Fanfic Es
Fanfics en español

Un Basquetbolista Y Una Nerd Rebelde. por Hitomi Uzumaki

[Comentarios - 15]   Tabla de Contenidos

- Tamaño del Texto +

 

 

— ¡Pero Hanamichi  yo!

 

—Anda ven Dana cuando los conozcas te caerán bien.

 

Ambos fueron donde estaban los demás miembros del equipo, ella iba nerviosa ya que vio en primera estancia aquel chico de ojos azules.

 

— ¡Rayos porque tenía que venir! Es al que menos quería ver este día—pensó para si misma.

 

En eso Hanamichi les presento a los chicos su prima, todos al verla se sorprendieron hubo dos integrantes que al verla se acercaron luego, luego a ella.

 

— ¡Señorita Sakuragi! No me diga que es prima de Sakuragi —preguntó aquel chico de ojos negros.

 

—Sí, Kuwata  —respondió aquella joven con una sonrisa aquel chico.

 

En eso interrumpió otro chico del equipo —Sospeche que usted tenía que ver con Hanamichi Sakuragi —musitó aquel joven de lentes a Dana.

 

Ella al verlo— No puedo creerlo Kiminobu Kogure no me imaginaba que ustedes dos estaban en el club de básquet.

 

Los demás chicos incluyendo Hanamichi se sorprendieron en la forma que su prima le hablaba a Kogure y Kuwata.

 

—A casa ustedes ya se conocen prima.

 

—Sí, Hanamichi ellos son unos chicos muy amables, pues Kogure me ayudo en mi primer día de clases lo cual se lo agradezco infinitamente y a Kuwata lo conoce en una circunstancia no favorables  verdad Kuwata.

 

—Sí, señorita Dana aunque esa no fue una manera de conocernos —musito con una sonrisa aquel chico.

 

Hanamichi no comprendía  de que hablaba su prima y su compañero de equipo, en eso interrumpió una joven de cabello rizado. —Hola señorita Sakuragi es un gusto conocerla yo soy Ayako.

 

Es un gusto señorita Ayako, los demás se presentaron con aquella joven, después  el capitán del equipo al igual el profesor Anzai.

 

Dana hizo una reverencia amablemente— Es un gusto conocerlos a todos pero me doy cuenta que al menos en este equipo si hay gente educada  y miro aquellos dos jóvenes de ojos azules el de mirada fría y al que ella nombraba como patán.

 

Estos dos jóvenes la miraron, Mitsui apretó el balón con sus manos se iba a dirigir con ella cuando lo toman del hombro.

 

— ¡Tranquilo Mitsui!

 

— ¡Miyagi!

 

A Rukawa le  daba igual lo que dijeran del solo la miro sin decir nada ignorándola totalmente, en eso el profesor Anzai—Vaya joven Sakuragi tienes una prima muy hermosa, al igual reiteraron Kogure y Kuwata.

 

Hanamichi al escuchar eso se acordó que su prima odiaba esa clase de calificativos  hacia su persona al igual el ejército de Sakuragi se sorprendieron.

 

—Parece que aquí va a correr sangre—reitero Takamiya.

 

En eso aquel chico pelirrojo se interpuso entre su prima,  sus amigos  y el profesor Anzai ya que el presentía que ella iba a cometer una locura — ¡Prima! ¡Tranquila! Ya que el vio que ella había agachado la cabeza y empuño sus manos.

 

Después de unos segundo los miro y se sonrojo e hizo a un lado a su primo— ¿Qué Cosas dicen chicos y profesor Anzai? Ustedes exageran. —Contestó a carcajada abierta.

 

Hanamichi no comprendía a su prima, al igual el ejército de Sakuragi ya que ella se ponía de genio cuando le decían cosas así.

 

—Pero ¿Por qué? ¿No es justo como que Kuwata y cuatro ojos si pueden decirle que es muy bonita? —Se quejó aquel chico alto y rubio.

 

—Anda Dana queremos que les des su merecido a esos chicos por decirte eso—gritó Noma.

 

Los chicos  del equipo voltearon a verlo —De que habla el amigo de Sakuragi—preguntó Kogure.

 

Dana miro Aquel joven desde lejos con una mirada asesina —No le hagan caso no se dé que  habla Noma, tengo que retirarme y fue un gusto conocerlo a todos, primo voy estar en el salón de segundo salón tres por si no me ves ahí puedes buscarme.

 

—Está bien prima.

 

Ella se retiró y se despidió de Haruko y los  chicos, pero ella se da cuenta que aquel chico de ojos azules no la dejaba de mirar, paso a un lado de esas chicas escandalosas ya que habían escuchado que era familiar de Sakuragi.

 

—Esa chica da miedo—espetó una de esas chicas.

 

—Pues obvio  tenía que parecerse a ese tonto del pelirrojo son unos rebeldes.

 

Aquella chica de ojos verdes las miro y no dijo nada  se retiró se dirigió a los salones de segundo ahí estaba esas chica ahí tenían tanto alboroto, ya que se les venía el tiempo encima.

 

—Buenas tardes disculpen la tardanza.

 

Yukari al verla—Pensé que no ibas a venir Dana.

 

—Pues aquí estoy.

 

Aquella chica les presento a sus demás compañeras a Dana y les dijo que iba hacer una de las modelos para el concurso que van a tener.

 

Algunas al verla no les agrado en primera instancia pero no estaban para exigir ya que la próxima semana tendría el concurso.

 

Asi que Erika se acercó a la chica de ojos verdes—Ven Dana ya tenemos algunos modelos hechos espero te queden pasa por favor atrás de esa cortinas y medite estos vestidos para ver si los dejamos así o tememos que hacerles unos cambios.

 

Ella se dirigió donde esa joven se lo indico.

 

 — ¡Reí! Tú te encargaras de peinar y maquillar a las chicas en el concurso.

 

—Pero, Yuriko aun llevo pocas clases en eso de belleza.

 

—Pues no importa confió en ti plenamente amiga.

 

—Está bien.

 

Yuriko les dio  a todas sus compañeras del club una actividad todas aceptaron con gusto sus actividades.

 

—Pero Yuriko tu que harás amiga. —musitó Rei.

 

—Chicas yo les apoyare en todo, si algo sucede con los trajes, vestidos precisamente los arreglare al momento.

 

Dana modelos los vestidos que le habían dado, las chicas tuvieron que hacer unos ajuste mínimos ya que ella era un poco más delgada que su compañera Sanae. Además se sorprendieron  ya que esa chica de ojos verde se miraba diferente a lo que usaba.

 

Acá por otro lado una chica de ojos color miel estaba recargada en la pared y miraba su reloj desesperadamente ya que llevaba ahí por lo menos quince minutos.

 

— ¡A caso no ira a venir! Como detesto que no sea puntual.

 

En eso — ¡Discúlpame preciosa! Por hacerte esperar mucho.

 

Aquella muchacha de ojos color miel al verlo corrió hacia él y  lo abrazo con todas sus fuerzas al igual aquel joven le correspondió el abrazo.

 

— ¡Pensé que no iba a venir!

 

—Pues aquí estoy linda—espetó con una sonrisa aquel chico.

 

— ¡Vamos al parque! Tenemos mucho de que platicar.

 

—Pues vamos Serena.

 

Ambos chicos se fueron juntos al parque iban en silencio, pero Aquel chico de ojos negros no dejaba de mirar aquella muchacha.

 

—Te has puesto más hermosa desde la última vez que nos vimos.

 

— ¿Qué tonterías dices Ryu? —contestó Serena sonrojándose.

 

—Es verdad linda, además tenía tantas ganas de verte.

 

Llegaron al parque y se sentaron en las bancas de ese lugar, estaba cayendo el atardecer aquella joven de ojos color miel, miro hacia el horizonte y dejo escapar un suspiró.

 

—Tenía tantas gana de verte Ryu.

 

Aquel joven la abrazo y la atrajo hacia el—Tu a un me amas Serena.

 

—Sí, tú eres el único nada mas—ella lo beso apasionadamente y fue correspondido por aquel chico de ojos negros. —después de unos segundos ambos jóvenes se separaron, el miro esos  ojos color miel.

 

—Entonces aún seguimos con lo acordado.

 

Aquella muchacha se levantó de la banca  —Si, no hay vuelta atrás amor no le perdonare lo que te hizo pasar ese miserable.

 

Esto lo dijo aquella chica mirando aquel joven con mirada fría, que el al mirarla —Por eso eres mi chica.

 

Él se levantó y la tomo de la cintura y le dijo al oído— ¿Por eso te amo? Aún recuerdo aquellas ves que te fui a ver a Nueva York.

 

—Pues no lo he  olvidado pasamos ese día juntos tu yo—dijo sonriendo Serena.

 

—Tú me perteneces preciosa espero que nunca se te olvide.

 

—Lo, se tu bien sabes ¿Cuánto te amo? —reitero aquella joven.

 

Acá por otro lado los chicos habían terminado su entrenamiento, los chicos se dirigieron a los vestidores.

 

Haruko estaba esperando a su hermano y por supuesto a Hanamichi para despedirse de él, las amigas de ella ya se habían ido.

 

Al igual los amigos de Sakuragi lo estaban esperando, en ese momento llego aquella chica de ojos verdes, ella los saludo.

 

— ¡Dana! ¿Dónde andabas pregunto Yohei?

 

—Pues estaba  matando el tiempo—respondió con una sonrisa.

 

En los vestidores estaban retirándose todos pero el último en quedarse fue Mitsui ¿Quién les dijo que se veían mañana?

 

Sakuragi al ver a su prima— ¿Lista Dana?

 

— ¿Si?

 

Pero antes de irse se acercó a Haruko antes de que saliera el capitán Akagi  y los viera. —Nos vemos mañana mi linda Haruko—le dio un beso que fue correspondido por ella.

 

Dana al verlos sonrió levemente —Vaya que si mi primo está muy enamorado.

 

En eso salieron los demás chicos del equipo, Kogure al ver a Dana se acercó a ella, —Adiós Dana nos vemos mañana.

 

—Hasta mañana Kogure—musito con una sonrisa aquella muchacha.

 

También la saludo Kuwata y se acercó a ella— ¡Gracias! Dana por lo de la mañana te lo agradezco verdaderamente, si no fuera por ti no sé qué hubiera pasado.

 

—No, te preocupes además yo detesto a ese tipo de gente, además Kuwata puedes guardar el secreto que yo te ayude.

 

—Pero ¿Por qué? Además tú eres una chica muy fuerte y creo que…—En eso interrumpió ella.

 

—Por favor Kuwata—suplico aquella joven.

 

—Está bien no diré nada—respondió con una sonrisa.

 

Todos salen fuera del instituto, cada quien toma su rumbo, los amigos de Sakuragi  se habían  despedido  de él y Dana.

 

Ambos chicos iban platicando ya pasado por lo menos dos cuadras cuando aquella muchacha busco su cartera para sacar dinero para el tren.

 

—No, no puede ser Hanamichi no encuentro mi cartera.

 

—Pues a la mejor lo dejaste en la casa, deja yo pago el tuyo y el mío.

 

En eso recordó aquella chica cuando estuvo en la azotea de la escuela y les aventó la cartera a aquellos jóvenes.

 

—Ten Hanamichi mi mochila ya me acorde donde la deje, ahora vuelvo no tardare. —se fue corriendo dejando a su primo.

 

—Espera Dana, voy contigo. —gritó aquel joven pelirrojo.

 

Pero ella se fue a toda prisa para ir por su cartera ya que en esa  estaba lo que más apreciaba—Que torpe soy ¿Cómo pude olvidarme de eso? Con eso que baje a la carrera.

 

Corrió todo lo que pudo entro a las instalaciones de esta por suerte todavía no cerraban la puerta iba muy cansada subió los escalones que la dirigían a la azotea, miro el lugar y no la vio por ningún lado la busco desesperadamente por cada rincón de esta hasta el lugar donde se había escondido.

 

En ese momento escucho una voz  detrás de ella — ¿Buscabas esto preciosa?

 

Ella al mirar quien era se sorprendió eran esos tres sujetos nuevamente se iba acercando paso a paso a esa chica.

 

—Asi, que te llamas Dana Sakuragi ¿Qué eres de ese torpe pelirrojo?

 

—Pues saca tus propias conclusiones tarado—respondió sarcásticamente aquella chica de ojos verdes.

 

—No, me importa que seas su  familiar me las pagaras por lo que nos hiciste esta mañana  yo Takeshi no te  perdonare así que si quieres tu cartera ven por ella, pero te advierto que no será fácil que me la quites, es más te la doy con una condición y sé que no te negaras.

 

—Una condición—exclamó Dana.

 

Esos tres chicos rieron al mismo tiempo a ella no le gusto en la forma en que reían y la miraban—Pues es sencillo linda es mas no es  cosa de otro mundo.

 

— ¿Qué quieres decir?

 

Él se acercó a ella, pero Dana dio unos pasos hacia atrás quedando recargada en la pared hecha de maya.

 

La joven lo miro sin decir nada, la miro a los ojos y sonrió levemente—Asustada haber ¿Por qué no te defiendes como hace rato he?

 

—No, para que no vale la pena ensuciarme las manos contigo.

 

El tomo del mentón fuertemente a Dana. — ¡Mira eres una niña bastante altanera! Por eso me gustas así que dame un beso y te devuelvo tu cartera.

 

— ¿Estás loco? Eso jamás.

 

Ella se resistía, Takeshi  la tomo de la cintura atrayéndola hacia el—Tranquila pareces una gata salvaje pero yo sabré domarte.

 

Dana le dio un golpe en el estómago tirándolo al piso este tiro la cartera de ella, la recogió y aquellos dos chicos al ver lo que hizo esa joven con su jefe.

 

—A dónde vas linda esto no se quedara así. —Taro se atravesó en su camino para no dejarla pasar.

 

La muchacha se detuvo de repente, en eso sintió que la tomaron de la mano y era el otro chico llamado Otani.

 

— ¡Suéltame!

 

— ¿No?

 

Ella también golpeo aquel chico en cuanto cayó al piso corrió aprovecho mientras el otro chico fue con sus amigos.

 

La muchacha bajo lo más pronto posible los escalones mientras se escuchaba el reclamó de aquel joven llamado Takeshi.

 

—Vamos tras ella que no  escape.

 

Esos tres chicos bajaron a toda prisa los escalones, vieron que ella había dado vuelta en una esquina.

 

En verdad Dana no sabía por dónde ir ya que algunas puertas que la dirigían a  la salida ya estaban cerradas, ella escuchaba que ellos ya casi le  pisaban los talones.

 

— ¡Rayos! Estos no me dejaran en paz, tengo que buscar la forma de salir de aquí—Se había detenido un momento ya que estaba  agotada de tanto correr buscando otra salida—Por donde saldré   la puerta principal está ya cerrada— En eso recordó que en el gimnasio había visto una salida.

 

Se dirigió hacia haya lo más rápido que pudo, camino sigilosamente para no ser descubierta por esos sujetos, si la descubrían estaba perdida.

 

Iba por el pasillo rumbo al gimnasio y se alegró al ver que la puerta de esta estaba abierta ya que desde que iba ahí sintió una corriente de aire ligero.

 

Camino con un gran alivio al cruzar la puerta sonrió ya que estaba a salvo al fin,  al momento de cruzar el gimnasio la tomaron de la cintura y le taparon la boca.

 

— ¿A dónde vas?

 

Ella forcejeaba ya que se dio cuenta que eran esos tres chicos, no podía zafarse ya que Takeshi la tenía muy bien sujetada.

 

Takeshi la acerco más a él y le dice al oído—creíste que escaparías  de nosotros, preciosa.

 

— ¡Suéltame! ¡Quita tus sucias manos de mí! Si no te arrepentirás.

 

Otani  y Toru sonreían a carcajada abierta por lo que decía aquella joven —Aunque grites nadie te escuchara niña además somos los últimos de la escuela.

 

Aquel joven de cabello negro—Quitare mi mano, pero no vayas a gritar entendido.

 

La pobre muchacha asentó con la cabeza positivamente  obedeciendo la indicación de aquel joven.

 

El retiro la mano de la boca de Dana pero ella no grito, el voltea a la chica hacia al frente quedando frente a frente, la  toma de  los hombros.

 

Ahora si linda esta vez no escaparas—él iba acercando su rostro al de ella, la muchacha sintió la respiración de ese chico cerca de ella.

 

Para la chica de ojos verdes iba hacer su primer beso, pero  no lo quería de esa forma para Dana eso significaba mucho dárselo a la persona que ella amara.

 

Desde sus adentro ella gritaba e imploraba que alguien la ayudara, pero estaba perdida ya que eran los únicos que estaban ahí, nadie más estaba en ese lugar — ¡Si solo Hanamichi estuviera aquí!

 

Aquel chico de ojos negros se acercó a los labios de la joven, pero ella reacciona  no iba a permitir que ese muchacho la besara tenía que hacer algo, además si gritaba la escucharía alguien.

 

Cuando Takeshi la iba a besar ella se hizo a un lado rechazándolo  rotundamente, esto lo hizo molestar tanto que la estrujo muy fuerte  y la tomo de la cintura atrayéndola hacia el para besarla.

 

Pero Dana en eso grito pidiendo ayuda escuchándose aquel grito en toda la escuela, un chico que iba  por los pasillos de la escuela.

 

Al escuchar ese grito — ¿Qué está pasando? Se escuchó desde el gimnasio —él se dirigió lo más pronto posible a ese lugar.

 

Mientras en el gimnasio Dana estaba forcejeando con ese chico — ¡Suéltame miserable!

 

—No, estas muy equivocada.

 

Ella le propino una bofetada haciendo que  la soltara, ella dio media vuelta para retirarse cuando la halo de la mano muy fuerte doblándosela por atrás de la espalda, a la muchacha le dolía mucho ya que él se la apretaba.

 

En eso aquel chico llego al gimnasio y no podía creer lo que miraban sus ojos  — ¡señorita Sakuragi! ¿Qué está pasando aquí? —El miro aquellos chicos.

 

Aquella muchacha al escuchar esa vos conocida para ella miro hacia la puerta y se sorprendió al ver aquel chico de ojos azules— ¡Mitsui!

 

Aquel joven de ojos azules — ¡Suéltala Takeshi! Él se dirigió donde estaba con la joven.

 

—Ven por ella—dijo aquel chico burlándose y  apretó más fuerte la mano de la chica de ojos verdes.

 

Dana grito al sentir que aquel chico la apretaba muy fuerte, Mitsui al ver el sufrimiento de aquella muchacha,  se lanzó sobre aquel chico.

 

Pero no contaba con los amigos de Takeshi quienes lo agarraron para que no se acercara a su compañero.

 

— ¡Taro! ¡Otani! Sujétenlo muy bien—Dio una orden a sus amigos con una leve sonrisa.

 

— ¿Qué vas hacer? —exclamó Mitsui, no entendía que iba hacer. —el  recibió  un golpe en el abdomen por parte de Taro, dejándolo sin aire—Malditos esto no se quedara así.

 

La chica de ojos verdes al ver esta escena — ¡Déjenlo por favor él no tiene nada que ver en esto! — Lo dijo  en tono molesto. —Hare lo que quieras pero déjenlo ir—musitó con resignación ella quería golpear a ese sujeto con todas sus  ganas pero ella se detenía porque no quería ocasionar más problemas  no solo para ella, si no para su tía.

 

—Tú ya sabes es lo que quiero preciosa, si hubieras aceptado desde un principio todo esto no hubiera ocurrido. —dijo con sarcasmo.

 

—Está bien acepto tu petición pero prométeme que nos dejaras ir en paz a él y a mi después de esto—acotó la joven sin mirar aquel chico de ojos azules y empuñando sus manos de impotencia.

 

— ¡Que tonterías dices Srta. Sakuragi! —respondió aquel chico de ojos azules.

 

— ¡Cállate! tu solo mira y guarda silencio Mitsui. —respondió en  tono  burlesco.

 

Takeshi  soltó lentamente a Dana y el giro hacia él y el tomo del mentón — Ahora si preciosa  nadie nos  volverá a interrumpir, mira Mitsui ella  me dará el beso que le pedí.

 

Mitsui miro esa escena que no podía contener su furia ya que se miraba que esa joven no estaba dispuesta de corresponder ese beso.

 

Pero los labios de la chica y de ese joven se estaba acercando lentamente— ¡Srta. Sakuragi!  No lo haga.

 

Pero aquel chico recibió otro golpe por parte de esos sujetos que lo tenía sujeto, Dana al ver esta escena no se pudo contener y golpea fuertemente a ese chico tirando al piso.

 

Esto le sorprendió a los amigos de este mismo incluyendo a Mitsui al ver a la  joven que hizo — ¡huye! —Grito aquel chico.

 

Ella acento con la cabeza positivamente no quería irse y dejarlo ahí pero si corría y le avisaba a su primo para que le ayudara. Apenas iba a salir de ahí cuando Takeshi se levantó sumamente molesto y la tomo de la mano y le regreso la bofetada que le dio,  pero esta fue tan fuerte que la muchacha salió volando y quedando inconsciente  en el piso.

 

Mitsui al ver esta escena no se contuvo y golpea a esos dos chicos Taro y Otani fuertemente dejándolos fuera de combate.

 

Se acercó a Takeshi — ¿Cómo te atreviste a ponerle una mano encima miserable? — Lo golpea tan fuerte que ni el mismo supo donde saco tantas fuerzas.

 

Otani Y Taro al ver que aquel chico golpea a su  jefe se levantaron y fueron por su amigo—Ahora lárguense y no vuelvan a molestarla si no se las verán conmigo.

 

Aquellos tres sujetos se fueron corriendo sin mirar atrás, Mitsui al quedar solo en el gimnasio con la joven corrió auxiliarla, la tomo entre sus brazos y le hablaba la movía para haber si volvía en sí.

 

— ¡Dana! ¡Dana! —Pero no recibía respuesta de la joven.

 

La miro fijamente mientras estaba inconsciente el con su mano descubrió parte del rostro de la chica al verla bien se le había hecho muy hermosa, además se miraba tan indefensa, frágil el no pudo evitar sonrojarse.

 

 En ese momento escucho una voz conocida para el que ya estaba embobado  mirando a la muchacha.

 

— ¡Mitsui! Que le hiciste a mi prima. —expresó molesto aquel joven pelirrojo.

 

—Que dices tarado yo… él es ese instante sintió un golpe muy fuerte en el rostro. —Hanamichi no le dejo terminar la frase.

 

 

 

continuara...

Usted debe login (registrarse) para comentar.