Fanfic Es
Fanfics en español

Dragon Age: Nuestra Historia por MissCephei

[Comentarios - 21]   Tabla de Contenidos

- Tamaño del Texto +

Notas del fanfic:

¡Buenas a todos/as!

He decidido publicar este fanfic que empecé a escribir hace 5 años y retomé hace pocos meses, porque estoy muy orgullosa del resultado.
Os pido consideración puesto que mi forma de escribir ha ido cambiando a lo largo de todos estos años (Espero que para mejor) y a mi parecer, se nota la diferencia entre los primeros capítulos y los que escribo actualmente.
También me gustaria agradeceros las opiniones, ideas y críticas constructivas que queráis dejar por aqui, puesto que planeo seguir mejorando gracias a los que me leéis.

¡Gracias por vuestra atención y ojalá disfrutéis leyendo la historia!

La luz del sol se filtraba entre la fina tela del dosel del dormitorio de Elissa. La muchacha abrió los ojos lentamente y observó en silencio el gran techo de mármol de su habitación. Al intentar darse la vuelta, sintió algo cálido a sus pies. Se irguió lentamente y contempló con asombro al gran mabari que roncaba despreocupadamente al borde de su cama. Era un gran perro de guerra color miel, fuerte, con sus mandíbulas podría arrancarle un brazo a cualquiera de un solo mordisco. Pero con ella era tierno y cariñoso, como un bebé. La muchacha sonrió y le acarició el lomo. ¿Cómo habría conseguido entrar?

-Buenos días Roary – Dijo Elissa zarandeando levemente al perro – Ya veo que has dormido plácidamente en mi cama.

Como respuesta, Roary dio un gran bostezo y movió su pequeña cola.

-Lo tomare como un sí- Rio Elissa estirando sus brazos.

La muchacha apartó las hermosas sábanas de seda que arropaban su delgado cuerpo y se acercó al gran armario de caoba que había en su habitación, dispuesta a vestirse. Roary, a su vez, la miraba con anhelo y profería pequeños gruñidos.

-Está bien, está bien. Te dejaré salir - El mabari ladró con entusiasmo meneando la cola - ve a buscar algo para desayunar. ¡Pero pórtate bien! - Elissa abrió la puerta de su dormitorio y Roary se alejó rápidamente.

La muchacha suspiró, cerró la puerta y se tumbó boca arriba en la cama, aun sin vestir. Al fin había llegado. Su décimo octavo cumpleaños. Su mayoría de edad. Lejos de entusiasmarle la idea, aquello le atemorizaba. Pues ser un adulto tan sólo significaba una cosa: matrimonio.

La familia Cousland era una de las más poderosas en todo Ferelden y provenían de un largo linaje de grandes nobles. Como era costumbre en su familia, cualquier miembro a la edad de 18 años debería desposarse con un pretendiente, elegido por sus progenitores. Es decir: una boda concertada.

A Elissa aquella idea le repugnaba. Su hermano mayor y heredero al título de Teryn, Fergus, ya había desposado a una hermosa mujer y juntos habían concebido a un pequeño niño. Entonces, ¿porque debía ella casarse en contra de su voluntad con algún noble necio y narcisista? "Es la tradición" le había dicho su madre.

¡No lo comprendía! ¡Ella ni siquiera había pedido ser una noble! Por supuesto que tenía muchísimas ventajas y comodidades, pero ansiaba una libertad que jamás le habían proporcionado. Las únicas ocasiones en que Elissa había abandonado el castillo de Pináculo habían sido para acompañar a sus padres a las fiestas y reuniones que distintos nobles de otras provincias a las cuales les habían invitado. Ansiaba aprender a luchar, y no aquellas prácticas en los jardines del palacio con simples soldados. Ansiaba aprender del mundo, ver con sus propios ojos las millones de historias que había leído en los libros de la biblioteca y poder vivir sus propias aventuras. La idea de atarse a un matrimonio sin amor... Simplemente le hacía temblar.

-Elissa querida, ¿Estás lista? - La voz de su madre llegaba desde el otro lado de la puerta - Oriana y yo te estamos esperando. Debes estar radiante para esta noche.

-Enseguida voy, madre - dijo Elissa.

La joven suspiró, se levantó de la cama y miró su reflejo en el espejo.

No estaba dispuesta a rendirse.

Usted debe login (registrarse) para comentar.