Princesas vs Vampiros by safiro

Fanfics en EspañolEl sitio de referencia de los fanfics en español, con miles de fanfics gratis y en español

 Princesas vs Vampiros by safiro
Summary:

Eliana no a derramado una sola lagrima desde la muerte de su madre.

Eliana conocera a un chico llamdo Alan ¿podra ayudarla? ¿habrá amor? ¿por que seria imposible?

Eliana tendra que dejar de pensar en el pasado y enfocarse en el presente para poder recuperar a su amiga Brillet. ¿lo lograra? ¿ Eliana tambien descubrira el secreto de Brillet?

AVERIGUENLO...



Categories: ORIGINALES, ANIME/MANGA Characters: Ninguno

Generos: Romance

Advertencias: Muerte de un personaje

Challenges:

Series: Ninguno

Chapters: 6 Completed:Word count: 14761 Read: 652 Published: 19/09/2012 Updated: 15/10/2012
Summary:

Eliana no a derramado una sola lagrima desde la muerte de su madre.

Eliana conocera a un chico llamdo Alan ¿podra ayudarla? ¿habrá amor? ¿por que seria imposible?

Eliana tendra que dejar de pensar en el pasado y enfocarse en el presente para poder recuperar a su amiga Brillet. ¿lo lograra? ¿ Eliana tambien descubrira el secreto de Brillet?

AVERIGUENLO...



Categories: ORIGINALES, ANIME/MANGA Characters: Ninguno

Generos: Romance

Advertencias: Muerte de un personaje

Challenges:

Series: Ninguno

Chapters: 6 Completed:Word count: 14761 Read: 652 Published: 19/09/2012 Updated: 15/10/2012 Lágrimas de cristal by safiroEn un mundo desconocido existían varios reinos donde gobernaban varios reyes y por su puesto estos tenían herederos y herederas al trono, entre ellos existía una princesa que fue bendecida por la luna llamada Eliana o más conocida como princesa del viento. Aquí comienza su historia...



En un enorme castillo en los pasillos se oían los pasos de la desenfrenada y osada niña de 7 años que iba en camino a ver a su madre la reina Dubel , quien supo que Eliana estaba detrás de la pared ya que su cabello azul era visible.

Dubel: tengo ganas de ver los hermosos ojos azules de mi pequeña, pero que tristeza No los puedo ver - Eliana se dejo de esconder.

Eliana: ¿Mamá podemos ir a ver el rosal arco iris?

Dubel: sabes que solo aparece en la primera primavera, no te lo puedo prometer.

Eliana: pero yo quería ir y pedir mis deseos a la flor.

Dubel: ¿Quién te dijo que la flor cumple deseos?

Eliana: el cocinero Rubén.

Dubel: los sueños no se cumplen con magia sino con esfuerzo y corazón.

Eliana: pero Rubén me lo dijo.

Dubel: te propongo algo, me saldré de la siguiente asamblea y te llevare a ver el rosal arco iris. Te probaré que mamá siempre tiene la razón.

Eliana: ¡si! ¡Mamá me llevara a ver el rosal! ¡Gracias! ¡Gracias!



Esa fue la promesa, pero justo cuando faltaban tres días para que llegara la primera primavera una tragedia llego al castillo.



Eliana: ¿Qué extraño? siempre que me despierto...siento el olor de las tostadas especiales de mamá.

Eliana al pisar el primer escalón no solo sintió el silencio, el dolor en el pecho la invadió por unos instantes y un miedo incomprensible recorrió su pequeño cuerpo. Bajo las escaleras corriendo directo a la habitación de su madre, Eliana vio a su padre arrodillado cerca de la cama de su madre mientras una de las sirvientas le decia que la había encontrado más de una vez desmayada en la puerta cerca de su cama, pero la reina le pidió que no dijera nada.

El doctor miró de frente al rey Sartori y con palabras secas le dijo la cruda verdad.

Doctor: su corazón esta débil. Su presión esta baja no le queda tiempo.

Dubel: tengo sueño...busca detrás del armario...hay una bolsa... debes verla...

El rey encontró una carta dentro de la bolsa era un testamento.

Dubel: léelo.

El rey leyó atentamente soltando unas cuantas lágrimas.

Dubel: perdón...-sus ojos celestes se fueron oscureciendo.

El doctor no pudo encontrar la causa de su muerte.

Eliana, detrás de la puerta se quedo callada sin decir nada, mientras todos excepto ella lloraban por el fallecimiento de la reina.







7 años después...

Leila: ¡Eliana! ¡Tengo hambre!

Liliana: ¡apúrate sirvienta!

Eliana bajo las escaleras, era como una muda.

Leila: ¡te dije que tengo hambre! O quieres volver al cuarto de los castigos.

Liliana: mamá mejor dile al cocinero. No quiero que arruine mi desayuno.



Les explico: después del fallecimiento de Dubel el rey Sartori vivía deprimido y alejado del mundo, solo una mujer estaba a su lado, hacia todo lo posible por consolarlo esa mujer era la amiga intima de Dubel, Leila, quien amaba desde hace mucho tiempo al rey. Logro llegar a tocar su corazón y en los 4 años que pasaron el rey le pidió matrimonio. Liliana la hija de Leila paso a ser la siguiente heredera y hermanastra de Eliana.

Una guerra contra los vampiros se avecinaba y el rey fue llamado para que saliera a combatir dejando el cuidado de Eliana a Leila. Siempre el Rey le mandaba monedas de oro a Leila para que se lo diera a Eliana, pero ella prefería mil veces gastarlo en ella misma.

Eliana se convirtió en una persona sin emociones en el castillo.



Fin...



....no mentira seguimos:



Eliana solo mostraba sus emociones frente a sus amigas, quienes la apoyaron después de la muerte de su madre.



Una chica de cabello amarillo y ojos verdes gritaba de lejos a Eliana.

Eliana: Ana.

Ana: Eliana vamos te guarde un lugar.

Eliana: gracias.

Ana: ¿no estas feliz de verme?

Eliana: claro.

Ana: mentirosa.

Eliana: o través las clases de magia.

Ana: pensé que nunca pasaríamos al segundo nivel.

Eliana: el aula 6.

Ana: mira otra vez- con una sonrisa.

Eliana: nueve.

Ana: valla hay muchos mas magos ¿crees que encontremos también herederos?

Eliana: si nosotras estamos aquí probablemente.



Sonó la campana entro la profesora Luzsimber.



Luzsimber: muy bien empecemos.

El salón se lleno de humo.



Luzsimber: muy bien termino la clase pueden irse. ¡Alto! Los dos el del cabello alborotado marrón y el de los aretes rojos vengan aquí.

Los dos se acercaron sin miedo.

Luzsimber: mi hechizo de anulación impide que se efectúen sus hechizos, como por ejemplo mirando de frente a los dos- el de tiempo corriendo.

Es mi primera advertencia y la ultima. Vuelvan a sus asientos.

Pero justo cuando los dos traviesos se Iván a sentar empezaron a levitar.

Luzsimber: los nombres escondidos ver puedes, no estoy segura si me entendieron, solo me quiero cerciorar Molver y Santi.



Y así continuo la clase, ellos levitando y los demás bien cómodos en sus asientos. Toco el timbre era hora de ir a la cafetería.



Ana: vaya primer día para esos dos.

Eliana: se lo merecían.

Ana: ¿OH? ¡Hola Brillet!

Brillet: chicas.

Eliana: ¿Brillet?

Liliana: ¡abran paso! ¿Qué paso Brillet? Te estamos esperando.

Tora: oye ella no es tu hermana Liliana.

Liliana: ¿esa sirvienta? A ella solo se le puede emparentar con los trapos sucios no vale nada ¿verdad Brillet?

Brillet: si.

Liliana: no te escucho.

Brillet: Eliana... ¡Te odio!

Eliana: olvídalo. Vámonos Ana.

Ana: ¿estas bien?

Eliana: si.

Ana: mentirosa.

Brillet: perdóname Eliana.

Sora: muy bien echo, la pusiste en su lugar Liliana.

Tora: nadie se te puede igualar.

Liliana: todo fue calculado por mí.

Brillet: chicas. Voy al baño.

Liliana: como quieras, pero no te demores tengo un trabajito mas para ti.



En los pasillos Brillet entro al salón, abrió la venta y se quedo mirando el cielo por un buen rato. Un chico se le apareció de la nada.

Alan: la princesa del fuego contra la princesa del viento.

Brillet: no tenía otra opción.

Alan: si sigues dejando que te controlen terminaras lastimándola.

Brillet: tu, el bromista, diciendo me esas palabras, realmente me alegraste el día sarcásticamente.

Alan: ¿no te disculparas?

Brillet: tu bien sabes por que estoy a sus servicios. Si no hubiera metido el brazo hasta el agua no me hubiera mojado y lo peor ya no me puedo secar ya que no hay nadie que me preste una toalla.

Alan: saque un cero en un poema.

Brillet: es un dicho, no un poema.

Alan: en fin. Te dejo sola. Pero para la próxima no intentes robar las respuestas del examen para tu propio beneficio aunque ese sea 50 monedas de oro.



Eliana, mientras tanto, había pedido permiso para ir al baño, pero en realidad se dirigía al almacén donde guardaban todo lo que era para hacer ejercicio, se quedo de cuclillas y con la cabeza agachada en la oscuridad.

En los pasillos el profesor Tamberbur tenía en sus manos un millón de exámenes sin corregir más unas pelotas de tenis que colgaban de un hilo en su pantalón. Justo se aparece Alan que había pedido permiso para ir a la enfermería.

Tamberbur: Alan.

Alan: profesor Tamberburro.

Tamberbur: gracioso como siempre. Hazme un favor. Lleva estas pelotas de tenis y dejarla con las otras en el almacén

Alan: ¿Dónde guardan las pesas, raquetas y cuerdas? No puedo, me siento mal y me dirijo a la enfermería.

Tamberbur: ¿a la enfermería?-se río.- ¿y tu que tienes?

Alan: dolor de estomago.

Tamberbur: y yo nací ayer. No tienes nada, además la enfermería esta a la vuelta de tu salón en el doceavo piso.

Alan: ¿Dónde las dejo?



En el primer piso Alan estaba apunto de entrar abrió la puerta pero fue empujado por tres niños de primer nivel muy altos para su edad. Alan termino dentro del almacén y para su mala suerte las llaves se quedaron afuera tiradas.

Alan: ¡abran! ¡Abran! Diablo no me lo merezco. Ya se usare el hechizo de abierto no cerrado: abierto no cerrado ábrete candado mágico.

¡No puede ser! ¡Lo dije perfecto! Mejor dejare esto en su lugar. Haver ¿Dónde podrán estar las pelotas de tenis? se tropieza.

Alan no se había percatado que había alguien más en el almacén.

Alan: ¡que rayos! ¿Ah? Viendo como la chica cubría su cara con su cabello azul.- ¡Perdona! ¿Oye? ¿Hola? ¿Estas viva?

Eliana: ¿no me vez moviéndome?

Alan: ¿Cómo te llamas?

Eliana no decia nada.

Alan: ¿de que salón eres?

Eliana seguía callada.

Alan: ¿me estas ignorando? Bien. ¿Cuál es tu tipo de sangre?

Eliana: no lo se.

Alan: esta muy oscuro. Voy a encender la luz: ilumina con tu energía de fuego mi vida. Nada como fuego flotando como si fuera un foco. ¿Ahhhhhhhhh?-grito.

Eliana: ¿Qué paso?

Alan: la ropa que llevas, tu cabello y...- quitando el cabello de su cara- ojos Azules. Tú eres la princesa del viento y de la luna y la que dicen la princesa de hielo. Siempre callada y sin emociones como una escultura sin vida o una esponja que no se mueve o un libro que no se puede abrir o...

Eliana: no soy la princesa del hielo, no soy un témpano de hielo, no absorbo el agua como si fuera una esponja tu comentario esta de mas.- dijo seriamente.

Alan: también se dice que eres superficial, antipática, la princesa de las sombras.

Eliana: ¿me estas escuchando?- dijo seriamente.

Alan: ya se usare mi hechizo de tiempo para ver el pasado. Asi sabre por que eres asi.

Eliana: espera, no lo hagas.- voz seria.

Alan: Muéstrame una pista para que la princesa vuelva a ser la que era.

Presente, tiempo que me vez.

Eliana: no lo hagas, detente- voz un poco alta

Alan: déjame ir al pasado que desee.

Eliana: ¡no quiero!-voz gritona.

El almacén se ilumino, Eliana pudo ver el momento en el que Dubel le entrega la carta a Sartori y pudo ver también lo que decia:

Querido esposo y rey mío, sabia que llegaría este momento, asi que me tome la libertad de escribirte no solo este testamento sino lo que representa mi deseo.

Quiero pedirle perdón a Eliana por no haber podido cumplir con nuestra promesa y es por eso que al reino que tanto quiero, a ti y a Eliana a quienes más amo les dejo mi amor en espíritu como legado



Más debajo de la carta, algo que Sartori no llego a leer:

Posdata: tomate un tiempo y llévala al rosal arco iris. Recuerden que aunque no este siempre deben seguir adelante y sonreír solo asi podré descansar en paz.



Alan: asi que tu madre dejo una carta ¿princesa?

Eliana empezó a recordar ese día de lluvia que parecía imparable, cuando enterraron a la reina. Todos los que asistieron hablaban mal de Eliana por que era la única que no lloro por la muerte de su madre. La gente le decia Lagrimas de cristal en un susurro tormentoso y repetitivo.

Fin del recuerdo.



Alan: sabes, se ve en su carta que la reina era una persona bondadosa y cariñosa con su familia y el pueblo. ¿Princesa me estas escuchando?

Eliana: no lo sabía.

Alan: ¿espera? Tu estas ¿Llorando?

Eliana: de haberlo sabido me hubiera esforzado mas. Me siento como una tonta.

Alan: ¿te dolió lo que dijo Brillet?

Eliana: me dolió mucho y pensar que éramos amigas. Espera ¿conoces a Brillet?

Alan: si la conozco estuve con ella en el primer nivel.

Eliana: iré a hablar con ella.

Alan: no puedes estamos encerrados.

Eliana: no me detengas. Viento personifica mi imagen treme la llave que se perdió.

Alan: es imposible.

Eliana: imposible abrir la puerta, pero no imposible desde afuera.

Alan: ¿sonreíste?

Eliana: ya te dije que no soy la princesa del hielo, soy la del viento y la luna.

Alan: ¿el timbre?

Eliana: llego la hora de aclarar las cosas.

Alan: asi que la verdadera tu es la animada y alegre.

Eliana: se podría decir. Apropósito Gracias-mirándolo a los ojos y con una sonrisa brillante.

Alan: bueno, no tienes por que agradecérmelo princesa- avergonzado y rascándose la cabeza.

Eliana: ¿mi brazalete? creo que se me callo por aquí.

Alan: te ayudo.

Eliana: allí esta.

Alan: espera es una araña.

Eliana: ¡no!

Alan: yo la agarrare.

Eliana y Alan se tropezaron y cayeron al piso, Eliana encima de Alan.

Alan: aquí esta tu brazalete- su corazón latía con fuerza.

Eliana: gracias de nuevo- su corazón late a prisa.

Eliana se levanta, le dice gracias por última vez y se va corriendo a buscar a Brillet.

Alan: me pregunto si podré ver a la princesa verdadera...y a esa bella sonrisa de nuevo.... ¿Que estoy pensando? ¡Ella es!....y yo soy....es algo imposible.



Eliana corría por los pasillos sin importarle su alrededor, solo tenía en mente una cosa: Mamá, viviré como tú deseabas. Ahora me tengo que concentrar en Brillet, ¡tengo que ir y averiguar que esta pasando! ¡No soy la princesa del hielo! ¡Soy la princesa de la luna! Y del viento, libre de expresarme como el viento.



Eliana: ¡Brillet debemos hablar!

Profesor Orange: ¡este es el aula de nivel seis! ¡Estamos en clase!

Suena el timbre....

Orange: olvídenlo.

Brillet: ¿Eliana?

Todos en el salón se quedaron de piedra ¿era realmente la misma chica que entro aquel primer día a la escuela?



Liliana: antes de hablar con Brillet te reto a un duelo sirvienta.

Eliana: acepto.

En el primer piso unos chicos pasaron frente a Alan diciendo: ¡peles! ¡Pelea!

Y dos chicas pasaron después: La princesa Eliana y Liliana se enfrentaran ¡apresúrate!

Alan: asi que vas a pelear, será mejor que no llegue tarde.
End Notes:

Espero que les gustara.

Por favor comenten....Por favor......Por vafor....!por favor!

Eliana: !deja de decir por favor!

sorry...........

Eliana: si decean comenten.(llendose)

Leanlo por favor....El siguiente capitulo sale el...

Eliana: !ya te oi!

 

End Notes:

Espero que les gustara.

Por favor comenten....Por favor......Por vafor....!por favor!

Eliana: !deja de decir por favor!

sorry...........

Eliana: si decean comenten.(llendose)

Leanlo por favor....El siguiente capitulo sale el...

Eliana: !ya te oi!

 

Regresar al índiceLa confesión by safiro

Ana: que hermosas flores, parece que  su antigua yo regreso, a ella le quedan bien los tulipanes, como anillo al dedo.



Sirconia: Ana ven rápido tu amiga la princesa va a pelear contra Liliana.



Ana: gracias por avisarme, enseguida subo.



 



Por los pasillos...



 



Ana: Alan  si no sabes donde  pregunta.



Alan: Ana ¿Cómo supiste que estaba detrás de la escalera?



Ana: ve mas allá de tus ojos y te darás cuenta.



Alan: no veo nada.



Ana: ¡no de un paso mas atrás!- gritó.



Alan: ¿Por qué me gritas? ¿Una margarita?



Ana: son mis ojos.



Alan: tus ojos están por todas partes.



Ana: llegaremos tarde. Vámonos.



 



Lugar de encuentro: cancha de entrenamiento mágico.



 



Eliana: aquí no nos molestaran.



Liliana: te noto diferente trapos sucios.



Eliana: soy mas princesa de lo que parece y mas poderosa que tu.



Liliana: vasta de tonterías. Dragón Carmesí.



Eliana: un dragón ¿Cuándo tu?



Liliana: en lo que era tu antigua habitación eh perfeccionado cada uno de mis hechizos sin descanso, excepto la hora de comer, dormir, ponerme bonita.



Eliana: es mi turno, ¿Qué puedo hacer?



Liliana: no recuerdas ni un solo hechizo, patético.



Eliana: me acuerdo de uno. Muévete, sígueme ¿Qué más era?



Liliana: te mostrare como se hace. Muévete, sígueme, dame poder esfinge.



Eliana: ya recuerdo. Quíta de mi cabeza, ruido que solo me desespera, sinfonía Quintana.



Liliana: mis enemigos me atacan, varias heridas recorren mi cuerpo, escudos.



Eliana: !Oh no!



Liliana: ya me aburriste, prefiero jugar con hechiceros de mejor calibre, no trapos sucios. Esfinge devórala. Dragón, golpe de cola ardiente.



Brillet: Eliana....



Eliana: ¡ahh!



Brillet: ¡basta!



Liliana: detente.



Brillet: se que te preste mi dragón pero... Excalibur no quiere lastimar a Eliana.



Eliana: ¿Excalibur? El pequeño dragón rojo.



Liliana: asi que se conocen. Olvidas nuestro trato Brillet.



Brillet: dilo.



Liliana: ¿Ah? Sabes que podrías ser expulsada.



Brillet: yo, asumiré las consecuencias.



Liliana: quieres dejarlo todo, hasta a tu querido maestro.



Brillet: yo... se que lo que hice estuvo mal y a el también lo meteré en problemas.



Liliana: no hay nada que puedas hacer, lo vez. Excalibur o como te llames estas bajo mis ordenes. !Ve!



Eliana: escu...



Ana: hiedra protectora ayudala.



Alan: pensé que habría más gente.



Ana: todos se confundieron y se fueron mas arriba.



 



Lugar: cancha de entrenamiento penultimo piso.



 



Todos: ¿y la pelea? ¿no era aqui?



 



Volvemos a la cancha de entrenamiento mágico:



 



Brillet: ¿Ana? ¿Alan?



Ana: se lo que hiciste el año pasado, pero no crees que mereces un castigo.



Brillet: si.



Ana: el profesor tiene que aprender de sus errores también, solo por que le gustes no significa que este haciendo algo malo, pero hay un límite, ¿no crees?



Alan: tiene razón, Brillet.



Liliana: ¿Alan?



Alan: demonios...



Liliana: ¡Alan- sama!



Alan: un poco de emoción, desvanecimiento en acción – Desaparece.



Liliana: otra vez se escapo. ¡Espera querubín! – se va corriendo a buscarlo.



Ana: parece que tienes una admiradora.



Alan: es solo una acosadora, maniática- aparece.



Eliana: Brillet ¿por que la obedeces?



Ana: es de mala educación no darme las gracias.



Eliana: Gracias por salvarme Ana.



Brillet: la razón es....



Alan: no hay nadie mas puedes decirlo.



Brillet: de todas formas se lo diré al director.



Director: te escucho Brillet.



Ana: director Salbonba.



Brillet: director.



Eliana: no sabía que era tan joven y...rubio.



Salbonba: eh estado esperando a que dijeras la verdad por ti misma.



Brillet: ¿usted lo sabia?



Salbonba: lo se todo ¿te sientes bien ocultándote y diciéndoles mentiras a todos?



Brillet: tenía miedo.



Salbonba: es normal, pero tienes que aprender a enfrentar tus errores si no nunca vivirás tranquila con ellos y mucho menos podrás aprender de ellos.



Brillet: admito que yo copie las respuestas del examen  y el profesor Melan me dio la llave y me ayudo con el examen, es mas me puso afondo apropósito para que nadie sospechara nada.



Alan: a mi me dijiste que se te había confesado el profesor Melan y que Liliana lo iba a divulgar por todas partes.



Ana: a mi me dijiste que  eran novios desde hace ya un tiempo y te robo un beso delante de Liliana.



Eliana: a mi no me dijeron nada. Al final el único que lo sabía era el director. ¿Verdad?



Salbonba: si, solo yo lo sabia (menos mal que lo dijo, yo pensé que ambas historias eran ciertas).



Melan: Señor director no la castigue es mi culpa por habérselo permitido.



Brillet: Profesor Melan.



Melan: perdóname Brillet, pero es que yo...



 



Pensamientos de cada uno:



Ana: ¿Qué? ¿Al final se confesará a ella, delante del director?



Eliana: vaya que es valiente.



Alan: al final las historias que nos dijo se volverán  realidad, quien lo diría.



Brillet: mi corazón, se acelero estoy apunto de confesarme yo también.



Salbonba: unas vacaciones, en una playa desértica, con varias chicas jóvenes, llamare a la agencia, de veces en cuando necesito relajarme.



Fin de los pensamientos.



 



Melan: realmente... quiero amarte a ti y a tu mamá la reina marshala.



Brillet: ¿eh?



Melan: estoy enamorado de tu madre desde que era un niño.



Brillet: ¡mi madre!- Sorprendida.



Ana: eso no me lo esperaba.



Eliana: la ama.



Alan: a la madre de brillet.



Salbonba: lo siento pero no puedo perdonarte  lo que hiciste, destrozar las leyes que funde cunado construí este lugar es una falta grave. Y romperle el corazón a una dama esta escrito en el sagrado libro de reglas pag 47 numero 93743.



Todos: ¿existe esa ley?



Salbonba: tu castigo será tu firma de renuncia y tu otro castigo servir a Maoca la cocinera que ahora sirve a los ancianos del acilo “bienestar” Llévenselo.



Una patrulla de soldados se lo llevo en instantes, a lo que iba a ser lo peor de sus días... con mala comida.



Brillet: el quería a mi madre... jamás me lo hubiera imaginada. (No me volveré a fijar en un adulto nunca más).



Salbonba: Brillet, si te hace sentir mejor el era un Patan- sosteniendo su mano.



Brillet: gracias. (Tal vez lo mejor sea fijarme en gente joven, el director ‘por ejemplo).



Salbonba: un desconsiderado, acosador de mamas, un degenerado patético, de poco sueldo, masoquista, rompe corazones,...



Eliana: vocabulario mas extenso el de este director.



Ana: cuanto tiempo va a sostenerle la mano  ¿no se cansa?



Alan: asiente a todo lo que dice.



Ana: sonó hace horas la campana, no deberíamos irnos ya a clase.



Eliana: pero yo no oí nada.



Alan: yo tampoco.



Ana: el director lo hizo, para que nadie supiera que estábamos aquí.



Alan: el hechizo de oídos tapados.



Eliana: pero entonces tu también.



Ana: mis flores me dijeron, ellas solo necesitan ver no oír.



Salbonba: no se preocupen, recuperaran las clases perdidas, yo veré que digo (espero que me crean los maestros).



Eliana: muchas gracias director Salbonba.



Salbonba: ¿eres nueva?



Eliana: no, eh estudiado mucho tiempo aquí  ¿no me conoce?



Salbonba: se  el nombre de todas las alumnas de este lugar ¿Cómo te llamas?



Eliana: Eliana, princesa del viento y bendecida por la luna.



Salbonba: ah, no as asistido en varios años.



Eliana: ¡eso es imposible!



Salbonba: pero siempre te llamaba y no contestabas.



 



Recuerdo.



Salbonba: Princesa Eliana, princesa Eliana...



Eliana: aquí sentada en la fila 111-voz baja



Salbonba: princesa Eliana, princesa...



Fin del recuerdo.



 



Salbonba: ahora tendrás que  corregir todas las faltas que te puse durante estos últimos años.



Eliana: pero, ese es su trabajo.



Salbonba: si no lo haces te quedaras todo un día conmigo oyendo mi canción.



Ana y Alan: ella lo ara.



Eliana: ¿Qué? Saben yo también tengo una opinión.



Alan: morirás de aburrimiento y dolor, créeme- susurro.



Ana: no quiero que te marchites-susurro.



Eliana: no se que quieren decirme pero, acepto.



 



A la salida...



 



Brillet: lo siento mucho Eliana, por decir que te odiaba, cuando tú eres una amiga preciada para mí.



Eliana: Brillet- abrazo.



Brillet: me perdonas.



Eliana: todo queda olvidado amiga.



Ana: no  creen que se olvidaron de alguien.



Eliana: también te queremos Ana.



Ana: gracia. Pero yo me refería a Excalibur.



Excalibur: Níos, Níos.



Eliana: también te queremos.



Alan: bueno fue una agradable reunión, pero yo me voy.



Eliana: también...



Alan: ¿si?



Eliana: te doy las gracias Alan.



Alan: ¿Por qué?- nervioso.



Eliana: por que...



Brillet: si no hubieras llegado, quién sabe que hubiera echo Liliana.



Eliana: si eso.



Alan: no fue nada, adiós.- corriendo y avergonzado.



Brillet: nos vemos mañana yo también debo irme.



Ana: se lo dirás a tu madre.



Brillet: no creo que sea necesario.



Melan: logre escapar ¡Brillet ayúdame o por lo menos preséntame a tu madre!



Brillet: no pienso hacer eso.



Melan: ¡no! - Excalibur lo golpeo con su golpe de cola ardiente.



Brillet: gracias, Excalibur, siempre puedo contar contigo - abrazo.



Salbonba: gracias brillet, ya lo tenemos. Bien chicos a la casa de Maoca.



Brillet: el director también tiene un dragón, que genial.



Ana: nos vemos mañana Brillet.



Brillet: ¿ah? Si, nos vemos mañana.- yéndose por el lado contrario.



Ana: parece que cupido volvió a dispararle a brillet.



Eliana: ¿enserio?



Ana: seguramente el este enamorado de ella y por eso le da  a la gente equivocada.



Eliana: tal vez tengas razón.



Ana: ¿y bien?



Eliana: ¿y bien que?



Ana: que tal te pareció Alan.



Eliana: normal... ¿Por qué me lo preguntas?- avergonzada.



Ana: estas mintiendo.



Eliana: no estoy mintiendo.



Ana: olvidaste que puedo ver todo lo que ocurre gracias a mis flores.



Eliana: entonces como es que te equivocaste con lo de Brillet.



Ana: mi flor estaba en sus últimos momentos de vida en ese día- cara sombría.



Eliana: lo siento mucho.



Ana: es la ley de la vida- un poco triste.



Eliana: ojala no existiera tal ley – con cara seria.



Ana: Eliana. No me cambies el tema.



Eliana: solo me presto su ayuda eso fue todo.



Ana: los latidos del corazón, son como una flor que se abre al descubrir un mundo nuevo, los latidos del corazón vienen y van juntos...- cantando.



Eliana: detente, no es nada de eso ¿vas a cantar todo el camino?



Ana: tus sentimientos afloran... a los rayos del sol cuando el se te acerco....



Eliana: ya es suficiente, nos vemos mañana tomare el atajo a casa, adiós.



Ana: que divertido, parece que le gusto al tulipán.



Eliana: no es eso ¡Rayos no me puedo sacar la canción de mi cabeza! Mi cara esta caliente- abriendo su espejo- ¡Estoy Roja! ¡No puede ser!



 



En la batí cueva.... de Salbonba.



Salbonba: si, espero que sean muy felices usted y Melan, se lo encargo mucho adiós Maoca – Cuelga.



Sunfer: mi señor, parece que falta poco.



Salbonba: ¿me han informado mal?



Sunfer: no señor un vampiro se ah infiltrado.



Salbonba: no queremos hacer un escándalo esperemos  que haga su primer ataque, no alarmemos a los estudiantes aun.



 



Afuera...



 



Alan: Orión ¿Qué haces aquí?



Orión: sabes que odio ese nombre llámame Río - Mostrando sus colmillos.

End Notes:

no tengo nada que decir ahora... solo

Hasta el proximo capitulo...regrese del cusco para ponerme al dia con mis historias.

End Notes:

no tengo nada que decir ahora... solo

Hasta el proximo capitulo...regrese del cusco para ponerme al dia con mis historias.

Regresar al índiceEl nuevo estudiante causa una gran impresión entre las chicas ¿el corazón roto? by safiro

Eliana: vaya mañana.

Leila: ¡Eliana!

Eliana: ¿Qué pasa? – bajando las escaleras.

Liliana: me trato horrible mamá- fingiendo llorar con un pañuelo en la mano.

Leila: como te atreves a enfrentar a tu hermana en un duelo. Te espera un severo castigo.

Eliana: ¡yo no hice nada! ¡No pienso dejarme castigar por una pelea que no ocurrió al final! ¡Ella y usted!

Leila: ¿hablaste?

Eliana: demonios- tapándose la boca.

Leila: asi que el habla volvió a tu boca. Bien por ti pero no pienso tolerar un capricho mas, es hora de tu castigo habitual.

Liliana: bien dicho.

Leila: cadenas de justicia, lastima a tus enemigas.

Eliana: ¡suéltame!

Liliana: bien echo madre.

Leila: vamos o llegaras tarde.

Liliana: si.

Eliana: este tipo de magia. Ya recuerdo. Todas estas heridas en mi cuello, en mi espalda esas cicatrices. Fuiste tú.

Leila: ¿no lo sabias? Yo le diré al director que estuviste enferma iras a la segunda clase.

Eliana: ¡no quiero!

Leila: cállate - la lanzo dentro del lugar donde siempre la castigaba, un lugar oscuro, con una pequeña ventana  a lo alto, que apenas dejaba pasar la luz y su pie encadenado, por eso la herida. Se cierra la puerta.

Eliana: ¡déjame salir! ¡Maldita bruja! ¡Me estas oyendo! Duele.

Tengo que esperar para poder salir de este lugar. Si tan solo fuera un poco más fuerte, si tan solo recordara todo lo que me enseñaron...- mirando a la ventana. Todas las noticias, análisis y comparativas de los mejores smartwatches del mercado. Todo Smartwatch, smartbands y pulseras de actividad

 

En la escuela...

 

Ana: otra vez no vino, hoy tenia que entregársela.- sosteniendo en sus piernas un cristal con un tulipán.

Brillet: me pregunto que tipo de resfriado habrá tenido, espero que no sea grave.

Ana: decepcionado.

Brillet: ¿me preguntas a mí?

Ana: no, olvídalo.

Alan: ¿Cómo supo? O tra vez sus flores – arriba del árbol.

 

En casa de Eliana.

Eliana: me quede dormida... ya debió haber pasado la segunda clase. Debo ser obediente por ahora si quiero salir rápido. ¡Reina Leila!

Leila: llámame mamá.

Eliana: Madre Leila. Aprendí mi lección no volveré a ir en contra de usted. (Jamás le diré mamá).

Leila: todavía estas a tiempo, vístete.

Eliana: si.

 

En la escuela....

 

Ana: llegas tarde.

Eliana: tenía un poco de fiebre, pero la reina Leila me dio una medicina que me curo justo a tiempo.

Brillet: menos mal.

Eliana: si. Duele – sacando sus apuntes. (Me sigue doliendo el pie).

Salbonba: tengo que hacer un anuncio asi que por favor todos a la sal de anuncios, para los nuevos pasillo cuatro en el piso 15, gracias.

Ana: ¿un anuncio? ¿En plena segunda hora de clases?

Brillet: que estamos esperando, vamos.

Eliana: que raro.

Ana: ¿no vienes?

Brillet: ¿te encuentras bien Eliana?

Eliana: si, es solo un calambre, enseguida las alcanzo.

Brillet: como quieras, vamos Ana- yéndose con Ana.

Eliana: vaya que me duele. ¿Cuanto más podré resistir?

Alan: fue bueno faltar a clases. ¿Un calambre?

Eliana: será mejor que la moje con un poco de agua. Oh no estoy sangrando – quitándose la media.

Alan: ¿piensa ir asi?- observando desde la ventana.

Eliana: si no me apresuro las demás se preocuparan, después me curare.

Alan: ¿Cómo puede decir eso?- siguiéndola.

 

En la sala de anuncios...

 

Salbonba: antes de comenzar pensaba en hacerles oír a los nuevos mi canción preferida como inicio a cada uno de nuestros anuncios.

Todos: ¡noooooooooooo!

Salbonba: lamentablemente no tenemos tiempo, asi que empezare por el primer anuncio- todos con cara de alivio.

Brillet: pobre director debe ser muy difícil el día a día ¿no crees?

Ana: puede que tengas razón. (Solo se la pasa paseando por el colegio, raras veces dice algo serio).

Salbonba: dar gracias a nuestra joven, pero dedicada cocinera Rini y felicitarla por el premio a la mejor cocinera del año (aunque sea la única). El segundo anuncio se adelantara los exámenes de magia, para que al final puedan tener unas largas vacaciones. (Y  yo mi descanso. Asi también podré descubrir al intruso por su nivel de magia). El tercer anuncio, tenemos un nuevo estudiante, aprovechando que todos están aquí les presento...

Río: yo mismo me presentare, director Salbonba.

Chicas: ¿De quien es esa voz que parece de Italiani? ¿De que salón será? Espero que del mío.

Río: vengo de un país lejano del norte me llaman el príncipe de los príncipes, pero todos me conocen por el nombre de Río, un placer conocerlas bellezas.

Chicas: Kyaaaaa.....

Ana: ¿príncipe de los príncipes?

Brillet: también es apuesto, tengo que admitirlo.

Ana: ¿todavía no llega Eliana?

Brillet: mejor busquémosla.

Eliana: siento la tardanza.

Ana: ¿Eliana?

Brillet: era por el otro lado, sal del escenario.

Eliana: discúlpenme.

Río: detente ahí.

Eliana: ¿tu quien eres?

Río: solo un humilde servidor de cada chica que encuentro en mi camino en mí día  a día.- lanzo una roza rosada directo a Eliana, quien la atrapo.

Ana: ¿le dio una rosa?

Brillet: vaya que es directo.

Ana: pare el príncipe desde la terraza dándole una roza a la princesa que esta debajo.

Eliana: gracias.- avergonzada.

Río: es la impresión que causo en todas.

Chicas: que apuesto es ¡Yo quiero una! ¡Yo también! ¡Y yo! ¡Yo también!

Río: hay suficiente para todas.

Alan: solo por que tu cabello sea blanco y eso te haga ver misterioso, no significas que tengas que alardear de ello. (Que se cree regalándole una rosa)- enojado.

Salbonba: seguimos con el cuarto anuncio....

 

Y asi continuo hasta que se paso la hora y llego el segundo descanso.

 

Ana: vatio el record de anuncios.

Brillet: se ve que es un hombre muy dedicado.

Eliana: si, voy al baño, regreso enseguida.

Ana: ¿te veo pálida?

Eliana: me duele el estomago.

Brillet: entonces no esperaremos, tomate tú tiempo.

Eliana: si, no me tardo- yéndose rápido.

Ana: espero que se mejore.

Brillet: yo también.

Eliana: lo siento, tengo que encontrar la manera de volverme más fuerte – detrás de los baños.

Alan: asi que quieres ser fuerte- arriba de otro árbol.

Eliana: ¿Quién dijo eso?

Alan: aquí arriba.

Eliana: ¿un cuervo?

Alan: la capa solo es negra, además ¡soy más alto que un cuervo!

Eliana: ¿alto?

Alan: ¡no me provoques! Quieres ser fuerte si o no.

Eliana: ¿y tu sabes como volverme fuerte?

Alan: te lo presto.

Eliana: tirándome un mapa que ni siquiera entiendo. ¿Qué significa este dibujo? Es la cosa más rara que eh visto.

Alan: ¡es una casa! Supongo que tendré que acompañarte.

Eliana: no lo necesito, puedo sola- recordando lo de ayer.

Alan: tu pie esta herido.

Eliana: mentira.

Alan: no es mentira. Te vi cuando trataste de curarlo. El lugar al que vamos es muy rocoso y tiene abismos, necesitaras mi ayuda.

Eliana: ¿abismos?

 

Lugar: templo subterráneo al lado sur de la escuela.

 

Eliana: todo esto solo con mover esa roca pequeña en forma de cruz.

Alan: camina.

Eliana: vaya que es alto – asustada. (tengo que distraerme, no mirar abajo , iniciare una conversación).

Alan: si, se dice que tiene mas de 70 trampas.

Eliana: dime.... ¿como se llaman tus padres? (que pregunta más común).

Alan: ¿Por qué quieres saber?

Eliana: curiosidad.

Alan: mi madre Alana y mi padre Alfons.

Eliana: ¿no tienes hermanos?

Alan: soy hijo único.

Eliana: ¡kya!-casi se cae.

Alan: ten cuidado un grito mas y nos podríamos quedar atrapados por una eternidad.

Eliana: lo siento.

Alan: con un lo siento no basta si morimos.- se da cuenta. (Esta temblando, no debí traerla aquí).

Eliana: estas...

Alan: princesa. ¿Cómo era tu mamá?

Eliana: mi mamá. Pues siempre tenía una sonrisa en su rostro, paresia el sol que siempre veía cuando me levantaba y veía desde mi ventana. Siempre que estaba asustada me empezaba a contar historias de amor para calmarme y cuando no podía dormir me cantaba luz de luna y también...

Alan: ¿luz de luna?

Eliana: luz de luna, no recuerdo la letra por que hace tiempo que no la oigo.

Alan: se dice que en este lugar, una mujer de la alta sociedad se confeso a un vendedor de objetos robados, la mujer y el por la diferencia de estatus social, no podían verse mas que a escondidas. Ella incapaz de poder hacer algo, solo lloraba frente al lago.

Eliana: no sabía que aquí hubo un lago.

Alan: oyó que alguien se acercaba, se mojo la cara para que nadie supiera cuanto estaba sufriendo, en ese momento en sus manos apareció un zafiro que brillaba a la luz de la luna. En unos días capturaron al vendedor y cuando estaba apunto de ser ejecutado.

Eliana: vendió el Zafiro y lo salvo.

Alan: desgraciadamente en esa época un zafiro valía lo que vale ahora un lápiz, no podía llegar a pagar su deuda. Antes de que llegara el día de la ejecución la mujer fue y le pidió a un amigo suyo que le diera al zafiro la forma de un corazón, al final llego tarde ya lo habían ejecutado, ella en su desesperación con su magia rompió el corazón en dos y se suicido con la esperanza de encontrarlo en el otro mundo.- sonrisa.

Eliana: ¿se supone que eso es un final feliz?

Alan: por supuesto, al final ellos se encontraron en el otro mundo y nadie pudo impedir su amor.

Eliana: Qué historia mas boni...!kya!- grita.

Alan: ¿Qué te pasa?

Eliana: un insecto horroroso.

Alan: ahora si corres.

Eliana: ¡me caigo!

Alan: ¡resiste!- volando.

Eliana: ¿puedes volar? ¿Sin decir un conjuro?- cayendo.

Alan: pero que hondo es este abismo.

Eliana: ¿Cuánto tiempo más vamos a caer?

 

Mas de una hora después....

 

Alan: veo algo que brilla.

Eliana: podría ser una piedra ten cuidado.

Alan: magia del fuego ilumina.

Eliana: hay fuego arriba de nosotros.

Alan: no te quemaras, vamos.

Eliana: duele mucho.

Alan: no hay remedio verdad- acercándose.

Eliana: ¿Qué crees que haces?

Alan: no puedes seguir asi, descansa un poco sino quieres que te siga doliendo.

Eliana: que atento, gracias- avergonzados ambos. (Me siento una princesa en los brazos de mi príncipe. ¿Qué estoy diciendo?).

Alan: avancemos. (¿Cuánto tiempo tendré que hacer esto? Parezco un príncipe cargando a una princesa dormida, llevándola a un lugar seguro y luego despertándola con un beso. ¿Qué estoy diciendo?).

Eliana: algo brilla.

Alan: espera no te muevas tanto.-  se cayeron ambos.

Eliana: otra vez, duele.- alzando la cabeza.

Alan: ¿eh?-  bajando la cabeza, se cruzaron sus miradas.

Eliana: ¿hola? (¡estoy frente a el y todo lo que puedo decir es ¿hola?!)

Alan: hola.

Eliana: perdona. (¿Qué es esta sensación? siento algo, proviene ¿detrás de esa caja?)

Alan: ¿no sientes algo extraño en la atmósfera?

Eliana: si. No me digas ¿sientes lo mismo que yo?

Alan: es algo calido y viene de ahí – señalando la caja, se levantan.

Eliana: ayúdame a moverla, pesa ¿Qué hay aquí rocas?

Alan: déjame ver.

Eliana: con cuidado, podría ser algo valioso. (Que mal, mi corazón no deja de latir. Por lo menos Alan se olvido lo que paso hace un instante. No...!no puedo suprimir esa escena de mi mente!)

Alan: no hay nada.

Eliana: ¿eh? Pero entonces...

Alan: ayúdame a moverla, debe haber algo debajo de la caja.

Eliana: y si la movemos con nuestros poderes.

Alan: podemos intentarlo.

Eliana: bien. Fuerte ráfaga de viento chocante.

Alan: incendia cualquier obstáculo llamarada.

Eliana: un poco mas.

Alan: no funciona.

Eliana: espera un poco. Algo me dice que esto puede funcionar.

Alan: pero no pasa nada.

Eliana: ten paciencia, paciencia. Esa es la clave.

Alan: ¿Cómo lo sabes?

Eliana: es una corazonada, solo mantelo hasta que seda.

Alan: es una locura. Entendido.

 

Afuera en un reloj viejo que no tenía números, solo palabras, la luz del sol reflejo la palabra paciencia.

 

Alan: increíble.

Eliana: ¡se movió!

Alan: vamos. ¿A qui no hay nada? Que mal, tanto esfuerzo y no hubo existo.

Eliana: espera. –escarbando la tierra.

Alan: no hay nada, ríndete.

Eliana: mira.

Alan: es...

Eliana: un collar en forma de corazón roto.

Alan: eso quiere decir- escarbando- También debe estar aquí la otra mitad.

Eliana: es hermoso, aunque sea solo la mitad.

Alan: aquí.

Eliana: ¿Qué pasaría si lo unimos?

Alan: no tengo idea.

Eliana: intentémoslo.

Alan: espera.

Eliana: no sucedió nada.

Alan: pero la forma en la que brilla, no hay duda de que es un zafiro.

Eliana: salgamos de aquí rápido.

Alan: no hay prisa.

Eliana: ya es tarde. Los demás deben estar buscándonos.

Alan: ¿todavía te duele?

Eliana: la verdad- asintiendo. (El siempre trata de ayudarme).

 

Ambos salieron; Eliana corrió y a las finales cuando llego a su clase, no habían echo nada, por que el nuevo acaparo la atención no solo de las chicas en toda la hora, también la profesora Roxidia.

 

Ana: ¿te sientes mejor?

Brillet: te lo perdiste Río estaba haciendo trucos de magia.

Eliana: ¿trucos de magia? (al final no perdí nada, que decepción).

Río: por fin llegaste. Un regalo de bienvenida para ti.

Eliana: ¿mas rosas rosadas? Gracias, creo.

Río: bueno ahora mi siguiente truco, volare por todo el salón.

Eliana: ¿volar?

Alan: una piedra, faltan un montón por reunir. Logre hallar una de las más difíciles de todas por ahora. (Te dejare la otra mitad, algún día la reclamare, por ahora la dejo a tu cuidado).- estaba detrás de la puerta, luego se alejo en silencio.

Eliana: ¿es posible sin un hechizo? (si mal recuerdo, el voló sin ningún hechizo, sin ninguna ayuda, simplemente se movió. Eso no es posible ¿Cómo lo hizo?).

End Notes:

no tengo idea de que poner en notas finales.

End Notes:

no tengo idea de que poner en notas finales.

Regresar al índice¡exámenes! Una trágica historia es revelada parte 1 by safiro

Eliana: Río... (¿Pregunto? O...)



Río: dime.



Eliana: olvídalo, se me olvido que iba a decir.



Río: dama y estudiantes, sobretodo las bellezas de este salón, mi siguiente turco ¡El vuelo del mago Río!- empezó a flotar de la nada, tirando rosas a cada chica en el aula.



Eliana: sin ningún hechizo. (Ya no importa, tengo que quitarme la curiosidad, estoy decidida).



Roxidia: quiero preguntarle algo Río.



Eliana: adiós a mi oportunidad- decepcionada.+



Río: ¿sucede algo malo?



Roxidia: ¿Cómo es que puedes volar?



Eliana: ah. (Mi pregunta).



Río: un mago no puede revelarle sus trucos a nadie, es una regla.



Roxidia: eso me da una sospecha, podría ser que tú seas vampiro.- todos se quedaron en silencio.



Río: ¿Por qué creo eso?- calmado.



Roxidia: todos saben que los vampiros tiene el poder de volar sin hechizos, solo necesitan hacer un movimiento y ya están en el aire.



Río: cierto.



Eliana: ¿eh? (¿Un vampiro? Imposible).



Río: lo siento bellezas, tendré que revelar mi secreto.



Eliana: ¿secreto?



Río: este es mi invento, es una maquina que tiene el poder de hacerme volar, la escondí  debajo de mi capa con mi magia, antes de entrar ya que se que tienen una alarme que se activa cuando alguien utiliza su magia dentro.



Chicas: ¡Que inteligente y guapo es el mago Río!



Río: por supuesto.



Roxidia: perdón por haber sacado conclusiones apresuradas.



Río: no hay rencor.



Eliana: asi que era un truco para impresionar. (Que alivio).



Río: sí, era para impresionarlos a todos. Lastima que ya sepan la verdad.



Eliana: debe un invento muy conocido.



Río: ¿Qué dices? Soy el único, es un invento único.



Eliana: ¿Qué? ¿Qué?



Río: nadie más tiene este invento, soy el único, yo lo cree.



Eliana: pero ¿No podría ver alguien que tenga el mismo invento que tu? ¡Tiene que haber!



Río: pregunta a quien quieras, te aseguro que soy el único.



Eliana: entendido. (Ahora tendré que ser directa).



 



Terminaron las clases...Ahora vamos a la casa de Eliana....



Eliana: ya lle...es cierto tengo que fingir, fingir.- avanza.



Leila: bienvenida ¿Dónde estabas?



Eliana: en la escuela.



Liliana: mentirosa.- aparece.



Eliana: ¿Qué dices?



Liliana: ¿Dónde estuviste en las últimas horas?



Eliana: en el baño...



Liliana: no mientas, revise todos los baños, no había nadie.



Leila: me dirás a donde fuiste.



Eliana: me oculte, por que no quería preocupar a nadie.



Leila: ¿Qué quieres decir con eso?



Liliana: esta mintiendo, busque por todas partes.



Eliana: ¿buscaste debajo de la tierra?



Leila: usaste uno de tus hechizos.



Eliana: si.



Liliana: es imposible, ella no se acuerdo de ningún hechizo.



Eliana: no es verdad.



Leila: si no es verdad pruébalo ahora mismo.



Eliana: es que yo...



 



De pronto Eliana empezó a escuchar voces que decían repetidamente: cuantos...cuantos... sintieron miedo igual que yo, que me trague la tierra, escóndeme de mis enemigos. Cuantos...cuantos....



 



Eliana: ¿Qué? (esto suena como un hechizo).



Leila: es suficiente, tú vienes ahora mismo a recibir el castigo de siempre.



Eliana: cuantos....cuantos sintieron miedo igual que yo, que me trague la tierra, escóndeme...



Liliana: imposible.



Eliana: de mis enemigos.



Liliana: la trago la tierra.



Leila: ¿no me dijiste que...?



Liliana: te lo juro que no sabia hasta ayer.



Leila: ¡aparece en este instante!



Eliana: es increíble pero ¿Cómo? ¿Y este brillo que sale de mi bolsillo? ¿Fuiste tú? Piedra de Zafiro de corazón roto...el conocimiento.



Leila: no esperare mas ¡sal!



Eliana: fuiste tu verdad, gracias. Ayúdame una vez mas te lo pido. Ya no me siento de esa forma, saliendo de la tierra, de mi escondite, deja que aparezca.



Leila: nada mal. Llévate tu comida.



Eliana: claro.



Leila: ¡quieta!- Eliana se detuvo.



Leila: ¿A dónde crees que vas? Esa ya no es tu habitación. ¡Ve a la sal de castigos!



Eliana: como usted diga, reina.



Liliana: bien merecido te lo tienes, trapos sucios.



Leila: vamos Liliana, se enfría la comida.



 



Eliana, no era nada feliz en su propio hogar, sobre todo entrar de nuevo en esa horrible sala de castigos, que era algo parecido al castillo de Rapunzel y encima que todas las experiencias y los castigos crueles que se le dieron en ese lugar reaparezcan como una cinta de terror. Lamentablemente su cabello era largo, pero no tan largo.



 



Eliana: un hechizo para poder salir de aquí. Necesito que me ayudes a salir de aquí. ¿Por qué no sucede nada? Lo habré averiado, imposible.



 



Al siguiente día.



 



Salbonba: como ya saben todos los alumnos tendrán que dar exámenes adelantados empezando desde ahora. Comiencen. Iré a  insta... digo a inspeccionar a los otros alumnos.



Ana: ese nuestro director. Nunca pensé que adelantaría los exámenes y en esta época.



Brillet: ¿me decías algo Ana?



Ana: no nada, hablaba con migo misma, sobre que hermosas se ven hoy las flores.



Eliana: ¿exámenes? (seria más fácil si pudiera usar el zafiro de nuevo, pero... ¿Por qué no pude?).



Alan: parece que nos tocara competir contra su grupo.



Brillet: ¿contra ustedes?



Ana: quien lo diría.



Eliana: oye Alan...



Alan: ¿Qué?



Eliana: olvídalo, lo olvide.



Alan: buena suerte.



Brillet: se le ve muy confiado.



Ana: era de esperarse de Alan.



Eliana: si. (No pude decirle. Ahora que recuerdo el me dijo que me ayudaría a obtener valor al final no sucedió nada, que mentiroso, solo estuvo apunto de arrastrarme a una muerte segura).



Sosada: soy el que esta a cargo de los encuentros, asi que las reglas son simples, pueden matar si es necesario a su oponente, no tengan piedad.



Brillet: ¿Qué locuras dice?



Roxidia: disculpe, pero no hay ninguna regla que especifique lo que usted dice.



Sosada: lo se, lo dije para que los estudiantes se entusiasmaran mas. – todos caen estilo anime.



Ana: vaya broma, realmente me asusto.



Algunos chicos: pensé que se  había vuelto loco.



Otros chicos: vaya que es todo un bromista ¿Qué fue eso?



Roxidia: simplemente, si su banda de poder llega a cero no tendrá otra oportunidad, perderá. El oponente no puede usar más que un hechizo. Flotaran en escobas mágicas cada uno, el hechizo de  espejismo de realidad falsa en proceso esta activado, al cruzar esos muros irán cada uno a un sector distinto. Buena suerte.



 



Eliana: asi que será votación mágica.



Ana: antes nos hacían poner nuestros nombre ahora nos hacen poner nuestra mejor arma.



Brillet: ¿tu que pusiste?



Ana: yo puse naturaleza ¿y tú?



Brillet: todo lo que tenga que ver con fuego, después de todo soy la princesa del fuego.



Ana: tienes toda la razón.



Brillet: supongo que tu habrás elegido igual que yo  ¿no Eliana?



Eliana: por supuesto, el viento es y siempre será mi elemento y lo que me identifica como princesa del viento. Cortando al oponente, viento.



Alan: yo elegí el fuego también.



Ana: pareciera que tu Brillet fuesen hermanos.



Brillet: ¿pusimos lo mismo?



Alan: yo no puse fuego puse  llama ardiendo, ataque grupal.



Brillet: ¿no es lo mismo?



Ana: Alan no solo puede usar fuego ¿verdad?



Alan: cierto, lo elegí por que es lo que mas domino.



Liliana: Alan-sama



Alan: ¿Qué haces aquí?



Liliana: no puedo abrazarte, lastima, mis manos están atadas, dije que iría al baño pero solo tengo unos minutos y quería aprovecharlos para hablar contigo.



Alan: mientras te mantengas distante, puedes estar aquí.



Liliana: que bromista.



Ana: Liliana ¿tu que poder usaras?



Liliana: que te importa. Pero como se te que la curiosidad se te sale por los codos te lo diré – mirando a Eliana- usare el látigo del pecado.



Brillet: que tétrico.



Liliana: lo elegí para que mi victoria fuera la más rápida. Se acabo mi tiempo nos vemos Alan-sama.



Alan: estuvo cerca.



Eliana: látigo. (Lo hizo apropósito).



Alan: ¿Qué pasa? Te noto preocupada.



Ana y Brillet: ¿ah?



Eliana: no es nada, nada, no se preocupen.



Sosada: ya están los resultados. Los podrán ver en sus mentes. Contacto mental da el resultado a cada uno.



Ana: las palabras vienen a tu mente.



Sirconia: increíble, es la primera vez que utilizan este método.



Eliana: ¿este elemento? Me toca con...hay no.



Alan: parece que me toca contigo, buena suerte princesa.



Eliana: buena suerte a ti también. (Espero tener la oportunidad de preguntarle estas ves).



Ana: me toco tierra.



Brillet: a mí por mis malas calificaciones tal vez, o por que a veces no presto atención en clase me toco agua protectora ¡que mal!



Ana: ¿Sirconia? ¿A ti que te toco?



Sirconia: yo elegí estalagmitas afiladas y me toco con escudo de hierro.



Brillet: comprendo tu dolor, yo también tengo mala suerte.



Sirconia: ¿gracias?



Eliana: llego la hora. (Al entrar por esa puerta empezara mi batalla con Alan). Será mejor que me de prisa.



Alan: ¡llegaste!



Eliana: si. Puerta 5551.



Alan: ¿asustada?



Eliana: ni un poquito.



Alan: muy bien. Vamos.



Eliana: si.



Alan: vaya que es grande.



Eliana: mira. Nuestras escobas y bandas medidoras de poder – poniéndose las bandas y subiendo a sus escobas.



Alan: hace tiempo que no subía a una escoba.



Eliana: esto solo lo hacen los de nivel infante.



Alan: la cuenta regresiva ¿la puedes ver?



Eliana: claro que puedo verla esta en mi mente.



Alan: empieza.



Eliana: gracias por cederme el primer ataque. Cortando al oponente, viento.



Alan: te falta puntería. Mi turno. Llama ardiendo, ataque grupal.



Eliana: a ti también te falta puntería.



Alan: no estés tan segura.



Eliana: ¿eh?- observa. ¿De regreso?



Alan: mejor escapa. Mi fuego te perseguirá hasta que te canses.



Eliana: ¡ahh!



Alan: y se apagara cuando choque  con cualquier objeto.



Eliana: con que así piensas jugar conmigo. En ese caso. Cortando al oponente, viento.



Alan: apuntar a las rocas no te servirá, soy mas veloz que eso.



Eliana: seguiré hasta que caigas. Cortando al oponente, viento.



Alan: Llama ardiendo, ataque grupal.



Eliana: ¡ah! ¿Pero como?



Alan: entre las rocas hay agujeros, sin querer me diste una ventaja.



Eliana: mi brazo. Cortando al oponente, viento.



Alan: sigues teniendo pésima puntería princesa. Llama ardiendo, ataque grupal.



Eliana: Lo esquive. Por ahora, pero si continuo asi perderé.



Alan: Vamos a hacer unos cambios. Llama ardiendo, ataque grupal.



Eliana: hay no. No te pases la cabeza en una parte muy delicada.



Alan: esconder dentro de una roca  es muy de cobardes princesa.



Eliana: tengo que hacer algo, piensa.



Alan: si no fuera un examen pararía, acabemos con esto. Llama ardiendo, ataque grupal.



Eliana: ¿eh? Aquí no hay agujeros. Eso es.



Alan: ¡sal de ahí para que continuemos con nuestro examen! ¡Princesa!



Eliana: aquí estoy.



Alan: ¿por donde?



Eliana: cree una ruta de escape y decidí llevarme esto



Alan: una piedra gigante ¿no te pesa?



Eliana: un poco, pero soy muy resistente.



Alan: veamos que tanto. Llama ardiendo, ataque grupal.



Eliana: escudo de roca.



Alan: veo que es resistente.



Eliana: gracias por la observación.



Alan: pero.



Eliana: ¿Qué? ¿Pero que?



Alan: como la madera cuando talan los árboles poco a poco en algún momento cederá con el serrucho. Llama ardiendo, ataque grupal.



Eliana: ¡una grieta!



Alan: te lo dije. Llama ardiendo, ataque grupal.



Eliana: ¿y ahora?



Alan: Llama ardiendo, ataque grupal.



Eliana: pueden ser como bolas de fuego, pero son demasiadas cada 5 de ellas. Tengo que pensar en algo mas, esta empezando a ceder cada vez más.



Alan: ya casi esta, la ultima. Llama ardiendo, ataque grupal.



Eliana: Se rompió la roca.



Alan: listo. Llama ardiendo, ataque grupal.



Eliana: no tengo de otra. Un contraataque. Cortando al oponente, viento.



Alan: ¡Ah!!Ah! ¡Ah! Me duele, mi pierna.



Eliana: ¡si! puedo disipar tus llamas. ¡Ahh! Mi brazo.



Alan: solo una. Yo puedo hacer mas ataques que tu y de manera mas rápida. Faltan tres.



Eliana: no otra vez. Tengo que ser más rápida. Cortando al oponente, viento. ¡Ahhhhh! Mi pierna.



Alan: faltan dos.



Eliana: Cortando al oponente, viento.



Alan: queda una.



Eliana: estuvo cerca.



Alan: yo solo llevo un punto de daño.



Eliana: lo tengo. – una hora después- Roca.



Alan: no te servirá de nada. Llama ardiendo, ataque grupal.



Eliana: a la roca Cortando al oponente, viento.



Alan: ya ríndete. Llama ardiendo, ataque grupal.



Eliana: una roca gigante es un buen escudo sabes. Cortando al oponente, viento.



Alan: estamos atacando a la roca.



Eliana: Cortando al oponente, viento.



Alan: la roca... eso es una roca traída del río.



Eliana: si, de las profundidades.



Alan: ¡Ah!!Ah!



Eliana: ¡Ah! Creo que no fue buena idea. Estoy llena de lodo.- sacudirse/ limpia.



Alan: igual. – sacudirse/limpio.



Eliana: otra estrategia.



Alan: fue una buena idea.



Eliana: ¿Cómo?



Alan: evitaste que te tocaran mis llamas.



Eliana: es cierto.



Alan: pero solo lo puedes usar una vez.



Eliana: ¿Qué dices?



Alan: si sigues usando ese ataque también estas huyendo, nadie gana, nadie pierde.



Eliana: supongo que es cierto.



Alan: seguimos. Llama ardiendo, ataque grupal.



Eliana: ¡espera! Con la justas.



Alan: yo no espero. En un combate real ya hubieras perdido a la primera.



Eliana: este es un combate real.



Alan: cierto. Llama ardiendo, ataque grupal.



Eliana: todo lo que hago es huir no puedo seguir asi. Tiene que haber una forma para poder ganar, un plan.



Alan: un plan no te servirá, no hay donde esconderse, todos los lugares posibles están cerrados por las mismas rocas.



Eliana: lo intentare.



Alan: no te servirá de nada subir tan alto.



Eliana: eso crees. 



Alan: estas expuesta. Llama ardiendo, ataque grupal. ¿Cuánto más vas a subir? Mis llamas te alcanzaran en cuestión de segundos.



Eliana: Cortando al oponente, viento.



Alan: ¿de que servirá eso?



Eliana: aquí vienen. Una vez más. Cortando al oponente, viento.



Alan: ¿otro contraataque? Ya te dije que significa.



Eliana: decirle adiós a la roca.



Alan: si asi quieres jugar, bien, te detendré. Llama ardiendo, ataque grupal.



Eliana: ¿intentas romperla? Caíste.



Alan: ¿Qué?



Eliana: Cortando al oponente, viento.



Alan: ¡ahh! Mi  otra pierna. ¿Cómo?



Eliana: decirle adiós a la roca o una distracción. Pensé que harías eso y cuando lanzaste tu ataque como son cinco espere a que vinieran juntas contra mí. Te quedas concentrado en las llamas apuntando directo a lo que era la explosión.



Alan: ¿todo fue una distracción? ¡ahhh! Mi brazo izquierdo.



Eliana: si.



Alan: vino de arriba. Ya veo ese era tu plan.



Eliana: ¿Qué te parece?



Alan: impresionante, pero.



Eliana: ¡Ahhhhh! tu. (Mi  otra pierna con la herida).



Alan: iba a hacer lo mismo, pero solo como un ataque final, justo tres mantuve escondidas debajo de mi capa, ya que el fuego que yo lanzo no me quema.



Eliana: imposible. Me queda poca energía. (¿Qué no le quema? Eso no puede ser verdad).



Alan: la siguiente.



Eliana: ¡ahhhhh! No puedo mantenerme en pie. Cortando al oponente, viento.



Alan: mala puntería otra vez. Llama ardiendo, ataque grupal.



Eliana: ¡Ahhhhhhhhhhhhh! Mi espalda. Estoy demasiado baja con respecto a poder. Una mas y caeré.



Alan: ¡oye! ¡Te dije que te curaras esa herida lo antes posible!



Eliana: no me dijiste  nada.



Alan: ¡De todas formas debiste habérmelo dicho!



Eliana: no quería preocupar a nadie. (¿Cómo pudo verla herida?).



Alan: escucha, si no dices nada yo se lo diré a todos. Los preocuparas más si la herida empeora.



Eliana: tienes razón. (Al final yo igual iba a perder. No puedo luchar contra Alan después de todo...).



Alan: ¡oye! ¡Resiste! ¡Profesora! Necesito ayuda.



 



Eliana cayó en un profundo sueño, mientras los demás, que no estaban enterados avanzaban con su examen.

Regresar al índice¡exámenes! Una trágica historia es revelada parte 2 by safiro

Como dije en la parte anterior, Eliana cayó en un profundo sueño.... mientras soñaba.



Eliana: ¿Dónde estoy? Esta muy oscuro.



Voz misteriosa: Eliana...Eliana ¿eres tú?



Eliana: si. ¿Quién es? (una luz).



Voz misteriosa: tú me conoces, siempre estoy a tu lado.



Eliana: ¿en serio?



Voz misteriosa: tengo que advertirte sobre un peligro, que podría cambiar tu forma de vida y la de los demás.



Eliana: ¿Cuál es ese peligro?



Voz misteriosa: primero debes alejarte de  la persona más valiosa para ti.



Eliana: ¿valiosa? No creo tener una sola.



Voz misteriosa: si la tienes. No te as dado cuenta, poco a poco lo descubrirás.



Eliana: ¿Quién es esa persona? ¿Puedes decírmelo?



Voz misteriosa: esa persona será..

Princesas vs Vampiros by safiro

MÁS INFORMACIÓN

El contenido original se encuentra en https://fanfic.es/viewstory.php/
Todos los derechos reservados para el autor del contenido original (en el enlace de la linea superior)
Si crees que alguno de los contenidos (texto, imagenes o multimedia) en esta página infringe tus derechos relativos a propiedad intelectual, marcas registradas o cualquier otro de tus derechos, por favor ponte en contacto con nosotros en el mail [email protected] y retiraremos este contenido inmediatamente

Top 20