Fanfic Es
Fanfics en español

Un Basquetbolista Y Una Nerd Rebelde. por Hitomi Uzumaki

[Comentarios - 15]   Tabla de Contenidos

- Tamaño del Texto +

 

 

De tanto estar pensando aquel muchacho se quedó dormido, al día siguiente salieron de casa ambos jóvenes, cuando iba  camino a tomar el metro que los llevaría a la escuela, los dos bostezaron al mismo tiempo.

 

— ¡Dana! No dormiste bien.

 

—Pues no, y por lo que veo tu tampoco.

 

—Bueno pues no tenía sueño que digamos. —dijo aquel joven pelirrojo.

 

Llegaron a la preparatoria en el  camino se encontraron con sus amigos y los saludaron, se detuvieron un momento mientras se saludaban.

 

Pero en ese momento ellos no se dieron cuenta que venía un chico en su bicicleta y por accidente choco contra Hanamichi  y el chico de la bicicleta salió volando.

 

Dana al ver esto corrió a ver a su primo — ¡Hanamichi! ¿Estás bien?

 

—Sí, pero eso zorro apestoso no se fija por donde va, ahora me las pagara.

 

Aquella chica de ojos verdes al ver aquel joven que cayó de la bicicleta fue a verlo ya que estaba en el piso.

 

— ¡Oyes! Te encuentras bien.

 

Aquel chico se estaba sobando la cabeza ya que se había dado un golpe muy fuerte—No te preocupes estoy bien. —el miro hacia arriba para ver quién era.

 

Se sorprendió al  verla—Pero si es prima de ese tarado— pensó para sí mismo —miro hacia Sakuragi ya que los chicos lo estaban agarrando ya que quería ir a golpearlo.

 

— ¡Suéltenme! Me las pagara ese zorro—decía aquel chico pelirrojo.

 

 — ¡Tranquilo Hanamichi! —decían los amigos de él, lo tenían agarrado.

 

Aquel chico de ojos azules y mirada fría se levantó del piso, Dana se sorprendió al ver lo alto que era— ¡Seguro que estas bien!

 

Rukawa tomo su bicicleta y ni siquiera le respondió aquella joven, camino adelante ignorándola totalmente.

 

Ella al ver esto por parte de él, se molestó — ¿Qué pasa contigo? ¿Qué mal educado eres? —Dana se paró frente de el no dejándolo pasar.

 

Pero el saco vuelta dejando aquella muchacha sin hacerle caso — ¡Oyes! A dónde vas.

 

—Eso no te importa, no te han dicho que eres un fastidio. —respondió aquel chico de ojos azules y mirada fría.

 

Dana al escuchar eso por parte de el — ¿Qué estás diciendo yo solo quise hacer amable contigo?

 

—Pues nadie te  lo pidió. —Rukawa siguió su camino sin decir nada más, dejando aquella muchacha confundida.

 

 — ¿Qué chico tan grosero? Por lo que veo en esta preparatoria  son unos groseros y mal educados.

 

— ¡Dana! Que te dijo ese torpe de Rukawa.

 

— ¡Rukawa! ¿Lo conoces primo?

 

—Sí, eso zorro está en el equipo de básquet.

 

Dana al escuchar eso por parte de su primo — ¿Qué dices? No puede ser  acaso  en el club de básquet todos son así primo, que barbaros creo que no hay ningún chico educado.

 

En eso venían Serena, Mitsui y ella al verlos—Nos vemos chicos —se retiró lo más pronto posible de ahí ya que no quería ver aquel chico.

 

El ejército de Sakuragi se despidió de ella, mientras Mitsui y Serena saludan a Hanamichi, y al ejercito de Sakuragi después de unos segundos llega Haruko y Akagi.

 

Y se van juntas al salón ambas chicas llegan y Haruko saluda a Dana—Buen día.

 

—Buen día Haruko.

 

Llego el profesor y pidió que todos tomaran asiento paso lista, empezó a dar su clase era la materia de matemáticas.

 

Dana no se concentraba en lo más mínimo en ese momento estaba distraída en su mente rondaban muchas cosas ya que ella quería hablar con Serena muy seriamente y saber el motivo por la cual la negó ante sus nuevos amigos.

 

El profesor que daba su clase le hablaba pero ella no le contestaba— ¡Señorita Sakuragi!

 

Haruko quien estaba aún lado de ella. — ¡Dana te habla el profesor!

 

Aquella joven de ojos verdes salió de su transe— ¿Si Haruko?

 

—Te habla el profesor.

 

— ¿Qué? —Ella miro a donde estaba su profesor, pero él estaba bastante molesto.

 

—Señorita Sakuragi acaso se le hace aburrida mi clase—expresó el profesor.

 

—No, profesor discúlpeme por no poner atención —contestó aquella chica sonrojada ya que todos la miraban.

 

—Pues ponga atención si no quiere que la mande a la dirección.

 

—Sí, profesor—dijo apenada Dana. —Rayos debo portarme bien no debo causarle problemas a mi tía. —pensó para sí misma en ese momento.

 

Las clases fueron un poco tediosas, ya casi salían a la hora del descanso, después de la última clase, Serena salió primero despidiéndose de Haruko  nada más.

 

—Nos vemos en la cafetería Haruko.

 

—Sí, Serena en un rato te alcanzo.

 

Mientras Dana guardaba sus cosas en su mochila,  saco una bolsa pequeña de ahí, en ese momento Haruko le hablo —Vamos amiga con los demás ya han de estar ahí.

 

—Lo siento Haruko pero no podré ir contigo tengo algo que hacer.

 

—Pero que vas hacer, además Hanamichi también te estará esperando.

 

—Pues la verdad no puedo, así que si pregunta dile que después lo veré—musito aquella chica de ojos verdes sonriendo levemente.

 

—Está bien.

 

Aquella chica de ojos verdes se alejó dejando a aquella muchacha de ojos azueles intrigada no comprendía bien a Dana, ella se dio cuenta que no quería estar con ellos, pero no le hizo más preguntas miro como se alejaba— ¿Qué sucederá con ella?

 

Ella se fue con los demás, Dana iba por los pasillos pero se da cuenta como la miraban pero no le tomo importancia, subió unas escaleras que la dirigía a la azotea.

 

Al llegar ahí miro aquel cielo azul y despejado  miro en ese lugar una banca y se sentó saco de su gabardina una bolsa ahí traía su almuerzo que había preparado en la noche.

 

—Bueno es mejor comer sola, ya que sinceramente no quiero ver a ese chico y a Serena, apenas iba a dar una mordida a su sándwich, cuando  escucho ruido que alguien venia subiendo las escaleras ella se levantó y se escondió detrás de una barda que había ahí.

 

Ella se sorprendo al ver a un chico que venía corriendo y detrás de  el  unos tres tipo que lo acorralaron en ese lugar.

 

—Vamos chico danos tu dinero ahora.

 

—Yo no les daré nada.

 

Uno de los tipos se acercó aquel chico y lo tomo del cuello del saco y alzándolo— ¿Qué acabas de decir inepto?

 

—Lo que acabas de escuchar —dijo aquel joven con un poco de esfuerzo al sentir como aquel chico lo apretaba del cuello.

 

 Los otros dos  chicos reían, aquella chica al ver esto que estaban haciendo empuño sus manos lo que ella no soportaba era que hubiera personas que se aprovecharan de la gente.

 

Ella se hizo un poco para atrás pero no se fijó y choco con algo haciendo caer al suelo un objeto  haciendo ruido, aquellos jóvenes escucharon.

 

— ¿Quién anda ahí? —dijo Taro.

 

— ¡Otani! Ve haber quien anda ahí

 

—Sí, Takeshi.

 

Dana quien estaba escondida — ¿Ahora qué hago? —ella tomo entre sus manos aquella vara, la oculto dentro de su gabardina.

 

Aquel chico de cabello negro llamado Otani  al ver a la joven escondida—Vaya, vaya mira Takeshi lo que me encontrado aquí.

 

—Ven aquí preciosa.

 

— ¿Qué me acabas de  decir? —expresó aquella joven de ojos verdes.

 

Mientras acá en la cafetería estaban  los chicos platicando, Hanamichi le pregunto a Haruko por su prima.

 

 —Pues me  dijo que tenía que hacer algo muy  importante por después te buscaba ella.

 

— ¿Qué raro, no me dijo que tenía que hacer algo importante?

 

— ¡Hanamichi! Yo quería conocer  bien a tu prima—espetó aquella muchacha de cabello rizado.

 

— ¡Ayako! Pues le diré que la quieren conocer. —respondió con una sonrisa.

 

—Hanamichi, ¿Por qué no invitas a tu prima al siguiente partido que tenemos además será el sábado por la mañana y no tendremos clases?

 

—Mmmh Ryota va hacer algo imposible que ella asista al partido.

 

— ¿Pero porque? —exclamó aquel joven moreno.

 

— ¡Hay! Amigo si te platicara—musitó con desaliento aquel joven pelirrojo.

 

En eso interrumpió aquel chico de ojos azules—Pues a la señorita Sakuragi no le gusta el básquet.

 

— ¿Cómo que a tu prima no le gusta? —expresó Ayako.

 

—Asi, como lo oyen no sé qué le pasa a mi prima está muy renuente pero espero que se dé una oportunidad de vernos jugar.

 

—Dale tiempo Hanamichi—acotó Haruko.

 

Serena interrumpió la plática —Chicos que les parece si el domingo salimos todos a pasear y divertimos un poco.

 

Todos los chicos aceptaron la propuesta —Entonces le diré a Dana que si va con nosotros, además no creo que se negué a ir—dijo con una sonrisa aquel joven pelirrojo.

 

Serena al escuchar esto se molestó porque no quería que ella fuera con ellos, pero tenía que aguantarse, Mitsui la miro distraída.

 

— ¿Qué tienes serena?

 

—No, no es nada Hisashi, solo que esta vez no estaré en tu entrenamiento tengo que ir a comprar unas cosas que me pido mi mamá y las quiere temprano por eso no podre esperarte hasta la salida.

 

—Sí, es eso no  te preocupes yo te hablare en la noche.

 

—Esperare tú llamada amor. —respondió con una sonrisa aquella joven de ojos color miel y sonrojándose a la vez.

 

 

 

Pero nadie se imaginaba lo que estaba a punto de suceder en la azotea de la preparatoria donde estaba aquella joven salió de aquel escondite, camino a paso lento tenía que estar segura que esos chicos no le hicieran nada.

 

Takeishi  soltó aquel chico aventándolo contra la pared y miro aquella chica — ¿Quién eres? linda—La miro de arriba abajo.

 

—Que te importa quién soy yo—dijo con una mirada desafiante aquellos tres chicos— ¿son unos abusivos? Como se atreven a molestar a la gente.

 

 

 

Aquel chico que aún estaba en el piso—Váyase  señorita no sabe con quién se está metiendo esos tipo son peligrosos—decía aquel chico de ojos negros y cabello un poco ondulado.

 

—Anda niña vete y no te entrometas en lo que no debes hazle caso a ese chico—dijeron esos tres chicos al mismo tiempo.

 

Pero aquella chica de ojos verdes miro aquel chico tirado en piso—No, no puedo dejarlo aquí con estos sujetos—pensó para sí misma.

 

Otani se acero a ella —Vete, contigo no es el asunto, pero viéndote bien eres una chica bastante bonita, jefe que le parece si después de que este chico nos entregue  su dinero nos divertimos con esta chica.

 

Aquella chica de ojos verdes se sorprendió al escuchar eso por parte de ese chico— ¿Qué dices?

 

Pero aquel muchacho al escuchar eso, se levantó del piso como pudo y se interpuso entre aquella joven y ese chico.

 

—No, permitiré que lastimen a esta chica.

 

Pero Toru no se hizo esperar y golpeo fuertemente  aquel chico de ojos negros— ¡Quítate estorbo!

 

Dana dio unos pasos hacia atrás al ver que aquellos tres chicos la acorralaron— ¿Qué piensan hacer miserables si dinero es lo que quieren tengan? —ella aventó su cartera  al piso para que la recogieran ellos. —Pueden llevárselo todo y dejarnos en paz a él y a mí  no diremos nada pero lárguense.

 

Takeshi se acercó más a ella quedando frente aquella joven de cabello negro la miro a los ojos y toco el rostro con su mano haciendo a un lado el fleco de aquella muchacha ya que le tapaba parte del rostro.

 

—No, preciosa de ti no queremos tu dinero.

 

Ella no soporto más y quito la mano de aquel chico de su rostro—No vuelvas a tocarme. —musito aquella joven seriamente con él, pero desde sus adentro estaba asustada ella sabía defenderse pero no quería ocasionar problemas.

 

—Mmmh tal como me gustan —Él se acercó a ella, el tomo del mentón la va a besar cuando Dana le propino tremenda bofetada.

 

Aquel chico  de ojos color café se molestó tanto que — ¡Taro! ¡Otani! Agárrenla.

 

Los chicos iban agarrarla cuando  Dana tomo la vara que tenía escondida y se puso en posición de ataque.

 

— ¿Qué piensas hacer linda? —dijo riendo Takeshi.

 

Pero ella no les dio oportunidad y golpeo a esos tres chicos dejándolos fuera  de combate—Esto es para que no vuelvan a meterse conmigo y  este chico miserables.

 

—Esto no se quedara así, no la pagaras tonta.

 

Dana se dirigió con aquel chico y lo levanto del piso —Vámonos antes de que se levanten.

 

Ambos chicos salieron de ahí, bajaron los escalones el chico iba agarrado de aquella joven— ¿Por qué me ayudaste? Ni si quiera me  conoces.

 

—Guarda silencio te llevare a la enfermería mira como estas.

 

Ella lo llevo a la enfermería y el doctor  que estaba ahí— ¿Pero qué paso? Mira chico como  te han dejado, pon lo en la cama por favor. —indico el doctor a la joven de ojos verdes.

 

Después de que lo dejo — ¿Cómo te sientes?

 

—Pues más o menos y gracias señorita por ayudarme  pero te arriésgate por mi culpa también pudiste salir lastimada.

 

 —No, te preocupes estoy bien—contestó con un sonrisa aquel joven.

 

—Gracias por tu ayuda esos chicos ya tenían tiempo molestándome—espetó aquel chico en tono triste.

 

—Pero porque no se lo habías dicho a alguien—dijo aquella muchacha de ojos verdes.

 

—Pues me amenazaron,  por eso todos los días tenía que darles mi dinero.

 

—Pues de ahora en adelante esos chicos no te molestaran de eso me encargo yo, y a todo esto me llamo Dana Sakuragi Bullock.

 

— ¡Sakuragi! —exclamó aquel joven—pero si esta chica es de la que estaban hablando los chicos la otra ves además que será de Hanamichi Sakuragi—pensó para sí mismo aquel chico.

 

— ¿Te sucede algo?

 

—No, señorita Sakuragi mi nombre es Toki Kuwata.

 

—Mucho gustó Kuwata, es un gusto conocerte puedes llamarme Dana—ella miro su reloj —nos vemos tengo que ir a la siguiente clase.

 

Ella se retiró dejando aquel chico  pensativo y con la duda sobre quien era esa chica realmente además no era como los chicos habían dicho que era conflictiva.

 

Dana llego a su siguiente clase a tiempo, Haruko le pregunto que donde andaba.

 

—Pues por ahí —acotó con una sonrisa.

 

Ya entrada la tarde  Haruko se despide de ella, ya que iba ir al gimnasio a ver a los chicos entrenar.

 

—Nos vemos después amiga.

 

Salieron juntas Serena y Haruko iban en silencio ambas chicas, la que rompe el silencio es aquella chica de ojos azules.

 

— ¡Serena! ¿Por qué te empeñas en no hablarle a Dana?

 

—Haruko a ti no te puedo mentir, es que no me simpatiza.

 

Aquella joven de cabello negro y ojos azules sola la miro —Pues no sé porque no te  cae bien es amable.

 

—Amiga como puedes decir eso si apenas la conoces.

 

—Pues no sé,  desde que la he tratado  un  poco me cae bien.

 

—Bueno de  todas formas tengo que hablar con ella, ya ves que le promete a Sakuragi y a Hisashi disculparme con ella.

 

—Y ¿Por qué no lo haces hoy mismo?

 

—Pues hoy no puedo tengo prisa pero luego la hare, así que nos vemos mañana.

 

—Está bien hasta luego —dijo aquella chica de ojos azules, después de  despedirse se dirige al gimnasio al llegar ya estaban ahí sus amigas Fuji y Matsui.

 

—Hola Haruko y Serena—preguntó la joven de cabello corto.

 

—Se fue temprano ya que tenía pendientes que hacer.

 

Apena los chicos estaba llegando al gimnasio ahí ya estaba el capitán Akagi platicando con el profesor Anzai, Kogure  y la manager del equipo Ayako estaba discutiendo sobre el siguiente partido que iban a tener el sábado.

 

Después de unos segundos llego Kuwata y saludo a todos, los chicos lo miraron— ¿Pero qué te pasó? —Preguntaron en unisón todos sus compañeros, al verlo con unos golpes y rasguños.

 

—Pues  hace varios días unos chicos me estaban molestando me quitaban mi dinero todos los días y hoy trataron de quitármelo también.

 

— ¿Qué dices Kuwata quienes son esos tipos? —Preguntó aquel chico pelirrojo muy molesto— ¿Por qué no nos dijiste?

 

—No, quería molestarlos.

 

—Esos miserables nos las pagaran —espetó aquel  chico de ojos azules.

 

—Tranquilo chicos además ya todo está arreglado gracias a un ángel guardián que me ayudo— se tocó la nuca y sonrió. —Asi  que no se preocupen.

 

— ¡Un ángel guardián! —exclamaron en unísono los chicos.

 

El capitán al escuchar esto—Lo bueno que estas bien, así que vamos a practicar, los chicos empezaron su entrenamiento.

 

Corrieron por la cancha dando unas diez vueltas, Hanamichi siempre se adelantaba a sus compañeros dejándolos atrás.

 

Dana cuando  iba para los salones de segundo se acordó que no le dijo a su amiga Haruko que le avisara a su primo donde iba a estar ya que si no salía a tiempo se iba a preocupar —Tengo que ir avisarle.

 

Ella se dirigió al gimnasio, en eso miro a unas chicas ahí, gritando como locas histéricas en la entrada de la puerta al llegar no sabía por dónde pasar ya que esa muchachas estaban obstruyendo el paso.

 

—Me permiten señoritas. —Dijo aquella joven de ojos verdes. —Pero al parecer no le hicieron caso en lo absoluto— ¡Oigan están sordas! ¿O qué?

 

Aquellas tres chicas voltearon a ver quién les había dicho sordas y la miraron muy enojadas— ¿A caso te refieres a nosotros? —Al mirarla se sorprendieron en la forma que estaba vestida esa joven.

 

Esas muchachas se hicieron a un lado ya que les causo temor, Dana se dio cuenta y paso sin hacerles más caso.

 

Mientras Akagi reunió al equipo y los dividió para un partido entre ellos los de primero eran: Sakuragi, Rukawa, Kentaro, Satoru y Kuwata. Y 2 y 3 Ryota, Mitsui, Kogure, Akagi y Yasuda.

 

Apenas iban empezar el juego cuando  — ¡Hanamichi! ¡Hanamichi! —gritó aquella joven de ojos verdes.

 

Todos miraron hacia la puerta incluyendo los amigos de Sakuragi y las chicas, ella se sintió algo cohibida ya que todos la miraron al mismo tiempo y pensó que había cometido una falta de respeto al interrumpir la práctica de su primo.

 

Aquel chico pelirrojo se dirigió a ella  — ¡Dana! Tu aquí me alegra que al fin decidiste venir a ver a este talentoso y genio Hanamichi Sakuragi —el tomo de  las manos a su prima.

 

Aquella muchacha se sonrojo ya que los miraban los demás compañeros del equipo — Hanamichi estas equivocado solo vengo avisarte que estaré en el salón  2/ 3.

 

— ¡Vaya prima y yo pensé que venias a verme! —ella sonrió levemente y le dijo en vos baja — eso tus ojos nunca, lo verán primito.

 

  — ¿Ya ves que mala eres?

 

En ese instante — ¡Sakuragi! No es el momento de estar con tu novia  —espetó el capitán Akagi.

 

El pelirrojo al escuchar eso — ¿Qué dices Gori? Ven te quiero presentar a mis demás amigos vamos.

 

 

 

continuara...

Usted debe login (registrarse) para comentar.