Fanfic Es
Fanfics en español

Pokemon Elements por Yami Stark

[Comentarios - 0]   Tabla de Contenidos

- Tamaño del Texto +
Notas:

Ya me había tardado pero aquí está el siguiente capítulo. ¡Disfrútenlo! 

Turno 09

 

 

 

La pokeball de Aiden se abrió y un haz de fuego salió disparado al aire. Un rugido agudo obligó a Evan y Sasha a cubrir sus oídos y Aiden se burló por esto. El fuego dio vueltas alrededor del muchacho un momento antes de colocarse tras él y tomar forma de ave.

 

—¡No es posible!

—¿Qué pasa hermanito? —preguntó Aiden —. No me digas qué tienes miedo.

—¿Qué es eso? —Evan tragó saliva —. ¿Qué le hiciste a Pyrospirit?

—¿Hacerle? —Aiden extendió el brazo y el ave de fuego se colocó en el, aferrándose con sus largas garras —. Lo único que hice fue llevar su potencial al máximo.

 

Sasha sintió un palpitar dentro de ella y no pudo evitar observar la pokeball de Eolospirit, y casi por instinto la lanzó al aire para liberarlo. Cuándo el pequeño pokemon apareció y estiró sus extremidades dirigió la mirada a la chica y después tomó asiento junto a ella.

 

—¿Querías ver esto? —preguntó ella.

 

El pokemon la observó pero no respondió, se limitó a lamer sus patas y luego saltó al hombro de Sasha.

 

—¿Me tratas de decir qué evolucionó? —Evan observó a Hydrospirit y Eolospirit —. ¡Eso es imposible, estos pokemon legendarios no pueden evolucionar!

—¡No podrías estar más equivocado, Evan!

 

Las ardientes llamas se apagaron y dejaron ver un pokemon similar a un halcón sobre el brazo de Aiden, con hermosas y largas plumas doradas y rojas, el cual giró su cabeza en un característico movimiento para observar a Hydrospirit, luego extendió sus alas con majestuosidad y alzó vuelo.

 

—Aún así… —Evan lanzó una sonrisa confiada —. Sigo teniendo la ventaja de tipo. ¡Usa acua jet!

—¡Pyrohawk, bola de energía!

 

Los dos ataques chocaron, causaron una explosión de la que Hydrospirit fue salió perdedor, inmediatamente Pyrohawk se lanzó en picada contra su oponente a toda velocidad.

 

—¡Cuidado! —advirtió Evan.

—¡Muy tarde! —Aiden hizo un ademán con el brazo —. ¡Usa bola de energía una vez más!

 

Pyrohawk alcanzó a Hydrospirit con su ataque y lo noqueó fácilmente, luego volvió a elevarse y agitó sus alas al mismo tiempo que rugía.

 

—¡Es muy fuerte! —exclamó Sasha asombrada.

 

Eolospirit saltó del hombro de su entrenadora y se acercó a Pyrohawk a medida que descendía, se observaron fijamente y por un momento Sasha creyó que también quería luchar con el. En su lugar, el pokemon saltó al lomo del ave y está comenzó a volar con él a su lado.

 

—¿Qué pasó…? —Sasha inclinó la cabeza dudosa.

—El fuego y el viento se llevan bien —respondió Sam al llegar a la entrada.

—¿Fue suficiente? —preguntó Aiden cuando Evan devolvió a Hydrospirit a su pokeball.

—¡Esto no ha terminado! —Evan busco otra pokeball —. Golispood…

—¡Ya basta Evan! —dijo Sam con los brazos cruzados —. ¿No ves qué es un hospital?

 

El tono severo de Sam hizo reflexionar a Evan sobre su comportamiento, observó a los niños preocupados antes de recuperar la compostura.

 

—Yo… lo siento —Evan apartó la mano de su cinturón.

—¡Es hermoso! —exclamó Leo detrás de Sam al ver a Pyrohawk.

—Hermosa —corrigió Aiden —. Es ella.

 

Pyrohawk respondió a la afirmación de Aiden al extender sus alas con majestuosidad y se posó frente al grupo.

 

—¿Ese es el titán de fuego, Aiden? —preguntó Sam.

—¡El único!

—¿Cómo hiciste para conseguir la evolución? —Sam se acercó a pokemon y acarició su cabeza con delicadeza.

—No lo sé —Aiden tomó asiento en el suelo —. Un día pasó.

—¡¿Cómo que no lo sabes?! —Evan pasó junto a su hermano sin míralo —. ¿No es tu trabajo cuidarla?

—Ellos buscan hacerse más fuertes hermanito, si el entrenador es débil es normal que ellos también lo sean.

—¡Tú! —Evan apretó los dientes para contenerse y dio vuelta de mala gana.

—Lena ya despertó —dijo Sam —. Deberían ir a verla.

 

Los gemelos asintieron y se apartaron de mala gana, sin embargo ambos fueron en direcciones diferentes. Evan entró al hospital mientras que Aiden permaneció afuera.

 

—¿Qué pasó entre esos dos? —preguntó Leo disimuladamente a Sasha.

—Parece que son problemas familiares —Sasha asintió —. Será mejor no meternos en eso.

—Entiendo… —Leo quedó pensativo.

 

Sam tomó a los chicos de los hombros para guiarlos de vuelta al interior del hospital y volvió la mirada hacia Aiden que seguía afuera junto a Pyrohawk y Eolospirit.

 

—¿No vienes?

—Conozco el camino.

 

Una vez el grupo regresó adentro, los hermanos fueron los primeros en entrar con Lena y la joven sonrió al verlos, pero no fue hasta que Evan entró a la habitación que su rostro se iluminó.

 

—¿Cómo te encuentras? —preguntó él.

—Mejor… —Lena bajó la cabeza —. Siento mucho haberlos preocupado.

—Lo importante es que ya estás bien —dijo Sam.

—¡Si! —Sasha saltó de alegría —. Debes mejorarte para poder seguir con el viaje.

—Sobre eso… —el tono de Sam era más serio de lo normal —. Ella no podrá viajar en un tiempo.

—¿Qué? —preguntó Leo con preocupación —. ¿Va a estar bien, cierto?

—Si —Sam asintió —. Pero necesita recuperar fuerzas o tendrá una recaída.

—Por eso ustedes —comentó Evan.

—¡Entiendo! —respondió Sasha —. Significa que estaremos solos.

 

Los hermanos se observaron y asintieron con seguridad. Sam bufó por su tierna determinación y revolvió el pelo de ambos.

 

—No es lo que trataba de decir —Sam suspiró —. Pero puede que sea el caso

—Sé que será peligroso… pero —Evan cerró sus ojos.

—¡Lo haremos! —dijo Leo con una seguridad que nunca antes había mostrado.

—No creo que haga falta —Lena mostró su cálida sonrisa a los hermanos —. ¿Verdad? —entonces volteó a la puerta.

 

Aiden se encontraba recargado junto a la entrada, acompañado de Eolospirit y muy en silencio. Suspiró y entró al ser expuesto.

 

—¿Qué harás desde ahora? —preguntó Evan —. ¿Te irás?

—Necesitamos tu ayuda —dijo Sam —. Ahora más que nunca.

 

Un silencio incómodo cubrió la habitación, Aiden observó fijamente a Evan y como sostenía la mano de Lena, luego cruzó los brazos y se paró erguido.

 

—¿Por qué no me dijiste como te sentías?

—Lo siento… —Lena bajó la mirada.

—¿Tienes idea de o qué habría pasado si hubieras colapsado en el bosque?

—Si… —Lena alzó la mirada —. No quería ser una carga.

 

Aiden no dijo más y dio vuelta, se detuvo en la entrada y lanzó una mirada a los hermanos.

 

—Me iré a primera hora… ¡Ya sea que estén listos o no! —y dejó la habitación.

 

Eolospirit se acercó a Sasha y se restregó en las piernas de la chica, quién se encontraba aterrada por la feroz mirada de Aiden.

 

—Creo que estamos mejor solos —dijo Sasha.

—Es buena persona —comentó Lena sonriente.

—Siempre viendo lo mejor en todos —Evan sonrió y apretó más fuerte la mano de Lena —. Él es un caso perdido.

 

Sasha se percató de esto último y lanzó una mirada pícara a Lena. Luego tomó a Leo del brazo y lo sacó de la habitación casi a rastras.

 

—¿Qué pasa? —preguntó el hermano.

—¿Qué opinas?

—¿Sobres qué?

—¡Viajar con él! —exclamó Sasha —. Creo que lo haríamos mejor solos.

—Te apoyaría si solo fuera el viaje nuestra preocupación —Leo se mostró pensativo —. Pero no podremos contra esos sujetos, no solos.

—¿Por qué tiene que ser él? —Sasha se cruzó de brazos molesta —. Se ve de lejos que nos detesta.

—Yo creo en lo que dice Lena —respondió Leo —. No es tan mala persona.

—Ay hermano, te falta mucho por aprender.

—¿Por qué lo dices? —Leo inclinó la cabeza curioso.

—¿No te diste cuenta? —Sasha señaló la habitación —. Estamos a mitad de un triángulo.

—¿Triangulo? —Leo negó con la cabeza —. Sigo sin entender.

—¡Lena, Evan y Aiden!

—¡Ohhh! Triangulo.

—¡Si! No quiero estar metida en algo así.

—Creo que ya estamos metidos en algo mucho peor —Leo sonrió sarcásticamente.

—¡Tú no entiendes el corazón de una mujer Leo! —Sasha alzó los brazos —. ¡Eso puede destruir una nación completa!

—Lo que sea… —Leo no le dio importancia y se fue a recostar sobre la banca cercana para dormir un poco.

—¿Te vas a dormir ahora?

—¡Deberías hacer lo mismo! —respondió el chico —. Voy a ir con él, contigo o sin ti.

—¿De verdad harías eso? —preguntó Sasha sorprendida.

—Tenemos que salvar a mamá —Leo se cubrió la cara con su gorra —. Y la única manera de hacerlo es ser más fuertes. Aiden podrá ser difícil, pero sin duda es un entrenador fuerte.

—Supongo que tienes razón.

 

Sasha suspiró y al final terminó por tomar asiento junto a Leo y no tardó mucho tiempo en quedar profundamente dormida.

A la mañana siguiente Leo se levantó con los primeros rayos de sol, tomó la pokeball de Quilladin entre sus manos y asintió. Cómo prometió, Aiden esperaba afuera con un vaso café en la mano.

 

—Ya era hora —dijo —. ¿Dónde está tu hermana?

—Ella aún duerme… —Leo tragó saliva —. Tengo que pedirte un favor.

—No tenemos tiempo para…

—¡Enfréntame en una batalla! —el chico juntó todo el valor del que disponía para decir esas palabras —. Si gano déjame tocar el huevo una vez más.

 

El viento sopló muy fuerte, Aiden observó al chico, tomó un sorbo de café y luego comenzó a reír.

 

—¿Una batalla? —Aiden apretó su estómago de la risa —. No sé cómo entrenador, pero tienes futuro como comediante.

—¡Hablo en serio! —Leo volvió a mostrar esa faceta.

 

Aiden notó la seriedad en los ojos de Leo y dejó de burlarse, dio otro sorbo de café y luego tomó una pokeball de su cinturón.

 

—La pregunta aquí es… ¿Qué gano yo al vencer?

—¿Qué es lo qué quieres? —preguntó Leo.

—Nada en particular, nada que puedas darme al menos —Aiden observó la pokeball fijamente —. ¡Lo tengo!

—¿Qué será?

—Si yo gano me quedaré con tu Quilladin y tú tendrás que volver a casa.

—¿Quilladin? —Leo dudó rápidamente.

—No tienes que hacerlo si no quieres —Aiden bufó —. Aún estás a tiempo de arrepentirte.

—¡No! —Leo sujetó su correo y la acomodó con ferocidad en la mirada —. ¡Lo haré!

—¡Así se habla! —Aiden sonrió y lanzó su pokeball —. ¡Corviknight, yo te elijo!

 

“Cor, cor” gritó el pokemon al levantar vuelo para dar vueltas alrededor de su entrenador y clavar las garras en el suelo. Leo tragó saliva y también sacó a Quilladin aún firme por su decisión.

 

—¡Tenemos que darlo todo en esta batalla Quilladin!

—¡Aquí estamos! —contestó Aiden.

 

Corviknight no se movió de su lugar cuando su pequeño oponente salió y sólo esperó el movimiento de Quilladin, siempre demostrado una postura orgullosa.

 

—Con todo —Leo comenzó a ganar valor —. ¡Brazo aguja!

 

Quilladin ganó tanto impulso como su cuerpo le permitió, saltó y conectó su ataque con el oponente. Increíblemente el pequeño pokemon fue capaz de empujar a Corviknight y romper su postura.

Aiden no pudo evitar hacer un gesto de sorpresa y por un momento dudó en darle la siguiente orden a su pokemon.

 

—¡Nada mal! —el entrenador aplaudió —. Pero no será suficiente.

 

Corviknight recuperó el equilibrio sin el menor daño y extendió sus alas acompañadas de su característico grito.

 

—¡Ohhh no! —Leo comprendió que se encontraba en la boca del lobo.

—Ave brava…

 

El cuerpo de Corviknight comenzó a brillar cuando este se elevó y lanzó en picada. Quilladin trató de cubrirse pero de nada sirvió, recibió todo el impacto y quedó fuera de combate con ese único golpe.

 

—No… —Leo cayó de rodillas y dejó caer la pokeball de Quilladin —. Un único golpe… ¿Sólo eso podemos hacer?

—Ese es todo tu poder —respondió Aiden —. No te sientas mal, era un caso perdido desde el comienzo.

 

El joven tomó la pokeball para devolver al agotado pokemon a ella y luego la sujetó con firmeza. Leo observó inmóvil y cerró sus ojos con lágrimas.

 

—¡Soy tan débil!

—Si entiendes que eres débil aún puedes hacerte fuerte —Aiden colocó la pokeball frente a Leo —. La tierra debe de ser firme y no doblegarse ante cualquier cosa.

—Pero yo perdí… —Leo observó la pokeball confundido.

—No retrocediste en ningún momento —Aiden bajó su mochila —. Voy reconocer eso por esta vez. Has lo que debas.

 

Aiden mostró el huevo y por un instante Leo dudó en tocarlo, luego recordó a su hermana, se armó de valor y le dio un ligero rosón con los dedos. Inicialmente no ocurrió nada y el chico bajó la mirada, luego y para sorpresa de ambos, el huevo comenzó a brillar en señal de que estaba por eclosionar.

 

—Bueno… —Aiden exhaló y miró a Leo —. Admitiré que no lo vi venir.

Notas finales:

Pyrohawk, tercer pokemon original y forma evolucionada de Pyrospirit. 

Sé que aún debo las características de Hydrospirit, pero sigo sin decidir que rol tomará. Así que aquí les van las de su hermano. 

Tipo: Fuego/Fantasma. 

Habilidad: Fuerza volcánica.

Habilidad original que hace a los movimientos de tipo fuego del usuario volverse súper eficaces contra los tipos tierra y roca. 

Naturaleza: Seria. 

Ps: 80

Ataque: 95

Defensa: 70

Ataque S: 135

Defensa S:90

Velocidad: 130

 

Usted debe login (registrarse) para comentar.