Fanfic Es
Fanfics en español

Una vez en un sueño por KanonGothic15

[Comentarios - 74]   Tabla de Contenidos

- Tamaño del Texto +

Notas del fanfic:

Anteriormente había dicho que mi proximo fic romantico sería del anime "Soul Eater". Pero cambié de opinión con respecto a ese asunto y opté por hacer uno de Naruto! :)

La historia es narrada solo por los cuatro protagonistas, quienes iran apareciendo conforme avanza la historia, a su vez, cada uno tiene su forma de narrar y por supuesto, su manera de ver las situaciones en las que están involucrados.

¡Espero les guste! <3

Todos los personajes le pertenecen a Masashi Kishimoto.

 


 


Hinata Hyuga. 16 años.


 


Aún lo recuerdo bien. Tenía 14 años cuando eso pasó. Me encontraba en la piscina de un balneario. El clima estaba tranquilo y hacía mucho calor. En eso, tropecé y caí al agua. Yo no sabía nadar. Estaba resignada a despedirme de ese mundo que no parecía significar nada para mí en ese momento. Repentinamente, alguien me tomó entre sus brazos y me ayudó a salir.


 


-¿Estás bien? – me preguntó algo preocupado.


 


-Sí… - contesté sin tener el aliento suficiente como para agradecerle.


 


Y lo último que recuerdo de ese día… fue que se despidió de mí, agitando su mano a lo lejos…


 


Lástima que eso haya sido un sueño solamente.


 


 


-Hinata, ya despierta. – me dijo mi hermana menor, Hanabi, con un tono de pocos amigos. - ¡Vamos a llegar tarde así que despierta!


 


Asentí y finalmente me levanté. Después de recorrer mis sábanas, abrí mi ventana y miré el amanecer. Era majestuoso y brillante. No era tan común como otros días.


 


-Buenos días. – le dije a mi madre y a mi padre, que estaban desayunando en la cocina.


 


-Buenos días, Hinata. – contestó mi madre alegremente, mientras me acercaba un plato. – aquí tienes.


 


-Muchas gracias.


 


-Niñas, será mejor que se den prisa o llegaran tarde. – dijo mi padre mirando su reloj.


 


Hanabi y yo tomamos nuestras respectivas mochilas, nos despedimos de nuestros padres y después salimos de nuestra casa. Cruzamos varias manzanas. Estaba sumamente nerviosa, ya que había sido transferida a un nuevo colegio por el trabajo de mis padres. Hanabi se despidió de mí para luego tomar el autobús que la llevaría a su escuela. Cuando traté de agitar mi mano, una presencia llamó mucho mi atención. No quise voltear a verla, pero, algo dentro de mí sabía que era importante.


 


El semáforo que yo esperaba se puso en verde, pero simplemente decidí ignorarlo. Corrí despacio para seguir a aquella persona. De alguna manera, sabía que era importante, pero… ¿Qué tan importante era? ¿Influiría mucho en mí vida? Había llegado a la esquina. Asomé mi mirada un poco y mis ojos vieron a un joven alto, de cabello rubio y ojos azules, con una bandana extraña en su cabeza. Al ver esos ojos azules… tuve un presentimiento. Un dolor se apoderó de mi pecho en ese momento. Oculté mi mirada y me agaché un poco para asimilar la situación.


 


-¿Qué es este presentimiento? – pensé mientras oprimía mi pecho con mis dos manos.


 


Los latidos de mi corazón sonaban fuertemente. Lograba sentirlos sin la necesidad de verlos por mí misma. Fue entonces que me di cuenta de algo. ¿Aquel muchacho… será con el que he soñado durante estos 2 últimos años?


 


-Eso no puede ser… - pensé negando este sentimiento.


 


Durante ese sueño, mi corazón había latido de la misma manera. Era inevitable. No podía calmarlo con algún otro pensamiento, ya que solo se enfocaba en perseguir aquella emoción llena de alegría y calidez. Lo siguiente, era tratar de calmarme. No podía ser él y claro que no era él. Es decir… si solo pensara en eso… me pondría más nerviosa de lo que estoy ahora.


 


En ese momento, sonó un celular y por suerte no era el mío, sino el de ese muchacho. Contestó. Escuché un par de “si” y un “está bien”. Después colgó. Al ver que se movía, yo también me dispuse a avanzar. Sin que me viera, claro. Lo seguí hasta una calle llamada “Fukai mori”. Parecía estar esperando a alguien. ¿De quién se trataría? ¿Vale la pena presenciarlo?


 


-¡Naruto! – escuché un grito a lo lejos.


 


-¡Sakura! – él contestó.


 


Su mirada había cambiado. Ya no se veía intranquilo y serio. Todo lo contrario. Estaba con una sonrisa de oreja a oreja. Sus ojos mostraban una chispa de alegría y confianza. Cuando esa chica se acercó a él. Pasó lo que no creí posible. Se trataba de su novia.


 


Fin del capítulo.

Usted debe login (registrarse) para comentar.