El Misterio de Rachel by DeyaRedfield

Fanfics en EspañolEl sitio de referencia de los fanfics en español, con miles de fanfics gratis y en español

 El Misterio de Rachel by DeyaRedfield
Summary:

Rachel es una huerfana que poco sabe de su pasado, toda su vida a vivido en un orfanato, donde el beyblade es un deporte comun que ella poco admira, pero durante el tercer campeonato de beyblade donde, Max, Ray y Kai deciden tomar caminos separados para poder vencer a Tyson; Rachel sera adoptada por un viejo conocido de los bladebreakers y toda su vida cambiara para bien o para mal... 



Categories: BEYBLADE Characters: Ninguno

Generos: Drama, Fantasía, Humor/Parodia, Misterio, Romance

Advertencias: Lenguaje Obsceno

Challenges:

Series: Ninguno

Chapters: 62 Completed:Word count: 145421 Read: 20838 Published: 24/03/2012 Updated: 19/09/2013
Summary:

Rachel es una huerfana que poco sabe de su pasado, toda su vida a vivido en un orfanato, donde el beyblade es un deporte comun que ella poco admira, pero durante el tercer campeonato de beyblade donde, Max, Ray y Kai deciden tomar caminos separados para poder vencer a Tyson; Rachel sera adoptada por un viejo conocido de los bladebreakers y toda su vida cambiara para bien o para mal... 



Categories: BEYBLADE Characters: Ninguno

Generos: Drama, Fantasía, Humor/Parodia, Misterio, Romance

Advertencias: Lenguaje Obsceno

Challenges:

Series: Ninguno

Chapters: 62 Completed:Word count: 145421 Read: 20838 Published: 24/03/2012 Updated: 19/09/2013
Story Notes:

El Fic sucede durante "G-Revolution" 

 

Otros fics mios :)

El Diario de Rachael Foley (Videojuegos/ Resident Evil)

Nina (Originales)

Story Notes:

El Fic sucede durante "G-Revolution" 

 

Otros fics mios :)

El Diario de Rachael Foley (Videojuegos/ Resident Evil)

Nina (Originales)

Prologo by DeyaRedfield
Author's Notes:

Gracias por entrar a leer mi fic, se agradece que lo lean

Solo decirles que este no es el capítulo 1, es como una "Introducción"

Mi forma de escritura: Siempre utilizo el tipo cursiva para referirme a: Un pensamiento, un recuerdo y/o texto en el pasado, referencia a un titulo de algun libro, pelicula, canción (con letra), autor etc...   

*Beyblade  y todos sus personajes son de: Aoki Takao*

 

Author's Notes:

Gracias por entrar a leer mi fic, se agradece que lo lean

Solo decirles que este no es el capítulo 1, es como una "Introducción"

Mi forma de escritura: Siempre utilizo el tipo cursiva para referirme a: Un pensamiento, un recuerdo y/o texto en el pasado, referencia a un titulo de algun libro, pelicula, canción (con letra), autor etc...   

*Beyblade  y todos sus personajes son de: Aoki Takao*

 

Prologo

El segundo campeonato mundial de Beyblade, había finalizado, nuevamente los campeones eran los Bladebreakers. Tyson y sus compañeros, Kai, Max, y Ray habían ganado por segunda vez, era realmente una gran noticia y alegría para muchos, incluyendo para los mismos campeones. 

La noticia de el segundo trofeo de Beyblade para ellos, voló a velocidad por los medios de comunicación.

"Y nuevamente los Bladebreakers son campeones mundiales del Beyblade..."  se decía en cada noticia de la televisión.

"Que sorpresa, los Bladebreakers nuevamente campeones del Beyblade" se escribía en los periódicos y revistas.

Cada imagen mostraba a los campeones alzando el trofeo con unas enormes sonrisas en sus rostros, felicidad y orgullo.

Un grupo de muchachas, la cual todas estaban vestidas iguales, vestidos cafés oscuros largos y blusas blancas,  miraba el televisor, y todas miraban la noticia de los campeones. Emocionadas algunas y otras gritaban, se sentían felices de que los Bladebreakers fueran campeones.

-¡Se los dije! -Exclamo una muchacha- ¡Sabían que iban a volver a ganar!

-¡Era evidente! -Exclamo otra- Son los Bladebreakers, son los mejores...

Todas las muchachas que estaban ahí mirando el televisor estaban completamente alborotadas, pero, detrás de ellas, en el último lugar vacío de una mesa donde todas estaban, se encontraba otra muchacha, leyendo un libro, y tratando de evitar todo el alboroto de aquel grupo.

-¡Oye! -grito una de las muchachas hacia ella -¡Oye, Rachel voltea!

Ella solo bufo cerro el libro de golpe, y alzo su mirada, era una muchacha bonita, ojos color café claros, cabello largo hasta por debajo de los hombros de un color chocolate claro, una piel clara, una cara inocente, esa era Rachel.

-¿Que quieres Carol? -pregunto un tanto molesta

-Ven, acércate, queremos preguntarte algo

Rachel, bajo la mirada nuevamente volvió a abrir el libro y comenzó a buscar la página donde estaba leyendo. Aquella muchacha se levanto de su lugar y se acerco a Rachel.

-Hey, deja de leer cinco minutos -le dijo mientras tomaba el libro

-¡Oye!-le exclamo

-Déjame preguntarte algo ¿Si? 

-¿Qué?... -menciono molesta

Carol la tomo del brazo y la acerco al grupo de chicas.

-¿Quién de ellos te gusta? -le pregunto mientras en la pantalla salían los bladebreakers

-¡¿Qué?! -exclamo asustada

Todas las muchachas comenzaron a lanzar leves risitas, y Rachel a sonrojarse. Ella rápidamente salió del grupo y se fue corriendo de ahí. Salió hacia un pasillo y solo se recargo en la pared y comenzó a respirar, por lo agitada que estaba al correr, mientras respiraba escucho a alguien que la llamaba, volteo su mirada y vio a una joven novicia acercársele.

-Rachel, te estaba buscando la madre superiora...

-No he hecho nada, Anabela -respondió rápidamente

-No es nada malo, ¿No recuerdas que día es hoy? -pregunto dudosa

Solo Rachel parpadeaba, dando a entender que pensaba.

-¡Es tu cumpleaños! Primero de Diciembre

La mirada de Rachel cambio.

-Vamos o la madre superiora se molestara

Anabela la tomo por los hombros y comenzaron a caminar. Iban por un gran pasillo, en el cual había varias habitaciones, Rachel volteaba a mirar por las ventanas y veía, a varias jovencitas, y niñas, y de vez en cuando una monja. Ese lugar era un orfanatorio, en ese lugar vivía Rachel. Mientras Rachel miraba sintió que Anabela detuvo la caminata.

-Bien, ya estamos aquí.

Salió Rachel de sus pensamientos, y sintió que toda su piel se erizaba. Anabela, toco la puerta.

-¡Pasen! -grito una mujer

Abrió la puerta, y cruzo el umbral de ella, Rachel se quedo a fuera pensando si entrar o no.

-¡¡Rachel, entra ya!! -grito la misma mujer pero con mucho coraje

Rachel dio un leve brinco y entro rápidamente. La oficina de la madre superiora, era un lugar sin mucha luz, a veces daba la sensación de que olía a tierra mojada pero, lo olores siempre se mezclaba, enfrente estaba el escritorio y sentada en ella la madre superiora, una mujer de edad grande pero con un carácter horrible, o como muchas niñas decían, una mujer sin tolerancia. Rachel se quedo parada a un lado de la puerta, y la madre superiora y Anabela comenzaron a platicar.

-Madre, creo que este año no sea necesario llevarla a...

-No trate de ayudarla hermana -le interrumpió- ella sabe perfectamente que tiene que ir a la tumba de su madre, pedir descanso por ella, quien dio su vida para que ella estuviera aquí -decía mientras le apuntaba con el dedo

Rachel solo agacho la cabeza.

-Lo se madre, pero comprenda cumple quince, creo que se merece una pequeña fiesta con todas las demás.

-No importa -respondió Rachel

Anabela volteo para mirarla sorprendida.

-Ya la oyó hermana, ella no quiere nada.

-¿Pero?... Rachel

-Bien hermana, retírese gracias por todo

Anabela solo miro sorprendida a Rachel; la puerta se cerró y Rachel alzo su mirada, al ver mejor el escritorio de la madre superiora noto un gran ramo de flores, tulipanes, jazmines blancos y un poco de lavanda.

-Siéntate - le dijo

Rachel se acerco hacia la silla y tomo asiento.

-Bien, ¿ya sabes para que ese este ramo verdad?, bueno -dijo sin dejar que Rachel digiera ni una sola palabra- Dame cinco minutos y nos iremos al cementerio

-Si, madre superiora -respondió levemente

Ambas iban en un taxi, Rachel llevaba el ramo de flores en sus manos solo lo miraba, era hermoso. Llegaron al cementerio, era un lugar demasiado grande lleno de tumbas, y soledad. A Rachel no le daba miedo ese lugar, cada año desde que ella recordaba venia a el y duraba todo el día limpiando la tumba de su madre, de vez en cuando dejaba unas flores en alguna tumba vacía, o les quitaba la basura que tuvieran. Al entrar al cementerio se podía observar la estatua de un ángel, con sus brazos abiertos, la cual dividía los caminos hacia el norte, sur (la salida), este y oeste.  

-Bien, ya sabes donde esta tu madre

-Si

-Ve y llévale las flores, te veré mas tarde...

La madre superiora tomo el camino hacia el oeste, y dejo a Rachel sola, solo ella comenzó a caminar hacia el este. Caminaba lentamente y solo buscaba atajos entre las tumbas, pero a pesar de que su cuerpo se encontrara ahí caminando su mente estaba completamente en otro lugar, recordaba las palabras que cada año le decía la madre superiora.

"Tu madre era Italiana se llamaba Evelyn Torricelli, así que eres Italiana, pero nacionalizada Japonesa, eres mitad y mitad. Ella tenía diecisiete cuando te tuvo, muy joven la verdad, y el día que naciste dio su vida para que la tuya siguiera así que, tienes que agradecerle por lo que hizo aquella pobre mujer. Si celebras tu cumpleaños estas deshonrándola y cometiendo un pecado..."

Cada vez que Rachel recordaba esas palabras un nudo se formaba en su garganta, se sentía mal por haber "matado" a su madre.  Al llegar al área donde estaba enterrada su madre, reacciono y comenzó buscarla tumba.

-Esta entre la Sra. Yosuke y ese Sr. Francés, como era... a sí François Coeur  -pensaba

Encontró primero la tumba del Sr. François, una tumba pequeña y con una bandera francesa en ella y a lado estaba la de su madre. Al llegar descubrió algo en la tumba de su madre, un ramo de varias flores que ni siquiera conocía, hermosas flores exóticas ¿Quién gastaría tanto en ellas y por que las dejaría en la tumba de su madre? quedo sorprendida. Se hinco dejo su ramo de flores y comenzó a hacer una oración.

Al terminar, hizo a un lado ambos ramos de flores, se levanto las mangas de su blusa y comenzó a limpiar la tumba de su madre.

Pasadas unas horas,  ya estaba completamente cansada, había removido la hierba,  reacomodar la tierra, y limpiar la lapida un poco. Respiraba, se secaba el sudor de su frente, y  acomodo los ramos de flores. Mira el ramo de flores que había cuando llego y no se sacaba de la cabeza quien pudo a verlas dejado; y mientras pensaba alguien se acercaba hacia ella.

-Vaya, pensé que este año no vendrías... -dijo la voz de un hombre

Rachel alzo la mirada, y vio a un hombre de edad mayor, que llevaba una bolsa de basura en sus manos y una pala.

-Hola, Sr. Henderson -menciono seriamente

-Me alegro de verte pequeña -le decía mientras se acercaba hacia ella- mira nada mas removiste toda la hierba, me ahorraste trabajo

Solo Rachel sonrió, aquel Señor, era el cuidador del cementerio.

-Si, ya sabe que tengo que arreglar el lugar.

-¡Ah! -suspiro el Sr. Henderson- No entiendo por que te traen, a que hagas esto en vez de celebrar tu cumpleaños

-Mi madre, dio su vida por mí. Tengo que agradecerle de algún modo

-¿Qué tanto te dirá esa monja fanática, para que estés cada año aquí? -le pregunto muy molesto

-... Muchas cosas... -le respondió con un suspiro al final- pero cambiando el tema, ¿Sabe quien dejo ese ramo de flores?

El Sr. Henderson volteo a mirar hacia la tumba, y si, miro el ramo de flores extra.

-Vaya, ¿Tu padre? -pregunto

-No es japonés, es italiano... bueno eso creo

-Pues... -decía mientras pensaba- acordándome hoy en la mañana vi a una mujer, hermosa, y por cierto muy elegante, y traía un ramo de flores. Pero no sabría decirte si ella fue la que dejo el ramo aquí

-Esta raro...

Se quedaron un momento en silencio, hasta que el Sr. Henderson lo rompió.

-Te ves cansada, y apuesto que tienes hambre

Rachel solo alzo la cabeza diciendo que si

-Te invito a comer, tengo un par de loches, ¿Se te antoja?

-¡La verdad si! -menciono muy contenta

Se levanto del suelo y siguió al Sr. Henderson. Caminaban entre tumbas, hasta que llegaron a una pequeña casa de bloques, el Sr. Henderson dejo la pala y la bolsa en un lado y saco su montón de llaves.

-A ver, donde esta la llave -susurraba para si- donde... ¡Aquí esta!

Puso la llave en la cerradura y abrió la puerta.

-¡Pasa, pasa! Estas en tu casa

Rachel pasó, era un lugar pequeño, una cama pegada a una pared, una mesa en el centro, un boro con una televisión en cima y una cocina al fondo.

-Siéntate - le dijo mientras movía una silla- buscare los lonches

-Gracias, Sr. Henderson

-Mira, aquí esta el televisor. Si quieres prenderlo

-Gracias

Rachel se acerco al televisor, y lo encendió. Lo primero que salió fue las noticias, con la nota de los campeones del beyblade.

-¡Ah! -suspiro con enojo- Que lata con esa noticia

-¿No te gusta el beyblade? -le pregunto el Sr. Henderson

-No se me da ese deporte... no lo entiendo, no lo se jugar ¡Nada!

-Mis nietos lo adoran...

-También todas las chicas del orfanato les gusta, aun que la verdad creo que les gustan más esos chicos que el juego

Rachel siguió mirando la noticia, y comenzaron a mencionar a los integrantes del equipo.

-Tyson, Max, Ray y Kai, se muestran nuevamente como los campeones del beyblade...

Apareció la foto de ellos cuatro junto con un muchacho de lentes y una muchacha también, en eso Rachel se quedo mirando a Kai.

-Vaya, el es... -se decía- ¡Por favor Rachel!  -se exclamo moviendo su cabeza para los lados

En eso sintió el aroma de una vela, y rápidamente volteo. Miro al Sr. Henderson con un pequeño panque y una vela encima.

-¡Feliz cumpleaños a ti, feliz cumpleaños pequeña Rachel!... -le cantaba el Sr. Henderson

Rachel solo lanzo una sonrisa y se acerco hacia la mesa, en eso el Sr. Henderson le puso el panque frente a ella, y termino de cantar.

-Bueno no tengo un pastel ni nada, pero la intención es lo que cuenta

-¡Muchas gracias, Sr. Henderson! -exclamo con mucha alegría

-No me lo agradezcas, anda pide un deseo y apaga la vela.

Rachel cerró sus ojos y pidió su deseo, los volvió abrir y apago la vela de su panque.

 

End Notes:

¡Gracias por leer!

Estoy abierta a: Comentarios, criticas, sugerencias, dudas etc. 

End Notes:

¡Gracias por leer!

Estoy abierta a: Comentarios, criticas, sugerencias, dudas etc. 

Regresar al índiceCapítulo 1 by DeyaRedfield
Author's Notes:

¡Gracias por seguir leyendo!

Ahora este si es el Capítulo 1 donde se da un giro mas completo a la historia

Author's Notes:

¡Gracias por seguir leyendo!

Ahora este si es el Capítulo 1 donde se da un giro mas completo a la historia

Adopción

Tres meses había pasado desde el cumpleaños de Rachel, y la notica de los bladebreakers ya se había calmado.

Muy temprano en una mañana de primavera Rachel se encontraba completamente despierta y arreglada, estaba sentada en su cama esperando a oír la campana para que las demás niñas se despertaran,  se veía ansiosa incluso, una de sus piernas la tenia moviendo como si sufriera un temblor, quería algo.

Sonó la campana, Rachel se levanto de su cama y salió corriendo de ahí. Al salir de la habitación se topo con Anabela, casi las dos caían al suelo.

-¡Rachel!, por Dios ¿Ya estas arreglada?

-Si, y voy de salida -menciono emocionada

-¿A dónde? Y ¿Tienes permiso?

-A la tienda de música del centro y no, no me interesa lo que me digan

-La madre superiora te matara, y ¿A que vas al centro?

-¡Hoy sale el nuevo disco de Magdalena Ciani! -exclamo muy contenta

-¡Ah!, si tu cantante favorita... lo olvidaba, toda la semana has hablado de eso

-Es una mezzo-soprano, y si he hablado de su nuevo disco de Arias Francesas, toda la semana

Rachel se dio la media vuelta y salió corriendo de ahí.

-¡¿No puedes esperar hasta en la tarde?!-le grito Anabela

-¡¡No!!

-De acuerdo... -se dijo seriamente

Rachel salió corriendo del lugar, para dirigirse hacia la parada del autobús.

Magdalena Ciani era una reconocida mezzo-soprano, a famada por todos los críticos de música clásica, y era una mujer hermosa. Magdalena conoció la fama hace siete años, cuando fue descubierta por un reconocido dueño de una disquera exclusiva para la opera, Mag, comenzó a dar conciertos antes de sacar un disco, y su éxito fue excelente, pero Mag tenia un pequeño problema, era ciega. Con su fama ascendiendo entro en una cirugía.

Ya podía ver, y su fama siguió creciendo. A pesar de toda su fama y riqueza, Mag no era feliz.

Rachel había llegado al centro de la ciudad, a ella le gustaba estar ahí, mirar las tiendas, las librerías que era a donde mas a menudo iba, los puesto de comida, la gente caminando por todos lados, niños jugando con burbujas y globos, o de vez en cuando unos cuando bey batallado en alguna esquina, incluso escuchar a los músicos que se ponían fuera de cada local. Mientras caminaba, llego a la tienda de música entro y, comenzó a buscar el disco de Magdalena. Al encontrarlo noto el precio, no era como ella esperaba. Comenzó a buscar en sus bolsillos el dinero, y solo lo contaba. Al hacer la primera cuenta le faltaban $5 para completarlo, pero callo en la negación y volvió a contarlo.

Efectivamente le faltaban esos $5.

Regreso el disco a su lugar y comenzó a mirar otros disco del alrededor, y mientras observaba, encontró unos de Mag en oferta, eran de hace unos tres años pero valían toda la pena. Comenzó a mirarlo y a decidir cual elegiría.

Después de decidir y comprar un disco de arias de Bach, Rachel siguió paseándose por todo el centro. Alcanzo para comprarse un helado de chocolate y seguirse paseando. Ya era después de mediodía y ya era la hora de regresar, así que Rachel fue directa hacia la parada del autobús.  

Durante su recorrido por el autobús, miraba la portada y contraportada del disco, por unos momentos se puso a pensar ¿Dónde lo reproduciría?, no tenia ni un estéreo, pero eso no importaba, ya que tenia un objeto que adoraba y eso la hacia feliz.

Después de su largo día de paseo, llego a su casa y en la entrada la esperaba Anabela, completamente nerviosa.

-¡Rachel! -Exclamo al verla- Al fin llegas

-¿Qué pasa Anabel? -pregunto extrañada

-¡La Madre Superiora, se dio cuenta que no estabas y te ha estado buscando como loca!

-Ya estoy aquí

En eso Anabela miro que traía una bolsa y se la arrebato.

-Te lo esconderé, ahora entra

Rachel entro rápidamente y se fue corriendo a la puerta principal, al abrirla estaba la Madre Superiora esperándola con una mirada molesta, que parecía que explotaría. Rachel se asusto al ver la mirada.

-¿Dónde andabas? -pregunto molesta

-En... la calle -dijo muy nerviosa

La Madre Superiora, se acerco a ella y la tomo de los cabellos con toda su fuerza. Rachel solo grito y puso sus manos en el brazo de ella.

-No pediste permiso para salir, eres una mal educada. Sabes perfectamente que tienes que pedirlo para salir a la calle.

-¡Madre! -grito Anabela la cual entro corriendo al ver como tenia a Rachel agarrada- Yo le di el permiso, tiene meses que no sale.

-Hermana, le recuerdo que usted sigue siendo una novicia, usted no tiene la autorización de dar permisos. Y ahora te castigare niña desobediente

La Madre Superiora comenzó a caminar y a estirarle los cabellos con fuerza  a Rachel, a ella no le quedo de otra mas que seguirle el paso. Al pasar los pasillos varias de las chicas miraban como la madre superiora se llevaba a Rachel, algunas se asustaban otras se reían. Al llegar a la oficina, la madre la sentó en una silla y le soltó su cabello.

-Alza las palmas de las manos -le exijo

A Rachel no le quedo de otra y puso sus manos en el aire, la madre superiora se acerco a un cajón y saco una regla de 30cm completamente de metal.

-Bien, por ser una mal portada te mereces un reglazo

Alzo la regla y con todas sus fuerzas la dejo caer en las manos de ella, aguanto el dolor con todas sus fuerzas, era completamente horrible.

-También por no pedir permiso -menciono mientras volvía alzar la regla

Y la dejo caer aun con más fuerza que, las manos de Rachel cayeron hasta sus piernas. Ya la madre superiora no tenía mas excusas, para golpearla, pero la siguió golpeando con la regla por 15 minutos.

Anabela estaba afuera del la oficina escuchando los reglazos, no le hallaba el fin así que se puso a rezar y pedir que se detuviera. En eso se escucho que la puerta se abría y Rachel salió de ella, sin ni una lágrima en su rostro, pero su vestido tenía unas gotas de sangre; detrás de ella salió la madre superiora.

-Anabela -menciono la madre superiora- llévela a la capilla, y enciérrela ahí

-¿Cómo? -pregunto sorprendida

-¿Acaso estas sorda? -le respondió molesta- enciérrala en la capilla, tiene que hacer sus oraciones matutinas y vespertinas

La madre superiora se regreso a su oficina y cerro la puerta, Anabela se acerco a Rachel y tomo sus muñecas para mirar las palmas de sus manos. Al verlas quedo sorprendida. Estaban completamente rojas, y tenían pequeñas cortadas, algunas sangrando.

-¡Hay Dios mío!, ¿Estas bien?

No le respondió

-Primero te curare y luego...

-Enciérrame ya -le respondió rápidamente

Anabela la miro sorprendida

-Enciérrame ya -le repitió

La tomo de sus hombros y la condujo hasta la capilla, al llegar abrió la puerta y entro en ella rápidamente, se acomodo en un rincón y solo miraba a Anabela. Ella no dijo nada, y cerro la puerta.

Al estar completamente a oscuras, Rachel cerró sus puños y comenzó a llorar, y en esos momentos, también a gritar y a golpear las paredes de la capilla.

Pasaron unas horas y Rachel estaba arrinconada, con su cabeza recargada en la pared y solo pensaba, ¿Por qué siempre la madre superiora a todo lo que ella hiciera tenia que ser tratada mal?, y siempre obligarla a orar. Solo recordaba las palabras del Sr. Henderson que siempre el le decía.

"Esa mujer es una fanática religiosa, hace años también traía una niña como tu, pero ella era ciega la pobrecita, su madre murió de tristeza, según contaba la monja esa. Y murió por culpa de esa pequeña niña. Y  esa monja le hacia lo mismo que hace contigo, la pobre lloraba conmigo. Esa mujer es una loca". 

Tenía razón el Sr. Henderson, la madre superiora ya estaba fuera de sus cabales, o por la edad o ya era una completa fanática religiosa.

Había pasados unos días, Rachel estaba sentada en los comedores leyendo un libro. Tenía ambas palmas vendadas, y muy difícilmente podía sostener las cosas. Mientras leía, escucho el sonido de risas, alzo su mirada y noto a Carol, aquella rubia presumida con su grupo de tontas acercándose hacia donde ella estaba.

-Vaya nada mas, la madre superiora te dio una buena tunda -le dijo mientras le miraba los vendajes

Rachel bajo las manos y las escondió debajo de la mesa, las demás comenzaron a reírse.

-A ti que te importa Carol -menciono molesta

-Nada, pero todo mundo se entero... es difícil no darse cuenta de lo que pasa aquí ¿Verdad chicas? -les pregunto y todas respondieron un si a coro

-¡Oye!-exclamo Rachel- tienes razón, es difícil no darse cuenta que tu madre una cocainómana te dejara botada aquí, si es difícil no darse cuenta de lo que pasa aquí -dijo realmente molesta

Todas las chicas se quedaron sorprendidas al escuchar eso, que inclusivamente Carol quedo impactada

-Si, pero al menos la mía... ¡no la mate! -exclamo para seguirle el juego

-La mate, por que le parto no hubo atención medica y simple y sencillamente se desangro, pero para estar iguales ambas situaciones son desagradables

Rachel se levanto de la mesa, con mucha dificultad tomo el libro y se levanto para salir de ahí.

Comenzó a caminar por los pasillos, y se comenzó a sentir mal por lo que le acababa de decir a Carol, no por que le dijera la verdad en su cara sino que le iría con el chisme a la madre superiora, y seria un nuevo castigo. Mientras iba pensando  una fila de niñas se aproximaba enfrente de ella, se hizo a un lado y miraba a todas las muchachas, cada vez que pasaba una frente a ella le susurraba a sus compañeras, y era obvio que hablaban de ella. En eso Anabela pasó y miro a Rachel.

-Oye arréglate -le menciono alegremente

-¿Por qué? -pregunto extrañada

-Día de adopción -le respondió mientras se alejaba de ella

La mirada de Rachel cambio completamente.

-¡Hay no! -exclamo

Comenzó a correr rápidamente hacia su habitación, entro y se acerco hacia su cama, en sus camas vecinas había aun algunas muchachas preparándose para salir y comenzaron a mirar a Rachel que buscaba desesperadamente algo debajo de su cama.

-¿Oye que haces? -le pregunto una

-Nada -le respondió rápidamente

Las dos se miraron y le dieron la más mínima importancia y salieron de ahí. Al salir ellas, Rachel saco una bolsa de plástico llena de maquillaje, la mayoría negro.

Los días de adopción no eran los mejores para Rachel, realmente evitaba ser adoptada ¿por que?, por que ella había visto como muchas muchachas regresaban de casa adoptivas, golpeadas, maltratadas verbalmente, etc. Y ella no quiera eso. Rachel evitaba a las parejas, con una apariencia, entre punk y gótica. Eso los alejaba por completo. Tal vez era ese uno de los motivos por los que la madre superiora la tratara mal, evitar que la adoptaran. Rachel recordaba la primera vez que salió maquillada completamente de negro, en sus ojos y labios, la madre superiora la llamo de pecadora y vanidosa, pero le extrañara que no prohibiera el maquillaje, tal vez por que pensaba en las niñas que les caían bien y se maquillaban aceptablemente.

Rachel se maquillaba rápidamente lo que pudiera, el punto era que se viera como un bicho raro, que no cuadraba ahí.

Mientras se maquillaba Anabela paso por la habitación y, la miro maquillándose.

-Rachel, ¿Qué haces?

-Ah, nada -le respondió sin mirarla

Ella se extraño y entro en la habitación

-Haber mírame

Rachel alzo un poco la mirada, y tenia un delineado exageradamente negro en los ojos.

-Oh no, no lo harás

Tomo un trapito húmedo de bebe, la tomo de la barbilla y comenzó a quitarle el maquillaje de la cara.

-No evitaras este día, ni mucho menos maquillándote como una bruja

-No me interesa que me adopten -le respondió Rachel algo enojada

-Te harías un favor y a la madre superiora también

Rachel se extraño

-Me refiero a que, si una buena pareja te adopta te quitas a la madre superiora de encima, y ella se quitara esa maña de golpearte por todo

-¡Ahh! -exclamo sin ánimos

Anabela le quito completamente el maquillaje, y la miro con una sonrisa.

-Lista, ahora ve al jardín

Sin ánimos Rachel salió de la habitación hacia el jardín principal.

Por una de las ventanas de la oficina de la madre superiora, entre de las cortinas, había un hombre mirando a todas las muchachas que jugaban y reían en el jardín.

-Realmente -menciono la madre superiora que estaba sentada, buscando en los cajones de su escritorio- me sorprende que usted quiera adoptar a una niña, ¿Señor...?

-Balkov, pero llámeme Boris, madre

Termino de buscar en sus cajones y saco una carpeta manila de uno de ellos.

-Bien aquí esta Señor, este es el archivo

Cerró la cortina y se acerco al escritorio de la madre, tomo asiento y tomo el archivo.

-El nombre es Rachel Torricelli, nació el primero de Diciembre, la madre falleció al momento de dar a luz

-¿La madre era italiana? -pregunto sin dejar de mirar el archivo

-Así es

-¿Y el padre?

-No sabemos quien es, la madre nunca no lo dijo

-Ya veo, por lo que leo tiene una conducta rebelde

-Es muy respondona, y usualmente hace lo que quiere

-Natural en una adolescente

Boris siguió leyendo el archivo.

-Perdone que le pregunte -le interrumpió la madre superiora- pero ¿Por qué usted quiere adoptar a una niña, especialmente a ella? Digo, en primera, usted no esta casado, en segunda con su pasado...

Solo Boris lanzo unas leves carcajadas

-Lo de mi estado civil, lo podemos arreglar. Y me sorprende que alguien como usted sepa lo que hice en el pasado

-Bueno, lo de las empresas BioVolt y aquel juego, beyblade creo, se recuerdan aun

-Eso mi señora, quedo en el pasado. Además he cambiado, me arrepiento de mis errores y jamás negare que fui un mal hombre, pero nunca es tarde para cambiar

La madre superiora lo miro extrañada, y Boris regreso a leer el archivo de Rachel.

Mientras tanto Rachel estaba sentada en una banca en el patio mirado a todas las chicas jugado y riendo, y por la entrada principal veía como parejas llegaban con la esperanza de adoptar a una niña. En ello miro como Anabela se acercaba a ella.

-Rachel, te tengo noticas -menciono muy alegre al acercarse a ella

-¿Qué? -pregunto ella asustada

-¡Al parecer alguien quiere adoptarte!

-Q...qu... qu... ¿Qué? -menciono muy sorprendida

-Si ven conmigo, está en la oficina de la madre superiora

-¿Esta?, no son dos, ¿o que?

Anabela no le menciono nada, la tomo por los hombros y la condujo hasta la oficina.

Al llegar Anabela toco la puerta, y un "pasa" se escucho. Abrió la puerta y las dos entraron.

-Gracias Anabela, puedes retirarte -menciono la madre superiora

Ella alzo su cabeza, y le lanzo una sonrisa a Rachel. Se cerró la puerta, y la madre superiora se levanto de su silla y se acerco a Rachel.

-Mira Rachel, quiero presentarte al Sr. Boris Balkov

Al escuchar aquel nombre la mirada de Rachel cambio repentinamente, de una de las sillas que había frente al escritorio de la madre superiora, se levanto Boris. Se acerco a ella, y le tendió la mano.

-Mucho gusto, Rachel -le menciono con una sonrisa muy descarada

A ella no le quedo de otra, y lo saludo, estaba completamente sorprendida.

Rachel podría no ser una gran admiradora del beyblade, pero, sabía quien era Boris Balkov, y sabia algo de lo que había hecho hace dos años, en las finales de beyblade. El primero que ganaron los bladebreakers. Y ahora estaba frente a ella, saludándolo y apunto de convertirse en su padre adoptivo.

-¿Qué carajos pasa aquí? -pensaba Rachel

 

End Notes:

¡Gracias por leer! Todas las noticias, análisis y comparativas de los mejores smartwatches del mercado. Todo Smartwatch, smartbands y pulseras de actividad

Estoy abierta a: Comentarios, criticas, sugerencias, dudas etc... 

End Notes:

¡Gracias por leer!

Estoy abierta a: Comentarios, criticas, sugerencias, dudas etc... 

Regresar al índiceCapítulo 2 by DeyaRedfield
Author's Notes:

¡Gracias por seguir leyendo!

Ahora Rachel comenzara su nueva vida, todo cambiara... ¿Le gustara? 

Author's Notes:

¡Gracias por seguir leyendo!

Ahora Rachel comenzara su nueva vida, todo cambiara... ¿Le gustara? 

Nueva Vida

Rachel llevaba sus maletas en mano e iba caminando directo a la salida, en ella la esperaban Boris y la madre superiora.

No sabia que reacción tomar, si de alegría o sorpresa por lo que acababa de pasar. En eso sintió unas manos en sus hombros y miro a Anabela, con una sonrisa en su rostro.

-Me alegro que alguien te adopte, cariño

-Ah, si pero, Anabela ¿Notas quien me esta adoptando? Un tipo que quiso conquistar el mundo, y que no esta bien de su cabeza

-El afirma cambiar y…

-Y me importa un carajo –continuo ella- no se que es peor irme a vivir con el, o seguir aquí

Anabela le dio la media vuelta e hizo que la mirara a los ojos

-Mira Rachel, mira el lado bueno. Ya no estarás aquí, sufriendo y que te golpeen por la nada, al menos si es verdad que el ha cambiado, tendrás la vida normal de una adolescente cualquiera

Rachel suspiro

-Promete que te portaras bien, no harás tonterías y mejora tu vocabulario ¿Si?

-Si Anabela, lo hare

En ello, el dio un abrazo y Rachel lo correspondió.

Anabela había sido la única monja de todo ese lugar que la comprendida y realmente la quería, a ella seria la única que extrañaría de ese maldito lugar.

Al llegar a la salida, Rachel miro a la madre superiora, ni siquiera le mostro ni una expresión de afecto ni de odio.

-Que te vaya bien –le dijo ella con un tono muy golpeado

-Igual –le respondió muy secamente

-¿Nos vamos? –les interrumpió Boris

Rachel volteo a mirarlo y alzo su cabeza

Ambos cruzaron la puerta de salida, llegaron hacia un carro negro y Boris le abrió la puerta. Ella quedo sorprendida. Entro con sus maletas pequeñas y Boris cerro la puerta.

Durante el camino, Boris saco conversación, le preguntaba a Rachel que era lo que le gustaba hacer, que música escuchaba, que le gustaba vestir, le gustaba el beyblade, todas sus respuestas eran cortas: Leer, Ópera, Arias, Cantatas, la ropa de moda, no lo conozco bien  casi tratándole de decir que no era una típica adolescente de quince años y no quería platicar.

-Bueno Rachel, supongo que me has de conocer un poco –le dijo Boris después de finalizar el interrogatorio

-Algo…

-Bien, solo quiero que sepas que he cambiado

-Si –menciono mientras alzaba su cabeza

-Trataremos de ser como una familia…

-Ok

-Tratemos de llevarnos bien, sin pleitos sin nada…

-Don’t worry

-Y que siempre, me hagas caso…

En eso ultimo Rachel no le quiso ya contestar, el siguió hablando durante todo el camino, sobre lo mismo, la familia, el cariño y sobre algunas reglas, la principal e importante, hacer caso en lo que le pidiera, Rachel empezó a pensar lo peor, pero decidió despejar su mente e ignorarlo.

Para Rachel el camino fue largo y desesperante, en ningún momento Boris guardo silencio repitiendo las mismas cosas con palabras diferentes, o contándole todo lo que le había pasado desde aquel campeonato mundial de beyblade.

-¡Me queda claro que cambiaste! –pensaba Rachel en cada momento que el terminaba una oración

Parecía que el camino a casa nunca llegaría, Rachel miraba cada casa pensando que en alguna de ellas era donde viviría, pero jamás se vio que frenaran el carro. El tiempo era cruel, y las palabras de Boris quedaban grabadas en su cabeza. De repente sin poderlo creer, el silencio se hizo presente, Rachel quedo sorprendida al fin se había callado, y al parecer habían llegado a su nuevo hogar. 

La casa no era ni una maravilla pero tampoco una desgracia, la casa se situaba en la esquina de la calle, era un terreno grande cubierto por un barandal  de tal vez dos metros de alto, la casa de dos pisos de un color gris muy oscuro. Era la única casa que realmente entristecía, ¿Cómo seria su interior?

-Bienvenida –le menciono al abrirle la puerta del carro

Rachel tomo sus maletas y salió. Se acerco a la puerta del barandal, la cual estaba abierta y entro. Comenzó a mirar el jardín, el césped no estaba opaco se encontraba muy verde y en buen estado, al seguir mirando noto que había amarrados al barandal ramas de hierbas, tal vez era un adorno. Siguió caminando hasta llegar a la entrada de la casa, y esperar a que le abrieran la puerta.

Llego Boris a la entrada, saco las llaves de la bolsa de su chaleco y le abrió al puerta.

-Pasa, no te sientas como una extraña en ella

-Ah, que consuelo –pensaba mientras ella solo le alzaba su cabeza

Tomo las maletas y entro.

Quedo Rachel asombrada al ver el interior de la casa, no era como se lo imaginaba, como una sala de tortura medieval. Era realmente moderno.

Al entrar estaba directamente la sala de estar, tres muebles color café claro, una mesita, y el televisor.

-Bien –le menciono Boris sacándola de sus pensamientos- esta es la sala, y ahí como veras esta el televisor, y mira aquí están las llaves de la casa, son tus copias, el barandal, la entrada principal y la entrada trasera.

Rachel tomo las llaves y se las guardo en el bolsillo.

-Entonces déjame darte un rápido recorrido

Dejaron las maletas en la entrada y Boris, la tomo del hombro para comenzar el recorrido. Al pasar por la sala de estar, en seguida en una habitación estaba el comedor para seis personas, Rachel pensó si a Boris lo visitaban seguido para tener un comedor de seis personas, en la habitación estaba una barra que dividía el comedor y la cocina.

La cocina no era muy grande, con una pequeña estufa, el refrigerador, la alacena y la puerta al jardín trasero. Salieron de la cocina, hacia un pasillo y ahí había una puerta, ahí era un estudio que de una vez Rachel lo tenia completamente prohibido, solo se extraño. Avanzaron y se toparon con las escaleras, subieron para ver el segundo piso.

Al subir estaba otro pasillo, la primera puerta era la habitación de el, luego se encontraba el baño y al final la habitación de Rachel.

-Bien, ya conoces la casa.

Solo Rachel alzo su cabeza

-Si quieres mirar tu habitación, iré por tus maletas

Solo le sonrió, se dio la media vuelta y desapareció en las escaleras. Rachel miraba la puerta de su habitación, pensaba si entrar o no, ¿Cómo seria su habitación?, con algún tapiz rosado y dibujos de unicornios. Solo Rachel lanzo una sonrisa burlona. Tomo el picaporte, lo giro y abrió la puerta.

Entro y quedo completamente sorprendida, la habitación era sencilla, con una tapiz color crema, la cama individual en medio de la habitación con colchas color azul marino, a la derecha las cortinas de la ventana del mismo color, donde la ventana quedaba justo a lado de un tocador, y un armario a la izquierda  con puertas de madera

¿Era una habitación para una muchacha? O ¿Para una chica mas madura?

Se acerco a la cama y se sentó en la orilla, al parecer el colchón era nuevo. Luego se levanto y se acerco a la ventana, noto que en ella había un sitio para sentarse, tomo asiento y la abrió, entro una brisa muy fresa, digna de primavera, que movía suavemente las cortinas.

-¿Te gusta?

Rachel volteo asustada, mirando como Boris dejaba las maletas junto al armario

-Si… -respondió nerviosa

-Bien dejare que te instales, te veré mas tarde para cenar

El se retiro, Rachel se alejo de la ventana y se acerco a sus maletas para poder desempacar. 

El primer día de Rachel en su nueva casa, había sido de lo más normal. Comió bien, durmió bien, pero aun se preguntaba por que la habían adoptado, en especial el. En sus sueños se hacia esa pregunta. Al despertar tomo un baño y se arreglo, ya que Boris la llevaría a conocer su escuela.

Durante la cena de su primer día, Boris le contó sobre las escuelas que había pensado pero tenia una especial y el día de hoy ambos irían a verla.

Rachel esperaba con ansias para ir a mirar aquella escuela, algo que realmente quería con toda su alma era una educación, llegar a la universidad y tener un titulo. Y realmente aprovecharía esta adopción para fomentar su educación. Pensaba como seria la escuela, jamás había estado en una, en el orfanato solo les daban clases de catolicismo, matemáticas, japonés e historia. No conocía las ciencias, biología, químicas más que en simples libros, pero ella quería conocer más.

Después del desayuno, tomaron rumbo hacia la escuela. Rachel miraba las calles por las que pasaban iba memorizándolas para conocer el recorrido hacia la escuela. Un largo camino después llegaron a la afamada escuela, la cual era un colegio privado, Rachel salió del auto y comenzó a observar aquel enorme edificio, color marrón con un gran jardín lleno de flores moradas y naranjas.

-Es uno de los mejores colegios de todo el país –le decía Boris- creo que te gustara

-Pues crees bien –susurro para sí

Después de observar el exterior entraron, a la derecha estaba la oficina principal y un enorme pasillo con casilleros.

-Iré con la directora del colegio, ve a mirar el lugar

Solo alzo su cabeza

Boris desapareció al entrar en la oficina principal y Rachel avanzo para seguir conociendo el lugar. Al finalizar aquel enorme pasillo, miro las escaleras que únicamente subían, así que comenzó a ir por ellas. Al llegar a la primera planta era el área de salones, estaba completamente solo, así que Rachel decidió mirar como eran los salones. Llego al primer salón abrió la puerta, y miro cuatro hileras de pupitres, y adornos en Ingles en las paredes.

Clase de Ingles

Era asombroso Rachel solo conocía unas cuantas palabras de ese idioma. Salió del salón cerro la puerta y al mirar a la derecha vio a una muchacha con el que parecía ser el uniforme escolar.

-¿Quién eres tu? –Le preguntaba extrañada mientras se acercaba a ella- ¿Eres nueva?

-Algo –respondió nerviosa- Me llamo Rachel

Al acercarse mejor aquella chica, visualizo el uniforme, era una falda café la cual le llegaba hasta arriba de la rodilla, un chaleco amarillo claro el cual parecía ya mas bien crema, no se imagina si por tantas lavadas o era una extra mezcla de colores, la insignia de la escuela en la parte izquierda del chaleco, y zapatillas oscuras. La chica tenia un cabello negro puntas caídas corto, y una piel tan blanca que parecía como si estuviese asustada, llevaba una malteada en mano y su mochila colgando en su solo brazo.

-¿Rachel? –Pregunto muy dudosa- No es nombre común mas bien es nombre americano

-Bueno, soy italiana. Nacida aquí

-Vaya una extranjera, jamás había visto una aquí

-Realmente no lo soy, nací aquí solo soy de padres italianos

-Oh bien, yo soy Kayako Akashi –le dijo mientras alzaba su mano para saludarla

-Mucho gusto –le respondió y la saludo

-¿Nueva verdad? –volvió a preguntarle

-Pues todavía no, creo que me están inscribiendo para entrar la próxima semana

-¡Genial! –Exclamo Kayako mientras se acercaba hacia ella y ponía un brazo alrededor de sus hombros –Te daré un tour gratuito por el colegio para que empieces a familiarizarte con el, por que créeme a los alumnos nuevos siempre les hacen bromas, es una tradición de aquí. ¿Tienes buena memoria?

Solo Rachel se quedo pensativa por unos momentos

-Si, demasiada

-Bien eso es bueno, bien creo que ya conoces el salón de Ingles, así que te enseñare los demás, querida mía…

Y así Kayako se llevo a Rachel por todos los salones del primer piso. Química, física, historia, geografía, demasiadas materias que Rachel ya quería aprender.

-Bueno en el segundo piso, esta computación, taller artístico y laboratorios adicionales de química, abajo al fondo a la izquierda la cafetería, créeme este será un colegio de mucha fama pero al cafetería es un asco. En cada planta hay baños así que no te preocupes mucho si estas en algún piso. La parte trasera el gimnasio, canchas y duchas, y… Ya no se que mas decirte –finalizo Kayako con una enorme sonrisa y un sorbo a su malteada

-Esta muy bien –le respondió Rachel igual con una sonrisa

Las dos se miraron, y en eso escucharon voces. Kayako bajo los escalones para mirar quienes platicaban y en ello miro a la directora junto a un hombre al cual rápidamente ella identifico.

-¡Boris Balkov! –susurro sorprendida para sí

-¿Qué pasa? –le pregunto Rachel

-Ah… De casualidad ¿El es tu padre? –pregunto mientras le apuntaba

Rachel se acerco a mirar y vio a ambos en su conversación

-Si –respondió seriamente

-¿¡Que!? –grito ella levemente para que no los escucharan- ¿¡Ese tipo!?  ¡Es un maldito! Además no recuerdo que tuviera una hija… es mas, no tiene hijos

-¡Vaya! –Dijo Rachel en suspiro- Crea fama y échate a dormir

-¡Exacto! –grito Kayako muy sorprendida

Ese grito se escucho con eco, que en lo que menos se imaginó la directora y Boris ya estaba al pie de la escalera.

-¿Pasa algo? –pregunto la directora

-Nada Sra. Directora –respondió rápidamente Kayako

-¡Que bien! –Exclamo Boris- Ya estas haciendo amigos

Kayako y Rachel se miraron sorprendidas, por aquel comentario.

Después de aquel momento Rachel y Kayako estaba fuera de la oficina principal, Boris solo llenaba los papeles de inscripción de Rachel, esta le conto la historia de que ella era huérfana y que Boris había sido un buen samaritano en adoptarla, claro lo de samaritano era el mejor sarcasmo que Rachel había hecho en su vida.

-¡Carajo! –Exclamo Kayako- ¿Qué le pico a ese tipo?

-Ni yo lose, y además según el ha cambiado

-¡Cambiado mis polainas!

Rachel lanzo una carcajada que se tapo la boca con la mano

-Vaya se ve que sabes mucho del tema –decía Rachel mientras evitaba otra carcajada

-Soy una fan del beyblade, ¿Qué tu no?

-No mucho… muy apenas se me bien la historia de lo que el hizo en el pasado… y realmente ya no me interesa

-Pues deberías, ya que el campeonato mundial de beyblade pronto comenzara

-¿¡Que, otro!? –pregunto demasiado sorprendida

-Así es…

En eso la puerta de la oficina se abrió y salió Boris, quien le dijo que era hora de irse. Ella se despidió de Kayako, y esta le prometió que cuando entrara la volvería a ver, y le contaría lo que le acababa de decir.

End Notes:

¡Gracias por leer!

Estoy abierta a: Comentarios, criticas, sugerencias, dudas etc... 

End Notes:

¡Gracias por leer!

Estoy abierta a: Comentarios, criticas, sugerencias, dudas etc... 

Regresar al índiceCapítulo 3 by DeyaRedfield
Author's Notes:

¡Gracias por seguir leyendo!

Rachel comienza a sospechar de por que la habian adoptado y tiene que a veriguar mas sobre el pasado de su padre adoptivo, pero por lo que ha visto descubrira nuevas incognitas y ni una respuesta 

Author's Notes:

¡Gracias por seguir leyendo!

Rachel comienza a sospechar de por que la habian adoptado y tiene que a veriguar mas sobre el pasado de su padre adoptivo, pero por lo que ha visto descubrira nuevas incognitas y ni una respuesta 

La Liga de Barthez

-L’amour est un oiseau rebelle que nul ne peut apprivoiser, et c’est bien en vain qu’on l’appelle… -Cantaba Magdalena Ciani

De la obra “Carmen” Rachel la escuchaba en la radio, del cual tomo prestado de Boris, ya que el jamás lo usaba. Tenía tiempo que no oía a Mag, y aquel disco de ella que compro no lo había reproducido. La canción “Habanera” era de su disco de Arias Francesas.

Rachel cantaba junto con Mag, aunque su francés era pésimo a ella no le importaba. Se encontraba Rachel planchando el uniforme de su escuela, ya que mañana ingresaría y estaba ansiosa, y además, había logrado una amistad y sin querer, ya que Rachel para socializar no era muy buena. Pensaba en lo que había dicho Kayako, sobre el nuevo campeonato y que le debería de importar mucho más de lo normal el pasado de Boris. Rachel realmente no se lo sabía muy bien, solo sabía que le había dado una locura muy digna de Hitler y quería conquistar el mundo a base del beyblade, pero lo iba a investigar y sobre lo del campeonato mundial también.

Cuando la información ya no solía salir en las noticias o en los periódicos, Rachel recurría a un solo sitio, La biblioteca.

El único lugar en la tierra donde Rachel estaba en paz, no solo por pedir silencio sino por que,  nadie la molestaba y mucho menos por que ya nadie entraba en ellas, ni aun que existiera una sección de computadoras con internet, algo que Rachel rara veces utilizaba en la biblioteca. Después de haber alistado todo para su primer día en la escuela, Rachel decidió ir a la biblioteca a hacer sus investigaciones. Al llegar aprovecho para sacar el carné de identificación para poder comenzar a sacar libros, y luego, fue a la sección de archivos guardados.

Había algo que Rachel sabía, que la información es poder.

Llego a los visualizadores, donde almacenaban los periódicos y busco los de hace dos años con información del campeonato mundial del beyblade.

Encontró un primer periódico con un titulo en primera plana que decía: “Rusia cede de un campeonato de Beyblade épico” lo primero que uno pensaría con el titulo seria como si lo menos fantásticamente inesperable pasara, pero era todo lo contrario. Rachel comenzó a leer el artículo:

“El campeonato de Beyblade concluyo de manera asombrosa como horrorosa, los nuevos campeones Tyson Kinomiya, Max Mizuhara, Ray Kon y Kai Hiwatari (este ultimo nieto de Voltaire Hiwatari) mejor conocidos como los bladebreakers lograron, no solo ganar el campeonato sino también desenmascarar un horrible secreto de las empresas BioVolt.

Como todos sabremos las empresas BioVolt se han caracterizado a lo largo de los años por ser una de las mejores exportadoras de materiales industriales, a países como Australia, Estados Unidos, y gran parte de Europa.

Pero usted querido lector se preguntara ¿Qué tiene esta empresa que ver con este simple juego? Pues demasiado. 

Al finalizar el torneo y darse la copa a los campeones desenmascararon a Voltaire Hiwatari y a Boris Balkov (Abad de la abadía Balkov), como los dueños de un horroroso plan de querer controlar al mundo a base de soldados entrenados en el beyblade, los cuales eran –en su mayoría- niños. Y los Demolition Boys eran uno de ellos”.

Rachel miro la fotografía de los Demolition Boys, se veían a los cuatro niños escoltados por policías rusos, se mostraban musculosos, ojerosos, y, a pesar que la fotografía estaba en blanco y negro pudo notar que se observaban pálidos. Debajo de la fotografía se observaban sus nombres, de izquierda a derecha: Ian Papov, Bryan Kuznetsov, Tala Ivanov y Spencer Petrov.

Siguió observando la fotografía y noto que el chico de en medio Tala Ivanov, parecía estar en un estado de shock, pero los dos compañeros de a lado le cubrían cierta parte del cuerpo y cara.

Rachel continúo leyendo:

“Al inspeccionar la abadía Balkov, se descubrieron laboratorios experimentales el cual, la mitad de los equipos eran proporcionados por las empresas BioVolt  y cárceles medievales, donde castigaban a los niños que salían del sistema de entrenamiento. La policía evacuo a más de 180 niños a casas hogar, para poder comenzar a identificarlos. También  se cree que existan cuerpos de niños muertos, enterrados en los jardines de la abadía, (la policía investiga esos detalles). Y mientras para Voltaire Hiwatari y Boris Balkov, se encuentran esperando juicio por explotación de infantes y abusos psicológicos. Lo cual les de aproximadamente de ocho a doce años de prisión sin libertad condicional”.

Termino de leer el artículo sin mostrar expresión, y, siguió buscando más periódicos. A lo largo de media hora encontró otros trece periódicos que daban casi los mismos detalles que el primer periódico que leyó. Decidió solo imprimir unos cuantos. Al terminar de investigar se paso a la zona de computadoras, tomo una, abrió el explorador de Google, y escribió: Campeonato Mundial de Beyblade.

En la primera pagina parecieron detalles de los dos últimos campeonatos, no había detalles sobre ni un nuevo campeonato mundial, borro lo que escribió y puso, BBA. El primer link en aparecer era la pagina oficial de la BBA, dio clic y entró, al cargar la pagina lo primero que apareció fue “World Tournament Champion Coming Soon”

Cerro la pagina, y se levanto. Noto que la investigación por internet no le había tomado ni diez minutos, quedo impactada. Tomo sus copias y fue a pagarlas.

-¿Cuántas copias son, hija? –le pregunto la Sra. De la recepción la cual ya era muy grande de edad

-Son… siete y ¿De casualidad tendrá una carpeta que me venda?

-Si, permíteme

Compro la carpeta, pago sus copias y se retiro.

Rachel tomó un camión para poder llegar a casa mas rápido, y mientras iba en el siguió leyendo los artículos de los periódicos, en ninguno vio información sobre niños muertos en la abadía, eso era lo que le preocupaba, si en algún pasado Boris había sido capaz de matar a niños solo por no seguir sus exigencias de ahora en adelante Rachel tendría que dormir con un bate de beisbol a lado suyo y un gas pimienta bajo su almohada. No entendía el motivo de porque la había adoptado, tal vez para cambiar la imagen publica y ver que era buen padre o, necesitaba un desquite para todo, y Rachel para eso era muy buena, ser el desquite de todos y todo. Pero un miedo terrible el primer miedo que realmente sentía, que la hacia temblar, se hizo presente. Pensar que en algún momento quedarse dormida para ya no despertar.

-¡Saca eso de tu cabeza! –se decía a si misma    

Llego a casa, abrió la puerta y escucho la voz de Boris junto con otra voz. Confirmado, Boris recibía visitas.

-Espero y que todo salga como lo acordamos Barthez –decía Boris en un tono de voz muy diferente- Si no, conocerás al diablo.

Aquel hombre solo lanzo una carcajada

-Cálmate Balkov, todo esta como lo hemos acordado solo es cuestión de esperar los torneos de admisión al campeonato mundial…

Rachel lanzo la puerta de golpe, para hacerse notar. Rachel puso la carpeta bajo su brazo izquierdo y espero a que Boris hiciera acto de presencia en la sala de estar.

-¿Hola? –grito Rachel, fingiendo no haber escuchado aquella conversación

-¡En el comedor! –le grito Boris

Rachel se armo de valor y comenzó a acercarse hacia el comedor, al llegar se quedo parada en medio de la entrada, miro a Boris, sentado en la silla principal, y a lado a un hombre, de cabello largo oscuro, chaleco color vino una fina estampa, y una botella de vodka en la mesa, mala señal.

-Rachel, querida ¿Dónde estabas? –pregunto Boris muy tranquilo

-En la biblioteca

-¡Ah, una chica intelectual! –Exclamo aquel hombre- no me habías mencionado eso Boris

Ambos comenzaron a reírse, y Rachel los miraba extrañada

-Perdóname Rachel, el es Jean-Paul Barthez. Un viejo amigo mío.

-¿Tienes amigos? –pensó Rachel

-Mucho gusto Rachel –le dijo mientras alzaba un vaso de cristal lleno de vodka

-Si… -respondió secamente

En ello Boris noto la carpeta que traía bajo el brazo

-¿Qué traes ahí?

Rachel se puso nerviosa

-Una… lista de libros

-¿Qué? –Pregunto dudoso- Si ya tienes los de la escuela

-No, son para leer, novelas como… Harry Potter, El Resplandor… etcétera

Solo el alzo su cabeza.

-¡Ah! –Exclamo Barthez- El Resplandor es un buen libro, yo lo tengo te lo prestare

-Gracias Sr. Barthez  

Rachel avanzo para desaparecer por el pasillo que conducía hacia las escaleras. Por un momento sintió que el corazón se le atoraba en la garganta, ambos comenzaban a alcoholizarse, y en algún momento pudo a verle arrebatado la carpeta y ver que investigaba su pasado. Llego a su habitación y se encerró.

Al día siguiente Rachel se levanto muy temprano en la mañana, tomo un baño, se puso su uniforme escolar, tomo su mochila, y salió de esa casa sin saber si Boris estaba bueno y sano, o muy crudo.  

Al llegar a su nueva escuela se veía tan diferente de cómo la primera vez que estuvo ahí, había demasiados estudiantes, riendo, practicando deportes, leyendo, ¡Que fantástico lucia!

Llego a su casillero, acomodo sus libros y corroboraba su horario: Matemáticas, Ingles, Historia, Receso, Deportes, Japonés, Química, Artes y Música otro Receso, y finalmente Física. 

Las ansias de llevar sus materias eran grandes

Antes de tocar la campana, muchos estudiantes le preguntaron si eran nueva, ella respondía que si, unos cuantos le quitaban su horario para indicarle cuales eran los salones, efectivamente lo que Kayako le había dicho, todos le jugaban bromas a los nuevos, cambiándoles los salones. Rachel solo les respondía con una sonrisa y un gracias, ella ya sabia en que salones estaría.

Matemáticas, -para ella- fue asombroso. Ingles, aprendió mas cosas de las que ella ya sabia. Historia, coincidió con Kayako en esa materia lo cual le animo aun mas el día.

-¡Hola Rachel! –le exclamo al entrar en el salón

-Hola, Kayako ¿Cómo estas?

-Bien, bien. Pero acércate mira siéntate aquí en frente mío –menciono alegre mientras tomaba la silla

Rachel se acerco se sentó  y, se acomodo para poder mirar bien a Kayako.

-¿Qué tal el día? –pregunto muy dudosa

-Bien… no me quejo

-Eso es bueno, chica ¿Tienes con quien juntarte para el receso?

-Ah… no realmente

-Genial, te invito para que conozcas a mis amigos, les caerás bien –menciono mientras le daba palmadas en el hombro

Solo ella alzo su cabeza.

Al terminar la clase de historia, fueron directas a la cafetería ya que ahí era donde se juntaban los amigos de Kayako. En una mesa rectangular al fondo junto a una ventana, se encontraban dos muchachos, una chica de cabello largo negro, tez blanca y una mirada color café clara muy tranquila, parecía despreocupada de todo, a lado de ella estaba un chico un tanto chico de edad, cabello negro corto, una piel aperlada y una sonrisa en su rostro.

-¡Chicos! –exclamo Kayako

Los dos alzaron la mirada, y vieron a Kayako y a Rachel a su lado.

-¡Que hay chicos!, miren ella es Rachel, es nueva

Los dos chicos la miraron.

-Hola –menciono algo nerviosa

-Hola –respondieron los dos seriamente

-¡Ok! –Exclamo Kayako para animar el ambiente- Mira Rachel, ella de ahí en la esquina es Hitomi Tokugana, la mas seria de todos nosotros ya lo notaras, el es mi hermanito Kazuki es un año menor que yo, por eso ese aire inocente

-¡Cállate Kayako! –le exclamo Kazuki

Rachel los observo a los dos y ambos se parecían mucho físicamente.

-Pero siéntate Rachel, ¿Traes almuerzo?

-No, lo olvide pero comprare algo

-No te conviene comprar hoy –menciono Hitomi mientras le lanzaba una mirada muy apagada- usualmente los lunes son sobras del viernes

-Ok, sobreviviré hasta la hora de salida

-¡No aguantaras! –Le exclamo Kazuki- Seria bueno compartir los almuerzos

-¡Si!, ¿Qué traes Hitomi? –pregunto muy animada Kayako

Ella se agacho, tomo su bolsa y la puso en la mesa, Kayako la tomo y abrió para ver que era.

-Mmh, Ok un lonche de atún y algo de curry, ¿Qué te hecho mamá Kazuki?

-Algo de pesado, creo que la cena de anoche ¿Y a ti?

-Yo me compre una bolsa de papas fritas grandes y traigo unas cuantas capas de pan

-¿Mamá sabe?

-Tu mantente callado –le menciono seriamente mientras le señalaba con el dedo- Bien juntemos lonches

Kayako y Hitomi acomodaron todo en una bandeja, y Rachel solo miraba.

-Hitomi ¿Y Youichi? –pregunto Kayako mientras preparaba un lonche de papas fritas

-Pues me dijo que iría con los de computación hacer algo y nos vería aquí, ya sabes sus cosas de hacker-ñoño.

-¿Quién es Youichi? –pregunto Rachel

-Es otro amigo nuestro, Youichi es mi MADK.-le respondió Kayako mientras le daba un loche de papas fritas

-¿MADK? –pregunto dudosa 

-Mejor Amigo Desde Kínder –respondió Kazuki

-¡Ah! –Exclamo- Gracias por el lonche Kayako, pero me da pena no tengo yo que compartirles

-No te apures hoy por ti, mañana por mí –le respondió con una enorme sonrisa

Rachel se le quedo mirando al lonche de papas fritas, algo que jamás había visto en su vida. Lo probó. Seria por el hambre, pero le gusto mucho, Hitomi le paso un poco de curry, ella le dio las gracias y solo alzo su cabeza en respuesta. Mientras almorzaban Rachel escuchaba la plática de los tres, solo se reía con lo gracioso que decían, en ello apareció un chico detrás de ella.

-¡Oye ese es mi lugar! –menciono molesto

Kayako volteo molesta y Rachel se quedo ahí asustada, por la tonalidad de voz de aquel chico

-Cálmate Youichi –menciono Kayako- Es una nueva amiga, se llama Rachel y no la espantes ¿Quieres?

-Si Ok, pero esta en mi lugar

Rachel volteo a mirar a Youichi, era un chico de cabello negro azabache en forma de hongo como al muy estilo de Harry Potter, unos lentes rectangulares muy modernos, pulseras negras en ambas muñecas, y una bolsa de laptop en su mano, Youichi traía una expresión molesta, y no dejaba de mirar a Rachel, hasta que la contemplo muy bien.

-Lo… lo siento, no lo sabia –menciono muy nerviosa y mientras acomodaba el cabello que traía en su cara

Youichi miro a Rachel, y su expresión se desvanecía, era una hermosa chica. Con la mirada de miedo que mostraba Rachel, Youichi era capaz de hincarse a sus pies a pedirle disculpas por su actitud.

-Youichi, ya la espantaste –le interrumpió Kayako

Reaccionó.

-Yo… lo siento, perdón –mencionaba algo nervioso- ¿Rachel, verdad?

Ella alzo su cabeza

-No esta bien, quédate ahí yo me sentare con Hitomi

El trio miro extrañado a Youichi, jamás había mostrado una actitud amable hacia alguien desconocido, fue y se sentó en medio de Hitomi y Kazuki, sin dejar de mirar a Rachel, la cual, su mirada cambio a duda.

-Y ya conociste a toda la pandilla –menciono Kayako- Youichi es un experto en computación, puede eliminar virus de una computadora, como crearlos

Rachel volteo a mirarlo sorprendida

-¡No es cierto Rachel! –exclamo nervioso, haciendo que los dos chicos que estaban a su lado lo miraran confundido

-¡Hay Youichi! –exclamo Kayako- Tu me hackeaste mi cuenta de correo

-No tienes pruebas…

-No, pero se que fuiste tu…

Y la conversación, avanzo hacia una discusión hasta que la campana sonó.

En la clase de deportes los cuatro, Kayako, Hitomi, Youichi y Rachel tocaron juntos, crearon equipos para voleibol, y comenzaron a jugar. Kayako y Hitomi estaban en el equipo contrario junto a otros cuatros, comenzaron a jugar. Rachel era un asco para los deportes, si al beyblade no le entendía bien menos al voleibol. Una bola estuvo a punto de darle en la cara, pero Youichi la salvo, a lo que Kayako y Hitomi quedaron sorprendi

El Misterio de Rachel by DeyaRedfield

MÁS INFORMACIÓN

El contenido original se encuentra en https://fanfic.es/viewstory.php/
Todos los derechos reservados para el autor del contenido original (en el enlace de la linea superior)
Si crees que alguno de los contenidos (texto, imagenes o multimedia) en esta página infringe tus derechos relativos a propiedad intelectual, marcas registradas o cualquier otro de tus derechos, por favor ponte en contacto con nosotros en el mail [email protected] y retiraremos este contenido inmediatamente

Top 20