La IsLa PiNk RoSe by AzUmI

Fanfics en EspañolEl sitio de referencia de los fanfics en español, con miles de fanfics gratis y en español

 La IsLa PiNk RoSe by AzUmI
Summary:

 

Una isla que podria llegar a ser todo aquel paraiso que siempre soñaron algunos tripulantes del Going Merry, mujeres hermosas, comida amontones... que mas se puede pedir? Resulta ser el comienzo de una nueva aventura. Sin embargo no todos estaran conformes y contentos en dicha isla sobre todo una que otra femina de la tripulacion.

Ante todo... el amor surge... el peligro sera un gran aliado de este sentimiento. (ZoNa)

PECIMO RESUMEN LO SE n.nU

 



Categories: ONE PIECE Characters: No

Generos: Romance

Advertencias: Sexo Gráfico (Lemon)

Challenges: No

Series: No

Chapters: 7 Completed: No Word count: 13871 Read: 2085 Published: 01/10/2007 Updated: 11/12/2007
Summary:

 

Una isla que podria llegar a ser todo aquel paraiso que siempre soñaron algunos tripulantes del Going Merry, mujeres hermosas, comida amontones... que mas se puede pedir? Resulta ser el comienzo de una nueva aventura. Sin embargo no todos estaran conformes y contentos en dicha isla sobre todo una que otra femina de la tripulacion.

Ante todo... el amor surge... el peligro sera un gran aliado de este sentimiento. (ZoNa)

PECIMO RESUMEN LO SE n.nU

 



Categories: ONE PIECE Characters: No

Generos: Romance

Advertencias: Sexo Gráfico (Lemon)

Challenges: No

Series: No

Chapters: 7 Completed: No Word count: 13871 Read: 2085 Published: 01/10/2007 Updated: 11/12/2007 Capítulo 1 "Y el barco?" by AzUmI
Author's Notes:

Hi hi!!! bue... no es mi primer fik de hecho es el segundo ya que ando haciendo otro en amor yaoi... ojala que este les guste... es de una de mis parejas favoritas de one piece, en pareja Hetero... ZoNa. No sean tan rudos... sin embargo espero reviews... sean consejos, criticas y opiniones en general. n.n. Por cierto soy Niko-robin... uno de mis seudonimos aqui... generalmente siempre dejo reviews en los fics que me gustan n.n

Y bueno como saben los personajes de one piece no son de mi propiedad son de Mr. Oda n.n

Author's Notes:

Hi hi!!! bue... no es mi primer fik de hecho es el segundo ya que ando haciendo otro en amor yaoi... ojala que este les guste... es de una de mis parejas favoritas de one piece, en pareja Hetero... ZoNa. No sean tan rudos... sin embargo espero reviews... sean consejos, criticas y opiniones en general. n.n. Por cierto soy Niko-robin... uno de mis seudonimos aqui... generalmente siempre dejo reviews en los fics que me gustan n.n

Y bueno como saben los personajes de one piece no son de mi propiedad son de Mr. Oda n.n

 

La tranquilidad abundaba en el going merry, el cocinero como de costumbre había madrugado para comenzar a hacer las delicias mas exquisitas que ningún otro chef pudiera realizar, el inocente capitán, el pequeño doctor y el tirador se encontraban aun vagando en el mundo de los sueños. En otro camarote la pelirroja, comenzaba a peinarse junto a una morena que le miraba algo curiosa -te inquieta algo navegante?- pregunto la arqueóloga al verla con una mirada algo preocupante.

-no claro que no- mintió la pelirroja, pero Robin no quedo satisfecha con la respuesta.

Antes de que siguiera cuestionándola Nami salió del camarote, sintió la brisa de la mañana golpear su rostro -algo no me gusta de la ruta k llevamos- decía pesadamente mientras revisaba un enorme papel algo desgastado y amarillento.

-mi linda Nami hoy has madrugado- comento el rubio k salía con una charola en manos.

-buenos días Sanji- saludo Nami

-ocurre algo Nami- comento el cocinero que también notaba algo de diferente en su compañera.

-no solo que...- no termino de hablar ya que alguien detrás suyo le interrumpió.

-estamos perdidos- dijo aquélla voz haciendo que la pelirroja se erizara y mirara asustada hacia atrás.

-por supuesto que no!!- grito ofuscada.

-lo estamos...- repitió aquel sujeto musculoso que se acercaba al cocinero y a Nami.

-¿es eso cierto?- pregunto el cocinero a Nami

-Zoro mantén tu boca cerrada si no estas seguro de lo que dices!- grito enojada la pelirroja

-te he visto mirar el maldito mapa a cada rato! Desde hace días admítelo- decía el espadachín.

La chica no sabia nada mas que decir tenia razón su compañero espadachín, pero era demasiado orgullosa para aceptarlo y además no admitiría delante de el su error.

-ya te dije que no! El día de hoy toparemos con tierra ya lo veras!- Nami dio media vuelta y comenzó a caminar alejándose de ahí lo mas que podía.

-si como no- dijo Zoro mientras miraba a Nami.

-eres tan poco sutil mejor deberías cerrar el pico como ha dicho mi hermosa Nami- dijo el cocinero molesto al ver como trataba a Nami.

-cállate cocinero, mejor vete a jugar a la comidita- dijo Zoro que daba media vuelta.

-porque crees tener siempre la razón! Eres un maldito alzado!- el cocinero le devolvió el insulto.

Zoro giro lentamente, todo parecía indicar que comenzarían a discutir cómo solían acostumbrar. Pero el grito de alegría de Nami los detuvo.

-Tierra! Tierra!- grito muy entusiasmada.

-Los dos jóvenes voltearon a verla y corrieron acercándose a donde estaba la chica recargada en la barandal. Y era cierto una isla pequeña se visualizaba a lo lejos.

-Lo sabia! Lo sabia!- grito la chica.

-Corriste con suerte...- Dijo el peliverde mirando hacia el frente.

La pelirroja le obsequio una mirada asesina.

-Te dije que hoy toparíamos con tierra Zoro- Dijo la chica con un aire presuntuoso.

-Ya te dije corriste con suerte...- volvió a decir el peliverde.

-Ya te dije que no!- comentó la pelirroja.

-entonces dime que isla es?- pregunto el peliverde.

-bue... ah pues... es...- la pelirroja no sabia que decir.

-Date por buen servido hemos llegado y se acabo!- Nami se puso roja del coraje y la pena, dio media vuelta.

-tiene razón no la molestes mas hemos llegado eso es lo k importa- dijo el cocinero dejando solo al espadachín.

Zoro miro hacia el frente -ese imbecil cocinero tiene la culpa la conciente demasiado.

 

Todos ya habían despertado y esperaban ansioso poder llegar a la orilla de la isla.

Bajaron lentamente mientras miraban a su alrededor.

-Genial! Parece una selva!- decía el joven capitán

-es un lugar muy interesante- miraba atenta la arqueóloga examinando el lugar.

-tengo muchos lugares por visitar- dijo el cocinero sacando una lista enorme de compras.

-iré a sacarle filo a mis espadas- dijo el espadachín.

-bien tal vez debamos poner un punto para poder encontrarn...- la pelirroja estaba hablando pero el joven capitán había corrido entusiasmado sin escuchar a la pelirroja.

-Ah donde vas Luffy! Porque nunca me escuchas!- grito molesta.

-Es inútil lo conoces cuando llegamos a un lugar desconocido prefiere investigar por su propia cuenta- dijo el cocinero que buscaba en su bolsillo un encendedor y prendió el cigarro que llevaba en la boca. Una flecha paso rozando su rostro apenas en milímetros tirando su cigarro de la boca, todos miraron a su alrededor, Zoro ya estaba en guardia y miraba atento a todo movimiento. -Rayos quien se a atrevido a tirarme el cigarro- Sanji también miro a su alrededor.

-Hombres?- una voz salía de entre la maleza. Era una hermosa joven de cabellos rubios y de ojos azules, una vestimenta muy original de pieles cubría su perfecto y delineado cuerpo. El rubio y el mismo peliverde abrieron los ojos sorprendidos al ver a aquélla hermosa chica.

-Quee les pasa! Nos están atacando!- dijo Nami acercándose a la chica.

-Calla mujer!- una chica mas salió de entre la maleza poniendo una espada en el cuello de la pelirroja. El cocinero y el espadachín salieron de sus pensamientos y enseguida Sanji jalo de la mano a Nami y Zoro aparto la espada de la chica con una de sus tres katanas que había empuñado en fracción de segundos.

-Un guerrero- dijo la chica de la espada mirando a Zoro de arriba a bajo, mientras una sonrisa se le dibuja en el rostro.

-Hombres!- gritaron varias chicas a la vez saliendo de entre la maleza.

-Hombres!- se seguía escuchando.

Sanji no sabia para donde poner su atención habían demasiado chicas, hermosas extravagantes, era como el sueño que el hubiese deseado nunca.

Todas las chicas los rodearon.

-Perdonen nuestra mala bienvenida no estamos acostumbradas a recibir visitas- dijo la rubia despampanante.

Zoro miro a su alrededor eran como 50 mujeres.

 -ah este es el paraíso!- dijo el cocinero mientras se le dibujaban unos corazones en las pupilas.

-no hay hombres- dijo el observador espadachín.

-no no los hay en esta isla solo habitamos las mujeres... somos una población de 200 en total- dijo la chica.

-Que?- todos gritaron a la vez excepto la morena que se acercaba a las chikas.

-La isla pink rosse (que original nombre... sorry no andaba inspirada jejeje), eh leído sobre ella pensé que solo era una leyenda...- dijo la arqueóloga.

-así es forastera sabes demasiado pero aun te falta... - dijo otra chica de estatura mediana y cabello corto y café-

Niko miro con los ojos entrecerrados a la chica que había hecho el ultimo comentario.

-solo al cruzar los mares, en determinada fecha y determinada hora se abre un camino hacia la isla, significa que ustedes dieron con ella- Dijo la chica de cabello corto.

-solo los despistados dan con ella- Dijo la rubia sonriendo.

Zoro miro a Nami -ves te lo dije- dijo el espadachín a la chica.

-Serás un hablador!- la chica le tiro tremendo golpe en la cabeza.

-Que te pasa? Ellas mismas lo han dicho! Solo dimos con la isla por casualidad!- dijo el espadachín furioso.

-acompáñennos por favor los recibiremos como se merecen- dijeron las tres chicas que parecían ser las mas importantes de ahí.

-Luffy... han visto a alguien mas aparte de nosotros?- Pregunto el espadachín.

-No... no nos hemos topado con nadie mas- Dijo la rubia.

-mi nombre es Kotori- dijo la rubia.

-yo soy Umi- dijo la chica que cargaba dos espadas y no dejaba de quitarle el ojo a Zoro.

-y yo soy Aoi- dijo la chica de pelo corto que miraba a su vez a la arqueóloga.

Siguieron caminando mientras Zoro comenzaba a sentirse bastante incomodo, no solamente  Umi lo miraba sino bastantes chicas que los seguían lo miraban como si estuvieran hambrientas y el fuera un suculento bistec.

Sin embargo el cocinero no había perdido el tiempo, comenzó a ligar con diez chicas a la vez.

Llegaron poco tiempo de caminar a una pequeña aldea, parecía ser k algo bastante interesante acontecía en una de las casas mas cercanas muchas niñas, chicas y mujeres ya adultas se arremolinaban y traían cazuelas de comida.

-ahhh que amables son!- grito un chico que se encontraba sentando y disfrutando de un gran banquete.

-Luffy?- el cocinero se acerco y vio al chico devorando los platillos.

-Ey Sanji! Quires comer!? Son muy amables en este pueblo!- dijo el joven capitán.

-Luffy! Ah que hemos venido aquí eh?- Nami estaba enojada tenia una venita en la frente que parecía estar a punto de reventar.

-ah comer- dijo el chico con una amplia sonrisa en los labios.

-No tonto!- Nami le dio una coscorrón varias chicas se rieron ante el acto.

-Oie Nami porque me has pegado?- dijo el joven capitan.

-Yo iré por lo necesario y me regreso al barco- Nami dio media vuelta.

-Yo iré contigo...- Zoro se acerco a Nami ante el asombro de ella.

-Nooooo!!!- gritaron varias chicas al ver que el espadachín se marchaba.

-Vamos Nami- Zoro comenzó a correr seguido de Nami.

-Vaya les tienes pavor a las mujeres eh?- Nami le pregunto con burla

-Cállate no soy un cobarde- decía Zoro que seguía corriendo.

 

Varias chicas corrían aun detrás de Zoro.

-Basta!- grito Kotori, chicas compórtense debemos tratar a los invitados como se merecen.

Nami y Zoro después de haber corrido lo suficiente se detuvieron Nami, puso sus manos en las rodillas intentando recuperar el aliento.

-No se ... por qué... hemos corrido... deberías sentirte orgulloso de ser el centro de atención- Decía Nami intentando recuperar el aliento.

-A mi no me interesa ser como el estúpido cocinero- decía Zoro que comenzaba a caminar ahora con tranquilidad.

Ante aquellas palabras una tenue sonrisa se dibujo en la pelirroja sin notarlo siquiera ella misma.

 

Sanji, estaba siendo totalmente atendido espléndidamente por varias chicas las cuales no dejaban de acariciarle la cara, el cabello, el pecho. Y le servían de beber.

-Oie Sanji a donde fueron Zoro y Nami?- el joven capitán aun comiendo le pregunto a su cocinero.

-No lo se... creo que por algo... o no se- decía el cocinero que no tomaba importancia a nada mas que a aceptar gustoso las caricias de las chicas.

-deberíamos marcharnos ya- dijo Niko mientras se ponía de pie.

-si ya acabe de comer, volvamos al barco- decía el joven capitán.

-No! Ustedes adelántense yo me quedo aquí por mas tiempo- Decía el cocinero.

De pronto un gran estruendo se escucho en el mar.

-El barco!- gritaron al mismo tiempo, Luffy, Niko, Sanji, Zoro y Nami pese a que estos dos estaban en otro lugar.

Sanji se puso de pie zafándose de los apapachos de las chicas delicadamente -damas... permítanme un segundo- dijo el cocinero, Luffy Niko y Sanji se dirigieron corriendo hacia el barco encontrándose por el camino a Zoro y Nami.

-Que ha sido eso?- pregunto Nami muy inquieta.

-No lo se... nosotros también lo hemos escuchado- contesto el cocinero mientras prendía su cigarrillo.

Y así los 5 se apresuraron a llegar al barco, Ussop estaba en la arena tendido con los ojos cerrados al igual que Chopper.

-Usopp! Chopper!- Zoro se acerco a mirarles.

-Solo están inconscientes- dijo la morena

-el barco! Donde... donde esta el barco!- grito Nami buscando con la vista el Merry Going.

-Mi barco... se fue- dijo Luffy un poco serio poniendo una mano en la frente y mirando a su alrededor.

-Un barco no se va solo!- grito enojada la pelirroja.

-regresara...- dijo Luffy con toda la calma del mundo.

-Que no se fue!!!! Alguien... o algo se lo llevo...- dijo Nami.

Todos se quedaron en silencio mirando hacia el mar.

 

Continuara...

End Notes:

Dejen Reviews please para saber si va bien la historia o no n.n Gracias.

End Notes:

Dejen Reviews please para saber si va bien la historia o no n.n Gracias.

Volver al indexCapítulo 2 "Buscando pistas..." by AzUmI
Author's Notes:

Bue... perdon por la demora en dejar la conti, espero la disfruten, me gusta mucho komo va la historia... ya la llevo algo adelantada asi ke esperare bajar un dia a la semana cap. n.n gracias por sus reviews.

Los personajes de One piece no me pertenecen, ya que son obra de Mr. Oda

 

Author's Notes:

Bue... perdon por la demora en dejar la conti, espero la disfruten, me gusta mucho komo va la historia... ya la llevo algo adelantada asi ke esperare bajar un dia a la semana cap. n.n gracias por sus reviews.

Los personajes de One piece no me pertenecen, ya que son obra de Mr. Oda

 

-Tendremos que esperar a que despierten Chopper y Usopp para que puedan decirnos algo al respecto- sentencio Sanji mientras sacaba humo de la boca. –así que yo por lo mientras me regreso- el cocinero puso cara feliz y dio la vuelta pero fue sujetado por una mano en el hombro.

-Te atreves a dar 3 pasos y no vivirás para contarlo- dijo Nami que lo miraba por encima de su hombro con cara de pocos amigos.

-Sanji tiene razón...- dijo el peliverde ante el asombro de todos.

-aquí no ganaremos nada... al menos debemos también cuestionar a los habitantes de aquí... para darnos una idea de lo k ha pasado... además debemos llevar a Chopper y a Usopp a un lugar mas seguro- Dijo Zoro.

-Si! Ya les dije Merry regresara...- dijo Luffy con una gran sonrisa y comenzando a caminar hacia la aldea.

-como me gustaría ser tan inocente o tonta como Luffy- dijo la pelirroja entre dientes.

Zoro puso en su hombro a Usopp mientras con la otra cargaba sus Katanas, Sanji cargo con Chopper.

Llegaron a la aldea, varias chicas al verlos de nuevo se amontonaron a su alrededor, Sanji no dejaba de lanzarles piropos y de sentirse como un rey, por su parte Zoro, estaba bastante callado e irritado. –que escándalo...- decía entre dientes.

-mis nakamas necesitan descansar- dijo Luffy acercándose a Kotori.

-Ya veo... que ha ocurrido?- pregunto

-Eso es lo que nos gustaría saber?- pregunto el peliverde serio.

-No entiendo...- dijo Kotori

-Bueno lo que importa en este momento es encontrar un lugar donde poner a salvo nuestros amigos- Dijo Nami.

-Bien síganme... - La chica los guió por la calle a una hermosa casa muy grande.

-Esta... es tu casa!!!??? Wow parece un castillo!- decía Luffy muy impresionado.

-si esta es mi casa... - dijo la chica abriendo la puerta.

Luffy entro enseguida, seguido de Sanji cargando a Chopper, al instante entro Niko, después  Zoro cargando a Usopp, la rubia al ver al peliverde le sonrió con una sonrisa un tanto exagerada. Zoro pareció no haberle visto o si lo hizo no le tomo importancia. Nami había visto el gesto de la chica sintió un poco de molestia pero al ver que el espadachín no le había demostrado ninguna reacción miro a Kotori y le sonrió fingidamente.

La tripulación del sombrero de paja, estaban esperando a que Kotori les dijese donde podían acomodar a sus compañeros. Esta al parecer entendió y sin decir nada mas, los guió por un enorme pasillo, donde habían demasiadas puertas todos miraban con atención el lugar.

Llegaron a una de las tantas puertas, Kotori la abrió y se introdujeron en esta.

-Pueden dejar a sus compañeros aquí... los dejare en buenas manos... serán atendidos y cuidados como se merecen- Dijo Kotori.

-Yo me quedo con ellos... - dijo Zoro desconfiado.

-Yo también... - dijo Nami.

-Como gusten... pero créanme no hace falta... tenemos a las mejores doctoras para atenderlos- Dijo Kotori.

-Dije que me quedare... además no mandes a nadie… solo con… nosotros basta…- dijo Zoro molesto.

Kotori miro por unos segundos al espadachín, después sonrió tenuemente- bien entiendo su preocupación... – tras decir esto salió de aquélla habitación.

-eres tan piedra cuando te lo propones! Que no sabes que a una dama nunca se le hace sentir mal!?- decía Sanji molesto mirando a Zoro.

-deja de molestar cocinero de pacotilla- dijo Zoro.

-ya basta... no hagan ruido... tenemos que hacer tantas cosas... - dijo Nami un poco decaída.

-Niko... podrías... - antes de seguir hablando Nami, Niko asintió con la cabeza.

-Déjamelo a mí... - dijo la chica mirando a Nami.

Sanji, Zoro y Luffy miraban a las dos.

-Que vas a hacer Niko?- Luffy le pregunto.

-Solo investigar un poco... - dijo Niko con una sonrisa tranquila.

-Yo iré a investigar también- dijo Sanji.

-Tu no iras a ningún lado... tu te quedaras a cuidar a Chopper y a Usopp- dijo Nami.

-Que!? Pero si ustedes los iban a cuidar no?- Sanji miro a Nami.

-cambie de opinión tu té quedas- dijo Nami.

-No!!- dijo el rubio como si le hubieran puesto el peor castigo de su vida.

-Yo me quedo contigo Sanji para que no te quedes solo!- decía Luffy alegremente.

-Oh si... gran compañía... - dijo con pesar el cocinero.

-Y ustedes que harán!?- Les reprocho el rubio a Nami y Zoro.

-Mientras Niko investiga por la aldea nosotros regresaremos a la orilla del mar a buscar pistas o algo... - Dijo Nami.

-Y ustedes se quedan con la mejor parte no!- dijo el cocinero parecía que estaba apunto de hacer un berrinche.

-Si tu sales de aquí temo que en vez de ayudar nos detengas mas!- dijo Nami enojada.

-Pero yo podría investigar mejor con las chicas! Creo que me tendrían mas confianza al ser un hombre no!?- dijo Sanji intentado zafarse de su puesto.

-No... té quedas- dijo Nami.

-Pero... - Sanji intento decir

-pero nada... - dijo Nami.

-Pero... - Sanji seguía insistiendo.

Los tres chicos salieron del lugar. Sanji se recargo en la pared, mientras prendía un cigarrillo –pero en cuanto pueda... iré con esas chicas... hermosas... – sonrió mientras Luffy se sentaba en una silla de madera y se mecía en ella.

 

Niko se sujeto su sombrero mientras caminaba como si estuviera turistiando por allí, Aoi la miro de reojo y se acerco a ella –estas perdida forastera?- le pregunto Aoi.

-no... deseo estudiar tu isla tan peculiar- contesto la morena.

-has dado con la chica indicada... conozco hasta la mínima parte de la isla como la palma de mi mano- Dijo la chica con tono presuntuoso.

Robin alzo la vista y sonrió tenuemente.

-No lo creo... - dijo Robin

Aoi alzo la ceja y miro a la chica –vamos- la chica comenzó a caminar, Robin miro a la chica triunfante y camino tras de ella.

-esto no puede estarnos pasando... - decía Nami muy demacrada mientras caminaba hacia la orilla del mar.

-pero nos esta pasando... y todo por cierta persona... - dijo Zoro como siempre con su tacto tan habitual.

-hasta cuando dejaras de encararme el fallo! Esta bien lo admito! No sabia que rumbo tomar! Pese a que había estudiado perfectamente el mapa noches en vela! No sabia por primera vez... a donde nos dirigíamos... - dijo cabizbaja la pelirroja.

Zoro la miro de reojo

-Total... al capitán eso le gusta... – dijo Zoro con indiferencia.

-sabes que a Luffy le gusta viajar por lo desconocido- dijo Zoro tratando de parecer sereno.

Nami lo miro, no entendía a ciencia cierta su comentario, acaso trataba de consolarla? Antes de que la pelirroja pudiera decir algo al respecto, Zoro miro por encima del hombro de esta, la sujeto del brazo fuertemente y la guió con rapidez, Nami no se explicaba el comportamiento del espadachín, comenzó a sentir un ligero estremecimiento en todo su cuerpo, Zoro se introdujo dentro de la maleza y la empujo hacia un enorme tronco, se pego a ella y no hizo otra cosa mas que quedarse callado y ver por uno de los lados. Nami abrió los ojos sorprendida, sentía que un calor subía hacia su rostro y se estancaba en sus mejillas poniéndose colorada.

-Pero que... - Nami enmudeció cuando Zoro le cubrió la boca con una mano

Varias mujeres pasaron casi a su lado. Pero no los divisaron.

-Estoy segura de que aquí estaba el espadachín... - dijo una tristemente al ver que no los encontraban.

-Si yo también lo vi... - Dijo otra.

Y así siguieron caminando pasando de largo al peliverde y a la pelirroja sin ser vistos.

Zoro al ver que se habían marchado miro a la pelirroja, quien aun se encontraba roja y miraba a Zoro a la vez. Zoro quito la mano de la boca de Nami –se han ido... - dijo casi al instante al notar la cercanía de cuerpos de el y de Nami, instintivamente dio un paso hacia atrás poniéndose ahora el sonrojado.

-no siempre podrás esconderte de las chicas... - dijo Nami se sentía algo molesta consigo misma.

-por un momento... pensé... que... él... y yo... - pensaba la pelirroja pero movió la cabeza negando.

-eres un idiota!- dijo Nami dando media vuelta y comenzando a caminar.

Zoro no entendía el comportamiento de la pelirroja.

-Oie... no hice nada que te ofendiera!- dijo Zoro que le seguía.

-Cállate mejor!- dijo Nami que aun seguía molesta.

-mujeres... - murmuro el peliverde.

Llegaron a donde había estado el barco por la mañana.

-no veo ningún rastro... - dijo la navegante mientras palpaba la arena cerca.

-pareciera como si el mar se hubiera tragado a Merry... - dijo Zoro mientras miraba el mar.

Nami que seguía palpando la arena sintió algo sólido bajo de ella, palpo con mas desesperación y encontró un enorme cuchillo enterrado.

-se lo llevaron... cortaron el lazo y se lo llevaron... - dijo Nami.

Zoro se acerco haber lo que Nami veía.

-se han llevado el barco... y estoy segura de saber quien... - dijo Nami poniendo cara seria.

-No seas paranoica... no creo que las jóvenes de aquí hayan planeado esto... - dijo Zoro que había interpretado las palabras de la chica.

-ah sí? Como si las conocieras de verdad! Por qué no pudieron haberlo planeado ellas eh?- Nami que había logrado sacar el cuchillo y apuntaba a Zoro con este le reprochaba.

-Por qué... todas estaban con nosotros cuando sucedió eso- dijo Zoro que sé hacia para atrás.

-Y no me señales con eso!- grito furioso.

-Pero... - Nami iba a decir pero Zoro se le adelanto.

-Calcule un aproximado de 199 personas en la aldea... Kotori menciono que eran 200 no creo que una sola persona pudiera llevarse el barco- dijo Zoro.

-Kotori... Kotori... que horrible suena que  él mencione su nombre... - pensó Nami pero a la vez no dudaba en los cálculos exactos del espadachín ya que con una sola mirada podía saber cuantos oponentes tenia frente a el aunque fueran como 500.

-debemos aun indagar mas sobre el tema... - dijo Zoro.

-regresemos... - dijo Nami decaída al regresar con sus nakamas como desde el principio... sin saber nada al respecto.

-oie... no es tu culpa... – Zoro que seguía caminando intentaba hacer sentir mejor a la pelirroja.

-Lo es... al menos debí haberles dicho algo al respecto... - dijo Nami.

-tus razones habrás tenido para no decirnos nada... pero sabes que todos... confiamos en ti... y bueno un... error lo tiene cualquiera... - Zoro coloco sus dos manos detrás de su nuca, se había puesto algo nervioso al decir esto.

Nami lo miro incrédula –Zoro... estas tratando de animarme?- pregunto con una mirada picara.

-No solo intento que tu sentimiento de culpabilidad no te haga pensar cosas erróneas... como el dudar de las mujeres de esta isla- Dijo Zoro que miraba hacia el frente, tratando de que su voz y su postura no mostraran que se había puesto más nervioso.

-mgh me lo imagine... gracias que buen compañero eres... - dijo Nami que comenzó a caminar más rápido. –Lo dicho es un cabeza hueca... - Nami pensaba molesta. 

 

Continuara...

End Notes:

Dejen reviews please!!!!!!!!!!

End Notes:

Dejen reviews please!!!!!!!!!!

Volver al indexCapítulo 3 "Yo tengo la culpa..." by AzUmI
Author's Notes:

n.nU siento mucho la demora enserio, el trabajo me esta matando y no me deja mucho tiempo libre, sin embargo bueno creo que el cap esta mas largo ojala  les guste y se acerca lo bueno muajajajaja... *¬* Bueno gracias por sus lindos reviews que me animan mucho a seguir la historia.

 

Bue... los personajes de one piece no son mios de mi son de Mr. Oda ^^

Author's Notes:

n.nU siento mucho la demora enserio, el trabajo me esta matando y no me deja mucho tiempo libre, sin embargo bueno creo que el cap esta mas largo ojala  les guste y se acerca lo bueno muajajajaja... *¬* Bueno gracias por sus lindos reviews que me animan mucho a seguir la historia.

 

Bue... los personajes de one piece no son mios de mi son de Mr. Oda ^^

 

Llegaron a la casa de Kotori, entraron y se dirigieron a donde estaban sus nakama. Luffy no estaba ya, había salido. No se esperaba de mas la navegante que Luffy estuviera ahí. De hecho le había sorprendido mucho que Luffy aceptara quedarse con Sanji. Por su parte el cocinero tenia los codos recargados en una ventana viendo hacia el mar y fumándose un cigarro.

-No han despertado aun?- Nami le pregunto al cocinero.

-No aun no... - dijo mientras volteaba y los miraba.

-Esto me ha preocupado de mas... si solo estuvieran desmayados ya hubieran despertado... creo que ya es mucho tiempo el que han pasado así... - dijo la pelirroja.

-Deberíamos dejar que los revisen... - dijo Sanji tranquilamente mientras expulsaba el humo de su boca.

Nami se quedo dudando.

Pronto tocaron a la puerta, y esta se abrió lentamente.

-les hemos preparado algo de cenar... - dijo Kotori entrando como siempre con su sonrisa exagerada.

-No tengo hambre... - dijo Nami dándole la espalda.

Sanji miro a la chica, pese a que estaba acostumbrado a comer solo lo que él preparaba no podía rechazar los platillos de cualquier mujer.

-Yo si iré a comer algo... - dijo mientras salía del cuarto.

Zoro dudo un poco también, pero se encogió de hombros y salió del cuarto, mientras la pelirroja se acerco a la cama donde estaba el pequeño reno, sujeto una silla, la acerco y se sentó a su lado. Al verse sola comenzó a llorar. -Fue.. mi culpa... todo esta pasando por mi culpa- se decía mientras apretaba la sabana con sus manos.

Zoro y Sanji llegaron al comedor, en verdad que parecía el banquete de un rey. Habían demasiados platillos diferentes y se veían sumamente deliciosos. Parecía como si sombrero de paja pudiera oler a distancia el aroma que desprendían los platillos  por qué al momento en que el cocinero y el espadachín se sentaban en la mesa este llego corriendo.

-Ahhhhh que hambre tengo!- grito mientras las chicas lo miraban entusiasmadas.

Y así los 3 jóvenes comenzaron a comer.

 

Robin que había pasado el resto de la tarde con Aoi también había llegado a la casa de Kotori -gracias por la información- dijo Niko con una sonrisa en los labios.

-si mañana aceptas salir a cenar conmigo... saldaremos la cuenta- dijo la chica de cabello castaño.

Robin abrió los ojos sorprendida no se espero eso, claro era de suponerse que siendo todas mujeres... pudiera pasar esta situación tan normal quizás para ellas. 

-Seguro... - contesto la arqueóloga dando media vuelta y adentrándose en la casa.

Aoi sonrió levemente.

-No te involucres tanto con ellas... solo nos interesan los hombres... - dijo una voz que salía del umbral.

-Al menos puedo divertirme un rato no?- pregunto Aoi a la chica que salía de la penumbra.

-Seguro... pero acuérdate... solo nos interesan los hombres... nos desharemos de las chicas... - dijo la chica.

-Umi... sabes que solo es diversión tranquila- dijo dando media vuelta y marchándose de ahí.

-perdí uno de mis cuchillos... si lo encuentras... me avisas no?- Umi le gritaba a la chica.

-Seguro- dijo Aoi.

 

Robin miro de reojo el comedor, donde el cocinero, el espadachín y su capitán devoraban todo a su paso. Siguió caminando dirigiéndose hacia la habitación donde estaban sus otros nakama, al entrar encontró a Nami deprimida, ya no llorando pero estaba deprimida.

-navegante san... estas bien?- Robin le pregunto a la pelirroja.

-Si... - contesto cabizbaja la pelirroja. Korean Beauty - 👸 💋 Descubre todo sobre el ritual de belleza coreana y los mejores productos de cosmetica coreana del mercado Korean Beauty

Antes de que Robin siguiera cuestionándola, porque sabia que lo iba a hacer se puso de pie.

-Iré a caminar un poco- Dijo Nami.

-navegante san... ten cuidado- le advirtió la morena. -no pude investigar nada... sin embargo, aun siento que algo raro pasa en este lugar- Robin comento.

-Lo are... no te preocupes... y si tienes razón yo también tengo un mal presentimiento sobre este lugar- Nami le guiño el ojo y comenzó a caminar dejando la casa de Kotori, ni el cocinero que estaba disfrutando los "placeres" de la amabilidad de las chicas ni el capitán que tenia concentrado totalmente su atención a comer, se percataron de que la pelirroja salía de ahí.

Nami siguió caminando, la aldea estaba ya sola, supuso que tenían toque de queda. -Debo... hacer algo... debo investigar... - dijo Nami quedamente mientras comenzaba a buscar con la vista cualquier cosa.

Comenzó a utilizar sus dotes de ladrona escabulléndose como una sombra por todos los rincones de la aldea, miro a una chica que se encontraba cortando leña afuera de una casa. Iba a dar media vuelta suponiendo que era normal aquélla actividad ya que la noche era fría. Pero observo detalladamente el hacha que portaba la chica. Sin lugar a dudas tenia los mismos detalles en cuanto al diseño se refería del cuchillo que había encontrado hace un rato.

Se iba a acercar mas para ver mejor pero una mano que se poso en su hombro la paralizo por completo.

-Que... haces?- le pregunto una voz, ya muy conocida por ella.

-Que té pasa! Me asustaste!- dijo la pelirroja encarando a aquélla persona.

¿-por qué no dejas de pensar que ellas... robaron el barco?- pregunto Zoro.

-por qué estoy segura de que ellas fueron!- le dijo Nami.

-Claro que no ya te dije que es bastante absurd....- Zoro de pronto sintió un calor que le recorría todo el cuerpo.

 

-Dónde donde esta!- pregunto Kotori preocupada.

-no lo sabemos... se levanto de pronto... y salió... - dijo una chica.

-Encuéntrenlo!- grito Kotori desesperada.

-Que ocurre?- pregunto otra chica.

-No debe toparse con nadie mas! Le he puesto un... - Kotori se quedo callada.

-Kotori... te atreviste a ponerle una droga...?- pregunto una de las chicas.

-Eso es trampa! Quedamos en que íbamos a jugar limpio!- dijo una haciendo un puchero.

-Ese espadachín será mío... por mí pueden jugar con los otros menos con él... - dijo Kotori seriamente.

-egoísta... - murmuro una

-Calla y obedezcan!- dijo Kotori desesperada.

-Si lo encuentran... nadie se atreva a ponerle una mano encima... aunque el se los pida... yo apaciguare su calor... - dijo Kotori con una sonrisa en los labios.

 

-Zoro... estas bien?- Nami se acerco al espadachín al verlo sudando a chorros.

-Me... siento extraño... - Zoro dejo caer sus espadas y se miro las manos.

-Qué... té pasa...?- pregunto Nami.

Zoro se quedo callado, de pronto alzo la vista hacia la pelirroja, pero su mirada era diferente a la que ella le conocía a la perfección.

Zoro la sujeto de la mano y la empujo a la pared de una de las casas. Se acerco hacia ella -que... que haces?- Nami estaba muy colorada.

Sin decir nada mas se acerco a su cuello y lo olfateo suavemente, Nami pudo sentir un escalofrió al sentir el aliento del espadachín en su cuello.

-te han... drogado... - dijo Nami tratando de zafarse de el, pero el cuerpo pesado del peliverde se lo impedía.

-Estoy ardiendo... - dijo Zoro con un tono de preocupación pero sensualidad al mismo tiempo.

Zoro alzo la mano y por encima de la ropa comenzó a acariciar a la pelirroja.

-Zoro no! Déjame!- gritaba la pelirroja.

Pero el espadachín seguía insistente con lo que hacia, comenzó a besar el cuello de Nami con sutileza a la vez que metía la mano por debajo de la minifalda de Nami.

Nami abrió los ojos sorprendida. -ah... sus caricias... estoy... volando... - pensaba la pelirroja -pero que estoy diciendo! Esto lo hace por qué esta drogado!- Nami miro a su alrededor. -Perdóname Zoro... - dijo Nami con un hilo de voz, el espadachín antes de que reaccionara, sintió un fuerte dolor proveniente de su entrepierna. Se doblo de rodillas.

Nami corrió cerca de donde había un pozo, saco rápido agua, el espadachín aun seguía tirado en el suelo. Nami corrió de nueva cuenta hacia el espadachín y le arrojo agua.

-Pero que diablos estas haciendo bruja!- Zoro se puso de pie, el dolor había cesado y miraba a Nami respirando con rapidez, debido a que estaba mas que furioso.

-estas... bien?- Nami le pregunto.

Zoro se toco la cabeza, de pronto como si una película en cámara rápida pasara por su mente se quedo callado y sintió como su rostro se tornaba de mil colores.

-Que... me sucedió?- pregunto algo preocupado.

-Creo que te han puesto algo en la comida... - dijo Nami que pese a que le sostenía la mirada al peliverde también estaba sonrojada.

-Lo... lo... lamen... - Zoro intentaba disculparse por su comportamiento de hace un momento.

-No te preocupes... sé que el Zoro que conozco... ni siquiera se dignaría a tocarme... - dijo Nami con un tono de voz decepcionada.

Zoro miro extrañado a Nami al comentario que ella había dicho.

-Qué quería decir exactamente con dignarse a tocarle... ?- Zoro se preguntaba, se toco la frente aun se sentía acalorado, sin embargo al menos se le había bajado un tanto, lo suficiente como para saber y estar conciente de lo que hacia, escucho unos pasos y sujeto la mano de Nami y junto a ella se alejaron de allí.

Ahora Nami se sentía bastante nerviosa con el solo toque de sus manos en contacto, vio de reojo que la huida que hacían era a causa de que varias chicas aparecían donde segundos antes ellos dos estaban.

Se alejaron lo mas que podían de aquel lugar.

-Este lugar... es detestable... - decía Zoro mientras seguía guiando a Nami.

Nami le miro aliviada volvía a tener su semblante de antes.

-Debemos avisar a todos... que este lugar es un peligro- dijo Zoro que se percato de que tomaba a la pelirroja de la mano y la soltó al instante.

-ya me crees ahora si?- Nami le pregunto.

Zoro la miro de reojo -algo extraño pasa con todas estas mujeres... - dijo Zoro que había volteado a otro lado para desviar la vista de la pelirroja.

Los dos se dirigieron hacia donde estaban sus compañeros, pero claro no iban a entrar por la puerta principal.

-vamos- Zoro dio un salto para poder brincar hacia el techo. Nami le siguió ágilmente.

Zoro y Nami pudieron dar rápido con la ventana donde se encontraban Chopper y Usopp iban a entrar a esta cuando una voz les detuvo.

-Es de mala educación entrar por las ventanas... lo saben cierto?- una chica se acerco a ellos bastante despreocupada.

Zoro sin pensárselo sujeto sus espadas -adelántate Nami... - dijo Zoro con tono serio.

-Ahhh el espadachín quiere hacerme frente?- la chica lo miraba divertida.

-Sabia desde que te vi... que no eras un pelmazo como los otros...  "se refiere a Luffy y a Sanji" sabia que te darías cuenta de la verdad... - dijo la chica -y también sabia que este estorbo desconfiaba de nosotras... - dijo la chica señalando a Nami.

-que quieren de nosotros... ?- pregunto el espadachín mirándola directamente a los ojos.

La chica no le respondió a la pregunta solo sonrió levemente.

-como me han calentando... utilizare esa energía en destrozarte maldita bruja... y no sabes lo que lo disfrutare... - Zoro iba a atacar, pero un grito le hizo detener su ataque. -Zoro!!- grito Nami mientras tres chicas la sujetaban. No le habían permitido entrar a la ventana.

-arpías... - murmuro Zoro..

- jajajajaja guarda eso... si no quieres que a tu amiguita... le pase algo... - dijo la chica señalando sus espadas.

Zoro sabia que si el se lo disponía podía terminar con esto de una vez por todas, a el no le interesaba si eran mujeres sus rivales como al cocinero... pero ahora Nami... estaba en peligro, trago su orgullo y bajo la guardia.

-Sujétenlos... - dijo la chica.

-Umi... a donde quieres que los llevemos... ?- pregunto una chica que se acercaba a ellos. -solo quiero vivo al espadachín... desháganse de la mujer... -

Los encaminaron dentro de la maleza, Zoro le dirigía miradas a Nami, tratando de que se tranquilizara, ya que en verdad la veía muy nerviosa.

Pronto las chicas detuvieron  su andar y se detuvieron frente a un gran acantilado.

-te daré la oportunidad de ver como tu nakama... muere- dijo Umi con una sonrisa en los labios.

-Están locas... - dijo Zoro que miraba con odio a las chicas.

-Locas!? Jajajaja tal vez... y yo lo disfruto... - dijo Umi mirando divertida a los chicos.

-Tirenla... - dijo mientras señalaba a Nami

-Que? Están... bromeando verdad?- Nami las miraba aterrada.

-yo no bromeo... - dijo Umi mientras se acercaba a Nami y le daba un pequeño beso en el cuello.

Nami abrió los ojos sorprendida.

-Lastima no pude divertirme contigo... - sonrió Umi.

Las chicas jalaron a Nami a la orilla.

-Ni un paso espadachín... - Umi se acerco a Zoro y le amenazo con el filo de su espada.

-Un paso y te degolló- dijo fríamente.

-Zoro... - dijo Nami en un susurro cuando fue empujada por las tres chicas.

-Nami!!!!- Zoro dio un grito miro a Umi, fácilmente y con rapidez desvió el filo de la espada de Umi de su cuello y sin pensárselo mas corrió hacia la orilla y se arrojo.

-No!!!!!!!!!!!!- gritaron todas las chicas al mismo tiempo al ver al espadachín saltar tras de Nami.

-Serás estúpido!- Umi grito desde arriba.

Zoro seguía cayendo empujo todo su peso para poder caer más rápido. Diviso a Nami que de igual forma caía. Faltaba poco para caer al mar, Nami cerro los ojos, en su mente su vida pasaba rápido pero al final solo podía pensar en una sola persona -Zoro... - volvió a murmurar mientras cerraba los ojos.

De pronto sintió como alguien le jalaba del brazo, Zoro la cubrió por completo con su cuerpo y se dio vuelta para que el golpe contra el agua le tocara a el y no a Nami  ambos se sumergieron en las profundidades del mar.

 

-Es un estúpido! Kotori... me matara... - dijo Umi mirando hacia abajo.

-Lo buscamos?- pregunto una chica.

-No solo será una perdida de tiempo... nadie sobrevive a semejante caída... - dijo Umi dando vuelta y maldiciendo fuertemente.

Las chicas suspiraron tristemente -y tan guapo que era- dijo una resignada.

-Si... lastima... - dijo la otra.

 

Continuara...

 

End Notes:
Pleaseeeee dejen Reviews!!!!!
End Notes:Pleaseeeee dejen Reviews!!!!!Volver al indexCapítulo 4 "yo confio en ellos" by AzUmI
Author's Notes:

Hola... perdon por la demora, en fin agradezco mucho sus reviews, y bueno ando algo apurada asi que basta de palabrerias espero que disfruten la conti.

Los personajes de one piece no son mios de mi son de MR. oda.

 

Author's Notes:

Hola... perdon por la demora, en fin agradezco mucho sus reviews, y bueno ando algo apurada asi que basta de palabrerias espero que disfruten la conti.

Los personajes de one piece no son mios de mi son de MR. oda.

 

 

-ya demoro mucho la navegante... - decía la arqueóloga comenzando a ponerse inquieta.

-las chicas... pelig... - dijo Usopp entre sueños.

La arqueóloga miro a Usopp -tirador?- Robin puso una mano en el hombro de Usopp mientras lo movió un poco.

-déjame revisarlo... tal vez ya vaya a despertar... - dijo Kotori que había entrado a la habitación y se había topado con esa escena.

Robin se puso de pie -podrías avisarle a mis chicas que vengan a ayudarme?- pregunto Kotori a la morena.

-si... esta bien... - la arqueóloga dio media vuelta y salió de ahí.

Al instante Kotori saco una botella que traía en el bolsillo derecho, saco una pastilla blanca y se la suministro a Usopp después se dirigió a Chopper y le dio otra.

Justo en ese momento entraban varias chicas respaldadas por Robin.

-bien chicas ayúdenme... - Kotori y las demás chicas que entraron revisaron a los chicos, frente a Robin.

-Fue falsa alarma... aun están mal... - dijo Kotori.

La arqueóloga suspiro -llevan mucho tiempo así, no es normal o sí?- Robin se dirigió a la rubia.

-No... no lo es... pero desconozco lo que tienen- dijo la chica.

 

Todas salieron de la habitación dejando sola a la arqueóloga con sus amigos. Antes de que pudiera pensar en lo k acababa de pasar Luffy y Sanji llegaron -Oye Robin... vamonos al barco- dijo Luffy bostezando.

-Tonto que no te acuerdas que ha desaparecido!- le regaño el cocinero.

-Ah... es cierto Merry se fue- dijo Luffy.

Sanji puso los ojos en blanco pero prefirió dejar k su capitán sacara sus propias conclusiones.

 

Esa noche fue muy larga para ellos, aun no aparecían Nami y Zoro y esto ponía con los nervios de punta a todos, bueno casi a todos. Ya que el joven capitán hacia una hora que se había quedado dormido.

-Ese cabeza de marimo... si algo malo le ha pasado a mi Nami por su culpa... lo mato... - dijo Sanji que fumaba un cigarrillo, solo lo calaba una vez y casi lo consumía al instante.

-yo estaría más tranquila si al menos supiera que están juntos... por qué primero salió Nami y después salió Zoro... a la mejor no están juntos... eso es lo k mas me preocupa... - Dijo la arqueóloga.

-Bueno si, en parte tienes razón mi hermosa Robin... al menos ese pedazo de idiota es un estúpido cabeza de marimo... pero sé que mi Nami estaría más segura a su lado- contesto el rubio.

 

Los rayos del sol hacían presencia en su rostro, hizo una mueca de fastidio y abrió lentamente los ojos. Se incorporo, se sentía totalmente golpeada de todo el cuerpo, de repente recordó lo ultimo -Zoro!- grito mirando a su alrededor para su tranquilidad el chico se encontraba recostado al lado suyo. Se acerco a mirarlo, parecía dormir pero Nami se alarmo al ver sangre en su costado derecho. -Zoro... Zoro despierta!- decía la chica que lo sacudía levemente.

Zoro sintió los movimientos y abrió lentamente los ojos. -Qué... paso... ?- pregunto inclinándose para quedar sentado pero una fuerte punzada lo hizo quedarse quieto.

Nami suspiro más aliviada, sabia que su compañero era bastante fuerte y resistente a las peleas, era una persona a la cual no se le podía llamar "normal" debido a la resistencia que tenia. -menos mal... esta bien- pensó más tranquila.

-malditas arpías... - murmuro el espadachín mientras se ponía de pie con dificultad.

Miro su costado derecho -creo que caí sobre una piedra tengo un golpe aquí... bueno es solo un pequeño rasguño... oí estas bien Nami?- Zoro se giro para mirar a la chica.

-Si... estoy bien... aunque tengo... frió... -  Nami se abrazo a sí misma. -regresemos con los chicos y avisemos sobre lo que descubrimos... - Nami dio media vuelta dispuesta a caminar, pero Zoro la detuvo.

-Espera... debemos... pensar en un plan... - comento el espadachín.

-que... ?- Nami le miro un poco dudosa.

-Tal vez ellas piensen que tu y yo hemos muerto... lo mejor será contraatacarlas cuando menos se lo esperen... además si hacemos un movimiento en falso los que corren peligro son... los demás, no dudo que Luffy, el cejas afeminadas y Robin puedan defenderse... pero los que mas me preocupan son Usopp y Chopper... - contesto el peliverde.

-Tienes razón...  debemos pensar en algo... - Nami se quedo pensativa y pronto volvió a sentir él frió. -Dios que frió hace. debemos buscar un lugar donde poder escondernos...- Nami miro a su alrededor.

Zoro sonrió levemente al ver que sus tres Katanas estaban justamente amarradas en su cintura.

 

Y así comenzaron a caminar, hasta que Zoro diviso una cueva.

-Oí... podemos escondernos ahí no?- pregunto mirando a la navegante.

-Que!? Estas loco! Deben haber animales salvajes ahí dentro! Además... no hay cama, ducha...  comida... - a la pelirroja le aterraba esa idea.

-ah bueno entonces si quieres vamos a la aldea, rentamos un lugar nos damos un baño con agua caliente, pedimos la mejor comida del lugar y dormimos en una cama suave- comento el espadachín sarcásticamente.

-no te burles de mi Zoro! Ya sé que no podemos tener eso... pero bueno... al menos pensé que quizás encontraríamos una choza abandonada o algo asi...- comento la pelirroja.

-Ja! Y no quieres que nos pintemos de colores para que den con nosotros rápidamente esas brujas?- Respondió el espadachín, desenvainando una de sus Katanas y comenzó a adentrarse en la cueva, Nami permaneció afuera, esperando la salida de su nakama.

-Ves... no hay nada... - dijo mientras salía.

-Bien... - Nami entro y frunció el ceño.

-Ya vuelvo... - contesto el espadachín.

-Que!? Te vas... a... adonde vas?- pregunto Nami.

-Iré a buscar algo de comer además no quiero oír mas tus protestas... tu voz es... muy molesta y me irrita a veces... - El espadachín comenzó a caminar.

-ha sí!? Pues a mí tu sola presencia me molesta!- Nami comenzó a gritarle al espadachín.

 

Nami bufo molesta -eres un idiota Zoro!- seguía gritando la pelirroja, sin embargo, el espadachín ya se había alejado lo suficiente para no escucharla mas, Nami miro hacia el cielo -y ahora lo que nos faltaba... sé esta nublando... parece que va a llover... solo... solo espero que los demás estén bien... -

 

-Nami!!!!!!!!!!!!!!- el cocinero estaba casi arrancándose los cabellos de los nervios, mientras caminaba de un lado a otro.

-creo que deberíamos ir a buscarlos... - comento la pelinegra.

-No... - comento el joven capitán.

Tanto la arqueóloga como el joven cocinero miraron al chico.

-Yo confió en Zoro y Nami... sé que ellos están bien... porque son fuertes... lo que debemos hacer nosotros es... buscar el barco, y tratar de despertar a Chopper y Usopp- Luffy hablaba seriamente, mientras su mirada se dirigía a sus nakama. Esa mirada era la que hacia que realmente todos se dieran cuenta de quien era en realidad su capitán.

-Bien... entiendo capitán... - comento la pelinegra.

-Pero Luffy!!!!!!- lloriqueaba el cocinero.

-bueno yo... antes... iré. a....- murmuro el joven capitán aun seriamente -voy a comer!!!!!!!!! Tengo hambre!!!! Quiero carne! Carne! Carne!- y nuevamente su rostro volvía al semblante de siempre, aquel chico despreocupado. Segundos después el chico salía de allí en busca de las chicas para que le sirvieran aquellos platillos exquisitos.

-Es... insustituible nuestro capitán... - comento Robin mientras sonreía dulcemente, a decir verdad las palabras de Luffy le habían devuelto la confianza, era cierto... Zoro y Nami eran fuertes... ellos estarían bien... eso era seguro.

 

Habían pasado ya dos horas desde que el peliverde se había separado de Nami, esta se encontraba arrinconada en la cueva, sentada y abrazando sus propias rodillas, estaba temblando de frió, aun sus ropas no habían secado por completo. Escucho un ruido y levanto la vista mirando hacia el frente.

Zoro había vuelto, traía madera cortada bajo el brazo, una liebre y unos cuantos frutos -tardaste mucho!- le reclamo la pelirroja.

El espadachín prefirió quedarse callado, tumbo justo frente a ella todo lo que había recolectado. Se sentó en el suelo y comenzó a juntar la madera, al hacer un montoncito con ella, sujeto dos piedras y trato de sacar chispas de estas. Nami le miro por un momento. Se le veía muy concentrado en esa tarea, tanto que una venita se le hacia notar ya en la frente, Nami sonrió divertida -Haber... deja yo lo hago... - Nami se acerco y le arrebato las piedras.

-yo puedo... - se quejo el espadachín.

-No lo dudo... pero queremos esta fogata para hoy no?- pregunto mordazmente la navegante.

Nami unos segundos mas tarde había conseguido prender la fogata, al menos el calor que emanaba de la fogata hacia que él frió desapareciera un poco.

Zoro había calentado la carne del conejo y estaba comiendo desesperadamente, Nami por su parte estaba dando pequeños mordiscos a una pequeña pierna.

Zoro alzo la vista para mirar a Nami, -estuvieron a punto de matarla... - pensaba mientras su vista comenzó a recorrer el cuerpo de la navegante, su ropa aun estaba un poco húmeda por lo tanto se le adhería mas a la piel como de costumbre, lo peor fue cuando poso sus ojos en aquellos pechos redondos, un pequeño bulto se dejaba percibir en cada uno de sus senos, sus pezones habían reaccionado al frió, fue en ese momento en que Zoro comenzó a divagar, pensó en como se verían aquellos pechos sin esa estorbosa blusa y lo peor fue que aunque el día de ayer sus actos habían sido producidos a causa de una droga, podía sentir aun en sus manos el calor que emanaba el cuerpo de Nami cuando le acaricio. Estaba tan entrado en sus pensamientos que incluso había dejado de comer y miraba como un lobo hambriento a la pelirroja.

-Que?- pregunto una vocecilla que hizo que el espadachín volviera al mundo real.

-que... que?- pregunto el espadachín.

-Me estabas viendo... tengo algo?- pregunto la pelirroja.

-Yo no estaba viendo!- grito el espadachín con el rostro completamente rojo.

-Claro que sí! Me estabas viendo!- grito la pelirroja.

-Yo no tengo nada que verte!- el espadachín intento ponerse de pie, ya que estaba arrodillado, pero le fue imposible, algo de entre sus piernas se lo impedía.

-eres insoportable Zoro! Me regreso con los demás... ya veré como pasar desapercibida... pero no soporto mas estar aquí contigo!- la pelirroja se puso de pie, no se había dado cuenta en el problema en que se encontraba el peliverde. Paso caminando casi junto al espadachín, piso una pequeña rama y por consiguiente esto hizo que perdiera el equilibrio. PLAF, la pelirroja abrió los ojos lentamente, se encontró de frente con el rostro del espadachín, había caído encima de el. Zoro miro a los ojos a la pelirroja, la pelirroja le miro a el, las manos de Nami estaban sobre el fuerte pecho del espadachín, -sé... siente tan... duro... - pensaba la pelirroja al sentir el contacto de sus manos con la piel del espadachín que pese a que tenia aun puesta su camiseta blanca, pareciera como si sus manos pudieran traspasar esta tela y sentir el calor mismo del pecho. Zoro dejo de respirar un momento, Nami se encontraba sentada sobre él y esto hacia que el cuerpo de ella, rozara peligrosamente con su miembro.

Poco a poco la distancia entre los dos se fue acortando mas, las manos del espadachín se sujetaron de la cintura de la pelirroja, mientras esta aun tenia sus manos en el pecho de este, sus alientos podían ya mezclarse ante la distancia tan corta en que se encontraban sus rostros, y fue Zoro quien en un impulso, subió la mano hasta la nuca de la pelirroja y la acerco a el logrando así que sus labios rozaran, titubeantes, pero con el fuego en sus pupilas, ninguno de los estaba dispuesto a dar marcha atrás.

 

Continuara...  

 

 

 

 

 

 

 

 

End Notes:
Dejen reviews please!
End Notes:Dejen reviews please!Volver al indexCapítulo 5 "Usopp despierta" by AzUmI
Author's Notes:

Hola esta vez me ha dado tiempo de actualizar mas rapido, asi ke espero esta nueva konti sea de su agrado agradezco mucho los reviews... en fin eh aki el eskrito...

 

"Los personajes de One piece no son mios de Mi son de Mr. Oda"

Author's Notes:

Hola esta vez me ha dado tiempo de actualizar mas rapido, asi ke espero esta nueva konti sea de su agrado agradezco mucho los reviews... en fin eh aki el eskrito...

 

"Los personajes de One piece no son mios de Mi son de Mr. Oda"

 

Nami cerro los ojos, se dejo llevar por aquel momento, al principio el roce fue sutil... sin embargo ahora sus labios se acariciaban con mas fervor, la lengua del espadachín trataba de hacerse espacio para invadir la boca de la pelirroja, quien no se negó al acceso y abrió los labios permitiendo que la lengua del espadachín explorara hasta la mas mínima parte de la cavidad de la navegante.

-Que... sabor...tan delicioso...- pensaba el espadachín mientras saboreaba la boca de Nami.

-Oh dios... que bien besa...y si es así con un solo beso...que será con lo demás....- de repente la pelirroja abrió los ojos grandes como platos.

-un... momento... estoy... besando... a NAMI!!- Al mismo tiempo en que Nami abría los ojos, Zoro había hecho lo mismo. Aun seguían con el beso, se miraron fugazmente y se separaron casi al instante.

Los dos chicos estaban rojos y miraban para lado contrario el uno del otro.

 

___________________________________________

-esto esta delicioso!!!!- gritaba el joven capitán mientras mordía un gran pedazo de carne.

-Oi Sanji! No vas a comerte eso?- señalo Luffy el plato intacto del cocinero.

-No... comételo tu...- respondió sombrío el rubio, tras decir esto se levanto y salió de el lugar.

Saco un cigarrillo, se recargo en un árbol y miro hacia el cielo -Nami mi hermosa pelirroja... donde estas?... no puedo quedarme aquí... con los brazos cruzados... buscare hasta por debajo de las piedras en toda esta isla hasta encontrarte...- el cocinero estaba dispuesto a buscar a la pelirroja.

-me ha dicho su joven capitán que es el mejor cocinero que el a conocido... le ruego me oriente con la cena de esta noche por favor- una joven hermosa de cabellos rozados se había inclinado frente al rubio.

-Por supuesto!- Sanji tenia los ojos en forma de corazón y las manos entrelazadas, mientras miraba hipnotizado a la pelirrosa. Y así se dirigió con la pelirrosa, quien colgaba de su brazo hacia la cocina.

_________________________________________

Por su parte Robin estaba sentada en medio de las dos camas donde Usopp y Chopper estaban acostados. Tocaron a la puerta -Adelante...- respondió la pelinegra.

-lista?- pregunto una chica adentrándose en la habitación.

-te importaría que dejáramos la cena para otra ocasión... no puedo dejar solos a mis nakama... dos han desaparecido... no estoy de humor para salir...- respondió la pelinegra.

-Bien... sabia que dirías eso... yo también me preocuparía... y como también se que no has probado bocado... he traído la comida...- sonrió la castaña, mostrando dos contenedores de comida.

-No te hubieras molestado...- la pelinegra sonrió al ver el detalle que había tenido la castaña con ella.

-te equivocas no fue molestia... y también te traje esto...- Aoi le mostró dos pequeños libros.

-Los encontré en la biblioteca...- la pelinegra los tomo y miro que su forro estaba muy desgastado e incluso las hojas muy amarillentas.

-parecen ser muy viejos...- la arqueóloga palpo sutilmente la portada de uno de los libros.

-lo son... o bueno... eso me dijo la bibliotecaria... pero basta de libros! A comer!- Ambas chicas se sentaron frente a una pequeña mesa de madera rectangular que se encontraba dentro de la habitación.

Usopp se movió un poco y susurro algo no muy entendible, Robin y Aoi se percataron de eso, rápidamente Robin se levanto y se dirigió hacia donde estaba el joven tirador - Nariz larga...? estas bien...?- pregunto Robin moviéndolo un poco.

-Deberíamos llamar a alguien para que venga a verlos...- respondió la arqueóloga, iba a dar media vuelta cuando fue detenida por la mano de Aoi.

-No... espera... un segundo...- respondió la castaña, Robin la miro confusa. Aoi negó con la cabeza, sin decir nada mas la pelinegra obedeció a lo que la chica le pedía.

Unos segundos mas tarde Usopp abrió los ojos lentamente -Nariz larga!- Robin no podía esconder lo contenta que se sentía al ver que uno de sus dos Nakama que estaban desmayados abría los ojos.

__________________________________________

Dentro de la cueva tanto la navegante como el espadachín seguían sin decir nada hasta que se rompió al fin el silencio.

-creo... que lo mejor será que pensemos el plan... para poder reunirnos ya con los demás...- comento la pelirroja casi en un susurro y con voz apagada.

-si...- fue la única respuesta del peliverde.

Nuevamente reino el silencio. Se maldijo asi mismo el espadachín por la acción que había realizado, porque a decir verdad el fue quien sujeto a Nami de la nuca y había empujado su cabeza para poder besarla. Tenia que decir algo... quizás una disculpa... o algo por el estilo, sabia perfectamente que conociendo el carácter de la pelirroja esta pudiera odiarle. -y de aquí a cuando me interesa que Nami me pueda odiar?- se pregunto mentalmente. Sin embargo fijo su vista a la chica, quien estaba arrodillada y escondía su mirada bajo aquella cortina de hermosos cabellos rojizos.

-Oi... Nami...- el espadachín comenzó a hablar, cuando se percato de que en la mejilla derecha de la pelirroja rodaba una pequeña gota de agua. Al percatarse de esto Zoro abrió los ojos grandes como platos -esta... esta llorando?- pensaba asustado el espadachín, se imagino cualquier reacción de la pelirroja, insultarlo, golpearlo en la cabeza, pero jamás... se imagino que pudiera haberla ofendido lo suficiente como para haberla hecho llorar. Trago con dificultad... el labio y al mismo tiempo una de sus cejas le comenzaron a temblar, se sentía tan miserable... pero no era momento para pensar en el... estaba claro que la acción que acaba de cometer le había afectado a la pelirroja bastante. Se acerco a esta, aunque en ese momento lo único que deseaba era que la tierra se lo tragase.

Ya no soportaba mas, mientras estaba de rodillas y con la mirada oculta tras sus cabellos, también tenia los nudillos muy apretados, por mas que intentaba ocultarlo aquel beso le había removido una y mil sensaciones y lo peor... ese beso le había hecho descubrir que se había enamorado del espadachín. Cuando...? donde o porque? Ni ella misma sabia exactamente descifrar esas preguntas. Ya se había percatado de que el espadachín le atraía de cierta forma, aquel musculoso cuerpo, aquella imponente figura de rudeza y seriedad. Pero no creía haber empezado a sentir algo tan fuerte... hasta ese momento en que lo comprobó con sus cálidos labios sobre los suyos. Ahora lloraba y por mas que intentaba ocultar sus lagrimas y sus sollozos, estas le traicionaban. No lloraba porque se hubiera sentido ofendida, sin embargo esas lagrimas eran porque sabia perfectamente que el peliverde jamás le correspondería, como poder romper la dura coraza que este se había formado?, además de que todos sus nakama incluyéndola a ella sabían a la perfección que Zoro siempre amo y amara solamente a una sola persona aunque esta ya estuviera muerta.

Sintió de pronto una suave caricia en sus mejillas, alzo la vista y se topo con la mirada tan profunda y misteriosa del espadachín. Se mordió el labio inferior tratando de contener el mar que amenazaba con salir de sus hermosos ojos. -perdóname Nami... no quise... ofenderte...- hablo el espadachín -insúltame... golpéame... pero... ya no llores... no... soporto verte así...- el espadachín intentaba a su forma de pedir disculpas.

-aléjate...- respondió la pelirroja para sorpresa de este. -no... quiero verte... mas...- la pelirroja se puso de pie rápidamente y salió de la cueva, Zoro se quedo en shock mirando como Nami se alejaba de allí. Sin siquiera poder dar un solo paso ni art

La IsLa PiNk RoSe by AzUmI

MÁS INFORMACIÓN

El contenido original se encuentra en https://fanfic.es/viewstory.php/
Todos los derechos reservados para el autor del contenido original (en el enlace de la linea superior)
Si crees que alguno de los contenidos (texto, imagenes o multimedia) en esta página infringe tus derechos relativos a propiedad intelectual, marcas registradas o cualquier otro de tus derechos, por favor ponte en contacto con nosotros en el mail [email protected] y retiraremos este contenido inmediatamente

Top 20