Nuevo proyecto by o0Hana-chan0o

Fanfics en EspañolEl sitio de referencia de los fanfics en español, con miles de fanfics gratis y en español

 Nuevo proyecto by o0Hana-chan0o
Summary: Sakura quiere averiguar quién es el misterioso y pervertido anbu que se encuentra junto con ella y el resto de sus compañeros en esta extraña misión...Será una extraña semana dónde lo más inesperado puede ocurrir... *SasuSaku*

Categories: ANIME/MANGA, NARUTO Characters: Sakura Haruno, Sasuke Uchiha

Generos: General, Humor/Parodia

Advertencias: No

Challenges:

Series: No

Chapters: 4 Completed: No Word count: 16208 Read: 1117 Published: 20/10/2009 Updated: 13/11/2009
Summary: Sakura quiere averiguar quién es el misterioso y pervertido anbu que se encuentra junto con ella y el resto de sus compañeros en esta extraña misión...Será una extraña semana dónde lo más inesperado puede ocurrir... *SasuSaku*

Categories: ANIME/MANGA, NARUTO Characters: Sakura Haruno, Sasuke Uchiha

Generos: General, Humor/Parodia

Advertencias: No

Challenges:

Series: No

Chapters: 4 Completed: No Word count: 16208 Read: 1117 Published: 20/10/2009 Updated: 13/11/2009 Prólogo by o0Hana-chan0o

Disclaimer: Naruto no me pertenece

Aclaraciones:     Enfasis o referencias 

                         “pensamientos”

                         “inner Sakura”

.:Prólogo: Nuevo proyecto:.

.

.

Se encontraba con los ojos cerrados y su frente ligeramente apoyada en la pared, intentando sentir algún alivio. Mientras, el agua se deslizaba por su dolorido cuerpo como consecuencia de los estragos de la noche anterior.

- ¡Esa maldita Ino-cerda! Le dije que no teníamos que haber quedado ayer. Como ella últimamente sólo trabaja en la floristería no tiene que ocuparse de enfermos en el hospital, de las misiones o entrenamientos con el equipo, la Hokage...¡y claro decide trasnochar un domingo!

Salió de la ducha algo más relajada y se puso una pequeña toalla que dejaba prácticamente entrever su realzada figura. Lo primero que haría, tomarse un café bien cargado. Siendo lunes por la mañana seguramente su maestra le tendría preparada alguna tarea con la que hacerla sufrir, así que cuanto antes se recuperara, mejor.

Se dispuso a ir a la cocina cuando oyó un ruido que procedía de su habitación, se alertó como kunoichi que es y se dirigió al origen del extraño sonido acumulando cierta cantidad de chakra en sus puños.

“Si alguien estaba intentando entrar en su departamento se encargaría de que sufriera lo suficiente para no volver a hacer algo parecido en su vida”. Sonrío perversamente ante las ideas que se le pasaban por su mente que podría poner a prueba ante el posible intruso, “de algo había servido ser alumna de Tsunade-sama, ¡ja!”

Justo cuando se encontraba debajo del marco de la puerta de su dormitorio, entró por la ventana un miembro anbu que la miraba a través de su máscara con una especie de... ¿sorpresa?

Se quedó estática en la posición en la que se encontraba y dejó caer sus brazos y cabeza decepcionada.

“Vaya yo quería quitar un poco las ganas que tenía de golpear a la cerda, en fin...¡tendré que esperar a ver a Naruto!”

- Buenos días – saludó y extendió su mano viendo que el ninja llevaba un rollo en su mano, seguramente un mensaje de la rubia mandona.

Se reprendió ella misma por llamar a su maestra de esa forma...si alguna vez se diera cuenta de sus auténticos pensamientos...no, no quería ni imaginar las consecuencias.

- “Kyaaaa y es muy posible...esa bruja parece ser capaz de saber lo que pensamos!! – puntualizó su inner

- ¡Shanaroooo! La he insultado...¡¡Ahhhhh!!, me matará, yo no he sido, no he dicho nada...”– Y salió corriendo para tratar de esconderse en el lugar más escondido de su mente...

Mi mente pensó Sakura, ¿cómo es posible que su inner tuviera también miedo de Tsunade-tishou? Ella por lo menos no tenía que sufrir sus castigos físicos...se estremeció ante el pensamiento. Y entonces se dio cuenta que seguía teniendo delante al anbu y estaba haciendo una serie de caras y gestos que seguramente le harían parecer un poco loca.

El ninja la miraba sin duda extrañado, pero tampoco le cedía el rollo que tenía que entregarle. Sonrió, ya que tenía que hacer de simple mensajero, quizás podría aprovecharse de la situación y divertirse un poco...

Se dispuso a acercar el pergamino a la chica, y entonces...lo alejó de su alcance.

- ¿Eh? ¿Pero no es un mensaje de Tsunade-sama para mí? – preguntó confundida.

El joven anbu se limitó a asentir, se lo volvió a acercar pero esta vez se lo acercaba por el lado derecho de la chica. De nuevo cuando estaba a punto de rozarlo se lo retiró de su alcance para luego tendérselo por su izquierda.

-“¿Pero este baka me esta vacilando? ¡Porque no sabe de lo que soy capaz!” – pensó

¡¡Dale una paliza, Shanaro!! – su inner estaba totalmente de acuerdo con ella. ¿Pero que se ha creído?

- ¡Dame eso ahora mismo! – gritó enfadada.

Intentó quitárselo pero nuevamente volvía a hacer lo mismo, cuando estaba a punto de cogerlo se lo apartaba y lo llevaba de un lado a otro. Llevaban así un buen rato, incluso utilizando sus dos manos no conseguía alcanzarle.

“Hay que reconocer que es rápido” pensó Sakura, pero eso no le hacia olvidar el hecho de que parecía estar, estar...

-¿Te crees que estas jugando conmigo? – preguntó en voz alta.

“Justo, eso mismo” – sonrió con un ligero deje de perversidad tras su máscara – “Sólo un poco más...” – pensó mientras seguía moviendo de un lado para otro el rollo. Sakura estaba enfurecida, ¿cómo se le ocurría a ese anbu tratarla así? Ya no podía más, acabaría con ese jueguito tonto, ¡ahora!

“¡Ahora!” – pensó al mismo tiempo el shinobi. Después de estar impidiéndole a la pelirrosa atrapar su objetivo, cambió su estrategia y levantó su brazo de tal forma que si Sakura quería alcanzarlo tuviera que estirarse bien. Después de todo él era casi una cabeza más alto que ella. Y justo, tal como había planeado, después de haberla confundido y distraído todo ese tiempo, ella reaccionó de la forma que esperaba, tratando de alcanzar el papel a como diese lugar.

Con rapidez se puso de puntillas y estiró sus brazos pensando que de esa forma podría obtener el maldito rollo. Y así fue, había conseguido capturarlo y con sus manos en el aire, sonrió ampliamente. Miró a los ojos que se podían ver a través de las rejillas de la máscara de su contrincante, y se dio cuenta de que mostraban un rasgo de diversión y ¿victoria? Pero de que se reía, ella tenía el...

Y entonces su toalla, aflojada después de su “pequeña lucha”, cayó al suelo como consecuencia de la brusquedad del último movimiento. Sakura pasó de un blanco inmaculado al rojo más intenso que se pueda imaginar... “le mataría, no tendría lugar en Konoha donde correr o esconderse”.

- ¡¡A por él, Shanaroooo!!

El ninja se quedó paralizado admirando las maravillosas curvas de la mujer que tenía delante, pasando de sus piernas contorneadas a sus caderas, su estrecha cintura y se quedó con la vista fija un poco más arriba...No le extrañaba que en el cuartel sus compañeros hicieran comentarios sobre la kunoichi que tenía ahora delante, sólo para él. Estaba tan “ocupado” viendo el cuerpo desnudo de la chica que no se percató cuando esta se dirigía con el puño cerrado y cargado de chakra hacía él. Tuvo suerte y el golpe le hizo salir disparado por la ventana por la que había entrado minutos atrás.

Sakura respiraba con dificultad y entrecortadamente, “bien, con ese golpe el que dejaría de respirar sería él y además estaba segura de que se acordaría de ella por lo menos una semana”. ¡Al final sí que pudo desquitarse! Sonrió al ver que por lo menos se sentía más liberada. Pero era increíble que un ¡anbu! se haya atrevido a actuar de esa forma, ¿pero no se supone que tienen que obedecer las ordenes con el mayor rigor?

- ¡Toda la culpa la tenían esos malditos libros Icha Icha Paradise! – gritó enfadada – El maldito sanin se debía estar haciendo rico porque ahora se habían convertido en la última moda y todos los chicos de Konoha tenían un ejemplar. Sin embargo,¡los había vuelto a todos unos pervertidos! No hay más que mirar lo que acababa de pasar...

Entonces se percató del papel que tenía en su mano izquierda. “Ah, sí, después de todo consiguió las instrucciones de la Hokage, a ver qué es lo que quería ahora”. Leyó atentamente, al parecer se le indicaba que tendría que presentarse en su oficina a las 8.30 am. “Bueno supongo que tendré alguna misión después de todo, pero...por Kami-sama, mira a que hora me citó, ¡son las 8.15!”, si no quería llegar tarde tendría que darse mucha prisa.

.



.



Mientras tanto el anbu que había salido volando a una velocidad que hizo pensar a más de un transeúnte que se trataba de uno de los nuevos halcones mensajeros. Se encontraba a varias manzanas tirado en el suelo junto un árbol que había frenado su avance. Estuvo varios segundos quieto en los que parecía haber dejado de respirar. Finalmente tosió un par de veces y, agradeciendo el paso del aire en sus pulmones, se llevó las manos a su estómago.

-Tsk, que fuerza que tiene. Si no me hubiera distraído no me hubiera llegado ni a rozar...aunque a merecido la pena, jeje ¡Argh! – exclamó.

Se levantó el chaleco protector de su uniforme y su camiseta y pudo ver perfectamente la marca de ese puño. Dirigió su mano a la zona lastimada pero antes si quiera de que pudiera rozar su cuerpo, paró en seco aun más dolorido que antes. Al parecer el dolor seguiría por unos días más, si es que no le había roto alguna costilla...pero seguía mereciendo la pena haber recibido ese golpe.

“Sí...” pensaba mientras sonreía ampliamente.

“Aunque ahora tendré que pasar por la enfermería” se quejó disgustado de solo pensar en el lugar...sería mejor que se diera prisa.                                                                                                                                                                   

.



.                                      

Diez minutos después la joven Haruno se encontraba saltando de tejado en tejado hacia el lugar en el que la había citado. Con un nuevo salto se dejó caer en la misma puerta del edificio principal donde se encontraba la Godaime. Corrió como nunca pensó que lo había hecho en ninguna misión en su vida de ninja y paró en seco cuando se encontró ante la puerta que buscaba. Miró el reloj, 8.29, bien, justo a tiempo, respiró profundamente y dio dos ligeros golpes en la puerta.

- ¡Adelante! – dijo una fuerte voz desde el interior.

Entró en la pequeña habitación y se encontró no sólo con Tsunade-sama y Shizune, también al equipo al completo de Ino, además de Hinata, Shino y TenTen.

Justo después llegaba Kiba, quien le saludó con un tímido gesto de su mano. Ella se lo devolvió mientras veía de reojo cómo reaccionaba su maestra para después saludar a todos los que se encontraban allí.

- ¿Qué pasa Sakura que te costó mucho levantarte hoy? – le preguntó Ino con una voz totalmente dulcificada, como cuando intentas hablar con un niño pequeño.

- Claro que no, Ino-cerda, aunque me imagino que no he podido llegar mucho más tarde que tú... - ¡Toma esa Ino! ¡¡Si fue su culpa el que saliéramos hasta tan tarde!!- su inner se mostró de acuerdo con ella.

- Frentuda yo nunca llego tarde, no me compares contigo.

- Claro que no, tu y yo no somos comparables pero no hace falta comparar para saber que eres peor que yo – le contra atacó Sakura.

- ¿Qué es lo que estas tratando de insinuar?

- ¡Pues lo que acabo de decir!

- Tsk que problemático, Ino es insoportable cuando empieza a discutir con Sakura – dijo Shikamaru para sí mientras se recostaba sobre un lado de la pared.

- Pero a ti todo te parece siempre problemático – comentó su compañero de equipo que estaba a su lado – Mmmm tengo hambre, desde que entramos aquí no he podido comer nada...

- Pues tú siempre tienes hambre...

- Perdona, ¿decías algo? –

- No, nada - terminó el moreno.

A Ino y Sakura ya se les estaba acabando todo su lista de insultos y estaban a punto de empezar a lanzarse shurikens, pero la paciencia de Tsunade ya se acabó viéndoles discutir de esa manera.

- ¡Por Kami-sama! ¿Quieren callarse de una vez? ¿Y por qué todavía no terminan de llegar todos los demás? Los he citado a las 8.30, a las 8.30 en punto, ¡qué no es tan difícil! – Apoyó sus manos en los lados de su escritorio y dejó descansar parte del peso de su cuerpo abatida.

- Tsunade-sama, no creo que sea convenient-... – comenzó su asistente.

La rubia elevó su rostro con una mirada asesina, esos niñatos la estaban haciendo esperar ¡a ella! la máxima autoridad en la aldea. Siguió gruñendo otra serie de improperios a cada cual menos apto de escuchar.

“Bueno mejor que haga astillas a la mesa que a mi...” – pensó Shizune con una gota en su cabeza.

Después de quince minutos que a los presentes se les hizo como si fueran horas. Se oyó un gran número de gritos y de repente se abrió la puerta dejando ver a Neji serio como siempre seguido de Lee y Naruto que se estrujaban entre ellos con sus brazos y piernas a la vez que iban corriendo.

-¿Qué están haciendo? – preguntó con voz aparentemente calmada.

-¡¡Tsunade-oba-chaaaan!! Lo que ocurre es que me encontré con el cejas encrespadas cuando venía para acá y luego empezamos a discutir porque él y Neji hablaban de que Sa-...

-Ya basta Naruto, ¡tienes peores excusas que Kakashi! – dijo algo menos enfadada, tenía que empezar a pensar en la parte positiva de todo esto.

- Pero no es una excusa, es lo que ha pasado. Además mis excusas son verdaderas, yo no soy como Kakashi – Lo último lo dijo un poco resentido.

Sakura que se había acercado a su compañero, le susurró mientras le agarraba de uno de sus brazos:

- Deja de hacerla enfadar Naruto. - Iba a comenzar a protestar nuevamente cuando esta vez tomó la palabra Shikamaru.

- ¿Y bien para que nos ha citado aquí Tsunade-sama? – preguntó con el único interés de poder largarse cuanto antes de ahí.

- Todavía no están todos, faltan dos compañeros suyos – apuntó Shizune.

¿Quién podía faltar? A juzgar por los presentes, el equipo 10, el 8, el de Lee... parecía que habían citado a ¡todos los equipos de Konoha que pasaron la segunda prueba del examen de chunnin! ¿Qué es lo que quería de todos ellos? Pero ha dicho que faltaban dos personas, una de ellas sin duda Sasuke, ¿y la otra quién podía ser?

Un golpe de la puerta le hizo salir de su concentración. Quien entraba por la puerta era Sasuke Uchiha, “¡qué raro que llegue tarde, él siempre era de los primeros en aparecer cuando tenían algún entrenamiento o reunión”, pensó Sakura. Y eso mismo debió de pensar Naruto.

- ¡Ey teme! ¿Cómo es que llegas tarde? – preguntó sin poder contenerse.

-Hmph – les saludó – Eso no te importa, usuratonkachi – realmente él también estaba molesto por haber llegado tarde ¿pero que podía haber hecho?

- ¡No me llames así, teme!

- Tu empezaste primero, dobe.

- ¡¡Mentira teme!!

- ¡Dobe!

- ¡Teme!

- ¡Dobe!

Mientras ellos continuaban “nombrándose” con esas palabras tan cargadas de cariño, Hinata se encogía en su sitio mientras susurraba un ligero “Naruto-kun”. Sin embargo fue escuchada por Kiba, quien empezó a recriminarle que debía hacer algo con lo que llevaba sintiendo desde hacía tanto tiempo. Esto llevó a otra nueva discusión entre ellos dos. ¿Cuántas veces le había dicho ya Hinata a Kiba que dejara de preocuparse así por ella? Shino por su parte observaba pero no decía nada, ¿para qué se iba a molestar en intervenir en algo tan trivial?

-¡Que energía que tienen sus corazones! Es tan emocionante verlos así... – Lee parecía entusiasmado con verlos discutir tan acaloradamente pero la chica de dos moñitos que se encontraba a su lado no opinaba lo mismo pues le acababa de soltar un golpe en toda la cabeza.

-Lee, deja de emocionarte por ver a los demás discutir, ¿no ves que estamos ante una reunión con Hokage-sama?

- ¿Por qué siempre me pegas a mí? ¡A Neji nunca le tratas así! – se quejaba por el trato desigual que recibían los miembros masculinos de su equipo.

- Neji nunca se queja, ni hace escándalos, ni hay que recordarle que tiene que hacer, de hecho es como si nada le importar-... - más pareciera que lo estuviera criticando que defendiendo. Calló ante lo último que había dicho pero sin dejar de tratar de estrangular al pobre Lee – “¡Si es que todo era su culpa, por estar preguntando!” pensó con amargura.

Neji levantó levemente su ceja con sorpresa, ¿eso que había dicho era lo que realmente pensaba su compañera de él? Sin embargo no dijo nada al respecto, tampoco tuvo oportunidad porque en ese momento...

-¡¡Basta, callaos todos ahora mismo!! – chilló, ¿cómo eran capaces de discutir al mismo tiempo y de oírse entre ellos? Se estaban volviendo un grupo de insoportables.

En ese momento Sai aparecía por la ventana, los saludó y se fijo en que todos estaban quietos, como si se hubiera congelado el tiempo. “¡Mira que son raros!” pensó.

- ¡Otro que llega tarde! – se oyó que decía una voz mientras el resto le miraba como si fuera el culpable de que la Hokage estuviera tan enfadada y les estuviera gritando en esos momentos.

-Gomen – dijo con una amplia sonrisa pero sin que pareciera importarle demasiado. Kakashi-sensei llegaba tarde siempre que se reunía con el equipo 7 y encima parecía ser una forma de establecer una mejor relación con sus alumnos. De hecho Sakura y Naruto no paraban de lanzarse hacía él en gritos demostrando un gran entusiasmo ¿qué importaba si él había tenido sus propios motivos para llegar un poco tarde?

- Bueno – suspiro la Hokage cansada – no vamos a entretenernos más, cuanto antes acabemos mejor para todos.

- Sí vieja que tengo ganas de ir a probar un nuevo ramen en el Ichiraku que...

-¡No me llames vieja, Naruto! – ¡plaf! Golpe para el rubio ¿de Tsunade? ¡error! De Sakura, por supuesto.

Antes de que la rubia reaccionara tan siquiera la chica ya le había cogido de cuello y le soltaba un “suave” coscorrón.

-Sakura-chaaaaan, que eso duele, ¡dattebayo! – se quejó su amigo.

“Y tanto que un golpe de esos duele”– pensó alguien en ese momento al oír ese comentario.

-Sshhh, cállate ya baka, no la enfades más – le volvió a susurrar – ya puede continuar Hokage-sama – dijo esto último mientras sonreía forzadamente.



- En fin, como iba diciendo antes de que nos interrumpieran – echó una mirada asesina a Naruto que quería decir claramente, si vuelves a hablar no vuelves a comer ramen en tu vida – hay una nueva misión para todos vosotros...-

- ¿Para todos nosotros? - preguntó Kiba.

- Sí, para los 13, de hecho es clave en su “misión” que estén todos ustedes – confirmó.

- ¿A él por qué no le pegas Sakura-chan? – ante esta pregunta la pelirrosa únicamente le miró de una forma muy parecida a la que había hecho anteriormente su maestra, por lo que el rubio prefirió dejarlo pasar y no seguir insistiendo.

- Durante 5 días tendrán que estar junto a su equipo y los otros tres grupos en una residencia de la que no podrán salir bajo ningún concepto y realizar una serie de... sesiones enriquecedoras. – terminó de describir la tarea que tendrían que hacer y espero unos segundos para ver cuál era su reacción.

¿5 días?¿todos juntos?¿residencia?¿encerrados?...¿qué era todo esto?

- ¿Qué es eso de sesiones enriquecedoras? – preguntaron al unísono Ino, Tenten y Sakura.

La rubia se limitó a suspirar cansada, sabía que no podían aceptarlo tal cual lo planteaba y como imaginó tenían que quejarse...

- El consejo de vejest- ¡de Konoha! ha decidido que hay que realizar un gasto anual que denominan “social”, es decir, que suponga un enriquecimiento para la aldea y sus habitantes. Y han pensado que siendo un nuevo proyecto lo mejor era invertirlo en todos vosotros. Ellos se han dado cuenta de las últimas peleas y competencias que tenéis y piensan que eso a veces podría resultar peligroso para las misiones que hacéis juntos. Sois una de las mejores generaciones de Konoha y hay que cuidar para que eso continúe igual – terminó con una sonrisa.

Se quedaron de piedra ante la encerrona que les habían preparado, sonaba a tratarlos como conejillos de indias...

- ¿Es que no tienen otra forma en la que despilfarrar el dinero? – apuntó Kiba

- Es un discurso muy emotivo – decía llorando Lee.

- Pero Tsunade-sama, si nosotros nos llevamos bien, ¡nosotros nos apreciamos mucho! – aseguraba su compañera de equipo.

- Ah ¿si? ¿Y que es lo que ha pasado mientras estábamos esperando? ¿Su forma de demostrarse amor?

- ¡Claro que sí! Es nuestra forma de hacer sentir la llama de la juventud, ¡oh! Gai-sensei estaría tan orgulloso...

Vale, analizándolo detenidamente quizás un poco de razón si que tenía Tsunade...

- Vamos no os pongáis así, a mi tampoco me gustó mucho la idea pero hay que mirar el lado positivo... – intentaba convencerles.

- ¡¿Y cuál es el lado positivo?! – gritaron todos.

- ¡Tomadlo como unas vacaciones pagadas! Disfrutareis a gastos pagados durante casi una semana en la mansión Hokage - dijo alegremente.

- Un momento – interrumpió Shikamaru – si nosotros estamos durante ese tiempo en su mansión, ¿dónde estará usted? ¿también participará en esta... “convivencia”?

- Oh, claro que no. ¿Cómo se os ocurre? – Se rió con esa idea – Yo estaré tomando unos días de...descanso.

- ¿Así que el consejo le ha comprado con unas vacaciones? – continuó Shino en la misma línea que había trazado Shikamaru.

- ¡Y una caja del mejor sake de la aldea! – se quejó la rubia, aunque rápidamente se dio cuenta del error que había cometido.

- Pero Tsunade-sama...- iban a empezar a quejarse, si esta era la persona que tomaba las decisiones de la aldea y se dejaba manipular de esa forma...

-Bueno ya basta, no tengo por qué darles explicaciones, es una decisión que ya está tomada, no se pueden quejar ni abandonar la “misión” – sentenció – recojan las cosas que necesiten y a las 12 los quiero a todos en la puerta de mi casa, ¿entendido? Y todos puntuales, por favor, ¡a las 12!. – Dicho esto desapareció en un “puf”.

No les dejó protestar de ninguna forma, había sido tajante, era una misión y había que cumplirla. Además se había largado antes de que pudieran seguir protestando. Sakura en lo único que pensaba era en que tal y como supuso a primera hora de la mañana, su maestra le encargaría alguna tarea con la que hacerla sufrir. Realmente esta era de las peores que se le podía haber ocurrido.                                  

 

 

 

 

End Notes:
Este es el prólogo, bastante extenso, que presenta un poco la situación. No será muy largo aunque todavia no sé con exactitud cuantos capítulos llegará a tener.

No aparece arriba, pero algunos personajes estarán bastante OOC en los siguientes capítulos xDD.

Cualquier duda, comentario o sugerencia, hacédmelo saber ^_^
End Notes:Este es el prólogo, bastante extenso, que presenta un poco la situación. No será muy largo aunque todavia no sé con exactitud cuantos capítulos llegará a tener.

No aparece arriba, pero algunos personajes estarán bastante OOC en los siguientes capítulos xDD.

Cualquier duda, comentario o sugerencia, hacédmelo saber ^_^Volver al indexDía 1: La llegada by o0Hana-chan0o

-

-

DISCLAIMER APPLIED.

 

 

.:NUEVO PROYECTO:.

Capítulo I: Día 1, primera toma de contacto

.

 

.

 

- ¡Es que no me lo puedo creer! Les exijo puntualidad y siguen sin hacer caso a mis órdenes. Creo que para el año que viene convenceré al Consejo de que lo que hay que mejorar es la disciplina entre los shinobis. ¡La que demuestran es nula! – Hizo una pausa para poder respirar. – Compañerismo, que idea más estúpida.- Decía mientras miraba al suelo enfurecida.

 

 

¿Por qué daba la impresión de que Tsunade estaba ansiosa por largarse de ahí?

 

 

- Vamos, vamos Tsunade-sama no se ponga nerviosa, mire que todavía faltan cinco minutos para la hora que les indicó – intentaba tranquilizarla Shizune.

 

- ¡Pero ya tendrían de estar aquí, deberían presentarse incluso antes de que llegue la hora! No soporto que me hagan esperar.

 

- Es compresible que cuando los citó antes en su despacho llegaran tarde. Después de todo el anbu mensajero era uno de ellos y tuvo que repartir las instrucciones a todos los demás en el último momento. Es lógico que algunos se enteraran un poco tarde.

 

 

Stop. ¿Qué ha dicho Shizune? ¡¿El ero-anbu es uno de estos idiotas?!

 

 

- Y de momento todavía es pronto – sonreía amablemente la morena. Dios, si podía tranquilizar a Tsunade, debería dedicarse a la negociación de los conflictos entre villas enemigas, seguro que hasta eso sería más fácil.

 

- Vale, vale Shizune. Tu siempre estas defendiendo a los demás. No entiendo por qué siempre estas en contra mía. ¿Sabes debería ser al revés? No sé si te das cuenta de quién necesita más tu apoyo.

 

- Pues por eso mismo – tosió en un susurro, como parecía que la rubia se había dado cuenta que había dicho algo, sólo se le ocurrió....cambiar rápidamente de tema – ¡Mire por ahí llega ya Sakura!

 

 

Las dos se encontraban sonriendo amablemente, sí las dos, hacia la pelirrosa que se acercaba muy pensativa hacia ellas.

 

 

- Sakura, que bien que ya llegaste. ¿Pero te ocurre algo? Te noto algo ausente. –

 

- No es nada Shizune-san, sólo estaba pensando en esta misión, no puedo evitar  pensar en que es bastante extraña. – Mintió.

 

.

 

.

 

“¡Vamos Sakura, cuéntales sobre el desgraciado de antes!”

 

“No, no, no. Me encargaré de descubrir la identidad de ese Ninja y le haré pagar por mí misma por lo que hizo.” Disfrutaría al máximo de la venganza que estaba planeando, sería su reto personal.

 

¡Ohhhh! ¡Pero Sakura! – Seguía quejándose su inner – Sabes que a pesar de todo las dos se preocupan mucho por nosotras, si supieran lo que pasó se enfadarían tanto como tú. ¡Tsunade-sama seguro que le mataría! ¿No te acuerdas lo que nos contó que le hizo a Jiraiya-sama por algo parecido en los baños públicos?

 

 

Se rió ante ese recuerdo, “Sí, es cierto, pero por eso mismo debo hacerlo yo. Para algo he sido su alumna. Se lo contaremos todo cuando le hayamos dado su merecido a ese pervertido. ” – Aseguró tajante.

 

.

 

.

 

 - Tsunade-sama, creo que a Sakura le va a venir muy bien este tiempo sin misiones, debe de haber estado presionándola mucho con los entrenamientos, el hospital y todo lo demás...

 

- Sí, quizás tienes razón. Parece que está un poco...rara, más de lo normal. – Cuchicheaba en susurros con su asistente mientras miraba a la pelirrosa con un poco de pena. - ¡Sakura! No debes preocuparte, esta semana será tan relajante como unas vacaciones, ¡ya os lo dije antes!

 

- Claro Tsuande-sama, seguro que puede llegar a ser hasta interesante – sonreía de lado pensando en la tarea que se había impuesto para esa semana.

 

 

Al poco tiempo fueron llegando los demás. Sólo faltaba....uno. ¿Quién? Pues aquel que aun sabiendo que la Hokage se podría enfadar de verdad le daba igual, o simplemente no pensaba en las consecuencias, seguramente serían ambas cosas. Pero no tardó mucho en aparecer, ¡tampoco estaba tan loco!

 

 

-¡Vaya! Oba-chan ¡Es una auténtica mansión! ¡¡Esta es una razón más para convertirme en el próximo Hokage!! ¡Dattebayo! – Gritaba eufórico, nunca se había imaginado que la casa de Tsunade fuera tan....enorme.

 

 

- ¡Baka! ¿Vives en Konoha y nunca habías visto la mansión de la Hokage? – Ese era Kiba, se había aficionado al igual que Sasuke a intentar provocar el enfado del rubio.

 

 

- ¡Pues no suelo tener mucho tiempo para hacer turismo por la aldea! ¡Y métete en tus asuntos, nadie te pidió tu opinión chucho!

 

 

Tsunade viendo que una nueva discusión se aproximaba decidió interferir.

 

 

- Vale ya los dos. Les daré unas pequeñas instrucciones para acabar cuanto antes con esto. ¿De acuerdo? - ¿Y qué otra cosa se puede decir cuando alguien como Tsunade te habla de esa forma y con esa cara mirándote fijamente? Los dos asintieron vigorosamente. – Bien. No se tienen que preocuparse, no estarán solos. Free Games for Mac, Free Games for ipad and Free Games for Iphone, without in app purchases or something like that Free Browser Games

 

- ¿Eh? ¿Qué quiere decir?

 

- Contarán con el apoyo de sus antiguos senseis

 

- ¡Bien! ¡¡Gai sensei!! – Hoy es mi día de suerte, hacía tanto tiempo que no nos daban una misión juntos... – decía llorando de la emoción.

 

- Bueno en nuestro caso, tampoco habrá mucha diferencia entre tener sensei o no tenerlo teniendo en cuenta que tardará más de dos horas en llegar a todos los sitios – los compañeros de equipo de la persona que habló asintieron con pesar.

 

- ¿Decías algo Sakura? Y a vosotros tres, ¿os ocurre algo? –  Era Kakashi que se acercaba junto con los otro jounins.

 

- ¿Cómo es posible que hayas llegado a la misma hora que los demás?- Le señalaba con un dedo Naruto mientras saltaba sorprendido. Por una vez él no era el que sorprendía y llamaba la atención de los demás, ¡eso era una doble sorpresa!

 

-Eh....Naruto no es para tanto, no tienes por qué armar tanto escándalo. – Decía su sensei con total tranquilidad. “Vaya, no pensé que me fuera a engañar de esa forma...¡es tan injusto!” – Se decía a sí mismo el Ninja copia, él tampoco se esperaba llegar a tiempo junto con el resto de sus compañeros.

 

 

- Le he dicho que la hora que habíamos quedado era tres horas antes, por eso ha llegado puntual – Le susurraba a Tsunade a su alumna pelirrosa, ésta al estar al lado de Sasuke pudo oírla también y ambos asintieron comprendiendo la situación. – ¡Bien! Y ahora que ya estamos todos les pasaré a indicar sólo unas cuantas cosas más. Cada grupo junto con su sensei tendrá una habitación que compartirán donde podrán descansar y dorm—

 

 

- ¿Eh? ¿Vamos a tener que compartir habitación? ¡Pero si es una mansión, seguro que hay cuartos de sobra! – Se quejaba la otra rubia presente.

 

- Sí, Ino, efectivamente hay suficientes para cada uno. Pero se trata de que afiancen y estrechen sus lazos entre los miembros de cada grupo y con los demás.

 

- No más no, por favor – Se quejaba Neji mirando a Lee y luego a Maito Gai, quien ya había abandonado a sus compañeros Asuma y Kurenai para acercarse a sus queridos pupilos. Tenten pensó que la miraba a ella y no pudo evitar mirar entristecerse. “¿Tan duro era para él pasar tiempo con ella?”

 

- Por favor, no me interrumpan, ya vamos con retraso. Pues como decía estarán juntos por grupo y cada día realizarán actividades bien todos juntos o sólo con su equipo, según se les indique. Y ya no hay nada mucho más que añadir. ¡Aprendan algo de esta actividad! – Parecía convencida de que no iban a conseguir lo último que les había pedido. Suspiró resignada. – Vamos Shizune, ya es tarde.

 

- ¡Sí, Hokage-sama! – Sonrió con felicidad, después de todo estas también serían sus vacaciones.

 

 

 

 

 

.

 

- ¡Por fin unas merecidas vacaciones! ¿Eh Shizune? – Su compañera le asentía con ganas mientras se dirigían a la salida de la aldea – Iremos al pueblecito en que nos encontramos con Orochimaru y Jiraiya aquella vez ¿te acuerdas Shizune?

 

-“Para no acordarme” – se estremeció al recordar que...- ¡Pero Tsunade-sama allí sólo hay casinos y bares!

 

- Pues por eso mismo, ¡vamos a divertirnos a lo grande Shizune!

 

“Sí claro la única que podrá divertirse será ella a mi me tocará estar vigilándola como siempre ¡Ay por Kami! Cómo terminarán estas vacaciones....hubiera sido mejor no irse de la aldea.”

 

 

Parece que Shizune no disfrutaría de sus anheladas vacaciones, tanto esfuerzo convenciendo al Consejo, para nada....

 

.

 

.

 

 

 

Sakura entró junto con el resto de sus compañeros de equipo en la habitación que durante esos días compartirían. Tenían que reconocer que la habitación era amplia, parecía tratarse de una sala de juegos más que de un dormitorio. Pero...un momento ¡sólo había una cama! Y encima su equipo era de cuatro miembros, no es justo, por muy grande que fuera, ¿dónde dormirían ellos?

 

 

- Eto, Kakashi-sensei...- todos la miraron al instante, parece que estaban  pensando en lo mismo, excepto quizás Naruto. –   ¿Dónde dormiremos nosotros?

 

- Lo dices por eso – señalando a la única cama – No te preocupes Sakura en los armarios tenéis unos comodísimos sacos de dormir que podréis extender en el suelo.

 

- ¡¿En el suelo?! – Se quejaba el rubio demostrando que hasta ese momento no había sido consciente de la situación - ¡Nosotros vamos a dormir en el suelo mientras tu duermes cómodamente en una hermosa, mullida, blandita, y enorme cama? No es justo. ¡Dattebayo! –

 

 

- No os quejéis, así estaréis juntitos – les dijo guiñándoles el único ojo que tenía visible – Además no será tan diferente a las misiones que hacéis habitualmente.

 

 

Todos suspiraron con resignación, ver a Kakashi de esa forma les quitaba las ganas de seguir discutiendo. Bueno eso fue hasta que Naruto decidió que prefería el lado en el que Sasuke se encontraba colocando sus pertenencias. Y entonces empezaron a pelear con la misma rutina de siempre.

 

 

Mientras Sakura seguía dándole vueltas al tema del anbu. Vale, tendría estudiar todas las posibilidades. De sus compañeros se encontraban en el anbu, Naruto, Sasuke, Sai, Kiba y Neji. Kakashi también hacía algunas misiones para el anbu cada vez que le necesitaban, pero no, no puede ser. Aunque sea un pervertido sin remedio, es su maestro y además, su altura es excesiva para que fuera él.

 

 

Naruto es imposible, es demasiado bocazas y no sería capaz de permanecer más de tres segundos callado y luego se habría acabado descubriendo delante de ella. No, él tampoco podía ser.

 

 

Luego estaba Sasuke, se rió de solo pensarlo. Aunque desde que regresó habían mejorado su relación y se habían convertido en buenos compañeros de equipo, él jamás intentaría verla desnuda, además no parecía que su opinión sobre ella hubiera cambiado demasiado, aunque ahora fuera mucho más agradable. El Uchiha sin duda era de entre sus candidatos el más recto y responsable. No, imposible, tendría que seguir viendo otras posibilidades.

 

Vale Sai, él prácticamente no es capaz de mostrar sus sentimientos, aunque ha avanzado mucho, no creo que tenga curiosidad por averiguar cómo es el cuerpo de una mujer. Aunque pensándolo bien es bastante callado y su constitución se parece...mmmmm, quizás no debería descartarlo.

 

 

El siguiente era Kiba, no le sonaba que hiciera ninguna misión sin Akamaru. Además es tan infantil e inocente como Naruto, aunque había que tener en cuenta que ya habían cumplido los dieciocho años, tampoco les podía considerar unos niños...

 

 

¡Se le estaban acabando los candidatos a “Ninja pervertido”!

 

 

Todavía le quedaba Neji, también es silencioso pero joder físicamente se parece a todos los demás. Si es que tampoco se diferencian mucho unos de otros. Todos son parecidos en ese aspecto. Y bueno, Neji pertenece al clan Hyuga ¿cómo va a hacer algo así? ¿Además no tenía algo con Tenten? Y ocurre lo mismo que con Sasuke y con Sai, son como témpanos de hielo, indiferentes a prácticamente todo. Definitivamente no harían ese tipo de “travesuras”, sería algo más propio de Kiba o Naruto.

 

 

-Estas igual que al principio, ¡así no vas a averiguar quién es! – Su inner no aguantaba seguir callada oyéndola razonar sin ningún éxito – Tienes que encontrar alguna pista que te permita saberlo con claridad.

 

“Ya, ya lo sé” – se respondía a sí misma enfadada – “Espera, tienes razón, le di un buen golpe, ¡seguramente estará algo dolorido todavía!

 

-¡Bien! Entonces ya sabes por dónde tienes que empezar ¡Shanaroo!

 

.     .     .

 

- Sakura-chan, ¿tu que piensas? ¿Sakura-chan?

 

- ¿Eh? ¿Qué sucede Naruto? – Estaba tan enfrascada en sus pensamientos que se había olvidado por completo de ellos.

 

-¿Qué piensas de la misión?

 

 

Sakura le miró sin ganas de querer responderle, ¿para eso la había interrumpido? Tenía cosas más importantes en que pensar. En lugar de eso le tenía que preguntar a Kakashi algo muy importante.

 

 

- Y que importa eso baka, es una misión y hay que cumplirla. Pero quería preguntarle Kakashi-sensei – se dirige hacía su antiguo profesor - ¿Qué horarios tendremos para nuestros entrenamientos?

 

-Nee, nee, Sakura-chan, ¿para qué quieres saber eso? ¡Se supone que tenemos vacaciones!

 

- ¡Cállate Naruto! Es casi una semana, es mucho tiempo para dejar de practicar.

 

-Es que me parece extraño que tú seas la que se queje de eso, siempre estás diciendo que no das a basto con tus pacientes en el hospital y con todas las demás tareas. Pensé que te gustaría estar un tiempo descansando y sin hacer nada.

 

“Este Naruto tiene que ponerse a utilizar el cerebro justo en este momento” pensaba Sakura con amargura mientras intentaba encontrar alguna contestación para dejar de seguir discutiendo con él y  no empezaran a sospechar nada raro.

 

- Yo quería un ligero descanso, pero no quiere decir que quiera dejar de seguir con mi entrenamiento. ¡Uy mira Naruto! Tus paquetes de rammen instantáneo se van a aplastar si no lo sacas rápido de tu mochila.

 

 

Naruto dejó de indagar sobre las intenciones de su compañera por querer seguir entrenando durante esos días mientras murmuraba cosas como “mi querido ramen” o “menos mal que Sakura-chan es siempre tan atenta conmigo” mientras todos le miraban con una gota en la cabeza. ¿No se daba cuenta de lo que estaba haciendo Sakura?

 

- ¿Y bien Kakashi-sensei? – “¡Por fin Naruto dejará de incordiar! La verdad es que engañar a Naruto es tan fácil como si se tratara de un niño.” Rió interiormente ante la ingenuidad de su compañero.

 

 

Todos los presentes excepto Naruto, rodaron sus ojos y suspiraron con resignación. Era demasiado evidente que quería quitarse a Naruto de encima, ¿pero quién puede entender a Sakura? Ellos desde luego no.

 

 

- No te preocupes Sakura, no tendréis tiempo para aburriros. – Se acercó hacia su parte de la habitación. Pero de repente se acordó de algo - Quizás es necesario que os comente un pequeño aspecto, ¡ya casi se me olvidaba! Bueno tampoco es muy importante, sólo que sepáis qu—

 

- ¿Eh? ¿Qué es eso Kakashi-sensei? ¡Ese cacharro se ha movido hacía a ti cuando has empezado a moverte!

 

 

Todos se giraron a ver de qué era de lo que se quejaba Naruto y efectivamente un pequeño artefacto enfocaba directamente al grupo. A simple vista no se percibía su presencia pero el movimiento que acaba de hacer le había delatado.

 

 

- Desde luego Naruto hoy estás muy....perspicaz. Eso es de lo que les quería hablar – continuó el peliplateado – Habrá cámaras en todo el recinto que vigilaran todos sus actos.

 

- ¿¡QU…!? – gritaron con incredulidad los tres chicos.

 

“Vaya, tener un sistema de seguridad en casa no me hubiera venido mal para lo que pasó hoy. ¡Pero que demonios estoy pensando!”- Se quejó Sakura.

 

- ¡Pero Kakashi-sensei, no pueden grabarnos! – Sakura fue la primera en reaccionar y contestar.

 

- ¡Uy claro que pueden! A ver, ¿cuál de vosotros es el que se va a quejar a la Godaime? – Vio que con esta pregunta ninguno se atrevía a contestar nada más  y continuó -  El objetivo es poder ver todos sus movimientos y reacciones desde hoy hasta el último día para así poder evaluar el éxito del proyecto. Además no se quejen, ¡a mí también me estarán grabando! –

 

 

Como les había dicho Kakashi, no tenían muchas alternativas, así que no quisieron insistir más. Naruto por su puesto estuvo gritando y quejándose durante unos quince minutos más pero al final optó por callarse cuando vio que no conseguiría nada excepto recibir algún golpe de alguno de sus compañeros de equipo.

 



Durante ese tiempo estuvieron organizando la habitación y colocando su equipaje. Según les estuvo explicando Kakashi cada día realizarían una actividad que dirigiría uno de los jounins. Sai se atrevió a preguntar que si al tratarse de actividades tan claramente psicológicas no sería mejor que fueran supervisadas por un especialista. El Ninja copia no contestó, pero pudieron oírle farfullar bastante molesto por lo bajo algo parecido a que los fondos no eran suficientes para pagar a una persona así y que en su lugar Konoha prefería darles más trabajo a ellos. Vale, tema sensible, mejor no preguntar sobre ese punto.

 

 

Como eran cuatro senseis, el primero de los cinco días restantes, lo dedicarían a relajarse. Así que después de acomodarse, comerían y después en la tarde su primera actividad sería darse un buen baño caliente en las aguas termales. Otra de las ventajas que le describió Kakashi a Naruto de ser Hokage es que la casa contaba en los alrededores con las mejores aguas termales de la zona.

 

 

“¿A quién se le habría ocurrido la idea de unos baños termales? Bueno si el resto de sus actividades eran similares, estaría encantada hasta de pasar más de una semana allí” Eso es lo que, en esos momentos, pensaba Sakura.

 

. . .

 

. .

 

.

 

 

 

End Notes:
En un principio pensé en hacer un capi por día más el prólogo, pero cuando empecé a hacer este se me hizo un poco largo....Así que lo he dejado en dos partes. Mi idea no es hacer un fic demasiado largo, pero a veces las cosas no suceden como uno planea...U.U no obstante espero no alargarme demasiado!!!!!



En este capi no pasan demasiadas cosas y parece más bien otra presentación de lo qué esta ocurriendo y de cómo llegan a la casa...



Espero sus opiniones, críticas, sugerencias...
End Notes:En un principio pensé en hacer un capi por día más el prólogo, pero cuando empecé a hacer este se me hizo un poco largo....Así que lo he dejado en dos partes. Mi idea no es hacer un fic demasiado largo, pero a veces las cosas no suceden como uno planea...U.U no obstante espero no alargarme demasiado!!!!!



En este capi no pasan demasiadas cosas y parece más bien otra presentación de lo qué esta ocurriendo y de cómo llegan a la casa...



Espero sus opiniones, críticas, sugerencias...Volver al indexDía 1: Un relajante baño by o0Hana-chan0o

-

-

DISCLAIMER APPLIED.

-

-

 

 

.:NUEVO PROYECTO:.

Capítulo II: Día 1, Un relajante baño

.

 

 

- Bien, vosotros tenéis que ir por esa parte de por ahí.

 

- ¿Quéeeee? Pero Sakura-chan, ¿por qué no te vienes con nosotros?

 

En la hora de la comida Sakura había estado todo el tiempo hablando con las otras chicas dejando de lado a sus compañeros. Para el portador del Kyubi eso no era nada justo así que como compensación debería de pasar el resto de la tarde con ellos.

 

- Porque los baños no son mixtos, Naruto-kun. – Le explicaba Sai para a continuación añadir – Claro que las reglas están para romperlas, ¿no, Sakura-san?

 

Los ojos de Sakura se abrieron al comprender el significado de sus palabras, ni loca se iría a bañar con ese, ese trío de... Los miró un segundo, Sai no mostraba en su rostro ningún signo de perversión, al menos aparentemente, pero en todo ese tiempo había llegado a conocerle. Podía aparentar la máxima tranquilidad cuando en realidad estaba convencida de que en su interior fluían ideas de lo más aterradoras y malignas. Y bueno Naruto, era Naruto, sí esa es la mejor definición, no es que fuera un pervertido pero desde luego no se fiaba en absoluto de ninguno de ellos. Luego miró hacia delante donde Sasuke había continuado su camino, sin mostrar un ápice de interés y se encaminaba ya a la entrada de los baños.

 

- ¡Ni loca me bañaría con vosotros! ¿Pero qué es lo que estás tratando de decir Sai? – Les gritó indignada.

 

- No nada, nada en especial...pensé que podíamos divertirnos, pero mirándote bien, sería divertido con alguna otra que fuera un poco más... Quizás con Ino, o con TenTen, o con Hinata, o la chica de la arena, o... (Sigue enumerando a una infinidad de chicas desde la chica del ramen hasta la misma Tsunade).

 

Desde el momento en que Sai había nombrado a Ino, una pequeña vena había aparecido en su frente. Y ahora se encontraba diciendo a tantas mujeres de Konoha y de otras aldeas de las cuales dudaba que él hubiera a llegado a conocer alguna vez.

 

- ¿Cómo decirlo para qué lo entiendas? - Continuaba el pelinegro. - Lo que deberíamos hacer es ir a buscar a cualquier otra porque tú eres más bien fea y... bruta. – Terminó con una de sus superficiales sonrisas.

 

- ¡Baka! – Y para no seguir con esa discusión les dio a ambos varios golpes en la cabeza dejándolos inconscientes. Sí, a Naruto también, hacía tiempo que no le golpeaba y además, ¿por qué había estado afirmando con la cabeza cada vez que Sai nombraba a una chica? Los dos se merecían una buena paliza.

 

“Sabía que algo así acabaría ocurriendo, fue buena idea alejarme de esos dos”- Decía para sí el moreno que iba por delante.

 

.

 

 

.

 

 

Sakura se dirigía a las aguas termales con una toalla en una mano. Todavía seguía enfadada con sus compañeros de equipo. A veces no llegaba a entender cómo es que conseguía soportarles todas sus tonterías. Porque una cosa tenía clara, Sai cada vez se estaba contagiando más de la personalidad de Naruto, deseaba fervientemente que no llegará un punto en el que fuera una copia suya en moreno. No sería capaz de soportar dos Narutos juntos. ¡Parecía tan lejano el momento en el que conocieron a Sai! Aún así, todavía seguía pareciéndose demasiado a Sasuke...Sasuke.

 

 

Suspiró cansada de toda la situación que estaba viviendo últimamente y por el presentimiento que tenía de que esa semana la agotaría aun más. “Unas vacaciones” bufó disgustada recordando el consejo que le había dado la Hokage, ¿cómo se puede disfrutar junto con todos sus “compañeros”? Si quisiera unas vacaciones no hubiera elegido como acompañantes a ningún miembro del equipo 7. Seguía caminando con estas cavilaciones cuando llegó a la puerta de las aguas termales. Entró a los vestuarios que correspondían a las mujeres y se quitó rápidamente la ropa para quedar sólo en toalla.

 

 

Cuando salió afuera se quedó realmente asombrada con la imagen que tenía ante sus ojos. El lugar era enorme, ¡y pensar que estas sólo era la parte que correspondía a las mujeres!, el vapor de agua ascendía ligeramente sobre la superficie de la fuente termal, además se encontraba rodeada por una zona bastante rocosa quedando en el centro de la laguna algunas de las piedras más grandes. Sin duda alguna ese era el mejor sitio y decidió que ahí es donde iría, por lo que después de dejar una toalla que traía consigo para secarse después fue directa hasta la orilla. Metió uno de sus pies con lentitud mientras sentía la sensación relajante que tenía el agua a esa temperatura tan elevada. Finalmente acabó sumergida prácticamente hasta la altura del cuello.

 

 

Disfrutó por unos momentos de esa sensación inicial tan agradable, después comenzó a acercarse al punto donde se encontraban aquellas rocas que había visto. Cruzó sus brazos y los dejó reposar en una de las piedras mientras apoyaba su cabeza. “Sí que es relajante, sí” Hacía mucho tiempo que no se sentía así de bien.

 

 

- ¿Sabes? Esta situación me recuerda a la de esta mañana...- Le interrumpió su inner en ese momento de tranquilidad.

 

- ¿A qué te refieres?

 

- Pues a estar as-

 

- ¡Bah! Estás obsesionada, eso jamás se va a volver a repetir – se rió internamente de su “otro yo” - ¿Eh? ¿Qué ha sido ese ruido? –

 

 

El silencio y la tranquilidad que reinaban en el lugar se vieron interrumpidos por un pequeño pero constante ruido entre los arbustos más cercanos. “Se tratará de algún pequeño animal”.

 

 

- ¡Pero que animal va a estar dentro de un recinto de aguas termales totalmente rodeado por vallas y muros! – Le regañaba su inner aunque también con evidente nerviosismo.

 

 

Sakura no sabía que hacer, no hacía falta que su inner le recordara el suceso de esa mañana, lo tenía muy presente, y por alguna extraña razón no quería acercarse demasiado, sentía que no debía acercarse. ¿A caso eso era un presentimiento? Sin embargo su  cuerpo traicionó a su mente y comenzó a alejarse del centro de la laguna. Iba dando pequeños pasos poco a poco, despacio, tratando de alargar lo máximo posible la llegada al origen del ruido. Estaba intentando tranquilizarse, quería que su corazón dejara de latir tan fuerte, dejar de sentir esa sensación de vacío en el estomago, sus manos sudorosas... ¿pero por qué estaba tan nerviosa? ¡Dios ni en una misión se había sentido así!

 

 

Ya había salido del agua, en un acto sin pensar cogió la toalla que había dejado anteriormente y se la enrollo alrededor de su cuerpo. Y entonces los extraños sonidos pararon, ¿se supone que eso es bueno? No había tenido tiempo ni de responder a su pregunta cuando una especie de sombra con un ligero color blanquecino empezó a asomar a través de las hojas más bajas de las plantas. Y su única reacción posible fue chillar para a continuación empezar a dar puñetazos hacía el suelo que se abría bajo la fuerza de sus nudillos.

 

- ¡Bestia! Que sólo es un pequeño e indefenso animalito.

 

- ¿Umm? Es... ¿un....conejo? – Expresó en voz alta parándose en seco.

 

- ¡Lo ves! Eso mismo te dije desde el principio.

 

- Sí, claro lo que tu dijiste - ¿A quién intentaba engañar su inner?- ¿Pero cómo ha llegado hasta aquí? –

 

- ¡Y yo que sé! Vete tú a saber...esos animales se pueden escabullir por cualquier sitio, se habrá colado desde los alrededores.

 

 

A Sakura había algo que no terminaba de convencerle, había algo que no la dejaba de dar vueltas en la cabeza, que algo no estaba bien.

 

- ¿Qué ha pasado Sakura-chan? ¡¿Quién te ha atacado?!

 

Naruto había saltado el muro que les separaba para “salvarla” pues ante tales gritos y ruidos sólo se le ocurrió pensar que estaba siendo atacada por algún enemigo. No le podía decir cuál era la autentica razón de su casi ataque de pánico, no, de ninguna manera. Ella ya sabía como se las gastaba su amigo. No le podía decir que se había asustado por un precioso conejito. “Piensa Sakura, piensa, ¿dónde demonios está mi inner cuando se le necesita?”

 

- Nada, Naruto no tienes de que preocuparte, es sólo que.. qu-

 

Pero no le dio tiempo a explicarse, en ese momento apareció el Uchiha apoyado con sus brazos por encima del muro que separaba ambas zonas. Le miraba de una manera muy extraña... para luego bajar su mirada al conejo que a pesar del escándalo todavía se encontraba ahí. Luego volvía a mirarla  a ella, repitió varias veces el movimiento, Sakura-conejo, Sakura-conejo...y entonces se rió, se rió como hacia mucho tiempo que no lo hacía. No es que se riera de la forma tan abierta y explosiva con la que solía hacerlo Naruto pero sí lo suficiente para que los presentes se quedasen anonadados. Si no fuera por la sorpresa de ver a Sasuke riéndose, aunque fuera de ella, ya se le habría tirado encima  para dejarle la cara irreconocible.

 

- ¿Te has asustado de eso? – Preguntó Sasuke señalando al animalito.

 

- P-pues, n-no, lo que pasa es qu-

 

-¿No?

 

La joven veía como sus compañeros la miraban, con burla, riéndose de ella, era una mirada que no le gustaba en absoluto. Totalmente sonrojada, agarró por su frágil cuello al animal y lo acurrucó en su regazo. Para ninguno de sus compañeros pasó desapercibido la forma en que el bicho se reconfortaba entre sus pechos y manos. Y sin poder controlarse, respondió con la verdad.

 

- ¡He pensado que otro maldito pervertido se había colado en la parte de las chicas!

 

- ¿Cómo que otro? – Preguntó Naruto sin entender.

 

- Quiere decir que algún mirón como tú ha estado espiándola. ¿Es eso? – El último miembro del equipo 7 se unía a la amena conversación, él tampoco se había atrevido a pasar al recinto femenino, ese tipo de cosas que se hacían sin pensar, sólo las podía hacer Naruto. Se limitó a como había hecho antes el Uchiha, apoyar sus manos en el muro y su rostro quedando éste levemente por encima pudiendo así observar perfectamente todo lo que estaba sucediendo.

 

-Hai, hai – afirmaba la pelirrosa feliz de que alguien estuviera comprendiendo lo que había pasado.

 

- ¿Estas diciendo que soy un pervertido? – Preguntó Naruto con cascaditas en los ojos. – Pero Sakura-chan, ¿cómo puedes pensar eso de mí? Y tú Sai, ¿por qué empiezas a decir esas cosas? – Como siempre hacer enfadar al jinchuuriki no era una tarea difícil.

 

- ¡No quería decir eso Naruto! Pero aquí, había alguien, de eso estoy segura.

 

Iba a continuar argumentando las razones que le hacían pensar así pero en ese momento se dio cuenta cómo tres pares de ojos estaban fijamente puestos en ella y de cómo estaba vestida. Con los nervios no se había dado de la situación en la que estaba.

 

- ¿Qué estáis mirando? Largaos a vuestro lado, no podéis estar en esta parte de los baños.

 

- Tampoco es que estemos viendo nada nuevo.- La sinceridad de Sai, en ocasiones era muy perjudicial para su salud, y esta era una de ellas. Pero claro Sai todavía no había aprendido a reconocer esas situaciones. – Además teóricamente sólo Naruto-kun se encuentra en vuestro territorio, nosotros dos sólo estamos mirando.

 

Lo primero dicho por Sai hizo que agachará su cabeza por lo que no se podía distinguir su enfadado rostro, a esto había que añadir que se encontraba con los puños cerrados y ligeramente en alto. Realmente estaban consiguiendo que se enojara.

 

- Ten cuidado con lo que dices, no me compares con una de vuestras fáciles amiguitas que yo soy vuestra compañera de equipo. Me tenéis que tener respeto, ¿Entendido? – Dijo con un tono suave y calmado que podía llegar a asustar más que el que solía utilizar. – ¡Y ahora fuera! ¡¡YA!! – Esto último ya no pudo contenerse y lo dijo chillando.

 

- Na-naruto-kun... – una suave y débil voz se alcanzó a oír para que a continuación un fuerte sonido fuera lo único que se escuchara en el lugar. Cuando se acercaron pudieron comprobar que la heredera de los Hyuga se había desmallado. Sakura y Naruto comenzaron a discutir sobre quién tenía la culpa. El rubio la acusaba de haber dado a entender que él tenía “amiguitas fáciles” asegurando que eso sólo lo hacían los dos temes. Ambos le recriminaron con la mirada tal acusación.

 

-Hmph, tu cumpleaños, la despedida de soltero de Kakashi, nuestro ascenso a anbus.... – carraspeó en un susurro pero que fue escuchado perfectamente por todos. - ¿Quieres que siga enumerando, dobe?

 

- ¡¡Esas veces no cuentan Sasuke-teme!! – Chilló en su tono habitual.

 

- ¡Baka! Hinata ha perdido el conocimiento porque estas medio desnudo en una zona en la que sólo se permite la entrada a chicas. Con lo tímida que es ella, es lógico que haya reaccionado de esa forma, ¡así ya sabéis lo que tenéis que hacer antes de que os eche yo misma! – Se acercó a donde se encontraba la ojiperla que al venir acompañada por Ino evitó que se cayera al suelo y se golpeara. – Es una suerte que estuvieras con ella, Ino.

 

- Si bueno, me la encontré de casualidad.... Pero ya veo que hemos molestado, si querías tener un “encuentro” con tus compañeros de equipo podías buscar un lugar menos público, más íntimo, ¿no? – La miró con los ojos entrecerrados, ¡como disfrutaba hacer enfadar a su amiga!

 

- ¡¡Ino-cerda!! Este idiota se ha colado  y los otros dos ya ves cómo están, ahí, sobre el muro  – Se justificó la pelirrosa.

 

Iban a empezar a discutir, nuevamente, sobre quien tenía la culpa de todo lo que estaba sucediendo cuando se oyó un “¡yop!”. Era Kakashi que se encontraba también apoyado en el muro que separaba ambos baños.

 

- Que escandalosos sois, desde luego hay cosas que no cambian. – Había dejado de leer su novela por unos momentos al ver la escenita tan divertida que sus ex-alumnos habían organizado.

 

- ¡¡¡No ponga excusas y deje de mirar hacía acá que sabemos perfectamente lo pervertido qué es!!! – Las dos amigas y rivales gritaron al unísono la frase, se podría asegurar que últimamente pasaban demasiado tiempo juntas.

 

Como veían que el peliplateado no hacía caso a sus amenazas comenzaron a tirar todos los objetos que se encontraban a su alrededor. Una toalla, un jabón, un pequeño barreño.....e increíblemente todos chocaron contra el rostro del jounin haciéndole perder el equilibrio y caer hacia el otro lado.

 

“Todavía no consigo entender cómo es posible que le pasen este tipo de cosas siendo un jounin”. Pensó Sa

Nuevo proyecto by o0Hana-chan0o

MÁS INFORMACIÓN

El contenido original se encuentra en https://fanfic.es/viewstory.php/
Todos los derechos reservados para el autor del contenido original (en el enlace de la linea superior)
Si crees que alguno de los contenidos (texto, imagenes o multimedia) en esta página infringe tus derechos relativos a propiedad intelectual, marcas registradas o cualquier otro de tus derechos, por favor ponte en contacto con nosotros en el mail [email protected] y retiraremos este contenido inmediatamente

Top 20