Ángel Ciego 9.3 En familia a Namek

 

 

 

Resumen:

Ahora que Izbet puede ver, Kaio Shin le lleva fotografías de su pasado que le manda Yun.

Izbet, Piccolo y Yun van a Namek, ya que el niño perdió sus ganas de entrenar.

 

 

 

 

— Acá está Yun luego de volver por primera vez de Namek — dijo orgulloso el hombre verde.

— Ese viaje fue muy bueno para todos.

Ngel ciego 9 3 en familia a namek 1

RECUERDO

El pequeño escuchó que había un planeta llamado Namek donde vivía gente de la raza de su padre y Dende.

— Quiero ir — rogó a su padre tirándolo del brazo.

 

— Déjame hablarlo primero con mamá — dijo algo nervioso.

Esa noche cuando Izbet llegó al Templo Sagrado el pequeño aprovechó de hablar con ella.

— Mamá, papá va a pedirte algo, dile que sí, por favor.

— ¿Qué deseas ahora? — sonrió, todas las semanas quería algo nuevo.

— Ir al Planeta Namek.

— Mmm... voy a hablarlo con papá primero.

— Eso mismo dijo él, que conversaría contigo, por fiiiiissss, por favoooorrrrrr — suplicó con su mejor voz triste.

— Anda a jugar mientras lo vemos — el niño se fue contento, pensando que nuevamente le darían en el gusto — ¿Por qué me tiraste la pelota? ¿Quieres ir o no? — encaró a su pareja.

— Sí quiero, pero... — se le notaba muy nervioso.

— ¿Qué te complica tanto? — nunca lo había sentido así.

— Soy el único de mi raza que ha... tenido... un hijo con una mujer — por fin lo dijo.

— ¿Y cuál es el problema? — no entendía porque se ponía así.

— Tendré que explicarle al Gran Patriarca como fue que pasó — dijo Piccolo sonrojado al máximo.

— Jajaja, que exagerado, no creo que tengas que explicarle "como fue que pasó" exactamente... además que puede pasar... si quieres le digo a Yun que tengo algo importante en la oficina, y lo dejamos para más adelante.

— No. Tienes razón, no tiene nada de malo lo nuestro, aunque sea extraño para mi raza, será bueno para nuestro hijo, desde que supo que hay todo un planeta con gente como yo está muy entusiasmado con ir, tal vez así empiece a entrenar en serio, desde que aprendió a volar, no ha puesto el mismo empeño.

— Yo también quisiera que volviera a poner el mismo esfuerza de antes. Veamos la fecha, así dejaré todo listo con Jenny.

Cuando le confirmaron al niño que irían a Namek por 10 días, saltaba de gusto, también invitaron a Dende, que aceptó encantado.

— ¿Por qué estás tan emocionada mamá? Ya conoces el planeta.

— Por eso mismo estoy así, quiero ver a mis amigos, sobre todo a Jattyta, es un niño muy alegre de quien me hice muy cercana cuando fui, es del Clan Dragón, tiene grandes poderes. Quiero llevarle algunas cosas — Yun miró molesto, pero no dijo nada.

Cuando llegaron con Goku a su destino, sus habitantes los recibieron felices.

— Que bueno tenerlos de nuevo con nosotros — saludó el Gran Patriarca al grupo.

— Gracias Gran Patriarca ¿Podemos quedarnos como la otra vez? — preguntó la mujer ciega.

— Por supuesto.

— Entonces me voy, nos vemos en 10 días. Adiós — Goku se teletransportó a la Tierra.

 

— ¿Y quién es este jovencito? — preguntó el líder del lugar.

— Mucho gusto, soy Yun Supay — inclinó la cabeza y le pasó la mano.

— El gusto es mío — le respondió el saludo.

— Gran Patriarca él es... — Piccolo no pudo terminar la frase, estaba muy complicado.

— Mi hijo — se le adelantó Izbet para ayudarlo — desde que supo de ustedes, quería venir a conocerlos.

Entonces llegó Jattyta, que abrazó muy fuerte a su amiga.

— ¿Cómo estás? — preguntó emocionado.

— Bien. Quiero presentarte a mi hijo. Yun, él es Jattyta, de quien te hable.

— Hola — saludo de no de muy buen gusto el recién llegado, el otro era al menos una cabeza más alto que el niño terrestre.

— Hola — le devolvió el saludo, pero su atención se centró con Izbet — quiero mostrarte todo lo que puedo hacer ahora.

— Yo también quiero poder entrenar contigo, Piccolo — dijo Tochat que venía llegando — he aumentado mucho mi nivel en este tiempo.

— Primero que todo, lleven a Izbet y su hijo a instalarse ¿Trajó una casa? — preguntó el Gran Patriarca.

— Sí ¿Puede ser en el mismo lugar que antes? Así no me costaba moverme, todavía me acuerdo de las ubicaciones.

— Claro. Nos vemos más tarde.

Se fueron la madre, Yun y los dos jóvenes namek, Piccolo y Dende se quedaron para conversar a solas con el hombre mayor.

— Gran Patriarca, quisiera hablar algo con usted — dijo Piccolo.

— Le escucho — le sonrió amable el Gran Patriarca.

— Es sobre el padre de Yun.

— Debe ser una buena persona, qué pena que no vino, me imagino que es un poderoso guerrero humano — especuló el soberano del planeta.

— Bueno, es un gran guerrero, pero no humano — dijo Kami Sama, también nervioso.

— ¿Es de la raza de Goku?

— No — volvió a responder Dende, escueto.

— Yo soy su padre — dijo Piccolo por fin.

— Entonces... ustedes... eeeehhhh... — se notaba que estaba complicado.

— Le contaré... — le explicó resumidamente la historia de su relación con Izbet.

— Ya veo. Cuando vinieron note que se llevaban muy bien, como compañeros de casa — dijo sonriendo bonachón el Gran Patriarca.

— ¿Compañeros de casa? — preguntó el namek terrestre.

— A veces olvido que no conoce todas nuestras costumbres, como ve vivimos dos adultos y dos niños por casa, los adultos van a vivir con el que tengan más afinidad, con quien se sienten totalmente cómodos, eso mismo vi en ustedes esa vez.

— Gran Patriarca, Yun crece como los del Clan Guerrero y al parecer tiene grandes poderes, hace dos semanas aprendió a volar, pero desde ese momento ya no muestra el mismo interés en entrenar, es otra de las razones por las que lo trajimos, para ver si al conocerlos puede motivarse.

— Es un niño muy simpático y fuerte, estoy seguro que tendrá grandes habilidades como ustedes. Mis felicitaciones a ambos, debo ir a ver algo, nos vemos más tarde.

Piccolo y Dende se reunieron con los demás más aliviados.

— ¿Cómo te fue con el Gran Patriarca? — preguntó Izbet al sentirlo a su lado.

— Mejor de lo que pensaba — reconoció contento Piccolo.

 

— Si él lo tomó así, no tienes por qué preocuparte por los demás

— ¿Iz? — Jattyta quería pedirle un gran favor.

— ¿Dime cariño?

— ¿Podría quedarme contigo como la otra vez?

— Ahora no se podrá, te acuerdas cuando conversamos sobre cómo se relacionan las personas adultas en la Tierra, cuando están enamoradas.

— Sí, al principio no entendí bien — recordó como por equivocación le pidió matrimonio sin saber que era, cuando solo quería pedirle que fueran amigos por siempre.

— Es que ahora duermo en las noches con el padre de mi hijo.

— Pero no él vino, no vi ningún humano con ustedes.

— El papá de Yun es Piccolo.

— Eeehhh... su papá...

— ¿Es muy raro? — preguntó ella al sentirlo así.

— No... sí... no sé... — respondió tartamudeando — ahora entiendo porque el color de su piel es parecido al de nosotros. Nails Trends

Pasaron algunos días, Yun cada vez estaba más molesto cuando veía a su madre con Jattyta, o a Piccolo con Tochat.

— ¿Qué tal si practicamos? — propuso el guerrero joven a la pareja de la Tierra una tarde.

— Jattyta ¿Puedes llevar a Yun a conocer el planeta?

— Por supuesto — se alegró de que así podría conocer mejor al hijo de su amiga.

— Yun, papá y yo entrenaremos un poco con Tochat, ve a pasear con Jattyta.

— Prefiero quedarme cerca de ustedes — dijo algo molesto.

— Anda mi amor, siempre dices que te aburres mientras nos esperas, así podrás distraerte.

— Bueno mamá.

Ya volando, Jattyta trató de hacer conversación, pero el terrestre iba callado.

— ¿Qué te pasa? — ya se aburrió de la actitud del otro - de que llegaste note que te enojas cuando estoy presente.

Yun no quería decir nada.

— Te estoy hablando.

— No me gusta que estés cerca de mamá.

— ¿Por qué? — no se esperaba esa respuesta.

—Es MI mamá, no la tuya.

Sin darse cuenta llegaron a un lugar con flores rojo fuerte, cuando Jattyta se dio cuenta, tomó al otro pequeño de la mano y trató de alejarlo.

— Vámonos — lo tironeo.

— Que miedoso, son sólo plantas.

— Muy peligrosas, puedes morir si te toca su polen, la única cura es hacer un antídoto con los pétalos, pensábamos que no quedaba ninguna.

El terrestre se acercó volando rápidamente, hacía como que tocaría las flores y luego se alejaba, Jattyta trataba de detenerlo, lamentablemente Yun perdió el control y se fue derecho al campo florido, el namek se puso en su camino, pero no logró evitar que ambos cayeran en medio, quedaron llenos de polen, cuando estuvieron en terreno abierto, el mayor empezó a perder las fuerzas, cayó al suelo, Yun sólo estaba mareado, por el momento.

— ¿Por qué hiciste eso? — le preguntó el terrestre al otro.

— No podía dejar que te pasara algo malo, Iz confió en mí para cuidarte, y a pesar de lo que me dijiste me caes bien — le sonrió.

— Tengo que llevarte con los demás — se desesperó el visitante.

Acomodó al namek en su espalda, no tenía fuerzas para volar, así que optó por caminar, antes de irse, guardó varios pétalos en su chaqueta.

 

— Déjame... solo puedes llegar más rápido y vuelven por mí — sugirió Jattyta.

— No, llegaremos juntos, si hubiera entrenado como debía...

— ¿Por qué no quieres hacerles caso a tus padres? Te he visto y no te esfuerzas.

— No tienes idea la presión que siento por ser el hijo de dos grandes guerreros, Goten y Trunks sólo quieren ver que tanto he aprendido, Gohan siempre me compara con él cuando tenía mi porte - se detuvo a descansar un momento y siguió caminando - la noche que pude volar escuche a mis padres hablar, mamá espera que genere alas como ella, papá en cambio quiere que aprenda alguna de sus técnicas; por eso no quiero seguir, tengo miedo de fracasar, y que alguno de ellos se ponga triste.

— Ellos nunca se desilusionarían de ti, incluso si sólo pudieras volar, te amarían igual... son estrictos y se molestan contigo, porque ven que no pones de tu parte cuando quieren... — en ese momento cayó inconsciente.

Yun se desesperó, concentró su ki, alrededor de su cuerpo apareció un halo plomo, voló a donde estaba la energía de sus padres, estos al sentir el incremento fueron a su encuentro, Tochat fue con ellos. 

Cuando se encontraron con Yun, este bajo al piso, dejó en el suelo a Jattyta, y sin fuerzas se dejó caer, por suerte su padre lo tomó en sus brazos.

— ¿Qué les ocurrió? — preguntó angustiado el guerrero.

El pequeño terrestre no tenía fuerzas para hablar, sacó de su chaqueta los pétalos de la flor, se los pasó y cayó también desmayado.

— Hay que llevarlos a la aldea, el polen de esta flor es mortal si no se aplica el antídoto a tiempo, menos mal que trajo los pétalos. Apurémonos — volaron lo más rápido que pudieron con los niños.

Algunas horas después por fin despertó Yun.

— Que bueno que ya estás consciente — se alegró su madre.

— Lo siento, todo fue culpa mía — no iba a mentir más.

— ¿Qué pasó? — preguntó el namek terrestre a su hijo.

— Es que yo... — contó lo que pasó y que Jattyta trato de salvarlo.

— ¿Por qué hiciste una estupidez así? — lo recriminó su padre.

— Estaba celoso de él, pensé que mamá lo quería más que a mí porque tiene poderes; al igual que tu papá, tal vez quisieras que Tochat fuera tu hijo y no yo.

— ¿Qué te hace pensar eso? — se asombró Piccolo de la respuesta.

— Los escuché la noche que aprendí a volar, los dos querían que pronto desarrollará alguno de sus poderes, no quiero desilusionarlos.

— Sólo nos decepciona que no te esfuerces en los entrenamientos... lamentamos que nuestra ansiedad te haya hecho sentir de esa manera ¿Verdad, Piccolo?

— Así es.

— Lo siento papá, pero como tú y mamá son guerreros, y yo no tengo casi poderes...

— Eso no es verdad — le rebatió su padre — cuando volaste con Jattyta en tu espalda, tu ki estaba muy alto.

— Quería ayudarlo, nada más... ahora ustedes me harán entrenar más — se mostró angustiado.

— No te obligaremos si no quieres. Te amamos incondicionalmente hijo — dijo el padre.

— Gracias por entenderme, tenía miedo que se enojarán si les decía esto — suspiró aliviado — ¿Cómo está Jattyta?

— Bien, él necesita descansar más, tú solo eres medio namek, por eso no te afectó tanto el polen — le tomó la cabeza su madre para animarlo.

— ¿Puedo quedarme con él? Quiero cuidarlo hasta que esté mejor.

— Bueno — aceptó sonriendo su padre al ver que demostraba genuina preocupación por el otro niño.

Al anochecer del siguiente día, por fin el pequeño namek despertó.

— ¿Está bien Yun? — recordó que el otro iba llevándolo, luego todo fue oscuridad.

— Sí — le respondió Izbet que estaba también a su lado.

— Esto fue mi culpa — trato de mentir para salvar al otro.

— Agradezco tu gesto — le sonrió la mujer — no es necesario, Yun nos contó todo.

— No quería que te molestaras con él.

— Tranquilo, todo está bien... amigo — le dijo contento el niño terrestre — desde mañana entrenare con papá y mamá, cuando puedas levantarte ¿Quieres venir a verme?

— Claro amigo — se alegró que el niño haya decidido seguir practicando con sus padres.

A partir de ese momento se volvieron inseparables, incluso el pequeño namek se quedó en la habitación de Yun los días que faltaban para volver a la tierra.

FIN DEL RECUERDO

 

— Desde ese momento siempre dijo que Jattyta era su hermano mayor — sonrió la mujer al verlos en las fotografías.

— Me alegro que al final todo haya salido tan bien.

— Era sólo la inseguridad de Yun la que lo hacía comportarse así.

— Nunca pensé que se sintiera de esa manera — reconoció el padre.

— Igual yo, inconscientemente lo presionamos demasiado.

— Cuando se relajó, sus poderes se incrementaron rápidamente.

— Me sorprendió el gran ki que desarrolló.

— ¿Por qué? Es mi hijo, y como yo es un gran guerrero — dijo orgulloso el namek.

 

FIN

 

Ángel Ciego 9.3 En familia a Namek

Izbet, Piccolo y Yun van a Namek, ya que el niño perdió sus ganas de entrenar. Ahora que Izbet puede ver, Kaio Shin le lleva fotografías de su pasado que le

fanfic

es

https://fanfic.es/static/images/fanfic-angel-ciego-9-1328-0.jpg

2023-01-10

 

Ngel ciego 9 3 en familia a namek 1
Ngel ciego 9 3 en familia a namek 1

Si crees que alguno de los contenidos (texto, imagenes o multimedia) en esta página infringe tus derechos relativos a propiedad intelectual, marcas registradas o cualquier otro de tus derechos, por favor ponte en contacto con nosotros en el mail [email protected] y retiraremos este contenido inmediatamente

 

 

Top 20