La Gema del Inframundo en problemas. by SakuraLawliet

Fanfics en EspañolEl sitio de referencia de los fanfics en español, con miles de fanfics gratis y en español

 La Gema del Inframundo en problemas. by SakuraLawliet
Summary:

Ha pasado un año desde la batalla contra Aizen. Ichigo, Chad, Uryuu, y Orihime vuelven a sus vidas pacificas (por no decir aburridas), sin más nada que hacer... Hasta que llegan 3 alumnos misteriosos a su escuela causando problemas a Ichigo y a Uryuu; y además uno de ellos le hace recordar a Orihime los momentos que tuvo a lado de un muy querido amigo de la infancia.

Y no dejemos atrás que Rukia y el Capitán Ukitake llegan al mundo humano trayéndoles una nueva misión: por orden del Comandante General del Gotei 13, Capitan Yamamoto de la 1era división, deberán buscar El Rubí del Reino del Inframundo antes de que el equilibrio entre el Seireitei y el inframundo quede destruido y una nueva guerra inicie.

Una nueva aventura, más batallas, un romance renace, nuevos personajes, giros inesperados... ¿Qué es lo que pasará en el futuro?

"Nadie nos pertenece, salvo en el recuerdo".

John Updike

 

 

 



Categories: ANIME/MANGA, CROSSOVERS, BLEACH, BLOOD+, XXXHOLIC Characters: Ninguno

Generos: Accion/Aventura, Misterio, Romance

Advertencias: Ninguno

Challenges:

Series: Ninguno

Chapters: 22 Completed: No Word count: 85270 Read: 14978 Published: 14/02/2011 Updated: 09/09/2013
Summary:

Ha pasado un año desde la batalla contra Aizen. Ichigo, Chad, Uryuu, y Orihime vuelven a sus vidas pacificas (por no decir aburridas), sin más nada que hacer... Hasta que llegan 3 alumnos misteriosos a su escuela causando problemas a Ichigo y a Uryuu; y además uno de ellos le hace recordar a Orihime los momentos que tuvo a lado de un muy querido amigo de la infancia.

Y no dejemos atrás que Rukia y el Capitán Ukitake llegan al mundo humano trayéndoles una nueva misión: por orden del Comandante General del Gotei 13, Capitan Yamamoto de la 1era división, deberán buscar El Rubí del Reino del Inframundo antes de que el equilibrio entre el Seireitei y el inframundo quede destruido y una nueva guerra inicie.

Una nueva aventura, más batallas, un romance renace, nuevos personajes, giros inesperados... ¿Qué es lo que pasará en el futuro?

"Nadie nos pertenece, salvo en el recuerdo".

John Updike

 

 

 



Categories: ANIME/MANGA, CROSSOVERS, BLEACH, BLOOD+, XXXHOLIC Characters: Ninguno

Generos: Accion/Aventura, Misterio, Romance

Advertencias: Ninguno

Challenges:

Series: Ninguno

Chapters: 22 Completed: No Word count: 85270 Read: 14978 Published: 14/02/2011 Updated: 09/09/2013
Story Notes:

Hay algunas habilidades que se le agregaran a algunos personajes en el transcurso de la historia y apareceran personajes de Ao no exorcist, Pandora Hearts y Kuroshitsuji..... y tal vez de Rozen maiden

Todos los personajes que aparecen aqui no me pertenecen, unos son de Tite Kubo, CLAMP, otros de Kasue Kato, dos de Jun Mochisuki, otros de Yana Toboso y tambien de Asuka Katsura.

 

 

 

Story Notes:

Hay algunas habilidades que se le agregaran a algunos personajes en el transcurso de la historia y apareceran personajes de Ao no exorcist, Pandora Hearts y Kuroshitsuji..... y tal vez de Rozen maiden

Todos los personajes que aparecen aqui no me pertenecen, unos son de Tite Kubo, CLAMP, otros de Kasue Kato, dos de Jun Mochisuki, otros de Yana Toboso y tambien de Asuka Katsura.

 

 

 

Que de inicio la Misión by SakuraLawliet
Author's Notes:

Es la primera vez que escribo asi que si tienen algo que agregar al fanfics estare agradecida XD

Author's Notes:

Es la primera vez que escribo asi que si tienen algo que agregar al fanfics estare agradecida XD

Ya era de mañana en el Seireitei, todos los escuadrones estaban de arriba para abajo ya que habian llegado invitados inesperados con el Capitan Yamamoto:

 

-  ¡Capitan! - preguntaba Rukia quien iba corriendo junto al Capitán Ukitake - ¿Por qué tenemos que ir a la reunion del Capitán Yamamoto? Además he visto que todos estan muy apresurados ¿Ha ocurrido algo grave?

 

-  No sabremos con exactitud hasta que lleguemos con el capitan, pero lo que se es que han llegado personas que pertenecen a la corte del inframundo a hablar con el lider del Gotei y se nos dio la orden de hacer acto de presencia junto  al capitan.

 

"Esto no es bueno" - pensaba Rukia - "Si ha llegado la corte del inframundo para hablar con el capitan Yamamoto, debe de haber un problema muy serio".

 

El capitan Ukitake y Rukia llegaron a la sala de reuniones especiales que se encontarba debajo de la Academia. Yamamoto, y 2 hombres que vestian ropajes negros al estilo del siglo XIX, los esperaban.

 

El primero vestia como mayordomo, usaba guantes blancos y de su bolsillo derecho colgaba un reloj de plata, traía el cabello corto, ojos castaños, era alto y delgado y en su rostro habia una tranquilidad que inspiraba confianza y habia una sonrisa tenue en ella; mientras que el otro vestia ropas similares, llevaba el cabello amarrado a con un liston azul, ojos azules, cara afilada, alto y delgado tambien, en su espalda cargaba un estuche en forma de féretro, en el joven no se mostraba ninguna emoción, pero a su alrededor se podia sentir un aire de melancolia y tranquilidad.

 

-  Los estabamos esperando - dijo el Comandante Yamamoto un poco disgustado - ¿Qué fue lo que los retraso?

 

-  Perdone Capitan, tuvimos unos problemas en el camino, - se disculpó el capitan Ukitake - pero ya estamos aqui, ¿En que podemos ayudarle?

 

Antes de que hablara Ukitake, el anciano lo interrumpió presentando a los misterosos personajes:

 

-  Antes de que otra cosa pase, les presentare a nuestros visistantes - el capitan hizo un ademan para presentar al hombre de ojos castaños - Ellos son los caballeros al servicio del rey del Inframundo.  Es el primer caballero de la corte, Sebastian Michaelis y a su izquierda esta el segundo caballero de la corte, Haji Nightray.

 

Sebastian se paró de la mesa en la que estaban sentados el anciano Yamamoto. Hagi estaba parado a lado de Sebastian y se acercaron a Capitan Ukitake y a Rukia, ella se puso en guardia pero el peliblanco le hizo una seña con la mano para que se tranquilizara:

 

-  Es un placer verlo de nuevo Capitan Ukitake, - le dijo Sebastian al mismo tiempo quele daba la mano para saludarlo - espero que nuestra estancia aqui no lo moleste.

"¿Este tipo conoce al Capitan?" - dijo Rukia para sus adentros.

 

- ¿Y esta linda señorita quien es? ¿Acaso es un shinigan¡mi que esta con usted en el escuadron 13? - le preguntó Sabastian al capitan Ukitake mientras el mayordomo levantaba el menton la chica con la mano izquierda - Hola pequeña, espero que nos llevemos bien de aqui en adelante ¿si?

 

La chica se ruburizó y trataba de responderle al caballero, pero era como si se le hubiera trabado la lengua, y asi el capitan se acerco a Rukia para separarla discretamente del guapo mayordomo: 

 

-  Sigues igual que siempre Sebastian - le sonrió al mayordomo, a continuación el capitán miró a Hagi quien miraba toda la escena - Tu debes ser nuevo en la corte ¿No es asi? Ya que no te vi cuando fui invitado a la casa real.

 

-  Si - se limito a resporderle Hagi al capitan y tambien le tendio su mano en forma de saludo. Al capitan le extraño que no dijera nada mas pero, al final no le tomo importancia.

El Capitan Yamamoto se aclaro la garganta en señal de que se tenia que continuar con el asunto en cuestión:

 

-  Ya tendran tiempo para saludarse - dijo el anciano a los caballeros y al capitan - no hay tiempo que perder.

Sebastian y Hagi se adelantaron a sentarse junto con el anciano Yamamoto, mientras que capitan Ukitake y Rukia los seguian por detras:

 

-  Capitan ¿conoce a estas personas? - le pregunto Rukia a su capitan en susurros para que los caballeros no lo escucharan.

 

-  A Sebastian lo conozco porque fui a una mision de paz que se pacto con el inframundo, digamos que yo era un tipo de embajador de la sociedad de almas, peo a Hagi no lo conozco, parece ser que lo acaban de reclutar en la fila de los caballeros.

 

-  Vaya, no sabía que habia ido al inframundo - dijo rukia en forma pensativa.

-  Hablaremos de eso despues, dejando de eso aun lado, es extraño que el Capitan Yamamoto te haya llamado a ti también para esta reunión - le dijo a Rukia mirandola extrañamente.

 

-  Como ya dijo usted antes, no sabremos hasta que nos diga el señor Yamamoto.

Los cuatro se sentaron en la mesa donde se encontraba el anciano, ya todos en sus lugares, el capitan Yamamoto hablo:

-  Estos caballeros nos han informado que La Gema, el Rubí de la Casa Real ha desaparecido y requieren de nuestra ayuda para poder encontrarlo.

 

Ukitake se paro de la mesa y grito:

- !NO ES POSIBLE! Los 10 caballeros de la orden no pudieron haberla perdido de vista, ellos estan capacitados para cualquier incontingencia ¿Qué fue lo que sucedio?

 

- Capitan Ukitake, tranqulizate - lo reprendió el anciano Yamamoto - esto tambien me sorprende igual que tu, no la encotraremos si perdemos la compostura. Tu eres el único quien puede regresar con el rubi a salvo, y es por eso que Rukia te acompañara al mundo humano. 

Rukia volteo hacia el anciano quien la miraba con aire de esperanza. Pasó un minuto para que el capitan peliblanco se pudiera tranquilizar.

 

-  ¿Voy a ir con el capitan al mundo humano? - dijo sorprendida Rukia al momento que volteaba a ver su capitan - ¿No seria mejor que fuera alguien mas con mas experiencia?

- No - le respondió el cap. Yamamoto - Tu has sido la única persona que ha permanecido en el mundo humano por mucho tiempo y asi podrás ayudar al Cap. Ukitake cuando lo necesite, ademas a esta mision se requerira la ayuda de Ichigo Kurosaki, Uryuu Ishida, Sado Yasutora y tambien de Orihime Inoue. ¿Tienes alguna duda?

 

-  No señor - le respodió Rukia al anciano, estaba contenta de regresar a ver a sus amigos otra vez.

 

-  Necesitaremos toda la ayuda posible para poder regresar nuestra gema a la Casa Real - Les dijo Sebastian a todos en tono serio, Hagi tenia los ojos cerrados, los brazos cruzados y se limitaba a afirmar con la cabeza - Aunque mandemos a todas nuestras tropas al mundo humano jamas regresaria con nosotros si no viene alguien de confianza, y esa persona es el Cap. Ukitake.

 

-  Cuenten conmigo para esta mision - declaro el Capitan con un tono de Determinacion en la voz - No regresare al Seireitei hasta traer la gema sana y salva.

 

- Entonces esta decidido - dijo el anciano Yamamoto tratando de pararse de la silla en la que estaba - por parte de la corte del reino del inframundo ya se ha mandado a 3er caballero en una mision de reconocimiento. tendremos noticias de el para saber que todo esta en orden en el mundo humano.  

 

- Nosotros tambien iremos al mundo humano con ustedes, esta mision es de vida o muerte para nosotros y no nos daremos el lujo de cometer errores. Partiremos en la mañana ¿Les parece bien? - pregunto Sebastian mientras Haji se levantaba de su lugar.

 

-  Cuanto antes mejor - le respondio Ukitake al mayordomo - Vamos Rukia, tenemos que preparar todo para mañana.

 

- Si capitan - todos iban rumbo a la salida, a excepción del cap. Ukitake que iba a paso lento y pensativo.

-  "Saya... - pensó el capitán preocupado y nostalgico - "En dónde estas?"

 

 

 

 

End Notes:

Bueno ese fue el primer capi, esperen el siguiente!! saludos a todos :O

End Notes:

Bueno ese fue el primer capi, esperen el siguiente!! saludos a todos :O

Regresar al índiceLos recuerdos de un capitan y la rivalidad con el caballero by SakuraLawliet
Author's Notes:

despues de tanta espera aqui esta la entrega del capi 2, se me olvidaba, como ya saben los caballeros del inframundo se podria decir que tambien son demonios, en una parte del fic ukitake le dice a sebastian un comentario asi , lo digo  para que no se confundan, espero que les guste, :D

Author's Notes:

despues de tanta espera aqui esta la entrega del capi 2, se me olvidaba, como ya saben los caballeros del inframundo se podria decir que tambien son demonios, en una parte del fic ukitake le dice a sebastian un comentario asi , lo digo  para que no se confundan, espero que les guste, :D

 

Al Cap. Ukitake le venían recuerdos a la mente, aquellas memorias en las que tuvo mucho cuidado de no olvidar jamás, de los días que estuvo al lado de la persona de quien más se encariñó, tendrían un lugar permanente en su corazón… y también serian las que le servirían de pista para encontrar al rubí de la casa imperial, la gema del inframundo. Los caballeros ya habían salido de la sala y el único que esperaba al capitán era:

 

-       ¿Capitán? ¿Cap. Ukitake? – se escucho una suave y áspera voz que llegaba a los oídos del Cap. Ukitake. Era el capitán Yamamoto el que lo llamaba  para despabilar al peliblanco de sus pensamientos:

-       Si sigues distraído y perdiendo la cordura como hace un rato, no podrán traer a salvo a la gema y llevarla de regreso a su hogar.

-       Lo lamento capitán, no sé que me paso en la sala de juntas. De pronto fue como si tuviera la mente en blanco y no pudiera pensar en otra cosa más que en…

-       La Princesa Saya ¿No es así?

El capitán quedo mudo de sorpresa por quitarle las palabras de la boca. Yamamoto lo conocía muy bien.

-       En estos momentos debes de concentrarte y traer de regreso a la gema para que el pacto de paz entre el inframundo y el Seireitei no se rompa y una nueva guerra inicie. Aunque ya paso un año desde que peleamos contra Aizen y los Espada, todavía seguimos siendo vulnerables ante la situación que se nos acaba de presentar. No podemos darnos el lujo de otra batalla, eso lo sabes muy bien.

-       Si, lo sé – respondió Ukitake ante el sermón que le dio el anciano.

Yamamoto se encamino hacia la salida del salón, se dio media vuelta y viendo con ojos serios y tristes al capitán peliblanco le dijo:

-       Ustedes van a ir en caso de que necesiten ayuda, ni más ni menos. Solo serán sus guías en el mundo humano, junto con Kurosaki Ichigo y sus amigos… no confundas la misión de rescate con el rencor que llevas arrastrando desde hace ya muchos años.

Otra vez el capitán se quedo sin habla, solo se limitó a asentir, además Yamamoto tenía razón, no podía empezar una guerra después del incidente con Aizen, el Seireitei no soportaría otra batalla y sobre todo contra el ejercito del inframundo. Ya no habría segunda oportunidad si se cometía un error.

 

Al anochecer Rukia estaba preparando sus cosas para partir al mundo humano a primera hora de la mañana:

-       “Estoy contenta de volver a ver a Ichigo y a los demás – pensó la chica para sus adentros – pero es una lástima que los tenga que volver a ver en una misión de rescate y no en una visita normal.”

-       ¡RUKIA! - gritó Renji quien estaba detrás la puerta de la habitación de la chica - ¿¡Es cierto que volverás al mundo humano en una misión!?

-       ¿Renji? ¿Cómo te enteraste de la misión de rescate? Se supone que la misión debe de permanecer en secreto.

Rukia se dirigió a la puerta y encontró  Renji agitado y cansado, al parecer corrió de la oficina de los tenientes a la habitación de la chica en muy poco tiempo.

-       Bueno verás… uff, dame un minuto….  me lo acaban de decir Sentaro y Kiyone.

-       “¿Por qué no me sorprende? Ya me los imagino detrás de la puerta de sala de juntas jejejeje”

-       Bueno dejando eso a un lado, - dijo Renji un poco más calmado y con tono de preocupación ¿Sabes qué tipo de compañía son los tipos del inframundo?

-       Ahm…. pues quienes nos han pedido ayuda son los caballeros al servicio de la corte de la gema. Después de la junta con el cap. Yamamoto, el cap. Ukitake me hablo acerca de ellos.

-       ¡Y QUE ESPERAS PARA DECIRLO, HABLA YA! – le grito Renji a Rukia mientras la agarraba de los hombros y la movía bruscamente. La emoción que desbordaba Renji era bastante obvia, quería saberlo todo acerca de ellos.

-       - ¡Ay, espera Renji me estoy mareando!

-       Ups… lo siento, cuando hables deberías de ir al grano y no dejar a las personas en suspenso.

-       Está bien te lo diré mas o menos como lo entendí, ejem…. – Rukia se aclaro la garganta y empezó a contar el relato -  Al igual que el Seireitei, el inframundo se rige en estos tiempos por la monarquía absoluta. Los monarcas que dominan todas las tierras y las criaturas del inframundo es la familia real Goldsmith. Para su seguridad tienen a diez caballeros que les son fieles hasta la muerte. Los invitados del inframundo son el primer y el segundo caballero de la corte, los más fuertes en la jerarquía de los caballeros. De hecho cada uno de ellos contienen un poder similar al reatsu de un capitán, son extremadamente poderosos.

-       ¡Wow! Y pensar que existían ese tipo de seres en otros mundos, pero eso me hace preguntar: si realmente son realmente fuertes y solamente sirven para proteger a la familia real ¿Cómo es que perdieron de vista a la gema si se supone que es su mayor prioridad?

Rukia se quedo pensando lo mismo, había demasiados cabos sueltos y siendo tan poderosos los caballeros, ¿Por qué le pedirían ayuda al Gotei?

-       La verdad no lo sé – respondió Rukia con tono de duda – quien debe de saber más al respecto es el cap. Ukitake, pero desde esta mañana ha estado comportándose muy extraño, esta misión lo ha cambiado mucho de ánimo. 

-       Entonces para saber qué es lo que piensa el capitán, tendrá que haber poder de convencimiento para que nos lo diga entonces así que yo iré contigo – exclamó Renji cruzando los brazos y con una expresión de autosuficiencia dijo – habrá muchas cosas por descubrir y será una de las misiones mas excitantes a la que haya podido participar.

-       Renji…. Para participar en la misión debes hablar con Yamamoto para que te de un permiso especial…. Y también tendrás que hablar con mi hermano para ver si te va a dejar ir, y con el trabajo del papeleo en la oficina de los tenientes no creo que te de permiso de salir.

-       ¡Maldición! ¡Me había olvidado por completo de ello!

Las suaves risas de Rukia salieron a brote con los pensamientos descabellados de Renji. Si Renji iba a participar en la misión, era seguro que Rukia se divertiría mas yendo al mundo humano y no se sentiría tanta pena al estar al lado del primer caballero, Sebastián. Había algo en el que le llamaba mucho la atención a Rukia. Pero no era una atracción, era un presentimiento extraño.

 

Al otro lado de los dormitorios del escuadrón 13, en su habitación estaba el Cap. Ukitake bebiendo una taza de té. El corredor de su habitación daba al patio privado del escuadrón, en donde se apreciaba un árbol de cerezo y un pequeño estanque con peces  dorados. Mirando a la luna, Ukitake se preguntaba qué era lo que había detrás de la desaparición de la gema, la desaparición de la princesa Saya, pero alguien lo interrumpió entre sus pensamientos:

-       Al parecer no puede dormir con todo lo que ha pasado ¿No es verdad capitán?

Ukitake volteo hacia su izquierda para ver que era Sebastián sentado a su lado con su típica expresión divertida en su rostro. El capitán no respondió, lo único que hacía era mirarlo de forma acusadora, algo no muy acorde a su comportamiento del peliblanco. Al final respondió:

 

-       Sebastián ¿Recuerdas la promesa que le hiciste a Saya hace mucho tiempo? ¿Qué nunca la dejarías, que la seguirías hasta el final de los tiempos?

-       Como caballero de la familia Goldsmith – respondió Sebastián con la misma expresión divertida y con una tenue sonrisa - ¿Cómo podría olvidarme de esa promesa?

-       ¡NO TE BURLES! Sabes muy bien que no soporto ese tipo de bromas y sobre todo viniendo de ti.

Sebastián lo miraba  al principio asombrado y después con una mirada seria le respondió:

-       ¿Crees que eres el único que está sufriendo por la desaparición de la Saya? Eres la persona menos indicada para sermonearme, todos los caballeros estamos consternados por la desaparición de nuestra princesa…. Además yo no fui el único que le hizo esa promesa ¿Lo recuerdas?

Ukitake lo miraba ahora con furia, pero en el fondo sabía que era la verdad. Estaba a punto de sacar su zanpakuto para rebanarlo en dos, pero después de unos minutos se calmó:

-       Dejemos esta conversación por la paz ¿Quieres?….  Además ¿Qué es lo que haces aquí?  El cap. Yamamoto te dio la orden de permanecer en tu habitación hasta el día de mañana. Si los encuentra aquí sabes que habrá problemas en las relaciones entre el su mundo y el nuestro.

-       No te preocupes por ello, somos fuertes en cuanto nuestra fuerza de voluntad, el hambre todavía no está en su límite en cuanto a almas se refiere, yo solo salí porque estaba aburrido. No hay nadie a quien molestar, a excepción de ti capitán.

Ukitake lo vio con cara de pocos amigos, era bastante obvio que no se llevaban bien y que nada mas mostraban una máscara cuando estaban con compañías ajenas a ellos. Como era de costumbre, Sebastián acabo con una sonrisa de satisfacción al ver que dio resultado el estar sacando de quicio al capitán. Cuando se calmo la tensión que había entre los dos, calmadamente el cap. Ukitake le pregunto al mayordomo:

-       ¿Quién se va a encargar del traslado de todos nosotros? Es obvio que Urahara va a hacer parte del trabajo pero sería la primera vez que trasladara a dos demonios al mundo humano. No creo que pueda con tanto trabajo, no importa la experiencia.

-       No se preocupe por eso capitán – respondió Sebastián con un tono despreocupado – aparte de Urahara, le hemos pedido a alguien de nuestra confianza que nos ayude con nuestro traslado. El Sr. Urahara no podría manejar tanta carga espiritual y sobre todo la de Haji y mía.

-       ¿Se puede saber quien es?

-       La bruja de las dimensiones, Yuuko Ichihara. Se puede decir que ella es la “consejera” de la gema, además de manejar su tienda de deseos.

-       Ya veo. Es la primera vez que escucho hablar de ella.

-       Cuando lleguemos al mundo humanos, seremos transferidos directamente a la tienda de la señorita Yuuko, mientras que ustedes llegaran a la tienda de Urahara. El ya está enterado de todo.

Ukitake se levanto del piso del corredor en silencio, mientras que Sebastian vigilaba cada uno de sus movimientos, los dos se miraron fijamente hasta que Ukitake dijo al final:

-       Como dije antes, no descansare hasta que la princesa haya regresado sana y salva a su hogar, lo cual significa que los problemas que hay entre nosotros no interferirán en su búsqueda.

-       Me alegra oír eso – le respondió Sebastián entrecerrando los ojos -  pero eso hará menos divertida la misión. – dijo al final con una risita orgullosa – me encanta hacerlo enojar, lo hace parecer más débil de lo que es.

-       ….  – Ukitake no dijo nada por un momento, necesitaba calmarse o si no le rebanaría la cabeza a Sebastián con su zanpakuto – Buenas noches Sebastián, nos veremos en la mañana.

Ukitake camino hacia la puerta corrediza de su habitación sin molestarse en mirar al huésped del inframundo. Sebastián vigilo cada uno de sus pasos, hasta que el capitán cerró la puerta, el mayordomo se dirigía a la su habitación para poder dormir y descansar para el día siguiente:

 

-       ¿No descansare hasta que allá regresado a su hogar eh? – repetía Sebastián lo que había dicho el capitán en voz baja – usted es fuerte capitán, pero no lo suficiente para los problemas que están a punto de estallar, solo espero que nuestras fuerzas sean suficientes… para poder sobrevivir.

A lo lejos de los dormitorios, en el techo de uno de ellos se veía a Haji, recostado sobre el techo de uno de los edificios, viendo la luna y tarareando una canción que la princesa Saya le había enseñando hace tiempo atrás. la princesa debía regrasar o si o, otra batalla daría inicio entre el Sereitei y el inframundo. 

 

End Notes:

espero que les haya gustado, espero sus coments!!! :D

End Notes:

espero que les haya gustado, espero sus coments!!! :D

Regresar al índiceEl pequeño cellista, el gato miedoso y la princesita by SakuraLawliet
Author's Notes:

aki les dejo el capi 3, despues de tanto tiempo jeje debo de administrar mas mi tiempo ¬¬ pero sin mas demoras que empieze el 3er capi

Author's Notes:

aki les dejo el capi 3, despues de tanto tiempo jeje debo de administrar mas mi tiempo ¬¬ pero sin mas demoras que empieze el 3er capi

 

..............Flash back

 

En los límites de la ciudad de Karakura, hay un lugar en donde los campos verdes y un pequeño lago, hacen un paisaje bello y hermoso. En ese lugar, hace 8 años, estaban Orihime junto con dos chicos que al parecer eran amigos de la pelirroja.

 

El primero de los niños tenía 12 años, ojos azules, de cabello negro y largo recogido en una trenza, mientras que el segundo tenía 9 años, el cabello corto casi a los hombros, también negro y un poco chino, ojos dorados; los tres llevaban ropa cómoda de campo. Orihime llevaba un vestido blanco sin mangas con holanes, mientras que los niños llevaban pantalones cortos y playeras de manga corta. Orihime y el niño de ojos dorados empezaron a correr por la pradera, mientras que el otro niño iba caminando despacio, prefería caminar a correr y cansarse después:

 

-       ¡¡Gil - kun espera!! - gritaba la niña pelirroja mientras intentaba alcanzar a su amigo - ¡no soy tan rápida como tú!

 

-       ¡Vamos chibi-hime!, ¡Ya falta poco para llegar al lago!

 

-       ¡No corran tan rápido que se van a lastimar! – Gritó el niño oji-azul, que los seguía a paso lento,  -  ¿Qué va a decir Sora-nii-san si Orihime se cae y se lastima?

 

-       No me voy a lastimar, porque Gil-kun está aquí conmigo – le respondió Orihime al oji-azul dándole una picara sonrisa.

 

-       Ahh… - suspiro rendido el oji-azul ante la reacción de la pequeña Orihime, que estaba feliz a lado de su amigo – contigo no puedo ganar ¿verdad chibi-hime?

 

-       ¡Hey nii-chan yo soy el único que le puede decir así! ¡Ella es mi prometida!

 

-       ¡¿Prometida?! Todavía estas bastante pequeño para hablar de estas cosas, “gato miedoso”.

 

-       No, está bien Ha-kun – dijo la niña mientras se ruborizaba y veía a su querido amigo Gil –  yo seré lo que quiera Gil, ¡Es la persona a quien más quiero! – finalizo la pequeña mientras abrazaba muy fuerte a su amigo.

 

-       Chibi-hime… me estoy quedando sin aire no puedo respirar – le dijo Gil a la niña, quien se estaba poniendo azul por la falta de oxigeno.

 

-       Ups… lo siento Gil-kun – le dijo apenada mientras deshacía el abrazo mortal de oso y dejaba respirar a su amigo.

 

Ha-kun y Orihime rieron al ver la cara de gil mientras tomaba aire. Durante el transcurso del día, jugaron toda clase de juegos, corrían junto al lago, caminaban alrededor de los árboles y  al final del día, los tres se quedaron a la orilla del lago a ver el atardecer. Todo era perfecto hasta que llego la hora de irse:

 

-       Quisiera que este día nunca terminara – dijo Orihime con un tono triste en la voz.

 

-       Si no terminara, no nos veríamos el día siguiente. La escuela comienza a partir de mañana y tal vez nos toque en el mismo salón. – dijo Gil sin dejar de mirar el bonito atardecer.

 

Al escuchar ese comentario, la cara de la pelirroja se le ilumino de pronto, soltó un grito de emoción y volvió a abrazar a su amigo. Otra vez se le ponía la cara azul a Gil por la falta de oxigeno:

 

-       Chibi–hime… otra vez… no puedo respirar… - decía el niño mientras se le ponían los ojos en blanco.

 

-       Ups lo siento otra vez – le respondía a su amigo apenada y dejando respirar a su amigo otra vez – siempre se me pasa la fuerza con los abrazos. pero no lo puedo evitar, siempre encuentras el momento justo para levantarme el ánimo.

 

-       Bueno ya déjense de cursilerías y vámonos ya, Sora-nii-san debe estar preocupado por ti al no saber que no llegas. – dijo Ha-kun un poco molesto al ver la escenita de esos dos mientras se masajeaba las sienes.

 

Los tres tomaron el autobús que los llevaría a la ciudad de Karakura otra vez, del cansancio, Gil y chibi-hime se quedaron dormidos, mientras que Ha-kun los miraba y reía divertido mientras veía un hilo de baba salir de la boca de esos dos. Al llegar al departamento, ya los esperaba Sora en la puerta:

 

-       ¿Cómo les fue en la ida al campo, se divirtieron? – les pregunto Sora con una sonrisa amable.

 

-       ¡Sí! – gritaron los 3 pequeños al unísono.

 

-       Bueno pues ya es tiempo de que se vayan a descansar, empiezan la escuela mañana y no quiero tener problemas con sus padres de que los  tengo aquí hasta tarde.

 

-       No te preocupes, Sora-nii-san – dijo Ha-kun con la mirada triste – en estos momentos deben estar en una fiesta y llegaran hasta tarde así que tenemos tiempo de sobra para llegar a casa.

 

Sora vio como los dos niños,  fijaban sus ojos en el suelo, evitando que se viera el semblante de tristeza en sus ojos. Sora sonrió tiernamente, se arrodillo para estar a la altura de los niños y les pregunto: Todos los regalos y muestras gratis, promociones, productos gratis, cupones descuento, sorteos, concursos, ofertas España del 2022 Muestras gratis y regalos

 

-       Bueno, si tienen tiempo de sobra para llegar a casa, ¿Por qué no cenan en nuestra casa? Festejaremos porque un nuevo año escolar va a empezar para ustedes.

 

-       ¡¡¡¡¡Siiiiii!!!!! – gritaron los niños junto con Orihime quien estaba feliz al tener a sus amigos por más tiempo. Sora y Ha-kun entraron primero a la casa para preparar la cena. Mientras caminaban rumbo a la cocina, Sora le preguntaba al niño oji-azul acerca de sus clases de cello y lo felicitaba por su admisión a tan corta edad para el conservatorio de música de Karakura. Orihime y Gil se quedaron afuera de la casa viendo las estrellas en el balcón del departamento. El pequeño miraba de reojo a su amiga, quien a sus 9 años, se veía hermosa gracias a la luz de la luna y las estrellas que la envolvían. Gil empezó a ruborizarse y con la mano temblorosa saco de su pantalón, una pequeña cajita de color rosa y un moñito rojo en el centro. Trago saliva y entonces le hablo a su amiga con un tono de nerviosismo en la voz:

 

-        Chibi-hime… esto es para ti… - decía el niño tan bajo, tratando de no desmayarse en ese momento – es un pequeño regalo que desde hace tiempo quería darte. – la pelirroja volteo para ver la pequeña cajita. La niña se emociono al ver el presente y con una sonrisa tierna le respondió a Gil:

 

-       ¡Muchas gracias Gil-kun! Pero yo no tengo nada para regalarte… - le respondió la pequeña con un tono de tristeza en la voz.

 

-       ¡Ahh! No, no pasa nada si no me das nada a cambio, solo quería dártelo. – le decía gil mientras agitaba sus manos en sigo de negativa y algo apenado.

 

-       Pues muchas gracias Gil, luego yo te daré un regalo después – le respondió la niña mientras habría la cajita, en ella encontró un collar, en forma de copo de nieve plateado. La niña se ruborizo y soltó un pequeño grito de emoción – ¡Ayyy!  ¡Es muy lindo! ¡Gil-kun gracias!

 

-       No hay de que – expresó Gil cruzando los brazos y sintiendo algo orgulloso – Y… para que sea oficial… - el niño se arrodilló frente a Orihime mientras que alargaba su brazo en busca de la mano izquierda de su amiga. En su otro bolsillo saco un pequeño anillito plateado que hacia juego con el collar de copo de nieve. Agarro con delicadeza el dedo anular de Orihime, y con sumo cuidado deslizo el anillo plateado mientras que la pelirroja lo veía con cara un poco confusa:

 

-       Chibi-hime… Orihime… cuando crezcamos, ¿quieres ser mi esposa? – le pregunto el niño algo nervioso, pero a la vez con un tono solemne en la voz. La pequeña se puso tan roja como un tomate, lo miro tiernamente y con una sonrisa le respondió:

 

-       Si… cuando seamos grandes, me casare contigo – al decir esto la niña abrazo a Gil, ahora controlando su fuerza para no dejarlo sin aire. El niño le correspondió el abrazo, y sin poder evitarlo miro de frente a la que oficialmente era su prometida. Sin pensarlo dos veces, beso a la niña en la mejilla derecha, Orihime se puso más roja aun de lo que ya estaba y junto con gil empezaron a reírse. Al final, se escucho la voz de Sora llamando que la cena ya estaba lista. Ambos le respondieron que irían enseguida. Caminaron hacia el departamento, agarrados de la mano… nadie les podía quitar ese momento tan preciado, a pesar de que fueran unos niños…

 

…… Fin del Flash back

 

 

-       Gil… kun… - susurraba adormilada Orihime mientras caía por su mejilla una pequeña lágrima. Estaba soñando con esos momentos tan importantes para ella. Orihime ya era una chica de 17 años de edad y a pesar de todo, todavía se acordaba de su querido amigo Gil. Sonó la alarma de su despertador, y poco a poco la chica abría los ojos para empezar un nuevo día:

 

-       ¡Awwww! Siempre sueño ese tipo de cosas en esta época del año – murmuraba Orihime mientras se limpiaba las pequeñas lágrimas de sus ojos. – bueno hoy empiezan las clases de 5to semestre, no puedo llegar tarde.

 

La chica se levanto de la cama para realizar la rutina de siempre: bañarse, desayunar, ponerse el uniforme escolar y preparar su obento para el almuerzo. Ya estaba preparada pero antes de salir de su casa, se acerco al pequeño altar en donde tenía la foto de su hermano:

 

-       Ya me voy hermano, deséame un buen comienzo escolar, ¿de acuerdo?

 

En donde tenía el altar de su hermano, había un cajón debajo de este. La chica abrió el cajón y empezó a buscar una foto en donde salían ella, y dos niños de cabellos negros, el primero de ojos azules y mirada tranquila y el segundo, el de ojos dorados y semblante alegre. La chica miro la foto un momento y antes de irse, prendió un incienso y puso la foto a lado de la otra foto de su hermano.

 

-       Ha pasado 8 años desde el incidente… pero aun te sigo queriendo como siempre… Gil.

 

 

 

End Notes:

les gusto?? espero que si.. en el siguiente capi apareceran ahoira si ichigo y compañia, hasta la prox y no se olviden comentar :D

End Notes:

les gusto?? espero que si.. en el siguiente capi apareceran ahoira si ichigo y compañia, hasta la prox y no se olviden comentar :D

Regresar al índiceUn viaje a Okinawa, los alumnos nuevos y el monstruo aparece by SakuraLawliet
Author's Notes:

aki les dejo la 4ta entrega de este fanfic, algo de accion no esta mal no?

Author's Notes:

aki les dejo la 4ta entrega de este fanfic, algo de accion no esta mal no?

 

-       Han pasado 8 años desde el incidente…. pero te sigo queriendo como siempre…. Gil…

 

Con la mirada melancólica, la pelirroja salió del departamento en donde vivía. En el trayecto de su casa a la escuela se encontró a Tatsuki, se saludaron como siempre, solo que la pelinegra se dio cuenta de que Orihime no estaba tan feliz como siempre:

 

-       Hoy es el aniversario de Gil-kun y el otro chico ¿no es así?

-       Si…. no puedo creer que hayan pasado 8 años desde su muerte – respondió Orihime con un nudo en la garganta, pero para disimular, en su rostro se dibujó una tenue sonrisa. Recordar a sus dos amigos era como tener una espada que atravesara su corazón.

-       Vamos Orihime – abrazo con un solo brazo Tatsuki a Orihime – ellos no hubieran querido que los recordaras y te pusieras tristes por ellos, ahora están en un lugar mejor. Cambia esa cara que te van a salir arrugas jejeje.

-       Si claro – reía Orihime al ver que la broma de Tatsuki había funcionado – además, no puedo estar todo el día así, ¡Hoy traje para almorzar, filete de pescado acompañado de helado de vainilla y judías dulces!

Tatsuki se le puso la cara azul de tan solo imaginar el sabor:

-       Uhg… se me hace que paso amiga, solo te veré comer de tu menú.

 

Siguieron caminando hasta que llegaron a la escuela, revisaron las listas para ver si habían quedado juntas y para su sorpresa todos sus amigos estaban juntos otra vez. Chad, Uryuu, Ichigo, y los demás, estarían juntos en este último ciclo escolar….

Llegaron al salón asignado en la lista:

 

-       ¡¡¡¡BUENOS DIAS HIME-CHANNN!!!!! – le gritó Chizuru a la pelirroja al momento de entrar al salón mientras se abalanzaba en contra de ella, pero su objetivo fue frustrado gracias a que Tatsuki se interpuso y le dio un golpe fuerte en la mejilla:

-       ¡Déjala en paz pervertida! – exclamó Tatsuki, mientras se ponía a la defensiva en frente de Chizuru – ¡Empezamos un nuevo semestre y ya empezaste otra vez a filtrear con Orihime!

-       ¡Awwww eso dolió Tatsuki-chan!

-       Se ven muy animadas el día de hoy niñas – decía Keigo muy alegre acompañado de Mizuiro.

-       Buenos días Asano-kun, Kojima-kun – saludaba alegre Orihime.

-       Hola chicos – les saludo Tatsuki con flojera.

 

Los demás empezaron a llegar poco a poco. Uryuu saludo a todos secamente como siempre, Chad un poco más amable que Uryuu pero manteniendo la distancia como de costumbre, todo el grupo estaba reunido de nuevo… a excepción Ichigo que llegó 3 minutos antes de tocar el timbre:

 

-       Agh… uff… llegue a tiempo – murmuraba Ichigo mientras se dirigía a su asiento con dificultad.

-       Kurosaki-kun ¿Qué te pasó? – le preguntaba Orihime con curiosidad al chico – tú no eres de las personas que llega tarde.

-       A lo mejor se quedo dormido, yo hubiera hecho lo mismo – se burlaba Keigo atacado de la risa.

-       No es de sorprenderse… Ichigo siempre ha sido muy irresponsable – susurraba Uryuu por lo bajo – ¿Qué fue lo que te retraso idiota?

-       ¡¿A QUIEN LE DICES IDIOTA, AMANTE DE LA COSTURA?! – gritó Ichigo mientras se paraba bruscamente de su asiento

-       ¡¿COMO ME LLAMASTE INFELIZ?! – vociferó Uryuu mientras le agarraba el cuello de la camisa a Ichigo.

-       ¡Ya es suficiente! – intervino Tatsuki mientras se ponía en medio de los dos chicos – dejen de pelear par de idiotas, las clases van a empezar y ustedes ya están causando alboroto.

-       Por cierto chicos, ¿Ya saben que van a llegar 3 estudiantes nuevos a nuestra clase? Lo sé de buena fuente – decía Mizuiro tratando de relajar la situación.

-       ¡Agh! ¿Y porque este tipo de cosas no me lo dices a mi? ¿Que no se supone que somos amigos? – le preguntaba Keigo a su amigo en un tono bastante dramático y muy típico de él.

-       Era más fácil decírselos a todos y no solamente a ti, Me dijeron de buena fuente que los chicos nuevos vienen de intercambio.

-       Ahh… – dijeron todos asombrados. Todos ellos se preguntaban como serian estos nuevos chicos.

 

La profesora Misato, encargada de salón, llegó y le ordeno a sus alumnos que tomaran sus asientos. Ichigo y Uryuu se calmaron y dejaron por la paz la pelea en la que estaban y no se dijeron nada más. Empezó la clase anunciando:

-       Bienvenidos al 5to semestre de año en curso muchachos, como ya se habrán enterado, habrá 3 nuevos estudiantes que se integraran a esta clase, así que sean buenos con ellos. Pasen chicos…

 

Los nuevos alumnos entraron a la clase, los dos primeros eran gemelos, tenían ojos azules, pelo corto negro azabache, delgados y tez pálida y un poco grisácea, la única cosa que los distinguía era que el primero de ellos llevaba lentes de armazón grueso y de color negro, debajo de su ojo izquierdo se veian dos pequeños lunares uno debajo del otro como si fueran lagrimitas y debajo de su labio inferior de lado derecho tambien habia un pequeño lunar, la limpieza de su vestimenta era implacable, y su cabello lo traía el peinado con un pequeño partido en medio, además de que su semblante en su rostro desprendía amabilidad y tranquilidad, mientras que el segundo, su cabello estaba hecho un desastre, no usaba lentes pero su mirada era un poco penetrante, la camisa del uniforme escolar la traía desfajada y llevaba la funda de una espada en su espalda además de su mochila.

Ambos a pesar de ser gemelos, eran lo opuesto de uno y otro. Y el tercer alumno…. asombró a Orihime, ya que su apariencia era muy similar a la de su amigo Gil: su cabello era negro y también era chino, lo llevaba a la altura de los hombros, el color de sus ojos eran dorados, y su tez era un poco menos pálida y un más rosácea a comparación de los gemelos, la chaqueta del uniforme la llevaba semi-abierta dejando al descubierto su camisa blanca, que también estaba desfajada, y el semblante de su rostro era sombrío y frío…. pero por más que se pareciera a Gil, Orihime sabía que nunca mas vería a su amigo, ya que éste estaba muerto:

 

-       “No puede ser… se parece mucho a Gil-kun” – pensaba la pelirroja asombrada – “No, esto debe de ser una broma “¿Cómo puedo pensar que se parece a Gil-kun?… Gil no tendría ese semblante tan serio en el rostro….”

 

Los tres chicos se lucieron ante sus nuevos compañeros de clase, los primeros en presentarse y dar un paso al frente fueron los gemelos:

-       Nosotros somos Rin Okamura – decía el chico de lentes y señalo al gemelo desalineado, a éste se le dibujaba una sonrisita traviesa y prosiguió con la presentación – y Yukio Okamura, - haciendo otro ademan con la mano para señalar al chico de lentes y al unísono finalizaron - estamos encantados de conocerlos a todos, esperamos ser de todos ustedes muy buenos amigos.

 

Una sonrisa encantadora se dibujo en el rostro de Yukio y Rin, haciendo que todas las chicas del salón gritaran de emoción, en especial Chizuru y Michiru:

 

-       ¡¡Oh por Dios!! ¡Ya hacía mucho tiempo que no veía chicos guapos en nuestro salón! – gritaba Michiru emocionaba mientras abrazaba a Chizuru, Natsui y Ryo también estaban emocionadas igual que ellas pero trataban de no llamar tanto la atención como sus amigas.

-       ¿Y también ya viste al otro chico? ¡No se queda atrás! ¡Es igual de guapo que los gemelos! – gritaba Chizuru junto con Michiru. Estar mucho tiempo sin “mercancía nueva” hacia menos divertido el transcurso de las clases.

-       ¿Tendrá novia ese chico Rin? – le susurraba Natsui a Ryo.

-       Quién sabe, el que se me hace interesante es el chico Yukio, tiene pinta de cerebrito – le respondió a Natsui mientras se le formaba una tenue sonrisa en su rostro.

-       Ya chicas, compórtense como deben, - les decía la Prof. Misato a sus estudiantes - no quiero que los espanten y ya no vengan a clase Jajajaja. Bueno, faltas por presentarte muchacho, dinos cómo te llamas.

 

El chico de ojos dorados se dirigió al resto del salón con su mismo semblante sombrío en sus ojos. Todas las chicas se calmaron al ver su atisbo, y se quedaron congeladas en su lugar. Echó un vistazo a todo el salón hasta que su mirada se posó sobre Orihime, en ese momento los ojos del chico, que eran fríos como el hielo y afilados como una cuchilla, se suavizaron un poco:

 

-       Yo me llamo Gilbert… - se quedó en silencio por un momento, Orihime se asombro aun mas y se tapo la boca para no llamar la atención con su grito de sopresa – Gilbert Bezarius, mucho gusto en conocerlos. – una tenue sonrisa se le dibujo a Gilbert, pero a los pocos segundos bajo la cabeza y se ruborizó por lo que había hecho, esto hizo que todas las chicas gritaran eufóricas y se abalanzaran contra él:

 

-       ¡¡WOOAA!! – vociferó Gilbert al ver la avalancha que se venía sobre de él.

-       ¡Gilbert eres tan guapo! ¿Tienes novia? – le gritaba una chica.

-       ¡Me encantan los extranjeros! ¿De qué país vienes? – le decía otra.

-       ¿Vives cerca de aquí? ¿Te puedo ir a visitar el día de hoy? – le preguntaba una distinta.

-       ¡Eres tan tierno y lindo! ¡Yo pensé que serías un chico sin sentimientos como Ishida-kun o Kurosaki-kun! – le decía Chizuru, la persona fue la que empezó la avalancha en contra del pobre joven.

-       ¡A QUIEN LE DICES INSENSIBLE MALDITA LOCA! – gritó Ichigo enojado contra Chizuru. Keigo, Chad y Mizuiro lo agarraban fuerte de los brazos, para que no tratara de matar a la chica de lentes.

 

-       ¿Soy una persona estoica? – se quedó pensando el pobre Uryuu con cara de preocupación.

 

Los gemelos miraban toda la escena con mirada divertida. Rin estaba riendo a carcajadas mientras que Yukio trataba de aguantarse la risa tapándose la boca:

 

-       Jajajaja Gilbert, ¡A donde vayas la reacción con las chicas es la misma! –le decía Rin quien todavía se moría de la risa.

 

-       Nii-san, - le empezaba a señalar Yukio a su hermano gemelo -  ya deja al pobre de Gilbert-san, ¿No crees que deberíamos ayudarlo?

 

-       ¡Chicas ya basta! – se interpuso la Prof. Misato entre las niñas del salón y el pobre Gilbert. Parecía guardaespaldas y su protegido. La maestra volteo solo para ver que el pobre oji-dorado se había desmayado a falta de aire. Sus ojos estaban en blanco y la tez la tenia azul. La profesora volteo a ver a los muchachos y les ordenó:

 

-       Este muchacho necesita aire, ayúdenme a retirar a las chicas de aquí por favor muchachos – después de esa orden, los chicos trataron de calmar a las niñas del salón, unos las empujaban hacia la pared. Otros les aventaban libros o cualquier cosa para que se mantuvieran alejadas del pobre Gilbert, y otros como Chad utilizaban su estatura para intimidar a las chicas y que se quedaran congeladas en su lugar….

Ya cuando todo el desastre se había calmado, los gemelos llevaron a Gilbert a la enfermería, aun carcajeándose de lo que había sucedido en el salón de clases. La Prof. Misato se arregló la ropa por los jaloneos que hubo en su contra para agarrar a Gilbert y atiborrarlo de más preguntas. Después de que todos estuvieran en sus asientos, Misato prosiguió con la clase:

 

-       Ejem – carraspeó -Ya pasado el incidente con estos muchachos, dejen continuo con lo que les tenía que decir, por motivos de que este será su último año escolar, la junta directiva les regalara un viaje de una semana a la isla de Okinawa, así que les pasare una lista con sus nombres para que se apunten, y también les daré una circular para que se las den a sus padres y la firmen como autorización.

 

Una ovación de alegría inundo todo el salón de clases. Acababan de llegar de vacaciones y todavía la escuela les iba a dar otra semana en la isla de Okinawa. Keigo era el más emocionado de todos, tanto que empezó a hacer el itinerario de lo que harían en la isla: jugar volibol en la playa, hacer una fogata en la noche, ver las artesanías… en fin ¿Qué se puede esperar de este chico?

Ichigo también estaba emocionado ya que visitara la isla, a Chad no le causo ningún efecto el ir a Okinawa ya que este había nacido ahí, y Uryuu se quedó algo molesto ya que perderían una semana en lo que era ”perder el tiempo en tonterías”.

 

Todos los del salón estaban platicando y entusiasmados con el viaje, pero los únicos que no mostraban ninguna emoción al respecto eran Orihime y Uryuu. Este último se dio cuenta que Orihime todavía seguía asombrada con la presencia de Gilbert, pero no le pregunto nada del tema al respecto…

 

Ya era la hora de salir de clases, todos salieron como estampida al momento de que sonó la campana, algunos se quedaban en los clubes, otros se iban a su trabajo de medio tiempo y los demás se iban a sus casas a hacer sus deberes. Uryuu y Orihime se encontraron en la salida de la escuela, el chico de lentes iba a su club de manualidades y la pelirroja ya iba de regreso a su casa. Al momento de encontrarse de frente, hubo un pequeño silencio incomodo y fue Ishida el que rompió el hielo:

 

-       Ahm…. ¿Estás bien? Desde la primera clase has estado como en estado de shock…

-       ¡¿Ah?! no, estoy bien gracias – le mintió Orihime – es solo que….

-       Es solo que…. – le imitó Ishida en respuesta - ¿Qué sucede?

-       Bueno, ese chico…. Gilbert….

 

Antes de que terminara la oración, una gran explosión hizo que los dos chicos cayeran al suelo, una nube de polvo se levanta sobre ellos y al disiparse ésta, notan que hay un monstruo en forma de murciélago dispuesto a atacar:

 

-       ¡¿QUE DEMONIOS….?! – gritó el joven quincy, pero antes de que se diera cuenta, el monstruo ya tenía acorralada a la pequeña Orihime:

-       ¡Ishida-kun! ¡¿Qué es esa cosa?! – le gritaba Orihime si perder su posición defensiva.

-       “No es un Hollow, no veo señal de un hueco en su pecho ni de su máscara, ¿Entonces qué es?”

 

En ese momento llegaron Ichigo y Chad para ver que sucedía:

 

-       ¡Inoue! ¡¿Ishida qué está pasando?!  ¡¡QUE RAYOS…..!! – maldijo Ichigo mientras que Chad se quedo estupefacto ante lo que estaba presenciando.

-       Un momento…. ¡¿Puedes ver al Hollow Ichigo?! – le pregunto asombrado Chad mientras transformaba su brazo derecho y se ponía en posición de ataque.

-       ¡No es un Hollow! ¡No hay un agujero en su pecho ni mascara que cubra su rostro! – les gritaba Uryuu con un tono de desesperación en la voz.

 

El monstruo empezó a arrinconar mas a Orihime y soltó un rugido tan enorme que rompió la mayoría de las ventanas de la escuela. La pelirroja se tapo los oídos, cayó al suelo de nuevo por la intensidad del rugido, ya no podía moverse y el monstruo aprovecho ese intervalo para saltar sobre ella:

-       ¡¡INOUE!! – alcanzo a gritar Ichigo, mientras que Chad y Uryuu trataban de alcanzar a Orihime.

Antes de que pudieran matarlo, alguien había sido el primero en cortarle la cabeza al monstruo-murciélago:

-       ¡RUGE, ZABIMARU!

La cabeza salió volando y esto hizo que un chorro de sangre brotara del cadáver, dejando a Orihime sucia por la sangre del monstruo:

-       A… ¿Abarai-kun? – logro murmurar Orihime quien se trataba de levantar con ayuda de Uryuu.

-       ¡¿Renji?! ¡¿Qué haces aquí?! …. “Esperen…. ¡¿También puedo ver a Renji?!” – le grito Ichigo mientras corría en dirección de Renji y los otros. Chad también le seguía corriendo:

-       Renji… - empezó Chad mientras señalaba la cabeza del monstruo – ¿Qué era esa cosa?

A Renji se le endureció la mirada y volteo a ver a Ichigo y compañía:

-       Esta cosa es un quiróptero….

-       ¡¿Un quiróptero?! – gritaron asombrados los chicos.

-       Necesitaremos de su ayuda otra vez en una misión de rescate…. – prosiguió el teniente -  Y eso incluye el matar a estos demonios.

 

End Notes:

esperen el 5to capi, dejen comentarios, me serviria mucho saber que es lo que le falta o que le agrego muxas grax saludos a todos :D

End Notes:

esperen el 5to capi, dejen comentarios, me serviria mucho saber que es lo que le falta o que le agrego muxas grax saludos a todos :D

Regresar al índiceEl 3er caballero, la bruja dimencional y la pelea con el Quincy by SakuraLawliet
Author's Notes:

aki les dejo el 5to capi!! comenten :D

Author's Notes:

aki les dejo el 5to capi!! comenten :D

 

-       Esta cosa es un quiróptero….

-       ¡¿Un quiróptero?! – gritaron asombrados los chicos.

-       Necesitaremos de su ayuda otra vez en una misión de rescate…. – prosiguió el teniente -  Y eso incluye el matar a estos demonios.

--------------------------------

-          Debemos deshacernos del cadáver del quiróptero antes de que alguien más lo vea – decía Renji mientras envolvía la cabeza con unos trapos que encontró en la basura. Al escuchar esto, Uryuu le pregunto:

-          ¿Deshacernos del cuerpo? ¡¿Quieres decir que la gente común lo puede ver?!

-          Si, necesitamos fuego para eliminar lo demás, ¿Quién de ustedes tiene algo para hacer fuego?

Los chicos se miraron entre sí, hasta que Chad saco un encendedor del bolsillo de su pantalón:

-          ….. ¿Fumas Chad? – le pregunto la pelirroja a Chad

-          De vez en cuando, ahora me estoy quitando ese hábito.

-          ¿Cómo funciona esta cosa? – le pregunto Renji a Chad mirando con curiosidad el pequeño aparato.

-          Deja que lo encienda por ti – le dijo el moreno.

Chad prendió el encendedor, arrojándolo al cuerpo de la criatura. En ese momento llamas de color verde y azul se apoderaron del cadáver haciendo que éste se volviera cenizas en cuestión de segundos. Ichigo, Uryuu Chad y Orihime veían como las cenizas eran absorbidas por la tierra, quedando solo lo quemado del suelo. Después de unos minutos Orihime hablo, con una pequeña nota de miedo en la voz:

-          ¿Por qué nos atacó? No lo entiendo…  - la chica temblaba como gelatina, era la primera vez que sentía mucho miedo del oponente, ni siquiera con Ulquiorra habia sentido lo mismo.

-          Eso no lo sé, tal vez por sus reatsu los vio como sus enemigos y los ataco, esos monstruos no arremeten al azar – le respondió Renji.

-          Y otra cosa más… - intervino Ichigo quien todavía se sentía intrigado por el ataque del monstruo – el método de cómo matar al quiróptero ¿Cómo lo supiste?

-          ….. ah…. este día va a ser muy largo – se rascaba la cabeza el teniente - …. Síganme por favor, los demás los están esperando.

-          ¿Los demás? – preguntaron los Uryuu y Chad.

-          Si, Rukia y el Cap. Ukitake nos esperan en la tienda de Urahara, ahí les explicaremos que es lo que sucede.

-          Oh…. ¿Lograron derribar al quiróptero? – se oyó una voz a lo lejos.

Uryuu, Chad, Renji e Ichigo miraron por todos lados, hasta que en la entrada principal de la escuela, estaban los gemelos Okamura: Rin de con los brazos atrás de la cabeza y expresión divertida, y Yukio, con las manos atrás de la espalda y con expresión seria:

-          Realmente no lo derribaron nii-san – señalo el gemelo de anteojos mientras se acomodaba bien éstos – quien lo eliminó fue el shinigami con tatuajes en las cejas.

-          Y pensábamos que la chica con senos grandes iba a ser comida de quiróptero – prosiguió Rin, ahora caminando hacia Ichigo y los demás.

-          Pero al final, resulta que no van a ser muy útiles para lo que pronto se avecina – continuó Yukio sin cambiar su expresión y siguiendo a su hermano mayor.

Tanto Renji como Uryuu y Chad, volvieron a tomar posición defensiva en caso de que los gemelos tuvieran las intenciones de atacar. Ichigo lo único que podía hacer era proteger a Orihime, utilizando su cuerpo como escudo…. Se sentía frustrado al ver como sus amigos lo protegían y el no podía hacer nada al respecto. Sin sus poderes, era como un ser humano común y corriente:

-          Tranquilos, no vamos a atacarlos, estamos de su lado – les decía Yukio en tono amigable mientras agitaba las manos para que vieran que no estuviera armado, Rin se detuvo junto a su hermano menor.

-          Entonces si no son enemigos, ¿Qué son? – les pregunto bruscamente Uryuu, sin perder su posición defensiva.

-          Mmmmmm, buena pregunta Quincy, - le respondió Rin mientras que en su rostro se dibujaba una sonrisa desafiante y se llevaba una mano hacia el mentón – nosotros somos “cadenas”.

-          ¿Cadenas? – murmuro Renji por lo bajo.

-          Sip – continuo el gemelo de anteojos en tono gracioso – somos pequeños demonios al servicio del 3er caballero de la Corte del inframundo, algo así como la zanpakuto a la que llamas Zabimaru, Renji-san, ¿No es verdad… Gilbert-san?

De entre las sombras salió, Gilbert, con la misma expresión fría en el rostro. De repente un reatsu desconocido, azotó a todos los presentes a excepción de los gemelos, quienes ya conocían su poder:

-          Este poder…. ¡Es inmenso! – murmuraba Chad, mientras trataba de ponerse de pie.

-          “¡¿Este es el reatsu de un caballero?! ¡Es casi tan fuerte como el Cap. Kuchiki!” – pensaba alarmado Abarai apoyándose en Zabimaru.

-          ¿Caballero? ¿De qué están hablando? – decía Uryuu, mientras se incorporaba al igual que Chad.

-          Casi… no puedo… respirar…. La presión es muy fuerte…. – susurraba Ichigo al punto de desmayo. El colapso de Ichigo hizo que Orihime se espantara más de lo necesario:

-          ¿Por qué…. Me siento tan ansiosa? – pensaba la pelirroja mientras veía toda la escena por detrás. En eso una vibración la invadió y por instinto se llevo la mano izquierda su pecho – este sentimiento… porque de repente tengo tanto miedo….

Después de la demostración del inmenso poder de Gilbert, todos pudieron levantarse, a excepción de Ichigo que cayó a los pies de Orihime. Ella trato de reanimarlo, pero no tuvo caso. Así que utilizo el Soten Kisshun para poder regresarlo a la normalidad:

-          Soten Kisshun – recito la pelirroja y esto hizo que Ayame y Shun’o formaran un pequeño escudo para curar a Ichigo.

En unos minutos Ichigo pudo reaccionar y respirar con menos dificultad, pero se sentía muy cansado y adolorido de la cabeza:

-          ¿Qué sucedió? De repente todo se volvió bastante pesado y ya no puedo recordar más

-          Te desmayaste por la presión espiritual Kurosaki-kun – le respondía la chica pelirroja.

Ichigo miro sorprendido a Orihime, que mantenía la mirada en el suelo, un poco alterada por todo lo que acaba de pasar, después desvió la mirada hacia los gemelos, que lo observaban  con curiosidad y después a Gilbert que lo observaba de cabo rabo sin perderse ni un solo detalle, que al toparse con los ojos de Ichigo le pregunto:

-          ¿Tú eres Kurosaki Ichigo? – le pregunto el pelinegro a Ichigo.

-          Soy yo… - el ex-shinigami le respondió, con indiferencia en la voz - ¿Por qué?

En un abrir y cerrar de ojos, el caballero se paró en frente de él y se puso a la altura del chico, los demás que estaban delante de Ichigo e Inoue, se sorprendieron tanto de la velocidad de Gilbert, Chad y Uryuu se quedaron pasmados, lo único que sintieron fue una brisa suave. Mientras que Renji casi pudo percibir la velocidad en la que se movió el caballero, su única reacción fue voltear y mirar lo que veía ante sus ojos. Gilbert seguía hablándole a Ichigo:

-          Debes venir conmigo – le ordeno.

-          ¿Y si no quiero hacerlo? – Ichigo le pregunto con un tono de desafío en voz.

El caballero sonrio, y puso su mano derecha en la cabeza del pelirrojo, como si fuera acariciarle la cabeza:

-          Insisto – fue lo único que le respondió el caballero, antes de que una nube de polvo se alzara sobre Gilbert, Ichigo y Orihime. La niña tosió por el polvareda que se había levantado, hasta que dejo de sentir el cuerpo de Ichigo:

-          ¡Se llevo a Kurosaki-kun! – grito Orihime asustada.

-          …. No puedo sentir el reatsu de Ichigo y tampoco del caballero -  murmuro Uryuu con un nudo en la garganta, Chad siguió buscando por los alrededores, pero lo único que encontró fue el par de gemelos que los seguían observando desde la puerta principal de la escuela.

-          Debemos seguirlos, no perdamos más tiem

La Gema del Inframundo en problemas. by SakuraLawliet

MÁS INFORMACIÓN

El contenido original se encuentra en https://fanfic.es/viewstory.php/
Todos los derechos reservados para el autor del contenido original (en el enlace de la linea superior)
Si crees que alguno de los contenidos (texto, imagenes o multimedia) en esta página infringe tus derechos relativos a propiedad intelectual, marcas registradas o cualquier otro de tus derechos, por favor ponte en contacto con nosotros en el mail [email protected] y retiraremos este contenido inmediatamente

Top 20