Las siete puertas del infierno by Lovetamaki1

Fanfics en Español El sitio de referencia de los fanfics en español, con miles de fanfics gratis y en español

  Las siete puertas del infierno by Lovetamaki1
Summary:

Cuando las puertas del infierno se abran los demonios se alzarán sobre la tierra trayendo destrucción y muerte.

Los Shinigamis tendrán que evitarlo, sin embargo esta vez no estarán solos en esa peligrosa tarea, en el camino obtendrán poderosos aliados de la Aldea de la Hoja.

 

PERSONAJES DE BLEACH: Ichigo Kurosaki, Rukia Kuchiki, Byakuya Kuchiki, Yoruichi Shihoin.

IchiRuki



Categories: NARUTO, CROSSOVERS, ANIME/MANGA, BLEACH Characters: Itachi Uchiha, Naruto Uzumaki, Sakura Haruno, Sasuke Uchiha

Generos: Accion/Aventura, Romance

Advertencias: Spoilers

Challenges:

Series: Ninguno

Chapters: 7 Completed: No Word count: 28259 Read: 1785 Published: 16/07/2013 Updated: 13/10/2013
Summary:

Cuando las puertas del infierno se abran los demonios se alzarán sobre la tierra trayendo destrucción y muerte.

Los Shinigamis tendrán que evitarlo, sin embargo esta vez no estarán solos en esa peligrosa tarea, en el camino obtendrán poderosos aliados de la Aldea de la Hoja.

 

PERSONAJES DE BLEACH: Ichigo Kurosaki, Rukia Kuchiki, Byakuya Kuchiki, Yoruichi Shihoin.

IchiRuki



Categories: NARUTO, CROSSOVERS, ANIME/MANGA, BLEACH Characters: Itachi Uchiha, Naruto Uzumaki, Sakura Haruno, Sasuke Uchiha

Generos: Accion/Aventura, Romance

Advertencias: Spoilers

Challenges:

Series: Ninguno

Chapters: 7 Completed: No Word count: 28259 Read: 1785 Published: 16/07/2013 Updated: 13/10/2013 Alianza by Lovetamaki1
Author's Notes:

LOS PERSONAJES DE BLEACH PERTENECEN A TITE KUBO, LOS DE NARUTO PERTENECEN A MASASHI KISHIMOTO.

Advertencias: Contiene OoC. 

Author's Notes:

LOS PERSONAJES DE BLEACH PERTENECEN A TITE KUBO, LOS DE NARUTO PERTENECEN A MASASHI KISHIMOTO.

Advertencias: Contiene OoC. 

Era un día soleado, una mujer rubia se encontraba sentada tras su escritorio, a sus espaldas había una gran ventana que dejaba ver una bella vista de la Aldea de la Hoja.

En ese momento tocaron a la puerta y por ella entró una joven de cabello negro.

-Tsunade. -dijo la chica angustiada al acercarse al escritorio. -la Hokage alzó la vista de los documentos para verla. -él  ha muerto. -le informó.

La rubia se recargó en la silla y se cruzó de brazos.

-Es una lástima. -dijo con cierta pena. -Era un muchacho con muchas habilidades, hubiera sido alguien muy útil a la aldea. Sobre todo ahora que conocemos la verdad.

-Sí, lástima que no hay manera de revertir el tiempo para evitar que muriera o de poder revivirlo. -comentó Shizune. -espero que su alma pueda encontrar descanso.

-Alma. -susurró la mujer rubia con notable sorpresa. Se levantó del asiento. -creo que si hay algo que podemos hacer después de todo. -dijo.

Shizune estaba confundida. Tsunade salió de la habitación seguida de su asistente. Caminaron por el pasillo hasta llegar a una pequeña puerta al final del mismo.

-¿Qué va a hacer? -preguntó Shizune, pues esa puerta jamás se abría y la única que tenía la llave era Tsunade, así que ella nunca había entrado ahí.

-Pedirle un favor a un viejo amigo. -comentó la Hokage mientras introducía la llave en la cerradura y la hacía girar.

Ellas entraron a la habitación, la cual era pequeña y tenía un poco de polvo. Sólo había un par de sillas, una mesa y, lo que le sorprendió a Shizune, una pantalla gigante.

Tsunade se acercó a la pantalla y oprimió un botón rojo colocado en una esquina. La pantalla se puso gris.

-¿Qué es eso Tsunade? -preguntó la chica de cabello negro acercándose a la rubia.

-Esto me permitirá comunicarme con alguien que conocí por casualidad hace varios años. -respondió ella. -cuando era niña. Sólo espero que pueda contactarlo.

Pasó cerca de media hora hasta que la pantalla comenzó a emitir sonido como de lluvia y la pantalla gris comenzó a ponerse borrosa, después la imagen se hizo más clara y en la pantalla se observó a un hombre rubio de sombrero verde.

-¡Oh! Cuanto tiempo sin verte Tsunade. -comentó el rubio con una sonrisa. -Has crecido mucho, aunque me sorprende verte tan joven.

-Lo mismo digo, luces igual a la primera vez que te vi. -respondió la rubia. Shizune miraba todo en silencio.

-¿Y a que debo tu llamada? -preguntó el rubio.

-Necesito pedirte un favor. -dijo ella.

Shizune se quedó asombrada cuando escuchó a Tsunade. No entendía nada de lo que esas dos personas hablaban. Shinigamis, Sociedad de Almas ¿Qué era eso?

-Ya veo. -dijo el hombre rubio serio. -pues trataré de ayudarte, aunque llevará algo de tiempo por lo que te acabo de contar.

Tsunade asintió. No le importaba cuanto tiempo pasara, sólo quería darle una segunda oportunidad al chico, en realidad si todo salía bien, le daría una oportunidad a más de uno.

-Entiendo que acaban de pasar por una terrible lucha, así que no te preocupes. -comentó la rubia.

-Ichigo ha despertado. -se escuchó la voz de un hombre en la habitación del otro lado de la pantalla.

-Me tengo que ir, pero nos mantendremos en contacto. -mencionó el hombre de sombreo verde y luego cortó la comunicación. Necesitaba ver como tomaría Ichigo la noticia de que había perdido sus poderes tras la batalla con Aizen.

-Tsunade ¿Quién es él? -preguntó la de cabello corto. -¿Y que son los Shinigamis?

-Él es Kisuke Urahara. -contó la Hokage. -Un Shinigami, un dios de la muerte. -Shizune veía a la rubia confundida. -Ellos se encargan de que las Almas lleguen a la Sociedad de Almas, o lo que nosotros conocemos como cielo.

-¿Pero cómo lo conociste? -preguntó la chica de cabello corto.

-Pues veras….

/-/-/-/-/-/-/-/-/-/

Tres meses después en la Sociedad de Almas.

Rukia caminaba por el pasillo que conducía a la sala de reuniones de los capitanes, no estaba sorprendida puesto que ya era Teniente y era normal que acudiera a esas reuniones.

Sin embargo se sorprendió al ver que únicamente estaban en la sala el capitán Yamamoto, el capitán Ukitake y Urahara.

-Rukia Kuchiki. -habló Yamamoto. -has sido llamada porque tengo una misión para ti. -informó. Rukia asintió.

-Rukia queremos que te encargues de cuidar y entrenar a alguien. -comentó Ukitake.

-¿Entrenar? -preguntó Rukia confundida. -¿no debería ir entonces a la academia Shinigami?

-No. -mencionó Urahara. -él no es Shinigami sin embargo tiene un gran poder.

-Además tiene problemas de salud y necesitamos que lo cures, pero eso tomará algo de tiempo. -comentó Ukitake.

-Pero ¿no sería mejor que lo curara la capitana Unohana? -preguntó la teniente confundida. Aunque ella sabía usar el Kido curativo no se comparaba ni un poco con la capitana del cuarto escuadrón o algún miembro del mismo.

-Este es un favor que nos pidió Urahara. -habló Ukitake. -Y necesitamos conservarlo en secreto por ahora. Así que pensamos en ti para que actúes prudente y discretamente.

-Entiendo. -contestó Rukia. -cumpliré lo que me piden al pie de la letra.

-Entonces conoce a tu nueva misión. -dijo Urahara viendo hacía un rincón de la habitación.

Rukia se giró hacia donde él le indicó y vio  recargado en la pared, de brazos cruzados, a un muchacho alto, de cabello negro amarrado en una coleta baja. Tenía los ojos cerrados.

-Él es el chico al que tendrás que atender. -dijo Yamamoto.

Aunque más que nada quería tenerlo vigilado, todavía no le tenía mucha confianza, sin embargo sentía que le debía un favor a Urahara por creerlo traidor en el pasado, así que había accedido a su petición.

Rukia se acercó al chico.

-Soy Rukia Kuchiki, teniente del treceavo escuadrón del Gotei Trece.

-Soy Itachi Uchiha. -respondió el chico.

Urahara le explicó a Rukia en que consistía su misión y la historia del chico. Ella se sorprendió al enterarse que no provenía del mundo humano, al menos no del que ella conocía.

Rukia enseguida notó que el chico era alguien serio, pero educado. En cierta forma le recordó a su hermano.

Yamamoto y Ukitake salieron del salón para dejar que Urahara terminara de ponerlos al tanto de la situación.

-Urahara ¿cómo está Ichigo? -preguntó Rukia tras escuchar las ultimas indicaciones.

-Sigue tratando de lidiar con su vida normal. -le comentó. -pero está bien. Chad, Orihime y Uryu se encargan de los Hollows por él.

-Espero que tengas razón. -comentó Rukia preocupada, sabiendo lo fácil que Ichigo podía deprimirse.

-Disculpa que ahora no puedas ir a verlo por lo que acabo de pedirte.

-No hay problema. -dijo Rukia.

Aunque quería ver a Ichigo, ahora que era teniente con más razón debía cumplir con las órdenes que le daban.

Rukia y el muchacho salieron del primer escuadrón para comenzar de inmediato con el tratamiento. Aunque Rukia no era una experta como Isane o Hanataro, pondría todo su esfuerzo para ayudar a ese chico.

IOIOIOIOIOIOIOIO

Un año y ocho meses después.

Rukia se encontraba en el área de cuidados intensivos del cuarto escuadrón. El Sereitei acababa de ser invadido por los Quincy y ella había resultado herida, por eso ahora estaba vendada de casi todo el cuerpo y cara.

-Capitán Hirako ¿por qué Ichigo tenía esa cara tan triste? -le preguntó al hombre que estaba junto a la ventana, después de que su amigo de cabello naranja saliera de la habitación.

-Su Zanpakuto se ha roto y debe de estar cansado. -comentó el capitán. -No tienes de que preocuparte.

Pero su repuesta no dejó convencida a Rukia.

Hirako salió de la habitación, en la puerta se encontró con el chico que estaba bajo el cuidado de Rukia, lo saludó con la cabeza y siguió su camino.

Rukia sabía que Ichigo estaba así por algo más que su espada rota, lo conocía bien. Se sentía mal al no poder hacer nada por ayudarlo.

-Rukia. -la voz de un  chico la sacó de sus pensamientos.

-¿Qué haces aquí Itachi? -preguntó sorprendida. Pues cuando la guerra comenzó Yamamoto dio instrucciones para que se mantuviera alejado, así que ella lo había llevado a casa de los hermanos de Kaien.

-No es mi naturaleza esconderme en una batalla. -dijo el chico de pie junto a la cama. -Si hubiera estado aquí no hubiera permitido que te pasara nada. -en su mirada se notaba la preocupación que sentía por ella.

En ese tiempo que habían convivido, él había aprendido a apreciarla. Ella lo había curado y le había hecho compañía.

Al principio pensó que ella lo interrogaría para conocer toda su historia, sin embargo ella respeto su privacidad. Rukia también había logrado que se sintiera más cómodo en ese nuevo mundo que estaba descubriendo. Pero al final, él terminó por confiar en ella y revelarle su pasado, pensó que lo juzgaría por ser un asesino, pero de nueva cuando lo volvió a sorprender, pues ella había entendido sus motivos.

-No te culpes por mi estado, fui muy descuidada y por eso estoy aquí. -respondió Rukia. -Además creo que tú tienes otra batalla que librar. En tu mundo también están en una guerra, ellos te necesitan.

-No.-respondió el chico. -Esa ya no es mi batalla, ya no pertenezco a ese lugar.

-Esa es la forma en la que ocultas tu miedo. -dijo Rukia. - tienes miedo de enfrentarte a tu hermano.

Pero el joven no pudo responder ya que una mujer alta entró en la habitación.

-He venido por ti Rukia Kuchiki y por tu compañero Renji Abarai. -dijo la mujer extendiendo dos de sus largos brazos huesudos hacía ellos.

Itachi se sorprendió de que una extraña energía envolviera a los chicos dejándolos dentro de una especie de capsula.

-No te la puedes llevar. -dijo él.

-Si los dejo morirán. -respondió la mujer y dio la media vuelta para salir de la habitación.

El joven se quedó sin saber qué hacer, después de todo seguía sin conocer todo lo concerniente a la Sociedad de Almas. Sólo esperaba que Rukia estuviera a salvo.

/-/-/-/-/-/-/-/-/-/

Un año y tres meses después.

La guerra contra el Vandenreich ya tenía un año de haber terminado, la Sociedad de Almas por fin volvía a estar en paz. Aunque se perdieron muchas vidas, la guerra  también  dejó algo bueno, la solidaridad y la unión de varias razas.

Grimmjow , Tsukishima, Ginjo lucharon a la par que los Shinigamis para vencer a un enemigo en común. Y al final limaron asperezas. Bueno Grimmjow aún seguía con la idea de pelear con Ichigo, por lo que ahora el chico de cabellera naranja tenía que cuidarse de Zaraki y el arrancar.

Itachi también participó en la lucha, asombrando a más de uno por su estilo de pelea y su poder. Fue entonces que Urahara reveló su identidad y la existencia de un mundo diferente al suyo.

El chico fue aceptado por todos.

Y esa tranquila mañana él caminaba por las calles del Sereitei haciendo un recorrido de rutina y acompañado por Rukia.

-Ya  pasó más de un año desde que terminó la guerra en tu aldea. -comentó Rukia. -¿por qué no has querido hablar con tu hermano?

-Ya no tiene caso. -respondió el chico que caminaba a su lado, vistiendo una camiseta negra y un pantalón del mismo color. -él ha regresado a la aldea.

-Pero…-Rukia quería rebatir, pero el sonido de una explosión se escuchó en el bosque, a pocos metros de distancia de donde estaban, haciendo que ellos se pusieran atentos y dejaran su plática para después.

-Vamos a investigar. -dijo Rukia y junto con el chico corrió en la dirección de la explosión.

Al llegar al bosque vieron que una parte de él estaba destruido.

-Ten cuidado. -mencionó el chico sacando, de una bolsa que estaba atada a su pantalón, un kunai.

Rukia y el chico se concentraron para sentir al enemigo. De repente Rukia alzó la vista y vio una ráfaga de energía azul que se dirigía a ellos.

Los chicos saltaron hacia atrás esquivando el ataque, que provocó un gran cráter en el suelo.

-Buenos reflejos. -se escuchó una voz burlona entre los árboles.

-No seas cobarde y muéstrate. -ordenó Rukia desvainando a su Zanpakuto.

Una nueva ráfaga de energía azul salió de un punto del bosque, Itachi lanzó el Kunai, pero este se perdió dentro de la energía.

El ataque se dirigía a gran velocidad hacia ellos, pero Rukia usando Shunpo se colocó delante de su acompañante y usando a Sode no Shirayuki trató de detener la energía, sin embargo esta era muy fuerte, por lo que Rukia fue arrastrada unos metros, llevándose consigo al chico.

La energía impactó en ellos, aunque no tan potentemente.

Rukia e Itachi se levantaron del suelo llenos de polvo y con algunos rasguños.

Itachi sacó la espada que llevaba en su espalda y la empuñó con fuerza al igual que Rukia

-Ahí viene. -informó Itachi.

De entre los arboles una figura salió con gran velocidad para atacarlos con una espada, de inmediato fue interceptado por Itachi.

Rukia abrió los ojos por la sorpresa al ver que su enemigo llevaba un manto negro con botones blancos rectangulares y usaba una máscara separada por una diagonal en dos partes, una blanca y otra negra.

-¿Qué son ellos? -preguntó Itachi mientras bloqueaba la espada enemiga.

-Son pecadores. -dijo Rukia. -habitantes del infierno. -aclaró. -pero la puerta del infierno se cerró ¿Cómo pudo escapar? -se preguntó en voz alta.

El pecador de aspecto delgado saltó hacia atrás para separarse de Itachi.

-Tenemos muchas formas de regresar. -dijo y luego rió estrepitosamente.

-Tendremos que mandarte de nuevo al infierno. -señaló Rukia. -Itachi ataca a su máscara, es su debilidad.

La Shinigami y el ninja se abalanzaron contra el enemigo, sus ataques eran potentes, pero el pecador podía detenerlos.

Rukia e Itachi tomaron su distancia.

El pecador apareció en una de sus manos varios puñales con el mango negro, y en el cual había algunas inscripciones. Se los lanzó a Rukia, quien pudo desviar casi todos con su espada, excepto uno que se clavó en uno de sus costados.

-(“Esta hecho”). -pensó el pecador.

-Rukia ¿estas bien? -preguntó Itachi acercándose a ella.

-Sí, no es nada. -dijo sacándose el arma del cuerpo, luego lo tiró al piso.

Ellos volvieron a prestarle atención a su oponente, así que no vieron como el puñal se desvanecía entre unas llamas negras.

Itachi hizo unos sellos y una gran bola de fuego apareció dirigiéndose hacia el pecador.

El enemigo intentó pararla con su espada, pero el Katon de Itachi logró herirlo haciendo que cayera hincado al suelo.

-Eso no bastará para matarme. -dijo el pecador levantándose.

-No quiero matarte, sólo regresarte al infierno. -dijo Rukia colocándose en frente del pecador y con un rápido movimiento deslizó su Zanpakuto en forma vertical partiendo la máscara en dos partes. Inmediatamente volvió a alejarse del pecador.

Ella había aprovechado la distracción del pecador para atacarlo.

-No. -gritó el pecador asustado.

Itachi vio como unas cadenas aparecieron y apresaron al pecador. Una gran energía se dejó sentir y sacudió con fuerza las hojas de los árboles. Después el cielo comenzó a oscurecerse y una gran puerta apareció en el cielo, en ella habían dos grandes esqueletos. 

-¿Qué es eso? -preguntó Itachi.

-Es la puerta del infierno. -contestó Rukia observando como la puerta se abría.

-Pero no estén tan confiados, muy pronto las siete puertas se abrirán. -gritaba el pecador mientras era jalado por una cadena hacia el interior de la puerta. -Y ellos gobernaran la tierra, entonces los muertos nos levantaremos de nuevo.

Rukia se quedó intrigada por sus palabras, Itachi observó como de la gran puerta salía una espada justo cuando el pecador se estaba acercando, y como él desapareció al ser tocado por ella.

La gran puerta desapareció y el cielo volvió a ser azul.

-Tengo que informar al capitán Kyoraku sobre esto. -dijo Rukia envainando su espada.

De inmediato los chicos se dirigieron al primer escuadrón, durante el trayecto Rukia puso al tanto a Itachi de los pecadores y el infierno.

/-/-/-/-/-/-/-/-/-/

Al día siguiente en Karakura.

Ichigo caminaba de regreso a casa, era tarde pues se había quedado a prácticas del club de futbol. Miraba el cielo con tonalidades anaranjadas cuando sintió una fuerte presencia cerca del lugar donde estaba. No era Hollow, de eso estaba seguro.

Iba a sacar su placa de Shinigami cuando fue atacado por una ráfaga de energía azul, sin tiempo para reaccionar sólo atinó a cerrar los ojos.

-Ichigo idiota, despierta. -le dijo una voz que conocía muy bien, y que jamás admitiría, pero extrañaba escuchar.

-Rukia. -dijo abriendo los ojos y viendo como Rukia había detenido el ataque con su espada.

 Ichigo no perdió más tiempo y salió de su cuerpo.

El pecador apareció junto a Rukia y le dio una patada en un costado, lanzándola algunos metros de ahí.

-¡Rukia! -Gritó Ichigo desesperado. -¡Maldito! -dijo con enojo viendo al pecador y se lanzó sobre él.

El pecador e Ichigo se enfrascaron en una gran pelea de espadas, mientras Rukia se levantaba del suelo.

-¿Estas bien? -cuestionó Itachi.

-Sí. -dijo ella sin dejar de ver a Ichigo.

El enemigo logró alejarse de Ichigo y le lanzó una ráfaga de energía, pero Ichigo logró cortarla en dos con Zanguetsu. El pecador aprovechó para lanzarle varios puñales con mango negro e inscripciones en ellos.

El primero rozó un brazo de Ichigo, los demás fueron bloqueados por él.

Y al igual que pasó con Rukia, el puñal que hirió al chico de cabello naranja, desapareció en medio de llamas negras.

Ichigo utilizó el Getsuga Tensho y logró herir a su oponente de un brazo, el cual se alejó más de ellos.

-Han vencido por ahora Shinigamis, pero pronto reuniremos el poder suficiente para que los demonios regresen al mundo.

-¿Qué estas diciendo? -preguntó Ichigo.

- Que pronto las puertas se abrirán gracias a…

Pero no pudo seguir hablando ya que fue consumido por unas llamas rojas.

-Estaba hablando demasiado. -se escuchó la voz de una mujer.

Ichigo, Rukia e Itachi trataban de localizar a la dueña de la voz, pero no lograron identificarla.

-¿Quién eres? -preguntó Ichigo.

-Muy pronto sabrán de mí, por ahora será mejor que disfruten de sus patéticas vidas. -dijo la mujer. -Muy pronto  Karakura y Konoha serán destruidas. -una risa siniestra se escuchó por un momento y luego desapareció.

Itachi y Rukia se acercaron a Ichigo.

-¿Konoha? -preguntó Ichigo.

-Es mi aldea. -Respondió Itachi. -¿pero cómo sabe de ella?

-Es mejor ir a ver a Urahara, quizá él sepa algo al respecto. -mencionó Rukia. Los hombres asintieron.

Urahara escuchó atentamente el relato de los chicos. Después fue a su cuarto para buscar un libro grueso, el que les enseñó a ellos.

-Hay una leyenda sobre el infierno. -comentó Urahara. -cuenta que hay siete puertas ocultas alrededor del mundo que conectan al infierno con la tierra y que cada una de ellas es custodiada por un guardián, que espera pacientemente el momento de abrir esa puerta para dejar salir a los habitantes del infierno.

-Entonces ¿los pecadores están buscando esas puertas? -preguntó Ichigo.

-No. -dijo Yoruichi entrando a la habitación. -ellos saben donde están. -informó mientras se sentaba junto a Kisuke. -los que ellos buscan son almas puras para ofrecer en sacrificio y así abrir las puertas.

-Es por eso que ha habido ataques antes, pero los asociábamos con Hollows, fue hasta que uno de ellos atacó a Rukia e Itachi que descubrimos que en realidad eran los pecadores.

Ichigo al escuchar sobre el ataque a Rukia volteó  a verla.

-Estoy bien. -respondió ella. -Itachi y yo logramos vencer al pecador.

Ichigo estaba aliviado de que ella estuviera bien, sin embargo no le agradaba la idea de que ella pasara tanto tiempo con el chico. Nadie lo notó, pero una pequeña cantidad de energía negra rodeó a Ichigo por el pie y luego se metió en su cuerpo.

-Pero no entiendo porque esa mujer se refirió a Konoha también. -dijo Itachi.

-Konoha y todo el mundo Shinobi están en distinto plano que Karakura. -comentó Urahara. -sin embargo está conectada con la Sociedad de Almas, pues todas las personas cuando mueren van ahí. Tampoco está conectada con Hueco Mundo por lo que no sufren de ataques de Hollows, pero así como está conectada con el cielo, también se conecta con el infierno. Cuando alguien comete serios crímenes va directo al infierno. Imagino que a Itachi se le perdonaron sus crímenes porque no lo hizo porque quisiera. -dijo anticipando la duda del joven ninja. -aunque no puedo decirlo a ciencia cierta.

-Esa conexión da pie a que alguna puerta se localice en ese mundo. -agregó Yoruichi.

Los tres jóvenes que escuchaban estaban sorprendidos.

-De hecho esta mañana contacté con Tsunade y ella me informó que últimamente ha habido varios ataques a aldeas cercanas, en las que han desaparecido varias personas. -dijo Urahara. -No quise decirle sobre lo que sospechamos para no alarmarla antes de tiempo.

-Eso quiere decir que Konoha puede estar en peligro. -comentó con preocupación Itachi.

-De hecho lo está. -dijo Renji entrando en la sala de Urahara. Todos voltearon a verlo. -El doceavo escuadrón localizó dos puertas en ese mundo. -comentó el teniente serio.

-¿Qué? -preguntó Ichigo.

-Después de que Urahara le informara a el capitán Yamamoto de la existencia de ese mundo, él mandó vigilarlo, quería asegurarse de que no fuera amenaza para la Sociedad de Almas. -comentó Renji. -y gracias a eso ahora sabemos que ellos  están en peligro.

-No sólo ellos. -intervino Urahara. -si esas puertas se abren influirán en el flujo de las almas, pues los demonios, al igual que los Hollows, las devoran.

-¿Qué haremos ahora? -preguntó Rukia.

-No quedará otra alternativa que ir a Konoha e impedir que esas puertas se abran. -dijo Urahara poniéndose de pie.

-Estoy de acuerdo. -señaló Ichigo.

-Lo mismo digo. -comentó Renji.

-Sí. -secundó Rukia. -¿Qué piensas hacer Itachi?

Ella sabía que él estaba evitando ver a su hermano, pero también conocía el amor que el chico sentía por su aldea.

-Salvar a mi aldea. -respondió sin titubeos.

-Entonces prepararé todo para el viaje. -dijo Urahara. -Espero que tus amigos estén dispuestos a cooperar con nosotros. -comentó viendo a Itachi.

Él estaba seguro que lo harían, al menos Naruto y Sakura, de Sasuke no podía afirmar nada.

-Mientras iré a informarle sobre la situación a Kyoraku. -señaló Yoruichi.

Y así comenzaba una nueva aventura para los Shinigamis, una que los llevaría a conocer otro mundo y quien sabe, a hacer nuevos amigos tal vez.

End Notes:

Y bueno aquí les dejó otra rara historia que se me ocurrió hace varias semanas, espero les guste.

Saludos.

End Notes:

Y bueno aquí les dejó otra rara historia que se me ocurrió hace varias semanas, espero les guste.

Saludos.

Regresar al índiceLa unión de dos mundos by Lovetamaki1
Author's Notes:

LOS PERSONAJES DE BLEACH PERTENECEN A TITE KUBO, LOS DE NARUTO PERTENECEN A MASASHI KISHIMOTO.

Advertencias: Contiene OoC. 

 

Author's Notes:

LOS PERSONAJES DE BLEACH PERTENECEN A TITE KUBO, LOS DE NARUTO PERTENECEN A MASASHI KISHIMOTO.

Advertencias: Contiene OoC. 

 

El sol se alzaba en el firmamento compartiendo sus cálidos rayos con los habitantes de Konoha. Una suave brisa se dejaba sentir de vez en cuando aligerando un poco el calor y jugando con los cabellos de las personas.

La aldea en general estaba en calma, pues ya tenía poco más del año que la cuarta guerra había terminado, las personas poco a poco volvían a retomar sus vidas. El dolor por haber perdido a sus seres queridos no se olvidaba por completo, pero ahora tenían que aprender a vivir sin ellos.

La aldea ya estaba reconstruida en su mayoría, sólo faltaban algunas viviendas o reparaciones de calles, tareas que con gusto hacían todos los ninjas de la hoja, o casi todos.

-¡Adiós Sakura! -Saludó un pequeño niño, que iba de la mano de su mamá, a una muchacha de cabello rosa y ojos jade que caminaba del otro lado de la calle.

-¡Adiós! -saludó la muchacha alegremente para luego volver su vista a las flores y una carta que llevaba en la mano. -¡Qué extraño! -susurró.

Hacía pocos minutos que un joven la había interceptado en la calle, le había confesado que le gustaba, le entregó de forma presurosa esos obsequios y salió corriendo.

Y aunque no era la primera vez que se le confesaban chicos que ni siquiera sabía que existían, si era la primera vez que no se quedaba  a escuchar la respuesta.

Y es que después de la guerra, la popularidad de Sakura, y de otras Kunoichis, había aumentado.

-¡Adiós! -un chico que atendía un puesto de verduras la saludó con una gran sonrisa. Ella contestó el saludó con un movimiento de cabeza.

Y aunque no le agradaba del todo ser el centro de atención de esos chicos, tampoco le desagradaba completamente, pues a veces se sentía bien el saberse admirada por el sexo opuesto.

Sin embargo ella no podía corresponder a ninguno de ellos, por una sencilla y tonta razón.

Tan perdida iba en sus pensamientos que no vio a un chico doblando la calle y chocó con él.

-Lo siento. -se disculpó.

-No hay cuidado. -respondió el chico de ojos azules y cabello negro, con una gran sonrisa. -Fue mi culpa por ir distraído.

Sakura le sonrió de forma amable y comenzó a caminar, pero el chico se adelantó y se puso enfrente de ella.

-Yo te estaba buscando. -le dijo él. Sakura lo miró confundida. -quiero que aceptes esto. -dijo un poco nervioso entregándole un ramo de rosas, el cual Sakura aceptó, pues Ino le había dicho que sería una grosería de su parte rechazar los obsequios que los chicos le ofrecían con tanta devoción. -Y quiero preguntarte si ¿me aceptarías una invitación para comer?

Sakura se incomodó y se puso un poco nerviosa, estaba por rechazarlo cuando alguien se le adelantó.

-Largo de aquí. -dijo una voz fuerte, a un lado de ella.

Sakura se sorprendió de ver a Sasuke junto a ella y mirando al chico con enojo.

Sasuke había regresado a la aldea después de ayudar en la guerra. Tsunade lo había sentenciado a pasar seis meses en prisión, además de ponerle un sello para controlar sus poderes, y de otros castigos más leves, como misiones de bajo rango o lo que sea que se le ocurriese a la Hokage y le irritara a él.

-Sasuke…-susurró la Kunoichi. Desde hacía tiempo ya no usaba el sufijo Kun con él, aunque seguía siendo amable.

-¿Qué no me escuchaste? -le preguntó Sasuke al chico de forma fría e intimidante.

-Adiós Sakura. -dijo el joven sin esconder su miedo y salió corriendo. Conocía la fama de Sasuke y no quería tener problemas con él.

La chica se giró a ver al chico de cabello y ojos oscuros y, nuevamente, compañero de equipo.

-¿Por qué has hecho eso Sasuke? -preguntó ella. Y una muy pequeña esperanza se albergó en su corazón. ¿Acaso sería que él…?

-No te hagas ideas extrañas Sakura. -respondió él en total calma. - No es que me interese con quien salgas.

Sakura se insultó mentalmente por seguir siendo tan ilusa, por no aceptar que Sasuke nunca la iba a querer, por seguir albergando sentimientos por el chico.

-Entonces ¿Por qué lo hiciste? -volvió a preguntar.

-Porque te estamos cuidando Sakura-chan. -respondió un chico rubio, que acababa de llegar junto a ellos.

-Escuchamos a ese chico hacer una apuesta con otro sobre quien lograría pasar una noche contigo. -agregó Sasuke. -Al otro ya le advirtió Naruto que no se meta contigo.

Y a Sakura en lugar de alegrarle esa revelación, la ofendió.

-Es por eso que decidimos protegerte. -dijo Naruto.

-¿Protegerme? -preguntó ella conteniendo el coraje. -¿No creen que yo sola pude arreglármelas?

-Eres muy ingenua y amable, por eso eres fácil de engañar. -dijo Sasuke. -Nunca piensas mal de las personas y por eso cualquiera se puede aprovechar de ti. 

-En eso tienes razón. -soltó Sakura con enfado porque de nuevo la menospreciaban. -Soy tan ingenua que creí que podría ayudarte a ser feliz y encontrar el amor. Partyflauta: Partituras para flauta dulce pag 2

-El amor y la felicidad no son para mí. -interrumpió Sasuke serio, mirándola a los ojos. Naruto, que seguía a un lado del de cabello negro, miraba en silencio la escena.

¿Cómo podría él ser feliz si le había cortado esa posibilidad a su hermano?, jamás se perdonaría haber asesinado a Itachi.

Es cierto que ya no tenía sentimientos de venganza, pues ya el consejo de Konoha había pagado por sus acciones, pero él no se podía permitir sentir otras emociones como el amor, no quería atarse a alguien y luego perderlo.

-Será mejor que olvides esa idea Sakura, jamás podré sentir algo más por ti que simple compañerismo. -continuó hablando, Sakura hizo gala de una gran voluntad para no llorar ahí mismo. -Por tu bien será mejor que no lo olvides.

-Otra vez tienes razón Sasuke. -habló ella lo más calmada que pudo. -El amor sólo es para los valientes y no te preocupes, ya entendí que por más que me esfuerce jamás me amaras. -Sakura se acercó a él y le susurró unas palabras al oído. -Te dejaré de amar Sasuke, te lo prometo, a partir de hoy te voy a olvidar. -palabras que, aunque el ultimo Uchiha no lo demostró, le afectaron.

Al principio que Sasuke se incorporó a la aldea Sakura se había mostrado algo desconfiada, pues pensaba que tenía intenciones ocultas, sin embargo con el pasar del tiempo y gracias a Naruto vio que él hacía un gran esfuerzo en retomar su vida e intentar dejar el pasado atrás, así que nuevamente confió en él.

Y aunque ya no era una fan obsesionada que lo perseguía a todos lados y que siempre estuviera alabándolo, ella seguía manteniendo ese fuerte sentimiento hacía él, albergando la esperanza de que algún día Sasuke también desarrollara ese sentimiento por ella.

Pero ahora ya se había cansado de esperar por algo que jamás llegaría, ahora había comprendido que ella necesitaba cerrar ese ciclo y comenzar uno nuevo, aunque le costara trabajo. Además le ofendía que la siguiera creyendo débil.

Un silencio tenso se formó entre ellos, hasta que la presencia de un ANBU la rompió.

-La Hokage solicita su presencia inmediatamente en su oficina. -informó el ANBU, luego desapareció en medio de una nube de humo.

-¿Para qué nos querrá la vieja? -preguntó Naruto, intentando que sus amigos aligeraran la tensión que se había vuelto a formar.

-No lo sé, pero es mejor no hacerla esperar. -dijo Sakura y comenzó a caminar hacia la torre de la Hogkage. Los otros dos hombres la siguieron. Sabían que Sakura seguía enojada porque no había golpeado a Naruto como habitualmente lo hacía cuando insultaba a Tsunade.

Ninguno se dio cuenta que habían sido observados por dos personas, de hecho no podían verlos.

-Mi hermano es un tonto. -comentó Itachi, quien llevaba una larga capa negra y una máscara blanca en una mano.

-Será mejor que nosotros también nos apuremos. -comentó Rukia. -Aunque no quieras encontrarte con él.

Itachi asintió y junto con Rukia se dirigió a la oficina de la Hokage.

/-/-/-/-/-/-/-/-/-/-/-/

Sakura tocó a la puerta y después entró seguida de sus compañeros a la oficina. Los tres se sorprendieron al ver a un hombre rubio, que vestía un kimono verde, un abrigo del mismo tono, un sombrero de rayas blancas y verdes y unos zapatos de madera. También llevaba un bastón consigo, algo que le dio curiosidad a Sakura, pues no parecía necesitarlo.

-Buenos días. -saludó Sakura.

Urahara y Tsunade respondieron el saludo.

-Chicos los mandé a llamar porque hay algo importante que necesito decirles. -comentó Tsunade detrás de su escritorio. -pero antes necesito que se tomen esto. -dijo colocando sobre la mesa tres pastillas.

Naruto, Sasuke y Sakura tomaron una pastilla cada quien.

-¿Para qué son? -preguntó Sasuke.

-¿Pretende que nos tomemos algo con una calavera dibujada? -preguntó Naruto viendo la pastilla. Fue hasta ese momento que sus compañeros notaron el inusual dibujo en la pastilla.

-Créanme, es sólo decoración. -comentó Kisuke con una sonrisa. -No les va a pasar nada….espero.

Esa respuesta no alentó para nada al chico con marcas en sus mejillas.

-¿Y usted quién es? -preguntó curiosa Sakura.

-Sólo soy un simple hombre de negocios, honesto, atractivo y sexi. -respondió Urahara de lo más alegre.

-(“Y estúpido”). -pensó Sasuke.

-Él es Kisuke Urahara, un viejo amigo. -señaló Tsunade. -Necesito que se tomen las pastillas, son seguras, yo misma las he probado.

Sakura y los demás, aun dudando, se las tomaron.

-Ahora si díganos para que son. -pidió Naruto.

-Esas pastillas controlaran su Chakra  para que puedan ver a los enemigos y..

-¿Enemigos? -cuestionó Sasuke.

-Sí, las explosiones y ataques a otras aldeas han sido provocadas por un enemigo poderoso. -comentó Tsunade. -pero no pueden ser vistos por los ojos normales, es ahí donde entra la pastilla.

En ese momento unas explosiones cercanas a Konoha se escucharon.

-¡Nos están atacando! -exclamó Naruto preocupado. -Tsunade…

La rubia asintió sabiendo de sobra lo que quería el rubio. Ya después les explicaría sobre los Shinigamis.

Los tres chicos del equipo siete saltaron por la ventana.

-Nosotros también vamos. -dijo un chico de cabello naranja y Kimono negro y, seguido por un chico de cabello rojo y una chica de cabello negro, salió por el mismo lugar que los ninjas. Ellos habían permanecido en la oficina desde el principio.

-¿Y tú no vas? -preguntó Tsunade a Itachi, quien seguía en la oficina. Itachi negó con la cabeza.

-¿Dónde estarán ellos? -se preguntó Urahara, pues faltaban dos Shinigamis más.

/-/-/-/-/-/-/-/-/-/-/-/

 El equipo siete salió de Konoha, se sorprendieron al ver un radio grande del bosque destruido.

-Sakura será mejor que te quedes atrás. -dijo Sasuke sacando un Kunai y poniéndose en alerta. Naruto se colocó frente a la chica de cabello rosa, también con un kunai.

-¡Idiotas! -gritó Sakura pateando el suelo con fuerza, provocando que la tierra se hundiera y los chicos tuvieran que saltar para evitar caer en el hoyo. -Ya no soy la niña débil a la que tienen que defender. -dijo enojada.

Sakura no entendía porque seguían empeñados en querer protegerla y tratarla como aquella niña de doce años que lo único que sabía hacer era llorar. ¿Qué acaso no les había demostrado que era fuerte?

-¡Cuidado Sakura-chan! -el gritó de Naruto alertó a Sakura que con un gran salto logró esquivar una ráfaga de luz blanca que se dirigía a ella.

-¡Qué pena!, fallé. -entre los arboles surgió una figura, sabían que era hombre por la voz, llevaba una capa negra con botones blancos y una máscara dividida por una línea diagonal, en dos partes, una blanca y otra negra.

-¿Qué es eso? -preguntó Naruto.

-No lo sé, pero mantente alerta. -dijo Sasuke.

Otra figura salió de entre los árboles y atacó directamente a Sakura con una lluvia de Kunais.

La Kunoichi logró sacar un kunai a tiempo y con él desvió cada arma enemiga.

El enemigo soltó una risa siniestra y luego se internó en el bosque. Sakura corrió tras él, no lo dejaría escapar.

Sasuke y Naruto intentaron ir en su ayuda, pero el otro enmascarado se colocó frente a ellos bloqueándoles el paso. Sasuke le lanzó el kunai directo al estómago, pero este simplemente rebotó y cayó al suelo. El hombre no se inmutó ante el hecho.

-Ustedes son mis oponentes. -dijo el Pecador mostrando en las manos varias dagas de mango negro.

Después saltó hacía atrás a la par que les lanzaba las dagas a los Shinobis.

Naruto las desvió con un Kunai y Sasuke con su espada Chokuto, sin embargo no supieron como una daga logró penetrar sus defensas y se pasó rozando uno de sus brazos.

El pecador volvió a reír de forma siniestra, su trabajo estaba hecho, pero se divertiría un poco más. Sacó una espada detrás de su espalda y se dispuso a pelear con los ninjas, mientras veía con una sonrisa como las dos dagas manchadas de sangre desaparecían entre las llamas negras.

/-/-/-/-/-/-/-/-/-/

Mientras tanto Sakura ya había alcanzado a su oponente y estaba parada a un par de metros frente a él.

-¿Quiénes son? -preguntó ella sacando otro Kunai.

El pecador no le respondió, se limitó a sacar un par de dagas, pero a diferencia de los otros no se las lanzó, si no que él mismo se abalanzó contra la chica.

Sakura y él se enfrascaron en un ataque cuerpo a cuerpo. Él intentaba cortarla con las dagas y ella bloqueaba los ataques. Los dos eran rápidos.

-Veo que has mejorado, ahora ya no necesitas la ayuda de mi abuela. -dijo el chico mientras se alejaba de un salto hacia atrás. -pero yo también mejoré. -dicho esto se volvió a lanzar contra Sakura, tomándola desprevenida y logrando rozar su hombro con la daga.

Sakura concentró chakra en su puño y logró acertarle un golpe en el estómago, lanzándolo varios metros hacia atrás.

El pecador chocó contra unos árboles provocando que estos se rompieran y provocaran un fuerte ruido. La daga en su mano se desvaneció igual que las demás.

Sakura observó como el hombre se levantaba lentamente mientras seguía asimilando sus palabras.

-¡Sasori! -dijo incrédula.

El pecador hizo unos seños con las manos haciendo que un pergamino se apareciera frente a él, después invocó una marioneta.

Sakura se quedó helada cuando la vio, era diferente a las que les había visto, además con eso comprobaba que estaba en lo cierto, ese hombre enmascarado no era otro que Sasori. ¿Pero cómo? Se preguntó, si él ya estaba muerto.

/-/-/-/-/-/-/-/-/-/-/

El pecador ahora luchaba con Naruto y Sasuke en un cuerpo a cuerpo.

Naruto le propinó una patada en estómago y Sasuke aprovechó para darle una patada en la cara que lo lanzó unos metros hacia atrás.

-Sí que es resistente el tipo. -dijo Naruto limpiándose el sudor de la frente. Su compañero sólo asintió sin despegar la vista del enmascarado que ya se había levantado del suelo.  

-Es hora de ponerse serios. -señaló el pecador tomando su espada de manera vertical. -a ver si pueden con esto. -dijo y con un movimiento de la espada, como si cortara el aire, lanzó una ráfaga de energía azul. Era más potente que él de la última vez.

Sasuke se colocó rápidamente enfrente de Naruto y comenzó a hacer unos sellos a gran velocidad.

-Katon Gokakyu no jutsu. -dijo Sasuke y de su boca salió una potente bola de fuego que se dirigió a gran velocidad contra la ráfaga de energía que el pecador había lanzado.

Los dos ataques chocaron a mitad del camino provocando una gran explosión, tanto Naruto y Sasuke como el pecador fueron proyectados unos metros hacia atrás por el viento que provocó la colisión de poderes.

Los Shinobis se levantaron con algunas raspaduras en el cuerpo. El pecador tardó más en levantarse, también con parte de su vestimenta dañada.

-(“Debo ser más cuidadoso”) -pensó el pecador, pues no quería regresar tan pronto al infierno. Todavía necesitaba saber si sus demás compañeros ya habían terminado su misión.

Naruto y Sasuke se preparaban para atacar cuando un fuerte choque se escuchó a unos metros de ellos. Voltearon a un costado y vieron como entre los arboles otra persona con el mismo atuendo del hombre con el que peleaban chocaba contra un árbol.

De inmediato un hombre de cabello rojo y vestido con un kimono salió de entre las sombras llevando consigo una espada dividida en seis fragmentos, en cuyas hojas sobresalía una especie de colmillos.

-Vamos Zamimaru. -exclamó el hombre a la par que movía su espada, está se alargó hasta llegar al pecador, pero esta vez el enmascarado detuvo el ataque.

-Deja de jugar Renji. -Naruto observó con sorpresa como otro chico vestido de negro y de cabello naranja se colocaba junto al de cabello rojo, luego una chica de cabello negro hizo lo mismo.

-¿Pero qué demonios? -se preguntó Sasuke.

-No se distraigan. -dijo el pecador que estaba peleando contra los Shinobis lanzándose hacia ellos con la espada. Sasuke la bloqueó con su Chokuto.

-Destruyan su máscara. -le dijo Rukia a Naruto antes de arremeter en contra del otro pecador.

Naruto se unió a la pelea con Sasuke, mientras los tres Shinigami hacían lo propio con su oponente.

/-/-/-/-/-/-/-/-/

Sakura se lanzó hacía un costado intentando evitar el golpe de la marioneta, que llevaba un pantalón y un hakama blanco, ya desgastado,  el cabello lo tenía largo y rubio, en la cabeza llevaba lo que parecían ser restos de hueso, dándole la apariencia de un protector con una pequeña protuberancia asemejando un cuerno y en el pecho tenía un agujero.

Sin embargo la marioneta alcanzó a herirla de un brazo con la espada.

-¿No te gusta mi marioneta nueva? -preguntó Sasori acercándose un poco más. Sakura se puso de pie sosteniéndose el brazo herido con la otra mano y empezó a curarse la herida.-Umm, ¿Cómo es que se hacía llamar? -preguntó Sasori, dándole tiempo a Sakura para curarse. -Así…Arrancar. Son una cosa muy curiosa sabes.

-No me importa lo que sean, lo derrotaré igual que a las otras marionetas. -dijo Sakura terminando de curarse.

La marioneta de nueva cuenta se lanzó sobre Sakura, ella concentró chakra en su puño y lo recibió con un fuerte golpe que lo hizo caer al suelo levantando una polvareda.

Sakura sonrió con suficiencia, pues no había manera de que lograra resistir ese ataque, pero su sonrisa se borró cuando al dispersarse el polvo la marioneta estaba de pie, eso sí con  algunas partes del cuerpo rotas.

-No te sorprendas, ellos tienen una habilidad especial. -dijo Sasori refiriéndose a su habilidad llamada Hierro. -por eso lo ocupé.

-Sólo tardaré más. -dijo Sakura saliendo de su estupor y de nuevo comenzó una lucha contra la marioneta.

Los golpes eran fuertes y certeros por parte de ambos, Sakura lanzó una patada al estómago de la marioneta, este la detuvo con una mano, pero ella impulsándose logró acomodarle una severa patada con la pierna libre en la cabeza, logrando que la marioneta fuera a parar contra el tronco de un árbol.

Pero enseguida la marioneta se levantó, aunque con parte de la cabeza rota, y la siguió atacando.

/-/-/-/-/-/-/-/-/-/-/

 Sasuke y Naruto peleaban contra el pecador turnándose para atacarlo, pero el pecador era hábil y podía esquivar varios de sus movimientos.

Los tres tomaron su distancia. Sasuke volteó a mirar  a Naruto y este afirmó con la cabeza.

Naruto entonces hizo varios sellos con las manos y varios clones aparecieron que inmediatamente se pusieron a pelear contra el pecador. Sasuke también hizo varios sellos y se concentró en acumular chackra en su mano para realizar el chidori.

Cuando al fin la masa de energía eléctrica tuvo la suficiente potencia, Sasuke comenzó a correr hacia su enemigo, los clones de Naruto le abrieron paso.

Sasuke golpeó al pecador con el chidori provocándole una fuerte descarga.

-¡Ah! -gritó por el dolor el pecador. Sasuke dio un salto hacia un costado dejándole libre la visión a su oponente, que pudo apreciar como Naruto corría hacia él con una esfera de energía en la mano.

-Rasengan. -gritó Naruto cuando estuvo cerca de él. La bola de energía le dio directamente en la cara causando una explosión.

Cuando el polvo y viento se calmaron, observaron como el cuerpo del pecador caía, desintegrándose antes de que este pudiera tocar el suelo.

-Lo hicimos. -gritó Naruto con alegría.

-¡Getsuga Tensho! -escucharon  un grito a sus espaldas. Ellos giraron para ver como de la gran espada que sostenía el chico de cabello naranja salía una potente ráfaga de energía que impactó directo contra el hombre de máscara y lo partía en dos, haciendo que se desintegrara por completo.

-¡Wow! Es fuerte. -exclamó Naruto.

-Tsk. -bufó Sasuke restándole importancia.

Los Shinigamis se acercaron a Naruto y Sasuke segundos después.

-Vaya, así que pudieron derrotar a un pecador. -dijo Renji muy sorprendido.

Sasuke lo fulminó con la mirada.

-¿Pecador? -preguntó Naruto.

-Sí, son habitantes del infierno. -dijo Rukia, quien no dejaba de ver a Sasuke, analizándolo.

-¿Quiénes son ustedes y por qué esas cosas nos estaban atacando? -preguntó Sasuke.

Pero en ese momento una gran explosión se escuchó en dirección en donde estaba Sakura.

-¡Sakura-chan! -gritó asustado Naruto.

-¡Eso fue un cero! -señaló Rukia sorprendida.

Ichigo y Renji se vieron preocupados. Naruto y Sasuke desconcertados por no saber a lo que se referían.

-Ella corre peligro. -informó Rukia.

Entonces los Shinobis comenzaron a correr en busca de Sakura. Los Shinigamis los siguieron, sin comprender como un pecador podía lanzar un cero.

/-/-/-/-/-/-/-/-/-/-/-/-/

Sakura ya había gastado parte de su Chakra luchando contra la marioneta, la cual ya estaba casi rota, pues ya le hacía falta una pierna y un brazo.

Un sólo golpe más bastaría para derrotarla.

-No creas que ganaras Sakura. -dijo Sasori. -a mi marioneta aún le falta mostrarte un pequeño truco. -dijo burlón. Sakura juraría que debajo de esa mascara él sonreía de forma orgullosa.

La marioneta abrió la boca y en ella se comenzó a formar una extraña energía roja. Sakura aprovechó para lanzar algunas  senbon envenenadas.

El cero salió de la boca de la marioneta directo a Sakura, mientras Sasori veía satisfecho la escena, por lo que fue hasta que un par de agujas de metal se incrustaron en  su cuerpo que se dio cuenta que el ataque de Sakura no había sido para la marioneta, sino para él.

Sakura se concentró en utilizar su chakra médico para formar un pequeño escudo a su alrededor,  el cero golpeó el escudo, Sakura hizo mucho esfuerzo para resistir el impacto, sin embargo el cero terminó por romper el escudo y Sakura fue lanzada hacía atrás por la explosión que provocó el escudo al romperse, recibiendo  varias heridas en piernas y brazos.

El cero seguía su trayectoria hacia ella, pero fue desviado e impactó a unos metros de ahí.

Mientras caía al suelo Sakura observó una gran lluvia de pétalos de cerezo a su alrededor. Esbozó una pequeña sonrisa, era un hermoso espectáculo para antes de morir.

Sintió su cuerpo chocar y rebotar contra el duro suelo, luego sólo vio negro.

/-/-/-/-/-/-/-/-/-/-/

Shinobis y Shinigamis llegaron lo más rápido que pudieron a donde impactó el cero.

No podían ver nada debido a la gran polvareda que se había levantado. Una intensa fuerza se dejó sentir.

-¡La puerta del infierno! -exclamó Ichigo viendo hacia el cielo, cubriendo un poco su cara con un brazo para evitar el polvo que se levantaba.

Naruto y Sasuke vieron con sorpresa como en el cielo se abría la gran puerta con los esqueletos en cada lado, y como una gran cadena, que estaba siendo jalada desde el interior, sujetaba a una sujeto sin mascara y con la ropa y cuerpo muy desgarrados.

-¡Sasori! -exclamó el rubio al verle bien el rostro.

Y aunque los Shinigamis ya habían visto varias veces esa escena, se impresionaron igual que los Shinobis cuando vieron salir de la puerta la gran espada que atravesó al pecador y lo desapareció.

-¿Qué… fue eso? -preguntó Naruto cuando la gran puerta desapareció y el cielo volvió a su color habitual.

-Se los explicaremos más tarde. -dijo Rukia. -ahora lo principal es encontrar a su amiga.

Naruto y Sasuke estuvieron de acuerdo.

De nuevo enfocaron su vista al lugar donde ya se estaba disipando el polvo.

La silueta de un hombre se empezó a hacer visible, también que llevaba a alguien cargando.

Saliendo del polvo se encontraba un hombre de cabello negro largo, llevaba un kimono negro pero además llevaba un haori blanco con bordes dorados.

-¡Sakura-chan! -gritó Naruto entre sorprendido y aliviado al ver que ese hombre llevaba en brazos a una Sakura inconsciente.

 -¡Nii-sama! -exclamó Rukia. Para Sasuke no pasó desapercibida la mirada llena de orgullo y admiración de la chica hacia ese hombre. Recordó cuando él también miraba a Itachi de esa forma. Pero enseguida Sasuke regresó su vista a Sakura.

Aunque esas personas habían matado  a uno de esos enmascarados, no podía ser estar seguro si eran amigos o enemigos.

Byakuya caminó cargando a Sakura hasta los demás. Naruto extendió los brazos esperando que él depositara a la Kunoichi en ellos.

Pero Byakuya los pasó de largo y después usando shunpo desapareció del lugar.

Los chicos giraron.

-¡Sakura! -gritó Naruto a todo pulmón. -Ese hombre es un jodido secuestrador, se la llevó. -volvió a gritar alterado.

Sasuke se preocupó, pero no lo admitiría.

-¡Idiota! -dijo Rukia a sus espaldas y luego el rubio sintió una patada allá donde la espalda pierde su nombre, que provocó que  Naruto impactara de cabeza al suelo. - Mi hermano no es un jodido secuestrador. -le dijo con enojo.

-Pero se llevó a Sakura-chan. -replicó Naruto poniéndose de pie y sobándose el golpe.

-Seguramente la llevó a que la curaran. -comentó Ichigo. -es mejor regresar con…-Ichigo se rascó la barbilla, estaba haciendo memoria para acordarse del nombre de la mujer rubia que los había recibido.

-Tsunade. -comentó Renji.

-Allá les diremos quiénes somos y a que hemos venido. -dijo Rukia.

Naruto y Sasuke asintieron y junto con los demás regresaron a la torre de la Hokage. Ya que lo que les preocupaba ahora era ver si Sakura estaba bien.

Cuando llegaron allá, Byakuya estaba recargado en una pared, junto a un hombre de máscara blanca y capa negra.

Tsunade estaba detrás del escritorio, en las sillas frente a ella estaba Urahara sentado.

 -Tsunade ¿Dónde está Sakura? -preguntó Naruto preocupado.

-Ella está bien, Shizune la está curando en este momento. -dijo la Hokage. -Y todo gracias a la oportuna intervención de ese hombre. -dijo mirando a Byakuya.

-¿Segura que está bien? -preguntó Naruto.

-Sí Naruto, estoy bien. -dijo Sakura entrando al cuarto. Llevaba vendados un brazo y parte de una pierna, pero no era nada de cuidado. Naruto corrió a abrazar a Sakura.

-Ahora si díganos quienes son ellos. -exigió Sasuke.

-Nosotros somos Shinigamis, dioses de la muerte. -comentó Urahara adoptando una actitud seria. -vinimos de la Sociedad de Almas, o lo que ustedes conocen como cielo.

Sasuke, Sakura y Naruto lo miraban incrédulos.

-Nosotros nos dedicamos a cuidar  el balance de las almas que hay entre el mundo humano y la Sociedad de Almas, sin embargo actualmente hay una  gran amenaza. -prosiguió el rubio.

-¿Y eso que tiene que ver con nosotros? -preguntó Naruto.

-Así como Konoha está unida a la Sociedad de Almas, también está unida al infierno. -comentó Rukia. -Los hombres con los que pelearon se llaman Pecadores, son almas que no pudieron entrar  a  la Sociedad de Almas por haber cometido crímenes atroces en vida, y son condenados a vivir en una tortura constante. -dijo Rukia. -sin embargo ahora ellos buscan la forma de salir de ese lugar.

Rukia terminó su narración con su característico dibujo de Chappys.

-Te acabas de cargar la tensión con tus feos dibujos. -dijo Ichigo. -¡Au! -se quejó por el golpe que Rukia le dio con su libreta.

-(“Vaya son tan parecidos a ellos”). -pensó Tsunade.

Urahara se aclaró la garganta.

-Es por eso que tratan de abrir las siete puertas del infierno que conectan con el mundo humano. -continuó Urahara. Todos lo escuchaban con atención. -Porque así ellos podrán regresar a la tierra y sembrar destrucción. En su mundo se han localizado dos puertas. -dijo para sorpresa de los Shinobis. -debemos apurarnos a destruirlas o de lo contrario el mundo que conocen podría desaparecer.

-¿Y si ya abrieron esas puertas? -preguntó Sasuke.

-No lo creo, necesitan almas puras para ofrecer en sacrificio y cuando eso pasé sabremos enseguida cuando una puerta sea abierta.

-¿Almas puras? -preguntó Sakura. Urahara asintió.-¿Hay algún modo de que sepamos quienes serían esas almas que necesitan?

-Quizá le pongan un sello, y aguarden el momento oportuno para realizar el sacrificio. -comentó Urahara. -la verdad es que todavía no tenemos mucho conocimiento de ello, pero supongo que necesitaran a más de un alma.

Sakura y Rukia recordaron la extraña marca que se habían visto en el cuerpo y que antes no la tenían. Pero las dos prefirieron guardar silencio para no preocupar a sus amigos.

-Es por eso que han pedido nuestra ayuda, ustedes conocen mejor que nadie estas zonas y juntos pueden dar con esas puertas y destruirlas. -dijo Tsunade. -Confío en ustedes tres para esta misión.

-Sí, lo haremos. -dijo Naruto decidido.

Sakura asintió con la cabeza.

-¿Ustedes son tontos? -preguntó Sasuke en tono hostil a sus compañeros de equipo. -Esto no nos corresponde a nosotros, dejen que ellos se las arreglen como puedan.

-¿Pero qué dices Teme? -le preguntó Naruto. -Claro que nos incumbe, no escuchaste que hay dos puertas aquí.

-Pues es el problema de ellos encontrarlas, para eso son Shinigamis. -dijo molesto.

-Ya entiendo. -comentó Rukia dando un paso al frente. Sasuke volteó a verla. -Tienes miedo de enfrentarte a esta misión. -dijo seria. -Ya veo que no eres más que un ninja cobarde al igual que Itachi. -soltó Rukia para sorpresa de todos. Itachi se puso derecho y se tensó.

Si Sasuke hubiera podido utilizar el Sharingan en ese momento lo hubiera activado, sin embargo todos podían notar la furia en sus ojos.

-No soy un maldito cobarde. -dijo Sasuke acercándose a Rukia y tomándola por el cuello con fuerza, pero a pesar del dolor Rukia no dejó de mirarlo a los ojos. -Y no hables de Itachi, podría matarte aquí mismo por eso.

Rukia sonrió arrogante.

-Moriremos los dos entonces. -dijo  ella con suficiencia y bajó la vista.

Entonces Sasuke miró lo que ella veía y comprobó que ella tenía su espada sobre su estómago. Sin duda había actuado de forma muy ágil. También notó como Ichigo, Renji y Byakuya se habían colocado junto a él y estaban listos para sacar sus espadas.

-Sasuke basta. -gritó Sakura.

Sasuke soltó a Rukia, quien se llevó una mano al cuello para tallárselo.

-Entonces si no es cobardía, es por ella ¿verdad? -preguntó Rukia mirando a Sakura. Sasuke se tensó. -tienes miedo de que ella salga lastimada, crees que no podrá con esta misión.

-¿Es verdad eso? -preguntó la chica de cabello rosa. Sasuke no contestó. -No soy tan inútil y débil como piensas. -replicó ella. -eres un maldito idiota. -dijo y salió a prisa de la habitación dando un fuerte portazo. -Y si voy a ir a esta misión. -se escuchó su grito desde afuera.

Sasuke miró furioso a la chica de ojos violetas, ya lo había fastidiado dos veces en tan poco tiempo.

-Hagan lo que quieran, pero no pienso ir. -murmuró Sasuke.

-Espera Sasuke. -llamó Urahara. -tienes que ir, está escrito en las profecías.

Sasuke se dio la vuelta para verlo.

-(“¿Profecías?”) -se preguntó Ichigo, a él no le había dicho nada de eso.

Urahara sacó un viejo pergamino de entre sus ropas y lo abrió sobre el escritorio.

-La leyenda también cuenta que solamente tres jóvenes con poderes extraordinarios lograran salvar al mundo de los habitantes del infierno. -señaló Urahara. Naruto, Sasuke e Ichigo se acercaron a ver el pergamino.

El Shinigami casi se cayó de espaldas al ver el dibujo. En él había tres conejos, el de en medio tenía el ceño fruncido, vestía de Shinigami y tenía cabello naranja, detrás de él estaba el hollow completo, del lado izquierdo estaba un conejo rubio con una gran sonrisa, vestido con un traje naranja, a su espalda estaba una especia de zorro de muchas colas, que él no se preocupó por contar. Y del lado derecho estaba un conejo de cabello negro y con cara de enojo, vestía de un pantalón negro y camisa blanca, detrás de él estaba una especie de esqueleto envuelto en energía.

Ichigo volteó a ver a Rukia, quien le sonrió y le enseñó el pulgar.

-Estos tres hombres tendrán que unir sus poderes para destruir las puertas del infierno y acabar con los pecadores. -comentó Urahara. -sólo ellos pueden hacerlo, si alguno de los tres no está entonces el mundo estará perdido.

-¿Esos somos nosotros? -preguntó Naruto con incredulidad. Kisuke asintió. -¡Teme soy una leyenda! -exclamó emocionado Naruto.

Sasuke e Ichigo suspiraron por la facilidad con la que habían engañado al rubio.

-Vamos Teme no puedes decirle que no a esta misión, juntos nos encargaremos de que no le pase nada a Sakura-chan. -indicó el rubio.

-Está bien, iré a esa tonta misión. -dijo Sasuke.

No es que no le importara que su aldea y todo el mundo estuvieran en peligro, si no que no quería que Sakura o el Dobe se expusieran. Sin embargo quiso creer en esa leyenda que les había contado Urahara, que él junto a Ichigo y Naruto lograrían evitar esa tragedia, y con ello proteger a sus amigos, proteger lo que más quería…

-Entonces no se diga más. -comentó Tsunade. - comencemos a trazar el plan de ataque. -los demás asintieron.

-Pero antes vamos a comer, me muero de hambre. -chilló Naruto. Los estómagos de Renji e Ichigo rugieron apoyando la moción.

-Bien vayamos a comer. -suspiró Tsunade. Salió de la habitación junto a Byakuya y Urahara. Detrás de ellos iban Renji, Ichigo y Naruto, quien los bombardeaba de preguntas acerca de sus espadas.

Sasuke se detuvo frente a Rukia.

-Sólo no te metas conmigo o lo pagaras caro. -le dijo Sasuke poniéndole un Kunai en la garganta, pero Rukia siguió con su pose altiva.

La verdad que esa chica lo había sacado de sus casillas, y todavía estaba molesto por la forma en la que se había referido a Itachi, para empezar ¿Cómo sabía de él?, estaba por interrogarla cuando sintió una mano sobre su muñeca.

-No digas eso Sasuke. -dijo el hombre enmascarado bajándole la mano para librar el cuello de la Shinigami. Sasuke abrió los ojos por la sorpresa al reconocer la voz. -O aunque seas mi hermano no dudaré en enfrentarme a ti. -dijo mientras se quitaba la máscara.

 -Itachi. -susurró Sasuke con asombro.

End Notes:

Como buena fan obsesionada con Byakuya que soy, no podía dejarlo de lado en la historia.

Quizá Rukia se pasó un poco con Sasuke, pero era necesario para llegar a su enfrentamiento, que en realidad fue el motivo principal para crear esta historia. ¿Por qué?, no lo sé, pero que quería que se confrontaran.

Por el rumbo del manga quizá edite después las partes en las que sale la espada de Ichigo, pero sólo será hasta que sepa cuáles son los nuevos poderes, mientras tanto dejo a la vieja y querida Zanguetsu.

Pues espero que les haya gustado el capítulo, la verdad no soy buena narrando las peleas.

Saludos….

End Notes:

Como buena fan obsesionada con Byakuya que soy, no podía dejarlo de lado en la historia.

Quizá Rukia se pasó un poco con Sasuke, pero era necesario para llegar a su enfrentamiento, que en realidad fue el motivo principal para crear esta historia. ¿Por qué?, no lo sé, pero que quería que se confrontaran.

Por el rumbo del manga quizá edite después las partes en las que sale la espada de Ichigo, pero sólo será hasta que sepa cuáles son los nuevos poderes, mientras

Las siete puertas del infierno by Lovetamaki1

MÁS INFORMACIÓN

El contenido original se encuentra en https://fanfic.es/viewstory.php/
Todos los derechos reservados para el autor del contenido original (en el enlace de la linea superior)
Si crees que alguno de los contenidos (texto, imagenes o multimedia) en esta página infringe tus derechos relativos a propiedad intelectual, marcas registradas o cualquier otro de tus derechos, por favor ponte en contacto con nosotros en el mail [email protected] y retiraremos este contenido inmediatamente

Top 20