Desde la oscuridad, yo te veo by alphatetra

 

 

 

Desde la oscuridad, yo te veo by alphatetra
Summary:

¿Qué pasa cuando tu pierdes tu cuerpo, y cuando alguien más une tu alma a otro cuerpo, que pasaría con lo tus sentidos, como vivirías, serias realmente tú? ¿no serias más que una copia, una creación, una falsificación del original? Un relato de como Alphonse Elric lentamente se deshumaniza. Violencia grafica


Categories: ANIME/MANGA, FULL METAL ALCHEMIST Characters: Ninguno
Generos: Drama
Advertencias: Muerte de un personaje
Challenges:
Series: Ninguno
Chapters: 6 Completed: No Word count: 21621 Read: 631 Published: 27/10/2012 Updated: 10/02/2013
Summary:

¿Qué pasa cuando tu pierdes tu cuerpo, y cuando alguien más une tu alma a otro cuerpo, que pasaría con lo tus sentidos, como vivirías, serias realmente tú? ¿no serias más que una copia, una creación, una falsificación del original? Un relato de como Alphonse Elric lentamente se deshumaniza. Violencia grafica

 


Categories: ANIME/MANGA, FULL METAL ALCHEMIST Characters: Ninguno
Generos: Drama
Advertencias: Muerte de un personaje
Challenges:
Series: Ninguno
Chapters: 6 Completed: No Word count: 21621 Read: 631 Published: 27/10/2012 Updated: 10/02/2013
Story Notes:

PORTADAS de los capitulos, seran añadidas a medida que las termine

 

Capitulo 1 Desde la oscuridad yo te veo

https://sinlugar.deviantart.com/art/Desde-La-Oscuridad-Yo-Te-Veo-346183492?q=gallery%3Asinlugar&qo=1

 

Capitulo 2 Retribucion

https://sinlugar.deviantart.com/art/Retribucion-346201703?q=gallery%3Asinlugar&qo=0

Story Notes:

PORTADAS de los capitulos, seran añadidas a medida que las termine

 

Capitulo 1 Desde la oscuridad yo te veo

https://sinlugar.deviantart.com/art/Desde-La-Oscuridad-Yo-Te-Veo-346183492?q=gallery%3Asinlugar&qo=1

 

Capitulo 2 Retribucion

https://sinlugar.deviantart.com/art/Retribucion-346201703?q=gallery%3Asinlugar&qo=0

Visión de vida by alphatetra
Author's Notes:
Todos los personajes son propiedad de los dueños del respectivo Copyright
Author's Notes:Todos los personajes son propiedad de los dueños del respectivo Copyright

Visión de vida
El horror de la vida mesclado...
con
la dulzura celestial de la vida…

No hablaba desde hacía días, no importaba lo que le digieran, no importaba como intentaran animarlo, cuanto lo acompañaran.

Sentado desde hacía horas a su lado Edward dormía, de vez en cuando venía ella, de vez en cuando su hermano le hablaba, pero ya no importaba, podía oír el sonido del viento, podía ver la luz y como las plantas se mecían, incluso alguno animales caminaron sobre el cuando estaba sentado, se llenaba de polvo, de tierra y de plantas.

 

Por las mañanas y por las noches le pasaban un trapo, hablándole con lo que parecía afecto, intentando consolarlo, cantándole canciones, incluso la abuela de la chica venia, intentaba regañarlo, intentaba hacerlo reaccionar, de vez en cuando se intentaban reír, incluso le gritaron.

¿Pero acaso importaba?¿Era el real?

De noche venían y se sentaban junto a él, ¿cuantos días habían pasado, 6 o 7?. Él se había dormido, Edward, el pelo le caía sobre la cara, se le notaba la respiración, el cielo rojizo brillaba, las estrellas titilaban, enviando radiación, vio el reflejo de las venas superiores de la cara de Edward, las plantas brillaba en azul oscuro, y la oscuridad se movía sobre el mundo como el agua, extraño lo que hacia la falta de ojos, podía ver pero no como recordaba.

Se movió, sus articulaciones crujieron, moviéndose después de tanto tiempo. Se irguió, en la casa no había luz, podía ver la luna radiando, sobre el horizonte, poderosa, extraño como iluminaba casi todo el cielo con un color rojizo. Camino, alejándose, no sentía realmente sus pasos, no sintió tampoco el vértigo repentino de levantarse, no sintió hambre, ni frio, ni sueño, ni sed, intento respirar, siempre lo hacia cuando salía del estado que clasificaba como sueño, pero que no parecía a lo que recordaba como sueño.

¿Respirar?

El pánico lo ataco, no podía, no conseguía que su pecho se llenara de aire, pese al esfuerzo, no pasaba, cuando una vocecita le dijo que se estaba asfixiando, antes de que se diera, de nuevo, que ya no respiraba, no, nunca más podría.

Dio un vistazo a la casa, cada vez más lejana un punto sobre la el campo, intento pensar cuanto tiempo había caminado, ¿cuánto había pasado desde que estaba dentro?. Cerro los puños y los abrió, mirando el horizonte, se desvió del camino y se adentro en un lago cercano, la luna se había movido, mientras caminaba el agua comenzó a entrar dentro de su cuerpo metálico, el sonido le llego, diferente al que recordaba de cuando era un niño.
-¿Fui un niño?- la vos salió de ningún lugar en un punto de su casco y se proyecto con eco a través del metal, sentía el sonido atravesándolo, sentía el agua mojando el metal, las ondas desplazándose.

¿Que era el al final?

Sentía ganas de llorar, y tal vez estuviese llorando, sentía furia y su boca sentía acides, solo que no era más que su imaginación, todo falso, TODO, no más que su mente jugando.

¿MENTE?¿Algo como él tiene mente o identidad?

Siguió caminando, a 20 metros de la costa se sumergió bajo el agua, nadie lo vio, nadie lo oyó.

Él se despertó le dolía todo el cuerpo, ¿se encontraba fuera de la casa? -Qué diablos-, se estiro y camino agarrando el mantel con el que lo habían cubierto, los mosquitos lo habían picado, se encontraba lleno de tierra, el cuello y la espalda le dolía, bajo sus pies sentía la tierra, la luz de la mañana lo cegaba, sintió una roca filosa pincharle la planta de los pies, camino, raro

Sus extremidades mecánicas le pesaban enormemente, oyó el canto de unos pájaros, casi resbala y cae de bruces al compensar mal con la pisada el peso extra de su brazo mecánico, le dolían las uniones, el pelo lo tenía pegado en la cara, vio unos pájaros sobre la casa, el perro, ¿dónde se encontraba?, el olor de la tierra en la mañana lo distrajo y el estómago le sonó

 

- hambre- camino subiendo lentamente los escalones, intento abrir la puerta solo para encontrarla bloqueada

-¿qué?-por un momento se quedó pensativo viendo el polvo y la pintura desgastada de un lado de la puerta, ¿porque estaba cerrada?

Pero recordó que en una esquina se encontraba la llave justo debajo de una de las tablas que no estaban fijadas, bajo y con esfuerzo saco la madera, metió su brazo mecánico y sintió el choque del metal contra la el cobre, agarro la llave y saco la mano, vio el destello de luz sobre metal, el polvo y la humedad que había bajo la madera invadió su respiración, un escarabajo había subido por su mano.

-hum-se lo sacudió y el insecto cayó al piso, pasando rápidamente por debajo de la puerta, sonrió al pensar que tal vez ella lo vería y se asustaría o tal vez no.

¿Se le olvidaba algo?

El estómago le volvió a sonar, se apuró abrió la puerta y paso trancándola con suavidad, olía a aceite y tela, paredes de madera, piso con alfombras, le recordó el sitio que había llamado hogar de niño, entro en la cocina, prendió una de las hornillas y comenzó a cortar los ingredientes, el hambre realmente lo estaba atacando, no le extraño que no hubiese nadie despierto en la casa, para su sorpresa mientras picaba los vegetales oyó una puerta abrirse. Recordó las mañanas en las que él y Al salían a escondida a leer los libros de la estantería de su padre.

El perfume del aceite caliente y vegetales frescos le agrado.

Salían hasta el despacho de su padre lleno de cuero, madera y libros antes de que sus padres despertaran, buscaban una de la enciclopedias con dibujos y los leían hasta que oían a través del techo el crujido de la madera que les comunicaba que su padres había despertado, en ese momento Al siempre se ponía nervioso por lo que él tenía que arreglarlo todo y guardarlo, luego corrían hasta entrar a la cocina donde esperaban a sus padres, siempre a su madre de primero, siempre sonriéndoles y siempre dándoles un beso de buenos dí ía oír la puerta del baño, Winry que se despertaba siempre de primera, curioso que hoy fuera tan temprano.

-Buenos días Ed-

-Buenos días, quieres desayunar, estoy preparando unos vegetales con carne para mí y para Al-se detuvo, el desliz momentáneo, rio por lo bajo, siempre le pasaba cuando el cocinaba temprano.

-por fin te veo haciendo algo- el tono burlón,ingnoro el error, ella también hubise deseado poder comer con los dos hermanos, -¿qué tal se encuentra?-

¿Qué?

-¿de que habl…?-se detuvo el cuchillo a medio camino, vio alrededor de la cocina, esperando ver a AL sentado en la mesa, al niño sonriéndole, confundido por la mañana, el aceite empezaba a quemarse en el sartén.

Se volteo, aun con el cuchillo en la mano, su brazo mecánico le pesaba, dio un paso, si algo pasaba,-¿Al dónde estás?-cierto él estaba dentro de la armadura, espero un momento por la respuesta ,pero recordó que desde hacía días no se movía del árbol, regreso junto a la ventana de la cocina y observo, el árbol en frente de la casa, junto a el pequeño muro, veía la sombra, veía las pequeñas ardillas jugueteando vei…

 

-¿mejor?-la vos cada vez más cerca, parecía animada, dulce.

…a la luz centellando de la mañana, coloco el cuchillo sobre la mesa, el aceite estaba humeando, podía ver el pequeño escarabajo sobre la madera, la pintura comenzaba a descorcharse, que raro que no lo noto antes como la casa había envejecido, camino a la puerta-¿AL DONDE ESTAS?-su vos calmada resonó por la casa, el pelo suelto le molestaba, se lo agarro en una cola con una tira que guardaba en su bolcillo, mientras caminaba.

-AL SE QUE ESTAS MOLESTO PERO…-¿qué, Porque estaba molesto?

Él no lo sabía.

No le había hablado más que unas cuantas frases, ellos lo intentaron pero no lograron que reaccionara, solo se sentó y permaneció una semana bajo el árbol sin decir más que 5 frases, lo intentaron de todo, él lo intento, ella, la abuela, pero nada. Estaba corriendo, no se dio cuenta cuando comenzó, pero corría, su corazón latía rápido, sentía dificultad para respirar pese que no corrió más que unos metros, bajo el árbol vio las pisadas, Winry lo llamo, le dijo algo, el siguió las pisadas, corría a través de la luz de la mañana,atravesó el pequeño bosque, cuando las perdió dio un recorrido hasta reencontrar el rastro, los pulmones le ardían.

-AL…AL…Don…donde...-no podía calmarse.

¿QUE PASO? ¿Qué paso?

Alguien lo ataco, seguro, ¿alguno de los muchos enemigos, un homúnculo, los pueblerinos que los veían con desconfianza?, no podía ser, como atacaron a Al y no a le, pese a estar en el mismo lugar, además las pisadas no indicaban que hubiese más nadie. Corrió, corrió, por media hora, corrió y siguió corriendo, corrió varios kilómetros hasta que al final llego al lago, las pisadas entraban en el en línea recta sin titubear.

Respiraba en estertores, en su boca sintió algo amargo, el sudor empapaba su cuerpo, se inclinó por un momento para recuperar el aliento, sintió el sucio y la humedad, oyó el rumor del agua, los insectos invadían el lago.

NO

Rodeo el borde del lago durante varios minutos esperando ver las huellas salir del agua en algún lugar, no podía entrar, algo con el peso de Al no podría entrar al lago y volver a salir, la tierra fangosa del manto lo harían estancarse, lo atraparía, se hundiría, y finalmente el símbolo, bajo el agua…

Intento tragar la saliva

-¿maldita sea porque?-

Y regreso sobre las pisadas su única pista, no pudo ver la salida, no había mas rastro, de un paso entro, sintió el frio en su pantorrilla, como la planta de sus pies se asentaba en el lodo.

Cuando despertó el pecho le dolía, estaba empapado, Winry se encontraba a un lado de él mirándolo preocupada, sentía dificultad para espirar, sentía dolor de cabeza.

-Ed tranquilo-

-Al…-el pecho le dolía, apenas podía respirar, tosió hasta que casi vomita- el medico del pueblo, que estaba al lado pero él no lo había notado intentó calmarlo. Winry había pedido ayuda, casi se ahogaba mientras intentaba atravesar el lago, intentaba ver huellas en el agua sucia seguir el rastro, buscar a su hermano atrapado en la armadura, atrapado en el lago, debía ayudarlo, intento pararse, pero Winry le coloco las manos en el pecho, la vio y la aparto de forma brusca.

-Ed detente, no puedes en tu estado—el dolor permeaba su vos, lo que decía seguro que le dolía.

 

-joven no me hagas sedarte-

-cállese soy alquimista estatal, tengo que ir a…-

-tienes una crisis nerviosa, estas debilitado si entras te ahogaras-la vos del hombre sonaba autoritaria, lo miraba, hiso un gesto intentando hacerlo comprender, estaban dentro de una casa.

-El me necesita, no entienden, algo paso y no pude…-

Winry le hiso una seña al doctor

-Ed que bien harías si te matas, ¿solucionaras algo? él te necesita, por lo que espera…-la empujo con más fuerza de la que creía necesaria y se paró. Ella se colocó frente a él, no quería lastimarla, no podía, pero no dejaría a Al en ese sitio.

Sintió el olor incluso antes de darse cuenta, tenía un trapo sobre la boca, formol, lo habían sedado de niño al colocarle la prótesis con eso, el doctor aprovecho que ella lo distraía para intentarlo dormir, igual que lo que ocurría en ese momento, sus brazos pesaban más, Winry seguía frente a el intentado detenerlo, agarrándole las muñecas, estaba vestida con el mono de trabajo, la empujo sin medir su fuerza, su cabeza le pesaba, el mundo se movía en sin control, ella resbalo y choco con un mueble de madera, reboto y callo en el piso de un golpe.

Se encontraban en una pequeña habitación, debía ser de una de las casa que se encontraban cerca del lago, de madera, solo tenía una cama y unos estantes, una pequeña mesa de noche y libros, unos cuanto, en mal estado, podía ver unos cuantos frascos sobre la mesa y un…Sentía su cuerpo dormido, se levantó y golpeo al docto en el pecho, el callo, rebotando de la cama, rodo y callo por el borde, quedando oculto, Winry seguía arrodillada, podía ver su cara, la mueca de dolor, se agarraba la espalda sobre el piso polvoriento de tierra, un jarro había en UNA mesa cayó al piso lentamente vio cómo se despedazo.

Dio un paso con todas sus fuerzas, y OTRO, y otro , aún más difícil y complejo, sentía un ligero dolor en la planta de los pies, oyo la vos de Winry y la del doctor, y desde lejos la de Al

O por lo menos eso espero

Era verdad ?

,

el mundo vez borroso,

Y

Sueño

callo sentado en el piso, se agarró de la cama

e intento de pie

sintió tibieza las mejillas

-A l- ¿qué paso?

Al final oscuridad.

Alguien atravesaba un enorme desierto, lentamente, caminaba, camino, constantemente, caminando, por días y meses, camino, por años, camino, no se detuvo, camino a través de montañas, atravesó ríos, tierra y arena, camino en línea recta, al fina cuando se dio cuenta todo su cuerpo se había oxidado, la marca que lo mantenía no era sangre

-No-

Desde hacía tiempo solo una mancha de óxido que penetraba el metal, él no sabía dónde se encontraba, no sabía el idioma, el solo camino, durante una eternidad, incluso bajo agua, atravesando la profundidad, atravesando el abismo, con criaturas que nadie vio, que nadie siquiera podía imaginar, hasta que al final paro. Se encontraba en un pequeño pueblo, la tierra marrón, niños corrían descalzos y solos, encontraban vestidos con retazos de tela sucia, pequeños, habían animales que arrastraban enormes cosas de madera, ¿que eran?

-Arados-su vos sonó extraña, dura

No eran como los metálicos del pueblo de su niñez o los que utilizaban en los sembradíos de dónde venía, estos eran de madera.

 

Vio a un hombre, lo miraba con sospecha, se acercó y camino a través del pueblo, vio a las personas, vio a las montañas, pudo ver como las nubes intercedían con los picos más altos, sobre uno de ellos, lejos vio una pequeña construcción de madera con colores y, con pequeños puntos moviéndose, con estatuas que no eran mas que manchas desde esa distancia, arriba en la montaña.

Algunos hombre vestidos con ropa de colores brillantes pasaron, con enormes colgantes de madera, hablan de forma extraña, los niños seguían a Al, el poblado no tenía más que una cuantas casa, sin camino de tierra para atravesarlo, todo construido en medio de un claro, en derredor un bosque se extendía, junto a enormes montañas, la gente lo miraba con temor, solo los niños lo miraban a escondidas con curiosidad, deseosos de acercarse pero temerosos de que él, la grama crecía alta y de los arboles crecían enormes frutos violetas y naranjas, vio a lo lejos un ave gigante bajar y agarra una pequeña criatura peluda, siguió caminando hasta llegar al borde de un despeñadero,

Recordó-Un águila real-dijo, lo había leído cuando niño, si lo recordaba, el dibujo impreso sobre el papel amarillo, el olor del cuero y del papel lo asalto por un momento.

¿O recordaba algo que su hermano había leído?

Abajo veía un rio, a unos 10 metro en un despeñadero, más gente se reunía a sus espaldas, salto de un golpe a mitad del despeñadero, sintió como las rocas se trituraban bajo sus botas, sintió su cuerpo inclinándose, sintió el peso. No el, la armadura, el no podía sentir nada, solo podía imaginárselo, solo fantasearlo, para siempre atrapado dentro de eso, todo falso incluso Edward.

-Todo-

Y de otro salto callo dentro del agua sumergiéndose cuatro metros, sintió el fondo rocoso bajo el metal de sus botas, salió del otro lado, los niños lo observan desde el peñasco, mientras avanzaba fuera del rio el agua salía a chorros de su cuerpo, el sonido le entraba directamente a su cabeza a su cerebro, o por lo menos a donde él creía que debía una persona tener el cerebro. veia en la cara de los niños

-Miedo-, eso es lo que ves, ¿porque? porque era un extraño, podían pensar que era alguien con malas intenciones, ¿un espía, ladro? además el tamaño del cuerpo que el utilizaba era hacia abajo y retrocedió por la sorpresa, algo que ni siquiera recordaba que pudiese hacer. Vio a una criatura reflejada en el agua , todo el cuerpo negro, con picos duros, marcado, despedazado ,con tierra y plantas pegadas a su cuerpo, con filos y dentro de la cabeza el brillo, rojizo, gigante , una criatura oscura, todo podía verse sobre el agua sucia y turbulenta, las figuras de los niños, los pájaros, incluso el sol verde.

¿No era amarillo cuando fue niño? El o la cosa que suplantaba, que Edward creían que era. Volteo no había nadie detrás de él, -¿qui…- miro de nuevo,era él, el monstruo reflejado.

Se observó , luego siguió su camino.

Regresar al índiceRetribución by alphatetra

La guerra retorno

Lo primero que peno al ver la caja de metal fue en una trampa, una trampa enviada a matarlo, todos los que vieron la caja pensaban eso, lo peor era el peor intento que pudo imaginar, demasiado obvio, demasiado claro.

 

Diez años, diez años y apenas habían logrado avances, el apenas había logrado mantenerse a flote en medio de una tierra que parecía maldecir a todos los que la pisaban, se prometió que todo acabaría, que al final la guerra civil de Ishval terminaría y la paz retornaría en un par de años, pero nunca termino y se encontraba en el peor lugar en donde un alquimista podía estar en este momento sans en las manos de la resistencia.

Lo peor no era eso, lo peor es que el no podía sentarse a terminar todo el papeleo y la planificación que terminaría, con toda probabilidad, con el descargado de la fuerzas deshonorablemente y, con un poco de mala suerte, ejecutado porque al final alguien debía pagar por todo el dinero que el estado de Amestris debía pagar para mantener sus fuerzas en un pedazo de tierra baldío y sin recursos.

La caja era gris, sin marcas especiales, aparte del circulo de trasmutación en su lado izquierdo, pesaba cerca de 4 kilogramos, Acero, media 40 por 40 por 40 centímetros, descansaba sobre la mesa de cedro, con una capa de patina que impedía el brillo, no despertaba ningún interés, a menos que fijaras tus ojos sobre ella, presentaba diversos raspones, mínimos, por lo que apenas la  habían movido.

El miraba, mientras descansaba sin emitir, demostrar o intentar nada, lo lógico en esa clase de situaciones, el debía saberlo, era un alquimista al fin y al cabo, y conocía de primera mano el funcionamiento del cuartel provisional de oeste y pese a que intentaba no interesarse por la maldita caja, seguía mirándola mientras ignoraba los tres consejeros que intentaba organizar su día de acuerdo a las reuniones necesarias para mantener la frágil paz, pero la caja era magneto que atraía su atención.

Por un momento se dejó perder observando la caja, que descansaba frente a él, creyó oír risas desde dentro, pro solo por un instante, ¿cediendo a la presión Roy?

Para que un objeto llegara a la oficina del comandante en jefe de la zona de comando, debía de seguir una serie de pasos que eliminaban el peligro de que un día debieran recogerlo de su oficina sin pulso, o en pequeñas bolsas de plástico.

Un envió dirigido a un V.I.P del sin emisor solo llegaba a la puerta antes de que un escuadrón de análisis llegara y lo llevara una sala con paredes de acero numerada 441, apodada la sala de limpieza, lo cual ocurría hasta 6 veces en un día, aunque fuera una  carta, sobre todo si solo era una carta, nadie quería que ocurriera el accidente que acabo con el general Lion Hank hacia tres décadas.

 Todos lo que tenían tiempo suficiente en servicio recordaban el evento, no había un protocolo tan estricto y que una carta no era una amenaza, creían. En eso se equivocaban.

Todo parecía normal ese día, el general respondía a su numerosa correspondencia y abrió lo que parecía una carta enviada por míster nadie esquina ningún lugar de importancia, aunque la carta estaba sellada por dentro con una fina capa de una capa de metal extrañamente maleable, 30 segundos después, Lion se encontraba babeando sobre su sillón, su asistente personal llamo a los médicos gritando, cuando llegaron 2 minutos después, encontraron a todos los que se encontraba cerca de la habitación babeando.


El general yacía en la alfombra en un charco de su cangre y otra gran cantidad de líquidos, que debieron proceder de su cuerpo,  sangraba por cada uno de los agujeros de su cuerpo. Media hora después todos  los que se encontraron dentro del edificio estaban muertos, para cuando el accidente se contuvo perdieron a 254 soldados, otros 434 se encontraba incapacitados para el trabajo, caminar o vivir sin la supervisión de una persona.

 

Si el paquete tiene destinatario se contacta con la el comando de la zona de origen en la oficina de recepción , si se comprueba su procedencia sigue a la siguiente zona si no se confirma se lleva a limpieza, en la zona de verificación, o la siguiente zona, se le hacen análisis de contenido, pruebas volumétricas, se utilizaba varias pruebas para comprobar su construcción, los materiales, su contenido con la analizadora que veía a través de todo menos ciertos metales, si pasaba llegaba a la oficina de reparto en ella se comprobaba que todos los pasos se siguieron y si concordaban se procedía a entregarse.

A menos que fuera una entrega para un V.I.P.

En ese caso se procedía a el servicio especial , que se encargaba de operaciones especiales, que variaban, podían ser cosas tan simples como verificar records militares, el servicio militar y la trayectoria de un soldado, hasta proteger a personalidades de alto nivel y trabajos de limpieza especial con los que se aseguraban de limpiar situaciones o individuos (o criaturas) no gratos, ellos, al recibir un paquete, repetían todas la pruebas y verificaban todos los documentos ,solo si llegaba a satisfacerse toda esta cadena de eventos, podía finalmente llegar algo a la mesa de roble del V.I.P.

-¿O era de nogal?- se preguntó por un momento el suplente,  sentado en el sillón, mientras los asistentes intentaban orientarlo aconsejándole posibles situaciones a seguir durante la crisis que intentaban evitar, aunque fuera en parte.

Él no se engañaba, la guerra era inevitable.

El pensamiento lo amargo, lo peor no era lo que él tenía que enfrentar, que podía terminar, si sus enemigos movían las piezas bien, en una corte marcial, que lo terminaría colgando por crímenes y alta traición, lo peor es que todo lo que él lo intento prevenirlo todo, solo para fallar porque algún retrasado en el ejército decidía violara  a mis nadie en medio de una fiesta regional o los estúpidos movimiento de la resistencia para lograr apoyo civil.

Mejor seguía mirando a la caja, por lo menos en su simplicidad se podía tranquilizar.

Sin ningún signo especifico, obviando uno de trasmutación apenas visible, sin embargo se encontraba dirigida específicamente a el superintendente general de los alquimistas en la región, no nombres directos para el destinatario, no especificaciones aparte del cargo a quien se entregaría, una carta con datos y nombres directos de la administración central respaldándola, descansaba sobre su escritorio, junto a cartas que debía firmar y reportes que leer, el sello de envió especial, todas las firmas específicas.

-¿cuando llego?-

No le lograron contestar, ninguno de los asistentes del anterior Führer dieron la misma fecha, el comenzó a irritarse, antes de que todo terminara los mandaría para el puesto fronterizo más alejado para un año, estaba seguro que ellos se lo agradecerían.

El sabia por supuesto de los envíos especiales y los había visto, cuadrados, grises y metálicos, en persona, casi todos los que se encontraban en un rango lo suficientemente alto eran entrenados en alquimia si no sabían lo suficiente para poder abrir una de estas cajas, las mismas estaba dispensas de gran parte de los formalismos que recibían los paquetes regulares, pero las supervisaban durante su trayecto el servicio especial.

 

Todos sabían porque no debían abrirse, especialmente si se le enviaba al alguien con suficiente poder como para que accidentalmente te calleras en labores de limpieza y te despedazaras la columna y la cara o mientras te bañabas y accidentalmente te hacías tres orificios en el cráneo.

Miro de nuevo la caja y frunció el ceño, su primera caja especial.

Todo empeoraba, el intento calmar los conflictos raciales pero las negociaciones no llegaron a nada, seguían sumándose atentados tras atentados, diez años después de la guerra civil de Ishval, se había metido en una asignación que claramente nadie deseaba cumplir pensando que podía solucionarla, y solo ahora se daba cuenta de lo iluso que fue.

Se inclino y cerró los ojos intentando calmarse, ¿que querrían los del comando central, porque le enviaron una caja sellada?

-su excelencia Interina, señor lo busca la general de brigada Riza Hankeye para discutir los protocolos de seguridad-

No levanto los ojos, ¿que querían del comando central?, todo empeoraba rápidamente, un Führer muerto y él estaba a cargo de vigilar y establecer los protocolos de seguridad, de encontrarse con el grupo de planificación y desarrollo y de montones y montones de aprobaciones.  

Y fue el encargado de las negociaciones de paz, él era de momento el suplente del Führer, en la zona, solo por motivos de fuerza mayor y solo porque no había alguien lo suficientemente capacitado, pero cuando todo terminara seguro que sería uno de los primeros en pagar.

Suspiro, siempre había solución, solo tenía que ponerse en movimiento, tendría que utilizar los contactos, tendría…

-señor, ¿desea ver al general de brigada?-abrió los ojos y miro al hombre con hastió.

-por supuesto, necesito al secretario de negociaciones, han logrado contactar con el cabecilla del golpe-

-no señor, inteligencia aun no encuentra nada-

-encontraron el lugar al menos- la vos se elevo, estaba rodeado de ineptos, como era posible que ellos fueran los más cercanos a el Führer

-si señor encontramos el lugar a unos 4 kilómetros de la zona de negociaciones, además encontramos rastros del arma utilizada durante el ataque a la firma del tratado de paz bilateral, una cañón de artillería Flack de 88 mm, encontramos rastros de polvo, registros de alquimia, daños estructurales en la edificaci…-

-¿uno de los grupos pro insurrección maneja la alquimia?  Inteligencia no tiene registros de eso, ¿que se supone que hiso el departamento en las últimas dos décadas? ¿Cuánto tiempo llevamos en este hueco, dos meses?-estaba furioso, como se supone que el sabia en lo que se metería, parcia el trabajo que más fácilmente podría llevar a cabo, parecía que era posible mejorar esta tierra, ayudar a los oprimidos, lograr un cambio

-señor solo tuvimos registros de cierta clase de alquimia poco desarrollada, nunca se encontró nada mas complejo, debemos tener alguna fuga de información o algún grupo de terceros se apuesto a su servicio o los contratado, ¿señor?- les hizo un gesto para que se callaras, los miraba con cansancio, apenas había dormido durante la semana anterior, no deseaba seguir discutiendo con ellos.

 

-¿activaron los protocolos de seguridad? , ¿Cuantos alquimistas hemos perdido?-

-estimamos que hay cerca de 200 desaparecidos en 17 atentados, señor-

Una masacre, maldita sea y llegaba una caja, no debía ir dirigida a él, tardaba casi 3 días por correo  de máxima urgencia, con todos los permisos y pases, con todos los documentos, pero sin ningún destinatario claro, una trampa, seguro que tiene una bomba, pero lo peor no era eso, no lo pero ni siquiera era la muerte del Führer.

-pueden retirarse- los hombres lo miraron por un momento, se colocaron en posición de despido el les contesto, y se retiraron, los pesaban, lo median, él sabía que más que consejeros, solo intentaban hundirlo mas en el fango, no más que espías directos del comando central, bajo la vista y vio de nuevo la caja, negra de 40 centímetros, pesada, por algún motivo seguía pensando que en un lugar como aquel, el grupo de insurgentes que intentaban elimina a las fuerzas militares no tenían métodos sofisticados para matar.

Hi esa clase de pensamiento era estúpido, acababan de informarle que tenían alquimistas, debería de estar sobre alerta, pero la caja seguía obsesionándolo.

Recordó por un momento todos los conflictos armados en los que participo, levantando la mano a su ojo automáticamente, acariciándoselo con suavidad, por un momento sintió una punzada de dolor fantasma pero luego todo regreso a la naturalidad, habían perdido bastante a lo largo de todo, los conflictos debieron acabarse al segundo año, pero el accidente con la tribu de cabezas tapadas les costó caro, por un momento pensó que caerían en la misma guerra sin sentido, lo que nunca ocurrió, no en cambio comenzaron los atentados, 8 años después y con 132 alquimistas estatales, 720 soldados y casi 10000 civiles muertos, todo parecía calmarse de nuevo, Blog sobre Ajedrez

Recordó por un momento los reportes de las desapariciones en las cordilleras del este, con las ciudades fantasmas y se sintió peor, la migraña reaparecía, si eran ciertos los rumores todo seguían, pese a los tratados y a la las reformas y a las promesas, seguían sacrificando vidas y jugando a ser dioses.

Bajo una de sus manos y toco con sus yemas el metal, ya habían revisado, la giro, busco irregularidades, se intentaron comunicar con el comando central pero las líneas estaban caídas, incluso la línea roja secreta, por lo que quedaba de parte de ellos, sobresalía el símbolo de alquimia en uno de sus costados, utilizado para cambiar el metal y transformarlo en arena, debía completarse colocando otro en uno de los costados.

Algo que el ya había hecho, coloco una de sus manos sobre el símbolo dibujado con tiza y llevo la otras sobre el creado sobre metal, sintió el ligero cosquilleo eléctrico, sintió el metal bajo sus yemas y el chirrido familiar, el sonido del metal sobre el metal le resulto familiar, vi con atención la tapa, desvió la vista, a el cuarto ricamente adornado con encajes y seda, con madera de nogal, una alfombra con el símbolo de los alquimistas bordado en oro, enorme, demasiado grande para su gusto,

La silla cubierta de terciopelo y forrada con plumas costaba más que el sueldo de un año de unos de sus hombres

-concéntrate -desvió la mirada y vio la caja, al final todos eran simples piezas de ajedrez, que se tenían que mover con cuidado, saco de su abrigo un aparato circular emitía un pitido en presencia de explosivos  por los gases que estos emitían, lo coloco junto a la tapa y la levanto lentamente, acerco el medidor y  espero el sonido, una resistencia o que el sensor respondiera.

 

Nada.

Levanto la tapa finalmente, la coloco con cuidado sobre la mesa, coloco el sensor sobre la caja, nada, respiro con alivio, no importaba lo que hubiera ocurrido, al final lograría salvarse, siempre avían otros a los que señalar para la culpa, siempre había mas fichas que sacrificar, se levantó apoyándose en los brazos de la silla de nogal y vio dentro de la caja, por dentro todo estaba tapizado con seda y colocado dentro había…

-su excelencia – entro la general de brigada Riza cuadrándose-solicito permiso para ordenar una audiencia-él no le prestaba atención- ¿tiene algún problema?-se acercó observándolo, no le informaron de un envió especial, menos dentro del despacho de comando.

-Edwind…Dowrock-

-¿señor?-el levanto la vista la miro a los ojos por un instante, parecía haber una sonrisa, pero luego volvió a bajar la mirada.

-recuerdas al alquimista de metal, algo de esto me lo recuerda-miro el casco, presentaba raspones, puntos donde se carbonizo el metal, incluso varias manchas de óxido, por un momento espero que le hablara con vos aguda y chillona, se preguntó porque no habían metido preso a el alquimista de metal, pese a la larga lista de delitos graves que el había cometido, pese que había intentado la trasmutación humana, probablemente uno de los pocos motivos por lo que aun colgaban a un criminal.

-claro señor, durante la guerra civil de Ishval, si mal no recuerdo el alquimista estatal Edward Elrook había unido el alma de su hermano a una armadura-se detuvo durante un momento-uno de los casos exitosos de transmutación humana - que se dejaron pasar y no castigaron con ejecución o que se encubrieron.

Siempre se encontraban a personas que habían intentado traer de vuelta a alguien, no era extraño ejecutar a 10 alquimistas, como mínimo, por tramitación humana y creación de criaturas vivas, recordó que hacia menos de 1 año lo hicieron con un niño de 11 años, luego de que el caballo que trajo de vuelta matara a 6 personas, el caso fue tan comentado que incluso el en ese atolladero le llego información del mismo.

-si, ahora su- hermano trabaja para nosotros, la última vez que los vimos fue hace-se paró viendo por un momento el casco-¿5 años?-

-hee, ocho, señor-

-si exacto, creo que no a llegado muy lejos como alquimista-por un momento se detuvo y recordó una batalla con unas criaturas, los homúnculos y con un monstruo deforme y gigante, no sabía porque nunca lograba retener eso por mucho tiempo ni las menorías con  los hermanos, pero vio una imagen de la armadura que tenía vos de niño y-¡este era su casco!-por un momento se detuvo- ¿siguen vivos?-

Ella se acercó y miro, vio el casco metálico- no sabría informar sobre la situación de los elriiicks ,señor- lo único que si noto fue el hecho de que tenía un cuerno metálico, le parecía familiar pero lo cierto es que-supongo…¿que es lo que tiene?–señalo el cuerno metalico

-humm- se agacho y observo mas de cerca, en el metal brillaban las luces del salón, podía ver ciertas magulladuras, los dientes metálicos e incluso los huecos de los ojos, no tenían el brillo que en alguna parte de su mente creía que debía de tener, el nombre de los hermanos le pareció ridículo, no era el que recordaba pero estaba seguro de que era parecido.

 

-en el cuerno-

Acerco su cara más, esperando que de aun momento a otro el casco cobrara vida pero nada sucedió, olio algo peculiar.

-un regalo por lo que le hic…- lo demás estaba bajo el casco, bajo las manos y agarro los bordes del mismo por un momento imagino una vos chillona hablándole, nada.

Ella lo miro nerviosa mientras posicionaba mejor sus manos en los costados del casco.

-señor, perdone la pregunta pero ¿ayudo al alquimista de metal?-

-no está dirigido a mí, fue dirigido al anterior Führer –no era cierto de hecho fue dirigido al superintendente de la zona.

-no lo levan…-sí, él también pensaba que debía ser una trampa, pero sentía curiosidad, lo único que lo distraía de el debacle del mundo exterior, era un envió secreto dirigido a un muerto.

Ignoro a riza y levanto el casco, más pesado de lo que esperaba, algo resbalo y emitió un suave sonido, mientras sacaba el casco de la caja, lo giro quedando el vacío interno a su vista- …ron a mis amigos-observo el interior del casco y noto que estaba cubierto de óxido, parecía que en algún momento funciono de pecera solo por dentro ,algo olía a podido, se sentía mucho más ligero, miro a Riza, ella miraba la caja con los ojos abiertos, las mandíbulas marcadas por el esfuerzo, los dientes blancos apretados, la boca a medio abrir, bajo la vista, lo vio.

Encontró lo que buscaban desde el día anterior, había dejado una mancha rojiza en la tela que recubría el interior de la caja, su piel mucho más blanca de lo que recordaba, los ojos desencajados con líneas purpura que los cruzaban horizontalmente, las corneas empañadas, unas manchas de sangre bajaban por la comisura de los labios, podía ver zonas moradas y el olor, ¿cómo no lo había identificado? La cabeza a reírse, moviendo las mandíbulas lentamente, con una vos chillona y estridente que parecía llegar desde muy lejos, atreves de un teléfono.

Se corrigió mentalmente, solo se movía el cráneo, lentamente, subía y bajaba.

-¿Qué?- le cruzo por la mente que seguía vivo, pero sacudió esa idea de inmediato, el sonido demasiado chillón, la voz una reproducción mecánica, el sonido en bucle continuo.

-como es posible, deberían estar rígido por el rigor-el pánico traiciona la vos de Riza.

La miro por un instante-cierto- era lo único que se le ocurrió, la situación no era horrible, solo inesperada y confusa, no se prepararon para tal sorpresa, alguien se tomo la molestia de enviar… debieron colocarla dentro del tren, falsificaron todos los permisos, destruyeron las líneas de comunicación, crearon la caja y el reproductor- ¿debe de ser uno de esos grabadores que utilizamos en los interrogatorios no? -y finalmente lo guardaron todo dentro del tren, de nuevo.

¿Cómo?

En la caja, la cabeza del anterior Führer seguía riéndose, con los ojos desencajados en una mueca de burla.

-No…la estática es…demasiada-se detuvo por unos segundos en los que el juro que ella se doblaría y vomitaría, pero no lo hiso, parecía hecha de acero, no confiaría en ella para su seguridad si fuera de otro modo-debe ser uno barato adquirido de algún lugar-lo miro y abrió los ojos en realización-señor debemos salir del cuarto, esto debe de ser una trampa-maldecía por sus adentros, ¿cómo consiguieron burlar toda la seguridad?

 

Simple, era una de las cajas de envió especial, esas nunca se abrían

El coloco el casco sobre la mesa distraídamente, cerrando el circuito, sintió el cosquilleo, no había círculos de trasmutación dibujados dentro del casco, él lo había examinado de paso, por la parte interna el casco estaba recubierto por óxido, pero el metal reacciono cuanto entro en contacto con el nogal, ¿o era cedro? completando un circuito.

El sabia el resultado de la trasmutación iniciada, cualquiera lo hubiera sabido.

Para crear una trampa que reaccionara de ese modo debía de saberse el tipo de madera, el tamaño de la misma para no terminar con un montón  basura humeante, a menos que crearan el tipo de reacción con el material en suficientes cantidades no serviría de nada, tal vez tuviesen suerte. Por un momento pensó en atraparlo y conseguir capear la tormenta que se avecinaba, se salvarían ellos  siempre sobrevivían.

Quienes se tomaron la molestia conseguir los certificados para este rompecabezas dejo al azar el todo lo demás, la miro, ella intentaba lanzarlo al suelo, los brazos extendidos, el gesto duro, su pelo corto flotando en un instante, lástima que al final nada resultara, al menos el no dejaba a nadie pero ella tenía una pequeña que se quedaría huérfana.

Por instinto movió sus dedos, sonándolos, esperando reducir el oxígeno de la habitación hasta niveles mínimos, no le importaba que todo terminara, pero debía intentarlo por ella y la niña y el esposo, intentando reducir la explosión, pero no tenía los guantes puestos, no podía controlar el oxígeno de forma tan eficiente utilizando las manos como el alquimista del metal, y en esa fracción descubrió la respuesta a como llego la cabeza a su oficina, simplemente esperaron a que llegara una caja y la intercambiaron, por lo que debían de tener a alguien o podían entrar en zonas altamente vigiladas.

El metal se hundió en la madera en menos de una décima de segundo, cambio su consistencia de solido a líquido y de líquido a gaseoso, reacciono con el metal que formaba el casco, se encendió y se expandió, a gran velocidad, en transición entre estados, muy poco espacio para una expansión tan repentina, descargando una gran cantidad de energía, ninguno de los dos pudo reaccionar con suficiente velocidad.

La explosión voló la mitad del piso, desde las calles cercanas las personas que dormían pudieron sentir el temblor , vieron la columna de humos, oyeron los gritos del ataque planificado, canciones, disparos, en algún lugar alguien grito, pedía por su vida, de qué lado ahora no importaba, la paz que parecía seguras hacia solo 2 días desapareció.

Para el amanecer el movimiento de liberación de Ishval se hiso responsable por el ataque a las fuerzas pacificadoras colocadas en la ciudad

 

Aunque nunca se había marchado

Regresar al índiceOxidante by alphatetra

Entonces él fue

…Algo se lo comía, no podía recordar ni pensar, minutos de no ver, de no respirar.

Entonces fue

Ahora lo recordaba, ahora si

Alguien lo llamo.

Abrió los ojos,-¿huuummm?- le dolía la cabeza, se paró con dificultad,-¿qué, hora , es?-no hubo respuesta, recordó que la mujer de servicio, que trabajaba desde hacia 10 años con el apenas podía oír, ya demasiado mayor.

 

Pero él no tenía corazón para despedirla.

Ese día tenía algo que hacer.

Algo importante

Su café ya estaba listo y que su comida debía de estar aún caliente colocada en la mesa junto con los dos diarios que imprimían en la ciudad y que él llevaba leyendo desde que había llegado hacia tanto tiempo.

Se paró, agarro los lentes que siempre estaban al lado de su cama sobre la pequeña mesa junto a la lámpara y frente al retrato de la que fue su esposa, se los ajusto y por fin el mundo adquirió la definición que siempre tenía, lentamente, en penumbras, podía oler el tocino, sintió el vacío del hambre en su estómago, se sentía cansado y lo que era peor sin energía, llamaría y se daría de baja ese día por encontrarse enfermo o amenos eso planeo.

-de una vez-

15 minutos después , después de un baño y de vestirse, caminaba hacia las enormes puertas de madera que separaban su cuarto del comedor de su casa y las empujo, frías como el metal, atravesó el largo pasadizo que conectaba su cuarto con su cocina, podía oler el tocino y los huevos, si desde niño no recordaba comerse un desayuno de tocino, en el servicio, siempre que se trasnochaba solo servían basura comestible, carne rancia de caballo, y si tenían mala suerte, de mulas, vino de mala calidad, café con sabor a barro y el pan qué era lo único que a momentos estaba fresco.

Llego al salón, el sentimiento de familiaridad le retorno, los soldados ocupaban la mayoría de las mesas, en uno de los costados se encontraba el espacio reservado, llego a una enorme mesón de 18 puestos que solo se encontraba ocupado por dos oficiales sentados en el extremo opuesto, se sentó, recordó algo pero del mismo modo que lo recordaba se le escapo entre los recovecos de su mente, últimamente le costaba concentrarse en las cosas importantes.

Meses

Se sentó en la mesa reservada a oficiales, vacía a esas horas de la mañana, el siempre había tenido la habilidad de pasar desapercibido.

En la mesa se encontraba servido su desayuno imperial completo, podía oír el bullicio, el gigantesco salón podía albergar en su máxima capacidad más de 5000 soldados , en turnos de 15 minutos toda la base podía comer en dos horas, una delas modificaciones estructurales que el propuso para la base, sonrió.

Extrañaba el departamento de ingeniería.

Alas, eso era tiempo pasado, ahora a cumplir-de una vez-

Pensó por un momento lo que debía hacer pese a que su cerebro ya había decidido, debería comer -de una vez-¿no lo había dicho hace unos segundos?, el plato se enfriaba podía oler las semillas de anís depositadas en su café, aromatizándolo, al lado del plato tenía un fajo de documentos, sobre el cual un pisapapeles metálicos brillaba, tenía forma de medio circulo, metálico, una protuberancia e la parte superior , brillaba gracias a los bombillos de luz blanca que se encontraban en el techo del enorme galpón, a 9 metros sobre el piso.

-el grupo de soporte trajo estos documentos - vio la casilla de vigilancia interna y los ventanales superiores de la caseta, rio hablándole a Zala, el uno de los superiores, estaban conversando, de las nuevas directrices, llamarían a el grupo especial de vigilancia, para que mantuvieran el control, Roy se llamaba, se habían cruzado un par de veces, sonaba calmado mientras discutía con el representante del grupo especial.

 

Un escalofrió lo sacudió, no en ese lugar, en donde se encontraba la conversación

Le restaría control sobre la situación, la vos sonaba fría indiferente, lo iban a hacer a un lado, eso le costaría porlomenos 5 años hasta su próxima promoción, lo que descalabraría sus planes y sin embargo el hijodeputa parecía hacerlo sin ningún problema, y eso lo decepciono,

Solo por unos segundos

Pero por fin pudo respirar de nuevo, no se sentía preparado para vigilar algo tan peligroso como un tratado, no desde los dos atentados, matar a desconocidos en calles ciegas en la privacidad era una cosa, incluso arreglar a un grupo de gente para que confirmaran una muerte accidental era algo, pero no poseían suficiente operativos para mantener la seguridad de alguien como el Führer .

Aun así estaba decepcionado, casi 20 años de trabajo continuo y lo apartaban sin siquiera preguntárselo, bajo la vista hasta su comida, luego de ver los rasgos de Roy en los ventanales de la caseta de observación, demasiado lejos como para ver con claridad sus rasgos faciales.

¿Que?

Tenía algo que resolver, hacia un par de meses le encargaron algo, pero le parecía cada vez más difícil siquiera recordad que era lo que debía de ser, sus dedos comenzaron a bailar sobre el fajo de documentos, intento algo solo para detenerse en medio de nada en específico y cancelarlo, el olor del desayuno al final lo venció y termino comiendo, pese a que todo estaba quedando frio, trago el café frio sin azúcar con disgusto, y se paró.

Camino lentamente, dándose cierto tiempo, su pulso cada vez más lento, atravesando el galpón que servía de comedor, en las mesas apenas había soldados, la mayoría se encontraban ocupados en alcabalas, en misiones de vigilancia, en crear puntos de seguridad y casas seguras, en encontrar a personas marcadas y sacarlas de circulación durante la visita y en separar las zonas en las que se encontraban insurgentes de las zonas que apoyaban los tratados de paz.

Paso las grandes puertas corredizas metálicas y se adentró a la zona administrativa, con enchapado de madera en el piso y grandes banderas decorativas, con cuadros y sillas de maderas lustradas, la temperatura era mucho menor dentro de la zona administrativa que mantenía a la mayoría de los dirigentes, se encamino lentamente por la sala que apenas tenía soldados uniformados y un par de niños.

La gran escalera de madera, el cuadro del fundador, el de gente supuestamente importante y del actual presidente nominativo, las estatuas de símbolos militares, ignoradas por todos, grises y sin significado para los habituales, todo le daba cierta calidez e imparcialidad, al final subió los 33 escalones, el los había contado, hasta el primer piso en donde se encontraba su despacho, a apenas 25 metros, mientras más cerca del centro estés(y más alto), mayor es tu rango, siempre que tengas uno de los espaciosos despachos, enfrente del suyo lo esperaba su ayudante, hacía poco tiempo que lo tenía a su servicio, se cuadro cuando se acercó, le devolvió el saludo, y lo sigue, luego de que ambos saludaran a su secretario, una vez dentro se sentaron a discutir minucias en relación a los nuevos puntos de control.

 

Tardo un poco en darse cuenta que había dejado el fajo d documentos en el comedor.

¿Porque se lo habían enviado al comedor? él nunca los cargaba consigo, los asuntos importantes y peligrosos solo se atendían en sus despachos asegurados tras la puerta tras la que generalmente no pasaba nadie que no supiera de ellos, se sentía furiosos, como diablos pasaba algo tan estúpido el dia en que lo vendría a informar del fracaso del ascenso-que raro-

No es que el quisiera el ascenso pero lo cierto es que no quería quedar como descuidado.

-Exacto, como le decía deberíamos vigilar las cañerías del edificio señor, ya a sido la 5 ves que he llamado a mantenimiento para que revisen la zona este del edificio, deben haber botes de agua ya que la pared lateral del edificio siempre tiene moho y hongos y se agrieta no importa con que la sellen –

Lo miro, -deberían haberlo arreglado ya, pero supongo que supera a los de mantenimiento, enviar una planilla de soporte a los de ingeniería para que envíen a un grupo para que arreglen eso-

Él lo miro-señor ya se lo pedimos y su única respuesta fue que si no podían los de mantenimientos que enviáramos a los alquimistas, que ellos tienen las manos llenas con los móviles y las paredes de luz , por lo que todos los ingenieros se encuentran en misiones-

-¿supongo que ya enviamos a los alquimistas?- lo dudaba, ellos siempre eran los últimos en entrar y los primeros en salir y siempre dejando un rastro de problemas –

-¿Señor?- por un minuto lo miro extraño -claro señor que lo intentamos, llenamos la planilla para solicitar a uno de los alquimistas, pero recuerda lo que ocurrió cuando intentamos eliminar la plaga de cucarachas con alquimia-el gesto de repulsión y miedo cruzo la cara del joven, con el pelo arreglado según el estilo cesar, con su uniforme limpio a punto de blanco, su cara joven y sus rasgos relativamente suaves, parecía un sastre más que lo que esperaban las personas de un militar

Él se volvió, en la pared sur de su despacho, reptando detrás de uno de los muebles, podía ver como crecía una mancha de humedad, sobre la cual crecía una capa de moho y hongos, el mueble, de madera, con enchapado metálico, relucía, las persianas apenas dejaban entrar unas cuantas rendijas de luz, solo se podían ver documentos en los sectores inferiores, sobre los superiores, libros: la mayoría de idiomas, costumbres, mapas, cartografías y planos geográficos de casi todos los pueblos a 50 kilómetros a la redonda.

-kippel, al final ocupara todo-él se volteo-

¿Qué?-

-Que-el dolor de cabeza, regreso, desde hacía tiempo no le aparecía. Sintió la punzada, si todo al final se oxidaba, el chico era algo extraño, siempre terminaba diciendo tonterías cuando nadie se lo esperaba-sentado en la silla de madera y cuero, detrás de su enorme escritorio se sentía cómodo, pero la sensación de olvido seguía molestándolo- búscame algo para el dolor y pásame los informes de la semana-

-señor los informes se encuentran en la mesa-bajo la vista, sobre la mesa se encontraba un grueso fajo de documentos ¿ya no los había leído?- ja, e búscame el preparado y luego tomas nota-

-señor-el soldado se levantó se cuadro y se marchó rápidamente, la puerta produjo una corriente de aire suave, se sentía cansado, parecía que no hubiese dormido toda la tarde, levanto la mano y por un momento le dio vértigo ver lo alto dela misma y lo ajena a su voluntad que parecía, ¿era su mano?, la movió y agarro uno de los informes, el superior.

 

- REDADAS Y LIBERACION DEL RECINTO 5-

Empezó la lectura, lentamente, revisando cada uno de los detalles del operativo, reviso el número de páginas, la firma el encargado de la operación, la disposición de la limpieza, cuantos artefactos fueron limpiados, y las medidas post operatorio, el artículo de 18 páginas no variaba en relación a los 100 que había leído en los últimos meses.

-Supervivientes 1

-¿supervivientes?- releyó, releyó el artículo, aparto varios de los otros reportes, los comparo, ninguno de ellos guardaba relación al recinto 5, busco hojas, buco material anexo, nada.

-¿quién fue el suertudo?-

Levanto la vista, parado en frente de su escritorio, le extendía la mano con un vaso, dentro de otro tenía el preparado analgésico, agarro un poco entre el pulgar y el meñique y lo aspiro, sintió la menta subiendo le por la nariz y luego bebió la infusión. Se recostó en el respaldo de la silla, viendo el reporte , con las fotos extendidas, al final de su cuarto habían dos muebles de metal, los mismos qué siempre veía en su despacho, los mismos que habían estado en el lugar desde antes de que llegara, desde antes de que construyeran la edificación y todo lo que tenía, tras de ellos crecía incansable el óxido y el moho, por las rendijas podía ver las partículas suspendidas de polvo, y bajo su puerta podía ver el polvo en minúsculas nubes entrando cotaminandolotodo

Pestaño

-señor ocurre algo, parece cansado-intento mirar la cara no descriptiva de su ayudante, apenas logro enfocar algo borroso que se encontraba sentado al otro lado de una estancia infinita, las luces tras de el oscurecían, su silueta oscura resaltaba contra el fondo amarillo.

-estaba intentado-bacilo, no encontraba las palabras, al final siempre ocurría, siempre se le escapaban al final de la tarde, cuando solo podía sentarse y observar- estaba leyendo el reporte, pero falta algo –

-algo, está seguro señor, desea que regrese y busque, es posible que se ella extraviado durante su traslado-

Él lo miro, apenas comprendiendo las palaras-no…no es eso, es-se inclinó, sus manos alargadas e imposibles se apoyaron, señalaron una línea-ve – sobreviviente 1, porque alguien escribió esa líneas en las notas, no tiene sentido-

-señor seguro se desbe a algún tipo, nod etes de extrañar duryrfte…adwadweqae- apenas podía oírlo-pero si fuerbdabd cierto, porquie importari…dawrfq-

Se quedo por un minuto viéndolo, no estaba seguro de que fue lo que oyó, algo estaba un poco mal ese dia

-es sabido el porqué, hemos estado exterminando creyentes de la iglesia, desde hace años seguimos matándolos , todos los países del eje la apoyan y la misma está fuertemente vinculada con sus gobiernos, por eso el eje desde hace años condena nuestros ataques, no pod…no, no debemos permitir que nada afecte este tratado de paz, yo tenemos conflictos fronterizos con 2 de los 4 países que conforman el eje, , ellos tienen tanto alquimistas como una milicia igual a la nuestra, por eso no se permite traer especímenes para el estudio , esta es una caída y mesa limpia para nosotros y el instituto de alquimia-

 

El otro estiro el brazo, desde donde se encontraba sentado y agarro el documento, sin moverse, solo el brazo, el polvo estaba llenando la habitación, se concentró y vio una de las fotos, podía ver una cosa, si se quería criatura, mitad animal mitad humana, tirada en el piso, tenía marcas en su cuerpo , el charco de sangre sobre el que se encontraba ocupaba gran parte de la foto, uno de las 3 docenas de limpiezas, en ese momento no eran más que cenizas.

-Señor el superviviente esta en custodia, en una de las celdas para objetos peligrosos-

Levanto la vista- ¿eliminado?, entonces corrija el –

-no atrapado, como nota adjunta lo marcan como un clase post p22-señalo un punto entre la maraña de texto- no lo marcaron-

-objeto inanimado con cualidades humanoides-

-se espera a su aprobación para el interrogatorio y el permiso de destrucción…-

Se le quedo mirando

-…o estudio-

Estiro la mano, espero que el otro de nuevo estirara la mano de hasta el infinito pero en cambio su ayudante se inclinó sacando su cara de la contraluz y dejando ver los rasgos suaves y humanos, dio una respiración aliviada, el kippel seguía extendiéndose tras sus muebles metálicos, cubriendo los libros.

-no tiene datos de identificación, ni forma, ni marca de trasmutación, ni un boceto o foto, ni datos generales, quien lleno el informe?-

El otro lo miro, eso creía, desde detrás de la oscuridad que ocultaba sus facciones.

-solo lo que dijo, señor, ¿recuerda la armadura cubierta de óxido en la redada?-

El bajo la vista, recordó momentáneamente la armadura, brillante, enorme, con una vos que llegaba desde muy lejos, infantil, no sabían a quien le pertenecía, pero el apenas pudo verlo luego de que callera la detención masiva, lo habían logrado arrinconar , lento, oxidado, deforme a un lado de la planta de tratamiento de aguas del precinto 5, junto al grupo de quimeras, una detonación de artillería le despedazo parte del brazo y lo desperdigo, cuando al final los soldados lo agarraron y lo amarraron apenas podía moverse solo con una mano, su casco, con figuras en espiral y un enorme cuerno roto, y con una estrella deforme en su hombro izquierdo.

-yo soy lo que yo soy-lo único que respondió cuando le preguntaron qué era, luego de eso lo mandaron al depósito de artefactos peligrosos.

Lo habían encerrado en uno de los compartimentos de seguridad y lo dejaron por dos meses.

-debimos de mandarlo de inmediato- por primera desvió el polvo, agitando una de sus manos, las nubes no eran nubes, era olas que reptaba bajo la puerta a grandes bocanadas, las partículas saturaban la habitación, empezó a toser, el dolor de cabeza le reapareció, como pudo dejar pasar por alto eso.

La vejes, seguro debía de hacer lo que debía de hacerse -de una vez-

El seguía sentado, todos seguían sentados, una armadura animada, desde hacía tiempo el proyecto A1B3 había sido cancelado, así que era el trabajo de algún externo sin permiso.

-asdawq adfa wfdqa qa rwq dawa f fadfqad dawfgbfgsfhgh-

-hu- no pudo entenderlo, la vos parecía venir desde muy lejos, distorsionada. La niebla estaba adsorbiéndolo todo, se sentía muy cansado para siquiera formular una pregunta solo deseaba descansar un rato,

El seguía sentado, una figura visible, debieron acelerar todo, no era normal, pero algunos alquimistas utilizaban a las armaduras como esclavos o para realizar trabajo peligrosos, si encontraron una en tan mal estado en la ciudad sería difícil saber el punto desde donde salió la misma, tal vez lo mejor sería llamar a algunos rastreadores-si llamar…a algunos rastreadores…pero eso después….la limpieza primero…no queremos rastro de operaciones ilegales para final de la próxima-no podía verlo, realmente la niebla no dejaba ver más allá de mediometro frente a él , sentía un cosquilleo en los dedos, al frente la armadura, titánica, sin oxido, sin manchas, sin las formaciones, viéndolo, a mediometro entre la niebla, espesa, ¿qué ocurre? ¿qué era eso que salió del compartimiento?….o debían bajar a registrarlo…su cuerno arrancaba destellos de la fría del bombillo que alumbraba ese trozo del almacén, algo yacía tras de él , arrodillado, convulsionaba, Algo, no podía recordar , ni respirar, no veía, no podía respirar desde hacía minutos, no sin dolor, la armadura siguió su camino, sus pasos metálicos , en el sótano, Algo se lo comía, no recordar , respirar, no, espirar de haia mis

Alguien lo llamo

Abrió los ojos, le dolía la cabeza, se paró con dificultad,-que hora es-no le respondió, la mujer de servicio, que trabajaba desde hacia 10 años con el apenas podía oír, ya demasiado mayor…

Pero él no tenía corazón para despedirla.

Ese día tenía algo que hacer.

Algo importante

 

Regresar al índicereporte ██ trasmutacion de almas by alphatetra

Reporte ███ trasmutación de almas

-Como identifica, controlar y eliminar un caso de trasmutación de almas página ██

-Aplicaciones en el campo:

- Civil página ██

- Militar página ██

-casos conocidos de trasmutación de almas página ███

-problemas morales en la trasmutación página ███

Página 5

mento que se encuentren un objeto animado se debe enviar a un grupo de control y captura, en caso de que no sea posible la captura del objetivo debe eliminarse, no se permite dejar en libertad, mantener bajo vigilancia o intentar comunicación con cualquier objeto que se allá usado para una trasmutación de almas.

Datos para la identificación

Capacidad limitada para moverse, capacidad limitada para la comunicación, verbal o no verbal, cualidades intelectuales clásicas bajo la psicología cognitiva humana.

Los limites fisiológicos en la trasmutación de alma no existen, se han encontrado trasmutaciones aplicadas a rocas , juguetes e incluso utensilios de cocina, como el objeto f57, un candelabro de 3 brazos, no debe subestimarse la capacidad de ninguno de estos casos, la peligrosidad quedo comprobada durante la operación f57 limpieza de la cima en la cual se intentó recuperar una tetera que respondía al nombre de █████████ durante la operación █████████ como pedido de la familia real de Swubonic, y en el cua

Desde la oscuridad, yo te veo by alphatetra

Desde la oscuridad, yo te veo by alphatetra

¿Qué pasa cuando tu pierdes tu cuerpo, y cuando alguien más une tu alma a otro cuerpo, que pasaría con lo tus sentidos, como vivirías, serias realmente t�

fanfic

es

https://fanfic.es/static/images/fanfic-desde-la-oscuridad-650-0.jpg

2020-08-12

 

Desde la oscuridad, yo te veo by alphatetra
Desde la oscuridad, yo te veo by alphatetra

Si crees que alguno de los contenidos (texto, imagenes o multimedia) en esta página infringe tus derechos relativos a propiedad intelectual, marcas registradas o cualquier otro de tus derechos, por favor ponte en contacto con nosotros en el mail [email protected] y retiraremos este contenido inmediatamente

 

 

Update cookies preferences