Fanfic Es
Fanfics en español

Catch your Breath por Siegfrieda

[Comentarios - 0]   Tabla de Contenidos

- Tamaño del Texto +

¿Qué pasa cuando mueres?

Una pregunta por eras ¿no? Es una de esas preguntas que sigue a mis ancestros desde que el primero cayó muerto de una mala banana o algo, y es bastante difícil decir que alguna vez habrá una respuesta definitiva. No estoy convencida de que esas caricaturas Far Side (1) tuvieran razón, con los cirujanos engañando a un pobre tipo bajo anestesia, pero sea lo que sea el cliché Hallmark (2) que se supone que ocurre después de la muerte, no me ocurrió a mi.

Bueno, en realidad, dado que mi familia tenía grados variados de Cristianos Protestantes o Budista o alguna variación entre ello (no pregunten), no creo que realmente llegáramos a un consenso más que para decir que probablemente nos reuniríamos con el abuelo y la abuela y todos los demás que murieron antes que nosotros. Dado que yo tenía veinte yendo a veintiuno la ultima vez que recuerdo, imaginé que tendría muchos ancestros que probablemente exigirían saber por qué no tenía novio todavía, o tal vez otros querrían saber por qué sólo llegue a tres cuartos del camino de un titulo no medico antes de morir. Claro, quería ser maestra, y estaba muy cerca de estar a solo dos años de terminar la educación superior, pero no estoy segura de que a mis lejanos antepasados les importe y estoy casi contenta de no haber conocido a alguno de ellos—todas las familias tienen a su gente loca y algunos de ellos me asustan hasta el día de hoy.

Para que conste, mi muerte fue aburrida, sin sentido, y probablemente había personas amontonadas en grupos asintiendo entre sí como se espera. No importa demasiado lo que fue—el hecho es, que todavía no sé qué pasó. Estaba sentada en casa mirando televisión, y luego nada.

Todo eso está en el pasado ahora, de todas maneras. Después de todo, estoy muerta. No terminé conociendo a alguno de esos parientes—y estoy lamentando algo de eso—antes de ser arrojada a una cálida oscuridad, aunque aburrida y ocasionalmente agitada para esperar el día del juicio. ¿Tal vez? No soy particularmente religiosa en ningún sentido organizado—nunca lo he sido—pero imaginé que lo sería para mi y... No lo sé, sólo andar por ahí. Tal vez quedar enredada en la fuerza que mueve los planos de la realidad—si, soy una gran fanática de Calabozos y Dragones y puedes callarte ahora, porque el destino de los Desleales no es una maldita broma cuando posiblemente estás calificado para ello. Fue aburrido, pero probablemente mejor que la condenación eterna por no ser una persona particularmente buena o mala. El purgatorio no parecía involucrar un lago de fuego, y estoy bien con eso.

O lo estaba. Supongo que en realidad nunca consideré tres puntos realmente importantes, en retrospectiva.

Uno: Nunca asumas que una dada religión tenía razón. Habría asumido que todas esas historias sobre la Abuela observándonos desde el cielo eran ciertas. Resulta que era el sistema de creencias familiar equivocado, al menos para mi.

Dos: La amnesia infantil solo funciona si no tienes la capacidad mental para recordar cosas. Por lo tanto, la amnesia infantil y no general, causa amnesia. Mataría para devolver este segundo hecho a quien sea que lo inventó y lo estrangularía con él.

Tres: Cualquier sensación física inexplicable después de la muerte debería ser investigada. Digo, ahora sé que la débil sensación constante de picazón que sentí debe haber sido el desarrollo de mi sistema de circulación interno de chakra. Estaba construyendome, así que un día sería capaz de sacar la loca magia ninja que hacia que este mundo funcione. La picazón dejo de ser tan invasiva más tarde, cuando mis bobinas se estabilizaron de la rápida etapa de desarrollo en la que se encontraban antes del nacimiento. Era como el desarrollo de las neuronas, creo—que tienes el espacio de almacenamientos potencial para todo lo que alguna vez tendrás que almacenar para aprender cuando nazcas, y no vuelven a crecer. Si algo hubiera sucedido en el útero, como lo que ahora sospecho que pasó con Rock Lee, estaría permanentemente lisiada tan lejos como vaya el chakra. Siempre sentí un poco como si hubiera un calor bajo mi piel que nadie excepto yo podía conocer, ahora. Puedo sentir la misma cosa en otras personas, pero probablemente sea menos porque en realidad tengo talento en mi nueva vida y más porque, cuando te pones a pensarlo, el chackra era extraño. Como tener una extremidad extra o la repentina habilidad de ver todo el espectro de luz. La magia ninja no era exactamente un elemento básico de mi vida anterior, así que por supuesto que sería extremadamente consciente de que ahora lo era.

Er. Lo sería. Me estoy adelantando aquí.

Imagina esto como un adulto—de repente la cálida oscuridad se estaba volviendo un poco demasiado apretada, un poco demasiado inestable, y luego había una pared pulsante de musculo forzándote a moverte o siendo aplastado como una uva. Es un poco como imaginaba sería ser comido por una serpiente, cuando había tenido cinco y demasiado joven para entender cómo las mandíbulas de las serpientes no se abrían tanto. Todo lo que sabía en ese momento era que era demasiado pequeña y yo era demasiado grande y tenía que escapar antes de que me convirtiera en caramelo. Lo gracioso sobre eso, sin embargo, era que ninguna de mis extremidades parecía querer trabajar de la manera en que yo quería que hicieran y terminé siendo aplastada a pesar de todo. Y luego estaba afuera.

Una de las cosas sobre las que leí, antes, era que los instintos de un bebé era inhalar inmediatamente al sentir el aire en su cara. Funciona bastante bien para las marsopas y ballenas, quienes son empujadas a la superficie por sus madres para que respiren por primera vez, pero era una de esas cosas que casi me mata veinte años antes en mi antigua vida porque las enfermeras no habían quitado completamente el fluido de mi cara. Mis padres me contaron esa historia mientras crecía—creo que les divertía toda la situación, después del hecho, incluso si estaban aterrados en ese momento. Ahora tuve que experimentarlo porque mis pulmones no estaban escuchándome del todo todavía.

Es jodidamente aterrador.

Pero entre el hecho de que las enfermeras aquí habían sido lo suficientemente cuidadosas para limpiar mis vías respiratorias, la cálida toalla áspera, la envoltura, y un montón de manos en mi cuerpo que eran absolutamente enormes y me levantaban, mis pulmones tuvieron un buen entrenamiento con mi primer grito. Estaba realmente aterrada, incluso cuando las manos cargándome no terminaron dejándome caer. Creo que seguí gritando incluso cuando fui colocada en el pecho de mi madre, hasta que comencé a mamar. Mi cuerpo, como era de esperar, todavía no estaba escuchándome. Estaba efectivamente ciega—aunque mi visión en mi vida anterior en realidad era peor de lo que podía ver ahora, con menos sensibilidad a la luz y una percepción más profunda—mi audición era hipersensible debido a lo que habían sido meses de privación sensorial efectiva, podía sentir todo desde la envoltura de la manta hasta el calor de la piel de mi madre, y mi sentido del gusto era prácticamente inexistente.

Y así fue como nací de nuevo, más o menos.

Saltaré todo el asunto con el entrenamiento del baño y esas cosas. Francamente, casi me alegro de no tener ningún control sobre mi cuerpo entonces—el cerebro humano en desarrollo no esta diseñado para que los impulsos nerviosos de un humano de veinte años lo atraviesen. Al menos puedo justificar los recuerdos de necesitar la ayuda de un adulto para todo debido a ser verdaderamente impotente. Me hizo sentir más agradecida y menos humillada. Mis recuerdos de esa época son tan detallados como si en realidad hubiera sido un adulto, pero el aburrimiento absoluto significa que incluso mi cerebro no del todo adulto y mis recuerdos regulen todo. Es como cualquier otra cosa después de que transcurre suficiente tiempo—la nostalgia esencialmente significa borrar los bordes de las cosas que eran aburridas o sombrías o mediocres, dejando sólo los extremos altos o bajos a su paso. Así que, fuera de eso, mayormente tuve una profunda necesidad de estar en control, para nunca estar indefensa de nuevo, y un amor feroz por mis padres por haber soportado mis necesidades por tanto tiempo.

Y una convicción muy fuerte de nunca tener mis propios hijos, pero eso no es exactamente nuevo para mi. Todavía estoy bastante aterrada por la idea de ser la única y conjuntamente responsable por la futura supervivencia y felicidad de otro ser humano, pero ahora acabo de agregar todo el asunto de los pañales a la pila de razones para usar control prenatal.

Aunque, más sobre eso más tarde.

Originalmente, había sido una niña bastante tranquila. Digo, lloraba ya que eso es lo que hacen los bebés, pero no ibas a encontrarme gritando a las tres de la mañana cuando era un bebé en mi vida anterior a menos que algo estuviera realmente mal. Supongo que tenía a mis padres entrenados para responder a los pequeños chillidos que hacia, algo como lo que hacen los gatos para conseguir que sus dueños hagan cosas por ellos. Aquí, todavía era bastante callada como regla general, pero la sensación de mi chakra instalándose en mis bobinas nunca dejó de estar allí. Es algo así como si alguien te picara cada diez minutos o algo así, sólo para recordarte que todavía estaban cerca. O tal vez como tener a alguien apoyado en tu hombro. Era molesto y sólo ocasionalmente reconfortante, así que creo que era un poco más ruidosa por puro temperamento más que nada. Todavía traté de tener gritos apropiados para combinar con las palabras sólo cuando en realidad necesitaba algo, para salvar la cordura de mis padres.

Mamá era... creo que ella estaba enferma de alguna manera, honestamente. A medida que mi visión mejoraba y que en realidad podía ver a la persona que me cargaba, miraba hacia arriba y veía a Mamá sosteniéndome la mayor parte del tiempo. Yo le gorgoteaba, para decir hola, pero su sonrisa siempre era un poco tensa. Era más pálida de lo que recuerdo que yo era alguna vez—y ya que yo no salía mucho, creo que podría haber sido una experta en ello. Ella era bonita. Parecía un poco delgada y delicada, pero sus ojos eran oscuros y amables cuando no estaban hundidos debido a mis periódicas llamadas por atención, y su cabello era una recta cortina negra alrededor de su cara. Era delicada. Todavía la amaba, aunque, en una manera que sólo los niños pueden, porque ella y Papá eran mi mundo y ella me amaba.

Papá parecía mayor, un agotado con gris ya en su cabello y cicatrices en su mandíbula. Tenía una estructura más amplia y solida y rasgos más oscuros, pero yo estaba agotándolo tanto como a Mamá sólo porque era un bebé. Fue sólo por él que me dí cuenta de mi predicamento en absoluto. Él había estado sosteniéndome, ya que Mamá estaba en el hospital de nuevo por algún tipo de seguimiento post-parto. Tenía una idea de lo que eso podría conllevar, con todos sus detalles sangrientos, así que no creo que hubiera preguntado incluso si pudiera haber hecho que mis cuerdas vocales funcionaran voluntariamente. Papá estaba haciéndome caras, tratando de conseguir que lo copiara, y yo estaba agitando mis pequeños puños sólo porque podía.

Y supongo que mi visión finalmente era lo suficientemente buena como para ver lo que estaba sosteniendo, una vez que lo agarre. Yo tenía su dedo indice en un puño gordito y no iba a soltarlo, ya sea que él intentara soltarlo suavemente o no. ¡Era un logro! Pasos de bebé hacia el exito e independencia sucedían todo el tiempo, y como un adulto en el cuerpo de un bebé iba a disfrutar tanto como podía imaginar.

No es como si tuviera algo mejor que hacer, de todas maneras.

Me tomó un tiempo reconocer el chaleco que Papá estaba usando como un chaleco antibalas, incluso cuando estaba mirándolo directamente—diablos, si no hubiera estado familiarizada con la serie de Naruto en su totalidad, dudo que me haya dado cuenta de qué era—y sólo recibí el mensaje totalmente involuntario cuando capte el destello de metal sobre su frente. Sin embargo, no podía decir cuál símbolo tenía—los ojos de bebé no eran buenos para distancias de más de ocho pulgadas o algo así.

No creo que haya entrado en pánico, pero la cosa con ser un bebé es que sólo hay una reacción para algo negativo. Comencé a sollozar. Papá comenzó a entrar en pánico. Supongo que había una razón por la que Mamá era la que me abrazaba la mayor parte del tiempo.

"Gekk?-san, ¿daij?bu desu ka?" preguntó alguien, y la cabeza de mi papá se volteó hacia alguien más. El resto de la conversación pasó un poco demasiado rápido como para que yo pudiera seguirla.

Sólo tenía una semana o dos de edad, ¿verdad? Dame un descanso por tener problemas con un lenguaje que nunca aprendí antes. La mayoría de las otras cosas las había atribuido al hecho de que mis nuevos oídos eran un poco sensibles y mi cerebro probablemente estaba revuelto por el nacimiento. El hecho de que sé algo de Japones es un milagro de coincidencia y molestia—mirar anime subtitulado no compensaba el hecho de que en mi vida anterior, el Inglés era mi primer idioma y mis viejos recuerdos no estaban ayudándome a adaptarme en absoluto.

En realidad podrían estar estorbando.

"Daij?bu ka, ¿Keisuke-chan?" dijo Papá, presumiblemente a mí.

...Sip. Ese es mi nombre: Keisuke Gekk?, nacida el 10 de Julio. Incluso tengo la huella de bebé y el certificado de nacimiento para probarlo. Más tarde descubrí que el nombre de Mamá era Miyako y Papá era Wataru. Tengo la sensación de que mis padres querían un niño primero. ¿No crees? También tenía la repentina sensación de que crecería como una niña muy enojada, como un niño llamado Susan o algo. Tal vez me llevaría a tratar de destruir el mundo, como Mandark (3). Tendría que convencer a las personas de llamarme Kei o Keiko por el resto de mi vida.

¡O tal vez podría crecer en tres metros de ira en un marco de un metro y medio por otras razones!

Apostaría lo último, personalmente.

Notas finales:

(1) The Far Side son unos cómics creados por Gary Larson sobre situaciones incomodas y humor surrealista y algunas otras cosas.

(2) Hallmark Channel es un canal de televisión de Estados Unidos donde se emiten series y películas originales del canal.

(3) No sé si alguno de ustedes lo reconozca así. Pero aquellos que hayan visto el Laboratorio de Dexter lo reconocerán como Cerebro el rival de Dexter. En el doblaje original se llamaba Mandark y el nombre que sus padres le dieron de nacimiento era Susan.

Espero que les haya gustado, y me digan lo que opinan ^.^

Usted debe login (registrarse) para comentar.