El Castillo Ambulante y el Brujo Kui by NaNdOo

Fanfics en EspañolEl sitio de referencia de los fanfics en español, con miles de fanfics gratis y en español

 El Castillo Ambulante y el Brujo Kui by NaNdOo
Summary:

En esta historia Sophie vuelve a verse en problemas. Despues de que las guerras en ambos reinos hubiera terminado, sophie, Howl y los demas miembros de su familia, viven felices en el castillo ambulante. pero la felicidad no dura para siempre, y el mal vuelve a acechar a nuestra protagonista, esta vez es un brujo kui. cabe mencionar que los brujos kui son seres devoradores de almas. 

Howl hara todo lo posible para mantener a salvo a su querida Sophie. pero... ¿podra protejerla de aquel seductor brujo? ¿que sera de nuestra protagonista?... 



Categories: ANIME/MANGA, PELICULAS Characters: Ninguno

Generos: Fantasía, Misterio, Romance

Advertencias: Ninguno

Challenges:

Series: Ninguno

Chapters: 2 Completed: No Word count: 4381 Read: 2406 Published: 15/04/2012 Updated: 27/04/2012
Summary:

En esta historia Sophie vuelve a verse en problemas. Despues de que las guerras en ambos reinos hubiera terminado, sophie, Howl y los demas miembros de su familia, viven felices en el castillo ambulante. pero la felicidad no dura para siempre, y el mal vuelve a acechar a nuestra protagonista, esta vez es un brujo kui. cabe mencionar que los brujos kui son seres devoradores de almas. 

Howl hara todo lo posible para mantener a salvo a su querida Sophie. pero... ¿podra protejerla de aquel seductor brujo? ¿que sera de nuestra protagonista?... 



Categories: ANIME/MANGA, PELICULAS Characters: Ninguno

Generos: Fantasía, Misterio, Romance

Advertencias: Ninguno

Challenges:

Series: Ninguno

Chapters: 2 Completed: No Word count: 4381 Read: 2406 Published: 15/04/2012 Updated: 27/04/2012
Story Notes:

Invente la continuar de la pelicula del Increible Castillo Vagabundo o Castillo Ambulante, dirigida por Hayao Miyazaki.

hay un libro del cual Hayao Miyazaki se baso para la pelicula, yo no eh leido el libro haci que esta historia no tendra nada de lo que venga el libro. lo digo por si alguien ya se a leido el libro n.n

Story Notes:

Invente la continuar de la pelicula del Increible Castillo Vagabundo o Castillo Ambulante, dirigida por Hayao Miyazaki.

hay un libro del cual Hayao Miyazaki se baso para la pelicula, yo no eh leido el libro haci que esta historia no tendra nada de lo que venga el libro. lo digo por si alguien ya se a leido el libro n.n

Capítulo 1: Una nueva amenaza. by NaNdOo
Author's Notes:

los personajes no me perteneces, le pertenes a la creadora de la historia,Diana Wynne Jones. fue modificada y hecha pelicula por Hayao Miyazaki. 

solo hay un personaje eu no pertenece a la verdadera historia n.n

Author's Notes:

los personajes no me perteneces, le pertenes a la creadora de la historia,Diana Wynne Jones. fue modificada y hecha pelicula por Hayao Miyazaki. 

solo hay un personaje eu no pertenece a la verdadera historia n.n

Habían pasado 3 meses desde que la guerra de ambos reinos había terminado y el corazón del mago Howl había sido recuperado. Su castillo tenía otra estructura diferente, ahora volaba por los cielos. Ahí vivían felizmente una peculiar familia conformada por Sophie, el mago Howl, el pequeño Marco, el demonio Calcifer, el perrito Hihn y la bruja del páramo, esta última se había vuelto buena y hasta le otorgó información a Howl sobre la probabilidad de deshacer la maldición de Sophie.

Apenas le había sido dada la información y no dudó en ir con Madam Suliman para que le resolviera el misterio. Como se esperaba de ella, logro encontrar el hechizo para remover la maldición. Le entregó a Howl un conjuro y un par de pócimas, con eso Sophie volvería a ser la misma jovencita de 18 años. Howl siguió todas las instrucciones con mucha precisión, así logro liberar a la pequeña Sophie de su horrible embrujo.

Por otro lado, el demonio Calcifer había decidido seguir moviendo el castillo de Howl, puesto que no tenía un propósito en la vida, además de que ya había agarrado afecto a su singular familia.

Una mañana, la pelicastaña se levantó, como le era costumbre, muy temprano para hacer cierta rutina que llevaba desde meses. Primero se dio una ducha relajante de agua tibia y después se vistió con un elegante vestido rosado y con adornos plateados, su novio Howl le obsequiaba los vestidos más refinados pero casuales para que se sintiera cómoda. Aunque a la chica no le agradaba recibir esos presentes, ya que decía que era demasiado para ella y eso ocasionaba una larga discusión entre ambos, puesto que el mago le llevaba la contraria, él quería darle lo mejor a su linda Sophie.

Después de arreglarse, tomo la canasta que utilizaría para ir al mercado y antes de irse dirigió su mirada a la habitación de marco esperando verlo. Todas las mañanas en que Sophie salía al mercado, el pequeño marco la acompañaba gustoso, hasta ya sabía la hora en que tenía que salir de su cuarto para seguir a la chica. Pero en esta ocasión marco no salió y Sophie tuvo que irse sola.

Se dirigió hasta la puerta principal del castillo, en ella ya solo habían 3 lugares diferentes para ir, uno era el reino de Madam Suliman, otro era el reino del príncipe Justin, él había caído en una maldición que lo hizo convertirse en espantapájaros, solía ser llamado Navet, pero gracias a que Sophie lo beso, se liberó de su embrujo.

El último de los lugares que quedaba en la puerta era el lugar que Howl le había regalado meses atrás a Sophie, aquel campo de hermosas flores y el lugar secreto donde él solía pasarla cuando era chico.

La pelicastaña eligió ir al reino de Madam Suliman, ahí era su lugar preferido para hacer las compras, pocas veces visitaba el reino vecino.

En las calles del aquel reinado ya deambulaba gente a pesar de que aún era muy temprano. Sophie no se retrasó más para integrarse con los demás y empezar su recorrido, sin duda era el mejor lugar para las caminatas matutinas.

Recorrió las calles por más de 2 hora mirando puestos, alguna gente haciendo propaganda, otras hacían actos mágicos y entretenían a los clientes. También había puestos de linda ropa y accesorios para chicas, pero a Sophie casi ni se fijaba en esas cosas. A pesar de ser toda una jovencita, ella se fijaba principalmente en la despensa para su hogar. La chica era la que se encargaba de alimentar a sus amigos y eso era lo que más le gustaba, lo que nuevamente ocasionaba discusiones con Howl, quien quería que Sophie disfrutara una vida de joven, yendo a bailes y entretenimientos alejados de los deberes del hogar. Habían llegado al punto de que Sophie le prohibiera a Howl utilizar su magia para hacer cosas innecesarias que ella misma podía hacer, y como el mago trataba de no llevarle la contraria, desobedecía sus reglas a escondidas con tal de no darle tanto trabajo a su pequeña Sophie.

Después de comprar todas las cosas necesarias, Sophie se puso en marcha para regresar al castillo. En el camino, una pequeña y antigua cajita musical le llamó bastante la atención. Nunca le había intrigado tanto un objeto, por lo que se dispuso a echarle un vistazo.

Cuando estuvo a unos cuantos pasos del puesto, choco con alguien y cayó al suelo soltando un gemido. Enseguida el brazo de la persona que tenía enfrente se extendió otorgándole ayuda.

—mis disculpas señorita, fue descuido mío, permítame ayudarla—le ofreció una voz suave y hermosa, que sin duda dejo cautivada a la chica. La cual enrojeció por su descuido.

—Fue culpa mía, no me fije que había alguien enfrente, discúlpeme— se dispenso avergonzada y tomó deprisa la mano que tenía enfrente, para su sorpresa el rostro que miro a continuación la dejo más que cautivada.

—Anda, pero si eres tú la que está en el suelo, no tienes por qué disculparte.—le hablo sin formalidades y con tono educado. La ayudo a levantarse mientras que Sophie seguía conmovida por aquel rostro admirable.

Su cabello era de un hermoso color morado lila, este era largo y muy sedoso, realmente era la envidia de cabello para cualquier mujer. Sus ojos eran de un extraño y hermoso color arcoíris, de tonalidades profundas y misteriosas, su piel era tersa y clara, los rasgos de su rostros era perfectos y simétricamente masculinos, sus labios rosados eran delineados y delgados. Él, indudablemente, parecía algún dios de la belleza.

—¿Estás bien?— preguntó el joven, tenía un tono de preocupación. Aquella pregunta alarmó a Sophie, quien rápidamente se dio cuenta de que estaba boquiabierta y sin mover un musculo. Más avergonzada que antes, aparto difícilmente la vista de aquel joven y tomo una postura de indiferencia. El chico curvo los labios en una media sonrisa.

Sophie recordó nuevamente la cajita de música y dirigió su vista hacia el puesto en donde la había visto. Ahí estaba, una vieja y misteriosa cajita musical seguía atrayendo demasiado la atención de la chica. El joven pelimorado se percató y echo un vistazo hacia la misma dirección. El volvió a sonreír al mirar lo que era.

—Gracias. Permiso— le dijo la chica después de apartar la vista del objeto.

—Hasta luego, fue una agradable encuentro— señaló gustoso.

Después de despedirse ambos tomaron rumbos diferentes. La pelicastaña dejo atrás la cajita musical y prefirió volver al castillo. Donde ya la esperaba el pequeño Marco. Apenas abrió la puerta y el pequeño corrió para abrazarla, él la quería mucho, era como su hermana mayor.

—¡Sophie!, ¿porque no me despertaste? Quería acompañarte.

—perdona Marck, no quise despertarte. ¿Ya se levantó Howl?

—No, el Amo aún sigue dormido.

—Vaya, pero que perezoso, ya es demasiado tarde.— comentó mirando las 10:00 am en el reloj.

—Y eso no es nada, cuando tu no estabas aquí el amo solía estar en cama todo el día— explicó divertido.

—Con que hablando a mis espaldas— los sorprendió el susodicho, esta venia bajando las escaleras aun adormecido, clara señal de que acababa de despertarse.

—Buenos días señor haragán— Sophie lo saludo burlona y Howl no pudo evitar sonreír por el “cumplido”. El mago se acercó a Sophie para besarle, pero a unos cuantos pasos de distancia, se detuvo y quedo paralizado, algo lo había dejado atónito. Sophie lo miro con extrañez, de igual manera lo miro marco, él fue el primero en aventurar.

—¿Qué sucede amo?— preguntó pero no recibió respuesta, Howl tenía el ceño fruncido, se le veía demasiado preocupado.

—¡Howl!— esta vez insistió la chica quien ya no aguantaba la intriga por saber que le pasaba.

—es… es un brujo.

—¿brujo? ¿De qué hablas?— insistió aún más extrañada. —por favor Howl no te quedes callado y dime de una vez que pasa!— suplico un poco enojada ante su largo silencio.

—Perdona— se disculpó por haberla ignorado —se trata de un brujo Kui, ha dejado su aroma impregnado en ti.

El silencio se hizo prolongado, Sophie seguía sin entender a que se refería, mientras que Howl seguía pensativo, a Marco también se le notaba pensativo.

—¡ya lo tengo! Leí en un libro donde decía que los brujos Kui son seres devoradores de almas— comento el pequeño marco.

—¿devoradores de almas? No entiendo… ¿y qué tiene que ver que allá dejado su aroma en mí?— volvió a preguntar la chica aun sin comprender lo que pasaba.

—Yo te explicare Sophie— Calcifer se les unió a su charla, él había estado escuchándolos desde un principio. Como siempre, Calcifer estaba en la chimenea moviendo el castillo. —los brujos Kui dejan su aroma impregnado en los cuerpos de sus víctimas, lo que quiero decir es que ese brujo te ha bañado de su aroma para marcarte de su propiedad y devorar tu alma.

—¡Maldición!— Howl dio un golpe a la pared, parecía frustrado.

—¿Son fuertes?— preguntó la chica al ver el estado de animo de su mago. Para que algo preocupara a un mago muy poderoso como Howl, tenía que ser algo serio y de inmenso poder.

—No solo son fuertes, una vez que marcan a sus víctimas no descansan hasta comer su alma. Dicen que esos brujos son capaces de perseguir a sus presas por años, incluso hasta el día de muerte de las jovencitas.

—¿jovencitas?

—sí, por lo general buscan las almas puras de jovencitas, las eligen a ellas porque son más fáciles de manipular. No les importa cuánto tiempo les lleve capturarlas, al final siempre logran su cometido.

—¿incluso cuando esas jovencitas se vuelven adultas?

—sin duda. Y la única forma de impedirlo es matándolo— dijo con firmeza. Esta vez le contesto Howl.

—esta historia me suena familiar… ¡claro! Es la historia que contaban los pueblerinos sobre ti Howl.— explicó Sophie.

—Ese rumor es falso. La gente siempre inventa cosas, nunca te creas todo lo que te dicen— le aconsejo el pequeño Marco, el pequeño escuchaba atento la conversación.

—calcifer, lleva lejos el castillo de este reino. A cualquier otro reino estará bien.— ordeno el mago, el seguía frustrado.

—¿Pero no le avisaremos a Madame Suliman?, podría solicitar tu presencia en cualquier momento

—la guerra termino hace 3 meses, ya no necesitara nada de mí.

—de acuerdo, lo que digas. —dicho esto, el castillo cambio uno de sus lugar para visitar. Se mudaron aun reino muy alejado del de Suliman, durante su traslado, Howl se encargó de avisar a Suliman sobre la mudanza y su nuevo hogar, para que no hubiera ningún malentendido. No quería más problemas de lo que ya había.

Sophie se sentía tan culpable de todo, pero marco se la paso consolándola y repitiéndole muchas veces que no era su culpa y que todo se iba a solucionarse. La pelicastaña quería meditar un poco sobre el asunto, para ello eligió el mejor lugar para estar sola; el hermoso campo de flores. Ahí seguro encontraría una forma para aligerarle las cosas a Howl. Sin retrasos se destinó a ir a ese lugar.

End Notes:

espero que les alla gustado :) les agradeceria que me dejaran su opinion sobre el cap.

saludos y gracias por leer n.n

End Notes:

espero que les alla gustado :) les agradeceria que me dejaran su opinion sobre el cap.

saludos y gracias por leer n.n

Regresar al índiceLa Invitación y un Interesante Collar by NaNdOo
Author's Notes:

hola :) aqui les dejo el sig cap, lamento haber tardado en publicar :/

debo decirles que describire las ecenas de besos y arrumacos con bastante detalle, asi k pueden encontrarse con ciertas incinuaciones pero nada explicito, creo :/

en fin disfrutenlo ^u^

Author's Notes:

hola :) aqui les dejo el sig cap, lamento haber tardado en publicar :/

debo decirles que describire las ecenas de besos y arrumacos con bastante detalle, asi k pueden encontrarse con ciertas incinuaciones pero nada explicito, creo :/

en fin disfrutenlo ^u^

—¡Sophie!—le llamaba la voz de Howl, el sonaba muy preocupado.

—¡Sophie One-chan!— esta vez le llamó el pequeño Marco y también se le oía intranquilo. El solía decirle one-chan por que la consideraba su hermana mayor, a Sophie no le disgustaba ser llamada así.

—¡Jovencita!— en esta ocasión le gritó una voz rasposa y gastada, era la bruja del páramo e igual se le escuchaba preocupada.

En el castillo de Howl se estaba llevaba a cabo una intensa búsqueda y por desgracia no obtenían resultado alguno, ya la habían buscado en cada rincón del castillo.

A Howl le inquietaba la sola idea de que Sophie hubiera sido raptada por aquel brujo Kui que la asechaba, por más que trataba de desechar ese pensamiento, no lo conseguía. Y ya solo les quedaba un lugar para buscar, todos rogaba porque la pelicastaña estuviera ahí.

Howl se dirigió a apresurado al sitio que había sido su refugio desde que era pequeño en el cual solía ir cuando estaba afligido y necesitaba pensar; era el lindo campo de flores que le había regalado a Sophie.

Tan solo con abrir la puerta y dar el primer paso dentro, olió el agradable aroma de la chica. A lo lejos miro a su linda Sophie sentada cerca del lago. Gracias a eso todas sus preocupaciones desaparecieron y logro sentirse completo. Horoscopos y tarot para el amor y para los signos del zodiaco Horoscopos y tarot de amor

Rápidamente se apresuro a estar a su lado y lo primero que hizo cuando la tuvo cerca, fue rodearla con sus brazos. Sophie se estremeció al contacto y fue más su sorpresa al sentir unos ansiosos y calidos labios sobre los suyos.

Cuando identifico al perteneciente de estos le correspondió entusiasmada, pero ahora con el corazón apunto de salir de su pecho. Siempre se alocaba su corazón cuando tenía cerca a su mago.

Cuando se separaron un poco Sophie le miro con extrañes por tan repentino comportamiento, pero en vez de Howl le dijera algo, la abrazo nuevamente con fuerza y acomodo su rostro en el cuello de la chica, ambos cayeron recostados en el césped lleno de flores.

—¿Que sucede Howl?— le preguntó un poco preocupada por tanto silencio del azabache.

—Te amo Sophie…— le susurró mordiéndole suavemente su oído. El corazón de la chica cada vez latía más rápido, y el color rosado en sus mejillas se hacia abundante.

—yo igual...— le dijo en un hilo de voz, entonces Howl se incorporo un poco poniendo su cara frente a la de Sophie. Con una mano se sostenía poniéndola en el suelo y con la otra acariciaba con delicadeza el rostro de su pelicastaña. Después de mirarse por varios segundos Howl Volvió a posar sus labios sobre los de Sophie y esta vez los rozó con la punta de su lengua.

Sophie sentía hervir su sangre por debajo de la piel, su reacción fue tomar a Howl por el cuello de su camisa y acercarlo mas hacia ella intentando pasar a otro nivel de ese tierno beso.

La chica entre abrió su boca y rozo con su lengua la de Howl. Haciendo que ambos las entrelazaran una y otra vez por un largo tiempo, y solo separándolos la necesidad de respirar.

—Sophie… hay algo que… tengo que decirte…— dijo cuando tuvo oportunidad ya que ambos se resistían a cortar el beso. Sophie termino el roce mordiendo finamente el labio inferior del mago.

—¿q-que sucede?— preguntó incorporándose junto con Howl y abrazándolo con fuerza, enterrando su rostro en su pecho.

—Madam Suliman nos ha invitado a un baile, ya le he dicho que es peligroso andar por su reino mientras que el Brujo Kui deambule por ahí, podría capturarte en cualquier momento. pero por eso se le ha ocurrido una idea de utilizar disfraces en su fiesta.— le dijo jugueteando con los cabellos alborotados de la chica.

—que amable de su parte…—dijo no tan convencida, ella odiaba ir a fiestas porque le ponía nerviosa estar entre tantra gente. Le quedo por buscar una escusa para no ir —pero el brujo me busca por el aroma, entonces un disfraz no servirá, ya que me olerá

—tu utilizaras un disfraz mágico para ocultar la fragancia.

—no sabia que eso existiera.

—Sophie, si no quieres ir puedes decírmelo, te prometo que no te obligare a hacer algo que no te guste. Le diré a Suliman que no iremos esta noche al baile, aunque creo que se pondrá muy triste.

—¿¡esta noche?!— Exclamó sorprendida —yo… bueno…— Sophie odiaba cuando Howl utilizaba la psicología inversa, ya que eso siempre funcionaba con ella —no, esta bien. No podemos ser mal agradecidos con Madam Suliman.— dijo haciendo un tierno puchero, Howl sonrío al verlo.

—Enserio Sophie, no tienes que ir si no quieres.— le ofreció tomado su rostro y mirándola con gesto suave.

—No importa, si estaré contigo entonces esta bien— dijo desviando un poco la vista ya que siempre quedaba aturdida al mirar tanto esos hermosos ojos azules.

—Entonces… vayamos por tu disfraz— dijo besándola fugazmente para después levantarse y ayudar a levantarla, justo en el momento que extendió su brazo para que Sophie tomara su mano, la chica recordó al joven de ojos color arco iris. Miro ese perfecto rostro en la cara de Howl por un largo rato. Eso la dejo aturdida alarmando al mago. —¿Que sucede?— le pregunto preocupado. La chica salió de su desconcierto.

—no, nada…— le mintió tomando la mano de su mago y dedicándole una sonrisa, después tomaron dirección hacia el castillo.



Una vez que entraron por la puerta, el pequeño marco corrió para abrazar a Sophie, el pequeño perrito saltaba de emoción.

—nos tenias muy preocupados— se quejo el pequeño niño.

—pero si solo fui a dar una vuelta, no tenían por que preocuparse.

—pero Sophie, no puedes andar sola por ahí, el brujo Kui te asecha.

—lo lamento, prometo que a la próxima les avisare.

—Marco, necesito que cuides el castillo en nuestra ausencia, yo y Sophie saldremos.— les explicó mientras tomaba de una silla su abrigo para después volver con Sophie, ella ya estaba parada en la puerta.

Una vez que le coloco a la chica el abrigo en su espalda, movió la pequeña palanca para elegir el lugar al que irían.

—claro amo Howl, no se preocupe.— aceptó Marco con emoción.

—Tu igual estas a cargo Calcifer— le dijo a su fiel socio y guardián del castillo.

—Lo que tú digas Howl —respondió el demonio.

A continuación Howl rodeo delicadamente a Sophie por el cuello y después partieron al reino del príncipe Justin para conseguir un disfraz mágico para la pelicastaña.

Sin duda les esperaba una larga tarde.



Caminaron por las calles del reino por un largo rato, Howl le había propuesto a Sophie llevarla en carruaje por que el camino a donde Irian era largo, pero ella se negó y optaron por ir a pie, a pesar de que Howl le advirtió que el camino seria pesado para ella.

Llego un momento en el que Sophie tuvo hambre y por mas que trato de ocultarlo, su estomago termino por delatarla. Howl la llevo a un elegante restaurante donde servían comida selecta. Ahí tardaron 2 horas, dando las 5 de la tarde; el baile empezaba a las 8 de la noche.

Tuvieron que apresurarse pero la chica acabo vencida por la fatiga, también intento guardárselo pero Howl era muy astuto y lo noto. Él, rento un carruaje y así pudieron llegar mucho más rápido.

Su destino era una pequeña tienda de tejado azul y puerta de madera, ahí moraba un viejo hechicero vendedor de objetos mágicos. En ese lugar de seguro encontrarían lo que buscaban.

Cuando entraron la puerta dejo escuchar un tintineo de una campanita. Muy pronto les atendió el hechicero de barba blanca y con calvilla.

—mucho gusto, necesitamos un disfraz para ocultar la esencia de un alma.— explico Howl con educación.

—que curioso, un mago pidiendo la ayuda de un hechicero, yo sabia que los magos eran superiores a los hechiceros.— dijo en tono burlón.

—Hay algunas cosas que solo ustedes saben hacer, como hechizar objetos.— le recordó.

—si, creo que podría ayudarte con lo que pides, pero... hay un problema.

—te pagare lo que quieras.

—no es dinero lo que necesito para ayudarte.— explico —Yo fui maldecido por una bruja y desde entonces mis hechizo siempre me salen mal, ya eh perdido clientes y mi negocio esta por irse a la ruina. Tú que eres mago puedes hacer y deshacer maldiciones. Quítame la que tengo.— negocio el hechicero.

—hay algunas maldiciones que no soy capaz de deshacer. Pero puedo hacer el intento.

—por favor.

—De acuerdo, acércate— una vez que lo tuvo cerca, Howl coloco su mano en la frente del hechicero, y de esta salio un tipo de áurea. Pero de pronto unas chispas y un humo negro rechazaron los poderes del mago.

—Lo lamento.— se disculpo indicando que había fracasado —Pero puedes ir al reino de Madam Suliman y pedirle ayuda a ella. Suliman fue mi maestra, seguro que ella podrá ayudarte.

—gracias por la información. Veo que eres buen chico, como agradecimiento te daré esto— dijo entregándole un pequeño collar con un diamante. —no es un disfraz pero sirve para lo que tu quieres. Este artefacto lo invente hace muchos años, principalmente para proteger a las jovencitas contra los brujos Kui, pero como comenzaron a desaparecer la gente dejo de comprarlos. Solo se tiene que llevar puesto y la esencia del alma cambiara a impura. Además de que si ya te ha marcado un Brujo, desaparece el aroma que dejo— le dijo dirigiéndose a Sophie, ya que sabía que ella era la victima del brujo.

—¿como sabias que ocupabas el disfraz para eso?¿acaso sabes de ellos?—

—Esos brujos fueron muy famosos aquí, seguido había casos, principalmente asechaban a jovencitas. Por ello empecé a elaborar collares para ocultar las esencias puras de las almas de esas jovencitas. Los Brujos Kui basan su cacería por el olfato a ese tipo de almas, cuando huelen una que sea de su agrado no dudan en ir por ella.

—Por favor dinos todo lo que sepas de ellos— le pidió con impaciencia y con cierto interés.



—Se que los Brujos Kui habían desaparecido hace 20 años, todos creyeron que ya no existían. La gente dejo de comprar mis artículos y de hecho solo me sobro el que te acabo de dar, es el único que queda.— dijo mirando el collar que ya estaba en manos de Sophie, quien lo inspeccionaba con interés. —Sinceramente también creí que ya habían desaparecido yo sabia de un caso parecido, solo que el se decía era un mago devorador de almas, Creo que su nombre era Howl. “El temible mago Howl”, a si le llamaba la gente.

—Hasta aquí eres famoso Howl— dijo Sophie con humor.

—entonces tu eres…

—Si, yo soy el temible mago Howl— dijo el azabache con sarcasmo —la gente si que se sabe inventar cosas.

—eso creía yo, porque los magos son muy diferentes a los brujos, Los brujos Kui no tienen sentimientos.

—¿Que mas sabes?, dime todo.— pidió con impaciencia, Howl sabia un poco sobre ellos, pero no lo suficiente.

—bueno, se que esos brujos utilizan un físico de inmensa belleza para atraer a las jovencitas y seducirlas. Su principal característica son los ojos, muy llamativos y con un brillo singular. Todos varían, los brujos con menos fuerza tienen ojos de color claro, y los más fuertes de colores intensos y profundos. Hay un tercer nivel entre el poder de ellos, los de mayor fuerza, que algunos consideran los lideres, tienen ojos de color del arco iris, aunque nunca se ha visto a uno, solo se rumorea.

—Howl es hora de que nos vayamos, ya es tarde, aun no hemos ido por el disfraz. Después necesito arreglarme.— interrumpió Sophie quien sentía nauseas, le había deja tan impresionada esa noticia, había recordar al chico con el que había chocado en la mañana. Sin duda el era el Brujo Kui que la había marcado como su presa. Pero prefirió no decírselo a Howl.

—Tienes razón.— Howl miro la hora, ya eran las 6.30 PM —Disculpe las molestias y gracias por la ayuda.— dijo como despedida, después tomo la mano de Sophie y salieron de la tienda.

Mientras caminaban en dirección al carruaje, Sophie empezó a temblar y Howl la miro extrañado.

—Sophie ¿estas…

—Si estoy bien— interrumpió antes de que Howl terminara la oración. La chica apresuro mas el paso. Sorprendiendo a Howl, él se detuvo para mirarla. —solo estoy nerviosa por el baile. Es todo.— le explico para calmarlo, pero no era fácil engañar a un mago.

—Si te aterra ir, entonces porque no nos quedamos en casa.— le planto, para que revelara su verdadero motivo de nerviosismo.

—no, esta bien. Apresúrate.— Sophie le jalo del brazo para que continuara caminando. Y el chico la siguió pero aun sin convencerse de que no le pasaba nada.

Subieron al carruaje para volver al castillo, y en todo el recorrido Sophie no dijo ni una palabra. Ni siquiera recordó que aun no compraban el vestido

Ella posaba dentro del carruaje cabizbaja meditando un poco el asunto. Se sentía tan frustrada, si le decía a Howl la descripción del brujo Kui de la mañana, temía que él lo buscara y lo retara, se le hacia un nudo en la garganta cuando recordaba lo que hechicero había dicho de los brujos de ojos color arco iris. Sin duda no podía poner en peligro a Howl, era mejor ocultárselo para que no cometiera alguna imprudencia.

Su segunda opción era huir del castillo y alejarse de sus amigos, para lidiar ella sola con su problema. La ultima idea era la mejor, pero le dolía tanto alejarse de ellos, por eso decidió utilizar esa ultima opción como recurso final.

—Sophie, ya hemos llegado— le dijo el mago, el ya estaba del otro lado del carruaje abriendo la puerta para que Sophie saliera. Ella estaba tan sumergida en sus pensamientos que ni siquiera miro cuando Howl se había bajado del carruaje.

La pelicastaña bajo rápido del carruaje aceptando la mano de su mago, ya estaba más calmada por hallar una buena solución a su problema.

—Sophie, ¿me vas a decir que te preocupa?, ni siquiera estas preocupada por que no compramos el disfraz.— le recordó con seriedad, sin duda no iba a dejar pasar el asunto así por así.

—t-tienes razón, yo iré a comprarlo— dijo atolondrada e ignorando la pregunta, se soltó de la mano de Howl para volver a la plaza. Antes de dar un paso lejos, el mago la tomo por la cintura y la acerco hacia él para besarle la mejilla.

—No importa, yo haré aparecerlo.— dijo besando su frente.

Sophie sintió una oleada de emociones, formándole una gran presión en su pecho, y pronto un nudo en la garganta.

Ella estaba en un gran conflicto, y cada vez se sentía mas presionada. No quería que Howl peleara con el brujo por que el resultado seria obvio. Pero para que no lo involucrara en eso, tenia que alejarse de el y de los demás, para enfrentar su problema sola, pero eso le dolía tanto. Simplemente no podía alearse de su amado Howl, pero tenía que hacerlo para protegerlo.

Ambos entraron al castillo, Howl aun observando muy bien Sophie para intentar descifrar si en verdad era el baile el que la tenía preocupada.

Aun les quedaba 1 hora antes de que empezara la fiesta. Por lo que se tomaron su tiempo para alistarse y demás.

 

End Notes:

Espero les haya gustado si les agradeceria que me dejaran un comentario para saber si les gusto y quieren q continue n,n

GRACIAS POR LEER Y SALUDOS :D

End Notes:

Espero les haya gustado si les agradeceria que me dejaran un comentario para saber si les gusto y quieren q continue n,n

GRACIAS POR LEER Y SALUDOS :D

Regresar al índiceDisclaimer: All publicly recognizable characters and settings are the property of their respective owners. The original characters and plot are the property of the author. No money is being made from this work. No copyright infringement is intended.Esta historia archivada en https://www.fanfic.es/viewstory.php?sid=30834El Castillo Ambulante y el Brujo Kui by NaNdOo

MÁS INFORMACIÓN

El contenido original se encuentra en https://fanfic.es/viewstory.php/
Todos los derechos reservados para el autor del contenido original (en el enlace de la linea superior)
Si crees que alguno de los contenidos (texto, imagenes o multimedia) en esta página infringe tus derechos relativos a propiedad intelectual, marcas registradas o cualquier otro de tus derechos, por favor ponte en contacto con nosotros en el mail [email protected] y retiraremos este contenido inmediatamente

Top 20