Fanfic Es
Fanfics en español

Beautiful disaster por angelcaido

[Comentarios - 28]   Tabla de Contenidos

- Tamaño del Texto +

Notas del fanfic:

Los personajes no son mios

Notas:

ESTA ES UNA ADAPTACION DEL LIBRO BEATIFUL DIASER DE JAIME MCGUIRE.

LOS PERSONAJES DE NARUTO ASI COMO LA HISTORIA NO ME PERTENECEN.

AHORA SI PROSIGAN

Bandera Roja

 

Todo en la habitación gritaba que no yo no pertenecía aquí. Las escaleras estaban en ruinas, la gente estaba apretada hombro contra hombro, y el aire era una mezcla de sudor, sangre y moho. Las voces se arremolinaban mientras gritaban números y nombres una y otra vez, los brazos se agitaban y se hacían gestos para intercambiar dinero y comunicarse a través del ruido. Me sumergí entre la multitud, siguiendo de cerca de mi mejor amiga.

 

— ¡Guarda bien tu dinero en tu billetera, Sakura! —Me gritó Hinata. Su amplia sonrisa brillaba aún en la penumbra.

— ¡Quédate cerca! ¡Empeorará una vez que comience! —gritó Naruto por encima del ruido. Hinata tomó su mano y después la mía mientras Naruto nos dirigía a través del mar de gente.

 

El balido agudo de un cuerno de toro sonó en el aire lleno de humo. El ruido me sobresaltó, haciendo que saltara, buscando el origen de estallido. Un hombre estaba parado en una silla de madera, sosteniendo un fajo de billetes en la mano, el cuerno en la otra. Él mantenía el plástico en los labios.

 

— ¡Bienvenidos al baño de sangre! Si estás buscando Economía  ¡Estás en el jodido lugar equivocado, mi amigo! Si buscas el Círculo, ¡Esto es Meca! Mi nombre es Pein, yo hago las reglas y dirijo la pelea. Las apuestas terminan una vez que los oponentes estén en el suelo. No se permite tocar a los combatientes, no ayudarlos, no cambios de apuestas, y no entrar en el cuadrilátero. ¡Si rompen estas reglas, se les partirá la madre y serán retirados de aquí sin su dinero! ¡Eso las incluye a ustedes, señoritas! ¡Así que no utilicen sus puterías para estafar al sistema, muchachos!

 

Naruto negó con la cabeza. — ¡Jesús, PEIN! —gritó al maestro de ceremonias sobre el ruido, claramente desaprobando la elección de palabras de su amigo.

 

Mi corazón latía en mi pecho. Con un suéter de cachemir color rosa y unos pendientes de perlas, me sentí como una maestra de escuela en las playas de Normandía. Le prometí a Hinata que podía enfrentar todo lo que se nos pusiera enfrente, pero en la zona cero sentí la necesidad de agarrar sus delgados brazos con ambas manos. Ella no me pondría en peligro, pero estar en un sótano con cincuenta o más chicos universitarios borrachos, no estaba exactamente segura de nuestras posibilidades de salir ilesas.

 

Después de que Hinata conociera a Naruto en la clase de orientación de primer año, ella con frecuencia lo acompañaba a las luchas secretas en los sótanos diferentes de la Universidad de Eastern. Cada evento se llevaba a cabo en un lugar diferente, y se mantenía en secreto hasta una hora antes de la pelea.

 

Debido a que yo pertenecía a un círculo un poco más tranquilo, me sorprendió saber de un mundo subterráneo en Eastern; pero Naruto lo sabía aún antes de haberse matriculado. Sasuke, el compañero de cuarto y primo de Naruto, entró en su primera pelea siete meses antes.

Como estudiante de primer año, se rumoreaba que él era el competidor más letal que Pein había visto en los tres años desde que creó El Círculo. Comenzando su segundo año, Sasuke era invencible.

Juntos, Sasuke y Naruto fácilmente pagaban el alquiler y las facturas con las ganancias.

Pein llevó el cuerno de toro nuevamente a sus labios, y los gritos y el movimiento escaldaron a un ritmo febril.

 

— ¡Esta noche tenemos un nuevo retador! ¡El luchador estelar universitario de Eastern, Deidara Yoin!

 

Los gritos siguieron, y la multitud se apartó como el mar rojo cuando Deidara entró en la habitación. Un espacio circular fue formado, y la multitud silbó, abucheó y se burló del rival. Él saltaba, sacudía el cuello hacia atrás y adelante; su rostro severo y concentrado. La multitud se calmó y luego mis manos se alzaron a mis oídos cuando la música sonó por los grandes altavoces en el otro lado de la habitación.

 

— ¡Nuestro siguiente combatiente no necesita presentación, pero porque me asusta hasta la mierda, lo haré de todos modos! ¡Sacudan sus botas, chicos, y quítense sus bragas, señoritas! ¡Les presento a Sasuke r13;Mad Dog  Uchiha!

 

El volumen explotó cuando Sasuke apareció en una puerta de la habitación. Él hizo su entrada, sin camisa, relajado y natural. Echó a andar hacia el centro del círculo, como si se estuviera presentado a otro día en el trabajo. Los músculos se extendían bajo su piel tatuada mientras él chocó sus puños contra los nudillos de Deidara. Sasuke se inclinó y le susurró algo al oído a Deidara, y el luchador luchó por mantener su expresión severa.

Deidara se puso cara a cara con Sasuke y lo miró directamente a los ojos. La expresión de Deidara era asesina; Sasuke se veía ligeramente divertido.

Los hombres tomaron unos pasos hacia atrás, y Pein sonó el cuerno. Deidara tomó una posición defensiva y atacó a Sasuke. Me paré sobre la punta de mis pies cuando perdí mi línea de visión, apoyándome de lado a lado y los hombros se estrellaban contra mí, rebotándome de un lado a otro como pelota de ping pong

La parte superior de la cabeza de Deidara y Sasuke se hizo visible, por lo que continúe abriéndome camino hacia adelante.

 

Cuando finalmente llegué al frente, Deidara cogió a Sasuke con sus gruesos brazos y trató de tirarlo al suelo. Cuando Deidara se inclinó con el movimiento, Sasuke estrelló su rodilla contra la cara de Deidara. Antes de que Deidara pudiera evitar el golpe, Sasuke lo atacó; sus puños hicieron contacto con la cara ensangrentada de Deidara una y otra vez.

Cinco dedos se hundieron en mi brazo y me eché hacia atrás.

 

— ¿Qué demonios estás haciendo, Sakura? —dijo Naruto.

 

— ¡No podía ver desde allí! —grité...

Me volví justo a tiempo para ver a Deidara tirar un puñetazo. Sasuke se giró, y por un momento pensé que había evitado otro golpe, pero hizo un círculo completo, estrellando su codo derecho en el centro de la nariz de Deidara.

Sangre roció mi cara y salpicó la parte superior de mi suéter. Deidara cayó al suelo de cemento con un ruido sordo y en un breve instante la habitación estuvo en completo silencio.

Pein lanzó una tela roja cuadrada sobre el cuerpo quieto de Deidara y la multitud estalló. El dinero cambió de manos una vez más y las expresiones se dividían entre petulantes y frustradas.

 

 Me empujaron un poco con el movimiento de ida y venida. Hinata llamó mi nombre en algún lugar de la parte de atrás, pero yo estaba fascinada por el camino rojo de mi pecho a la cintura.

 

Un par de pesadas botas negras se pararon frente a mí, desviando mi atención hacia el suelo. Mis ojos viajaron hacia arriba; pantalones manchados de sangre, un par de cincelados abdominales, un desnudo y tatuado pecho empapado de sudor y, finalmente, un par de ojos cálidos color marrón. Alguien me empujó por detrás y Sasuke me tomó por el brazo antes de caer hacia adelante.

 

— ¡Hey! ¡Aléjate de ella! —gruñó Sasuke, empujando a cualquiera que se me acercara. Su expresión severa se convirtió en una sonrisa al ver mi camisa, y luego secó mi cara con una toalla—. Lo siento mucho, Pigeon.

 

Pein dio unas palmaditas en la parte detrás de la cabeza de Sasuke. — ¡Vamos, Mad Dog! ¡Tienes un poco de dinero esperando por ti!

Sus ojos no se apartaron de los míos.

— Es una lástima sobre el suéter. Se ve bien en ti. —En el momento siguiente se vio envuelto por los fans, desapareciendo de la misma manera en la que había llegado.

— ¿Qué estabas pensando idiota? —me gritó Hinata, tirando de mi brazo

 

—Vine aquí para ver una pelea, ¿no? —Sonreí.

 

—Tú ni siquiera deberías estar aquí, Sakura, —me regaño Naruto.

 

—Tampoco Hinata—le dije.

 

— ¡Ella no trata de meterse en el círculo! —Frunció el ceño.

 

—Vámonos.

 

Hinata me sonrió y me limpió la cara. —Eres un grano en el trasero, Sakura. ¡Dios, te quiero! —Ella enganchó su brazo alrededor de mi cuello y nos dirigimos hasta las escaleras y hacia la noche.

Hinata me siguió hasta mi habitación y luego se burló de mi compañera de cuarto, Temari. Inmediatamente me quité la chaqueta con sangre, arrojándola al cesto de ropa sucia.

 

 

—Asqueroso. ¿Dónde has estado? —preguntó Temari desde su cama.

Miré a Hinata, quien se encogió de hombros. —Sangrado por la nariz. ¿Nunca has visto una de las hemorragias nasales de Sakura?

Temari acomodó sus gafas y sacudió la cabeza.

 

—Oh, lo harás. —Ella me guiñó un ojo y luego cerró la puerta detrás de ella. Menos de un minuto después, mi celular sonó. Por costumbre, Hinata me enviaba un mensaje de texto después de haber dicho adiós.

“Pasaré la noche con Naru, te veo mañana reina del cuadrilátero.”

Miré a Temari, quien me veía como si mi nariz se desangraría en cualquier momento.

 

—Ella estaba bromeando —le dije.

Temari asintió con indiferencia y luego miró hacia el desorden de libros sobre su colcha.

 

—Creo que voy a tomar una ducha —le dije, agarrando una toalla y mi bolsa de baño.

 

—Alertaré a los medios de comunicación —bromeó Temari, manteniendo su cabeza hacia abajo.

 

Al día siguiente, Naruto y Hinata se unieron a mí para el almuerzo. Tenía toda intención de sentarme sola, pero a medida que los estudiantes invadieron la cafetería, las sillas a mí alrededor estuvieron llenas por los hermanos de fraternidad de Naruto o los miembros del equipo de fútbol americano. Algunos de ellos estuvieron en la pelea, pero ninguno mencionó mi casi espectáculo en el cuadrilátero.

—Naruto—dijo una voz.

 

Naruto asintió con la cabeza, y Hinata y yo volteamos para ver a Sasuke tomar asiento al final de la mesa. Fue seguido por dos voluptuosas rubias usando camisetas Sigma Kappa. Una de ellas se sentó en el regazo de Sasuke y la otra se sentó junto él, acariciando su camisa.

 

—Creo que he vomitado un poco en mi boca —murmuró Hinata.

 

La rubia en el regazo de Sasuke se volvió hacia Hinata. —Te he oído, puta.

Hinata tomó su rollo y lo arrojó al final de la mesa, rozando la cara de la chica. Antes de que la chica pudiera decir otra palabra, Sasuke dobló sus rodillas, enviándola al suelo.

— ¡Ay! —Chilló, mirando a Sasuke.

 

—Hinata es mi amiga. Necesitas buscar otro regazo, Mei.

 

— ¡Sasuke! —Se quejó ella, poniéndose de pie.

 

Sasuke volvió su atención a su plato, ignorándola.

Ella miró a su hermana y resopló, después las dos se fueron de mano en mano.

Sasuke guiñó hacia Hinata, como nada hubiese pasado, llevándose otro bocado a la boca. Fue entonces cuando me di cuenta de un pequeño corte en su ceja. Él intercambió miradas con Naruto y luego comenzó una conversación con uno de los chicos de fútbol frente a él.

Aunque los estudiantes en la mesa habían disminuido, América, Naruto y yo nos quedamos a hablar sobre nuestros planes de fin de semana. Sasuke se levantó para irse, pero se detuvo en nuestro extremo de la mesa.

 

— ¿Qué? —preguntó Naruto en voz alta, llevándose la mano a su oído.

Traté de ignorarlo lo mejor posible, pero cuando miré hacia arriba, Sasuke me estaba mirando.

 

—Ya la conoces, Sasuke. ¿La mejor amiga de Hinata? Ella estaba con nosotros la otra noche —dijo Naruto.

 

Sasuke me sonrió en lo que supuse era su sonrisa encantadora. Él emanaba sexo y rebeldía con su pelo negro en punta y brazos tatuados, y yo puse mis ojos en blanco en su intento de coquetearme.

 

— ¿Desde cuándo tienes una mejor amiga, Hina? —preguntó Sasuke.

 

—Desde tercer año de secundaria —respondió ella, apretando sus labios juntos mientras sonreía en mi dirección—. ¿No recuerdas, Sasuke? Tú arruinaste su suéter.

Sasuke sonrió. —Arruino una gran cantidad de suéteres.

 

—Asqueroso —murmuré.

Sasuke hizo girar la silla vacía a mi lado y se sentó, apoyando sus brazos delante de él. —Así que tú eres Pigeon, ¿eh?

 

—No —le espeté—. Tengo un nombre.

Parecía divertido por la manera en que contesté, lo que sólo sirvió para enfadarme más.

 

— ¿Y bien? ¿Cuál es? —Preguntó.

Di un mordisco por última vez a la manzana, haciendo caso omiso de él.

 

—Entonces es Pigeon —se encogió de hombros.

Miré a Hinata y luego me volví hacia Sasuke. —Estoy tratando de comer.

Sasuke se preparó para el desafío que se le presentaba. —Mi nombre es Sasuke. Uchiha Sasuke.

Puse los ojos en blanco. —Sé quién eres.

 

—Lo sabes, ¿eh? —dijo Sasuke, levantando la ceja herida.

 

—No te hagas ilusiones. Es difícil no darse cuenta cuando cincuenta borrachos están gritando tu nombre.

Sasuke se sentó un poco más derecho. —Eso me sucede con frecuencia. —Puse los ojos nuevamente en blanco y Sasuke se echó a reír—. ¿Tienes un tic o algo?

 

— ¿Un qué?

 

—Un tic. Tus ojos no dejan de moverse. —Se echó a reír otra vez cuando me miró—. De hecho, esos son unos ojos increíbles —dijo, inclinándose pocos centímetros hacia mi cara—. ¿Qué color son? ¿Verde gema?

Miré a mi plato, dejando que los largos mechones de mi cabello rosa crearan una cortina entre nosotros. No me gustaba la forma en la que me hacía sentir cuando estaba tan cerca. No quería ser como las otras chicas en Eastern que se ruborizaban en su presencia. No quería que me afectara de esa manera para nada.

 

—Ni siquiera pienses en eso, Sasuke. Ella es como mi hermana —advirtió Hinata.

 

—Bebé —dijo Naruto —. Acabaste de decirle que no. Ahora no parará.

 

—Tú no eres su tipo —continuó ella.

Sasuke fingió estar ofendido. — ¡Soy el tipo de todas!

Miré hacia él y sonreí.

 

— ¡Ah! Una sonrisa. No soy un podrido bastardo después de todo —guiñó un ojo—. Fue un placer conocerte, Pidge. —Caminó alrededor de la mesa y se inclinó al oído de Hinata.

Naruto lanzó una papa frita a su primo. — ¡Quita los labios de la oreja de mi chica, Sasuke!

 

— ¡Me retiro! ¡Me retiro! —Sasuke mostró sus manos en un gesto inocente.

Unas chicas siguieron detrás de él, riendo y pasando sus dedos por su cabello para llamar su atención. Él abrió la puerta para ellas y casi gritaron de deleite.

Hinata se echó a reír. —Oh, no. Estás en problemas, Sakura.

 

— ¿Qué te dijo? —pregunté, cuidadosamente.

 

—Él quiere que la lleves a casa, ¿verdad? —dijo Naruto América asintió y él negó con su cabeza—. Eres una chica inteligente, Saku. Te lo digo ahora, si caes en su juego y terminas enojada con él, no llegues a tomártelo en contra de Hinata y yo, ¿De acuerdo?

 

Sonreí. —No voy a caer en su juego, Naruto. ¿A caso parezco a una de esas Barbie para ti?

 

—Ella no caerá en su juego —le aseguró Hinata, tocando su brazo.

 

—Este no es mi primer rodeo, Hina. ¿Sabes cuántas veces ha jodido las cosas para mí, porque él duerme con la mejor amiga? ¡De pronto es un conflicto de intereses salir conmigo porque es fraternizar con el enemigo! Te lo digo, Saku, —me miró—, no le digas a  Hina que ella no puede salir conmigo porque caíste enamorada por los coqueteos de Sasuke. Considérate advertida.

 

—Innecesario, pero se te agradece, —le dije. Traté de asegurarle con una sonrisa, pero su pesimismo se veía impulsado por los actos de Sasuke.

Hina me saludó con su mano, yéndose con Naruto mientras yo caminaba a mi clase. Entrecerré los ojos ante el sol brillante, agarré las correas de mi mochila. Eastern era exactamente lo que esperaba; desde las pequeñas aulas hasta las caras desconocidas. Era un nuevo comienzo para mí; finalmente podía caminar a algún lugar sin los susurros de los que sabían—o creían saber—acerca de mi pasado. Yo era indistinguible como cualquier otra estudiante de primer año en su camino a clase; sin miradas, sin rumores, sin lastima o criterios. Sólo la ilusión de lo que yo quería que ellos vieran: vestida de cachemira, sin sentido alguno, Sakura Haruno.

 

Puse mi mochila en el suelo y me derrumbé en la silla, inclinándome para tomar mi portátil de mi bolso. Cuando me levanté para ponerla en mi escritorio, Sasuke se sentó en el escritorio siguiente.

 

—Bien. Así puedes tomar apuntes por mí—dijo. Mordía una pluma y me sonrió, sin duda su mejor sonrisa.

Le lancé una mirada de disgusto. —Ni siquiera estás en esta clase.

 

—Qué si no. Por lo general me siento allá —dijo, apuntando con la cabeza a la fila superior. Un pequeño grupo de chicas me estaban mirando y me di cuenta de una silla vacía en el centro.

 

—No tomaré notas por ti —le dije, encendiendo mi computadora.

Sasuke se inclinó tan cerca que podía sentir su aliento en mi mejilla. —Lo siento… ¿Te ofendí de alguna manera?

Suspiré y sacudí la cabeza.

 

—Entonces, ¿Cuál es tu problema?

Mantuve mi voz baja. —No me acostaré contigo. Debes darte por vencido ahora mismo.

Una sonrisa se formó en su rostro antes de hablar. —No te he preguntado si dormirías conmigo —sus ojos se dirigieron al techo en concentración—. ¿O sí?

 

—No soy una de esas Barbie o una de tus groupies allá arriba —le dije, mirando a las chicas detrás de nosotros—. No estoy impresionada por tus tatuajes, o tu encanto, o tu forzada indiferencia, por lo que puedes detener tu plan, ¿De acuerdo?

 

—Está bien, Pigeon. —Él era impermeable contra a mi rudeza—. ¿Por qué no vienes con Hina esta noche?

Reí ante su petición, pero él se acercó más. —No estoy tratando de bolsearte. Sólo quiero pasar el rato.

 

— ¿Bolsearme? ¿Cómo consigues tener sexo hablando de esa manera?

Sasuke se echó a reír, sacudiendo su cabeza. —Sólo ven. Ni siquiera coquetearé contigo, lo juro.

 

—Voy a pensarlo.

El Profesor Kakashi entró y Sasuke se volvió al frente de la habitación. Una sonrisa permaneció en su rostro, haciendo el hoyuelo en su mejilla notorio. Entre más reía, más quería odiarlo, sin embargo era justo eso lo que hacía imposible odiarlo.

— ¿Quién me puede decir cuál presidente tenía una amante? —preguntó Kakashi.

 

—Asegúrate de escribir eso —susurró Sasuke—. Necesitaré saber eso para las entrevistas de trabajo.

 

—Shh —le dije, escribiendo cada palabra de Kakashi.

Sasuke sonrió y se relajó en su silla. Mientras la hora pasaba, él alternaba entre bostezar y apoyarse contra mi brazo para mirar el monitor. Hice un esfuerzo tremendo para ignorarlo, pero su proximidad y sus abultados músculos de su brazo lo hacían difícil. Jugó con la pulsera de cuero negro alrededor de su muñeca hasta que Kakashi terminó la clase.

Me apresuré hacia la puerta y el pasillo. Justo cuando me sentía a una distancia segura, Sasuke Uchiha estaba a mi lado.

 

— ¿Has pensado en ello? —preguntó, colocándose sus gafas de sol.

Una pequeña morena se puso delante de nosotros, con los ojos abiertos de esperanza. —Hola, Sasuke. —dijo, jugando con su pelo.

Me detuve, retrocediendo por su tono de voz dulce y luego caminé a su alrededor. La había visto antes, hablando normalmente en el área de los dormitorios de las chicas, Morgan Hall. Su tono de voz sonaba más maduro y me pregunté por qué ella creía que Sasuke encontraría su tono de niña atractivo. Ella balbuceó en una octava más alta por un tiempo más hasta que él estaba nuevamente a mi lado.

Sacando un encendedor de su bolsillo, él encendió un cigarrillo y exhaló una nube espesa de humo. — ¿En dónde estaba? Ah, sí… tú estabas pensando.

Hice una mueca. — ¿De qué estás hablando?

 

— ¿Has pensando en venir?

 

—Si digo que sí, ¿Dejarás de seguirme?

Consideró mi estipulación y luego asintió. —Sí.

 

—Entonces iré.

 

— ¿Cuándo?

 

Suspiré. —Esta noche. Iré esta noche.

Sasuke sonrió y se detuvo en seco —Genial. Te veré después, Pidge —gritó detrás de mí.

Doblé la esquina para ver a Hina junto a Kiba fuera de mi dormitorio. Nosotros tres terminamos en la misma mesa en clase de orientación para primer año, y supe que él sería la tercera rueda a nuestra bien engrasada máquina. Él no era excesivamente alto, pero aun así mucho más

Que mi metro con sesenta y cuatro centímetros. Sus ojos redondos compensaban sus rasgos delgados y finos, y su pelo teñido por lo general era estilizado por la parte delantera.

 

— ¿Sasuke Uchiha? Jesús, Saku, ¿Desde cuándo comenzaste a pescar en la parte profunda? —dijo Kiba, con desaprobación en sus ojos.

Hina sacó el chicle de su boca en una larga cuerda. —Sólo lo estás empeorando por ignorarlo. Él no está acostumbrado a eso.

 

— ¿Qué sugieres que haga? ¿Dormir con él?

Hina se encogió de hombros. —Te ahorrará tiempo.

 

—Le dije que iría esta noche.

Kiba y Hina intercambiaron miradas.

 

— ¿Qué? Él prometió dejarme de molestar si decía que sí. Tú irás esta noche, ¿verdad?

 

—Bueno, sí —dijo Hina—. ¿En verdad vendrás?

 

Sonreí y pasé junto a ellos hacia el dormitorio, preguntándome si Sasuke podría cumplir su promesa de no coquetear. Él no era difícil de descifrar; o él me veía como un reto, o lo suficientemente un atractiva para ser una buena amiga. No estaba segura cuál me molestaba más.

Cuatro horas después, Hina llamó a mi puerta para ir a casa de Naruto y Sasuke. Ella no se contuvo cuando salí al pasillo.

 

— ¡Qué asco, Saku! ¡Pareces una vagabunda!

 

—Bien —dije, sonriendo a mi atuendo. Mi cabello estaba recogido encima de mi cabeza en un moño desordenado. Me había lavado el maquillaje de la cara y sustituí mis lentes de contacto por mis gafas con montura negra. Luciendo una andrajosa camiseta y pantalones de chándal, terminando con un par de chanclas. La idea se me había ocurrido horas antes, no ser atractiva era el mejor plan. Obviamente, Sasuke estaría desanimado inmediatamente y detendría su ridícula persistencia. Si él estaba en busca de un amigo, entonces sería muy poca cosa para ser vista a su lado.

América bajó la ventanilla y escupió su goma de mascar.

 

—Eres tan obvia. ¿Por qué no rodaste en mierda de perro para completar tu atuendo?

 

—No estoy tratando de impresionar a nadie —le dije.

—Obviamente.

Nos detuvimos en el estacionamiento del apartamento de Naruto y yo seguí a Hina a las escaleras. Naruto abrió la puerta, riendo cuando entré. — ¿Qué te pasó a ti?

 

—Está tratando de no impresionar —dijo Hina.

Hina siguió a Naruto a su habitación. La puerta se cerró y me quedé sola, sintiéndome fuera de lugar. Me senté en el sillón cercano a la puerta y me quité mis sandalias.

Su apartamento era más agradable que el típico apartamento de soltero.

 

Los posters predecibles de mujeres medio desnudas y señales de tránsito estaban en las paredes, pero aparte de eso estaba limpio, los muebles eran nuevos y el olor a ropa sucia y de cerveza no estaba presente.

 

—Ya era hora de que llegaras —dijo Sasuke, colapsando en el sofá.

Sonreí y empujé las gafas sobre el puente de mi nariz, esperando a que él prestara atención a mi apariencia. —Hina tenía un ensayo que terminar.

 

—Hablando de ensayos, ¿Ya has comenzado el de historia?

Él ni siquiera se inmutó por mi cabello desordenado y fruncí el ceño ante su reacción. — ¿Tú?

 

—Lo terminé esta tarde.

 

—Pero no se entregará hasta el próximo miércoles. —le dije, sorprendida.

 

—Sólo para borrarlo de la lista. ¿Qué tan difícil puede ser un ensayo de dos páginas sobre Grant?

—Me imagino que soy floja, entonces —me encogí de hombros—. Es probable que lo comience hasta este fin de semana.

 

—Bueno, si necesitas ayuda, házmelo saber.

Esperé a que se riera, o mostrara algún signo de que estaba bromeando, pero su expresión era sincera. Levanté una ceja. —me vas a ayudar con mi ensayo.

 

—Tengo una A en esa clase —dijo un poco molesto ante mi incredulidad.

 

—Él tiene A en todas sus clases. Él es un jodido genio. Lo odio —dijo Naruto mientras entraba en la habitación de la mano de Hina.

Vi a Sasuke con una expresión dudosa y sus cejas se levantaron. — ¿Qué? ¿No crees que un hombre cubierto de tatuajes y que intercambie golpes para ganarse la vida no pueda obtener buenas calificaciones? No estoy en la escuela porque no tenga nada mejor que hacer.

 

— ¿Por qué tienes que luchar, entonces? ¿Por qué no aplicas para becas?

 

—Le pregunté.

—Ya lo hice. Se me concedió la mitad de mi matrícula. Pero hay libros, gastos, y tengo que obtener la otra mitad. Lo digo en serio, Pidge. Si necesitas ayuda con algo, sólo pregunta.

 

—No necesito tu ayuda. Soy capaz de escribir un ensayo. —Quería dejarlo en eso. Debí haberlo dejado en eso, pero lo nuevo que había revelado roía mi curiosidad—. ¿No puedes buscar otra cosa que hacer para ganarte la vida? Algo menos, no sé, ¿sádico?

Sasuke se encogió de hombros. —Es una manera fácil de ganar dinero. No puedo ganar lo mismo trabajando en el centro comercial.

 

—Yo no diría que es fácil si tú estás recibiendo golpes en la cara.

 

— ¿Qué? ¿Estás preocupada por mí? —Me hizo un guiño. Hice una mueca y él rió entre dientes—. No soy golpeado con tanta frecuencia. Si tratan de golpearme, me muevo. No es tan difícil.

Me reí una vez más. —Actúas como si nadie más haya llegado a esa conclusión.

 

—No es solamente lanzar un golpe, recibirlo y contraatacar. Eso no va a ganar una pelea.

Puse los ojos en blanco. — ¿Quién eres tú… el Karate Kid? ¿Dónde aprendiste a luchar?

Naruto y Hina se miraron y luego sus ojos se posaron en el suelo. No me tomó mucho tiempo para reconocer que había dicho algo malo.

Sasuke no parecía afectado. —Tuve un padre con problemas alcohólicos y mal temperamento y cuatro hermanos mayores que portaban el gen de idiotez.

 

—Oh. —Mis orejas ardían.

 

—No te avergüences, Pidge. Papá dejó de beber, los hermanos maduraron.

 

—No estoy avergonzada. —Jugueteé con las puntas sueltas de mi cabello y luego decidí soltarlo y arreglarlo en otro moño, tratando de ignorar el silencio incómodo.

 

—Me gusta tu aspecto al natural. Las chicas no vienen aquí así.

 

—Fui obligada a venir aquí. No se me ocurrió que debía impresionarte —le dije, enfadada de que mi plan hubiese fracasado.

Sonrió con su sonrisa infantil, divertida, la cual incremento mi ira, esperando a que cubriera mi inquietud. No sabía cómo la mayoría de las chicas se sentían a su alrededor, pero había visto su comportamiento. Estaba experimentando un desorientado y nauseo sentimiento en lugar de un sentimiento cálido de colegiala, y entre más él intentaba hacerme reír, más inestable me sentía.

—Ya estoy impresionado. Normalmente no tengo que rogar para que las chicas vengan a mi apartamento.

 

—Estoy segura. —le dije, haciendo una mueca de disgusto.

Él era tan seguro de sí mismo. No sólo estaba descaradamente consciente de su físico, él estaba acostumbrado a que las mujeres se le lanzaran por lo que él consideraba mi actitud fría como algo refrescante en lugar de un insulto. Tendría que cambiar de estrategia.

América apuntó el control remoto al televisor y la encendió. —Hay una buena película esta noche. ¿Alguien quiere saber dónde está Baby Jane?

Sasuke se puso de pie. —Estaba a punto de ir a cenar. ¿Tienes hambre, Pidge?

 

—Ya comí —me encogí de hombros.

 

—No, no lo has hecho —dijo Hina, antes de darse cuenta de su error—. Oh… es cierto, se me olvidaba que tú tomaste una ¿pizza? Antes de irnos.

Hice una mueca ante su miserable intento de arreglar su metida de pata, y luego esperé la reacción de Sasuke.

Él cruzó la habitación y abrió la puerta.

 

—Vamos. Tienes que tener hambre.

 

— ¿A dónde vamos?

 

—Dondequiera que tú desees. Podemos ir a una pizzería.

Miré a mi ropa. —Realmente no estoy vestida.

Él me observó por un momento y luego sonrió. —Te ves bien. Vamos, que estoy muriendo de hambre.

Me puse de pie y me despedí de Hina, pasando a Sasuke para bajar las escaleras. Me detuve en el estacionamiento, mirando con horror como él se montó en una motocicleta de color negro.

 

—Uh… —No supe que decir, arrugando los dedos de mis pies expuestos.

Me lanzó una mirada impaciente. —Oh, sube. Iré lento.

 

— ¿Qué es eso? —pregunté, leyendo la escritura en el tanque de gas demasiado tarde.

 

—Es una Harley Night Rod. Ella es el amor de mi vida, así que no rayes la pintura cuando te subas.

 

— ¡Estoy usando sandalias!

Sasuke se me quedó mirando como si hubiera hablado en un idioma extranjero. —Y yo llevo botas. Sube.

 

Se puso sus gafas de sol y el motor rugió cuando lo trajo a la vida. Me subí y busqué algo a que agarrarme, pero mis dedos se deslizaron del cuero a la cubierta de plástico de la luz trasera.

Sasuke me agarró de las muñecas y las envolvió en torno a su cintura. —No hay nada de que aferrarte excepto de mí, Pidge. No me sueltes. —dijo, empujando la moto hacia atrás con los pies. Con un movimiento de su muñeca, salió a la calle, y se dirigió como un cohete. Los mechones de mi cabello que colgaban golpeaban contra mi cara, y me escondí detrás de Sasuke, sabiendo que terminaría con bichos en mis gafas si miraba por encima de su hombro.

 

Él aceleró el acelerador cuando nos detuvimos en la entrada del restaurante, y una vez que estacionó, no perdí tiempo para volver a la seguridad del concreto.

 

— ¡Eres un loco!

Sasuke se echó a reír, apoyando su motocicleta sobre el pie de apoyo antes de bajar. —Conduje al límite de velocidad.

 

— ¡Sí, si estuviéramos en la autopista! —dije, soltándome el moño para desenredar mi cabello con los dedos.

Sasuke me vio retirar el pelo de mi rostro y luego se dirigió a la puerta, manteniéndola abierta. —No dejaría que nada te pasara, Pigeon.

Pasé junto a él para entrar al restaurante, mi cabeza aún no estaba en sintonía con mis pies. El aroma a grasa y condimentos llenaban el aire mientras lo seguía a través de la roja alfombra. Eligió una mesa en la esquina, lejos de los grupos de estudiantes y familias, y pidió dos cervezas. Escaneé la habitación, mirando a los padres persuadir a los niños a comer, y mirando a otro lado ante las miradas curiosas de los estudiantes de Eastern.

 

—Claro, Sasuke —dijo la camarera, escribiendo nuestras bebidas. Ella parecía un poco drogada ante su presencia mientras regresaba a la cocina.

Acomodé mi cabello detrás de mis orejas, de repente avergonzada por mi apariencia. — ¿Vienes aquí a menudo? —Pregunté mordazmente.

Sasuke se inclinó sobre la mesa con los codos, sus ojos color marrón fijos en los míos. —Así qué, ¿cuál es tu historia, Pidge? ¿Eres una odia-hombres en general o sólo me odias a mí?

 

—Creo que sólo a ti —me quejé.

Se echó a reír una vez más, divertido por mi estado de ánimo. —No puedo comprenderte. Tú eres la única chica que ha estado disgustada conmigo antes del sexo. No te pones nerviosa cuando hablas conmigo y no tratas de llamar mi atención.

 

—No es un truco. Simplemente no me caes bien

—No estarías aquí si no te gustara.

Mi ceño involuntariamente se suavizó y suspiré. —No digo que eres una mala persona. Simplemente no me gusta ser un objetivo por el sólo hecho de tener una vagina. —Me concentré en los granos de sal en la mesa hasta que oí un sonido ahogado de la dirección de Sasuke.

Sus ojos se agrandaron y se estremecía de la risa. — ¡Oh, Dios mío! ¡Me estás matando! Eso es. Hemos de ser amigos. No voy a aceptar un no por respuesta.

 

—No me importa ser amigos, pero eso no quiere decir que tratarás de meterte en mis bragas cada cinco segundos.

 

—No dormirás conmigo. Lo entiendo.

Traté de no sonreír, pero fallé.

Sus ojos se iluminaron. —Te doy mi palabra. Ni siquiera pensaré en tus bragas… a menos que quieras que lo haga.

Apoyé los codos sobre la mesa y me incliné en ellos.

 

—Y eso no sucederá, por lo que podemos ser amigos.

Una sonrisa traviesa apareció en su rostro mientras él se inclinaba un poco más cerca. —Nunca digas nunca.

 

—Entonces, ¿cuál es tu historia? —Le pregunté—. ¿Siempre has sido Sasuke “Mad Dog” Uchiha o sólo desde que llegaste aquí? —Utilicé dos dedos en cada mano como comillas cuando dije su apodo, y por primera vez su confianza se desvaneció. Él parecía un poco avergonzado.

 

—No. Pein comenzó eso después de mi primera pelea.

Sus respuestas cortas estaban comenzando a fastidiarme. — ¿Eso es todo? ¿No me dirás nada acerca de ti mismo?

 

— ¿Qué quieres saber?

 

—Las cosas normales. De dónde eres, lo que quieres ser cuando seas grande… cosas así.

 

—Soy de aquí, nací y crecí, y estoy matriculándome en justicia criminal.

Con un suspiro, desenrolló sus cubiertos y los enderezó junto a su plato. Él miró sobre su hombro, y noté su mandíbula tensarse un poco por los que nos rodeaban. Dos mesas ocupadas por el equipo de fútbol soccer de Eastern estalló en carcajadas, y Sasuke parecía estar molesto por lo que se reían.

 

—Estás bromeando. —le dije con incredulidad.

 

—No, soy un local. —dijo él, distraído.

 

—Me refería sobre tu especialidad. No pareces ser el tipo de justicia criminal.

Sus cejas se juntaron, de pronto concentrado en nuestra conversación. — ¿Por qué?

Recorrí los tatuajes que cubrían su brazo. —Sólo voy a decir que pareces más criminal y menos justicia.

 

—No me meto en problemas… en su mayor parte. Papá era muy estricto.

 

— ¿Dónde estaba tu mamá?

 

—Ella murió cuando yo era niño, —dijo como sin nada.

 

—Yo… yo lo siento. —dije, sacudiendo la cabeza. Su respuesta me pilló con la guardia baja.

Rechazó mi simpatía. —No me acuerdo de ella. Mis hermanos lo hacen, pero yo sólo tenía tres años cuando murió.

 

—Cuatro hermanos, ¿eh? ¿Cómo logras mantenerlos en regla? —Me burlé.

 

—Los mantengo por quien golpea más fuerte, lo que también es de mayor a menor. Thomas, los gemelos…óbito y tobi. Nunca, nunca estés sola en un cuarto con Maidara e Itachi. Aprendí la mitad de lo que hago en el Circulo de ellos.  Óbito era el más pequeño, pero él es rápido. Él es el único que puede azotarme un golpe, ahora.

Negué con la cabeza, atónita ante la idea de cinco Sasuke corriendo en un hogar. — ¿Todos tienen tatuajes?

 

—Más o menos. Excepto Thomas. Él es un ejecutivo de publicidad en California.

 

— ¿Y tu papá? ¿Dónde está?

 

—Por allí —dijo. Su mandíbula tensa nuevamente, cada vez más irritado con el equipo de fútbol.

 

— ¿De qué se están riendo? —Pregunté, señalando a la mesa ruidosa. Él negó con la cabeza, claramente sin querer compartir. Me crucé de brazos y me retorcí en mi asiento, nerviosa sobre lo que estaban diciendo que le causó tanto enfado. —Cuéntame.

 

—Se están riendo de mí por tener que llevarte a cenar, primero. No es por lo general… lo mío.

 

— ¿Primero? —Cuando la comprensión se posó en cara, Sasuke hizo una mueca de dolor al ver mi expresión. Hablé antes de pensar—. Y yo que tenía miedo de que se estuvieran riendo de ti por ser visto conmigo así vestida, y ellos creen que voy a dormir contigo —me quejé.

 

— ¿Por qué no querría ser visto contigo?

— ¿De qué estábamos hablando? —Pregunté, tratando de evitar el sonrojo en mis mejillas.

 

—De ti. ¿Cuál es tu especialidad? —preguntó.

 

—Oh, eh… educación general, por el momento. Todavía estoy indecisa, pero me estoy inclinando hacia contabilidad.

 

—Tú no eres de aquí, sin embargo. Debes ser un trasplante.

 

—Wichita. Igual que Hina.

 

— ¿Cómo llegaste hasta aquí desde Kansas?

Cogí la etiqueta de la botella de cerveza. —Sólo teníamos que escapar.

 

— ¿De qué?

 

—Mis padres.

—Oh. ¿Qué hay sobre Hina? ¿Ella tiene problemas con sus padres, también?

 

—No, Iraki era genial. Ellos prácticamente me criaron. Ella sólo vino a lo largo; ella no quería que viniese sola.

Sasuke asintió con la cabeza. —Así que, ¿por qué Eastern?

 

— ¿Qué pasa con el tercer grado? —Le dije. Las preguntas estaban dirigiéndose de una pequeña charla a lo personal, y estaba comenzando a sentirme incómoda.

Varias sillas entrechocaron cuando el equipo de fútbol abandonó sus asientos. Intercambiaron una última broma antes de serpentear hacia la puerta. Los que estaban en la parte trasera empujaron a los de adelante para escapar antes de que Sasuke hiciera su camino a través de la habitación. Se sentó, obligando a la frustración y la ira a desvanecerse.

Levanté una ceja.

 

—Ibas a decir por qué elegiste Eastern —dijo.

 

—Es difícil de explicar, —le dije, encogiéndome de hombros—. Creo que sólo se sentía bien.

Él sonrió cuando abrió el menú. —Sé lo que quieres decir. 

 

 

Notas finales:

ESPEREN EL SIGUIENTE CAPITULO, DEJEN SUS COMENTARIOS Y REPITO NADA DE ESTO ES MIO.

Usted debe login (registrarse) para comentar.