como aumenta el ritmo de una carrera continua.

Todo parecía haberse desvanecido: la habitación, el sofá, la luz… Todo, y en aquel mundo de tentaciones prohibidas solo estaban ellos, esperando escuchar su nombre en boca del otro.

- ¡Sasuke-kun!...

- Sakura…

Con cada entrada un nuevo grito de placer. El Uchiha enterró su cara en el cuello de la pelirrosa y dejó que su garganta guiara los sonidos que producía porque él ya no era dueño de sus actos. Sakura movía las caderas cada vez más, intentando alcanzar la cima, y Sasuke cada vez arremetía con más fuerza y poder hasta que ninguno de los dos pudo evitarlo: el estímulo recorrió con fuerza sus nervios hasta saturarlos de gozo.

- Sasuke-kun…

-Sakura…

Gruñeron finalmente los dos cayendo rendidos el uno sobre el otro, abrazados, disfrutando como su piel se adhería por el sudor y como sus respiraciones se fundían en un hálito sin control. Lentamente, sus pulsos y sus latidos se fueron estabilizando hasta que quedaron tranquilos, tumbados en el sofá, como si no hubiera pasado nada. Sakura agarró una manta de un armario cercano y resguardó sus cuerpos desnudos del frío otoño.

- Sakura… esto ha sido…

- Genial.

- Sí, eso mismo –aseguró el moreno- pero… no traje protección…

- Sasuke… -la miró como mira una madre a un niño cuando sabe que está mintiendo- Sé que tu propósito aquí es rehacer tu clan y que yo…

- Sí, pero… -frunció el ceño confundido-.

- Pues acepto pero con dos condiciones.

Sasuke abrió los ojos sorprendido. En un principio ése había sido su primordial objetivo pero ella había conseguido cambiarlo en unas simples horas. Entonces se imaginó a sí mismo llorando porque una niña con el pelo rosa le tiraba del pelo y su sonrisa se enterneció. Estaba dispuesto a todo.

- Tú dirás…

- Una: nunca le dirás a nadie qué ocurrió en esta habitación –aclaró-, esto no saldrá de estas cuatro paredes ¿entendido?

- Hmp… ¿no voy a poder fardar de lo que pasó hoy¿Ni siquiera con Naruto?

- No –negó contundentemente ella- y dos: nunca más me dejes sola, por favor…

A moment like this

Some people wait a lifetime

For a moment like this

Some people search forever

For that one special kiss

I can’t believe it’s happening to me

Some people wait a lifetime

For a moment like this

- Tonta… pues claro que no te voy a dejar sola… y menos con Sai –sonrió con superioridad-.

- Baka... vístete antes de que llegue o montará en cólera –advirtió la pelirrosa-.

- Oblígame… -la miró incitándola a repetir hazañas anteriores y le guiñó un ojo juguetonamente-.

FIN DEL CAPÍTULO 2: STARDOM SKY SHINING ABOVE US

End Notes:

¿Qué tal? Fue mi primer lemmon, aunque había leído tantos que pareció que era el decimoquinto XD

 BYE!

 

prometo publicar la cuanto antes!

End Notes:

¿Qué tal? Fue mi primer lemmon, aunque había leído tantos que pareció que era el decimoquinto XD

 BYE!

 

prometo publicar la cuanto antes!

Volver al indexEpilogue: WELCOME! by silent-movie
Author's Notes:

Este fic ha llegado a su fin, ha sido algo "retrasado" pero espero que os haya gustado igual!

 

nos vemos!

Author's Notes:

Este fic ha llegado a su fin, ha sido algo "retrasado" pero espero que os haya gustado igual!

 

nos vemos!

HERE WE GO AGAIN

EPILOGUE: WELCOME!

(Song: Teaching Myself To Dream - Artist: Katy Rose

Una niña de no más de seis años correteaba por los jardines de la casa principal del barrio Uchiha recién reconstruido. Su espeso pelo azabache ondeando al viento contrastaba a la perfección con sus cristalinos e inocentes ojos verdes destellando con cada rayo de Sol.

- ¡Mikoto-chan! –Gritó su padre- ¡Si no vienes ahora mismo me comeré tu almuerzo!

- ¡No serás capaz!

La niña, a sabiendas de qué sí era capaz, ignoro el aviso de su padre y siguió jugando con su cometa nueva. El chico al ver que Mikoto no le hacía el más mínimo caso comenzó a comerse el sándwich que Su madre le había preparado.

- No me lo puedo creer… -dijo una grave y pausada voz tras él- …ahora te dedicas a comerte la comida de tu hija.

- Bienvenido a casa… –dijo tranquilamente- …hermano.

- Hmp… veo que no has perdido facultades.

- ¿Quién te crees que soy? –Preguntó insolente- ¿Tú?

Se quedaron un rato en silencio. Itachi estaba realmente sorprendido del comportamiento de su hermano, de hecho ya no parecía Sasuke “el vengado”, no se lanzó sobre él para atacarlo nada más verlo como la última vez, ni tampoco había activado el sharingan para controlar lo que hacía cuando no miraba.

- ¿Cómo lo llevas? –Preguntó el menor dejando boquiabierto a Itachi- ¿Qué te trae por estos parajes?

- He dejado Akatsuki –hizo una pausa-, me resultaba monótono y aburrido ir matando gente todo el día.

- ¿En serio? Quién lo diría –contestó sarcásticamente Sasuke-.

Todo quedó en silencio cuando de repente alguien abrió la puerta de la entrada a la casa y saludó familiarmente al chico, éste respondió de igual forma. Los pasos se dirigían hacia el salón donde estaban los dos hermanos. Una figura asomó por la puerta y dejó al mayor aún más atónito de lo que ya estaba.

Sakura hizo acto de presencia en la habitación, su hermoso y brillante pelo rosado que caía sobre la bata de médico que todavía llevaba puesta fue lo que más le l

Here We Go Again by silent-movie

MÁS INFORMACIÓN

El contenido original se encuentra en https://fanfic.es/viewstory.php/
Todos los derechos reservados para el autor del contenido original (en el enlace de la linea superior)
Si crees que alguno de los contenidos (texto, imagenes o multimedia) en esta página infringe tus derechos relativos a propiedad intelectual, marcas registradas o cualquier otro de tus derechos, por favor ponte en contacto con nosotros en el mail [email protected] y retiraremos este contenido inmediatamente

Top 20