Leyendas de los Uchiha by kaede1811

Fanfics en EspañolEl sitio de referencia de los fanfics en español, con miles de fanfics gratis y en español

 Leyendas de los Uchiha by kaede1811
Summary:

la istoria trata de que itachi mata a toda la aldea de sasuke y lo persigue para matarle a el tambien pero por el camino sasuke se encontro con alguien k le salvara

por otro lado sakura esta viviendo un infierno  xk y como saldra de el?

los destinos de ambos estan ligados de alguna y manera y estan condenados a encontrarse pero k pasara cuando se vean por primera vez???

a mi me gusta la istoria pero el principio es 1 poco aburrido jeeje, pero luego engancha...por lo menos a mi si!!! x cierto es un sasusaku k se me olvido ponerlo y creo k sale alguna pareja mas pero por encima



Categories: ANIME/MANGA, NARUTO Characters: Gaara, Hinata Hyūga, Ino Yamanaka, Itachi Uchiha, Kakashi Hatake, Kurenai Yūhi, Naruto Uzumaki, Neji Hyūga, Sai, Sakura Haruno, Sasuke Uchiha

Generos: Accion/Aventura, Drama, Romance, Universo Alternativo

Advertencias: Muerte de un personaje, Sexo Gráfico (Lemon)

Challenges: No

Series: No

Chapters: 37 Completed: No Word count: 219399 Read: 22090 Published: 23/01/2008 Updated: 16/01/2009
Summary:

la istoria trata de que itachi mata a toda la aldea de sasuke y lo persigue para matarle a el tambien pero por el camino sasuke se encontro con alguien k le salvara

por otro lado sakura esta viviendo un infierno  xk y como saldra de el?

los destinos de ambos estan ligados de alguna y manera y estan condenados a encontrarse pero k pasara cuando se vean por primera vez???

a mi me gusta la istoria pero el principio es 1 poco aburrido jeeje, pero luego engancha...por lo menos a mi si!!! x cierto es un sasusaku k se me olvido ponerlo y creo k sale alguna pareja mas pero por encima



Categories: ANIME/MANGA, NARUTO Characters: Gaara, Hinata Hyūga, Ino Yamanaka, Itachi Uchiha, Kakashi Hatake, Kurenai Yūhi, Naruto Uzumaki, Neji Hyūga, Sai, Sakura Haruno, Sasuke Uchiha

Generos: Accion/Aventura, Drama, Romance, Universo Alternativo

Advertencias: Muerte de un personaje, Sexo Gráfico (Lemon)

Challenges: No

Series: No

Chapters: 37 Completed: No Word count: 219399 Read: 22090 Published: 23/01/2008 Updated: 16/01/2009
Story Notes:

wiiiii bueno pues aki os dejo este fic!! es una adaptacion de un libro k lei k me gusto muxooo!!! jeje espero k s guste a [email protected] tambien!! ^^

bueno pues el argumento no me pertenece es de la escritora o escritor de la trilogia las leyendas de los Otori bueno esk no se si es tio o tia, se llama Lian Hearn. para kien kiera leerlos los libros de la trilogia se llaman: el suelo del ruiseñor, con la hierba de almuhada y el brillo de la luna. solo voy a acer el primer libro xk escribirlo de todo seria muy "problematico" jejeje.

los personajes tampoco me pertenecen, son de Masahi Kishimoto

aki os dejo el primer capi sakura aun no sale asta el terceroo asi eje

os dejo mas aclaraciones debajo!!

Story Notes:

wiiiii bueno pues aki os dejo este fic!! es una adaptacion de un libro k lei k me gusto muxooo!!! jeje espero k s guste a [email protected] tambien!! ^^

bueno pues el argumento no me pertenece es de la escritora o escritor de la trilogia las leyendas de los Otori bueno esk no se si es tio o tia, se llama Lian Hearn. para kien kiera leerlos los libros de la trilogia se llaman: el suelo del ruiseñor, con la hierba de almuhada y el brillo de la luna. solo voy a acer el primer libro xk escribirlo de todo seria muy "problematico" jejeje.

los personajes tampoco me pertenecen, son de Masahi Kishimoto

aki os dejo el primer capi sakura aun no sale asta el terceroo asi eje

os dejo mas aclaraciones debajo!!

Capítulo 1 by kaede1811
Author's Notes:

bueno lo primero decir k es un sasusaku k no si lo e dixo jejee k tengo memoria de pez y luego alguna cosa mas

1-itachi y sasuke NO son ermanos

2-y bueno aora no se me ocurre ninguna si no entendeis algo me preguntais ( y de paso me dejais review jjeje) k yo os contestare.

bueno pues ya sin mas aki el primer capi jeje besooo

Author's Notes:

bueno lo primero decir k es un sasusaku k no si lo e dixo jejee k tengo memoria de pez y luego alguna cosa mas

1-itachi y sasuke NO son ermanos

2-y bueno aora no se me ocurre ninguna si no entendeis algo me preguntais ( y de paso me dejais review jjeje) k yo os contestare.

bueno pues ya sin mas aki el primer capi jeje besooo

A menudo mi madre me reñía y me amenazaba cuando yo fingía no oír su llamada para que volviera a casa. Pero al llegar siempre me recibía con los brazos abiertos e intentaba atusarme el pelo o limpiarme la cara que llevaba llena de barro de estar deambulando por la montaña. Yo me retorcía como lagartija pero ella salía siempre victoriosa del forcejeo ganando como recompensa un abrazo del que no habia forma de escapar.

Así pues nunca tomaba en serio las amenazas de mi madre, quien iba a pensar que las hermosas extremidades color marfil de los habitantes de aquella aldea pudieran ser descuartizadas y separadas literalmente. Que ser humano era capaz de hacer semejante atrocidad.

Al cumplir los 15, mi madre ya no ganaba en los forcejeos, yo crecía como 15 centímetros al año y al cumplir los 16 ya era el mas alto de mi aldea. Fue entonces cuando mi padre me empezó a decir que diva buscar pareja, ya que tenia edad de casarme. La idea no me disgustaba. Casarme con una chica de la aldea con la que habia crecido, trabajar con mi padrastro y ocupar mi lugar como hombre en la aldea. Pero la montaña ejercía una especia de atracción sobre mí y no podia evitar escaparme allí al final del día para desconectar.

Una de aquellas tardes habia recogido unas setas deliciosas que seguro que hacían que desapareciera el enfado de mi padre por haberme escapado. Se me hacia la boca agua solo de pensar en comerlas. Conforme me acercaba a la aldea me pareció oler cierto olor a quemado. Los perros de la aldea ladraban, como hacían a la caída de tarde. Cada vez se tornaba mas intenso el olor. No es que tuviera miedo, al menos no de momento pero algo hacia latir mi corazón con fuerza. Mas tarde vería mi aldea en llamas.

No era algo infrecuente, pero lo raro de la situación es que no se veía a nadie intentando apagar las llamas, ni personas chillando para que les ayudaran, ni gente pasando apresuradamente con cubos de agua, ni nada. No se veía un alma. El sonido de las llamas hacia eco.

Cruce el ultimo campo de arroz y vi a mis pies lo que alguna vez habia sido mi hogar. Las llamas aun crepitaban. No habia no rastro de mis padres o hermanas. La aldea estaba en llamas pero donde estaban todos?? Lagrimas empezaron a brotar inconscientemente de mis ojos y no era por el humo.

Entonces estallaron los gritos.

Procedían del templo. Parecían los gritos de un perro herido, pero ese perro decía palabras humanas en su agonía. Dirigí mis pasos hacia allí. No podia dejar de pensar donde estarían mis padres y hermanas. Se habrán escondido me dije a mi mismo.

Al llegar a la calle que llevaba al templo me tope con dos cuerpos tendidos en el suelo. Muertos. Mostraban una expresión de asombro en sus rostros. Uno de ellos era mi padre.

Una suave llovizna empezó a caer mojando sus rostros y ropas. Aquella era la mejor ropa de mi padre, me dio pena que se mojara pero después de todo estaban muertos. Que más daba.

Desde ese momento el mundo dejo de ser el mismo para mí. Todo parecia irreal. Me aleje de los cuerpos y entre en el templo. Los gritos cesaron. En los jardines del templo habia algunos hombres con sonrisas de satisfacción y respiraciones agitadas. A sus pies yacían los miembros descuartizados del sacerdote del lugar.

Cuando el mundo aun era normal alguien habia encendido incienso y el olor que desprendía se entremezclaba con el de la sangre y muerte.

Aquellos hombres se habian desprendido de sus capaz y estaba bien dobladas en un rincón. Los dibujos eran claramente reconocibles. Fondo negro con nubes rojas. Eran Akatsukis procedentes de la aldea del sonido.

Así que ellos eran los causantes del todo aquel desastre. Sabia que en cualquier momento se darían cuenta de mi presencia y no tardarían en hacerme lo que a aquel sacerdote. Tenia que moverme ya! Pero mis piernas no me respondían. Empezó a oírse el sonido de cascos de caballo. Cada vez más cerca. Fue como una premonición. Sabía a quien iba a ver aparecer en ese momento. Nunca lo habia visto pero mi madre me lo habia pintado como un ogro con el que nos amenazaba para ir a dormir: era Itachi, líder de Akatsuki.

El caballo se encabrito por el olor a sangre. Itachi permanecía inmóvil, como una estatua de hierro. La capa le cubría todo el cuerpo y el sombrero la cara. Pero se podían distinguir claramente dos ojos, rojos como la sangre que en ese momento contemplaba y brillantes. Aquellos ojos se encontraron con los míos y en ese momento averigüe dos cosas: primero que el no temía a nada ni a nadie y segundo que le fascinaba matar por matar. Habia reparado en mi y ya no habia escapatoria.

Empuñaba un sable en la mano y no habia duda de que iba a cortar por la mitad. La resistencia del caballo a acercarse a ese lugar que apestaba a sangre y muerte fue lo que me salvo. Pero no duro mucho. Llamo a los hombres para que me cogieran. En ese momento no pensé. Solo cogí los últimos restos de incienso ignorando su quemazón en mi piel y huí del lugar. Cuando el caballo se acerco a mi le arroje los restos de incienso sobre su costado. El caballo se encabrito rozando mis mejillas con sus patas. El sable descendió hacia mí. Los hombres de Itachi se acercaban. No habia escapatoria posible. Entonces sentí una extraña sensación y fue como ver a cámara lenta lo que iba a pasar y pude esquivar el golpe. Arremetí contra en caballo otra vez con el incienso. Este empezó a dar violentos saltos. Itachi habia perdido el equilibrio al no haber alcanzado a su objetivo y cayo del caballo.

El horror y el pánico me invadieron.

Habia hecho caer del caballo al líder de los Akatsukis!!! Solo me esperaba dolor y tortura, debí haberme arrojado al suelo suplicando la muerte pero no queria morir. Pero algo hizo que la sangre me bullera por dentro y ese algo me decía que yo no iba a perder la vida ante Itachi, el moriría primero.

Le di una patada en la entrepierna al hombre que tenía mas cerca, clave los dientes al que me tenía sujeto y huí en dirección al bosque. Tres de los hombres fueron tras de mi. Yo les llevaba ventaja. Dos de los hombres empezaron a llamarme diciendo lo que pensaban hacer conmigo cuando me cogieran pero el tercero de ellos corría en silencio. Ese era el que mas me asustaba. Hubo un momento en que los dos se quedaron rezagados pero el último acelero su paso. El sendero se giraba un poco ciñéndose al tronco de un árbol. Mientras lo rodeaba una figura salió de entre las sombras y se planto ante mí impidiéndome el paso. Choque contra el. El hombre me sujeto, me miro fijamente y note que sus ojos brillaban. Como si hubiese reconocido algo. Me agarro mas fuerte ya era imposible escapar. Note como el Akatsuki se detenía y le seguían los otros dos pesadamente.

-Los siento pero acabáis de capturar al hombre que perseguíamos. Os doy las gracias.-dijo el individuo que yo temía.

La persona que me sujetaba se dio la vuelta y encaro a mis perseguidores. Permanecí en silencio.

-Que ha hecho para que le persigáis?

-Lo siento-dijo otra vez- es algo que no os incumbe, solo concierne a Itachi y a Akatsuki

-De verdad? Y quien eres tu para decirme lo que me incumbe y lo que no?

El hombre que yo temía tenia unas ojeras muy marcadas, como si llevase semanas sin dormir. Y empezaba a perder la paciencia.

-Entrégalo de una vez!!- lo dijo sin ninguna educación.

Entonces el desconocido dio un paso adelante. No tenía ninguna intención de entregarme. Me coloco tras su espalda y por segunda vez en mi vida oí el sonido del sable cobrar vida. De un diestro movimiento decapito a uno de los hombres. Se enfrento al de las ojeras seccionándole el brazo con el que este pretendía atacarle. Todo sucedió en cuestión de segundos. Pero aun hoy puedo verlo con todo detalle. Aquel desconocido limpio su sable y lo envaino.

-Sígueme- me ordeno.

Yo estaba inmóvil ante lo que acababa de presenciar y caí de rodillas para expresar mi agradecimiento.

-Levántate- me dijo- el resto de los hombres nos seguirán de inmediato.( el k dejo vivo los fue a buscar)

-P-pero no puedo! Tengo que encontrar a mi madre.

-Ahora no! Tenemos que escapar.- me levanto del suelo y me obligo a andar.

-Que ha pasado ahí abajo?

-Han quemado la aldea y matado...- no pude seguir, el solo recuerdo me dolía.

-Y por que te perseguían?

-Hice que el señor Itachi cayera de su caballo.

Aquel hombre soltó una carcajada.

-Me habria gustado verlo! Pero eso te pone en una situación peligrosa. Pero mientras estés bajo mi protección Itachi no te puede tocar.

-Me habeis salvado la vida, a partir de hoy os pertenece.

Se volvió a reír con fuerza.

-Tenemos un largo camino por delante con el estomago vacío y la ropa mojada así que mejor nos damos prisa.

Empezó a dar zancadas dejando rápidamente atrás.

-Por cierto, soy Uchiha Kakashi.- me explico mientras yo intentaba seguir su paso.- pertenezco al clan de los Uchiha de Konoha. Pero en los viajes no utilizo mi nombre así que tú tampoco puedes.

Para mí aquella ciudad, Konoha, se encontraba tan lejana como la mismísima luna. No habia oido hablar mucho de lo Uchiha. Lo único que sabia de ellos era que habian librado una batalla con los Akatsukis y que habian sido derrotados en la cruenta batalla.

-Como te llamas tu muchacho?

-Tomasu ( bien no se me ocurría otro se k es cutre pero es lo k hay XD)

-Bien a partir de hoy serás Sasuke.

Fue entonces cuando mi destino quedo ligado al de los Uchiha.

End Notes:

bueno pues eso es todo k ya me e cansao de escribir jeje dejarme reviews k si no no sigo xk me cuesta muxo trabajo jeje besooo!!  ( no os sintais [email protected] )

creo k no ay errores ortograficos jeje esk no me da tiempo a mirar

End Notes:

bueno pues eso es todo k ya me e cansao de escribir jeje dejarme reviews k si no no sigo xk me cuesta muxo trabajo jeje besooo!!  ( no os sintais [email protected] )

creo k no ay errores ortograficos jeje esk no me da tiempo a mirar

Volver al indexCapítulo 2 by kaede1811
Author's Notes:

wiiiii aki esta el segundo capi!!! espero k os guste

en el siguiente ya sale sakura!!! jejeje

Author's Notes:

wiiiii aki esta el segundo capi!!! espero k os guste

en el siguiente ya sale sakura!!! jejeje

Conforme pasaban los días íbamos avanzando en nuestro recorrido para llegar a Konoha. Los pueblos eran cada vez mayores hasta que paramos a descansar en uno de ellos.( vale no se me ocurre ningún nombre para el pueblo así k lo siento pero se va a kedar sin nombre..)

Últimamente mis sentidos se habian agudizado de una manera sorprendente. Era capaz de oír perfectamente los sonidos de todo el pueblo desde la habitación en la que nos habíamos hospedado. Podia reconocer distintas voces y oír todos los chismorreos de aquel pueblo. Me encantaba oírlos a escondidas. El ultimo chiste parecia causar gran inquietud entre los habitantes ya que no se oía otra cosa. Todos hablaban sobre la nueva dama que habia llegado esa misma noche a la posada en que nosotros nos hospedábamos.

Era una mujer muy hermosa aunque ya no era tan joven. Rondaba los 30 pero el mayor misterio era que viajaba sola!!! Y eso era totalmente impensable. La cocinera decía que se habia quedado viuda recientemente y que se dirigía a la capital al parecer para ver a su hija que estaba cautiva allí. El señor Itachi la retenía en la ciudad del sonido.

-Menos mal que la muchacha sigue viva- dijo uno de los criados.- por que son de la estirpe Maruyama( el nombre lo e sacado del libro) y en esa familia la herencia pasa de madres a hijas.

Todos empezaron a cuchichear asombrados sobre el nuevo tema.

-No es de extrañar que viaje sola entonces.

-Si pero el señor Itachi la considera peligrosa en esta situación y quiere hacerse con el dominio Maruyama, por la fuerza o casándose con ella.

La cocinera de dio un golpe en la cabeza.

-Ten cuidado con lo que dices. Nunca sabes quien puede estar escuchando.

Lo decía porque en aquellas tierras todavía estaban en el dominio de los Akatsukis, sin embargo antes de aquella batallan en la que los Uchiha perdieron aquello era territorio Uchiha.

-Nosotros fuimos Uchihas en tiempos pasados y lo volveremos a ser!- mascullo el criado.

Fue entonces cuando uno de los lacayos de la señora Maruyama se me acerco y me dijo muy respetuosamente.

-Mi señora desea verte.

No estaba muy seguro de ir pero decidí seguir a aquel hombre. Entre en una habitación. Ella era muy guapa los rumores no le hacían justicia. Me senté enfrente de ella y baje la cabeza hasta llegar al suelo. Transmitía mucha serenidad.

-Me han dicho que no hablas.- me dijo en tono amable. Aquello era cierto. Desde que iba con el señor Uchiha no habia abierto la boca para hablar. No es que no quisiera es que simplemente no me sentia capaz.

-A mi puedes hablarme- continuo.- Cuéntame lo que viste..- yo no respondía así que ella siguió.- fue Itachi cierto?.

Entonces oí los pasos del señor Uchiha en el patio. Me di cuenta de que podia reconocerle por el sonido de sus pisadas. Podia oír todos los sonidos de la posada e identificar de donde provenía cada uno. Sabía con exactitud el número de personas que se entraban allí. Estaba tan atento escuchando que no me di cuenta de que alguien entro. El ambiente se volvió tenso al momento. Yo me sentia incomodo por la citación. Era el señor Uchiha quien habia entrado.

-Los criados me hablaron mucho del chico con el que viajas. Queria conocerle.- dijo la dama

-Si, me lo llevo a Konoha. Es el único superviviente de una matanza y no iba a dejarle a merced de Itachi. Le he dado el nombre de Sasuke.

Ella sonrió ante el comentario.

-Me alegro, en cierto modo se parece bastante.

-Lo creéis así? A mi también me pareció.

Yo estaba cada vez mas incomodo. Hablaban de que yo me parecia a alguien pero a quien. Y porque me habian dado su nombre?.

Nos retiramos a comer y después a dormir. Cuando el se pensó que yo ya debia de estar dormido salio de la habitación sigilosamente. A donde iría? Inconscientemente empecé a agudizar mi oido. Oía a todos los habitantes de aldea recoger cosas preparándose para ir a dormir. El ladrido de los perros y montones de ruidos más. Tendria que a prender a aislarme de aquellos sonidos o no volvería pegar ojo en mi vida.

A eso de la medianoche el sonido de unas campanas me despertó. Me levante y fui al baño, me volví a meter en la cama e inevitablemente volví a prestar atención a los sonidos que me rodeaban. Uno en especial me llamo la atención

 

......................................................................................................

 

En la habitación de la señora Maruyama, dos personas conversaban, muy cerca la una  de la otra. Eran la señora Maruyama y el señor Uchiha. Hablaban de muchas cosas, del amor que sentían, de las pocas veces que veían y de sus planes de futuro.

-Itachi insiste en que me case con el.-dijo la señora Maruyama.- parece que su esposa esta enferma y morirá pronto. Ademas no ha tenido hijos con ella y necesita herederos.

-No te casaras con nadie salvo conmigo Kurenai.- susurro Kakashi.

-Es mi único deseo y lo sabes.

-Juro que nunca me casare con nadie ni estaré con ninguna mujer que no seas tu, tengo un plan.

El plan tenia que ver con Sasuke y el odio que Itachi y Kakashi sentían mutuamente que se remontaba a aquella batalla en la que los Uchiha perdieron.

-Moriremos el mismo día Kurenai. No podría vivir en un mundo en el que tú no existieras.

Estaban muy cerca y la poca distancia que los separa desapareció para dar paso a un apasionado beso. Kakashi empezó a acariciar a la bella dama y ella correspondía a sus caricias. La temperatura subió y la ropa empezaba a sobrar. En poco tiempo ambos estaban desnudos. Reflejaron con sus actos aquello que se decían con palabras. Sus gemidos se oían por toda la habitación.

 

...............................................................................................................

 

Mientras Sasuke se intentaba tapar los oídos inútilmente para no oírlos. Sabia que habia escuchado una conversación privada pero no podia evitarlo. El ya conocía el deseo y lo habia experimentado con alguna de las muchachas de la aldea, pero ignoraba todo acerca del amor. Por eso decidio guardar aquello en secreto. El estar mudo le venia muy bien.

No volví a ver a la dama. Al día siguiente nos fuimos temprano. Las criadas de la posada salieron a despedirnos una de ellas se me acerco y me dio un tímido beso en la mejilla. El seños Uchiha rió. Parecia estar de muy buen humor aquella mañana.

-Tendras que protegerte del acoso de las mujeres en Konoha.- me dijo.

Caminamos durante todo el día hasta llegar a una cima. Allí Kakashi se paro. Yo me dedique a mirar lo que estaba frente a mis ojos. El pareció leer mi pensamiento por que me dijo.

-La aldea del sonido queda hacia el sureste.- y me señalo la dirección.- Como la capital del imperio queda tan lejos, los señores de la guerra como Itachi se aprovechan de la situación. A nuestros pies esta el escenario de la batalla donde los Uchiha sufrimos la peor de las derrotas. Donde mi padre fue asesinado. Los Uchiha fuimos traicionados en el último momento por los Hyuuga que cambiaron de bando y se unieron a Itachi. Hubo más de 10000 victimas. Se lo que se siente al contemplar una matanza. Yo no era mucho mayor de lo que tú eres ahora.

Me quede mirando aquella llanura vacía.

-No e querido ir a Yamagata( el nombre es del libro) aunque el camino es mas corto por allí porque me conocen demasiado y por otras razones que algún día te contare.

En la cima en la que nos encontrábamos hacia el sur se encontraba Yamagata  y hacia el sureste la aldea del sonido. Hacia el noreste estaba la aldea en la k nos habíamos detenido a descansar y Konoha se encontraba hacia el sur, en la costa. ( en el próximo capi os voy a incluir un dibujo del mapa pa k os agais una idea jeje)

-Eso significa que hoy tendremos que dormir a la intemperie. Mañana llegaremos a territorio Uchiha y estarás a salvo del alcance de Itachi.

Después de de aquella batalla los Uchiha que habian dominado casi la totalidad del territorio habia quedado confinados en una franja muy estrecha entre la ultima cordillera de montañas y el mar del norte.

Al día siguiente pasamos la frontera por un lugar en el que no habia vigilancia. Por fin estábamos en territorio Uchiha. Conforme seguíamos avanzando nuestro camino me fui dando cuenta de que el señor Uchiha debia de proceder de la alta cuna ya que todos a su paso hacían reverencias y nadie le miraba a la cara directamente. Yo no dejaba de pensar que al llegar, el señor Uchiha me haría criado de su casa o algo así pero resulto que tenía otros planes. Llegamos a Konoha y me dijo.

-Sabes leer Sasuke?- yo negué con la cabeza.- mala suerte tendras que aprender.

A la entrada de la ciudad habia un cartel. Nunca olvidare sus palabras.

-Aquí dice: “El clan Uchiha da la bienvenida a lo justos y los leales. Que los injustos y desleales sean precavidos.”

Konoha era la primera gran ciudad que yo visitaba. Habia mucho ruido y gente corriendo de un lado a otro con prisa. Muchos puestos de comida y otras cosas como sandalias o pucheros.

Se podia ver un castillo construido de espaldas al mar. Pensé que nos dirigíamos allí pero no fue así.

La casa a la que nos dirigíamos era enorme y muy bonita. Me enamore de aquella casa. En la puerta nos esperaban los criados para dar la bienvenida al señor Uchiha. Dos de ellos se adelantaron. Los demás se retiraron a seguir con sus tareas.

-Se parece tanto...!!!- dijo la mujer. Era anciana pero tenía un rostro que inspiraba dulzura y confianza.

-Que extraño- dijo el otro hombre. Tenía un rostro bastante severo.

Kakashi sonrió.

-Cuando lo encontré era de noche y no me fije mucho hasta el día siguiente. Solo es un ligero parecido.

Otra vez hablaban de mi parecido con alguien. Eso me inquietaba y me hacia sentir incomodo ya que todos parecían saber de quien se trataba menos yo!!

-Es mucho mas que eso- dijo la mujer emocionada.- es su viva imagen.

-En todo caso le e dado el nombre de Sasuke.-dijo Kakashi.- calentad el baño y traed ropas para el.

-Sasuke?- dijo la mujer-Pero cual es tu verdadero nombre?

Yo no respondí, solo me encogí de hombros y sonreí.

-Es un tarado!- dijo el otro criado.

-No, yo le he oido hablar pero las cosas horribles que a presenciado le han dejado sin voz. Cuando supere la impresión volverá a hablar de nuevo.

-Claro que si.- dijo la anciana mientras me miraba sonriente.- Ven con Chiyo, yo cuidare de ti.

El otro criado siguió mirando con cara de malas pulgas.

-Lo siento señor Kakashi pero que planes tenéis para el? Le buscamos trabajo en la cocina?

-Tengo la intención de adoptarle. Mañana puedes empezar los tramites Ichiro.

Hubo un largo silencio. Todos estábamos sorprendidos por la noticia.

-Esto es muy inesperado- dijo Ichiro enfadado.

-Sucedió por casualidad. Ya sabéis todo lo que he sufrido por la muerte de mi hermano. Encontré consuelo en este chico.

-El destino os lo ha enviado- dijo Chiyo emocionada.- en cuanto os vi sabia que algo habia cambiado, que vuestra herida por la perdida del señor Obito se habia cerrado. Realmente se parecen mucho.

Así que esa era la persona a la que yo me parecia tanto. Al hermano del señor Kakashi. Eso explicaba muchas.

-Pero señor Kakashi estáis cometiendo un error. El es un don nadie que va a pensar el clan?? Vuestros tios no lo permitirán!!

-Mírale, quien quiera que fuera sus antepasados debió de pertenecer a este clan y a nuestra familia. En todo caso lo rescate de los Akatsukis y de las manos de Itachi. Ahora su vida me pertenece y debo adoptarle. Para estar a salvo de ellos tiene que ser parte del clan. Mate a un hombre, igual dos por su causa.

-Un alto precio, esperemos que no lo sea aun mas. Que hizo para llamar la atención de Itachi?

-Estar en el lugar equivocado en el momento inoportuno. No hace falta que cuentes su historia, solo que es un pariente lejano de mi madre. Y deja de discutir Ichiro es inútil. Dije que lo adoptaría y eso voy a hacer. Ademas le e cogido cariño.

-Nos traerá desgracias.

Los dos hombres se miraron fijamente. El señor Uchiha hizo un gesto con la mano e Ichiro se inclino y bajo los ojos a regañadientes. Que util era ser señor, siempre te salías con la tuya.

Seguí a Chiyo hasta el baño y allí me ayudo a quitar toda la suciedad que llevaba encima que era mucha. Comí con el señor Kakashi. Habia pasado por mucha emociones en muy poco tiempo. Mi vida era totalmente distinta pero no podía hacer nada. Ya no me pertenecía a mí.

End Notes:

bueno pues dejarme reviews pa k siga con istoria k si no la dejare ai jeje aunk bueno de momento tampoco pasa nada interesante no?

ai k esperar alguno capitulos mas

besooooo

End Notes:

bueno pues dejarme reviews pa k siga con istoria k si no la dejare ai jeje aunk bueno de momento tampoco pasa nada interesante no?

ai k esperar alguno capitulos mas

besooooo

Volver al indexCapítulo 3 by kaede1811
Author's Notes:

olaaaaa

bueno pues gracias x los reviews!! me levantaron el animo jeje asi k aki os dejo el siguiente capi, si ay algo k no entedeis me lo decis y os explico ^^

x cierto en el fic neji y hinata no son ni primos ni familia ni nada

y x cierto os dejo el mapa a ver si se como se ace y si no pues nada

Author's Notes:

olaaaaa

bueno pues gracias x los reviews!! me levantaron el animo jeje asi k aki os dejo el siguiente capi, si ay algo k no entedeis me lo decis y os explico ^^

x cierto en el fic neji y hinata no son ni primos ni familia ni nada

y x cierto os dejo el mapa a ver si se como se ace y si no pues nada

Ese mismo año en que Kakashi salvo al que se convertiría en Uchiha Sasuke en otro lugar mas al sur ocurrieron ciertos acontecimientos en un castillo.

El castillo pertenecía a los Hyuuga y era la recompensa que Itachi les entrego por ayudarle a derrotar a sus eternos rivales, los Uchiha. Fue entonces cuando Itachi se apodero de la mitad del territorio. Ya solo quedaba el tercer gran clan el de los Seishuu, formado por dominios como el de los Hyuuga el de Maruyama o el de Shirakawa que era más pequeño. Estos eran partidarios de alcanzar la paz mediante alianzas o rehenes.

Por ello Sakura se encontraba ahora mismo en aquel castillo a pesar de ser una Shirakawa. Cuando tenia con apenas 8 años y ya llevaba allí la mitad de su vida, tiempo suficiente para aborrecer el lugar por mil y una razones. Por la noche cuando no podia dormir repasaba mentalmente las razones por las que odiaba ese lugar para así no tener que dar vueltas en la cama ya que una de las muchachas mayores con las que dormía podrían abofetearla.

Por eso nunca expresaba lo que pensaba, para que nadie le pegara, a pesar de ello siempre encontraban excusas para hacerlo. Ella se aferraba los recuerdos difusos que tenia de su madre y hermanas. Su padre la habia visitado en dos ocasiones, pero solo le dejaron hablar con el en una. Aquella vez le dijo:

-Ojala fueras hombre!

Desde entonces no habia tenido noticias de su familia. Sakura lo comprendía. Con el pasar de los años cuando ella tenia doce, a base de escuchar a escondidas y entablar conversación con las pocas personas que se compadecían de ella se entero de su situación: ella era una rehén, una victima de la lucha entre clanes. Su vida no valía nada para los que ahora eran sus dueños, a parte de servirles como objeto en su afán de poder. Su padre era el único heredero del dominio de Shirakawa y su madre estaba emparentada con los Maruyama. Por ello al mantener a su hija cautiva los Hyuuga contaban con el apoyo, la lealtad y la herencia de los Shirakawa.

En aquella lista mental que ella tenía el primer puesto lo ocupaba el hecho de que los Hyuuga no la valoraban si quiera como rehén. De la misma forma que odiaba a las demás muchachas que se burlaban de ella por ser zurda e inexperta en las artes de la seducción ( vamos k las demás eran todas unas guarras..XD), odiaba el mal olor que salía del lugar donde estaban los guardias ( sudor mas k nada.. k askerosos) y los empinados escalones tanto le costaba subir cuando iba cargada con algo. Por que ella siempre llevaba algo. Comida para los guardias, cosas que ellos habian dejado olvidadas... Odiaba el mismo castillo pero sobre todo odiaba a los hombres. Como los odiaba!! Cuanto mayor se hacia mas le acosaban. Las demás chicas coqueteaban con ellos para así conseguir su protección pero Sakura se negaba a rebajarse hasta ese punto. Ademas la única posibilidad que tenia de escapar de aquel castillo era casándose. Si no aprovechaba esa oportunidad mas le valdría estar muerta. Ella sabia que no tenía porque tolerar esa situación pero a quien iba a acudir. No habia nadie que la protegiera. Con el paso de los meses se le hacia as difícil evitar a los hombres. Aunque ella era fuerte una vez uno de los hombres le habia agarrado de la muñeca y no habia sido capaz de soltarse, el solo recuerdo le hacía estremecer de miedo. A finales del año en que ella cumplió los 15 un tifón azoto la zona. Sakura odiaba la lluvia, ya que la mojarse sus ropas estas se pegaban a su cuerpo revelando las cuervas de este. Eso hacia que los hombres la persiguieran todavía más. Si buscas una tienda de articulos con naves espaciales la has encontrado 🤩 Entra en tu tienda de articulos relacionados con las naves espaciales AQUÍ ✅ Naves Espaciales, Tu Tienda Online de Artículos Espaciales 🛸

-Eh Sakura!!- le grito uno de los guardias.- No corras tan deprisa!! Tengo un recado para ti. Dile al capitán Sai que baje. Su señoría quiere que les eche un vistazo a unos caballos.

A pesar de estar de mal humor por el clima y los acosos de los hombres, entregar aquel mensaje no le importaba ya que el capitán Sai era el único que la trataba con respeto y era el único a quien no odiaba. Ademas sus tierras lindaban con las de su padre y eso le hacia sentirlo mas familiar.

Llego al torreón donde se encontraba el capitán.

-Eh Sakura!- el guardia de la entrada la miraba con la lujuria dibujada en expresión.- Siempre vas corriendo a todas partes. Para un poco y charla conmigo!- ella lo ignoro y siguió subiendo las escaleras. Entonces el guardia le soltó.- Todos dicen que eres un chico, ven y demuéstrame lo contrario!.

-Estúpido.- murmuro ella.

Arriba estaban algunos guardias entretenidos con un juego de apuestas en el que empleaban un cuchillo. En cuanto la vio el capitán se puso de pie y le saludo por su nombre.

-Señora Shirakawa.

Sai era un hombre serio con ojos astutos y que todo lo veían de un profundo color negro. Sakura le transmitió el mensaje y el le dio las gracias y bajo las escaleras o toda prisa. Ella se quedo mirando por la ventana.

-Si queréis holgazanear señora Shirakawa venid y sentaros con nosotros.- dijo uno de los guardias y le toco descaradamente el trasero.

-Aparta las manos!!- chillo Sakura.

Los hombres se rieron ante su reacción

-Vaya el capitán se ha dejado su cuchillo, Sakura anda ve a llevárselo!

Ella lo cogió y corrió escaleras abajo pero Sai ya habia abandonado el torreón. Pudo oír su voz en el patio de armas y se dirigió hacia allí pero el  guardia que antes le habia acosado le corto el paso. Se acerco a ella.

-Venga Sakura, demuéstrame que no eres un chico.

Le cogió con fuerza de la mano para atraerla hacia el y con su rodilla abrió las piernas de Sakura. Al sentir aquello ella casi sin pensarlo agarro el cuchillo y se lo clavo al guardia en el cuello. El lanzo un chillo y la soltó. Se llevo las manos a la herida. Sangraba mucho pero no era mortal.

“puedo darme por muerta” pensó Sakura

En ese momento en guardia empezó a pedir ayuda pero Sai cruzo por donde ellos se encontraban y con un vistazo se dio cuenta de la situación y en un abrir y cerrar de ojos cogió el cuchillo de la mano de Sakura y le corto el cuello al guardia.

Sai tiro de ella y la saco al patio. La lluvia los empapaba a ambos. El le susurro.

-Intento violarte, yo regresaba en ese momento y le mate. Si dices algo más que eso nuestras vidas no tendrán ningún valor.

Sakura asintió. El se habia dejado su cuchillo y ella habia matado a un hombre. Ambas eran faltas imperdonables.

-Hablare con su señoría- dijo Sai.- El señor Hyuuga no debería permitir que carezcas de protección. Un hombre de honor nunca lo haría.

Entonces grito para llamar a sus hombres y mientras bajaban le dijo a Sakura.

-No lo olvides, te salve la vida.

-No lo olvidéis, era vuestro cuchillo.- dijo ella abiertamente.

-Por tanto estamos uno a merced del otro.

-Y que pasa con ellos.- dijo Sakura refiriéndose a los guardias de la torre.- Ellos saben que era tu cuchillo.

-No me traicionaran.- respondió Sai.- confío en ellos

-Yo no confío en nadie.

-Puedes confiar en mí.-Dijo Sai.

Mas tarde ese día Sakura recibió ordenes de trasladarse a la residencia principal de la familia Hyuuga. No podia sacarse de la cabeza lo que Sai le habia dicho. “un hombre de honor nunca lo haría”. No debería hablar de eso modo de su señor, ni siquiera con ella. Sai nunca se habria atrevido de no ser por tener en mente un sublevación. Y porque era tan considerado con ella? Acaso buscaba aliados. Ya en ese momento Sai era poderoso y popular. Seguro que ambicionaba poder.

Estaba tan perdida en sus pensamientos que no se dio cuenta de que una criada habia llegado. Ella nunca la habia visto. La llamo “señora Shirakawa” y le hizo una respetuosa reverencia. Sakura la siguió y la guió hasta la residencia de los Hyuuga. Alli le mostró una habitación y le hizo esperar ahí un momento.

Al poco rato se abrió la puerta y una voz femenina le dijo

-Señora, el señor Hyuuga desea verla

-Entonces necesito que me ayudes a adecentarme.

La chica entro y empezó a deshacer el poco equipaje de Sakura. Era joven y tenía un pelo negro-azulado muy bonito. Su voz era muy dulce y transmitía paz.

-No tengo mucha ropa.- se quejo Sakura.

-No importa, tu belleza es tal que no necesita de adornos.

-De que hablas?.- pregunto extrañada Sakura. Ella nunca se habia mirado en un espejo y no sabia como era su apariencia.

-Primero te arreglare el cabello y encontrare calzado limpio. Me llamo Hinata y la señora Hyuuga me ha enviado para que te sirva. Luego hablare con ella de tu ropa.

Hinata se fue y volvió con dos chicas que llevaban un cuenco con agua y una caja de madera tallada. Hinata lavaba la cara las manos y los pies de Sakura mientras las otras dos chicas le lavaban el pelo. Empezaron a murmurar.

-Que les ocurre? Porque murmuran?- pregunto nerviosa

Hinata saco un espejo de la caja. Y se lo dio para que se mirara. Nunca se habia visto reflejada en un espejo y se sorprendió de sus ojos color verde jade. Su cabello ya sabía que tenía el color de las flores de cerezo. Esa era otra de las razones por la que siempre se metían con ellas las otras muchachas. El contraste de su cabello con sus ojos le gusto, se quedo muda al ver por primera vez su rostro.

Llego la hora de ir a hablar con el señor Hyuuga. Los halagos de hinata le habian levantado el animo y le habian hecho sentirse seguro pero cada paso que daba hacia la sala en la que la esperaban iba perdiendo era seguridad.

Llegaron a la puerta corredera e Hinata se puso de rodillas y abrió la puerta. Sakura entro en la sala y también se puso de rodillas.

El señor Hyuuga hablaba con alguien y no le prestaba ninguna atención. Al fin se quedo callado.

-Llama a Sai- dijo el señor Hyuuga a uno de los secretarios. ( k no se si lo e dixo pero es Neji )

“ ahora me hablara a mi” pensó Sakura. Pero no fue así. Al rato apareció Sai quien también se puso de rodillas al lado de Sakura. El señor Hyuuga tampoco le dirigió la palabra a el. Llamo a sus hombres que se pusieron a ambos lados de la sala.

-Señora Shirakawa.- dijo al fin Neji.- incorpórate por favor.

A medida que se levantaba notaba los ojos de los hombres clavados en ella.

-Prima mía!.- dijo sorprendido el señor Hyuuga.-espero que estés bien.

-Si, señor, gracias a vos lo estoy.- las palabras le quemaban en la garganta pero tenia que seguir el protocolo. Ademas era consciente de lo vulnerable de su situación. Era la única mujer en la sala, rodeada de hombre que no dudaban a la hora de matar.

-Esta mañana ha ocurrido un desafortunado incidente. Sai me ha contado lo que sucedió, ahora quiero oír tu versión.

Sakura no pudo evitar darse cuenta de que el señor Hyuuga no habia llamado a Sai capitán ni le habia otorgado titulo alguno ni hablado con la mas mínima cortesía.

Quizá ya albergaba sospechas sobre su lealtad. Por un momento pensó en traicionar a Sai pero el era la única persona del castillo que la habia tratado con respeto así que se ciño al plan. Así que contó los hechos como habian quedado Sai y ella. Y ademas enseño los moratones que ya habian empezado a aparecer en su muñeca por la fuerza del guardia.

Al cabo de unos instantes Neji hablo.

-Contáis con muchas aptitudes capitán. Siento tener que prescindir de ella. Creo que vuestras tierras merecen vuestra atención. Un año o dos serán suficiente.

Sai siguió con su cara de absoluta calma. Solo hizo una pequeña reverencia y salio de la sala.

“Neji es un necio. En su lugar yo no permitiría que Sai se marchase para poder vigilarle. Si lo envía fuera de aquí, en menos de un año se habrá sublevado.”

El castigo de Sai habia sido el exilio, cual seria el suyo?

-Señora Shirakawa, has pasado muchos años con nosotros, has formado parte de nuestro hogar.

-Vos me habeis honrado señor.- respondió Sakura “maldito protocolo” pensó.

-Pero creo que no podremos disfrutar mas de eso placer. Por tu culpa he perdido dos hombre, tu estancia me resulta muy costosa.

“Me manda de vuelta a casa” pensó ilusionada.

-Ya tienes edad suficiente para casarte y cuanto antes lo hagas mejor. Dispondremos un matrimonio adecuado para ti. Escribiré a tus padres para informarles de la boda. Mientras te alojaras en la habitación que te han asignado.

Sakura se inclino de nuevo pero se percato de la mirada que habian cruzado Neji y uno de los hombre que habia allí.

“es el”

La idea de casarse le horrorizaba, antes era todo lo que deseaba para salir de allí pero ahora simplemente no podia aguantar la sola idea de hacerlo. Hinata intento levantarle el ánimo pero fue inútil. Cuando llego la noche Hinata se fue dejando descansar a Sakura que después de un día tan ajetreado estaba deshecha.

End Notes:

bueno creo k se a subido la foto nuse

jeje pues dejarme reviews y el proximo capi lo subire mañana si no tardare mas jeje k mala soy...

besooooo

End Notes:

bueno creo k se a subido la foto nuse

jeje pues dejarme reviews y el proximo capi lo subire mañana si no tardare mas jeje k mala soy...

besooooo

Volver al indexCapítulo 4 by kaede1811
Author's Notes:

olaaaa

bueno aki os dejao el siguiente capik a mi se me izo larguisimo asi k si ay errores de ortografia gommen pero esk es muy largo pa leermelo otra vez entero....k vaga soy... pero bueno creo a aora podre subir mas rapido los capis jejeej. ademas creo k en 2 o 3 capis mas empieza el sasusaku ^^

Author's Notes:

olaaaa

bueno aki os dejao el siguiente capik a mi se me izo larguisimo asi k si ay errores de ortografia gommen pero esk es muy largo pa leermelo otra vez entero....k vaga soy... pero bueno creo a aora podre subir mas rapido los capis jejeej. ademas creo k en 2 o 3 capis mas empieza el sasusaku ^^

Yo llevaba un mes en Konoha, en casa del señor Uchiha.

 Mi incapacidad para hablar duraba todavía, probablemente porque aún me encontraba en periodo de duelo. La casa del señor Uchiha estaba cerca de la de su hermano y de la de su madre, quien había fallecido el verano anterior a causa de unas fiebres.

Chiyo me contó la historia de la familia: Kakashi, el hijo mayor, había tomado parte en la batalla que los Uchiha perdieron, junto a su padre, quien se había opuesto con firmeza a la rendición ante los Akatsukis. Los términos en los que se firmó la rendición habían impedido a Kakashi heredar de su progenitor el liderazgo del clan. En su lugar, Itachi se lo otorgó a sus tíos, Shoichi y Masahiro.

-Itachi  aborrece a Kakashi más que a ningún hombre vivo -me dijo Chiyo-. Le envidia y le teme.

Kakashi era una espina que también sus tíos tenían clavada, ya que era el legítimo heredero del clan. Se había retirado de la política, volcándose en el cultivo de sus tierras, en las que probaba nuevos métodos agrícolas y experimentaba con cosechas diferentes. Se había casado joven, pero dos años después su esposa murió al dar a luz a un niño muerto.

Aunque yo consideraba que la vida del señor Uchiha estaba marcada por la desgracia, él no daba señal alguna de su tormento. Si Chiyo no me hubiera contado su historia, nunca habría adivinado su padecimiento. Pasaba yo la mayor parte del día junto a él, siguiéndole como un perro, siempre a su lado, excepto cuando estudiaba con Ichiro.

Ichiro intentaba enseñarme a leer y a escribir, y mi falta de habilidad y de retentiva le enfurecían, mientras que, a regañadientes, hacía los trámites necesarios para mi adopción. El clan se oponía, pues pensaba que el señor Kakashi debía casarse otra vez. Todavía era joven, había pasado poco tiempo desde la muerte de su madre... Las objeciones eran interminables

Por lo general, a última hora de la tarde el señor Kakashi me mandaba llamar y, sentados junto a la ventana, contemplábamos el jardín. Él no hablaba mucho, pero me observaba cuando creía que yo no me daba cuenta. Yo sabia que él esperaba algo: que yo rompiera a hablar, que diera alguna señal pero no sabia de qué clase de señal podía tratarse.

 Una tarde, Ichiro subió para quejarse  de mí. Ese mismo día se había desesperado tanto que había llegado a pegarme. Yo estaba en un rincón, malhumorado. Acariciaba mis magulladuras y trazaba con el dedo, sobre la estera, los caracteres que había aprendido aquella mañana, en un intento desesperado por no olvidarlos.-Habéis cometido un error -dijo Ichiro-. Nadie os culpará por reconocerlo: las circunstancias de la muerte de vuestro hermano lo explican. Enviad al chico al lugar del que procede y continuad con vuestra vida.

"Y dejadme a mí continuar con la mía", parecían transmitir sus palabras. Ichiro me recordaba constantemente los sacrificios que tenía que hacer para instruirme.-No podéis reproducir al señor Obito -añadió, ahora con voz más suave-. Vuestro hermano era el resultado de muchos años de entrenamiento e instrucción, y por sus venas corría la mejor de las sangres.Yo temía que Ichiro se saliera con la suya. No existía razón para que el me tuviera a su lado

-Ichiro, observa la garza -dijo el señor Kakashi-. Fíjate en su paciencia. Date cuenta del tiempo que permanece inmóvil hasta obtener lo que desea. Yo tengo la misma paciencia, y está muy lejos de agotarse.

Los días pasaban y mi oído se volvía más fino. Ya me estaba acostumbrando e iba aprendiendo a filtrar los sonidos que no necesitaba escuchar, sin dar señal alguna de que podía percibir todo lo que pasaba en la casa. Nadie tenía idea de que yo era capaz de enterarme de todos sus secretos.En ese momento oía el siseo del agua caliente mientras preparaban el baño, el estrépito de los platos en la cocina, el suspiro del cuchillo de la cocinera al deslizarse, los cascos y relinchos de los caballos de los establos.

Conocía la melodía de la casa, la del día y la de la noche, bajo el sol y bajo la lluvia. Aquella tarde me percaté de que siempre estaba a la espera de escuchar algo diferente. Yo también esperaba, pero a qué? Cada noche, antes de dormir, me venía a la mente la imagen de la montaña, la cabeza degollada, el hombre de las ojeras sujetando con fuerza el muñón de su brazo. Veía también a Itachi sobre el suelo, y el cadáver de mi padreAguardaba yo a que Itachi y el hombre de las ojeras me alcanzasen? O tal vez mi oportunidad de venganza?

La atmósfera era pesada y no corría una gota de aire. Tanto Ichiro como el señor Kakashi dormían profundamente. Ichiro roncaba. Yo no quería abandonar la casa, a la que tanto había llegado a amar, pero al parecer yo sólo le había traído problemas. Si desapareciera en la noche, tal vez fuera lo mejor para todos.

Me preguntaba si lograría salir de la casa sin que los perros ladrasen y despertasen a los guardias. En ese momento empecé a rastrear el sonido de los perros. Normalmente los oía ladrar a intervalos durante toda la noche, pero había aprendido a distinguir sus ladridos y a ignorarlos en su mayor parte. Agucé el oído, pero no percibí ningún sonido. Entonces me esforcé por escuchar a los guardias: el ruido de sus pisadas sobre la piedra, el tintineo del acero, los susurros de una conversación. Nada. Los sonidos que deberían existir habían desaparecido del familiar tejido de la noche.Ahora estaba totalmente despierto.

Percibí un débil sonido, apenas una pequeña vibración, entre la ventana y el suelo del jardín.Por un momento pensé que la tierra estaba temblando, lo que no es infrecuente en el País Medio. Siguió otro temblor diminuto, y luego otro más.Alguien estaba escalando por un lateral de la casa.Mi primera reacción fue la de gritar, pero tuve un golpe de astucia: el grito despertaría a los habitantes de la casa, pero alertaría asimismo al intruso. Me levanté del colchón y me deslicé silenciosamente hasta el señor Kakashi. Mis pies conocían bien el suelo e identificaban cada uno de los lugares en los que podía crujir. Me arrodillé junto a él y, como si nunca hubiera perdido la facultad del habla, le susurré al oído:

-Señor Uchiha, hay alguien fuera.

Se despertó de inmediato, me miró fijamente por un instante y agarró el sable y el cuchillo que tenía a su lado. Yo señalé la ventana con un gesto. El débil temblor se notó de nuevo, como si un pequeño peso empujara ligeramente el lateral de la casa.

El señor Kakashi me pasó el cuchillo, se acercó a la pared, me sonrió y me hizo una seña para que me colocase al otro lado de la ventana. Esperamos a que el asesino llegase a la altura de la habitación. Poco a poco, el hombre iba escalando por el muro. El intruso se detuvo en el alféizar de la ventana para sacar el garrote que pensaba emplear para matarnos y después entró en la habitación. El señor Kakashi le agarró por detrás, sujetándole el cuello con el brazo como si fuera a estrangularle. Resbaladizo como una anguila, el extraño se fue moviendo hacia atrás. Yo salté sobre él, pero, antes de que pudiera clavarle el cuchillo, caímos por la ventana sobre el jardín El hombre cayó el primero y se golpeó la cabeza con una roca, el señor Kakashi cayó de pie, mi caída fue amortiguada por un arbusto.

Jadeante, solté el cuchillo y después intenté recuperarlo, pero ya no era necesario. El intruso soltó un gemido e intentó levantarse, pero resbaló y cayó otra vez. El señor Kakashi le levantó, le propinó una bofetada, y gritó:

-Quién? Quién te ha pagado? De dónde vienes?

El hombre tan sólo gimió de nuevo, mientras recobraba el aliento con ásperos resuellos.

- Trae algo de luz Sasuke -me dijo el señor Kakashi.

Yo creía que para entonces los habitantes de la casa se habrían despertado, pero la pelea había sido tan breve y silenciosa que todos seguían durmiendo. Corrí hacia la alcoba de las criadas.

-Chiyo! -grité-. Trae algo de luz, despierta a los hombres!

-Quién es? -replicó Chiyo, adormecida. No había reconocido mi voz.

-Soy yo, Sasuke. Despierta! Alguien ha intentado matar al señor Kakashi. 

Tomé una antorcha que todavía ardía en uno de los soportes y la llevé al jardín. El hombre había vuelto a quedarse inconsciente y el señor Kakashi le miraba bajo sus pies. Yo coloqué la antorcha por encima del intruso, que iba vestido de negro, sin ningún distintivo en sus ropas. Era de altura y peso medios, con el pelo corto: no había nada que le distinguiera.Ichiro apareció pálido y tembloroso.

-Quién puede haberse atrevido a esto? -preguntó-. En vuestra propia casa, en pleno centro de Konoha... Es un ultraje para todo el clan!

-A menos que el clan diera la orden -respondió con calma el señor Kakashi

-Lo más probable es que haya sido Itachi -terció Ichiro.

-Es un asesino a sueldo -afirmó el señor Kakashi-. Procede de la Tribu. Cualquiera puede haberle contratado.

-Seguro que ha sido Itachi! Se habrá enterado de que el muchacho está con vos. ¿Os libraréis ahora de él?

-De no haber sido por el chico, el asesino se habría salido con la suya -replicó el señor-. Él fue quien me despertó a tiempo...El muchacho me habló! -exclamó, al darse cuenta de lo que ello implicaba-. Me habló al oído y me despertó.

Ichiro no parecía muy impresionado:

-Se os ha ocurrido que tal vez el objetivo era él y no vos?

-Señor Uchiha -tercié yo, con voz espesa y ronca tras varias semanas de silencio-, sólo os he traído peligros. Dejadme ir, echadme de vuestro lado.

Pero mientras hablaba, sabía que él no lo haría. Ahora yo había salvado su vida, como él había salvado la mía, y el vínculo que nos unía era más fuerte que nunca.Ichiro asentía mostrando su acuerdo, pero Chiyo habló:

-Os pido disculpas, señor Kakashi. Sé que no es asunto mío y que tan sólo soy una vieja estúpida, pero no es cierto que Sasuke os haya traído únicamente peligros. Antes de encontrarle, casi habíais enloquecido por el dolor, y ahora habéis superado vuestro tormento. Él os ha traído alegría y esperanza a la vez que peligro.

-Tal vez su cerebro haya regresado junto con su lengua -dijo Ichiro.

El asesino murió sin recobrar la consciencia. Descubrimos que llevaba en la boca una bola de veneno y que la mordió al verse atrapado. Nadie conocía su identidad, aunque corrieron muchos rumores.El ataque no pareció alarmarle o deprimirle en modo alguno. Al contrario, parecía haberle insuflado energía, y su deleite por los placeres de la vida aumentó al haber escapado de la muerte. Se mostraba eufórico, como después del encuentro con la señora Maruyama. También estaba encantado porque yo hubiera recuperado el habla y por la agudeza de mi oído.

Así pasaron las semanas. Los habitantes de la casa aceptaron el hecho de que el señor Kakashi tuviera la intención de adoptarme y, poco a poco, su actitud para conmigo fue cambiando. Me mimaban, se burlaban de mí y me reprendían en igual medida. Aunque se suponía que yo no debía abandonar la casa sin compañía, aún conservaba mi inquieta pasión por las expediciones, y siempre que era posible me escabullía para explorar la ciudad de Konoha. Me gustaba bajar hasta el puerto siempre buscaba una barca en la que faenaba un chico que rondaba mi edad. Yo sabía que su nombre era Uzumaki Naruto. Su padre pertenecía a una familia guerrera de bajo rango que había tomado el comercio y la pesca como medio para subsistir. Chiyo conocía toda su historia y, en un primer momento, fue ella quien me proporcionó aquella información. Yo sentía una profunda admiración por Naruto. Él había estado en el continente y conocía todos los estados de ánimo del mar y de los ríos. Por aquel entonces yo ni siquiera sabía nadar.

Al principio, sólo nos saludábamos con un movimiento de cabeza, pero con el paso de las semanas nos hicimos amigos. Yo subía a la barca y nos sentábamos a comer y charlábamos sobre los temas que interesan a los jóvenes: antes o después íbamos a imponernos a los jefes de los Uchiha. Los Uzumaki los odiaban por su arrogancia y avaricia, y sufrían los impuestos. Cuando hablábamos sobre estos temas siempre lo hacíamos en voz baja, en el costado de la barca que daba al mar porque, según se decía, el castillo tenía espías por todas partes.

Cierto día, corría yo a casa tras una de estas excursiones. Naruto me había estado enseñando a nadar y mi cabello estaba mojado, por lo que temblaba de frío. Iba pensando en un baño de agua caliente y me preguntaba si Chiyo me podría conseguir algo de comida antes de la cena, y también si Ichiro estaría de tan mal humor como para azotarme. Al mismo tiempo, prestaba atención, como siempre, al momento en el que empezaría a oír desde la calle los particulares sonidos de la casa.

Me pareció escuchar algo diferente. Parecia que no había nadie, pero casi en el mismo instante vi que no era así: había un hombre en cuclillas a la sombra de la techumbre de tejas.Yo estaba a pocos metros de él, al otro lado de la calle, y me di cuenta de que me había visto. Tras unos momentos, se levantó lentamente, como si esperara que yo me acercase a él. Era un hombre de aspecto totalmente corriente, el tipo de persona que uno puede olvidar con facilidad.

Mientras me fijaba en él, intentando averiguar quién era, tuve la impresión de que sus facciones cambiaban de forma ante mis ojos. Bajo su apariencia común habia algo distinto. Vestía un manto azul y no llevaba un arma a la vista. No tenía aspecto de campesino, mercader o guerrero. No podía situarle en ninguna de las castas, pero un sexto sentido me decía que era muy peligroso. Al mismo tiempo, había algo en él que me fascinaba. No podía pasar de largo sin darme por enterado de su presencia.

Él me saludó inclinando la cabeza y me sonrió. Parecía una sonrisa de aprobación.

-Buenos días, joven señor-exclamó. Su voz ocultaba cierto tono de burla-. Haces bien en no confiar en mí. Me han contado que sabes actuar de forma inteligente, pero te prometo que no te haré daño alguno.

Me di cuenta de que su forma de hablar era tan difícil de identificar como su apariencia e hice caso omiso de su promesa.

-Quiero conversar contigo -prosiguió-, y también con Kakashi.

Yo me quedé atónito al oírle hablar del señor Kakashi con tal familiaridad.

-Qué tenéis que decirme?-No puedo gritar desde aquí -respondió, con una carcajada-.

-Camina conmigo hasta la cancela y te lo contaré.

-Podéis caminar por ese lado de la calle y yo lo haré por éste -dije yo, al tiempo que notaba un movimiento de su mano, tal vez dispuesta a empuñar un arma oculta-. Después hablaré con el señor Uchiha y él decidirá si quiere encontrarse con vos o no.El hombre sonrió para sí, se encogió de hombros y amos nos dirigimos por separado hacia la casa

-Te has metido en un lío, Sasuke -dijo entonces uno de los hombres cuando llegamos-. El maestro Ichiro lleva más de una hora buscándote.

-Eh, abuelo! -gritó el otro guardia al anciano-. Qué es lo que quieres? Un cuenco de fideos o algo así?

Ciertamente, por su aspecto, al viejo no le vendría mal una buena comida; pero esperó humildemente y en silencio junto a la cancela.

-Dónde le has recogido, Sasuke? Eres demasiado bondadoso; ése es tu problema. ¡Líbrate de él!

-Le he dicho que le comunicaría al señor Uchiha que él está aquí, y eso es lo que pienso hacer -repliqué-. Pero observad cualquier movimiento que haga, y no le permitáis en modo alguno entrar en el jardín.

Me giré hacia el extraño, y le dije:

-Esperad aquí -y entonces percibí algo extraño y fugaz que emanaba de él.Era peligroso, de eso no cabía duda

Crucé el patio a toda velocidad, me quité las sandalias de una sacudida y subí las escaleras en un par de saltos. El señor Kakashi estaba sentado en la sala del piso superior contemplando el jardín.

-Sasuke -dijo-, he estado pensando que un pabellón de té quedaría perfecto ahí fuera.

-Señor... -empecé a decir.

-Qué pasa? -preguntó el señor Kakashi, que notó la expresión de mi rostro.La posibilidad de que el intento de asesinato pudiera repetirse me aterrorizaba.

-Hay un extraño en el jardín! -grité-. Mirad!

De inmediato, temí por los guardias. Bajé las escaleras corriendo y salí de la casa. Mi corazón me golpeaba en el pecho a medida que me acercaba a la cancela. Los perros estaban bien y se agitaron al verme sacudiendo la cola. Grité, y los hombres, sorprendidos, salieron de la garita.

-Qué pasa, Sasuke?

-Le dejasteis entrar! -dije yo, furioso-. El viejo está en el jardín.

-No, está ahí fuera, en la calle, donde le dejaste.Seguí con los ojos el gesto del guardia y, por un momento, yo también caí en la trampa. Pude verle sentado a la sombra del muro techado con aspecto tan humilde como paciente e inofensivo. Después mi visión se desvaneció. La calle estaba vacía.

-Estúpidos! -exclamé-. No os dije que era peligroso? No os dije que no le dejarais entrar en el jardín? Y os consideráis guerreros del clan de los Uchiha? Volved a vuestras granjas, a cuidar de las gallinas. Ojalá los zorros se las coman todas!

Ellos, estupefactos, se quedaron mirándome. Nadie de la casa me había oído nunca decir tantas palabras seguidas

-Tenéis suerte de estar vivos -les dije, sacando mi sable del cinto y corriendo a buscar al intruso.

Éste no estaba en el jardín, y yo empezaba a dudar si había visto otro espejismo, cuando oí voces procedentes de la sala superior. El señor Kakashi me llamó. No parecía estar en peligro, más bien daba la sensación de que se estaba riendo. Cuando entré en la sala y me incliné, el hombre estaba sentado junto a él, como si fueran viejos amigos, y no paraban de reír. El extraño ya no parecía tan anciano. Comprobé que tan sólo era unos años mayor que el señor Kakashi, y ahora su expresión era franca y amable.

-Así que no quería caminar por el mismo lado de la calle, eh? -dijo el señor.

-Exacto, y luego me obligó a sentarme fuera y esperar -los dos soltaron una carcajada, mientras golpeaban la estera con las palmas de las manos-. A propósito, Kakashi, deberías entrenar mejor a tus guardias. Sasuke actuó bien al enfadarse con ellos.

-Actuó bien en todo momento -respondió el señor Kakashi, con una nota de orgullo en la voz.

-Es uno entre un millón, de esa clase que nace pero no se hace. Seguro que desciende de la Tribu. Incorpórate, Sasuke, déjame mirarte.

 Levanté la frente del suelo y me senté sobre los talones. La cara me ardía. Sentía que el hombre se había salido con la suya y me había engañado. Él no dijo nada, tan sólo me estudió en silencio.El señor Kakashi dijo:

-Te presento a mi viejo amigo Muto Kenji.

-Señor Muto -dije yo, decidido a no mostrar mis sentimientos.

-No tienes por qué llamarme señor -respondió Kenji-. No soy un señor, aunque varios de mis amigos sí lo son -se inclinó hacia mí-. Enséñame tus manos. Tomó mis manos, una después de la otra, y las examinó detenidamente.

-Pensamos que se parece a Obito -dijo el señor Kakashi.

-Hmm... Tiene la apariencia de un Uchiha -Kenji regresó a su posición anterior y dirigió la mirada al jardín -.La noticia de la pérdida de tu hermano me entristeció.

-Llegué a pensar que ya no deseaba vivir -replicó el señor Kakashi-; pero las semanas han pasado y he descubierto que sí quiero seguir vivo. La desesperación no va conmigo.

-Desde luego que no -convino Muto Kenji, afectuosamente.

Se formo un silencio que Kenji rompió.

-Por qué este muchacho, que se parece a Obito pero proviene a todas luces de la Tribu, se aloja en tu casa, Kakashi?

-Por qué has recorrido tú un camino tan largo para hacerme esa pregunta? -replicó el señor Kakashi, con una ligera sonrisa.

-No me importa explicarlo. Me enteré de que alguien oyó cómo un intruso escalaba el muro de tu casa y que, como resultado, uno de los asesinos más peligrosos ha muerto.

-Pretendíamos mantenerlo en secreto -dijo el señor Kakashi.

-Y nuestro trabajo consiste en averiguar esa clase de secretos. Qué hacía Zabuza en tu casa?-Lo más probable es que quisiera matarme -respondió el señor Kakashi-.

-Así que se trataba de Zabuza... Tenía mis sospechas, pero no ex

Leyendas de los Uchiha by kaede1811

MÁS INFORMACIÓN

El contenido original se encuentra en https://fanfic.es/viewstory.php/
Todos los derechos reservados para el autor del contenido original (en el enlace de la linea superior)
Si crees que alguno de los contenidos (texto, imagenes o multimedia) en esta página infringe tus derechos relativos a propiedad intelectual, marcas registradas o cualquier otro de tus derechos, por favor ponte en contacto con nosotros en el mail [email protected] y retiraremos este contenido inmediatamente

Top 20