Fanfic Es
Fanfics en español

Un Basquetbolista Y Una Nerd Rebelde. por Hitomi Uzumaki

[Comentarios - 15]   Tabla de Contenidos

- Tamaño del Texto +

 

 

En el gimnasio los chicos  estaban descansando después de un arduo entrenamiento, Akagi les avisa  que el sábado en la mañana tendrían su siguiente partido contra Takahata.

 

En eso interrumpió la manager del equipo de Shohoku—Ustedes bien saben que ese equipo avanzado poco a poco pero no debemos confiarnos.

—No importa que sean mejores que nosotros Ayako pero estando yo el genio Hanamichi Sakuragi  venceremos a ese equipo a como dé lugar.

Dana quien estaba recargada en el filo de la puerta del gimnasio escucho lo que dijo su primo con entusiasmó — ¡Hanamichi! Eres un chico excepcional y es muy positivo en todo hasta me da vergüenza el tiene demasiado confianza en sí mismo.

Después de la reunión de equipo los chicos se dispersaron, aquel joven pelirrojo al  ver ahí a su prima se alegro  y desde la mitad de la cancha le grito y fue corriendo hacia ella.

Sus amigas y  Serena se sorprenden al verla ahí no fueron las únicas aquel chico de ojos azules no la dejaba de ver al él también se le hacía raro verla ahí.

El joven pelirrojo tomo de las manos a su prima — ¡Dana! Ya te decidiste venir a verme a entrenar —espetó aquel chico a sonrisa abierta.

— ¿Qué te pasa? Ni loca primito  no me presiones solo viene porque no salías tú y las chicas —dijo la joven con una sonrisa encantadora aquel chico pelirrojo.

A pesar de lo que le había pasado hace unos minutos atrás con esas chicas ella no trato de sentirse tan preocupada si  no su primo se daría cuenta.

Mitsui al ver a la joven sonreír se le hizo  tan linda ya que eran pocas veces que lo hacía  ya que siempre andaba triste o  de  mal humor; alguien de los chicos miro como su amigo miraba aquella joven de ojos verdes y sonrió levemente.

Tomo a su amigo del hombro y sonrió mirándolo — ¿Qué pasa contigo Mitsui?

Aquel joven de ojos azules fue sacado repentinamente de su concentración —Si Miyagi.

—No, no  es nada amigo— ¿Acaso a Mitsui le interesa la prima de Hanamichi pero si él es novio de Serena?

Ahora aquel joven se quedo intrigado,  se había quedado con la duda si a su amigo le interesaba la prima de Hanamichi estaba sumergido en sus propios pensamientos cuando es sacado por aquella joven de cabello rizado.

— ¡Ryota! ¡Ryota!

— ¿Sí?  ¿Ayako?

— ¿Qué pasa contigo?

—Nada —respondió con una leve sonrisa.

—Seguro—contestó la chica algo no convencida—Bien si tú dices, Ryota nos vamos.

—Claro  Ayako.

Hanamichi les dice a su prima y su novia que volverá dentro de un momento que irá a los vestidores para cambiarse de ropa y luego irse a casa.

En  ese momento Matsui y Fuji se despidieron de las chicas ya que era un poco tarde.

Las dos jóvenes se fueron dejando a sus amigas en el gimnasio, Haruko y Dana se van a la puerta principal de la escuela para esperar aquel joven pelirrojo, cuando van en camino.

La joven de ojos azules escucha que le hablan y mira a la dueña de aquella voz junto con Dana se detienen.

— ¡Chicas que bueno que las alcance! —dijo aquella joven de ojos color miel tomando un poco de aire.

—Vamos Serena —las tres retomaron su camino, van en silencio.

— ¡Serena! El sábado iras al partido a ver a los chicos—preguntó aquella chica de ojos azules.

—Claro Haruko no me lo perdería por nada del mundo además le prometí a Hisashi que iría y lo apoyaría—esto lo dijo mirando a Dana.

La joven de ojos verdes solo las escuchaba ya que  la verdad ella no sabía bien sobre ese deporte y mucho menos le interesaba saber.

Llegaron a la entrada de la puerta después de unos minutos salió aquel joven de cabello rojo.

—Nos vamos chicas.

—Claro—dijeron en unisonó ambas jóvenes, además se despidieron de Serena.

Hanamichi, Haruko y Dana salieron de las instalaciones de la preparatoria, aquel muchacho tomo de la mano a su novia iban platicando y en ocasiones reían.

Dana al verlos sonrió levemente—La verdad que mi primo quiere mucho a Haruko.

Caminaron unas cuantas cuadras cuando se despiden Hanamichi y Haruko, Dana quien iba sumergida en sus pensamientos en eso escucho que despedían su amiga y su primo.

— ¿Cómo Haruko? No te acompañara mi primo.

—Dana no puedo llevar Haruko a su casa.

— ¿Por qué?

—Pues no puedo dejarte ir sola a la casa además te perderías aun no conocen bien por aquí.

 —No te preocupes primo además ya sé muy   bien  el camino así que ve con Haruko—dijo aquella muchacha de ojos verdes.

—Pero…—Dana no lo dejo hablar más.

—Anda ve, nos vemos amiga hasta mañana.

—Hasta mañana Dana—se despidió de ella.

La muchacha de ojos verdes y cabello negro se dirige a la estación para tomar el tren que la llevaría a casa.

Espero por los menos unos tres minutos cuando este llego y lo abordo tomo asiento cerca de la ventana se puso sus audífonos para escuchar música mientras llegaba a su destino.

Este tren hizo  una parada   a la  siguiente estación en esta subieron cuatro chicos se sentaron a unos tres asientos de la joven.

Uno  de los chicos le dice a su compañero— ¡Sendo me prestas tus apuntes de matemáticas y te los llevo mañana!

Claro Ikegami—Aquel joven de ojos azules saca su libreta y de esta cae un papel,  su amigo se agacha a recogerla y al ver lo que era se sorprende.

— ¿Quién es ella amigo?

Sendo le arrebata la fotografía  —Es una chica que conocí hace un par de semanas.

—Mmmh vaya viste algo extraño, pero es muy bonita  ¿Acaso es tu novia amigo?

Aquel joven de ojos azules se sonrojo por el comentario de su amigo, Hikoishi y Fukuda escucharon parte de la conversación.

—Sendo tienes novia—expresaron los otros  dos compañeros de equipo.

—No, esperen chicos—En eso Fukuda le quita la fotografía a Sendo de las manos y la mira detenidamente.

 —Vaya amigo no sabía de tus gustos,  esta chica es muy bonita pero…—Sendo le quita la fotografía a su amigo.

—Que tratas de decir Fukuda.

—No te molestes amigo lo que te iba a decir que yo me imaginaba que te gustaban las chicas más delicadas, formales y educadas; adema esta chica es contraria a ti tu eres una persona tranquila y ella se ve  que es conflictiva.

  —Fukuda no permitiré que hables así de ella sin conocerla —respondió algo molesto aquel muchacho.

Hikoishi se preocupó por sus amigos que estaban discutiendo ya que tenía el presentimiento que llegasen a pelear aunque Sendo era un chico tranquilo pero no sabía cómo reaccionaría.

—Bien amigo no te molestes además no estoy diciendo que es una chica mala ni nada que se le parezca—reitero aquel joven.

Hikoishi  suspiro hondo y profundo  al ver que sus amigos habían dejando de discutir en eso el miro  hacia adelante y vio aquella joven la reconoció al instante—pero si es la señorita Sakuragi.

Estaba sumergido en sus pensamientos cuando Ikegami  le hablo — ¡Hikoishi! Hikoishi!

—Si Ikegami que pasa

— ¿Que pasa contigo estas muy distraído?

—Discúlpame amigo,  pero mira a la joven que esta allá adelante.

Aquel muchacho de ojos negros miro hacia donde decía su amigo—Pero si es la joven de la fotografía.

Sendo alcanzo a escuchar a  sus amigos y miro también aquella muchacha, el no se hizo esperar se levanto de su asiento y se dirigió con ella.

— ¡Sendo a donde vas! —grito Hikoishi, pero no recibió contestación de él.

La muchacha iba escuchando música y no se percato que aquel joven de cabello de puerco espín se sentó a un lado de ella.

Sendo miro a la joven que iba con los ojos cerrados y le hablo  —Buenas tardes señorita Sakuragi.

Dana al escuchar que le hablan miro a su lado y se sorprendió al ver aquel joven de ojos azules—Usted aquí —Se quito los audífonos.

—Vaya señorita al parecer no le agrado verme —dijo  aquel muchacho con una leve sonrisa.

Hikoishi, Ikegami y Fukuda miraron a su compañero que había ido con aquella joven.

—Al parecer a Sendo le interesa mucho esa chica verdad Hikoishi —Musitó Fukuda.

—Pues creo que si—respondió aquel joven.

 — ¿Cómo que crees Hikoishi? Si tú que siempre andas investigando todo y anotando todo no me digas que no has investigado de esa muchacha—acato Ikegami.

—Ahora que quiere joven Sendo— dijo Dana mirando al chico.

 —Pues solo quería saludarla, además le gustaría ir conmigo a tomar un refresco.

— ¿Qué yo  salir con usted? para nada así que váyase y déjeme en paz por favor — ella se iba a colocar nuevamente sus audífonos cuando el tren se para en la siguiente estación, Sendo tomo de la mano a la muchacha y la miro a los ojos.

La chica de ojos verdes lo miro algo molesta  —Oyes que te pasa suéltame—La halo hacia  él y salieron ambos del tren, Dana no podía creer lo que estaba haciendo aquel chico.

Al igual Ikegami, Hikoishi y Fukuda no podía creer lo que había hecho su amigo, mientras aun seguían corriendo ambos chicos.

—Oyes espera detente por favor me lastimas.

Aquel muchacho se detuvo frente  una cafetería, Dana se inclino un poco para agarrar aire  mientras Sendo estaba como si nada ya que tenía una buena condición física.

 — ¿Estás bien? —pregunto aquel joven de ojos azules al ver a la joven cansada.

—Como voy estar bien si me has hecho correr mucho además, tengo que irme debo llegar temprano a casa y tú me has hecho perder mi tren ahora tengo que esperar media hora más o más tiempo mi tía estará preocupada por mi—esto lo dijo  cruzándose de brazos y mirando al muchacho de ojos azules.

 

—Pues no tienes otro remedio que aceptar mi invitación. —espetó aquel muchacho con una leve sonrisa

La muchacha de ojos verdes lo miro —Vaya eres un chico bastante persistente  y atrevido aunque yo te diga que no,  seguirás insistiendo  verdad—dijo Dana con un suspiro hondo y profundo con algo de resignación.

 —Pues sí, —contestó Sendo.

—Bien si no tengo más remedio tendré que aceptar tu invitación.

—Bien vamos.

Ambos entraron a la cafetería y tomaron asiento uno de los meseros del lugar se acerco a ellos.

—Buenas tarde que van a pedir.

—Me traes una hamburguesa y un refresco por favor —dijo la joven de cabello negro y ojos verdes.

—Y usted joven.

—Igual que ella por favor, pero de en vez de refresco me trae un jugo.

—Está bien.

Cuando se quedan solos, Dana mira su móvil  para ver la hora ya casi iban a ser la siete de la noche. —Rayos no traigo saldo y se está descargando,  para hablar a casa ni mucho menos a Hanamichi espero que mi tía no  se preocupe—pensó para sí misma.

Sendo miro a la joven un poco desconcertada. — ¿Qué pasa señorita Sakuragi?

—No, es nada que te interese.

—Mmmh veo que eres una chica difícil de entablar una conversación.

—La verdad joven Sendo con usted no tengo nada que platicar—acotó la muchacha mirando a otro lado.

El joven sonrió al ver a la chica aun molesta, en eso el mesero les llevo su comida, ambos le dieron las gracia.

—Señorita Sakuragi  que le parece si empezamos desde el principio.

 —A que se refiere joven Sendo. —expresó la chica de ojos verdes.

—Pues a conocernos mejor, pues como le dije antes soy Akira Sendo estoy  en  preparatoria Ryonan, pertenezco al club de básquet  —el tendió la mano para saludarla.

—El gusto es mío joven Sendo, soy Dana Sakuragi y estoy en la preparatoria Shohoku —Ella saludo al joven estrechando la mano de él. —Otra cosa  por favor dejémonos de formalidades.

—A que se referiré señorita —expresó Sendo sin entender a la muchacha.

—Sí, puedes llamarme por mi nombre  por favor.

— ¿Qué dice señorita?

—Asi como  lo oyes.

—Está bien pero tú también me hablaras por mi nombre.

—Me parece razonable Akira.

—Bien Dana—por alguna razón ambos sonrieron  al mismo tiempo ella no supo ni  porque pero la verdad en ese momento se olvido de lo  molesta que estaba con él, y se sintió a gusto.

Mientras tanto en otro lugar Hikoishi miraba la fotografía de Dana cuando  concurso en Ryonan—La verdad esa chica es muy bonita. —Iba sumergido mirándola la foto.

 —Que tanto miras amigo.

—No, nada—Dijo el joven sobándose la cabeza, pero no se percata que su amigo Ikegami le arrebata de las manos la fotografía.

— ¡Hikoishi! No me digas que esta chica es tu novia.

Fukuda se acerca a su amigo y mira aquella fotografía —No puedo creer que tú salgas con esta hermosa chica.

—No amigos esperen están equivocados ella es…—en ese instante interrumpió  Ikegami.

—Amigo la verdad esta chica es linda y es el tipo de mujer con quien debería salir Sendo.

Hikoishi le arrebato la fotografía a su amigo —Que estás diciendo Ikegami; Sendo no es el tipo de persona que juzga a las personas por su aspecto.

—Tienes razón amigo si me oyera Sendo se enojaría conmigo, pero Hikoishi ella es tu novia o algo así.

—No, pero después les contare de ella así que nos vemos mañana—se despidieron los tres y cada uno tomo su camino.

En la casa de los Sakuragi la tía de Dana termino la cena  y al ver que no llegaba su hijo y sobrina se preocupo ya que estaba oscureciendo, casi ya iban a ser las ocho de la noche.

Le hablo a su sobrina por el celular pero la mando al buzón, al igual aquel joven pelirrojo no escucho la llamada de su madre iba sumergido en sus pensamientos ya que estaba muy feliz ser el  novio de aquella  joven de ojos azules la amaba tanto Haruko le había cambiado su vida y su mundo.

Que más podía pedirle a la vida ella era su todo, acá por otro lado iban tres jóvenes  jugando.

Uno de los jóvenes  —Tranquilo amigos compórtense si.

—Vaya Takeshi ya no eres el mismo desde que conociste aquella chica siempre andas de mal humor ya no te diviertes.

— ¿Qué dices Taro? —respondió el joven molesto con su amigo.

—Por favor Takeshi tranquilo, Taro tiene la razón y como amigos que somos opino lo mismo que el  ya no eres el mismo además hay otras chicas mira por ejemplo ahí está la señorita Aoki.

—Que tonterías estás diciendo ustedes bien saben que la que me interesa es Dana Sakuragi y ella tendrá que aceptarme a como dé lugar.

Sus amigos vieron como su amigo habla y se sorprendieron ya que él estaba obsesionado con ella.

Mientras acá con Dana y Sendo estaban platicando él le hacía preguntas a la joven.

 

—Dana de dónde eres, que te gusta, que te disgusta, que haces en tus tiempos de ocio.

—Calma Akira todo  con calma haces demasiado preguntas—dijo la joven de ojos verdes con una sonrisa encantadora aquel muchacho.

—Discúlpame —contestó el chico con un leve sonrojo.

—Bien yo soy de Nueva York, lo que me gusta es escuchar música, bailar y lo que me disgusta es… —quedo por un momento en silencio mirando a ese muchacho.

Sendo al verla que se quedo callada  — ¿Qué sucede Dana?

—Pues Akira  lo que sucede es que te voy a ser sincera a mi no me gusta el básquet y mucho menos  los chicos que juegan ese deporte.

El muchacho al escucharla sonrió —Eso no es malo Dana y me alegra que seas  sincera pero deberías darte la oportunidad de conocer mas de este deporte además se me hace raro que no te interese si en Estados Unidos hay excelente equipos de básquet en  la NBA; Pero cuál es el motivo que  no te interesa.

—Mmmh  pues los chicos que practica cualquier deporte se creen que tienen a las chicas a sus pies además son engreídos, patanes.

—Calma, calma Dana  no todos somos así bueno al menos yo no.

—Discúlpame Akira lo que pase que tuve un problema en la preparatoria que estudiaba con un chico que estaba en el equipo de futbol americano.

 — ¿Qué paso? —expresó Aquel joven.

—No olvídalo ¿sí? no quiero recordar eso —Si por Brian estoy lejos de mi país—pensó para sí misma.

—Bien no insistiré que me platiques pero deberías darte la oportunidad de asistir a un partido.

—Es lo mismo que me dice Hanamichi pero la verdad no  me interesa.

—Entonces eres hermana de Sakuragi—Exclamó aquel chico.

—No, somos primos—contestó la joven de ojos verdes.

—Vaya así que eres familiar de Sakuragi.

—Sí, algún problema.

—Para nada Dana—espeto el joven con una sonrisa hacia la joven. —Ya tienes bastante tiempo viviendo aquí, no te había visto.

—No, apenas tengo exactamente unas cuatro semanas.

— ¡Ah! Entonces aun no conoces muy bien por aquí.

—Pues no mucho solo algunos lugares donde he ido con mi primo Hanamichi.

—Que te parece si el domingo salimos.

—Tranquilo Akira, vas demasiado aprisa apenas nos conocemos. —contestó la joven de ojos verdes.

—Pues ya nos presentamos así que ya nos conocemos y hablamos un poco de nosotros creo que con eso es suficiente Dana.

 —Pero no puedo salir contigo…—ella miro aquel chico  y quedo por un instante en silencio.

—Acaso tienes novio —preguntó el muchacho de ojos azules interesado en saber, ya que ella había rechazado su invitación—Soy un tonto verdad como me pude imaginar que una chica como tú no tendría novio.

 — ¿Qué tonterías estás diciendo Akira? Estas muy equivocado yo no tengo novio por el momento, además ni me interesa tener por ahora tengo otras prioridades.

—Calmada Dana no te molestes —dijo Sendo con una sonrisa a la chica.

—Discúlpame Sendo, no quise hablarte así — respondió la joven apenada  con aquel muchacho —Esta bien  acepto tu invitación pero solamente como amigos.

—No tienes porque disculparte Dana, me alegra que aceptaras mi invitación.

 A Dana se le había ido  la noción del tiempo miro hacia el reloj que estaba en la pared  de aquel lugar eran las ocho cuarenta y cinco, se levanto de su asiento tomando su mochila.

 —No puede ser ya es tarde, tengo que irme Akira.

—Espera Dana aún es temprano—se levanto de su asiento aquel muchacho.

—Lo siento pero debo retirarme,  mi tía ahora ha de estar preocupada por mí, así que  nos vemos.

Dio media vuelta la muchacha para dirigirse hacia la estación y tomar el tren que la llevaría a casa.

Sendo iba tras ella—Espera Dana te acompaño y hablare personalmente con tu tía que yo fui el que te entretuvo.

Ambos jóvenes no se dan cuenta que alguien los observaba desde lejos— ¿Qué está pasando aquí? Dana está saliendo con Sendo de Ryonan. —dijo aquella persona pensado para sí misma  mirando hacia donde estaba aquella  joven de ojos verdes y  el chico de ojos azules.

 

Continuara...

Usted debe login (registrarse) para comentar.