Fanfic Es
Fanfics en español

Antes del amanecer por Marinelrena

[Comentarios - 8]   Tabla de Contenidos

- Tamaño del Texto +

Notas del fanfic:

Esta historia contiene temas adultos, asesinatos, tortura... leerla es tu decisión, sino te gustan estos temas puedes pasar de largo.

Los protagonistas de esta historia son totalmente de mi autoria, los personajes del anime Naruto, saldrán con el tiempo ya que esta historia esta ubicada en el mismo universo y no me pertenecen. 

Notas:

Hola esta hista historia ya había sido publicada antes pero decidí volverla a empezar con más fuerza, espero que les agrade y comenten.

La oscuridad reina afuera de las fronteras de las aldeas ocultas, un mundo desconocido en el que podemos encontrar hambre, tristeza e injusticias, en donde los más fuertes abusan de los débiles, la única ley que rige en estos lugares es la supervivencia. Es un mundo cruel para crecer, es por ello que los más jóvenes solo tienen una esperanza de vida, servir al hombre que manejaba gran parte del lugar. Un traidor de Konoha con habilidades impresionantes, algunos lo llamaban el Dios serpiente, otros el Lord de la oscuridad y finalmente sus allegados y súbditos lo conocían como "Lord Orochimaru", el salvador de los niños.

Sin embargo, esta historia de salvación y protección que el lord vendía tiene dos caras, y la verdad es que "el salvador de niños" no era más que un esclavizador de pequeñas criaturas que con una venda en los ojos entraban por las puertas de la guarida del Lord, que no dudaba en usarlos a su antojo y después votarlos o conservarlos según los resultados de sus experimentos.

En la guarida del Lord entraban niños y niñas de todas las edades tamaños y orígenes, todos eran marcados y clasificados según su utilidad. La guarida básicamente se dividía en cinco clases, en la punta se encontraba el Lord con su fiel asistente Kabuto, un ninja médico que había sido una de las primeras adquisiciones del hombre, en el siguiente peldaño estaban los capitanes del lugar, ninjas con experiencia, descendientes de clanes poderosos, estos enseñaban y dirigían a los nuevos integrantes de la guarida que tenían capacidad de ser ninjas de elite, que son los siguientes en la línea, abajo de estos estaban los aldeanos que proveían sus servicios al lord para obtener suministros y finalmente estaban los deshechos que eran todos los experimentos fallidos u olvidados, estos habitaban en la zona más obscura y cruel de la guarida. 

La crueldad de este lugar recorría desde el segundo escalón hasta el último, todos morían de hambre, dolor y tristeza, parecían muertos vivientes en un mundo donde solo los deseos de una persona son importantes.

Uno de los ninjas privilegiados del lugar era Toya Yuhi, un traidor de la hoja que con sus diez años de edad  no le envidiaba nada a los Jonin en Konoha, había sido expulsado por la misma hace unos años y encontró un gran refugio y fuente de poder en Orochimaru. Toya es uno de los ninjas más fuertes y es el encargado de entrenar a todo experimento o ninja que su Lord consideré digno. Es uno de los capitanes de la guarida, teniendo en sus manos al grupo más temido de ninjas que el mundo traidor haya visto, "el escuadrón de eliminación", ninjas entrenados para matar sin preguntar y llevar a cabo las más terribles tareas sin pestañear.

Tal vez por esto mismo el Yuhi era despreciado por unos y temido por todos, tenía una mirada pesada y misteriosa, un cuerpo entrenado y fuerte, junto con un porte arrogante que hacía a las aldeanas suspirar, su cabello era largo, alborotado y negro, sus ojos eran de un tono rojo sangre que ocultaba el secreto de su clan fallecido, siempre tenía ojeras bajo estos y debido a la vida entre sombras en la guarida su piel era pálida dando una apariencia enferma.

El mejor amigo de Toya se llama Takeshi Samin, tiene nueve años y es el segundo capitán en el lugar, encargado de "el escuadrón de investigación", un grupo de ninjas especializados en rastreo y que recababan información trabajando en las sombras, sin ellos la guarida no funcionaría como lo hace. Son los primeros en llegar e irse de un lugar para preparar el terreno para la eliminación o futuras misiones.

Takeshi es una persona tranquila, algunos juran ver en su mirada un poco de inocencia, muchos le llaman "el príncipe de Orochimaru" ya que bien se sabía que él chico había pertenecido a uno de los clanes más poderosos e importantes de la aldea de la lluvia, viviendo una infancia llena de lujos y exceso de atenciones.

Su apariencia es otra de las causas del apodo, tenía el cabello rubio y sedoso, lo llevaba algo largo pero no lo suficiente para que llegara a sus hombros, ojos azules, que te tranquilizaban al instante de verlos, su apariencia era débil y delicada, sin embargo, su fuerza yacía en su mente. El clan Samin era conocido por controlar la mente de sus enemigos y Takeshi era un maestro en hacerlo. Desde pequeño había aprendido a controlar y leer mentes, una habilidad poco conocida y subestimada por muchos.

El rubio tiene más de un secreto, pero el más preciado y cuidado se llamaba Kokoro Samin, una niña de cuatro años a la que Takeshi había jurado proteger con la vida ya que era su pequeña hermana, ella compartía habitación con él en este horrible lugar, era la única niña a la que se le permitía quedarse sin ofrecer servicio alguno.

La pequeña era el tesoro más preciado que Toya y Takeshi guardaban y cuidaban, era la única pizca de luz en el lugar, una pequeña chispa que cantaba y jugaba en el bosque con las ardillas, siempre con una sonrisa y abrazos para sus héroes. La pequeña tenía el cabello rubio largo, su hermano suele peinarla con dos coletas para que no le estorbe al jugar, sus ojos son azules idénticos a los de su hermano solo que en estos se aprecia con mayor fuerza la inocencia.

Nuestra historia comienza con una misión especial para los dos capitanes de la guarida, una misión que cambiará la vida de los tres niños de la historia para siempre, para Toya se trataba de una cosa de rutina, llegar a una aldea buscar el objetivo y eliminar, sin embargo, para Takeshi era algo nuevo, él aún veía en la vida de una persona un valor.

– Debes tranquilizarte – Toya lo regaño al iniciar la misión, trato de hacer lo ordenado tomando aire y sacándolo con tranquilidad, mientras observaban el objetivo, era una pequeña aldea aledaña a la aldea del rayo, un clan especializado en sellos y marcas, que por alguna razón había provocado la codicia del Lord – Yo los mataré y tú vas por él

– Pero...

– Takeshi, sé que esto no es lo que sueles hacer, pero necesito que te concentres, tú solo busca al chico y lo controlas para que deje el lugar, yo haré el resto – El rubio tan solo pudo asentir ante las instrucciones del mayor que hacía lo posible por no mostrarse nervioso ante la mirada del pequeño Takeshi

El entrar en la aldea no fue difícil, era la mitad de la noche y este clan parecía ser muy confiado en cuanto a su seguridad, nadie les había enseñado lo que estos dos niños habían aprendido a golpes, siempre hay peligro en la oscuridad, el encontrar al chico no fue difícil, era un niño de cabello castaño que vivía en una de las casas importantes del lugar, su madre lo arropaba para dormir mientras su hermano mayor lo fastidiaba por aun ser un bebé, una presión en el pecho se apoderó del corazón de ambos niños al ver lo que iban a destrozar.

– No puedo hacerlo – susurró el rubio a su mejor amigo que también miraba la escena, tal vez recordando lo que alguna vez tuvo

– Es él o nosotros, no hay opción – dijo Toya, no sabiendo si era algo para el rubio o para sí mismo, para después golpear con suavidad el hombro de su compañero avisando que todo iniciaría

Nada pudo detener la masacre, ni los gritos de las mujeres, los golpes de los hombres o las súplicas de los niños, solo un pequeño sobrevivió esa noche, un niño de 6 años que sin estar consciente había salido de la cama con tranquilidad y bajo la mirada atónita de su hermano y su madre, que yacían en el suelo con heridas de muerte, camino afuera de la casa sin inmutarse por la sangre que pisaba con sus pies descalzos hasta llegar a las afueras de la aldea en donde el rubio se encargó de hacerlo dormir nuevamente.

– Terminé – Toya se veía exhausto e incluso un poco culpable – Su madre suplicó por horas por la vida de ambos, solo uno logró vivir

– ¿Qué caso tiene vivir de esta forma? – debatió asqueado Takeshi con los ojos un poco aguados

– Hay que volver – fue lo único que el mayor pudo decir ante la pregunta que inundaba su mente cada noche

– Todavía no termina el trabajo – dijo con algo de culpa el rubio – la orden era clara

– Nos costará llevarlo si lo hacemos ahora

– Pero ahora está dormido, no dolerá tanto, no podemos arriesgarnos a que escape, no después de todo lo que ya hemos hecho con estas personas

– Yo lo haré entonces, aléjate – dijo el mayor tomando su katana aún manchada de sangre de los aldeanos

– Lo haremos juntos – Reto el rubio con la mirada firme mientras tomaba una katana limpia de su espalda – compartiremos la culpa

Toya quería negarse, pero en parte su mente se lo agradecía no sabría cómo lidiar con esto solo, lo que estaban a punto de hacerle al niño para rematar esta trágica noche rebasaba la crueldad, así que tan solo asintió y decidido levantó su espada para cortar con firmeza y exactitud una de las piernas del niño que se despertó por el dolor con un grito de agonía.

– ¿QUÉ ES LO QUE SUCEDE? ¿QUÉ HAS HECHO? – Grito el chico con dolor mientras se retorcía en el suelo asustado

– Lo dormiré de nuevo - Takeshi se veía asustado

– No hay tiempo, el grito debió advertir a los ninjas, hazlo rápido – dijo Toya mientras detectaba movimiento en la aldea del rayo – Yo cortaré la otra encárgate de arriba

– NO POR FAVOR NO... – el chico suplicaba en vano y se quedó sin voz cuando la katana volvió a cortar su cuerpo en tres ocasiones más dejándolo desmayado en un charco de su propia sangre y algo de orina, ahora su cuerpo era tan solo un bulto con cabeza, que los chicos se encargaron de cargar después de detener el sangrado.

Los ninjas del rayo no tardaron en aparecer para perseguir a los dos asesinos de la noche, que con dificultad saltaban de rama en rama, Toya llevaba el cuerpo inconsciente en la espalda, mientras que Takeshi lo seguía con un poco de dificultad, el cielo parecía saber el pecado de estos niños ya que de inmediato comenzó a atacarlos con unas gotas de agua y truenos en el aire, una tormenta había comenzado en medio de la persecución.

Tormenta que había viajado a las viejas paredes de Konoha, en donde una mujer con una presión en el pecho y una mirada preocupada parecía saber que había hecho el que alguna vez fue su bebé, Kurenai Yuhi, una kunoichi con un secreto de una vida a la que le había fallado de múltiples formas.

– Kurenai ¿Te encuentras con nosotros? – el oír la voz de uno de sus compañeros ninja la sacó de sus pensamientos para recordar que estaba en una reunión con el líder de la aldea para recibir una nueva tarea para servir a su amada aldea

– Si disculpen yo solo estoy un poco distraída por la tormenta, llegó de la nada

Los demás ninjas le sonrieron con empatía creyéndose su mentira, pero una persona en la habitación sabía la verdad, y le dirigió una mirada de lástima que lo dijo todo por un segundo, "Él estará bien es un chico fuerte"

Sin embargo, la fuerza no es lo único que necesita un niño para crecer, eso era lo que carcomía a Kurenai cada vez que pensaba en su pequeño hijo, que se había ido de Konoha con una mancha en la banda y un odio enorme por el lugar que ella había proclamado como su hogar.

Niño que ahora mismo luchaba por sobrevivir escondido en los arbustos del bosque, rodeado de enemigos, estaba asustado y un poco herido debido a un par de kunais y jutsus que no logró esquivar durante la persecución.

Takeshi por su lado intentaba calmar el sangrado de la pierna de su compañero que a medida que pasaba el tiempo se debilitaba, estaban rodeados y no fue hasta que uno de los ninjas del rayo lo levanto jalando su cabello que se percató de lo cerca que estaban los ninjas.

– Mira lo que me encontré una niña en el bosque – Se burló el ninja sin saber con que clase de ninjas se enfrentaba – ¿Tú eres el que ha causado tanto alboroto?

– Déjalo – Toya salió de su escondite con una kunai en la mano y una postura adolorida para proteger al menor que intentaba zafarse del agarre

– Así que tú eres el causante de todo – dijo el mayor viendo como el Yuhi lo miraba con una expresión asesina – el Raikage ni siquiera sabrá que hacer con dos niños criminales como ustedes que desperdicio

– Te dije que lo sueltes – Toya grito mientras con la kunai hería el brazo del ninja enemigo consiguiendo la liberación de su amigo, pero a la vez revelando por completo su ubicación, debido al grito que el adulto había soltado

En un abrir y cerrar de ojos los niños se vieron rodeados por ninjas del Rayo que estaban dispuestos a matar a ese par de rebeldes niños, fue ante esa premisa que Takeshi solo cerro los ojos y se concentró en su destino, y unos pocos minutos después se pudieron escuchar los gritos de horror, adornados de sangre que se juntaba con el agua de la tormenta. 

 

Notas finales:

Si les agrada mi forma de escribir los invito a visitar mi paguna de facebook, en esta pagina pueden encontrar dibujos, más historias y sobretodo por ahí aviso cuando subiré nuevos capitulos.

https://www.facebook.com/marinelarenahistorias/

Usted debe login (registrarse) para comentar.