NOCHE BUENA by kagurami

Fanfics en EspañolEl sitio de referencia de los fanfics en español, con miles de fanfics gratis y en español

 NOCHE BUENA by kagurami
Summary:

Mamori Anezaki está en medio de un dilema... Necesita encontrar un prometido para la noche del 24 de diciembre y el quarterback de Deimon fue seleccionado como la "mejor opción"



Categories: EYESHIELD 21 Characters: Ninguno

Generos: Romance

Advertencias: Ninguno

Challenges:

Series: Ninguno

Chapters: 16 Completed: No Word count: 55575 Read: 2118 Published: 12/05/2012 Updated: 26/06/2012
Summary:

Mamori Anezaki está en medio de un dilema... Necesita encontrar un prometido para la noche del 24 de diciembre y el quarterback de Deimon fue seleccionado como la "mejor opción"



Categories: EYESHIELD 21 Characters: Ninguno

Generos: Romance

Advertencias: Ninguno

Challenges:

Series: Ninguno

Chapters: 16 Completed: No Word count: 55575 Read: 2118 Published: 12/05/2012 Updated: 26/06/2012
Story Notes:

Como verán a continuación, este fic está ambientado en época navideña pero para mí (con lo desesperada que soy) era imposible esperarme al fin de año por lo que lo subí prematuramente Jijijijiji

Story Notes:

Como verán a continuación, este fic está ambientado en época navideña pero para mí (con lo desesperada que soy) era imposible esperarme al fin de año por lo que lo subí prematuramente Jijijijiji

EL prometido by kagurami

.

.

.

.

 

Diciembre. Un mes mágico donde todo el mundo anda por allí y por allá rebosantes de una singular alegría. Las calles atiborradas de luces y adornos navideños hacen de Tokio un bello y un muy agradable lugar para recorrer en busca de regalos para obsequiar en las fiestas decembrinas y esos pasteles de nata y fresas tan tradicionales en esa época del año. El mes donde las personas aprovechan para reunirse con sus familiares y amigos luego de un extenuante año de labores y actividades para convivir con ellos, aunque sea unos momentos, en paz y armonía.

 

 

Por tal, todo el mundo espera el mes decembrino con exagerada emoción (sobre todo las parejas de enamorados) y, por supuesto, los alumnos del Instituto Deimon no son la excepción. A partir del 1º de dicho mes, la mayoría de los grupos de la escuela se reúnen y se organizan para adornar sus respectivas aulas y clubes con excesiva conmoción. El club de los Deimon Devil Bats también. Kurita, como siempre, era el primero en llegar con cajas y más cajas retacadas de adornos navideños porque, a pesar de ser su último año en Deimon, el gran hombre de línea, al igual que Musashi, Yukimitsu, Hiruma y Mamori, seguía siendo un miembro activo de los tan afamados Devil Bats y por ello no dudaba en poner manos a la obra junto con su kohai y casi todos los demás miembros del equipo en comenzar la transformación de la habitación del club en un maldito árbol navideño.

 

 

-Tch… por lo único que permito todas estas pendejadas coloridas en el club es porque parece que arreglar el lugar como si fuera la jodida casa del gordo barbudo vestido de rojo que anda en reno hace que estos renacuajos entrenen con más ganas…- Hiruma se quejaba con su inseparable compañero pateador mientras miraban como la maldita manager y la jodida patines colgaban unas pequeñas tonterías en los lockers de cada uno de los integrantes del equipo

 

 

-Pues yo creo que es… lindo…-

 

 

-¿Lindo? Creo que pasas demasiado tiempo pegado al maldito gordo por lo que tu cerebro comienza a fundirse por tanta mariconería-

 

 

-Jajajaja no es eso, el problema es que tú eres un maldito Yeti de corazón frío-

 

 

-Tch…. Da igual-

Mientras Mamori y Suzuna colocaban esos pequeños adornitos coloridos en los casilleros de todos los jugadores, no pudieron evitar escuchar las quejas del capitán…

 

 

-You-nii baka… ¿Cómo es posible que no le agrade esta época del año! ¡Es muy emocionante!- la ojivioleta comentaba mientras terminaba de colgar un pequeño decorado especialmente arreglado con unos corazones rojos y muchas estrellitas en el locker del runningback de Deimon

 

 

-Ya sabes cómo es….- la castaña comenta distraída sin quitar la vista de un agraciado osito con un gorrito navideño hecho de fieltro el cual se suponía que tenía que colgar en ESE casillero

 

 

-Ni se te ocurra maldita manager- Hiruma exclama acercándose a la ojiazul

 

 

-Eh?....- sorprendida la manager esconde el adorno en su espalda velozmente al ver que el temido quarterback se acercaba- N…no pensaba ponerlo en tu locker… -

 

 

-¿Ah no?-

 

 

-No. Iba a dárselo a….- Mamori mira de reojo al pateador quien estaba detrás del rubio sonriendo divertido-…. ¿Juumonji….kun?...- exclama luego de leer los labios del kicker

 

 

-Si quieres se lo puedo llevar… está entrenando en este instante- Musashi se acerca a la ojiazul estirando su brazo para recoger el osito pero justo cuando la castaña iba a dárselo, se lo arrebatan con urgencia de las manos…

 

 

-Tch… el jodido hermano ya tiene uno colgado allí- Youichi señala el casillero de Kazuki-kun

 

 

-¿Y eso qué?- Gen cuestiona con una leve sonrisa

 

 

-¿Por qué carajo tendría que tener dos? ¿Acaso goza de algún privilegio extra ese maldito línea? NO, entonces… solo uno- el capitán da media vuelta y sale de la habitación

 

 

-…- Mamori lo sigue con la mirada con expresión perpleja… “¿Qué le sucede?” pensaba mientras Musashi y Suzuna se entre miraban y sonreían al entender lo que pasaba en ese momento

.

.

.

.

.

 

 

Y así habían transcurrido casi tres semanas del jodido diciembre. Todos eran endemoniadamente felices y más, luego de saberse finalistas, nuevamente, del tan esperado Xmas Bowl de ese año, por lo que todos los miembros del equipo entrenaban con más ahínco, jugaban cada vez mejor. Inclusive todos habían roto su propia marca personal en la carrera de las 40 yardas. Efectivamente la época navideña les levantaba el ánimo a los Devil Bats por tal motivo fue muy extraño ver, la mañana del 20 de diciembre, a la manager del equipo tan cabizbaja y afligida…

 

 

-¿Qué sucede Mamori-san?- Gen-kun, quien había llegado tarde y todavía estaba preparándose para salir al campo y comenzar con el entrenamiento matutino, le pregunta a la consternada castaña

 

 

-…Estoy en un gran aprieto y no sé como haré para salir de él…- con un gran suspiro la ojiazul le menciona al kicker

 

 

-Cuéntame-

 

 

-¿No vas a entrenar? Hiruma va a matarte si no te presentas-

 

 

-No importa. Puedo lidiar con el maldito demonio-

 

 

-Ok- y con una bella sonrisa comienza la explicación de lo sucedido la noche anterior en su casa

 

.

.

.

 

---Flashback---

 

 

En el hogar de la familia Anezaki, Mamori y sus padres conversaban amenamente durante la cena. Comentaban cuestiones del trabajo del padre, cosas de la escuela de la jovencita y de cómo le había ido a su madre lidiando con todas las amas de casa corriendo como locas por todas las tiendas de la región en busca de regalos e ingredientes para preparar las cenas navideñas.

 

 

-Oh! Mamori no te hemos dicho ¿adivina quien vendrá a pasar con nosotros la noche buena y el día de navidad?-

 

 

-Mmmm no tengo idea-

 

 

-¡Tu abuela Lucile!-

 

 

-¡Wow! ¿En serio? ¡No puedo creerlo! Ella nunca había querido venir desde Inglaterra a pasar unos días con nosotros. ¡Qué emoción!- la ojiazul en verdad estaba conmocionada. Quería mucho a su abuela materna pero, como había comentado, a la mayor no le gustaba, ni de chiste, dejar su país y menos si tenía que viajar en avión

 

 

-Siiiii, llega el 23 de diciembre a las 4.00 p.m.- la madre de Mamori comenta extasiada por lo feliz que estaba al saber que podría tener cerca a su madre nuevamente, luego de tanto años de estar lejos de ella

 

 

-Mmmm pero tengo una duda… ¿cómo hicieron para convencerla? Es muy raro que haya accedido a venir si absolutamente todos los años la hemos invitado y jamás ha querido viajar-

 

 

-…- ambos padres se miran entre sí hasta que la madre de la ojiazul se anima a responder

 

 

-La hemos convencido diciéndole que… tenía que venir a conocer a tu… prometido-

 

 

-¡ ¡ ¡ QUÉEEEEE ! ! !-

 

 

-Si… a tu madre se le ocurrió esa pequeña mentira para convencerla porque sabía que con algo así tu abuela no podría rehusarse-

 

 

-Gomennasai Mamori pero era la única forma. Sabes cómo piensa ella con respecto a tu futuro como esposa. Ella prácticamente nos ordenó que cuando el momento llegara ella daría el “veredicto final” si esa persona es la apropiada para formar parte de nuestra familia. Fue muy insistente en ello-

 

 

-Si lo sé, por eso es que me extraña que hayas podido inventar algo así. Obaa-san es muy especial…-

 

 

-Así que…. Tendrás que conseguirte un “prometido” para la noche buena… se supone que ese día él vendrá a cenar con nosotros para presentárselo a tu abuela-

 

 

-¡No puedo creerlo! ¿Y donde se supone que voy a sacar un novio para ese día?-

 

 

-Ehmmm… podrías preguntarle a alguno de tus amigos del Instituto…- la madre de la castaña comenta ligera como si fuera algo muy común y fácil de hacer

 

 

-Madre… ¿Tienes idea de lo que me estás pidiendo?-

 

 

-Por favor hija, hazlo por mí. Solo será por unas cuantas horas… Onegai-

 

 

-Ufff está bien… veré que puedo hacer-

 

 

-Ah! Mamori… deberías buscar algo bonito para obsequiarle a tu novio en navidad- la madre sonríe cálidamente mientras la ojiazul emite un largo suspiro de aceptación

 

 

-Está bien-

 

 

 

---Fin Flashback---

 

.

.

.

 

-Así que… necesitas un “prometido”-

 

 

-Hai…- la pobre ojiazul casi llora gracias a la retorcida situación

 

 

-Bueno, yo te ayudaré-

 

 

-¿Tú quieres ser mi novio ficticio?-

 

 

-Bueno, no tendría ninguna objeción aunque lamentablemente ese día no estaré disponible. Pero tengo alguna idea de quienes podrían hacerse pasar por “tu futuro esposo”- Musashi sonería con sorna

 

 

-No te rías de mi infortunio Musashi-kun…-

 

 

-Ok. Analicemos. Para convencer a tu abuela necesitarás un hombre que sea compatible con tu carácter así que descartemos a Ishimaru, Yukimitsu y a Kurita ya que son… demasiado tímidos. También dejaremos fuera a Sena, Komusubi, Omasadake y a Monta-kun porque son demasiado pequeños para ti-

 

 

-Aha- Mamori escuchaba atenta las recomendaciones del pelinegro

 

 

-Necesita dar la apariencia de responsable y serio así que también descartaremos a Toganou, Kuroki, Yamaoka y Satake-kun ya que son demasiado problemáticos  y/o pervertidos ¿no lo crees?-

 

 

-…Hai…-

 

 

-Por lo que solo están Taki-kun… Ehmmmm pero es demasiado idiota… descartado también. Así que solo nos quedan Juumonji-kun e Hiruma-

 

 

Mamori no pudo evitar poner tal expresión de sorpresa y pánico por lo que el pateador del equipo insistió en que se calmara ya que, terminando el entrenamiento, él lo arreglaría todo para ella.

 

 

Una vez finalizada la práctica, ya en la habitación del club mientras todos los hombres parloteaban entre ellos, Musashi buscó a Juumonji quien estaba gritándose estupideces con los otro dos “hermanos” y le declaró que necesitaba que se quedara un momento una vez que todos se hubieran ido porque tenía algo muy importante que discutir con él. En lo que respecta a Hiruma-kun, el muchacho pelinegro sabía que era una pérdida de tiempo preguntarle que si podría quedarse un poco más ya que el demonio rubio siempre era el último que se retiraba del club.

 

 

-¿Para qué carajo quieres que me quede?-

 

 

-Ya lo sabrás-

 

 

-Tch…. Jodes demasiado maldito viejo-

 

 

Luego de que solo hubieran quedado los dos hombres que se necesitaban, Gen, quien estaba parado junto a una manager extremadamente ruborizada, exclama….

 

 

-Ok. El asunto está así: Anezaki-san necesita ayuda urgente…. Necesita que uno de ustedes pase con ella la noche del 24 de diciembre-

 

 

-UUUUHHHH???- Juumonji intrigado vocifera mientras que Youichi sentado un poco más alejados de ellos solo revienta una bomba de chicle mientras sigue tecleando su ordenador sin darle importancia al anuncio del kicker

 

 

-¿Tienes algún plan para ese día Kazuki-kun?- cuestiona el pateador

 

 

-Ehmmm si… algo así-

 

 

-¿Y tú Hiruma?-

 

 

El capitán demonio tardó una vida en responder luego de cerrar su computador y levantarse pesadamente de su asiento para ir a guardar el aparato a su locker….

 

 

-No… pero no tengo ninguna jodida intención de pasar esa estúpida noche con la maldita manager. Preferiría ver televisión en mi alcoba-

 

 

-Tch…eres un imbécil, grosero y para rematarla, un patán. Todavía no te he dicho la razón por la cual Mamori-san necesita su ayuda…-

 

 

-No me interesa-

 

 

-De…déjalo Musashi-kun… No importa-

 

 

Mamori no daba más de la vergüenza. Muy seguramente ambos jóvenes deberían estar pensando que la castaña se había vuelto loca como para pedir prácticamente una cita para esa noche especial ya que, supuestamente, el 24 de diciembre es la noche donde, generalmente, las parejas de enamorados pasan una velada romántica e inolvidable.

 

 

La castaña no pudo evitar entristecer al escuchar la cortante respuesta del rubio. Ella sabía que pedirle algo así a ese chico era una “misión imposible” por lo que, viendo un rayo de esperanza en Kazuki-kun levantó la mirada y la dirigió al fullback del equipo.

 

 

-Lamento todo esto Juumonji-kun…Ehmmm…no hay problema, no te preocupes- exclama la castaña al ver la preocupación y desconcierto en el rostro del chico. Mamori se daba cuenta que el pobre infeliz estaba consternado por no poder brindarle ayuda a su querida compañera y manager

 

 

-Bueno, creo que eso es tod…-

 

 

-¡Anezaki!… ¡puedo cambiar mi cita para otro día y así poder ayudarte con tu problema!- Juumonji no soportó la presión… debía ayudarla

 

 

-¿De… de verdad?- Mamori exclama muy sonriente y con expresión de alivio

 

 

-Clar…-

 

 

-Silencio jodido delincuente…. Yo lo haré- Hiruma interrumpe acercándose a la castaña

 

 

-¿No habías dicho que no en un principio?-

 

 

-Cállate maldito anciano o te retaco de balas… Creo que no moriré si ayudo a esta jodida mujer una vez-

 

 

-¿En verdad no te importa Hiruma-kun? Puedo apoyarme en Juumonji-kun ya que ha dicho que puede estar disponible…-

 

 

-Ya he dicho que lo haré yo maldita manager así que comienza a explicar por qué carajo necesitas pasar la jodida noche buena con un hombre-

 

 

-E…está bien-

 

 

Mamori comienza a dar la misma explicación que le dio a Musashi temprano esa mañana. No tardó más de 10 minutos en poner al tanto al quarterback de Deimon del “perfecto plan de su madre” para obligar a su abuela a ir a visitarlos. Era una tontería pero, en realidad, no quería desilusionar a su mamá y realmente quería ver a su abuela por lo que no lo pensó demasiado y se propuso encontrar la ayuda de algún muchacho para fingir una relación entre ambos y convencer a la señora mayor que ese joven sería el futuro esposo de la castaña.

 

 

-Así que necesitaría que finjas, por una noche, ser mi prometido-

 

 

-Eso será una maldita pérdida de tiempo ¿Acaso tu familia está compuesta por personas sin neuronas?

 

 

-Ey! no ofendas a mi familia-

 

 

-Es que es obvio que nadie se tragaría que existe una relación entre los dos. ¡Es ridículo!-

 

 

-Bueno, mi oferta sigue en pie Anezaki-san. Quizás si soy yo, lo del asunto de “pareja” sea más… creíble- Juumonji tratando de salvar la situación al ver a la ojiazul consternada por el pesimismo del demonio

 

 

-Dije que te calles jodido hermano. YO LO HARÉ!!!-

 

 

-Está bien… no te exaltes. Sigan poniéndose de acuerdo. Nosotros nos vamos- Gen con una pequeña sonrisita pícara le hace señas a Juumonji para que salgan lo más pronto posible del club

.

.

.

 

Esa mañana, luego de hablar con la castaña en la habitación del club sobre la “búsqueda del pretendiente”, Musashi disimuladamente se acercó al joven lineman para comentarle que, mientras la ojiazul le explicaba su pesar, a él se le había ocurrido un pequeño plan para emparejar a esos dos que, desde hace mucho tiempo mostraban un leve interés mutuo y de paso divertirse un rato viendo las estúpidas reacciones que tendría el rubio. Claro que el quarterback lo negaría toda la vida, sin embargo en lo que respecta a la manager solo había que ponerle un poquito de atención a la manera en cómo mira al chico demonio para darse cuenta que en verdad siente una extraña atracción por él. Entonces el joven Takekura, como el supuesto mejor amigo del ojiverde, creyó que era buena idea ponerlos a prueba y por eso se pusieron de acuerdo ambos jugadores para interpretar una pequeña farsa terminando el entrenamiento.

 

 

-Realmente es duro de roer…- comenta el lineman de camino a la salida de Deimon

 

 

-Es un imbécil… y se sigue negando que quiere a la chica. Baaaaka. Todos los Devil Bats sabemos que le gusta Mamori-san y que a ella también le atrae ese idiota. Por cierto, actuaste bien Kazuki. De verdad te veías interesado en apoyar a Mamori-

 

 

-Bueno, no me hubiera molestado en absoluto ser su “novio” por una noche-

 

 

-Jajajaja, me imagino… siempre y cuando el demonio no termine asesinándote, hubiera estado bien-

 

 

-Bueno, esperemos que Hiruma no estropee todo en esta oportunidad única por comportarse como… “Hiruma”-

 

 

-Jejejeje… Va a estar bien-

 

 

En ese momento el susodicho chico demonio sale de la habitación del club con una terrible expresión de molestia. Y al pasar junto a sus compañeros de equipo desvía la mirada hacia el pelinegro mientras exclama alejándose con paso veloz y muy, muy enfadado…

 

 

-¿Cómo mierda se te ocurre ponerme en esta jodida situación? ¡Voy a matarte maldito viejo estúpido!-

 

 

-Oh no, no lo harás…-

.

.

.

.

.

End Notes:

Bueno ¿que tal? Espero que les haya gustado el comienzo de mi historia... y ojala pueda contar con esos tan preciados comentarios que tanto me alegran ^_^ cuidense mucho... Ja ne :P

End Notes:

Bueno ¿que tal? Espero que les haya gustado el comienzo de mi historia... y ojala pueda contar con esos tan preciados comentarios que tanto me alegran ^_^ cuidense mucho... Ja ne :P

Regresar al índiceTriángulo amoroso by kagurami

 

 

.

.

.

.

.

.

 20 de diciembre….

 

 

Esa tarde, luego de que Hiruma saliera de la habitación maldiciendo a los cuatro vientos por haber sido elegido para ser el “joven afortunado”, Mamori se prepara para regresar a casa. Una vez en allí, cansada por el tan estresante día, se avienta suavemente a su cama dejando escapar un profundo suspiro. De alguna manera se sentía un poco más tranquila. La primera fase del plan había sido exitosa… ¡Ya tenía pretendiente! Pero el problema era precisamente quien era él…

 

 

-Dios mío, de todos los hombres que conozco y que podrían haber sido… tuvo que ser él. Hiruma Youichi no es para nada mi tipo. Es demasiado egocéntrico, egoísta, mal hablado y chantajista. Aunque no puedo negar que es bastante apuesto… es alto, su cuerpo trabajado por tanto entrenamiento se observa muy bien formado, sus ojos verdes… cuando los fija en ti, parecen penetrarte y te quedas sin habla y ese aire de superioridad que lo inunda lo hace ver extremadamente serio, elegante y… sexy…- la castaña se quedo helada por unos segundos. ¿Sexy? ¿Había dicho… sexy? Rápidamente sacudió su cabeza de un lado a otro intentando desalojar su mente de esas imágenes sugestivas del susodicho que le llegaban de forma abrupta provocándole una extraña aceleración en el corazón y un leve sonrojo en sus mejillas.

 

 

-Aaaahhhh definitivamente Obaa-san nunca se tragará la farsa. Es una señora muy perspicaz. Será imposible que podamos burlarla. Pero bueno, todo sea por complacer a mi madre. Así que, manos a la obra, ya que solo tengo un par de días para “entrenar” al demonio-

 

.

.

.

.

.

 

21 de diciembre…

 

 

Reunidos en el club más temprano de lo habitual, la manager y el quarterback de Deimon intentaban ponerse de acuerdo para la noche del 24 de diciembre. Hiruma estaba renuente a tener que fingir ser novio de la castaña ya que jamás le había prestado demasiada atención a ese tipo de relaciones sentimentales por lo que prácticamente estaba en cero aunque jamás dejaría que esa flaqueza fuera evidente y menos frente a esa jodida disciplinaria. Igualmente Mamori...

 

 

-Entonces, maldita manager, llegaré a tu casa a las 8.00 p.m.-

 

 

-Hiruma-kun… no puedes maldecir frente a mi abuela y menos dirigirte a mí de esa manera. Obaa-san es demasiado especial. Recuerdo que desde que tengo uso de razón ella siempre me ha dicho que cuando por fin eligiera a la persona indicada, ese hombre debería ser como una especie de “príncipe azul”, entonces, si te oye decir esas palabrotas… bueno, la idea del príncipe se va a ir al caño-

 

 

-Kekekeke ¿príncipe?... ¿Debo parecer un príncipe? kekekekekeke. Está bien, me comportarme como uno-

 

 

-¿De verdad?-

 

 

-Claro maldita manager… como uno autoritario o bárbaro pero príncipe al fin kekekekekeke-

 

 

-Ashhh, eres imposible-

 

.

.

.

 

Esa misma mañana, Musashi se encontraba de un muy buen humor y luego de ver al rubio y a la manager intentando entenderse mutuamente en la habitación del club, decidió que era un buen momento de fastidiar un poco al quarterback con todo el asunto del “prometido” así que mientras duraba el entrenamiento se puso de acuerdo con su cómplice y amigo, Juumonji-kun, para jugarle una pequeña bromilla al capitán y ver la reacción que tendría.

 

 

A mitad del entrenamiento….

 

 

-Oi… ¿no es esa tu novia, la que está acariciando a uno de los hermanos?- obviamente Gen hablaba de como Kazuki-kun se había acercado a la castaña con falsas intenciones de solicitarle ayuda para que el pateador pudiera joder a su amigo y de paso reírse un poco de sus expresiones

 

 

-Cállate estúpido… no es mi novia… Tch ¿Quién querría salir con esa jodida obsesionada por los pastelitos de crema?-

 

 

-Pues… Seguramente Juumonji-kun…-

 

 

Hiruma hacía que no lo oía mientras que con paso ligero se acerca a la manager y al idiota delincuente. En ese instante, Youichi puede observar que la ojiazul se encargaba de colocarle al jugador una pomada para dolores musculares en su muslo derecho. El rubio se acercó más y lo que vio lo enfadó por demás, aunque no sabía por qué. Mientras la castaña estaba muy concentrada en la pierna del chico, el maldito full back la observaba con ojos “lujuriosos” según el criterio del quarterback. En ese instante, Hiruma le quita el frasco de la mano a la manager y se lo entrega con rencor al “herido”...

 

 

-Maldita disciplinaria, deja de entretener a estos malditos. No puede estar tan lastimado como para que lleve tanto tiempo aquí sentado-

 

 

-Hiruma-kun, agradecería que ya no me llamaras de esa manera. Solo “Mamori”… debes acostumbrarte. Ya hablamos de eso. Además ¿Qué te sucede? Hacer esto es parte de mi trabajo-

 

 

-Exacto jodida manager, solo ponte a trabajar y ve por la información que te solicité en vez de estar perdiendo el tiempo aquí- la castaña refunfuñando, se fue- Y tú… maldito delincuente, vete a masajear tu solo- Youichi da media vuelta y se aleja

 

 

-Pffff Jajajaja eso estuvo bien Kazuki ¿le viste al cara?-

 

 

-Sip… Cada vez es más obvio-

.

.

.

.

.

 

Era la hora de la práctica vespertina. Anezaki repasaba en su mente una y otra vez toda la situación y su respectivo progreso mientras veía a sus compañeros entrenar de forma extenuante…

 

 

Paso 1 – Conseguir prometido: completado

Paso 2 – Ponerlo al tanto de lo especial que es la abuela: completado

Paso 3 – Conseguir un regalo: …

 

 

“Un regalo…. Un dichoso regalo…”

 

 

El día anterior luego de que se decidiera que Hiruma Youichi sería el “chico con suerte” y recordando lo que le había dicho su madre con respecto a conseguir un presente para su “amado”, aprovechó de camino a casa, a recorrer varias tiendas comerciales en busca del obsequio que debía entregar en navidad. Hubiera sido algo fácil si a la persona que tendría que dárselo no fuera el quarterback demonio de Deimon.

 

 

-¿Qué podría regalarle? Según tengo entendido, los chicos reciben de sus novias cosas hechas a mano como un sweater, un pastel o una cena romántica porque así demuestran lo mucho que sienten por el hombre amado. Eso sería en una situación normal pero mi situación es completamente diferente… ¡ES HIRUMA-KUN! ¡El capitán demonio más temido de todo Tokio!... ¡Dios!, que complicado…-

 

.

.

.

.

.

.

 

No mucho tiempo después el entrenamiento se daba por finalizado. En la habitación del club todos se preparaban para ir a casa. Mamori, que todavía no podía dejar de pensar en el maldito regalo, se le ocurrió apoyarse en uno de los chicos con quien tenía más confianza por lo que disimuladamente se acerca a Gen y le explica su duda…

 

 

-Mamori, la verdad no soy bueno en esas cosas. Mejor pregúntale a Juumonji. Justamente el otro día me estaba contando acerca de todo lo que le regalaban sus “fans” lo que provoca, de a mares, envidia y enojos por parte de sus “hermanos”-

 

 

-Está bien. Gracias Gen-kun- la ojiazul se dirige al encuentro del full back de Deimon

 

 

Pasados 5 minutos desde que la castaña estuviera hablando con Juumonji, Musashi nuevamente se acerca al quarterback…

 

 

-Ey!!! Déjame preguntarte algo ¿has intentado, alguna vez aunque sea, llamarla por su nombre?-

 

 

Hiruma, eleva la vista de su computador para clavar sus penetrantes y muy molestos ojos verdes en el kicker…

 

 

-Por que de ser así… quizás sea mejor pedirle a Juumonji-kun que se haga cargo. Después de todo se ve bastante cómodo mientras está junto a ella ¿no lo crees?- el pelinegro intencionalmente señala a la pareja que estaba a unos cuantos pasos riendo amenamente

 

 

-Deja de joderme maldito viejo. He dicho que lo haría y lo haré. Puedo manejar una estúpida cita y no soy idiota… cuando sea el momento la nombraré como ella quiera. Ahora déjame en paz-

 

 

-Ok, ok… no te sulfures-

 

 

Musashi se aleja mientras Hiruma, con algo de rabia escondida sigue escrudiñando sin pausa a los dos jodidos que parecían más pareja que solo manager y jugador

 

 

-Juumonji-kun ¡Gracias por ayudarme! creo que así me será más fácil escoger un regalo para Hiruma-kun- la castaña sonríe muy alegre

 

 

-…En verdad te ves…. emocionada- el  lineman observa detenidamente a la manager

 

 

-Jajajajaja es que siento que se me quitó un peso de encima. Estaba rompiéndome la cabeza por pensar en que podría obsequiarle a un hombre en navidad… bueno, en este caso a mi “prometido”-

 

 

-Mmmmmmm… bueno, me alegra haberte sido útil MAMORI- el rubio exclama el nombre de la chica con fuerza a sabiendas que el quarterback desde hace unos cuantos minutos no le quitaba la mirada asesina de encima

 

 

-Ehmmm cla….claro Juumonji-kun- la ojiazul de repente se sintió apenadísima y sonrojada por haber oído al full back llamarla por su nombre

 

 

-Dime Kazuki-

 

 

-Oi maldita manager ¿Hasta qué hora piensas seguir ligando? Ya hay que cerrar el puto lugar- Hiruma se paró junto a ambos jóvenes bastante molesto

 

 

-Aaaahhhhh si, perdón… no me fijé en la hora ¡Es tardísimo!-

 

 

-No te preocupes Mamori-chan… yo te acompañaré a tu casa- anuncia el fullback de Deimon mientras se acercaba a la castaña pero Youichi le bloqueó el paso

 

 

-Oi Maldito “Kazuki”… el jodido viejo dijo que lo encontraras en la puerta principal-

 

 

-…Hmp…. Ok…. Hasta mañana Mamori-chan-

 

 

-Hasta mañana, Ka…zuki-

 

 

La manager se quedó estática por unos segundos luciendo un débil sonrojo en sus mejillas. No sabía si era por escuchar a Juumonji-kun decir su nombre cuando siempre la había llamado Anezaki o por culpa de la lacerante mirada jade que el quarterback le dirigía en ese momento...

 

 

-Ehmmmm, bueno… hasta mañana Hiruma-kun…- y salió casi corriendo del club

 

  Todo sobre cabras: cuidados, tipos, trucos, alimentacion Todo sobre cabras

A unos cuantos metros de la habitación luego de haber estado espiando el complicado y cómico “triángulo amoroso”, Musashi esperaba a su cómplice con una jovial expresión. “No sé realmente si eres un loco desquiciado o un maldito masoquista pero lo único que conseguirás, si sigues haciendo eso, es que Hiruma te asesine…”- le decía al lineman mientras ambos chicos se retiraban del Instituto carcajeándose al recordar la estúpida expresión en la cara del capitán de los Devil Bats

 

.

.

.

.

.

.

.

 

22 de diciembre….

 

 

Una mañana fría. En las noticias habían anunciado que esos últimos días de diciembre la temperatura sería extremadamente baja por lo que aconsejaban prevenirse contra ello…

 

 

-“Mmmmm… Así que hará mucho frió…”- en el salón de clases la ojiazul meditaba absorta mirando a través de la ventana mientras observaba a las parejas que pasaban por la acera de enfrente al Instituto

 

 

-¿Estás nervioso por la cena de noche buena?- Musashi cuestiona mientras ve a su amigo observar de reojo a la castaña que parecía estar perdida en sus pensamientos

 

 

-¿De qué mierda hablas? Yo jamás estaría nervioso por algo así-

 

 

-Aja…. ¿Y ya conseguiste un obsequio?-

 

 

-¿?-

 

 

-No me digas que….Tch… ¿Acaso no piensas regalarle nada en navidad a tu mujer?-

 

 

-¡ ¡ ¡Ya te he dicho que no es mi mujer! ! ! !-

 

 

-Pero ese día si lo será. Así que, si en verdad quieres ayudarla vas a tener que actuar como se debe… Ahora que si crees no poder, pues, podemos decirle a....-

 

 

-Si lo mencionas otra vez te aniquilo maldito viejo-

 

 

Hiruma se levanta de su asiento y sale del salón. Musashi lo sigue con la mirada intentando aguantar las carcajadas que se le vienen inconscientemente de ver al chico demonio tan…. tan… inquieto.

 

.

.

.

.

.

.

 

 

End Notes:

Kyaaaaaa Hiruma-kun es tan hermoso y celoso muchísimo más :3 I love him!!!!  ^_^ Ok minna, Mata ne

End Notes:

Kyaaaaaa Hiruma-kun es tan hermoso y celoso muchísimo más :3 I love him!!!!  ^_^ Ok minna, Mata ne

Regresar al índicePreparativos by kagurami

.

.

.

.

.

.

Mientras Mamori veía distraída a las parejas de enamorados pasar frente a Deimon, unas cuantas cosas le cruzaban por la mente. Comenzaba a sentirse demasiado nerviosa por toda la situación. En verdad pensaba que podría ser fácil mantener una mentira de ese calibre pero, lamentablemente, no pudo evitar darse cuenta que distaba mucho de serlo. Sobre todo observando las reacciones que tenía el ojiverde para con ella desde que accedió a ser el pretendiente. La castaña no sabía la razón pero el chico rubio se veía cada vez más reacio a todo lo concerniente a ella y al asunto de la farsa. Esa mañana antes del entrenamiento, habían quedado en reunirse para arreglar unos cuantos detalles antes de la cena navideña ya que al día siguiente la castaña faltaría a clases para poder ir a recoger a su abuela al aeropuerto, pero Hiruma-kun le exclamó que ya todo estaba bajo control, qué no era un maldito niño estúpido que no sabría cómo comportarse en una cita y que dejara de joderlo que tenía mucho que trabajar para el juego del Xmas Bowl el 25 de diciembre…

 

 

-…Aaahhhh… sabía que esto iba a resultar imposible si se trataba de Hiruma-kun. Jamás nos veremos como una “pareja”… Bueno, ya no hay nada que hacer. Solo me queda esperar a que todo pase y rogar que Obaa-san no me mate cuando se dé cuenta…-

.

.

.

.

.

.

 

23 de Diciembre….

 

 

Toda la familia Anezaki se había reunido en el ala este del aeropuerto internacional de Narita para esperar el arribo de la abuelita de Mamori. La madre y la hija estaban rebosantes de alegría mientras que el padre, muy serio, seguía recordando lo mal que la pasó mientras la señora mayor daba su consentimiento para casarse con es su, ahora, esposa y madre de su única hija. Obaa-san siempre había sido muy dura y tajante en ese aspecto. No cualquiera podía desposar a su descendencia y mientras ella viviera, ese “pretendiente” tendría que pasar por un riguroso examen e intentar hacer que la abuela diera su “veredicto final” a favor del pobre hombre.

 

 

-¡Miren… ahí está!- Mamori corre hacia la mayor

 

 

Sin lugar a dudas esa mujer era despampanante. Inclusive con sus 65 años encima, la dama se veía increíblemente esbelta y atractiva. Casi tan hermosa como la madre de Mamori. Vestida con un traje sastre de color gris entallado, el cabello castaño claro recogido y con tacones no muy altos, daba la impresión de ser mucha más joven pero sin restarle lo evidentemente elegante que se veía ni lo extremadamente dominante que es.

 

 

-Okaeri madre!!!- ambas mujeres se estrechan en un fuerte abrazo

 

 

-Tadaima… ¿Y bien? ¿Dónde está?- la abuela pregunta con una bella sonrisa

 

 

-¿De quién hablas abuela?-

 

 

-Obviamente de tu famoso pretendiente-

 

 

-Ehmmm, todavía está en el Instituto. Lo verás mañana en la cena- Mamori sentía morir mientras su abuela la miraba demasiado seria. Definitivamente a esa señora no la convencerían con nada

 

 

-Está bien… De momento disfrutemos de un bello paseo hasta la casa mientras me cuentas todo. ¿Cómo fue que se conocieron, que te dijo para pedirte la primera cita, cuánto tiempo llevan juntos, cuando decidieron que contraerían matrimonio, sus gustos, sus…… ……? etc, etc, etc.-

 

 

Mamori agonizaba. No había pensado en tanto detalle pero tenía que contarle todo a la abuela… “Dios mío ¿Qué voy hacer? Esto será más complicado de lo que pensé…”-

 

.

.

.

.

.

.

 

24 de Diciembre…

 

 

Ese día, aunque no se considera festivo, los alumnos del Instituto Deimon no asistirían a clases y eso suponía un grave problema para la manager de los Devil Bats. El día anterior estuvo toda la tarde platicando con la recién llegada y, por supuesto, el tema principal era la relación con su prometido. Tuvo que explicar con lujos de detalles todo lo concerniente a ella y a su novio desde la primera vez que se vieron. No fue fácil pero, sacándose de la manga uno que otro detalle romántico, dejó contenta a la abuelita. El asunto era ¿cómo hacerle saber a Hiruma-kun todo lo que se había comentado? El necesitaba saberlo porque seguramente Obaa-san se lo preguntaría en algún momento durante el transcurso de la velada. Así que, muy temprano esa mañana, decidió ir a buscarlo hasta su casa. Después de todo, luego de tres años de convivencia, por lo menos sabía donde residía el demonio de Deimon. Llegando al lugar donde vive el rubio…

 

 

-No puedo tener tanta mala suerte…. ¿A dónde habrá ido con este tremendo frío?- Mamori se lamentaba luego de haber estado parada, congelándose frente a la puerta de la casa unos cuantos minutos sin que el quarterback diera señales de vida

 

 

-¿Qué haces aquí maldita manager?- Hiruma, sorprendido de verla, exclama a sus espaldas una vez arribado al domicilio luego de haber estado recorriendo de arriba a abajo durante toda la maldita mañana la gran plaza comercial de la localidad

 

 

-…- la ojiazul no decía nada, solo veía perpleja al chico rubio hasta que de repente soltó una pequeña sonrisita burlona que desquició, para no variar, al quarterback de su equipo

 

 

-¿De qué te ríes jodida disciplinaria?-

 

 

-Es que…. te ves muy… tierno con la nariz roja como reno-

 

 

Hiruma observaba a la castaña detenidamente. Ella también se veía linda…

 

 

“¿Eh? ¿Linda? No, no.…. Tierna… ¿?... Tch, Maldición, ya estoy pensando estupideces. Maldita época navideña….”

 

 

-Bueno, dime de una jodida vez a que has venido- el ojiverde exclama mientras abre la puerta de su hogar y le hace señas a la maldita manager de que entre de una vez o se congelará si sigue parada allí como estatua

 

 

Ya en el living de casa, la castaña le explica con lujos de detalle todo lo que le inventó a la abuela el día anterior con respecto a su supuesta relación. Youichi petrificado observa a la chica y cuando ella hubo terminado, el grito que soltó el capitán casi deja sorda a la jovencita…

 

 

-¿PERO COMO CARAJO SE TE OCURRE INVENTAR ALGO TAN PATETICO COMO ESO?-

 

 

-No es patético, es romántico-

 

 

-¡Es la misma mierda!-

 

 

-Bueno… lo hecho, hecho está así que por favor solo cuenta la versión que te dije y listo-

 

 

-¡Aaaahhhh Me matas Mamori!- Hiruma da media vuelta y se mete en la cocina

 

 

Silencio.

 

 

El joven de ojos color jade había dejado a la manager más que pasmada. ¿Había oído bien? Dijo…. ¿Mamori? No sabía por qué razón pero el oír de labios de ese chico, su nombre, provocó en la castaña un millón de reacciones pero la más evidente fue el extremo color rosa de sus mejillas. Luego de un breve momento la ojiazul espabila y se dirige hacia la cocina donde el capitán de Deimon preparaba café.

 

 

-Bueno… es hora de irme. Tengo que ir de compras por algunas cosas que me pidió mi mamá para la…. cena- Mamori se interrumpió cuando vio al rubio venir hacia a la mesa cerca de donde ella estaba parada con dos tazas recién servidas

 

 

-Ten… no quiero que mueras de hipotermia en mi jodida casa… eso sería un incordio kekekekeke-

 

 

-Gr…gracias-

 

 

Se sentaron a la mesa. Pasados unos cuantos segundos el celular de la castaña comienza a sonar….

 

 

-Aló? …. Está bien…. Voy para allá…-

 

 

-¿Quién carajo es?- Hiruma sonaba algo irritado

 

 

-…Es mi madre…- responde la castaña tapando el auricular mientras ve al chico con extraña expresión… ¿Estaba molesto? ¿Por qué sería? Y retomando la llamada de su mamá la ojiazul sigue comentando…

 

 

-Aha….si madre….en este momento salgo para … … … ¡Hiruma-kun! ¿Qué haces?-

 

 

-Jodida Okaa-san… la maldita manag… ehmmm quiero decir… MAMORI está conmigo así que recién podrá irse cuando termine su jodido café… adiós- colgó

 

 

Mamori no salía del asombro ¿Qué había sido eso?...

 

 

-¿Por qué me miras así? Dije bien tu nombre ¿no?-

 

 

-…Eh…mmmm…no es por mi nombre… ¿Por qué hiciste eso?-

 

 

-Se supone que desde hace casi dos años que somos novios ¿no es eso lo que le dijiste tu abuela? Entonces no sería nada creíble que no tuviera ni un mínimo de confianza con tus jodidos padres ¿no lo crees?-

 

 

-Tienes razón… Jajajaja mi madre debe tener los ojos casi fuera de órbita gracias a que seguramente no ha entendido nada de lo que acaba de pasar -

 

 

-Supongo…- Youichi observaba a la risueña manager, parecía que quería decir algo más -¿Qué pasa?-

 

 

-Es que desde que solicité tu ayuda y te pedí que fueras mi “prometido” te habías estado comportando muy extraño. Como sino tuvieras muchas ganas de comprometerte realmente con esto y…. bueno…. Me sorprendió tu reacción, es todo-

 

 

-Tch…. Dije que te ayudaría maldita manager y eso haré-

 

 

-Arigatô…. mmmm…. ¿no vas a olvidar evitar maldecir verdad?-

 

 

-Lo intentaré-

 

 

-Eso espero… YOUICHI- Mamori sonríe

 

 

Ambos jóvenes se miraban. Un momento algo incómodo pero no podía evitarse. No era común que la ojiazul llamara al chico por su nombre de pila y, la verdad, el oírlo viniendo de ella….hacía que el capitán se relajara…. se sentía bien.

 

 

Un vez que la castaña y el capitán de los Devil Bats terminaran de beber su café, la muchacha emprendió viaje para realizar las comprar pertinentes que su madre le había pedido. Debía apresurarse ya que quedaba mucho por hacer. Esa noche sería muy especial. No solo era noche buena… no solo había venido Obaa-san desde Inglaterra…. Esa noche iría a cenar el futuro esposo de la pequeña de la familia.  La ojiazul, de repente comenzó a sentirse cada vez mas presionada al oír por toda la casa como la madre y la abuela comentaban lo felices y ansiosas que se encontraban porque en unas cuantas horas cenarían con el “príncipe azul” de la jovencita. Con el transcurso de los minutos el corazón de la pobre chica se aceleraba cada vez más. Comenzaba a sentirse muy inquieta y exaltada… tanto que a la hora que se supone debía arreglarse para la reunión se había quedado petrificada frente a su closet… ¿Qué tanto podría importar lo que se pusiera? De todas maneras era solo un tonto teatro, una simple bufonada…. ¿Por qué tardaba tanto en escoger un estúpido atuendo para esa noche?... la castaña estaba perdida, sus nervios no la dejaban. Sinceramente, aunque sabía que todo era irreal, el simple hecho que el tan apuesto, atractivo e imponente capitán de los Deimon Devil Bats cenara con ella era motivo de desesperación y nerviosismo ¿por qué?.... Porque a la manager del equipo le gustaba ese chico demonio.

 

.

.

.

.

.

 

 

24 de diciembre…. 19:45 p.m….

 

 

La familia Anezaki preparaba todo para la cena navideña. El padre y la madre de la castaña en la cocina se encargaban de los alimentos mientras que en el comedor principal la abuela y Mamori colocaban la vajilla y la cristalería propia de una excelente mesa para invitados.  

 

 

-Te ves demasiado nerviosa ¿acaso es la primera vez que pasa la noche buena contigo?-

 

 

-Eh?? No, por supuesto que no- la ojiazul sonríe nerviosa mientras evita la terrible mirada de la mayor

 

 

-Mmmmm… estoy ansiosa por conocer a ese hombre ejemplar que se llevará a mi querida omago-san hasta el altar. ¡Claro, si es que pasa la prueba de fuego ahahahahaha!-

 

 

-Por favor abuela, no seas muy dura con él. En verdad es un joven muy especial-

 

 

-No te preocupes querida. Sé cómo tratar a los hombres “especiales”-

 

 

-Es por eso que te pido que tengas “misericordia” de él- Mamori hace referencia a que la abuelita, gracias al trabajo que realizaba antiguamente, sabía cómo lidiar con tipos problemáticos

 

 

-Ahahahaha está bien… lo tendré en cuenta. Por cierto… ¿ese paquete con un bello moño rojo es para él?... ¿Qué es?- Lucile-san observa los obsequios que acomodaron cerca del árbol de navidad

 

 

-Ah…si es para Youichi pero… es una sorpresa- la castaña por alguna razón se sonrojó- “Dios mío…Obaa-san es tan persistente y perspicaz… de seguro ya se huele alguna cosa rara…”

 

 

Después de que todo hubiera quedado acomodado en su sitio, se oye una llamada a la puerta. Muy puntal el novio se hace presente. Mamori corre al encuentro. Fue cosa de un segundo que los exagerados nervios que sentía la jovencita se esfumaran por un momento dándole paso a una actitud embelesada hacia la persona que tenía en frente. Cuando la ojiazul abre la puerta y se encuentra con  Hiruma Youichi luciendo exageradamente elegante con una camisa negra, pantalones del mismo color y una gabardina corta de color gris obscuro no pudo evitar enmudecer. Allí estaba, parado frente a la chica de hermosos ojos azules que parecía haberse quedado idiotizada por un pequeño instante. Youichi sonríe al verla con semejante cara de idiota…

 

 

-Oi maldita manager…. Me estoy congelado aquí-

 

 

-Aahhh Hi….Hiruma-kun… Konnbanwa- la castaña cerró la puerta a sus espaldas

 

 

-Buenas….-

 

 

-…Ehmmm… esta noche te ves muy…. Elegante- Mamori no puede evitar sonrojarse mientras comentaba desviando la mirada hacia el cometa más lejano. Hiruma solo sonreía gracioso al ver lo nerviosa que se encontraba la maldita manager

 

 

-Ten…- el ojiverde extiende la mano

 

 

-¿Qué es est….?- Mamori recibió directamente en la boca un pequeñísimo pastelito de crema el cual saboreó sorprendida

 

 

-Sabía que estarías muriéndote de nervios así que supuse que eso te calmaría un poco-

 

 

-A…Arigatô….jajajaja si estoy un poco…. Histérica. Ehmmmm ¿cómo me veo?- la castaña ya más tranquila le pregunta al capitán mientras hace unos ademanes como si estuviera modelando el atuendo

 

 

-Mmmmm es raro verte vestida así-

 

 

Mamori llevaba un precioso vestido negro largo hasta las rodillas, de mangas ¾ y escote en V, ceñido hasta la cintura y con algo de vuelo en la falda lo que hacía que se pudieran apreciar sus muy bien formadas líneas. También traía puestas unas finas botas largas igualmente negras y su cabello, largo a media espalda lo había dejado suelto y alaciado.

 

 

-Es cierto, no acostumbro vestirme de negro pero quería “coordinarme” contigo jajajajaja-

 

 

Hubo un instante de silencio. Mamori sonreía embobada mientras que el quarterback se desesperaba porque el maldito frío que hacía en el jodido hall de entrada le calaba hasta los putos huesos…

 

 

“Tch…ésta jodida está demasiado nerviosa”

 

 

-Mamori…- la castaña despertó del letargo- entremos de una buena vez- Hiruma menciona su nombre haciendo que la chica le mire directo a sus ojos esmeralda. Mamori hizo caso y como por arte de magia comenzó a sentirse más apacible. Definitivamente los magníficos ojos del quarterback eran hipnotizadores. Youichi al ver a su novia ya más clamada, con movimiento sutil la toma de la mano jalándola suavemente hacia el interior de la residencia…

 

.

.

.

.

Regresar al índiceInterrogatorio by kagurami

.

.

.

.

.

 

Tomados de la mano la bella pareja entra al hogar de la familia Anezaki. Obviamente la primera impresión de los padres fue sorprenderse al máximo. Conocían al chico porque sabían que era el capitán del equipo de Amefuto del cual su hija era manager y lo habían visto en algún partido o por fotos pero verlo personalmente era otra cosa. Sencillamente imponente. Por supuesto, esa reacción no podía dejarse ver por lo que solo se oyó un casual “Konnbanwa Hiruma-kun…. ¿Cómo has estado? por parte de la madre de la ojiazul y un “Buenas noches” por parte del padre a lo que el muchacho respondió con una leve reverencia…

 

 

-Youichi… Quisiera presentarte a mi abuela Lucile…-

 

 

-Konnbanwa Obaa-san-

 

 

-Oh! En verdad eres tan apuesto como dijo mi nieta-

 

 

Hiruma sonríe mientras Mamori, sonrojada se aferra al brazo del ojiverde empujándolo para que se adentre a la sala y así poder comenzar con el “examen riguroso de la abuela”. Apenas lograron contacto con el gran sillón del living cuando Lucile-san empezó con la primera punzada letal… Era hora que el quarterback de Deimon demostrase lo inteligente que es y expusiera todo lo que esa mañana la manager le había informado que debía decir en caso de que la querida abuela quisiera escuchar la historia de su noviazgo de boca del muchacho. 

 

 

-Mamori me ha contado que se conocieron en el instituto Deimon…-

 

 

-Así es. Ella era la presidenta del comité disciplinario en nuestro primer año y yo el capitán del equipo de futbol americano-

 

 

-¿Y bien? ¿Cómo fue que comenzaron a salir juntos?-

 

 

-…Desde el comienzo habíamos tenido muchos encuentros ya que cada dos por tres ella se acercaba a mí para recriminarme alguna estupidez que yo hubiera hecho o cosas así… No pasó mucho tiempo para que me acostumbrara a ello y comenzara a “portarme mal” a propósito con tal de verla inflar ESOS cachetes al enojarse conmigo- el ojiverde voltea a ver sonriente a su “novia”- …Un día de tantos, dejé que me “castigaran” intencionalmente y fui directo al salón donde la presidenta del comité me esperaba para aplicar la sanción correspondiente. Cuando entré allí, ella no se había dado cuenta de mi presencia, de hecho estaba absorta leyendo en una banca unos reportes propios del comité. Me acerqué sin que me viera y estando a unos centímetros de ella le susurré al oído… “Señorita disciplinaria… tú crees que me tienes porque he llegado hasta aquí pero no te has dado cuenta que el que te tiene soy yo”… y le enseñé una pequeña fotografía que guardaba desde la primera vez que la vi. Justo unos días después de entrar a Deimon. Estaba comiendo cuatro al mismo tiempo de esos horribles pastelitos de crema con ojos de demonio femenino y con toda la cara absolutamente manchada de migajas y crema. Parecía un jodido cerdito Kekekekeke-

 

 

-¡¡¡Youichi!!!-

 

 

-¿Qué? Es cierto…-

 

 

-Continúa….- la abuela exclama seria

 

 

-En ese momento ella se levantó con urgencia de la banca e intentó arrebatarme la foto pero entre manotazos, zarpazos y forcejeos caímos al suelo. Mamori estaba sobre mí y para cuando se dio cuenta estaba más roja que una manzana. Estuvimos así unos segundos. Luego le di la opción: “Si quieres la fotografía tendrás que pagar por ella….” Mamori me miraba sorprendida hasta que preguntó: “¿Cuánto?”….. “Solo un beso”…. Y me lo dio sin miramientos-

 

 

-¿Tu lo besaste? ¡No me habías dicho eso!-

 

 

-Eh…ehmmmm…. pues si… yo tome la iniciativa- Mamori moría de la vergüenza… “¿Por qué rayos está detallando tanto las situaciones?”- se preguntaba mientras veía al rubio como parecía disfrutar de la “platica” con la abuela

 

 

-Ya van a ser casi dos años de eso-

 

 

-Bueno, luego de escuchar más a detalle cómo fue que comenzaron a ser novios quisiera saber cómo fue que le pediste matrimonio a mi pequeña-

 

 

Lucile-san no quitaba la mirada inquisidora y la sonrisa maliciosa del quarterback. Era tan potente la fijación que tenía en él que hasta el demonio de Deimon comenzaba a sentirse incómodo y más con la maldita pregunta del millón… “Tch, esta jodida anciana es más recia de lo que había imaginado”….

.

.

 

---Flash Back---

 

 

-Bueno, dime de una jodida vez a que has venido-

 

 

-He venido porque tengo que informarte todo lo que le he inventado ayer a mi abuela sobre “nuestra relación”. Necesitas saberlo porque estoy 100% segura que te lo preguntará. Así es ella-

 

 

-Ok…. Cuéntame toda la jodida situación-

 

 

-Después de un extenuante interrogatorio logré que me dejara en paz cuando le expliqué cómo fue que me propusiste matrimonio… Era primavera y me habías invitado a ver el bello espectáculo que ofrecen los árboles de cerezos cuando florecen. Caminábamos tomados de la mano por los senderos llenos de flores color violeta y eran aproximadamente las 9.00 de la noche cuando comenzaron los fuegos artificiales de la feria cercana. Caminamos bastante por el parque hasta llegar junto al pequeño lago de la zona. De repente te detuviste y te colocaste frente a mí. Ambos nos veíamos a los ojos... Nuestros reflejos en el agua junto a los bellos árboles de sakura a la luz de la luna era el mejor escenario que pudiera pedir una mujer en el momento que su amado le propusiera matrimonio. “Mamori…. Te amo demasiado… no puedo estar lejos de ti… por ello…”- en ese momento te arrodillaste y me enseñaste un hermosísimo anillo en una pequeña cajita de terciopelo- …. “¿te casarías conmigo?”…- y en el instante en que te abrace y te di el “si”, los fuegos artificiales resonaban con más intensidad como muestra de alegría por nuestra futura unión-

 

 

 

 

-¿PERO COMO CARAJO SE TE OCURRE INVENTAR ALGO TAN PATETICO COMO ESO?- El capitán de Amefuto de Deimon casi desfallece al escuchar tanta pendejada melosa

 

 

-No es patético, es romántico-

 

 

-¡Es la misma mierda!-

 

 

-Bueno… lo hecho, hecho está así que por favor solo cuenta la versión que te dije y listo-

 

 

-¡Aaaahhhh Me matas Mamori!-

 

 

---Fin del Flash Back---

.

.

.

 

Youichi tardó un minuto en explicar todo el melodrama que se había inventado la castaña en un momento de estupidez para calmar los ánimos de la abuela. A pesar de que había obviado uno que otro detalle vergonzoso, casi toda la historia había sido la misma que Mamori le había contado. Una vez finalizada la explicación hubo un pequeño momento de silencio. Nadie se movía esperando la reacción de Lucile-san. Observando a Obaa-san que tenía tal expresión fría y calculadora, el rubio no pudo evitar pensar que, a pesar de ser ya una señora bastante mayor y él prácticamente un “chico demonio”, parecía que en cualquier momento podría asesinarlo con esos punzantes ojos azules. Después de un instante de tortuoso reposo la abuela exclama…

 

 

-Mmmmm… me gustaría ver el anillo…-

 

 

¡Demonios!.... Mamori se había olvidado de ese pequeñísimo detalle. Sus padres se dieron cuenta porque la palidez en su niña iba de menor a mayor escala mientras su querida abuelita se paraba de su asiento y se dirigía hacia donde ella estaba sentada junto a su prometido para que la nieta personalmente le enseñe tan preciada sortija.

 

 

-Aaahhh….eehhhhn…. es que……-

 

 

-¿Qué sucede?- cuestiona la mayor

 

 

-Es que no lo tiene- interrumpe el chico restándole atención al acercamiento de la señora

 

 

-¿Cómo es posible que no tengas encima tan importante objeto?- la ojiazul quería chillar

 

 

-No lo tiene porque hace un par de días lo dejó en la mesa de noche de mi cuarto- La castaña abrió los ojos como enormes platos estupefacta al oír el justo lugar que se le ocurrió decir donde lo había olvidado… la misma expresión se observó en los tres mayores que veían a la muchacha sonrojarse furiosamente

 

 

En ese momento Hiruma saca del bolsillo de su gabardina un pequeño anillo de plata con una preciosa piedrita azul. Mamori estaba tan sorprendida de que Youichi sí se hubiera percatado de esa particularidad que no se dio cuenta cuando el joven de bellos ojos verdes le tomaba la mano izquierda y le colocaba con extrema suavidad y delicadeza la sortija.

 

 

-¿Qué harías sin mí?- le susurró mientras acariciaba la mano de la castaña y le sonrió mirándola directo a sus orbes azules

 

 

La muchacha no podía, aunque quisiera, vociferar palabra alguna. Sus ojos… esos tan hipnotizadores ojos jade no lo permitían. Ambos jóvenes no podían dejar de verse. Solo fue hasta que la madre de la chica, igual de sonrojada que el padre por imaginarse la extraña situación que ameritaba que la ojiazul se quitara la sortija y la olvidara en la mesita junto a la cama del chico, anuncia que pronto estaría lista la cena.

 

 

Y así finalizó el primer encuentro riesgoso con la señora inglesa: Un punto para Youichi….

 

.

.

.

 

Durante la cena toda la interacción de la mayor de la familia con el prometido de Mamori fue bastante complicada. Mientras comían pavo, como ocasión especial, la abuelita de la castaña no solo se dedicó a observar extenuantemente al rubio y el cómo se relacionaba con su pequeña nieta, sino que jodió todo el tiempo con preguntas estúpidas y malas puntadas hacia él, según el criterio del capitán de Deimon. Pregunta tras pregunta la abuela escupía sin parar y todas, el chico demonio debía responder hasta dejar conforme a la desquiciada anciana. Parecía que se empecinaba en dejarlo mal parado para que la castaña se diera cuenta que no le convenía. De hecho estaba dudoso si alguna vez tuvo la intención de darle una oportunidad al novio de la nieta… El quarterback aseguraba que no.

 

 

Era la cena de noche buena, se suponía que debía ser pacifica y memorable ya que se habían reunido con su familiar querido que desde hace años que no veían personalmente pero era todo lo contrario. Parecía que en cualquier momento saldrían volando por la cabeza de todos, las ensaladas y las copas de vino. Era un desastre, mas sin embargo, la que estaba disfrutando más de la cuenta era la mamá de la chica. No paraba de sonreír y de intentar platicar amenamente de todo lo que se le cruzaba por la mente con su “futuro yerno”…. “Bueno, a Okaa-san parezco caerle bien…”- pensaba Youichi mientras oía una pequeña explicación de la “futura suegra” acerca de las habilidades de su preciosa hija pero solo hasta que interrumpió la señora inglesa para poder “meter su cuchara”…. Otra vez…

 

 

-Se ve que tienes un carácter bastante fuerte Hiruma-kun- otra vez clavó su punzantes ojos en el rubio

 

 

-Usted también Obaa-san- Youichi no la dejaría tomar las riendas esta vez. Debía adelantársele y dejarle claro que no se necesitaba de más interrogatorios ni comentarios sarcásticos, por ello le devolvió la misma mirada que ella le daba

 

 

-¿Crees que esté bien eso Mamori? Apuesto a que es tan poco demostrativo que, seguramente, ni siquiera te ha dicho lo linda que te ves esta noche ¿o me equivoco?-

 

 

-Ehmmmm…jejejejeje…. Pues…- la ojiazul responde nerviosa mientras Lucile-san esboza una leve sonrisa sintiéndose triunfadora del round

 

 

“Touché jodida anciana”- pensaba el quarterback pero, como había dicho, no la dejaría ganar esta vez… - Qué no lo mencione no significa que no lo piense- el comentario le sacó una sonrisita ladeada a Lucile-san

 

 

--A…Arigatô Youichi-

 

 

Mamori estaba sorprendida ¡Qué frase tan linda le había oído decir al capitán demonio de los Devil Bats! … La castaña estaba súper sonrojada y vergonzosa pero lo que terminó por desbordar el furioso color en sus mejillas era el sentir como Hiruma, quien estaba sentado a un lado de la ojiazul, acomodaba su mano sobre su pierna acariciándola suavemente como gesto para hacerle saber a la chica q

NOCHE BUENA by kagurami

MÁS INFORMACIÓN

El contenido original se encuentra en https://fanfic.es/viewstory.php/
Todos los derechos reservados para el autor del contenido original (en el enlace de la linea superior)
Si crees que alguno de los contenidos (texto, imagenes o multimedia) en esta página infringe tus derechos relativos a propiedad intelectual, marcas registradas o cualquier otro de tus derechos, por favor ponte en contacto con nosotros en el mail [email protected] y retiraremos este contenido inmediatamente

Top 20