A veces.. Es mejor rendirse ~ by Nicolee_ShikaTemaFan1

Fanfics en EspañolEl sitio de referencia de los fanfics en español, con miles de fanfics gratis y en español

 A veces.. Es mejor rendirse ~ by Nicolee_ShikaTemaFan1
Summary:

-Oye, lo decía en broma…

 

-Mm?- le respondí. No había estado prestándole atención. La verdad era que aún estaba dolido por los recuerdos que empezaron a rondar en mi mente desde que Chouji la mencionó. En verdad quería olvidarla, pero si algo me distinguía era que cuando me enamoraba, amaba incondicionalmente. ¿Cursi no? Mis amigos solían golpearme cuando me pasaba hablando de ella... Pero cuando todo terminó, rogaban que volviera a ser así. Me había vuelto un muerto en vida, no podía entender lo que había pasado. ¿Como después de tanta felicidad había llegado tanta  angustia? A veces pensaba que tenía corazón de mujer, pero bueno… a pesar de mi aspecto de “vándalo”, era alguien sensible. O lo era hasta ese momento, ya que después de mi ruptura con Sakura, me volví una persona fiestera, que iba de fiesta en fiesta, bebía hasta olvidar todo, me acostaba con cualquier mujer atractiva que se me cruzaba… estaba irreconocible. Pero este era el nuevo Shikamaru Nara. Ninguna mujer volvería a burlarse de mí.



-I keep bleeding, I keep keep bleeding love ..- apenas escuché esa frase cambié la emisora. Odiaba esa canción. Me recordaba a Deidara, a su voz, cantándome mientras me hacía el amor, mientras me engañaba haciéndome creer que me quería a mí y no a mi cuerpo, que yo era especial... Mentiras, todo eran mentiras, me lo confirmaba cada vez que descargaba su violencia en mi. Pero eso había cambiado, yo ya no era la chiquilla enamorada. Ahora yo hacia lo que quería y con quien quería. Me acostaba con cualquier chico atractivo, sin importar cuando ni como. Amaba el sexo, y si se daba la oportunidad de pasarla bien, ¿por que pedir amor? El sexo me llenaba, aunque sea por un tiempo. Basta de sufrir por hombres, basta de esperar que las palabras sean sinceras. Honestidad absoluta, solo quería sexo a cambio de sexo, quedaba claro y todos felices. En Konoha sería igual, encontraría algún chico lindo que me cautivara y me llevara a la cama. Después pasaría el tiempo y yo volvería a Suna. Fin de la historia, no más amor, no más mentiras.



Categories: ANIME/MANGA Characters: Ninguno

Generos: Angustia, Romance

Advertencias: Lemon, Lenguaje Obsceno

Challenges:

Series: Ninguno

Chapters: 8 Completed: No Word count: 10821 Read: 750 Published: 24/05/2011 Updated: 23/11/2011
Summary:

-Oye, lo decía en broma…

 

-Mm?- le respondí. No había estado prestándole atención. La verdad era que aún estaba dolido por los recuerdos que empezaron a rondar en mi mente desde que Chouji la mencionó. En verdad quería olvidarla, pero si algo me distinguía era que cuando me enamoraba, amaba incondicionalmente. ¿Cursi no? Mis amigos solían golpearme cuando me pasaba hablando de ella... Pero cuando todo terminó, rogaban que volviera a ser así. Me había vuelto un muerto en vida, no podía entender lo que había pasado. ¿Como después de tanta felicidad había llegado tanta  angustia? A veces pensaba que tenía corazón de mujer, pero bueno… a pesar de mi aspecto de “vándalo”, era alguien sensible. O lo era hasta ese momento, ya que después de mi ruptura con Sakura, me volví una persona fiestera, que iba de fiesta en fiesta, bebía hasta olvidar todo, me acostaba con cualquier mujer atractiva que se me cruzaba… estaba irreconocible. Pero este era el nuevo Shikamaru Nara. Ninguna mujer volvería a burlarse de mí.



-I keep bleeding, I keep keep bleeding love ..- apenas escuché esa frase cambié la emisora. Odiaba esa canción. Me recordaba a Deidara, a su voz, cantándome mientras me hacía el amor, mientras me engañaba haciéndome creer que me quería a mí y no a mi cuerpo, que yo era especial... Mentiras, todo eran mentiras, me lo confirmaba cada vez que descargaba su violencia en mi. Pero eso había cambiado, yo ya no era la chiquilla enamorada. Ahora yo hacia lo que quería y con quien quería. Me acostaba con cualquier chico atractivo, sin importar cuando ni como. Amaba el sexo, y si se daba la oportunidad de pasarla bien, ¿por que pedir amor? El sexo me llenaba, aunque sea por un tiempo. Basta de sufrir por hombres, basta de esperar que las palabras sean sinceras. Honestidad absoluta, solo quería sexo a cambio de sexo, quedaba claro y todos felices. En Konoha sería igual, encontraría algún chico lindo que me cautivara y me llevara a la cama. Después pasaría el tiempo y yo volvería a Suna. Fin de la historia, no más amor, no más mentiras.



Categories: ANIME/MANGA Characters: Ninguno

Generos: Angustia, Romance

Advertencias: Lemon, Lenguaje Obsceno

Challenges:

Series: Ninguno

Chapters: 8 Completed: No Word count: 10821 Read: 750 Published: 24/05/2011 Updated: 23/11/2011
Story Notes:

Story Notes:

Capítulo 1 by Nicolee_ShikaTemaFan1
Author's Notes:

Primer Capitulo! Es a modo de introducción, pero despues se pone interesante.

Author's Notes:

Primer Capitulo! Es a modo de introducción, pero despues se pone interesante.

-¡¡ Si no te levantas ahora mismo, voy a tirarte agua sacada del retrete, y  te advierto que tu padre acaba de salir del baño!!

 

-Mmm,.. VOY – grité espantado ante la idea de sentir ese liquido chorreando en mi cara-¡ya me levanté!

 

Empezaba otro día normal en mi casa, no por nada nos llamaban los “locos Nara”, mi madre solía gritar esas cosas sin importarle que los vecinos nos oyesen. Desayuné sin ganas, la verdad es que  estaba cansado y no quería ir a trabajar.

 

-Má...-dije.- ¿Puedo dar parte de enfermo hoy?

 

Me arrepentí al instante e habérselo preguntado, porque su mirada asesina fue una respuesta inmediata.

 

-Eem, déjalo, ya me siento mejor- dije esbozando mi sonrisa mas inocente.

 

Me levanté y salí a toda velocidad, sin darle tiempo de empezar el sermón. Ya había cumplido 18 años, y el hecho de terminar la escuela había sido una alegría para mí, porque significaba que dentro de poco me podría ir de mi casa y ser libre de mis padres. Me gradué sin honores, sin títulos, sin menciones, solo un promedio mediocre y todo era debido a mi flojera, como mi madre no se cansaba de repetir. No me anote en la universidad, ya que no contaba con recursos suficientes para hacerlo, pero conseguí un empleo en el taller mecánico del padre de mi mejor amigo Chouji… La mecánica era algo que se me daba bien, y que también me gustaba, así que no lamentaba el hecho de no estudiar, aunque sabía que eso me destinaba a tener siempre una vida de nivel social bajo; esto tampoco me importaba, porque para mi, el dinero no era lo más importante. Bueno, no era lo maaaaaaaaaas importante, era perfectamente consciente de que si mi condicion economica hubiese sido diferente, ella seguiria conmigo... Aunque, ¿valdria la pena estar con ella si ella estaba conmigo por eso? Bah, mujeres. Sin embargo, habia momentos en los cuales deseaba estar un poco mejor de dinero.

 

Me puse mi chaqueta de cuero negra y me subí a mi moto, el único regalo que había obtenido por mis 18, había sido de parte de todos, ya que una motocicleta era algo caro para gente de mi mismo nivel económico, pero al conocer mis gustos, todos mis amigos estuvieron juntando el dinero para regalarme lo que sería el mejor regalo de mi vida.

 

Muchos dicen que mi aspecto parece el de un vándalo, pero yo pienso que marco mi propio estilo. Tengo el cabello castaño y largo, que siempre recojo en una coleta, ojos del mismo color y cejas finas, pero aunque todo el mundo me lo pregunte ¡No! No me depilo. Uso aretes en ambas orejas, con la desaprobación de mi madre, y siempre visto de negro. ¿Vándalo? Más bien Shikamaru Nara.

 

 

 

 

 

Llegué temprano al trabajo, como siempre, y fui recibido por mi mejor amigo, quien también trabajaba allí, y sería el gran heredero de Talleres Akimichi.

 

-Hey Shikamaru, puntual como siempre, y sin embargo olvidaste lo más importante. Tu pase de entrada- me miró inquisitivamente, a lo que yo respondí con una sonrisa de medio lado.

 

-¿Creíste que lo olvidaría?-saqué de mi mochila una bolsa de papas extra grandes, los ojos de Chouji brillaron-Toma-le dije al tiempo que revoleaba el paquete en su dirección.- Tienes que buscarte una chica con urgencia amigo- le dije, un poco asqueado al ver la avidez con la devoraba ese primer paquete del día.

 

-Hay que ver quien lo dice, donde esta la tuya?

 

-Sabes bien que no necesito a ninguna chica- le dije en tono cortante. Era un tema del que no me gustaba hablar.

 

-Ahhh claaaaro, entonces tu puedes darle consejos amorosos al mundo entero, pero cuando alguien menciona siquiera el nombre de Sakura…

 

-CÁLLATE!- le  grité. Al ver su mirada asustada, me di cuenta de que estaba apuntándolo con un trozo de metal- Eem, lo siento amigo, pero sabes que no me gusta hablar del tema.

 

- Perdóname tú a mi, lo hice a propósito- apoyó una mano en mi hombro- Pero creo que es hora de que lo superes amigo, no puedes quedarte solo de por vida… Simplemente por una chica estúpida que se cruzó en tu camino.

 

-Hmp-dije, imitando el monosílabo del maldito que me había arrebatado a Sakura, Sasuke Uchiha- No sé como ese imbécil pudo fijarse en la única chica que me interesaba, teniendo a su merced a tantas hermosuras…

 

-Despechadoo…

 

-Ya basta- le dije aventándole un trapo en tono gracioso, pero el humor ya me había cambiado.

End Notes:

Espero que les haya gustadoo.. !

Besii

End Notes:

Espero que les haya gustadoo.. !

Besii

Regresar al índiceCapítulo 2 by Nicolee_ShikaTemaFan1
Author's Notes:

Hola! Prometo que con el tiempo va a estar cada vez mejor... Los dejo con la conti :B

· NiiCoLe~

Author's Notes:

Hola! Prometo que con el tiempo va a estar cada vez mejor... Los dejo con la conti :B

· NiiCoLe~

-Oye, lo decía en broma…

 

-Mm?- le respondí. No había estado prestándole atención. La verdad era que aún estaba dolido por los recuerdos que empezaron a rondar en mi mente desde que Chouji la mencionó. En verdad quería olvidarla, pero si algo me distinguía era que cuando me enamoraba, amaba incondicionalmente. ¿Cursi no? Mis amigos solían golpearme cuando me pasaba hablando de ella... Pero cuando todo terminó, rogaban que volviera a ser así. Me había vuelto un muerto en vida, no podía entender lo que había pasado. ¿Como después de tanta felicidad había llegado tanta  angustia? A veces pensaba que tenía corazón de mujer, pero bueno… a pesar de mi aspecto de “vándalo”, era alguien sensible. O lo era hasta ese momento, ya que después de mi ruptura con Sakura, me volví una persona fiestera, que iba de fiesta en fiesta, bebía hasta olvidar todo, me acostaba con cualquier mujer atractiva que se me cruzaba… estaba irreconocible. Pero este era el nuevo Shikamaru Nara. Ninguna mujer volvería a burlarse de mí.

 

-Olvídalo, definitivamente no estás prestándome atención.

 

-Lo siento… estaba… pensando.

 

Agradecí mentalmente que la conversación hubiese finalizado, ya que un bocinazo indicaba que un nuevo cliente había llegado.

 

-Yo voy- le avisé, ya que se encontraba ocupado arreglando el viejo jeep de Jiraya, un cliente de confianza, al que siempre se le rompía algo, pero se negaba a cambiar de vehículo.

 

Interrumpí mis pensamientos al ver al cliente que estaba esperando frente a mí, no sabía que estaba mejor, si la increíble moto negra, brillante, impecable, o la despampanante rubia que acababa de bajarse de ella. Al verme, la portadora de unos increíbles y profundos ojos verdes me sonrió.

 

-Hola- me dijo. – Necesito ayuda, y creo que tú puedes dármela- agregó para guiñarme un ojo pícaramente.

 

-Claro- dije devolviéndole el guiño- Viniste al lugar indicado. Aunque no me explico como una hermosura así está en este barrio…

 

-Nunca es malo salir de la rutina, y gracias por el cumplido.

 

-En realidad, lo decía por la moto, pero tú también eres hermosa-agregué con un toque de humor. Siempre caían con los chistes, y ella no sería la excepción, pensé con un a sonrisa.  En ese instante lanzó una carcajada que me dejó helado, era encantadora.

 

- Tú siempre tan gracioso Shika-kun. Realmente no has cambiado en nada…

 

Me quedé como un bobo mirándola. ¿Había dicho Shika-kun? ¿Acaso nos conocíamos? Tal vez había cometido el error de darle la dirección de mi lugar de trabajo a una de mis chicas de fin de semana, como llamaba a las que me “Acompañaban” en las noches. Pero no, eso era imposible, si hubiese estado con semejante mujer, no lo hubiese olvidado.

 

-No me digas que te deje sin palabras, generalmente era al revés- me dijo, sacándome de mis pensamientos- ¿Qué te pasó?

 

Solo pude sonreír, haciéndome el interesante. Por más que buscara en mi mente no podía recordar de dónde rayos la conocía, dios, debía aflojar con el alcohol, mi memoria ya me traía problemas.

 

-Bueno, si vas a quedarte así, voy a tener que hacerlo por mi cuenta.

 

Miles de ideas se me cruzaron por la mente cuando terminó esa frase, y no pude evitar un escalofrío al ver que se me acercaba, con un paso sensual, que hipnotizaba, no podía dejar de mirarla, mudo. ¡Qué sorpresa me llevé cuando simplemente me sonrío y me besó en la mejilla! ¡Y peor al ver que se dirigía a la trastienda!

 

-¡Oye! No puedes pasar ahí, es el garaje confiden...

 

Pero ya era tarde, la rubia estaba de pie junto al jeep, mirando a Chouji con una sonrisa. Este, al notar que una chica estaba a su lado, salió de debajo del vehículo. Por un momento, pensé que iba a echarla, ya que Chouji era muy correcto con el trabajo, pero definitivamente, las sorpresas no terminarían ahí para mí. ¡El muy atrevido puso una sonrisa de oreja a oreja y la abrazó! ¡La abrazó de la cintura, la alzó en el aire y se sonreían como dos descarados! Definitivamente, algo no encajaba.

 

-Eem, disculpen- ambos voltearon hacia mí- ¿Me perdí algo?

 

-Mmmmm, te costará mucho retribuirme esto Shika-kun- me dijo la rubia- ¿Ya me olvidaste? Que mal amigo eres…

 

-Eem, disculpa, pero sinceramente… no te recuerdo- dije, pero esa palabra me dio una pista, “amigo”, me había dicho… pero seguía sin recordar.

 

-Diablos Shikamaru, estás mal… Solo me costó verla dos segundos para saber quien es…- genial, el comentario de Chouji me había hundido aun mas.

 

-Bueno, bueno, definitivamente hoy no es tu día Shika-kun, ¿o mejor te digo “cervatillo peleador”?

 

Cervatillo peleador…

 

Cervatillo peleador…  

 

Esas palabras rebotaron en mi mente por unos segundos, y ahí recordé…

 

FLASH BACK

 

Tres niñas de aproximadamente 8 años estaban en ronda, discutiendo para ver quien sería la novia en el juego.

 

-¡No es justo! ¡Yo merezco ser la novia, soy la mayor!-gritaba una pequeña rubia con los ojos verdes furiosos.

 

-Serás la más grande, pero también eres la más fea-le respondió la otra rubia, con una mirada celeste que demostraba claramente que se sentía superior a las demás.

 

-Chicas, mejor dejemos que Shikamaru escoja-susurró tímidamente una pelirrosa.

 

Un niño castaño estaba recostado en el suelo, cerca de ellas, mirando las nubes.

 

-Todavía no se como acepté jugar con ustedes, son demasiado problemáticas.

 

-Pero Shika-kun… Shika-kun bonito… yo sería tu  mejor pareja- rogó con un puchero la ojiceleste.

 

-Seré novio de Sakura, después de todo, ella es la menos problemática, a ustedes no las aguanto más-dijo señalando a ambas rubias.

 

-Yo no jugaré, me cansé de estos juegos de niños-se quejó la rubia más grande.-Y tú-dijo, señalando al niño con un dedo.-No eres mas que un cervatillo peleador…

 

FIN FLASH BACK

 

Cervatillo peleador…

 

Cervatillo peleador…

 

No, definitivamente era imposible que esa hermosura frente a mí fuese…

 

-¿Temari…?

End Notes:
End Notes:Regresar al índiceCapítulo 3 by Nicolee_ShikaTemaFan1
Author's Notes:

Hola! Ojalá les guste! Gracias por las lecturas!

· NiiCoLe~

Author's Notes:

Hola! Ojalá les guste! Gracias por las lecturas!

· NiiCoLe~

Era una situación muy graciosa, al principio creí que estaba bromeando, pero parecía sincero al decir que no me recordaba. Tuve que recurrir al último recurso: la frase que lo había traumado. Já, era divertido observar su expresión, realmente lo había impresionado como mujer; no nos veíamos desde hacía casi 10 años y definitivamente pensaba que yo debía ser una tontita nerd como lo era de niña, pero así como yo lo notaba cambiado a él (muy para bien, por cierto), seguro él me notaba cambiada a mí. Desde que entré al taller estuve esperando un abrazo, una sonrisa, ALGO que demostrara que me recordaba, pero al ver que se me insinuaba, caí en la cuenta de que no sabía quien era… en circunstancias normales Shikamaru JAMAS se me hubiese insinuado, yo no era su “tipo”, como me decía cuando éramos pequeños y yo estaba detrás de él como una tontita… Esperé unos minutos, pero seguía sin haber muestras de conocimiento, así que me dirigí a la trastienda donde seguramente encontraría a Chouji. Este era mi amigo desde siempre, era mi mejor amigo, al que siempre tenía que compartir porque también era mejor amigo del cervatillo peleador; a él si lo había visto en los últimos años, pero habían pasado casi 3 años desde la última vez que nos encontramos. A los 8, tuve que mudarme a la ciudad de Suna por el trabajo de mi padre, mis hermanos Kankurou y Gaara se quedaron en Konoha, viviendo con mi madre, pero yo quería un cambio, quería volver a empezar. Cuando Chouji me vio, me reconoció de inmediato, así que solo sonreímos y nos fundimos en un cariñoso abrazo, ante la mirada sorprendida de Shikamaru, Já, como disfrutaba eso… Seguramente se traumaría al decirle quien era yo.

 

-Eem, disculpen- dijo, a lo que nosotros volteamos para mirarlo- ¿Me perdí algo?

 

-Mmmmm, te costará mucho retribuirme esto Shika-kun- le respondí- ¿Ya me olvidaste? Que mal amigo eres…

 

-Eem, disculpa, pero sinceramente… no te recuerdo- realmente parecía desconcertado, pobrecillo.

 

-Diablos Shikamaru, estás mal… Solo me costó verla dos segundos para saber quien es…- pareció incómodo ante el comentario de Chouji, pero sabía que este lo había dicho a propósito, se estaba divirtiendo con la situación casi tanto como yo.

 

-Bueno, bueno, definitivamente hoy no es tu día Shika-kun, ¿o mejor te digo “cervatillo peleador”?-dije, tirando mi ultima carta para ver si reaccionaba.

 

En ese momento, su rostro se transformó, primero una mueca pensativa… y después sus ojos castaños se abrieron mucho para decirme con una expresión de mayor sorpresa:

 

-¿Temari…?

 

-Bieeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeen, acertaste Shika-kun, pero te costó bastante, ¿acaso tu cerebro prodigio se desgastó?-me quejé con una sonrisa, enseñando mis perfectos dientes, ya sin esos frenos que me caracterizaban en mi niñez.

 

No se como describir la situación, pero al ver su cara ya no pude evitar soltar una carcajada ¡era muy gracioso! Había pasado justo lo que yo presentí: estaba shockeado.

 

-Shikamaru, quita esa cara de bobo y ponte a trabajar. Eres mi amigo y todo eso, pero estas en horario laboral, atiende a la señorita y luego ve a comprar los repuestos que te pedí, o Jiraya me matará-le ordeno Chouji, sacándolo de sus pensamientos. No pude reprimir una risita.

 

-Nos vemos luego Chou-le dije a mi mejor amigo, utilizando su apodo cariñoso.

 

-Como quieras, cuando quieras y donde quieras Tem-me respondió. Éramos tan amigos que podíamos tratarnos así, sabiendo que no había dobles intenciones.

 

Caminé hacia mi moto de regreso y pude notar perfectamente que la mirada de Shikamaru me envolvía, lo estaba disfrutando, ahora sabría que cambiada estaba.

 

-Bue... bueno... eem, dimee… cual… ¿cual es el problema con tu vehículo?-me preguntó. Me quede mirándolo, ¿acaso estaba tartamudeando? Al parecer  lo ponía nervioso, porque evitaba mi mirada, pero no era tan estúpida para caer en su juego. Ya me había pasado con mi ex novio, Deidara, primero todos eran tímidos, sumisos e inocentes, pero aun conservaba la cicatriz en el brazo de cuando me golpeo. No seria tan ingenua de caer otra vez en lo mismo, no iba a creerle esa timidez. Había venido a Konoha para divertirme, y eso es lo que haría.

 

- En realidad ninguno, solo vine aquí de visita-puse un puchero para que notara mi “tristeza”- pero la idea era que me reconocieran, y tú arruinaste todo.

 

Lo miré de reojo mientras me subía a la moto para irme, y finalmente  habló.

 

-Perdón. Realmente me sorprendiste, estás… muy cambiada. Pero me agrada este cambio, te ves hermosa.

 

Sonreí y bajé de la moto, me acerqué a él y lo abracé.

 

-Te extrañe Shika-kun. Me alegra estar de vuelta-susurré en su cuello. Pude notar un temblor ante mi voz.

 

-Me alegra verte de nuevo.-susurró, correspondiendo a mi abrazo.

 

Estaba feliz de haber vuelto, lo pasaría muuuuuuy bien.

End Notes:
End Notes:Regresar al índiceCapítulo 4 by Nicolee_ShikaTemaFan1
Author's Notes:

Hola! La verdad es que dudaba si subir o no.. Pero como ya habia empezado y siempre me enojo con los que no actualizan dije: No pierdo nada, con que a UNA persona le guste, es suficiente.

Gracias por la oportunidad, si bien prefiero leer, experimentando uno aprende cosas, tal vez pueda mejorar y escribir algo bueno :)

Besii!

Author's Notes:

Hola! La verdad es que dudaba si subir o no.. Pero como ya habia empezado y siempre me enojo con los que no actualizan dije: No pierdo nada, con que a UNA persona le guste, es suficiente.

Gracias por la oportunidad, si bien prefiero leer, experimentando uno aprende cosas, tal vez pueda mejorar y escribir algo bueno :)

Besii!

-I keep bleeding , I keep keep bleeding love ...  - cantaba Leona Lewis mientras yo intentaba concentrarme en reparar un  viejo ciclomotor. No había sido un sueño, Temari había vuelto y estaba muy cambiada. Cambiadísima, y me gustaba. La forma en que se vestía, la forma de peinarse, de hablar, todo era diferente ahora… Ya no era la niñita insoportable y problemática que me volvía loco… Ahora era una rubia infernal que se movía sensualmente hasta cuando caminaba, y yo era un despechado pervertido que haría lo necesario para comprobar que tan buena era en la cama.

-¡Quita esa horrible canción!-grito Chouji desde la trastienda.-No me gusta cuando te pones sentimental.

No me había dado cuenta de que había estado cantando como un idiota.

-Tsk, como digas, de todas formas, me imaginaba como sonaría la voz de la cantante si estuviera en la cama... ¿No escuchaste sus agudos?-le dije en un intento de no quedar como un cursi escuchacanciones de amor.

-Jaja, supongo. ¿Seguro que la imaginabas a ella y no a Temari?

Casi me atraganto con el agua que estaba bebiendo ante las palabras de mi amigo, menos mal que no estaba mirándome, así pude conseguir cambiar a tiempo mi cara de estúpido.

-¿Temari? ¿Y por que tendría que estar pensando en ella?

-Mm, veamos, estabas trabajando, llego esta chica, te pusiste como estúpido, intentaste coquetear con ella, te pusiste mas estúpido, tardaste en reconocerla, te pusiste aún más estúpido, no podías dejar de observar cada paso que daba, te pusiste muchísimo más estúpido, comenzaste a tartamudear, estabas cada vez más estup…

-Ya, ya, ya, ya capte lo de estúpido... Y cualquiera tendría esos pensamientos al verla. Está estupenda, ¿no la viste?

-¡Claro que la vi! Pero es mi amiga. Y tú maldito pervertido, acabas de confesar que estabas pensando en eso-me miró con superioridad, y me di cuenta de que era verdad.- Si te gusta, ¿por que no aprovechas? Según lo que me dijo, vino a Konoha a divertirse, y se irá en unos meses. No creo que tenga problema en acostarse contigo si eso es lo que quieres...

-Como puedes hablar tan livianamente de la sexualidad de tu amiga?-Chouji se limitó a mirarme y encogerse de hombros- Eres un desconsiderado... Además, ¿que  le diría? ¿ “Hola Temari, tantos años sin verte, la verdad es que estas muy cambiada y tengo unas ganas inmensas de agarrarte y saciar mi apetito sexual en ti” ? No es mi estilo ser tan brusco- le dije en tono de reproche. Esta bien, ya no era el tonto cursi, pero tampoco era un desalmado que utilizaba a cuanta mujer se le cruzaba, Temari había sido mi amiga, había estado enamorada de mi, y yo no iba a arruinar eso.

-Solo te doy mi opinión, ella no te rechazaría, sé por qué te lo digo-dicho esto, se volteó y siguió trabajando, dejándome solo con mis pensamientos.

 

 

-I keep bleeding, I keep keep bleeding love - apenas escuché esa frase cambié la emisora. Odiaba esa canción. Me recordaba a Deidara, a su voz, cantándome mientras "me hacía el amor", mientras me engañaba haciéndome creer que me quería a mí y no a mi cuerpo, que yo era especial... Mentiras, todo eran mentiras, me lo confirmaba cada vez que descargaba su violencia en mi. Pero eso había cambiado, yo ya no era la chiquilla enamorada. Ahora yo hacia lo que quería y con quien quería. Me acostaba con cualquier chico atractivo, sin importar cuando ni como. Amaba el sexo, y si se daba la oportunidad de pasarla bien, ¿por que pedir amor? El sexo me llenaba, aunque sea por un tiempo. Basta de sufrir por hombres, basta de esperar que las palabras sean sinceras. Honestidad absoluta, solo quería sexo a cambio de sexo, quedaba claro y todos felices. En Konoha sería igual, encontraría algún chico lindo que me cautivara y me llevara a la cama. Después pasaría el tiempo y yo volvería a Suna. Fin de la historia, no más amor, no más mentiras. Sólo tenía que encontrar a ese chico que me saciara en la cama y que no me pidiera llamados ni mensajes tiernos, ni amor a cambio.

-MI AMOOR, BAJATE DE ESA MOTO Y SUBE A MI AUTO, TE LLEVO A DONDE QUIERAS SI TU ME LLEVAS A LAS ESTRELLAS PRECIOSA-gritó un chico desde un auto. Lo miré evaluándolo. Era atractivo, tenia cabello castaño, ojos marrones y dos marcas con forma de triángulo en las mejillas. Sus colmillos eran más largos de lo normal, pero eso le daba un aspecto de lobito sexy. Bajé de la moto y me acerqué a él.

-Si quieres ir a las estrellas, vas a tener que dejarme conducir- le dije, dejándolo boquiabierto. Se hizo a un lado dejándome el volante. Sonreí de lado, era muy fácil controlar a los hombres.

 

 

-No me dijiste tu nombre linda- me repitió por quinta vez el colmilludo. Estábamos en su apartamento después de pasar dos increíbles horas. Pero ya era hora de decir adiós, pensé mientras me vestía ante su mirada penetrante.

-Ya lo sé, ¿pero que importa mi nombre?-le dije con una sonrisa.

-Entonces, ¿como te encontraré?

-No me encontrarás.

-Mira, nunca le había pedido el teléfono a una chica antes, ya que siempre me lo dan ellas, pero considerando que tu aún no...

-¿Alguna vez te dijeron que hablas mucho?-le dije cortante. Ya había terminado de vestirme y encima tenía que esperar a que termine de hablar. Quería irme, buscar mi moto en donde fuera que la había dejado y marcharme.- Mira, lo pase muy bien contigo, pero fue solo eso, un buen rato.-Me acerqué a él, que continuaba desnudo en la cama, cubierto por las sábanas. El me miraba extrañado, era realmente lindo.-Adiós.-le di un último beso, y el correspondió. Me tomó del brazo haciendo que me sentara en la cama. Aprovechó para rodear mi cintura, y supe que no iba a dejarme ir tan fácil. Sin embargo, cuando comenzó a colar sus manos por debajo de la blusa, lo detuve. - No. Ya fue suficiente. Me voy, es casi mediodía y tengo hambre.

-Puedo cocinar si quieres…

-No, en serio-dije riendo.- Me gustas, pero solo quiero divertirme, y  ya lo hice. Adiós.

Salí del apartamento completamente satisfecha. Ese chico había sido muy bueno, Kiba, según me había dicho. Pero, ¿que importaba el nombre? Nunca volvería a verlo, y no me interesaba. Por el momento, el almuerzo era más importante.

End Notes:

En fin, es todo por ahora. Gracias por leer :D Decidí que no va a ser una trama muy larga porque no soy una escritora muy pensante ni detallista, este fic es a modo de prueba Jaja, peero veremos que dice el tiempo ! El cap me quedó corto, pero es a modo de introducción a la forma de vida que lleva Temari.

End Notes:

En fin, es todo por ahora. Gracias por leer :D Decidí que no va a ser una trama muy larga porque no soy una escritora muy pensante ni detallista, este fic es a modo de prueba Jaja, peero veremos que dice el tiempo ! El cap me quedó corto, pero es a modo de introducción a la forma de vida que lleva Temari.

Regresar al índiceCapítulo 5 by Nicolee_ShikaTemaFan1
Author's Notes:

La verdad es qe pensaba ir adelantando los acontecimientos del fic, y ya ir poniendo el ShikaTema, pero después lo pensé mejor y quise explicar un poco la situación sentimental de Shikamaru, y la imagen que Temari va formando de él. Además también introducir de a poco a Ino y a Sakura, que más adelante van a tener importancia en la historia. Gracias por las lecturas! ME anima saber que aunque sea a una persona le gusta mi modesto fic.

Besii -

Author's Notes:

La verdad es qe pensaba ir adelantando los acontecimientos del fic, y ya ir poniendo el ShikaTema, pero después lo pensé mejor y quise explicar un poco la situación sentimental de Shikamaru, y la imagen que Temari va formando de él. Además también introducir de a poco a Ino y a Sakura, que más adelante van a tener importancia en la historia. Gracias por las lecturas! ME anima saber que aunque sea a una persona le gusta mi modesto fic. Juguetes infantiles: Tienda Gormiti, Monster High, Trompos Cometa, BeyBlade, Bakugan Juguetes infantiles: Tienda Gormiti, Monster High, Trompos Cometa, BeyBlade, Bakugan y muchos más

Besii -

-¿Temari?-me dijo la rubia que tenia frente a mí.- ¿Eres tú?

-Hola Ino, también me alegro de verte.-le dije con una sonrisa irónica.

-¡TEMAARII! ¡NO PUEDO CREERLO ESTAS AQUÍ! ¡ESTAS AQUIIII! ¡MIRATE POR DIOS, ERES UNA DIOSAAA!

-Cállate histérica-le dije riendo, con el escándalo que estaba causando, toda la gente que había en la vereda empezaría a mirar. Odiaba ser el centro de atención.

-Tú, ¡maldita perra! , ¿Como es que fuiste a visitar a Chouji la semana pasada y me hiciste esperar tanto a mí?-hizo uno de sus pucheros, estaba realmente hermosa, como siempre, pero ahora parecía menos tonta que antes. Tal vez la madurez había llegado.- Estoy ofendida querida, ahora tendrás que recompensarme.

-Lo que quieras amiga, tienes toda la razón, pero es que  me entretuve admirando la belleeeeza del lugar-le dije pícaramente, sabia que ella captaba mi doble mensaje.

-Bueeno, bueeno, es más de lo que quería saber…

Al instante nos miramos y estallamos en carcajadas, Ino era increíble, insoportable, pero increíble. A pesar de que no nos veíamos hace años, parecía como si el tiempo se hubiese detenido. Ella, tan hermosa como siempre, con esa sonrisa que iluminaba y esos ojos brillantes que contagiaban el entusiasmo. De pequeñas nos odiábamos, sí, pero unos años antes de mi mudanza las cosas habían cambiado entre nosotras…

FLASH BACK

Una niña caminaba furiosa a toda velocidad hacia el bosque. Hacía un gran esfuerzo por contener las lágrimas que estaban agrupándose en sus ojos verdes. Estaba cansada de ser menospreciada, rebajada por una hueca tonta que tenía a todos los niños a sus pies con una simple sonrisa, ¿Quién se creía para llamarla fea, fuera de moda, ñoña, y todas las cosas que siempre le decía?

-¡Temari! ¡Hey Temari! ¡¡¡TEMAARIIIIII!!!!-gritaba una segunda niña, también rubia, pero de ojos color cielo. Su aura indicaba que había crecido en el seno de una familia bien constituida, llena de amor y que incluso la apoyaba y admiraba en todo. En sus ojos se veía confianza, vanidad e incluso un poco de arrogancia, pero no maldad. Corrió hasta alcanzar a la niña de ojos verdes, que ya se había secado las lágrimas y se escondía detrás de una expresión de absoluta indiferencia.

-¿Que quieres?

-Eem, mira… quería hablar contigo… la verdad es que… es que… la verdad…- la rubia parecía incomoda y dudosa, nunca había vivido una situación así, nunca nadie la había esquivado ni ignorado. Ella era la reina de la escuela y todos querían ser sus amigos. Sin embargo, Temari no hacia mas que esquivarla.

-Si vas a tardar para hablar lo que tardas para plancharte el cabello, déjame en paz.-dicho esto, Temari siguió caminando, pero fue detenida por el brazo extendido de Ino.

-Escucha, se lo que piensas de mí. Se cuanto me odias. Y la verdad es que me extraña que me trates así, la gente siempre me ha querido y tu me odias-bajó la mirada, mientras sus mejillas se teñían de rojo-Yo... yo solo quiero que seamos amigas, me pareces una chica inteligente y bonita... supongo que... que en el fondo te envidio… te envidio porque no pareces necesitar que te admiren para ser feliz… por eso es que quiero llamar tu atención… y por eso siempre estoy fastidiándote…-alzó la mirada para encontrarse con los sorprendidos ojos de Temari- ¿Podemos ser amigas?

La aludida no pudo evitar la sorpresa, pero al encontrar sinceridad en la mirada de la otra, terminó por sonreír.

-Claro, siempre que no me obligues a peinarme como tú…

-¡Era lo mismo que iba a decirte! –dijo riendo la ojiceleste.

FIN FLASH BACK

Bueno, hay que recordar que en ese tiempo tenía 10  años, era fácil para mí perdonar todas las ofensas y comentarios hirientes que había hecho. Desde ese momento nos habíamos vuelto muy unidas. Ino y la peluca rosada también. Nunca me había gustado esa niña, pero había aprendido a tolerar su presencia. Hasta que conquistó a Shikamaru, desde ese momento no pude soportarlo más, ser falsa nunca había sido mi fuerte, y en parte mi corazón roto fue lo que me empujó a tomar la decisión de mudarme con mi padre. Ino lloró un poco, sí, pero nos mantuvimos en contacto, y la verdad es que lo que más quería en este momento era compartir mis vacaciones con una amiga como ella. Así que allí estaba, parada frente a su puerta, mirándola a la cara después de tanto tiempo, sonriéndonos, ¿de verdad nos habíamos odiado tanto?

-¿No piensas entrar?

Su voz me sacó de mi ensimismamiento, y con una sonrisa la seguí al interior de su departamento. Era definitivamente una casa al estilo Yamanaka, perfectamente ordenada y decorada, todo prolijo y en el lugar perfecto, me sentía en una casa de muñecas.

Pasamos las siguientes horas poniéndonos al día de nuestras vidas, ella estaba saliendo con Uchiha Itachi, cosa que me sorprendió porque siempre se había mostrado interesada en Shikamaru, y una vez que este se fue con la peluca rosada, se interesó en Sasuke. ¿Cómo es que había llegado a salir con Itachi?

-Y bueno, imagínate, cuando Sakura dejó a Shikamaru por Sasuke-kun, me di cuenta de que no tenía oportunidad con él, y accedí a salir con Itachi, que llevaba meses pidiéndome una cita…

-Wow wow wow, espera espera espera-dije gesticulando con mis manos.- Demasiada información. Primero, ¿la peluca rosada dejó a Shikamaru por Sasuke? ¿Eso quiere decir que ya no están más juntos? ¡Pero si eran la pareja eterna!

-Sí, lo eran-habló Ino con la mirada melancólica.- Se veían tan bien juntos… Pero bueno, al parecer Sakura perdió el entusiasmo y Sasuke-kun le pareció mejor, de modo que lo eligió a él.

-Hablas de los hombres como si fueran objetos, ¡Sakura no puede decidir si uno es mejor que otro y abandonarlo así como así! ¡Está loca!

-Oye, no te exasperes… Tú no eres precisamente el mejor ejemplo del respeto a los hombres…-la miré con mi mirada asesina.- Tranquila… Al menos mírale el lado positivo, Shikamaru está totalmente libre para ti…

 - ¿Libre para mí?-enarqué una ceja.- ¿Quién dijo que me interesaba Shikamaru?

-Fingiré que no te conozco hace tanto tiempo, y tomaré el hecho de que fuiste a visitarlo a él antes que a nadie como una simple “casualidad”- me dijo divertida.- De todas formas…-cambió su mirada a una seria.- Shikamaru ha cambiado mucho.

-Lo sé, lo he visto, y está muchísimo mej…

-No en ese sentido depravada, me refiero a que de veras está diferente… Después de su ruptura con Sakura quedó muy mal, lloró, rogó otra oportunidad, se enfrentó con Sasuke, habló con los padres de Sakura, se humilló de todas las formas posibles para volver con ella…

-¿Shikamaru hizo eso? Qué pesado…

-Si lo hubieras visto te hubiese dado pena, tenía una mirada capaz de movilizar a una piedra, pero no hizo efecto en Sakura, que seguía de lo más campante con Sasuke-kun.

-¿Intentas decirme que Shikamaru pasó de ser un perezoso a un cursi total con el corazón partido?

-Intento decirte que ya no es el mismo… Después de eso, se volvió un mujeriego insufrible, sale de parranda y vuelve a su casa después de haberse tirado a tres, cuatro, cinco chicas la misma noche, ya nada le importa, odia a las mujeres, odia los sentimientos, parece haber perdido el corazón…-ahora los ojos de Ino parecían a punto de romper en llanto.

-¿Y tú no hiciste nada?

-¡Lo intenté! ¡Sí que lo intenté! Aunque ya no me gustaba Shikamaru, lo quería, él siempre fue mi amigo ¡tendrías que haberlo visto Temari! ¡Te hubiera partido el corazón! Quise hacerle ver que no estaba solo, que tenía a sus amigos, que había más chicas en el mundo, pero él se cerró, y después de pasar unas semanas en depresión, un día salió como si nada, convertido en otra persona, mujeriego, borracho, sexual, todos los adjetivos que nunca asociarías con Shikamaru. Terminó la escuela, pero nunca empezó la universidad  y aunque dice que fue por el dinero, sé que también es porque no soportaría ver a Sakura todos los días, y ver que Sasuke-kun la va a buscar en su increíble auto todos los días. Creo que se siente inferior a él, y además, nunca superó que Sakura lo dejase. Imagínate, ¡7 años juntos! Crecieron juntos, vivieron su adolescencia juntos… Y de repente ¡PUM! Llega otro y se la lleva…

-Debe haber sido horrible-dije con la mirada perdida. Vaya, Shikamaru sí que lo había pasado mal. Siempre supe que la peluca rosada no era para él, podría haber soportado que eligiera a Ino, pero ¡la peluca! ¿Por qué había elegido a la peluca? De todas formas, Shikamaru ya no estaba con ella, y según lo que Ino me había dicho, solo le interesaba buscar alguien con quien acostarse, igual que yo, ¡la situación era perfecta! Solo había un problema, Shikamaru era mi amor de la infancia, y el mejor amigo de mi mejor amigo, ¿arriesgaría eso por una noche de sexo?- De todas formas, creo que la peluca rosada siempre fue materialista, nunca me cayó bien. Era demasiado tonta, y fingía una inocencia que no se creía ni ella misma, era frentona, llorona, caprichosa…

El timbre interrumpió mi monólogo de insultos a la peluquita, y cuando Ino abrió la puerta, ¡oh sorpresa! ¿Quién había llegado? Justamente… la peluquita.

-Oh, lo siento Ino-chan, no sabía que estabas ocupada, solo pasaba por aquí con Sasuke-kun y quise saludarte…

-Descuida, no molestas-le dije interrumpiéndola.- De todas formas ya me voy, tengo cosas que hacer. Adiós Ino.

Cuando pasaba al lado de Sakura, esta ni se inmutó. Genial, no me había reconocido, sin embargo, cuando mi mirada se cruzó con la de Sasuke, pude notar una pizca de reconocimiento. Ya era tarde, el pelinegro venía hacia mí.

-Oye, tú eres Sabaku, ¿no?

-Sí, soy Temari.-le dije esbozando una sonrisa forzada.- Me sorprende que te acuerdes de mí Uchiha. Un gusto verte, adiós.-me despedí y huí justo en el momento en que Sakura volteaba hacía mí. No quería saludarla, siempre la había odiado. Así que monté mi moto y arranqué con la intención de alejarme sin dejarle tiempo para saludarme. Ella y sus falsos modales, seguro me abrazaría y me diría lo feliz que estaba de volver a verme y bla, bla, bla. Mentirosa.

“Bueno”, pensé cuando manejaba, “ahora sé que Shikamaru está solo, que solo quiere compañía de cama, que está fuertísimo, y que la peluca rosada sigue siendo tan estúpida como siempre”. Bien, podría comenzar con mi plan de diversión, pero primero debía encontrar a Shikamaru.

Regresar al índiceCapítulo 6 by Nicolee_ShikaTemaFan1
Author's Notes:

Hola! Volví, jaja. La verdad es que en estos días estuve muy ocupada y no pude actualizar. Gracias por leer, y espero que les guste el cap , 

Besii ♥

Author's Notes:

Hola! Volví, jaja. La verdad es que en estos días estuve muy ocupada y no pude actualizar. Gracias por leer, y espero que les guste el cap , 

Besii ♥

Si había algo que me gustaba, era el día domingo. En primer lugar, porque el taller no abría, y eso significaba que no debía levantarme temprano para ir a trabajar.

Si había algo que odiaba, era ser pobre. ¿Por qué tenía que ser pobre? Siempre contando las monedas hasta fin de mes, siempre comprando cosas de segunda mano, siempre vistiendo la misma ropa… Seguramente todo hubiera sido diferente si yo fuera un Uchiha, ahora estaría cursando la universidad, no soldando caños de escape, ahora estaría tomando sol al lado de mi piscina, no bajo un árbol del parque, ahora estaría paseando de la mano con Sakura, no simplemente pensando en ella…

Sakura, menuda materialista había resultado ser. ¿Cómo no pude verlo antes? Todos me lo decían, pero nunca los escuché. Siempre me desviví para darle todo, pero al parecer no alcanzó. Tsk, las mujeres son unas problemáticas, el amor es problemático, una porquería que te hace actuar como un esclavo. Nadie merece eso.

Esa mañana había sido algo extraña, me desperté triste. No sé por qué. Simplemente no quería hacer nada. Tenía una cita con Kin, pero no pensaba ir, ahí acostado bajo un árbol, mirando las nubes y pensando, podía encontrar la tranquilidad que necesitaba para dejar de pensar en Sakura de una buena vez. Después de un rato cerré los ojos, la noche anterior había ido de fiesta, así que tenía sueño. Nada más cómodo que dormir sobre el césped.

 

 

 

Agg, odiaba los domingos. El día más aburrido de la semana. Y el más empalagoso también. Todas las parejas parecían haber tenido la misma idea. ¿Era posible que a donde fuera que dirigía mi vista, había una pareja de lo más enamorada? Apenas salí del departamento, ya me crucé a dos en el ascensor, fue un momento realmente incómodo. Después, en el café, después, en la calle, más tarde en el parque, ¿es que no tenían nada mejor que hacer que refregar su felicidad delante de mío? ¿Por qué las mujeres se empeñaban en arruinar sus vidas con ese tipo de felicidad temporal? ¿Es que no se daban cuenta de lo mentirosos que eran los hombres, que en cuanto se cruzaran con un par más grande de pechos o un trasero más duro iban a dejarlas? El amor es una fantasía, una porquería que te hace actuar como una esclava, como una esclava ciega además. Nadie merece eso.

No sé por qué mis pies me encaminaron al parque. Cuando quise darme cuenta ya estaba allí, sentada en el mismo banco en el que estaba sentada la primera vez que lo vi a Shikamaru. No pude evitar sonreír. ¡Qué inocentes éramos! Sin duda, la infancia es la mejor instancia de la vida, lo peor que puede pasarte es que se te pierda un juguete. Ningún problema amoroso. Ninguna traición. Nadie que quiera convencerte con mentiras.

El día estaba radiante, el sol brillaba y había unas pocas nubes en el cielo. Los niños jugaban y reían, los ancianos daban de comer a las palomas… Sí, parecía un maldito comercial de campaña política. Exceptuándome a mí por supuesto, yo era la única que no encajaba en ese hermoso cuadro. Me estiré hacia atrás, que problemática era la vida.

-¿Todo bien?-me dijo una voz.

-Eso desearía-contesté sin abrir los ojos.

-Tal vez pueda hacer algo por ti, ¿por qué no me cuentas que te pasa?

-Gracias, pero no hablo de mi vida privada-le respondí con una sonrisa.-Lo sien...-me interrumpí al ver quien me había hablado. No podía ser cierto, era el lobito sexy con el que me había acostado dos semanas antes.

-Hola-me susurró después de besarme en la mejilla.- Me alegro de volver a verte.

-Hola, supongo. No esperaba que volviéramos a encontrarnos.

-Lo dices como si eso fuera algo indeseado.

-Lo dijiste tú, no yo.

-¿Es que no te gusta volver a verme?

-No dije eso, no saques las cosas de contexto tú… como sea que te llames.

-¿Ya no recuerdas ni siquiera mi nombre?

-No.

-Kiba.

-Un gusto verte, ahora, si me disculpas, me voy.-le espeté para luego levantarme y salir huyendo.

Mi suerte no podía ser peor, el chico se había empecinado conmigo. Nos habíamos encontrado ya tres veces, y todavía no captaba el mensaje, no captaba mi indiferencia.

-Hombres, malditos hombres, se creen tan indispensables…

Lo cierto es que yo tenía reglas. Nunca decirles mi nombre. Nada de miradas profundas. Y nunca, NUNCA volver a acostarme con ellos. Si caía en eso, si me acostaba con alguien más de una vez, corría el riesgo de acostumbrarme a él, o que él se acostumbrara a mí. La cosa se pondría algo más privada y personal, y yo no quería ningún tipo de relación. Sólo buscaba sexo, ¿tan difícil era entenderlo?

-Oh, no- el chico me buscaba entre los juegos, bueno, creo que me buscaba, porque miraba entre la gente.”Aunque podría estar buscando cualquier otra cosa, tranquila, no eres tan especial”, pensé, tratando de calmarme. -¡Mierda!- estaba tan distraída que no había visto al bulto tendido a mis pies. Era tarde, ya me encontraba en el suelo, dolorida por el golpe.

-¡¿Qué no te fijas por dónde caminas?! ¡Existe gente tranquila en este parque!

-Lo siento, de verdad, no te había visto-le respondí mientras me levantaba sin mirarlo. No perdería más tiempo, Kiba seguía buscándome. No tenía nada más que hacer en ese lugar.

 

 

 

Molestas mujeres. Estaba descansando y una loca tropezó conmigo.

-¡¿Qué no te fijas por dónde caminas?! ¡Existe gente tranquila en este parque!-Le grité furioso.

-Lo siento, de verdad, no te había visto-me dijo sin mirar. Eso me dio tiempo de reaccionar y levantarme. Lo que menos esperaba ese día era encontrarme a Temari. Sin embargo, ella parecía no haberse dado cuenta de que era yo. Miraba a la gente preocupada, como si estuviera escondiéndose de alguien. Sería divertido. Caminé unos pasos hacia ella, hasta tenerla justo en frente. Me acerqué lentamente a su oído y…

-¡Auch!-gritamos ambos. Ella se había dado vuelta de pronto y nuestras cabezas chocaron. Eso había sido doloroso.

-Shikamaru Nara, ¿qué demonios hacías detrás de mí?

-Maldita loca, quería vengarme, pero lo arruinaste.-me quejé mientras me frotaba la frente.- ¡Qué cabeza dura tienes!

-¿Yo? ¿Cabeza dura? La tuya no me acarició precisamente…

No pude evitar reírme, mi plan de venganza había sido algo muy estúpido. Había querido asustarla, pero ahora en vez de estar ella asustada, estábamos los dos doloridos.

-Idiota…

-Tsk, tu fuiste la que tropezó conmigo…

-¿Que tropecé contigo? ¿Eras tú?

-Sí problemática, te estoy diciendo que estaba lo más bien acostado, y una loca tropezó conmigo, cuando abrí los ojos me di cuenta que la loca eras tú, te seguí para vengarme, y aquí estamos.

-Lo siento.-me dijo con una sonrisa.

-Qué linda sonrisa tienes.-le dije sin pensar.

-¿Ah, sí? ¿Siempre caen con esa?-respondió, para luego darse la vuelta y dirigirse a la puerta del parque. Estaba loca, solo había tratado de hacerle un cumplido y ella pensaba que estaba ligándomela.

-No las que valen la pena.-le dije corriendo hasta alcanzarla.

-Ajam, y supongo que ahora me dirás que las difíciles son las que más te atraen, que te encantan los retos, que si te dejara demostrarme que no eres igual a los demás me sorprendería, y otra sarta de frases memorizadas que todos los hombres tienen incluidas en su vocabulario, ¿no es así?-dijo sin darse la vuelta, caminaba muy rápido, y yo todavía estaba medio dormido.

-Lo dijiste tú, no yo.-grité mientras me detenía, mis músculos aún no reaccionaban y no quería continuar siguiéndola. Con esa frase logré captar su atención, se detuvo y me miró.

-De acuerdo. Empieza.

-¿Empezar con qué?

-Que empieces con tu intento de captar mi atención, para hacer que caiga a tus pies, que nos besemos y termine enrollándome contigo.

-¿Eh?-sí, definitivamente estaba loca. Pero era una locura que me llamaba muchísimo la atención.

 

 

 

Era una situación de lo más divertida. Resulta que el “bulto” era Shikamaru, y el muy tonto estaba ahora hablando sin parar de lo bella que era la ciudad, y cuánto más linda le parecía ahora que estaba en buena compañía. ¡Qué idiota! ¿En serio creía que iba a creerme todo lo que me decía? ¿En qué momento las chicas en Konoha se habían puesto tan estúpidas como para caer con esos versos? ¿Es que acaso esperaba que cayera en sus redes con esas estupideces?

-Se te acabó el tiempo.-lo interrumpí mientras consultaba mi reloj.- Lamento decirte que no lo conseguiste cervatillo.

-Ya lo sabía.-me respondió. Lo miré. Era un chico de lo más raro, ¿es que no pensaba decir nada?

- ¿Entonces me hiciste perder tiempo, y estuviste perdiendo el tuyo sabiendo que no funcionaría?

-Exacto.

-Ah, si que eres raro…

-Y tú estás loca, pero sigo pensando que tienes linda sonrisa.

-Eres un idiota Shika-kun.-le dije riendo, si que era un chico sorprendente.-Ya debo irme, en serio.

- ¿Quieres que te acompañe?

- ¿Puedo hacerte una pregunta?

- Claro.

- ¿Qué es exactamente lo que quieres de mí?

- ¿Quieres saberlo de verdad?

-Absolutamente.

- Me gustaría averiguar que tan cierto es eso de que estás cambiada, que no quieres nada con nadie.

-Ok. ¿Y cómo piensas averiguarlo?

- ¡Ah, eso! Bueno… no pienso decírtelo.

End Notes:

Hasta la próxima y muchas gracias por la oportunidad!

End Notes:

Hasta la próxima y muchas gracias por la oportunidad!

Regresar al índiceCapítulo 7 by Nicolee_ShikaTemaFan1
Author's Notes:

Hola! Gracias por leer, me encanta saber que haya personas que se tomen el tiempo de entrar a mi historia :)

Nuevo capitulo, perdón por la tardanza, lo cierto es que nunca sé cuando voy a actualizar, depende de mi turno en la compu (es dificil teniendo tres hermanos) y tambien mi tiempo libre, esto de fin de curso me esta volviendo loca :/

En fin, espero que lo disfruten !

Author's Notes:

Hola! Gracias por leer, me encanta saber que haya personas que se tomen el tiempo de entrar a mi historia :)

Nuevo capitulo, perdón por la tardanza, lo cierto es que nunca sé cuando voy a actualizar, depende de mi turno en la compu (es dificil teniendo tres hermanos) y tambien mi tiempo libre, esto de fin de curso me esta volviendo loca :/

En fin, espero que lo disfruten !

¿Por qué nos enamoramos?

Porque somos seres humanos. Porque somos idiotas. Porque somos masoquistas. Porque somos crédulos, ingenuos, y absolutamente estúpidos. Por eso. No hay otra razón. La mente humana es una porquería; no, el corazón humano es una porquería. Y nada de lo que me dijeran haría que cambie mi opinión.

No era una resentida, por supuesto que no. Sólo era realista y me cuidaba a mí misma. Simplemente me había bastado con un intento para darme cuenta del sufrimiento que podía provocar el creer en nimiedades como el “amor”. Los hombres solo tienen algo en mente: acostarse con las mujeres. Si te dicen que eres linda, están pensando en acostarse contigo. Si te dicen que les gustas, están pensando en acostarse contigo. Si te dicen que te quieren, están pensando en acostarse contigo. Si te dicen que te aman, están pensando en acostarse contigo. Y una vez que se acuestan contigo, empiezan a pensar en acostarse con otras. Te dejan (completamente destrozada), y empieza el ciclo con otra pobre víctima. Era simple, claro y rutinario. Simplemente, a los hombres no les daba tiempo para algo más. La única forma de evitarlo, era jugar como ellos. Como siempre dije: sexo a cambio de sexo. Sin palabras bonitas ni mentiras, ¿acaso no era más fácil? ¿Acaso no era más divertido? Sí, claro que era más divertido, pero hay un pequeño detalle…

EL vacío. Ese  vacío que una va sintiendo cada vez más a menudo. Ese vacío que a medida que pasan los días se hace más y más grande. Ese vacío que tratas de tapar cometiendo el error de volver a caer en lo mismo: buscar un hombre. ¿Para qué? Para terminar peor que antes. Para que lo que una vez fue un pequeño vacío se vaya convirtiendo en un agujero negro cada vez más grande, que buscó tu pecho como lugar de alojamiento. Trágico, ¿no? Novelesco, extremista, exagerado, podían llamarlo como quisieran, pero así era como me sentía.

Digamos que el amor me daba asco. Los comerciales, las telenovelas, los carteles… Ver a las parejas, engañadas quién sabe por cuánto tiempo… ¡El Día de San Valentín! Dios, odiaba ese día más que nada.

Pero yo no era resentida, solo que tampoco era tonta. Me gustaba divertirme, y si podía encontrar un compañero para divertirme ¿para qué buscar algo más? ¿Para terminar destrozada de vuelta? ¿Para creer de nuevo en el cuento de hadas?

-  Dices que no existen los cuentos de hadas. Bueno, yo puedo tratar de hacerte vivir uno…

Mentiroso. Maldito mentiroso. Nunca había sido sincero conmigo. ¿Por qué los hombres se empeñaban en mentir? ¿Tan difícil era ser sincero desde el principio? Eso ahorraría muchas cosas. El sufrimiento por ejemplo. Las chicas que buscasen diversión accederían, las otras seguirían su búsqueda de “amor eterno”. Ah, claro, el punto es que si se quedan con las chicas “divertidas”, ellos no la pasan bien. La idea es conquistar a las difíciles, a las vírgenes, a las inocentes, es decir, a las más dispuestas a entregar su corazón, y, en consecuencia, las más propensas a acabar con su órgano vital destrozado.

- ¿Tan difícil es creerme? ¿Tan increíble es que me haya enamorado de ti?

Me avergonzaba de mí misma. Había hecho que insistiera, que luchara por mí, sin darme cuenta de que eso era lo que él buscaba, lo que incrementaría el crédito cuando al fin lo lograse.

- D-déjame… Por fav-vor… Q-quiero estar unido a ti… Porq-que te amo…

-Yo t-te amo más Deidara-kun… Nunca… nunca podría negarme a algo tan hermoso como entregarme a ti…

Estúpida. Esa palabra era la perfecta para describirme. ¿Cómo podía ser que siempre viniera a mí el recuerdo de ese día? Durante mucho tiempo traté de convencerme  a mí misma de que había sido el mejor día de mi vida, sin darme cuenta de que en realidad había sido el día en que comencé a arruinarla.

- ¿Cómo que no quieres? ¿Es qué ya no me amas?

- No es eso amor, es solo que hoy estoy cansada…

-¡No me mientas! ¿Qué te pasa? ¡¿Hay alguien más?! ¿¡Te atreviste a traicionarme maldita!?

- N-no…Claro que no…

- ¡Mentirosa! ¡Perra mentirosa!

Y  así se ponía cada vez que me negaba a tener sexo. Aseguraba que yo lo engañaba con otro. ¿Cómo iba a engañarlo si él era el amor de mi vida? ¿Cómo podría mentirle si no era más que una niña?

- Eres una estúpida. No eres más que una puta que no merece ni siquiera mi lástima…

-Dei-Deidara… No me hables así… p-por favor…

Bueno, al menos tenía razón en algo. Sí que era estúpida, tendría que haber huido en cuanto comenzó con el maltrato verbal y psicológico.

-Por eso tu madre y tu padre se separaron… Ninguno quería estar contigo… Ninguno quería hacerse cargo de una niña estúpida y fácil como tú… Seguramente estaban avergonzados de haberte engendrado, yo lo estaría…

-B-basta… No me trat-tes así…

-Mírate, mira lo que eres, no eres más que una estúpida niña caprichosa, y además de caprichosa eres una zorra… Después de todo lo que yo te doy, tú no me das nada….

¡Qué idiota era! Lloraba a mares pidiéndole perdón, le rogaba por otra oportunidad, no quería que me deje. Realmente era tonta. Eso es lo que lograba el amor. Volverte tonta.

-Mírate, das pena-me dije mirando mi reflejo, a pesar de mis esfuerzos, las lágrimas salían por si solas cuando me acordaba de él.-No lo vale. Ninguno lo vale.

 

 

-Eres sexy Nara-me susurró al oído mientras se levantaba.

-Lo sé.-bien, ahora empezaba el plan de “desencanto”.

-Respuesta incorrecta, deberías haber dicho que yo también soy sexy.- me dijo mientras terminaba de vestirse.

-Tsk, no me destaco por ser buen mentiroso.

-Te despertaste gracioso hoy ¿no? Anoche no decías lo mismo.-perfecto, su voz ya empezaba a denotar resentimiento.

-Ayer era ayer, hoy es hoy, las personas cambian todo el tiempo.-le respondí cerrando los ojos

-No puedo creer que seas tan cretino, ¡eres un idiota Nara!

Abrí los ojos al sentir el portazo. Genial, ya se había ido. No soportaba quedarme a dormir con una chica, y menos en un hotel de mala muerte… pero a mi madre no le gustaba que llevara chicas a casa, y por más que me quejara, debía respetarla si no quería terminar castrado.

Al caminar de camino al taller, no pude evitar sentir pena de mí mismo. Siempre me pasaba lo mismo, conocía a una chica linda, me acostaba con ella, luego me comportaba como un cretino para que se fuera, y fin de la diversión. Luego no podía dejar de pensar en la porquería en la que me había convertido, hasta que llegaba la próxima chica, claro. Yo, que siempre dije que las mujeres eran la creación más problemática, pero la más hermosa. Yo, que siempre me esforcé por valorarlas. ¿Tanto había cambiado por una mujer? ¿Tan resentido había quedado por una relación fallida? Bueno, no era cualquier relación. Ella era mi Sakura, mi amor, mi vida. Ella era mi todo. Yo daba mi vida por ella si me lo pedía. Daba cualquier cosa. Menos dinero claro, porque no tenía. Quizás esa fue la diferencia. ¿Por qué otra cosa podría haber elegido a Sasuke antes que a mí?

- Hey Shikamaru, llegas tarde. ¿Qué te pasó?

- ¿Acaso no puedo llegar tarde una vez en mi vida?

-Hey, hey, tranquilo amigo. Tampoco te enojes…

- Lo siento, es que no dormí bien.- me excusé mientras buscaba las herramientas para arreglar un auto.

- ¿Noche agitada?

- Tal vez.

-Vaya que estás hablador hoy.

-Tsk, no seas problemático tú también.

- Como quieras, justo que iba a decirte algo…

-Sí quieres hablar suéltalo.-conocía de sobra a Chouji como para saber cuando se moría de ganas de contar algo.

-Temari estuvo en mi casa anoche.- me contó pícaramente.

-¿Qué? ¿Ella…? ¿Ella y tú…?

-Pues… saca tus conclusiones.- me dijo guiñando un ojo.

-¡Desgraciado!-le dije riendo.- ¡Eres un desgraciado! ¿No que era tu amiga y solo tu amiga?

-Vaya, lo has tomado bastante bien…

¿Bastante bien? Esa información me caía como patada en el estómago.

-Hay que saber perder…

-¿Perder? ¿Acaso te interesaba?

-Tal vez.

-¡Lo sabía! ¡No puedes ocultarme nada a mí!

-Ya no importa, tú te acostaste con ella.

-Eres un idiota Shikamaru, jamás podría acostarme con ella. Es mi amiga de toda la vida… Solo estaba probándote..

-¡Tú eres un idiota!-le dije disimulando mi alivio.- ¿No era más fácil preguntármelo directamente?

-Sí, hubiese sido más fácil, pero así es más divertido…

-Tonto…

 

 

Después de llorar mucho, nada mejor que un buen sándwich de puesto callejero. Y aún mejor ir a visitar a un buen amigo.

-¡Buen día! ¡Hoooola!-grité al entrar al taller. Con un poco de suerte Chouji me animaría un poco.

-Buenos días señorita, ¿en que puedo servirle?

No pude evitar reír. Chouji sí que sabía como cambiar mi estado de ánimo.

-Me gustaría un abrazo de mi amigo-le pedí con un puchero.

Sentir cómo me rodeaban sus brazos me tranquilizó, él siempre había logrado hacerme sentir mejor. Nunca me había llevado bien con mis hermanos, tal vez Deidara tenía razón… ni mi familia me quería. Una única lágrima resbaló por mi rostro, otra vez los malditos recuerdos.

-Oye, ¿tan malo era el sándwich?-preguntó haciéndome sonreír.

-Asqueroso, ni te imaginas.

-Diablos Temari, si que te encuentras mal. No me gusta verte así…

-Estoy bien Chou, estoy bien en serio…

-No te creo.-me dijo serio- Sé que puede hacerte sentir mejor-añadió con una sonrisa.-Un paseo por el lago. ¿Te apuntas?

-¿Cómo cuando éramos pequeños?

-Exacto. Sólo que con una diferencia.

-¿Cuál?

-Verás-dijo hinchándose de orgullo- Como ahora estoy a cargo de este taller, y no puedo irme así como así…

-Eres un malvado-le contesté.- ¿Para que me ilusionas? Ahora m

A veces.. Es mejor rendirse ~ by Nicolee_ShikaTemaFan1

MÁS INFORMACIÓN

El contenido original se encuentra en https://fanfic.es/viewstory.php/
Todos los derechos reservados para el autor del contenido original (en el enlace de la linea superior)
Si crees que alguno de los contenidos (texto, imagenes o multimedia) en esta página infringe tus derechos relativos a propiedad intelectual, marcas registradas o cualquier otro de tus derechos, por favor ponte en contacto con nosotros en el mail [email protected] y retiraremos este contenido inmediatamente

Top 20