Hinata, Diosa de la Muerte... by BlacKFallenAngel

Fanfics en EspañolEl sitio de referencia de los fanfics en español, con miles de fanfics gratis y en español

 Hinata, Diosa de la Muerte... by BlacKFallenAngel
Summary:

Hinata como ultimo deseo al morir, sacrificando su vida por Naruto pide ir a un lugar donde sea necesaria...yendo a parar a la Sociedad de Almas donde se encontrara con nuevas personas y nuevos retos que le demostraran que aquella mascara de niña débil es solo un antifaz que cubre y disfraza su verdadero potencial y poder...

Conocerá a varias personas que le ayudaran y apoyaran en su camino para convertirse en alguien fuerte: en una poderosa y bella Shinigami...



Categories: ANIME/MANGA, BLEACH, NARUTO Characters: Hinata Hyūga

Generos: General

Advertencias: Lenguaje Obsceno

Challenges: No

Series: No

Chapters: 4 Completed: No Word count: 10684 Read: 967 Published: 16/05/2009 Updated: 23/05/2009
Summary:

Hinata como ultimo deseo al morir, sacrificando su vida por Naruto pide ir a un lugar donde sea necesaria...yendo a parar a la Sociedad de Almas donde se encontrara con nuevas personas y nuevos retos que le demostraran que aquella mascara de niña débil es solo un antifaz que cubre y disfraza su verdadero potencial y poder...

Conocerá a varias personas que le ayudaran y apoyaran en su camino para convertirse en alguien fuerte: en una poderosa y bella Shinigami...



Categories: ANIME/MANGA, BLEACH, NARUTO Characters: Hinata Hyūga

Generos: General

Advertencias: Lenguaje Obsceno

Challenges: No

Series: No

Chapters: 4 Completed: No Word count: 10684 Read: 967 Published: 16/05/2009 Updated: 23/05/2009
Story Notes:

los personajes de Bleach al igual que los de Naruto no son mios, son de Masashi Kishimoto y Tite Kubo...

 

Story Notes:

los personajes de Bleach al igual que los de Naruto no son mios, son de Masashi Kishimoto y Tite Kubo...

 

Penoso deceso by BlacKFallenAngel
Author's Notes:

ESPERO Y LES GUSTE...

no soy anti sakura, pero no se... esto se me vino a la mente mientras escribia...

Author's Notes:

ESPERO Y LES GUSTE...

no soy anti sakura, pero no se... esto se me vino a la mente mientras escribia...

 

           Sola y sin nadie que le acompañe en su doloroso fin; sin ninguna alma que la mirara con pena o con ojos lastimosos mientras lo que le quedaba de vida se escapaba poco a poco de sus manos sin poder hacer nada para evitarlo. Y este trágico fin... ¿A que se debió...? ¡Simple...! Por que antepuso la vida de aquel que considero era el chico que mas amaba antes que su existencia misma...

 

 

Con lo que le quedaba de fuerzas la débil joven se paro en frente de aquella persona que atentaba en contra de la seguridad del chico... ¿¡Y que hizo el...!? Le dijo que aquel oponente no era rival para ella, que aquel shinobi era muy fuerte.  Ella quien siempre pensó que aquel muchacho era el único que confiaba en ella, en ese momento le decía que no podía enfrentar a aquel peligroso rival ¡Y aun así aquellas cortantes y desgarradoras palabras no le afectaron!, le importaba muy poco que el chico no creyera en ella en aquel momento, y aun así se poso en frente de aquel hombre de ojos extraños que se abalanzaba contra Naruto.

 

 

– ¡No lo hagas...! – grito el con cierto temor en su voz, mas sin embargo ella no le presto atención.  Corrió a toda velocidad hasta aquel hombre quien también hizo lo mismo, mas sin embargo aquel sujeto le dio un fuerte golpe a la muchacha en el estomago doblándola ante tal dolor... cayendo al suelo de golpe.

 

 

Aquello dolía mucho; de su boca finos y gruesos hilos de sangre salían a borbotones... recorriendo su nívea y tersa piel, manchándola con aquel líquido vital color carmesí.  Se hallaba tendida en el piso, bañada en sangre, totalmente adolorida y sin fuerza alguna para levantarse...completamente a merced de aquel fúrico y peligroso oponente.  Aquel hombre de cabello anaranjado la golpeaba de manera violenta y llena de furia, mientras ella trataba inútilmente de cubrirse y de hacer que aquellas salvajes patadas fueran menos fuertes al cubrirse con sus brazos.  Naruto miro horrorizado aquella escena, se preparaba para abalanzarse contra aquel sujeto, mas sin embargo una chica de cabello rosa también se aproximo hasta el chico rubio para ayudarlo, le dio un fuerte puñetazo al hombre de cabello anaranjado y extraños ojos, cosa que hizo que el individuo saliera volando y que se impactara contra un edificio cercano. 

 

 

La chica de ojos color esmeralda se tambaleaba, era lógico y evidente que aquel golpe había estado cargado de su última reserva de chacra.  El joven rubio acudió a ayudarla, olvidándose por completo de aquella joven de ojos perla que arriesgo su vida para salvarlo.  El muchacho abrazando a la chica cerezo que con dificultad trataba de ponerse en pie, era una escena desgarradora para Hinata, quien al presenciar dicho cuadro sentía que aquello dolía más que sus heridas externas.

 

 

Poco después llegó una chica de cabello anaranjado algo corto y rebelde, de ojos color gris y de piel nívea, vestía una blusa de malla color vino, una chaqueta negra con un Pai-pai bordado en la parte de atrás de la chamarra, pantalón negro, zapatos típicos color negro, guantes negros.  Llevaba su protector de medio lado, su nombre: Izanami.  Esta chica se acercó hasta Hinata, la tomo en brazos y la llevo a un lugar seguro no sin antes dirigirle a Naruto una mirada asesina.

 

 

La chica llevo a la joven Hyūga con Ino Yamanaka quien atendió de inmediato a la muchacha de ojos color perla mientras Izanami hacia lo posible para ayudar en la aldea.  Naruto peleaba contra los cuerpos de Pain y ella hacia lo posible por tratar de derribar por lo menos a uno.  Poco después el chico Uzumaki dio con el verdadero Pain y logro derrotarlo, pero como evidencia de aquella feroz batalla, gran cantidad de shinobis y aldeanos habían perecido en el intento de proteger la Villa.

 

 

La chica Hyūga se encontraba en una cama cubierta de sabanas blancas, nadie se encontraba en el lugar apoyándola y rogándole que no dejara a sus amigos y compañeros.  Kiba no estaba, ni Shino, ni Kurenai, ni Izanami...ni Naruto.    El rubio se encontraba a cinco habitaciones de Hinata pues Sakura se encontraba con varias heridas, raspones, moretones y cualquier seña trivial de batalla.

 

 

– ¿Moriré...Sola después de todo? – se preguntaba la pobre y débil Hinata quien abría poco a poco sus ojos...

 

 

Volteo a ver hacia la ventana donde el aire movía de manera tenue las blancas cortinas.  Solo el viento le acariciaba el rostro, nadie más le ofrecía una tierna caricia...solo la suave brisa de otoño...

 

 

– ¿Por qué tuve que ser tan débil...? – se reprendía la chica con un hilo de voz

 

 

Ella había sido débil, o eso era lo que ella creía, era muy suave y cariñosa, detestaba la violencia y siempre intento destacar entre los shinobis consiguiendo no ser notada debido a sus constantes fracasos.  ¿Pero por que fue eso...?  Por que su padre siempre la trato como algo diferente, le repetía mil veces que era débil y frágil, que alguien como ella jamás seria digna de ser la sucesora del clan Hyūga. Que un líder débil denota que el clan es débil y que por ello ella no podía ser la cabecilla del poderoso clan Hyūga. 

 

 

Ella siempre agachaba su cabeza al escuchar a su padre y al observar a su hermana viéndole de manera despectiva como si no valiera nada.  Siempre observaba a Naruto por su tenacidad y perseverancia, por el hecho de que todos los aldeanos le dijeran que el nunca seria nadie, que jamás llegaría a ser ninja y mucho menos a ser Hokage.  Admiraba que aquel chico ollera aquellos comentarios, mas no los escuchara con atención.  Era cierto que dolía ser menospreciado, que la gente pensará que no sirves para nada, pero el hizo caso omiso a tales insultos, el tomaba aquellas malas palabras como motivación, como una causa que le ayudaba a intentar y a intentar una y mil veces si era necesario para alcanzar su objetivo, para demostrarle a aquellos que no tuvieron fe, a aquellos que le dieron la espalda ¡Enseñarles! que un fracasado puede cambiar su camino siempre y cuando uno cruce aquel enorme impedimento que en seguidas y constantes ocasiones no nos permite atravesar el obstáculo de la incertidumbre: nosotros mismos.

 

 

–Ya no quiero vivir... – se decía a si misma la chica mientras levantaba pesadamente su mano para observarla detenidamente...

 

 

–Ahora entiendo a Gaara-san... – se decía la chica mientras seguía observando su mano y entendía un poco la soledad de aquel chico de cabello rojo.

 

 

Tal vez ella no estuvo sola  y sin nadie, pero el hecho de estar rodeada de personas hipócritas que le sonreían de manera forzada al ser ella la más grande de las dos hijas del líder del clan...aquello sin duda alguna se sentía peor que el estar totalmente sola.  Aquel trato falso e interesado dolía más que la misma soledad

 

 

–Adiós Naruto-kun, adiós mi gran amor...adiós amigos, espero y no verles pronto– decía Hinata mientras una traicionera lagrima rodaba por su mejilla...

 

 

Se escucha que alguien abre la puerta...era una chica de cabello anaranjado y ojos grises: Izanami...

 

 

– Hinata... ¡Tienes que resistir...! – le decía la chica de ojos grisáceos mientras apretaba la mano de la chica.

 

 

La joven venia en muletas y estaba en gran parte de su cuerpo vendada, en su rostro, sus brazos, casi la mayoría de su cuerpo lo traía cubierto de vendas blancas con algunas manchas de sangre...

 

 

–Izanami... – trataba de decir Hinata pero su boca estaba seca, no podía articular nada, hasta sus fuerzas para hablar se habían evaporado...

 

 

– ¡Por favor no me dejes...! ¡Resiste...! – le decía con suma nostalgia la chica a Hinata mientras gruesas lagrimas caían por sus mejillas...

 

 

– ¿Entonces no moriré sola después de todo...? – pensaba Hinata mientras miraba pesadamente a Izanami quien lloraba al ver a su amiga en aquel estado.

 

 

Izanami y Hinata se conocieron cuando Naruto se fue con Jiraiya a entrenar, esta chica poseía el sharingan de los Uchiha, solo que el hecho de que el elemento hielo y no el fuego la rigiera era el motivo por el cual ella no vivió en los condominios de aquel clan con aquel poderoso dojutsu, los miembros del clan decidieron que ella no era una legitima Uchiha, mas sin embargo si lo era, solo el hecho de que creara hielo y no fuego era el único inconveniente...

 

 

–Ya no aguanto mas... ¡Kami-sama, llévame a un lugar donde mi presencia sea necesaria y pueda ser una mejor persona... a un lugar donde pueda ser notada...!– decía Hinata mientras su mano resbalaba de entre las manos de Izanami dando su último suspiro...

 

 

– ¡No...! – un sonoro y desgarrador grito se hizo audible en todo el hospital...

 

 

– ¿Izanami? ¿Qué haces aquí? – le decía el chico Inuzuka mientras observaba a la herida chica llorando y gritando sobre el cuerpo de Hinata a lo que el joven tiro las flores que llevaba en su mano...

 

 

El chico no recibió respuesta alguna solo obtuvo un fuerte agarre por parte de la chica quien lloraba amargas lagrimas sobre el pecho del joven.  El chico Inuzuka se acerco hasta Hinata y pudo observar que estaba muerta, el chico iba con la intención de entregarle aquellas flores y a explicarle que tanto Shino como Kurenai no habían ido por que estaban ayudando a reconstruir la aldea.  Había tantos heridos y varios muertos que la gente de la Villa estaba en constante movimiento para curar a los lacerados y enterrar a los fallecidos.

 

 

Kiba no podía creer que su compañera de equipo, que su amiga estuviera muerta, el color se había ido de sus mejillas, su piel lucia mas blanca, muestra que ya yacía son vida sobre aquella cama.  Su corazón se encogió al ver a la joven Hyūga con un toque de paz en su rostro, parecía como si solo estuviera dormida. Por otra parte, Izanami parecía un rio de lagrimas, el chico de extrañas marcas en sus mejillas estaba sorprendido al ver a ala joven Uchiha tan alterada, pues siempre mostro un semblante frio, sereno y calculador...solo cuando estaba en compañía de Hinata se comportaba de manera amable.

 

 

Por las calles de Konoha desfilaban grandes cantidades de shinobis vestidos completamente de negro, ese día en especial no solo habían perdido a una gran ninja, había también perdido a una gran amiga, a una compañera y sobre todo a un miembro de la Aldea escondida entre las Hojas.  Poco a poco los hombres que cargaban el féretro de la chica Hyūga fueron divisando el panteón donde enterrarían a la chica.

 

 

Había grandes cantidades de aldeanos y ninjas que le darían el último adiós a la bella Hinata, todos llevaban en sus manos una flor blanca.  Un chico rubio llego corriendo al lugar, parándose enfrente de aquel ataúd color negro.  Su cara revelaba horror y pánico...

 

 

– ¿Qué significa esto...? – decía el joven de ojos azules mientras miraba de cerca a la chica que descansaba en aquella caja obscura, una gran quietud inundaba su rostro y parecía como si solo estuviera sumida en un largo y placentero sueño...

 

 

– ¿Qué no es obvio idiota...? – le decía con desprecio una chica de ojos grises que se encontraba apoyada en el chico Inuzuka al poseedor del Kyūbi a lo que el chico volteo a ver a la muchacha que lo había insultado...

 

 

–Esta muerta y todo gracias a ti Naruto...– acusaba la chica de manera ruda al joven de cabello rubio mientras la chica trataba de sostenerse por si misma, mas sin embargo sus heridas aun no sanaban y un brusco movimiento hacia que sus vendajes se empaparan de sangre...

 

 

– Eso es mentira... – decía el chico negándose a creer lo que su acusadora le decía...

 

 

– Eres el ser mas despreciable que conozco; todas esas palabrerías de ¨si tocas a mis amigos te mato¨ ó ¨prefiero morir antes que ver sufrir a mis grandes camaradas¨  ¡Que fiasco!; mira que dejarla morir sola... – le decía la chica de cabello anaranjado mientras un notable coraje e ira se hacían notorios con cada palabra que decía...

 

 

– ¡Yo no sabia que ella estaba tan grave...!, a mi me dijeron que no era nada severo... – se justifico el chico por no haber estado con Hinata en sus últimos momentos...

 

 

– ¿Y dime; ella si estaba lo suficientemente grave como para que estuvieras todo el día a su lado? – le preguntaba Izanami a Naruto mientras volteaba a ver de manera despreciativa a Sakura quien solo agacho la cabeza...

 

 

– . . . – el chico no dijo nada, solo guardo silencio ante tal acusación...

 

 

– ¡Claro que no!; ella solo tenia raspones y cosas así, pero Hinata moría... ¡No se como pudo amar a alguien tan estúpido como tu...! decía la chica mientras gruesas lagrimas corrían por sus mejillas y la voz le quebraba...

 

 

Naruto solo se quedo estoico y sin decir palabra alguna ¿Era cierto que Hinata lo amo?, entonces ¿después de todo si era querido por alguien...? y el como un completo imbécil detrás de Sakura recibiendo solo sus rechazos y sus comparaciones de el con Sasuke... ¡Que tonto fue...!

 

 

– ¿Y quieres llegar a ser Hokage? No pudiste proteger a Hinata... ¿Cómo piensas proteger toda una aldea?... tal vez seas fuerte pero te falta diligencia y deber... ¡Solo eres un niño atrapado en el cuerpo de un semí adulto! – le decía con sumo coraje Izanami a Naruto mientras lo miraba con ojos vidriosos, evidencia que sufría ante al perdida de la chica de ojos perla...

 

 

– ¿¡Dime!? ¡Te agradeció que la salvaras! – le pregunto la chica de ojos grises a Naruto mientras se separaba de Kiba para pararse por si sola a lo que Naruto no respondió nada.

 

 

–Ella aun ama a ese tal Sasuke, solo eres su amigo y nada más ¡acéptalo! ¡Vive con ello y sigue adelante...! ¿Sabes a quien salvaría si tú te encontraras cayendo de un barranco y Sasuke se encontrara también en la misma situación? – volvió a hablar la chica pidiendo una respuesta...

 

 

Para Naruto aquellas acusaciones eran tormentosas, le dolía el hecho de perder a su amiga y mas aun el no haber estado con ella en sus últimos momentos... Naruto volteo a ver a Sakura para buscar la respuesta en sus ojos, ella solo agacho la cabeza...aquel era un fuerte ¨a ti no te salvaría...¨

 

 

– ¡Basta ya Izanami! ¡Ya es suficiente! – le decía la Hokage de Konoha a la chica pues miraba a Naruto mas deprimido de lo normal, además de pedirle que guardara respeto pues aquel era un día en que todos estaban de luto...

 

 

– ¡No aun no es suficiente! ¡Lo que le he dicho no es ni la 4ª parte de lo que se merece! – le contesto la chica con furia a la Hokage mientras su sharingan salía en todo su esplendor, cayendo al suelo y dando fuertes puñetazos a la tierra por la impotencia...

 

 

Kiba levanto a la chica del suelo y la coloco a un lado suyo.  Poco a poco los aldeanos pasaron a dejar la flor sobre el féretro de Hinata.  Algunos lloraban, otros tenían rostros nostálgicos y otros más se mantenían callados ante tal suceso...

 

 

Introdujeron el ataúd en un foso y empezaron a cubrirlo con tierra.  Aquella era la última vez que verían el rostro de la heredera al clan Hyūga...

 

Continuara...

 

End Notes:

¿que tal?

eespero y les haya agradado ...

cuidense y dejen comentarios o alguna sugerencia para futuros capis...

ba, baye...

End Notes:

¿que tal?

eespero y les haya agradado ...

cuidense y dejen comentarios o alguna sugerencia para futuros capis...

ba, baye...

Volver al indexEn un lugar desconocido... by BlacKFallenAngel
Author's Notes:

BUENO AQUI LES TRAIGO EL SIGUIENTE CAPI, ESPERO Y LES GUSTE...

 

Author's Notes:

BUENO AQUI LES TRAIGO EL SIGUIENTE CAPI, ESPERO Y LES GUSTE...

 

      Poco a poco los shinobis y aldeanos que habían acudido al sepelio fueron retirándose del lugar, algunos con una gran congoja y tristeza, otros con lagrimas en sus ojos, solo cinco shinobis se quedaron un poco mas en frente de aquella lapida donde yacía el nombre escrito de Hinata.

 

 

– Hinata... – susurraba Izanami mientras apretaba con fuerza el tallo espinoso de una rosa blanca que llevaba en su mano, haciendo que varios hilos de sangre resbalaran por sus manos, cayendo al suelo...

 

 

– Ya deja de hacer eso, no te lastimes... – le decía Kiba a la joven de ojos grises mientras le quitaba el tallo medio roto de las manos, pues el joven detecto el olor a sangre de la chica...

 

 

La joven no pudo evitar el lanzarse a los brazos del chico quien solo la abrazo con fuerza, el sabia lo mucho que sufría Izanami por la perdida de Hinata, conocía su dolor pues el también lo sentía.  A pesar que la poseedora del sharingan tenia tres años de conocer a Hinata, las dos se llevaban muy bien, entrenaban juntas...pues Izanami siempre le decía a Hinata que ella era débil si ella creía que eso era verdad, que las demás personas pueden decir y pensar cosas negativas de uno, pero solo aquellos malos comentarios se hacen realidad cuando uno acepta dichos insultos. La chica Hyūga se esforzaba en sobremanera al entrenar con su amiga de cabello anaranjado, la joven de ojos perla estaba esperando la oportunidad ideal para demostrarle a su padre que ella había adquirido habilidades y técnicas jamás antes vistas en un Hyūga, pues la Uchiha le había enseñado algunas de sus técnicas copiadas.

 

 

– La extraño tanto... –le musito la chica de vestimenta negra a el joven Inuzuka...

 

 

–Yo también Izanami...yo también... – le respondió el chico sin dejar de abrazar a la joven

 

 

Shino y Kurenai solo observaban discretamente aquel cuadro de dolor, era realmente extraño e insólito el ver a aquella chica de semblante frio y sereno el deshacerse en un rio de lágrimas debido a la perdida de su amiga.

 

 

– Sera mejor volver a casa... – le dijo Shino a la chica mientras colocaba su mano en el hombro de la joven

 

 

La chica solo asintió con la cabeza al observar a Shino.  La muchacha Uchiha se entendía tan bien con el equipo 8, pues al haber hecho una amistad con Hinata la chica Hyūga la presento con su equipo.  Entrenaban juntos, solo que le agradaba mas el practicar con la joven de ojos perla,  Era tan extraño que una ANBU se hubiera hecho amiga de Hinata, pues se conocieron precisamente en el campo de entrenamiento de los ANBU, la poseedora del byakugan se sentía sola e Izanami se acercó a ella para alentarla, ella sabia que era lo que no tuvieras a alguien que dijera unas cuantas palabras de aliento, así que opto por hacer una buena obra y se gano al animar a Hinata, una gran amistad.

 

 

Naruto por su parte se había mantenido al margen de donde estaba Izanami y el equipo 8, pues sabia lo mucho que ellos sufrían, pues la joven estubo en ese equipo, era lógico y razonable que ellos sintieran más la partida de la joven.  Poco a poco el equipo 8 se retiro del lugar y Naruto se acerco a la tumba de Hinata...

 

 

–...Perdóname Hinata – decía el chico mientras se hincaba a orillas de la tumba pidiéndole perdón por no haberla protegido y por no haber estado con ella en sus últimos momentos de vida...

 

 

 – Se que no merezco tu perdón, se que fui un completo idiota al no darme cuenta que me querías...estaba tan obsesionado en captar la atención de Sakura que me aislé del resto del mundo... – decía el chico mientras lloraba en la tumba de la chica y las lagrimas caían a la tierra...

 

 

– Si tuviera la oportunidad de verte una vez más Hinata.... – decía el chico mientras limpiaba sus lágrimas con la manga de su chamarra...

 

 

– Te prometo que seré un buen hombre y shinobi, que seré un magnifico Hokage y que jamás volveré a permitir que alguien preciado para mi muera...te lo prometo.... – decía el chico mientras recogía aquella rosa blanca que había dejado Izanami en el suelo, colocándola en chico sobre la lapida de Hinata...

 

 

–Te juro también no enamorarme, le seré fiel a tu amor y recuerdo... – dijo el chico como ultima promesa mientras tomaba algo de tierra y la dispersaba de manera suave sobre la tumba de la chica Hyūga cerrando de aquella manera sus dos promesas...

 

 

Mientras tanto en cierto lugar, en el Rungokai para ser exactos, se hallaba cierta chica de cabello negro y de ojos color perla acostada en una cama.  Poco a poco la joven fue despertando, estaba vendada en algunas partes.  La chica dio un vistazo y pudo divisar que estaba en una cabañita algo pobre, mas sin embargo muy acogedora, y además de que cierta niña de cabello café, ojos color chocolate y de piel bronceada la miraba de manera atenta...

 

 

– Hola... – saludo la pequeña niña de aproximadamente 9 años la cual vestía un kimono de color lila con decoraciones purpuras...

 

 

– Hola... –saludo Hinata con una de sus ya conocidas sonrisas

 

 

– ¿Quieres un poco...? – le ofrecía sonriente un pedazo de pan la pequeña a Hinata

 

 

La chica Hyūga pudo observar que en el lugar había gran cantidad de niños que vivían bajo el mismo techo, eran demasiados para vivir en un solo lugar, más sin embargo se notaba que la pobreza no les importaba...

 

 

– No gracias pequeña, no tengo hambre... – le dijo con tono cortes Hinata a la chiquilla

 

 

– Eso no es cierto, tienes 1 día sin despertar y sin comer...así que debes tener hambre... – le decía la pequeñita a Hinata mientras le colocaba en la mano aquel pedazo de pan...

 

 

–Pero y tu ¿Qué comerás...? – pregunto Hinata algo apenada al ver que la pequeña no tenia nada en sus manos...

 

 

– No te preocupes, yo ya comí...anda ¡Acábatelo todo! – le decía la niña mientras le sonreía a Hinata a lo que la chica acepto aunque un poco apenada y se comió aquel pedazo de pan.  No era exactamente la mejor comida, pues en la casa Hyūga servían toda clase de delicias y manjares, mas sin embargo era lo que había por el momento...

 

 

– ¿Oye como te llamas, yo me llamo Midori? ¿De donde eres? Tienes bonitos ojos... ¿Llevas acaso pupilentes...? – le preguntaba la chiquilla a Hinata de manera veloz...

 

 

– Bueno pues... soy de Konoha y me llamo Hinata, y no...es mi color natural de ojos... – respondió de manera tierna Hinata mientras le sonreía a la pequeña

 

 

– ¡Vaya! ¿Y donde queda Konoha...? – pregunto curiosa la chiquilla por el lugar de procedencia de la chica...

 

 

Hinata estaba apunto de contestarle, solo que se escuchaba mucho revuelo en la parte exterior, así que todos los niños que se hallaban en el lugar salieron para ver de que se trataba...

 

 

– ¿Qué sucede Midori? ¿Qué es todo este alboroto...? – le preguntaba Hinata a la chica, pues la gente observaba de manera estupefacta hacia un lugar en especifico, mas debido a la muchedumbre no se podía divisar que era lo que los tenía tan inquietos...

 

 

– Shh... Son los shinigamis... –le decía Midori a Hinata mientras le decía que guardará silencio y que observara a los hombres y joven de kimono y hakama negro que pasaban por el lugar...

 

 

– ¿Shinigamis? ¿Qué es eso? – preguntaba confundida Hinata mientras observaba a un joven de cabello rojo, a un joven de cabello rubio y a una voluptuosa mujer de cabellera anaranjada...

 

 

– ¡Ah! Se me olvidaba que eres un alma nueva... pues veras los shinigamis son almas con un poder espiritual muy grande...ellos por ejemplo: el chico de cabellera rubia es el teniente de la 3ª división, se llama Kira Izuru – le explicaba un poco la niña mientras le señalaba discretamente quien era el sub-capitán de la tercera división...

 

 

– ¡Vaya! – fue lo que atino a decir Hinata ante tal explicación...

 

 

– Y eso no es todo, miras a ese chico de cabellera roja; el es el sub-capitán de la 6ª división, su nombre es Renji Abarai y la chica de cabello anaranjado es la teniente de la 10ª división, su nombre es Rangiku Matsumoto – le explicaba la pequeñita diciéndole quien eran los dos shinigamis restantes...

 

 

– ¿Y que hacen ellos? ¿Qué papel desenvuelven en este lugar...? – pregunto Hinata sin quitar la vista de sobre aquellas tres personas...

 

 

– Pues ellos mantienen el balance; veras...una vez que una persona muere en la tierra ellos son los encargados de mandar las almas a este lugar usando su zanpakutō – le decía de manera breve la chiquilla que era lo que hacían los shinigamis...

 

 

– ¿zanpakutō? – pregunto curiosa Hinata pues aquellos términos los desconocía por completo...

 

 

– La zanpakutō es su katana, en ella guardan poderes inimaginables...claro que los de un capitán son mayores – le seguía diciendo la pequeña a Hinata a lo que la chica Hyūga escuchaba atenta...

 

 

Midori le explico como funcionaba una zanpakutō, lo que era los Hollow, el reiatsu...en fin aquella chiquilla le conto a detalle todo lo que ere el Sereitei y el Rungokai....

 

 

– Sabes mucho ¿no es así? –le pregunto de manera tierna Hinata a Midori mientras seguían observando a los shinigamis quien se habían detenido en una tienda del lugar...

 

 

– ¡Claro...! por que yo llegare a ser una esplendida shinigami y algún día seré capitana de una de las trece divisiones... – decía con orgullo la chiquilla mientras miraba a Hinata

 

 

Aquellas palabras le sonaban conocidas, aunque la chica ambicionara algo diferente aquella frase le recordaba a Naruto.  Mas sin embargo ella ya estaba muerta, debería de aceptarlo y seguir adelante, tal vez Kami-sama si la había escuchado en sus últimos momentos y la mando a ese lugar para ser una shinigami...

 

 

– ¡Ven conmigo...! te enseñare algo... – le decía la pequeña a Hinata mientras la jalaba a un terreno baldío donde se reunía ella y sus amigos a entrenar...

 

 

Una vez que la chica y la pequeña llegaron al lugar, Hinata pudo ver que eran bastantes chicos, algunos de siete y nueve años, y 3 chicos de aproximadamente 15 años...

 

 

– ¿Quién es ella Midori-chan?– le preguntaron los chicos a Midori que quien era la chica de ojos perla...

 

 

– Ella es Hinata, es nueva por aquí... – presento la pequeña a la chica Hyūga a lo que todos recibieron de manera amistosa a la chica...

 

 

Los chicos se reunieron cerca a una roca y a un enorme árbol, era algo raro pues ambos tenían varios agujeros de medianos y pequeños tamaños...

 

 

– ¡Mira Hinata...! te enseñare lo que la futura capitana de una de las trece divisiones puede hacer... – le decía Midori a Hinata mientras recitaba unas palabras y una pequeña esfera de color amarillo salía disparada en contra de una roca y le hacia un pequeño agujero, claro sin siquiera atravesarla...

 

 

– ¡Vamos Midori...! ¿Crees que una futura capitana haría ese ataque tan débil...? confórmate con ser una simple shinigami bajo el mando de un gran capitán como yo... – le decía un chico a la pequeña mientras recitaba lo mismo que Midori y salía una esfera de mayor tamaño al de la pequeña perforando la roca...

 

 

– ¡Ya veras! ¡Yo seré una gran shinigami! Y cuando eso pase tendrás que tragarte todas tus palabras... – le decía con coraje la chiquilla al jovencito mientras apretaba sus puños...

 

 

– ¡Vamos, no peleen! – les pedía Hinata a los chicos a lo que los jovencitos se tranquilizaron...

 

 

– ¡Vamos Hinata-san! ¡Inténtalo...! – le pedían los reunidos a la chica Hyūga que tratara de hacer lo mismo que ellos... Gestion de Procesos o BPM: tutoriales, noticias, trucos, consejos y todo sobre Gestion de Procesos en español Tutoriales sobre Gestion de Procesos BPM

 

 

– Bueno...no se si sea lo mismo...pero creo que puedo hacer que esa roca se rompa... – decía Hinata mientras se rascaba la cabeza...

 

 

Mientas tanto en el local de al lado, tanto Matsumoto como Renji y Kira se encontraban viendo a los chicos practicar, recordando que ellos también hicieron lo mismo de pequeños...

 

 

– Eso me trae recuerdos... – decía Renji mientras observaba a los chiquillos que incitaban a Hinata a que ella hiciera

 

 

– ¿Y como no te va a traer recuerdos si eres pésimo para el Kidō? – le decía con burla Matsumoto mientras miraba de manera cómica a Renji...

 

 

– ¡Ya Matsumoto...! ¡Lo que sucede es que estas celosa...! – le respondió Renji con tono ofendido mientras le daba la espalda a Rangiku para ver a los chiquillos entrenar...

 

 

Entretanto al lado del local...

 

 

– Eres fuerte Hinata, no te limites y veras la magnitud de tu poder... – recordaba Hinata las palabras que siempre le decía Izanami cuando entrenaban...

 

 

Katon Gōkakyū no jutsu (elemento fuego, gran bola de fuego) – fue lo que dijo Hinata después de haber realizado los sellos correspondientes.  La chica moldeo chacra y lo concentro en su pecho, pasándolo lentamente hasta su boca donde lo sostuvo y lo soltó en forma de aliento el cual se transformo en fuego hasta expandirse y tomar la forma de una bola llameante...

 

 

Ante tal ataque aquel enorme árbol desapareció, reduciéndolo a cenizas.  Los shinigamis al ver que la joven realizo tan poderoso ataque y sin ser shinigami hizo que los tres individuos fuerana donde estaba la chica para saber como había hecho aquella técnica.

 

 

La bola de fuego que hizo Hinata era grande, más sin embargo no tanto como la de un Uchiha o como la de alguien el cual usa técnicas de elemento fuego, más sin embargo el daño era muy notorio.  Aquella técnica, al igual que otras mas se las había enseñado Izanami a Hinata, pues como la Uchiha tenia un gran repertorio de jutsus debido a lo que había copiado en su vida como ninja, la chica le había enseñado a Hinata unos cuantos jutsus no propios de los Hyūga para que la chica de ojos perla le demostrara a su padre que ella era fuerte sin al necesidad de usas su byakugan...

 

 

– ¡Oye, tu...! – le llamaba Kira a Hinata mientras el y Renji seguido de Matsumoto se aproximaban a la chica

 

 

Los reunidos estaban asombrados por que tres tenientes se acercaran a hablar con alguno de ellos, era algo simplemente insólito e inaudito...

 

 

– ¿Si...? – pregunto con tono cortes Hinata al escuchar y ver que a quien llamaban era a ella...

 

 

– ¿Cómo hiciste eso...? – le pregunto Renji a la chica mientras se aproximaba a ella.

 

 

Hinata se sentía nerviosa, no quería que le fueran a hacer algo por haber usado aquella técnica.  Más por otro lado, al ver Matsumoto que la chica estaba algo nerviosa opto por hacer otra cosa...

 

 

– Eres una chica muy talentosa... ¿dime...? ¿Te interesaría hacer la prueba para ser shinigami...? – le preguntaba de manera cortes la chica de cabello anaranjado mientras le sonreía a Hinata...

 

 

Los chicos estaban emocionados, así que optaron por apoyar a Hinata quien no decía nada...

 

 

– Dice que con mucho gusto... – hablo Midori por Hinata...

 

 

– Toma, el día de mañana serán los exámenes para medir tus habilidades...no faltes ¿de acuerdo...? – le decía Matsumoto a Hinata mientras le entregaba un papel con algo escrito...

 

 

Matsumoto al igual que los otros tenientes se retiraron del lugar...

 

 

– ¿Qué acaso no viste lo que hizo, eso definitivamente no son artes demoniacas...? – le decía Kira a Rangiku de manera algo exaltada....

 

 

– Lo se, pero será mejor ver sus habilidades, es algo extraño el ver una alma humana con tanto potencial... – fue lo ultimo que dijo Matsumoto mientras utilizaba el shunpo para llegar al Sereitei e ir con su capitán e informarle su encuentro con aquella interesante chica...

 

tO Be cOnTiNuEd...

 

End Notes:

¿Y QUE TAL?

ESPERO Y LES HAYA GUSTADO...

CUIDENSE Y DEJEN COMENTARIOS APRA SABER QUE TAL LES PARECIO EL CAPI...

SAYO!!!

End Notes:

¿Y QUE TAL?

ESPERO Y LES HAYA GUSTADO...

CUIDENSE Y DEJEN COMENTARIOS APRA SABER QUE TAL LES PARECIO EL CAPI...

SAYO!!!

Volver al indexEl examen de shinigami... by BlacKFallenAngel
Author's Notes:

BUENO QUI LES TARIGO LA CONTI. PUES NO SE QUE TANTO ME TARDE EN ACTUALIZAR ASI QUE AQUI STA...

 

Author's Notes:

BUENO QUI LES TARIGO LA CONTI. PUES NO SE QUE TANTO ME TARDE EN ACTUALIZAR ASI QUE AQUI STA...

 

 

Los niños aun no asimilaban lo que acababa de suceder, el hecho de que varios sub-capitanes se acercaran a una simple alma a preguntarle e invitarla a ser una shinigami era algo simplemente insólito

 

 

– ¡Vaya Hinata-san! ¡Eres increíble...! –le decía Midori a la chica mientras le sonreía de manera dulce...

 

 

– ¡Vamos...! no fue nada– respondió la chica con un toque de modestia mientras se frotaba su nuca con su mano derecha...

 

 

– ¡Sin lugar a duda serás una gran shinigami! ¡Nunca antes había visto nada como lo que acabas de hacer Hinata-san! – le decía uno de los chicos que tenia 15 años mientras miraba estupefacto el lugar donde estuvo aquel enorme árbol...

 

 

– ¡Gracias...! aunque no se si sea una buena idea... – le respondió Hinata al chico dudando de si ir o no ir al lugar donde le había dicho Matsumoto...

 

 

– ¡Claro que es una buena idea...! ¡Tu serás una gran shinigami, y quien sabe...tal vez llegues a ser una sub-capitana o mejor aun...una capitana! – le decía de manera alegre Midori a Hinata mientras daba vueltas y vueltas

 

 

– De acuerdo... – dijo Hinata sonriéndole a la chica de manera dulce

 

 

¡Si!... era lo mas probable, lo mas seguro era que Kami-sama la escucho cuando desvariaba en sus últimos instantes con vida y por ende la mando a ese lugar a ser una shinigami. ¡Exacto! Seguramente en ese lugar ella seria reconocida por sus grandes habilidades...

 

 

– Bueno Hinata-chan... es hora de buscar de comer... – le decían los chicos a la muchacha mientras Midori tomaba de la mano a la chica Hyūga y la guiaba al centro del distrito numero 4...

 

  

Varios chicos se dispersaron, pues conseguirían algo de comer... claro, era robado.

 

 

– ¡No, esto no es honesto...! – le decía Hinata a Midori en su intento de tomar unas cuantas frutas de una mesa...

 

 

– Hinata-san, aquí...este es el único método de conseguir de comer... – le dijo la chica soltándose del agarre de Hinata para tomar aquella fruta...

 

 

– ¡Ves, no se dieron cuenta...! – le respondió la pequeña de ojos color chocolate a la Hyūga mientras le daba una manzana para que se la comiera...

 

 

– No gracias, veré que consigo... – le dijo e manera gentil Hinata a Midori, negándose a comer aquel objeto robado...

 

 

– Hinata-chan, aquellas almas de buen corazón, aquellas que son compasivas y benévolas terminan hambrientas si no tomamos lo que necesitamos por los medios que sean necesarios... – le decía la pequeña a Hinata mientras le ponía la manzana en su mano...

 

 

– Yo no creo eso... – le decía Hinata a la chica mientras miraba un letrero en una cabañita cercana donde había un cartel solicitando a un chico que cortara leña...

 

 

– Regresa a casa, yo iré mas de rato, por cierto...llevare comida de proveniencia honesta.... – le dijo Hinata a la chica mientras le sonreía de manera dulce y se encaminaba a dicha cabaña donde necesitaban ayuda....

 

 

La chica Hyūga se aproximo a dicho lugar, se le hacia raro que habiendo un trabajo tan sencillo no hubiera quien lo hiciera.  Entro a la cabaña y se encontró con un hombre de edad avanzada con vestimenta maltrecha...

 

 

– Buenas tardes señor... – saludo Hinata con cortesía mientras tocaba el marco de la puerta, pues la puerta era una sabana de color verde algo rota... 

 

 

– ¿Qué quieres chiquilla...? – pregunto con tono descortés aquel hombre cascarrabias...

 

 

– Vera, vi un letrero aquí afuera y he venido a ofrecer mis servicios para realizar dicho trabajo... –le dijo la chica con tono amable a aquel hombre gruñón

 

 

 – ¿Qué no leíste bien el letrero?, estoy buscando a un joven fuerte, no a una chica débil que llore cuando se le rompa una uña... – le dijo el hombre con tono grosero a Hinata...

 

 

– Se que solicita un joven varón para dicho trabajo, pero ¡créame!, nos se arrepentirá si me deja hacer el trabajo... – dijo con tono cortes y decidido Hinata mientras pedía que le dieran la oportunidad de hacer el trabajo...

 

 

– ¡Ja!, de acuerdo chiquilla... haremos un trato ¿te parece...? – le dijo de modo burlón aquel hombre a Hinata subestimándola...

 

 

– ¿Qué clase de trato...? – pregunto Hinata dudosa, mas sin embargo decidida...necesitaba dinero; además de que los chicos que se hallaban en la cabaña donde vivía Midori le habían ofrecido alojamiento y ella tenia que compensarles dicho gesto con, por lo menos algo de comer...

 

 

– Haremos esto...acompáñame... – le dijo el hombre al la chica Hyūga mientras la guiaba a la parte trasera de la cabaña donde había una gran cantidad de troncos para convertir en leña...

 

 

– Si logras convertir en leña todos estos troncos te pagare una fuerte suma de dinero... ¡Pero escucha...! tienes que hacerlo antes de que el ocaso llegue a su fin; de lo contrario no recibirás paga ¿Qué dices? – dijo el hombre con voz malvada pues  pensaba que Hinata no podría con aquel trabajo, pobre iluso...

 

 

– ¡De acuerdo...! – dijo Hinata convencida mientras el hombre la miraba de manera rara, pues pensó que al mencionarle aquel trato la chica se rehusaría a trabajar gratis, pues aquel sujeto pensaba que aquello era imposible de hacer en un solo día...

 

 

– El hacha esta por allá... no te quiebres ninguna uña heeee ¡jajaja! – le decía el hombre a la chica mientras le señalaba con su mano donde estaba la herramienta para cortar la madera, mientras le decía las ultimas palabras de manera burlona...retirándose a su cabaña, dejando sola a Hinata con aquel enorme montículo de madera....

 

 

Hinata fue a tomar el hacha y empezó a cortar la madera en pedazos normales, mas sin embargo eran muchos y ya faltaba poco para que llegara el ocaso...

 

 

– No podre hacerlo... – se decía a si misma la chica mientras se sentaba en un tronco y con la manga de su chaleco se quitaba el sudor de su frente...

 

 

– Eres fuerte ¡Recuérdalo! – se escuchaba la voz de Izanami alentando a Hinata...

 

 

– Hinata-sama, usted tiene mucho potencial, es una gran kunoichi... – se escuchaba ahora la voz de Neji que apoyaba a la chica Hyūga...

 

 

– ¡No te rindas Hinata...! ¡Da lo mejor de ti! – se escuchaba ahora la voz del chico Inuzuka apoyando a su amiga...

 

 

– ¡Solo confía en ti y vencerás...! eres una gran shinobi...eres una Hyūga... – se escuchaba la voz de Shino que apoyaba a su compañera de equipo...

 

 

– ¡No tengas miedo...! recuerda que todos caemos al suelo para aprender a levantarnos... – se escuchaba ahora la voz de Kurenai alentando a su alumna...

 

 

– ¡Vamos Hinata... eres una kunoichi de fuertes técnicas y llevas en ti la voluntad de fuego...! ¡No dejes que se extinga! – se escuchaba ahora la voz de Naruto alentándola mientras las imágenes de estos seis shinobis aparecieron frente a ella mientras le sonreía de manera sincera...

 

 

– ¡Claro que puedo...! ¡Soy Hinata Hyūga!; ¡Si mis amigos creen en mi, lo único que me queda por hacer es creer en mi misma...! – se dijo de manera enérgica la chica mientras se levantaba de aquel tronco para seguir con su labor...

 

 

Juuha reppuu shou (oleada descomunal de aire violento) – fue lo que pronuncio Hinata una vez que se levanto de aquel tronco realizando los sellos correspondientes y de ambas manos salieron disparadas una serie de olas que cortaron todos los troncos restantes

 

 

Hakkeshō Kaiten (Torbellino de Adivinación) –fue lo que dijo Hinata tomando las posición para hacer dicha técnica después de ver que gran cantidad de trozos de madera caían del cielo al haber ejecutado la técnica anterior, con este jutsu la chica expulso chacra por su cuerpo creando una semiesfera al momento de girar sobre si misma.  Al hacer esto, los troncos que hacían contacto con aquella semiesfera, rebotaban formando medianas y grandes pilas de leña cortada...

 

 

Una vez que la joven vio terminado su trabajo, y aun sin que apareciera el ocaso llamo al hombre cascarrabias quien se llevo una gran sorpresa.  Decepcionado y vencido, pues creyó que aquella chica le avanzaría al trabajo y se marcharía sin paga... pues era una labor muy dura; el hombre le pago a Hinata una cuantiosa suma de dinero por su excelente trabajo...

 

 

La chica paso a un local donde compro gran cantidad de comida que llevaría a donde estaba Midori.  Una vez que llego a la cabaña todos los chicos se dispusieron a comer, agradeciéndole a Hinata por aquella deliciosa comida.

 

 

– Descansa Hinata-san; que mañana tendrás que hacer la prueba para ser una shinigami... – le decía Midori a la chica Hyūga mientras le daba una frazada para que se durmiera en un pequeño colchón que estaba en el suelo...

 

 

A Hinata se le había olvidado por completo aquel detalle; saco de su chaqueta aquel pedazo que papel que le dio Rangiku y en el leyó la ubicación donde seria el examen.  Estaba nerviosa en sobre manera, no sabia de que se trataba aquel dichoso examen, pero el hecho de escuchar y ver  las imágenes de sus amigos momentos atrás le dieron la fuerza y el valor para afrontar aquel reto.

 

 

– No los decepcionar Kiba, Shino, Neji, Izanami, Kurenai-sensei...Naruto... – dijo la chica antes de cerrar sus ojos y caer bajo los brazos de Morfeo...

 

 

Mientras tanto en el Sereitei; Rangiku, Renji y Kira se encontraban platicando con los capitanes sobre aquella chica que vieron en el Rungokai...

 

 

– ¿Estas segura de lo que dices Matsumoto? – le preguntaba el capitán de la 10ª a su teniente

 

 

– ¡Claro Hitsugaya Taishō!, esa chica tiene habilidades muy raras... – le explicaba la chica de ojos azul hielo a su capitán de manera pausada...

 

 

– ¡Hizo una bola de fuego con su aliento! ¡Con su aliento! – decía con un toque de histeria Renji por el simple hecho de pronunciarlo...

 

 

– Fhe; no creo que un humano pueda hacer semejante cosa, tal vez solo están desvariando... – les decía de manera escéptica el capitán de la 11ª división: Zaraki Kenpachi

 

 

– ¡De ninguna manera Zaraki Taishō!, esa chica movió sus manos de manera veloz y luego hizo aquella enorme bola de fuego– le decía con respeto Kira al capitán Kenpachi...

 

 

– De cualquier manera la invitaron a hacer los exámenes de shinigami ¿cierto? – les pregunto Ukitake Jūshirō, capitán de la primera división...

 

 

 – Así es capitán comandante... – le respondieron los tres tenientes al unisonó al hombre de cabellera blanca...

 

 

– Bien, entonces solo nos queda esperar a que se presente y a que muestre esas habilidades – fue lo que dijo Ukitake mientras daba la orden de que aquella reunido había terminado...

 

 

Entretanto en la aldea de Konoha, cierto chico se hallaba en la tumba de Hinata...

 

 

– ¿La extrañas; cierto? – le pregunto una chica de ojos grisea a un joven de orbes color malva...

 

 

– Demasiado... – le contesto con sinceridad el genio Hyūga a Izanami mientras quitaba un ramo de flores marchitas colocando uno de flores frescas...

 

 

– Igual yo... – respondió Izanami mientras se colocaba al lado del chico Hyūga para colocar una orquídea de color blanco en cima de la lapida de Hinata...

 

 

– ¿Sabes...?  a ella le encantaban las orquídeas blancas, eran sus flores favoritas – le decía la chica al joven de cabello negro mientras agachaba su cabeza al recordar el rostro de su amiga...

 

 

– Lo se... ¿sabes?, aunque no fuimos en un principio los mejores primos, aprendí a apreciarla como a una hermana... – le decía el chico entre susurros a la joven pues la voz le quebraba al recordad a la heredera del clan Hyūga...

 

 

– ¡Lo se!, ella te apreciaba mucho Neji, te consideraba mas a ti como a un hermano que a Hanabi... – le revelo la chica al chico de ojos color perla a lo que le muchacho sintió como su corazón era apretado con fiereza al escuchar dichas palabras...

 

 

– También te apreciaba mucho Izanami, la apoyaste y le enseñaste técnicas no propias del clan, algo que ni yo hubiera hecho... – le decía el chico a la de cabello naranja dándole a entender que el estaba enterado de los entrenamientos a escondidas de ambas chicas...

 

 

– Gracias por decirme eso... – dijo la chica mientras una lágrima surcaba su mejilla...

 

 

– ¿Te gustaría ir a Ichiraku conmigo?, Ten-ten, Lee y Gai-sensei se encontraran ahí... – le pregunto el chico con cortesía a la joven a lo que la chica asintió limpiándose aquella lagrima salina...

 

 

En el Rungokai ya era de día, podría decirse que Hinata durmió de manera placentera, mas sin embargo seria una mentira, no había padecido de insomnio por lo incomodo del suelo ¡No!, sino por los nervios del examen.  Se levanto temprano y se arreglo.  Los pequeños se despidieron de ella, mientras Midori conducía a Hinata hasta el lugar donde serian los exámenes...

 

 

– ¡Cuídate mucho Hinata-san! ¡Y no te olvides de nosotros una vez que seas shinigami! – le decía Midori a la chica Hyūga una vez que llegaron a dicho lugar, mientras corría en dirección opuesta, alejándose de Hinata mientras se despedía de ella con la mano

 

 

Hinata pudo ver que había una gran cantidad de gente en el lugar, todos vestían un extraño uniforme, solo ella llevaba su chaqueta y su pantalón negro habitual.  Decidió recargarse en una pared, hasta que llegaran las personas que darían las indicaciones...

 

 

– ¡Hola! – saludo Rangiku a Hinata una vez que la voluptuosa mujer vio que la Hyūga había ido al lugar...

 

 

– Hola... – saludo tímidamente Hinata a la sub-capitana...

 

 

Los reunidos solo se asombraron al ver a un alma que ni siquiera llevaba el uniforme, hablar con una vice capitana...

 

 

– ¡Que bueno que viniste! Por cierto ¿Cuál es tu nombre? No nos presentamos cuando nos conocimos... – le decía Matsumoto a la chica de manera amble mientras le sonreía

 

 

– Hinata...Hyūga Hinata– se presento con algo de timidez la chica mientras decía su nombre...

 

 

– Mucho gusto Hinata-san, yo soy Rangiku Matsumoto... soy la sub-capitana del 10ª división... – se presento la mujer de cabellera naranja con Hinata

 

 

– El gusto es mío... – le decía Hinata a Rangiku mientras le sonreía de manera dulce a lo que la vice capitana supo que la Hyūga era una chica confiable y honesta...

 

 

– Bueno, me alegra que vinieras... sabes, con esas habilidades que tienes no tendrás problemas... ¡Esfuérzate mucho que se que te elegirán para ser shinigami...! – le decía Matsumoto a Hinata mientras le daba unas palmaditas en la espalda alejándose del lugar...

 

 

Hinata estaba alegre, pues aquella mujer se porto amable con ella.  Ella sabia que podía lograr ser una shinigami, ¡Lo lograría!, estaba segura de eso...

 

 

– ¡Hey tu...! – le llamo un muchacho a Hinata de manera poco cordial a lo que ella solo volteo a ver al joven...

 

 

– ¡No te creas mucho solo por que eres amiga de un teniente! – le dijo de forma grosera el chico a Hinata mientras la empujaba...

 

 

– Yo no me creo mas que los demás... jamás ha sido mi intención – le respondió Hinata al chico de manera cordial

 

 

– Claro que te crees mucho, luciéndote en frente de todos por que conoces a un vice capitán... pero te tengo noticias, aquí todos somos mejores que tu... – le dijo de nuevo el joven mientras volvía a empujar a Hinata

 

 

No se dejaría tratar de ese modo, ya había sido menospreciada en Konoha, no volvería a quedarse callada y temblando ante algún insulto,  ¡Iba a cambiar!,  ¡Seria una shinigami!, así que en ese momento debería de mostrar su fortaleza y carácter...

 

 

– No vuelvas a empujarme, te lo pido por favor... – dijo Hinata de manera firme si sonar grosera...

 

 

– ¿Y que si no? Lloraras y lloraras hasta que ya no puedas mas... – le decía de manera burlona el chico mientras la volvía a empujar...

 

 

¡Eso era el colmo!, ¡No lo soportaría más...!

 

 

En un parpadeo Hinata se coloco detrás de aquel muchacho tomado sus dos manos y presionando con su pie en la espalda del chico (así como Sasuke con el ninja del sonido)

 

 

– No me gusta la violencia, pero cuando tengo que recurrir a ella no me contengo... – le dijo Hinata con tono frio al chico mientras seguía presionando el brazo del chico a lo que el joven gritaba de dolor...

 

 

– ¡De acuerdo...! suéltame, ya no te molestare mas... – le suplicaba el chico a Hinata a lo que la Hyūga lo soltó, ya que no quería lastimarlo...solo quería que se metieran con ella...

 

 

El chico al igual que sus compañeros se fueron de ahí corriendo, alejándose lo más posible de Hinata...

 

 

 – ¿Es ella...? – le pregunto Toshiro a Matsumoto, quienes se encontraban en un edificio cercano viendo a Hinata...

 

 

– Así es Hitsugaya Taishō... – le respondió Matsumoto a su capitán mientras observaban a Hinata recargarse nuevamente en la pared...

 

 

– Al parecer tiene talento... – fue lo que dijo Hitsugaya mientras miraba detenidamenet a aquella chica de extraños ojos que capto su atención...

 

C O N T I N U A R A ....

 

End Notes:

QUE LE PARECIO...

ESPERO T LES HAYA GUSTADO...

SAYO Y CUIDENSE...

DEJEN COMEN OKY...

 

End Notes:

QUE LE PARECIO...

ESPERO T LES HAYA GUSTADO...

SAYO Y CUIDENSE...

DEJEN COMEN OKY...

 

Volver al indexDemostrando mi fortaleza... by BlacKFallenAngel
Author's Notes:

HE AQUI EL SIGUIENTE CAPI...

ESPERO Y LES GUSTE...

POR CIERO, COMO SABRAN AIZEN, ICHIMARU, Y TOSEN YA NO SON CAPITANES ASI QUE ME TUVE QUE INVENTAR ALGUNOS...

ADEMAS DE QUE JUSHIRO UKITAQUE SERA EL CAPITAN COMANDANTE NO YAMAMAOTO...ES QUE ESTE VIEJITO ME CAE MAL  =(

Author's Notes:

HE AQUI EL SIGUIENTE CAPI...

ESPERO Y LES GUSTE...

POR CIERO, COMO SABRAN AIZEN, ICHIMARU, Y TOSEN YA NO SON CAPITANES ASI QUE ME TUVE QUE INVENTAR ALGUNOS...

ADEMAS DE QUE JUSHIRO UKITAQUE SERA EL CAPITAN COMANDANTE NO YAMAMAOTO...ES QUE ESTE VIEJITO ME CAE MAL  =(

 

          Entretanto en un enorme patio había grandes cantidades de chicos que esperaban impacientes a que unas enormes puertas se abrieran para entrar a una enorme construcción de color azul con blanco.  Por su parte Hinata se encontraba aun recargada sobre aquella pared con los ojos cerrados, aquel pequeño truco lo aprendió de Neji, Shino e Izanami para concentrar una gran cantidad de chacra en su cuerpo para que sus ataques fueran mas efectivos y letales a la vez.  No se podía decir que estaba alegre de hacer el examen...ansiosa y nerviosa, así era como se encontraba; deseaba ser la mejor shinigami de todo el lugar ¡Lo lograría!, pues que tenia que perder ¿su vida?, ya no importaba pues estaba muerta.

 

 

Finalmente aquellas enormes puertas negras se abrieron mostrando otro enorme patio donde había varias personas vestidas de negro.  Poco a poco los reunidos entraron al lugar donde se acomodaron en los extremos de el patio, dejando despejado el centro de dicho sitio.  La joven Hyūga al ver lo que los muchachos hacían, ella los imito, pues desconocía todo de aquel extraño pero maravilloso lugar...

 

 

– ¡Escuchen todos...! – les hablaba de manera ruda una shinigami de vestimenta obscura a los reunidos, a lo que a Hinata, al escuchar a aquella mujer se le vino a la mente la voz y la imagen de Anko...

 

 

Todos, sin excepción voltearon a ver a donde estaba dicha mujer quien observaba a ambos lados del sitio a ver a los chicos que se hallaban en el lugar con la intención de hacer la prueba para convertirse en shinigami...

 

 

– ¡Pongan atención!; ¡muestren respeto y opten una postura respetuosa a los capitanes y tenientes de las 13 divisiones...! – les decía aquella mujer a los chicos quienes solo oyeron atentos y contentos al escuchar que verían de cerca a los capitanes de los 13 escuadrones.

 

 

Hinata, quien estaba en frente de la multitud, teniendo una perfecta vista de todo lo que sucedía; se dedico a observar a aquellas almas, que según Midori...tenían un gran reiatsu, aquella palabra era extraña, mas sin embargo tenia una similitud con el chacra, así que tenia mucho que ganar: aprender a usar reiatsu, además de que ella era muy buena en el control de chacra, además de tener también su dojutsu de su parte.

 

 

De un enorme edificio salieron 13 personas que vestían un kimono y un hakama negros, además de llevar en cima de dichas prendas un haori blanco con el número de su respectiva división; seguidos de cerca de otros 13 individuos que los seguían de cerca.

 

 

– ¡Escuchen con atención los nombres de los capitanes; pues trabajan al lado de uno de ellos...! – les volvió a decir la mujer a los reunidos a los que todos prestaron su total atención, pues solo habían escuchado el nombre de los capitanes, mas sin embargo nunca los habían visto en persona...

 

 

Los trece capitanes estaban formados en dos filas, mientras detrás de ellos se encontraba su teniente, así que empezaron a presentarse...

 

 

– Soy la capitana de la 2ª división, especializada en operaciones especiales...Soi Fong – se presento de manera correcta una mujer de cabello negro algo corto y de semblante estricto...

 

 

– Soy la capitana de la 3ª división...mi nombre es Sasaky Namikaze... – se presento una mujer de manera alegra...de aspecto jovial y de semblante sereno y calculador, de cabello negro y ojos color carmesí, delineados de un color obscuro...

 

 

– Soy la capitana de la 4ª división, especializada en asistencia médica...mi nombre es Unohana Retsu... – se presento de manera alegre una mujer de aspecto carismático, de cabello negro algo largo atado en la parte de enfrente en una trenza...

 

 

– Mi nombre es Ryo Ebisawa... soy el capitán de la 5ª división... – se presento de manera calmada el capitán más reciente de las trece divisiones.  Tenía el cabello castaño, de ojos color chocolate y de aspecto carismático...

 

 

– Capitán de la 6ª división, Kuchiki Byakuya... – fue lo único que dijo este apuesto hombre mientras miraba al capitán que estaba frente a el...

 

 

–Ya viste... el capitán Kuchiki es tan guapo... – le decía una chica a otra que se hallaba al lado de Hinata a lo que la Hyūga solo puso sus ojos en blanco al escuchar de lo que conversaban aquella inmaduras chicas...

 

 

– Comandante de la 7ª división...Komamura Sajín... – se presento un hombre con aspecto canino de manera firme más sin embargo sin ser rudo...

 

 

– Capitán de la 8ª división...Shunsui Kyouraku – se presento ahora un hombre con un extraño sombrero y un haori rosa...

 

 

– Soy el comandante de la 9ª división, mi nombre es Sora Hamada... – se presento un hombre de aspecto un tanto cordial, de cabello negro algo despeinado y rebelde, de ojos color negro y de piel bronceada...

 

 

– ¡Vaya...! ¡Quiero que me toque con el capitán Kuchiki o con el capitán Hamada...! – decían de manera escandalosa la mismas chicas anteriores que se encontraban al lado de Hinata

 

 

– Soy el capitán de la 10ª división, especializada en seguridad interna y comunicaciones... mi nombre... Toshirō  Hitsugaya... – se presento de manera elegante un joven de cabellera blanquecina y de ojos color esmeralda, de aspecto sumamente atractivo...

 

 

Hinata observo a aquel chico, sin lugar a duda se sentía tonta al desear estar con aquel chico de ojos color esmeralda, mas sin embargo ella no había muerto para volver a caer en el mismo error ¡¿enamorarse?! ¡No! Ella seria una gran shinigami y ni el amor ni nada le impedirían alcanzar su objetivo...

 

 

– Capitán de la 11ª división, escuadrón especializado en combate cuerpo a cuerpo...mi nombre... Zaraki Kenpachi... – se presento aquel hombre de extraño peinado mientras sonería de manera maldosa...

 

 

– Capitán de la 12ª división, encargada de la investigación y desarrollo...soy Mayuri  Kurotsuchi...– se presento aquel extraño hombre de manera pausada...

 

 

– Capitana de la 13ª división...Misato Nagase... – se presento una joven de cabellera negra algo larga y despeinada, de ojos grises, su semblante era serio y calculador, figuraba ser una joven un tanto exigente en cuanto a lo que debía hacerse

 

 

Hinata observo a aquella mujer, aquellos ojos le recordaron a su amiga Izanami, le agradaba el hecho de estar en aquella división, mas sin embargo también le agradaba el hecho de estar en al división donde estaba Matsumoto.  Más sin embargo ahora lo que tenía que hacer era aprobar aquel susodicho examen...

 

 

Después de que se presentaran los capitanes, los tenientes hicieron lo mismo (MareHinata, Diosa de la Muerte... by BlacKFallenAngel

MÁS INFORMACIÓN

El contenido original se encuentra en https://fanfic.es/viewstory.php/
Todos los derechos reservados para el autor del contenido original (en el enlace de la linea superior)
Si crees que alguno de los contenidos (texto, imagenes o multimedia) en esta página infringe tus derechos relativos a propiedad intelectual, marcas registradas o cualquier otro de tus derechos, por favor ponte en contacto con nosotros en el mail [email protected] y retiraremos este contenido inmediatamente

Top 20