Fanfic Es
Fanfics en español

La Academia de la Rosa Oscura por yukicross

[Comentarios - 2]   Tabla de Contenidos

- Tamaño del Texto +

Notas del fanfic:

Hola!traje otra historia xD espero que les guste, va a tener varios capitulos :)

Era una mañana soleada de otoño, una chica de cabello oscuro atado en dos coletas abría las cortinas de la ventana que daba a su balcón para dejar entrar los rayos de sol; todo sucedía con normalidad, su hermano había salido tarde al trabajo como siempre, otra vez se había desvelado con sus investigaciones. Ella siempre se preocupaba por el a pesar de que el siempre terminaba avergonzándola con sus actos de sobreprotección, por eso precisamente había aceptado a ingresar a la “Academia de la Rosa Oscura”, era una prestigiosa escuela privada en Londres donde no solo las clases eran avanzadas y muy especificas sino que la seguridad del lugar era admirable, por lo general asistían miembros de alta sociedad, niños prodigio o familiares de los fundadores del colegio.  A ella le habría gustado asistir a un colegio normal, con clases y compañeros normales, pero era lo menos que podía hacer por su loco hermano, el estaba a sus cuidados desde que era pequeña y se la pasaba trabajando por lo que solo se veían por las noches, el hecho de que ella fuera a esa escuela le daba tranquilidad. Igualmente había conseguido adaptarse a ese lugar y hasta tenía amigos.

La chica se dispuso a ponerse el uniforme del colegio, se sacó el pijama con velocidad mientras buscaba las prendas que se pondría, era un uniforme algo llamativo, como todo en la escuela, pollera tableada negra y una chaqueta cerrada del mismo tono con detalles en plata, una rosa en forma de cruz bordada en el lado del corazón(la cual era el simbolo de la escuela) y medias negras hasta la mitad del muslo. Se colocó la pollera y justo cuando estaba por abrocharse la camisa que llevaba debajo miró por la ventana y quedó petrificada al instante.

 

 

 

 

 

-maestro, ¿le gustaría ayudar un poco con esto?- dijo agriamente un chico que arrastraba varias cajas escaleras arriba.

- no me interrumpas estúpido, disfruto de la belleza matutina- le respondió un hombre de cabellos rojos que bebía una copa de vino junto a la ventana del segundo piso de la casa.

El chico se acercó furioso hacia el hombre que parecía ignorarlo.

-         el camión de la mudanza va a llegar en una hora y me tengo que ir a la escuela, podrías si quiera subir tus excentricidades para no espantar a los vecinos?- casi dijo gritando el chico que ahora estaba frente a su maestro. Era un chico de cabellos plateados al igual que sus ojos, de tez muy clara y con una cicatriz surcándole el lado izquierdo de su cara.

Su maestro lo miró por un segundo y suspiró.

-         pequeño ignorante, no son excentricidades, son mis medios de trabajo, ya me arruinaste el momento así que me voy… al parecer elegí muy buen vecindario- dijo esto, le entregó la copa al chico y se alejó con pereza, su discípulo quedó parado donde estaba sin  comprender la situación. Miró la copa y luego hacia la ventana, desde allí se veía la casa vecina, un balcón y la ventana que daba a este estaba abierta, siguió mirando y vio algo mas, una chica, en ropa interior, vistiéndose apresuradamente. Era hermosa con el cabello muy largo y un cuerpo perfecto, se estaba subiendo la falda del colegio rápidamente. El joven se avergonzó repentinamente y miró hacia otro lado, el no era un acosador.

Así que esto era lo que miraba ese maldito  se dijo el chico con furia pensando en que su maestro no tenía remedio. Un segundo luego se percató de que seguía parado en el mismo lugar y esa chica lo miraba con horror.

 

 

 

 

 

¿Cuánto tiempo hacia que la estaba mirando? Pensó la chica rápidamente mientras se avergonzaba y cerraba las cortinas a toda velocidad. Estaba completamente ruborizada, ningún chico la había visto en ropa interior jamás. Ella sabía que en la casa vecina no vivía nadie por lo que no había tomado cuidados sobre esto. Ella lo había visto perfectamente mirando hacia su ventana, sin dudas la vio.

Pervertido pensó ella con ira mientras se terminaba de cambiar, ya lo había decidido jamás dejaría la ventana abierta nuevamente. Aunque algo en la mirada del chico no cuadraba con el perfil de acosador, pareció avergonzarse en el mismo momento en que ella lo había pescado mirando, era un chico peculiar sin dudas.

Era algo lindo.... ¿En qué estoy pensando? Es un pervertido.

- ¡me voy Hans!- gritó la chica mientras bajaba las escaleras.

La chica salió apurada de su casa, su chofer la esperaba en el coche para ir al colegio, salió y espió hacia ambos lados para corroborar si su pequeño mirón no estaba por ahí.

Una vez que subió al coche se decidió a olvidar el incidente de la mañana, de todas formas probablemente con los horarios que ella no tenía no se cruzaría a su vecino en bastante tiempo.

Durante el camino pensó en el rostro del chico, probablemente no se olvidaría jamás de esa cara, pensó en que la mañana sería tranquila ya que comenzaba con expresión artística, sin darse cuenta ya había llegado al colegio, pasó por la inspección e identificación de la entrada y se dirigió a su salón. Al entrar saludó a sus compañeros y se sentó en su pupitre, su teléfono sonó.

-         ¡¡Lenalee!!¡¿por qué no me llamaste para avisarme que llegaste a la escuela?!estaba muy preocupado! Hans está contigo?- decía su hermano con la voz alterada por el teléfono.

-         Perdón Hermano pero estaba algo distraída y olvidé llamarte, Hans se fue para tu oficina después de todo es TU GUARDAESPALDAS ya te dije que no hace falta que me acompañe al colegio, con que me busque es suficiente- dijo la chica con una voz tranquila y tratando de no llamar demasiado la atención de sus compañeros.

-         ¡Pero Lenale! ¡me preocupa demasiado que te pase algo sola en la casa por la mañana!.

-         Basta, no se discute más sobre esto. ¡Ah! por cierto,¿ sabías que tenemos nuevos vecinos?-

-         Emmm… sobre eso…-comenzó diciendo su hermano cuando de repente el profesor ingresó al aula.

-         Perdón hermano pero ya llegó el profesor, hablamos en el receso.

Diciendo esto cortó de inmediato sin esperar la respuesta. 15 segundos después recibe un mensaje de texto “no le dijiste ni adiós ni te quiero a tu querido hermano T.T”

Ay por favor no tiene trabajo este hombre? Pensó Lenalee con cansancio pero una sonrisa se dibujó en su rostro, quería a su hermano, estaba loco pero lo quería así.

 El profesor Tiedoll entró a la clase mientras los murmullos iban bajando el volumen.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

-¡¡Voy a llegar tarde!!- decía el chico de cabellos plateados mientras pedaleaba a toda velocidad para evitar llegar tarde a su nueva escuela. Se había retrasado con lo de la mudanza y había quedado sin saber que hacer con el incidente de la ventana, luego había decidido que al regresar del colegio iría a la casa de la vecina a pedir disculpas y a aclarar que eso solo había sido un incidente, que la culpa era solo del mujeriego de su maestro.

Apresuró la potencia de sus pedaleos y visualizó a lo lejos lo que debería ser el edificio de la escuela, una enorme construcción antigua de varios pisos, el ya sabía que esta no era una escuela común y corriente, el ni siquiera podía costear sus estudios ahí pero su tutor tenía contactos y lo habían dejado ingresar con una beca. Al llegar a la puerta lo detuvo un hombre de seguridad quien le pidió una identificación y luego del chequeo entró caminando con su bicicleta de lado. No encontraba el bicicletero, ya era tarde, mas de 10 minutos de retraso y no sabia donde dejar su vehiculo.

-pst!- alguien chistó desde arriba- ¡hey abuelito! no hay bicicletero…aquí nadie llega en bici…- dijo una voz con tono divertido.

Abuelito? Pensó extrañado el joven de cabellos plateados, miró hacia arriba y había un chico con medio cuerpo fuera de una ventana, tenía el cabello rojo, un parche en un ojo y lo miraba con diversión.

-         ¿cómo que no hay bicicletero?- respondió con extrañeza.

-         Claro, todos vienen en auto, igual déjala donde quieras, nadie se la va a llevar- dijo el chico con una amplia sonrisa.

-         ¡Gracias!la voy a dejar acá. Soy Allen por cierto.

-         ¡Y yo Lavi! gritó este agitando su mano.

Luego de esto se vio como una mujer con el cabello rubio que le cubría un lado del rostro, seguramente debía ser una profesora, arrastraba de la oreja a ese extraño chico hacia adentro del salón.

-         nos vemos Allen!- gritó el chico a lo lejos.

-         ¡¡¡Ay sigo llegando tarde!!!

Allen corrió hacia el salón que su maestro le había indicado en un precario mapa, y llegó a la puerta de este, estaba agitado y despeinado, no traía la parte de arriba de su uniforme por que no había tenido tiempo, ni dinero para conseguirlo, solo vestía el pantalón negro y una camisa blanca. Se arregló un poco la ropa y se preparó para entrar.

 

 

 

En el salón todos habían comenzado sus obras, el profesor quería que comenzaran una parte de ella dentro del aula y que luego la continuaran fuera para experimentar la influencia del ambiente en el arte, sin dudas era uno de los más excéntricos de la escuela. De pronto este se paró de su escritorio y se dirigió hacia la puerta con rapidez. Luego se aclaró la voz dirigiéndose a la clase.

-         queridos alumnos, se que no es regular que suceda esto a mitad de año pero tenemos un nuevo alumno… pasa hijo, ven y preséntate- dijo tiernamente mientras hacia un ademán de invitación hacia la puerta.

El alumno ingresó al aula y se posicionó frente a la clase.

-         Hola soy Allen Walker y espero que nos llevemos bien- dijo el chico en tono formal pero con una sonrisa.

Las chicas se amontonaban y murmuraban entusiasmadas, otros ni siquiera miraban. Lenalee en cambio estaba atónita, tenía los ojos como platos, y un rubor comenzaba a aparecer en su rostro. Eran esos mismos hipnóticos ojos plateados de la mañana, el mismo cabello blanco, la misma marca a un lado de su cara, era EL CHICO DE LA VENTANA.

-         Lenalee,¿ estás bien? le dijo Jonny ,un chico amable que se encontraba en el banco de al lado de Lenalee.

Esta pareció no escucharlo y seguía mirando al chico hasta que este dirigió su mirada hacia ella.

Allen estaba igual o peor que la chica de cabellos oscuros, la miró directamente a la cara con las mejillas sonrojadas, luego se puso rígido como preparado para decir algo pero solo quedó parado donde estaba.

-         siéntate en el asiento detrás del pequeño Johnny- dijo el profesor señalandole al alumno que había nombrado- el siempre esta muy atento a mis clases así que de seguro te puede orientar.

-         s..si- dijo nervioso Allen.

El chico se dirigió hacia su asiento y al pasar a un lado de Lenalee vio como la chica miraba hacia abajo para escapar a su mirada. Estaba sonrojada y se notaba nerviosa.

El chico se sentó en su asiento.

-Hola soy Johnny- comenzó a decir un chico de cabello abultado, gafas y con unos auriculares colgando del cuello.

- hola, soy Allen es un gusto- dijo el chico al tiempo que estrechaba su mano con este, al parecer al otro chico ese gesto le parecía extraño por que reaccionó torpemente.

-         Em…tienes que pintar algo, lo que quieras, la primer parte es en el salón y en un rato vamos a otro lado a seguir con el trabajo- le explicaba con paciencia su compañero- por las dudas…¿Lenalee y tu se conocen?- preguntó el chico casi en un susurro.

Allen se quedó helado, se sentía tan culpable, quería explicarle a esa chica lo sucedido y pedirle disculpas.

-         no realmente…-Dijo Allen sonriéndole algo tímidamente.

-         Ah…- dijo Johnny algo confundido.

La clase siguió y al momento en que Tiedoll anunció que podían elegir un lugar fuera de la clase para seguir con el trabajo Lenalee salió a toda velocidad. Allen la observó con atención.

-         Allen…si quieres te puedo mostrar algún buen lugar del colegio, el patio interno es bueno para pintar- dijo con timidez el chico de lentes.

-         Si Johnny …¿te parece que nos encontremos en 5 minutos en ese lugar? tengo que hacer algo- dijo Allen mientras salía corriendo del salón con su cuaderno de dibujos debajo del brazo.

AL salir les preguntó a unas chicas si habían visto por donde fue Lenalee y estas parecieron emocionadas al principio y luego contestaron con desgana cual fue la dirección de la chica.

Lenalee subía corriendo las escaleras, se dirigía al invernadero del techo.  Estaba furiosa, no podía creer su mala suerte, de seguro ese chico ahora les estaría contando que la había visto casi desnuda por la  mañana, se hablaría de eso por meses, quien sabe y talvez le había sacado una foto, quería llorar de pensar en eso si quiera.

Llegó al lugar y se sentó con sus materiales en un banco blanco, ese lugar de la escuela era su preferido, pocas personas lo visitaban y los del club de jardinería eran solo 4 personas y no siempre estaban ahí así que podía usarlo como un pacifico lugar para pensar. Allí había múltiples flores de diferentes países traídas especialmente para el colegio, era silencioso y el sol entraba por los cristales del techo y a través de las hojas de una enredadera en lo alto. Ella se había calmado en un momento de solo estar sentada allí, cuando de pronto escuchó unos pasos detrás de ella, una respiración agitada y luego su imagen.

Era ese chico y se había parado frente a ella, talvez quería chantajearla, obtener dinero para no hablar sobre el tema.

-         Lo siento, de verdad lo siento, no quería espiarte, fue un accidente, no soy un acosador, es mas, desde ahora esa ventana va a estar sellada, lo voy a hacer a penas llegue esta tarde… juro que no intentaba espiar, perdón por favor…- dijo Allen casi sin aliento.

La chica lo miró directo a los ojos, unos espejos color plata, espirales del color de la Luna que se arremolinaban sobre ella. Lenalee suspiró con resignación y miró hacia abajo.

-         esta bien Allen, no pareces estar mintiendo- dijo con tranquilidad mientras se levantaba y quedaba frente a el- ¿qué te parece si empezamos de nuevo?- dijo ella tendiéndole la mano- después de todo tampoco te puedo sentenciar por algo que fue accidental- finalizó la chica con una sonrisa sincera.

El tomó su mano y sonrió abiertamente, se sentía bien saber que esa chica lo había perdonado, no solo era el  deseo de que entre ellos las cosas estuvieran en orden sino que ella sonriera. Sin darse cuenta seguían estrechando sus manos, rápidamente se soltaron sin saber qué decir.

-         ¡hey Allen! ¿ese es tu cuaderno de dibujos?

-         Eh..si.-dijo este con timidez.

-         ¿Puede ver que empezaste en clases?- dijo la chica con un tono dulce y curioso.

Allen simplemente le mostró a Lenalee su dibujo en un solo movimiento, casi le había estampado la hoja en la cara. Era unas líneas desordenadas unas sobre otras, intentaban formar una figura humana, algo de negro y verde.

-         como estabas de espaldas solo pude copiar lo que veía desde mi asiento- dijo el chico en tono alegre mirando hacia otro lado.

-         ¡¿Esa soy yo?!- dijo la chica casi estallando de la risa.

-         Esta bien, no soy Picasso…- dijo Allen algo serio y luego comenzó a reír con ella- si, soy un asco con los dibujos, puedo ver lo tu dibujo Lenalee?

-         no puedo mostrártelo todavía…no esta terminado….- dijo la chica mientras abrazaba su cuaderno de bocetos.

-         entonces…cuando lo termines puedo verlo?.

-         Si..claro- dijo ella sonriéndole nuevamente.

Allen la miró por un momento, esa chica tenía una sonrisa hermosa, su cara cambiaba por completo cuando era feliz, sus ojos se tornaban de un violeta profundo pero brillante, le pareció hermosa.

-         ¡AY! ¡me olvidé de Johnny! le dije que nos encontráramos en el jardín interno pero ni siquiera se donde queda…- dijo Allen con gesto de preocupación.

-         queda en el centro del edificio, en el piso de abajo, todas las puertas llevan a el, es fácil encontrarlo-

-         ¿te gustaría terminar el trabajo con nosotros? ¡aunque si no quieres no hay problema!- decía el chico agitando las manos.

-         Si quiero- le dijo ella con alegría, lo miró a los ojos y salió corriendo a toda velocidad por la escalera.

Allen tendría que apresurarse si quería alcanzar el ritmo de esta chica.

Notas finales:

no sé qué les habrá parecido pero dejen comentarios que tooodo sirve :)nos leemos en el proximooo :D

Usted debe login (registrarse) para comentar.