Fanfic Es
Fanfics en español

Una Misión Inesperada por Uchihaivii3

[Comentarios - 0]   Tabla de Contenidos

- Tamaño del Texto +

Capítulo 3

Tres Meses habían pasado desde que Sasuke debía ser el escolta de Keiko, Salía muy temprano de su casa y volvía muy tarde, cuando sus hijos y su esposa ya estaban dormidos. Por más que trataba de sacarle información a la chica, no lo lograba, era muy astuta. Por otra parte ella tampoco había tenido suerte intentado sacarle información a él. Se estaba volviendo en un desafío personal aquella misión, incluso estaba siendo entretenida. Esa mujer lo intrigaba de tal forma que incluso él mismo se sorprendía.

 

-Cariño, no olvides que hoy debemos ir a la academia por los certificados de calificaciones de Itachi y Shisui – le recordó Sakura mientras él estaba en la entrada preparándose  para salir.

 

-Si, nos vemos allá – dijo rápidamente y luego salió de su casa, Sakura no pudo evitar soltar un suspiro.

 

-Buenos días mamá – apareció Sarada con su mochila.

 

-Buenos días, ¿una nueva misión? – preguntó Sakura con una maternal sonrisa.

 

-Si, es posible que me tome varios días, pero trataré de terminar rápido – agregó la azabache.

 

-Ten, tu almuerzo para el camino – dijo Sakura tendiéndole la comida.

 

-Gracias mamá, eres la mejor – Sarada tomó el almuerzo, besó a su madre en la mejilla y se fue rumbo a su misión.

 

Sakura preparó los almuerzos de los mellizos y ambos se lo agradecieron también eufóricos y luego se fueron a la academia.

 

Durante la tarde la pelirosa estuvo trabajando en el hospital y después se fue a la academia para recibir las calificaciones de sus hijos.

 

-Sakura-chan, ¿cómo estás? – dijo Naruto saludando a su amiga.

 

-Naruto, que sorpresa, ¿qué haces aquí? – dijo la pelirosa devolviendo el saludo.

 

-Shino me pidió que viniera a dar una charla a los pequeños y ese tipo de cosas – agregó el Hokage.

 

-¿Como las tediosas charlas del tercer Hokage? – se burló Sakura.

 

-¡Hey! Mis charlas son entretenidas dattebayo! – fingió estar ofendido el rubio.

 

-Lo sé, solo bromeaba, ¿dónde está Sasuke? ya debería estar aquí – dijo Sakura mirando a todos lados.

 

-¿El Teme aún no llega? Que extraño, debería estar aquí, hoy era importante que vinieran ambos padres, debo hacer un anuncio – dijo pensativo el rubio.

 

-Quizás tuvo algún contratiempo – dijo la pelirosa mirando a Naruto.

 

Naruto se quedó pensativo, pero no dijo nada, debía dar un anuncio y no esperaría Sasuke para empezar. Sakura recibió las calificaciones de sus hijos y después escuchó atentamente a Naruto, el anuncio consistía en realizar una especie de ensayo de los exámenes Chunin para que de niños aprendieran a relacionarse con ese tipo de desafíos, consistiría en batallas uno contra uno. Y serían a partir de la próxima semana, solo podrían participar aquellos que tuvieran la aprobación de ambos padres ese mismo día, de lo contrario deberían esperar hasta el año que viene.

 

-¡Que emoción! ¡ya quiero que empiece! – dijo un entusiasmado Itachi.

 

-Mamá ¿dónde está papá? Debe dar la autorización, de lo contrario no podremos inscribirnos- pregunto Shisui a su madre.

 

-Lo sé, pero no sé donde está, se suponía que vendría… espérenme aquí, veré si puedo hablar con Naruto para que les permita participar solo con mi autorización.

 

Sakura fue a hablar con Naruto pero las reglas eran claras.

 

-Lo siento Sakura-Chan, pero no puedo hacer nada, no puedo dar preferencias, tu y el teme son mis mejores amigos, pero no puedo hacer excepciones, no sería justo para el resto – Dijo un apenado Naruto, si por él fuera dejaría que los hijos de sus amigos participaran solo con la firma de Sakura, pero él no podía hacer desigualdades.

 

-lo entiendo Naruto, gracias de todas formas – Dijo Sakura un poco triste por sus hijos.

 

-De verdad lo siento Sakura-Chan – No le gustaba ver triste a su amiga, ya hablaría con Sasuke, si bien tenía una misión, sus hijos estaban primero y al parecer estaba tomándose muy enserio ser escolta de la hija del feudal.

 

-¿¿Y?? ¿Verdad que si podremos participar? – Preguntó Itachi, Shisui miraba atento a su madre.

 

-Lo siento niños, me temo que tendrá que ser el próximo año – dijo Sakura y se le partió el corazón al ver como sus hijos agachaban su mirada con ojos tristes.

 

Volvieron a casa y ambos fueron a dormir a sus habitaciones mientras Sakura ordenaba todo para el día siguiente, preparó la comida y dejó todo limpio. Una vez terminada la labor, fue a su habitación, se puso su camisa de dormir y se acostó con la lámpara encendida para leer sus últimas investigaciones, aprovechó el momento de ver las calificaciones de sus hijos y se sintió muy orgullosa ya que ambos tenían los mejores rendimientos.

 

-¿Aún sigues despierta? – dijo Sasuke sobresaltando a la pelirosa, no lo había escuchado entrar.

 

-Si, estaba leyendo, por cierto… gracias por asistir a la academia de tus hijos el día de hoy – dijo Sakura sin despegar los ojos de su lectura.

 

-Lo olvidé – dijo Sasuke y se metió al baño a darse una ducha, al salir se acostó de inmediato.

 

-¿Solo eso puedes decir? Sabes, la próxima semana los chicos tienen ensayo de exámenes Chunin- le dijo Sakura.

 

-Eso es bueno – dijo cortante Sasuke

 

-Si, solo que debían inscribirse hoy, de lo contrario deberían esperar hasta el próximo año, sin embargo la autorización debía ser firmada por ambos padres, lamentablemente el padre de mis hijos no asistió – dijo molesta Sakura.

 

-Naruto puede hacer una excepción Sakura, no exageres – dijo Sasuke igualmente molesto.

 

-Hablé con él, y no hay excepciones para nadie, los chicos no participarán… Gracias por eso – cerró de golpe el libro para guardarlo.

 

-¿¡Por qué tienes que ser tan malditamente molesta Sakura!?-Dijo Sasuke gritando muy enfadado - Hablaré con Naruto para que dejes de fastidiarme de una vez por todas, buenas noches – finalizó.

 

Sasuke se volteó dándole la espalda a Sakura por lo que no vio el inmenso dolor que le causaron sus palabras, contuvo sus lágrimas y apagó la lámpara, del tiempo que llevaban casados, Sasuke jamás le había gritado de esa forma.

 

Al día siguiente, Sakura fue a tomar un café con Ino y Temari, conversaron como a menudo lo hacían, sin embargo la pelirosa no había puesto atención ni a la mitad de la charla.

 

-Oye, frentona, ¿qué te pasa? Estás en otro lugar – preguntó preocupada Ino.

 

-Lo siento, es solo que… no han sido buenos días eso es todo – dijo con tono triste la Uchiha.

 

-Sabes que puedes confiar en nosotras Sakura – Le dijo Temari mientras ponía una mano en su hombro dándole apoyo.

 

-Es Sasuke, no sé qué le pasa, está en la aldea y prácticamente no lo vemos, Ayer debía ir conmigo a la academia de los niños pero lo olvidó y por primera vez desde que nos casamos me gritó – dijo deprimida la pelirosa.

 

-Tranquila Sakura, discutir es normal, quizás está un poco estresado, ya sabes cómo son los hombres, por qué no intentas avivar la llama del matrimonio- dijo Ino con mirada pervertida.

 

-Ino tiene razón, cómprate algo sexy y sedúcelo, verás que no podrá resistirse, con Shikamaru jamás falla – Apoyó Temari.

 

Sakura sonrió y estuvo de acuerdo con la idea de sus amigas, esa noche le prepararía una sorpresa especial a su marido.

 

Ese día Sasuke estuvo con Keiko la mayor parte del día, la llevó por distintos lugares y ella cada día se sentía más a gusto con él, estaban cerca de las salida de Konoha cuando Sasuke se quedó unos minutos observando aquella banca que le traía tantos recuerdos, si bien Konoha había sido atentada en varias ocasiones, por algún motivo esa banca jamás fue destruida. Automáticamente los recuerdos llegaron a él: “Te amo tanto que ya no puedo soportarlo, si tu te quedas conmigo te prometo que no te arrepentirás, cada día será de alegría, yo puedo darte felicidad, haré todo por ti Sasuke, así que por favor… te lo imploro no te vayas” Esas palabras quedaron grabadas con fuego en la memoria de Sasuke, ese día fue la primera vez que había besado a Sakura, ella nunca lo supo y hasta el día de hoy tampoco lo sabía, en aquel momento, de irse, la dejó en la banca y no pudo evitar el impulso de besarla.

 

-¿Estás bien? Te distrajiste de repente… ¿en qué pensabas? – Preguntó la pelimarrón muy curiosa.

 

-Nada que tenga importancia… ¿seguimos? – Ella volvió a pegarse a su brazo y él no hizo nada por detenerla.

 

Al final del día Sasuke fue al despacho de Naruto para hablar sobre la participación de los mellizos en los ensayos Chunin, sin embargo, la respuesta de Naruto fue la misma que le dio a Sakura.

 

-Entiendes lo que digo, ¿no Sasuke? – Dijo en tono bastante serio el rubio, algo no muy característico de él.

 

-Hmp! Entiendo, nos vemos – Sasuke se volteó para salir del despacho de Naruto, pero éste lo detuvo.

 

-Espera, quiero preguntarte algo… - Dijo Naruto mirándolo fijamente.

 

-¿Qué es? – preguntó el azabache.

 

-Este extraño comportamiento que estás teniendo, ¿no tiene nada que ver con la hija del feudal verdad? – preguntó el Hokage.

 

-¿A qué viene eso tan de repente?- preguntó extrañado Sasuke.

 

-Nada en especial, simple curiosidad – dijo despreocupado el rubio.

 

-Todo está igual que siempre. Nos vemos – Sin más el Uchiha salió de la oficina del Hokage y fue rumbo a su casa.

 

Una vez dentro vio que todo estaba muy tranquilo, fue a la habitación de sus hijos y se percató que no estaban, Sarada seguía de misión y Sakura debía estar en la habitación o quizás aún en el hospital.

 

Entró al dormitorio que compartía con su esposa y notó que ella estaba en el baño.

 

-¿Eres tú Sasuke? – preguntó ella a través de la puerta.

 

-Si, ¿dónde están Itachi y Shisui? – preguntó curioso el Uchiha.

 

-Fueron a pasar la noche con mis padres, mamá insistió en que fueran a verlos, ya sabes cómo es – Dijo despreocupada la pelirosa.

 

Sasuke comenzó a desvestirse cuando Sakura salió del baño, al verla quedó sorprendido, llevaba una bata entreabierta dejando ver una delicada y sensual ropa interior de encaje.

 

-¿Sucede algo Sasuke-Kun? – preguntó en tono coqueto.

 

-Tu no acostumbras a usar ese tipo de ropa para dormir – dijo el Uchiha mientras continuaba desvistiéndose sentado en el borde de la cama.

 

-Bueno, a veces no es malo cambiar, te noto un poco tenso cariño… - Sakura se acercó, se subió a la cama y se puso atrás de él – Déjame ayudarte – continuó con ese tono sensual y comenzó a masajear los hombros de su marido – Relájate – siguió con lentas caricias y le quitó su camisa, desde atrás comenzó a besar lentamente su cuello, Sasuke cerró los ojos y soltó un sonoro suspiro.

 

-Sakura… - Dijo, pero ella no le prestó atención.

 

-Sakura – Insistió.

 

-Shhh… tu solo siente cariño – dijo su esposa mientras volvía a su labor y bajaba lentamente su mano a la entrepierna de su esposo, lo que pasó a continuación jamás lo esperó.

 

-¡Basta! – Dijo Sasuke en tono alto mientras sujetaba fuertemente a Sakura de la muñeca.

 

- Sasuke, me haces daño – se quejó la pelirosa y él la soltó de inmediato.

 

-Lo siento, es solo que estoy cansado y quisiera dormir – Sin más se metió al baño a ducharse.

 

Sakura se cubrió y las lágrimas empezaron a caer por sus mejillas, se acostó y entre lágrimas se quedó dormida.

 

Sasuke salió del baño y vio que Sakura ya estaba dormida, notó rastros de lágrimas en sus mejillas, frunció el ceño y salió de la habitación, quizás esta sería una buena noche para entrenar un poco.

Notas finales:

Continuará...

Usted debe login (registrarse) para comentar.