Fanfic Es
Fanfics en español

Antes del amanecer por Marinelrena

[Comentarios - 8]   Tabla de Contenidos

- Tamaño del Texto +
Notas:

Hola a todos disfruten el nuevo capitulo.

 La noche llegó al bosque trayendo consigo el miedo y soledad, dos sentimientos que Toya conocía muy bien, pero a los que nunca se acostumbraría, tal vez por este motivo estaba de rodillas a un lado de su mejor amigo moviéndolo con desesperación, tratando que despertará, el suelo al igual que sus ropas estaban cubiertos de sangre y el cuerpo del niño raptado se encontraba abandonado entre los arbustos, la escena era sin duda escalofriante.

– Takeshi te lo suplico, tienes que despertar – repetía el niño de nueve años sacudiendo el cuerpo del mas joven que parecía estar inconsciente pero aún con vida.

La batalla anterior no había tardado ni dos segundos, en realidad el escenario era engañoso, lo único que había pasado en ese lugar fue la demostración de lo que un miembro del clan Samin puede hacer, bueno no cualquier miembro del clan sino Takeshi Samin el príncipe y único sobreviviente de este legendario linaje, el control mental, una técnica que muchos descartarían por no tener un impacto físico en los enemigos, sin embargo lo que el rubio había aprendido hace años era que un impacto en la mente de un enemigo es más dañino que cualquier herida.

Para explicar esto mejor les contaré a detalle lo que el rubio había hecho para derrotar a los ninjas enemigos que ahora yacían sin vida alrededor, primero había detectado al líder del escuadrón, esto fue para conocer a todos y cada uno de los individuos que amenazaban su vida y la de su amigo, una vez con el mínimo de información busco en los recuerdos de cada hombre para detectar, culpas, miedos y discusiones, todo lo que hace infeliz a un hombre, reprodujo recuerdos dolorosos, escenas fatales y causantes de culpa una y otra vez en sus cabezas hasta desquiciarlos, para que estos mismos terminaran con su problema, algunos atacaron a sus compañeros otros se clavaron cuchillos en el corazón y otros gritaron hasta quedarse sin voz y permanecieron inmóviles para que Toya terminara su miseria.

Un poder increíble, pero con una consecuencia enorme, cada vez que el pequeño príncipe lo utilizaba terminaba desmayado y con la marca de su amo invadiendo su ser, aun no sabía cómo controlar su fuerza a la perfección, muchas veces no podía evitar dañar a sus aliados en el ataque, otras indagaban más de la cuenta y absorbía recuerdos que lo hacían sentir enfermo.

– ­Demonios – Toya supo que tenían que moverse cuando un pequeño sollozo se escuchó en los arbustos, el secuestrado había despertado, su misión cada vez se hacía más complicada

El pequeño mutilado sollozaba en volumen bajo, tal vez sabiendo que los temibles ninjas que lo habían desprendido de sus extremidades seguían ahí, creyendo que si se ponía un poco impertinente le harían más daño, ese pensamiento se intensifico en su cabeza al ver a un ninja con mirada pesada tomarlo como un costal y llevarlo como si una mochila se tratara con ayuda de unas cuerdas.

– Muy bien niño escucha – el ninja le hablo con una voz firme – el camino es largo y ya no hay nada que hacer por ti hasta llegar, no puedo dormirte sin lastimarte, así que será mejor que no hagas ningún ruido o movimiento, no quieres provocarme – el pequeño castaño, entendió que su destino estaba cerrado al ver los cuerpos del rayo, ese ninja no tenía piedad y era muy poderoso

Toya se encontraba agotado, pero aun así levantó a su mejor amigo con cuidado, paso uno de sus brazos por su espalda y lo tomo de la cadera para cargarlo de costado, fue así como cargando el cuerpo de dos niños, decidió terminar la misión y llegar a como diera lugar a su guarida.

Mientras tanto en la guarida se podían escuchar los lloriqueos de una pequeña en el laboratorio del amo y señor del lugar, que con una sonrisa trabajaba en el cuerpo de la niña amputando con sumo cuidado las extremidades de la niña que tan solo estaba anestesiada en donde se realizaba el corte.

– Lord Orochimaru ¿Qué es lo que hace?, pare por favor – La niña suplicaba inútilmente mientras el mayor la ignoraba y trabajaba en el brazo casi desprendido de la niña

– Tú serás muy útil para mi próximo experimento niña, bueno una parte de ti al menos

– Una parte...

– Hemos trabajado mucho por tus manos tan delicadas y hábiles lastima que no sepas utilizarlas – le dijo mientras ponía los brazos de la chica en un tubo

– Noo mi Lord por favor

– Kabuto lleva a la niña abajo, ya no sirve

– MI lord se lo ruego mi lord... - el cuerpo sin extremidades de la que solía ser la niña más rápida y hábil de guarida fue arrastrado y aventado a la zona olvidada de ese lugar de terror

Orochimaru no sintió ni un poco de remordimiento al ver a la pequeña caer por la fosa de desechos, es cierto que le molestaron un poco los gritos de agonía que se escuchaban al abrir la compuerta del hoyo que llevaba al sótano, pero estos desaparecieron al sellarla, para después comenzar a limpiar todo el laboratorio esperando a su nuevo juguete.

Toya y Takeshi estaban tardando demasiado en la misión, lo que tenía al Lord con un pésimo humor, que desapareció al instante cuando un pequeño Yuhi entraba a duras penas al recinto arrastrándose por las paredes con dificultad por el peso de los dos niños.

– ¿Lo trajiste? – el Yuhi tembló al escucharlo sin embargo retomó la postura de inmediato al verlo entrar

– Lo logramos – le respondió con seriedad tal vez intentando ocultar sus nervios

El pequeño castaño que estaba en la espalda del Yuhi se ocultó un poco temeroso de la escalofriante mirada de Orochimaru que al verlo sonrió complacido, pero que al notar que estaba despierto atinó a darle un golpe en la rodilla al que lo cargaba con dificultad provocando que este cayera hincado casi dejando caer al otro chico que todavía estaba inconsciente.

– Dejaste que despertara, eres un inútil

– Lo lamento mi lord el camino fue complicado y...

– Qué demonios les dije, para que te llevaste a Takeshi, entonces – dijo mientras sin piedad pateaba el cuerpo del niño rubio provocando que este cayera por completo

– Mi Lord, él hizo lo ordenado, pero yo falle al protegernos cuando unos ninjas nos interceptaron y...

– No me interesan tus excusas, después veremos cuál será tu castigo por ahora vamos al laboratorio – Dijo el hombre terrorífico tomando al niño mutilado como si de un objeto se tratara – Trae a Takeshi lo revisaré luego

– Gracias mi lord – fue lo único que el Yuhi pudo decir al ver que su amo les iba a dar atención médica

El laboratorio del lord era uno de los cuartos principales de la guarida, este se encontraba al fondo del pasillo principal, era un cuarto grande que en medio tenía una gran mesa de operaciones y estaba rodeado de camillas y vitrinas en donde se podían ver partes de cuerpos y viejos libros amontonados.

Toya dejó a Takeshi en una de las camillas que estaban cerca de la puerta, y esperó las órdenes para ir a descansar, pero esta no llegó ya que el Lord le ordenó despejar la mesa de operaciones y traer los instrumentos que iba a necesitar para la cirugía del niño nuevo.

– Bien ahora descansa, hablaremos cuando termine de sus castigos

– Le suplico no castigue a Takeshi él...

– No me interesa niño, después hablamos

– Si mi Lord

La operación fue exhaustiva el niño estaba completamente dormido mientras el Lord jugaba con sus células para que estas se adaptarán a las de sus nuevas extremidades, perfeccionando cada parte débil del niño que era su nuevo experimento estrella, Kabuto asistía la cirugía con un aire de admiración al hombre que la llevaba a cabo, habían planeado esta intervención por años esperando a que el pequeño tuviera la edad necesaria.

– Está listo – exclamó Orochimaru con emoción al ver su trabajo terminado, ponlo en un tubo de recuperación y lo revisaremos en la mañana – dio las instrucciones mientras se quitaba el cubrebocas y guantes que usaba durante el procedimiento

– Que hago con ellos mi Lord – Preguntó Kabuto refiriéndose a los dos niños que estaban dormidos en las camillas – fallaron la misión podríamos...

– Dales algún vitamínico y asegúrate que descansen mañana me encargaré de la disciplina por ahora deja que se recuperen

– Pero mi Lord ...

– Haz lo que te ordené – dijo sin una pizca de vacilación en su voz lo que indico a su joven ayudante que lo estaba molestando con cosas sin importancia

La mañana del día siguiente fue tan tranquila como extraña para los dos niños que deportaron con una intravenosa en el brazo por el que corría suero y un abundante desayuno en una bandeja que dejaría a cualquiera de los otros experimentos con envidia.

– No entiendo – Toya fue el primero en sospechar de las intenciones de su amo al llenarlos con tantas atenciones

– ¿Qué? – pregunto Takeshi con la boca llena de los panqueques de la bandeja

– Por qué nos alimenta de esta manera él...

– Toya no pienses, mejor come esta delicioso y no hemos comido así en años, deja de sobre analizar las cosas – Toya se sintió mal por su pobre amigo crédulo, sin embargo, decidió comer las delicias, aunque después tuviera que pagar por ellas de algún modo

– Vaya parece que sus dos niños estrella despertaron mi Lord – La voz de Kabuto llegó a sus oídos apenas tocó la primera porción del desayuno

– Qué bien que disfruten su recompensa mis pequeños – Orochimaru parecía de buen humor lo que puso en alerta a Toya mientras que Takeshi con inocencia asentía mientras comía un poco más – cuando terminen con ese desayuno continúen con sus tareas

– Gracias Ochi – Hablo Takeshi con alegría, era el único en la guarida que usaba ese apodo tan cariñoso para el hombre que atormentaba a sus súbditos, tal vez porque aún veía al hombre como el padre que nunca tuvo, uno que se preocupara por su seguridad.

– ¿Y el castigo? – Toya en cambio era desconfiado, su mundo siempre había estado lleno de falsas intenciones y trampas ocultas en sonrisas.

– Toya, nunca entenderás lo compasivo que puedo ser, he decidido no castigar sus faltas sino alabar sus aciertos, después de todo terminaron con un clan completo y me trajeron a mi nuevo chico estrella

– No puedo creerlo – dijo con sospecha el Yuhi – cual es la trampa

– No hay truco niño – afirmó Orochimaru con una sonrisa amigable, la misma con la que los había engañado al comienzo

– Como sea – mencionó Toya con desconfianza mientras Orochimaru iba a revisar a su nuevo niño

– Guardaré un poco para Kokoro – la voz de su amigo lo sacó de su cabeza – seguro no ha comido nada en días

Al terminar de guardar la comida y comer un poco más de ella los dos niños salieron a hacer sus tareas diarias, Takeshi corrió a ver a su hermana mientras que Toya se reunía con su equipo para entrenar y planear la siguiente misión.

 

 

Notas finales:

¿Qué es lo que esta planeando Orochimaru? ¿Por qué habrá cambiado tanto su comportamiento con los niños? ¿Es una trampa o un nuevo comienzo? por favor dejenme saber que piensan. 

Nos vemos en el siguiente capitulo. 

Usted debe login (registrarse) para comentar.