''Un secuestro...Un amor'' by AniiChan

Fanfics en EspañolEl sitio de referencia de los fanfics en español, con miles de fanfics gratis y en español

 ''Un secuestro...Un amor'' by AniiChan
Summary:  

Sakura es secuestrada después de una batalla

con el  equipo Hebi...ahora no sabe donde se

encuentra ni quien la tiene prisionera...

pero al descubrirlo.....

(eso tendrán que averiguarlo ustedes mismos ;P)   

----------------------------------------------(in) 

‘’Nuevas cosas se revelan’’ 

‘’Malas noticias, no pudo conseguirlo’’  

‘’Ideando objetivos, planes. No todo está dicho’’  

----------------------------------------------   

(SasuSaku) y otras parejas más ^^  

Lean, no se arrepentirán  ; ) 

--------------------------------------------  

 

 

 



Categories: ANIME/MANGA, NARUTO Characters: Hinata Hyūga, Naruto Uzumaki, Sai, Sakura Haruno, Sasuke Uchiha, Tsunade, Yamato

Generos: Drama, Romance

Advertencias: Sexo Gráfico (Lemon)

Challenges: No

Series: No

Chapters: 11 Completed: No Word count: 33892 Read: 29274 Published: 25/12/2007 Updated: 08/10/2008
Summary:  

Sakura es secuestrada después de una batalla

con el  equipo Hebi...ahora no sabe donde se

encuentra ni quien la tiene prisionera...

pero al descubrirlo.....

(eso tendrán que averiguarlo ustedes mismos ;P)   

----------------------------------------------(in) 

‘’Nuevas cosas se revelan’’ 

‘’Malas noticias, no pudo conseguirlo’’  

‘’Ideando objetivos, planes. No todo está dicho’’  

----------------------------------------------   

(SasuSaku) y otras parejas más ^^  

Lean, no se arrepentirán  ; ) 

--------------------------------------------  

 

 

 



Categories: ANIME/MANGA, NARUTO Characters: Hinata Hyūga, Naruto Uzumaki, Sai, Sakura Haruno, Sasuke Uchiha, Tsunade, Yamato

Generos: Drama, Romance

Advertencias: Sexo Gráfico (Lemon)

Challenges: No

Series: No

Chapters: 11 Completed: No Word count: 33892 Read: 29274 Published: 25/12/2007 Updated: 08/10/2008 Capítulo 1 by AniiChan
Author's Notes:
Aqui el primer capitulo...espero que les guste ^^
Author's Notes:Aqui el primer capitulo...espero que les guste ^^

Todo estaba oscuro, sabía que tenía los ojos abiertos, pero nada, absolutamente nada se podía ver…

¿Cómo había llegado a ese lugar tan horrible?...no lo sabía…lo único que podía recordar era el desgarrador grito de Naruto y unos penetrantes ojos rojos…y eso solo la angustiaba más.

Tanteo el piso a su alrededor, estaba frío y húmedo. Lo estuvo haciendo hasta sintió unas cadenas que la guiaron hasta una muralla, igual de fría y húmeda. Solo se apoyó en ella y sintió como las lágrimas caían por su rostro. Estaba llorando…nuevamente.

-----

-Sáquenme de aquí!!! –gritaba angustiada- por favor… -rogó cayendo de rodillas y apoyando su cabeza contra la puerta de metal. La había hallado cuando se dedicaba a tratar de encontrar alguna salida en tanta oscuridad.

Ya llevaba bastante tiempo gritando, exigiendo que la sacaran de ahí, insultando a quien fuese que estuviera afuera, llorando porque le dieran alguna explicación o simplemente golpeando con su brutal fuerza la puerta…si conseguir nada. Al parecer aquella habitación, más bien prisión, tenía alguna clase de barrera de chakra.

Ya sin fuerzas por haber gastado tanto chakra y más angustiada que antes, fue gateando hasta el otro extremo de aquella prisión. Se sentó apoyándose en aquella fría pared y cerrando sus ojos, se rindió ante el inminente sueño, quedando profundamente dormida…

-----

Se despertó repentinamente al escuchar como alguien trataba de abrir la puerta desde el exterior. Se levantó como pudo, ya que aun estaba débil…y hambrienta, puesto que no sabía ni cuantos días llevaba sin comer, ni ver la luz del sol, ni sentir la brisa en su piel…ni nada.

Vio como lentamente se abría aquella puerta y una silueta se dibujaba en el exterior. Sakura tuvo que cerrar sus ojos y frotarlos un poco para adaptarlos a tanta luz. Después al abrirlos no pudo evitar sorprenderse al reconocer a aquel sujeto…

Cabello celeste, al igual que sus ojos, una sonrisa que mostraba unos afilados dientes, y una enorme espada que llevaba en su espalda.

-Suigetsu- susurro mas para si misma.

-Vaya, aun me recuerdas- dijo mostrando sus dientes en una nueva sonrisa.

-Como olvidarte, si tú fuiste quien hirió a Yamato con esa maldita espada- dijo débilmente, a causa de su agotamiento. Pero aún así se podía percibir su enojo… -dime porque, para que y quien me trajo aquí- exigió mostrando una mirada de odio no muy común en ella.

-primero cálmate, segundo, eso es algo que no tengo porque decirte y tercero, yo solo e venido a traerte esto- dijo mostrando una bandeja que traía en sus manos. En ella se podía apreciar a simple vista que traía abundante comida. Sakura tuvo que desviar la vista de aquella bandeja, ya que las ganas de saltar y tragarse todo la estaban matando. Miró nuevamente a Suigetsu y este volvió a sonreír. Esto solo molesto más a la pelirosa y antes de que pudiera insultarlo Suigetsu se le adelanto –será mejor que comas si no quieres morir por inanición- dijo dejando la bandeja en el suelo y dirigiéndose a la salida. Pero antes de cerrar la puerta tras de si dijo- …además, al verme, deberías sacar tus propias conclusiones a esas preguntas que hiciste…Sakura- dijo antes de cerrar la puerta por completo y sumiendo a la chica en la oscuridad…

Sakura al ver esto corrió como pudo, pero no logro llegar…solo pudo posar sus manos en la puerta y escuchar lo que parecía ser la cerradura…

No puedo contenerse más y grito –DEJENME SALIIIIR!!!!

Fue un grito desgarrador que pudo escucharse en todo el lugar y llegó, inevitablemente, ha oídos de un pelinegro, que al oírlo solo cerro sus ojos, negros como la noche, y pronunció una inaudibles palabras… -solo un poco más…Sakura… -y desapareció del lugar con una pequeña ráfaga de viento…

 

Continuara...

End Notes:

bueno este ha sido el primer capitulo...para ser sincera esto se me ocurrio por un sueño y tengo muchas ideas que no me dejan de dar vueltas en la cabeza :P...por ahora no hay nada claro pero pronto actualizare y se vera la realidad del asunto.

Y recuerden que ''Sin lectores, la historia deja de existir'' ^^......un review por caridad :D

Atte. AniiChan

End Notes:

bueno este ha sido el primer capitulo...para ser sincera esto se me ocurrio por un sueño y tengo muchas ideas que no me dejan de dar vueltas en la cabeza :P...por ahora no hay nada claro pero pronto actualizare y se vera la realidad del asunto.

Y recuerden que ''Sin lectores, la historia deja de existir'' ^^......un review por caridad :D

Atte. AniiChan

Volver al indexCapítulo 2 by AniiChan
Author's Notes:

Bueno aqui el capitulo 2 :P......jejeje bueno espero que les guste....

Author's Notes:

Bueno aqui el capitulo 2 :P......jejeje bueno espero que les guste....

Ya había pasado un buen tiempo desde que Suigetsu le trajo aquella comida a Sakura. Esta no la había probado siquiera. Lo único que podía hacer era pensar en lo que le había dicho el chico. Sacar sus propias conclusiones al verlo. No podía ser lo que estaba pensando. No podía creerlo…no quería creerlo.

Un dolor punzante atravesó su pecho y las lágrimas comenzaron a caer… ¿Por qué Sasuke la tenía prisionera en aquel lugar?

Esa pregunta no dejaba de darle vueltas en la cabeza y solo lograba hacerla sentir peor. Pero además de todo, la angustia empezaba a embargarla. El no saber nada de Naruto ni de su equipo la estaba desesperando. ¿Cómo estaría él? ¿Estaría vivo? ¿Qué pasó con Yamato y Sai? ¿Dónde estarán? ¿La estarán buscando?... Más lágrimas se hacían presentes en el rostro de la pelirosa. ¿Se habrán olvidado de ella? ¿La habrán dado por muerta?... No, no podía dejar que esos pensamientos la angustiaran. Sabía que Naruto la buscaría, sabía que estarían preocupados por ella… pero sobre todo sabía que nunca la abandonarían ni se olvidarían de ella…al menos eso es lo que creía…

-ahora debo comer si quiero recuperar fuerzas para salir de aquí- dijo buscando la comida con sus manos. Al encontrarla pudo notar que estaba fría.

-peor es nada- dijo tomando el tazón más grande y comiendo lo que parecía ser arroz. No pudo evitar una mueca de asco. El arroz frío era asqueroso, y agregándole el hecho de que no tenía muy buen sabor.

Se resignó al hecho y continuó comiendo el resto de los alimentos. Sin poder evitar más muecas de asco y ahogando más de una maldición por echarse a la boca cosas que no eran comestibles. –maldita oscuridad- dijo fastidiada.

-----

-¿Cuándo piensas ir?- preguntó un chico de cabello celeste –ya lleva cuatro días ahí y aun no nos dices para que la trajiste Sasuke-

Este lo miró y sin decir nada paso a su lado y se dirigió a aquel lugar. Suigetsu solo resopló y siguió su camino, pero tuvo la mala suerte de encontrarse con la última persona que quería ver en ese momento…Karin.

-¿Te ha dicho algo?- preguntó bruscamente la pelirroja.

-Nada…zanahorita- dijo pasando de ella y siguiendo su camino.

-¡¿Cómo me has llamado bastardo?!- grito furiosa volteando a verle –Espera!!- gritó lanzándole lo primero que tuvo a mano, una enorme mesa.

Suigetsu se hizo a un lado justo a tiempo y volteó a verla con fastidio –Ahora que quieres maldita bruja?!- preguntó sin ningún tacto.

-desgraciado!! Dime de una vez que te dijo Sasuke-kun!!- gritó histérica.

-Ya te dije que no me ha dicho nada- dijo molesto y volteo –¡Vete a joderle la vida a otro!...zorra!!- gritó antes de desaparecer por uno de los pasillos del lugar.

-Me las vas a pagar Suigetsu…como sea- mascullo entre dientes. Miró el camino que había tomado Sasuke y se preguntó –Para que trajiste a esa maldita niñata Sasuke-kun, es solo un estorbo- dijo mientras tomaba el camino desde donde había venido.

-----

-Denuevo ese sonido- pensó Sakura levantándose de inmediato -¿Será él?- pensó retrocediendo y apoyándose en la pared.

La puerta se abrió en su totalidad nuevamente segó por un momento a Sakura. Cuando recobró la capacidad de ver bien, tuvo que hacer un enorme esfuerzo para no caerse. Lo que vio la sorprendió tanto que sus piernas flaquearon por la impresión…era Sasuke.

Verlo ahí parado, aquellos ojos, ese semblante serio…tan imponente. Solo lograba perturbarla. Ya que por más que quisiera negarlo, no dejaba de sentir algo por él. Aquel amor que un día sintió…aun estaba presente. Solo que ahora estaba mezclado con rabia y rencor…

-Uchiha- dijo Sakura tratando de ocultar el temblor de su voz.

Este sin decir nada se acercó a paso lento hasta estar a solo un metro de ella. La miró directamente a los ojos. Sakura tuvo que desviar la mirada. Aquellos ojos solo la perturbaban, sentía que se perdía en ellos.

-Mírame…- dijo Sasuke. Aquello lo pronunció tan lentamente que Sakura sintió un escalofrío. Pero no le obedeció y obstinadamente desvió más la mirada e intento alejarse un poco. No soportaba tenerlo tan cerca. La mezcla de emociones que sentía con su presencia le provocaba un nudo en el estómago…

-He dicho…que me mires- dijo molesto. No soportaba que lo desobedecieran… y mucho menos que lo ignoraran.

Tomó su mentón y a la fuerza hizo que le viera a la cara. Pero pasó algo que no esperaba. Esta golpeó su brazo apartándolo y se alejó más de él…Aquel acto enfureció de sobremanera al Uchiha.

-No me toques…- dijo la chica furiosa. Pero sin que lo notara, el Uchiha apareció delante de ella y con sus brazos apoyados a cada lado de su rostro hizo una especie de barrera para impedir que la chica se alejara. Esto solo asustó a Sakura y denuevo trató de alejarse, pero esta vez no le fue posible hacerlo…

-Sakura…no me obligues a hacerte daño…ahora, mírame- dijo Sasuke lentamente, pero más que molesto.

-¿Qué es lo que quieres de mí?- preguntó bruscamente, aun sin mirarle.

-¡Que me mires maldita sea!- dijo subiendo el tono de voz. Ya había perdido la paciencia y Sakura no ayudaba precisamente.

Después de unos segundos, Sakura le miró directamente a los ojos. En su mirada se podía apreciar la rabia y frustración que sentina en aquel momento…

Pero su mirada cambió a una de sorpresa cuando vio que Sasuke activaba el Sharingan. No podía creerlo, y menos cuando vió que este giraba.

Por un momento perdió la noción del tiempo y dejó de sentir. Solo pudo ver oscuridad y más oscuridad. Después de eso…nada.

Sakura había caído inconsciente por efectos de alguna técnica del Sharingan. Sasuke la tomó entre sus brazos antes de que cayera contra el suelo por completo. La cargó y la sacó de aquella prisión…

 

 

Continuara…

End Notes:

esto fue el segundo capi :D.....ya en los siguientes capitulos se rebelaran mas cositas ^^....

y recuerden...''Sin lectores...la historia deja de existir'' :D ^^

un review porfis! :D

End Notes:

esto fue el segundo capi :D.....ya en los siguientes capitulos se rebelaran mas cositas ^^....

y recuerden...''Sin lectores...la historia deja de existir'' :D ^^

un review porfis! :D

Volver al indexCapítulo 3 by AniiChan
Author's Notes:
aqui el capietulo 3...ya me diran ^^
Author's Notes:aqui el capietulo 3...ya me diran ^^

-…donde estoy?- se preguntó un chico al abrir los ojos. Estaba acostado en una cama y todo lo que podía ver era una habitación blanca, cortinas blancas, sábanas blancas…todo era tan blanco. –que demo…- dijo incorporándose abruptamente. Pero no pudo seguir porque sintió un bulto a su lado. Tenía un cabello azul oscuro…muy oscuro y largo, una piel nívea, que se veía tan suave y un traje que constaba de una chamarra y unos pesqueros. Con la bandana de Konoha en su cuello...

-…Hinata- dijo sorprendido de verla ahí. Después de asimilarlo, la tomo del hombro y la sacudió un poco para despertarla. Esta abrió los ojos y se sorprendió mucho al ver a Naruto despierto. Lo único que pudo hacer fue salir corriendo ante la mirada atónita del chico…

-Espera!!- gritó Naruto antes de ver salir completamente de la habitación a Hinata.

La chica no se detuvo y Naruto, más confundido que antes, se levantó de la cama, pero antes de que pudiera dar un paso sintió un horrible dolor a un costado. Se llevó las manos al lugar y callo de rodillas al suelo.

En ese momento entraron dos mujeres al lugar. Una de ellas no pudo reprimir un grito al ver a Naruto en el suelo. La otra mujer se acercó, lo levantó y lo volvió a subir a la cama.

-¡Que crees que haces al salir así de la cama! ¡aun estás muy delicado!...además…- pero no pudo continuar al sentir la mano del chico en su muñeca. Le vio a los ojos y se sorprendió al ver en el una mirada de odio y frustración… -Naruto…- pudo apenas decir por la sorpresa.

-vieja Tsunade…- dijo el chico apretando más la muñeca de la mujer –dime… ¿como llegue aquí?… ¿donde están los demás? ¿como estás?- preguntaba intentando levantarse denuevo.

-¡No te levantes!- le ordenó la rubia –escucha, te diré todo lo que necesites saber, pero ahora, por favor, no te levantes…-dijo intentando reprimir los intentos del chico.

-Dímelo ahora- exigió Naruto dejando de forcejear con la voluptuosa rubia.

-Naruto, Yamato y Sai están bien, ellos ya despertaron, solo tu seguías inconsciente- dijo Tsunade mirando al rubio. Volteó a ver a Hinata y a modo de orden le dijo –Hinata, ve a buscar a buscar a Yamato y a Sai. Hay algo de lo que tenemos que hablar…- dijo volteando a ver a Naruto.

-vieja…Sakura…¿Dónde esta ella?...¿Cómo está?- pregunto débilmente Naruto.

-Justamente de eso es de lo que tenemos que hablar Naruto…- dijo la rubia ante la mirada desconcertada del rubio.

-----

-Sasuke, me dirás que harás con ella ahora?- preguntó fastidiado un chico de ojos celestes y cabello del mismo color. Este traía su inseparable espada en su espalda y un pequeño bidón de agua en su mano izquierda.

Había encontrado al pelinegro por casualidad cuando pasaba cerca de la entrada de la prisión donde tenían a la pelirosa. Lo vio salir de ella y se impresionó cuando vio en sus brazos a la chica, esta estaba inconsciente.

Se cruzó en su camino y le preguntó aquello. Sasuke solo lo miró un momento y pasó a su lado sin decir nada. Esto molestó a Suigetsu y antes de que pudiera protestar el pelinegro lo miró por sobre el hombro y le dijo –La llevaré a otro lugar. No te entrometas más en esto. Ya les explicaré todo en su debido tiempo- dijo desapareciendo por uno de los pasillos.

-como digas…- dijo resignándose y siguiendo su camino.

-----

-Yamato!! Sai!!- gritó exaltado un rubio al ver entrar a su capitán y a su compañero a la habitación. El primero se sostenía con unas muletas e iba caminando con la ayuda de estas. Se le veía con la típica bata de hospital y con vendas por casi todo el cuerpo, especialmente en su pierna derecha. Sai se veía algo mejor que Yamato. También tenía puesta la bata de hospital y unas cuantas vendas. Pero necesitaba la ayuda de Hinata. Esta lo sostenía por un brazo porque daba la impresión de que se caería en cualquier momento.

-Por fin despiertas…Naruto- dijo Yamato acercándose –ya nos estabas preocupando-

-Bien, ahora que estamos todos aquí podemos hablar de…-

-¡¡Vieja no estamos todos!!- gritó exaltado –¡Falta Sakura-chan! ¿Dónde está ella? ¡responde!- preguntó aun gritando

-Cálmate Naruto. De eso es de lo que tenemos que hablar- dijo la rubia tratando de tranquilizar al rubio –Cuando supimos que estaban en problemas mandé de inmediato un escuadrón ANBU para su ayuda. Cuando volvieron fueron directamente al hospital por la gravedad de sus heridas. ¡Especialmente tu Naruto! Cuando te vimos creíamos que estabas muerto. ¡No tenias pulso!- dijo Tsunade mirando al rubio. Este se sorprendía más a cada palabra que decía la mujer. –Pero logré hacer que tu corazón volviera a latir…-

-pero…vieja Tsunade…dime donde está Sakura-chan…que pasó con ella?- preguntó angustiado

-Tranquilo Naruto-kun…- dijo Hinata tomando su mano. Este vio aquel gesto y se sonrojó levemente.

-Aun no he terminado Naruto- dijo Tsunade seria- recibí el informe del escuadrón que envié, que al llegar al lugar solo los pudieron encontrar a ustedes tres. No había rastro de los enemigos…ni de Sakura- dijo cambiado su semblante a uno más sombrío –Después de eso envié a un equipo rastreador al lugar para que buscaran cualquier rastro de ella…el que fuera. Pero regresaron sin noticias. No pudieron encontrar nada- dijo notablemente frustrada. Miro a los tres hombres presentes y dijo -...ahora ustedes me dirán todo lo que saben, con detalles-

-…no puede ser- articuló Naruto con la vista perdida en un lugar indefinido –No puede ser- repitió incorporándose -¡Maldición! ¡Tengo que ir a buscarla! ¡¡Ese maldito se la llevó!!- gritó parándose y llevándose las manos al costado. Puedo dar un par de pasos pero una mano en su hombro lo detuvo…

-Espera Naruto- dijo Yamato- iremos a buscarla. Pero tú no puedes ir así. Esperarás a recuperarte un poco más para poder partir- le dijo, más bien ordenó el castaño.

-¡No! No podemos esperar. Quien sabe que es lo que podría hacerle –insistió el rubio safandose del agarre –¡¡tengo que ir a buscarla!!- gritó avanzando

-No iras a ninguna parte ahora Naruto- dijo Tsunade con voz autoritaria –Llevas cinco días inconsciente y no puedes salir así sin más! Debes esperar un par de días antes de pensar en salir de aquí- le ordenó la rubia

-cinco…días…- murmuro Naruto –No puedo llevar tanto tiempo dormido… -dijo volteando a ver a la rubia –no podemos esperar más. Tenemos que ir ahora…-

-¡¡He dicho que no!!- gritó Tsunade perdiendo la paciencia –Estoy igual o más preocupada que tu por Sakura. Lo único que quiero es que vuelva. Y si no cooperas me veré obligada a dejarte fuera de esto!- dijo exaltada

-pero…pero…- decía Naruto. Este estaba temblando ligeramente y sus ojos estaban cubiertos por su flequillo. Levantó la vista y miró a todos los presentes -…como quieran- dijo resignándose. Volteó y caminó hasta estar junto a la muralla y descargó toda su frustración con un golpe en esta, dejando una enorme grieta y haciendo estremecer al hospital, que sintió todo el dolor del rubio en aquel golpe…

Tsunade se acercó a él y posando su mano en su hombro –La encontraremos…te lo prometo- murmuró apretando el agarre…

-----

Se dirigía por aquellos oscuros pasillos. Con la pelirosa en sus brazos. La chica tenía una expresión de serenidad en el rostro, no muy acorde con la situación que estaba viviendo. El pelinegro no la miraba, solo tenía la vista fija en el camino.

Se detuvo frente a una puerta de madera blanca. Aquella estaba alejada de todo en aquella fortaleza. En aquel lugar no se podía escuchar nada, era tan tranquilo, que cualquier extraño dudaría el hecho de que se encontraba en la guarida de Orochimaru. Esa horrible serpiente, que aun estando muerta, provocaba temor con solo oír la mención de su nombre…

Sasuke abrió la puerta de la habitación, en su interior se podía apreciar una cama matrimonial, muy cómoda a la vista, también se podía ver un armario de madera, con un pequeño espejo en una de sus puertas, también una mesita de noche a un lado de la cama. A un costado de la habitación se podía ver una puerta, también blanca, al igual que las murallas, que parecía ser un pequeño baño.

El chico dejó a Sakura en la cama. La miró un momento, sin mostrar expresión en su rostro, sus ojos seguían tan vacíos como siempre. Volteó y se dirigió a la salida del cuarto. Antes de cerrar la puerta por completo dijo –volveré…cuando despiertes- y desapareció del lugar…

 

Continuara…

End Notes:

esto ha sido el capitulo 3...espero que les aia gustado y ya pondre el capitulo 4 enseguida...gracias por leer ^^

 recuerden dejar un review porfis ^^

End Notes:

esto ha sido el capitulo 3...espero que les aia gustado y ya pondre el capitulo 4 enseguida...gracias por leer ^^

 recuerden dejar un review porfis ^^

Volver al indexCapítulo 4 by AniiChan
Author's Notes:

Aqui el capítulo 4 :D...solo decirles que esta vez hice el capitulo más largo y el Lemon (que lo iba a poner en el capitulo 5) lo puse en este ^^...jeje bueno espero que disfruten la lectura tanto como disfrute yo escribiéndola :D...ahora lean! :3

ADVERTENCIA: Este capítulo contiene Lemon. No me responsabilizo por posibles traumas. Como también, no pienso pagar por ningún psiquiatra, exorcista y/o verdugo si esque llegasen a necesitarlo. ^^

Author's Notes:

Aqui el capítulo 4 :D...solo decirles que esta vez hice el capitulo más largo y el Lemon (que lo iba a poner en el capitulo 5) lo puse en este ^^...jeje bueno espero que disfruten la lectura tanto como disfrute yo escribiéndola :D...ahora lean! :3

ADVERTENCIA: Este capítulo contiene Lemon. No me responsabilizo por posibles traumas. Como también, no pienso pagar por ningún psiquiatra, exorcista y/o verdugo si esque llegasen a necesitarlo. ^^

-¿Ya esta listo eso?- preguntó por décima vez un chico a una pelirroja –Mira que ya me estoy hartando de esperarte. No puedo creer que demores tanto si siempre te queda asquerosa- se quejaba este.

-¡Ya cállate Suigetsu!- grito hastiada –No tengo porque estar haciéndole la comida a esa maldita niñata…esto es increíble- decía más que molesta.

Karin tenía que encargarse de prepararle los alimentos a Sakura y Suigetsu de llevárselos cuidando de que esta no se escapara. Estas eran las órdenes que Sasuke les había dado en el momento en que trajo a la pelirosa.

-Deja de quejarte de eso- decía Suigetsu tratando de convencerse a sí mismo –son órdenes y por más que nos fastidie tenemos que obedecerlas. O es que acaso quieres contradecir a tu ‘‘Sasuke-kun’’- diciendo lo último con una voz más aguda, tal y como lo hacía Karin cuando le hablaba a Sasuke.

-Claro que no- se apresuro a decir –jamás desobedecería a Sasuke-kun. Es solo que…aun no entiendo para que la trajo- decía mientras intentaba apagar las llamas que había provocado en el mantel.

-Que torpe eres- dijo Suigetsu ayudándola lanzando agua de su inseparable bidón –No me extrañaría que un día de estos aparezca toda la fortaleza hecha cenizas…- le recriminaba lanzándole agua a ella también.

-¡Que haces idiota!- gritaba tratando de detener al chico -¡¡Detente!!- gritó lanzándole el sartén con toda la comida.

-¡Hey!- dijo esquivándolo justo a tiempo –Que amargada eres. Cada día te pareces más a Sasuke…Además mira que eres estúpida, arruinaste la comida –dijo señalando el desastre que había en el suelo –ahora tendrás que hacerla denuevo- dijo acercándose a la salida de la cocina –Mientras terminas iré a averiguar donde tiene Sasuke a la chica- dijo saliendo.

-Ese maldito Suigetsu…- mascullaba Karin recogiendo el sartén –…ahora tendré que hacer todo denuevo- se quejaba lanzando el sartén al fregadero.

-------

-…donde estoy?- se preguntaba confundida una pelirosa al despertar.

No se encontraba en aquella fría prisión, de eso estaba segura, tan solo con sentir el suave colchón en el que estaba. Se levantó de la cama, aun estando algo mareada. No podía recordar como había llegado a ese lugar, ni siquiera cuando se había quedado dormida. Solo podía recordar como se abría esa puerta de metal y como la luz se colaba segándola un momento, una silueta acercándose a ella, que la aprisionaba contra la pared y después…unos ojos rojos, iguales a los que vio justo antes de despertar en la prisión.

-¡Sasuke!- dijo recordándolo todo. Él había sido el que entró y la dejo inconsciente. Él había sido el que la trajo a esa habitación. Él era…Él era el responsable de todo lo que le estaba sucediendo. É la tenía prisionera…pero ¿por qué?

Esa pregunta daba vueltas en su cabeza y no podía encontrar una explicación coherente. Decidió no pensar más en eso y dedicarse mejor a encontrar la manera de salir de ahí.

 

-…haré pedazos esa maldita puerta- decía mirando la blanca puerta que se veía frágil a simple vista.

Sakura comenzó a juntar chakra en su puño derecho, decidida a acabar con esto de una buena vez. Pero algo la detuvo justo antes de dar un paso para acercarse. Se quedó estática al ver que el pomo de la puerta estaba girando…alguien la estaba abriendo y ni siquiera había sentido alguna presencia acercarse. Al abrirse esta, se impresionó por lo que sus ojos estaban viendo…

-------

-oe, Sasuke- llamaba Suigetsu –al fin te encuentro, necesito que me digas donde tienes a la chica ahora- decía acercándose –ya tengo la comida de ella. La inútil de Karin tardó más de lo normal en hacerla porque tuvo que prepararla dos veces, ya que arruinó la primera en uno de sus estúpidos arrebatos…tú me entiendes- le decía al pelinegro. Este sin mostrar expresión tomó la bandeja de sus manos.

-No será necesario que lo sigas haciendo, de ahora en adelanta se la llevaré yo- dijo dándose media vuelta y desapareciendo en la oscuridad del pasillo.

-Como quieras- dijo una vez que dejó de verlo –Así tengo algo menos de que preocuparme…aunque, con lo poco que la he visto ya me estaba agradando esa tal Sakura…- murmuraba para sí caminando en la dirección contraria a la de Sasuke.

El pelinegro se dirigía por los oscuros pasillos hacia el lugar donde había dejado a la pelirosa. Esperaba encontrarla dormida, pero al abrir la puerta no pudo evitar sorprenderse de verla ahí de pie junto a la cama, acumulando chakra en su mano derecha y con una expresión de sorpresa muy notoria. Claro que él no mostró su propia sorpresa de verla así, su rostro seguía tan impasible como siempre.

La chica al asimilar que Sasuke estaba ahí, con una bandeja en las manos, dejó de acumular chakra e inconscientemente se alejó unos pasos de él hasta sentir la pared en su espalda.

Él se acercó lentamente, dejó la bandeja en la mesita de noche que estaba junto a Sakura y terminó de acortar la distancia entre ellos. Tal y como aquella vez que la sacó de la prisión.

-Debes comer…para recuperar fuerzas- dijo con su voz grave y profunda, cosa que provocó un escalofrío en la espalda a la pelirosa.

-¿Por qué me tienes aquí?- preguntó firmemente tratando de ocultar su inevitable nerviosismo. El hecho de tenerlo tan cerca nuevamente la asustaba.

-Eso lo sabrás muy pronto- dijo Sasuke con el mismo tono de voz –ahora…debes comer y recuperar fuerzas- repitió acercándose a su oído –para lo que te espera…- dijo en un susurro.

-¿A qué te refieres?- preguntó tratando de ocultar en temblor de su voz. Lo que le había dicho Sasuke realmente la había asustado.

Pero al parecer no lo logró, ya que el pelinegro esbozó una media sonrisa. Le gustaba tener a la chica así, a su merced. Tener el control de la situación y de Sakura. Verla como una más de sus peones. Pero no…Sakura no era un simple peón, ella era algo más…y eso la chica estaba apunto de descubrirlo.

-Pronto lo sabrás- se limitó a decir Sasuke.

-¡Ya basta Uchiha!- ya estaba harta. Por más temor que tuviera no iba a seguir aguantando más. Necesitaba una explicación de lo que estaba pasando. Necesitaba entender porque la tenían ahí…para qué.-¡Dímelo ahora! ¡No esperaré más! ¡Dime porqué me tienes aquí y por qué no me dejas ir!- gritó angustiada. Ella no quería llorar, pero las rebeldes lágrimas se hacían presentes sin que ella pudiera retenerlas.

Sasuke la observaba, aun sin mostrar expresión alguna en su rostro. Solo se podía ver un brillo en sus ojos, cosa que confundía más a Sakura.

-No es el momento…- dijo casi inaudible, mirándola a los ojos y a una corta distancia de su cara.

-¡¡Sasuke ya deja de intentar…- pero las palabras murieron en su boca, cuando sintió unos suaves labios moviéndose sobre los suyos, callándola en el acto.

Abrió sus ojos tanto como era posible, mirando directamente los orbes negros de él. No podía creer lo que estaba pasando. Sasuke la estaba besando, y cada vez profundizaba más el beso. Sin dejar de verla a los ojos en ningún momento. Ninguno de los dos dejaba de mirarse. Todo sobre cabras: cuidados, tipos, trucos, alimentacion Todo sobre cabras

Sakura, sin pensarlo, correspondió el beso. Sasuke aprovechó e introdujo su lengua en aquella cálida cavidad cuando mordió su labio inferior y esta abrió su boca por el dolor.

Sin siquiera darse cuenta, ya estaba recostada sobre la cama, con Sasuke sobre ella. ¿En qué momento había llegado ahí? No lo sabía. Solo podía sentir el intenso beso del chico.

De un momento a otro Sasuke activó el Sharingan, Sakura abrió aun más los ojos, si eso era posible. Estaba más que asustada. No podía detenerse, no podía resistirse ni forcejear con el pelinegro. No tenía control sobre su propio cuerpo, solo podía dejarse llevar por él. Sabía perfectamente que esto era obra del Sharingan y que solo podría detener esto si dejaba de mirarlo a los ojos. Pero no podía, algo le impedía cerrar los ojos o apartar la mirada. Las lágrimas se hacían presentes nuevamente a causa de la frustración de no poder detenerle.

Sasuke, sin interrumpir el beso, introdujo su mano en la camisa de Sakura y en un rápido y desconcertante movimiento, la despojó de ella, desgarrándola de un solo tirón ante los atónitos ojos de la chica.

Solo después de eso, interrumpió el beso, sin dejar en ningún momento de mirarla a los ojos.

-…si tanto insistes- dijo con voz ronca, formando una arrogante sonrisa en su rostro.

No permitió que dijera nada, volvió a besarla y aprovechando que había abierto su boca para hablarle introdujo su lengua por completo en su boca, recorriendo cada espacio en ella con ansias y acariciándola con sus manos.

Por un momento dejó el trabajo de recorrer el pecho y espalda de la pelirosa para dirigir sus manos hacia la parte superior de su ahori, quitándoselo rápidamente para así tener más contacto con la suave piel de Sakura.

Después de eso dirigió sus manos a su sujetador para quitárselo igual de rápido. Solo entonces, interrumpió el beso, y se alejó unos pocos centímetros de ella para poder observarla mejor, desvió por primera vez sus ojos de los de ella para recorrerla con la mirada.

En ese momento Sakura se sintió dueña de su cuerpo otra vez, ya que estaba tan impresionante viendo y sintiendo lo que Sasuke hacía, además de la influencia del Sharingan, que no podía rechazar sus acciones.

Se sonrojó hasta la raíz del pelo al sentir la descarada mirada del chico sobre su torso desnudo. Con una mano intento cubrirse lo más que pudo y con la otra intentó alejar al chico empujándolo.

Este no se lo permitió, frunció el seño y tomo sus dos muñecas y las posicionó sobre la cabeza de la chica, sujetándolas con una mano y con la otra tomándola del rostro para obligarla a mirarlo a los ojos y así impedir que se siguiera forcejeando.

-Ni siquiera lo intentes…- susurró apretando más el agarre provocando una mueca de dolor en la pelirosa.

Volvió a besarla, pero esta vez más fuerte y bordeando lo salvaje.

Su mano libre se dirigió a uno de sus pechos, apretándolo levemente. –El tamaño perfecto- pensó Sasuke sonriendo en el beso.

Apartó sus labios de los de Sakura y sin dejar de mirarla le advirtió –No intentes nada-

Esto impresionó a Sakura, y aun más cuando el chico desactivó el Sharingan y apartó sus ojos para bajar hasta su cuello y besarlo, sin dejar de jugar con su pecho.

Inevitables suspiros eran arrancados de Sakura al sentir los labios y la lengua de Sasuke bajar hasta su pecho y acometer con estos mientras su mano libre se encargaba del otro.

Sakura quería detenerlo, apartarlo lo más posible de ella. Pero no podía, el miedo y la impresión la tenían paralizada. Solo estaba quieta, permitiéndole a Sasuke hacer con ella lo que se le viniera en gana, sin que ella pudiera evitarlo.

-Naruto…- pensó derramando amargas lágrimas y cerrando sus ojos, solo sintiendo lo que el chico hacía con ella.

Sasuke se entretuvo con sus pechos hasta que se aburrió. Paró de improvisto apartándose un poco de ella y mirándola a la cara. Esta al sentir que el chico no seguía abrió sus ojos y se encontró con su mirada. Volvió a cerrar sus ojos, no quería verle, no quería ver lo que estaba haciendo…ni lo que haría.

Sintió que este se apartaba más de ella soltando sus manos. Luego un sonido seco en el suelo provocado por algo que caía.

Abrió sus ojos bruscamente y ahí lo vio. Sasuke había terminado de desnudarse…y ahora se encargaba de la restante ropa de la chica.

Esta volvió a cerrar sus ojos tan rápido como los abrió. No podía creerlo. Lo haría…de verdad Sasuke lo haría…

Sintió como le quitaba su mini falda rosa, luego sus short negros, terminando así con su ropa interior.

Se sintió completamente desnuda, completamente a su merced. Apretó más sus ojos y mordió su labio para evitar gritar y tener que rogarle que se detuviera, que la dejara…

Sasuke no lo soportó más. Separó las piernas de la pelirosa y se posicionó entre estas, dispuesto a terminar rápido.

La vio a la cara y notó que tenía sus ojos fuertemente cerrados y se mordía su labio, casi haciéndolo sangrar. Parecía que esperaba la estocada final.

Sin saber muy bien por qué, sonrió.

Acercó su rostro al de ella y le susurró -…mírame- al no recibir ningún tipo de respuesta repitió pacientemente –Sakura…abre los ojos- murmuró tomando su rostro con ambas manos.

Después de un breve momento, Sakura abrió sus ojos lentamente, encontrándose con el rostro de Sasuke muy cerca del suyo.

Sasuke no esperó más y besó sus labios en el momento que penetró totalmente en ella de una sola embestida. Sus labios se abrieron de la sorpresa y Sasuke aprovechó para profundizar el beso con su lengua, ahogando así un grito de dolor que emergió desde lo más profundo de Sakura…

El dolor que sentía era descomunal. Sentir que atravesó la barrera de su inocencia tan abruptamente le provocó un horrible dolor, sentía que se partiría en dos en cualquier momento. De sus ojos comenzaron a salir más y más lágrimas mientras inconscientemente correspondía con igual fiereza el beso.

Sasuke permaneció inmóvil, sabía de sobra que la chica estaba sintiendo dolor. Una vez que separo su boca de la de ella se mordió con fuerza el labio inferior para mantener la calma y hundió su rostro en el hombro de la pelirosa.

Sakura presionó sus piernas contra la cintura de Sasuke y enterró sus uñas en su espalda, intentando aliviar un poco el intenso dolor.

Así permanecieron unos pocos minutos. Cuando Sakura ya no sentía tanto dolor, aflojó la presión de sus manos en la espalda del chico. Sasuke tomó esto como una señal y se movió lentamente dentro de ella, intentando no perder la cordura…

Las nuevas sensaciones que ambos estaban experimentando eran indescriptibles.

La mano de Sakura subió hasta los cabellos del chico, tirando fuertemente de ellos.

Ese acto excitó de sobremanera a Sasuke, quien cada vez aceleraba más las embestidas, sumiéndolos a los dos en un intenso placer.

-S-Sasuke…- gimió Sakura sin poder contenerse. Sentía que pronto llegaría a su límite.

Él gruñó de placer y la besó con fuerza en los labios, cosa que la chica correspondió con igual fuerza. Hasta que se separaron por la falta de aire.

Sakura seguía llamándolo en susurros y gemidos y Sasuke sin poder contenerse más penetró en ella con mayor fuerza y velocidad, sintiendo que pronto llegaría a su límite también.

Para la pelirosa sentirlo entrar y salir de ella tan rápidamente, le hizo perder los cabales de su cuerpo. Sus paredes vaginales comenzaron a estrecharse sobre su miembro. Sentía su orgasmo muy próximo…hasta que llegó.

Estuvo a punto de gemir con tanta fuerza, que indudablemente se le hubiera escuchado en toda la fortaleza, sin importar que tan lejos estuviera aquella habitación. Pero Sasuke se lo impidió besándola con fuerza nuevamente.

El también sentía que iba a llegar su orgasmo, así que penetró un par de veces más en esas estrechas paredes que intentaban contenerle. Hasta que lo sintió, y ahogó su propio gemido en el beso. Dejó fluir todo dentro de si en ella, cosa que Sakura sintió y abrió más sus ojos, sin interrumpir aquel apasionado beso.

Sasuke apartó su boca de la de ella, colocando su rostro nuevamente en su cuello. Una vez que sintió que aflojaba la presión de las piernas de Sakura, salió de ella lentamente. Se recostó a su lado y volteó la cabeza para verla. Tenía sus ojos cerrados e intentaba regular su respiración. Se le veía cansada. No pudo evitar sonreír al darse cuenta de que había sido el primer hombre en la vida de Sakura.

-El primero…y el único- pensó ensanchando más su sonrisa, mostrando un especial brillo en sus ojos.

Así pasaron un largo momento, ambos sin moverse, muy cerca el uno del otro. Ella mantenía sus ojos cerrados y él seguía observándola.

Hasta que él se levantó, tomó sus ropas y se vistió lentamente, hasta estar como cuando llegó a la habitación. La miró y notó que estaba profundamente dormida…tal vez por el cansancio.

Tomó las mantas de la cama y cubrió su desnudes con ellas, no sin antes observarla en todo su esplendor, sonriendo para sus adentros al poder verla mejor y notar más su indudable belleza. Definitivamente ya no era la niña de doce años que dejó en una banca hace ya varios años.

-Solo mía- dijo una vez estando en la salida de la habitación. Tomó el pomo de la puerta y lo giró, abrió la puerta y dirigió una última mirada a la chica y salió completamente. Cerró la puerta desde afuera y se alejó a paso lento del lugar. Dejando a Sakura sola, en un profundo sueño y con algo que muy pronto emergería en ella…

--------

-Naruto-kun, ¿Estas bien?- preguntó preocupada una chica al ver la mirada perdida del rubio.

-Si Hinata, no te preocupes. Es solo que…tengo un mal presentimiento- dijo mirando por la ventana. Estaba recostado en la cama del hospital con Hinata junto a él.

De la nada sintió como si alguien lo estuviera llamando, como si alguien lo necesitara. Quito esos pensamientos de su mente y decidió preocuparse solo en salir pronto de ese lugar para ir en busca de su compañera de equipo.

-Solo un poco más…Sakura-chan- pensó. Volteó a ver a Hinata y le sonrió para tranquilizarla al ver que esta aun tenía una expresión de preocupación en su rostro. Esta se sonrojó y le devolvió la sonrisa…

 

Continuará…

End Notes:

Hasta aqui por hoy ^^...espero que les aya gustado el

capítulo :)...trataré de subir el 5 lo más rapido que

pueda ^^.

Atte. AniiChan

End Notes:

Hasta aqui por hoy ^^...espero que les aya gustado el

capítulo :)...trataré de subir el 5 lo más rapido que

pueda ^^.

Atte. AniiChan

Volver al indexCapítulo 5 by AniiChan
Author's Notes:
Ya me dirán ^^
Author's Notes:Ya me dirán ^^

En el hospital de Konoha, dos días después de que Naruto despertara, se podía percibir un agitado ambiente, debido a la inesperada aparición de un sujeto al cual no esperaban en ese momento…

 

Esa mañana Naruto había podido levantarse por fin, gracias a su capacidad de sanar tan rápidamente por el chakra del Kyuubi. Su herida, provocada por el corte de una katana, ya había sanado y se encontraba en buen estado. Lo suficiente como para partir en busca de Sakura, lo cual se había convertido en una misión de rango S para el equipo Kakashi, integrado ahora solo por Yamato, Sai y Naruto. Kakashi no podía ir también porque se encontraba en una misión con el equipo de Gai, desde antes de que sucediera lo del secuestro…

 

Hinata estaba junto a Naruto en la habitación del hospital, preparándose ambos para ir a la torre de la Hokage para hablar con ella antes de partir a la misión.

 

Pero de pronto la puerta fue abierta de par en par, los dos voltearon exaltados a ver de quien se trataba y se sorprendieron al ver un ANBU en la entrada, se le veía agitado…

 

-Naruto-san – llamó este acercándose –Hokage-sama requiere de su presencia de inmediato, debe ir a su despacho ahora-

 

-Si lo se, ahora mismo iba- explicó confundido -¿Por qué enviaron a un ANBU a buscarme?... ¿Por qué tanta prisa?- preguntó

 

-Debe ir ahora mismo- insistió el ANBU –un enemigo de Konoha entro en la aldea. Ahora se encuentra con la Hokage. Ibamos a arrestarlo pero antes dijo que tenía algo importante que decirnos y pidió que usted estuviera presente- dijo algo nervioso.

 

-¿De quién se trata?- preguntó más confundido el rubio.

 

-Yakushi Kabuto…- dijo el hombre ante la sorpresa de Naruto y Hinata –dice que tiene algo que decirnos sobre…Uchiha Sasuke  y… -

 

No pudo continuar, apenas y vio cuando Naruto saltó por la ventana y corrió a toda velocidad en dirección a la torre de la Hokage…

 

-¡¡Naruto-kun!!- gritó Hinata. Salió corriendo por la puerta con la intensión de seguir al rubio. Pero sintió la mano de aquel ANBU en su brazo. -¿Qué sucede?- preguntó al notar que no la dejaba seguir.

 

-Hyuuga-san, no puedo permitir que vaya, solo Naruto-san puede encontrarse con Kabuto- dijo soltándola.

 

-Pero…q-quiero…estar con e-el- dijo cohibida.

 

-Podrá hacerlo, pero solo una vez que terminen- dijo amablemente –puede esperarlo afuera –dijo antes de desaparecer en una nube de humo.

 

No le quedó más remedio. Fue corriendo donde la Hokage con la intensión de esperar a Naruto afuera mientras este se encontraba con aquel traidor…

 

--------

 

Habían pasado dos días desde lo sucedido con Sasuke y su mente aun no lograba asimilarlo bien…

 

El le había hecho el amor y ella no lo detuvo, más bien no pudo hacerlo. Se sentía  culpable de alguna manera por lo que sucedió. Sabía perfectamente las consecuencias que esto podría traer en su vida…

 

Al despertar, dos días atrás y sentirse desnuda bajo las mantas, murieron todas las esperanzas que había tenido al abrir los ojos y creer que todo había sido un sueño. Pero no lo era…

 

El acto que siempre soñó tener al lado de Sasuke se terminó convirtiendo en una pesadilla.

 

Pero… ¿Hasta que punto?, se preguntó su mente.

 

Agitó su cabeza de lado a lado intentando alejar esa idea. No podía pensar en que lo había disfrutado y en que agradecía que fuera él quien lo hiciera. ¡No! ¡Por dios lo odiaba!

 

El había destruido su inocencia, el la obligó a hacer algo que no deseaba. ¿O si?

 

Volvió a agitar su cabeza y se llevó sus manos a esta tratando en vano de no pensar en eso.

 

-No lo disfruté, no se lo agradezco. ¡Lo odio!, lo odio por lo que me hizo- dijo levantándose de la cama y dirigiéndose al baño.

 

Lo había descubierto dos días atrás, al despertar después de esa noche con el pelinegro. Ese día se había tomado un baño y al acabar se vio obligada a ponerse su ropa, la cual estaba rota y sucia. Después de eso estuvo llorando por horas, en ese momento estaba muy afectada todavía al recordar cada cosa que Sasuke le hizo.

 

Al despertar después, supuso que ya había pasado la noche y que era un nuevo día, además de que vio que alguien le había dejado comida a los pies de la cama. No noto cuando entraron ni quien le había dejado esos alimentos ahí. Debió haber estado profundamente dormida…Se lo comió todo ya que estaba hambrienta.

 

Después se quedo en la cama, sin poder dejar de pensar en todo. En cuanto extrañaba su aldea, a Naruto, a su equipo y a sus amigos…a todos. Nuevas lágrimas caían al pensar en porqué aun no la encontraban. Lloró hasta que el sueño la venció nuevamente…

 

Ahora estaba ahí, con la mano en el pomo de la puerta y con intensiones de tomar otro baño. Pero no podía seguir con esas ropas. Por más baños que tomara se seguiría sintiendo sucia.

 

Paseó su mirada por la habitación y notó el armario. No le había prestado atención desde que estaba en ese lugar. Se acercó a el y abrió una de sus puertas.

 

La sorpresa fue mayúscula al ver que estaba repleto de ropa, kimonos y yukatas, hasta había ropa interior y todo era…de mujer.

 

Abrió mucho los ojos. ¿Cuánto tiempo pensaba tenerla Sasuke ahí?...

 

Aun sin poderlo asimilarlo bien, llevó sus manos algo torpes al interior del armario y sacó uno de los kimonos. Este era negro, al igual que casi todo allí adentro. A simple vista era hermoso, con encajes en hilos plateados y bordados con el mismo hilo en la parte inferior de la prenda, parecían flores. Sakura estaba fascinada, a pesar del color negro, que no era mucho de su agrado. Era de seda y al moverlo se podía apreciar un tenue brillo en el.

 

-hermoso…- murmuro acercándolo a su rostro y sintiendo la suavidad de la tela.

 

Estuvo así un momento, luego lo apartó de su cara y se acercó al armario para sacar ropa interior para ir al baño, entrar y cerrar la puerta tras de si.

 

Abrió la llave de la regadera y se quitó la ropa. Se metió al agua y se relajó nada más sentir el contacto de esta con su piel…lo necesitaba.

 

Después de permanecer así un tiempo, se levantó, se limpió y salió de la tina.

 

Cuando ya estuvo seca miró el kimono que estaba en una pequeña mesita, lo tomó y con mucha delicadeza se lo puso.

 

Caminó hasta el espejo que estaba sobre el lavado y una mueca de fastidio se dibujó en el rostro de la pelirosa al verse reflejada.

 

El kimono en sí era…muy provocativo. Tenía un escote demasiado pronunciado para su gusto era muy ajustado, además de que le llegaba a medio muslo.

 

-Bastardo- dijo entre dientes. Sabía que esto era obra de Sasuke, quién más querría verla así. Ahora si que podía presumir el conocer el lado pervertido del pelinegro…

 

-Con esto parezco prostituta- dijo soltando un bufido de fastidio.

 

Volteó para ver como se le veía por atrás y se sorprendió demasiado al ver el logo Uchiha gravado en su espalda…

 

-no puedo creerlo…es el abanico de los Uchiha… - murmuro absorta.

 

¿Por qué?

 

Salió corriendo del baño hasta estar en frente del armario. Sacó la mayor cantidad posible de ropa y la dejó sobre la cama.

 

Inspeccionó cada prenda de ropa y su sorpresa iba creciendo a cada segundo.

 

Toda la ropa tenía el símbolo Uchiha gravado. No quería ni pensar en la razón de porque Sasuke había hecho eso. Sospechaba de sus intenciones, pero le dolía admitirlas y prefería no pensar en eso…

 

Definitivamente tenía que salir de ahí.

 

No quería usar esas ropas. Pero no le quedaba remedio, era eso o estar desnuda. –Ni pensarlo- dijo enojada.

 

Se sentó en la cama, no sin antes tomar sus botas negras de tacón y ponérselas. Rayos…con eso se veía aun más provocativa.

 

Decidió no pensar más en el asunto, era momento de buscar una manera de salir de ese lugar. Ya había estado demasiado tiempo llorando y lamentándose todo lo que había sucedido. No más, ya no era la niña débil y llorona de hace años, ahora era fuerte y no permitiría que siguieran haciendo con ella lo que se les viniera en gana.

 

Sin importarle nada más, se paró decidida de la cama y miró la blanca puerta de la habitación con claras intensiones de hacerla pedazos, esta vez nada ni nadie la detendría.

 

Acumuló chakra en su puño, el suficiente para hacerla añicos con un solo golpe sin importar que tuviera alguna barrera de chakra.

 

Corrió hacía la puerta y de un golpe certero, la destrozó, provocando un gran estruendo en todo el lugar. Fue tan grande el impacto que gran parte de la pared también fue derribada.

 

Se impresionó al ver que no estaba la barrera de chakra al igual que en la prisión.

 

Se sintió furiosa. La estaban subestimando…

 

-Grave error…- dijo furiosa antes de empezar a correr a toda velocidad.

 

Tenía que encontrar una salida pronto. El ruido demás que provocó al golpear la puerta debió haberse escuchado por todo el lugar.

 

Sasuke no tardaría en encontrarla si no salía de ahí…

 

--------

 

-¿Ya está eso Karin?- preguntó por tercera vez un pelinegro con un leve deje de impaciencia.

 

-¡Si! Ya está Sasuke-kun- dijo sonriente la pelirroja –deja que lo sirva y te lo podrás llevar- dijo guiñándole un ojo en un vano intento de seducción. Juró haber oído una risita proveniente de Suigetsu y le miró con furia.

 

-No puedo creerlo zanahoria con patas- dijo Suigetsu frustrado –cuando se trata de Sasuke te tardas un suspiro en tener la comida lista. Pero cuando se trata de mí te tomas la vida en prepararla- dijo fingiéndose ofendido.

 

-¡Y eso a ti que invesil!- dijo molesta –no es mi culpa que me provoques y por tu culpa arruine la comida- dijo amenazándolo con un cucharón.

 

-Arrastrada…-murmuró

 

-¡¿Qué dijiste?!- gritó alterada –esta vez te mato… ¡Te juro que te mato!- gritó corriendo hacia él.

 

-Basta- dijo Sasuke cortante y con una venita de irritación en su frente –siempre es lo mismo con ustedes- dijo molestó. Le molestaba el comportamiento que tenían esos dos. Le recordaban a dos personas las cuales un día fueron sus…grandes amigos.

 

-Karin, dame eso- dijo el pelinegro señalándole la bandeja que tenia.

 

-Si Sasuke-kun- dijo olvidando su enfado y entregándole la bandeja.

 

-Es increíble…- murmuró divertido Suigetsu, ganándose de inmediato la mirada asesina de la pelirroja.

 

-No quiero volver a oír…- pero no pudo continuar hablando. Un gran estruendo escuchado detuvo sus palabras…

 

Abrió desmesuradamente sus ojos y el Sharingan se hizo presente en su mirada…

 

-Niña estúpida- dijo tirando la bandeja y corriendo a gran velocidad hacia el lugar donde se suponía que estaba la pelirosa.

 

-¡¡Sasuke-Kun!!- gritó Karin al verlo salir así.

 

-Sigámosle- dijo Suigetsu pasando a su lado y corriendo tras el portador del Sharingan.

 

-S-si- dijo Karin siguiéndolo…

 

--------

 

Corría a toda la velocidad que sus piernas le permitían. Aun no encontraba una salida, solo podía ver más y más pasillos…todos oscuros. Se estaba angustiando al no poder encontrar nada en tanto tiempo.

 

Pero sus ojos se abrieron esperanzados al ver una luz al final de uno de los tantos pasillos.

 

Corrió a mayor velocidad mientras una sonrisa de esperanza se formaba en su rostro.

 

Llegó hasta la supuesta salida y cruzó aquel umbral. Fue cegada por la intensa luz y se sintió merada por un momento.

 

Cuando recobró la visión y pudo sentirse estable, sintió como las lágrimas caían…

 

Lo que vio la dejó perpleja, y la felicidad comenzó a inundarla. Era la entrada de un bosque. Había encontrado la salida…por fin.

 

No esperó más, corrió tan rápido como pudo y se adentró al bosque.

 

Esperaba que si se alejaba lo suficiente pudiera ocultar su chakra y así no la encontrarían.

 

Pero esperen…había algo que estaba olvidando.

 

Se detuvo en una de las ramas de un árbol intentando recordar eso, que sin saber que era, la estaba perturbando.

 

Solo pasaron unos segundos antes de darse cuenta de…

 

-¡El Sharingan!- dijo perpleja.

 

Sintió como las piernas le flaqueaban. Con esos ojos era imposible que Sasuke no la encontrara. Contra eso no podría escapar nunca…

 

Se sintió perdida, no había escapatoria.

 

El ya debía estar cerca y por más que corriera, nada impediría que el la alcanzara…

 

Bajó del árbol y al llegar al suelo calló de rodillas. Se llevó las manos al rostro y comenzó a llorar. Parecía una niña pequeña la cual había perdido a sus padres y no podía encontrarlos…

 

Pero no le importaba. Necesitaba llorar. Llevaba días reprimiéndose. Los sollozos se hacían presentes y Sakura no tenía intensión de callarlos esta vez.

 

Simplemente se quedó allí, de rodillas, con las manos en el rostro y llorando ruidosamente como una niña pequeña…esperando que la encontraran para encerrarla e impedirle volver a salir…

 

--------

 

-¡Sasuke espera!- gritaba Suigetsu intentando alcanzar al pelinegro.

 

Pero era inútil, este corría a una endemoniada velocidad y para el y Karin era casi imposible alcanzarle.

 

Vio que el pelinegro se detenía y gracias a eso pudieron llegar a su lado.

 

Iba a preguntarle que es lo que estaba pasando, pero al ver los escombros en el suelo y la muralla destruida pudo imaginarse que era lo que sucedía… Además de la mirada más que furiosa que Sasuke mostraba mientras miraba el desastre.

 

Karin iba a hablar, pero antes de que dijera una sola palabra, le tapó la boca con la mano. La chica iba a protestar pero al ver la mirada de advertencia de Suigetsu se arrepintió.

 

Entendió el mensaje cuando vio la mirada de Sasuke.

 

Si querían vivir sería mejor no molestar al portador del Sharingan, y menos cuando se encontraba así de…furioso.

 

-Ha escapado- dijo Sasuke con voz de ultratumba. Miró a los dos presentes con esos ojos rojos, llenos de furia. Suigetsu y Karin sintieron un escalofrío al verle directamente y no se atrevieron a abrir la boca.

 

-Suigetsu búscala por la parte sur, Karin tu por el este. Antes busquen a Juugo y díganle que busque por el oeste- ordeno rápidamente el pelinegro –yo buscaré por el norte. Vallan ¡Ahora!- dijo con voz potente.

 

Los dos no se hicieron esperar, apenas escucharon la orden de Sasuke partieron de inmediato.

 

Si no querían morir seria mejor obedecerle…

 

Sasuke tomó la dirección contraria a la de Suigetsu y Karin. Encontraría a esa niña y se aseguraría de que recibiera un castigo. Nadie escapaba de él…y menos ella.

 

Corrió por los pasillos en dirección en dirección a la salida más cercana. Sabía que Sakura saldría por ahí.

 

Lo comprobó al ver el gran portón abierto. ¿Por qué carajo estaba abierta la entrada?, mataría al sujeto que dejó la salida de la fortaleza abierta. Pero eso sería después de encontrar a la pelirosa.

 

Se sentía tan furioso al pensar que la chica habría podido escapar, que las aspas del sharingan giraban sin control. La sangre le hervía.

 

Cruzó el umbral de la salida y se encontró con el espeso bosque. No esperó ni medió segundo antes de lanzarse a las ramas de los árboles. Ella no debía estar tan lejos.

 

Se movía a una velocidad impresionante. La buscaba con su sharingan, cualquier señal de chakra, el que fuera, sabía que sería ella…

 

Hasta que la encontró, la pudo ver con sus ojos, además de que pudo sentir su chakra. ¿Por qué no lo había ocultado?... además de eso estaba inmóvil.

 

Entre extrañado y furioso se acercó a gran velocidad a ella…

 

El corazón le dio un vuelco cuando la vio. Estaba de rodillas en el suelo, llorando ruidosamente como una pequeña.

 

Toda la furia que sentía desapareció en un instante al verla en ese estado…hasta desactivo el sharingan.

 

Se acercó unos pasos a ella. No se podía explicar como es que se sintió tan afectado al verla así, destrozada.

 

Sakura al sentirlo justo detrás de su cuerpo se tensó, deteniendo el llanto e intentando  inútilmente de levantarse. La piernas no le respondían, no podía levantarse, estaba demasiado afectada como para tratar siquiera de caminar…

 

Al sentirse inútil hasta para eso, nuevas lágrimas cayeron de sus ojos.

 

Esta vez no quiso que la escuchara, reprimió sus sollozos tanto como pudo.

 

Sasuke por su parte, por primera vez en su vida, no sabía bien que debía hacer. ¿Dejarla ir?... eso ni pensarlo, no permitiría que ella se fuera. Pero verla así no le gustaba, no quería verla en ese estado. –Molesta- pensó. No podía creer lo que iba a hacer…pero al ver como los hombros de la chica temblaban, no lo pensó más…

 

-Sasuke…por favor…de-déjame…- rogó Sakura con voz temblorosa, intentando no dejar escapar los sollozos. Iba a volver a hablar…pero no pudo hacerlo al sentir unos brazos que la rodeaban desde su espalda.

 

¿La estaba…abrazando?

 

Estaba demasiado impresionada, hasta el llanto cesó al sentir los fuertes brazos del chico rodeándola.

 

Se sintió extrañamente aliviada. Tanto que tomo con sus manos los brazos del chico y los apretó intentando sentirlo más cerca de ella. Agachó la cabeza y volvió a sentir las lágrimas.

 

-No llores- dijo Sasuke. Apartó sus brazos para tomarla de los hombros y voltearla.

 

La volvió a abrazar fuertemente en un abrazo posesivo.

 

Sakura correspondió el abrazo y se aferró a la tela de su espalda con sus manos y Sasuke apretó más el abrazo.

 

Permanecieron así un largo tiempo, hasta que el llanto de Sakura desapareció.

 

Al sentir que ya se había tranquilizado, desizo lentamente el abrazo y se levantó del suelo. Intentó ayudarla a que ella también lo hiciera, pero esta no lo lograba.

 

No dudó en tomarla en sus brazos para volver a la fortaleza de una vez.

 

Ella al sentirlo cerca nuevamente, aferró sus manos al pecho de el y cerró sus ojos. Tenía sueño, y no tardó en dormirse en brazos de Sasuke.

 

El chico lo notó e intentó no moverse tanto en el regreso para no despertarla.

 

Aun no comprendía bien por qué se estaba comportando así con ella. Nunca había sido así con nadie…

 

Tal vez era porque no le gustaba verla llorar…debía ser eso…

 

Volvió a la fortaleza a una velocidad prudente intentando no despertar a la chica. Cuando llegó a la entrada vio que allí se encontraban sus tres compañeros, seguramente esperándolo.

 

-Pudiste encontrarla- dijo Suigetsu una vez estuvo frente a los tres.

 

Notó la confusión de ellos al ver a la chica en sus brazos, dormida.

 

No dijo nada, no era necesario. Pasó a su lado y se adentró al lugar dejando atrás a un Suigetsu incrédulo, un Juugo… ¿Aliviado?, y a una Karin…más que furiosa.

 

Caminó por los pasillos hasta que estuvo frente a la que era la habitación de Sakura.

 

No podía dejarla ahí.

 

De la puerta no quedaba nada. Además de que en ese estado no quería dejarla…sola.

 

Retomó denuevo el camino en dirección al que era su cuarto. Esa noche y posiblemente las próximas, Sakura se quedaría con el.

 

Llegó al lugar y entro a la habitación cerrando la puerta tras de sí.

 

La habitación era algo más grande que la de la chica. También tenía una cama matrimonial y estaba amoblada de forma similar.

 

Se acercó a la cama, corrió unas mantas y dejó a la chica en ella. Le quitó las botas y la miró un momento.

 

Se veía hermosa con aquel kimono negro…además de sexy.

 

Sonrió. Tenía que admitirlo, era perfecta.

 

Y aun más con el símbolo Uchiha en su espalda. Le encantaba verla con esa ropa por más de una razón.

 

Después de apreciarla un poco más, sin borrar su sonrisa, la cubrió con las mantas.

 

Caminó hasta estar frente a la ventana que había en aquel cuarto. Miró el exterior, estaba oscuro, ya era de noche.

 

Estaba decidido. No permitiría que Sakura se fuera, no en ese momento. Ni mucho menos que algo le pasara.

 

Se acercó a la cama y se sentó al otro lado, quedando juntó a la chica. Se acostó y cerró sus ojos.

 

Estaba cansado, y al poco tiempo quedó dormido.

 

Ma

MÁS INFORMACIÓN

El contenido original se encuentra en https://fanfic.es/viewstory.php/
Todos los derechos reservados para el autor del contenido original (en el enlace de la linea superior)
Si crees que alguno de los contenidos (texto, imagenes o multimedia) en esta página infringe tus derechos relativos a propiedad intelectual, marcas registradas o cualquier otro de tus derechos, por favor ponte en contacto con nosotros en el mail [email protected] y retiraremos este contenido inmediatamente

Top 20