Fanfic Es
Fanfics en español

Un Basquetbolista Y Una Nerd Rebelde. por Hitomi Uzumaki

[Comentarios - 15]   Tabla de Contenidos

- Tamaño del Texto +

 

 

—Ya veo Mitsui nunca creí esto de ti, pegarle a mi prima por las cosas que te dijo—refunfuño aquel chico de cabello rojo.

 

Mitsui al sentir el golpe de su amigo— ¿Qué te pasa imbécil? Yo  no le hice esto a tu prima al contario debes de agradecerme que estuve aquí para ayudarla si no hubiera estado aquí no sé qué habría pasado—contestó aquel joven de ojos azules molesto con el pelirrojo.

 

— ¿Qué dices Mitsuito?

 

—Asi como lo oyes, escuche unos gritos, pero nunca me imaginé que fuera ella, Takeishi y sus amigos la estaban molestando.

 

—Entonces tu no, discúlpame Mitsui, pero sabes amigo te pusiste en problemas esos miserables a ver si no dices nada, pero yo en cuanto tenga oportunidad  me las pagaran esto no se quedara así.

 

—Tranquilo Sakuragi por el momento hay que dejar las cosas así.

 

El pelirrojo se acercó a su prima y la tomo entre sus brazos—debemos irnos antes de que alguien nos vea amigo y no es conveniente que se sepa esto si no tú  ya sabes que puede ser causa de que no nos permitan seguir jugando.

 

—Vámonos  antes que pase el de seguridad.

 

Ambos salieron de las instalaciones de las preparatoria iban en silencio durante el camino Mitsui es el que rompe el silencio —A todo esto torpe ¿Por qué déjate sola a tu prima?

 

Hanamichi le platico todo como estuvieron las cosas —Además al ver que tardo  mucho decidí ir a buscarla y al verte con ella fue cuando pensé que tú le había hecho algo.

 

— ¡Eres un torpe! ¿Tú siempre sacando  conjeturas que no son?

 

— ¡Discúlpame Mitsui! —contestó con una sonrisa levemente.

 

—Está bien torpe, así que deja acompañarlos hasta tu casa y yo te ayudo con ella.

 

Aquel chico pelirrojo coloco a Dana en la espalda de su amigo —Gracias Mitsui—mientras él toma sus mochilas y la de su prima.

 

Se fueron caminado todo el trayecto hasta la casa de Sakuragi, pero aun el sentía una sensación extraña al tener  esa chica sobre su espalda, también le intrigaba porque esos chicos la habían molestado. Él estaba tan sumergido en sus propios pensamientos cuando fue sacado repentinamente por la vos de su amigo.

 

— ¡Mitsui! Estoy intrigado esos tipos que querían de Dana, ahora me siento culpable por lo que le paso. —Esto lo dijo con cierta melancolía.

 

—Tranquilo amigo.

 

 —Tu, no entiendes Mitsui le prometí a mi madre que la protegería de cualquier cosa o problema que se presentara  y eso te  incluye a ti Mitsuito.

 

— ¿Qué dices? tarado—respondió con enojo aquel chico de ojos azules.

 

—Lo que acabas de oír —dijo con una sonrisa de oreja a oreja—Asi que vete con cuidado.

 

—Vaya sí que eres un tonto está bien que ella y yo  no nos simpatizamos desde un principio pero jamás trataría de hacerle daño—espetó molesto Mitsui.

 

 

 

Llegaron a la casas de Sakuragi  pasaron los tres para adentro, el dirigió a Mitsui donde era la recamara de su prima le abrió la puerta —Déjala ahí amigo, mientras voy  a la cocina a poner agua para un té o café.

 

Mitsui entro a la habitación y poso suavemente a la joven en  la cama pero el aún había quedado maravillado por esa joven no entendía porque, además el tenia novia y la quería.

 

Puso sus manos en el rostro de aquella chica  — ¡Rayos que cosas estoy pensando si yo tengo a Serena y la amo! ¿Pero porque?, ¿porque esta chica me hace sentir extraño?, le va acariciar el rostro cuando es interrumpido por aquel joven pelirrojo.

 

— ¡Mitsui! Anda ven  vamos a tomar un té  a acompáñame es lo menos que puedo hacer por ayudar a Dana.

 

—No, no es necesario Sakuragi mira ya es tarde—respondió amablemente aquel chico de ojos azules.

 

—No, seas  así es más avísale a tu mamá que llegaras tarde si no se preocupara.

 

— ¿Está bien? — Hisashi le aviso a su madre que llegaría tarde que estaba en la casa de uno de sus amigos.

 

Estaban  ambos jóvenes  tomando  un té cuando llego la mamá de aquel chico pelirrojo y saludo a los chicos amablemente.

 

 

 

—Buenas noches señora Sakuragi—dijo aquel chico de ojos azules.

 

—Buenas noches joven Mitsui, miren traje para preparar la  cena espero que nos acompañes Mitsui—musito la señora Sakuragi con una sonrisa a su invitado.

 

Aquel chico de ojos azules acepto sin ningún problema la invitación y le ayudo a ella a preparar la cena ya que a Mitsui le gustaba cocinar ya que la mayor parte el hacía eso por el mismo trabajo de su madre y padre que salían fueras de la ciudad.

 

En eso la señora Sakuragi— Y a todo esto donde esta Dana, Hanamichi.

 

Ambos chicos se miraron —Pues está descansando mamá dijo que se sentía mal.

 

— ¿Qué tiene? Deja la voy a ver—contestó con gran preocupación —dejo de hacer lo que estaba haciendo y se dirigió a la habitación de su sobrina.

 

Tanto como Mitsui  y Hanamichi se quedaron viendo  y preocupados si se enteraba de lo que había pasado.

 

 — ¿Crees que tu prima le diga a tu mamá lo que paso?

 

—No lo creo Mitsuito.

 

— ¿Qué no me digas así, torpe?

 

Aquella chica en su  habitación estaba ya despierta recordó lo que había pasado en la preparatoria— Pero que paso solo recuerdo que ese chico — en eso fue interrumpida.

 

— ¡Dana! Puedo pasar.

 

—Sí, tía.

 

Entro a la habitación de su sobrina y la miro sentada en la orilla de la cama se acercó a ella —Hija estas bien, Hanamichi me dijo que te sentías mal y que te recostaste por un momento. —dijo su tía acariciándole el cabello.

 

—Estoy bien tía no te preocupes.

 

— ¡Segura!

 

— ¿Si?

 

—Bien en un momento te hablo a cenar ya casi termínanos de prepararla, además tenemos un invitado.

 

 — ¿Qué? Un invitado.

 

—Sí, es amigo de Hanamichi  me supongo que ya lo conoces es el joven Mitsui.

 

— ¡Mitsui! —exclamó aquella joven de ojos verdes.

 

— ¿Qué sucede hija acaso no te agrada ese chico? —preguntó aquella mujer con una leve sonrisa.

 

—No, no es eso tía Miyuki.

 

—Entonces en unos segundos te hablo para cenar.

 

—Si—la tía de ella salió de la habitación dejando aquella chica—Pero que hace aquí este  chico, bueno tendré que contenerme y no molestarme delante de mi tía con él.

 

Acá en la cocina Mitsui y la señora Sakuragi estaban por terminar la cena— ¡Vaya Joven  Mitsui! Tienes  buen sazón.

 

— ¡Gracias señora Sakuragi! —espetó aquel joven de ojos azules sonrojándose.

 

— ¡Mamá! No le digas eso a Mitsuito si no se la creerá—Esto lo dijo con carcajada abierta.

 

Aquel chico de ojos azules le dio un coscorrón muy fuerte— ¡Cállate torpe! No me digas así.

 

Mientras discutían  se escuchó una voz conocida para ambos —Vaya que escandalo traen ustedes.

 

Ambos chicos dejan de pelear y miran aquella chica — ¡Dana! ¿Estás bien? —preguntó aquel chico pelirrojo.

 

—Sí.

 

— ¡Seguro! Señorita Sakuragi. —dijo aquel chico de ojos azules.

 

—Si estoy bien gracias —contestó ella mirando a otro lado y sin míralo a los ojos, Dana se sonrojo levemente.

 

— ¡Dana! Apenas iba hablarte para cenar pero que bien que estés aquí, así que les parece si cenamos.

 

Los tres chicos asentaron con la cabeza positivamente Hanamichi se sentó a un lado de Mitsui y enfrente de ellos quedaron Dana y su tía.

 

Empezaron a cenar estaban en silencio en ocasiones se encontraban las miradas entre aquel chico de ojos azules y la joven de ojos verdes, cada vez que pasaba esto Dana esquivaba la mirada de ese chico.

 

—Tía está muy rica la cena —musitó aquella chica con una sonrisa en su rostro.

 

— Verdad que si prima—respondió Hanamichi con una sonrisa también.

 

—Pues hija tienes que agradecerle al joven Mitsui él fue quien preparo la cena.

 

— ¿Qué? —expresó aquella joven y miro a Mitsui.

 

En ese instante sonó el teléfono y la señora Sakuragi se levantó a contestar dejando a los chicos.

 

—Pues te felicito para ser un patán sabes cocinar.

 

Hanamichi al escuchar a su prima— ¡Prima por favor no empieces! —acotó en vos baja para que su madre no los escuchara discutir.

 

—Gracias por el cumplido a pesar de que eres una chica engreída tienes buenos gustos—esto lo dijo aquel joven en tono de sarcasmo.

 

— ¡Que dijiste!

 

—Lo que oíste —respondió con una leve sonrisa.

 

Aquella chica lo miro y no le dijo nada continuo comiendo, en ese se acercó a ellos la mamá de Sakuragi.

 

— ¡Dana te habla  Daisuke!

 

— ¿Qué mi tío? Ella se levantó lo más pronto que pudo— ¡Discúlpenme por un momento!

 

Ella se dirigió a hablar por teléfono — ¡Tío Daisuke!

 

—Hija ¿Cómo te ha ido? Ya tienes amigos me supongo.

 

—Me ha  ido bien tío  no me pudo quejar además mi primo me presento a sus amigos y todos son buenas gentes conmigo—contestó con una sonrisa.

 

—Me alegra escuchar eso de ti Dana, te extraño.

 

 —Yo también, además tío cuando vienes para acá.

 

—Pues por el momento no puedo ir, por mi trabajo pero en cuanto tenga un tiempo iré a verte.

 

—Está bien sabré esperar.

 

— ¡Oyes! Dana has buscado a tu amiga Serena ahí.

 

—No, tío—esto lo dijo triste.

 

Su tío al escucharla hablar así—Dana no te desanimes sé que un día la veras, por eso te pido que si necesitas hablar con alguien yo siempre estaré para ti no importa la hora que sea  recuérdalo.

 

—Gracias tío—respondió ella con un nudo en la garganta sin querer lloro.

 

— ¡Dana! Por favor no llores.

 

—Lo siento tío, pero pensé que tú ya te había olvidado de mí.

 

—No  digas eso, solo te pido que siempre mires hacia adelante, nunca te des por vencida.

 

—Sí, tío eso  hare no te preocupes.

 

Después de un rato  ella colgó el teléfono, siguieron disfrutando aquella deliciosa cena, Dana en ese momento estaba sumergida en sus propios pensamientos ya que recordó a su amiga Serena ella se preguntaba porque la trataba de esa manera y fingió no conocerla ante sus amigos ¿Acaso le hice algo para que se comportara así conmigo?

 

— ¡Dana! ¿Estás bien?

 

— ¡Hanamichi discúlpame! No te escuche dijo con una sonrisa a su primo.

 

En eso interrumpió Mitsui—Bien me retiro y gracias señora Sakuragi por invitarme a cenar.

 

—De nada joven Mitsui, a ti es quien debo agradecer por la cena de esta noche.

 

—No es nada señora, nos vemos Sakuragi y señorita Sakuragi.

 

—Hasta mañana Mitsui. —respondió aquel chico pelirrojo.

 

Dana lo miro e hizo una reverencia—Gracias joven  Mitsui por la cena en verdad estuvo deliciosa.

 

El cuándo escuchó eso por parte de esa chica se sonrojo ya que fue sincera y no lo dijo como solía hacerlo con sarcasmo —De nada señorita Sakuragi.

 

—Nos vemos luego y cuídese por favor. —Hanamichi al ver esto miro a su prima de reojo y a su amigo lo cual no pasó desapercibido ambos chicos estaban sonrojados.

 

Mitsui se retiró de ahí, dejando asombrado a Hanamichi el comportamiento de ella hacia su amigo. — A ver primita que pasa contigo primero  lo tratas mal y luego lo alabas por la cena que hizo en verdad no te entiendo, no  me digas que… —ella no le dejo terminar la frase y le dio un coscorrón.

 

— ¡Qué tontería vas a decir torpe! Él no me gusta entiéndelo cuantas veces tengo que repetírselos a ti y a los chicos —ella se fue enfadada a su habitación.

 

—Pero que le pasa a Dana si yo le iba a decir que ya le estaba cayendo bien Mitsui.

 

Dana en su habitación sentada en  la cama — ¿Eres un torpe?

 

En eso tocaron la puerta de su habitación ella dio el pase—Dana podemos  hablar.

 

— ¡Hanamichi!

 

Él se sentó en la silla que tenía ella ahí—Me puedes decir que paso hoy en la escuela y porque esos chicos te molestaron.

 

Ella miro a su primo— ¡Hanamichi! Perdona no te lo puedo decir.

 

— ¿Pero porque acaso ellos te amenazaron? —contestó molesto él.

 

Dana al  verlo así—No es solo que no quiero ocasionarte problemas—esto lo dijo triste.

 

 —Mira prima no es ningún  problema que yo te ayude para eso estoy contigo y quiero que confíes en mí.

 

—Está bien te lo diré pero quiero que me prometas que no harás nada por el momento, creo que con lo que paso hoy no se atreverán a molestarme.

 

—Bien, te escucho.

 

Aquella chica le platico todo lo que había pasado, en la azotea y que ella había sido la que ayudo a Kuwata, cuando  lo molestaban esos chicos.

 

Hanamichi escuchaba sin interrumpir la plática de su prima pero se sorprendió ya que no sabía que ella, era fuerte sabia aparentar, ya que se miraba tan frágil y delicada.

 

—Por eso Hanamichi,  ellos se enojaron porque no soportaron que una chica les diera una paliza.

 

—Vaya Dana sí que eres una chica fuerte, pero debes tener más cuidado mira esos tipos hoy pudieron hacerte daño pero gracias a Mitsui  no pasó  nada.

 

—Sí, tienes razón—En eso se levantó de donde estaba—No puede ser Hanamichi como pude olvidarme de darle las gracias por ayudarme ha de pensar que soy una chica mal agradecida, además no me gusta deberle nada a nadie  y mucho menos a el—esto lo dijo cruzándose de brazos.

 

—Pues no solo eso primita, también tienes que agradecerle, él te trajo hasta acá sobre su espalda cuando te desmayaste.

 

  — ¿Qué? —Expresó aquella chica sonrojándose— ¿Pero porque lo permitiste primo? ¿Qué vergüenza?

 

— ¡Tranquila! —rio a gran carcajada.

 

Acá en la casa de Mitsui estaba en su habitación recostado en su cama  no podía quitar de su mente esa imagen de aquella chica. — ¡Rayos! ¿Qué está pasando  conmigo? ¿Porque Dana esta en mis pensamientos?

 

Él se cubrió con su almohada renegando consigo mismo ya que él estaba pensando en otra chica que no fuera su novia Serena. De tanto estar pensando se quedó profundamente dormido.

 

Acá por otro lado aquella joven de ojos color miel  a un no llegaba a su casa,  la nana de ella miraba por la ventana estaba sumamente preocupada, después de unos segundos la miro que llego—Vaya esta niña que se cree el hecho que no estén sus padres debe llegar temprano a casa—Se dijo así misma aquella mujer.

 

Serena entro como si nada y fue reprendida por su nana— ¿Dónde estabas Serena? ¡Mira la hora que es!  Pasan más de la media noche. Estaba preocupada al no saber dónde   estabas. —dijo  angustiada su nana.

 

—Es cosa que no te interesa nana, es mas ya soy demasiado grande para hacer lo que yo quiera así que no me fastidies y cuidadito con decirle a mis padres.

 

Serena se fue a su habitación  muy molesta y se dejó caer sobre su cama—A veces mi nana se entromete en cosas que no le incumben—Se levantó y se quitó su uniforme para ponerse la pijama antes de acostarse le hablo a su nana.

 

— ¿Qué sucede mi niña?

 

—Hablo mi novio.

 

—No, hija.

 

—Eso es todo, hasta mañana puedes retirarte.

 

Se acostó en su cama y miro su móvil si él le había dejado  un recado ya que estaba muy entretenida con aquel chico con quien paso  la tarde — ¿Qué raro? ¿Por qué no me hablo Hisashi? Bueno esta mejor así además no estuve aquí en la casa desde que salí de la escuela, si no me encontraba mañana era seguro que me preguntaba donde andaba.

 

Al día siguiente llegaron a la escuela Hanamichi, Dana se encontraron en el camino a los chicos van platicando entraron a las instalaciones de Shohoku, cuando estaban aquellos tipos en la entrada de esta misma.

 

Aquellos jóvenes miraban a la chica y se burlaban, Hanamichi al verlos— ¿Qué les pasa a esos miserables ahora mismo me las pagaran? —Iba ir cuando Dana lo tomo de la mano.

 

—No por favor Hanamichi, no te metas en problemas así déjalo.

 

Los amigos de Hanamichi no entendían de lo que hablaban ambos jóvenes— ¿Qué sucede amigo?

 

— ¡Yohei! Esos tipos lastimaron ayer a Dana

 

— ¿Qué? —dijeron unisón aquellos cuatro chico.

 

—Entonces vamos a darles una paliza —espetó aquel chico de lentes empuñando su mano.

 

—Sí,  Takamiya vamos—reiteró Noma.

 

Esos chicos estaban decididos a ir a golpearlos cuando aquella joven se interpuso en el camino y suplicó — ¿Por favor? ¿Dejen así las cosas?

 

—Bien así lo dejaremos prima pero si llego enterarme que esos tipos te vuelven a lastimar no me detendré.

 

Aquellos chicos miraban de lejos lo que estaba pasando—Oyes Takeishi crees que ese chico pelirrojo venga hacer escándalo por lo de su prima.

 

—No, creo Taro  faltas no le quedan pero como esta en el club de básquet no puede pelear—contestó con una sonrisa.

 

—Y eso que tiene que ver Takeshi—Preguntó el otro chico.

 

—Pues en estos momentos no les conviene porque el equipo está jugando para ir a las nacionales y se hacen escandalo serán expulsados de las competencias.

 

Esos tres chicos seguían riendo —Pues no nos podrán hacer nada ese  pelirrojo y Mitsui aunque me las debe por interrumpirme con esa chica eso no se perdonare—dijo maliciosamente.

 

Dana se despidió de su primo y los chicos pero antes de despedirse le dijo a Hanamichi que se miraban a la salida, cuando iba para adentro le hablaron.

 

— ¡Dana! ¡Dana!

 

Aquella joven de ojos verdes miro hacia atrás y vio que era su amiga de ojos azules, se detuvo para esperarla.

 

— ¡Haruko! Anda vamos mira ya casi es hora de clase.

 

—Gracias por esperarme Dana, vamos—Ambas chicas entraron a la escuela en el pasillo estaban esos tres chicos, pasaron por enfrente de ellos, pero la muchacha de cabello negro y ojos verdes.

 

—Espero que estos chicos no me molesten. —pensó en ese momento—pero al parecer estos no dijeron nada solo las miraron.

 

Ellos iban tras ellas en silencio por los pasillos, Dana se dio cuenta pero no le comento nada a Haruko, no quería involucrarla en sus problemas van platicando.

 

En ese instante le gritan a Haruko y ambas jóvenes se detienen y miran  que era Serena que venía corriendo tras ellas.

 

— ¡Haruko! ¡Espérame! —aquella chica de ojos color miel tan aprisa que iba no se alcanzó a detener y choco con aquel chico  llamado Takeshi cayendo ella al piso y golpeándose fuertemente. —Ella se levantó como pudo y se disculpó con aquel chico.

 

Pero ese joven no fue tan amable con ella— ¡Fíjate por donde caminas idiota!

 

Serena se asustó en la forma que ese chico le hablo, pero por dentro estaba sumamente molesta por la forma en que le hablo solo empuño sus manos con fuerza.

 

Haruko y Dana al ver esta escena se sorprendieron y esto le molesto a aquella joven de  ojos verdes de cómo le hablo a Serena  eso no se lo perdonaría jamás dio unos pasos hacia adelante cuando…

 

— ¡Takeshi! Deja en paz a la señorita además es muy bonita y no es la manera de hablarle así—dijo Toru.

 

Aquel joven al mirar a la chica de arriba abajo—Mmmh tienes toda la razón discúlpeme señorita por ser tan grosero con usted.

 

Aquella joven de ojos color miel lo miro —Está bien no hay problema —sin que se dieran cuenta Haruko y Dana ella tendió la mano aquel chico y le entrega un papel y luego se retira dejando desconcertado a ese chico.

 

Serena se acercó a Haruko y Dana vamos chicas se nos hace tarde— ¿Si? pero estas bien amiga —preguntó aquella muchacha de ojos azules ya que estaba asustada por lo que había pasado. Dana se sintió un poco más aliviada ya que no lastimaron a su amiga eso la reconforto más.

 

Las tres jóvenes se dirigieron a su salón, cuando ese chico aún tenía en sus manos esa hoja de papel en sus manos.

 

—Takeshi vaya al parecer a esa chica la dejaste sorprendida mira te dejo  una nota  a la mejor  te invita a salir algún lado.

 

— ¿Qué estás diciendo torpe, no niego que es muy bonita? pero la que me interesa es esa chica de primer año, Otani investígame de ambas chicas, pero más de la esa niña de ojos  verdes.

 

—Claro amigo yo a medio día te informare de todo. —espetó con una sonrisa.

 

Aquel chico miro la nota —Bien ahí estaré, —pensó para sí mismo y guardo esa nota, los amigos solo lo miraban y le preguntaba que pasaba pero él no les dice nada solo les dijo que deberán estar atrás de la escuela a las dos de la tarde.

 

Aquellos chicos solo lo miraron y no preguntaron más estaba todos en clases fueron un poco tediosas, Serena siempre al platicar se dirigía solo con Haruko a un ignorando a Dana.

 

Llego el momento de descanso como siempre Dana se fue sola, pero fue a los salones de segundo ya que tenía que entregar su solicitud para ingresar al periódico escolar ya que había preguntado con quien tenía con quien dirigirse.

 

Fue a segundo  salón 2/3 y preguntó por la señorita Mary Daishi  Quien estaba ahí y se acercó a ella —Sí, soy yo cuál es tu asunto—aquella chica de cabello corto y ojos negros la miro de arriba abajo.

 

—Mire traigo la solicitud para ingresar al periódico escolar.

 

—Bien déjamela aquí yo te avisare la próxima semana que le parece señorita Sakuragi.

 

—Bien, luego nos vemos—Dana se retiró de ahí y se fue a desayunar, los chicos estaban en la cafetería platicando y poniéndose de acuerdo para salir el sábado a pasear después de la práctica ya que los sábados también practicaba por las mañanas.

 

Serena no le había comentado a su novio   lo que paso en la mañana en los pasillos y Haruko no toco el tema ya que ella le hizo prometer no contarle nada para no preocuparlo. Estaba distraído y no tomaba atención de lo que estaban platicando.

 

Él se dio cuenta y la tomo de la mano—Te sucede algo linda.

 

—No, no es nada—sonrió levemente para no preocuparlo.

 

—Entonces que les parece si vamos al festival de la ciudad —propuso Fuji ya no se decían por nada en concreto.

 

—Es buena idea —confirmó aquella chica de cabello rizado.

 

Después continuaron a sus siguientes clases, ya pasadas de las dos de la tarde Dana se despide de Haruko, al igual Serena le dice aquella joven de ojos azules que la alcanzaría después que tenía que hacer algo muy importante.

 

Haruko se dirigió al gimnasio en el  camino de encontró con sus amigas Matsui y Fuji ahí estaban Yohei y los demás chicos.

 

Los del equipo estaban haciendo calentamiento antes de empezar la practicar, corrían por toda la cancha.

 

Mitsui le extraño no ver a Serena con los demás — ¿Qué le estará pasando a Serena hoy está algo rara que le preocupara? además están obstinada aunque aparente que diga que está bien algo tiene,  estaba tan sumergida en sus propios pensamientos que dejo de correr y fue reprendido por el capitán del equipo.

 

— ¡Mitsui! ¿Qué pasa contigo cabeza hueca? No es el momento de estar holgazaneando.

 

Hanamichi se acercó a el— ¿Qué tienes Mitsuito estas asi porque tu novia no vino?

 

— ¡Cállate torpe! El siguió corriendo haciendo caso omiso a lo que le dijo su amigo.

 

—Ven para acá Mitsui quieres pelear. —se fue tras el, para seguir molestándolo cuando Akagi le propino un coscorrón  muy fuerte.

 

— ¡Tranquilízate torpe!

 

—Gori, eso dolió —refunfuño aquel chuico pelirrojo sobándose la cabeza.

 

 

 

El profesor Anzai quien estaba ahí mirando el entrenamiento sonrió  como lo solía hacer—Vaya estos chicos  nunca cambian.

 

Dana iba para los salones de segundo cuando miro a lo lejos a Serena que salió fuera y se le hizo raro ya que en ese momento supuestamente debería estar en el gimnasio viendo a los chicos.

 

Ella la siguió sin que se diera cuenta, Serena llego  los salones atrás ahí estaban esos tres jóvenes, y la miraron que se iba acercando a paso lento sin prisa.

 

—Anda Takeshi ahí viene.

 

Serena se acercó a ellos —Vaya pensé que no iban a venir—dijo aquella chica de ojos color miel, con una mirada fría y muy seria a ellos.

 

Takeshi  se acercó a ella y la arrincono a la pared — ¿Qué pasa linda? ¿Qué quieres de nosotros? —el toco el rostro de aquella joven.

 

Aquella muchacha lo miro sin miedo y temor —De ti nada Imbécil—le aventó la mano para quitarla de su rostro.

 

—Entonces que quieres nena—dijo en tono molesto aquel chico.

 

—Pues conoces a Ryu—preguntó serena alejándose de él y mirando a esos tres chicos.

 

— ¡Ryu! —exclamaron  aquellos tres chicos en unisón.

 

 

 

Continuara…

 

 

Notas finales:

Aqui dejo el sigiente capitulo una gran disculpa por no actulizarlo pronto espero sea de su agrado.

salu2.

Usted debe login (registrarse) para comentar.