Next song. by Tsunade Hime

Fanfics en EspañolEl sitio de referencia de los fanfics en español, con miles de fanfics gratis y en español

 Next song. by Tsunade Hime
Summary:

Sakura y Hinata vivieron en Londres dos años, alejándose del sufrimiento que les habían causado en Konoha, su ciudad natal. Pero como todo debe afrontarse, están listas para volver, a dar la cara a ese pasado de dolor, haciendo lo que a ellas también más les gusta, lo único que les da felicidad… cantar.

Sasuke y Naruto, viven el sueño de cualquier adolescente. Son famosos a nivel nacional haciendo lo que más les gusta hacer… cantar con sus amigos, en su banda famosa Ninja storm.

Konoha dividida en tres grandes academias de canto, dirigidas por los tres legendarios y grandes cantantes una vez conocidos como los “Legendarios Sannins”

Un festival en el que compiten bandas.

Misterios del pasado por resolver y sobre todo… historias de amor detrás de cada uno de ellos, siempre esperando, a la próxima canción.



Categories: ANIME/MANGA, NARUTO Characters: Asuma Sarutobi, Dan, Deidara, Gaara, Hanabi Hyūga, Hiashi Hyūga, Hinata Hyūga, Ino Yamanaka, Itachi Uchiha, Jiraiya, Kabuto Yakushi, Kakashi Hatake, Kankurō, Kiba Inuzuka, Konohamaru, Kurenai Yūhi, Maito Gai, Moegi, Naruto Uzumaki, Neji Hyūga, Rock Lee, Sai, Sakura Haruno, Sasori, Sasuke Uchiha, Shikamaru Nara, Shino Aburame, Temari, Tenten, Tsunade, Udon, Yamato

Generos: Drama, Humor/Parodia, Romance, Songfic

Advertencias: Lemon, Lenguaje Obsceno, Muerte de un personaje

Challenges:

Series: Ninguno

Chapters: 2 Completed: No Word count: 7203 Read: 1490 Published: 14/12/2012 Updated: 30/07/2013
Summary:

Sakura y Hinata vivieron en Londres dos años, alejándose del sufrimiento que les habían causado en Konoha, su ciudad natal. Pero como todo debe afrontarse, están listas para volver, a dar la cara a ese pasado de dolor, haciendo lo que a ellas también más les gusta, lo único que les da felicidad… cantar.

Sasuke y Naruto, viven el sueño de cualquier adolescente. Son famosos a nivel nacional haciendo lo que más les gusta hacer… cantar con sus amigos, en su banda famosa Ninja storm.

Konoha dividida en tres grandes academias de canto, dirigidas por los tres legendarios y grandes cantantes una vez conocidos como los “Legendarios Sannins”

Un festival en el que compiten bandas.

Misterios del pasado por resolver y sobre todo… historias de amor detrás de cada uno de ellos, siempre esperando, a la próxima canción.



Categories: ANIME/MANGA, NARUTO Characters: Asuma Sarutobi, Dan, Deidara, Gaara, Hanabi Hyūga, Hiashi Hyūga, Hinata Hyūga, Ino Yamanaka, Itachi Uchiha, Jiraiya, Kabuto Yakushi, Kakashi Hatake, Kankurō, Kiba Inuzuka, Konohamaru, Kurenai Yūhi, Maito Gai, Moegi, Naruto Uzumaki, Neji Hyūga, Rock Lee, Sai, Sakura Haruno, Sasori, Sasuke Uchiha, Shikamaru Nara, Shino Aburame, Temari, Tenten, Tsunade, Udon, Yamato

Generos: Drama, Humor/Parodia, Romance, Songfic

Advertencias: Lemon, Lenguaje Obsceno, Muerte de un personaje

Challenges:

Series: Ninguno

Chapters: 2 Completed: No Word count: 7203 Read: 1490 Published: 14/12/2012 Updated: 30/07/2013
Story Notes:

Parejas principales: Naruhina, Sasusaku.

Parejas secundarias: Saino, Nejiten, Gaamatsu, Shikatema entre otras.



Los personajes no me pertenecen. Son del anime Naruto y Naruto Shippuden creados por Masashi Kishimoto.

Story Notes:

Parejas principales: Naruhina, Sasusaku.

Parejas secundarias: Saino, Nejiten, Gaamatsu, Shikatema entre otras.



Los personajes no me pertenecen. Son del anime Naruto y Naruto Shippuden creados por Masashi Kishimoto.

Primer encuentro. by Tsunade Hime
Author's Notes:

Su primer encuentro, es bastante general, el primer capitulo de este fic que lo estuve pensando mucho, OJALA LES GUSTE ^^ Lo voy a seguir cuando termine mi fic Konoha en Paz :)

Author's Notes:

Su primer encuentro, es bastante general, el primer capitulo de este fic que lo estuve pensando mucho, OJALA LES GUSTE ^^ Lo voy a seguir cuando termine mi fic Konoha en Paz :)

Volver… Regresar… Afrontar… Un lugar que habíamos dejado, luego de haber sufrido tanto.

-          Konoha… – Susurro Hinata al tiempo que empacaba sus cosas. Entre tristeza y alegría. La segunda por volver a ver a su padre, a su primo y a su pequeña hermana – Hanabi – Saco el último portarretrato de su armario y miro su fotografía. Su hermana tenía apenas once años cuando ella dejo Konoha para vivir dos años en Londres junto con Sakura - ¿Su cabello habrá crecido? ¿Tendrá la misma estatura? – Se preguntaba a sí misma. Ellas se habían ido… alejándose de los problemas, del dolor que les habían causado. Por ello también su tristeza ¿Estaría lo suficientemente dispuesta a enfrentarlos?

-          Vamos ya deja esa cara – Le dijo su mejor amiga, ya hermana que le tendía un vaso de café.

-          Lo sé, es que me cuesta pensar que tendremos que volver. ¿Qué tal si nadie lo ha olvidado? – Decía triste, sujetando el cálido contenedor de café que le había dado su mejor amiga, casi hermana.

-          Lo que hay que cuestionarse es si tú lo olvidaste Hinata – Miraba hacia la puesta de sol desde su habitación en el último piso del The Trafalgar hotel en Londres. – Si para ti eso ya no tiene importancia, entonces no deberías de sentirte mal ni temer a nada – Bebía tranquilamente y la miro a su “hermana”.

Hinata solo la miraba con admiración al hablar, Sakura siempre fue más fuerte que ella y más aún que habría sufrido tal vez un poco más. Se las amaño para seguir adelante y la apoyaba en sus momentos de mayor tristeza. Como siempre lo hizo, desde que tenían uso de razón. Decidió ser fuerte, por ella y por su familia que tanto extrañaba en Konoha, Japón. – Tienes razón Sakura san.

-          ¡Esa es la actitud que me gusta! – Añadió con el puño en alto. – Ahora iré a bañarme, los pasajes están sobre la mesa y… Bueno creo que eso es todo.

-          Espero algún día ser como tú… Sakura – Pensó para luego guardar sus últimas pertenencias. Londres formaría parte de un simple refugio en el que ella solo iría a hacerse más fuerte.

El día era caluroso, y en Tokio la aglomeración de gente hacia de Naruto estuviera fuera de sí mientras caminaban hacia las oficinas de una de las tantas empresas que querían representarlos a ellos y a su banda. Todas o bueno no todas pero si la mayoría de las mejores querían tener la oportunidad de una firma discográfica con ellos Naruto, Sasuke y su banda Ninja Storm compuesta por sus mejores amigos que habían comenzado hacía apenas dos años. Se hicieron famosos en casi todo el país al presentarse en los festivales de Konoha, su pueblo natal, donde ellos solo hacían lo que mejor sabían hacer – Saaaaaaaasuke, Sasukito, Sasuuuuke kun – Le molestaba al pelinegro que iba delante de él haciendo poses de chicas que lo acosaban.

-          ¿¡Y ahora que mierda te pasa!? – Grito ya alterado de venir todo el camino escuchando las quejas de su amigo.

-          ¿Por qué estamos aquí? ¿Cuánto falta? ¡Tengo hambre dattebayo! – Dicho esto tapo su boca dándose cuenta de su error.

-          Dobe… - Dijo al borde de un ataque de ira al notar que la gente se dio vuelta al reconocerlo.

-          ¡Miren chicas! ¡Es Naruto kun!

-          ¡Kya! ¡Sasuke kun!

-          ¡Quiero tu autógrafo Naruto!

-          ¡Sasuke te amo!

Ambos comenzaron a correr, tenían que admitirlo, era estúpido ir caminando pero la fama y lujos se les hacían incomodos, solo querían vivir lo normal y disfrutar de la música bueno… por lo menos Sasuke – Tenías que aguantar solo diez minutos sin decir esa estúpida palabra – Corría a todo dar hacia la discografía que ya le quedaban media cuadra por recorrer.

-          ¡No puedo evitarlo teme, está en mi decirlo dattebayo! – Exclamaba al mismo tiempo que seguía los pasos de Sasuke hasta que se refugiaron en las puertas de la discografía. Rápidamente ingresaron a ese lugar ya que el guardia vio que estaban en apuros.

Mientras tanto en Londres, Hinata y Sakura ya estaban a punto de despegar a Tokio y de allí tomar otro vuelo hacia Konoha.

-          Odio las azafatas – Decía la pelirrosa mientras tocaba con insistencia el botón para llamarla - ¡¿Qué debe hacer alguien para que le traigan una almohada?! – Ya harta de que nadie la atendiera.

-          ¿Puedo ayudarla señorita? – Pregunto un chico bastante bonito, su cabello era largo y rubio con ojos verdes.

-          Si, quisiera una almohada por favor – Le dijo con voz un poco más suave, debía admitirlo, su debilidad eran los chicos bien parecidos.

-          ¿Y para usted? – Dijo mirando a Hinata – Bella señorita – Susurro seductor.

-          Estoy bien, gracias – Le dijo enfocada en su libro sin voltear, los chicos rubios, la ponían nerviosa. Era la marca que le habían dejado.

-          Hinata eres una chica muy especial – Pensaba su hermana que reía nerviosamente. No la culpaba, ella afronto muchas cosas en Japón al igual que ella pero por alguna razón a la peliazul le costaba más reponerse… Su linda sonrisa, se había desvanecido. – El que te saque carcajadas como las de antes… debe ser una gran persona – Dijo para sí misma y luego suspirar.

-          Aquí tiene su almohada señorita – Le dijo el azafato.

-          Gracias – Sonrió. Luego se giró a su hermana - ¿Qué lees? – Se acercó curiosa.

-          No te interesaría – Le respondió amablemente. Ella podría no sonreír a menudo pero su dulce voz denotaba su buen o mal humor.

-          ¿Y tú qué sabes? – Le dijo quitándole el libro.

-          Eres una abusiva – Exclamo tratando de quitárselo.

Sakura sonrió, su hermana era más inofensiva que una hormiga y hacerse la brabucona con ella era su hobby preferido. Luego del canto, el baile, el aikido y la medicina colocaría el molestar a la peliazul en quinto lugar. Mmm no mejor el sexto, ver chicos bonitos era su gran afición también aunque ya no era tan tonta como antes. – Ya ya… tómalo. – Se recostó en su silla apoyándose en su almohada – He leído libros en ingles estos dos años pero tu pasión por esas historias de siglos pasados, en inglés y con esas palabras que ya ni siquiera existen de veras me impresionan.

-          Bueno, debo decir que el inglés es mi idioma preferido – Dijo y una leve elevación de la comisura de sus labios formaron una pequeña sonrisa.

-          ¡Vaya! Hace mucho tiempo no te veía sonreír. Desde que vimos como Judith cayo de su asiento el ultimo día de clases – Decía sonriente.

-          Tratare de sonreír un poco más si eso te hace feliz – Le dijo esta vez sonriendo casi mostrando sus dientes.

-          ¡Oye nos harás topar con una tormenta!

Sakura era muy especial para ella. Fuerte, bonita y segura, la única persona que la hace reír. – Ojala pudiera hacerlo… de la misma manera que tú… Sakura… nee san – Pensaba cuando otra vez forzaba sus sonrisas para tratar de hacer feliz a su hermana.

Ya habían pasado casi cinco horas.

-          ¡Oye teme! ¿Crees que está bien la decisión que tomamos? – Decía el rubio mirando la televisión, sin importarle mucho la respuesta.

-          Es una de las empresas más importantes… Según Shikamaru esto estaría bien para ganar algo de dinero… Un recital aquí para Navidad estaría bueno y podría ser un gran paso para ti – Ya acostado en su cama, harto de que Naruto le preguntara lo mismo todo el tiempo le respondió calmadamente – Ahora déjame dormir el vuelo es mañana temprano.

-          Ya quiero comer ramen de Ichiraku dattebayo – Dijo apagando la televisión y tirándose en su cama – Que raro que no hayas traído a ninguna chica aquí.

-          ¿Raro de mí? Desde que estás soltero tienes sexo con lo que camine así que no me molestes. Estoy cansado.

-          ¡¿A qué te refieres con eso dattebayo?!  Yo solo doy lo que mis fans me piden – Dijo algo ofendido. Aunque era verdad, últimamente había conocido muchas chicas, su fama no hacía más que incrementar. De sus pequeños conciertos en Konoha hasta grandes ciudades como Iwagakure, Kumogakure y hasta Sunagakure. Desde que termino con Shion pensaba que la mejor manera de olvidarla seria con mujeres… mujeres y música obviamente.

-          Debemos terminar la canción… - Dijo Sasuke. Sabía que estaría recordando a su ex novia y la verdad es que nunca lo había visto tan triste desde que había terminado con ella.

-          Ah sí… es verdad… tengo unos avances pero no es mucho – Le contesto volviendo a la normalidad.

-          Hmm… cuando volvamos lo haremos mejor, la ayuda de Gaara es buena en estos momentos – Ahogando esas últimas palabras en un bostezo. – Ya duérmete.

-          Si… eso haré – Apago su velador, se puso de costado mirando a la ventana, ya que su cama estaba al lado de esta, mientras pensaba - ¿Existirá alguien… Que me haga olvidar a Shion?

La peliazul estába dormitando, esperando a que ese vuelo hacia Tokio termine, pensaba - ¿Ya lo habré olvidado?

Estornudó, de la nada, volviendo a su casa junto con su amigo – Alguien debe estar pensando o hablando mal de mí hmm – Refunfuño tocando su nariz.

-          Prepárate, porque nuestras ex noviecitas… Están volviendo – Le dijo esbozando una pequeña sonrisa de maldad.

Todo se movía a su alrededor, su sueño de vivir en Londres en el siglo XVII poco a poco se desvanecía.

-          ¡Oe! ¡Hinata! Despierta ya – Le insistía a su hermana.

Todo a su alrededor también parecía tornarse cada vez menos agradable, su sueño de él en un gran concierto con sus amigos, cientos de millones de personas se desvaneció luego de caer al suelo.

Sasuke sostenía el colchón hacia arriba para luego ponerlo en su lugar – El vuelo sale en dos horas.

Ya en el aeropuerto de Tokio, la pelirrosa suspiro, no pudo pegar un ojo anoche. Ella también estaba preocupada, el saber que podía volver a verlo hacia que su estómago se retuerza… del asco. Suspiro. Eso no la llevaba a nada pero no podía evitar odiarlo, ese chico había destruido su vida y la de su hermana y se lo haría pagar de algún modo. A él y a quien ella sabía de muy buena fuente quien era la mente maestra detrás de todo. Sintió como su boca iba ensuciándose de solo asomar la maldita palabra que contenía ese nombre tan hostil – Karin… - Apretó sus puños y dientes con rabia.

-          ¿Sakura? – Le susurro suavemente, la vio muy pensativa.

-          Hinata ¿Dónde estabas? – Le dijo sonriendo, no quería que se diera cuenta que estaba preocupada o de seguro se deprimiría también. Debía ser fuerte por su hermana.

-          Fui por café – Le tendió el vaso con café doble y fuerte como sabía que a su hermana le gustaba.

-          Gracias, el vuelo sale en un par de horas – Le sonrió.

-          Lo sé, al parecer viene alguien famoso – Le dijo mirando de reojo mientras bebía su café.

-          ¿Por qué lo dices? – Pregunto curiosa – Espero sean hombres, y que sean muy lindos – Le dijo fijando su vista en el montón de chicas con pancartas.

-          Naruto y Sasuke – Logro leerlo, se le hacía conocidos esos nombres.

-          Ninja storm – Dijo Sakura. - ¿Quiénes serán? – Se preguntó a sí misma.

Todavía empacando Naruto se volvía loco porque no llegaba a desayunar - ¡Sasuke! ¡¿Dónde está mi camisa naranja?!

El pelinegro bebía café mientras lo miraba – Eres tan idiota ¡Te dije que ordenaras ayer! ¡Arréglatelas solo!

Naruto refunfuño un par de maldiciones hacia su amigo - ¡Oh aquí esta! – Luego se volteo a Sasuke al ver que lo llamaban.

-           Si… oh está bien… Bueno, está bien, no importa, está bien. Adiós. – Cerró el celular y suspiro.

-           ¿Quién era?

-          Hanzo…

-          ¿Y qué quería?

-          Dijo que mando una limosina para que nos lleve al aeropuerto.

-          ¿Ah? ¿Y eso por qué?

-          Por tu culpa

-          ¿Qué? ¿Y yo ahora que hice? – Dijo sintiéndose ofendido.

-          Si no fuera por tu estúpida manera de hablar nadie se hubiera dado cuenta de que estamos aquí.

-          Ay sí, pero si vamos en un auto enorme y lujoso nadie se dará cuenta que estamos aquí.

-          Dijo que se sentía culpable de que atravesáramos por estos problemas al venir a hablar con él – Volvió a suspirar. – Sabía que tendría que venir con Shikamaru.

-          ¡Oe! – Le grito sintiéndose más ofendido. – Esta bien, pero diles que no nos aparque justo en la entrada.

-          Dice que ya hay muchas chicas esperándonos, es obvio que no lo hará pero al llegar al avión tendremos que ir a pie. De todos modos vamos a tener que toparnos con las fans – Dijo mirando hacia su ventana.

-          No es que me moleste, es solo que somos nosotros dos dattebayo, así se hará más pesado – Decía guardando sus cosas.

-          Te pasa por dobe – Dijo saliendo de la habitación – Te quedan 15 minutos para terminar o me iré solo.

-          Tienes 15 minutos o me iré solo – Decía imitándolo de mala manera.

Ya era casi la hora de abordar.

-          Genial, iremos en primera clase ¡Hiashi es genial! – Dijo contenta.

-          No pensé que nos pagaría primera clase – Dijo sonriendo.

-          Vaya, sonríes de a poco.

-          Es que ya quiero verlos – Aun sonriendo.

-          Si… yo también quiero verlos…

-          ¡Kyaaaaa! ¡Sasuke kun!

-          ¿Qué ha pasado? – Pregunto Hinata exaltada.

-          Parece que las estrellas llegaron – Dijo yendo hacia el lugar mientras tomaba a su hermana por las muñecas.

-          ¡Te amo Naruto kun!

-          No puedo verlos – Decía Sakura tratando de saltar. – Solo veo una cabeza rubia.

-          Yo puedo ver a alguien con el cabello negro – Dijo la peliazul por su lado.

-          Oye ten cuidado – Le dijo la ojiverde a una chica frente a ella que casi la golpea con su cartel.

-          Lo siento mucho – Se disculpó.

-          ¿Quiénes son? – Aprovecho para preguntarle.

-          ¿No los conoces? ¿En dónde vives? ¿Otro continente? – Le pregunto irónicamente.

-          Algo así – Sonrió algo nerviosa.

-          Son los vocalistas de Ninja Storm, Uzumaki Naruto y Uchiha Sasuke ¡Kya! – Grito.

-          No los conozco viví los últimos dos años en Londres – Le dijo.

-          Bueno, Sasuke es mi favorito, aquí tengo su fotografía autografiada de la vez que fui a verlos en Konoha – Le sonrió.

Sakura nunca había visto tanta belleza y perfección junta en una sola imagen, en una sola persona – Vaya… es… muy lindo – Dijo en voz baja – No puede ser – Puso su mano en su mejilla – Me sonroje al solo ver su fotografía.

-          Es la reacción que todas tenemos – Dijo la menuda chica con la que hablaba al ver su rostro ruborizado.

-          ¡Su atención por favor! ¡Prepárense para abordar el vuelo a Konoha! – Se escuchó la voz por el parlante.

-          Vamos… Naruto – Le dijo Sasuke firmando el último autógrafo.

-          ¡Adiós fue un placer volver a verlas! – Dijo el rubio saludando con una sola mano y echándose a correr.

-          No pude verlos – Le dijo Hinata a su hermana.

-          Yo pude ver la del chico de cabello negro, bueno… solo una imagen, es muy lindo – Dijo sonriendo.

-          Vaya… a de ser muy galán porque te ruborizaste un poco – Dijo sin inmutarse mucho. Su hermana siempre actuaba así pero solo pensó que le pasaba al ver alguna fotografía de Tsuruga Ren. Ese chico de cabello oscuro tenía que ser todo un adonis.

-          Ya vámonos, nuestro avión nos espera – Dijo contenta.

Ya acomodadas en sus asientos junto con casi todas las personas. Bueno, unas pocas, Konoha era un lugar muy visitado, pero ellas estaban en primera clase y Sakura no iba a desperdiciarlo. - ¿Por qué demonios ninguna viene a atenderme? – Decía tocando el botón.

Han de ser 5 no… 6 azafatas alrededor de ellos.

-          ¿Necesita algo Naruto san?

-          Sasuke sama ¿Qué quiere comer?

-          Muchas gracias, ya me dieron todo lo que necesitaba – Le respondió con una radiante sonrisa a las chicas a su alrededor que no pudieron evitar suspirar al verlo. Tres se habían marchado después de ello, mientras otras tres revoloteaban por Sasuke.

-          No necesito nada – Respondió fríamente. Odiaba que las mujeres se vendieran tan fácilmente, aunque a más de una le correspondió. No porque sintiera algo sino porque necesitaba “Descargar tensiones con ellas”.

Luego de ello, dos se habían ido pero una de bonita figura, esbelta, cabello ondulado y ojos cafés le dijo – Bueno, si necesitas algo… en 15 minutos estaré en el baño.

-          ¡Demonios! – Decía insistente con el botón.

-          Están todas reunidas allí, han de ser personas importantes – Le dijo a su hermana.

-          Disculpe el retraso señorita – Dijo una azafata con el cabello oscuro, que se puso del lado de Hinata.

-          No se preocupe ¿Por qué se tardaron tanto? – Le pregunto.

-          Es que nos dejamos llevar, somos muy fans de Ninja storm.

-          ¿Ninja storm? – Repitió la pelirrosa.

-          Así es, yo no soy muy fan pero les pedí un autógrafo para mi hermana, a ella le gusta mucho Naruto san – Les dijo sonriendo. Parecía una buena chica. – Oh Suzume, Saito san te está llamando – Le aviso, a la azafata de cabello ondulado y ojos cafés.

-          ¿Y ahora que quiere? – Decía mirando al frente, yendo hacia el hombre alto que la llamaba.

-          Quisiera saber ¿A qué hora será el almuerzo? – Pregunto la kunoichi de cabellos rosados.

-          Creo que mi compañera los traerá en unos 20 minutos – Le sonrió amablemente.

-          Quisiera un refresco entonces ¿Quieres algo Hinata? – Se dirigió a su hermana.

-          Solo un té – Respondió amablemente.

-          Enseguida. – Obedeció y fue a cumplir su oficio.

-          Supongo que iré al baño – Dijo pero se quedó en su asiento mirando al frente.

-          ¿Quieres verlo? – Decía Hinata sacando su mp4 de su cartera.

-          ¿A qué te refieres? – Dijo exaltada.

-          A ese chico de la banda con el cabello negro – Le respondió ingenua.

-          Bueno… Es que era muy lindo, debiste ver esa foto… ¿Creerá que soy una de sus molestas fans si voy a hablarle? – Le pregunto a su hermana.

-          Yo creo que ya deben de tener bastante luego del acoso de las azafatas – Dijo dispuesta a ponerse sus auriculares.

-          Bien… Iré al baño. – Se puso de pie y se dirigió hacia atrás donde se encontraban.

Naruto tenía su antifaz de dormir puestos - ¿Iras Sasuke? – Le pregunto.

-          ¿A dónde? – Respondió con otra pregunta sin darle mucha importancia.

-          ¿Cómo que a dónde?

-          No me gustan las mujeres fáciles y lo sabes.

-          Estas muy gruñón, a lo mejor lo necesitas. – Sonrió para luego tomarse la cabeza - ¡Oye! ¿Qué haces? Información turistica para viajar a Lloira y sus castillos Castillos de Lloira

-          ¡¿A ti que te importa lo que yo hago o dejo de hacer?! – Grito y luego sonó su celular. Lo miro y luego lo apago.

-          ¿Quién era? – Pregunto acomodándose su antifaz.

El pelinegro miro con enojo hacia el móvil y golpeo con fuerza a su costado.

Su amigo sabía que era lo único que podía ponerlo así - ¿Qué quería?

Sasuke se levantó de su asiento y fue hacia el pasillo – Iré a “Descargar tensiones”.

El rubio solo sonrió y se quitó su antifaz para darse la vuelta y ver…

https://www.youtube.com/watch?v=A3d1yhOpdU4

Caminaba a paso firme hacia el baño, estaba enojado – Maldito Itachi – Dijo en su mente.

Se lavaba la cara, estaba nerviosa, tener que llegar, afrontarlo todo y a la vez no aparentar nada.

Cerró los ojos y se dejó llevar por su canción favorita, de su artista favorita. Volver y tener que verlo ¿Esos sentimientos estarán allí? O peor aún… ¿El mismo sufrimiento seguirá allí? Quería ver a su familia, amigos, a todos, pero tener que volver a verlo y revivir esos momentos de tristeza hacían que su corazón se oprimiera. Con la mirada vacía hacia el frente, se dejó llevar por la música, sin notar que alguien la estaba mirando.

Se quedó estático ante lo que veía, su corazón se había encogido ante… La mirada más triste que había visto. Se puso de pie inconscientemente y fue hacia allá.

-          De seguro me esa esperando – Suspiro, y se dispuso a abrir la puerta.

Iba a abrir esa maldita puerta y descargarse, pero todo se vio interrumpido cuando alguien se adelantó a su paso y esa puerta se abrió dejando ver a una belleza totalmente diferente.

Apretó sus puños y cerró los ojos cuando un aroma dulce y masculino se posó en su nariz, puso la mirada al frente y la levanto, para sentir como su pecho se agitaba de manera intensa – C-cabellos rubios… ojos azules – Se dijo para sí misma.

-          Hola, mi nombre es Uzumaki Naruto – Le dijo sonriendo ampliamente.

Era perfecto, esa tez blanca sin ser pálida, esos ojos oscuros que la miraban con intensidad, sus rasgos finos y ese cabello azabache totalmente revuelto, era como un demonio vestido de ángel, debajo de ese encanto había algo escondido, y ella sabía quién era él – Sasuke… kun – Le dijo al reconocerlo ¿Y cómo no? Si era el hombre más perfecto que había visto y ahora podía comprobarlo con sus propios ojos.

El pelinegro sonrió de medio lado al ver que ella pudo reconocerlo y puso un pie en el escalón del baño, empujándola hacia atrás y cerrando la puerta a sus espaldas.

 

End Notes:

Ojala les haya gustado, los espero cuando termine mi otro fic y asi suba el contenido de este :) Saludos!

End Notes:

Ojala les haya gustado, los espero cuando termine mi otro fic y asi suba el contenido de este :) Saludos!

Regresar al índiceViejos Tiempos. by Tsunade Hime
Author's Notes:

Les dejo el segundo capitulo, pensaba actualizarlo cuando termine Konoha en Paz pero como que estaba algo ansiosa y bueno, quise subirlo :) El tercero si ya lo voy a hacer cuando termine KEP que ya esta llegando a su final :)

OJALA LES GUSTE!

Author's Notes:

Les dejo el segundo capitulo, pensaba actualizarlo cuando termine Konoha en Paz pero como que estaba algo ansiosa y bueno, quise subirlo :) El tercero si ya lo voy a hacer cuando termine KEP que ya esta llegando a su final :)

OJALA LES GUSTE!

Caminaba a paso firme hacia el baño, estaba enojado – Maldito Itachi – Dijo en su mente.

Se lavaba la cara, estaba nerviosa, tener que llegar, afrontarlo todo y a la vez no aparentar nada.

Cerró los ojos y se dejó llevar por su canción favorita, de su artista favorita. Volver y tener que verlo ¿Esos sentimientos estarán allí? O peor aún… ¿El mismo sufrimiento seguirá allí? Quería ver a su familia, amigos, a todos, pero tener que volver a verlo y revivir esos momentos de tristeza hacían que su corazón se oprimiera. Con la mirada vacía hacia el frente, se dejó llevar por la música, sin notar que alguien la estaba mirando.

Se quedó estático ante lo que veía, su corazón se había encogido ante… La mirada más triste que había visto. Se puso de pie inconscientemente y fue hacia allá.

-          De seguro me esa esperando – Suspiro, y se dispuso a abrir la puerta.

Iba a abrir esa maldita puerta y descargarse, pero todo se vio interrumpido cuando alguien se adelantó a su paso y esa puerta se abrió dejando ver a una belleza totalmente diferente.

Apretó sus puños y cerró los ojos cuando un aroma dulce y masculino se posó en su nariz, puso la mirada al frente y la levanto, para sentir como su pecho se agitaba de manera intensa – C-cabellos rubios… ojos azules – Se dijo para sí misma.

-          Hola, mi nombre es Uzumaki Naruto – Le dijo sonriendo ampliamente.

Era perfecto, esa tez blanca sin ser pálida, esos ojos oscuros que la miraban con intensidad, sus rasgos finos y ese cabello azabache totalmente revuelto, era como un demonio vestido de ángel, debajo de ese encanto había algo escondido, y ella sabía quién era él – Sasuke… kun – Le dijo al reconocerlo ¿Y cómo no? Si era el hombre más perfecto que había visto y ahora podía comprobarlo con sus propios ojos.

El pelinegro sonrió de medio lado al ver que ella pudo reconocerlo y puso un pie en el escalón del baño, empujándola hacia atrás y cerrando la puerta a sus espaldas.

 

Sakura retrocedió hasta que su espalda choco contra la pared – M- mi nombre es Haruno… Sakura – Le decía nerviosa. Sasuke la había acorralado contra la pared colocando sus brazos a sus costados.

El pelinegro inclino su cabeza a un costado serio, no le interesaba saber su nombre, tendría sexo y se iría. Sin más preámbulos corto la distancia entre ellos y a escasos centímetros de su boca dijo – No necesitamos nombres. – Y luego de ello comenzó a besarla.

 

Mientras tanto en su lugar Hinata seguía en shock  - R-rubio… ojos… azules – Se repetía en su mente. – Pero no… no es eso… su sonrisa… es… - Se seguía diciendo a si misma – M-mi corazón… late muy fuerte ¿Por qué? ¿Por qué cuando él me sonrió… su cabello y sus ojos dejaron de importarme?

Naruto se quedó algo confuso porque ella parecía temerle – Ah lo sé, sé que soy un reconocido cantante de una banda pero te aseguro que soy un adolescente normal – Le volvió a sonreír.

-          Hi- Hinata Hyū- Hyūga – Le respondió nerviosa y sonrojada – Es un pla- placer Na… Naruto kun – Le sonrió.

-          El placer es mío – Le dijo. Se relajó un poco cuando la vio sonreír, pensó que lo mandaría a la mierda. No es que le importara pero es que había quedado impactado por la tristeza que sus ojos reflejaban. Tampoco era que estuviera alegrándole la vida a todas las personas tristes que veía pero se sintió realmente conmovido. Ya que pensó que él también en algún momento, llego a tener una mirada igual. – Así que Hinata… - Le dijo mientras se sentaba a su lado - ¿Puedo sentarme aquí verdad?

-          Y- ya lo hiciste – Le sonrió.

-          ¿Si verdad? – Rió – No te había visto abordar, ni bien subí las azafatas me atacaron – Contaba como si fuera una odisea.

Hinata reacciono ante esa pequeña historia y recordó “…Sé que soy un reconocido cantante de una banda pero te aseguro que soy un adolescente normal”  se alejó de él y abrió los ojos como platos mientras se sonrojaba.

-          ¿Qué sucede? – Le pregunto.

-          Na- Naruto kun… ¿U-usted es fa- fa- moso? – Le decía mientras lo apuntaba.

El rubio inclino su cabeza a un costado en señal de curiosidad ¿Acaso ella no los conocía? – Pues si… - Le dijo como si fuera obvio. Esto se ponía interesante. – ¿Hinata tu…? – Iba a terminar su frase si no fuera porque un estruendo les llamo la atención y ambos giraron hacia él.

-          ¡¿Sasuke?! – Exclamo Naruto confundido.

-          S- Sakura nee – Dijo Hinata por lo bajo pero con preocupación y sonriendo nerviosa como si no fuera una reacción sorpresiva de su “Nee-san”

-          ¡¿Quién te piensas que soy maldito pervertido?! ¡Shannaro! – Decía la chica de cabellos rosas con furia y apretando su puño en lo alto.

El joven que yacía en el sueño sujetando su mandíbula la miraba molesto – Tsk.

-          ¡Kya! ¡Sasuke sama! – Exclamaban las azafatas que rápidamente vinieron en su auxilio.

-          ¡Oye tú!  - Le dijo una azafata bastante bonita. - ¿Quién te crees que eres para golpear a Sasuke sama?

-          ¡¿Qué quien me creo?! – Exclamaba la chica que se vio increpada – ¡Este es un pervertido que intento propasarse conmigo! – Le grito.

-          ¡S-Sakura nee! – Le llamo su pequeña hermana que se veía acompañada de un chico rubio.

-          ¿Qué sucedió aquí? – Dijo Naruto. - ¿Qué has hecho Sasuke? – Pregunto como si estuviera acostumbrado a los escándalos.

-          No me mires como si yo tuviera la culpa dobe – Dijo poniéndose de pie, negándose a la ayuda de las chicas que más que ayudarlo se avanzaron encima de él.

-          ¿Acaso la culpa es mía entonces? – Dijo Sakura dispuesta a darle otro golpe.

-          ¡Señores por favor! – Exclamo una rigurosa voz. - ¡Soy el encargado de los servicios aquí en el avión! ¡Soy la autoridad luego del piloto y quiero saber…! ¡¿Qué demonios sucede aquí?!

-          Saito san – Dijo la azafata que había atendido a Hinata y Sakura antes.

-          ¡Ese chico es un pervertido! – Dijo la chica con cabellos rosa en cruzando sus brazos – Entro al baño donde yo estaba y quiso besarme.

-          Bueno, al principio no te negaste – Dijo Sasuke también cruzando sus brazos.

La joven se sonrojo de tal manera y abrió los ojos desmesuradamente.

-          Sakura nee… - Dijo Hinata en voz baja.

-          ¿La conoces? –Le pregunto el rubio.

-          Es mi… es mi hermana mayor por así decirlo. – Sonrió.

-          Qué carácter tiene – Pensó  al verla increpar a Sasuke como si fuera un chico normal.

-          ¡Me tomaste por sorpresa idiota! – Vocifero Sakura apretando sus puños.

Saito suspiro, esto no era más que otro berrinche de jóvenes adolescentes, y por más que ellos sean chicos famosos, este era su trabajo y debía tomar acción. – Les ruego que se comporten, esta aerolínea no se hará cargo de sus problemas mediáticos luego Señor Uchiha, le pido que por favor arregle esto con una disculpa. – Sentencio - ¡Y ustedes vuelvan al trabajo! – Le grito a sus azafatas que rápidamente fueron a atender a la segunda clase.

Los cuatro juntos suspiraron al verse solos y hubo un silencio.

-          Sasuke deberías darle una disculpa – Empezó Naruto.

-          ¿Y tú quién te crees para darme ordenes?

El rubio suspiro al ver que su amigo no era dócil y mucho menos para “pedir disculpas” ese no era su estilo.

-          No necesito sus disculpas – Dijo la joven con cabello rosa – Simplemente no vuelvas a acercarte a mí y mucho menos a mi hermana – Le miro como si fuera una leona defendiendo un cachorro. Luego recordó - ¿Y tú quién rayos eres? – Se giró hacia Naruto que se escondió detrás de Hinata al verla tan avasallante.

-          U- Uzumaki Naruto – Rió nervioso, él no era de temerle a muchas cosas pero las mujeres con carácter fuerte le hacían acordar a la única mujer que le hacía temblar hasta las patas… su madre.

-          ¿Lo conoces Hinata? – Pregunto sin quitarle la vista al rubio.

-          S-sí, estábamos hablando un ra… - Se vio interrumpida a que su hermana la corrió a un lado.

-          ¿S-Sakura… nee? – Le dijo con una gota de sudor resbalando por su cabeza de los nervios al ver que tomo a su reciente amigo por el cuello de su camiseta.

-          Escúchame, no me interesa si eres famoso o si conoces a este idiota que se cree que puede tratar a las mujeres como se le da gana – Le dijo con la mirada encendida – Le pones un dedo a mi hermana o le haces algún mal y te voy a romper cada una de tus costillas.

Naruto temblaba como una hoja al viento – P-por supuesto que n-no S-Sakura… ¿Chan? S-solo era una charla amistosa – Reía con nervios.

Sasuke estaba junto con Hinata mirando la escena confundido - ¿Sakura chan? – Pensó. Naruto nunca llama así a la gente, fue entonces cuando vio que todo esto ya era una tontería. Se acercó a ellos y tomo a Naruto de la camiseta arrastrándolo – Nos vamos, disculpen las molestias – Les dijo sin mirarlas.

-          Oye pero yo quiero seguir hablando con Hinata – Le decía el rubio.

-          Nos iremos… esa mujer de ahí… - Le dijo volteándose a Sakura que lo miraba como si quisiera que se quemara vivo – Es una molestia.

La joven abrió sus ojos verdes de forma abrupta, no es que le importara su opinión pero no supo porque, esa mirada y ese rencor con el que se lo dijo hizo que su corazón comience a latir desaforadamente.

-          ¿Sakura nee? – Le hablo Hinata.

Sakura despertó cuando ella le llamo y le miro con una sonrisa - ¿Estas bien Hinata? ¿Ese rubio con cara de pervertido no te hizo nada? – Le pregunto.

-          Bueno… Naruto kun se veía como una buena persona – Le dijo con un poco de sonrojo en sus mejillas. – Al parecer él y Sasuke kun son miembros de esa banda Ninja Storm que vimos en el aeropuerto.

-          Entonces es mejor no acercárseles.

-          ¿P- por qué? – Sonó algo preocupada.

-          Porque seguramente son imbéciles que piensan que pueden acostarse con todo lo que camina y nosotras no somos así… - Apretaba sus puños enguantados y miraba hacia el frente – Ya no… - Esto último fue casi un susurro.

-          P-pero él no parece ser de esos – Le dijo como si fuera una verdad universal – Naruto kun… no parece ser un mal chico… - Susurro. – Su sonrisa… hizo que una parte de mi volviera a vivir… como… si fuera salvada – Se dijo en su mente.

-          Hinata… yo no quiero que…

-          Lo sé – La interrumpió – Pero… ya no somos de esas que caen fácilmente – Le sonrió.

Su hermana mayor se sorprendió y sonrió con orgullo – Está bien… supongo que voy a dejar de cuidarte un poco … pero solo un poco – Palmeo su cabeza y se dirigió hasta su asiento.

 

Por otro lado, en Konoha, en la academia de música solo para señoritas Namekuji (ナメクジ Babosas) el grupo de baile, coro, chicas hermosas, gritonas, maquillaje, Aikido, Karate, Esgrima, Kendo  y todo lo que se puedan imaginar, ensayaba por quinta vez su coreografía.

-          ¡Que no! ¡Así no puedes hacerlo Ino! – Le grito Temari - ¡Ya va la quinta vez que te digo que tu pie izquierdo no puede inclinarse de esa forma! ¡Este no es el tipo de baile clásico! – Le decía enfadada.

-          ¡Pues tu estilo de baile es muy grotesco Temari! – Le desafío.

-          Y-ya Temari sempai… Ino sempai – Les decía Matsuri tratando de calmar las aguas – Las dos… b-bailan muy bien.

Se escuchó el sonido de la puerta al abrirse - ¡Oh vamos! ¿No se estarán peleando de nuevo? ¿Oh si? – Dijo Tenten que tiro al suelo su sable de bambú al suelo.

-          ¡Tenten san! – Dijo Matsuri con lágrimas en los ojos que fue corriendo a abrazarla. – Quise detenerlas pero no puedo ¡Son dos brujas!

-          ¡A quien le dijiste bruja! – Exclamaron ambas rubias que la miraron como si fuera a matarla.

-          Maldita rata, te aplastaría de una sola pisada – Dijo Temari.

-          ¡Eso Temari! – Exclamo Ino - ¡Oh es cierto! Estoy enfadada contigo – Dijo volviendo a su posición anterior.

Tenten suspiro, esas dos no paraban más, discutían cinco minutos y luego en cinco minutos volverían a ser las mejores amigas – Bien… ¿Qué tal si ensayamos la canción que mejor nos salía? – Les sonrió mientras se acercaba al equipo de música y de una caja polvorienta de un estante saco un CD – Como los viejos tiempos. – Dijo haciendo sonar la canción.

Temari sonrió con nostalgia – Ya van dos años que no hacemos esa coreografía.

-          Con ese baile es que me decidí a ingresar a esta academia… solo para formar parte de este grupo – Dijo sonrojada – Es una lástima que no llegue a conocer a las creadoras de tal coreografía.

-          Tch, esas dos no tenían comparación – Decía Ino - ¿Me pregunto que estarán haciendo? – Dijo mirando hacia arriba.

-          Mejor bailemos y demostrémosles a ambas que aunque se hayan ido, aquí siempre estuvieron presentes – Les dijo Tenten.

-          Hinata san y Sakura san habrán sido estupendas ¿No? – Pregunto la pequeña niña de cabellos castaños y ojos negros, Matsuri.

-          No por nada ambas eran las líderes tanto en las clases de “Bandas” y de “Bailes” – Dijo Temari.

-          Sin mencionar que Sakura era la mejor en Aikido y Karate – Decía Tenten con admiración.

-          Es cierto, y Hinata era la presidenta en las clases de Arte, Literatura e Historia – Decía Ino que aún le sorprendía las habilidades de esta.

-          ¡Vaya! Eso quiere decir que ambas eran muy habilidosas – Adhirió Matsuri con brillo en los ojos.

-          Si, parecían de otro mundo – Les dijo una mujer un poco más grande que las miraba desde el marco de la puerta.

-          ¡Shizune sensei! – Exclamaron sorprendidas.

-          Pensé que estaba de licencia – Ino rascaba su cabeza algo confusa.

-          Como que me perdería el festival de primavera de esta ciudad – Decía la pelinegra como si fuera lo más obvio del mundo. - ¿Acaso están bailando solas?

-          Bueno… Konan sensei no se sentía muy bien así que decidimos practicar por nuestra cuenta – Le explicaba Temari.

-          Ya veo…  - Suspiro – Iré a ver si Tsunade sama tiene los reportes sobre qué haremos esta primavera, no podemos permitirnos perder otra vez – Les sonrió.

-          ¡Por supuesto que no perderemos! – Exclamo Tenten.

-          ¡Bien! Me gusta ese espíritu – Repuso Shizune con los puños en alto – Volveré para darle más detalles.

Una vez que su sensei se había ido las chicas bajaron los ánimos.

-          ¿Cómo vamos a ganar si tenemos que enfrentarnos a los monstruos de Ninja Storm? – Decía una triste Ino. - ¿Es que no hay una regla que no los permita participar?

-          Es que están en todo su derecho… Si bien Ninja Storm es una banda ya a nivel nacional, ellos no se presentan como tal – Le explicaba Temari – Ellos para esta competencia, son simplemente la banda de la Academia Hikigaeru (虾蟇 Sapos).

-          ¡Demonios! – Decía la otra rubia con enojo.

-          Ya muchachas… nada vamos a ganar quebrándonos el ánimo – Les decía con calma la chica que tenía un peinado como con dos bolitas en su cabeza hecha con sus propios cabellos – Mejor hay que ponernos a practicar, pero primero… - Encendió el estéreo y subió el volumen – Volvamos a los viejos tiempos.

-          ¡Sí! – Exclamaron sus tres compañeras.

 

Mientras tanto en el avión rumbo a Konoha, Sakura estaba sentada en su lugar con Hinata y Naruto miraba por encima de su asiento como si un niño fuera en busca de la chica con cabello azul y ojos tristes, si, esa era la imagen de Hinata que tenía Naruto. - ¿Qué hiciste para despertar a ese monstruo con cabello rosado? – Le reprochó a su amigo.

Sasuke miraba por su ventana enojado, seguía molesto, por Itachi, por  esa Sakura que golpeaba más fuerte que cualquier hombre y porque el beso que le dio fue exquisito. – No molestes imbécil.

-          Por tu culpa ahora no puedo acercarme a Hinata – Decía con lágrimas en los ojos.

-          ¿Desde cuándo te importa tanto una mujer? – Dijo sin ganas.

-          Desde que vi que tiene una mirada más triste que la que yo tenía – Susurro con voz seria.

Su amigo lo miro de reojo y vio que Naruto estaba hablando como si esa chica fuera más que algo con lo que quisiera tener sexo - ¿Desde cuando eres caritativo?

-          Desde que entiendo el sentimiento de los demás tal vez – Repuso más tranquilo

-          Pues ve a hablarle y no molestes.

-          ¡No puedo hacerlo! Porque al parecer un imbécil tuvo que molestar a su hermana mayor que hace que tiemble peor que con mi difunta madre – Le decía enojado.

-          ¡Como que yo sabía que esa mujer era un monstruo! – Le contesto y sin esperarse tanto ya ambos estaban repartiéndose grandes golpes en sus asientos.

Más detrás de ellos Sakura los miraba con una gran vena en la frente - ¡Esos tarados están hablando de mí! – Decía enojada.

Hinata la miraba con una sonrisa – Yo también quiero volver a hablar con Naruto kun. – Al tiempo que decía eso miraba hacia el rubio con un rostro amable y sonriente.

La joven de cabello rosa la miro sorprendida, le diría cualquier cosa pero era la primera vez en mucho tiempo que vio a su hermana de mejor humor. Un suspiro escapo de sus labios – Está bien, está bien… iré a pedirle disculpas – Le dijo poniéndose de pie – Pero… debes prometerme algo… - Le dijo seria mientras su hermana la escuchaba atentamente – No dejes que nadie más te lastime.

Hinata sonrió y le dijo – No lo haré.

-          Bien, porque no quiero convertirme en una asesina serial a tan joven edad – Dicho esto se puso de pie hacia el lugar del rubio al que vio que la estaba viendo por encima de su asiento y se escondió rápidamente.

-          Sasuke ¡Sasuke! El monstruo se aproxima – Decía con lágrimas – Creo que va a venir a matarme, quiere vengarse porque te has propasado con ella – Movía a su amigo que estaba con los ojos cerrados como a punto de dormir - ¡No te duermas idiota!

https://www.youtube.com/watch?v=sVLkuK34zSI&list=PL41E6E714BDC60099&index=102

La chica se aclaró su garganta una vez que estuvo al lado de ellos, ambos la miraron y ella se sonrojo un poco – V-vengo a disculparme… - Ambos la miraron sorprendidos – Pero solo contigo… em… ¿Naruto? ¿Verdad? – Pregunto.

-          Así es – Todavía algo asustado.

-          Mi hermana me dijo que no eras un mal chico y yo actué muy a la defensiva, lo siento – Le sonrió. – Espero que no te ensañes con Hinata por la forma en que te trate yo...

-          Está bien – Sonrió – Está todo bien Sakura chan.

-          Pues bien – Le devolvió la sonrisa aún más animada – Igual si te ensañabas con ella yo te mataría pero me alegro que no sea así – Siguió diciendo con una sonrisa en el rostro.

Naruto hizo una risa algo forzada – P-para tener una linda sonrisa dices cosas tenebrosas Sakura chan – Le dijo - ¿Puedo hablar con Hinata entonces?

-          ¡Claro que sí!

El chico rubio se levantó de su asiento y fue con la chica de ojos color perla. Sakura se había olvidado de Sasuke y cuando este suspiro ella sintió un escalofrío. Cuando giro a verlo, él miraba hacia la ventana - ¿Ya terminaste? Vete. – Le dijo sin mirarla.

-          Bu- bueno supongo que… también te tendría que pedir di-disculpas – Dijo también sin mirarlo.

-          No necesito tus disculpas.

-          ¡Pues no me interesa! Vine a dártelas porque creo que me sobrepase un poco, lo hice para sentirme mejor conmigo misma, puedes hacer lo que quieras con ella – Dicho esto se marchó.

El cantante principal de la banda más famosa en Konoha sonrió de medio lado – ¿Sakura… eh? Interesante…

End Notes:

Gracias por leerlo :)

End Notes:

Gracias por leerlo :)

Regresar al índiceDisclaimer: All publicly recognizable characters and settings are the property of their respective owners. The original characters and plot are the property of the author. No money is being made from this work. No copyright infringement is intended.Esta historia archivada en https://www.fanfic.es/viewstory.php?sid=36045Next song. by Tsunade Hime

MÁS INFORMACIÓN

El contenido original se encuentra en https://fanfic.es/viewstory.php/
Todos los derechos reservados para el autor del contenido original (en el enlace de la linea superior)
Si crees que alguno de los contenidos (texto, imagenes o multimedia) en esta página infringe tus derechos relativos a propiedad intelectual, marcas registradas o cualquier otro de tus derechos, por favor ponte en contacto con nosotros en el mail [email protected] y retiraremos este contenido inmediatamente

Top 20