Fanfic Es
Fanfics en español

Water lost por G00DF33L1N6

[Comentarios - 5]   Tabla de Contenidos

- Tamaño del Texto +

Notas del fanfic:

Advierto, es mi primera historia, no sean crueles :$

1- Introducción

Hola, no sé como se debe presentarse así que lo hago a mi manera:
Mi nombre es Dyana, y recién acabo de cumplir 15 años. La verdad esque me da igual, para mí los cumpleaños son como un dia cualquiera solo que se añade la palabra "felicidades" a la conversación que tienes con cualquiera. Otra diferencia son los regalos, que tampoco me importan mucho pero ahí estan. Este año fueron un PC , dinero y libros.
A lo que iba, vivo en una ciudad pequeña liderada por bastantes bandas o como prefieran llamarlo. Yo no pertenezco a ninguna puesto que llegué hace tres meses y solo salía del apartamento de padre para tirar la basura o comprar el pan, las comunes tareas. Y si, me he pasado todo el verano encerrada en un apartamento sin piscina, sin playa, sin salir con mis amigos ni nada. Resulta que pasado mañana empiezo el instituto, que no es gran cosa; apenas tiene instalaciones, a parte de una piscina llena de musgo, unos campos de fútbol y baloncesto llenos de grietas no hay nada.
Volvamos, hoy por la calle fui a hacer la compra, era un poco tarde (pues estuve chateando con mis amigos y no me di cuenta) e iba escuchando música con los cascos. La noche era muy tranquila, una perfecta luna llena alumbraba las calles, yo iba casi corriendo porque sabía que si no estaba antes de las once menos cuarto mi padre llegaría y al ver que no estaba alli me regañaria. Para tardar menos cogí un camino por un parque que ya había tomado otras veces por la tarde, fue una mala decisión. Había un grupo de chicos que parecían tener mis años, pero no estaba muy segura entre tanta oscuridad, estaban fumando y a la vez contando historias. Todo iba bien hasta que uno de ellos se percató de mi presecia:
-Oye tu, que miras- dijo, yo y mi timidez nos fuimos andando disimulando no haberle oido, pero no sirvió- ¡Eh! Que te hablo a ti, la rubia de mechas negras.
Me giré y puse cara de indiferencia, el chico se fue acercando con un cigarrillo en la mano
- ¿Qué pasa conmigo?- me crucé los brazos
-Que por qué te quedaste mirandonos- Se le veía medio divertido medio serio, me quede observandolo sin decir nada, me fijé en sus celestes ojos, el chico en si era guapo- ya sé que estoy muy bueno pero contesta.- levaté una ceja
-Tu eres muy creído ¿no?- me fijé en que al estar de brazos cruzados se me marcaban más los pechos y él se dió cuenta- Pervertido...
-Me estas desnudando con la mirada, creo que la pervertida eres tú- me sonrojé
-Eso es mentira, me tengo que ir, adiós.- Caminé rápido y sin mirar atrás ,derrepente no me di cuenta y tropecé con una piedra y caí al suelo. Oí unos pasos y risas, era el mismo chico de antes.
-¿Estás bien? Menuda caída...-No paraba de reirse mientras me extendía la mano, que rechacé y me puse en pie
-No necesito ayuda y te dije adiós.
-Prefiero un hasta luego- sonrió
-No gracias.- Se estaba riendo de mi y va y muestra una sonrisa, será idiota...
Dió la ultima calada al cigarillo y lo tiró al suelo.-Calma, chica- Me agarró del brazo
-¿Qué haces? Sueltame.-estaba tirando del brazo
-Vale- Soltó y me caí de culo al suelo
-Capullo...
-Eh, esa boca, calmala.- se giró- Ya nos veremos, doña perver- Me guiño un ojo
Solté una cuantas palabras a lo bajo y miré mi reloj, ¡Maldición! Eran las once menos veinte, no me daba tiempo a llegar. Cogí mis bolsas y corrí cuanto pude, me estaba entrando flato, asi tuve que ir más lento. Mientras caminaba analicé loque acababa de pasar: Un chico que no conocía de nada me ha seguido, se ha reído de mi , ha intentado ser amable y yo se lo he devuelto siendo una borde. Bueno, a veces es mejor ser así pues era un desconocido y no sabía que intenciones tenía me dije a mi misma. Pero... ¿ y si me lo volvía a encontrar?¿O iba al mismo instituto que yo? Mejor no pensar en eso. Volví a mirar el cielo, precioso, por lo menos algo bueno tenía este sitio. En cuanto me recuperé volví a correr, pero aún asi llegué demasiado tarde, mi padre me castigó sin salir una semana, ya ves, no tengo amigos aquí así que para el caso...
A la mañana me levanté pensando que sería el último dia de diario en el que podría dormir sin madrugar hasta navidades o algún puente. Asi que me levante sin ninguna prisa, desayuné, me duché, me vestí y fui al instituto, ya que hoy solo era la presentación. Como siempre, iba con mis cascos por la calle y también contestando a los mensajes de mis amigo de la antigua ciudad, los extraño mucho:
-Hola pequeñaja- 11:35
Al ver aquel mensaje, pensaba que no me hablaría después de no decirle que me iba... había pasado tanto tiempo... no sabía que poner.
Guardé el móvil y seguí caminando, con ese mensaje recordé todo lo que había pasado antes de irme:
-¿Por qué me llamas pequeñaja? Tampoco soy tan pequeña...
-¿Que no?¡ Pero si te saco una cabeza y media!... anda; ven aquí- Lo dos chicos se abrazaron.
...
-Ojalá el cielo no estuviera lleno de tanta basura y se pudieran ver las estrellas...
-Lo sé, sería genial, ¿vamos a jugar al futbolín? Invito yo.
-Vale, pero a la próxima invito yo.
...
-Dyana... tengo que decirte algo
-Dime
-Me gusta una chica
-Ah... ¿Y quién es?
- Rebecca Mayers, la nueva de intercambio.
-Ah que bien... pues... ¡suerte!- la chica se secó una lágrima que le salió del ojo.
...
-¿Y que tal con Rebecca?
-Muy bien... oye Dyana, yo sé que puedo confiar en ti,¿ te puedo contar una cosa?
-Claro
-Esto... ayer me acosté con ella...
-¿¡Qué!?
- Se me fue de las manos... estabamos solos en su casa... y empezamos a besarnos... ella me quitó la camiseta y yo ... yo...
-¡Calla! ¡No quiero oir más! Eres un idiota Diego...
-Lo sé...
-No es por el hecho de que lo hubieras hecho si no porque no te das cuenta... yo...
- ¿Qué pasa Dyana?
-Siempre me has gustado...
-¿Qué? Dyana... yo...-ella le cogió del rosto y juntó sus labios a los de él, pero él no la correspondió- Dyana... lo siento, pero será mejor que sólo seamos amigos...
-Entiendo... me tengo que ir.

Se me escapó una lágrima del ojo al recordar... fue tan doloroso su rechazo...¿¡ Por qué tuvo que acostarse con esa!? Siempre con chicas y nuca se fijó en mi...
Saqué el movil y escribí:
-Que quieres-11:41
-Hablar contigo, ¿no ves?-11:41
-Yo no qiero hablar contigo-11:41
Guardé el móvil y espere en la entrada, donde estaban todos los jóvenes.
Miré las listas, obviamente no reconocía ningún nombre, vi que la chicas que miraban la misma lista que yo estaban hablando sobre un chico que había en mi clase:
-¡Tía esta super bueno, que suerte!-Chica 1
-¡Si!-Chica 2
-Ya ves... ojalá me toque- suspiró chica 3
- No, ojalá me toque a mi- dijo chica 2
-Callaos. Se pondrá conmigo.-Chica 1
- Menudo trío de tontas...- ups, lo dije en alto
-¿Que has dicho niñata? Te voy a partir la boca.-me amenazó chica 3
-Em... ¿ qué?- dije
-¿Qué nos has llamado?- Dijo chica 2
- Perdón... ¿Pensasteis que os lo dije a vosotras?- Algunos me llamareis cobarde pero no quería buscarme problemas antes de empezar...- No esque unas estan petando en un grupo y no para de vibrar...
-Más te vale ... o te tragaras tu palabras.- Chica 1
Genial... me había tocado con unas marujas y pijas, ¿qué más?
Volví a mirar el móvil y había un mensaje de Diego y otro de el grupo de mis amigas, primero miré el del grupo:
-Hola chicassss!!! ( Imagen de la chica poniendo cara tonta)-11:50
-Hola :3 jajaja- 11:57 contesté
Después miré el de Diego:
-Por que eres tan mala conmigo?-11:42
-Dejame en PAZ- 11:57
-Y amor XD- 11:57- vale no pero hablame... no seas tonta...
- A ver... ¿no te queda claro? No quiero que me hables más.-11:57
-Vale, como quieras- 11:58
Guardé el móvil de mala gana, lo que me esperaba mañana...
-
-
-
Me levanté del banco en el que estaba sentada, había salido a comprar el pan, como cualquier otro día aburrido pero había decidido sentarme en el banco a reflexionarun ratillo. Entonces unas manos me taparon la cara y me asusté:
-¡Hola pervertida! - Maldita sea...
-¿Qué haces aquí? ¿Me estas acosando?
-Que va...- se acercó a mi cuello y dijo- sólo venía castigar a la chica que me come con la mirada...- Lo dijo tan cerca que me moría, tengo el cuello sensible a esas cosas.
-¡Quita bicho!- Le empujé
-¿Bicho? Creo que no es eso lo que piensas... - Me acorraló contra la pared y no podía escapar de esos ojos.
-Eres demasiado creído, y deja de decir como si supieras lo que pienso.- Me quedé mirandolo seria, bajé la cabeza- y dejame irme...
-Dimelo mirandome a la cara
-No quiero.
-Pues algo querrás...- Se iba acercando a mi y yo me estaba poniendo nerviosa...
estaba a cinca centimetros de mis labios- ¿Qué quieres?
-¡N-n-nada!- estaba roja, el al ver mi cara se empezó a partir de la risa
-¡Pareces un tomate! Tenías que haberte visto la cara- se seguía riendo
-¡Idiota!- Le dí una patada en sus partes y salí corriendo
Por suerte llegué antes de que mi padre volviera, me preparé la cena y me puse a ver mi serie favorita.., cuando él llegó me fui a dormir. Mañana a saber lo que me pasa, porque mas cosas que hoy seguro que no.
Notas finales:

Espero que os halla gustado.

un besito

Usted debe login (registrarse) para comentar.