Fanfic Es
Fanfics en español

Alien vs Predator: Atlantis por Clowdown

[Comentarios - 0]   Tabla de Contenidos

- Tamaño del Texto +
Notas:

Esta historia forma parte del XENOVERSE, un universo de ficción creado por mí mismo que engloba varias series que pronto sacaré también en esta plataforma.

En orden cronológico van así:

1- PREDATOR: Jungla de Concreto

2- PREDATOR: Tras el Rastro del Cazador

3- AMNESIA | Muerte en las Pesadillas

4- Alien vs Predator Atlantis

"Hace miles de años, unos cazadores encontraron un planeta primitivo. Enseñaron a los humanos a construir y fueron adorados como dioses. Cada cien años los dioses volverían. Y cuando lo hicieran, esperarían un sacrificio. Los humanos elegidos fueron utilizados para engendrar  dentro de sus vientres... a la presa suprema "

- Sebastian de Rosa, arqueólogo italiano, muerto durante una expedición secreta de Industrias Weyland, el 10 de octubre de 2004, en la Antártida.

 

PALABRAS DEL AUTOR:

En esta historia he querido redimirme con mi niño interior, he reunido varias de mis muchas aficiones, la ciencia ficción dura y cruda como debe de ser, la exploración y la aventura, los seres alienígenas de civilizaciones avanzadas, guerreros ancestrales y monstruos. 

Para crear lo que yo quería ver en una historia de este tipo.

Además, el misterio irresoluble de la Atlántida, que tanto me apasiona, para lo cual he repasado muchas de mis fuentes de información y documentales para, ¿por qué no? añadir a esta mescolanza varias hipótesis con todo el rigor de la ciencia. 

Así que gran parte de las referencias son reales.

Si habéis llegado a este punto, gracias. Este fanfic es el resultado de una larga serie de esfuerzos y dedicación escribiendo historias de ambos universos. Agradeceré que me regales tus votos y comentarios a lo largo de la historia ¡son gratis! y de verdad ayudan a no perder el ánimo. 

Espero con todo mi corazón que os guste, tanto como a mi me ha gustado escribirla.

 

Prólogo

En el Triángulo de las Bermudas

El mar se torna un abismo oscuro a doce mil metros de profundidad, las únicas luces que parecen existir en este territorio son las brillantes extremidades y ornamentos que los depredadores usan para atraer a sus presas, y las luces del tecnológico objeto metálico que escanea la superficie en busca de algo.

Varios peces grandes toman la iniciativa de acercarse, lo rodean y dan vueltas antes de alejarse a toda velocidad, algunos incluso obstruyen la visión limitada de la pequeña cámara de alta resolución del submarino no tripulado NAUTILUS W.A.Y. 2031.

El submarino baja varios metros más cuando encuentra una gran apertura en la roca y conforme se acerca, detecta un pico de radiación apenas perceptible, fuera de lo normal. Se está acercando. El sistema de localización lo corrobora: el objeto debe estar a menos de cien metros. Tiene que acercarse con cuidado, un movimiento en falso… significaría un total fracaso en la misión.

—100 metros para el objetivo y acercándose. ¿Están seguros de esto, control? He hecho este recorrido varias veces y no creo que haya cambiado mucho con el terremoto.

Sobre el nivel del mar, a kilómetros de distancia, una joven rubia opera los controles desde la oscura cabina de un barco de corporación Moebius, ve todo lo que registra la cámara a través de unos lentes de realidad virtual negros.

A su derecha, recibe las órdenes del departamento de supervisión.

Una representante de la directiva responde su pregunta.

—Descienda de acuerdo a lo planeado y trate de no cuestionar nuestras órdenes.

—Entendido. —se encogió de hombros y continuó el trayecto.

Seguir el rastro del sismo de la madrugada era algo nuevo, al principio se mostró dubitativa, pero cuando le enviaron las imágenes de los sensores, no pudo resistirse. Aunque creía que era un error de cálculo, sabía que de ser real podía ser la explicación de los rumores que rodeaban esa ruta marítima: las desapariciones y la interferencia electromagnética.

Cinco segundos después, estuvo sobre la zona. El derrumbe había creado una nueva cavidad en la fosa, como el cascarón de un huevo al quebrarse. Y dentro, ahí estaba.

—No puede ser. —fue lo único que dijo.

No le quedó aire para más. Transmitió en vivo directo a su superior. Definitivamente había algo ahí. Algo que cambiaría la historia.

Ante sí, no solo descansaba una maltrecha pirámide hundida, sino toda una ciudad.

Usted debe login (registrarse) para comentar.