Fanfic Es
Fanfics en español

Un Basquetbolista Y Una Nerd Rebelde. por Hitomi Uzumaki

[Comentarios - 15]   Tabla de Contenidos

- Tamaño del Texto +

 

 

Se levanto de su silla y abrió la bolsa y encontró un hermoso vestido de manga larga color negro de enfrente también tenía negro y en la parte del pecho era color gris a cuadros chicos y era corto hasta un poco arriba de las rodillas.

—Es  hermoso tía, no te hubieras molestado —se lo midió por encima de su ropa, pero  no era lo único también le había comprado  unos zapatilla de plataforma color negro.

Ella  abrazo a su tía dándole las gracias por ese presente al igual le había traído  también sus lentes de contacto.

—No tienes que agradecerme hija, además que te parece si usas esto mañana en tu  primer cita con el  joven Sendo te verías muy hermosa.

Dana miro a su tía y se sentó en la orilla de la cama —Tía Miyuki  iré vestida como me gusta si con el chico que salga que me acepte por lo que soy  y por  mis sentimientos y no  por mi apariencia.

La tía de la joven la miro  y sonrió levemente al escuchar así a su sobrina — ¡Dana! ¿Acaso te interesa alguien?

La chica de ojos verdes se sonrojo por la forma que la miraba su tía no  pudo evitar ponerse sonrojada  —No, no tía como crees no  vine a buscar novio aquí  mi principal  objetivo es estudiar mucho y tener una carrera nada más.

—Hmmm pues eso lo veremos—la tía Miyuki le guiño el  ojo  a su  sobrina.

— ¡Tía! —exclamó la chica de lentes.

—Bien  hija iré a preparar la comida y en cuanto este te hablo.

 —Pues hice de comer tía espero que te guste lo que hice al igual a Hanamichi.

—Entonces vamos a comer que te parece de seguro  Hanamichi tardara mucho  en venir.

—Está bien vamos—Dana dejo de estudiar por un momento.

Las dos fueron  comer, estaban en  silencio cuando —Vaya Dana está rica la comida que hiciste al parecer Evelyn  te enseño muy  bien  además ya estas preparada para casarte.

 — ¿Qué cosas  dice tía?  —contestó con  un leve sonrojo.

Después de unos minutos llego a casa aquel joven pelirrojo— Mamá ya llegue— al entrar a  la sala miro a su madre,  a una  joven que no conocía se le quedo  mirando por un momento.

La chica de ojos verdes al verlo — ¿Por qué  me miras así tonto?

—Oyes como te atreves a decirme así, si ni siquiera te conozco—espetó el joven pelirrojo acercándose a ella con curiosidad y mirándola a los ojos — ¡Ah!  Ya  sé quién eres.

—Vaya torpe sí que eres un chico de efectos retardados si soy tu…—el no la dejo terminar la frase.

—De seguro eres una amiga de Dana, oyes cuatro ojos pero para ser sincero eres muy bonita  sabias.

— ¡Qué dices! Tarado como te atreves a llamarme cuatro ojos. —ella se levanto de la silla molesta y se acerco a su  primo y lo miro fijamente.

La mamá de Hanamichi al ver esto sonrió al verlos discutir—Me alegra que ustedes se lleven bien.

— ¡Mamá! —expresó aquel chico rebelde.

—Tía Miyuki—exclamó la joven al escuchar esto  por parte de su tía.

Sakuragi al escuchar esto  por parte de la chica de cabello negro, miro nuevamente a la muchacha— ¡Eres tu Dana! —el la miro de arriba abajo  ya que se veía diferente a como vestía, su  cambio era totalmente radical.

—Pues quien creías que era tonto —dijo  molesta la muchacha quitándose los lentes.

 En  ese instante sonó el móvil de la  joven al ver quien era no  pudo evitar sonrojarse levemente— Me permiten  ahora vuelvo. —ella se fue a la  cocina contestar aquella llamada.  

 El chico de cabello rojo no paso desapercibido que su  prima se había sonrojada al ver quien le llamaba— ¿Quién será? ¿Acaso  ya tiene novio? —estaba sumergido en sus pensamientos cuando su madre lo saca repentinamente de estos.    

— ¡Hanamichi! Anda ve y lávate las manos para que comas con tu  prima y conmigo —el joven después de lavarse las manos se sentó  a comer pero aun estaba pensado  quien le había hablado a su prima.

 — ¡Mamá! ¿Por qué no me dijiste en  ese momento que era Dana?

—Pensé que la reconocerías hijo.

—Pues la verdad se ve muy bonita así, es mas de las dos maneras se ve bien.  

En la cocina aquella chica de ojos verdes— ¡Akira! ¿Qué pasa?

— ¡Disculpa si te molesto Dana lo que pasa que la otra vez no quedamos en  donde vernos así que te parece si mañana nos vemos en  la estación de Yokohama a las 11 de mañana.  

 —No es ninguna molestia Akira,  entonces nos vemos mañana ahí en la estación, adiós—cuelga su móvil y se dirige a la sala con su primo y su tía.  

 —Discúlpenme —se sentó, pero se dio cuenta que su  primo  no la dejaba de mirar. —Que pasa Hanamichi.

—Dana acaso estas saliendo con alguien, o no me digas que ya se presento tu admirador secreto.  

 Ella se sorprendió por lo que le dijo su  primo—No primo  como crees, pero aun tengo la duda de quién es esa persona que me manda esos regalos.

 En eso interrumpió su tía— Hija porque nunca me dijiste que tenías un admirador secreto, entonces ya lo conoces.

—No tía, pero el día que lo conozca le agradeceré por los detalles que tiene conmigo—espeto la joven con una leve sonrisa.

—Bueno dejemos hablar de mí, como les fue en el juego primo.

—Bien ganamos aunque estuvo muy reñido, pero estando yo el genio Hanamichi Sakuragi ganaremos todos los juegos. —esto lo dijo con una  carcajada.    

Dana lo miro y sonrió al ver a su primo muy alegre con mucho entusiasmo  era lo que a él le apasionaba jugar, en eso sintió nostalgia recordó  por un instante también  lo que le gustaba  tocar el piano, cantar y el kendo pero eso quedo atrás y en el  olvido.  

Después de la comida los tres se fueron a ver una película sentados en el sofá la disfrutaron  ya pasadas de las once de la noche se despidieron ya que era hora de descansar la chica de cabello negro se puso  su  pijama y se acostó se quedo profundamente dormida, al día siguiente sonó  su alarma a las ocho de la mañana se levanto y se metió a bañar se arreglo para estar lista para su cita con aquel joven de cabello de puerco espín.  

Se puso  una blusa negra de tirantes un poco ajustada a su  cuerpo y un short negro  corto en  conjunto con sus media negras que le llegaban hasta un poco más arriba  las rodillas cubriendo  una gran parte de sus piernas, se puso sus botas del  mismo color eran largas le llegan un poco arriba de las rodillas, se cepillo su larga cabellera negra  se lo recogió  todo dejando el  fleco  de su copete y sus mechones azules  soltados a los lados de su  rostro.

 Y por último se puso sus lentes de contacto miro el reloj  y eran las 10 de la mañana   Salió  de su habitación y su tía estaba preparando el desayuno

—Buenos días tía. —Buen  día hija ya estas lista, antes de que te vayas vente a desayunar.

—Gracias tía pero ya me voy, nos vemos al rato.

—Está bien,  buena surte en tu primera cita y diviértete —dijo la  tía de la joven  con una sonrisa a su sobrina.

 —Hasta luego.  

La joven salió de casa para tomar el tren que la llevaría a Yokohama ya que aun no conocía muy bien le pregunto a su tía cual debería tomar y donde bajarse para no perderse.

Ella estaba muy nerviosa  ya que era su  primera cita con un chico además no podía negar que era muy simpático y guapo aquel joven de Ryonan, dejo escapar un grande suspiro y recordó que ella se había impuesto jamás  salir con un deportista no comprendía  porque había aceptado esa invitación.

Miro su reloj y llego  diez minutos antes de las onces de la mañana se sentó en una de las bancas del lugar para esperar aquel joven, miraba gente ir y venir —en verdad este país es sumamente grande, como me hubiera gustado  que mis padres estuvieran aquí conmigo.

Estaba sumergida en sus pensamientos cuando— Buen día Dana—dijo aquel chico de cabello de puerco  espín con una sonrisa a la joven poniéndose en frente de ella.

La muchacha de ojos verdes al ver aquella sonrisa del chico quedo embobada era un chico carismático se sonrojo levemente. —Hola Akira—ella se levanto de la banca donde estaba.

 — ¡Rayos! —El bajo la cabeza.

— ¡Akira! ¿Qué pasa? —exclamó la joven.

—Se supone que yo debería de estar esperándote yo a ti y no tú a mí. —El toco su cabeza con la mano y con una leve sonrisa y se sonrojo a la vez.

—Que cosas dices Akira eso no es de preocuparse además no tiene de malo que una chica espere a un chico— acotó la muchacha de cabello negro con  una sonrisa hacia él.

El  joven de Ryonan se sonrojo  ya que la muchacha tenía una sonrisa encantadora — Dana, vamos a tomar otro tren a donde te llevare.

—Vamos pues, esperaron  por lo  menos unos cinco minutos mientras llegaba el  otro tren.

—Sabes pensé que no ibas a venir.

— ¿Por qué dices eso?

—Sí, ya habíamos quedado.

Llego el tren y lo tomaron, ella se sentó al lado de la ventana miraba aquellos lugares por donde pasaban eran  muy fascinantes los paisajes, la  muchacha  no cavia del asombro —La verdad me falta conocer mucho este país—pensó para sí misma.  

Sendo la observaba detenidamente, esto no lo dejo pasar por alto la joven y miro aquel chico— ¿Sucede algo Akira?

 —No  es nada. —viajaron por lo menos una media hora en el tren, hasta llegar a su destino.  

Bajaron el tren  —Bien  hemos llegado al  lugar que te enseñare, se que te fascinara a partir de aquí caminaremos, espero que no haya problema.

—Está bien no hay ningún problema Akira, vamos.  

Caminaron por una gran vereda, no eran  los únicos  que iban por ese camino iba más gente con sus familias, amigos, parejas   etc. Dana se sorprende al ver aquella belleza que no podía  ella misma describir había arboles gigantes de bambú y todo estaba rodeado por mucha naturaleza verde.

No desaprovechó la oportunidad y pidió al chico de Ryonan le tomara fotografías, al igual se tomo  unas con él.   Subieron  un largo camino llenos de escalones la  verdad la joven de ojos verdes se había cansado miro al chico de Ryonan  que él no se notaba nada cansado y comprendía porque estaba acostumbrado  hacer ejerció diario. Llegaron  hasta arriba  ella se sorprendió al ver aquel majestuoso lugar era un templo.

— ¿Qué maravilloso  es este templo?

—Anda vamos Dana.  

Ambos chicos entraron aquel  lugar e hicieron  una oración  al terminar  una joven  no muy alta de cabello negro  y ojos del mismo color, vestida de sacerdotisa se acerco a ellos.     

—Buenas tardes miren les regalos estos amuletos son de la buena suerte.

— ¡Gracias! —dijeron ambos jóvenes.  La muchacha tendió su mano y le entrego ambos chicos dos papeles doblados.

— ¿Qué es esto  señorita? —preguntó la chica de ojos verdes.  

—Este papelito que te doy va hacer tu futuro lo que tiene escrito espero se te haga realdad aquí toda la gente que viene se le regala uno  y ha venido mucha gente agradecer por las cosas que les han sucedido. Han encontrado el amor de su  vida, trabajo, salud.  Así que a la mejor tu sin darte cuenta tienes ante ti  el amor de tu vida no crees — La joven sacerdotisa mira aquel chico de ojos azules y a Dana pensando que ellos eran  novios y que iban estar juntos para siempre.  

Ambos se sonrojan  al mismo tiempo  al escuchar esto por parte de aquella chica, se despiden de ella y siguen con su excursión, Dana guarda su papel en su  bolsa.   Iban en  silencio  caminando  cuando ella rompió aquel silencio entre ambos

— ¡Akira!

—Sí, que pasa.

—Es cierto que lo que sale escrito en este trozo de papel se  cumple.  

 El jugador de Ryonan la miro y sonrió levemente con ella —Si se han  dado casos. Pero no te preocupes esto se da a su debido tiempo, solo guárdalo  si gustas puedes leerlo  o  ¿no? Hay que seguir divirtiéndonos ven vamos aquel lugar.

 Caminaron  hasta donde estaba un parque  muy grande a la chica de ojos verdes le llamo la atención que se aglomeraba mucha gente en ese lugar se acercaron Sendo y ella.   Dana se quedo sorprendida al ver aquella hermosa escena era una boda donde los novios traen ropas tradicionales al igual los familiares de ambos novios caminaban en  fila. 

—Que hermosa se ve la novia. —exclamó aquella chica de cabello negro. —La verdad esta tradición es muy bonita.

— ¿Sí? Dana esto remota desde la antigüedad;  pero hoy en día uno puede decidirse casarse de esta manera o como le hacen en  occidente. —dijo aquel joven de ojos azules.

—Hm para mi gusto esta es muy bonita casarse a la tradicional, esas vestimentas son  muy hermosas los coloridos del  kimono de la novia y del novio  ni se diga esto es genial—espetó aquella chica de ojos verdes.  

Cuando  vieron pasar lo de la boda Sendo le dice a la chica que ahora la llevara a otra parte, los dos  bajan aquellos escalones nuevamente, toman  un camión que los lleva al zoológico. Al llegar  ahí también había mucha gente hicieron su recorrido por ese majestuoso zoológico, ella no desaprovecho la oportunidad y tomas algunas fotos.  

En  unos de los lugares la joven miro aquel oso  panda—Es lindo el panda hasta que se me hizo ver uno en  vivo. — Aquel chico de  Ryonan  en ese instante,

—Ahora vuelvo.

—Está bien.   Mientras ella quedo  observando los demás animalitos y les tomaba fotografías— Le mandare unas a Drew se que le encantara ¿Cómo me hubiera gustado  que mi amiga estuviera aquí conmigo? — Se dijo así  misma.  

En eso fue  sacada de sus pensamientos, cuando aquel joven le puso frente a sus ojos un lindo  oso panda de peluche  grande.  

— ¡Akira! —Expresó la chica de ojos verdes al verlo—lo tomo entre sus brazos —Es tan hermosos —dijo con un leve sonrojo.  

—Me agrada que te gusto Dana —respondió el joven de ojos azules.

—Gracias,  no tú hubieras molestado. —No es ninguna molestia,  —dijo  tocándose la nuca aquel  chico de  cabello negro. 

—Oyes que te parece si vamos a comer  algo.  

—Si está bien. —cercas de ahí estaba un restaurante se dirigieron ambos chicos tomaron  un lugar cerca de la  ventana que daba hacia un  lindo paisaje de grandes árboles,  la joven acomodo su  mono de peluche a un lado de ella y el chico de ojos azules se sentó enfrente de ella.  El chico del lugar se acerco a ellos para que pidieran su  orden,  al quedarse solos.  

 —Oyes Akira la otra vez yo  no te pregunte, que te gusta o te disgusta.   El chico miro a la joven  y pensó  por solo  un momento.

 —Como tú ya sabes que pertenezco al club de básquet  es mi pasión, es lo que más me gusta —esto lo dijo con gran entusiasmo.  

La muchacha al oír hablar así recordó  cuando su  primo le dijo esas misma palabras que el básquet era su pasión, sonrió levemente con el joven de cabello de puerco espín, sin interrumpir la plática del chico.  

 —Además uno de mis pasatiempos favoritos es pescar.

 — ¡Enserio! —expresó  la chica de ojos verdes.  

—De  verdad, por eso  cuando  llego  a entrenar a la escuela  tarde siempre me regaña el entrenador Taoka porque me entretengo en la pesca.  

Dana sonrió como  nunca y el chico de Ryonan  la miro la verdad esa joven se le hacía muy bonita no solo  por el exterior, si en el interior era simpática.  

—Akira no  puedo  creer que tu entrenador te regañe, tú no eres un chico problemático ¿Cómo otros que conozco? —En eso recordó a su primo, pero  no solo a él, si no aquel joven de ojos azules que llamaba patán. Sin pensarlo se sonrojo levemente de solo pensar en ese chico de la camisa 14 porque tenía que estar pensando en el.  

Sendo la miro que se sonrojo — ¿Qué pasa Dana?  No me digas que te refieres a Sakuragi.  

— ¿Si?  Ya vez como es Hanamichi las pocas veces que lo he visto entrenar el capitán lo regaña pero es un buen jugador al igual que los demás y sabes el también me dijo que el básquet es su pasión.  

—Hablando de deportes, tú practicas alguno  que te guste o más bien que te apasione. —preguntó Sendo interesado en saber.

Ella se quedo callada por un momento y miro a su acompañante —Pues—la verdad ella no quería hablar de eso, pero tenía que contestarle a ese chico.

—Te voy a confiar un secreto.

— ¡Un secreto! —exclamó ese chico.

—Pues uno de mis deportes favoritos es, no más bien era el kendo. —dijo la joven cabizbaja.  

 Él cuando le dijo eso — ¿Cómo que era? Ya no lo prácticas más.

— ¿No? Ahora lo detesto.

—Pero porque hablas así, Dana ¿Qué fue lo que te paso para  dejar de practicar lo que más te gustaba?

—Perdóname pero no te lo puedo decir por el momento.

—Está bien sabré esperar y cuando estés lista te escuchare.  

En ese momento fueron interrumpidos por una joven de cabello castaño corto a la altura de los hombros, y ojos marrón venia junto con otras dos  chicas, se acercaron a la mesa donde estaba ese chico de Ryonan.    

— ¡Sendo! El miro aquella joven cuando le hablo

— ¡Miku! —expresó el, se levanto de la silla donde estaba para saludarla

—Vaya tanto tiempo sin vernos. —Sí, desde que salimos de la secundaria, pero me entere que están en el equipo de Ryonan es cierto.

— ¿Sí?   Las chicas que venían con ella miraron a Dana de arriba, abajo y rieron y se dijeron algo entre ella.

Dana al verla las ignoro totalmente, también esa chica llamada Miku miro a  ella y después siguió platicando ese chico de Ryonan.  

—En que preparatoria estas —preguntó el, a la muchacha.

—Pues estoy en Shoyo. —respondió con una sonrisa encantadora al joven y a la vez coqueteando con él. —Veo que bienes bien acompañado.  

— ¡Disculpa! Deja te presento a la señorita Dana Sakuragi.

—Es un gusto señorita Sakuragi, soy Miku Kimura.

—El gusto es,  mío  señorita Kimura. —ella le saludo  amablemente.   Miro hacia su amigo nuevamente

—Bien luego nos vemos Akira  —se despidieron, ella le dio  un beso en  la mejilla aquel chico de Ryonan.  

Se retiro de ahí  junto con sus amigas, cuando  una  de ella  dijo en voz alta —Vaya que gustos tiene el joven  Sendo,  no pensé  que le gustara salir con chicas raras  te fijaste en la forma que esta vestida, creí que le gustaban las chicas bien educadas, delicadas y con clase.  

— ¡Mei! Guarda silencio. —expresó  la chica de ojos color marrón.  

 Esto lo alcanzo escuchar Dana y empuño sus manos por la forma que la catalogaban se levanto de su asiento para hablar con esa chica, se dirigió a ella, pero Sendo  al ver esto la siguió  ya que el también  alcanzó a escuchar ese comentario  de esa chica de cabello  negro   y ojos color claro.  

—Oyes espera un momento. —La chica de ojos marrón  y la de ojos café claro se detuvieron en ese instante.

—Me hablas a mí—dijo la chica de cabello  negro. —mirando  a Dana.

—Sí, pues a quien  más, le  digo me puedes decir que acabas de decir de mi. —acotó algo molesta la joven de ojos verdes.  

Aquella joven se cruzo de brazos y la miro de arriba abajo  nuevamente y con  una risa de burla—Pues que eres una chica muy extraña mira vete como te vistes acaso  no te da vergüenza salir así a la calle.  

— ¡Mei! —expresó la chica de ojos color marrón—Guarda silencio por favor.

—Tranquila amiga—dijo la otra joven que venía con ellas.  

Mei miro  al joven de Ryonan  quien estaba  atrás de la joven  de cabello negro—La verdad joven  Sendo no sé porque tiene esta clase de amigos no ve que lo  pueden  influenciar y echarlo a la perdición  tiene un futuro  muy  prometedor y esta clase de amiguitas no le ayudara en  nada.  

Esto le hizo molestar mas a la chica de cabello negro  y ojos verdes le iba a dar una bofetada cuando Sendo le detuvo la mano a la joven y miro a esa chica de ojos color café claro.  

 — ¡Akira! —expresó aquella chica de ojos verdes. —el bajo la mano de la joven  y la  miro  para que se tranquilizarla se puso atrás de ella y la tomo de los  hombros.

 —Señorita Mei  no le permitiré que le hable de esa manera a Dana es mi  novia y para que sepa es una chica adorable,  inteligente y me gusta cómo se viste porque eso demuestra que es una chica extrovertida.      

 Esas chicas que escucharon  esto por parte del jugador de Ryonan se sorprendieron no fueron las únicas la misma Dana no podía creer lo que había hecho ese joven. Esto hizo  que se sonrojara mucho  sintió que su cara se le  ponía de mil colores, Miku  no podía creer esto  como Sendo se fijaría en una chica como esa, pero ella no podía negar que esa joven era muy bonita, viendo la bien.  

— ¡Akira! —exclamó la joven de ojos verdes.

 — ¿Qué? —espetó la chica de ojos color café.

—Te felicito  amigo—respondió  Miku al escuchar esto por parte del jugador de Ryonan—Le pido una disculpa de parte de mi hermana menor si la hizo  incomodar por la forma que se expresó de usted señorita Sakuragi —la muchacha hizo  una reverencia.

 — ¡Miku!

 — ¡Cállate! Mei,  Dana acepto la disculpa por parte de esa joven, ellas después  se retiraron de aquel  lugar.   Al quedar solos Dana estaba aun sonrojada y no se  atrevió a voltear a  mirar a ese joven  jugador de básquet.

Aun  no podía  asimilar lo que acabo de hacer Akira  hace  unos momentos al hacer ese comentario.  

 

Continuara…

Usted debe login (registrarse) para comentar.