Fanfic Es
Fanfics en español

KILLING ME SOFTLY/ IllUMI ZOLDYCK por moonash_1807

[Comentarios - 0]   Tabla de Contenidos

- Tamaño del Texto +
Notas:

CONTINUAMOS... :D

                                              *Día Dos*

Ahí estaba aquel lugar, la montaña Kukuroo acercándose a la ventanilla del tren, se veía como una corona por encima de todas las otras viviendas al parecer era un volcán inactivo ¿Era normal que una familia de asesinos viviera en un sitio tan extravagante donde todos pudieran ubicarlos?

Su viaje hasta la república de Padokia no fue fácil; sufrió mareos, dolores de estómago y extremidades  mientras no dejaba de toser sangre de vez en vez.

Era cierto entonces, no le quedaba mucho de vida. El entierro de su familia habían sido el día anterior tomó las armas de la casucha color melón y se las llevó consigo. Sentada en el ultimo vagón del tren miró la fotografía que tenia  con su hermano, habían tenido una infancia feliz con su familia aunque no era perfecta. Ahora una bella foto de recuerdo de su hermano estaba dañado por las letras de aquel pelinegro. 
Su nota escrita habla de un veneno ¿En que momento? ¿Sera la aguja que le clavo? ¿Ella se desmayó y él solo se fue?

Mientras iba de camino averiguó unas cuantas cosas sobre los Zoldyck... o mas bien sobre Illumi Zoldyck. Eran una familia poco convencional, aunque a simple vista parecían normales un padre, una madre y sus 5 hijos, un abuelo y muchos, cientos de servidumbre a su alrededor todos debían ser fuertes según leyó.

María no entendió si tan fuertes eran esos Asesinos ¿Para que necesitaban mayordomos y guardaespaldas?
Mientras avanzaba más a su destino ideaba un plan: Hacerse pasar por una cliente había puesto un anuncio de Internet donde decía que mataran a su "Esposo celoso" no estaba segura si funcionaria pero necesitaba una excusa.

Según le contó la propietaria del ciber-café adonde averiguó sobre la familia de asesinos los mayordomo no dejan entrar a cualquiera a menos que sea alguien de clientela o alguien fuerte para pasar las puertas.

El plan de María no tenia ni pies ni cabeza pero la locura la consumía, tal vez la desesperación el trauma y el poco tiempo que le quedaba causaba toda esa situación irreal, cansada ya pero sin detenerse llego a la estación de la capital de Padokia, se dispuso hospedarse en la pensión mas barata que las reseñas  de Internet le cedieron.

Y no solo un lugar para quedarse encontró gracias a la red, si no el perfil casi completo de aquel pelinegro en algunas paginas de información de cazadores.

-Con que es cazador...- Susurró María.- Creía que ese titulo solo se lo ganaban las personas honradas. Aún así no podía negar que desde el día anterior no dejaba de pensar en ese chico, sus ojos negros contrastaban con su rostro pálido y más aun después averiguar sobre él. 


Illumi es inexpresivo, su cara es como una máscara sin emociones. Tiene el pelo negro azabache, el cual es muy largo y lo peina a veces hacia atrás. Sus ojos son muy oscuros, llenos de oscuridad; asustarían a cualquiera y sin embargo había algo en que era terriblemente atractivo para María quizá, su apariencia suave y angelical. ¡Eso si era una locura! encontrar "Bonito" a un loco asesino que de espaldas era parecido a su hermano, era el colmo pero no presto atención.

María llego a una humilde pensión de 5 pisos llamada "La estrella Azul" se hospedó rápidamente y le dieron una habitación en el tercer piso, la posada no contaba con ascensores y debía subir las escaleras; se dispuso a tal acción pero apenas en el segundo piso se sintió sofocada como si le pesaran las piernas como si tuviese un sobrepeso que no la dejara moverse y el dolor de estomago casi le cortaba la respiración.

¿Por que le pasa esto? llevó su mano a su pecho será por el veneno ¿Porque ese hombre no la mato y ya? Sacó fuerza de donde no podía parar llegar hasta su habitación la cual era pequeña y descuidada, fría y húmeda un inoportuno ambiente para su salud.

Se lanzó en la camilla como una piedra y tal fue así que cayó. Levanto su brazo par sacar de abajo de su espalda el folder vinila que tenia... Entre las cosas que habían dentro de este vio la fotografía de Illumi Zoldyck que saco de la Internet. Ohh ¿Por que tenia que estar tan loco?

En resumen se dejó abrazar tranquilamente de ella, tomó agua de la nevera como si nada y le hace esto le quita la vida a su querido hermano haciéndola sentir aún más sola. Viendo los ojos oscuros de él, María cerró los de ella no pudo contener su llanto  y durmió.

********************************

*Día Tres *

Se despertó espantada por el sonido de la puerta siendo tocada con frenesí, intento levantarse pero un fuerte mareo se lo impidió ¡Maldición! Olvido cenar, estaba débil los toques de la puerta no se detenían, cada repique aceleraba su corazón. Camino cabizbaja a la puerta.
-¿Quien es?- Preguntó.
-Desayuno a la habitación.- Le vociferó una mujer.

-¡Si por favor!- Suplico a todo pulmón. Abrió la puerta, la mujer la miro de arriba abajo y luego se quedo algo sorprendida.
-¿Se siente bien?
-No, en realidad no.- María se sentó en la orilla de la cama.
-Bueno le he traído avena, ensalada de frutas con miel y batido de banana. -La mujer dejo la bandeja en  su mesa de noche.- Es todo lo que hay aquí.
- Y es mas que suficiente muchas gracias.
-Ahh se ve muy mal...- Susurró la mu-cama- ¿Necesita ayuda?
-Me siento mareada, pero esta bien tomare un baño.
María  Ángeles se puso de pie a pasos de tortuga llego al baño, se duchó con suma dificultad pero se sintió mejor una vez cambiada y desayunada.

Eran las 11am No tenia tiempo que perder cada día se sentía mas enferma maldito veneno ese ¿Tan poderoso es ese Illumi? sacó de su pequeña maleta un atuendo sencillo jeans negros, una blusa aqua y un suéter blanco sobre este. tomo una mochila de campamento y allí guardo las armas, con todas las cosas que necesitaba y la dirección exacta de la residencia de los asesinos fue en busca de algún centro de Internet.

Debía cerciorarse de que Milluki Zoldyck le haya contestado los correos a Nadeshiko. Que sería la mujer que "solicitaría" ayuda de Illumi para matar a alguien, le sorprendió lo rápido que le respondieron y como cordialmente este le dio la dirección de su casa. Al parecer estaban acostumbrados hacer sus fechorías como si fueran una simple empresa gubernamental. La ponía nerviosa ir aquel lugar pero no tenia nada que perder. 


El torpe plan que con desespero había elaborado consistía en llegar a su morada en cuanto vea al flaco ojos de búho ese y lo llevaría lejos de la mansión a donde se encuentra "su agresor" ella le dispararía en el pecho o la cabeza y ya. Era una locura pero no importaba si iba a la cárcel, iba a morir de todos modos.


Mientras bajaba a recepción la mujer encargada la llamó indicándole que había una persona esperándola en la sala de recibir. María se sintió confundida ¿Quien había venido? ella no conocía a nadie en ese lugar. La insistencia de la encargada la desconcertaba pero con las manos la guió a mirar entre uno de los sofás de la posada y allí vio aquel joven oficial de pelo castaño. No llevaba el uniforme solo un atuendo casual. Ella se quedo aun mas confundida y camino hasta el. 


-¿Oficial Wada?
-¡Maria!- El joven con torpes nervios se puso de pie a su lado.- ¿Como estas?
-¿Que haces aquí?- Preguntó algo sorprendida.
-No esperaras que te dejara sola.- Le sonrio.
-¿Estás loco? Vete a casa.- Dijo Maria cortante.
-Pero no podrías sola...
-¿Por qué? ese es mi problema.
-Te estuve buscando en todas las posadas y hoteles. -Continuo.- Hasta que  llegue a aquí y vi que estabas registrada bajo el nombre de Nadeshiko.
-¿Pero como lo..? -Ella suspiro y dejo de pensar.- ¿Sabes Kaigewaki? Serias un gran detective privado.
-Ese era mi sueño pero un pobretón.- Le volvió a sonreír embobado.- Como yo no tenia para pagar esa carrera.
-Entiendo,  bueno agradezco que hayas venido hasta aquí pero es mejor que te vayas.
-Lo siento pero no te dejare sola.-La tomo de la mano por sorpresa.- Te ves muy débil y después de lo que pasaste es lo menos que puedo hacer por ti.
-MMM no me conoces, no seas exagerado.- Ella se soltó.- Lárgate.
-Uhh que fría eres...- El joven adopto un tono infantil.- Solo quiero ayudar. Dejame quedarme no podría vivir con la culpa de haberte  dejado sola.


"Vivir" no se sentía así desde hace un día, ya estaba muerta seria demasiado estúpido involucrar a otro inocente, pero aquel joven se veía tan suplicante, tan desesperado y algo tonto en su intento por ser el héroe jamas la habían tratado tan amable solo por que si. Se encogió de hombros y torció los labios ante el menor.


- De acuerdo, pero no me hago responsable de lo que te suceda ¿Quedo claro?- Dijo ella seria.
-Vale estoy aquí bajo mi propio riesgo.- Le sonrió sin dejarla de verla, eso la enterneció.
Por un momento la mujer suspiro derrotada y en sus adentros pensó que hubiese pasado si conociera a Kaigewaki en otras circunstancias.

Caminaron juntos en busca de un centro de Internet para ver los correos que quizá Milluki ya habría respondido, a medida que el silencio abordo la caminata María noto como un lujoso auto negro le seguía el paso.
-Mira un centro allá.- el joven oficial interrumpió su pensamiento. Cruzaron la calle en silencio al volver la mirada la mujer se percato del mismo auto aun mas cerca de ellos.
-Kaigewaki...
-Ya lo noté.- Susurró.- Nos siguen, mientras mas rapido entremos mejor.
A la entrada del lugar una joven de piel oscura, vestida de un elegante esmoquin  y pelo rizado se les acerco impidiéndoles el paso. Maria iba a caer en un paso falso pero fue atrapada por los brazos del oficial.
-Buenos días.- Dijo la joven con una dulce voz.
-Saludos.- Respondió Kaigewaki.
-¿Nadeshiko?- Le pregunto la chica.
-¿Si?..
-Tiene un mensaje departe del joven Milluki Zoldyck.
-¿Ah? como supo el que estaba..?
-Desde el momento en que un cliente contacta con el, el amo Milluki se mantiene al tanto de su ubicación.
-Eso... es escalofriante.- Susurro el oficial.
-Bien ¿Cual es el mensaje?
-Que nos acompañe a su casa para atenderla.
-¿Nos?..


Del auto negro salieron dos personas más con los mismos esmóquines, invitando a María entrar, lo dudo un poco pero entro el oficial no muy convencido la siguió. Sabia que iba directo a la boca del lobo el simple hecho de que la mandaran a buscar era sospechoso pero al parecer así trataban  sus clientes.

María sintió su corazón detenerse poco a poco del susto y sin previo aviso tomo las manos del joven oficial en las suyas para calmar los nervios. 
Lo que le depara no era sencillo pero debía ver a Illumi Zoldyck una vez mas.

Notas finales:

MUCHAS GRACIAS POR LEER

SALUDOS

DIGANME QUE NO SOY LA UNICA AQUI APARTE DE MARIA QUE ENCUENTRA HERMOSO AL LOCO ZOLDYCK

Usted debe login (registrarse) para comentar.