Fanfic Es
Fanfics en español

Knight Walker por G00DF33L1N6

[Comentarios - 1]   Tabla de Contenidos

- Tamaño del Texto +
Notas: Espero que les gusté la historia, un saludo.
Eliseo era un joven de unas diecisiete primaveras, que había nacido en un pequeño pueblo de Fisrase. A diferencia de todos los pueblos que pueda haber en todo el mundo, este era de la Isla de las Maravillas. Cualquiera no podía entrar, pero si salir, aún así la gente no se arriesgaba pues temían de no volver a ver a sus familias, aunque quizás una o dos personas salían pero no volvían a aparecer.


Las isla de las Maravillas era conocida por todo el mundo, pero se desconocía su ubicación. Unas veces se decía que en aquella isla habitaban animales prehistóricos y seres mágicos, y que sí ibas te convertías en uno de ellos. Otros decían que era la isla prometida, es decir que sí conseguías llegar pues tu alma era pura, te salvarías del Apocalipsis. También había gente que afirmaba que esa isla estaba habitada por humanos, pero que estos tenían malformaciones como cuernos, tres piernas, alas ... . Se habían hecho muchas expediciones para hallar aquella isla, pero todas eran fallidas.

Como íbamos, Eliseo era un joven que vivía en aquella isla. Y no, la isla no contenía ninguna de las tres anteriores leyendas.

Eliseo era el hijo uno de los señores mayores de la isla, aunque vivían en un pequeño pueblo pues les resultaba más agradable que una "ciudad". Naturalmente, tenían un castillo a lo alto de una colina junto a un poblado, cerca del mar. Todo era normal excepto por dos ligeros detalles:

El primero era que en esa isla todo el mundo era más avanzado en tema relacionado con la tecnología. Ya habían inventado los teléfonos inteligentes, ordenadores, elevadores. También existían las tiendas modernas actuales, los operadores de móvil, cines, discotecas...

El segundo era que existía la magia. La isla se dividía en varía secciones según el tipo de magia que se utilizaba y cuando cumplían la mayoría de edad iban a una institución en la que se entrenaban hasta conseguir un título para después ir a explorar mundos paralelos. Y si, también había un portal que los llevaba a aquellos lugares.



Lo único que no había cambiado eran algunos modos de pensar:

Las mujeres seguían siendo dependientes de los hombres, podían trabajar, pero sólo si estaban casadas o viudas. Quizás se hacía una excepción con las menores de edad.

Un hombre se podía casar con un máximo de cinco mujeres.

Ya no tenían que ser obligatoriamente sociedades religiosas.

Los varones heredaban el trono.

Y más.


Era un frío invierno,menos en Innalí que debido a que era el estado especializada en el fuego, los científicos crearon máquinas que al alimentarlo con una llama diaria por cada habitante conseguía mantener el lugar dentro de una capa de aire caliente, como si estuvieran en verano. Es decir, en Innalí sólo había dos estaciones: verano y primavera. Eliseo era de Innalí, controlaba el fuego y el agua, puesto que su padre lo llevo a Lumul cuando tenía 8 años para aprender las técnicas del agua y había vuelto hace dos días. El sabía perfectamente que en cuanto cumpliera la mayoría de edad iría a la institución Iarnoll, donde empezaría los estudios avanzados para después casarse con la descendiente de del Grande de la Tierra. Exacto, Eliseo sabía lo que le esperaba desde los 5 años cuando lo prometieron con Etelvina, el sólo la había visto un par de veces, pero los rumores circulaban que ella era ligera de ropa como de cascos, ya tendría más de cien cuernos.
Pero si ella hacia eso, no creáis que el se quedaba corto. El aprovechó bastante su adolescencia en Lummul, no había mujer que no cayera en sus encantos y palabras.Pero se le acabó la diversión cuando supo que tenía que volver, ya que en dos meses cumpliría las dieciocho primaveras.

...

Se encontraba entrenando duro técnicas de combate con fuego. Empezó utilizando un fácil Sitriof, que consistía en hacer un cuadrado con las manos manteniendo el dedo índice levantado en cada mano, al hacer eso salía una llamarada de las manos hacia donde hubieras apuntado.
Estaba dispuesto a terminar cuando abren la puerta de la sala especializada.

-Señor Dante, precisan de usted en el salón principal.

-Gracias, Cav. Puedes retirarte.

-Si señor.-Cerró la puerta

Eliseo recogió sus cosas y se dirigió a su habitación, desde que el se fue habían cambiado su habitación para que estuviera a sus gustos: tenía una cama mullida, una televisión de plasma de 58 pulgadas, pósters de sus grupos favoritos, un altavoz para su reproductor mp3, un baño con jacuzzi, un armario amplio con armaduras de aluminio, un escondite secreto en el que se encontraba un librería en la que se pasaba todo el día leyendo y más cosas había en aquella perfecta habitación.

Se puso un traje negro con una corbata roja, después de ducharse. Se puso gomina en el pelo, pues el lo llevaba corto. Antes de bajar, se miró al espejo: era pelirrojo (rojo, rojo ) y sus ojos pardos.

Fue hacia el salón principal de la sala y encontró al Grande de la Tierra hablando con su padre, a lado se encontraba alguien, pero el no lograba saber quien era.

-¡Oh! ¡Qué sorpresa encontrarte aquí Eliseo Dante!

-Lo mismo digo, Etelvina Jones- Se levantó una joven rubia de ojos verdes, llevaba un vestido de seda de color rosa pálido, parecía una niña. Pero en realidad era un mes más mayor que Eliseo. y es que Etelvina tenía un gran busto, pero luego tenía una altura mínima como la de una niña de siete años.

Ella extendió su mano y Eliseo la beso.- Has crecido.-Dijo observándola con una sonrisa intentando que pareciera lo más sincera posible.

-Tu también, te recordaba más serio.

-Bueno, la gente con el tiempo cambia, por ejemplo tu te has vuelto hermosa.

-¿Insinúas que antes no lo era?

-No, insinuo que has florecido.

-Discúlpeme por mi grosería.- Y al decir esto puso cara de corderito.

-Esta bien, discúlpenme, me tengo que ausentar.- Dicho esto, se retiró.

-Padre, ¿cuándo le van a comunicar que nuestro matrimonio se ha cancelado?- Dijo la pequeña Etelvina

-Esperaremos al comienzo de la primavera.-Dijo un señor bastante elegante.


.
.
.

En otra parte de la isla, una joven practicaba levitación en la escuela de Magia para Telequinesia. Esta casi mujer se llamaba Aleja, tenía dieciséis otoños pero debido a su gran inteligencia y poder iba a entrar en la institución: Iarnoll, en la que cualquiera no podía entrar.

A diferencia de Eliseo, Aleja era de sangre noble pero pobre. Cuando ella era un bebé, sus padres (El grande de la Tierra y su mujer) la abandonar al ser un mujer y no un varón, pues ya tenían dos hijas y no querían más mujeres. Siempre había crecido con odio hacia las familias nobles, sobretodo la suya, detestaba sus hermanas: Etelvina y Olaya. Ella creció siendo cuidada por una familia de origen humilde, para agradecerles los cuidados se esforzaba mucho en la escuela de magia llegando a sacar las mejores notas de la comarca y concediéndole becas para pagarse la institución a la que iba a ir.

Aleja tenía el cabello castaño oscuro con algunas mechas rojas, sus ojos eran tan negros que casi no se veía la pupila, tenía la piel pálida y su oreja llena de piercings. Después solía vestir con una camiseta de media manga marrón, encima una chaqueta de piloto, unos pantalones negros, unos guantes de cuero también negros y unas botas marrones forradas con lana en su interior.


Ella no se llevaba muy bien con la sociedad, pues era muy callada y observadora, no le gustaba llamar demasiado la atención. Eso si, su carácter era muy fuerte, ya que si alguno se atrevía a molestarla, ella sabía noquear al primer golpe. Debido a aquellas características ella soló contaba con tres a los que realmente podía llamar amigos.

El primero se hacía llamar Dan, era el típico chico "normal" , pero lo único que le hacía diferente de los demás era un gran luchador y defendía siempre sus ideas.

La segunda se llamaba Isidora, una dulce soñadora. Era tímida, amable, muy inocente y adorable. Aleja siempre la defendía, pues sabía que aquella chica no lo hacía por sí misma. Isidora siempre alegraba el día a cualquiera, pues contaba con mucha imaginación para las situaciones.

Y por último una preciosa loba llamada Thaska. Siempre había estado con Aleja, ya que se vieron por primera vez cuando esta era una niña. Thaska poseía un pelaje grisáceo y unos ojos azules, se decía que en ellos podías ver el universo. Y es que esta loba daba apoyo y cariño a Aleja cuando lo necesitaba, se podría decir que eran inseparables.

Volvamos a Aleja, que estaba entrenando. Estaba practicando movimientos avanzados de levitación. El ejercicio consistía en levantar una montaña en la que había un templo sagrado y volverla a dejar sin ningún daño. Era la primera vez que hacia algo tan difícil, para ello, tenía que dejar su mente totalmente despejada. Colocó sus manos es forma de "v" y apunto hacia la montaña, empezó a liberar su mente y a concentrarse en levantarla. Lo estaba consiguiendo, lograba levantar la montaña que a la vez perdía pequeñas rocas que caían de ella, la movió un poco a la derecha y después con sumo cuidado la situó en el lugar en el que estaba. Al darse cuenta de que lo había conseguido, se alegró para sus adentros, recogió sus cosas y se encaminó a su casa.

Por el camino vio que hoy era el día del mercadillo, y para aprovechar, compro una docena de naranjas y un par de telas para las ropas. La gente que era de clase media baja no podía permitirse comprar en una tienda de ropa, pues eran muy caras las piezas de moda.

Cuando llego a su acogedor apartamento, dejo la bandolera en el perchero de madera que había junto a la puerta y al hacer esto, vio una carta con el sello de la institución, supuso lo que era pero aún así quería leerla. Se dirigió a su pequeña habitación, se tumbó en la cama y abrió la carta, contempló la letra escrita a mano y se dispuso a leerla:

Estimada Aleja Terrova,

Ha sido seleccionada para la Institución de aprendizaje para técnicos de la magia avanzada Iarnoll, en dos semanas se le convocará una cita para saber su nivel, traiga ya sus preciados bienes, pues el mismo día que vaya se instalará en el centro.

Saludos,


Directora Petra Carnelo.


Aleja sabía que tarde o temprano llegaría ese mensaje, así que ya tenía las maletas hechas y dispuestas para cambiarse de lugar.
Notas finales: Intentare que los siguientes capítulos sean más largos, un beso enormeeee y cuídense!


Si quieren dejen comentario, me alegrara mucho ~_~
Usted debe login (registrarse) para comentar.