THE LAST OPTION. by lad_sam

Fanfics en EspañolEl sitio de referencia de los fanfics en español, con miles de fanfics gratis y en español

 THE LAST OPTION. by lad_sam
Summary:

Melany, una chica de 18 años con problemas personales que la obligan a buscar una manera de salir adelante, por desgracia no le queda mas opción que trabajar en un bar donde bailará por dinero, con la consigna de que nadie la forzaria a aceptar hacer algo mas que solo bailar.

Todo iba bien hasta el momento en que la situacion en su hogar empeora y necesita con urgencia mas dinero, antes que una tragedia ocurra... es entonces que se topa con Aarón, un hombre que le ofrece mas dinero del que ella necesitaba, que ya era demasiado como para pensar que seria fácil conseguirlo, él le resuelve sus dudas al decirle que era lo que pedía a cambio de esa cantidad tan alta.

       Aarón, un hombre de 27 años, de un pasado y una vida oculta, pero sumamente millonario, encuentra a la primer chica que no cae bajo sus técnicas de seducción, así que investigando descubre que era lo que podría ayudar a tenerla al menos una vez y eso lo lleva a ofrecerle una solución económica al menos por el momento a aquella chica... 

Deseoso de que aceptara, le plantea la propuesta de pagarle por tener su cuerpo y ella intenta buscar otra salida, la cual no es posible encontrar.





ENTREN Y DESCUBRAN QUE ES LO QUE ELLA DECIDIRÁ Y COMO ACABARÁ ESTO... XD

si quieren ver a los personajes, les invito a pasar a este linck



 https://www.facebook.com/media/set/?set=a.253852388051661.38234.192902317480002&type=3

y denle "me gusta" a la paguina, donde veran las actualizaciones de esta y otras historias hechas por mi! xD

https://www.facebook.com/HistoriasQueEscriboXd



Categories: ORIGINALES Characters: Ninguno

Generos: General

Advertencias: Lemon, Lenguaje Obsceno, Muerte de un personaje

Challenges:

Series: Ninguno

Chapters: 20 Completed:Word count: 70278 Read: 23230 Published: 29/08/2012 Updated: 25/04/2013
Summary:

Melany, una chica de 18 años con problemas personales que la obligan a buscar una manera de salir adelante, por desgracia no le queda mas opción que trabajar en un bar donde bailará por dinero, con la consigna de que nadie la forzaria a aceptar hacer algo mas que solo bailar.

Todo iba bien hasta el momento en que la situacion en su hogar empeora y necesita con urgencia mas dinero, antes que una tragedia ocurra... es entonces que se topa con Aarón, un hombre que le ofrece mas dinero del que ella necesitaba, que ya era demasiado como para pensar que seria fácil conseguirlo, él le resuelve sus dudas al decirle que era lo que pedía a cambio de esa cantidad tan alta.

       Aarón, un hombre de 27 años, de un pasado y una vida oculta, pero sumamente millonario, encuentra a la primer chica que no cae bajo sus técnicas de seducción, así que investigando descubre que era lo que podría ayudar a tenerla al menos una vez y eso lo lleva a ofrecerle una solución económica al menos por el momento a aquella chica... 

Deseoso de que aceptara, le plantea la propuesta de pagarle por tener su cuerpo y ella intenta buscar otra salida, la cual no es posible encontrar.





ENTREN Y DESCUBRAN QUE ES LO QUE ELLA DECIDIRÁ Y COMO ACABARÁ ESTO... XD

si quieren ver a los personajes, les invito a pasar a este linck



 https://www.facebook.com/media/set/?set=a.253852388051661.38234.192902317480002&type=3

y denle "me gusta" a la paguina, donde veran las actualizaciones de esta y otras historias hechas por mi! xD

https://www.facebook.com/HistoriasQueEscriboXd



Categories: ORIGINALES Characters: Ninguno

Generos: General

Advertencias: Lemon, Lenguaje Obsceno, Muerte de un personaje

Challenges:

Series: Ninguno

Chapters: 20 Completed:Word count: 70278 Read: 23230 Published: 29/08/2012 Updated: 25/04/2013
Story Notes:

bueno, esta vez no diré nada... solo lean [email protected]!!!

Story Notes:

bueno, esta vez no diré nada... solo lean [email protected]!!!

Capítulo 1 by lad_sam
Author's Notes:

espero que les guste... n_n

Author's Notes:

espero que les guste... n_n

CAPITULO 1.

-Madre… no te preocupes… deja esto, yo lo termino… -decía una chica hermosa y alta a un lado de otra mujer de aspecto cansado que sostenía prendas a reparar en las manos.

-Melany… deberías descansar, no es bueno que sigas quedándote hasta tarde por hacer mi trabajo… -contestó la mujer intentando sonreír cansinamente.

-no mamá… no importa ahorita, ni siquiera estoy cansada… vete a descansar, tu si lo necesitas… recuerda que te acaban de operar… -dijo con cariño quitándole la ropa de las manos.

-pero hija…

-nada de peros ma… ve y descansa, no quiero que te sientas mal de nuevo…

-gracias preciosa… pero no te quedes mucho haciendo eso… -pidió la mujer caminando hacia una habitación, adolorida como para quedarse ahí a trabajar.

-debo conseguir un trabajo mejor, si no moriremos de hambre… -murmuró Melany sentándose frente a la maquina de coser.

Melany era una joven muy estudiosa, su madre siempre hizo todo por sacarla adelante a ella y a su hermano mayor, quien se había marchado dejándolas solas y sin ningún otro apoyo después de terminar la universidad… entonces todo se derrumbó… Mel se encontraba cursando la preparatoria, tubo que salirse un año cuando su madre enfermó y ahora que volvía a entrar la corrieron de su trabajo… por su madre era que no dejaba la prepa, pues quería que se superara, pero le era imposible a su madre mantener la casa de pie, era imposible, pues el cáncer que le habían detectado, la había acabado mucho… entonces Melany debía hacer el trabajo que su madre conseguía, el cual cada día era menos, no tenían si quiera el dinero del alquiler… sabía que si no lo pagaban las correrían después de no pagar durante casi un año, ya el edificio había cambiado de dueño y les habían advertido.

 

 

Sonó la alarma y ella se levantó viendo el viejo y roto reloj que apenas y funcionaba, se dio un baño rápido y tomó su uniforme… salió de casa sin tomar al menos leche, ya que ni eso tenían, le avisó a su madre que llegaría tarde, pues iría a conseguir trabajo…

Después de la preparatoria, cada día, hizo lo mismo… pero su suerte era muy poca… y después de casi una semana, las fue a visitar el abogado que había adquirido el edificio. Entró cuando Melany le abrió ya que su madre se encontraba mal de nuevo…

-señor… le juro que he buscado ya un empleo… pero es difícil que me lo den siendo solo una estudiante de preparatoria… no hay vacantes… -dijo Mel al sentarse en el sillón frente al señor.

-mira niña… ya le había advertido hace dos meses a tu madre, yo no pienso tenerles piedad y que sigan aprovechándose de una renta gratis… lo único que puedo hacer por ustedes es darles dos semanas mas para que consigas dinero o empaquen lo que tienen aquí… -dijo el hombre sin importarle mucho la situación de aquellas dos mujeres, miró a la chica y sonrió. –bueno, también puedo hacer algo mas por ti…

-si es algo poco moral, guárdese sus palabras… -advirtió bajándose mas el dobladillo de la falda colegial que usaba para la escuela.

-no sé que te valla a parecer a ti, pero sugiero que lo pienses… -le tendió una tarjeta. –ese es un amigo, tiene un bar donde trabajan chicas, bailan para los hombres y por lo general solo eso, es cuestión de ellas hacer cosas “extras”. –Explicó el señor, era un hombre de unos 60 años y no se veía mala persona, pero era muy severo para ese nuevo negocio de las rentas. –Si quieres puedes ir y pedir trabajo… solo di que lo necesitas, que yo te he mandado… -con eso se levantó y salió de aquel departamentito que no era ni siquiera para se ocupado por dos.

 

Melany pasó toda la noche pensando en todos y cada uno de los trabajos a los que había pedido una entrevista… ósea, todos los que encontró en el periódico y en las calles con letreros… pero ninguno había aceptado a una chica si experiencia…

Recostada en su cama miró la tarjeta preguntándose si aria bien en ir a ese lugar… miró a su madre que dormía a su lado y la vio tan agotada y cansada de lo mal que la vida la iba tratando, que su corazón se contrajo de tristeza, ella solo quería ver a su madre siendo feliz como solía ser antes… antes que su hermano se marchara, antes que la enfermedad llegara a su cuerpo…

 

 

-buenas tardes señorita… -la saludó un hombre de unos cuarenta años, después de que la hizo pasar a su oficina guiada por una de las chica que ahí trabajaban.

-buenas tardes… -murmuró Melany incomoda.

-toma asiento, anda… me han dicho que has venido de parte de Gregorio… es así? –Preguntó mientras ella se sentaba.

-si… me dijo que aquí podrían darme un empleo… es solo temporal… -contestó mirando el escritorio sin levantar si quiera la mirada.

-te ha dicho que es lo que tendrías que hacer? –Preguntó el hombre. Ella solo asintió. –bueno, entonces me presento… soy Raül… -le extendió la mano y ella hasta entonces reaccionó y devolvió el saludo.

-yo Melany… miré… necesito en verdad un empleo… no quería recurrir a esto, porque no soy de la clase de chica que acostumbra rodearse de hombres… y menos un ambiente así… pero, si no trabajo…

-no necesito explicaciones chiquilla… -Dijo Raül con una amable sonrisa. –aquí encontraras trabajo, solo de bailarina si así lo deseas, las chicas trabajan otros servicios porque ellas quieren, pero si no lo quisieran así, tienen mi protección…

-está hablando en serio? –preguntó sorprendida.

-si… este lugar en realidad solo es un “table dance” pero algunas chicas hacen tratos con los hombres y salen de este lugar hacia un hotel… no es necesario que tu lo hagas, así que cuidaremos de ti para que no te molesten…

-señor… le agradezco tanto! Esto será menos difícil de esa forma! –exclamó sonriendo.

-y la paga será buena, seguro que con ese cuerpo y ese rostro, los hombres vendrán mas seguido a verte bailar… solo te pido que si no estas a gusto o quieres salirte, me digas con tiempo, porque una chica se ha ido hace un par de días sin decir nada y ahora no sabia como llenar su espacio…

-cuando podría empezar?

-desde mañana si lo deseas y puedes, los permisos serán con anticipación… debes decirme antes para cubrir tu numero… sabes bailar al menos un poco?

-si… estudio en la preparatoria algo de danza… soy buena en ello… pero no creo poder utilizar el tubo…  -comentó sonrojada solo de pensar que tendría que bailar sobre un escenario.

-Christina te enseñará… aprenderás pronto y las ganancias serán mejores para ti… igual de la cantidad de ropa que te quites en el escenario, te ayudará en lo que los clientes paguen por verte, deberás también ser mecerá, no te preocupes, que hay guardias que cuidaran que no te toquen…

-pero, yo no me quiero desnudar frente a los hombres… -murmuró Melany.

-bueno, esa será tu decisión, yo te diría que lo hicieras, pero tu eres la que perderá… recuerda que los clientes son quienes te pagaran prácticamente el sueldo… -le dijo Raül.

-pues, creo que veré que pasa, quizá no sea necesario quitarme toda la ropa…

-Christina!! –Llamó el hombre y enseguida una mujer de unos 24 entró sonriendo.

-que pasa Raül? –Preguntó la rubia bastante exuberante.

-tienen nueva compañera, mañana vendrá y necesito que la prepares hoy, muéstrale que se hace y como se hace… -le pidió y luego se dirigió a Mel. –tu, deberías llegar temprano durante algunas semanas mientras aprendes a usar el tubo, seguro te agradará… las chicas dicen que es divertido, pero mas que nada es dinero liquido para ti…

-muchas gracias… -dijo Melany antes de salir con aquella mujer.

-sabes algo? Le has caído bien al jefe… eso quiere decir que serás una gran compañera… -dijo Christina sonriéndole a la chica. –solo deja que trabajen aquí las que considera aptas… y aunque no sepas mucho te dejará intentarlo… créeme que esto no es tan malo como suena…

-pero es algo a lo que me costará acostumbrarme… -murmuró Mel.

-si, yo te sugiero que disfrutes cuando bailes, como si no fuera para los hombres, como si fuese solo para ti, que nazca de tu alma… también deberías considerar al menos quitarte el sostén sobre la tarima, veras que no es tan malo, además tienes unos seno hermosos, te darán bastante por mostrarlos…

Melany se sonrojó y dijo solo que lo pensaría… el recorrido por el lugar fue agradable con aquella mujer que le decía todo de manera agradable… además de conocer a otras chicas igual de amigables, sabía que sería agradable trabajar ahí. Solo había un problema… superar la vergüenza de quedar expuesta ante los hombres que asistían y si que eran muchos…

 

 

-mami… he conseguido un trabajo… -dijo Melany mientras se acomodaba la corbatilla del uniforme.

-y donde es hija? –preguntó su madre sentándose para verla.

-bueno, es algo lejos, seré mesera por las noches, pero como inicio apenas, me han pedido que llegue mas temprano para mi preparación unas cuantas semanas… -mintió, no le gustaba hacerlo, pero no tenia muchas opciones.

-llegarás tarde?

-no madre… no podría venirme a esas horas, saldría en la madrugada… me ofrecieron un cuartito en ese lugar, pues les expliqué mi situación… vendé a verte el fin de semana, por ahora te dejo el dinero que me queda, intentaré pasar en cuanto tenga mi primer pago y traeré el mandado… -prometió dándole un beso en la mejilla a su madre.

-cuídate mucho pequeña…

-lo haré mami… siempre lo he hecho… -contestó sonriendo con melancolía recordando que siempre había estado sola en ese aspecto, había aprendido a cuidarse sola.

La madre de Melany, que se llamaba Amelia, se quedó tranquila y aceptó lo que su hija le daba, la mujer no era muy consiente de que su hija podría tener problemas, o podría ocurrirle algo, nunca le había preocupado eso… y Mel al menos lo agradecía ya que no le causaba preocupaciones, en cambio Amelia siempre pensaba en su hijo Fernando… aunque a él nunca le importó.

Pero eso no era suficiente para que Melany abandonara a su madre y dejara de ayudarla… su corazón era tan noble que solo deseaba que ella se recuperara del todo…

 

 

Después de la escuela, Mel fue a la biblioteca para terminar toda su tarea, pues después no tendría tiempo, ya que ensayaría hasta que abrieran el lugar…

Y finalmente llegó al bar… todo fue tranquilo, Christina le enseñó algunos trucos, solo para que supiera sostenerse en el tubo, aunque se cayó un par de veces, al final fue mas sencillo para ella repetir los ejercicios.

 

Entonces llegó la hora de saber si podría seguir ahí, se repitió mil veces que no era nada inmoral, pues solo bailaría, pero se negaba a desnudarse por completo… al pisar apenas la tarima, sintió que su cuerpo vacilaba con hacerla tropezar, pero se compuso y caminó con firmeza… ahora que veía bien, notaba a todos los guardias vigilando alrededor… eso la calmó un poco… además no veía a nadie que lograra intimidarla, solo hombres con miradas morbosas que no eran suficientes para hacerla rendirse, pues su juventud era rodeada de esas miradas, de parte de hasta los mismos profesores… sonrió para si misma escuchando como la música comenzaba a escucharse, su canción favorita para bailar… miró a donde el chico de audio y él le sonrió mostrándole su dedo pulgar, ella río suavemente y comenzó a mover la cadera en un compas rítmico…

Vestía un short negro con un cinturón plateado, una blusa negra escotada y ropa interior de encaje que le había dado el mismo Raül para esa noche, pues cada quien debía tener su ropa y atuendos, pero ella por ser nueva no los tenia.

Todos los hombres la miraban deseosos de verla desnuda… y esa noche ella se perdió en su mente, aunque eso no impidió que solo dejara ver lo que a ella no le incomodaba… sonreía seductoramente, sabia lo hermosa que era y eso le daba confianza, aunque ya no le interesaba si la miraban o no, solo disfrutaba de aquella experiencia de libertad en esa tarima…

No supo como lo hizo, pero al terminar la canción, ella quedó semi desnuda apenas con ropa interior, exacta para que no pidieran que mostrase más por sobra de tiempo en la música… se detuvo levantando la blusa y con un gesto sensual se inclinó sonriendo, su sonrisa era inocente y eso a muchos hombres les fascinó…

-muchas gracias Mauricio… -dijo Melany sonriéndole al chico del audio al llegar con él después de haberse cambiado para seguir de mecerá esa noche.

-un regalo de bienvenida, creí que te gustaría bailar tu canción. –dijo él con un tono amistoso acomodándose el cabello.

-gracias… debo seguir trabajando… nos vemos… -se despidió ella dándole un beso en la mejilla.

Melany lo había conocido ese mismo día, era un chico muy amable y ahora le caía mucho mejor… además de que era de lo mas respetuoso con todas a pesar de verlas desnudarse ahí arriba…

Durante el trabajo de mesera, trabajó solo con quienes acababan de llegar, pues Raül se lo había recomendado para evitarse malos ratos, aun así intentaban llamarla, pero ella decía que estaba muy ocupada con una linda sonrisa y se iba… pues era la mejor manera de que siguieran ahí sin marcharse molestos solo porque ella contestase mal…

 

 

-te felicito muchacha… -dijo Raül encontrándola al bajar de la tarima, ella sonrió al escucharlo.

-lo hice bien?

-mas que bien… nunca pensé que con solo tres presentaciones, iguales y sin que te desnudes por completo, pudieras obtener estas ganancias y atraer a mas clientes en solo tres días… -confesó él dándole un paquete de dinero. –lleva esto a tu familia, entras hasta el lunes, si quieres puedes volver antes, te aseguro que si vienes también sábados y domingos será mejor…

-muchas gracias… en verdad, intentaré venir pronto, pues aun tenemos deudas en mi hogar y mi madre a interrumpido un tratamiento por falta de dinero, ahora que salgamos de tantos líos le pediré que vuelva a tomarlos… -dijo animada. –vendré para mañana que es sábado, pero llego hasta en la noche… si?

-claro Melany… como te acomodes mejor… -contestó Raül y la dejó para que siguiera con su trabajo de mesera.

 

 

Melany despertó temprano y salió corriendo prácticamente, antes de dormir había contado el dinero y lo había separado, era suficiente para darle parte del alquiler al dueño o guardarlo para  completar en la siguiente semana, le pediría dos semanas mas para darle los meses atrasados y un poco mas como porcentaje de haberlas esperado si es que aceptaba… también le alcanzaría para comprar algunas cosas de la escuela y lo suficiente para su madre, algunas medicinas y comida, solo se quedó con lo de sus pasajes, pues había pasado ya esa semana caminando hacia la escuela y eso era mucho tiempo que perdía, as de dos horas.

-hola Mel… te vas a tu casa? –Le preguntó Mauricio saliendo del estacionamiento con su auto.

-si… bueno, antes iré de compras, necesito llevarle todo a mi madre…

-súbete… yo también iré al supermercado… -ofreció con amabilidad, era un joven de unos 25.

-hay! Muchas gracias! –exclamó entrando a su auto.

-no agradezcas… para eso estamos los amigos, además voy hacia allá… -dijo sonriendo mientras salía de aquella calle.

Fueron platicando… él le contó que vivía solo, se mantenía de ese trabajo y le gustaba, que por ello seguía ahí, además de que ganaba bien… sus padres Vivian en otra ciudad y su hermano menor aun con ellos… Mel le contó que había pasado con Fernando, su hermano, hacia ya un tiempo.

Después decidieron cambiar de tema a algo mas simple… ella le contó que estudiaba la prepa, le dijo donde era, aunque él ya se lo imaginaba por el uniforme que usaba… después, ya en el supermercado, él la acompañó a comprar todo lo que necesitaba, mientras él hacia lo mismo, al final pasaron a la licorería y ella se sorprendió de ver que compraba como cinco botellas.

-y eso? –preguntó curiosa.

-me agrada preparar bebidas, estoy aprendiendo y es bueno, me gustaría ser barman en el bar… -explicó mirando una botella entre sus manos.

-enserio!? Wow! Y algún día podrías enseñarme? –Pidió Melany feliz.

-si… claro que si… supongo que cuando ya aprendas a usar el tubo tendrás mas tiempo disponible…

-pues… lo que ocurre es que ya lo aprendí a usar, pero me da pánico… no siento que sea buena idea usarlo ya… aunque Christina dice que si…

-bueno, si me permites decirte algo… yo opino lo mismo. –confesó dejando la botella en el carrito y caminando con la chica a un lado. –te he visto practicar, eres muy buena aprendiendo… pero si no estas segura, mejor espera, quítate el miedo y verás que será mejor…

-si, por ahora creo que ya al manos me subo a la tarima con mas seguridad que en el primer baile…

-sabes, te vez hermosa bailando, creo que por ello no ha habido disgustos porque no te desnudes, además tienes un cuerpo que hace que la sangre se pare…

-claro… la sangre… -sonrió divertida y el rio reconociendo a que se refería ella, pues bien tenia razón.

-bueno, eso quizá también…

Ambos salieron y él la llevó voluntariamente hasta su casa, Mel le agradeció y bajó diciéndole que ya era suficiente, pues él iba a bajarle también las bolsas y dejarlas en su casa… entonces Mauricio se marchó, no sin antes despedirse de ella y desearle buen día.

 

-ma… te traje esto, aquí tienes todo lo que necesitarás en la semana, te dejaré el dinero de la renta, y tus medicinas ya las traerán aquí… ahora solo me ducharé y me iré de nuevo… está bien? –Le explicó Melany mientras preparaba el desayuno.

-si hija… veo que te va muy bien en ese trabajo… -mencionó arqueando una ceja. –no has dejado la escuela… verdad?

-no! Para nada! –Exclamó Mel sonriéndole. –mi jefe también me apoya con eso… me deja en ocasiones usar su ordenador para sacar algunas cosas que piden de tarea, además no es muy pesado ahorita, solo espero que no cambie mucho después de las vacaciones de diciembre… y eso que no llevo ni una semana… las cosas van bien…

-donde estarás en noche buena y año nuevo? –Preguntó su madre sentándose en la mesa, viendo todo lo que su hija había llevado.

-bueno ma… falta un mes, la verdad no se si pueda tener esas noches libres… si no puedo te diré, intentaré al menos que tu tengas una cena decente… te lo prometo…

-está bien… recuerda descansar hija… -Pidió su madre, eso era lo único que Amelia le decía demostrando un poco de interés. Solo eso.

-si… ahora debo irme, tengo que buscar a Griselda para un trabajo que nos han pedido en equipo…

-Melany, deberías ser mas como esa chiquilla, ella aprovecha que los hombres la buscan y hace que le compren lo que pida… -dijo Amelia, ya conocía a la otra chica, antes había vivido en ese mismo edificio, pero después de que su madre se casara con otro hombre, la chica se había mudado a un departamento que un señor le había ofrecido, tenia fama en todo el vecindario.

-yo no quiero cosas materiales mami… yo solo quiero que salgamos adelante, así sea poco a poco, no me denigraré por un par de monedas y lujos, porque eso no me haría feliz. –contestó Mel terminando de guardar las cosas en la alacena. –ahora debo irme… cuídate, si necesitas algo llama a este numero… -le dio un papelillo. –ella es una amiga del trabajo, se llama Christina, me pasará tu llamada, pero solo si es urgente llama… si?

-si… -respondió a secas..

-bueno madre… hablando de otra cosa, te daré esto… -explicó dejando un par de billetes sobre la mesa, no era mucho, apenas lo que le iba a sobrar de la semana. –guárdamelo… quiero que juntemos por si algún día hay alguna urgencia…

Amelia tomó el dinero y Melany fue a ducharse… metió ropa sucia a una bolsa y la dejó en un rincón, le explicó a su madre que en cuanto pudiera regresaría para lavarla, pues no quería que Amelia se fatigara…

Al final Melany le dio un beso en la mejilla y tomó su bolso para salir de nuevo, fue a comprar lo que le faltaba y llamó en un teléfono publico a Griselda, era su compañera de clase, pero casi no se hablaban… esta vez tuvo que ser diferente, pues era un trabajo de ciencias sociales…

 

 

Y si, Griselda era una chica que aprovechaba su físico para obtener lo que deseaba, Mel se sorprendió al ver donde vivía, pues era un departamento de lujo, aunque bien sabia lo que la chica daba por el alquiler a quien lo pagaba… así que Melany se planteó en su mente esa situación, simplemente ella no lo haría…

-bueno Melany… pasa! Siéntete como en tu casa… -ofreció la chica de un cabello rojizo, su piel era bronceada, pues salía mucho a la playa.

-gracias…

-entonces… que vamos a hacer? –Preguntó como si apenas le interesara.

Tal como Mel lo había imaginado, Griselda no ayudó en nada, pero al menos no fue tan incomodo trabajar, pues la chica era amable con ella, siendo que muchas chicas la odiaban… se corría el rumor de que esa chica solía quitarle los novios a sus amigas, pero Melany no se inmutaba por ello, pues no tenia novio y no quería tenerlo, mucho menos en esos momentos de su vida que eran tan difíciles… solo deseaba ayudar a su madre…

 

-eso es todo… Ya terminamos… -dijo Melany estirándose un poco.

-enserio?

-si…

-tienes hambre? Después de todo tu hiciste casi todo el trabajo.

-bueno, en realidad si, pero debo irme… ya es tarde… -dijo levantándose mientras se estiraba un poco.

-entonces te invitaré en otra ocasión… -advirtió la chica y la acompañó a la salida.

Melany aceptó con una sonrisa y salió del departamento de Griselda… en realidad esa chica no era como todos decía, o al menos Mel no la veía así.

 

Ese fin de semana fue agotador, no se detuvo a descansar para nada… pero al pasar la semana recibió mas paga, lo que le ayudó con los gastos de algunas deudas… le pidió a su madre que le guardara un poco de dinero y ella decidió ir a pie a su escuela durante un tiempo…

End Notes:

ya casi termino el siguiente cap... donde conocerá al fin a Aarón!

bueno... por ahora espero sus comentarios para continuar!

les recuerdo que pasen a mi pag en face solo para ustedes xD

https://www.facebook.com/HistoriasQueEscriboXd

 

bye!!! xD

End Notes:

ya casi termino el siguiente cap... donde conocerá al fin a Aarón!

bueno... por ahora espero sus comentarios para continuar!

les recuerdo que pasen a mi pag en face solo para ustedes xD

https://www.facebook.com/HistoriasQueEscriboXd

 

bye!!! xD

Regresar al índiceCapítulo 2 by lad_sam
Author's Notes:

awww pronto comenzará a avanzar esto mas rapido!!! n_n

Author's Notes:

awww pronto comenzará a avanzar esto mas rapido!!! n_n

CAPITULO 2.

 

Así pasó un tiempo, terminó noviembre y diciembre estaba en sus últimos días, se acercaba una fecha especial… Melany le había explicado a su madre que tendría que trabajar, lo cual pareció importarle poco… pero Mel quería esforzarse por sacar adelante a su madre, sin notar nada más.

Y ya solo faltaban unas horas para noche buena… aunque se la pasaría trabajando, sabia que celebraría con las chicas… en el día estuvo con Griselda, pues la chica solía buscarla mucho últimamente… y aunque fuesen vacaciones, había querido verla, después fue a su casa y le dejó a su madre una cena deliciosa que ella había cocinado personalmente en casa de Griselda.

Al llegar a su trabajo se preparó, pues ese día iba a llegar tarde, y solo le quedaba tiempo de arreglarse… todo estaba bien y listo… se acomodó los cuernos en su cabeza que llevaba su traje y escuchó sin intenciones de hacerlo, lo que otras chicas hablaban.

-si! Es él! –Exclamó una de las muchachas.

-porque habrá regresado?

-será que Raül sabía esto?

-dicen que tiene una cuenta pendiente con él…

-con Aarón? Ese es un problema…

Mel iba a preguntar que ocurría, pero escuchó que la llamaba Christina, entonces tuvo que concentrarse en el escenario, pues esa seria su primera vez usando el tubo y no estaba muy segura de lograrlo, al menos podía sentirse mejor sabiendo que no tendría que quitarse el vestido, ya que eso si seria complicado con su nuevo compañero de baile.

Subió a la tarima y escuchó la música diferente, esta vez algo demasiado sensual, pues ella hacia esa noche de diabla… sonrió caminando con pasos firmes y a la vez peligrosos para quien no acostumbraba usar tacones como los que esa noche usaría, pero ella ya se había acomodado desde hacia como un mes…

Miró a todos y reconociendo ya a muchos que habían ido casi a diario, ella al menos sabia que ninguno se le acercaría… hasta que su mirada se topó con un hombre, un hombre que la observaba como si quisiera devorarla y logró cohibirla…

A pesar de sentirse acosada por la mirada tan pesada que ese hombre le dirigía, comenzó a bailar… intentando ignorarlo, todo pasó y para suerte de ella, logró hacerlo bien, cuando bajó no quiso averiguar si aquel hombre aun seguía ahí. Christina la felicitó y le admiró lo bien que lucia ese traje en ella, pues a pocas chicas les quedaba tan bien ese papel, aunque le dijo que ella hubiese preferido que tuviera el titulo de ángel ya que era mas tierna…

Melany la escuchaba, pero no hacia mucho caso a lo que le decía, solo se quitó la diadema de cuernos que usaba y la dejó sobre una mesa… al final decidió salir a trabajar, pues las chicas se las estaban viendo pesado esa noche, al parecer era de los mejores momentos, iban más clientes que cualquier otra noche.

Era el baile de Christina y ella debía bajar a ayudar… tomó una libretilla y fue hacia una mesa que recién cuando ella salía del escenario estaba siendo ocupada… sonrió a los hombres que se habían acomodado ahí.

-buenas noches… ordenaran algo? –preguntó lista para apuntar.

-Hey! Mesera! –Escuchó Melany detrás de ella.

-disculpe joven… -dijo nerviosa al ver al hombre que la miraba aun de la misma manera, a unos pasos de ella. –pero no puedo atenderlo ahora… ya vienen mas meseras…

-yo quiero que tu me atiendas… -sentenció tomándola del brazo.

-pero… que le ocurre!? Le he dicho que estoy ocupada ahora! –Exclamó molesta.

-no me interesa… seguro que a ellos no les molestará que les atienda otra… -aseguró él y los hombres asintieron sin oponerse ni un poco. Gestion de Procesos o BPM: tutoriales, noticias, trucos, consejos y todo sobre Gestion de Procesos en español Tutoriales sobre Gestion de Procesos BPM

-a mi si me molesta… si quiere arreglar esto puede hablar con Raül, yo no lo voy a atender…

-Melany… -la llamó su jefe llegando al lugar.

-Raül! Dile que me deje! –pidió intentando liberarse de su agarre.

-Aarón… por favor, suéltala… ella te atenderá pero no la molestes. -dijo Raül mirando a Mel con disculpas.

-pero…

-ya has oído, así que espero no tardes en ir a asistirme querida… -le dijo sonriéndole sínicamente y se fue a sentar a la parte privada del lugar.

-porque? Tú me dijiste que no atendiera mas que a los recién llegados… -recordó Melany nerviosa.

-mira Mel… sé que esto no es lo que acordamos, pero necesito que lo hagas, solo atiéndelo, pasa por alto lo que te diga, pero no le contestes… él es Aarón, un hombre, joven como podrás ver, muy poderoso, si por el fuese, este lugar cerraría, lo peor de todo es que le debo un favor… y aun no lo ha cobrado…

-no pienso acostarme con él si eso es lo que estas pensando… -advirtió frunciendo el seño.

-solo atiende su mesa esta noche.

-pero está solo!

-quédate ahí todo el tiempo que él esté… sea lo que sea, no es irrespetuoso, solo intentará convencerte… si tu no aceptas, estarás segura…

-ya que… sabes que lo hago solo porque necesito el empleo… -murmuró ella.

-bien, tendrás un bono extra, solo no lo hagas enfadar.

-si se pasa con migo no me importará que se enfade… -dicho eso fue con su rostro serio hacia la mesa de aquel tipo.

 

-que mal servicio… -dijo él en cuanto la vio.

-si? Lo sentimos, estábamos hablando sobre la paga de esta noche, me pagan extra por el mal momento… -contestó con una sonrisa demasiado fingida.

-entonces hoy no te pagaran? –Preguntó burlonamente. –porque te puedo asegurar que será una gran noche, lo que depende mas de ti que de mi…

-va a ordenar algo? –Preguntó rodeando los ojos con fastidio.

-bueno, después de ordenarte a ti, se me antoja una botella de vodka…

-borracho… -murmuró ella anotando en su libretita.

-escuché eso…

-disculpe? Yo no he dicho nada… -Contestó Melany con una falsa inocencia en su voz.

-trae también dos copas…

-como ordene…

Melany se marchó enfadada y regresó minutos después igual de seria, no estaba de humor para escuchar a ese tipo que le parecía odioso… pero un dinero extra solo por soportarlo no le caería mal.

-siéntate… -pidió hablándole de una manera diferente hasta el momento.

-no gracias… no creo que su acompañante tarde…

-mi acompañante eres tu… así que siéntate y hablemos… -sonrió señalándole el lugar.

-si me molesta con sus palabras, me iré… -advirtió sentándose frente a él, no como le señaló a un lado.

-no te preocupes… tampoco es que te valla a violar, a menos que tu quieras… -dijo con una sonrisa recorriéndola con la mirada.

-tampoco me mires así… -advirtió comenzando a cohibirse de nuevo frente a él.

-bien… me presento… soy Aarón... –Sonrió y le tendió la mano. –y tu?

-Melany… -Farfulló dándole la mano mas a fuerza que de ganas.

-que lindo nombre, ya había escuchado a Raül llamarte así, es el verdadero nombre?

-si… y si no lo fuera, a usted que le importa?

-no contestes, te vez mal… -dijo con burla y ella se enfadó aun mas. –y además, deja de hablarme de “tu”, no soy un viejo…

-pero si alguien a quien no conozco…

-pues empecemos a conocernos… -sonrió y le sirvió una copa, ella la tomó sin ganas.

-como sea…

-que edad tienes? –Le preguntó curioso, esa chica le interesaba cada vez mas, esa manera de comportarse sin importarle que él fuese un hombre importante o no, le llamaba la atención.

-no te interesa… -murmuró enfadada.

-no tengo mucha paciencia niña… si acabas con lo poco que me queda, créeme que no te gustará… -la amenazó acercándose a ella, dejándola entre el sillón donde ella estaba y él sin poder salir.

-tengo 18 años… -contestó cruzándose de brazos.

-vez? Es mejor así! Yo 27… y es todo lo que te puedo decir… -dicho eso, se alejó de nuevo dándole su espacio.

-quiere decir que ya me puedo marchar?

-no…

-que quiere que haga!? Yo no quiero estar aquí…

-vamos a un hotel… -ofreció sonriéndole a la chica.

-que? –Preguntó incrédula, mirándolo aun molesta.

-si, eso… vamos a un hotel, después te podrás ir…

Melany se levantó y justo en ese momento le soltó una bofetada tan fuerte que muchos de ahí voltearon a ver lo que había ocurrido, todos se sorprendieron al ver que ella lo había golpeado… y cuando menos se dio cuenta, ella ya se encontraba en el suelo con el sabor metálico de sangre en su boca, Aarón se encontraba de pie frente a la chica mirándola furioso… Mel se mareó al levantar el rostro y se cubrió la mejilla con su mano sintiendo el dolor en todo su rostro, apenas pudo levantar la mirada cruzándose con esos ojos negros que de pronto cambiaron a una expresión completamente diferente a la que tenían cuando la golpeó.

Nadie se movió, pues ahí todos conocían a Aarón y su fama no era por ser amable y tolerante… sino todo lo contrario… Raül se acercó un poco, pero la tensión en ese lugar se hizo más fuerte, sabia de lo que él era capaz…

Pero Aarón se debatía solo… pues su cuerpo se notaba tenso y peligroso asechando a su presa, mientras que en su mente se reclamaba el haberla golpeado, pero había sido su primera reacción que no se detuvo a analizar.

-imbécil! Yo no soy una prostituta! –Le gritó ella sollozando.

-no quise decir eso… tampoco quise pegarte… -murmuró tomándola en brazos para cargarla.

Melany no pudo debatir mas, se sintió peor y perdió el conocimiento cuando la levantó… Aarón la sacó de ese lugar y Raül no pudo hacer nada para evitarlo, pues bien conocían a ese hombre, lo único que estaba seguro, era que él no la iba a volver a lastimar, o eso esperaba Raül.

 

 

Aarón iba en una limosina, había recostado a Melany sobre el sillón y él se encargó de sostenerle la cabeza por si despertaba sintiéndose mal… la observaba cauteloso, pero admirando lo hermosa que era, sus piernas eran largas y cubiertas con medias de red rojas, igual que su vestido, corto, pero no tanto como otros que había visto en las chicas que trabajaban ahí… era claro que ella no estaba trabajando en eso solo por gusto…

Le tomó una mano y le quitó con cuidado uno de los guantes que llevaba puestos… ella se movió un poco pero él notó que aun quedaría inconsciente un rato mas… le acarició el brazo notando lo suave que era su piel… toda ella era hermosa, su cabello oscuro y largo, con suaves ondas… sus ojos chocolates que demostraban sus sentimientos… y a él lo miraban con enfado, fastidio o quizá algo peor…

Llegaron a un hotel, su chofer no dijo nada… y aunque él hubiese preferido llevarla en otra circunstancia, ahora sabia que le debía al menos esperar a que se sintiera mejor… y después vería como convencerla, después de pedirle disculpa por haberla golpeado…

Él mismo la recostó sobre una cómoda y grande cama, donde el femenino y delicado cuerpo se acomodó seduciendo a las sabanas que la acunaron enmarcando su cuerpo… mientras él deseaba acariciar el mismo…

Decidió dejarla sola, pues prefería mantenerse alejado mientras ella estuviese inconsciente, estaba seguro de poder seducirla cuando despertara, si se mostraba mas “tierno” con ella, pero tampoco quería mostrarle algo que no era…

 

 

Melany apenas iba despertando y todo regresaba a su mente como fugaces imágenes, enfadada se levantó creyendo que se encontraba en el cuarto que compartía con Christina. Pero se asustó al ver que no era así, sino que era una lujosa recamara, como las que solían salir en revistas que mostraban como vivían los ricos…

Su enfado fue sustituido por miedo y verificó que estaba completamente vestida, aun le dolía la mejilla, sentía la boca seca y con sangre aun, la cual estaba segura que había dejado de salir, pero el sabor le quedó. Vio un espejo en la puerta de un ropero abierto, un ropero que era del mismo tamaño que donde vivía con su madre… se miró y notó que solo se le había marcado rojo en el lugar donde ese tipo la había golpeado, pero si que le había dolido, hasta el punto de marearla…

Miró de nuevo a su alrededor intentando recordar que había pasado, pero solo se acordaba que de un momento a otro se encontraba en el suelo, después reclamó a ese hombre el que le hablara como a una cualquiera y al final todo se perdía…

-valla… ya despertaste… -dijo una voz masculina que en lugar de asustarla, la enfureció de nuevo.

-Que mierda hago aquí!? –Le reclamó encarándolo cuando se paró cerca de ella.

-no hables así… eres demasiado hermosa y no se escucha bien en ti…

-pues no me escuches… -contestó caminando hacia la puerta de la habitación.

-espera… no podrás salir… -advirtió sonriendo y cuando llegó ella a la puerta apenas miró y se regresó mas enfadada. Mas aun cuando él le mostró la tarjeta que habría la habitación del hotel, uno muy lujoso y ella apenas iba viendo que era.

-se puede saber que hago aquí!? Yo no quería venir!! –Le gritó plantándose frente a él.

-bueno querida… lo siento pero por ahora me quedo aquí… y no supe a donde llevarte…

-me hubieras dejado en el bar!!

-No…

-Que quieres!!? Ya te dije que no soy una prostituta!!

-aunque no te crea… esa no es la razón por la que te traje… -se burló él sentándose en un sillón dentro de la habitación.

-al menos podrías dejar de insultarme… -murmuró cruzándose de brazos.

-está bien… lo siento… también lamento haberte golpeado en el bar, pero créeme que no fue buena idea que lo hicieras tu primero, si hubiese sido sin una buena razón, ahora estarías muerta… pero entiendo que me comporté mal con tigo… si, te creo que no eres una prostituta, además no te ofrecí salir de ahí para pagarte por tus “servicios” solo quería pasar una buena noche… después de todo hace mucho que no venia a esta ciudad… -explicó calmado.

-y porque me molestas a mi? Bien pudiste ofrecerle a otra que pasara la noche con tigo…

-pero yo te quiero a ti ahora… -contestó él sin molestarse más en mirarla, se recostó despreocupado.

-bien, pues ahí seguirás… quiero irme… porque me trajiste?

-porque voy a violarte… -respondió levantándose de pronto y ella se asustó al verlo acercase tan serio a ella.

-que? Pero… no! Por favor… -tartamudeó caminando hacia atrás mientras él llegaba a ella como un cazador.

-ah… relájate… no te voy a hacer nada… -aseguró riéndose y la tomó de la muñeca.

-suéltame… -jadeó nerviosa, además de confundida y asustada de no saber si ese tipo hablaba enserio.

-tranquila… no te voy a tocar, en verdad… pero me fascinó tu reacción… ahora, con respecto a porque te traje… lo hice porque quería pedirte disculpas y no pensaba hacerlo publico, si lo comentas nadie te creerá.

-y de que te sirve que te disculpe si no nos volveremos a ver? –preguntó Melany.

-estas equivocada, seguiré yendo a verte… -sonrió haciéndola sentarse frente a él en los sillones.

Melany alejó su mano de él y se acarició el rostro recordando aquel golpe, en verdad notaba que no mentía al ofrecerle disculpas. Entonces suspiró y lo miró mas calmada, ahora al menos podía verlo mejor, era atractivo, demasiado guapo a decir verdad, sus ojos eran negros y profundos, tan hipnotizarte que la distrajeron por un momento. No le molestaba que siguiera asistiendo al bar, solo que siguiera haciéndole tales propuestas.

-entonces solo eso quieres? que te disculpe? –preguntó dudando.

-si… y que aceptes una invitación a comer… -Dijo sonriéndole.

-no…

-el viernes pasaré por ti… vives donde las chicas rentan? Supongo que si… bueno, yo te buscaré…

-no puedo…

-no es una pregunta, es mi manera de reponer el daño, me equivoqué al golpearte y aunque me perdones, no quiero quedar como un golpeador frente a ti…

-aja… sé que no me dejarás negarme, así que da igual, si me encuentras el viernes, iré… -accedió sin muchas ganas.

-ahora, si quieres puedes quedarte aquí hasta en la tarde, descansa un rato y después te llevará…

-ya es tarde… tengo que irme ahora… -lo interrumpió poniéndose de pie.

-claro… -murmuró Aarón sabiendo bien que ella solo se iba porque no confiaba en él, pero sabía que eso cambiaria pronto. –Baja, te estará esperando mi chofer… -Dijo dándole la tarjeta que abría la puerta y sonrió cuando ella la tomó. –Después podrás venir cuando gustes…

-olvídalo… -contestó ella dándole la espalda para marcharse.

-lo siento querida… pero yo jamás olvido…

Melany salió ignorando sus palabras, al entrar al elevador recordó que alguien la iba a esperar para llevarla a donde ella tenia que ir, no le quedaba mas que aceptar, pues no llevaba dinero ni sabia donde se encontraba.

Cuando llegó al bar entró furiosa, directo hacia la oficina de Raül, pero antes de llagar se topó con Christina.

-Mel… que pasó?

-Tu viste cuando ese hombre me sacó de aquí? –preguntó Melany mirándola molesta.

-lo siento Mel… en verdad… pero ni siquiera pude acercarme… Raül no se atrevió a hacer algo, pero está seguro que Aarón no iba a hacerte nada…

-ese tipo es detestable…

-pero se propaso con tigo? Si es así yo…

-no… no me toco… ni lo va a hacer… -aclaró Melany.

-bueno, ahora no te recomiendo que hables con Raül, entiende que lo que pasó estuvo mal, pero ahora está muy ocupado, al parecer es algo peligroso el estar en deuda con ese tipo…

-y porque después de que ese idiota me golpeó no hizo nada Raül? Es por la misma deuda? –Preguntó curiosa.

-no… es porque le teme… y no es el único…

-bien… lo dejaré… pero prométeme que si esto vuelve a pasar, no dejaras que me lleve…

-está bien, te repito que esta vez no pude llegar pronto. –se disculpó con la mirada.

-bueno, iré a ducharme y dormir un poco, aun me duele la mejilla, es un bruto…

-y porque no estas tan enfadada por ese golpe?

-se disculpó, además no intentó nada a pesar de que me llevó inconsciente a un hotel, aprecio que respetara que no estuviera consiente de lo que pudiera hacerme… -reconoció sonriendo levemente sin darse cuenta.

-bueno, yo no puedo decirte que confíes en su sinceridad, pero tampoco que desconfíes, porque a pesar de la fama que se carga y el respeto que se ha ganado, esta es la primera vez que lo veo golpear a una mujer, si te ha pedido disculpas puedes creerle…

-aunque eso no quiere decir que me parezca lindo que me lastimara… -murmuró Melany molesta.

-ya no te enfades mas…

-has visto a Mauricio? –Preguntó recordando que durante aquella discusión con el tipo ese, no lo había visto.

-si… te estuvo buscando, le dije que te sentías mal, no le digas lo que pasó, solo serán mas problemas para Raül…

-está bien… nos vemos en la tarde…

Melany se quedó dormida tan rápido como se recostó… y antes de que el lugar abriera, buscó a Raül… ella no quería salir con aquel hombre, así que le suplicó a Raül que la dejara faltar un par de semanas, que le pagara al menos un poco y con sus pocos ahorros se pasaría un par de semanas… y él aceptó sintiéndose mal con ella después de lo ocurrido… quedando en que ella le pagaría ese dinero, pues él no podía pagarle si no trabajaba… eso seria solo un adelanto…

De esa manera, Melany decidió regresar a su hogar esa misma tarde… y regresaría dos semanas después, cuando las clases en la prepa volvieran a iniciar. Esperaba que aquel hombre no siguiera visitando el lugar… se despidió de Mauricio que le prometió visitarla después y no descubrió la mentira de Christina la noche anterior.

End Notes:

espero sus comentarios, para el siguiente cap venen cosas interesantes... quiero saber que piensan!!! porfa!!!

End Notes:

espero sus comentarios, para el siguiente cap venen cosas interesantes... quiero saber que piensan!!! porfa!!!

Regresar al índiceCapítulo 3 by lad_sam
Author's Notes:

hola de nuevo xD ando inspirada con esta, asi que por ello estoy subiendo mas rapido, siento por la de "odio amarte" pero pronto les subire jejejeje

Author's Notes:

hola de nuevo xD ando inspirada con esta, asi que por ello estoy subiendo mas rapido, siento por la de "odio amarte" pero pronto les subire jejejeje

Capitulo 3.

 

Melany apenas terminaba de arreglarse, pues ese día entraba a la escuela, se hizo dos coletas como solía hacer en varias ocasiones… se acomodó la falda y tomó su vieja mochila…

-adiós madre… no vemos el miércoles… -le avisó saliendo del departamento.

Amelia siguió viendo televisión sin importarle, Mel le había pedido que por favor no usara mucha luz, pues era difícil pagar todas las cuentas mientras aun tuviera deudas pendientes, pero le había contestado que en ese caso no debió salirse de trabajar por ese tiempo.

Esa tarde, Melany volvería al trabajo, después de todo, el dinero que había ahorrado no lo tocó, quería conservarlo para alguna emergencia… ni siquiera sabia cuanto tenia, pero estaba segura que era una cantidad que serviría en algún imprevisto y juraba que su madre guardaría ese dinero por ella.

 

Toda la mañana se pasó tranquila… al salir decidió ir a la biblioteca de la ciudad, pues necesitaba un libro y no tenia dinero para comprarlo, así que lo pediría prestado y sacaría al menos las copias de las paginas mas necesarias… salió y notó que comenzaba a llover, ya eran pasadas de las cuatro y debía ir al bar… comenzó a caminar de prisa para llegar a tiempo y cruzó una calle casi corriendo sin siquiera fijarse… escuchó un derrape y todo se detuvo.

Cerró los ojos al sentir un golpe que la empujó… y reaccionó de nuevo encontrándose tirada en el suelo, sentía la presencia de muchas personas cerca y al abrir los ojos apenas pudo toparse con un par de ojos negros que la miraban preocupados, mientras la mano de ese mismo hombre intentaba tomarle el pulso, al verla despertar se detuvo un momento dejándola reconocerlo.

-Estas bien? Creo que solo te golpeo un poco mi coche… -le dijo él intentando ayudarla a sentarse.

-que? –preguntó sin entender, apenas podía ver a Aarón, al menos era al único que reconocía.

-lo siento… mi chofer es un imbécil… intentó frenar pero no fue rápido y terminó arrollándote… esa es una de las razones por las que prefiero conducir yo… -dijo Aarón sin levantarse aun, en canclillas frente a Melany.

-me atropelló? 

-si… te sientes mal?

-no… -murmuró Mel algo abrumada.

-ven… te llevaré a un hospital… tienen que revisarte… -dijo levantándola en brazos, señalando al chofer que le abriera la puerta del coche que usaba ese día.

-no… tengo que ir al bar... –susurró intentando débilmente negarse.

-creí que ya no trabajabas ahí… -comentó él entrando al auto.

-yo… no podría dejar de trabajar ahí… -apenas logró decir antes de perder el conocimiento una vez mas.

Aarón la recostó un poco en el asiento dejándola cómodamente recargada en sus piernas, era la segunda vez que la veía y ahora la notaba mas hermosa… sobre todo, le había sorprendido verla con ese uniforme de preparatoria, pudo haberse imaginado lo que fuera, pero menos que ella fuese una simple estudiante… él había ido diario al bar y había creído hacia un par de días que ella ya no volvería a ir…

Tal como dijo, la llevó a un hospital… uno cercano, pues no sabia que tan grave era si había vuelto a perder la conciencia y ahora no reaccionaba… cuando llegaron una enfermera al verlos se acercó y como no había quien pudiera atenderlos, ella lo hizo, viendo que aquello no era de gravedad, solo revisó un poco una herida en la frente de la chica y algunos golpes… la llevaron a un consultorio después de un rato y la ayudaron a despertar con un poco de alcohol.

Entonces Melany despertó sin comprender que había ocurrido, hasta que su mente procesó todo mientras Aarón hablaba con la enfermera, pidiéndole que un doctor fuese a revisarla… hasta que la mujer asintió tomando el dinero que él le ofrecía, pudo jurar que mas de lo que ella misma ganaba en una semana.

-no hace falta que e revise un doctor… -murmuró Melany sentándose aun algo mareada.

-estas golpeada y te desmayaste, tu cuerpo dice que si necesitas un doctor… -contestó él sentándose junto a ella en la silla continua.

-tengo que irme… -se intentó levantar pero él la detuvo y se quedó mirándola un momento en silencio.

-así que estudias la preparatoria? –Preguntó intentando distraerla un momento.

-se supone… por eso llevo este uniforme… -respondió Melany, su voz era suave y cansada.

-te vez bien de colegiala… -sonrió de manera pervertida al recorrerla con la mirada.

Ella solo lo ignoró, recostándose un poco sobre la silla. Se sentía adolorida, pero sabia que debía irse de ese lugar, no podía llegar tarde al trabajo o no ir, ya no le quedaba nada de lo que Raül le había prestado y debía trabajar aun mas para pagarle… se sentó de pronto cuando vio a la enfermera entrar sola, ahora que la veía bien, ella la conocía… mas bien, conocía ese hospital, ahí era donde habían operado a su madre y esa enfermera había sido asistente en la operación…

-lo siento… pero ha ocurrido algo… señorita, usted es Melany Andret? –Preguntó la enfermera con una tabla en la mano que miraba preocupada.

-si… soy yo… -contestó sin entender.

-disculpe… pero temo que le tengo que informar algo… su madre fue traída hace un momento, una vecina de ustedes llamó informando que la señora había sufrido un desmayo… pero ahora la están trasladando a otro hospital…

-que? Porque!? Si aquí siempre la han atendido!? Esta bien!? –Cuestionó levantándose preocupada.

-no… la tuvieron que trasladar porque está muy grave, aquí no contamos con lo que se necesita para salvarla…

-pero aquí la atendieron la ocasión pasada…. Porque no es igual?

-señorita, eso yo no se lo puedo decir… tiene que ir al hospital que la llevaron… esta es la dirección… -dijo dándole una tarjeta.

-si… -murmuró tomando la tarjeta. –gracias…

Y dicho eso salió del consultorio olvidándose del dolor que aun tenia en su cuerpo por el golpe del auto que la arrolló, lo único que quería era ver a su madre y suplicaba al cielo que estuviera bien, pero un mal presentimiento le decía que no era así…

-Melany… yo puedo llevarte… -ofreció Aarón alcanzándola en la salida del hospital.

-no gracias…

-vamos… si vas a pie tardaras mas en llegar… -dijo tomándola del brazo.

Ella no pudo resistirse, estaba asustada, solo quería llegar a ese hospital, así que subió al auto que el chofer de Aarón había llevado hasta la entrada… y durante el camino solo podía pensar en lo que podía haberle ocurrido a su madre, estaba muriéndose de la preocupación, ignorando todo lo que ocurría a su alrededor…

Mientras que Aarón, sostenía la tarjeta del hospital, mas bien era de un doctor y tenia la dirección de un hospital, él conocía un poco ese lugar, de los hospitales mas preparados de la ciudad y equipado con lo mejor, pero sabia bien que era catalogado como los mas caros también, por ello dudó que aquel problema con la madre de la chica, fuese algo sencillo de resolver.

Al llegar al hospital, Melany se bajó sin decir nada, entró casi corriendo seguida por Aarón que mantenía su distancia, sabiendo que ese no era su asunto… y al llegar a la recepción preguntó por su madre, entonces le dijeron que pasara a la oficina del doctor que la atendió al llegar, Melany pasó… Aarón al verla entrar, decidió marcharse, avisarle a Raül que seguramente esperaba que la chica llegara ese día y esperar a enterarse, aunque no entendía porque le interesaba saber sobre la familia de la muchacha.

 

-entonces la señora Amelia es tu madre… -Dijo el doctor pensativo y Melany asintió. –bueno, lo que ocurre es que su enfermedad, al no ser atendida después de aquella operación, se agravó… tenemos que hacer una intervención, usted tiene que firmar el permiso, es urgente…

-claro que lo firmaré… pero sálvenla…. Por favor! –suplicó angustiada.

-mire señorita, esto es grave, hay solo un cincuenta porciento de probabilidad que funcione… y lo mas importante es el costo de la operación, aunque tenemos clara la situación que ustedes presentan económicamente, no somos un hospital social… -dijo el hombre. –Esto es lo que tendría que pagar, si firma… si no lo liquida antes de que este mes termine, sin importar el resultado de la operación, será demandada… -explicó mostrándole el documento.

Melany leyó aquello y supo que reunir esa cantidad seria imposible… pero no mataría a su madre, llegaría a las ultimas consecuencias para verla viva… y si tenia que firmar eso comprometiéndose a pagar, lo haría, después buscaría una forma de reunir esa cantidad… aunque en el momento no tenia ni idea.

-yo… voy a hacer todo lo posible por pagarle al hospital, pero no podré estar aquí mientras está en el quirófano… yo debo irme a trabajar, por favor… llámeme para cualquier cosa… -Pidió firmando el documento.

-está bien… ahora mismo tu madre será atendida… -dijo el doctor guardando en un folder aquel papel.

Melany pasó a ver a su madre, estaba apenas despertando de la anestesia. Entonces Amelia miró a su hija como siempre, sin mucho animo…

-Mami… como estas? –Preguntó preocupada Melany.

-mal… no vez? –Contestó en voz baja, débil, pero aun así groseramente.

-madre… perdóname por no lograr pagar antes tus tratamientos, sabia que debían ser continuos…

-si… eso lo sabias bien, aun así tardaste en conseguir trabajo.

-lo siento… -murmuró limpiándose unas lagrimas con el dorso de su mano.

-espero que esta vez no vuelva a importarte tan poco como antes…

-ma… iré a la casa, necesito que me digas donde está el dinero que me has guardado… -pidió tragándose la indiferencia de su madre.

-a eso? No era mucho, hija…

-ahora me servirá todo, es muy cara la operación madre…

-lo que ocurre es que ya no tengo nada… -dijo Amelia y Mel casi se cae al escucharla.

-como… como que no lo tienes? –preguntó Melany sorprendida.

-bueno, lo que ocurre es que ayer que fuiste con tu amiga, fue tu hermano a la casa…

-Fernando? Regresó? Quizá él pueda ayudarme y…

-no… no lo busques, ni molestes a tu hermano, él ahora tiene problemas, deja de hostigarlo niña… fue a pedirme dinero, se llevó lo que había juntado de lo que me dabas a guardar…

-se llevó todo?

-si…

-y está bien? –Preguntó realmente preocupada por él, hacia mucho tiempo que nos sabía nada de él.

-si… dijo que con eso saldría de problemas…

-está… bien… yo buscaré la manera de conseguir ese dinero… pero por favor… perdona mi ausencia, tendré que trabajar aun mas… ahora no puedo faltar… -explicó Melany intentando sonreír, aunque en realidad quería llorar de la desesperación que comenzaba a sentir.

-no seria diferente… pero gracias… -se forzó a decir Amelia. –nos vemos después de esto…

-te quiero mucho mami… -susurró Mel antes de salir de aquella habitación.

 

No iba pensando mucho, ni siquiera recordaba que Aarón la había llevado al hospital, caminó rumbo al bar… cuando llegó ya era demasiado tarde… entró encontrándose a Mauricio que la abrazó cuando la vio.

-siento lo que ocurrió con tu madre… dime, es grave? –Le preguntó mirándola preocupado.

-si… pero lo mas grave es que no tengo como pagar… -contestó con la mirada algo perdida, sin mirarlo a él por completo.

-Mel… pequeña… dinos como podemos ayudarte… quizá una colecta entre nosotros… -dijo Christina acercándose a ella.

-es demasiado dinero… yo, no creo que trabajando  durante diez meses sin descanso, pudiera reunirlo, pero aun así he firmado para que la atiendan…

-oye… estas pálida… -mencionó Mauricio alejándose un poco de ella para mirarla.

-en realidad no me siento bien… tengo que hablar con Raül… -dijo pasando de largo a sus amigos, eran quienes se preocupaba por ella desde que había entrado a trabajar ahí, pero no podía seguir hablando, sabia que su voz se quebraría en cualquier momento.

Christina miró a Mauricio sabiendo que no podrían ayudarla mucho, también dudaban que Raül pudiera hacerlo… pero Melany iba a intentarlo todo por conseguir ese dinero.

 

-Raül… siento llegar tarde… -dijo Mel entrando a la oficina mirando el piso.

-no te preocupes… siéntate… ya Aarón me ha explicado lo que sucedió… -dijo él señalándole un asiento. –pero que pasó en realidad?

-mi madre está en un hospital, la operación es muy cara, pero no me quedaba mas que firmar… -Explicó incomoda. –yo… creo que lo mejor seria empezar por dar el espectáculo completo… aunque creo imposible reunir esa cantidad…

-cuando tienes que pagar?

-casi un millón… -murmuró intentando contener las lagrimas de impotencia que querían salir de sus ojos.

-eso es demasiado dinero… cuanto tiempo tienes para pagarlo?

-solo antes de que el mes termine, sino, me demandaran… -contestó nerviosa.

-yo… no puedo ayudarte mucho Melany… te sugeriría que como dices, hagas un show completo, pero es imposible que reúnas esa cantidad, solo te exhibirás y sé que no quieres hacerlo… -comentó él poniéndose de pie. –te puedo ayudar con este dinero, no es mucho, pero de algo te servirá… ven a trabajar cuando puedas, por ahora no quiero que te preocupes por mas cosas.

-pero esto es mas de lo que gano en estas dos semanas que falté… y aun te debo lo que te pedí…

-olvídalo, no me debes nada…

-gracias, pero ahora menos que nunca, debería dejar este trabajo, está decidido… voy a intentar quitándome toda la ropa sobre la tarima, solo espero que valga la pena… -murmuró fingiendo una sonrisa tranquila.

-deberías hablar con Aarón, él podría pagarte, pero suele cobrar caros sus favores, ahora la deuda que tenía con él me llegó a poner en peligro, ya la saldé y por ello estoy en la ruina, si no, yo mismo buscaría como apoyarte, eres muy trabajadora…

-yo no confió en él…

-bueno, eso es tu decisión… si quieres seguir trabajando, puedes hacerlo, el escenario sigue siendo tuyo…

-gracias… -dijo y salió de la oficina aun con la mirada perdida.

 

-Melany… entonces que vas a hacer? –Preguntó Christina preocupada.

-no lo se…

-nos podrías dejar solos… -dijo una voz masculina y firme que se acercaba a ellas.

-Mel… -murmuró Christina.

-está bien Chris… necesito agradecerle, él me llevó al hospital… -mencionó Melany recordando.

-si necesitas algo me dices…

-no… creo que hoy no entraré al show, me duele mucho la cabeza… -dijo ya bastante agotada.

Christina la dejó y Melany se sentó en una caja de madera que estaba detrás del escenario, Aarón

THE LAST OPTION. by lad_sam

MÁS INFORMACIÓN

El contenido original se encuentra en https://fanfic.es/viewstory.php/
Todos los derechos reservados para el autor del contenido original (en el enlace de la linea superior)
Si crees que alguno de los contenidos (texto, imagenes o multimedia) en esta página infringe tus derechos relativos a propiedad intelectual, marcas registradas o cualquier otro de tus derechos, por favor ponte en contacto con nosotros en el mail [email protected] y retiraremos este contenido inmediatamente

Top 20