Luna roja. by Mazana Fosforita

Fanfics en EspañolEl sitio de referencia de los fanfics en español, con miles de fanfics gratis y en español

 Luna roja. by Mazana Fosforita
Summary:

Dos amigas fanáticas de la serie de anime japonesa Naruto piden un deseo, el cual las transporta al mundo de este. Una de ellas acaba en Akatsuki y la otra, en cambio, en konoha. Allí conoceran personas que acabarán siendo muy importantes en su vida... También tendrán que hacerse fuertes para luchar por el sueño de encontrarse algún día. 



Categories: ANIME/MANGA, NARUTO Characters: Deidara, Hidan, Itachi Uchiha, Kisame Hoshigaki, Naruto Uzumaki, Sasori, Sasuke Uchiha, Tobi, Zetsu

Generos: Accion/Aventura, Humor/Parodia, Romance

Advertencias: Lenguaje Obsceno

Challenges:

Series: Ninguno

Chapters: 7 Completed: No Word count: 17611 Read: 2263 Published: 26/07/2013 Updated: 17/08/2013
Summary:

Dos amigas fanáticas de la serie de anime japonesa Naruto piden un deseo, el cual las transporta al mundo de este. Una de ellas acaba en Akatsuki y la otra, en cambio, en konoha. Allí conoceran personas que acabarán siendo muy importantes en su vida... También tendrán que hacerse fuertes para luchar por el sueño de encontrarse algún día. 



Categories: ANIME/MANGA, NARUTO Characters: Deidara, Hidan, Itachi Uchiha, Kisame Hoshigaki, Naruto Uzumaki, Sasori, Sasuke Uchiha, Tobi, Zetsu

Generos: Accion/Aventura, Humor/Parodia, Romance

Advertencias: Lenguaje Obsceno

Challenges:

Series: Ninguno

Chapters: 7 Completed: No Word count: 17611 Read: 2263 Published: 26/07/2013 Updated: 17/08/2013 Luna roja. by Mazana Fosforita
Author's Notes:

Bueno, este mi primer Fanfic y espero que les guste. Intentaré subir el siguiente lo más pronto posible :3.

Author's Notes:

Bueno, este mi primer Fanfic y espero que les guste. Intentaré subir el siguiente lo más pronto posible :3.

*Narrado en 3º persona*

Dos voces femeninas provenientes de un descampado se podían oír rompiendo el silencio de una dulce noche de luna llena. 

 

- Uchiha… - Decía una voz siniestra, pero a la vez acogedora. 

-…Madara. - Continuó una voz cálida, parecida a la de un ángel.

 

Dicho esto las dos rompieron a reír. Sin duda era una idiotez, pero la manera en la que se compenetraban era lo que provocaba aquel mar de risas.

Estas chicas podrían describirse en tres palabras ''fanáticas de Naruto''. 

La primera voz correspondía a una persona de 14 años y aproximadamente de 1.67 m de altura. Ella tenía un largo cabello ondulado color miel a juego con sus ojos, los cuales acompañaban a una sonrisa traviesa muy provocativa. Si nos parábamos a observar su cuerpo podríamos ver que estaba bien proporcionado, y que poseía un gran pecho. Esto último le causaba muchos puteos por parte de sus amigas y, en algunos casos, pesadillas con tetas. En cuanto a su carácter se podría decir que era un tanto agresiva y muy expresiva. También tenía pensamientos malvados y pervertidos. Se podría considerar una persona sociable, alocada y con cierto toque de gracia. Pero a pesar de todo lo anterior lo que más destacaba en ella era su increíble bipolaridad, esa capacidad de pasar de un ''ME CAGO EN TU PUTA MADRE'' a un ''TE QUIERO TANTO…''. Ella se llamaba, Melisa.

La segunda voz provenía de su compañera, una persona de también 14 años de edad y de aproximadamente 1.62 m de altura. Ella poseía un rebelde cabello ondulado color chocolate finalizado en unas puntas color sangre. Sus ojos eran bastante grandes (de echo ella solía decir que parecía un sapo) color café con toques verdes. Su sonrisa era cálida y acogedora con unos dientes perfectamente alineados. Su cuerpo no era nada fuera de lo normal… excepto su culo, el cuál podía desviar la mirada de cualquiera. Esto, al igual que le ocurría a Melisa con su pecho, también le causaba puteos. Ella tenía un carácter despreocupado y alegre. Se le podía considerar una persona bastante tímida a la hora de conocer nuevas personas pero era totalmente lo contrario con sus amigos de confianza. Igual que Melisa también tenía algo en su carácter que destacaba, y era su capacidad para nunca deprimirse y sonreír hasta en los peores momentos, lo cuál le venía bastante bien a su amiga la pelimiel ya que era muy sensible. Ella era nombrada, Ariana.

En cuanto a los pensamientos sobre el anime de Naruto ellas eran muy diferentes. Las dos compartían su atracción hacia los miembros que formaban esta serie, pero no hacia los mismos bandos. Melisa prefería Akatsuki, mientras que Ariana se quedaba con Konoha. Esto causaba continuas discusiones entre ellas pero que acababan solucionadas por las pocas ganas de discutir de la pelichocolate.

Las dos amigas estaban riendo y haciendo el gilipollas cuando de repente la bipolaridad de Melisa entró en acción. 

-*Suspiro* No aguanto más, necesito conocerlos. - Dijo esta mientras se tiraba al campo.

No hizo falta ninguna palabra más para que Ariana se diera cuenta de lo que estaba hablando, al fin y al cabo ella era la comprensiva.

-Hablas de Akatsuki, ¿verdad?

-¿Y de quién si no?

Melisa estaba en su modo depresión por el echo no poner conocer nunca a sus ídolos y ahora le tocaba a Ariana entrar en acción.

-Tengo una idea.- Dijo Ariana aún dudando en si decir lo que estaba apunto de decir.

- ¿Ah si…?- Repondió la ojimiel con un cierto aire malévolo.

- Mira, hoy es luna llena.

-Eso ya lo sé, te recuerdo que yo soy la lista.

-El caso no es ese, déjame hablar.-Dicho esto Ariana le soltó una colleja (en momentos también podía ser agresiva, pero sólo con Melisa, era a la única capaz de pegar) - Las noches de luna llena dicen que son mágicas y tú, que eres muy creyente en cuanto a esas cosas, deberías saber que la gente suele pedir deseos y de esas cosas.

La ojimiel asintió ya con una sonrisa malévola nada disimulada, todo estaba saliendo como pensaba.

- Bueno, pues podemos probar a pedir un deseo y… - Melisa no la dejó terminar. Soltó una risa malévola.

- VIAJAR AL MUNDO DE NARUTO Y ENAMORAR A TODO AKATSUKI. Bueno, a todos no, a Kakuzu y a Kisame sólo les doy amor de amigos, tú ya sabes. Konan es una chica así que… descartada. Y en cuanto a Sasori… es una marioneta, así que tampoco. Tobi me resulta demasiado raro, a ese le doy amor materno. Itachi no, me parece muy siniestro. Hidán simplemente me mataría. Zetsu… se come hombres, no hay nada más que decir. Buf… y Pain… en cierto modo sólo es cadáver… Así que sólo queda Deidara...-Levanta los brazos a modo de vencedora.- VIAJAR AL MUNDO DE NARUTO Y ENAMORAR A DEIDARA.

Ariana observa la situación un poco alejada y con una gotita modo anime corriendo por su nuca.

-Bueno, pues empecemos.- Dice la pelichocolate para sacar a Melisa de su mundo de fantasías pervertidas. 

-Ah… esto… HAI. 

Las dos se sientan mirando hacia la luna y cierran los ojos.

-¡¡¡¡DESEAMOS VIAJAR AL MUNDO DE NARUTO!!!!- Gritan prácticamente al unísono.

Las dos habren los ojos y Ariana mira a su compañera para por fin ver su cara de felicidad. Realmente le hacía feliz poder sacar sonrisas de esa manera.

Melisa ya estaba un poco mejor. Se conocentraba en mirar la luna con sus ojos miel llenos de esperanza. Pero de repente la luna se empezó a hacer poco a poco más grande y… ¿roja? Sí, se estaba volviendo roja, y del tamaño de un meteorito. No le dio tiempo a reaccionar porque acto seguido perdió la visión, y también el sentido. Pero antes de perder la visión por completo pudo divisar como uno puntos negros en la luna. ¿Qué estaba pasando allí?

 

*Melisa*

Pensamiento: (Este es el mismo lugar en el que había estado antes de perder la conciencia. Todo es igual, las mismas vistas, la misma hierva, la misma luna… ¡LA LUNA! Aquella extraña luna que había visto justo antes de perder la vista. ¡Por Jashin! ¿Qué esta pasando aquí? ¿Sería todo causa del extraño deseo? Y ahora que me fijo… ¡¿DONDE COÑO SE HA METIDO ARIANA?! Demasiadas preguntas y ninguna respuesta. Lo único que puedo hacer es creer en aquel deseo…) :Fin pensamiento.

No me dio tiempo a seguir creando hipótesis ya que la respuesta apareció ante mis ojos. Una gabardina negra con nubes rojas se movía al ritmo del viento justo enfrente mía. Aquello era… 

 

*Ariana*

Pensamiento: (¿Qué.. qué es esto? Dios, sólo recuerdo que de repente todo se volvió borroso, y que la luna se volvió roja, y aquel deseo… NO ME JODAS. Esto es el mundo de Naruto, vamos, estoy segurísima, vaya que sí. Y Melisa no está conm… ¡¿QUÉ MELISA NO ESTÁ CONMIGO?! Ag, no puede ser, ella es la lista, la que me suele guiar, ag. Bueno, será mejor que me levante y vaya a dar una vuelta, a fin de cuentas quedarme aquí sentada no arreglará las cosas.):Fin pensamiento.

Me levanté y tan pronto dar la vuelta para comenzar mi paseo me encontré frente a frente con esos ojos azules que tanto tiempo llevaba admirando, él era… 

 

*Melisa*

-¡AKATSUKI!-Grité justo antes de desmayarme (sí, por mi propia cuenta).

 

*Ariana*

-¿N-Naruto…?-Susurré y perdí el sentido (otra vez).

 

*Narrado en 3º persona/Melisa*

Melisa yacía inconsciente en una habitación en la cual sólo había una cama y una velita que alumbraba aquella pequeña habitación. Las paredes eran de cemento por lo que aquel lugar se debía tratar de una casa, y bastante fea por cierto. Fuera de la puerta se escuchaban unas voces. Una era seria pero las otras aparentaban ser graciosas y desconcertadas. Por culpa de todas esas voces ridículas no se podían distinguir las palabras pero gracias a ellas la ojimiel logró despertar (pero no de muy buen humor).

-JODER, ¿QUÉ COÑO ESTÁ PASANDO AHÍ FUERA?- Gritó desde la cama y acto seguido se dirigió con paso decidido hacia la puerta. Las voces sesaron.

-¿QUÉ PUTOS MODALES SON ESTES? ¡LORZA* YA!- Gritaba cada vez más fuerte mientras empezaba a abrir la puerta.

-¡¿ASÍ ES COMO DESPERTAIS A UNA JODIDA SEÑORITA COMO YO?!- Gritó a pleno pulmón ya totalmente fuera de la puerta mientras que todos los Akatsukis la miraban perplejos. Melisa respiraba dificultosamente por culpa del último berrido que había soltado, a la vez que se aclaraba los ojos para conseguir ver con claridad. Habrió los ojos ya más relajada y vió a todos los Akatsukis mirándola completamente desconcertados y con un toque de ira. Entonces la ojimiel recordó que estaba en el mundo de Naruto y un poco confundida y avergonzada intentó apoyarse en algún lugar, que resultó ser el brazo de Kakuzu, el Akatuski que tenía más cerca, el cual estaba reclamando su moneda llamada ''Susan'' a su líder. En el intento de apoyarse, Melisa empujó el brazo de Kakuzu y todas las monedas que el sostenía cayeron al suelo, una de ellas llendo a parar enfrente a la pelimiel que la pisó en un intento de mantener el equilibrio. Un leve crujido se escuchó y sin pensarlo dos veces Kakuzo (el cual estaba agachado recogiendo sus monedas) se abalanzó sobre Melisa más rápido que la luz. Oh, por Jashin, si el puño con el que iba dirigido a la ojimiel lograba tocarla está no saldría bien parada. Una nube de polvo se levantó y todos los Akatsukis se abalanzaron sobre Kakuzo para intentar detenerlo, pero este los esquivó a todos con un rápido movimiento, realmente estaba enfadado. Un gran estruendo se escuchó, y un chorro de sangre empezó a formarse a los pies de Melisa. Pain no sabía que hacer, no había sabido reaccionar a tiempo. Ya estaba preparado para salir a buscar a Konan para atención médica cuando la nube de polvo se empezó a dispersar, y lo que se vió, sin duda, los dejó aún más perplejos de lo que estaban. Me parece que Pain tendría que ir a buscar a Konan igual, pero esta vez por Kakuzu. Allí estaba, Melisa parando el puño de Kakuzu con sólo una mano y apretándolo de tal forma que un enorme chorro de sangre brotaba de su mano. Los ojos de la pelimiel clavados en los de Kakuzu con una mirada de odio y culpa. Melisa le soltó la mano y se la miró.

-Oh dios, ¿qué acabo de hacer? ¡¿QUÉ ACABO DE HACER?!- Gritaba la ojimiel. Debía estar realmente preocupada, ya que no había dicho ninguna palabrota.

Ninguno de los Akatsuki era capaz de mediar palabra. ¿Qué estaba pasando allí? Aquella niñita acababa de parar a Kakuzu pero parecía que ni ella misma sabía como lo había echo.

-Será mejor que me lleve a Kakuzu con Konan.-Dijo Pain, que al ver que nadie respondía continuó hablando.-¿Podrían llevarse a la niña y presentarse, no creen?

Todos los Akatsuki sacudieron a cabeza como si estuvieran espabilando y respondieron.

-Em.. esto… sí, hump.- Dijo Deidara.

-¡Sí, Tobi es un buen chico!-Dijo Tobi.

-Sí.-Dijo Hidán con mirada curiosa hacia la chica.

-Vamos, no me gusta esperar.-Dijo Sasori

Kisame e Itachi se limitaron a guardar silencio, mientras que Kakuzo le lanzaba una mirada fulminadora a la chica.

Todos los Akatsuki se dirigieron al salón, otra vez armando escándalo y discutiendo entre ellos. Esto en cierto modo agradaba a Melisa ya que prefería eso a que todos la observaran tan fijamente. Mientras caminaban por la casa la chica observaba atentamente cada detalle y reflexionaba sobre lo que había pasado con Kakuzu. Su cuerpo se había movido totalmente solo, ella no quería hacerle daño a nadie, al menos no en aquel momento.

 

*Narrado en 3º persona/Ariana*

Ariana se encontraba durmiendo en una habitación muy bien decorada, con vistas a un río muy calmado y con… ¿otra cama? ¿Donde estaba? De repente una voz la sacó de su inconsciente. Habrió los ojos y se encontró cara a cara con Sakura Haruno. Eso la hizo entrar en razón y recordar que estaba en el mundo de Naruto, que allí ella era una shinobi más.

-Veo que por fin despiertas.-Dijo sonriendo la pelirrosa

-Etto… sí, me desmayé, y luego… yo…

-Está bien. Naruto te trajo hasta aquí para que te atendiera, se preocupó porque te desmayaste justo delante de las puertas de la villa. ¿Y dime, como llegaste hasta aquí?

Ariana no podía contar lo de su extraño deseo así que le tocó improvisar.

-Realmente, no me acuerdo.- Dijo mientras sonreía y se llevaba una mano a la nuca (no era demasiado buena improvisando -.-).

-Bueno, no importa. Te quedarás aquí por hoy y mañana te llevaré junto a la Hokague.

-S-Sí.

Dicho esto la pelirrosa salió de la habitación. Ariana se levantó de la cama y se apoyó en la ventana para observar aquel maravilloso paisaje. Fijó su mirada en el río, en el cual pudo ver… ¿su reflejo? ¿Aquella era ella? Acto seguido se dio la vuelta en busca de un espejo, había uno justo a su lado. Se para enfrente y se observó. Tenía el cabello negro como el azabache, liso y largo hasta el culo. Era liso pero aún seguía siendo rebelde. Alguno mechones más cortos sobresalían por delante llegándole hasta el pecho. Sus ojos eran verdes como la hierba, extremadamente grandes y su pupila alargada, como la de un águila. Su tez era pálida, bastante, lo cual le daba a su rostro un toqué de inocencia y gracia. Vestía una camiseta larga color verde y por debajo de la camiseta asomaba un pantalón corto negro. En los brazos tenía unas vendas (como las que lleva Lee) y en los pies llevaba unas sandalias de medio tacón. Aparentaba como una chica de 16/17 años. Se le hacía raro verse tan diferente, pero en cierto modo le gustaba su apariencia. No le dio tiempo a seguir observándose, ya que unos pasos se aproximaban. Ariana se sentó en la cama a esperar y acto seguido la pelirrosa entró con una medicina entre sus manos.

-Toma esto, te hará sentir mejor.

-Gracias.

-Desde ahora te convertirás en una shinobi de la hoja, ¿entendido?-Dijo Sakura ya en un tono más serio. Ariana la miró desconcertada.-*Suspiro* Ya sé que esto puede sonar un poco brusco pero son órdenes de la Hokague. Mañana mismo te presentarás a los shinobis que serán tus compañeros a la hora de entrenar. En entrenamiento comenzará pasado mañana y de momento no realizarás misiones. No entiendo muy bien esto que voy a decir, pero hasta que tengas el nivel de un jounin no participarás en misiones y no saldrás de Konoha.-La Haruno también parecía un tanto desconcertada.

Ariana asintió perpleja por lo que acababan de decirle y la pelirrosa se retiró.

 

*Narrado en 3º persona/Melisa*

Ya estaban todos sentados en el salón menos Melisa, a la cual habían dejado sin sitio y esperaba de pié, y Tobi, que se dedicaba a dar vueltas sobre si mismo y gritar ''¡Tobi es un buen chico!'' . Nadie tenía intención de empezar a presentarse hasta que llegara su líder. Todos los Akatsukis discutían entre ellos y la pelimiel intentaba mantener la calma, pero su ira no tardaría en entrar en acción así que era mejor que Pain fuera llegando rapidito. La pelea entre los Akatsukis se estaba volviendo cada vez mayor y Melisa estaba a punto de irse de allí para no comenzar a pelear ella también. La ojimiel ya se estaba dando la vuelta cuando de repente… un pedazo de arcilla aterrizó en su cara. Oh Jashin, esto no era nada bueno. Melisa se metió en aquella nube de polvo creada por el estruendo de la pelea y empezaron a volar cosas provenientes de aquel alboroto: una guadaña, una máscara, un cacho de marioneta, una planta, etc. La nube de polvo se disipó y todos los Akatsuki y Melisa se vieron en el suelo casi muertos.

- ¡¿Otra vez?! - Se escuchó la voz de Pain desde la puerta.

Todos los Akatsuki volvieron al sillón rapidamente y Melisa se levantó tomándose su tiempo.

- *Suspiro* No tienen remedio - Siguió hablando Pain.-Será mejor que dejemos las presentaciones. Ya os conoceréis mientras entrenáis. 

-Em… esto… ¿entrenar?-Habló Melisa.

- ¿Qué te esperabas niña? Para unirse a Akatsuki hace falta mucho entrenamiento y dolor, hump. -Respondió Deidara.

-Sí, tienes razón. Lo siento. - Dijo Melisa un poco sonrojada. ¿Quién podría oponerse a los encantos de aquel rubio?

-Muy bien, ahora quiero que le mostréis su habitación a la niña y después os vengáis, tengo que hablar con vosotros.- Dijo Pain.

Le enseñaron su habitación a Melisa y ella se encerró dentro. Quería que alguien le explicara eso de unirse a Akatsuki, ella estaba encantada pero podrían haber preguntado antes, y además, ¿por qué la querían a ella? También estaba preocupada por Ariana pero algo le hacía saber que ella también estaba aquí, en este mundo.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

GLOSARIO:

*Palabra que usa Melisa en ocasiones cuando está cabreada. Su significado es ''acumulación de grasa, michelines, etc.'' pero ella la utiliza para sustituir palabras como ''hostia'' o ''mierda'', por ejemplo.

 

End Notes:

ESPERO QUE LES HAYA GUSTADO ^^ 

No es nada del otro mundo pero hice todo lo que pude. ¡Subiré el siguiente en breves! 

End Notes:

ESPERO QUE LES HAYA GUSTADO ^^ 

No es nada del otro mundo pero hice todo lo que pude. ¡Subiré el siguiente en breves! 

Regresar al índiceLuna roja. by Mazana Fosforita
Author's Notes:

Bueno este es mi primer FanFiction así que no sean muy malos con migo c:

¡Aquí les dejo el capítulo, espero que les guste!

Author's Notes:

Bueno este es mi primer FanFiction así que no sean muy malos con migo c:

¡Aquí les dejo el capítulo, espero que les guste!

*Narrado en 3º persona*

Dos voces femeninas provenientes de un descampado se podían oír rompiendo el silencio de una dulce noche de luna llena. 

 

- Uchiha… - Decía una voz siniestra, pero a la vez acogedora. 

-…Madara. - Continuó una voz cálida, parecida a la de un ángel.

 

Dicho esto las dos rompieron a reír. Sin duda era una idiotez, pero la manera en la que se compenetraban era lo que provocaba aquel mar de risas.

Estas chicas podrían describirse en tres palabras ''fanáticas de Naruto''. 

La primera voz correspondía a una persona de 14 años y aproximadamente de 1.67 m de altura. Ella tenía un largo cabello ondulado color miel a juego con sus ojos, los cuales acompañaban a una sonrisa traviesa muy provocativa. Si nos parábamos a observar su cuerpo podríamos ver que estaba bien proporcionado, y que poseía un gran pecho. Esto último le causaba muchos puteos por parte de sus amigas y, en algunos casos, pesadillas con tetas. En cuanto a su carácter se podría decir que era un tanto agresiva y muy expresiva. También tenía pensamientos malvados y pervertidos. Se podría considerar una persona sociable, alocada y con cierto toque de gracia. Pero a pesar de todo lo anterior lo que más destacaba en ella era su increíble bipolaridad, esa capacidad de pasar de un ''ME CAGO EN TU PUTA MADRE'' a un ''TE QUIERO TANTO…''. Ella se llamaba, Melisa.

La segunda voz provenía de su compañera, una persona de también 14 años de edad y de aproximadamente 1.62 m de altura. Ella poseía un rebelde cabello ondulado color chocolate finalizado en unas puntas color sangre. Sus ojos eran bastante grandes (de echo ella solía decir que parecía un sapo) color café con toques verdes. Su sonrisa era cálida y acogedora con unos dientes perfectamente alineados. Su cuerpo no era nada fuera de lo normal… excepto su culo, el cuál podía desviar la mirada de cualquiera. Esto, al igual que le ocurría a Melisa con su pecho, también le causaba puteos. Ella tenía un carácter despreocupado y alegre. Se le podía considerar una persona bastante tímida a la hora de conocer nuevas personas pero era totalmente lo contrario con sus amigos de confianza. Igual que Melisa también tenía algo en su carácter que destacaba, y era su capacidad para nunca deprimirse y sonreír hasta en los peores momentos, lo cuál le venía bastante bien a su amiga la pelimiel ya que era muy sensible. Ella era nombrada, Ariana.

En cuanto a los pensamientos sobre el anime de Naruto ellas eran muy diferentes. Las dos compartían su atracción hacia los miembros que formaban esta serie, pero no hacia los mismos bandos. Melisa prefería Akatsuki, mientras que Ariana se quedaba con Konoha. Esto causaba continuas discusiones entre ellas pero que acababan solucionadas por las pocas ganas de discutir de la pelichocolate.

Las dos amigas estaban riendo y haciendo el gilipollas cuando de repente la bipolaridad de Melisa entró en acción. 

-*Suspiro* No aguanto más, necesito conocerlos. - Dijo esta mientras se tiraba al campo.

No hizo falta ninguna palabra más para que Ariana se diera cuenta de lo que estaba hablando, al fin y al cabo ella era la comprensiva.

-Hablas de Akatsuki, ¿verdad?

-¿Y de quién si no?

Melisa estaba en su modo depresión por el echo no poner conocer nunca a sus ídolos y ahora le tocaba a Ariana entrar en acción.

-Tengo una idea.- Dijo Ariana aún dudando en si decir lo que estaba apunto de decir.

- ¿Ah si…?- Repondió la ojimiel con un cierto aire malévolo.

- Mira, hoy es luna llena.

-Eso ya lo sé, te recuerdo que yo soy la lista.

-El caso no es ese, déjame hablar.-Dicho esto Ariana le soltó una colleja (en momentos también podía ser agresiva, pero sólo con Melisa, era a la única capaz de pegar) - Las noches de luna llena dicen que son mágicas y tú, que eres muy creyente en cuanto a esas cosas, deberías saber que la gente suele pedir deseos y de esas cosas.

La ojimiel asintió ya con una sonrisa malévola nada disimulada, todo estaba saliendo como pensaba.

- Bueno, pues podemos probar a pedir un deseo y… - Melisa no la dejó terminar. Soltó una risa malévola.

- VIAJAR AL MUNDO DE NARUTO Y ENAMORAR A TODO AKATSUKI. Bueno, a todos no, a Kakuzu y a Kisame sólo les doy amor de amigos, tú ya sabes. Konan es una chica así que… descartada. Y en cuanto a Sasori… es una marioneta, así que tampoco. Tobi me resulta demasiado raro, a ese le doy amor materno. Itachi no, me parece muy siniestro. Hidán simplemente me mataría. Zetsu… se come hombres, no hay nada más que decir. Buf… y Pain… en cierto modo sólo es cadáver… Así que sólo queda Deidara...-Levanta los brazos a modo de vencedora.- VIAJAR AL MUNDO DE NARUTO Y ENAMORAR A DEIDARA.

Ariana observa la situación un poco alejada y con una gotita modo anime corriendo por su nuca.

-Bueno, pues empecemos.- Dice la pelichocolate para sacar a Melisa de su mundo de fantasías pervertidas. 

-Ah… esto… HAI. 

Las dos se sientan mirando hacia la luna y cierran los ojos.

-¡¡¡¡DESEAMOS VIAJAR AL MUNDO DE NARUTO!!!!- Gritan prácticamente al unísono.

Las dos habren los ojos y Ariana mira a su compañera para por fin ver su cara de felicidad. Realmente le hacía feliz poder sacar sonrisas de esa manera.

Melisa ya estaba un poco mejor. Se conocentraba en mirar la luna con sus ojos miel llenos de esperanza. Pero de repente la luna se empezó a hacer poco a poco más grande y… ¿roja? Sí, se estaba volviendo roja, y del tamaño de un meteorito. No le dio tiempo a reaccionar porque acto seguido perdió la visión, y también el sentido. Pero antes de perder la visión por completo pudo divisar como uno puntos negros en la luna. ¿Qué estaba pasando allí?

 

*Melisa*

Pensamiento: (Este es el mismo lugar en el que había estado antes de perder la conciencia. Todo es igual, las mismas vistas, la misma hierva, la misma luna… ¡LA LUNA! Aquella extraña luna que había visto justo antes de perder la vista. ¡Por Jashin! ¿Qué esta pasando aquí? ¿Sería todo causa del extraño deseo? Y ahora que me fijo… ¡¿DONDE COÑO SE HA METIDO ARIANA?! Demasiadas preguntas y ninguna respuesta. Lo único que puedo hacer es creer en aquel deseo…) :Fin pensamiento.

No me dio tiempo a seguir creando hipótesis ya que la respuesta apareció ante mis ojos. Una gabardina negra con nubes rojas se movía al ritmo del viento justo enfrente mía. Aquello era… 

 

*Ariana*

Pensamiento: (¿Qué.. qué es esto? Dios, sólo recuerdo que de repente todo se volvió borroso, y que la luna se volvió roja, y aquel deseo… NO ME JODAS. Esto es el mundo de Naruto, vamos, estoy segurísima, vaya que sí. Y Melisa no está conm… ¡¿QUÉ MELISA NO ESTÁ CONMIGO?! Ag, no puede ser, ella es la lista, la que me suele guiar, ag. Bueno, será mejor que me levante y vaya a dar una vuelta, a fin de cuentas quedarme aquí sentada no arreglará las cosas.):Fin pensamiento.

Me levanté y tan pronto dar la vuelta para comenzar mi paseo me encontré frente a frente con esos ojos azules que tanto tiempo llevaba admirando, él era… 

 

*Melisa*

-¡AKATSUKI!-Grité justo antes de desmayarme (sí, por mi propia cuenta).

 

*Ariana*

-¿N-Naruto…?-Susurré y perdí el sentido (otra vez).

 

*Narrado en 3º persona/Melisa*

Melisa yacía inconsciente en una habitación en la cual sólo había una cama y una velita que alumbraba aquella pequeña habitación. Las paredes eran de cemento por lo que aquel lugar se debía tratar de una casa, y bastante fea por cierto. Fuera de la puerta se escuchaban unas voces. Una era seria pero las otras aparentaban ser graciosas y desconcertadas. Por culpa de todas esas voces ridículas no se podían distinguir las palabras pero gracias a ellas la ojimiel logró despertar (pero no de muy buen humor).

-JODER, ¿QUÉ COÑO ESTÁ PASANDO AHÍ FUERA?- Gritó desde la cama y acto seguido se dirigió con paso decidido hacia la puerta. Las voces sesaron.

-¿QUÉ PUTOS MODALES SON ESTES? ¡LORZA* YA!- Gritaba cada vez más fuerte mientras empezaba a abrir la puerta.

-¡¿ASÍ ES COMO DESPERTAIS A UNA JODIDA SEÑORITA COMO YO?!- Gritó a pleno pulmón ya totalmente fuera de la puerta mientras que todos los Akatsukis la miraban perplejos. Melisa respiraba dificultosamente por culpa del último berrido que había soltado, a la vez que se aclaraba los ojos para conseguir ver con claridad. Habrió los ojos ya más relajada y vió a todos los Akatsukis mirándola completamente desconcertados y con un toque de ira. Entonces la ojimiel recordó que estaba en el mundo de Naruto y un poco confundida y avergonzada intentó apoyarse en algún lugar, que resultó ser el brazo de Kakuzu, el Akatuski que tenía más cerca, el cual estaba reclamando su moneda llamada ''Susan'' a su líder. En el intento de apoyarse, Melisa empujó el brazo de Kakuzu y todas las monedas que el sostenía cayeron al suelo, una de ellas llendo a parar enfrente a la pelimiel que la pisó en un intento de mantener el equilibrio. Un leve crujido se escuchó y sin pensarlo dos veces Kakuzo (el cual estaba agachado recogiendo sus monedas) se abalanzó sobre Melisa más rápido que la luz. Oh, por Jashin, si el puño con el que iba dirigido a la ojimiel lograba tocarla está no saldría bien parada. Una nube de polvo se levantó y todos los Akatsukis se abalanzaron sobre Kakuzo para intentar detenerlo, pero este los esquivó a todos con un rápido movimiento, realmente estaba enfadado. Un gran estruendo se escuchó, y un chorro de sangre empezó a formarse a los pies de Melisa. Pain no sabía que hacer, no había sabido reaccionar a tiempo. Ya estaba preparado para salir a buscar a Konan para atención médica cuando la nube de polvo se empezó a dispersar, y lo que se vió, sin duda, los dejó aún más perplejos de lo que estaban. Me parece que Pain tendría que ir a buscar a Konan igual, pero esta vez por Kakuzu. Allí estaba, Melisa parando el puño de Kakuzu con sólo una mano y apretándolo de tal forma que un enorme chorro de sangre brotaba de su mano. Los ojos de la pelimiel clavados en los de Kakuzu con una mirada de odio y culpa. Melisa le soltó la mano y se la miró.

-Oh dios, ¿qué acabo de hacer? ¡¿QUÉ ACABO DE HACER?!- Gritaba la ojimiel. Debía estar realmente preocupada, ya que no había dicho ninguna palabrota.

Ninguno de los Akatsuki era capaz de mediar palabra. ¿Qué estaba pasando allí? Aquella niñita acababa de parar a Kakuzu pero parecía que ni ella misma sabía como lo había echo.

-Será mejor que me lleve a Kakuzu con Konan.-Dijo Pain, que al ver que nadie respondía continuó hablando.-¿Podrían llevarse a la niña y presentarse, no creen?

Todos los Akatsuki sacudieron a cabeza como si estuvieran espabilando y respondieron.

-Em.. esto… sí, hump.- Dijo Deidara.

-¡Sí, Tobi es un buen chico!-Dijo Tobi.

-Sí.-Dijo Hidán con mirada curiosa hacia la chica.

-Vamos, no me gusta esperar.-Dijo Sasori

Kisame e Itachi se limitaron a guardar silencio, mientras que Kakuzo le lanzaba una mirada fulminadora a la chica.

Todos los Akatsuki se dirigieron al salón, otra vez armando escándalo y discutiendo entre ellos. Esto en cierto modo agradaba a Melisa ya que prefería eso a que todos la observaran tan fijamente. Mientras caminaban por la casa la chica observaba atentamente cada detalle y reflexionaba sobre lo que había pasado con Kakuzu. Su cuerpo se había movido totalmente solo, ella no quería hacerle daño a nadie, al menos no en aquel momento. Encuentra los mejores productos en amazon categorizados Bueno, bonito y barato

 

*Narrado en 3º persona/Ariana*

Ariana se encontraba durmiendo en una habitación muy bien decorada, con vistas a un río muy calmado y con… ¿otra cama? ¿Donde estaba? De repente una voz la sacó de su inconsciente. Habrió los ojos y se encontró cara a cara con Sakura Haruno. Eso la hizo entrar en razón y recordar que estaba en el mundo de Naruto, que allí ella era una shinobi más.

-Veo que por fin despiertas.-Dijo sonriendo la pelirrosa

-Etto… sí, me desmayé, y luego… yo…

-Está bien. Naruto te trajo hasta aquí para que te atendiera, se preocupó porque te desmayaste justo delante de las puertas de la villa. ¿Y dime, como llegaste hasta aquí?

Ariana no podía contar lo de su extraño deseo así que le tocó improvisar.

-Realmente, no me acuerdo.- Dijo mientras sonreía y se llevaba una mano a la nuca (no era demasiado buena improvisando -.-).

-Bueno, no importa. Te quedarás aquí por hoy y mañana te llevaré junto a la Hokague.

-S-Sí.

Dicho esto la pelirrosa salió de la habitación. Ariana se levantó de la cama y se apoyó en la ventana para observar aquel maravilloso paisaje. Fijó su mirada en el río, en el cual pudo ver… ¿su reflejo? ¿Aquella era ella? Acto seguido se dio la vuelta en busca de un espejo, había uno justo a su lado. Se para enfrente y se observó. Tenía el cabello negro como el azabache, liso y largo hasta el culo. Era liso pero aún seguía siendo rebelde. Alguno mechones más cortos sobresalían por delante llegándole hasta el pecho. Sus ojos eran verdes como la hierba, extremadamente grandes y su pupila alargada, como la de un águila. Su tez era pálida, bastante, lo cual le daba a su rostro un toqué de inocencia y gracia. Vestía una camiseta larga color verde y por debajo de la camiseta asomaba un pantalón corto negro. En los brazos tenía unas vendas (como las que lleva Lee) y en los pies llevaba unas sandalias de medio tacón. Aparentaba como una chica de 16/17 años. Se le hacía raro verse tan diferente, pero en cierto modo le gustaba su apariencia. No le dio tiempo a seguir observándose, ya que unos pasos se aproximaban. Ariana se sentó en la cama a esperar y acto seguido la pelirrosa entró con una medicina entre sus manos.

-Toma esto, te hará sentir mejor.

-Gracias.

-Desde ahora te convertirás en una shinobi de la hoja, ¿entendido?-Dijo Sakura ya en un tono más serio. Ariana la miró desconcertada.-*Suspiro* Ya sé que esto puede sonar un poco brusco pero son órdenes de la Hokague. Mañana mismo te presentarás a los shinobis que serán tus compañeros a la hora de entrenar. En entrenamiento comenzará pasado mañana y de momento no realizarás misiones. No entiendo muy bien esto que voy a decir, pero hasta que tengas el nivel de un jounin no participarás en misiones y no saldrás de Konoha.-La Haruno también parecía un tanto desconcertada.

Ariana asintió perpleja por lo que acababan de decirle y la pelirrosa se retiró.

 

*Narrado en 3º persona/Melisa*

Ya estaban todos sentados en el salón menos Melisa, a la cual habían dejado sin sitio y esperaba de pié, y Tobi, que se dedicaba a dar vueltas sobre si mismo y gritar ''¡Tobi es un buen chico!'' . Nadie tenía intención de empezar a presentarse hasta que llegara su líder. Todos los Akatsukis discutían entre ellos y la pelimiel intentaba mantener la calma, pero su ira no tardaría en entrar en acción así que era mejor que Pain fuera llegando rapidito. La pelea entre los Akatsukis se estaba volviendo cada vez mayor y Melisa estaba a punto de irse de allí para no comenzar a pelear ella también. La ojimiel ya se estaba dando la vuelta cuando de repente… un pedazo de arcilla aterrizó en su cara. Oh Jashin, esto no era nada bueno. Melisa se metió en aquella nube de polvo creada por el estruendo de la pelea y empezaron a volar cosas provenientes de aquel alboroto: una guadaña, una máscara, un cacho de marioneta, una planta, etc. La nube de polvo se disipó y todos los Akatsuki y Melisa se vieron en el suelo casi muertos.

- ¡¿Otra vez?! - Se escuchó la voz de Pain desde la puerta.

Todos los Akatsuki volvieron al sillón rapidamente y Melisa se levantó tomándose su tiempo.

- *Suspiro* No tienen remedio - Siguió hablando Pain.-Será mejor que dejemos las presentaciones. Ya os conoceréis mientras entrenáis. 

-Em… esto… ¿entrenar?-Habló Melisa.

- ¿Qué te esperabas niña? Para unirse a Akatsuki hace falta mucho entrenamiento y dolor, hump. -Respondió Deidara.

-Sí, tienes razón. Lo siento. - Dijo Melisa un poco sonrojada. ¿Quién podría oponerse a los encantos de aquel rubio?

-Muy bien, ahora quiero que le mostréis su habitación a la niña y después os vengáis, tengo que hablar con vosotros.- Dijo Pain.

Le enseñaron su habitación a Melisa y ella se encerró dentro. Quería que alguien le explicara eso de unirse a Akatsuki, ella estaba encantada pero podrían haber preguntado antes, y además, ¿por qué la querían a ella? También estaba preocupada por Ariana pero algo le hacía saber que ella también estaba aquí, en este mundo.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

GLOSARIO:

*Palabra que usa Melisa en ocasiones cuando está cabreada. Su significado es ''acumulación de grasa, michelines, etc.'' pero ella la utiliza para sustituir palabras como ''hostia'' o ''mierda'', por ejemplo.

 
End Notes:

¡ESPERO QUE LES HAYA GUSTADO!^^

Intentaré subir el siguiente lo más pronto posible.

End Notes:

¡ESPERO QUE LES HAYA GUSTADO!^^

Intentaré subir el siguiente lo más pronto posible.

Regresar al índiceEl comienzo. by Mazana Fosforita
Author's Notes:

Desde ahora posiblemente tardaré un poco más en subir los capítulos ya que me voy de vacaciones y no sé cuando podré escribir :3. Como mucho tardaré 3 semanas, como MUCHO MUCHISIMO. Bueno, aquí les dejo el segundo capítulo, espero que les guste ^^ y muchas gracias a la gente que comenta, me motivan para escribir jejejeje.

Author's Notes:

Desde ahora posiblemente tardaré un poco más en subir los capítulos ya que me voy de vacaciones y no sé cuando podré escribir :3. Como mucho tardaré 3 semanas, como MUCHO MUCHISIMO. Bueno, aquí les dejo el segundo capítulo, espero que les guste ^^ y muchas gracias a la gente que comenta, me motivan para escribir jejejeje.

*Narrado en 3º persona/Ariana*

 

-Será mejor que vayas despertando.-Dijo una pelirosa desde el otro lado de la habitación. Al parecer la otra cama era de ella.

Ariana se aclaró los ojos y asintió.

-Bueno, tienes media hora para prepararte, te espero con la Hokage.-Sakura sonrió y se fué.

La pelinegra estaba agotada, pero no le quedaba otra que levantarse. Desayunó, se vistió, se lavo la cara y se cepilló los dientes. Aún quedaban 15 minutos así que se sentó en la cama. Estaba perpleja mirando el reloj cuando un chispazo le recorrió la mente y acto seguido una imagen se le vino a la cabeza. Era Melisa y estaba… ¿probándose una capa de Akatsuki? Otro chispazo y todo volvió a la normalidad. Ya llevaba casi 1 día sin preocuparse  por su compañera, pero ahora que lo pensaba llevaba sin ver a su amiga desde aquella noche. ¿Ella también estaría aquí? Si así fuera eso quería decir que estaba con Akatsuki, su bando favorito, al igual que ella estaba en Konoha, y que lo que acababa de ver era una.. ¿visión? Joder, seguían habiendo demasiadas preguntas sin respuestas, pero no había tiempo para seguir pensando, la Hokage la estaba esperando.

Tras caminar 10 minutos consiguió llegar hasta aquel enorme edificio, entró, aquello parecía un autentico laberinto. Ariana tenía la sensación de que ya había estado allí antes y, no sabe como, logró llegar al despacho de Tsunade. 

-Adelante.- Se oyó una voz desde el interior de la sala.

-Hola, yo… esto… soy Ariana.

-Yo soy Tsunade, la Hokage, como ya sabrás. No hay mucho tiempo así que te explicaré porque te he llamado.

Ariana miró la sala, estaba ella sola. ¿Acaso no se iba a presentar a sus compañeros? No le dio tiempo a preguntar ya que Tsunade la intertumpió.

-Las presentaciones las dejaremos de lado, ya irás conociendo a tus compañeros poco a poco. Empecemos, a partir de hoy se te asignaran dos senseis. Serán dos para así acelerar el entrenamiento.-Hubo un minuto de silencio. Ariana se sentía observada, pero intentó disimular.- Serán Gai y Kakashi.-Tras decir esto la peligra volvió a entrar en razón.- Escúchame, puede que todo esto te parezca un poco raro, pero Akatsuki… - Ari no la dejó terminar

-… se está moviendo y todo indica que se producirá un gran 4º guerra ninja. 

-Exacto, y necesitamos más shinobis.

-…

-¿Te ocurre algo?-Preguntó Tsunade extrañada por el silencio de la chica. Una sonrisa malévola se dibujó en el rostro de la chica, cuando Ariana hacía esto quería decir que se iba a meter en líos.

-Etto… Siempre me he preguntado algo acerca sobre usted. 

-Sí, diga.

-¿Cómo hace para perder toooodas las apuestas que hace? ¿Y para mantenerse tan joven?-A la Hokage se le hinchó una vena en la frente.- ¿Se mantiene joven porque usted es realmente fea, no?-Tsunade estaba perdiendo su paciencia, esperaba que no dijera nada sobre su pecho, porque si no…- ¿Y sobre su pecho… - Tsunade no la dejó terminar, (no es que Ariana fuera una chica traviesa, ella siempre había soñado con provocar a la Hokage y bueno…) su puño se mostró y el humo le salía por las orejas y la nariz, aquello no era bueno, creo que la peligra se había pasado. El puño se abalanzó sobre la chica. Un gran estruendo se escuchó y todo el salón se convirtió en un revoltijo de papeles y polvo. Cuando por fin se pudo ver con claridad la imagen fue impactante. Ariana estaba echada a un lado bloqueando el puño de Tsunade con su pierna. La cara de desconcierto de Ariana mostraba que ella se había movido por reflejo, y la cara de Tsunade era la misma, pero no por el mismo motivo. Por Dios, casi nadie podría haber esquivado aquel ataque, y aquella niñita lo había conseguido apenas sin esfuerzo… Ariana levantó la pierna dejando así libre el brazo de Tsunade.

-Tú… -Dijo la princesa babosa.

-Yo… -Añadió Ariana.

-Ejem… El entrenamiento empezará mañana, después de esto siento cierta curiosidad hacia ti. Puedes irte.

-Sí, claro, esto… ¡adiós!

Después de que Ariana se hubiera ido dos sombras aparecieron en la sala.

-Y dime ¿qué os parece esa niña llamada Ariana?-Dijo Tsunade hacia las dos sombras.

Las dos sombras se mostraron, eran Neji e Hinata. Posiblemente hubieran utilizado su Byakugan para ver el chakra de la chica.

-Tiene un chakra enorme.-Dijo Hinata.

-En cuanto a cantidad puede que sea igual o mayor al de Naruto.- Añadió Neji.

-En ese caso… espero que esté de nuestra parte… -Dijo casi en un susurro Tsunade.- Podéis iros.

 

 

*Narrado en 3º persona/Melisa*

 

Ahora que lo pensaba desde que había estado aquí no había visto su aspecto, ¿seguiría siendo igual que en la vida real? Que mejor manera que comprobarlo. Fue al baño y allí había un pequeño espejo.

-(Sí que son cutres estos de Akatsuki, podrían al menos limpiar las manchas de sangre de la pared.).-Se miró al espejo.-(Mmm… soy realmente sexy. Con este aspecto no será difícil atraer al guaperas de Deidara.)

Melisa aún conservaba su tono de pelo natural, pero este era un poco más largo, o eso parecía, ya que llevaba recogido la mitad en un pequeño moño y el resto suelto, dejando dos mechones un poco más cortos al frente, enmarcando su cara. Sus ojos eran del mismo color, a juego con su cabello, pero mucho más grandes. En cuanto a su cuerpo tenía unos pechos enormes, por Jashin, ¡aquello parecían bolas de baloncesto! Vestía unas mayas negras acompañados por una sudadera azul. En una de sus piernas llevaba una venda cubriendole la rodilla. Calzaba unas sandalias azules planas. 

-Niña, el líder te llama.-Una voz proveniente de la puerta la sacó de sus pensamientos.

-¡NO ME LLAMO NIÑA, SOLO DEIDARA PUEDE LLAMARME NIÑA! ¿ENTIENDES?-Dijo una furiosa Melisa.

-E… esto… soy Deidara, hump.-Al escuchar esto la bipolaridad de Melisa comenzó.

-Ya voy cariño.-Dijo en un tono dulce.

Deidara se limitaba a escuchar todo un tanto atónito. 

-¿Qué tal me ves Deidi?-Dijo Melisa saliendo bruscamente de la puerta.-Esto… quiero decir… ¿el líder, no? CORRIENDO VOY, ¡LORZA! Digo… SÍ, QUE YA VOY.

 

*(Ya en la sala de Pain)*

 

-Hola señor llamado ''líder'' que no da controlado a sus subordinados, ¿me llamabas?-Dijo la pelimiel apareciendo bruscamente dentro del despacho.

-Mmm… sí. Como ya has oído tienes que unirte a Akatsuki.-Melisa no lo dejó seguir hablando.

-¿Cómo que TENGO? Esto lo hago por propia voluntad, lorzLÍDER.

-Bueno, sí, como tú digas.-Continuó Pain.- Desde ahora entrenarás con los miembros de Akatsuki, empezarás con Itachi. 

-(Mmm… Itachi…JEJEJEJE)

-Y como todo miembro de Akatsuki necesitas una capa…-Melisa volvió a interrumpir.

-JASHIN, SIEMPRE HE DESEADO POSEER UNA DE ESAS.- Pensó Melisa en voz alta.

-Bueno, pues eso, vete junto Konan, ella te dará una. Puedes irte.

Melisa salió de la sala dando saltitos pero justo antes de salir del todo empezó a andar seriamente (más bipolaridad). Pain observaba el panorama desde su silla con una pequeña gotita modo anime corriendo por su nuca.

Ya con Konan se veía a una Melisa feliz probándose capas de Akatsuki, justo como en la visión de Ariana. Una vez hubo encontrado su gabardina perfecta se miró al espejo. Era realmente siniestra… y sexy. 

 

*(Otra vez con Pain)*

-Y dime, ¿que opinas de ella?- Dijo a Pain. ¿Estaba  hablando solo? No, la piruleta andante estaba en una de las esquinas de la sala.

-Tiene un gran poder, nos será de gran ayuda para esta gran guerra que está a punto de desatarse.- Dijo ''Tobi'' con su verdadera voz.

-Eso espero, tiene mucha información sobre nosotros, si la capturaran o algo… podría volverse un gran problema...-Respondió Pain.

-Yo me encargaré de su entrenamiento.

-¿E-Estás seguro?

-Tú déjamelo a mí.

 

*Narrado en 3º persona/Ariana*

 

-¡DESPIERTA PEQUEÑA FLOR DE LA JUVENTUD!- Una voz (que ya todos sabréis quien es) proveniente de la ventana rompía el silencio de la calmada mañana.

-No, vaya que sNO.- Respondió Ariana secante.

- Si no te despiertas no podrás hacerte fuerte y sorprender a Naruto.- Dijo otra voz desde la ventana.

- CORRIENDO VOY. NO PUEDO MALGASTAR LA JUVENTUD, LA FUERZA ARDE EN MI INTERIOR. - Dijo Ariana a la vez que se levantaba de cama y salía corriendo hacia el baño. Así era como se comportaba ella cuando empezaba a coger confianza.

5 minutos después la chica ya estaba lista.

- ¡VÁMONOS! Esto… ¿Gai? ¿Kakashi? Ah, sí, cierto. Ayer Tsunade me dijo que serías mis senseis. Que cabeza la mía, lorzis*. 

Gai y Kakashi se limitaron a asentir un tanto perplejos y acto seguido los tres se marcharon hacia el campo de entrenamiento.

*(En el campo de entrenamiento)*

- Bueno, antes de empezar a entrenar me gustaría saber a que se debe esa obsesión y prisa por entrenar. No creo que en realidad lo hagas para impresionar a Naruto.-Dijo Kakashi mientras Gai escuchaba.

-Bueno… la verdad… lo hago para encontrar a mi amiga, yo… sospecho… -Ariana se calló.

- Adelante, si no nos lo dices será difícil para nosotros entrenarte y …-Ariana lo interrumpió.

-…sospecho que ella forma parte de Akatsuki, estoy prácticamente segura. Y bueno, sé que para conseguir llegar hasta ella tengo que volverme fuerte, además, no me dejarán salir de la aldea hasta que tenga el nivel de un jounin. Dicho esto comencemos a entrenar. -Dijo secante Ariana, no le gustaba hablar sobre aquel tema.

Kakashi se limitó a asentir pero Gai no hizo lo mismo.

- ESTA SI QUE ES UNA BELLA FLOR DE LA JUVENTUZ - Decía Gai llorando de emoción. - ESE DESEO DE HACERSE FUERTE POR SUS AMIGOS, ERES DIGNA DE ADMIRAR.

Esta vez Kakashi y Ariana lo observaban mientras una gota modo anime aparecía en su cabeza.

-Gai relájate… -Dijo el peligris, pero el pelisetacasco lo interrumpió.

- QUIERES GANARME EN ESTA COMPETICIÓN, ¿VERDAD? PUES NO TE DEJARÉ.

Tras media hora discutiendo los dos se calmaron. Quedaron en que si no se ponían a entrenarla ya los dos fracasarían como senséis.

-¡COMENCEMOS!-Dijo Gai con fuego en los ojos y el puño apretado

-Empezaremos por el manejo de armas.-Dijo Kakashi.

 

*Narrado en 3º persona/Melisa*

 

-(La convertiré en una máquina de matar).- Dijo ''Tobi'' antes de entrar en la habitación de la pelimiel.- ¡Despierta Meli! Tobi te entrenará, porque Tobi es un buen chico.

-¡Cállate Tobi..- Una gran explosión que hizo volar a Tobi por los aires no le dejó terminar a la chica.

-KATSU.

-¡Dedidara-sempai!- Fue lo último que se escuchó de Tobi antes de que atravesara el techo y desapareciera como una estrellita en el cielo.

-Esas no son maneras de despertar a un señorita.-Dijo un pelirrubio asomándose por la puerta.

-¡¿DEIDI?! Mmmm… cuanto tiempo, LORZA. Ay, digo, hola, bueno días. - Dijo la chica con un toque de bipolaridad.

-Así que Tobi será tu sensei… Bueno, hump, si así lo quiso el líder… Dentro de 15 minutos volverá a aparecer por aquí, ¡chao! - Dijo Deidara con una sonrisa y se fue. Tan pronto cerrar la puerta una venita se hinchó en su frente y apretaba el puño mientras pensaba. -(¿Tobi? ¡¿EN SERIO?! UG..)

-3… 2… 1… - Contaba Melisa.

-Tobi ya está aquí, Tobi es un buen chico, Tobi quiere a Deidara-sempai. 

-Venga Tobi, dejémonos de parloteo y vayamos a entrenar, ¡necesito hacerme fuerte! - Dijo Melisa llena de energía. - Pero antes debería dormir un poco más. - Bipolaridad. - Bah, venga, vámonos, lorza.

Dicho esto Melisa y Tobi se dirigieron a fuera, listos para entrenar.

*(Ya en el lugar de entrenamiento)*

-Primero practicaremos taijutsu.- Dijo Tobi con su voz seria, de lo cual no se dio cuenta, pero al ver la cara de desconcierto de la chica añadió- ¡Por que Tobi es un buen chico!

-Ah… bueno, de acuerdo.-Asintió Melisa.

 

*Narrado en 3º persona/Ariana*

-(Uf, menudo día más agotador, vaya que sí.)-Pensaba Ariana mientras se dirigía a casa.-(De momento solo entrenamos Taijutsu y manejo de armas, pero por la cara de Kakashi y Gai parece que soy bastante buena en cuanto a Taijustsu, pero en el manejo de armas... Tengo curiosidad por la naturaleza de chakra que tendré…)

-¡ARIANA! ¡ARI! - Naruto venía corriendo detrás de ella. - Ven a tomar un tazón de Ramen con Sakura, Sai y yo, no hay mejor manera para conocerse que esa, vaya que sí. - A la pelinegra no le dio tiempo a responder, ya que el ojiazul la tomó del brazo y echó a correr hacia Ichiraku. - ¡RAMEN, RAMEN!

 

*Narrado en 3º persona/Melisa*

-JEJEJEJEJEJE que buena soy en manejo  de armas. - Iba gritando la pelimiel por el pasillo adelante. - Y EN TAIJUTSU TAMBIÉN, por supuesto. Casi venzo a mi propio sensei. 

- Y ahora te vendrás a cenar conosotros.

- Etto… ¿Deidara, Hidán… TODOS?

- Ahá, va siendo hora de que nos conozcamos mejor. - Dijo Hidán.

- Bueno, vale. - Y acto seguido se abalanzó sobre todos ellos para abrazarlos. -(Gracias… Ariana…)

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

GLOSARIO:

*Palabra similar a lorza sólo que un poco modificada por Ariana. La utiliza como comodín final de algunas frases sin ningún significado concreto.

End Notes:

¡Espero que les haya gustado! ^^

End Notes:

¡Espero que les haya gustado! ^^

Regresar al índiceLa fuerza. by Mazana Fosforita
Author's Notes:

Ahí va el 3º capítulo, ¡espero que les guste! :3

Author's Notes:

Ahí va el 3º capítulo, ¡espero que les guste! :3

*Narrado en 3º persona/Ariana*

 

Poco a poco todos fueron conociendo a Ariana y ella conociéndolos a ellos, la chica tenía una capacidad increíble para ganarse la confianza de la gente en poco tiempo, al fin y al cabo sólo habían pasado 30 días desde que ella estaba allí y la gente ya la trataba como si hubiera nacido en aquel lugar. En eses 30 días Ari se había vuelto increíblemente fuerte y también había descubierto sus poderes.

 

*Flash back*

 

Ariana se hallaba solitaria en un descampado no muy lejos de Konoha observando el bonito cielo estrellado.

-(Bueno, al menos ahora me dejan salir por los alrededores… Ufff… Melisa, ¿dónde estás? ¿Te lograré encontrar? Desde aquel día no he vuelto a tener ninguna visión, no he vuelto a tener ninguna pista acerca de ti.) - Una lágrima comenzó a brotar de sus ojos. - (Por favor… Por favor Meli, nunca me abandones.) a- Dicho esto la chica no pudo retener más sus lágrimas. - Por favor… - Se cubrió la cara con sus manos y comenzó a llorar. 

-¿Sabes? Tú y yo nos parecemos bastante. - Ariana rápidamente se limpió su cara mojada y se giró. Otra vez aquellos ojos azules tan cerca de ella, pero esta vez no se desmayó. - Los dos tenemos el deseo de hacernos fuertes para salvar a un amigo, para encontrarlo. - Naruto se sentó a su lado y comenzó a mirar las estrellas. - Ninguno de los dos dejaría de buscarlos aunque todo estuviera perdido. - Ahora el chico miró a Ari y sonrió. - Además, tenemos la misma naturaleza de chakra, el viento. Y también…

- …intentamos ocultar nuestra gran tristeza, luchamos por superarla día a día, y eso nos ayuda a hacernos más fuertes. - Interrumpió Ariana, esta vez ella también lo miró y le devolvió la sonrisa. 

-Exacto. Desde ahora entrenarás conmigo, los dos tenemos la misma naturaleza de chakra. Podremos crear un ataque doble o algo así. ¡Te convertirás en mi aprendiz! - Naruto se levantó. - Bueno, ahora tengo que irme.

- Chao, yo me quedaré un poco más.

-Ah, y una cosa antes de irme. Llorar y hacerse preguntas sin respuesta no arreglará las cosas, Ariana. - Dicho esto Naruto se dio la vuelta y comenzó a andar. Esas palabras dejaron atónita a la chica.

-Esto… Naruto… - El rubio ya estaba a unos metros de ella, pero la pudo escuchar.

-¿Sí? 

-Gracias…- Dijo Ari bajando la cabeza, el rubio le sonrió como respuesta y siguió andando.

-(Gracias a ti, Ariana)

 

*Fin flash back*

 

*Narrado en 3º persona/Melisa*

 

Desde la llegada de Melisa a Akatsuki el trabajo en equipo se había vuelto mucho mejor, la chica tenía una capacidad increíble para solucionar problemas, pero también para provocarlos.

Ya era uno de los miembros más fuertes. Tobi tenía razón, la había convertido en una máquina de matar increíble y cada vez pensaba menos en su compañera gracias a las mentiras que le contaba su ''sensei''.

Su poder había alcanzado tales límites que había despertado el sharingan en solo 1 mes. Su naturaleza de chakra era el fuego. Todo indicaba a que era parte del clan Uchiha. 

 

*Flash back*

 

-Deidara, será mejor que seas tú quien le dé la noticia sobre lo del clan Uchiha. - Dijo Pain. -(Aunque después de lo del Sharingan ya lo debería saber…)

-De acuerdo. - Respondió Deidara

 

*(En la habitación de Melisa)*

 

-*Pum, pum, pum, toc*

-ADELANTEEEEEEEEEEEE, LORZA YA.- Dijo (bueno, gritó) Melisa.

La puerta se abrió y Deidara apareció al otro lado un poco asustado.

-Oh, Deidi. - La chica se calmó. - Buenas mañanas, digo, buenos tardes, digo, HOLA.

-Bueno, tengo que hablar contigo.

-(Que me pida matrimonio, que me pida matrimonio, que me pida matrimonio…) Ahá.

- Es sobre tu Sharingan y tu naturaleza  de chakra… -Deidara se calló ya que la chica se había ido a una esquina toda decepcionada.

-(Mierda) Continúa. - Dijo Melisa triste.

- Bueno pues… - Fue interrumpido.

- MIRA CARIÑO, COMO NO TE DES PRISA VAS A SALIR VOLANDO COMO TOBI, LORZA. - Melisa tenía al rubio agarrado por el cuello y amenazándolo con un puño.

- QUE TODO INDICA A QUE ERES MIEMBRO DEL CLAN UCHIHA. - Dijo Deidara también gritando.

-Ay, Deidi, tampoco hacía falta que gritaras. - Dijo Melisa tampándose los oídos. 

- Escuchaste lo que te …

- Mmmm...Melisa Uchiha, suena sexy… - Dijo la chica con una mano en la barbilla.

 

*Fin Flash back*

 

 

*Narrado en 3º persona/Ariana*

 

Ariana estaba entrenando en aquel descampado que le gustaba tanto, la chica también lo hacía por las noches, en secreto, claro. Sabía que su amiga también se estaba haciendo fuerte y eso la preocupaba, Melisa no tiene límites, por eso hacía aquel entrenamiento en secreto. Lo que ella no sabía era que aquella noche Naruto la había seguido, ya que últimamente la notaba muy cansada.

Naruto estaba siguiendo las pocas huellas que Ari había dejado. ¿Qué estaba haciendo aquella chica? ¿No le bastaba con entrenar todo el día? ¿Sería por su compañera? Mierda, le había dicho a la chica que no se hiciera preguntas sin respuesta y ahora lo estaba haciendo él, ag. 

Ya casi estaba llegando al descampado cuando divisó una potente luz a lo lejos, lo cual le hizo apurar más. La luz se iba haciendo más potente cuanto más se hacercaba. Se paró en el último árbol que había antes de que comenzara el descampado. Increíble. Ariana estaba allí, en el centro. Se hallaba sentada con los ojos cerrados, sin duda se estaba concentrando mucho. Naruto iba a hacercarse para hablar con ella, cuando de repente algo comenzó a brotar de Ariana… ¿unas alas? Sí, eran unas alas semejantes a las de un águila.  Se desplegaron de todo, eran enormes. La chica se comenzó a elevar mientras agitaba aquellas hermosas alas, seguía con los ojos cerrados. Al alcanzar una altura de 15 m (aproximadamente) Ariana abrió los ojos e inmediatamente las alas desaparecieron haciendo que Ari cayera en picado. Naruto reaccionó veloz como el rayo consiguió llegar a tiempo para coger a la chica.

-(Wow, ¿cómo he hecho para llegar hasta aquí tan rápido?)-Pensaba Naruto mientras que la chica recobraba el sentido.

-E… esto… ¡¿NARUTO?! - Dijo Ariana a la vez que se tiraba bruscamente de los brazos de el chico. - ¡Ay!

- Yo pasaba por aquí y… - Ariana no le dejó terminar.

- No hace falta que digas más *suspiro*. Me notabas muy cansada en los entrenamientos y decidiste seguirme, simple.

- (Esta chica siempre adivina lo que pienso, ¿pero esos ojos que tenía cuando estaba realizando el ataque no son los mismos que…) 

-Eo, ¡NARUTO! ¿Me estás escuchando? - Dijo Ariana pasándole una mano por enfrente de la cara.

- S-Sí. ¿Te has estado cayendo desde esta altura todos los días? ¿Y ese nuevo ataque? ¿Qué esta pasando? - Preguntaba el rubio preocupado.

- Jajajaja, te contaré cuando lleguemos a casa.

 

*Narrado en 3º persona/Melisa*

 

-Otra superviviente del clan Uchiha… interesante. - Dijo ''Tobi''.

-Me asusta que su compañera pueda influir a la hora de la verdad. - Dijo Pain.

-Melisa es casi tan fuerte como yo, ¿crees que el amor hacia una compañera puede con ella? 

-(Será más fuerte que tú y si los rumores sobre su compañera son ciertos… ella puede que también) No, pero… - Fue interrumpido.

-Despertará el Rinnegan. - Dijo ''Tobi'' secante y se fué.

-(Pero no basta con despertarlo, también hay que aprender a controlarlo, y no queda tiempo, Madara.)-Pensó Pain.

Melisa estaba entrenando con Itachi con el había mejorado mucho su amistad. Itachi intentaba que el Sharingan de la chica fuera capaz de utilizar el Amaterasu y también entrenaban el uso de Gengutsus. En cuanto a esto último Melisa ya casi superaba a Itachi. 

-(Esta chica apenas lleva aquí un mes y su Gengutsu es… )-Itachi fue interrumpido ya que unas gotas de sangre caían muy cerca suyo. Miró a la chica, la cual estaba tapándose el ojo derecho. Siguió mirando a su alrededor y vio la casa de los Akatsuki cubierta de… ¡LLAMAS NEGRAS! Todos los miembros de Akatsuki corrían de fuera de la casa. Itachi estaba a punto de reaccionar cuando de repente todas las llamas se extinguieron y acto seguido Meli cayó al suelo. 

-(En 1 mes y tú ya… no tienes límites chica.) - Pensaba Itachi mientras cogía a la chica en brazos.

-Joder, ¿quién coño ha hecho esto? SERVIRÁ DE SACRIFICIO PARA EL DIOS JASHIN. - Decía Hidán.

-Si la casa se tenía que destruir sería por una explosión, no por esto, hump. - Decía Deidara. 

-¡Tobi es un buen chico! - Decía Tobi.

-Interesante…-Decía Kisame.

- Susan, Karina, Midori, Hida, Samuda, Pudita… ¿Estáis bien? - Le decía Kakuzu a sus monedas.

- Ya decía yo que el arte era efímero, no como esta casa. - Decía Sasori.

- ¡Relajaos! Esto lo ha hecho Melisa mientras entrenaba. Ha despertado el Amaterasu… ¡y ella misma lo ha detenido! - Gritaba Konan.

Dicho esto todo Akatsuki se calló. Primero miraron a Konan y después desviaron la mirada hacia la chica, la cual estaba en brazos de Itachi.

-Itachi, puedes soltarme estoy biAAY. - Dijo la chica.

-Será mejor que descanses…- Itachi fue interrumpido.

-MELISA, ¿ESTÁS BIEN? - Deidara e Hidán venían corriendo.

-(¿Se preocupan por mí? No conocía yo este lado de los Akatsukis.)-Melisa sonrió.

 

 

*Narrado en 3º persona/Ariana* (En la casa de Ariana)

 

-Así que esta es tu nueva casa… - Dijo Naruto.

-Ahá, no me podía quedar para siempre en la habitación de la pobre Sakura. - Dijo Ariana sonriente.

-Bueno, entonces cuéntame. ¿Qué hacías entrenando tú sola a estas horas?- La sonrisa de la chica cesó.

-Bueno… Naruto… yo… tengo que hacerme más fuerte, ¡vaya que sí! No puedo dejar que mi compañera me supere.

-¿Vaya que sí? Ya decía yo que nos parecíamos mucho. - Una pequeña risa escapó por parte de los dos. - Y ¿de que se trata ese nuevo jutsu?

-En principio quería hacer unas alas de chakra para mi cuerpo, pero cuando intento abrir los ojos no sé que pasa y… desaparecen. 

-A todo esto, ¿cuanto tiempo llevas entrenando esto?

-Desde que me cambié de casa. No quería que nadie supiera lo que mi entrenamiento secreto, lo podían considerar sospechoso o algo, y por eso no podía entrenar con Sakura esperándome en casa. Así que más o menos… 2 semanas.

-Entonces… ¡¿te llevas cayendo desde 15 metros de altura durante 2 semanas?!-Dijo el chico un poco asustado.-(Pero no se le ve ninguna herida grabe…)

-Bueno… más o menos. - La chica sonrió y se llevó la mano a la nuca. Al hacer este gesto su camiseta se levantó un poco dejando visible su barriga. Naruto, el cual estaba inspeccionando el cuerpo de la chica en busca de alguna he

Luna roja. by Mazana Fosforita

MÁS INFORMACIÓN

El contenido original se encuentra en https://fanfic.es/viewstory.php/
Todos los derechos reservados para el autor del contenido original (en el enlace de la linea superior)
Si crees que alguno de los contenidos (texto, imagenes o multimedia) en esta página infringe tus derechos relativos a propiedad intelectual, marcas registradas o cualquier otro de tus derechos, por favor ponte en contacto con nosotros en el mail [email protected] y retiraremos este contenido inmediatamente

Top 20