Fanfic Es
Fanfics en español

Un Prometido Falso. por Hitomi Uzumaki

[Comentarios - 35]   Tabla de Contenidos

- Tamaño del Texto +

Flash Back.

 

Tres meses atrás, en la ciudad de Hokkaido era exactamente el mes de septiembre día  dos de este mismo mes.

 

Kagome iba en su automóvil rumbo a su ciudad natal  para estar presente en la cena de compromiso de su hermana menor, después de un largo viaje llego a su casa era muy grande contaba con un gran jardín.

 

Paso por aquel portal que la dirigía hacia la entrada de su casa, desde la ventana una chica no muy alta delgada de cabello largo hasta la cintura salió corriendo y gritando a su madre y abuelo que Kagome había llegado.

 

 

 

Todos salieron a saludarla con ferviente  felicidad.

 

— ¡Hermana pensé que no ibas a venir!

 

—Pues aquí estoy te acuerdas Rin que te dije que iba estar en el momento en que tu novio pidiera tu mano.

 

—Sí, y cumpliste tu promesa y me alegra. —contesto aquella joven con una gran sonrisa

 

Las dos chicas se abrazan, en ese momento sale un chico de cabello negro y la abrazo.

 

— ¡Kagome!

 

— ¡Souta!

 

—Hija que bien que viniste, pensamos que no ibas a venir con eso de que siempre tienes mucho trabajo.

 

—Pero ven  aquí estoy. –contesto con una sonrisa.

 

—Vamos a dentro—dijo el abuelo.

 

Entraron a la casa  y ahí estaban sus demás hermanas quien al verla la saludaron.

 

—Vaya hermanita hasta que te vemos. —dijo aquella chica de cabello negro y ojos color rojizo.

 

— ¡Kagura! –ella la abrazo.

 

—Que bien que estas presente Kagome. —espeto su otra hermana ella era de cabello largo hasta  más debajo de la cadera y ojos negros. —Me alegra verte.

 

—Kikyo ¿cómo estas mamá me dijo que estas embarazada?

 

—Sí, hermana  tengo apenas un mes. –dijo Kikyo con una sonrisa.

 

—Pues te felicito ya pronto tendré más sobrinos y a todo esto donde esta Ayame.

 

—No tarda en llegar fue a recoger a Mitsuki,  Kenji, Kentaro y Midori a la escuela.

 

Kagome miro a toda su familia junta a pesar que ella ya no vivía con ellas y sus hermanas habían hecho su camino, se habían casado con buenos hombres ya que en sus rostros se reflejaba su felicidad en cada una de ella, aparte su  hermana menor pronto se iba a casar, eso a veces a ella la frustraba un poco ya que  sus demás familiares le decían que como era posible que Rin le ganara en casarse.

 

Estaba tan sumergida en sus pensamientos que no escucho que su madre le hablaba.

 

— ¡Kagome! ¡Kagome!

 

—Sí, mamá disculpa no te escuche.

 

—Podemos hablar.

 

—Claro.

 

—Vamos ayúdame a preparar la cena y platicamos mientras.

 

—Sí.

 

Las dos se dirigieron a la cocina y estaban preparando la cena.

 

— ¿Qué pasa contigo hija? Te miro algo triste.

 

—Estoy bien mamá.

 

—Segura. –ella la miro a los ojos. —A mí no me engañas algo te sucede y no me quieres decir.

 

—No, no es nada en serio. –se acerco a su mamá y la abrazo.

 

—Sí, tienes algo que decir Kagome tú sabes que puedes confiar en mí.

 

—Gracias mamá, pero no te preocupes quita esa cara de angustia no quiero que Rin te mire así en este día tan especial para ella.

 

— ¡Hay! Hija tu siempre comprensible con los demás, es hora que pienses en ti.

 

Después de un buen rato terminaron la cena, Kagome se retiro para darse un baño y arreglarse para la cena.

 

Llego la noche  todos estaban reunidos, Kagome aun estaba en su recamara cuando tocaron la puerta de su habitación.

 

 —Sí, adelante. — Era su hermana menor —Rin pero mira qué bonita te ves.

 

Aquella chica trae un vestido verde corto un poco arriba de las rodillas, de tirantes  que dejaba ver un poco su escote, su largo cabello lo agarro todo dejando a los lados de su rostro caer poco de su cabello.

 

—En serio Kagome.

 

—Sí.

 

—Estoy muy nerviosa hermana, no sé qué impresión tengan los padres de mi prometido de mí.

 

—Tranquila Rin toda saldrá bien, a todo esto hermana como es tu novio.

 

—Pues es un chico bastante guapo hermana. —esto lo contesto aquella chica de ojos negros y sonrojándose.

 

—Vaya, Rin lo amas tanto.

 

—Si Kagome.

 

En eso son interrumpidas por su hermana mayor. —Anden niñas vamos, ya llego tu prometido Rin.

 

Rin se alegro y salió corriendo de la habitación dejando a Kikyo y Kagome solas.

 

—Kikyo nuestra hermana está muy feliz por su compromiso.

 

—Así, es Kagome. –Kikyo  miro a su hermana triste y se sentó a un lado de ella—Hermana ¿Qué te pasa?

 

— ¡Ah! Kikyo pues la verdad tengo envidia de Rin.

 

— ¡Que dices hermana!

 

—No, no espera pero es de la buena, espero que sea feliz al igual que ustedes y me den muchos sobrinos así que hermana te pido que cuando nazca mi sobrino yo quiero ser su madrina.

 

—Claro Kagome y qué bueno que tocaste este tema, me gustaría que el día que nazca tu estés presente.

 

Kagome se alegro y le prometió a su hermana que estaría presente ya que ella estuvo también cuando nacieron los gemelos de su hermana Ayame y los hijos de Kagura.

 

En eso entro Ayame y Kagura. — ¿Qué pasa con ustedes las estamos esperando? —espeto Kagura.

 

Kagome se levanto de donde estaba y abrazo a sus hermanas y les dijo que las quería mucho.

 

Ellas sorprendidas. —Nosotros también te queremos hermana—expresaron aquellas tres chicas con una sonrisa a su hermana menor de ellas tres.

 

Las cuatro salen de la habitación y bajan aquellos escalones que las dirigían a la gran sala.

 

Ahí estaba los esposos de sus hermanas.

 

—Hola Kagome que bueno verte como estas. —dijo Kouga.

 

— ¡Kouga! Estoy bien.

 

Al igual la saludaron Bankotsu quien era el esposo de su hermana mayor Kikyo, y también Renkotsu quien es esposo de Kagura.

 

En esos los gemelos corrieron con ella.— ¡Tía Kagome! — Al igual Kentaro y Midori van con ella para saludarla ya que aquellos cuatro niños la querían mucho.

 

 

 

Ella se inco y abrazo a cada uno de ellos, ella  los adoraba tanto. —Haber Chicos como se han  portado con sus padres.

 

—Bien tía Kagome. —dijeron en unisonó esos cuatro niños alegres.

 

—Pues eso espero.

 

La familia miro aquella chica de cabello negro y ojos color chocolate tan cariñosa con aquellos  niños. —Que les parece si después de esta cena niños ustedes y yo vamos a jugar al patio.

 

Aquellos  niños gritaban de felicidad. —Si tía Kagome.

 

 Ella se olvido por completo que ahí estaban presentes los padres del prometido de su hermana menor.

 

En eso se dio cuenta como la miraba su familia e inclusive la familia del novio de Rin.

 

Kagome apenada se levanto y miro a todos y se sonrojo. — ¡Disculpen!

 

—Señor y señora Taisho les presento a mi hija la doctora Kagome.

 

—Es un gusto conocerla Srta. Higurashi su hermana Rin a hablado maravillas de usted. —acoto Izayo.

 

–Pero no nos dijo que era muy linda señorita. —espeto señor Taisho.

 

Kagome se sonrojo por el comentario, al igual el prometido de su hermana  se presento ante ella, es un gusto conocerla, opino al igual que mi padre.

 

—Gracias joven Taisho. –contesto sonrojándose.

 

Después de las presentaciones pasaron al comedor para cenar, estaban platicando y sonreían.

 

—Izayo a todo esto donde está su otro hijo, mi hija Rin nos conto sobre el otro hermano de Sesshomaru.

 

—Pues el no estuvo a tiempo para venir con nosotros tuvo un improvisto con cuestiones de trabajo salió fueras de las ciudad, además para ser sincera ese chico siempre le gusta viajar nunca está en un sitio por mucho tiempo, pero espero que el día que se case mi hijo con Rin este presente.

 

Todos estaban contentos por el compromiso de sus hijos tanto la familia Higurashi y Taisho.

 

En eso Sesshomaru entrego el anillo de compromiso a su prometida Rin ella era la chica más feliz del mundo y lloro al instante.

 

Después de un momento Kikyo hablo y les deseo toda la felicidad del mundo y que se alegraba por su hermana.

 

Al igual Ayame y Kagura también hablaron, su mamá, el abuelo e inclusive  Souta.

 

Pero Kagome se quedo callada al ver esto sus hermanas. —Ahora que hable Kagome.

 

Ella se levanto de su asiento y tomo una copa. —Bueno como verán no  soy muy buena hablando en público pero solo quiero que sean felices ambos y decirte Sesshomaru que te llevas a una buena mujer ella es amable gentil, generosa, sensible  así que espero que la trates bien  o si no tendrás que vértelas conmigo.

 

 — ¡Hermana! —exclamo Rin.

 

Todos rieron por el cometario de Kagome hizo al final, terminaron de cenar y se dirigieron a la sala y estaba aun con su plática, Izayo en ese momento le pregunto a Naomi.

 

— ¡Kagome! De seguro ha de tener varios pretendientes o un novio, es una chica muy guapa.

 

—Pues la verdad Izayo mi hija esta tan dedicada a su trabajo  que no ha podido tener  una relación duradera,  si ha tenido varios novios pero nada serio, muchas veces a salido lastimada y pensé que ella iba ser la siguiente  en casarse  después de que se caso Kagura.

 

Este comentario lo alcanzo a escuchar Kagome en eso ella, sin pensarlo y pidió que todos guardaran silencio y todos se quedaron sorprendidos.

 

—Pues quiero avisarle a todos que yo…yo…—quedo un momento en silencio.

 

—Habla hija. —dijo su abuelo interesado en saber que iba a decir.

 

Ella respiro hondo y profundo. — Ya tengo novio.

 

— ¿Qué? —dijeron en unisón sus hermanas y cuñados, no podían creer lo que acaba decir Kagome.

 

 

 

La  primera en felicitarla fue su madre y sus hermanas, hermano, abuelo y Kouga, Bankotsu, Renkotsu.

 

En ese momento Renkotsu tomo una copa y pidió un brindis por su cuñada y  dijo en tono de burla sin ofenderla. —Creo que perdí la apuesta.

 

—De que apuesta hablas Renkotsu.

 

—Pues apostamos entre Bankotsu, Kouga y  yo que este año ibas a seguir sin novio y que a lo mejor no te casabas.

 

— ¿Cómo se atreven hacerme esto? —contesto un poco molesta y cruzándose de brazos.

 

— ¡Bankotsu! Como te atreves hacerle esto a mi hermana. —acoto Kikyo molesta con él. —Pero si sigue aún la apuesta yo le entro a que mi  hermanita no se casa el año que entre aun está muy verde.

 

Así que todos empezaron apostar en contra de ella, la  mama y el abuelo e inclusive la familia de Sesshomaru se sorprenden, por la actitud de los chicos.

 

— ¡Ah! Con que esas tenemos verdad, pues de cuanto es la apuesta si se puede saber.

 

—Es de cien yenes. –contesto Kouga.

 

—Es muy poco–respondió Kagome— ¿Qué les parece si lo aumentamos a doscientos Yens.

 

—Trato hecho Kagome, así que prepárate a perder. —musito Bankotsu.

 

Fin del flash back.  

 

Cuando Kagome acabo de platicarle a su amiga lo sucedido, Sango no pudo contenerse y rio a carcajada abierta.

 

— ¡Sango! ¿Qué te pasa? ¿Acaso esto es un chiste?

 

—Perdóname amiga, pero sinceramente opino al igual que tus cuñados al paso que vas no creo que encuentres al chico indicado para ti. —Aun Sango Sonreí no podía contenerse.

 

Kagome se dejo caer nuevamente en el sofá y suspiro. —¡Vaya Sango creo que soy un fracaso! Y no me molesta que te rías de mí, de todas maneras he pensado  muy bien las cosas y perderé ante esos torpes por eso amiga necesito tu ayuda.

 

— ¿Qué mi ayuda? —–expreso Sango.

 

—Sí, tengo que conseguir  novio para dentro de quince días para que vaya conmigo a la boda de mi hermana.

 

—Pero en que puedo ayudarte amiga.

 

— ¿Por favor amiga? Preséntame a unos de tus amigos o de Miroku me urge.

 

Sango miro a su amiga muy desesperada. —Está bien, te acuerdas de aquel chico Akira  que quería salir contigo.

 

 

 

—Sí recuerdo que iba a salir con él, pero no salimos porque tuve que salir de urgencia al hospital.

 

—Entonces hare una cita con él, para este fin se semana ¿Qué te parece?

 

—Está bien Sango te lo agradeceré toda la vida.

 

—Así, que tranquila entonces me retiro amiga para que descanses paso por ti a las siete de la mañana.

 

Sango se fue y Kagome se dio su baño  desayuno, descanso todo el día puso la alarma esta sonó la seis de la tarde ya que tenía que preparar su cena.

 

Después de la cena se fue nuevamente a su habitación arreglo sus cosas que iba a llevar se acostó nuevamente para descansar un poco mas ya que al día siguiente tenía que madrugar.  

 

Acá en otro lugar muy lejos de ahí en un restaurante estaba un joven cenando, cuando recibió un mensaje miro su celular  –Miroku  mañana  no estaré en casa iré a Hokkaido con Kagome  para medirnos los vestidos para la boda de su hermana,  no sé si llegue temprano o hasta la noche te quiere Sango.

 

—Vaya pronto va hacer la boda de Rin la hermana de Kagome—El cerro su celular.

 

En ese lo saludaron—– ¡Eres tu Miroku!

 

Miroku al ver quien era se sorprendió— ¡Inuyasha!

 

Continuara...

Notas finales:

Pues espero les  guste chicas y disculpen por actualizarlo muy tarde pero aqui esta.

salu2.

Usted debe login (registrarse) para comentar.