Fanfic Es
Fanfics en español

Lecciones de vida por LAGDON_DARKNESS

[Comentarios - 2]   Tabla de Contenidos

- Tamaño del Texto +
Notas:

todo listo para empezar el nuevo año y que mejor que terminar esta pequeña historia , este es el penultimo capitulo y ya casi estoy por terminar el otro capitulo, asi que les dejo este capitulo.

 

Capitulo 4

 

“Me siento como un estorbo para todos, aunque solo muestro lo que ellos quieren ver (a una niña tranquila y relajada de las cosas), desde que naci solo he conocido un ambiente tranquilo y normal en estas cuatro paredes que me protegen de todos los riesgos del exterior, antes de que conociera la muerte había leído libros en los que contaban de criaturas malignas como las llaman ellos, hacen de nuestras vidas un infierno pero lo que siempre he leído en común de ellos que son seres de los cuales nunca han sabido, ¿como eran antes? y ¿por que lo hacen?, algunos lo hacen por alimentarse como nosotros lo hacemos de los animales, otros por entrar a sus tierras queriendo algo de la forma “fácil”.

 

Nosotros destruimos bosques creando casas y nos alimentamos de los animales de ese lugar, nos hacemos daño a nosotros y a los que nos rodean por nuestras formas de vivir, sin embargo creo que nada se puede ver como malo y bueno en este mundo.

 

            En mi caso soy algo como que neutral naci de una forma muy trágica (por la muerte de mi madre) y vivo en una jaula de oro de la cual nunca podre salir, el trato familiar es un poco malo, por una parte no tengo ese lado paterno como toda hija debe de tener cuando tienes un padre, el piensa que soy la causa de la ruptura de mi familia y de mi madre ni hablemos, aunque la única persona que se me ha figurado como una madre y a la vez mi mejor amiga es mi hermana, ella me cuida de todo se queda a veces todo el día en mi cuarto jugando o hablando de cualquier cosa, me contaba libros que antes le había contado mi madre, esto no le gusto a mi padre y trato de que ella saliera y me dejara sola en casa aunque ella al principio no le gustaba yo le dije que estaría bien, las primeras semanas fueron pocas salidas y la veía algunos días a la semana pero mi padre por que estuviera mas lejos de mi la asigno a varias disciplinas algunas como pintura otras de cocina y también danza, aun con el tiempo libre que tenia llegaba cansada a mi cuarto y me trataba de hacer compañía a veces se dormía por el mismo. Su idea de alejarnos no le resulto hasta que alguien le dio una idea, mandarla a un internado de señoritas, era de gran excelencia no le aviso a mi hermana y ese mismo día la mando sin que supiera ella lo que pasaría, no supe nada de ella y me preocupaba, entonces una sirvienta la mas vieja de la casa llego comentándome que la habían mandado al internado, no se cuanto tiempo dure pasmada, me cubrí con mis sabanas mientras me dejaban la cena para esa noche, fueron pocos días me sentí tan sola y mi única amiga se había ido y tal vez para siempre, así que intente lo impensable, me levante con las pocas fuerzas que tenia y abrí la puerta del balcón que estaba en mi cuarto, sentí una brisa que movió mi cabellera, veía una gran plaza con gente en su vida diaria por primer vez veía algo que no estuviera detrás del cristal de las ventanas, fueron unos minutos en los cuales veía como gente comerciaba unos niños corrían entre los puestos y como paseaban algunas parejas jóvenes, sentía envidia de los que estaban afuera aunque fueran limosneros con hambre o vagabundos buscando la primera oportunidad para tomar algo y llevárselo a la boca. Estaba tan entretenida viendo esa escena cuando sentí como mi pecho se agitaba, ahogándome y arrodillándome en el balcón me arrastre hacia la cama, no se si dure horas tirada en el suelo tratando de llegar a mi cama, solo recuerdo haber llegado a mi buro donde estaba la comida sobre una bandeja de acero que tire por accidente, desperté entre varias personas desconocidas diciendo que me veía muy mal y que debían de hablarle a mi padre, volví a desmayarme y después de recuperar la conciencia estaba un padre de una iglesia que estaba rezando a un lado de mi cama y me decías que iría a un lugar muy bonito yo sabia que iba a pasar, solo deje de respirar y cerré los ojos . . .

 

-          Hola pequeña, me llamo adrian

 

-          ¿En donde estoy? - tallándose sus apaciguados ojos y levantándose del piso

 

-          Ven levántate estas en el limite de 2 lugares – ayudando a levantarse

 

-          ¿Qué lugares? y ¿tu quien eres?

 

-          Yo soy tu guardián, perdón hablo en pasado, este lugar es el vacio que hay donde estabas y el comienzo de lo que todos llaman el paraíso, el cielo, la utopía

 

-          Y hacia donde me voy – sin mostrar la cara.

 

-          … - notando algo que nuca había sentido – veo que estas muy tranquila con esto

 

-          Se que soy muy apegada a mi hermana, nunca he sido así con lo de dejarla, pero ahora se que solo he sido un estorbo, aunque nunca lo pensé ahora lo he visto – tartamudeando y comenzando a llorar.

 

-          Se que estas muy sensible – buscando una forma de tranquilizarla - tu nunca fuiste una carga, sabes que ella quería tener una hermana, para cuidarla y que fuera parte de su vida – recordándole pequeños fragmentos de su vida – tú, mas que nada fuiste una parte de la vida de tu hermana y no fue triste, el que te tuviera como hermana.

 

-          Pero si nunca hubiera existido estarían unidos, serian una bonita familia

 

-          Yo lo lamento mucho, en verdad… – levantando su cabeza con los ojos cerrados como si algo le hubiera llamado desde arriba – tengo una idea.

 

-          Que idea

 

-          Solo recuerda una cosa, yo ya no estaré contigo pero creo que tendrás mas tiempo para estar en este mundo, tu no eres un estorbo recuerda eso – mientras se acercaba a ella y le daba un fuerte abrazo.

 

Mientras estaba abrazada a esa persona de tez blanquizca con ojos de color morado y una cabellera rubia y larga, escuchaba una voz muy suave que trataba de calmarla con una canción que se le hacia muy familiar:

 

“Pequeña niña duerme tranquila

 

Sobre mis brazos que son una cuna

 

Mientras tú duermes

 

Yo te preparo un postre,

 

Con pequeñas dosis de amor

 

Tus ojos como dos estrellas en el cielo…”

 

-          Iluminan el firmamento – decía mientras se tocaba el pecho

 

Se oscurecía el cuarto conforme pasaba el tiempo en el cuarto, seria solo cuestión de tiempo para que el intentara entrar a su cuarto, solo tenía un problema, su hermana ella estaba observando las primeras estrellas que se observaban en el cosmos:

 

-          ¿Dijiste algo Lilian? – volteando a ver a la cama

 

-          No nada, son muy hermosas ¿verdad?

 

-          Si son muy bonitas

 

-          Dicen que esas estrellas fueron algunas vez hombres que hicieron grandes hazañas aquí en este mundo, es como una recompensa estar ahí arriba

 

-          ¿De donde los escuchaste?

 

-          Creo que de un sirviente o de un libro lo leí

 

-          Lo mas seguro es que sea de un libro – ocultando de donde escucho esa información

 

Lilia tenia pocos días que ya no veía a su amigo nocturno y eso le preocupaba, sabia que el en poco tiempo moriría, igual que ella, pero el si tenia una oportunidad y era que se alimentara de su alma, para ella ese ser oscuro no era un demonio que intentaba hacer daño solo por causarla si no por que era para que sobreviviera él.

 

Tenia la sensación de que alguien la observaba en el techo, ya sospechaba quien era, solo que no sabia como obtener unos minutos a solas para que pudiera verlo otra vez:

 

-          Hermana perdón pero tengo un poco de sed me puedes traer un poco de te

 

-          No te preocupes Lili, te lo hare como nos lo hacia mama solo que tardare un poco en lo que se calienta el agua – mientras dejaba el telescopio de lado y salía de la habitación.

 

-          Muchas gracias – mientras salía de la habitación

 

En cuanto salió ella se levantaba poco a poco, como si pesara una tonelada cada parte de su cuerpo, arrastrando sus pies, llego a la puerta del balcón, solo para encontrarse que tenia un candando que ella no había visto, tal vez lo puso su hermana para que nadie entrara por ahí otra vez, no sabia que hacer estaba contra tiempo y no podía abrir esa puerta, lo único que vio libre fue la puerta, nunca había caminado mas allá del cuadro de la puerta de su cuarto, tenia poco tiempo para que subiera, camino con todas las fuerzas que tenia aun, abrió la puerta y salió de su habitación para encontrarse con un pasillo que tenia varias habitaciones, tal vez serian de la servidumbre que estaba a su cargo del cuidado, estaban en total oscuridad y seguramente durmiendo, su hermana casi no les pedía nada ya que le gustaba hacer las cosas por su cuenta acto que le reprochaba su padre, sin embargo ese pasillo con paredes alfombradas y relieves en las esquinas daba un aspecto tétrico por la oscuridad de la noche, ella no tenia miedo a nada solo que su actitud cambio por que estaba afuera de su cuarto, no sabia lo que podía ocurrir, siguió caminando a donde sabia estaba el cuarto de su hermana estaba, al fondo del pasillo siguió caminando sintiendo la fatiga, llego al cuarto de su hermana toco el picaporte y abrió el cuarto, era de un color suave y casi tenia las mismas dimensiones que el suyo, vio donde estaba el balcón y llego a el, lo abrió y se acerco al barandal aun tenia la vista del hacia la plaza y vio que entre los edificios estaba una figura, cuanto lo vio alzo un brazo para decirle su ubicación, entre saltos que se veían algo ligeros llego a su lado, la luz de la luna mostraba que tenia varias heridas y estaba ensangrentado, sus ropas rasgadas y casi destruidas, se colocaba al frente de ella y después se caía en el suelo:

 

-          ¿Qué te paso? – asustándose por verlo así desecho

 

-          Me encontré con unos viejos amigos, ahora vine a verte por que . . .

 

-          ¡Lilian donde estas! – se escuchaba en el pasillo

 

-          Mi hermana, rápido no tenemos tiempo – acercándose a el

 

-          Espera, te tengo que decir algo

 

-          Ya no tengo fuerzas parta seguir respirando – se balanceaba como si se fuera a desmayar y sosteniéndola para que no se golpeara fuertemente

 

-          Tu otra vez, no dejare que te la lleves – corriendo hacia el – deja a mi hermana en paz

 

Todo había pasado en pocos minutos, Lilian estaba a punto de morir, su hermana haría todo por que no le hicieran daño y el que había librado una batalla que gano y con esto obtuvo información. No sabia que hacer, así que solo la abrazo y un brillo ilumino a todo el lugar, desde el balcón rodeando su habitación, y la plaza que estaba vacía tuvo un reflejo de la luz que despedía ese balcón, fueron cuestión de segundos que duraron como si una estrella fugaz hubiera pasado muy cerca de ese lugar.

 

 


Continuara.

 

Notas finales:

uhh que suspénso dejo a veces pero ya solo falta un capitulo, les agradezco a los pacientes lectores que todavia siguen la historia pero he tenido poca imaginacion como que se fue toda la idea y despues tuve que estructurarla de nuevo en mi cabeza y pues ya ven a poco de terminar

Usted debe login (registrarse) para comentar.