Fanfic Es
Fanfics en español

Digimon Adventure SJ por Svadac

[Comentarios - 4]   Tabla de Contenidos

- Tamaño del Texto +

Notas del fanfic:

¡Apoyame en Patreon! http://www.patreon.com/Svadac

El fanfic comenzó a ser escrito el 20/06/2016 en blogger (enlace: https://digimonadventure-sj.blogspot.com/). Todos los capítulos ya publicados en el blog se pueden leer aquí también. Los nuevos capítulos se irán publicando en ésta página y en el blog conforme vayan publicandose (uno a la semana aproximadamente)

Para los que os pueda interesar, cada vez que publico un nuevo capítulo lo anuncio en mi página de Facebook (https://www.facebook.com/Svadac), donde también suelo publicar otros contenidos, especialmente sobre mis actividades de ocio.

Tambien podéis consultar la lista de fanarts en la galería de mi perfil de DeviantArt: http://svadacarts.deviantart.com/

Aunque habrán partes en los que el fanfic sea bastante fiel a la historia original, habrá otras partes en las que difieran el transfondo, los sucesos u ambos aspectos. También se incluirán nuevas temporadas o arcos.

Arcos y correlación:
Nota: Los arcos marcados con un asterisco al principio (*) indica que son arcos que no pertenecen a la serie original o que contienen cambios significativos.

Arco 1 - *El origen. Capítulos 1 a 17
(Correlación: Antes de la primera temporada)

Arco 2 - Svadac y los siete elegidos. Capítulos 18 a 39
(Correlación: Primera temporada, Arco de Devimon)

Arco 3 - *Una verdad al descubierto. Capítulos 40 a 52
(Correlación: Primera temporada, Arco de Devimon, final)

Arco 4 - A la búsqueda de los emblemas. Capítulos 53 a 67
(Correlación: Primera temporada, Arco de Etemon, cambios significativos a partir de la segunda mitad)

Arco 5 - *Golpe de realidad. Capítulos 68 en adelante

Mi nombre es Satoru Sanada. De padre japonés y madre española, crecí en la ciudad portuaria de Cartagena, en España. La mayoría de mis amigos los conocí a través de internet, donde suelo utilizar el nombre de Svadac. Mis padres solían estar muy ocupados, y mi hermano mayor... bueno, es como si él viviera en otro mundo. Pero sin lugar a dudas, algo que jamás olvidaré serán los acontecimientos que comenzaron en aquél fatídico verano de 1999. Un verano que cambiaría mi vida... para siempre.

Todavía recuerdo los extraños fenómenos meteorológicos que se producían por todo el mundo. Los científicos se estaban volviendo locos por la ausencia de lógica de los acontecimientos que se producían. Mi padre, que era meteorólogo, llevaba semanas agotadoras de duro trabajo tratando de descubrir qué era lo que estaba sucediendo. Muchos de los planes que teníamos preparados para aquél verano se habían echado a perder por culpa de aquellos extraños fenómenos. No tenía más remedio que quedarme en casa. Pese a que era verano, las calles estaban nevadas, y como estábamos en nuestra casa de veraneo, no teníamos ropa de invierno allí.

Tener la nieve al alcance de tu mano y no poder tocarla... jugar con ella... hacer muñecos y ángeles de nieve... Apenas había comenzado el mes de julio y ya quería que fuera septiembre. Aunque entonces, algo aún más extraño ocurrió, y por muy raro que parezca, hasta me alegré de ello. Poco a poco, las aguas fueron adentrándose por la ciudad costera en la que nos encontrábamos. No tuvimos más remedio que abandonarla y volvernos a la ciudad. Allí al menos podía utilizar el ordenador. Pero hacía mucho calor, más de lo normal.

El mes de Julio estaba apunto de terminar. Era sábado 31 de julio de 1999. Mi madre salió a hacer la compra semanal, y mi padre se quedó a hacer horas extra. Mi madre se oponía, pero mi padre no podía quedarse de brazos cruzados ante aquella situación. Quería descubrir cuanto antes qué era lo que estaba ocurriendo, y le pagaban bien las horas extra. Aquella misma tarde, mi padre llamó desde el hospital. Mi madre había sufrido un golpe de calor, algo muy frecuente debido a la extraña ola de calor que sufríamos en la ciudad. Los centros médicos estaban saturados, así que no pudieron llegar ni si quiera para cenar. Mi hermano preparó algo rápido para cenar, y pasamos la noche allí, solos...

Aquellos extraños fenómenos me habían arrebatado las vacaciones de verano... a mi padre... y ahora también a mi madre. Encima, debido a la hospitalización de mi madre, mi hermano tampoco estaba de ánimos para jugar. Una vez más, mi único consuelo sería el ordenador. Por primera vez en mucho tiempo íbamos a hacer algo diferente éste verano, algo en familia. Eran casi lo único que tenía, ya que en el colegio casi nadie me prestaba atención.

Lo odio... ¡Lo odio! ¡Odio toda ésta situación! ¿Por qué tiene que estar ocurriendo todo ésto? ¿Acaso no hay nada que pueda hacer para evitarlo? Ja... Como si realmente pudiera hacer algo para evitarlo...

Aquella noche... no recuerdo muy bien como fue. La casa estaba a oscuras... Quizás se abriera alguna especie de puerta dimensional que me haya llevado a donde estoy. Aunque más que saber cómo he llegado hasta aquí, me gustaría saber donde estoy. Había ido a la cocina a beber agua... Caminaba cabizbajo, bastante hundido, cuando, sin darme cuenta, me encontraba perdido en algún extraño bosque.

"¿Estaré soñando?" pensé. Aquel bosque parecía muy real. Trataba de encontrar alguna forma de volver a mi habitación, echarme a la cama y olvidar aquél terrible y aburrido día... Otro día más al que jamás querría regresar.

Empecé a buscar desesperado alguna puerta, alguna forma de volver hasta mi habitación. pero por más que caminaba, seguía perdido en aquel inmenso bosque. Sólo, de noche y a oscuras. La desesperación se convirtió en miedo. Mis pasos se aceleraban, y mi búsqueda pasó a ser una huida. Empecé a gritar. "¡Papá! ¡Mamá!" Era inútil. No podrían oírme ni aunque quisieran. Aunque... tampoco tenía claro si querrían escuchar mis gritos. Tampoco sería la primera vez que me ignoraban...

Casi me dieron ganas de llorar... pero las lágrimas no salían. Es como si ya estuviera acostumbrado. Aunque me dolía, la soledad volvía a ser mi compañera. Por lo menos, si que había conseguido calmarme. Me acerqué a un árbol y me recogí como un ovillo. Me quedé allí sentado hasta que caí dormido...

Al día siguiente, una extraña criatura se encontraba ante mí. Mi primera reacción fue un enorme "¡AAAAAHHHH!" que se escuchó en todo el bosque. ¡Incluso era capaz de hablar! Parecía un gato negro, pero con las patas muy cortas, dos colas y las orejas bastante más alargadas y echadas hacia atrás.

¿Gato?: ¡Vaya susto! ¿Por qué gritas así?

Satoru: ¡¿P-P-P-Puedes hablar?! - le respondí temeroso.

Blackmon: ¡Pues claro que si! Soy Blackmon.

Satoru: ¿B-Blackmon?

Blackmon: Si, un digimon.

Satoru: ¿D-Digimon?

Blackmon: Si... igual que tu, ¿no? Aunque eres un digimon muy raro.

Satoru: ¿Eh? No, no soy ningún digimon... Bueno... ¿Q-Que es un digimon?

Blackmon: ¿No eres un digimon?

Satoru: ¿Pero me puedes responder?

Blackmon: Bueno, yo tampoco sabría decirte qué es un digimon... Simplemente, se que soy uno de ellos.

Satoru: Ehhh...

No sabía si considerar aquella respuesta como una obviedad o como una idiotez.

Blackmon: ¿Y tu qué digimon eres?

Satoru: ¡Que no soy ningún digimon! Soy un humano.

Blackmon: ¿Humanomon? Es la primera vez que oigo hablar de ellos.

Satoru: ¡Que no soy un digimon!

Blackmon: ¿Ah, no? ¿Y entonces que es un humano?

Satoru: ¿Eh? Pues... No sabría como decírtelo, pero se que soy uno de ellos, y en donde vivo hay muchos de ellos.

Tras responderle, Blackmon se quedó mirándome con rencor.

Blackmon: Pues vaya porra de respuesta.

Satoru: ¿Y qué hay de la tuya?

Blackmon: Pueeees.... Vale, vale, da igual...

Tras unos segundos en silencio...

Blackmon: Entonces... ¿cómo te llamas?

Satoru; ¿Yo? (Dubitativo...) Svadac.

Blackmon: Que nombre más curioso...

Ni si quiera me había parado a pensar en el nombre que le dije, como en casa estaba pasando el tiempo en los foros antes de acabar en aquél bosque, se lo dije por inercia.

Svadac: Por cierto, ¿dónde estamos?

Blackmon: ¿Pues donde vamos a estar? En el mundo digital. ¡Ni que hubieras nacido ayer!

Svadac: ¿Mundo digital?

Blackmon:  Ay, ay ay... ¿Seguro que no acabas de salir de tu digihuevo?

Svadac: ¡Yo no nací de ningún digihuevo! Nací de mi padre y de mi madre.

Blackmon: ¿Entonces dos humanos pueden crear a otro? ¿Y eso cómo se hace?

Svadac: ¿¡EH!?

En ese momento me puse rojo como un tomate

Svadac: P-P-Pues... Ehh... Yoo... N-No lo sé, ¡Déjame en paz!

En realidad si que lo sabía, pero no sabía como explicárselo, era un tema que me daba mucha vergüenza y quería evitarlo a toda costa.

Blackmon: ¿Crees que tu y yo podríamos tener a un humano?

Svadac: ¿¡EEEHHH!?

En ese momento, empezaba a ponerme realmente nervioso.

Blackmon: ¿O a lo mejor tendríamos a un digimon?

Svadac: Ehhh....

Llegados a éste punto, ya no sabía muy bien qué pensar... sin duda parecía tener muchas dudas sobre el tema, dudas que no le iba a aclarar.

Blackmon: ¿Tu que crees?

Svadac: Ehhh.... creo que mejor dejamos el tema...

Blackmon: ¿Tu crees?

Se quedó mirándome indeciso

Blackimon: Bueno, supongo que ya habrá algún otro humano que lo sepa.

Svadac: No creo que necesites saber eso...

Blackmon: Pues también es verdad. No se para qué te lo he preguntado entonces...

"Y pensar que habría sido tan fácil evitar el tema..." pensé con indignación.

Aquella extraña criatura que acababa de conocer me llevó a una cercana aldea en la que se había criado. Dijo que estaba repleta de digimons, y que no era la única. Me comentó qué más cosas podría encontrar en este extraño mundo. Me asustaba la idea de estar lejos de casa, pero por otro lado, me agradaba pensar que, al menos, podría acabar haciendo algo interesante ese verano. Aunque no todo sería tan agradable como quisiera.

Notas finales:

Y en el próximo capítulo...

Svadac: Ahhh, me pregunto qué emocionantes aventuras me esperarán en este extraño mundo...

Blackmon: El próximo caítulo se llama "El bosque de Cherrymon".

Svadac: Ah, ¿estamos en el bosque de alguien? Espero que sea simpático.

Blackmon: Bueno, tengo entendido que Cherrymon es un sabio anciano, seguro que sabrá darnos buenos consejos sobre éste mundo.

Svadac: ¿Conocerá alguna forma de volver a mi mundo?

Blackmon: ¿¡Cómo!? ¿¡Acabamos de conocernos y ya quieres separarte de mi!?

Svadac: ¡No es eso! Se supone que tenemos que introducir el próximo capítulo sin llegar a decir las cosas importantes que ocurrirán en él. ¡Spoiler Free!

Blackmon: ¿Qué es un spoiler?

Svadac: ¿Nunca has leído ninguna historia? Los spoilers son las cosas más importantes que ocurren en las fases avanzadas de la historia.

Blackmon: Pues nuestra historia sólo acaba de empezar, no creo que vayamos a soltar ningún spoiler...

Svadac: Ya, pero en las historias por capítulos la cosa cambia. Si decimos las cosas más importantes del próximo capítulo, nadie se molestará en leerlo...

Blackmon: Entonces, ¿puedo decir que en el próximo capítulo hablamos con Cherrymon?

Svadac: Mientras no digas de qué hablamos, si, aunque ya lo has dicho...

Blackmon: ¿Estamos en directo?  ¿¡Por qué no me has enseñado cómo funciona ésto antes de empezar!?

Svadac: ¡Mala suerte! En cualquier caso, ésta no es una historia que se centra en la comedia, por ahora tan sólo nos estamos presentando, así que no os dejéis engañar y seguid leyendo la historia hasta el final. ¡Espero que disfrutéis de mis aveturas!

Blackmon: Nos ha quedado un poco largo para ser el adelanto del próximo capítulo...

Svadac: Si, tendremos que ensayarlo un poco más...

Usted debe login (registrarse) para comentar.