Fanfic Es
Fanfics en español

El beso que tanto había deseado por fairytailforever

[Comentarios - 9]   Tabla de Contenidos

- Tamaño del Texto +

Notas del fanfic:

Mi tercer fanfic. Y otra vez de Fairy Tai !!!

¿Qué le voy a hacer? Si es que amo esta serie XD

Notas:

Esta es una historia de Jellal x Erza. Espero que la disfruten :)

El Sol se estaba poniendo ya aquella tarde, más allá del horizonte del reino de Fiore.

Los últimos días de los Grandes Juegos Mágicos, se estaban sucediendo uno tras otro y Fairy Tail festejaba en la taberna sus últimas victorias.

- ¡Salud!- brindaron Macao y Wakaba al unísono, juntando sonoramente las jarras de cerveza.

En la barra del bar, Makarov contemplaba el festejo con alegría, pero en silencio.

- ¡Maestro!- dijo una chica de cabellos blancos- ¡Ha llegado una carta del consejo! Dicen que pronto se celebrará una reunión.

- ¿Una reunión? Valla . . .

- Maestro- dijo una voz de mujer.

- ¿Eh? ¡Erza! ¿Qué ocurre?- le preguntó este, alzando la vista hacia ella.

- Voy a salir un momento- respondió la chica.

- Vale ¡Pásalo bien!

Erza sonrió y salió por la puerta.

A aquellas horas, el color del cielo se volvía igual al del cabello de la chica, un escarlata fuerte y apasionado.

Después de unos minutos, Erza llegó al puente donde solía quedar con Jellal para hablar de las cosas que les resultaban sospechosas en el torneo.

Cuando se hubo situado debajo del puente, vio que Jellal ya se encontraba allí esperándola.

El muchacho, al verla, alzó la vista.

- Erza- dijo.

- Hola Jellal.

- Hola.

- ¿Qué tal, has descubierto algo?

- Nada importante, todo lo que sé del Proyecto Eclipse lo sabes tú también.

- Ya. Oye, cuando te vi desde el puente parecías un poco decaído, ¿Te ocurre algo?

- No, es que estaba recordando el tiempo que estuve en la cárcel. Fue muy duro . . .

- Jellal, eso ya es agua pasada.

- No, no es. No digas que es agua pasada porque sabes que no es verdad.

- Es cierto. Pero tanto tú como yo sabemos que no fuiste el causante de lo ocurrido en la Torre del Paraíso.

- Erza, todo lo que ocurrió fue culpa mía, y eso jamás lo podré cambiar.

- ¡Jellal, tú no actuabas por ti mismo!

- ¡Eso nunca podrá ser excusa por todos mis crímenes! ¡Erza, entiéndelo de una vez, yo soy un asesino, un traidor, un . . . !

No pudo acabar la frase. La chica le había pegado una fuerte bofetada en el cachete izquierdo, dejándolo algo enrojecido.

- Déjalo ya- le dijo ella. Y, sin mirar atrás, se fue por donde había venido.

El chico se quedó allí unos minutos, contemplando con dolor como ella se alejaba.

"Erza,- pensó- ¿qué estoy haciendo?"

La chica de cabellos rojos llegó al bar cuando ya había anochecido.

Al entrar, se sentó en la barra ignorando a los demás.

- Erza, le dijo Lucy al cabo de un rato- ¿Te ha ocurrido algo durante el paseo? Pareces deprimida.

- No- le respondió- estoy bien, gracias.

Su respuesta fue fría, pero su amiga no la quería atosigar y se marchó con los demás.

Erza se quedó sentada en la barra hasta bastante tarde. Sin darse cuenta de que poco a poco la gran sala se fue quedando vacía.

- Erza- le dijo Kinana, el único miembro de Fairy Tail que aún quedaba en la habitación- ¿No crees que ya es demasiado tarde para que estés aquí?

- ¿Eh? Sí, gracias- respondió la chica, distraída.

Erza se levantó del banco, le dio las buenas noches a Kinana y se alejó a acostarse a su habitación.

La muchacha todavía estaba algo disgustada por lo ocurrido aquella tarde, pero se sentía demasiado cansada para hablar con Jellal a aquellas horas. 

Se puso rápidamente el pijama y se tumbó en la cama.

Erza, al cabo de unos minutos, sintió la presencia de alguien además de ella en la habitación. Así que incorporó y preguntó al aire:

- ¿Quién anda ahí?

- Je, je- se rió una voz muy familiar para la chica- Erza, estaba seguro de que te darías cuenta.

- ¡Jellal!- comprendió entonces la chica- ¿Qué haces aquí?

- Quería disculparme por mi comportamiento de esta tarde. LO siento, espero que puedas perdonarme.

- Claro que te perdono. Siento haberte pegado una bofetada. Pero es que no podía soportar oírte decir eso.

- Erza . . .- le dijo él, entrecerrando los ojos.

Entonces el chico la cogió de la cintura y la atrajo hacia si, uniendo primero sus labios, y después todo su cuerpo con el de ella.

Los labios de Jellal eran carnosos y suaves, y ella sabía cuanto había deseado siempre ese beso.

"Erza-pensó él, sin romper el contacto- Te amo tanto"

Él le acarició el pelo, haciendo que ella se volviera poco a poco hacia atrás.

La chica apoyó las manos en su nuca y después en su espalda, que era larga y ancha.

Los corazones de los dos parecían latir al unísono, en un extraño ritmo de sentimientos.

Ella apartó la cara y lo miró a los ojos, sonriendo con dulzura.

- No sabes cuanto he deseado que me besaras- le dijo.

- Seguro que no lo has deseado tanto como yo- respondió el chico, y la volvió a besar intensamente.

 

FIN

 

Notas finales:

Deseo que les halla gustado. Si es así escríbanme un comentario sobre su opinión y si no les ha gustado pueden escribirme las cosas que crean mejorables.

Gracias!!! :)

Usted debe login (registrarse) para comentar.