Fanfic Es
Fanfics en español

Enamorada de un... Androide (#17xLectora) por moonash_1807

[Comentarios - 0]   Tabla de Contenidos

- Tamaño del Texto +
Notas:

FANFIC RESUBIDO POR QUE SE ME BORRO XD XD XD

GOMEN PERO NO PERDERE LA BATALLA LO PUBLICARE COMO PUEDA

A las afueras del Río Jensi

Región Noroeste #3, Chazke Village.

Mediados de Septiembre, Año 774

************************************

Narra ___(TN)

Vamos estúpidos Terrícolas dennos su energía o ¡TODOS MORIRÁN!! —dijo la primera voz que daba un terrible escalofrío, aún más al saber que esa voz desciende del cielo.

—¡Por favor, denme de su energía! ¡La necesitamos para vencer a Majin boo!!- nuevamente escuche esa voz. Pero no salí de mi casa, esa mañana mi tío y mi padre fueron a cazar y no habían regresado. 

—    ¡Mamá! ¿Ahí están esas voces de nuevo? Creo que si debemos levantar las manos. — Le dije ya preocupada.

—   Alucinas __(TN) es que me parece absurdo. Mejor ve a buscar a esos hombres no vaya a ser que se les haya olvidado que tienen que traerme la leña para preparar el almuerzo.

Obediente pero no muy convencida salí a buscar a mis mayores, corría rápidamente siguiendo el camino conocido que ellos tomarían, la voz se volvió a escuchar. Desde esta mañana ha sido así, como si estuviese esquizofrénica, como si unos dioses o demonios usaran unos altoparlantes satelitales.

¡Por favor, cooperen conmigo! ¡Denme de su energía!— Era la voz de un hombre diferente a la del primero. 

Yo temblaba por incertidumbre por la forma en que esos hombres suplicaban me partían el corazón y mi intuición decía que levantara las manos.

Hice el intento y casi me desmayo ¡Se sintió tan extraño! Primero debo encontrar a mi papa y a mi tío. Seguí corriendo por el camino.

********************************
Narra #17

—   Ahh ya veo, con que se trataba de eso. Hace mucho tiempo que no escucho esa voz. — Dije para mí.

Era la voz de Son Goku la que llegaba a mis oídos, era increíble pues, aunque nunca había visto a ese hombre antes; El psicópata de Gero supo como colocar bien su información personal en mi base de datos.  ¿Ahora el hombre que debía haber asesinado años atrás pide ayuda desde el cielo una parte de mi insistía en ayudarlo porque no? No pierdo nada con eso, tengo energía ilimitada y el jamás sabrá que fui yo supongo.

Frente a mi venían dos cazadores derrotados de no poder llevarse ninguna presa en sus manos. Lo más extraño de todo es que ambos hombres estaban armados y venían conversando animosamente.

—   Si había una presa que valía la pena. — Dijo uno.

—   Si era muy grande, pero se nos escapó. — Respondió el otro.

Supuse que está era mi oportunidad y sólo la aproveché.

Ambos hombres se asustaron al verme ya que ahora los apuntaba con mi rifle, con miedo y naturalmente como reaccionaria un humano en medio de un asalto, uno de ellos hasta grito. Los hombres levantaron sus manos al cielo y así logré que den sus energías hacia la Genkidama de Goku.

 

********************************
Narra ____(TN)

Llegué hasta escuchar el grito de mi padre, había un hombre de cabello negro hasta los hombros apuntando a mis familiares con un rifle, bien eso me asusto en sobremanera.

Se suponía que por aquí no hay maleantes. Yo me encontraba parada detrás de él mi padre y mi tío no llegaron a verme, supuse que el maleante pelinegro tampoco. 

—   Sí...así está mucho mejor. — lo escuche decir. 

Pero el maleante también levanto su brazo izquierdo al cielo mientras la voz pedía que lo hicieran, entonces me di cuenta de que él ayudaba a la voz. Yo también me atreví y subí mis manos al cielo, volví a sentir como se desprendía la energía de mi cuerpo. 

Mire hacia al maleante, en realidad él no tenía intención de dispararles. ¡No era un maleante realmente! Me sentí tan aliviada, pero ya me estaba cansando.  Mis familiares me miraron, algo asombrados. 

—   __(TN) ¿Qué haces aquí? — diciendo esto comenzaban a bajar las manos.

—   ¡Suban los brazos o los mataré! — dijo el pelinegro.

—   ¡Ahh si! —  Mis familiares obedecieron. 

El hombre del rifle me miró fijamente por un largo rato, al ver sus ojos quede totalmente hipnotizada, aparte de que no podía moverme. Sus ojos azules su mirada profunda y penetrante era algo que jamás había experimentado.  

—   Tú también niña, no vayas a bajar los brazos o será lo último que hagas. — Me sonrió maquiavélicamente.

Yo me derretí no era por exagerar, pero ¡Jamás había visto tanta belleza en un rostro masculino!  Quizá por sus facciones andróginas y lo bien que su pelo oscuro contrasta con su piel blanca.

Ese día realmente era muy extraño. Primero sentí que moría, si que mi familia y yo habíamos muerto; luego aparecimos en nuestro hogar como si nada hubiera pasado. Y después... Esas voces en el cielo diciéndonos que levantemos las manos para vencer a un tal Majin buu. 

Y ahora ese hombre con esos ojos tan... no tengo palabras para explicarlo pero si me da mucha curiosidad ¿Cómo sabia él que era necesario levantar los brazos? Y por lo visto era un hombre muy astuto uso su arma para asustar a mis familiares y así obtener su energía.

"Aww aparte de hermoso es inteligente" Suspire pensando en el hombre que estaba parado frente a mí. ¿Pero que estoy pensando, ese hombre podría ser peligroso? Después de todo ese rato cuando sentí que ya no podía más, el apuesto pelinegro bajo su brazo y tomo su rifle con ambas manos apuntando a mi padre y mi tío que seguían inmóviles en su misma posición, al igual que yo. 

—   Bien…  — dijo él — Pueden bajar los brazos, lentamente.

Y así lo hicimos, caí de rodillas al suelo. Estaba muy agotada, supongo que mis familiares también podían escuchar sus jadeos. Quería correr hasta ellos, pero me daba mucha pena pasar por el lado a aquel hombre. 

—   ¡Papá, tío! ¿Están bien?

—   Si, hija… ¡Quédate ahí!

—   De acuerdo, ahora denme todo lo que tienen, ¡rápido estúpidos! — Grito el ojiazul y yo me quede en el aire.

¿Qué no se supone que era un buen sujeto y que solo lo hacía para obtener la energía y así ayudar a quien sabe quién en el cielo?

   — Ahh joven, noso-nosotros no te-tenemos nada. — Mi padre comenzó a tartamudear nervioso.

—   ¡Ay qué pena y yo tengo un rifle! — Se burlo el joven con sarcasmo — Denme sus pertenencias o los mato y no será como en un momento hablo en serio.

Dijo con tono más serio y cargando su rifle. No podía creerlo ¡Como pude confiarme en una cara bonita y en un momento de paz! Y yo aquí fantaseando con este hombre.  Me armé del valor que no tenía y corrí para ponerme en frente de mis familiares. El cambio de expresión, pero volvió a mi mirarme con esa bella y malvada sonrisa, sentía que mi corazón se iba a salir de mi pecho.

— Oye ¿Qué te pasa? ¿Qué fue eso de hace un momento? Ahora vas a regresar a tu rutina diaria de ladrón. —  Vocifere con autoridad, aunque por dentro moría de miedo.

—   Perdón niña ¿Como me llamaste? — Inquirió el pelinegro.

—   Ladrón, justo lo que eres. — Afirme poniéndome de frente a el en una distancia moderada.

—   __(TN) ¿Qué haces pequeña, aléjate de aquí este hombre es peligroso? — Agrego mi tío alarmado.

—   ¡Aww que tierna eres pequeña! — Dijo él burlándose. —  Lástima que estos dos no sirvan para nada ni siquiera pueden protegerte.

 Debía admitir que se veía encantador, pero debía mantenerme alerta pues comenzaba a aterrarme quien sabe si este tipo es un asesino en serie, un fugitivo o ese tipo de cosas. Volví a erguirme, no permitiría que se burle de mi familia y menos de mi quizá no sea fuerte pero no me le quedo callada a ningún malhechor.

—   Pero yo sí puedo protegerlos a ellos. — Rugí.

—   Mmm no lo creo podría dispararte y volverte un colador ¿Y luego qué harías? Haz lo que te digo y no saldrán lastimados.

 

—   Ya te dije que no tenemos nada de valor. —Le grite. Mi Papa y mi tío comenzaron a quitarse unas cuantas piezas de bisutería que tenían. 

—   Solo tenemos estos relojes de plata y estos collares de oro. — Comento mi Padre resignado. — Déjenos en paz joven somos gente de escasos recursos.

—   Si se nota, dan asco. — Respondió el ojiazul asqueado.

—   ¿Qué hacen? ¡No se los den! — protesté ante su conducta tan dócil, volví a mirar al maleante y él solo rodaba sus lindos ojos.

—   Ustedes son unos pobretones que decepción, pero con gusto aceptare esto.  — Les arrebato la joyería de las manos.

—   ¡No se los entreguen, son recuerdos familiares!

—   ¡Ya cállate niña! O te cierro la boca de un plomazo. —Sentencio él. Ya me enojaba que me dijera tanto “niña” por favor.

—   No nos mate joven ¿Podemos irnos? — pregunto mi tío.

Algo que realmente me enojo es que ellos dos llevaban sus rifles de caza también y seguro andaban buscando dinosaurios en Ginger Town, mi padre sabe que no me gusta que vaya allí ni tampoco que cace animales encima no usaron las armas con quien si debían este ladronzuelo es uno y ellos 2 ¿Por qué no se defendieron?


— Sí, lárguense. —  dijo el ojiazul. 

Esto no es justo, nuestros recuerdos familiares, lo poco que teníamos yéndose así. Sentí mucha impotencia ¡Siempre nos roban y humillan a los que menos tenemos! Si fuera más alta y fuerte nadie se metería con los míos; Mis familiares y el maleante comenzaron a caminar para irse, yo tome el rifle de mi padre y lo amenacé.

—   ¡Oye! ¡Tu! — Corrí hasta él — ¡Devuélvemelo!

Él arqueo una ceja sorprendido y me miro de arriba abajo con esa luz marina de sus ojos tenía miedo, pero no me dejaría es una lástima que jóvenes tan bien parecidos se dediquen a la delincuencia, escuche la voz de mis parientes llamándome.

—    ___(TN) Vuelve, es peligroso. — Grito mi padre.

—    ___(TN) Olvida esos pedazos de metal ¡Corre por tu vida! — Agrego mi tío.

—   ¿En serio niña? ¿Crees que puedes enfrentarme? — Cuestiono burlón. — ¿Si sabes que puedo matarte si sigues molestando?

—   Hazlo ladroncito de quinta, me da igual.

—   ¡Vaya que interesada eres! ¿Tan importantes son para ti? — Cuestiono en voz baja.

—   Sí y alguien como tú no debería tenerlos. — Le sonreí.

—   ¿Alguien como yo? — Pregunto mirándome. — ¿Ahora quieres decir que eres mejor que yo?

—   Bueno si a eso vamos… Si, imbécil ¡Yo soy mejor que tú! — Le dije en voz alta con el tono mas autoritario que pude encontrar.

Abrió sus ojos azules como focos tanto que podía verme reflejada en ellos mas no pude descifrar el significado de la mirada que se formaba, tan enigmático como un gato callejero el cual no sabes si atacara o se dejara acariciar. Este hombre comenzó a examinarme más y mas Yo por mi parte no era consciente de lo acelerado que se ponían mis latidos, de lo atrapada que me sentía con su mirada.

Se veía sorprendido, como si le hubiese dicho algo que realmente le marco cambio su expresión de enojo por una mas relajada poco a poco comenzó a caminar hacia mí me alarme pero no me dio tiempo a moverme cuando llego a mi lado tan rápido como si fuese flash.

—   Eres valiente pequeña, eso lo admiro, pero para decir palabras tan afiladas como esas debes aprender a usar un arma como esta. — Me arrebato el rifle y lo lanzó a un lado del suelo con tanta velocidad que casi no lo vi.

Me tomo del mentón acercando su cuerpo al mío, como si quisiera aplastarme y por Kami juro que por un momento lo sentí flotar en el aire sobre mí.  Vi a mis familiares volver a hacia mí para "ayudarme" pero el ojiazul se acercó a mi aún más rápido casi cortando el aire ¿Como logra hacer eso? Me miró detenidamente y mi sonrisa se desvaneció ante esa intimidante mirada azul.

—   ¿Qué haces?

—   Con que no tienen nada valor ¿Eh? — dijo él refiriéndose a mis familiares, supuse. — Yo estoy viendo un objeto mucho más valioso justo aquí.

Fue lo último que me dijo antes de que él alzara sus manos sobre mí y sentir un fuerte golpe en mi cabeza que me dejo sin conocimiento.

 

 

Notas finales:

GRACIAS POR LEER

Usted debe login (registrarse) para comentar.