La oveja negra de los Dursley by Annie Potter Cullen

Fanfics en EspañolEl sitio de referencia de los fanfics en español, con miles de fanfics gratis y en español

 La oveja negra de los Dursley by Annie Potter Cullen
Summary:

Valentina Marjorie Dursley, hija de Petunia y Vernon, hermana gemela de Dudley. Prima del elegido, Harry Potter.

Valen, como la llaman, la consienten demasiado como a su hermano pero es más noble que él.

Su familia ya no será la misma después de que llegue la carta de Hogwarts para Harry... y para ella.



Categories: HARRY POTTER, LITERATURA Characters: Ninguno

Generos: Fantasía

Advertencias: Ninguno

Challenges:

Series: Ninguno

Chapters: 11 Completed: No Word count: 8286 Read: 3046 Published: 12/06/2013 Updated: 04/10/2013
Summary:

Valentina Marjorie Dursley, hija de Petunia y Vernon, hermana gemela de Dudley. Prima del elegido, Harry Potter.

Valen, como la llaman, la consienten demasiado como a su hermano pero es más noble que él.

Su familia ya no será la misma después de que llegue la carta de Hogwarts para Harry... y para ella.



Categories: HARRY POTTER, LITERATURA Characters: Ninguno

Generos: Fantasía

Advertencias: Ninguno

Challenges:

Series: Ninguno

Chapters: 11 Completed: No Word count: 8286 Read: 3046 Published: 12/06/2013 Updated: 04/10/2013 Mi onceavo cumpleaños part. 1 by Annie Potter Cullen
Author's Notes:

Hola, este es mi primer capitulo y espero que les guste.

No olviden escribir sus comentarios.

Author's Notes:

Hola, este es mi primer capitulo y espero que les guste.

No olviden escribir sus comentarios.

Un lindo día soleado de junio, perfecto día para salir a visitar el zoo.

 

-Querida, feliz cumpleaños- me dice mi mami al momento de ir a despertarme con un beso en la mejilla y yo le respondo ese gesto a mi madre con una sonrisa mañanera. –Hija es hora de levantarse, recuerda que los llevaremos al zoo. Ya tu ropa está lista.

- Muchas gracias mami- Me da otro beso en la mejilla.

– Iré a despertar a tu hermano, los quiero en la cocina, ahí están sus regalos.

 

Mis padres se esmeran mucho en nuestro cumpleaños, cada año la cocina se llena de dos torres de regalos, una para Dudley y otra para mí. La verdad me parece algo exagerado, ya tenemos un cuarto lleno de juguetes, juegos de mesa y demás cosas que siempre nos dan. Yo soy feliz con lo que tengo, una linda familia y un primo adorable. Hablando de mi primo, yo nunca he entendido porque mis padres lo tratan mal y lo peor es que Dudley es así, yo soy la única que lo trata como un miembro de la familia porque los demás lo tratan como un sirviente o algo así, hasta mi tía Marge es cruel con él.

 

Ya después de un buen baño, ponerme el hermoso vestido color rosa pastel que mi madre me dio y hacerme dos coletas con ligas del mismo tono del vestido; salgo de mi cuarto y veo pasar a mi hermano corriendo por el pasillo hasta las escaleras donde brinca como loco para despertar a Harry. ¿Ya les había contado que tratan mal a Harry? Bueno, ¿en dónde creen que duerme desde que tengo memoria? Si, debajo de la escalera. Me disgusta cuando Dudley hace eso porque se que a mi primo que cae polvo a la cara. Y para rematar, mi primo sale de su “cuarto” y Dudley lo empuja.

 

-¡Eso no se hace Dudley!- Bajé unos segundos después que mi hermano, vi lo que hizo y él solo levanto los hombros y se fue a la cocina. Yo fui directo con Harry para saber si estaba bien.

–Valen, ya sabes como es Dudley además ya estoy acostumbrado.- Me da una sonrisa sincera y yo se la devuelvo- Por cierto, ¡feliz cumpleaños!- me da un abrazo.

– Muchas gracias Harry.

– Bueno, a la cocina querida prima, hay que abrir tus regalos- le doy una sonrisa y nos vamos a la cocina.

 

-¡Ahí esta la chica del cumpleaños!- grita mi papá quien trae a Dudley con los ojos cerrados con sus manos y mi mamá hace lo mismo conmigo.

–Espero que no quemes la cocina- dice mi madre refiriéndose a Harry.

–Si tía Petunia.

- Queremos que todo salga perfecto en el cumpleaños de mis niños.

- ¡Hey chico mi café!

- Si tio Vernon.

 

Mis padres nos dejan ver y, si como les dije, dos montañas de regalos enfrente de nosotros.-Feliz cumpleaños- dicen mis padres al unísono.

- ¿Cuántos son?- Pregunta Dudley, el siempre ha sido muy materialista.

-26, los conté yo mismo.

- ¡¿26?!, ¡El años pasado fueron 27!

- Si hijo pero esta ves son más grandes.

- ¡No me importa el tamaño que tengan!

- Cariño, no se preocupen en cuanto salgamos de aquí vamos a comprarles 2 regalos más para cada uno que les parece- dice mi mamá para tranquilizarlo. Yo veo a Dudley con mala cara porque se lo mucho que se esfuerza mi padre por darnos lo mejor y Dudley es un malagradecido. Sé que también Harry le está poniendo mala cara.

–Yo estoy bien con estos regalos mamá, no necesito más

– No, tu hermano tiene razón se merecen lo mejor y tendrán lo mejor y los regalos que gusten- contesta mi padre.

End Notes:

Gracias por leerlo, que tengan un hermoso día ;)

End Notes:

Gracias por leerlo, que tengan un hermoso día ;)

Regresar al índiceMi onceavo cumpleaños part. 2 by Annie Potter Cullen
Author's Notes:

La historia será basada a la pelicula y un poco al libro. ;)

Author's Notes:

La historia será basada a la pelicula y un poco al libro. ;)

En el camino al zoo, mis padres compraron dos regalos más para Dudley y para mí. Me pone incomoda que mi hermano y yo tengamos tantas cosas, mientras que Harry tiene todo lo que Dudley ya no usa. No creo que a mi tía Lily le gustaría saber como tratan a su hijo.

 

En fin, me alegra que Harry venga con nosotros al zoo. Insistí mucho para que dejaran que el viniera. Siempre lo dejan con la vecina, y por lo que sé, es muy aburrida y le enseña álbumes viejos. Creo que por ser mi cumpleaños me dejan hacer lo que yo quiera, es lo único que le saco ventaja a este día.

 

Ya en el zoo, vamos al pabellón de los reptiles. A los tres nos han llamado la atención esos animales desde muy pequeños. A mí esos y los felinos me fascinan. Estábamos todos juntos frente a un cristal viendo a una serpiente.

– ¡No se mueve!- dice mi adorado y paciente hermano, si no lo entienden es sarcasmo. Mi papá le da unos golpecitos al vidrio y mi hermano hace lo mismo pero con su linda delicadeza.

- ¡Muévete!

- Está dormida- Contesta Harry

– ¡Que aburrido!- Dudley se va a ver a los otros animales. Yo hago lo mismo y mis padres también, el único que se queda ahí es Harry.

 

Estaba maravillada con todos los animales de ese pabellón, me encantan muchos los animales y me encantaría ser veterinaria algún día. Volteo a ver a Harry y veo que la serpiente esta despierta y le digo a mi hermano. Dudley sale corriendo hacia el cristal y empuja a Harry. Enserio, mi hermano no tiene delicadeza ni educación para nada. En cuanto voy a donde se encuentran los chicos me quedó petrificada cuando veo que de repente el cristal desaparece y mi hermano cae dentro de la jaula. La serpiente sale y, no se si es mi imaginación pero se le queda viendo a Harry, Harry le silba a la serpiente y de repente la serpiente se va haciendo que todos los presentes corran al verla. Fue muy confuso todo eso.

 

Reacciono cuando veo que está de nuevo el cristal con mi hermano dentro y empieza a gritar con un terror que se le reflejaba en la cara. Nunca había visto a mi hermano así. Voy corriendo hacia él, Harry sigue en el piso riéndose por lo bajo en cuanto veía la cara de Dudley. Sabíamos que Dudley no corría ningún peligro porque la serpiente se había ido y lo tiene bien ganado por su comportamiento el estar ahí, aunque no hay explicación lógica para este suceso.

 

Mi madre llega corriendo llorando y gritando con el mismo terror preguntando si la serpiente estaba ahí. Yo le dije que no que se salió.

-¿Pero como sucedió eso?- dice mi padre y yo solo encogí los hombros porque me parecía increíble lo que yo vi. Mi padre vio a Harry y lo levanto del suelo y empezó a regañarlo.

 

En cuanto salió mi hermano de la jaula nos fuimos a la casa. Al entrar mi padre empezó a regañar a Harry como si el tuviera la culpa.

– Papá, él ni hizo nada. Yo vi lo que pasó y Harry estaba en el piso- mi papá me veía y tomó del brazo a Harry.

– Te había advertido muchacho que si algo pasaba ibas a estar castigado.

– Eso es injusto papá, eso fue como especie de magia- mi papá se quedó petrificado por un momento y después llevó a Harry a su “cuarto”.

– Valen, y tu también muchacho, comprendan que no existe la magia – y terminando de decir eso, cerró la puerta del “cuarto” de Harry.

End Notes:

Gracias por leerlo. Que tengan un lindo día ;)

End Notes:

Gracias por leerlo. Que tengan un lindo día ;)

Regresar al índiceCosas extrañas están por venir by Annie Potter Cullen

Los días han sido muy pesados desde el día de mi cumpleaños. A Harry lo castigan por cualquier cosa inexplicable. De hecho, si me pongo a pensar, siempre pasan cosas inexplicables a Harry. Bueno… no todos… yo también he tenido mis episodios.

Creo que no han de entender a lo que quiero decir, ¿Verdad? Les explico, desde que tengo memoria a Harry y a mí nos pasan cosas muy extrañas… a Dudley no. Harry cada vez que va a cortarse el pelo, cuando llega a la casa, llega con el cabello intacto. Un día mi mamá se hartó y tomó la maquina de afeitar de papá y le cortó el pelo a rape. Harry salió corriendo al espejo y cuando regresó tenía su cabello intacto.

El día que yo cumplí mis 7 años, al soplar la vela de mi pastel se hizo una llamarada color escarlata. Todos los invitados corrieron asustados, menos yo. Antes de que se apagara la vela completamente, salieron chispas como fuegos artificiales. Por supuesto de Dudley estaba enfadado porque su vela no hacía lo mismo.

Y más acontecimientos extraños nos han pasado, y siempre el regañado es Harry, como si Harry tuviera la culpa.

Ya empezaron las vacaciones de verano, mi papá ha puesto una alberca desmontable en el jardín para los días de sol. Cada que puede hace sus carnes asadas, hamburguesas o cualquier cosa grasosa que se pueda. Con Dudley no dura la comida para otro día.

A escondidas le llevo a Harry una hamburguesa o carne, me da lastima que su propia familia lo trate así. Somos lo único que tiene y mis padres y hermano no lo tratan bien. Eso me parte el corazón.

Harry es un chico muy inteligente, es bueno en todo lo que hace y se que algún día será todo un galán. Con esos ojos verdes, cara afilada y cabello negro azabache me hará sentirme orgullosa de lo guapo que será mi primo. Que digo mi primo, yo lo considero un hermano más… mi hermano pequeño por un mes, ya que en julio cumple los 11 años. Ah, pero eso si, seré la hermana más celosa que pueda tener. Creo que lo encelaré más a él que a mi propio hermano porque, bueno, espero que cuando madure sea una buena persona y se le quite lo berrinchudo.

Un lunes mi padre llegó con los uniformes de Dudley y mío para el colegio al cuál iremos. Es un colegio exclusivo y toda la familia de mi papá ha ido a esa escuela, así que imagínense lo orgulloso que está.

En cuanto a Harry, bueno, me pondré a arreglarle esas ropas de uniforme que parecen de un pequeño elefante. Mi primo es un flacucho y en eso se verá peor. Enserio, ¿es que a Harry no le pueden comprar ropa decente?

-Hijos, mídanse sus uniformes que les tomaré una foto- dijo mi padre con mucho orgullo.

Dudley y yo salimos corriendo a nuestros cuartos. Estaba feliz de que iría al colegio a donde fue mi padre, pero por una extraña razón yo sentía que eso no era lo correcto. En cuanto me puse el uniforme, en vez de emocionarme, me miraba al espejo de un lado a otro, veía la tela de mi chaleco y falda. Había algo que no concordaba, había algo que me faltaba y eso es lo que sentía.

Dudley y yo bajábamos las escaleras y mi papá ya estaba con la cámara tomándonos fotos como en una pasarela. Me hacía reír mi papá con sus gestos, la forma como nos tomaba las fotos. Mi mamá nos miró y sus ojos se llenaron de lágrimas de la emoción.

Estábamos en el comedor, siguiendo con la sesión de fotos cuando entró Harry a la cocina.

-¿Esa ropa ridícula me voy a poner?- Harry puso una cara de sorpresa.

-No seas ridículo chico- le dijo mi madre.-Esta será tu uniforme- levantó una carpa de circo que estaba tiñéndose en una olla.

-Chico, ve por el correo- le dijo mi padre y Harry salió de la cocina.

Cuando regresó venía un poco pensativo, le dio a mi padre las cartas y el siguió de largo con algo en las manos. Yo no fui la única que lo vio, Dudley también lo hizo y le quitó la carta que traía en la mano.

-¡Dámela, es mía!

-¿Tuya? No me hagas reír muchacho- mi papá tomó la carta para verla. A mi papá nunca lo había visto tan pálido. Le daba vueltas a la carta, la dejó y se talló los ojos, volvió a tallarse los ojos. Vi la carta y si, tenía el nombre de Harry. Miré hacia las otras cartas y vi que había otra parecida a la da Harry.

-Papi, no te preocupes. Yo también recibí una- Papá soltó un grito ahogado y mi mamá casi se desmaya.

End Notes:

Espero que les guste... bye

End Notes:

Espero que les guste... bye

Regresar al índiceEl secreto de las cartas by Annie Potter Cullen

- ¡NO, MI HIJA NO!- Mi padre se levantó de su silla tirando su taza de café.



- ¿No entiendo porqué te pones así papá? - Me extrañó mucho la actitud de mis padres. Mi papá se puso rojo como un tomate y mi mamá blanca como una hoja de papel.



- Es mejor que salgan de aquí ustedes tres, tengo que hablar con su madre - Harry, Dudley y yo salimos de la cocina y mi madre cerró la puerta.



Los tres nos quedamos extrañados por como reaccionaron mis padres. Después de unos segundos Harry y Dudley estaban empujándose para escuchar por la puerta. Yo me quedé parada viendo solo las sombras de mis padres debajo de la puerta.



Fue la media hora más eterna de mi vida, ninguno de los tres nos movimos del pasillo hasta que salieron mis padres.



- ¿Me darán mi carta? - Preguntó Harry muy esperanzado.



Mi papá salió con mi carta y la de Harry y las rompió delante de nosotros. La cara de Harry y la mía fueron épicas, nunca vi a mi padre tan enojado. Después de eso, prendió la chimenea y tiró las evidencias.



Me sentía muy triste, no por mí, si no por Harry. Primera carta que recibe y mis padres se la rompen. Que tal si es de una escuela de superdotados que le han llamado para que vaya a estudiar con ellos. Eso no sería una sorpresa porque mi primo es demasiado inteligente. A lo mejor es algún premio que se ganó. Pero… yo también recibí una, ¿Qué contendrán esas cartas que mis padres no quieren que sepamos? ¿Por qué mi padre se puso tan histérico?



- ¿Porqué papá? - tenía tantas ganas de llorar, eso era muy cruel.



- Lo hago por tu bien mi niña.



- ¿Por mi bien?, No era solo mi carta ¿sabes?, ¡también la carta de Harry! - Empezaron a salirme lagrimas - Es muy grosero esa actitud padre.- Me di la vuelta y me fui a mi dormitorio. No sin antes ver a Harry el cual estaba confundido por todo.



Llegando a mi cuarto lloré demasiado, no pensé que mi padre fuera tan cruel. Bueno, si era cruel con su sobrino pero ¿tanto así como negarle una carta?



 



 



 



Harry estaba en las escaleras cuando decidí bajar. Estaba muy pensativo.



- Hola Valen.



- Hola Harry - Me senté con él, no quería llegar a la cocina y ver a mis padres en ese momento.



- No debes de estar enojada con tu padre por una carta.



- No es el hecho que me rompió una carta Harry. Tu sabes que yo no soy así - Harry asintió – Es el hecho de que te están negando hasta recibir cartas.



- Valen, no te preocupes, ya estoy acostumbrado – Harry sonrió.



- Es que siempre es lo mismo, no te tratan como te deben de tratar.



Harry me abrazó – Pero teniéndote a ti es suficiente, ¿no crees?



-Te juro que siempre estaré para ti, eres como un hermano más. Desearía que tú fueras mi hermano y no Dudley.



-No digas eso. Dudley te quiere… a su manera pero te quiere. Eres su melliza.



Soy su melliza y aun así somos muy diferentes. Él es monstruote de niño y yo soy delgada. Él es el aspecto como mi padre y yo tengo el aspecto de mi madre. Él no piensa en hacer las acciones, solo las hace. Todos le tienen miedo en la escuela, eso no es un orgullo para mí. Le tienen tanto miedo a Dudley que nadie de la escuela le habla a Harry, excepto yo.



-El colegio será aburrido sin ti.



Harry me besa en la mejilla y nos vamos hacia la cocina. Creo que todo el drama ya se calmó porque mi padre me trata como si nada ocurriera. Se que mis padres algo ocultan y tiene que ver con esas cartas. Lo voy averiguar.

End Notes:

Creo que hice a Valen muy dramática jaja

Espero que les guste mucho mi fanfic, cualquier sugerencia es bienvenida.

 

Todos los personajes son de J. K. Rowling, excepto Valentinan Marhorie Dursley.

 

Desde que empecé a leer los libros y ver las peliculas me ponía a pensar que hubiera pasado si Harry tuviera un apoyo desde la casa de los Dursley y darles un escarmiento a los Tios de Harry al tener un hijo en Hogwarts :)

End Notes:

Creo que hice a Valen muy dramática jaja

Espero que les guste mucho mi fanfic, cualquier sugerencia es bienvenida.

 

Todos los personajes son de J. K. Rowling, excepto Valentinan Marhorie Dursley.

 

Desde que empecé a leer los libros y ver las peliculas me ponía a pensar que hubiera pasado si Harry tuviera un apoyo desde la casa de los Dursley y darles un escarmiento a los Tios de Harry al tener un hijo en Hogwarts :)

Regresar al índiceHuida y visita inesperada by Annie Potter Cullen

En los días siguientes mi papá es quien se encargó del correo.



Tengo un leve presentimiento de que Harry y yo seguimos recibiendo cartas porque mi papá ha cerrado el orificio para cartas de la puerta con tablas. Eso no es impedimento porque siguen llegando decenas de cartas y esas mismas cartas llegan directamente a la chimenea.



Otra cosa extraña, como si no fuera suficiente, empezaron a llegar lechuzas por todos lados. A lo mejor hay alguna rata muerta o yo que sé pero ahora nuestra casa es la única tapizada de esos animales. Son hermosos, no lo niego, siempre se me han hecho unos animales muy elegantes pero si es el colmo de los colmos, a como está la situación de la casa. Todo esto llama la atención de los vecinos.



 



-Ah, por fin es domingo- dice mi padre sentado en su sillón, con una taza de té en las manos y con una cara de no haber dormido en días.



-¿Y qué es lo mejor de los domingos Dudley?- mi hermano se encoje los hombros y niega con la cabeza.



-¿Qué no hay cartas en domingo?- le dice Harry cuando le lleva galletas.



-Exacto, Harry. No hay cartas el día de hoy – mi papá suelta una risita. Estaba de lo más tranquilo repitiendo una y mil veces de que hoy no recibiríamos correo.



Harry dejó el plato de galletas y miró hacia la ventana. Yo también estaba cerca de la ventana y, junto con él, vimos que la casa tenía nuevas lechuzas. Dos cartas salieron de la chimenea y con ellas empezó un temblor. Dudley se abrazó de mi mamá, mi papá se tapaba los oídos y Harry y yo nos miramos con complicidad y corrimos hacia la mesita de la sala a alcanzar alguna de las cartas.



Harry agarró una de las suyas y yo encontré la mía. Salimos corriendo antes de que mi padre nos alcanzara. Llegando al pasillo vimos que la puerta principal ya no tenía las tablas en el orificio del correo. Ahora esta casi tapizada con más cartas, las cuales me tapan el camino de las escaleras así que mi papá me sujetó y también a Harry, el cual no pudo abrir la puerta de su “cuarto” a tiempo.



-Déjanos, son nuestras cartas – gritó Harry y apretaba su carta al igual que yo.



- YA ESTOY HARTO DE TODO ESTO, NO IREMOS DE AQUÍ, LEJOS DE AQUÍ, DONDE NADIE NOS ENCUENTRE- Mi papá estaba furioso y no nos soltaba a Harry y a mí.



-PETUNIA ARREGLA LAS MALETAS DE LOS NIÑOS Y LA NUESTRA, HARRY ARREGLA TUS COSAS, NOS VAMOS DE AQUÍ.



-¡Mi papá no sabe lo que dice!- chilló Dudley abrazado de mamá.



 



Después de que mi madre arreglara nuestras cosas y Harry las suyas, nos fuimos en el coche sin rumbo fijo.



Ya estaba cayendo la noche cuando llegamos a un hotel para descansar. Al día siguiente bajamos al restaurante a comer algo cuando el de la recepción nos entregó dos cartas que ya reconocíamos muy bien. Mi padre se levantó de su silla, pagó  la cuenta y nos fuimos de ahí.



Parecía que alguien nos estaba espiando porque a donde fuéramos nos llegaban las cartas. Mi padre ya harto de todo y rentó una casa de una islita.



Ya era 30 de julio y al día siguiente sería el cumpleaños de Harry. Los dos nos quedamos despiertos para festejar su cumpleaños a la media noche. Saqué un pastelito de los que tenía mi hermano escondido y le puse un cerillo. Cuando fue la media noche empecé a cantarle “Feliz cumpleaños a ti” y sopló su intento de velita. Terminando de soplar su “vela”, alguien toco la puerta de una manera muy violenta. Los dos nos paramos y nos escondimos. Mis padres y hermano se levantaron alarmados. Mi papá bajó con una escopeta, que compró en estos días.



-¿Qui... qui… quien es?- decía mi padre con la escopeta en mano y con mi mamá a sus espaldas.



La puerta cayó y entró un señor muy alto y barbudo, parece gigante. Harry y yo nos vemos y los dos estamos asustados, volteamos hacia el señor que al entrar se disculpó por tirar la puerta y la acomodó en su lugar.



-¡Esto es propiedad privada, será mejor que se vaya!- Mi padre apuntaba a aquel hombre.



-¡Cállate pestilente rata inmunda!- se acercó a mi padre y dobló la escopeta hacia arriba. ¡waw! ¿Cómo hizo eso?



Se dirigió hacia Dudley, el cual estaba asustado cerca de una mesa.



-¡Hola Harry!, veo que has crecido después de ver ese estomago – el gran hombre agarra su estomago.



-Yo… yo… no soy Harry



- Am… soy yo- Harry salió de nuestro escondite.



- Si, ya lo noté.- El hombre saca una caja apachurrada – Te traje algo, me senté en él durante el camino pero espero que el sabor no haya cambiado.- le entrega a Harry la caja. Yo salgo de mi escondite por la curiosidad que sentía por aquel hombre. Yo sentí que él tenía alguna conexión con las cartas. Ok, lo admito, estoy muy obsesionada con esas cartas y con su contenido.



Harry abre la caja y es un pastel de cumpleaños, mal escrito, pero es un pastel. Harry le sonríe y le da las gracias.

End Notes:

Espero que les guste este capitulo. No olviden en comentar.

 

Que tengan un lindo día ;)

End Notes:

Espero que les guste este capitulo. No olviden en comentar.

 

Que tengan un lindo día ;)

Regresar al índiceNo encajamos en esta familia by Annie Potter Cullen

El gran hombre voltea a verme - ¡Vaya! Tú debes ser la pequeña Valentina Dursley.

 

-¿Cómo sabe mi nombre?- Abrí mis ojos por la sorpresa. El señor me sonrió y se fue a sentar a un mueble cerca de la chimenea de aquella casita. ¿Pero que rayos hizo? ¿De dónde sacó fuego para la chimenea? Solo vi que tomó su paraguas y la apunto a su chimenea.

 

Mi primo y yo nos miramos y después miramos a aquel señor. Harry dejó su pastel en la mesita y se acercó al señor.

 

-Disculpe, ¿quién es usted?

 

-Oh, perdón que tonto soy, no me he presentado. Mi nombre es Hagrid y soy el guardián de Hogwarts.

 

-¿Ho… qué?- También me acerqué al señor llamado Hagrid, se que he escuchado o leído ese nombre… ¡Claro, lo alcancé a leer de las cartas!

 

-¿No han escuchado de Hogwarts?- Los dos negamos con la cabeza.

 

-Pero si los padres de Harry aprendieron todo en Hogwarts.

 

-¿Todo?- dijimos los dos al unísono.

 

-Tu- señala a Harry- tanto tu prima- me señala- son hechiceros.

 

Ok, eso no me lo esperaba… ¿Qué soy qué?

 

-No puede ser posible, solo somos Valen y Harry… Solo Valen y Harry.- Dice Harry un poco confundido.

 

- Bueno “solo Valen y Harry”, ¿no les ha pasado nada extraño cuando se enfadan o se asustan?

 

Mi cabeza empezó a trabajar al 100%. Empecé a recordar todas las cosas extrañas que me han pasado y que le han pasado a Harry desde que tengo uso de razón. Hagrid nos sonríe, se levanta y nos da nuestras cartas. Ya no sé si quiero saber su contenido.

 

Harry y yo empezamos a leer (por fin) nuestras cartas. En ellas nos explicaban que fuimos aceptados en el colegio de Hogwarts de Magía y Hechicería. Además venía una lista de útiles y un boleto de tren.

 

-¡No!, en cuanto el muchacho llegó a la casa dijimos que le pondríamos fin a esta situación.- Mi padre me mira con un miedo y tristeza la vez – Y ahora que sabemos que mi hija es igual con más razón tenemos que terminar con esto de una buena vez.

 

-¡Lo sabían y no me dijeron nada!- Harry estaba muy exaltado.

 

-Claro que lo sabíamos- dice mi madre, tenía los brazos cruzados y miraba con desdén a Harry.- Mi padre y madre estaban orgullosos cuando a mi hermana le llegó su carta, “bravo, tenemos una bruja en la familia”. Yo era la única que sabía que era una… Aberración- Desconozco a mi madre en estos momentos. Ahora lo entiendo todo, las humillaciones, los maltratos hacia Harry. Mi madre nos ve como una aberración. Mis padres lo discriminan… o mejor dicho nos discriminan. – Y después que se casó con Potter y naciste tú, supe que serías igual de… anormal. No se cómo se dejó morir y quedar en mil pedazos… Free Games for Mac, Free Games for ipad and Free Games for Iphone, without in app purchases or something like that Free Browser Games

 

-¿Pedazos? ¡Me habían dicho que habían muerto en un accidente automovilístico!

 

-¿QUÉ? ¿QUÉ LILY Y JAMES POTTER MURIERON EN UN ACCIDENTE AUTOMOVILISTICO? ESO ES UN ULTRAJE, UN ESCANDALO.

 

-PUES QUE QUERIA DE LE DIJERAMOS, ES LO PRIMERO QUE SE NOS OCURRIÓ.

 

-No dejaremos que vayan a ninguna parte – dijo mi mamá y me agarró mi hombro, con toda la tristeza de mi corazón, le quité la mano y me fui a lado de Harry. Mi madre no hizo nada por detenerme.

 

-Ja, y unos muggles como ustedes me lo van a impedir.

 

-¿Muggles?- Harry y yo al unísono

 

-Persona sin magia- nos dijo Hagrid.-Estos niños deben aprender todo y que mejor en el colegio Hogwarts donde el director es el mejor mago de todos los tiempos… Albus Dumblendor – dijo esto con tanto orgullo que hasta yo lo sentí… y eso que aun no conocía al director.

 

-¡No pagaré para que un loco de remate le enseñe trucos de magia a mi hija!

 

Hagrid apuntó su poderoso paraguas a mi padre en el pecho, -Nunca… hablé… así… de… Dumblendor… enfrente… de… mi – dejó de apuntar a mi papá para apuntar en el lindo trasero de mi hermano para hacerle una linda cola de puerquito. Se lo tenía bien merecido porque el muy abusado ya se estaba comiendo el pastel de Harry mientras estábamos en la discusión. Mi hermano salió chillando de la habitación corriendo por todos lados y mis padres hicieron lo mismo. Harry y yo no parábamos de reir.

 

-Les suplico que no le digan a nadie de lo sucedido- Nos dijo Hagrid un poco serio – No me es permitido hacer magia.- Mira su reloj - ¡Uy ya es tarde! Debemos irnos- se va hacia la puerta, la abre y voltea a vernos. – O al menos que se quieran quedar.

 

Harry y yo nos miramos. - ¿Qué es lo que quieres hacer Valen?

 

Volteo hacia la dirección donde se siguen escuchando los gritos de mi familia. Mi familia, la familia que siempre discriminó a Harry por su condición. Su condición, su estilo de vida. Su estilo de vida que le fue arrebatado de bebé. A mi familia siempre la voy a querer a pesar de todo pero Harry me necesita más que ellos.

 

-Vamonos Harry, no encajamos en esta familia.

 

Dicho esto tomamos nuestras chaquetas y nos fuimos con Hagrid.

Regresar al índiceFamoso y rico by Annie Potter Cullen

Ya estamos en Londres, vamos siguiendo a Hagrid porque no tenemos idea a donde vamos. Yo estoy volteando por todos lados para encontrar algún local que se vea de lo más extraño para comprar lo que se nos pide en nuestra lista de útiles. Harry va leyendo la lista en voz alta pero con un tono que solo nosotros lo escuchemos.



-¿Encontraremos todo esto aquí en Londres?



-Yo por más que trato de ver algo extraño no lo noto. Es algún local medio dark o es alguno disfrazado de otra cosa.



-Es algo parecido al segundo, síganme.



Acabamos en el Leadenhall Market, ahí entramos a un bar, que si viera mi mamá donde estoy se desmayaría. Se ve pequeño y descuidado. Dentro está un tabernero llamado Tom, le pregunta a Hagrid si se le ofrece algo y el, orgullosamente, le dice que anda ayudando a mi primo y a mi con las compras para el colegio.



-¡Oh, por Merlín! ¡Es Harry Potter!- El tabernero observa a mi primo y todos los que estaban presentes se callaron y voltearon a vernos, bueno, a ver a mi primo.



Todos empezaron a hacerle reverencias, saludarlo como si fuera una celebridad. Eso fue algo sumamente extraño. Pero bueno, todo ha sido extraño desde que inició el día.



-Ho… ho… la Har…ry Po…po…tter- Se nos acercó un señor con un turbante en la cabeza.



-¡Ah, Profesor Quirrel! Que maravilla verlo por aquí- lo saludó Harry- Chicos, déjenme y les presento al Profesor Quirrel, él es profesor de Hogwarts. Enseña defensa contra las artes oscuras.- Hagrid voltea a verme.- Bueno Profesor, le presento a Valentina Dursley y bueno, Harry ya no necesita presentación.



-Es un gusto- Harry le tiende la mano y el profesor aleja la suya. ¡Que tipo tan extraño!



-Pa…para mí, e…es un gu...gusto co…cono…nocer…los- Nos sonríe nerviosamente.



-Bueno- dice Hagrid a todos los presentes- nos tenemos que ir, hay mucho que comprar.



 



Llegamos hacia una pared hecha de ladrillos.



-¿Cómo es que me conoce tanta gente?



- Es porque eres famoso en nuestro mundo.



-¿Y porqué es famoso?



Hagrid nos mira muy serio – No estoy autorizado para decirlo.- Se voltea hacia la pared y le da unos golpecitos con su paraguas. De repente se van moviendo hasta hacerse una puerta.



-Bienvenidos al Callejon Diagon.



Harry y yo nos quedamos con la boca abierta. ¡Que lugar tan maravilloso! Todos estaban vestidos de una manera muy peculiar, todos con túnicas y sombreros extraños. Todos estaban haciendo sus compras, por lo que se veía.



Hagrid nos iba mostrando cada local y diciéndonos que vendían en cada una.



-Hagrid, nosotros no tenemos dinero. ¿Cómo vamos a comprar todo?



Era verdad, no traíamos ningún quinto porque salimos sin pensar en nada más que huir de mis padres.



-No se preocupen, ahí está Gringotts, es el lugar más seguro del mundo para lo que quieras guardar, excepto tal vez Hogwarts.



-¿Y ahí nos darán dinero así nada más?



-No Valen, esperen y verán.



Nos fuimos directo al banco de los magos, es demasiado grande, más grande que cualquier edificio que he visto en mi vida. Dentro es muy espacioso y está dirigido por…



-¿Qué cosas son esa?



-Son duendes Harry, ellos se encargan de todo lo que tenga que ver con la moneda y las finanzas del mundo mágico y son poco amigables. No se separen de mí.- Me acerqué más a Hagrid y me agarré de su gran chaqueta.



Llegamos hasta el último vestíbulo donde se encontraba un duende ocupado escribiendo en un gran libro. Hagrid fue el que habló con el duende sobre nuestra transacción. Por lo que estoy escuchando, mis tios James y Lily tenían una cuenta en este banco. Hagrid aparte le entregó una carta al duende y le dijo que era confidencial y que lo enviaba el director… ¿cómo se llamaba?... a sí, Dumblendor.



Otro duende se nos acercó y nos llevó por un estrecho hasta llegar a un carrito muy parecido al que utilizan para la montaña rusa. Nos subimos y empezó a andar el carrito a una velocidad que a Flash lo deja todavía atrás.



Llegué un poco mareada hasta la bóveda que nos tocaba y, viendo a mi primo, me di cuenta que el también se sintió igual. El duende bajó y nos pide la llave de la bóveda, Hagrid la saca de su chaqueta y se la entrega. Al abrirla, Harry y yo nos llevamos una gran sorpresa porque eran montañas y montañas de dinero, tal vez exagero con la cantidad pero si era mucha.



-¿A caso creíste Harry que tus padres te había dejado en la calle?



-Waw, eres más rico que mi padre Harry- solté una risita y Harry me sonrió.

End Notes:

Espero que les esté gustando mi fanfic.

No dejen de poner sus comentarios y sugerencias.

Que tengan un lindo dia :)

End Notes:

Espero que les esté gustando mi fanfic.

No dejen de poner sus comentarios y sugerencias.

Que tengan un lindo dia :)

Regresar al índiceCurioso... muy curioso by Annie Potter Cullen

Hagrid nos empezó a explicar cada moneda, la dorada es un galeón, la plateada es un sickle y la de bronce es una knut. También nos explicó que un Galón es aproximadamente 5 libras esterlinas, que la sickle es 29 centavos de libra y la knut 1 centavo de libra.



Hagrid le dio a Harry un monedero de piel de dragón, ¡                QUE EXITE LOS DRAGONES!, y este ultimo empezó a tomar de su dinero. Harry se acercó a mí con un poco de dinero.



-No, Harry, es tu dinero.- Me hice un paso hacia atrás.



-Valentina Dursley- Así me dice cuando soy terca – es mi dinero y lo quiero compartir contigo. Eres como mi hermana, además no creo que a mis papás te hubieran dejado sin un poco porque también eran tus familiares. Recuerda que mi madre era hermana de la tuya, así que ella no te dejaría desamparada.



-Lo sé Harry, pero no se si aceptar.- Harry puso los ojos en blanco y se acercó y metió el dinero en uno de los bolsillos de mi chaqueta. Yo solo suspiré. – En cuanto pueda te lo pagaré Harry.



- Si, aja… acéptalo como un regalo. Esta será también tu bóveda. Además – mira alrededor- ¿Qué haré yo solo con tanto dinero?



Yo solo le sonreí a mi primo y salimos de la bóveda. Después de otro espantoso recorrido en el carrito endemoniado, llegamos a otra bóveda y esta fue abierta por el duende sin necesitar de una llave. Esa bóveda estaba vacía, solo tenía un pequeño paquete que Hagrid tomó y lo metió en el bolsillo de su chaqueta. Nos hizo prometerle que no le diríamos a nadie en el colegio sobre eso. ¿Nos vio cara de chismosos?



Ya de vuelta en el callejón Diagon, nos llevó a ver los uniformes. Son lindos, me gustan más que los uniformes del colegio de Smeltings. Ese uniforme es un frac rojo oscuro, un chaleco de puntos de cuello v de mismo color, falda color naranja oscuro y un sombrero de paja. Este uniforme lleva una blusa abotonada color blanca lisa, una de cuatro corbatas que sabremos los colores hasta que entremos al colegio, un chaleco de puntos color gris y cuello v, una falda plisada color gris, calcetines grises, una túnica abotonada color negro y un sombrero puntiagudo color negro. Ahí conocimos a un niño con cabello rubio platinado, muy engreído y que decía que el iba a entrar en Slytherin. No supe su nombre y ni me interesa.



Después de tanto caminar por tantos locales, ya solo nos faltaba comprar una varita y una mascota. Según la lista de útiles podemos llevar una lechuza, un gato, un sapo o una rata como mascota. Entramos a una especie de veterinaria, había un sinfín de animales por todos lados. Yo me quedé embobada por un lindo gato color blanco, nariz rosada y unos ojos grises hermosos, el cuál compré sin pensarlo dos veces. También me gustaban mucho las lechuzas, son muy fascinantes y se utilizan para enviar el correo. Pero de que sirve que me compre una si nunca recibiré cartas de mis padres, además como me dijo Harry, puedo disponer de su lechuza. Su lechuza era hermosa, blanca e imponente. Hagrid se la regaló por motivo de su cumpleaños.



Llegamos al local de varitas del señor Olivanders, Hagrid nos dejó y nos dijo que regresaba en unos momentos. Harry abre la puerta y se escucha un campanita.



De repente se aparece un señor de edad avanzada que supongo es el señor Olivander.



-Oh, señor Potter, sabía que algún día vendría. Recuerdo cuando sus padres vinieron la primera vez por su varita.- Después se dirige hacia mí.- Oh, pequeña, eres muy parecida a Lily Potter, excepto por tu cabello castaño.- Harry y nos miramos.- Y el señor Potter tiene un parecido con su padre impresionante, excepto por los ojos de su madre.- Waw, tengo más parecido a mi tía Lily, eso no me lo había dicho nadie. De hecho no lo sabía porque no hay ninguna foto de ella en la casa, ni de mi tío James.



 El empieza a preguntarnos si somos diestros o zurdos y empieza a medirnos la mano derecha. Después saca varias cajas con varitas y nos da una a cada uno. Me gustaba la varita, ya estaba por sacar mi dinero cuando el señor Olivander nos dijo que teníamos que agitar la varita. Lo hicimos y Harry tiró varias cajas mientras yo rompí un florero. Lo más raro de todo es que el señor Olivander ni siquiera se enojó. Yo rápido encontré mi varita, una hecha de encino con el núcleo de fibra de corazón de dragón. Harry es el que tardó más hasta que Olivander llegó una conclusión y sacó una caja de varita muy diferente a las demás. Esta era negra y las demás eran color café. Se la dio a Harry con mucho cuidado y esta fue la elegida para Harry. Una varita de acebo con un núcleo de fénix.



-Curioso, muy curioso.



-¿Qué es curioso señor?



-Yo recuerdo muy bien cada varita que hago señor Potter, solo dos varitas tienen en el núcleo la pluma del fénix. Es curioso que esté destinado para esta varita siendo que su hermana es la que le hizo esa cicatriz.- El señor Olivander señala hacia la cicatriz de la frente de mi primo, la cual siempre creímos que se la había hecho en el accidente que supuestamente habían muerto mis tíos.



-¿Y de quién era la otra?



- Oh, señorita, nunca diga su nombre. Fue una persona muy tenebrosa, tanto que aún se el tiene miedo el decir su nombre.- Toma la varita de Harry para examinarla- Realmente curioso cómo suceden estas cosas. La varita escoge al mago, recuérdenlo.- Le regresa la varita a Harry-  Creo que debemos esperar grandes cosas de usted, señor Potter. Después de todo, El-que-no-debe-ser-nombrado hizo grandes cosas... Terribles, sí, pero grandiosas.



Esas palabras me pusieron la piel de gallina. Mi primo estaba destinado a tener la varita hermana de la que le hizo esa cicatriz y presumo que también le dio muerte a mis tíos James y Lily.

End Notes:

Los valores de la moneda de Gringotts lo saqué de Wikipedia.

No olviden comentar y gracias por leer mi fanfic.

Que tengan un lindo día :)

End Notes:

Los valores de la moneda de Gringotts lo saqué de Wikipedia.

No olviden comentar y gracias por leer mi fanfic.

Que tengan un lindo día :)

Regresar al índiceVerdadero origen by Annie Potter Cullen
Author's Notes:

Hola! Espero que les guste mi nuevo capitulo.

Author's Notes:

Hola! Espero que les guste mi nuevo capitulo.

Esperamos a Hagrid en la puerta del local de Olivanders, estábamos callados después de lo que nos dijo ese señor.



-¿Quién habrá sido?- Harry tocó su cicatriz- ¿Y porqué me atacó siendo un bebé?- En su mirada había nostalgia.



Me puse triste al ponerme a pensar en mi primo siendo un bebé de un año, vulnerable, sin saber nada de lo que ocurrió ese día.-Quien haya sido tiene que ver con la muerte de mis tios.



-Eso que no te quede duda Valen.



Hagrid llegó como 10 minutos después.



-Chicos perdón por la tardanza, ¿Están hambrientos?



Automáticamente el estomago de Harry gruñó. Los tres nos echamos a reír y nos fuimos a un modesto restaurant llamado el Caldero Chorreante.



-¿Qué ocurre Harry?- Mi primo estaba muy distraído y jugando con su comida.



-El mató a mis padres, ¿verdad?- Hagrid lo miró confuso.



-Si, el que le hizo la cicatriz de su frente – Harry despejó su frente para mostrar su cicatriz en forma de rayo.



Hagrid se puso muy serio. –Chicos, deben de entender que en este mundo no todos los magos son buenos. Entre ellos hubo uno, el más tenebroso en la historia. Su nombre era… su nombre era… Vol… Vol… - suspiró- Voldemort



-¿Voldemort?- Harry y yo al unísono.



-Shhh, ¡no lo digan!



- ¿Pero porqué mató a mis padres?



-Harry…- pensó varias veces lo que iba a decir- él mataba a los que no se le querían unir. También mató a muchos muggles inocentes y magos de familia muggle.- Mi piel se puso de gallina al escuchar eso.



-¿Era como un Hitler?- bueno, esa era la única referencia que tenía de una persona terrible.



-¿Qué es un Hitler?



-Una persona muggle que por su culpa murió mucha gente inocente.- Hagrid alzó las cejas por la sorpresa.



- También no todos los muggles son buenos.- Hagrid abrió la boca de sorpresa.



-Regresando a nuestro Hitler… o sea el que-no-debe-ser-nombrado, algo pasó esa noche Harry, algo que solo él y tú presenciaron.



-¿Mis padres no?



-Este… no… no lo creo Harry… porque bueno… ya no… ya no estaban



-¿Y qué fue lo que pasó?



-Nadie lo sabe, solo se sabe que le hizo la cicatriz a Harry y se desapareció. Unos dicen que murió pero yo digo que no, que sigue vivo pero muy débil.- Harry y yo nos miramos, yo lo veo con nostalgia por la forma en como perdió a sus padres.



-Después me tocó ir por Harry esa noche, por ordenes de Dumblendore- Volteamos a ver a Hagrid, el cual dijo eso con mucho orgullo- me prestaron una moto, la cual después me regalaron, y lleve a Harry con los únicos parientes que tenía.



-¿Ya no hay más familia de parte de mi padre?



-Tu padre era hijo único, así que no hay más parientes por parte de él.- Harry suspiró



Pobre, somos sus únicos parientes y mis padres y mi hermano lo tratan peor que basura. Por ese Voldemort empiezo a sentir odio por dejar a mi primo sin el amor de sus padres. Si está vivo, espero algún día encontrarlo para destruirlo como destruyó a mis tios y que por su culpa mi primo estuviera alejado de su verdadero origen.

End Notes:

No dejen de comentar y dar sugerecias.

Que tengan un lindo dia ;)

End Notes:

No dejen de comentar y dar sugerecias.

Que tengan un lindo dia ;)

Regresar al índiceMi verdadera vida by Annie Potter Cullen
Author's Notes:

Perdon por la tardanza ;) 

Author's Notes:

Perdon por la tardanza ;) 

Al llegar a la casa, me sentía como una extraña, en realidad no quería ni entrar. Tenía miedo de cómo me iban a tratar mis padres y mi hermano. ¿Será igual con Harry? ¿A mi me tratarán peor? Harry tomó mi mano y me sonrió para darme ánimos, yo solo suspiré.

-No temas, estoy aquí.- Toqué el timbre y esperé a que mis padres abrieran la puerta. Como nos dijo Hagrid antes de dejarnos, ya mi familia estaba en casa después del acontecimiento de la mañana.

Para Harry fue un cumpleaños muy diferente y muy especial. Después de terminar de comer en aquel restaurante que nos llevó Hagrid, dimos un paseo por todo el callejón Diagon, fue algo realmente sensacional, no había visto a Harry divertirse tanto. Además todos en el callejón lo saludaban, me sentía que iba con alguna estrella de Hollywood. Hagrid nos llevó a la casa hasta las 8 de la noche y ahora estamos esperando a que mis padres abran la puerta.

Mi padre fue quien nos recibió con una cara seria y ayudándonos para que los vecinos no vieran lo que traíamos con nosotros. Ya cuando estábamos en el pasillo, mi madre y hermano estaban cerca de la escalera esperándonos. Harry no soltaba mi mano para darme apoyo.

-Las cosas ahora en adelante serán diferentes- empezó a decir mi padre- Harry, por seguridad de la familia dormirás en el cuarto de juegos de los niños hasta que empiecen tus clases.- Harry y yo nos veíamos sorprendidos, después miré a mi mamá, la cuál bajó su mirada al suelo y a mi hermano, el cual no soltaba a mi mamá de la cintura.- Porque después del acontecimiento de esta mañana y pasar mucho tiempo en el hospital… - Dudley se agarra su trasero- lo he pensado y desde que he llegado yo mismo me encargué de que tus cosas estuvieran arriba.

-¿Gracias?, supongo.

-Y también debes de saber que para todos los vecinos y la familia tú estarás en un internado especial para personas conflictivas. En cuanto tú-refiriéndose a mí- despídete de esas cosas porque tú no iras a ninguna parte jovencita.

-¿Qué? No puedes negarme eso papá, eso es lo que realmente soy.

-No permitiré que estés en esas tonterías, un hijo mío no estará con esas payasadas.- Miré a Harry con desesperación y a mi mamá pero esta esquivaba mi mirada.

-Iré papá te guste o no- Nunca había sido rebelde con mis padres, pero después de todo lo que he escuchado de ellos, de cómo se refieren a los magos y brujas, han hecho que la imagen que tenía de ellos se desmoronara. Harry me abrazaba cuando me empezaron a brotar unas lágrimas de la impotencia, desesperación, tristeza y decepción que sentía en ese momento. Las lámparas del pasillo se rompieron y Harry empezó a tranquilizarme antes de que los focos hicieran lo mismo.

Mis padres y mi hermano estaban aterrorizados ante tal situación. Ellos nunca me habían visto comportarme así, nunca me pasaba eso enfrente de la familia. De hecho todo lo extraño en la casa lo hacía Harry y yo en la escuela.

-Hogwarts será mi colegio y no Smeltings, Hogwarts será mi hogar y no Smeltings, en Hogwarts seré yo y no en Smeltings. Tendrás que acostumbrarte de que tu familia no es perfecta, de que tu vida no es perfecta y de que tu hija no es perfecta, acostúmbrense a verme con varita en mano y seguir el legado de mi tía junto a mi primo Harry. Si de ahora en adelante no seré su hija por ser lo que soy no me importa, tengo a Harry como él me ha tenido a mí todo estos años mientras ustedes lo trataban mal.- Abracé a Harry después de terminar de sacar todo lo que tenía en mi pecho desde esta mañana que empecé mi verdadera vida.

 

End Notes:

No olviden dejar sus comentarios

Que tengan un lindo dias ;)

End Notes:

No olviden dejar sus comentarios

Que tengan un lindo dias ;)

Regresar al índiceLas familias no son perfectas by Annie Potter Cullen

Mi padre fue hacia mí y me jaló del brazo para que me soltara de Harry. -¡Tú no vas a ningún colegio, te quedarás en casa y empezaras tu bachillerato por correspondencia! ¿Crees que después de todo lo que a ocurrido, voy a dejar que me hagas pasar vergüenzas en Smeltings?- Miré a mi papá con un odio que nunca pensé sentir, nunca se me pasó por la cabeza sentir algo así por mi papá. Mi madre empezó a sollozar en su lugar, mi hermano empezó a ver con terror a mi papá y Harry empezó a interponerse entre mi padre y yo.



-¡No permitiré que le hable así a Valen!- Harry zafó mi brazo de las manos de mi papá, el cuál me dolía por el agarre. Después de eso me abrazó para consolarme.- Ella irá donde ella quiera, no está sola, me tiene a mí- voltea a verme y me guiña el ojo- Usted vuelve a ponerle una mano encima y le haré caer un conjuro que no olvidará.



-No podrás- dijo mi madre con voz chillona- Si mi memoria no me falla, mi hermana nunca hizo magia fuera de esa escuela.



-Todavía no estamos en el colegio, así que aun no sabemos todas las reglas. – Voltea hacia mi papá.



Mi papá dio un paso hacia atrás con un poco de temor.- Hija, tu eras mi orgullo al igual que tu hermano.- Esas palabras me hirieron más que el jalón que me dio.- Eras mi dulce pequeña, mi damita perfecta… y ahora resulta que tu vida será desperdiciada por… tu condición.- Miré a mi papá.- Tenía tantas esperanzas en ti, tantos proyectos pensados en ti.- Miré mi mamá y a mi hermano… Ellos también estaban confundidos por las palabras de mi padre.



-Como te dije, papá, acostúmbrate a que no tienes la vida que tú siempre querías y debes respetar mi decisión. Sé que tengo tan solo once años pero debes, o mejor dicho deben de respetar lo que Harry y yo somos. Nosotros no tenemos la culpa de su odio hacia los de nuestra clase.- Alzo la vista de nuevo hacia mi mamá.- Yo iré a ese colegio mamá, no soy parte de su mundo… de hecho, nunca me he sentido que encaje en esta familia. Los amo mucho a los tres pero mi familia siempre ha sido Harry, o mejor dicho, yo he sido su familia.- Volteo hacia mi primo, le doy una sonrisa y él me la devuelve.



Mi papá hiperventilaba del enojo, estaba tan rojo como un tomate y poco a poco fue tomando el color natural de su piel. Se fue hacia la escalera con mi mamá y mi hermano. – De ahora en adelante dejarás tu habitación y te irás al ático.- Hablaba sin expresar ningún sentimiento con su voz.- Tus juguetes serán vendidos.- Traté de no poner los ojos en blanco, tenía tantos juguetes que no me importaba que se fueran ya que la mitad de ellos ni los usaba, ni los había sacado de sus cajas.- De todas tus pertenencias solo quedaran tus ropas, todo lo que se encuentre en ese cuarto será vendido.



-Vernon, ¿no crees que los vecinos se preguntarán el porqué de que vendamos las cosas de Valentina?- Mi mamá nunca me había dicho mi nombre completo.



-Necesitamos su cuarto para los juguetes de Dudley.- Mi hermano lo ve con sorpresa.



-Además cuando se vaya a esa escuela de fenómenos no quiero que al regresar me llene el cuarto de artefactos extraños. Ya tendré suficiente con los artefactos extraños que tenga Harry en el cuarto.



¡Mi papá de dejaba ir a Hogwarts!, no me importaba nada, que vendiera todas mis cosas si era necesario porque no me importaba. Estaré en el lugar al que mi primo y yo pertenecemos.



Una lágrima de alegría se deslizó por mi mejilla y mi padre me miró con petulancia porque pensó que lloraba por todas las limitaciones de dinero que tendré de él. No me importaba lo que él pensaba, o si tenía miedo de que Harry y yo le hiciéramos algo, lo único que me importaba es que me estaba haciendo feliz, a pesar de todo quería que yo fuera feliz.



Mi mamá y mi hermano lo veían como si le hubiera salido un tercer ojo, no comprendían como fue que cambió de parecer. Mi mamá por primera vez me veía y en sus ojos había miedo, sorpresa, tristeza y desilusión. La vida perfecta de mi mamá se desboronó el día de hoy, su pequeña niña ya no era la misma… ahora era la oveja negra de los Dursley.

End Notes:

Hola!!!

Ya se, mucho tiempo sin escribir. Pero me pondré al corriente para seguir con mi fanfic.

Recuerden que todos los personajes son de J.K. Rowling, excepto Valentina Marjorie Dursley.

No olviden dejar sus comentarios y sugerencias.

 

End Notes:

Hola!!!

Ya se, mucho tiempo sin escribir. Pero me pondré al corriente para seguir con mi fanfic.

Recuerden que todos los personajes son de J.K. Rowling, excepto Valentina Marjorie Dursley.

No olviden dejar sus comentarios y sugerencias.

 

Regresar al índiceDisclaimer: All publicly recognizable characters and settings are the property of their respective owners. The original characters and plot are the property of the author. No money is being made from this work. No copyright infringement is intended.Esta historia archivada en https://www.fanfic.es/viewstory.php?sid=40228La oveja negra de los Dursley by Annie Potter Cullen

MÁS INFORMACIÓN

El contenido original se encuentra en https://fanfic.es/viewstory.php/
Todos los derechos reservados para el autor del contenido original (en el enlace de la linea superior)
Si crees que alguno de los contenidos (texto, imagenes o multimedia) en esta página infringe tus derechos relativos a propiedad intelectual, marcas registradas o cualquier otro de tus derechos, por favor ponte en contacto con nosotros en el mail [email protected] y retiraremos este contenido inmediatamente

Top 20