La sacerdotisa de la Luna by azura rukawa

Fanfics en EspañolEl sitio de referencia de los fanfics en español, con miles de fanfics gratis y en español

 La sacerdotisa de la Luna by azura rukawa
Summary:

Nadeshiko era una chica normal hasta que en su sueño aparece una mujer extraña. ¿Qué hará ella a partir de ese sueño?



Categories: INUYASHA, ANIME/MANGA Characters: Sesshoumaru

Generos: Viaje en el Tiempo

Advertencias: Ninguno

Challenges:

Series: Ninguno

Chapters: 2 Completed: No Word count: 2059 Read: 9 Published: 19/06/2010 Updated: 19/06/2010
Summary:

Nadeshiko era una chica normal hasta que en su sueño aparece una mujer extraña. ¿Qué hará ella a partir de ese sueño?



Categories: INUYASHA, ANIME/MANGA Characters: Sesshoumaru

Generos: Viaje en el Tiempo

Advertencias: Ninguno

Challenges:

Series: Ninguno

Chapters: 2 Completed: No Word count: 2059 Read: 9 Published: 19/06/2010 Updated: 19/06/2010 Capítulo 1 Un sueño extraño by azura rukawa

 -¡Vamos, Nadeshiko! ¡Levántate! - Dijo una anciana destapándola. - Vas a llegar tarde.

-Cinco minutos más, abuela - replicó ella.

-Nada de eso señorita. ¡Levántate ya! – Le ordenó.

Nadeshiko se levantó dormida. Se cambió y bajar a desayunar. Ella vivía con su abuela y dos hermanos. Era la mediana de tres hermanos. Sus padres habían muerto cuando Horoshi solamente tenía dos años en un accidente de tráfico.

Ahora su hermano mayor, Kenichi que así se llamaba, estaba en el tercer año de carrera, ella en el tercer año de preparatoria y su hermano Hiroshi iba a la escuela. Los tres eran castaños con reflejos dorados pero los ojos eran totalmente distintos. Los de Kenichi eran de color verde oscuro, los de Hiroshi era marrones y los de Nadeshiko color azul hielo.

-Tened cuidado - dijo la abuela en la puerta de la casa.

-No te preocupes, lo tendremos - dijo Kenichi.

Nadeshiko aún estaba en su habitación terminando de preparar su cartera cuando se oyó:

-¡Nadeshiko, date prisa o llegaremos tarde!

La habitación de ella daba  a la parte delantera de la casa. Abrió la ventana y dijo:

-Iros vosotros. Os alcanzo enseguida.

-No tardes - le dijo él.

Volvió a cerrar la ventana. Se acercó a su escritorio y de una caja sacó un collar  con una luna grande y azul colgando de él. Se lo puso y salió de su cuarto.

Ellos tres vivían con su abuela en un hermoso templo que había pertenecido a una poderosa sacerdotisa. Ella había vivido al principio de la era Senguku. En ese templo, había un pozo donde muchas veces, esa sacerdotisa se había sentado a esperar a esa persona de la cual se había enamorado.

Al pasar por ese pozo, se paró. Lo miró. Nunca se había acercado porque sentía miedo. Cada vez que se acercaba, sentía como un poder demoniaco muy fuerte y eso, le asustaba.

Comenzó a correr para alcanzar a sus hermanos. No tardó en alcanzarlos. La estaban esperando al bajar las escaleras del templo.

-¿Quién dijo que no tardaba? Siempre te estamos esperando-  dijo Kenichi.

-Lo siento. Me detuve al ver pozo- se puso al lado de su hermano menor.

-Siempre lo mismo. ¿Por qué siempre te detienes en ese pozo?

-No lo sé. Cada vez que paso por ahí, siento como el pozo me llama.

-No digas estupideces. ¿Cómo te va a llamar un pozo? – rió.

-¡Es verdad! – Casi gritó. - Me da igual si me crees o no – se cruzó de brazos.

-Vale, vale. No te pongas así.

Nadeshiko le sacó la lengua y empezó a correr. Se dio la  vuelta y les dijo a sus hermanos:

-Hoy me adelanto. Tengo un examen y quiero repasar. ¡Nos vemos luego!

-¡Adiós, nee-chan!  – Dijo Hiroshi moviendo la mano.

Se despidió de sus hermanos con una sonrisa y continuó corriendo.

El instituto al cual ella asistía era un colegio que hasta hace años atrás, solo era para chicas y ahora era mixto. Sus mejores se llamaban Sakura y Hikaru. Ellas habían ido desde muy pequeñas, juntas y eran inseparables.

Aparte de sus dos amigas, asistía también el que fue su novio hasta hace unos meses. Se llamaba Daisuke Yamashita pero aún así, seguían siendo amigos. Sabía que podía confiar en él aunque estuviera con otra.

Al llegar a su clase, estaba exhausta. Se sentó y sacó los libros. Estaba muerta de sueño pero no quería dormirse.

Llegó a su casa casi de noche, debido que se había entretenido con sus amigas en el Burguer. Su abuela estaba enfadada y le echó una regañeta.

-Que sea la última vez. ¿De acuerdo, Nadeshiko? - Dijo su abuela cuando acabó de regañarle.

-Sí, abuela - bajó la cabeza.

Subió a su cuarto y se cambió. Se tumbó bocarriba en la cama y se tapó los ojos con el brazo. Cogió un cojín con la otra mano y su puso el cojín encima de ella. Se quitó el brazo de los ojos, y abrazó el cojín con los dos abrazos. Se puso de lado en la cama y se quedó dormida en unos minutos.

-----SUEÑO-----

Una mujer apareció en su sueño. La mujer llevaba un traje de sacerdotisa. El haori era blanco con los filos azules  y una falda azul. Era muy hermosa, con la piel blanquecina rosada y el pelo era castaño con reflejos dorados. Sus ojos era un azul hielo. “Se parece mucho a mí” pensó ella mientras la miraba con mucha curiosidad.

-¿Quién eres? ¿Y  qué haces en mi sueño?

-Me llamo koari y soy la sacerdotisa de la Luna – contestó la mujer.

Ambas chicas tenían el mismo collar, cosa que sorprendió a Nadeshiko.

-¿Qué haces en mi sueño? – Volvió a preguntar Nadeshiko.

-He venido a advertirte de algo – contestó.

-¿De qué?

-Cada vez que pasas por el pozo, ¿qué sientes?

-Siento que algo me está llamando. Mi hermano mayor no me cree cuando se lo digo.

-Como imaginaba. Menos mal que he aparecido en el momento justo.

-¿Qué pasa? ¿Por qué dices eso? – Preguntó Nadeshiko un poco inquieta.

-No te vayas a acercar a ese pozo. ¿Me lo prometes?

Nadeshiko asintió sin entender nada. Luego la sacerdotisa añadió:

-Recuerda lo que te voy a decir porque es muy importante.

Nadeshiko asintió. Tenía curiosidad de saberlo. Koari dijo:

-Dentro de ti hay un poder aún por despertar. Si caes en buenas manos, salvarás a mucha gente inocente, sin embargo, si caes en malas manos, podrías matarlos a todos.

-¿Qué? ¿Por qué me dices eso?

-Tú eres mi reencarnación y por ello, si te acercas al pozo, te ocurrirán muchas cosas que antes no te habían pasado. Algunas serán buenas y otras malas, por eso, no debes acercarte al pozo. Juguetes infantiles: Tienda Gormiti, Monster High, Trompos Cometa, BeyBlade, Bakugan Juguetes infantiles: Tienda Gormiti, Monster High, Trompos Cometa, BeyBlade, Bakugan y muchos más

-De acuerdo – dijo con un poco de miedo pero decidida.

-Por nada en el mundo te quites el collar. Él te protegerá de cualquier cosa – se lo tocó y este comenzó a desprender un destello azul.

Al cabo de unos minutos dejó de brillar. Nadeshiko se lo tocó y aquella mujer también desapareció.

-----FIN DEL SUEÑO-----

Despertó cuando los primeros rayos del sol traspasaron por el cristal de su ventana. Se sentó en la cama y se tocó el collar. Miró la hora y se sorprendió al ver que eran las seis y media de la mañana. Se levantó, se duchó y se vistió. Bajó a la cocina a desayunar y se encontró con su abuela que lo estaba preparando.

-Vaya, Nadeshiko. Es la primera vez que te despiertas tan temprano – comentó su abuela al verla parecer.

-Ya, ni yo me lo puedo creer. ¿Qué hay de desayuno? – Bostezó.

-Lo que te gusta a ti. Huevos, beicon y salchichas.

-¡Qué bien! –Exclamó feliz.

Se sentó y esperó a que su abuela acabara su desayuno. Mientras que esperaba, sus dos hermanos llegaron.

Regresar al índiceCapítulo 2 ¿Dónde estoy? by azura rukawa

Después de acabar su almuerzo, Nadeshiko, Sakura y Hikaru fueron al club de fútbol a visitar al novio de Hikaru y así Nadeshiko podía ver a Daisuke. Ella aún sentía algo por él, pero él estaba enamorado de Natsumi una de sus compañeras de clase. No sentía odio hacia ella.

Daisuke estaba hablando con Natsumi cuando ellas llegaron. Ella no los miró y pasó de largo. Natsumi no quería salir con Daisuke porque Nadeshiko le caía bien y además, eran amigas. Ella también se había enamorado de Daisuke cuando Nadeshiko se lo presentó pero cuando lo presentó como su novio, decidió olvidarse de él. Ahora que tenía la oportunidad, la despreciaba.

Natsumi se alejó de él y se acercó a Nadeshiko. Esta estaba al lado de Sakura mientras veían a Hikaru hablando a su novio.

-Nadeshiko, ¿podemos hablar? – Le preguntó.

-Claro – contestó sonriente.

Se apartaron hasta que llegaron a unos árboles, no muy lejos del campo de fútbol. Entonces Natsumi dijo:

-¿No estarás enfadada conmigo porque Daisuke te dejó por mí?

-No, lo estoy. Además, lo nuestro ya le quedaba poco – en verdad, no pensaba eso pero era mejor que decir que aún estaba enamorada de él.

-¿Segura? ¿Ya no te gusta Daisuke?

-Quieras o no, él ha sido muy importante para mí, pero él te quiere a ti. No puedo amarrarlo a que me ame. ¿No lo crees? – Esbozó una sonrisa pero en esa sonrisa hay tristeza.

-Pero no es justo. Ambas estábamos enamoradas del mismo chico y él te eligió a ti.

-Las cosas cambian, Natsumi. No le des más vueltas.

Y fue. Cogió sus cosas de su clase y volvió a casa. Aún no podía quitarse el sueño que había tenido de la cabeza.

“-Dentro de ti hay un poder aún por despertar. Si caes en buenas manos, salvarás a mucha gente inocente, sin embargo, si caes en malas manos, podrías matarlos a todos” había dicho aquella mujer tan extraña.

“¿A qué se refería?” pensó mientras cruzaba el paso de peatones. “Ahora que recuerdo, ella y yo nos parecemos mucho. ¿Será verdad que soy reencarnación?”

Se paró en un escaparate y se miró en él. Eran idénticas pero pertenecían a épocas totalmente diferentes. Continuó caminando hasta que su llegó a su casa. Cogió el pomo de la puerta para abrirla pero estaba cerrado.

-¿A hora que hago? No me he traído las llaves – se dijo a sí misma. – Tendré que esperar fuera.

Se sentó debajo de un árbol que estaba cerca del pozo. Su vista estaba parada en ese pozo. La sensación que le provenía de él, era cada vez más intensa. Se levantó y fue acercando. Al estar cerca del pozo, salió una voz que dijo:

-Ven conmigo.

Ella estaba como un trance. No sabía lo que estaba haciendo. Su cuerpo se movía por voluntad propia y no le hacía caso a ella. Puso un pie en el filo del pozo y de repente, el collar creó un escudo que le impidió que Nadeshiko pasara  al otro lado pero aún así, ella pasó.

Abrió los ojos y vio que estaba en el fondo del pozo. Se incorporó rápidamente sentándose en el suelo y miró hacia arriba. Era de noche. Se levantó y se sacudió.

-¡Abuela! ¡Kenichi! ¿Estáis ahí? ¿Me oye alguien? – Gritó poniéndose las dos manos al lado de la boca.

Vio a una liana y decidió trepar por ella. Al salir pozo pudo ver que estaba en su templo. Buscó su casa pero una casa de la era Senguku.

-¿Dónde estoy? – Se preguntó.

Una anciana salió de la casa con una antorcha porque sintió un poder espiritual inmenso que provenía del pozo. Un poder de una sacerdotisa, una verdaderamente poderosa. Nadeshiko miraba de lado hacia otro intentando ver algo en la oscuridad. Cuando sus ojos se habituaron a ella, pudo ver a una anciana con una antorcha acercándose.

-¿Quién anda ahí? – Dijo la anciana. – Si solo es una muchacha. Me has asustado. – Dijo alumbrándola.

- Perdone, ¿sabe dónde estamos?

-En Japón. En la era de las guerras y de los demonios – contestó la anciana. “Eso quiere decir que estamos en… ¡es imposible! A no ser que…” miró de reojo al pozo.

Sí. Nadeshiko había traspasado atraves del pozo y estaba 500 años atrás. Se pellizcó pensando que estaría soñando pero le dolió y eso significaba que era real.

La anciana la examinaba con mucho interés. De la joven que tenía enfrente desprendía un poder espiritual inmenso y muy poderoso. Miró hacia su cuello y vio que de él, colgaba un el collar de la legendaria sacerdotisa de la Luna. “¿Esta chica es la sacerdotisa de cual todos hablan?” se fijó que ropas era totalmente distintas a que ella llevaba.

-¿Cómo te llamas, niña? – Preguntó la anciana.

-Me llamo Nadeshiko Kimura.

-¿Qué son esas ropas tan extrañas?

-Es mi uniforme. Yo vengo del futuro y todos los chicos de mi edad, llevan uno.

-¿Un uniforme? ¿Y qué es eso? – Preguntó extrañada.

-En los institutos, todos los alumnos lo llevan – sonrió.

La anciana sintió el aura demoniaca de un demonio que seguramente que había sido atraído por el aroma de la joven o porque había sentido su poder espiritual. Se acercó a ella y le dijo:

-Vamos a adentro. Empieza a refrescar.

-Pero debo volver a mi casa. Mi abuela estará preocupada.

-Mañana averiguaremos como puedes volver y hablamos más tranquilas. Por cierto, me llamo Kai Niimura.

End Notes:

Espero que os guste!! =)

End Notes:

Espero que os guste!! =)

Regresar al índiceDisclaimer: All publicly recognizable characters and settings are the property of their respective owners. The original characters and plot are the property of the author. No money is being made from this work. No copyright infringement is intended.Esta historia archivada en https://www.fanfic.es/viewstory.php?sid=16954La sacerdotisa de la Luna by azura rukawa

MÁS INFORMACIÓN

El contenido original se encuentra en https://fanfic.es/viewstory.php/
Todos los derechos reservados para el autor del contenido original (en el enlace de la linea superior)
Si crees que alguno de los contenidos (texto, imagenes o multimedia) en esta página infringe tus derechos relativos a propiedad intelectual, marcas registradas o cualquier otro de tus derechos, por favor ponte en contacto con nosotros en el mail [email protected] y retiraremos este contenido inmediatamente

Top 20