La chica del videoclub by Misora

Fanfics en EspañolEl sitio de referencia de los fanfics en español, con miles de fanfics gratis y en español

 

La chica del videoclub by Misora
Summary: La chica del cabello rosa siempre iba los miércoles al videoclub, cabizbaja y silenciosa, elegía una película de aquella manera tan particular, la alquilaba y se iba. Al miércoles siguientes volvía, devolvía la película y elegía otra. Siempre igual.



Era absolutamente extraña y yo, Sasuke Uchiha, quiero saber más cosas sobre ella porque siento curiosidad.



El caso es, ¿cómo voy a a averiguar algo si no sé ni como leches se llama?









Y ese ha sido el resumen. Bien, como no sé como poner más de un género, también digo que este fic está situado en un universo alternativo, ¿vale?



Bueno, pos na, espero que, a todo el que lo lea, le guste el fic.



Bueno, ya me callo, que me enrollo xD

Categories: ANIME/MANGA, NARUTO Characters: Sakura Haruno

Generos: Romance

Advertencias: Sexo Gráfico (Lemon)

Challenges:

Series: No

Chapters: 5 Completed: No Word count: 9447 Read: 3008 Published: 14/07/2009 Updated: 27/07/2009
Summary: La chica del cabello rosa siempre iba los miércoles al videoclub, cabizbaja y silenciosa, elegía una película de aquella manera tan particular, la alquilaba y se iba. Al miércoles siguientes volvía, devolvía la película y elegía otra. Siempre igual.



Era absolutamente extraña y yo, Sasuke Uchiha, quiero saber más cosas sobre ella porque siento curiosidad.



El caso es, ¿cómo voy a a averiguar algo si no sé ni como leches se llama?









Y ese ha sido el resumen. Bien, como no sé como poner más de un género, también digo que este fic está situado en un universo alternativo, ¿vale?



Bueno, pos na, espero que, a todo el que lo lea, le guste el fic.



Bueno, ya me callo, que me enrollo xD

Categories: ANIME/MANGA, NARUTO Characters: Sakura Haruno

Generos: Romance

Advertencias: Sexo Gráfico (Lemon)

Challenges:

Series: No

Chapters: 5 Completed: No Word count: 9447 Read: 3008 Published: 14/07/2009 Updated: 27/07/2009 El día antes de que sucediera lo que sucedió. by Misora
Author's Notes:
Y aquí está mi nuevo fic!!!! Seeeh, toma yaaa!!!



Bueno, he de decir que no sé como piensan los hombres (debido a que soy una mujer) y que este fic está narrado por Sasuke, por lo que me está costando un poquito más que el anterior escribirlo.



Bueno, ya dije en el resumen que está en un universo alternativo, por lo que no hay ninjas y no sucedió nada de lo que sucede en el anime excepto por una cosa que ya leeréis en el capi.



Bueno, ya me callo, que fijo que queréis leer el primer capítulo.



Bueno, allá va, espero que os guste:
Author's Notes:Y aquí está mi nuevo fic!!!! Seeeh, toma yaaa!!!



Bueno, he de decir que no sé como piensan los hombres (debido a que soy una mujer) y que este fic está narrado por Sasuke, por lo que me está costando un poquito más que el anterior escribirlo.



Bueno, ya dije en el resumen que está en un universo alternativo, por lo que no hay ninjas y no sucedió nada de lo que sucede en el anime excepto por una cosa que ya leeréis en el capi.



Bueno, ya me callo, que fijo que queréis leer el primer capítulo.



Bueno, allá va, espero que os guste:Era el videoclub más simple que te podías encontrar: entrabas y había enorme sala vacía de no ser por unas altísimas estanterías que había pegadas a las paredes. Ese era el videoclub al que iba a diario.



La dependienta era Hinata, una guapísima chica de enorme pecho, pero era demasiado tímida. Es más, no sé que pintaba de dependienta, le daba vergüenza decir: “¿Tiene tarjeta club?” Pero bueno, al menos estaba buena.



Luego teníamos a los clientes habituales: Naruto, Kiba, Shino e Ino.



Naruto era un flipao de las películas de acción y se había visto todas las películas de esa clase que había en el videoclub; y se pasaba a diario a ver si había alguna nueva. También le gustaban mucho las de miedo. Ah, si, y cuando había una nueva de acción, gritaba: “¡Sí, toma, como mola, una nueva!” y daba vergüenza ajena. Pero bueno, es lo que hay.



Kiba, sin embargo, se paseaba y miraba estantería por estantería cada vez que venía y se llevaba unas cuatro películas.



Y lo de Shino me sorprendió: humor norteamericano, ese tipo de películas en las que, como digo yo, dejas el cerebro en la taquilla del cine, pasas a la sala, ves la película, te lo pasas bien, sales y coges otra vez tu cerebro.



Me sorprendió porque Shino es un chico tan callado, tan pensativo, nunca se ríe y de pronto le gustaban esa clase de películas. Me lo imaginaba sentado en el sofá de su casa sin reírse un poquito mientras veía la peli.



Y me queda Ino. Bueno, esa está colada por mí desde parvulitos y viene por mí, para verme e intentar hablar conmigo y ligar y tal, pero paso de ella. Aunque bueno, por lo menos alquilaba películas, siempre románticas, pero al menos películas.



Pero bueno, estaban todos estos, y luego estaba ella. No conocía su nombre, ni su instituto, ni donde vivía, pero lo único que puedo decir es que era una chica rara, pero rara de narices.



Siempre andaba cabizbaja y parecía que se había fumados cuatro o cinco porros. Estaba como ida y no hablaba nunca. Simplemente llegaba al videoclub, se colocaba en el centro de la sala, levantaba su brazo derecho con el dedo índice estirado y se ponía a dar vueltas. Después paraba de golpe y caminaba hacia donde apuntase su dedo. Cayese en la película que cayese, ella siempre la cogía. Y si no caía en película, se iba.



Ella siempre hacia lo mismo.



Venía cada miércoles, con esos aires tan deprimidos, y elegía su película.



Luego se iba.



He de decir que generaba mucha expectación.



Shino llevaba apuntada en una lista todas las películas que había alquilado desde que él la había visto por primera vez, Naruto venía todos los miércoles para verla, Kiba decía que era una loca paranoica, Ino que era una zorra e Hinata no decía nada porque esa chica le daba miedo.



Y la verdad, un poco de miedo si que daba. Nunca le había visto los ojos, siempre tapados por aquel extraño cabello rosa, que llevaba hasta los hombros aproximadamente.



Calculo que tenía mi edad, 16 años, y que era una chica triste, deprimida, asustada; pero aún así, imponía mucho respeto.



Y, tengo que admitirlo, a pesar de que aún no había visto su cara, estaba buenísima. Se podría decir que me sentía atraído hacia ella.



Además, había una cosa de ella que me gustaba. Veamos, ella siempre venía con el uniforme de su instituto, pero no era como el resto de colegialas, que se cortan o se suben la falda para estar más sexys ante nosotros, los chicos; no, ella la llevaba un poquito por encima de la rodilla, pero se notaba que no estaba subida ni nada de eso.



Era totalmente diferente y extraña, y sentía mucha curiosidad.



Bueno, ese día me alquilé una llamada “Misterioso asesinato en Manhattan” de Woody Allen.



Yo soy un bicho raro entre los chicos de mi edad:



Leo, veo cine del bueno, no veo porno, no ligo con nadie, no estoy demasiado salido, no hago el memo, saco buenas notas y, a pesar de todo esto, tengo mucha popularidad entre las chicas.



Y todos me piden consejo y yo, pues bueno, yo que sé, es algo tan tonto. Yo soy como soy y todos debemos ser así.



-¿Tie… tiene… tar... tarjeta… club?-me preguntó Hinata sonrojándose y sin mirarme.



-Vamos a ver, Hina, llevo año y medio con la tarjeta y tú siempre me atiendes, por lo que sabes de sobra que la tengo. Además, no me trates de usted, vamos a la misma clase. Toma la tarjeta-le dije a Hinata, que a veces me ponía de los nervios, dándole la tarjeta.



-Vale, Sasuke, perdón-susurró.



-No te disculpes.



-Tienes 1432 puntos, si quieres una rebaja del…-me empezó a decir.



-Déjalo, prefiero acumularlos y luego sacar muchas pelis rebajadas y hacer una maratón de cine en mi casa-le interrumpí.



-Bueno, como quieras. Toma, tu película. Tráela pasado mañana como muy tarde.



-Esta bien, adiós.



Hoy era martes, exactamente las siete de la tarde, y hoy me iba a ver la película para devolverla mañana, que soy un despiste de hombre y siempre me voy olvidando de las cosas.



Me dirigí a mi casa, bueno, al ático gigantesco con una terraza enorme y con piscina y todo en el que vivía con mí hermano mayor, Itachi.



Ese tío es un cabrón, pero al menos ingresa unas enormes cantidades de dinero cada mes y las administra bien.



Somos huérfanos, nuestros padres murieron hace un par de años por un accidente de tráfico.



Itachi, que es un vago, heredó el negocio familiar: una zapatería.



¿Y que hizo? Se gastó una pasta, reformó la tienda y creó una nueva marca de zapatos: “Uchi” Un nombre patético, pero dijo que Uchiha, nuestro apellido, sonaba a empresa de abogados y que no íbamos a vender zapatos así. Y tenía razón.



Los Uchis se empezaron a vender muy rápido, debido a que son buenos, bonitos y baratos y a las mujeres les encantan.



Y nos forramos. Y luego mi hermano abrió un restaurante “musical”, por así decirlo. Cada día de la semana estaba asignado a un tipo de música:



Lunes: Pop



Martes: Rap



Miércoles: Country



Jueves: Celta



Viernes: Jazz



Domingo: Rock



Me he saltado el sábado porque ese día se recogen las mesas del restaurante y se hace una especie de discoteca, y se pone bakalao, y tecno, y eso.



Siempre tocan grupos en directo en nuestro restaurante.

Y pensando en eso, llegué a casa.



Abrí la puerta, fui a mi habitación, encendí la tele que tenía allí y puse la peli en el DVD.



Mi hermano, como siempre, no estaba. Siempre salía a esa hora y se pasaba por su restaurante, se liga a una tía y sobre las 10 llegan a casa los dos, follan un rato y la tía se queda a dormir o no, dependiendo de si tiene novio o es soltera.



Me vi la peli, y cuando terminó, saqué el CD y, como vi que eran las diez menos cuarto y a las diez cierra el videoclub, volví allí para devolver la peli, ya que me daba tiempo.



Cuando llegué al videoclub vi una cosa que no me gustó nada. Al principio no entré precisamente por eso.



El jefe de Hinata, un viejo de unos 55 años, hablaba con ella; pero de golpe, comenzó a acercársele demasiado. Hinata se alejaba, pero acabo topándose con la pared y de ahí no se pudo mover.



Pude oír a su jefe.



-Venga, guapa, te subiré el sueldo-le decía, acercándose más ella.



-No, no quiero, mi sueldo está muy bien así… por favor, déjeme…-dijo Hinata a punto de llorar.



-Pero chica, ¿Qué te cuesta? Piensa que te lo vas a pasar bien y que además, tendrás más dinero para comparte cosas-le dijo el jefe, y cuando terminó de hablar, se desabrochó el botón de su pantalón.



Que pedazo de cabrón hijo de puta salido y morboso.



Entré al videoclub corriendo, dejé la película en el escritorio que separaba el área del dependiente del resto del videoclub, lo salté y me interpuse entre Hinata y el pervertido ese.



-¿¡Qué se cree que está haciendo, pedazo de cabrón!?-le grité.



-¿Quién es este gilipollas, tu novio?-le preguntó a Hinata, la cual se sentó detrás de mí.



-¿Y eso que más da, imbécil? ¡El caso es que casi la viola y es una menor, pederasta de mierda!-le grité más fuerte aún que antes.



-Oh, el nene se pone machito conmigo…-me dijo sonriéndome con sarcasmo.



Y me quiso dar un puñetazo, pero yo le pegué antes en toda la cara y le rompí la nariz



-¡Gilipollas enano de mierda, te vas a cagar, te voy a denunciar y te van a llevar a un centro de menores!-me gritó.



-¡Y a ti a la cárcel, cabrón, porque vamos a denunciarte en cuanto salgamos por la puerta!-le respondí, también gritando.



-¡Ja, que te crees tu eso! Te denunciaré yo antes por pegarme, te meterán en el centro ese y luego me tiraré a tu amiguita, lo quieras o no.



Ese cabrón me siguió gritando, pero yo pasé de él, le tendí mi mano a Hinata y ella la cogió y se levantó. Salimos del videoclub mientras el guarro ese seguía gritando.



Mientras íbamos de camino a la comisaría más cercana, Hinata me dijo:



-Gracias.



-Es lo que tenía que hacer, pero no entiendo por qué no te defiendes-le dije.



-No me atrevía. Llevaba varios meses diciéndome lo mismo, que si me acostaba con él, me subiría el sueldo. Y me puso de fecha límite para aceptar hoy-me explicó.



-¿Y por qué no le denunciaste?-le pregunté.



-No lo sé, soy una tonta miedosa y…-noté que se iba a poner a llorar y no pude evitar abrazarla, a pesar de que la gente nos viera y pensase otra cosa.



En cuanto la abracé, se puso a llorar en mi hombro, cosa que me dio igual.



Luego paró de llorar y me volvió a decir que gracias.



A partir de ahí no hablamos.



Llegamos a la comisaría y denunciamos al tío este, a parir de ese momento, era cosa de la policía.



Luego le pregunté a Hinata si era el jefe-jefe, es decir, el dueño del videoclub, y me dijo que no, que era su jefe y no el dueño; a si que le dije que llamase al dueño y que se lo dijese.



Como la pobre tenía miedo, la acompañé hasta su casa.

Me dijo de nuevo que gracias y luego añadió:



-Por favor, no comentes esto mañana en el instituto.



Y le dije que vale.



Me volví a casa y, en cuando entré, pude oír a una tía gimiendo de puro placer, como siempre.



Noche nueva, tía nueva.



A no ser que una le gustase demasiado, entonces le pedía el teléfono y quedaban de vez en cuando.



Al principio, yo pensaba: “jolín, que guay, puedo oír los gemidos de una tía a diario”, e incluso me excitaba la situación, pero ahora era simple rutina.



Entré en mi cuarto y me puse a estudiar literatura. Al rato, la tía tuvo un orgasmo. Mi hermano siempre conseguía que las tías llegasen al orgasmo, y eso que dicen que es difícil.



A si que, o mi hermano follaba muy bien, o las tías fingían o algo.



En cuanto terminaron, la tía se fue a duchar y luego se fue de casa. Esa tenía novio.



Luego fue mi hermano el que se duchó y después vino a mi habitación y me dijo:



-¿Qué, hermanito, como estás?



-Pues como siempre, y no te pregunto como estás tú porque me responderás: “saciado”, como siempre-le contesté.



-No entiendo como puedes seguir siendo virgen-me dijo. Ya empezaba como todos los días.



-Pues ya ves-le dije.



-Fijo que tienes que ser súper-popular y que todas las chicas fantasean contigo y dicen en su fantasía: “oh, sí, Sasuke, sigue”



-Puede ser.



-Oh, venga, hermanito, no me digas que no te apetece tirarte a una. Y las tienes al alcance de tu mano, cientos de chicas ansiosas por estar contigo y tú ahí, sin hacerlas ni caso. ¿Quieres ser cura o qué?



-No.



-Pues entonces, fóllate a una. Al menos a una.



-Cuando encuentre a la adecuada. Prefiero el sexo con amor, ¿sabes? No como tú.



-¿Y no hay ninguna chica que te interese?



-Todas son iguales… excepto una.



-¿Y quién es esa una? ¿Cómo se llama? ¿Va a tu instituto? ¿Está buena? ¿Tiene las tetas grandes? ¿Es guapa? ¿Es virgen? –me preguntó.



-No lo sé. No lo sé. No. Mucho. Lo normal. No lo sé. No lo sé, pero creo que sí-le respondí una a una.



-Si ni si quiera sabes como se llama, cómo te la vas a tirar.



-Déjame estudiar.



-Serio.



-Salido.



Y se fue de mi cuarto.



Me estaba empezando a interesar la chica del pelo rosa, por lo que, al día siguiente, iría al videoclub.
End Notes:
¿Qué tal el primer capi? Creo que me quedó un poco serio, pero bueno. El resto no serán tan serios, lo prometo =)



Bueno, pues nada, muchas gracias por leer, espero que os haya gustado, y dejadme unos cuantos reviews, porfis. Muchas gracias de nuevo y acctualizaré dentro d 3 o 4 días.



Bueno, besos a todos!!! ^^
End Notes:¿Qué tal el primer capi? Creo que me quedó un poco serio, pero bueno. El resto no serán tan serios, lo prometo =)



Bueno, pues nada, muchas gracias por leer, espero que os haya gustado, y dejadme unos cuantos reviews, porfis. Muchas gracias de nuevo y acctualizaré dentro d 3 o 4 días.



Bueno, besos a todos!!! ^^Volver al indexLo que ocurrió el día después. by Misora
Author's Notes:
Bien, este capítulo me ha quedado corto. El anterior serio este corto xD



Pero bueno, de igual, porque es cortito pero importante, a si que hay que leerlo por narices xD



Ah, por cierto, hay un asterisco en cierta parte del fic. Sería mejor que encuanto leáis lo que tiene asterisco, vallais al final del cap y leáis lo que pone. Muchas gracias por su atención xD Y también uchas gracias por vuestro reviews !!! ^^



Bueno, ahora me callo y os dejo leer xD
Author's Notes:Bien, este capítulo me ha quedado corto. El anterior serio este corto xD



Pero bueno, de igual, porque es cortito pero importante, a si que hay que leerlo por narices xD



Ah, por cierto, hay un asterisco en cierta parte del fic. Sería mejor que encuanto leáis lo que tiene asterisco, vallais al final del cap y leáis lo que pone. Muchas gracias por su atención xD Y también uchas gracias por vuestro reviews !!! ^^



Bueno, ahora me callo y os dejo leer xDCuando estaba a punto de salir de clase, fue Ino y me dijo:



-Ay, Sasuke, me duele el tobillo y no podré caminar bien ¿me acompañas a casa?



-Ino, no cuela. Antes te he visto correr detrás de Naruto y corrías perfectamente-le dije.



-Sasuke, eres el único que no ha caído en mis redes de todo el instituto. Fijo que aún eres virgen…-la tía ésta era muy… muy… puta.



-Pues mira, sí, lo soy. Oh, qué horror, ¿no? ¡Me voy a morir mañana!-le dije con todo el sarcasmo que pude.



-Eres gilipollas, pero estás muy bueno, a si que, que sepas que no voy a parar hasta conseguirlo-me dijo cogiendo su cartera y saliendo de clase.



Suspiré, cogí mi mochila y me fui.



Joder, qué calor hacia. Daban ganas de poner verde al sol… Huy, ¿un sol verde? Coña, que raro…



Y, en cuanto entré en el videoclub, Naruto se abalanzó sobre mí y me dijo:



-Tío, que hoy viene. Estoy muy emocionado, es que es tan rarita y tan sexy… He tenido fantasías con ella, ¿sabes?



-Naruto, no me interesan tus fantasías sexuales-le dije poniéndome delante del estante de películas de terror.



-Oh, vamos, no me jodas. Es la chica más sexy que te puedes encontrar… si se subiera un poco la falda lo sería más… Pero bueno, da igual-me siguió diciendo.



-Si ni si quiera le has visto la cara, puede que sea más fea que Picio-le dije.



-No lo creo, tiene que ser guapa. Tiene que serlo o mi fantasía se irá a la mierda-y con esto, se fue al estante de pelis de acción.



Este Naruto estaba más loco que una cabra subida en una moto con un cencerro colgando de la moto*



Bueno, veamos… “Muerte cerebral” “Saw” “The Ring” “La maldición” Pero menuda mierda. ¿Ya no se hacen pelis de miedo psicológico o qué?



Y de pronto la vi: “Los 39 escalones” de Alfred Hitchcock. Nunca la había visto, pero había oído que era puro terror y era exactamente lo que yo quería, a si que coloqué mi mano para cogerla y, de golpe, apareció una segunda mano. Pensé que sería de Naruto, pero no. Era una mano de chica.



Giré un poco la cabeza y casi me da un pasmo. Era ella, la chica de pelo rosa. Había elegido la misma película que yo.



Cuando ella entra, todos nos apartamos para que elija su película tranquilamente, pero yo ni la había oído entrar, por lo que no me pude apartar.



Era bastante alta, ni si quiera le sacaba una cabeza y eso que mido 1’78.



Ella alzó la mirada y por fin pude verle la cara. Era una auténtica preciosidad. Y esos ojazos verdes eran impresionantes, pero estaban como vacíos y sin vida. ¿Qué le pasaba a aquella chica?



Bueno, el caso es que, tras unos segundos mirándonos, me dijo susurrando:



-Llevaba años esperando que el azar eligiese una persona y no una película.



Su voz también era bastante bonita, a pesar de que era grave. No le pude decir nada.



Me miró un poco más y luego cogió la película, la alquiló y se largó.



Al principio todos los que había en el videoclub nos quedamos mirando la puerta, y luego, de golpe, todos vinieron corriendo hacia mí y me sentí agobiado.



Naruto no paraba de preguntarme que si era guapa, Shino que cuál peli había elegido y Kiba que qué me había dicho.



Al final les respondí a todos. A Naruto le dije que era guapísima y el exclamó “lo sabía, lo sabía”; a Shino le dije que había elegido Los 27 escalones y a Kiba decidí mentirle. Le dije que no me había dicho nada.



¿Por qué lo hice? Porque las palabras de ésa chica estaban dirigidas especialmente hacia mí y era como una especie de… secreto, por llamarlo así.



Menos mal que no había venido Ino.



Me acerqué al mostrador y vi a Hinata allí, pero parecía muy tranquila.



-¿Qué tal?-le pregunté susurrando, pero me refería a lo que había ocurrido la otra noche.



-Llamé al dueño y se lo conté, me dijo que lo iba despedir y así es, tenemos un cartel en la entrada diciendo: “se busca encargado/a del videoclub”-me respondió también susurrando.



-Pues me alegro mucho. Aún así, ten cuidado cuando vayas por la calle y tal no vaya a ser que le de por tomarse la venganza o algo.



-Tranquilo, que el dueño me ha dicho que me acompañará a casa. Es muy buen hombre.



-Bueno, pues nada. Oye, te quería preguntar algo, Hinata.



-Dime-se puso roja. Mierda, ¿le gustaba?



-Pues… ¿sabes como se llama la chica del pelo rosa?-le pregunté.



-No puedo dar información de los clientes…-me dijo.



-Por favor.



-Sakura Haruno.



-Gracias, Hina, en serio. Bueno, me voy.



-Vale, adiós.



Y me fui. Sakura Haruno… ¿de qué me sonaba el apellido? Haruno, Haruno… mmm… me sonaba mucho, muchísimo, pero no conseguía acordarme de qué.



Miré mi reloj de muñeca: las dos. Mi hermano estaría comiendo y seguramente comeríamos juntos. Y hoy me apetecía comer con él, porque estaba de buen humor.



A si que fui corriendo a casa y, efectivamente, me encontré a mi hermano comiendo.



-Hola, hermanito, ¿qué tal el día?-me preguntó en cuanto entré.



-Pues hoy ha sido un día… muy interesante-le respondí dejando mi mochila por ahí y sentándome a la mesa. No me lo podía creer, había preparado también mi plato. Hoy tocaba comida italiana: espaguetis a la boloñesa.



-¿Y qué ha tenido de interesante?-me preguntó con interés.

-¿Te acuerdas de la chica que te comenté?-le pregunté.



-Si-me respondió.



-Pues bien. Resulta que es toda una belleza, ¿sabes? Guapísima, una de las tías más guapas que he visto en toda mi vida. Y tiene nos ojos, tío, que son alucinantes. Grandes, verdes y totalmente atrayentes. Lo único es que parece que están sin vida, como vacíos, ¿me entiendes?-le conté.



-Eso es que tiene una depresión de tres pares de narices-me dijo.



-Puede ser, la verdad es que siempre va cabizbaja y no muestra expresión en la cara.



-¿Y has averiguado algo más?



-Que es muy alta y que se llama Sakura.



-¿Flor de cerezo?-me preguntó, ya que su nombre significaba eso.



-Sí, creo que es debido a su pelo, que es rosa-le respondí.



-¿Rosa? ¿Pero natural o teñido?



-Te juro que es natural.



-Jolín, que flipe… Oye, ¿y cómo se apellida?



-Haruno.



-¡Ya sabía yo! ¿Pero no sabes quién es?



-No.



-¡Es la hija de los que crearon los prestigiosos restaurantes Haruno!



-¿No jodas?



Mi hermano asintió con la cabeza. Ya decía yo que me sonaba el apellido. Haruno de restaurantes Haruno. Era de cajón.



Los restaurantes Haruno son súper caros y mu prestigiosos. Allí sólo van los ricos o familias normales cuando hay bodas o bautizos o cosas así.



Hacen una comida exquisita y tienen muchos restaurantes a lo largo de todo el mundo. Son muy famosos.



-¿Pero cómo sabes que es su hija?-le pregunté.



-Porque sus padres también son bastante famosos y, cuando la madre se quedó embarazada, salió en todas las revistas del corazón. Además, cuando Sakura nació, fue otro bombazo, y cuando cumplió los tres años, ni te cuento, porque tenía el pelo rosa-me explicó.



La leche, eso no me lo esperaba. Había salido en revistas y todo. Qué chica más interesante…













Para el que no lo pille, hay varias expresiones para expresar que alguien está loco. Son: “está más loco que una cabra” “está como una moto” y “está como un cencerro” Sasuke, aquí, mezcla esas tres expresiones para decir que Naruto está muy loco.
End Notes:
Bueno, ya dije que era cortito... el siguiente es más largo (ya está escrito pero no publicaré ahsta dentro de tres días =P)



Bueno, queeeeeeeee.... ¿os gustó? Espero que sí ^^



Bueno, muchas gracias por leer y dejadme muchos reviews, por favor =D



Muchos besos a todoooos
End Notes:Bueno, ya dije que era cortito... el siguiente es más largo (ya está escrito pero no publicaré ahsta dentro de tres días =P)



Bueno, queeeeeeeee.... ¿os gustó? Espero que sí ^^



Bueno, muchas gracias por leer y dejadme muchos reviews, por favor =D



Muchos besos a todoooosVolver al indexLlamada número 1. by Misora
Author's Notes:
Antes de nada:



Siento mucho haber tardado más de lo previsto en actualizar. Disculpadme, por favor.



Y después de eso, os digo por qué he tardado: Porque me fui a dormir a casa de mis primos unos días y no tienen Internet ni na.



Ale, ahora sabéis por qué no he podido actualizar y, de paso, que mis primos no tienen Internet, xD



Bueno, pues después de eso, os digo que muchas gracias por vuestros reviews, que sois los mejores y que el capítulo ya está aquí ^^



Venga, a leeeeer:
Author's Notes:Antes de nada:



Siento mucho haber tardado más de lo previsto en actualizar. Disculpadme, por favor.



Y después de eso, os digo por qué he tardado: Porque me fui a dormir a casa de mis primos unos días y no tienen Internet ni na.



Ale, ahora sabéis por qué no he podido actualizar y, de paso, que mis primos no tienen Internet, xD



Bueno, pues después de eso, os digo que muchas gracias por vuestros reviews, que sois los mejores y que el capítulo ya está aquí ^^



Venga, a leeeeer:…se día teníamos informática en el instituto; por buena suerte, la profesora nos dejó hacer lo que quisiéramos, a si que me puse a buscar en google información sobre Sakura.



Primero busqué imágenes y encontré lo que me dijo Itachi: ella de pequeña, con tres años, portada de revista.



Lo que era diferente es que parecía feliz. Es decir, salía con una amplia sonrisa en la portada y sus ojos verdes estaban llenos de vida. Estaba como llena de energía; no como ahora, que parecía un globo deshinchado o algo así.



Y de pronto oí la voz de Ino:



-Profe, ¿puedo preguntarle una cosa a Sasuke?



Mi profesora estaba enganchada al solitario y le respondió que vale. Oh, no, Ino se levantó y vino hacia mí, la podía oír perfectamente. Cada paso que daba sonaba más cerca. Y, entonces, aprovechó que la profesora estaba flipando en colores y me abrazó por detrás pegando sus pechos en mi espalda. A cualquiera le habría gustado eso, excepto a mí, porque estoy hasta los mismísimos de Ino.



-Hola, Sasuke…-me susurró en el oído de forma sexy.



-Adiós, Ino…-le respondí bruscamente.



-Oh, venga, ¿no me digas que esto no te excita?-me preguntó pegándose más a mí, ¿la profesora estaba cegata o qué?



-Mira, Ino, déjame en paz de una santa vez. No voy a caer en tus redes nunca, ¿entiendes?-le dije.



-Eso dices ahora, cuando descubras el placer que puedo hacer que sientas, estarás a mis pies-me siguió susurrando, y me lamió el lóbulo de la oreja.



Estaba muy excitado pero no iba a caer en su trampa.



-Sé que tienes ganas de hacerme tuya, Sasuke, lo sé perfectamente… y puedes hacerlo. Le diré a la profesora que quiero apuntar lo que me estás explicando y que no tengo bloc de notas y le pediré ir a la clase; y tú dile que mientras tanto vas al baño. Entramos en el baño y lo hacemos rápido, ¿está bien? Y si se nos pasa el tiempo, dile que me ayudaste a buscar mi bloc…-me siguió susurrando.



Vale, era un plan estupendo, pero no iba a caer.



-Que no, leches, que estamos en el instituto-le dije.



-Haré lo que quieras, cumpliré todas y cada una de tus fantasías, te lo juro…



Sonaba muy tentador, pero que no, joder.



-Ino, déjalo.



-Seré única y exclusivamen…-y se quedó a la mitad porque la profesora le preguntó:



-Ino, querida, ¿qué se supone que estás haciendo?



-Me caí cuando me levanté para volver a mi sitio-le respondió Ino.



-Si, claro, es verdad, y yo soy tonta. Estas ahí así desde que me pediste permiso para ir a preguntarle algo a Sasuke. Al final de la clase hablamos, ahora, vuelve a tu sitio. Y tú, Sasuke, ya te vale, ¿eh? Ya te vale.



Ino volvió a su sitio y yo me cabreé con la profesora porque no había hecho nada y me había dicho que ya me valía. ¿Yo que culpa tengo yo de que Ino sea tan puta?



Seguí buscando en Internet y encontré información sobre los padres de Sakura. Ninguno de los dos tenía el pelo rosa.



También leí rumores sobre la madre de Sakura: decían que ponía los cuernos a su marido.



No me extraña. La madre de Sakura, según las fotos, es guapa, alta, sexy, pechugona, con curvas, inteligente; vamos, una pedazo de mujer; mientras que su padre es bajito, gordito, buenazo, rechoncho, torpe… pero tenía la cara simpática, no como la madre, que parecía una bruja.



Por lo que pensé que los rumores eran ciertos. Quizá Sakura sufre un trauma por lo de los cuernos y por eso es así.



Y sonó el timbre. Salimos todos del aula de informática para dirigirnos a clase; e Ino se quedó hablando con la profesora.



Llegué a clase, me senté y Naruto vino corriendo:



-¿Por qué no aceptas la proposición de Ino? ¿Eres gilipollas o algo?-me preguntó.



-¿Tú, Naruto? ¿Incluso tú has caído en sus redes?-le pregunté.



-Bueno, la verdad es que si… es que esa chica lo hace muy bien, ¿sabes? Y hace todo lo que le pidas-me dijo sonrojándose-Además, si tienes ganas, la llamas, quedas con ella y te vas a un Motel…



-Joder, eres un salido de mierda, Naruto-le dije.



-Oh, vamos, todos los tíos de este instituto han estado con ella y yo soy el único salido.



-Todos menos yo y alguno más. Por ejemplo, Shino fijo que no ha estado con ella.



-¿Shino? ¿Y ése quién es?



Me dieron ganas de darme cabezazos contra la mesa. ¿No sabía quién era Shino? Vale, era un chaval callado y más bien solitario, pero de ahí a no saber quién era, había un trecho.



-Es el que se sienta a mi lado, pedazo de imbécil-le dije a Naruto.



-Bueno, en todo caso me da igual; me voy a mi sitio que la clase va a empezar y no quiero que me echen la bronca, ¿eh?-y con eso, se fue.



Shino, como siempre, estaba sentado en su mesa de la manera correcta, con los libros de la clase perfectamente colocados en la mesa, un bolígrafo, un lápiz, una goma, un sacapuntas y un cuaderno para tomar notas en sucio abierto al lado del libro.



…se tío era mi ídolo.



-Eh, Shino-le llamé.



…l ni me contestó: se giró y me miró con el ceño fruncido.

-Tú… ¿te has acostado con Ino?-le pregunté.



Frunció más el ceño y se acercó un poco a mí. Me miró a través de sus gafas de sol (que siempre llevaba puestas, incluso en el instituto. Le dejaban por su buen comportamiento y por sus buenas notas) y se las ajustó un poco porque se le resbalaron unos milímetros por la nariz, y luego me contestó:



-No, aunque me lo ha propuesto.



-Gracias a Dios, no soy el único. Y dime, ¿por qué no aceptaste su propuesta?



Volvió a mirarme a través de sus gafas, frunció más el ceño y se acercó más a mí. Joder, ¿tenía que hacer eso siempre? Si esto seguía así no íbamos a acabar nunca de hablar.



-Porque es una guarra-me respondió colocándose las gafas de nuevo.



Lo dicho, mi ídolo.



-¡Buenos días, chicos!-dijo el profesor de Geografía nada más entrar por la puerta con varios mapas enrollados en los brazos.



-Buenos días-respondimos todos a la vez.



Genial, geografía. Se me da de culo.



*



*



Acabaron las clases y salí del instituto, pero lo que vi en la calle no me gustó nada.



Ino y Ten-ten (las cuales eran muy amigas) estaban hablando con Hinata. Bueno, hablando no es la palabra adecuada. Más bien la tenían acorralada contra una pared y la intentaban convencer de que se uniera a su grupo. Llevaban años intentándolo, pero Hinata no se dejaba. Claro que, si a alguien la agobias mucho o le chantajeas, puedes conseguir cualquier cosa.



Y me di cuenta de que algo de eso le estaban haciendo a la pobre Hina porque le pasaron un condón.



¿Pero de qué coño iba eso? Bueno, de todas formas, si Hinata estaba aceptando era cosa suya, a si que yo no me iba a meter.



Me fui como si no hubiera visto nada y llegué a casa.



Mi hermano estaba jugando a la play y se estaba poniendo de los nervios:



-¡Joder! ¡Puto cabrón, no me deja adelantarle! ¡Me cago en sus muertos!-decía.



-Tranquilízate, que es solo un juego…-le dije mientras dejaba mi mochila por ahí.



-¡Y tú qué sabrás! ¿Qué tal el instituto?- dijo poniendo el juego en pausa.



-Pues como siempre: Ino intentando que me la tire, el profesor de Geografía jodiéndome, la de informática flipada con el solitario, el de Lengua recitando poemas que ni el mismo entiende…-le respondí.



-…se tipo de cosas nunca cambian, ¿eh?-dijo poniéndose melancólico. Mi hermano había ido al mismo instituto que yo y conocía a todos los profesores-Oye, y esa Ino, es muy puta, ¿no?



-Ya te cuento. Se ha tirado a todos los del instituto excepto a dos o tres y no tiene suficiente-le respondí.



-Pues no te acuestes con ella, que a lo mejor tiene algún tipo de enfermedad y te la pasa.



-Es una puta, pero no es tonta: usa preservativo.



-¿Y tú que sabrás?



-¿Sabes el bolsillo pequeño que tienen todas las mochilas? Lo tiene lleno de condones.



-Ah, entonces acuéstate con ella.



-¡Joder, que no! Quiero tirarme a una tía que me quiera y que yo la quiera a ella, coño, a ver si te enteras ya.



-Bueno, allá tú. Virgen a los 40, como la peli, ya verás. Bueno, que… hay albóndigas. Están en la nevera, caliéntalas y te las comes- y con esto y un bizcocho, se puso a jugar de nuevo (sí, ya lo sé, no rima, pero da igual)



Fui a la cocina, abrí la nevera, cogí el palto con albóndigas y lo metí en el microondas. Chupi guay.



Estaba flipándome viendo como el plato daba vueltas dentro del microondas cuando llamaron al teléfono (que por cierto, está en la cocina y es inalámbrico)



Lo descolgué y dije:



-¿Si?



-Mañana, en mi casa, a las cinco. No llegues tarde. Y mira por la cristalera de tu salón-me dijo ella, con su voz apagada. Era Sakura.



-Eh, espera, ¿Dónde vives?-pregunté a la nada, porque había colgado.



¿Pero qué coño?



Fui corriendo al salón, miré por la enorme cristalera y casi me da un infarto: Sakura estaba en el edificio de enfrente, que era más o menos como el mío, mirando por la cristalera de su salón hacia mi salón. Me vio y clavó su mirada vacía y sin expresión en mis ojos. Era como si no te mirar, como si te atravesara, como si no estuvieras ahí y mirase a alguien o algo que está detrás de ti; y causaba que un escalofrío te recorriese la espalda y que te sintieras solo y con miedo.



Después de mirarme, se dio la vuelta y se fue.



Joder, vivíamos casi al lado y no me había dado ni cuenta, si es que parezco gilipollas.



-¿Se puede saber qué miras, hermanito?-me preguntó Itachi.



-El… cielo, está muy bonito-le respondí.



-¡¡¡Pero si está nublado, so tonto!!!



-Es que a mí me gusta así.



-Mira que eres rarito…



-Lo sé.



Volví a la cocina porque el microondas había terminado de la calentar las albóndigas. Saqué el plato del microondas, cogí un tenedor, y me puse a comer en la encimera de la cocina.



Joder, que chica más extraña.



¿Para qué quería que fuera a su casa?



Ah, ya, la película. Como los dos habíamos elegido la misma y ella se la había llevado, o me la iba a dar para que la viera o la íbamos a ver juntos.



Supongo que la segunda sería como una especie de “cita”, pero claro, con una chica así, la cita iba a ser un tanto… rara.



Aunque al menos sería una cita.



Sinceramente, no sabía que opción era mejor y cuál peor.

Si al final veíamos la película juntos, aprovecharía para preguntarle alguna cosa que otra, porque, sinceramente, sentía mucha curiosidad hacia esa chica.



Ahora que me daba cuenta, ¿cómo había conseguido mi número?
End Notes:
Y ese ha sido el capítulo 3 (chan, chan!!)



Bueno, pues la preguntita de siempre-----> ¿Os ha gustado?



Espero que si xD



Bueno, muchas gracias de nuevo por los reviews, por leer y por la paciencia (xD) y dejadme reviews, por fa.



Muchos besos a todooooooooos







PD: …sta vez sí, el prox capi dentro de 3 días. Lo siento de nuevo por actualizar tarde U.U
End Notes:Y ese ha sido el capítulo 3 (chan, chan!!)



Bueno, pues la preguntita de siempre-----> ¿Os ha gustado?



Espero que si xD



Bueno, muchas gracias de nuevo por los reviews, por leer y por la paciencia (xD) y dejadme reviews, por fa.



Muchos besos a todooooooooos







PD: …sta vez sí, el prox capi dentro de 3 días. Lo siento de nuevo por actualizar tarde U.UVolver al indexLa... ¿cita? by Misora
Author's Notes:
Bueno, lo que dije: 3 días (bueno, aquí en España han pasado 4, pero es lo mismo xD, casi 3 porque son las 0:08 xD) Bueno, pueeeeeeeeeees... ¡Ah, si, ya me acuerdo!



Suki Saku, tu tranqui que de ignorancia nada, si no conoces la palabra no la conoces y ya está; como yo está mañana, que estaba leyendo lo que hay escrito en la caja de cereales cuando encontré la palabra "estrusionados" y tuve que mirar en el diccionario y resulta que... ¡la palabra no está! A si que me he quedao con la duda. Bueno, pues... gilipollas es como imbécil o idiota, no tiene más, una palabrota cualquiera xD



Daphne, vi el anime (antes de que me dejaras en review) y me partí de risa. Y no he creado la personalidad de Sakura a partir de Sunako, es más, cuando se me ocurrió la historia ni si quiera pensé en el anime ese. Además, a Saku no le asustan los chicos guapos xD



TonksDira, lo que dijo Sakura fue "llevaba años esperando que el azar eligiera una persona y no una película" o algo por lo parecido (no me acuerdo y no me voy a dedicar a mirar ahora xD)



Y he visto que a algunos no os gusta que Ten-Ten esté en el grupito de Ino D=. Bueno, como consuelo os digo que en un capítulo no muy lejano pasa algo con ella (ahí os lo dejo xD)



Bueno, y ahora, después de todas esas explicaciones, os dejo con el capi:
Author's Notes:Bueno, lo que dije: 3 días (bueno, aquí en España han pasado 4, pero es lo mismo xD, casi 3 porque son las 0:08 xD) Bueno, pueeeeeeeeeees... ¡Ah, si, ya me acuerdo!



Suki Saku, tu tranqui que de ignorancia nada, si no conoces la palabra no la conoces y ya está; como yo está mañana, que estaba leyendo lo que hay escrito en la caja de cereales cuando encontré la palabra "estrusionados" y tuve que mirar en el diccionario y resulta que... ¡la palabra no está! A si que me he quedao con la duda. Bueno, pues... gilipollas es como imbécil o idiota, no tiene más, una palabrota cualquiera xD



Daphne, vi el anime (antes de que me dejaras en review) y me partí de risa. Y no he creado la personalidad de Sakura a partir de Sunako, es más, cuando se me ocurrió la historia ni si quiera pensé en el anime ese. Además, a Saku no le asustan los chicos guapos xD



TonksDira, lo que dijo Sakura fue "llevaba años esperando que el azar eligiera una persona y no una película" o algo por lo parecido (no me acuerdo y no me voy a dedicar a mirar ahora xD)



Y he visto que a algunos no os gusta que Ten-Ten esté en el grupito de Ino D=. Bueno, como consuelo os digo que en un capítulo no muy lejano pasa algo con ella (ahí os lo dejo xD)



Bueno, y ahora, después de todas esas explicaciones, os dejo con el capi:Sólo tenía que cruzar la calle para llegar a su edificio. Y ahora estaba delante del portal mirando los telefonillos. Cómo su edificio era igualito al mío, sabía que tenía que llamar al séptimo piso.



Cada piso solo tenía un apartamento. Viviendas para ricos podridos en dinero que queman billetes para encender el puro.



Menos mal que no fumo.



Llamé al séptimo y enseguida ella me abrió. Ni si quiera preguntó que quién era. Bueno, era lo mismo.



Entré en el gigantesco hall que parecía salido de un hotel de cinco estrellas y que era igual a mi hall y fui a los ascensores (había dos).



Entré en uno que estaba precisamente abajo y me encontré un botones. ¿Un botones? Joder, que por alzar la mano y mover brazo para darle a un botón no me iba a herniar.



-¿A que piso va, señorito?-me dijo.



¿¡Señorito!? ¿¡Pero qué…!?



-Al séptimo…-le respondí.



-Muy bien-y le dio al botón.



Dios de mi vida, un botones con uniforme y todo. Solo los había visto en las películas.



-Oye-le llamé.



-¿Si, señorito?-me respondió.



-Si vuelvo a venir aquí alguna vez, no me llames señorito, que me resulta extraño. Y tutéame, por Dios-le dije.



-¡Eres la primera persona normal que entra en este ascensor!-exclamó.



-Si vuelvo a venir, elegiré este ascensor. Por cierto, ¿te llamas…?



-En la chapa que llevo en el uniforme pone “Maurice”, como puedes ver, pero me llamo Hisashi. ¿Y tú?



-Sasuke.



-Encantado de conocerte, Sasuke. Eres la primera persona que sube a este ascensor que me cae bien y también el único a parte los padres de la señorita Haruno que sube al séptimo piso.



-¿En serio?



-Si, es que esa chica es muy…



Y se calló porque habíamos llegado.



-Bueno, Hisashi, me marcho. Que no te traten demasiado mal los ricachones-le dije mientras salía del ascensor.



-Eso espero-me respondió cuando se cerraban las puertas.



Bien, ahora estaba el pasillo que no servía para nada y que solo tenía un puerta, que era la del único apartamento del piso. Caminé hasta ella y antes de que pudiera tocar el timbre, la puerta se abrió y, antes de que yo pudiera preguntar: “¿cómo has averiguado que iba llamar?”, Sakura me dijo con su bajísimo y sombrío tono de voz:



-Oí el ascensor y luego tus pasos. Pasa-se dio la vuelta y fue al salón.



Yo entré y cerré la puerta.



Caminé un poco y vi un enorme salón perfectamente decorado y sin un átomo de suciedad.



-Siéntate, por favor-me dijo ella desde el enorme sofá blanco (en el cual estaba sentada con un cuenco de palomitas) que estaba en frente de una gigantesca televisión panorámica que estaba pegada a la pared.



Y yo la hice caso y me senté a su lado.



-Agradecería que durante la película no intentaras meterme mano-me dijo cogiendo un mando y dándole a un botón. Al instante, las cortinas de todas las ventanas se cerraron y nos quedamos a oscuras.



-¿Cómo puedes pensar eso de mí?-le dije en tono ofendido, pero en realidad me daba un poco igual.



-Es que no te conozco. Sólo sé tu nombre, de quién eres hermano, la empresa familiar, donde vives y tu número de teléfono; pero no te conozco-me dijo cogiendo otro mando y dando a otro botón; ésta vez se encendió la tele.



-Tienes razón, y tampoco te conozco.



-Nadie me conoce-susurró cogiendo otro mando más, esta vez el del DVD (lo pude ver) y dándole al play-¿Palomitas?

-Sí, gracias. ¿Cómo has averiguado tanto sobre mí?



-Pregunté a Hinata cosas sobre ti. Fue fácil. Me lo dijo todo enseguida: “Se llama Sasuke Uchiha, es hermano de Itachi Uchiha, el fundador de los zapatos Uchis”. Luego fui a la guía telefónica y busqué el teléfono fijo con el nombre de tu hermano. Y después, por pura suerte, se me ocurrió mirar por la ventana y te vi por ahí caminando-me explicó.



-¡Joder! ¡Qué tía!



La película empezó y ella dejó de comer palomitas de pronto y se quedó como absorta y metida en su mundo, bueno, en la película.



Y cada vez que la cosa se ponía difícil en la peli, ella fruncía en ceño. Ella estaba tan tranquila y yo jodiéndome vivo porque me estaba agobiando.



No es que la película diese miedo, no; es que era agobiante porque cuando pensabas que iba a suceder una cosa, sucedía la otra que no tenía sentido y luego resultaba ser que si que tenía sentido por una cosa que parecía no tener relación pero que si que estaba relacionada por otra cosa que tampoco tenía sentido con lo que estaba pasando pero si que tenía sentido por una pista que encontraron en otra cosa.



Es decir, una paranoia de tres pares de narices.



Pero bueno, todo el que haya visto una peli de Hitchcock sabe a lo que se enfrenta.



Cuando terminó la película, Sakura apagó la tele y el DVD y volvió a subir las persianas.



-Qué bien, es la primera vez que veo esta película-dijo Sakura sacando el CD del DVD y metiéndolo en la carátula de la película.



-¿Ves las mismas películas muchas veces?-le pregunté.

-Si, la de Amélie la he visto exactamente 34 veces-me contestó.



-¿Y todo porque te salió elegida al azar en el videoclub?



-Te resultará extraño que la haya visto tantas veces, pero es que a mí me da igual la película, por eso elijo de la forma que elijo… porque las películas son mi modo de escapar-me explico de pronto mirando la carátula de la peli. Luego miró su reloj de muñeca y me dijo-Deberías irte, son las 6 y media y tengo que estudiar o si no… ella…-Y se calló de repente. ¿Qué quería decir con eso?



-Si, vale. Yo también debería estudiar a diario, pero es que así no tendría tiempo libre-le dije levantándome del sofá.



-Anda, como yo…-susurró cabizbaja y sonriendo de forma que me dio miedo a la vez que comenzaba a caminar para conducirme hasta la puerta como buena anfitriona.



Cuando llegamos a la puerta, ella a abrió, yo salí y luego le dije:



-Bueno, ha sido un placer.



-Igualmente-contestó ella.



-Hasta otra, Sakura-le dije dándome la vuelta y despidiéndome de ella con la mano.



Estaba andando por el pasillo innecesario cuando de repente me di cuenta que no había oído que se cerrase la puerta, por lo que me paré y me giré un poco y la vi a ella en la puerta, como siempre cabizbaja.



De pronto, ella levantó la cabeza, me miró a los ojos con su mirada atravesadora y me dijo:



-Gracias



Y por una milésima de segundo sus ojos no me atravesaron y me miraron y pude ver que había vida en ellos.



Y luego ella cerró la puerta.



¿Por qué me había dado las gracias?



Seguí caminando y llamé al ascensor al que había entrado antes porque Hisashi iba a estar ahí y me caía simpático.



En cuanto llegó, se abrieron las puertas y vi su cara.



-Sabía que ibas a ser tú-me dijo como saludo mientras entraba.



-¿Y eso?-le pregunté dándole yo al botón del bajo.



-Porque la señorita Haruno nunca sale de casa después de llegar del instituto excepto los miércoles y los señores Haruno no han llegado. A si que, solo quedabas tú que salías del piso de los Haruno para volver a tu casa-me respondió.



-Ya veo. Oye, y dime, ¿qué sabes de Haruno?-le pregunté como si tal cosa.



-Poca cosa. Es una chica rara y diferente, y no se comporta como la típica hija de dos grandes ricos. Tiene una personalidad única, y eso me gusta-dijo.



-¿Te gusta o qué?



-¿Pero qué dices?-se sonrojó un poco y añadió-Ella debe tener 15 o 16 años y yo tengo 20.



-¿Y eso qué?



-Pues que es muy pequeña.



-¿Me estás llamando enano?



-¿¡Qué!? No, yo, no pretendía…



Y se abrieron las puertas.



-Bueno, Maurice, nos veremos en otra ocasión-le dije para que me tratara como me tenía que tratar un botones, ya que ahora estábamos en el hall y le podía oír cualquiera.



-Señorito-dijo haciendo una pequeña reverencia y guiñándome un ojo sin que nadie lo viera para decirme que lo había pillado.



Salí del edificio y me fui al cruce para esperar a que el semáforo se pusiera en verde. Cuando se puso en verde y los coches se pararon, crucé de acera y, de pronto, me fijé en un coche en el cual había una mujer pelirroja con un moño alto, perfectamente maquillada, hablando por el móvil y con las uñas pintadas de rojo que parecía muy estresada y enfadada con quien quiera que fuera el del móvil.



Se dio cuenta de que la miraba, al del móvil le dijo que un momento (le leí los labios), bajó la ventanilla y me dijo:



-¿Qué coño miras, imbécil?



-Que está usted muy buena-le respondí dejándola sin palabras, aunque en realidad no lo pensaba porque era una cuarentona y las cuarentonas no me van.



Y luego me fui tan pancho hasta mi casa.



Entré en mi hall, en mi ascensor sin botones y luego en mi piso que también tenía un pasillo inútil.



En cuanto entré, me di cuenta de que mi hermano no estaba en casa. Ese estaba ligando en el restaurante, fijo.



Miré por la cristalera de mi piso y vi a Sakura estudiando en una mesa que había en el salón de su casa que seguramente usaría su familia para comer.



Me quedé mirándola un rato y, de pronto, ella levantó la cabeza del libro y me miró.



Yo le saludé con la mano y ella se volvió a hundir en sus libros.



Seguí mirándola y, a pesar de que ella lo sabía, le dio igual. Estaba claro que era diferente. Otra chica me habría sacado el dedo corazón, me habría mirado con cara de cabreo o me habría escrito en un cuaderno: “Que te follen” o algo así. Sin embargo, ella ni se había inmutado.



Al rato llegó una mujer al apartamento. ¿Y quién era? La mujer del coche. ¿…sa era la madre de Sakura? Joder, pues había metido la pata.



Sakura fue a saludarla a la puerta, pero su madre seguía hablando por el móvil y pasó de ella como de comer mierda.



Sakura se puso más cabizbaja de lo normal y volvió a la mesa para estudiar.



Me dio pena verla, la verdad.



Y me dio la sensación de que se iba a poner a llorar, pero no derramó ni una lágrima, simplemente siguió estudiando mientras su madre gritaba cosas al del móvil.



Aparté mi vista de su casa y encendí la tele para no pensar en nada, porque, sinceramente, la tele para poco más sirve.
End Notes:
¿Y bieeeeeeen? Interesante, ¿verdad?

He, he, he... xD



Bueno, pues nada, muchísimas gracias todos por leer, por vuestros estupendísimos reviews: sois los mejores lectores del mundo entero.



Dejadme muchos reviews esta vez también y responderé a todas vuestras dudas en las notas del capítulo del siguiente capi, que supongo que también estará dentro de 3 días a no ser que me surja algún imprevisto o cosas así.



Ah, por cierto, el día 4 de agosto me voy de viaje y estaré como 2 semanas fuera, por lo que estaré 2 semanas sin actualizar D= La verdad es que no tengo ganas de irme de viaje (ODIO viajar, lo ODIO. Sí, soy un bicho raro, pero yo soy así y es lo que hay), pero bueno, es lo que toca.



Bueno, pues nada, muchas gracias de nuevo por todo y muchos besoooooooooooooos ^^
End Notes:¿Y bieeeeeeen? Interesante, ¿verdad?

He, he, he... xD



Bueno, pues nada, muchísimas gracias todos por leer, por vuestros estupendísimos reviews: sois los mejores lectores del mundo entero.



Dejadme muchos reviews esta vez también y responderé a todas vuestras dudas en las notas del capítulo del siguiente capi, que supongo que también estará dentro de 3 días a no ser que me surja algún imprevisto o cosas así.



Ah, por cierto, el día 4 de agosto me voy de viaje y estaré como 2 semanas fuera, por lo que estaré 2 semanas sin actualizar D= La verdad es que no tengo ganas de irme de viaje (ODIO viajar, lo ODIO. Sí, soy un bicho raro, pero yo soy así y es lo que hay), pero bueno, es lo que toca.



Bueno, pues nada, muchas gracias de nuevo por todo y muchos besoooooooooooooos ^^Volver al indexOportunidad echada a perder. by Misora
Author's Notes:
Pueeeeeeees... ¡aquí está el nuevo capi!!! Siiiii ^^



A ver...



Tenyo, no es que me vaya a Madagacar, es más, me puedo conectar allí a través de ciber cafés o algo así, pero es que si no tengo el documento de word donde guardos los capítulos, ¿cómo leches voy a actualizaar?



y sto para todos: NO QUIERO IRME DE VIAJE!!!!! Daría lo que fuera por no ir y quedarme con mi amadísimo ordenador en mi casita tomando cosacola a todas horas.



EdiitH: Me asombra tu capacidad de deducción... Pero no te voy aresponder que ni sí ni que no, simplemten te digo: "aaaah, se sienteeee, tendrás que seguir leyendo" xDDD



Bueno, muchas gracias a todos por vuestros revieeeeeews!!! Me hacéis feliz!!!!



y bueno... ahí os dejo el capi, espero que os guste ^^

Y me quedó corto, otra vez ò.ó xD
Author's Notes:Pueeeeeeees... ¡aquí está el nuevo capi!!! Siiiii ^^



A ver...



Tenyo, no es que me vaya a Madagacar, es más, me puedo conectar allí a través de ciber cafés o algo así, pero es que si no tengo el documento de word donde guardos los capítulos, ¿cómo leches voy a actualizaar?



y sto para todos: NO QUIERO IRME DE VIAJE!!!!! Daría lo que fuera por no ir y quedarme con mi amadísimo ordenador en mi casita tomando cosacola a todas horas.



EdiitH: Me asombra tu capacidad de deducción... Pero no te voy aresponder que ni sí ni que no, simplemten te digo: "aaaah, se sienteeee, tendrás que seguir leyendo" xDDD



Bueno, muchas gracias a todos por vuestros revieeeeeews!!! Me hacéis feliz!!!!



y bueno... ahí os dejo el capi, espero que os guste ^^

Y me quedó corto, otra vez ò.ó xDEra lunes, hora del recreo y en cuanto pasé por la puerta del baño de los chicos, me encontré con algo que no esperaba ver: Ino apoyada contra la pared al lado de un lavabo. ¿Qué leches hacía allí?



-Creo que te has equivocado de baño-le dije.



-Por fin has llegado-me dijo pasando de lo que le había dicho.



-¿Me esperabas?-le pregunté.



-Si-me respondió poniéndose delante de mí.



-¿Cómo sabías que iba a venir?



-Porque siempre vienes aquí en los recreos cuando no hay nadie y bebes agua.



Qué cabrona, me espiaba.



-Bueno, ahora iba a seguir con la tradición, a si que, por favor…-le dije para que se apartara.



Y se apartó. Pero justo cuando estaba pasando al lado de uno de esos váteres que están separados unos de otros por dos paredes y que tenía la puerta abierta, me empujó con todas sus fuerzas y me caí sentado encima del váter que, por buena suerte, tenía la tapa bajada.



-¿¡Se puede saber qué coño haces, pedazo de bruta!?-le grité.



Ella entró en el baño, cerró la puerta con pestillo y luego se sentó encima de mí mirándome de frente.



-Shhh… no grites…-me dijo poniendo su dedo índice de la mano derecha sobre mis labios.



-Es que me has…-y me tuve que callar porque me besó rápidamente en los labios-¿Se puede saber qué...?-y me volvió cortar besándome otra vez pero más lentamente y no me pude resistir y le devolví el beso.



Había caído en sus redes, pero me importaba un pimiento.



El beso se fue volviendo cada vez más apasionado e Ino aprovechó y se puso a desabrocharme los botines de la camisa del uniforme y yo la besé más apasionadamente que antes, dándole pequeños mordiscos en los labios y entrelazando mi lengua con la suya.



Cuando terminó de quitarme la camisa, le quité yo su polo y luego comencé a besarla por el cuello y le quité el sujetador (había aprendido gracias mi hermano)



Ella me desabrochó el botón del pantalón y bajó la cremallera y yo metí mi mano dentro de su ¿tanga? ¿…sta tía usaba tanga? y me puse a tocarle el clítoris (sabía que eso daba más placer que introducir los dedos, también lo aprendí gracias a mi hermano) e Ino gimió. Toma ya, había conseguido que gimiera.



Y, de pronto, sonó el timbre.



-No jodas…-susurró Ino jadeando.



-Tenemos que volver a clase…-le dije sacando mi mano de su tanga y separándome de ella. Puto timbre.



-Bueno, no importa. ¿Puedo pasarme por tu casa y…?-empezó a preguntar, pero la interrumpí.



-Ino, creo que el timbre te ha jodido tu única oportunidad de acostarte conmigo-le dije sonriéndola mientras le daba el sujetador.



-Pero Sasuke, es que yo no quiero estar contigo solo por placer y por ser uno de los pocos de este instituto que no se ha acostado conmigo; yo quiero estar contigo porque… porque… yo…-no pudo continuar porque la besé muy tiernamente.



-Lo siento Ino, pero soy un amor no correspondido-le dije.

La pobre se echó a llorar. Ino también tenía sentimientos.



-Ino, vamos a llegar tarde a clase y se te va a correr el rímel-le dije sin un átomo de romanticismo.



-Ya lo sé, ya lo sé-dijo sollozando y parando de llorar-Pásame el polo.



Le di el polo y luego ella se levantó, se lo puso mientras yo me ponía la camisa y luego se arregló un poco y me preguntó:



-¿Estoy bien? ¿Se nota que he llorado?



-Estás perfecta-le respondí.



-Sasuke, sé que nunca te enamorarás de mí; pero al menos quiero que te acuestes conmigo y, como ya te dije, n voy a parar hasta conseguirlo-me dijo saliendo del baño.



Me daba igual, no lo iba a conseguir. Había perdido su única oportunidad.



Me terminé de abrochar la camisa y luego me subí la cremallera del pantalón y abroché el botón.



Y de paso, insulté al timbre mentalmente.



Luego salí del baño y fui a clase.



Mierda, la puerta estaba cerrada, la clase había empezado.



Entré y dije:



-Buenos días.



-Hombre, Sasuke Uchiha, como no, siempre llegando tarde-dijo el profesor de matemáticas.



-Es la primera vez en todo el curso que llego tarde a su clase-le dije, sin cortarme un pelo, porque era verdad.



-Y con esos aires que se da el señor…-añadió.



-Los mismos que se da usted-le respondí y un “oooh, lo que ha dicho” se extendió por toda la clase.



Y es que nadie se metía con el profesor de matemáticas excepto yo, porque no me callo nunca. Además, ese tío es un cagado. Va de profesor malo, pero luego le dicen cuatro cosas y se acojona.



Y eso mismo le pasó porque se puso a dar su clase normal.



*



*



Estaba yo llegando a mi casa pensando en lo que me había pasado con Ino cuando de golpe me choqué contra alguien:

-Lo siento-le dije a ese alguien sin encontrarle.



-No importa-me respondió la oscura voz de Sakura.



Miré un poco hacia abajo y ahí la vi, como siempre, mirando hacia abajo.



-¡Anda! Pero si eres tú. ¿Qué tal estás?-le dije.



-Bien-me respondió sin mirarme y en un tono muy seco y sin vida.



¿Bien? Una mierda. Esa estaba más rara aún que de costumbre.



Me quedé mirándola un rato y de pronto me fijé en que llevaba el jersey del uniforme (que por cierto era estilo Haruhi Suzumiya, pero en vez de azul, rosa, en plan: “súper osea, ¿sabes?” o algo así); y eso que estábamos casi en verano y hacia un calor de muerte.



-¿No tienes calor?-le pregunté.



-Si-me respondió.



-¿Y por qué no te quitas el jersey?



-No te lo puedo explicar.



¿Le gustaba sufrir o qué?



De pronto, sacó de su cartera del colegio un bloc para apuntar cosas y un bolígrafo. Abrió el bloc, escribió algo con el boli, arrancó la hoja y me la dio:



-Es mi número de móvil. Agradecería que me llamaras mañana o pasado, de cinco a siete de la tarde-me dijo.



-Bueno, vale-dije doblando el papelito y metiéndolo en el bolsillo de mi pantalón.



-Me voy, tengo que estudiar-y sin dejar que me despidiera, siguió su camino para cruzar la calle y entrar su edificio.



La vi alejarse hasta que de golpe un gilipollas se chocó contra mí y me gritó: “¡Apártate de ahí, pedazo de imbécil!” Joder, si se había chocado conmigo era su culpa, no la mía. La gente está muy tonta, ¿eh?



Bueno, al menos eso me hizo reaccionar y terminé de llegar a mi edificio. Subí en el ascensor, llegué a mi pasillo inútil y luego entré en mi casa.



OlíLa chica del videoclub by Misora

MÁS INFORMACIÓN

El contenido original se encuentra en https://fanfic.es/viewstory.php/
Todos los derechos reservados para el autor del contenido original (en el enlace de la linea superior)
Si crees que alguno de los contenidos (texto, imagenes o multimedia) en esta página infringe tus derechos relativos a propiedad intelectual, marcas registradas o cualquier otro de tus derechos, por favor ponte en contacto con nosotros en el mail [email protected] y retiraremos este contenido inmediatamente

Top 20