Silencio by rosalinda

Fanfics en Español El sitio de referencia de los fanfics en español, con miles de fanfics gratis y en español

  Silencio by rosalinda
Summary: Esto es un sasuhina. Pensamiento de Hinata:El silencio es la palabra que mejor me describe,ya que a mi nadie me quiere escuchar ni oír mi opinión, es más, ni siquiera mi propio padre, ya que el está mas pendiente de su trabajo y mi hermano mayor, solo anda pensando en su novia.Sin embargo,a mi madre, no la pude conocer, ya que murio cuando apenas era una bebé. Lo unico que le interesa a mi padre son mis notas y que soy una buena candidata para un matrimonio arreglado.Lo sé, esto es injusto, pero que puedo hacer, por eso es que desde los siete años he decidido dejar de hablar; no tengo amigas y siempre me encuentro encerrada en la biblioteca para leer algún libro; ya que estos son mis unicos amigos e incluso familia que para los cuales yo si valgo al igual que estos valen para mi. Yo: pero todo esto cambia cuando conoce a Sasuke Uchiha, quien es contratado para ser su psicólogo y ayudarla a que pueda hablar, pero algo más ocurrira, ya que se enterara de la razón por la cual dejó de hablar, por lo que le propondrá que ambos huyan y comiencen una nueva vida donde Hinata pueda ser feliz y muy valorada por todos en especial por él. 

Categories: ANIME/MANGA, NARUTO Characters: Hinata Hyūga

Generos: Romance

Advertencias: Sexo Gráfico (Lemon)

Challenges: No

Series: No

Chapters: 8 Completed: No Word count: 11545 Read: 1794 Published: 01/05/2009 Updated: 19/05/2009
Summary: Esto es un sasuhina. Pensamiento de Hinata:El silencio es la palabra que mejor me describe,ya que a mi nadie me quiere escuchar ni oír mi opinión, es más, ni siquiera mi propio padre, ya que el está mas pendiente de su trabajo y mi hermano mayor, solo anda pensando en su novia.Sin embargo,a mi madre, no la pude conocer, ya que murio cuando apenas era una bebé. Lo unico que le interesa a mi padre son mis notas y que soy una buena candidata para un matrimonio arreglado.Lo sé, esto es injusto, pero que puedo hacer, por eso es que desde los siete años he decidido dejar de hablar; no tengo amigas y siempre me encuentro encerrada en la biblioteca para leer algún libro; ya que estos son mis unicos amigos e incluso familia que para los cuales yo si valgo al igual que estos valen para mi. Yo: pero todo esto cambia cuando conoce a Sasuke Uchiha, quien es contratado para ser su psicólogo y ayudarla a que pueda hablar, pero algo más ocurrira, ya que se enterara de la razón por la cual dejó de hablar, por lo que le propondrá que ambos huyan y comiencen una nueva vida donde Hinata pueda ser feliz y muy valorada por todos en especial por él. 

Categories: ANIME/MANGA, NARUTO Characters: Hinata Hyūga

Generos: Romance

Advertencias: Sexo Gráfico (Lemon)

Challenges: No

Series: No

Chapters: 8 Completed: No Word count: 11545 Read: 1794 Published: 01/05/2009 Updated: 19/05/2009 Soy demasiado callada by rosalinda
Author's Notes:

los personajes del siguiente fic, no son míos sino de Masashi Kishimoto

Author's Notes:

los personajes del siguiente fic, no son míos sino de Masashi Kishimoto

Hoy era un día como cualquiera, no tenía amigos, mi padre me ignoraba ya que estaba mas pendiente de su trabajo, Neji solo se ponia a pensar como tortolo enamorado de lo bonita que era su novia Tenten y yo encerrada en la biblioteca leyendo un libro, sin decir ni una sola palabra como siempre; claro que solo hablaba cuando algún profesor me preguntaba algo y querían que les conteste, pero el resto del tiempo permanecía callada o a veces, en muy rara vez, decia una que otra palabra.

Pero lo que menos imagine, sucedió ese día, la novia de Neji corto con el, era que vean al pobre, por cada paso que daba ya le recordaba a Tenten.

-oye hintata-me llamo mi hermano mayor mientras veía tele, a lo cual yo solo fui donde el para ver que era lo que quería

-¿quieres ir a comer un helado?-me preguntó, claro… como no esta su novia, yo voy a tener que ser el reemplazo como su compañía…; al escuchar eso solo asenti con la cabeza y fui en busca de una mejor ropa de la que llevaba puesta.

El viaje fue callado y silencioso, solo la radio era lo que sonaba en el auto de Neji mientras nos dirigíamos a la heladería mas cercana.Al llegar, ambos nos pedimos un helado de banana split, para compartir.

-y cómo te va en escuela?-me preguntó Neji tratando de iniciar una conversación a lo que yo no le respondí y solo me dediqué a comer el helado

-Hinata ¿me escuchastes?-me preguntó pensando que tal vez no lo haya oido bien; yo solo le asentí con la cabeza, callada como siempre

-¿estás enojada conmigo?- me volvió a preguntar, a lo que yo le respondí con la cabeza  moviendola de un lado a otro

-estas algo extraña y callada-me dijo, a lo cual la última palabra retumbaba en mi mente. Si, yo era callada por no decir silenciosa o hasta muda

-mmmm…-fue lo único que dije.

Después de eso, terminamos el helado y volvimos a casa. Como siempre, el viaje fue callado, solo que esta vez Neji no prendió la radio y por lo cual yo solo veía a travez de la ventana el pasaije, como hacía siempre al viajar en cualquier auto

.………………………………………………………………………………

Al estar de vuelta en casa, yo me dirigí a mi habitación a hacer mis deberes y Neji se quedo viendo la televisión en la sala de estar.

Luego de unas horas, llega papá, el cual salda a Neji, yo, sin embargo, seguía en mi habitación haciendo mis deberes.Entonces Neji, después de haber saludado a mi padre, le dice:

-papá. Tenemos que hablar-le dijo muy serio, por lo que pude notar, mientras me encontraba escondida en una esquina, arriba de las escaleras, cuando me pare al querer ir a saludar a mi padre, como lo hacía siempre, pero solo lo hacía por cortesía

-¿qué sucede?-le preguntó a la vez que se ponía de igual de serio que mi hermano mayor

-es sobre Hinata-le contestó, a lo cual,yo me quedé en estado de shock, ahi parada; fue el primer pensamiento que se me vino a la mente, temerosa de que tal vez eso fuera o incluso peor. 

-vamos a mi despacho-fue lo único que dijo para luego alejarse de la sala, en dirección a su despacho mientras era seguido por Neji

*******************:::……….:::::***************************

Narración de la autora:

-¡de que me querias hablar?-le preguntó el padre a su hijo, quien era Hiashi Hyuga

-sobre Hinata-le contestó el castaño

-¿qué sucede con ella?-le dijo el padre al no comprender a lo que se refería

-es que es muy callada, es decir, demasiado-le contestó

-y? qué tiene? Ella siempre es asi-le dijo el padre a su hijo

-si, pero… no crees que deba ir as un psicólogo?-le dijo su hijo tratando de demostrarle su preocupación por su hermana menor- además quien quería casarse con una joven muda que no pronuncie ni una sola palabra?-le dijo tratando de ver la reacción de su padre

El padre se quedo pensativo por unos instantes:

-mmm… pensandolo bien, creo que tienes razón, Hinata es demasiado callada-le contestó-pero ¿dónde podría conseguir a un psicólogo?

-yo te lo busco si quieres-le dijo Neji a lo cual el padre acepto

-de acuerdo, pero que no se te olvidé que quiero a uno muy bueno-le dijo Hiashi en una forma de advertencia

-está bien-le dijo su hijo mientras salía del despacho-hasta mañana, entonces papá

-hasta mañana hijo-le contestó mientras se disponía a trabajar en su escritorio

……………………………………………………………………………….

Todo el resto de la noche, mi hermano y mi padre, al parecer, durmieron tarde, como siempre. Mi padre, por trabajar toda la noche y mi hermano por tratar de contactarse con tenten, para ver si podrían volver a su relación; en cambio, yo, no pude dormir, pensando en cual podía ser la causa por la que mi hermano hablo con mi padre, de algo, al parecer muy serio, sobre mi. Lo único que deseaba, era que no fuera de algo que no tenga solución alguna 

………………………….:::::::::::......:::::::::::………………………………. 

End Notes:
espero que les haya gustado y dejen reviews
End Notes:espero que les haya gustado y dejen reviewsVolver al indexReservando una consulta by rosalinda
Author's Notes:
 
Author's Notes: 

 Al despertar, note que tenía unas enormes ojeras, ya que recién pude quedar dormida cerca de las cuatro de la mañana, así que solo tuve tres horas de sueño. Solo tenía media hora para llegar al colegio, así que me bañé y aliste lo más rápido que pude, me puse mi camisa blanca de manga corta con botones; y una falda corta hasta un poco arriba de las rodillas de color negra con zapatillas blancas. Baje lo más rápido que pude, por las escaleras hacia la cocina donde estaba mi hermano mayor.

Yo solo me prepare un sándwich, en eso mi hermano me llama:

-hinata-me llamo a lo que yo voltee donde estaba el con el sándwich en la mano y lo mire-yo te voy a llevar-me dijo mientras se dirigía al garaje, yo simplemente lo segui callada, algo raro le estaba pasando ya que estaba mas serio que de costumbre; aun asi no le tome mucha importancia.

Cuando llegamos al colegio, me despedí con la mano de mi hermano en dirección a mi aula, pero en el camino sentí la mirada de Neji clavada sobre mi, como si me siguiera con la mirada cada paso que doy. Esto me causo un escalofrio que recorrio mi cuerpo, pero solo por un instante, asi que segui normalmente mi camino hacia mi aula

-…………..-………………….-…………………..-………………………-

Neji:

Callada… como siempre…. Algo extraño tiene mi hermana, lo presiento.

En el viaje en dirección a su colegio no dijo ni una palabra y al llegar fue igual, solo que a diferencia de este, se despidio con un gesto con la mano, pero nada más; la seguí con la mirada, pensativo y a la vez preocupado; fue la pregunta que retumbo en mi mente por varios segundos mientras la miraba, en eso noto que le viene un escalofrio por la espalda, ¿Por qué habra sido?.

Lamentablemente no tengo ninguna respuesta para tantas preguntas en  mi mente, en este instante; pero de alguna forma sabré que le sucede a Hinata.

En eso veo que se le pasa el escalofrío y sigue su camino, al llegar a su aula, yo enciendo el motor del auto y voy en dirección contraria al de su colegio.Rock lee, mi mejor amigo, me aconsejo que lleve a Hinata a un tal psicólogo llamado Sasuke Uchiha, al parecer es un médico muy respetado y con buena reputación por sus anteriores trabajos.

 Yo solo espero que la pueda curar a mi hermana o al menos decirme cual es la causa de que ande muy callada por no decir muda

-buenas tardes, podría hablar con el doctor Sasuke Uchiha?-le pedí a la secretaria de informaciones que se encontraba en la sala de espera del consultorio

-tome asiento mientras espera que le diga al doctor ¿de acuerdo?-me respondió la secretaria a lo que yo acepté y me fui a sentar en uno de los asientos que habían ahí, a la vez que la secretaria se entraba, la parecer, oficina del doctor. Mientras esperaba, noté que el consultorio estaba igual de amoblado que un consultorio como todos; con paredes blancas, cuadros de paisajes muy hermosos, unas dos ventanas que daban afuera del lugar cada una al lado de la puerta, que era de color café claro que estaban con vista a los asinentos del consultorio y al frente de estos estaba el escritorio de la secretaria y un corredor al lado del escritorio de la secretaria por donde ella pasó. Con estos pocos y pequeños detalles me estuve entreteniendo a la vez que esperaba ser recibido en el consultorio del médico.……………………………………………………………………………… 

Sasuke:

-sasuke-me llamo ino, quien era mi secretaria, que estaba apoyada sobre el marco de la puerta, en espera de que le tomara atención

-¿qué sucede?-le pregunté a la vez que me arreglaba la corbata y dejaba de besar a Karín, que era  uno de mis tantos pasatiempos; para así prestarle atención a la persona que nos interrumpio a mi y a Karín, en pleno ejercicio, si así quieran llamarlo

-un cliente quiere hablar con usted-me dijo mientras se levantaba del marco de la puerta y Karín se levantaba del escritorio para arreglarse un poco la ropa.-dile que pase-le ordené a lo que ella salió del lugar seguida de Karín. Que antes de irse me mandó un beso con la mano, yo no le tome atención y simplemente me despedí con un gesto con la mano

 Dentro de unos minutos después entra el cliente, que al parecer era de unos Dieciocho años, al parecer menor que yo. Le indique que tomara asiento para que así me contara su problema:

-gracias-dijo al tomar asiento frente a mi escritorio a la vez que yo también tome asiento frente a él

-y bien ¿cuál es su problema?-le pregunté a lo que el se puso muy serio

-vera doctor…es que el problema no soy yo, sino mi hermana- me contestó

-y? ¿Qué tiene?-le volví a cuestionar-es que ella, no habla, es como si estuviera muda y antes no era así; y quisiera saber si usted podría ver que es lo que tiene o que problema tiene- me contestó a lo que tomé un gran suspiro y me recargue en el asiento. Si, de seguro sería un arduo trabajo.

-en ese caso, traigala hoy a las doce y cuarto-le dije

-perdón ¿pero no es muy pronto?-me dijo a lo que yo le respondí

-si, pero mientras mas antes se haga el tratamiento, mas pronto estara curada, además que esa es la unica hora libre que tengo-al decir esto, el acepto y salió del consultorio, claro, sin antes despedirse de mi y de mi secretaria y fue en dirección a la salida

-parece un chico agradable-me dijo Ino mientras revisaba unos papeles en su escritorio y yo me encontraba recargado en el marco de la puerta con la vista puesta en un punto cualquiera de la pared blanca

-cierto-le respondí para luego dirigir mi mirada hacia ella

-¿y cómo va el mini-sai?-le pregunté a la vez que ella se sonrojaba

-bien-me contestó con una sonrisa apacible en su rostro y miraba al mismo punto que yo antes estaba mirando-pero al igual que él, extraña la compañía de su papá-me contestó a lo que la ví un poco serio

-tranquila-le dije tratando de animarla un poco-de seguro podrás verlo pronto cuando ya haya terminado los trámites para que estes con el en Estados Unidos

-eso espero-me contestó para luego de unos instantes seguir con su trabajo y yo dirigirme a mi oficina a esperar al paciente con quien tenía una consulta dentro de unos minutos

………………………………………………………………………………. 

Volver al indexDe ida al psicólogo by rosalinda

Neji:

Al fin ya le pude reservar una consulta para Hinata, lo malo es que es muy temprano por lo que tengo que esperar a que salga del colegio para llevarla. Solo espero que no se  resista a ir al psicólogo

……………………………………………………………………………….

Hinata:

Sonó el timbre que anunciaba el fin de clases, por lo que fui caminando hacia la salida del colegio para dirigirme a mi casa, pero en eso noto el auto negro de Neji estacionado en frente de la salida del colegio y veo que mi hermano está apoyado en la parte trasera del auto y me llama:

-Hinata, ven-me ordena a la vez que levanta su mano en un gesto de saludo y me sonríe, algo raro le pasa a Neji, el no es así. Pero bueno, aprovecharé que me lleve a casa en vez de ir caminando, así que voy en dirección donde el.

El en viaje a casa, noto que en vez de ir a casa nos dirigimos a un consultorio en donde había un letrero en la puerta que decía ``psicólogo Sasuke Uchiha´´ al leerlo, me dí cuenta el porque de la actitud de mi hermano, el me quería llevar en secreto donde el psicólogo, ¿acaso me creía loca para llevarme aquí? Así que yo no quise salir del auto, me resistí a salir:

-vamos Hinata, sal de una vez-me dijo mi hermano mientras me jalaba de la mano, yo con la cabeza la movía de un lado a otro en señal de que no le haría caso. Pero finalmente me ganó, y me obligó a salir, me agarraba de cualquier cosa que estuviera en el camino para evitar entrar, pero fue inútil porque mi hermano logró hacerme entrar al consultorio donde nos recibió la secretaria del doctor.

-ya estamos aquí para la consulta-dijo mi hermano a la secretaria mientras me sostenía con ambas manos para que este sentada en un asiento que habían por ahí.

 La secretaria era una rubia de ojos azules con un poco grande su barriga, al parecer estaba esperando, me preguntó como se sentirá esperar a un bebé; debe ser lindo; ella vestía una blusa con tiros, ancha de color azul, pantalón de tela azul oscuro, sandalias blancas y llevaba una coleta con un mechón de pelo que le tapaba el lado izquierdo de su cara, era muy bonita y joven, de seguro su esposo ha de quererla mucho.

-en seguida le aviso al doctor-le contestó a la vez que entraba a uno de los pasillos que estaba a su lado izquierdo.

Luego de unos cuantos segundos, volvió a aparecer la secretaria:

-el doctor Uchiha, dijo que si quiere la paciente puede pasar-nos dijo la secretaria, así que  a jalones me llevo mi hermano donde la oficina del doctor.

Al llegar a la puerta del psicólogo, Neji tocó la puerta y nos recibió el psicólogo, que al parecer era un hombre de unos 25 años con rasgos masculinos muy bien marcados, de pelo negro con algunos reflejos azules, ojos del color de la noche  y de piel blanca. Vestía una camisa de botones, azul a cuadros; unos jeans azules y zapatos de cuero negros.

-así que esta es su hermana ¿cierto?-dijo el señor mientras me examinaba de arriba abajo y yo lo miraba con el ceño fruncido, de seguro es un maldito mujeriego como todos los hombres.

-si, es ella-le contestó mi hermano

-bueno, entonces espere afuera en uno de los asientos, mientras realizo el tratamiento con su hermanita, ¿de acuerdo?-al decir esto, mi hermano acepto y se fue en silencio a sentar a uno de los asientos que habían por ahí

-pasa-me dijo el doctor mientras me abría la puerta de su oficina; adentro tenía las paredes de color blancas, como las de afuera, había un gran cuadro en la pared al frente de la puerta donde se podía observar un hermoso paisaje y al lado del cuadro, había un escritorio con dos sillas en frente del escritorio el cual los separaba; al frente del escritorio estaba un librero lleno de toda clase de libros, desde infantiles y de romance, hasta de libros que trataran sobre la materia de psicología, verdaderamente eran una belleza el contenido del librero, por lo que al entrar me quede viendolo un rato.

-te gustan ¿verdad?-me preguntó el médico, a lo que yo reaccioné y alejé mi mirada de ahí

-no te preocupes, si quieres toma uno-me dijo, por lo cual yo, sin pensarlo dos veces, tomé el libro de Isabel Allende, verdaderamente me gustaban los libros de esta autora, no solo por las historias que narraba, sino también por la forma como lo hacía.

-sientate-me ordenó el psicólogo, por lo cual yo simplemente hice caso y me sente frente a él.

-y bien ¿Por qué no me cuentas lo que te sucede o lo que te molesta?-me dijo el psicólogo mientras unía sus manos y las ponía en frente de su rostro, a lo que yo no le respondí nada.

El doctor al percatarse de que yo no le respondería, sacó un cuaderno de uno de sus cajones del escritorio, junto a un bolígrafo y me los entregó

-toma-me dijo y yo los recibí-escribe lo que quieras decirme-me dijo a lo que decidí escribir lo que él me había ordenado.El psicólogo, al entregarle de vuelta la libreta con el bolígrafo, los recibió y leyó lo que había escrito; lo que yo le había escrito era ``vayase al infierno y púdrase´´. El tiempo que tardo en leerlo aproveché para tratar de huir por la puerta, pero para mi mala suerte estaba asegurada. 

-hmp, para tu información yo tengo la llave-al decir esto, yo voltee donde él y noté que tenía una llave colgando de su cuello.

-si te sientas, y tratas de calmarte, te dejaré salir-al notar que no tenía opción, me restringí a sentarme donde estaba

-ahora dime ¿qué te molesta?-me preguntó, pero no le respondí de nuevo

-yo sé que tu puedes hablar, a mi no me vas a engañar-me dijo a la vez que sonreía de una forma arrogante  y yo lo miraba con el seño fruncido

-vamos, di algo, que yo no muerdo-yo solo lo miré un poco mas calmada, porque al fin y al cabo, sino le hablaba, no tendría ninguna posibilidad de salir de aquí

-te lo vuelvo a preguntar por última vez ¿qué te molesta?Yo ya no pude más, si quería salir, la única solución era hablar, así que no tuve más opción que romper con mi ley que me había impuesto desde hace nueve años atrás, así que le dije:

-me molesta…estar aquí-le dije con la cabeza gacha, puesta en dirección al suelo

-pero ¿porqué?-me volvió a cuestionar

-porque siento que me creen anormal para que me traigan acá-le revelé a lo que él me miró pensativo un tiempo y me dijo:

-pero, tu crees que es normal no hablar?

-para mi, si-le contesté

-pero para las otras personas no, por eso te trajo aquí tu hermano-me dijo, mientras se ponía a hurgar uno de sus adornos que tenía sobre su escritorio.

-si, pero…-en eso hice una pausa para tratar de aguantar las lágrimas que querían salir de mis ojos, el doctor se dio cuenta de mi acto, por lo que dejó a un lado el adorno y me miró fijamente

-pero qué?-me dijo para que yo continuara

-pero para que hablar si nadie me escucha-le contesté con la voz algo quebradiza; el solo recordar esa razón me hacía sentir mal, muy mal y triste

-pero yo si te estoy escuchando- me afirmo

-si, pero solo porque le están pagando-le contesté a lo que él me miró fijamente a los ojos.

Luego de un rato, se fijo en su reloj de su muñeca y saco un cuaderno de uno de sus cajones de su escritorio y me lo pasó

-toma-yo lo recibí, para luego preguntarle

-¿para qué es?-le pregunté

-es un diario donde escribas todo lo que piensas y te suceda en los próximos días, además de que lo lleves siempre contigo-me aclaró para luego agregar-acéptalo como un regalo mío-al decir esto me sonrío y yo me sonroje, porque había notado que tenía una hermosa sonrisa

-etto…no es por molestar, pero…-empecé a decir mientras veía el libro sobre el escritorio, él lo tomo y me lo entregó

-te lo regalo también-me dijo, a lo que yo algo temerosa tome el libro sus manos, sin querer, mi mano chocó, un poco, con la suya, por lo que me sonrojé un poco

-gracias…-le dije en un susurro, mientras el me habría la puerta para salir.

Me dirigí donde estaba mi hermano, al llegar, el se levantó de su asiento y fue a recibirme

.-¿cómo te fue?-me preguntó

-bien- fue lo único que le dije

-hasta la próxima semana señorita-se despidió mi hermano de la secretaria

-hasta luego joven-le devolvió el saludo a mi hermano-y jovencita-agregó la secretaria mientras sonreía

Lo único que hice fue hacer una reverencia y salir del lugar en dirección al auto de mi hermano.

El viaje fue igual que siempre, al estar de nuevo en casa, subi a mi habitación a hacer mis deberes. Al terminar, decidí leer el libro que me había regalado mi psicólogo, al verlo, se me vino a la mente la bella sonrisa del doctor, en verdad, me había cautivado esa sonrisa, solo espero poder verlo de nuevo.

************************************************************ 

End Notes:
espero que les guste y dejen algun comentario, porque sino no lo sigo.
End Notes:espero que les guste y dejen algun comentario, porque sino no lo sigo.Volver al indexUn poco sobre mi vida by rosalinda

Un poco sobre mi vida



Esta era la noche, que al fin pude dormir tranquila y feliz sin preocuparme del mundo exterior y de lo triste que es mi vida. Algunos se pregunto que gracias a qué o mejor dicho a quien, tuve un hermoso sueño; pues la respuesta era obvia… era gracias a que soñé con mi psicólogo Sasuke Uchiha.

en mi sueño, yo estaba con un vestido de color blanco adrnado de flores bordadas y llevaba sandalias blancas. Sasuke llevaba un esmoquin de color azul oscuro, casi parecido al negro.

En el salón de baile, la música sonaba; era una pieza calmada y tranquila, como romántica para bailar en pareja. Él me agarraba con una mano la cintura mientras que con la otra me sostenía una de mis manos, la mano libre que me quedaba la tenía sobre el hombro de Sasuke. Apoyé mi cabeza sobre su hombro, mientras me relajaba con la bella música y disfrutaba su exquisito aroma que emanaba el cuerpo de mi acompañante. De pronto, las demás personas se fueron de la pista dejandonos a mi y a Sasuke disfrutar solos del baile. Ambos nos movíamos al compás de la música. En un instante, Sasuke paró de la bailar y yo levanté mi cabeza de sus hombros para encontrame con su rostro, él empezó a cortar la distancia entre nuestros rostros, lo único que hice, fue seguirlo, como si se tratara de un instinto normal, cuando ya estábamos a escasos centímetros de que nuestros labios se unieran, para así poder probar sus dulces y apetitosos labios, empezó a decir:

-hinata…-me llamo, yo le mire sus ojos negros que expresaban calidez y amor-yo… te am…

Pero en eso sueno el despertador, el cual hace que me levante de golpe, haciendo que caiga de la cama y me de un gran golpe en la cabeza.

-auch!!!-fue lo único que atine a decir mientras me sobava la cabeza

-hinata a desayunar!!!-me grita mi hermano desde el otro lado de la puerta, por lo cual me levanté del suelo y fui en dirección al baño para tomarme una ducha y poder vestirme con mi uniforme del colegio.

Cuando bajé a la cocina, encontré a mi hermano haciendo desastres en la cocina, obviamente el pobre no puede vivir sin Tenten, por que ella era quien le ayudaba a mi hermano a cocinar, ya que como los dos, pues… hacían el ya saben que… Tenten después de eso, dormía en casa; y no sé como Neji se las arreglaba para que no los descubrieran; y a la mañana siguiente ella le ayudaba en sus labores de la casa, ya que papá sale muy temprano para ir a trabajar.

Al poner el plato en la mesa, yo solo miré el plato con algo de asco, la verdad parecía que la comida se estaba moviendo, no es por broma.

-ya sé!!! Soy pésimo cocinado-me dijo mi hermano el cual llevaba un mandil de cocina y estaba todo chamuscado, en eso toma una silla y se sienta en frente mío de la mesa-ya empiezo a extrañar a Tenten-al decirlo, se notaba la tristeza en sus ojos, por lo cual decidí hablar con él:

-y… ¿ya le preguntastes porque está enojada?-le dije a lo que él me miró pensativo.

-pues… vieras que no-me dijo mientras se rascaba la nuca con una de sus manos, obviamente a mi hermano, como siempre se le olvidó preguntarle porque se enojó Tenten con él.

En eso di un suspiro de resignación, como era posible, que Neji, un gran estudiante de secundaria, que estudio en el exterior, ganándose una beca en la que miles, por no decir millones de estudiantes matarían por haberla tenido y ahora estar en una de las más prestigiosas y mejores universidades de la ciudad de Konoha, no sepa como arreglar su problema con Tenten, y para colmo su carrera era de psicología. OSEA, QUE DIABLOS TIENE EN LA CABEZA MI HERMANO!!!!!

-entonces intenta hablar con ella y preguntale porque se enojo para ver si lo puedes arreglar-le dije a lo que el me miró muy sonriente y feliz

-tienes razón, haré eso-me dijo para luego mirar como mi desayuno se arrastraba por la mesa-la extraño de verdad-me dijo mirando con algo de asco mi desayuno que caía por la mesa

-yo igual-le contesté mientras veía como se escapa mi desayuno de la cocina.

-creo que será mejor que no cocine más-agregó Neji

-no solo por vos, sino también por mi salud-le dije-mejor comeré afuera

En eso me mira mi hermano, serio pero algo alegre

-¿qué tienes?-le pregunté

-al fin estás hablando más de lo normal-me dijo, pues si, desde que conocí a Sasuke, empecé a abrirme un poco más con las personas-bueno, será mejor de que me aliste para ir a la universidad-dicho esto, Neji salió de la cocina y se fue a su habitación a alistarse mientras yo salía de la casa para ir a mi colegio

Ya había tocado el timbre para el descanso, como no tengo amigas pensé en irme a sentar en una mesa vacía para comer, ya que como no había desayunado al menos debía comer mi merienda. Después de haber comido, me quedaba tiempo para relajarme, por lo que decidí leer el libro que me había regalado mi psicólogo, ya lo había leído en menos de una semana, pero aún así me gustaba volver a leerlo, ya que se había convertido en mi libro favorito, no solo por su contenido, sino también porque me lo había regalado aquella persona, que aunque le estuvieran pagando, parecía interesado por lo que pensaba u opinaba. El solo hecho de pensar así hizo que una sonrisa se dibujara inconcientemente en mi rostro. Sí, me gustaba que aunque sea alguien, me tomara un poco de atención, porque mi padre nunca lo hacia y recién en estos días mi hermano me prestaba un poco de atención. Aún así, me sentía feliz por el solo hecho de recordar la bella sonrisa del doctor Uchiha, sé que es muy aburrido recordarlo a cada rato, pero es que no lo puedo evitar, verdaderamente su sonrisa me cautivó.

************************************************************

Mientras en el consultorio de Sasuke:

Sasuke:

Como siempre, hoy tuve que atender a varios pacientes, cada uno relatando sus trágicas historias y tragedias; tanto escucharlos, uno empieza a aburrirse. Ahora me tocaba atender a la señora Jonson, la cual ya me tenía más de media hora escuchando la misma historia de siempre; que su hijo, el muy mal agradecido, no lo visita hasta ahora, que el otro está muy enfermo, que su esposo sigue llegando ebrio todos los días, que lo uno le entristece que lo otro la molesta, en fin… miles de cosas, de las cuales ya me tiene aburrido. Al solo quedar unos cinco minutos le hago la misma pregunta que a todos:

-y con eso ¿cómo se siente?-le pregunto esperando la misma larga respuesta…

-pues viera que me siento mal, muy dolida, como usada por mi familia, maltratada…-lo iba diciendo mientras agarraba un pañuelo y se hacía la que lloraba. En ese mismo instante suena la alarma de mi reloj, el cual anuncia que ya puedo dejar de sufrir la tortura de oirla.

-bueno señora Jonson, su tiempo ya acabó, así que la espero para la próxima semana-le digo mientras la conduzco hacia la salida de mi consultorio, a la vez que la acompaño.

-entonces, hasta luego doctor-se despide de mi la señora-y hasta luego señorita-se despide mi secretaria, Ino

-hasta luego-nos despedimos Ino y yo mientras la señora Jonson se va del lugar.

-parece, que al fin tienes el resto del día libre-me dice Ino que estaba leyendo mi agenda

-por suerte, ya no aguanto mas esto-le digo, mientras me dejó caer, todo muy cansado en una de las sillas que habían por ahí, pero en eso me acuerdo de algo por lo que le pregunto a Ino-¿Qué hora es?

-son las doce y media-me contesta, en eso me acuerdo de que tenía que almorzar con Karín

-joder!!! Se me olvido-digo a lo que me levanto rapidamente de la silla e Ino me mira sin entender nada, agarro rapidamente mi chaqueta y las llaves de mi auto-Ino, ¿podrás cerrar la oficina?

-claro-me contesta mientras me pasa mi agenda-era algo importante?-me pregunta

-no, pero Karín se va a molestar mucho conmigo sino voy-le digo a lo que ella da un gran suspiro

-y sigues con la loca ¿verdad?

-si, pero que le voy a hacer, al menos ella me ayuda a mantenerme más relajado en el trabajo-le digo dandole una indirecta de la razón por lo que sigo con ella.

-de seguro solo sirve para la cama-me contesta

-como siempre, sabes todo lo que pienso antes de que lo diga-le digo con una sonrisa algo graciosa mientras salgo del lugar en dirección a mi auto.

……………………………………………………………………................. crisula.1blogs.es

End Notes:
espero que les guste y me dejen reviews porque sino, no la continuo y les dejo con la duda del próximo cap, dode por ahí haya algo de lemon.
End Notes:espero que les guste y me dejen reviews porque sino, no la continuo y les dejo con la duda del próximo cap, dode por ahí haya algo de lemon.Volver al indexSolo fue una pesadilla by rosalinda

Solo fue una pesadilla 

Ya era algo tarde para ir a almorzar, todo por culpa del maldito tráfico, que tarde mas de una hora atascado por lo que a cada rato tocaba bocina. Cuando al fin llegué al departamento de Karín, me aliste para el futuro regaño que me daría Karín por haber llegado tarde. Después de que toque la puerta de su departamento, esta se abre…

-lo sé, llegué tarde como siempre, pero es que estaba atorado en el tráfico-le intento explicar, pero ella me pone un dedo sobre mis labios, en señal de que guarde silencio.

-no importa, al fin y al cabo llegastes-me dice con una mirada muy sensual, de seguro quiere ejercitarse un rato, típico en ella.

-pasa-me dijo karín mientras me abría la puerta para que yo entrase.Me condujo hacia su habitación. Por lo que algo confundido le pregunté:

-no íbamos a almorzar-le dije haciendome el inocente, porque yo ya sabia lo que pretendía Karín

-¿qué almuerzo?-me pregumtó sensualmente mientras se quitaba la bata que llevaba puesta, dejandome ver su cuerpo cubierto simplemente por su ropa interior

-acaso…¿tienes hambre?-me dijo en un susurro cerca del oído, para después agarrase de mi cuello y besarme, yo simplemente la agarre y la arroje a la cama conmigo encima de ella. Su pierna estaba en medio de mis dos piernas, haciendo que me excitara más y su lengua profundizaba cada vez más el beso, por lo que le seguí el juego y le fui quitando rápidamente su ropa interior; pero Karín no se quedo atrás, ya que me fue bajando el cierre de mi pantalón y desabotonándome mi camisa, ayundandome a quedarme en la misma forma que ella. Entonces la empecé a penetrar, ella gemía de placer y gritaba fuertemente mi nombre mientras pedía que acelerara el ritmo, por lo que cumplí sus deseos, a la vez que estrujaba y lamía sus senos dejandolos duros y firmes. Ya estaba por llegar al final de todo esto, cuando de pronto vino a m mente la imagen de…Hinata???, pues si, vino a mi mente su delicado rostro con esos grandes y hermosos ojos perlados y esa cabellera negra con reflejos azules que hacían un perfecto encaje con su piel blanca y delicada. Al instante dejé de penetrar a Karín, quedandome inmóvil, muy ensimismado en mis pensamientos sobre aquella imagen que vino anteriormente a mi cabeza.Karín notó que la había dejado de embestir, por lo que se levanto de la cama, quedándose sentada al lado mío, cubierta simplemente por la sabana.

-sasuke, ¿te encuentras bien?-me preguntó preocupada, yo la miré y le dije:

-si, es solo…que ya me cansé-le dijo tratando de sonar lo más convincente posible

-acaso,…lo hago mal?-me preguntó con la cabeza gacha, muy triste

-no es eso, sino que…él que no sirve soy yo-le dije a la vez que me levantaba de la cama, alzando mi ropa, para salir del cuarto y cambiarme en el baño; dejando a una confundida Karín detrás de mí.

Al terminar de cambiarme, fui en dirección a la puerta, pero ahí estaba Karín, sentada en uno de los sillones de la sala, al parecer me estaba esperando.

-¿te vas?-me preguntó

-si-le contesté dispuesto a salir del departamento, pero Karín me detuvo agarrandome del brazo

-dime la verdad, hice algo mal?-me preguntó con varias lágrimas cayendo de sus ojos, solo la mire y le dije:

-no-le aclaré para después agregar-él que lo arruinó soy yo

Al aclararle esto, salí del lugar lo más rápido posible, con tal de que Karín no me detuviese de nuevo.La tarde pasó rápidamente, de tal forma que recientemente me había dado cuenta que ya era de noche, por lo que decidí volver a mi departamento mientras dejaba de dar vueltas por la ciudad en mi auto, para tratar de aclarar un poco mi mente, lo cual no funcionó.Al llegar a mi habitación, caí rendido en mi cama, tratando de quedar dormido. Estuve retorciéndome entre mis sábanas, tratando de poder al menos dormir las pocas horas que me quedaban, porque había llegado a eso de las tres de la mañana  y tenía que despertarme para trabajar a las ocho de la mañana siguiente. Al poder conseguir dormir, tuve un sueño algo raro pero a la vez…lindo, según yo:

Estaba en un parque, donde a lo no muy lejos, estaba Hinata, pero arrodillada en suelo, llorando sin consuelo debajo de la húmeda lluvia, que empapaba su pequeño y frágil cuerpo. Al verla, fui rápidamente donde ella:

-¿Por qué lloras?-le pregunté a lo que ella volcó hacia mí, muy sorprendida, al parecer de verme junto a ella.

-e-es…q-que…y-yo-empezó tartamudear, mientras un pequeño sonrojo pintaba su pequeño y hermoso rostro.-t-tengo… miedo-me dijo mientras miraba al suelo, tratando de evitar que viera como caían nuevamente y con más fuerza sus lágrimas

-no te preocupes, yo te protegeré-le dije a la vez que la abrazaba por detrás, tratando de cubrirla de la lluvia, ella volcó para corresponder al abrazo. Ella dejó de llorar y sonrió, a lo que la lluvia desaparecía y dejaba ver un bello arco iris. Por último nuestras empezaron a acortar la distancia quedando a unos escasos centímetros, de sus labios con los míos, cuando al fin ya estaba por besarla, unas manos, la jalaron alejandome de ella:

-SASUKEEEEE!!!!-gritó tratando de no soltarse de mi mano-ayúdame, por favor!!!!-me suplicaba mientras volvían a  aparecer las lágrimas en sus ojos.

-noooooo!!!!!.grité levantandome de un golpe de la cama, para darme cuenta que todo… solo había sido una pesadilla.

************************************************************    

End Notes:
espero que les haya gustado y dejen reviews ^_^
End Notes:espero que les haya gustado y dejen reviews ^_^Volver al indexConsideralo una cita by rosalinda

Considéralo una cita 

Estaba en dirección a mi trabajo en mi auto deportivo de color negro; llevaba una camisa blanca, unos jeans, unas zapatillas deportivas y unos lentes negros de sol para ocultar mi enormes ojeras, ya que no había podido dormir bien en los últimos días al tener el mismo sueño con Hinata día tras día; verdaderamente no pode dormir bien los recientes días, así que me vine con lo primero que encontré en mi armario

-buen día sasuke-me saludó Ino al entrar a mi consultorio mientras ella ordenaba unos papeles en su escritorio

-buenos días-le contesté sin decir nada más a la vez que iba en dirección a mi oficina.

-mañana parece que va a venir Hinata-me dijo lo cual hizo que me parara y volcara en dirección a ella

-si no vino la anterior semana ¿Qué te hace pensar que venga mañana?-le pregunté un poco confundido pensando que tal vez fuera una broma de Ino

-es que su hermano llamó disculpándose que no haya podido venir antes, ya que estaba muy ocupado para traerla el día anterior, pero que le reservara un espacio para mañana-me contestó a lo que inconscientemente se dibujó una sonrisa en mi rostro-parece que te gusta que ella venga ¿verdad? Yo me sonrojé ante el comentario de Ino, pero no le preste atención, por lo que me di la vuelta rápidamente para que no notara mi sonrojo

-que cosas dices Ino-fue lo único que le dije mientras iba en dirección a mi oficina y la escuchaba reírse a lo bajo.Como en los anteriores días no había podido dormir bien, hoy estaba que me moría de sueño, solo deseaba poder acabar rápido con la terapia de mis pacientes. Por suerte solo me quedaba el señor Valdir y solo quedaban unos segundos para que acabe su turno. Entonces ya había sonado el reloj que medía el tiempo que tenían mis pacientes.

-espero que le vaya bien-me despedí a la vez que me levantaba de mi asiento para luego indicarle la puerta por donde debía salir.

-igualmente-me devolvió la despedida estrechándome la mano.Cuando finalmente se fue, me dirigí donde Ino.

-¿ya no tengo más pacientes?-le pregunté a lo que ella revisó mi agenda

-no, te puedes tomar el resto del día libre-me dijo a lo que me quedé más tranquilo, porque ya no aguantaba ni un minuto más estar encerrado en mi oficina con mis pacientes cantándome su larga y aburrida vida.

-entonces voy a ir al supermercado, ¿puedes quedarte para cerrar el consultorio?-le pregunté a Ino antes de irme

-claro-simplemente me contestó

-adiós-me despedí con un gesto con la mano, dejándola a Ino detrás de mí mientras salía del lugar

-adiós-se despidió también de mí. Estaba en el supermercado comprando las cosas que me faltaban en la despensa como arroz, aceite, verduras y entre otras cosas por el estilo. Andaba apoyado sobre el carrito de compras, yendo a paso lento, totalmente aburrido. Cuando en eso, a lo lejos veo a Hinata en el pasillo donde se compran chocolates junto a su hermano y a una chica de pelo y ojos cafés, como de la edad de su hermano, agarrada de la mano de este; al parecer es su novia. Traté de esconderme para que no me vieran, a la vez que los espiaba, sobre todo a Hinata.

Hinata:

-Hinata, ¿te puedes apurar? Ya vas casi media hora escogiendo que paquete de chocolate comprar-me dijo mi hermano Neji, pero yo no le hice caso y seguí viendo que chocolate llevarme.

-déjala Neji, que no ves que para ella le hes difícil escoger solo uno-dijo Tenten, que se puso al lado mío para poder que chocolate se podía comprar también-es muy difícil decidirse llevar solo uno-dijo Tenten mientras agarraba varios paquetes. Es que a Tenten le encanta todo tipo de chocolates, porque es su dulce favorito.-tenían que complicarse por unos chocolates-dijo Neji ya que se estaba aburriendo el solo tener que esperarnos.

-mmm… ¿Qué te parece este?-me dijo Tneten mientras me pasaba una caja de chocolates que decía ``chocolates Cupido´´ y tenía un angelito con un arco y unas flechas con corazones adornando la caja de chocolates-mira, vienen varios sabores- dijo Tenten para después pasarme la caja, la verdad no sabía los gustos de la persona a quien quería regalárselos, por lo que era mejor comprarlos, ya que venían varios sabores

-y bien ¿qué dices?-me preguntó Tenten a lo que yo simplemente le sonreí y puse los chocolates dentro del carrito de compras, donde solo habían unas dos sodas y una bolsa grande de papas fritas, porque Neji y Tenten pensaban quedarse a ver unas películas en la casa de Tenten.

-ahora ¿nos podemos ir?-preguntó Neji algo impaciente

-claro-le contestó Tenten mientras ponía dentro del carrito unas cuatro cajas de chocolate, para luego irnos a pagar por las cosas donde una cajera.Al terminar de pagar las cosas, Neji y Tenten se quedaron a esperar para que le den el cambio a Neji dado que la cajera se había quedado sin cambio y fue a buscar cambio. Así que fui a ver la vitrina de una tienda de libros, para ver si había algún libro interesante, en eso vi el libro que tanto había estado buscando: ``Corazón de vidrio del autor: José Mauro de Vasconcelos´´; era mi libro favorito de pequeña que papá sin querer había botado a la basura, pensando que no me servía. Me quedé mirando el libro teniendo mis manos puestas sobre la vitrina con mis ojos muy abiertos.

-vamonos Hinata- ordenó mi hermano que estaba cargando unas bolsas junto a Tenten que se acercó a mi

-¿pasa algo?-me preguntó, yo no respondí nada porque estaba distraída viendo el libro que por varios años estaba buscando.

-Hinata-me llamó mi hermano-es hora de irnos

Al ver que no reaccionaba, Tenten se acercó a mi para ver en donde tenía la vista puesta y se dio cuenta que era lo que quería.

-así que te gusta ese libro ¿no?-al decir eso voltee donde estaba ella, Tenten se levantó de donde estaba para ir al lado de Neji y decirle algo a su oído, tal vez le habrá dicho que era lo que quería, porque Neji fue en dirección a la entrada de la tienda, pero no pudo entrar porque estaba cerrada la librería y tenía un pequeño cartel que decía ``vuelvo en seguida´´.

-lo siento Hinata, pero está cerrado-al decirlo yo me sentí un poco mal, porque de verdad que deseaba tener ese libro y no quería esperar, pero entonces se me vino una idea a la mente.

-y…s-si…y-yo me q-quedo a e-esperar a q-que abran-dije tartamudeando, porque aún no me acostumbraba a hablar a menos que este en casa o respondiendo alguna pregunta de mis profesores en la escuela.

-pero papá se va a enojar si te dejo sola-me dijo mi hermano.

-n-no se va a d-dar cuenta-le contesté algo temerosa.

-pero si te pierdes, o te roban o peor aún si te…-pero Neji fue interrumpido por Tenten.

-¿sabes como llegar a casa?-me preguntó, yo asentí con la cabeza, moviéndola de arriba hacia abajo, entonces ella sacó un papel donde anotó su número de celular y me lo entregó-si necesitas algo, me llamas-me dijo a la vez que me daba algo de dinero-y esto es para que vuelvas en taxi a tu casa o si quieres vienes a la mía, Neji y yo vamos a estar hasta las siete-yo recibí el dinero y le sonreí, entonces Neji la miró algo furioso:

-Tenten!!! Que no ves que apenas tiene dieciséis años!!!-le reclamó a lo que ella lo miró a los ojos, muy seria y le dijo:

-por lo mismo, ya tiene dieciséis años y yo creo que no es ninguna tonta para no saber como volver a su casa ella sola-Neji solo se quedó callado por un rato

 -pero por ahí nuestro padre…-pero fue nuevamente interrumpido por Tenten

-tu padre no se va a dar cuenta, además sino la dejas valerse por si misma, nunca podrá hacer nada sola-le contestó muy seria a Neji.Mi hermano solo tomó un gran suspiro para relajarse y dijo:

-esta bien, pero no te olvides Hinata que cualquier cosa aquí está mi número de celular y algo de dinero para que la llames a Tenten o a mi-me dijo mientras me entregaba un pedazo de papel y algunas monedas. Yo solo asentí con la cabeza y le sonreí, luego Tenten y Neji se despidieron de mí con un gesto con la mano al igual que yo. Me fui a sentar en un banco que había por ahí para esperar a que abrieran la librería.

Sasuke:

Estuve sentado en un café que había por el supermercado con un periódico ocultándome mi rostro, para que no me reconocieran Hinata ni su hermano, mientras disimuladamente espiaba a Hinata. Noté que la habían dejado sola y estaba sentado tranquilamente en uno de los asientos que había por ahí. Al ver que su hermano con la chica se iban, aproveché para acercarme a Hinata.La quería sorprender, así que fui sigilosamente detrás de ella para acercar mi rostro sobre su oreja y soplarle. Apenas le mande un pequeño soplido, esta se asustó y se levanto rápidamente de donde estaba sentada mientras volcaba en dirección mía.

 -con que te asustas con facilidad ¿no?-le dije sonriendo de lado, la verdad me gustaba verla sonrojarse, se veía muy tierna. Hinata no contestaba, así que le pregunté:

-¿Qué pasa?-le dije, pero ella me miró algo dudosa, entonces me di cuenta que estaba con los lentes de sol, de seguro no me reconocía por eso, ya que los lentes eran muy grandes y me tapaban gran parte de mi cara. Entonces me los quité y ella se sonrojó al darse cuenta que era yo.

-pues…etto…-empezó a decir mientras golpeaba la punta de sus dedos índices y se ponía algo nerviosa.

-¿qué haces aquí?-le preguntó para cambiar de tema.

-es que yo quise esperar a que abran la librería para que me compre un libro-me contestó, que extraño, ya no tartamudea tanto como cuando hablaba con su hermano.

-y no quieres pasear un rato, porque de seguro va a tardar un buen rato hasta que abran-le dije a lo que ella se paró de su asiento

-de acuerdo-me dijo con una dulce sonrisa.

Estuvimos caminado en silencio hasta llegamos cerca de una heladería, donde Hinata se detuvo, yo no me había dado ni cuenta de que había dejado de caminar al lado mío, hasta que me llamó

-Sasuke-me llamó y yo me voltee donde estaba ella

-¿qué?-le pregunté

-¿Por qué no tomamos un helado?-me preguntó y yo…como podía negarle algo a Hinata, la realidad era que yo no tenía fuerza de voluntad cuando estaba con ella; si me pedía que me lance de un precipicio, lo haría sin vacilar.-claro-le contesté tranquilamente.Al entrar nos sentamos en una mesa cerca de la ventana, parece que a Hinata le gusta mirar el paisaje de la ciudad. En seguida vino un mesero a atendernos, nos entregó el menú a cada uno.

 -yo quiero una soda-fue lo único que pedí. Porque la verdad estaba sin apetito-¿Qué vas a pedir?-le pregunté a Hinata

 -mmm… no sé-dijo para seguir viendo el menú, el mesero al ver que no se decidía aprovechó para hablarle.

-que te parece si pides un helado de fresa, bonita-le dijo muy sonriente el mesero, yo era que hervía de rabia; que le pasaba por su mente para intentar coquetearle. Hinata solo levantó sus hombros hacia atrás, mientras sus piernas se contraían y se tapaba parte de la cara con el menú, como si fuera una niñita tímida y sus mejillas ardían por el sonrojo que le ocasiono aquel imbécil al intentar coquetearle; de seguro aún no se debe acostumbrar hablar con personas que no conoce.

-etto… creo que s-si-dijo Hinata algo tímida.

-¿no quieres algo más?-le preguntó insistente el mesero, ya no pude más y le dije: 

-no, eso está bien-le dije mirándolo con furia en los ojos, sino fuera por que Hinata estaba aquí, yo lo asesinaba por haberse atrevido a intentar quitármela. El chico al notar como lo miraba, rápidamente anotó nuestros pedidos y salió casi corriendo de ahí, hmp, pobre cobarde.

Hinata:

Pasaron unos minutos, en los que no hablamos, es que soy muy tímida y me da miedo hablar algo indebido frente a Sasuke; hasta  que finalmente llagó una mesera con nuestros pedidos. Mmm… ¿me pregunto que habrá pasado con el otro chico?, de seguro se habrá asustado por  haber visto el rostro de Sasuke; para ser honesta, hasta a mí me daría miedo, parecía estar celoso de que el chico intentara coquetear conmigo. Un segundo… ¿acaso Sasuke se puse celoso de...mí? Creo que estoy alucinando, o no?, creo que eso será un misterio para mí hasta mientras. Cuando estuvimos comiendo, o más bien, yo estaba comiendo mi helado y él tomaba su soda; Sasuke decidió romper el silencio:

-¿cómo te ha ido últimamente en la escuela?-me preguntó.

-bien, como siempre ando con buenas notas-le contesté a la vez que comía mi helado, mmm!!! Los helados de aquí son deliciosos.-¿cuánto es  tu promedio?-me dijo, a lo que yo le respondí

-pues… es 100/100-le contesté, a lo que el me miro asombrado.

-con que buena alumna, eh?-me dijo con una sonrisa de lado.

-eso creo-le contesté un poco avergonzada, no creí que a Sasuke le interesara que fuera buena alumna.Cuando habíamos acabado, fui donde la cajera para pagar la cuenta, yo no me haría problema por pagar la soda de Sasuke, ya que no era tan cara.

-Hinata-me llamó a lo que yo voltee, él estaba parado al lado mío-siéntate, yo voy a pagar-me dijo

-no, está bien, yo no me hago problema-le dije, mientras jugaba nerviosamente con mis dedos.

-tranquila, yo voy a pagar-insistió Sasuke, de una manera muy tranquila.

-pero…es que…-empecé a tartamudear un poco-al menos déjame pagar mi parte-pero él rodó sus ojos como si se estuviera frustrando por tratar de convencerme que él pagara para después dirigirlos hacia mí

-¿Qué tiene de malo que yo pague?-me preguntó, yo era que me moría de vergüenza, Sasuke se había acercado un poco más de donde estaba mientras esperaba mi respuesta, mis mejillas me empezaron a arder.

-es que va, pues,… a parecer…-empecé a decir muy avergonzada y nerviosa.

-¿Qué va a parecer?-me dijo Sasuke sonriendo de lado, parece que le gusta verme nerviosa.

-etto…-empecé a tragar saliva, tenía algo de miedo de que tal vez él se enojara de mi comentario, pero saqué el poco valor que me quedaba y finalmente le dije-una ci-cita- lo dije en casi un susurro muy sonrojada, por casi uno no me confunde con un tomate.

-perdón, pero no te oí ¿puedes decirlo más fuerte?-insistió, mientras se reía por lo bajo.

-que va a p-parecer… u-una c-cita-le volví a decir un poco más alto

-¿Qué? No te oigo-me dijo haciendo que se notara un poco más su risa.

-que va a… p-parecer u-una c-cita-le dije aún más alto-¿qué?-me volvió a preguntar mientras se seguía riendo, hasta que no di más…

-QUE VA A PARECER UNA CITA!!!-le grité por último haciendo que todos los demás clientes me vieran como  si fuera un bicho raro y murmuraran a lo bajo, quería que me tragara la tierra. Sasuke lo único que hizo fue matarse de la risa, cuando se calmó un poco me dijo:

-Entonces considéralo como una cita, además ya te llevo la delantera-me dijo mientras se volteó yendo en dirección donde la cajera dejándome en estado de shock, me había acabado de tomar el pelo? y los más importante, acaso ya había tenido mi primera cita y con, mi... psicólogo. hoy si que iba a ser una tarde larga.

 

End Notes:

por si acaso, la inesperada cita entre Hinata y Sasuke aún sigue, si quieren saber como sigue, dejen reviews para que así la continue.

nos leemos en el próximo cap.

sayonaraaaaaa...

End Notes:

por si acaso, la inesperada cita entre Hinata y Sasuke aún sigue, si quieren saber como sigue, dejen reviews para que así la continue.

nos leemos en el próximo cap.

sayonaraaaaaa...

Volver al indexLa canción by rosalindaCuando finalmente terminó de pagar la cuenta, Sasuke y yo nos salimos del local. Estuvimos largo ato sin hablar, solo que esta vez el silencio fue incómodo, en especial para Sasuke.

-¿te pasa algo?-me preguntó, pero yo no le respondí, aún así, siguió insistiendo.

-estás enojada ¿cierto?-me preguntó, pero no le respondí nuevamente.

-di algo, cualquier cosa-insistió Sasuke, hasta que finalmente le dije:

-si estoy enojada-fue más una aclaración que una respuestas, ya que se lo grité en su cara. Hay veces que te saca de quicio.

Sasuke lo único que hice fue esbozar una media sonrisa, como de arrogancia, al darme cuenta de este gesto, reaccioné.

-lo siento-dije con la cabeza gacha, sin darme cuenta le había faltado el respeto.

-ahora dime-continúo hablando Sasuke mientras caminaba nuevamente y yo le seguía el paso-¿Por qué andas enojada?

-no me gusta que me costeen las cosas

-¿porque?-me volvió a preguntar un poco mas serio

-me hacen sentir incapaz de que yo pueda hacer algo sola, como pagar una simple cuenta-le revelé mientras mi semblante serio, pasaba a uno más triste y frío. Sasuke solo me miró un momento para luego volcar su mirada hacia el frente de la cera donde estábamos caminando

-pero no siempre es así-me dijo a lo que lo miré algo confundida.

-¿Cómo?-le pregunté para que así me explicara a que se refería

-cuando uno te costea algo, no tienes porque sentirte incapaz de algo, más bien tómalo como una muestra de afecto-me dijo haciendo que entendiera que estaba equivocada al enojarme por algo tan patético como quien pagara la cuenta de la heladería.

-entiendo-le dije para luego agregar-gracias-con una sonrisa, ya que era lo único que podía brindarle en ese momento

-feliz te ves más bonita-me dijo mientras me devolvía el gesto con otra cálida y pasiva sonrisa, causando que volcara hacia el lado contrario, mi rostro, para que no notara mis mejillas arder.

Entonces Sasuke miró al frente y me dijo:

-mira, ya está abierta la librería-yo posé mi mirada donde estaba dirigida la de Sasuke, dándome cuenta que si estaba la librería abierta y estábamos cerca de ella.

De la emoción, inconcientemente, fui corriendo en dirección a la librería, dejando a Sasuke atrás.

Cuando llegué, saludé a la encargada de la tienda agachándome en frente de ella como al estilo de una dama japonesa, para que me entiendan mejor.

Fui en dirección a la vitrina donde estaba el libro que buscaba, además de ver el costo del libro para comprarlo, pero… sorpresa!!! Fue lo que mi rostro expreso al ver el costo del libro, valía mas de lo que tenía, incluso mas del doble; si incluí el dinero para el taxi que me dio mi hermano. Me desilusione y entristecí al instante al ver que no podía comprar el libro que tanto deseaba, no solo por el contenido de este, sino también porque me recordaba a mi madre; iba a ser un pequeño recuerdo de ella, que guardaría por siempre…

Sasuke:

Después de nuestra pequeña charla con Hinata, noté a lo no muy lejos, que la librería estaba abierta.

-mira, ya está abierta la librería-le dije, a lo cual ella dirigió su mirada donde tenía puesta la mía, y en un momento a otro, fue corriendo en dirección a la librería, yo la seguí a un paso mucho más lento que el de ella.

Al llegar, noté que Hinata estaba muy triste, al instante me di cuenta cual era la causa. La causa era obvia, si conocía uno bien como era ella, ya que no apartaba su mirada del ticket donde decía el precio del libro. De seguro no tenía el dinero suficiente, así que fui donde la encargada de la librería:

-disculpe, ¿me podría decir el costo del libro en la vitrina?-le dije a lo que la encargada sacó uno de los tantos libros que estaban en sus detrás, al parecer la señora lo tenía todo bien arreglado y acomodado en su tienda. Luego me pasó el libro y me dijo:

-vale 180 yeans (N/a: perdónenme si esta mal escrito la clase de moneda que usan en Japón, pero si me equivoco, por favor ruego que me lo hagan saber para después arreglarlo)

Ahora ya entendía mejor porque se entristeció tanto Hinata, la verdad para ser un pequeño y simple libro, costaba un poco caro.

-¿me lo puede vender?-le dije a lo que la señora asintió y fue en busca de un sobre de plástico para envolverlo y evitar que se estropeara. Apenas me lo dio, yo le entregué el dinero.

Hinata fue donde mí con la expresión triste en su rostro.

Agarre el sobre y traté de ocultarlo detrás de mí, para que no lo viera, pero no hubiera sido necesario, ya que estaba tan triste que apenas se dio cuenta que yo estaba en frente de ella.

-¿nos vamos?-le pregunté

-si-me confirmó en casi un susurro, apenas audible para mí

Al salir, nos despedimos de la encargada de la librería. Como siempre, Hinata solo se despidió con una inclinación en frente de ella; aún sigue siendo callada con las demás personas.

-¿no quieres que te lleve a casa?-le pregunté esperando alguna respuesta.

-no será necesario-me contestó-además tengo dinero para volver a casa en taxi

-pero yo no me hago problema en llevarte-le insistí, no me agradaba la idea de que ella fuera sola en cualquier taxi; tenía un poco de preocupación, si tal vez le hiciera algo el taxista como secuestrarla, asaltarla o peor aún, que intentase abusar de ella. Si eso fuera a pasar, le haría pagar al infeliz que intentase hacerle algún daño.

-en serio, no es necesario

-insisto-le dije para luego soltar un gran suspiro y agregar-no confío en los taxistas

Ella me miró un poco sorprendida, pero al instante reaccionó y me dijo:

-e-esta b-bien-me dijo, alo que sonreí con un poco de arrogancia, realmente podía convencer como sea a Hinata.

-sígueme-le dije para luego voltearme e irme en dirección al parqueo donde estaba mi auto.

Hinata tardo un poco en reaccionar, pero me siguió de igual forma.

Dentro del parqueo, fuimos donde estaba mi deportivo negro. Como todo caballero, fui donde la puerta del copiloto y se la abrí para que se sentara Hinata al lado mío.

-g-gracias-me dijo algo tímida y sonrojada

-de nada-le contesté tranquilamente, porque para mí, hacer esto era de lo más normal, de seguro para ella no lo era.

Luego me dirigí hacía la puerta del conductor para luego abrirla, tomar asiento y cerrarla.

-¿dónde queda tu casa?-le pregunté

-¿conoce el edificio River?-me preguntó

-si-le contesté mientras conducía el auto hacia la entrada del parqueo para pagar al encargado por la estadía de mi auto durante el tiempo que lo dejé aquí.

-queda a unas dos cuadras detrás del edificio

-ah!!!-fue lo único que dije para indicarle que ya me había ubicado en donde quedaba su casa.

Cuando salí del lugar, después de haber pagado por la estadía de mi auto, quise escuchar algo de música por lo que encendí la radio:

Estaba buscando alguna estación de radio, cuando en eso paso por una de las estaciones donde se estaba emitiendo una canción de Cabas. Hinata al oírla me dice:

-¿puedes dejarlo donde estaba?-al decirlo, aparto mi mano del botón para cambiar la estación del radio

-entonces escoge tú, que no me acuerdo en cual estación pasé- Hinata sin decir nada, busca la estación de radio, y empieza a sonar la música:

Al instante, sentí como si esa canción describiera lo que me estaba sucediendo.

(Bonita-cabas)

Ya no quería nada

Mi alma estaba herida

Ya no sentía nada

Que no fuera dolor

Salí a buscar problemas

Porque no creía no creía en nada

Ni siquiera en el amor

Esa canción, me recordaba los problemas que tenía, como la reciente muerte de mi madre o el fin de nuestra relación de padre e hijo que teníamos yo y mi padre, todo solo porque quería una carrera diferente a abogado o administrador de empresas; como el planeaba que fuera.

Hasta que apareciste

Con tu fantasía

Y me pediste que cantara esa

Canción que tanto te sabias

Y yo te dije

Hinata iba cantando a lo bajo, siguiendo la letra de la canción, yo solo la mire; estaba con los ojos cerrados, relajando su cuerpo sobre el sillón del auto, con una suave sonrisa dibujada en su rostro, haciéndola ver muy tranquila y relajada. Esa parte de la letra me recordó la primera vez que vi a Hinata cuando entró a mi consultorio.



Pasa la noche conmigo

Bonita yo te haré
Silencio by rosalinda

Si crees que alguno de los contenidos (texto, imagenes o multimedia) en esta página infringe tus derechos relativos a propiedad intelectual, marcas registradas o cualquier otro de tus derechos, por favor ponte en contacto con nosotros en el mail [email protected] y retiraremos este contenido inmediatamente

Top 20