Fanfic Es
Fanfics en español

Un Basquetbolista Y Una Nerd Rebelde. por Hitomi Uzumaki

[Comentarios - 15]   Tabla de Contenidos

- Tamaño del Texto +

 
 
— ¡Akira! ¿Por qué hiciste eso? Tu y yo solo somos amigos—dijo la chica de cabello negro aun dándole la espalda.
—Perdóname Dana no me gusto la manera en que esa chica se expreso de ti, solo se me ocurrió decir eso. —reitero el joven apenado con su amiga.
—La verdad, tu eres el que debe perdonarme a mí por la formas de comportarme y perdona si no  soy la chica que esperabas es mejor que ya no nos volvamos a ver  —la muchacha dio  media  vuelta y  salió  corriendo.
 
Sendo fue tras ella, pero se le perdió entre toda la multitud, Dana estaba escondida entre un árbol, mientras miraba a ese chico  que le hablaba—Lo siento  es mejor ya no  salir con él.
 
Cuando ella, ya no  vio a Akira se fue  de ese lugar y tomo el tren que la llevaría de vuelta  casa, pero en el  camino  iba triste recordando las cosas que le dijo aquella chica que era una mala influencia para ese  muchacho.
Iba sumergida en sus pensamientos que no  vio que en ese mismo tren  iba aquel  joven que  la molestaba junto con aquella chica llamada Ino.
 
Esa chica de ojos cafés se da cuenta que Dana iba en  el  tren, pero trata de toda costa que Takeshi  no mire hacia adelante.
 — ¡Takeshi! Tengo algo que enseñarte.
— ¿Qué es Ino?
—Pues… —quedo por un momento en silencio, saco de su  bolso  el celular y le enseño a ese chico  una fotografía, el  a verla se sorprendió.
— ¡Ino! Que es esto.
—Pues es tu queridísima Dana, con ese chico llamado Ryu besándose  quien se iba imaginar que la prima del  pelirrojo  salga con el  chico que casi acaba con el club de básquet.
 
Te imaginas si él se enterara de esto—espetó la joven  con  una sonrisa maliciosa.
—De donde sacaste esta  fotografía.
—Alguien me la proporciono.
 
Takeshi estaba preocupado que esa chica llamado Ino  hiciera algo indebido  con esa foto, ya que era Serena y no  Dana.
—Ino, hazme un favor no se la muestres a nadie más.
—Pero porque, con esto  se darán cuenta que esa chica no es lo que aparenta, además tú  me dijiste que la fastidiara y esta es la mejor manera.
 
Ese chico  tenía que hacer todo lo  posible porque ella desistiera —Por favor Ino no lo hagas, hazlo por mí—él, la tomo de la mano y la miro fijamente.
 
Esa muchacha se puso nerviosa y se sonrojo levemente—Lo siento Takeshi esa chica me las debe y la voy a hundir.
 
El  muchacho al ver tan decidida a esa chica la beso sorpresivamente, ella  se quedo  inmóvil no sabía cómo actuar en ese instante pero al fin se rindió ante él y le correspondió el beso de ese chico que le gustaba.
 
— ¡Rayos! Que estoy haciendo, pero es necesario convencer a Ino de esta forma que desista en mostrar esa foto por el momento.
 
Después de unos segundos se separaron pero la  chica de ojos cafés sintió su  corazón  latir más de lo  normal, estaba súper sonrojada por el beso que le había dado ese chico que ella amaba.
 
Acá por otro lado  Sendo  tomo el otro tren camino a su casa iba confundido  y a la vez preocupado por Dana ya que se había ido a si  nada más, el pensó en  ese momento que había tenido algo de culpa por haber hecho eso de decir delante de esa chicas que era su  novia.
 
Dejo escapar un suspiro y miro  ese gran oso de peluche — ¡Vaya amigo creo que Dana me odia por eso  fui demasiado atrevido con ella apenas nos conocemos y salgo con esa cosas, pero  no me daré por vencido!  Tendré que ir a pedir disculpas—El sonrió levemente.
 
 
 
Mientras en  la casa de los Ishida, la chica de cabello castaño se estaba arreglando para la cena en la casa de su  novio, se puso un vestido de manga larga y corto  un poco arriba de la rodillas  con cuello redondo color salmón  al igual la falda el vestido del mismo color, su cabello lo dejo  suelto, y se puso  una zapatillas color salmón no muy altas.
 
 
Imagen del vestido
 
http://ses.tidebuy.com/images/product/10/10430/10430621_1.jpg
 
 
Se estaba acabando de arreglar cuando sonó su móvil— ¡Ryu! Que sucede amor.
—Solo te hablo para saber cómo esta linda.
—Bien pero, como quisiera estar contigo ahora pero tengo que ir a casa de quien tú ya sabes.
—Ni, modo  amor pero tenemos que seguir con esto pero pronto acabara el tendrá que pagar lo que me hizo.
—Tienes razón Ryu, nunca olvides que te amo demasiado.
—Lo, se.
 
En eso interrumpieron la plática de la chica con aquel joven, —Mi niña ya llego el  joven Mitsui  te esta esperado en la sala.
—Ahora voy  nana. —ella se despidió de él.
 
La joven salió de su habitación  y bajo al primer piso  miro a su  novio que estaba sentado en el sofá de  la sala.
 
—Estoy lista Hisashi  nos vamos. —ella  se acerco a él y le dio  un beso, este fue correspondido por aquel  joven de ojos azules.
 
 
—Te ves linda Serena.
— ¡Gracias! —ambos salen de la casa de la joven, se dirigen a tomar el metro.
 
La muchacha de ojos verdes iba por la calle mirando  aquella noche oscura y estrellada va sumergida en  sus pensamientos recordando lo que había pasado la verdad al fin se había arrepentido de haber hecho eso de dejar a ese chico de Ryonan sin  ninguna explicación.
 
Dejo escapar  un suspiro de desaliento   — ¿Qué pasa conmigo? La verdad me afecto que esa chica me dijeran que era una mala influencia para  Akira, pero la verdad yo no soy una chica mala.
Llego hasta la puerta de su casa y su mirada triste la cambio por una  alegre aunque por dentro estuviera destrozada, no quería preocupar a su tía y mucho menos a su primo ya que si la miraba así le iba hacer  muchas preguntas.
 
En la casa de los Mitsui llegaron ambos chicos, pero  la joven de ojos color miel estaba muy nerviosa ya que va a conocer a los padres de su novio, el al verla  así.
 —Tranquila mis padres son  buenas gentes, se que les simpatizaras.
— ¡Hisashi  no puedo controlar estos  nervios!—espetó  con  una  leve sonrisa a su novio.
 Entraron a la casa, la chica de ojos azules y cabello  negro al verla— ¡Serena! Bienvenida.
— ¡Hola Sakura! ¿Cómo estás?
—Bien  pero pasa ven conmigo  sentarte—las dos se dirigieron al sofá mientras el joven de ojos azules va con su  madre a la cocina avisarle que habían llegado.
— ¡Mamá! Ya llegue.
—Bien  hijo  ya esta lista la cena —ella miro a su hijo con  una sonrisa.
— ¿Qué sucede madre porque me miras así?
 
Ella acaricia la mejilla de su primogénito —Hijo  la verdad no me había dado cuenta,  cuanto  has crecido siento que pronto nos dejaras  —acotó  con tristeza la madre de aquel chico  tirador de tres puntos.
 
Mitsui al escuchar a su  mamá hablar así—Que cosas dices, Serena es solo mi novia y aun no tengo pensado  casarme mamá lo  primero es terminar de estudiar y hacer una carrera así  que hay mucho tiempo para pensar en  matrimonio no crees—respondió aquel chico de ojos azules abrazando a su  madre y dándole un beso en la frente.
—Asi que mamá te pido que quites esa cara de tristeza — ¿Si?
—Está bien  hijo así  que vamos a la sala para que me presentes a tu  novia, además tu  papá se está arreglando en un momento  baja.
 
Los dos se dirigieron a la sala, aquella chica esta platicado  con Sakura y sonreían.
Se acercaron a la joven de ojos color miel—Madre ella es mi  novia.
 
—Buenas noches señora Mitsui, soy Serena Ishida —saludo la joven con una  leve sonrisa.
—Es un gusto conocerla señorita Ishida, soy Midori Mitsui, vaya hijo  nunca me dijiste que era una  niña muy  bonita.
— ¡Mamá! —exclamó aquel  joven de cabello negro  y ojos azules sonrojándose, no fue el único  también Serena.
 
 
En ese instante bajo el padre de Mitsui quien al ver aquella joven la saludo  también y se presento ante ella.
 
Después de las presentaciones  se dispusieron a cenar, el padre de Mitsui  le preguntaba a la chica y a su hijo si llevaban bastante tiempo de novios esto hacia que ambos jóvenes se sonrojaran.
 
—Señor Mitsui,  Hisashi y yo tenemos aproximadamente unos dos meses saliendo juntos—contestó la joven de ojos color miel con una sonrisa y tomando la  mano a su novio.
—Pues los felicito. —dijo  el padre de aquel  joven de ojos azules.
 
Sakura la hermana menor  miro a su hermano  mayor y aquella joven de cabello  castaño  — ¿Por qué mi hermano no conoció antes a mi amiga Dana la verdad, Serena no me convence de todo? Hay algo  que  no  me simpatiza.
Estaba sumergida en sus pensamientos cuando.
 
— ¡Enana! ¿Qué te pasa?
—No, es nada tonto y nos soy ninguna enana—dijo la chica de ojos azules molesta con su  hermano  mayor.
 
En  la casa de los Sakuragi entro aquella chica de ojos verdes, en la sala estaba su  primo mirado la televisión, su  tía estaba bordado un pañuelo, los saludo con una sonrisa.
 
— ¿Cómo  te fue hija? —preguntó  su tía dejando de bordar y mirándola.
—Bien  tía Miyuki  —contestó  alegre, pero estaba triste por lo sucedido.
— ¿Quieres cenar?
—No, gracias tía.
—A donde fuiste prima—preguntó el joven  pelirrojo.
—Pues fui con Matsui  a su casa como mañana tenemos examen  no  entendía algunas cosas de matemáticas. —contestó Dana mintiendo a su primo.
 
El  miro  a su prima— ¡Oyes te pasa algo Dana!
 
La muchacha se sentó a un lado  de su primo en el sillón  y dejo escapar un suspiro,  lo  miro y con una sonrisa hacia el—No, Hanamichi estoy bien.
 — ¡Segura! Ya sabes que puedes confiar en mí.
—Claro Hana no me pasa nada —ella lo tomo de la mano —Tranquilo, así que me retiro a mi habitación voy a estudiar un rato mas, nos vemos  tía y que descansen, Ella se retiro a su habitación, se dejo caer sobre su cama miro hacia el techo cerro sus ojos.
— Que vergüenza con Akira ha de pensar cosas muy malas de mí, y yo  por no saber controlarme, lo entenderé si ya no  quiere verme, en ese instante tocaron la puerta de su habitación, ella se reincorporo — ¡Adelante! —Entro la tía de la joven.
— ¡Hija! Podemos hablar.
—Si  tía, siéntate por favor.
—Bien  Dana, ¿Cómo te fue en tu primera cita?
 
La chica de cabello negro  se levanto de la cama —Hay tía, la verdad he cometido un gran error, yo… —quedo por un instante en silencio, se cruzo  de brazos.
— ¿Qué hiciste hija?
—Tía  pues—Ella le platico lo que había pasado con ella en la cita con Sendo  el altercado con esas chicas y que no se aguanto y le había retado a esa joven que no conocía.
 Miyuki  tomo del hombro a su sobrina —Dana estoy seguro que él te buscara creo que no se dará por vencido.
 
—No, se tía pero la verdad yo soy  muy impulsiva no iba a permitir que esa chica me ofendiera.
— ¡Dana debes ser más tolerante!
—Lo sé —espetó  apenada  la joven.
—Asi que tranquila y sabes gracias por confiar en  mí.
—Tía, tu para mi eres mi amiga y  mi contiéndete. —Aquella mujer la abrazo.
 
En la casa de los Mitsui, aun seguían con la plática,  a los padres de Hisashi aquella joven de ojos color miel  les había simpatizado.
 
—Señorita Ishida  esperamos algún día  conocer a sus padres y hacer una reunión sabe que  serás bien bienvenida tú y tu familia.
— ¡Gracias! Señor Mitsui lo tendré en cuenta. —Ya pasado las diez de la noche la joven se despidió de los padres de su  novio, Mitsui  acompaño a su novia a casa.
 
Serena le dice al chico de cabello negro  que se la paso  bien con sus padres y que  le habían simpatizado y le agradece  por haberse los presentado, esperaba que no fuera la última vez de ir a visitarlos.
 Ya en la puerta de la casa de la  joven  estaba los dos mirándose, Mitsui la abrazo y le dio  un tierno beso que fue correspondido ella.
 
Después de unos segundos se separaron la muchacha acaricio el rostro de su  novio y con una sonrisa encantadora hacia el—Nos vemos mañana Hisashi te espero como siempre.
 
 —Está bien linda nos vemos y que descanses—el dio media vuelta y se retiro de aquel lugar.
 
Serena entro a su casa y se dejo caer al sofá quitándose sus zapatillas —Vaya hasta que al fin se acabo esta cita con los padres de Hisashi estaba súper aburrida, además tuve que comportarme como una chica bien portada ante ellos, Ryo espero que esto acabe pronto estoy harta. —esto  lo dijo en  voz alta y refunfuñando consigo misma.
 
 — ¡Niña! Serena que acaba de decir, ese joven  no se  merece que lo engañe él se ha portado bien  con usted es muy atento y se ve que la quiere mucho.
 
La muchacha se levanto del sillón  muy molesta—Quien eres para recriminarme nana yo hago lo que quiero  tú no eres nadie  para decirme que hacer y no hacer es mi  vida y no me importa si Hisashi  me quiere además para que lo sepas de una vez  nana, yo a él  no lo amo  y nunca lo amare es solo  un  juego.
Pagara por lo que le hizo a… —apenas  iba acabar de terminar la frase cuando aquella mujer de avanzada edad  no soportar hablar a si a esa joven le propino  una bofetada.
Esto hizo  molestar a la joven — ¿Cómo te atreves a pegarme? —ella se fue a su habitación.
 
— ¿Qué pasa contigo mi niña tu no eras así? Espero que el joven Mitsui  la haga cambiar y le ayude, que ella deje ese chico que no me gusta nada para Serena. —Pensó para sí misma aquella mujer de avanzada edad.
 
Al día siguiente había amanecido  un día soleado  y el cielo despejado,  la joven de ojos verdes y el  chico de ojos color miel  iban camino a la preparatoria. La entrada de esta estaban sus amigos esperando en la puerta a Hanamichi al verlo a él y a su amiga Dana,  los saludaron.
 
— ¿Cómo les fue en  su fin de semana Dana?
 
—Bien  Takamiya —respondió la chica de ojos verdes con una sonrisa con su amigo.
—Y ustedes chicos pregunto ella interesada en  saber.
—Pues también bien, pero trabajamos este domingo y no  tuvimos descanso —reiteró  el joven rubio  con  un poco de  desaliento.
—Bueno amigos cuando se puede se puede  —dijo el joven pelirrojo.
 
—Pues que mas podemos hacer Hanamichi y Dana tenemos que trabajar para subsistir.
— ¡Chicos! Nunca deben quejarse  de tener un trabajo—acotó la chica de cabello negro.
 —Tienes razón Dana—respondió  aquel joven de bigote.
 
Mientras estaban  en la puerta de preparatoria platicando llegaron aquellos jóvenes que molestaban a Dana, ella los miro Takeshi también la miro pero  sin  que se dieran  cuenta los demás le mando un beso.
La muchacha desvió la mirada, estaba distraída que no escucho que su primo le hablaba.
 
— ¡Dana! Te sucede algo.
—No,  no es nada tengo que irme chicos tengo  examen  a la primera hora nos vemos al rato.
 
La muchacha se retiro dejando a su  primo  y amigos atrás, entro a su  salón  y miro sobre su butaca otro regalo lo  tomo en sus manos— ¿Quién me dejara estos regalos?
 
Se sienta en  su  butaca y deja escapar un suspiro —Espero que esto no sea una broma tomo  nuevamente en sus manos esa caja  de  cristal  la abrió  y empezó escucharse una melodía que al escucharla era una de las que le gustaban, pero miro un pequeño papel doblado  bajo la caja que le llamo mucho la atención, lo desdoblo  y miro el  contenido.
Espero te haya gustado el regalo.
 
La chica de ojos verdes estaba pensativa que no escucho que sus amigas le hablaban.
— ¡Dana! ¡Dana!
— ¡Haruko! Disculpa no te escuche.
—Amiga veo  que has recibido  otro regalo de tu admirador secreto —dijo la joven de cabello corto.
—Si Fuji. —respondió la joven con  una leve sonrisa—Pero  la verdad quisiera saber quién es.
 
—Entonces no tienes la menor idea de quién es amiga—reitero la joven de cabello corto y ojos azules.
—No.
 
Ese instante llego el  profesor y los demás chicos entraron tras de el —Buen días jóvenes tomen asiento por favor, solo dejen  arriba de su  pupitre su lápiz, goma y pluma.
 
El Paso  por las filas dejando los exámenes—Bien jóvenes tiene 45 minutos para contestarlo, suerte comiencen.
 
Comienzan a  contestar el examen,  el salón estaba en  silencio  y algo tenso paso  por lo menos media hora cuando  la chica de ojos verdes fue la primera en entregar el examen.
 
  
—Bien señorita Sakuragi, puede salir.
 
Ella salió del salón, los pasillos están solos ya que aun estaban en clase, se fue a la azotea un rato  mientras terminaban sus amigas el examen
Se sentó  en  una banca que estaba ahí, miro  aquel cielo  azul y despejado, se puso  sus audífonos  para escuchar música, estaba sumergida  en  sus propios pensamientos cuando la tomaron del hombro.
 
—Vaya nunca imagine encontrarte aquí linda precisamente estaba pensado en  ti.
 
Dana al escuchar aquella voz conocida se levanto de repente y  miro hacia esa persona. — ¡Tú! —exclamó  la joven, dando  un paso hacia atrás. —Ahora que quieres  vete de aquí.
 
En eso se burlaron los amigos de aquel chico de ojos color café— ¿Por qué debemos de irnos señorita Sakuragi si este lugar es libre? —espeto Otani.
 
La muchacha se iba a retirar iba a dar media vuelta cuando  aquel chico de cabello negro y ojos color café la tomo  de la mando  evitando que avanzara más.
—A dónde vas muñeca ¿Por qué eres así conmigo?
—Oyes que pasa contigo suéltame quieres—dijo  la joven  molesta mirando aquel  chico.
—No, te dejare ir hasta que aceptes salir conmigo podemos ir a  pasear ir a una disco  o a donde tú quieras.
 
—Yo salir contigo jamás, entiéndelo así que suéltame.
 
El  muchacho se molestó por la negativa de esa joven, le apretó  un poco más fuerte la mano—De verdad que eres una chica bastante arrogante tú no sabes de lo que te pierdes al salir conmigo muchas  chicas mueren por salir conmigo.
 
 —Pues ya te dije yo  no  muero por salir contigo, así que suéltame o gritare.
 
En eso se burla aquel chico  —A quien le vas a pedir ayuda a ese tonto pelirrojo o a ese miserable de Mitsui  dime nadie te escuchara  están en  clases todos están  ocupados.
 
Así que mejor resígnate  Dana no te queda otro remedio  que aceptar, — el acerca la joven la tomo de la cintura  quedando  cerca del rostro de ella  la miro fijamente  él no sabía porque la muchacha lo hacía sentir diferente era un sentimiento que no había experimentado  con otras chicas  ni incluso con Ino.
 
La muchacha estaba sumamente molesta ya que no le agrado en la forma como la  estaba abrazando, ella  forcejeaba pero  él entre mas se resistía la acercaba mas a él
 
—Ahora sí, esta vez no escapara de mi—acotó con  un tono de burla—el con su mano  toco el rostro de la chica, se acerco  mas para besarla a la fuerza.
 
Pero ella no  iba a permitir que el la tratase de esa manera Dana  iba  pelear  y no le  importaba  las consecuencias.
 
Dana lo golpeo  en el abdomen muy fuerte para poder zafarse, cuando cayó al  piso  sofocado por el golpe de la chica ordeno a sus amigos que no la dejara ir
La joven de ojos verdes iba a correr cuando Otani, y Taro la alcanzaron y la sujetaron ambos para no dejarla ir.
 
—A dónde  vas linda. —dijo  Takeshi aun tirado en el piso.
— ¡Suéltenme!
 
El joven de ojos color café se levanto  del  piso  y riendo se fue acercando a paso a paso  a la chica de ojos verdes.
 
—Te dejare ir con  dos  condiciones  no son nada difíciles para ti y sé que aceptaras.
—   Ha que te refieres —dijo la joven.
 
 El chico de ojos cafés quedo frente a ella y la tomo del  mentón  — Una de las condiciones la primera es que me des el beso que te pedí la otra vez.
 
Y la segunda  es más fácil linda y te conviene, si  nos derrotas a los tres en este momento te dejaremos en paz para siempre tú  decides.
 
Dana al escuchar esto por parte de ese chico se sorprendió   — ¿Qué estás diciendo? Eso  jamás lo hare ni una ni otra entiendes además yo  no  podre con ustedes ¡Estás loco! —espetó la muchacha mirándolo.
 
—Que modesta eres linda, tú  no eres una chica ordinaria eres diferente a las demás no por eso eres familiar de ese tonto  pelirrojo  de Sakuragi  además si sabes pelear muy  bien  acaso ya se te olvido cuando ayudaste a ese chico que molestamos la otra vez ahí me di cuenta que tu  sabes defenderte por eso me gustas tanto fuiste la única que me ha golpeado y eso significa que tu  yo somos  uno para el otro.
 
   
—Pues no lo hare entiende y déjenme ir. — acotó la joven de ojos verdes.
 
Aun la tenia sujetada esos dos chicos cuando —¡Otani! ¡Taro! Suéltenla ahora.
Los chicos la soltaron y dieron  unos pasos hacia atrás, quedo la chica en medio de los tres.
 
Ella miro con cautela a los tres chicos  la verdad si podía defenderse pero no quería causar problemas a su  primo  y menos a su tía, si  optaba por pelear con ellos sería llevada a la dirección  y la castigarían, pero tampoco quería besar a ese chico de ninguna manera así que tenía que pensar bien las cosas no tenía ninguna opción.
 
 
—Asi  que tú decides linda.
—Nunca vuelvas a decirme linda. —espetó molesta aquella chica de ojos verdes.
Miro a cada uno de esos tres chicos, para poder irse de ahí tenía que enfrentarlos ella estaba pensando  como  deshacerse de esos tres chicos, Takeshi al  verla.
 
—Anda,  ¡Oh! date por vencida.
 
—Yo nunca, si es lo que quieren  la muchacha corrió  esquivando  aquellos dos jóvenes que estaban detrás de ella.
Pero  no fue ella tan rápida, el chico de cabello negro la tomo por la espalda y el otro joven  del  brazo  y Takeshi de las piernas, la pusieron el piso.
 
Dana no se imaginó que esos chicos la alcanzaran, forcejeaba con ellos y grito  la  muchacha.
— ¡Suéltenme miserables que van hacer!
 
 — ¡Otani! ¡Taro! Sujétenla bien —dijo aquel joven de ojos cafés mirando a la chica de arriba abajo.
 
Esto no le gusto a la chica de ojos verdes como la miraba ella aun forcejeando—Que pretendes—Expresó la joven  de cabello negro, la verdad un escalofrió recorrió por su cuerpo.
 
Ahora que iba hacer estaba perdida ante estos tres jóvenes que la tenían muy sujetada, la verdad estaba asustada en ese momento— ¿Qué hago? Si grito nadie me ayudara aún están en clases.
 
Ella forcejeaba para poder zafarse de esos chicos, pero entre más la sujetaban  muy fuerte.
 
En ese instante se escuchó  una vos, esos  tres chicos al igual la chica, miraron  a un  joven que salía detrás de  una de las bardas que tenía la azotea, camino  un poco hacia ellos.
 
—Es mejor que te vayas,  chico este asunto no es de tu incumbencia.  —dijo aquel chico llamado Taro burlándose.
 
La chica al verlo —Pero que hace el aquí.
 
Aquel chico  miro  a esos tres jóvenes  y a  la muchacha —Pero si es la prima de ese torpe de Sakuragi. —pensó para sí mismo en ese momento.
 
—Que miras torpe lárgate que no entendiste o acaso estas sordo—dijo Otani  al ver que no se movía de ese lugar.
 
Dana  en sus pensamientos se repetía muchas veces que no se fuera que la ayudara, pero ese chico camino hacia donde estaban  ellos — Hmm para lo que me importa lo que hagan no es mi asunto como ustedes dijeron,  acaso aquí no hay  un lugar donde descansar ustedes son unos escandalosos  y más tu  siempre donde andas eres muy ruidosa. —él se refirió a la chica de ojos verdes.
 
— ¡Que! —expresó aquella chica de ojos verdes.
—Vaya este chico tiene razón eres muy escandalosa—el miro hacia aquel chico alto—Lárgate ahora mocoso. —reitero Takeshi.
 
Aquel chico de cabello negro y ojos azules dio unos pasos dejando  a atrás a esos tres chicos con la joven.
 
Dana no podía creer que ese chico de miradas fría fuera un desconsiderado en  no ayudarla, lo siguió con la mirada.
—Vamos chicos sigamos con lo que estamos haciendo sin  más interrupciones    —reafirmó Takeshi, ese joven de ojos color café  se acercó  hacia el rostro de la joven para besarla.
 
Ella cerro los ojos, estaba perdida iba hacer su primer beso, pero de un chico que ella no  quería, cuando de repente sintió que esos chico la soltaron y escucho  unos ruidos  y que uno de ellos se estaba quejando, entre abrió sus ojos y miro que los amigos de aquel  chico de segundo  llamado Takeshi estaba  tirados en  el  piso  quejándose de dolor, y miro al  joven de ojos color café hincado  y  que quejándose de dolor ya que aquel  chico  de ojos azules le estaba  torciendo el  brazo.
 
 
—Joven Ru…ka…wa…—expresó la chica al ver esta escena.
 
Mientras ese chico se quejaba del dolor aquellos dos jóvenes amigos de Takeshi se levantaron  y corrieron hacia donde estaba aquel  joven alto.
—Suelta a nuestro amigo mocoso, debes respetar a tus mayores. —ambos chicos se lanza sobre el para golpearlo.
 
La joven de cabello negro al ver esto—Joven  Rukawa cuidado.
 
Aquel  chico miro a esos jóvenes con una mirada fría y el los  golpeo  sin soltar a  Takeshi.
 
—Ustedes hablan de respeto  y no respetan  a una mujer aprovechándose de ella  eso es de cobardes  — Y apretó con un poco de fuerza la mano de Takeshi.
 
— ¡Mocoso! Te arrepentirás por haberte metido  en nuestro asunto.  
 
El chico de ojos azules y mirada zorruna golpea a Takeshi  —Espero que no vuelvan a molestar a la señorita.
 
— ¡Esto! No se quedara así te vas arrepentir de haberte metido con nosotros —decía ese chico de segundo quejándose de dolor de su  brazo.
 
Pero ese chico alto y de cabello negro  camino como si nada e ignorando a ese chico de segundo.
 
Dana se sorprendió al ver aquel chico de ojos azules,  que sabía pelear muy  bien  y termino con esos chicos sin ningún  problema. El  paso a un lado de ella sin mirarla y pasando de largo.
 
Ella lo siguió con la mirada hasta verlo desaparecer de la puerta, mientras ese chico Takeshi, —Aun no terminamos contigo  linda así que es mejor que te cuides.
La joven lo miro  y no dijo nada, corrió para alcanzar al chico del equipo de Shohoku  para agradecerle.
 
Cuando el chico de  ojos azules iba a la mitad de los escalones escucho que esa chica de ojos verdes le hablo.
 
—Joven Rukawa.
 El s e detuvo  pero sin mirar atrás —Ahora que quieres, —dijo  con una voz seria.
 — ¿Por qué? ¿Porque?  Me ayudaste, ahora estarás en  problemas esos chicos  no dejaran las cosas así
 
La verdad no sé porque lo hice, pero pensándolo bien no me agrada que se aprovechen de los más débiles y más si son chicas, además no te preocupes por mí se cuidarme solo, así que deja de fastidiar  y ve a clases espero no te vuelvan a molestar, el  siguió bajando los escalones y sin mirar a la joven se despidió de ella. 
 
—Que le pasa este chico es tan arrogante, presumido—se cruzó de brazos estaba muy molesta pero le agradecía a ese chico por haberle ayudado  —siguió bajando  los escalones y en eso sonó el  timbre de salida al descanso, tenía que ir al baño arreglarse un poco ya que su cabello había quedado desarreglado y si la veían   sus amigas le harían muchas preguntas.
 CONTINUARA...

Notas finales:

AQUI DEJO  OTRO CAPITULO DESPUES DE MUCHO  TIEMPO ESPERO SEA D SU AGRADO.

Usted debe login (registrarse) para comentar.