Entre el Amor y el Odio by Mizu no Hikari

Fanfics en EspañolEl sitio de referencia de los fanfics en español, con miles de fanfics gratis y en español

 Entre el Amor y el Odio by Mizu no Hikari
Summary: El es tan exasperante, molesto, arrogante, odioso y altanero... entonces ¿Porque no puedo dejar de verlo? Tal vez por su encantadora sonrisa, su deslumbrante belleza, su mirada profunda. Lo odio. Lo amo.... esto definitivamente no acabara en nada bueno, o si???? ¡Ayuda!!!!

.......................................................................................



Eleane es una chica rebelde que sueña con ser actriz pero en un dia de mala suerte se cruza con un chico que inesperadamente llega para quedarse con un unico proposito: Desquiciarla ¿Podra lograrlo?





Resumen actualizado

Categories: ORIGINALES Characters: No

Generos: Drama, Humor/Parodia, Romance

Advertencias: Sexo Gráfico (Lemon)

Challenges:

Series: No

Chapters: 8 Completed: No Word count: 19396 Read: 1643 Published: 13/07/2009 Updated: 21/08/2009
Summary: El es tan exasperante, molesto, arrogante, odioso y altanero... entonces ¿Porque no puedo dejar de verlo? Tal vez por su encantadora sonrisa, su deslumbrante belleza, su mirada profunda. Lo odio. Lo amo.... esto definitivamente no acabara en nada bueno, o si???? ¡Ayuda!!!!

.......................................................................................



Eleane es una chica rebelde que sueña con ser actriz pero en un dia de mala suerte se cruza con un chico que inesperadamente llega para quedarse con un unico proposito: Desquiciarla ¿Podra lograrlo?





Resumen actualizado

Categories: ORIGINALES Characters: No

Generos: Drama, Humor/Parodia, Romance

Advertencias: Sexo Gráfico (Lemon)

Challenges:

Series: No

Chapters: 8 Completed: No Word count: 19396 Read: 1643 Published: 13/07/2009 Updated: 21/08/2009
Story Notes:
Diversion, humor, romance.... celos!!!!!!
Story Notes:Diversion, humor, romance.... celos!!!!!!Dia de mala suerte by Mizu no Hikari
Author's Notes:
Aqui les dejo el primer capitulo de esta historia, espero que me dejen reviews diciendome si les gusta o dandome sugerencias para cambiar lo que esta mal
Author's Notes:Aqui les dejo el primer capitulo de esta historia, espero que me dejen reviews diciendome si les gusta o dandome sugerencias para cambiar lo que esta mal

ENTRE EL AMOR Y EL ODIO

Capitulo 1: Día de mala suerte

Era una mañana primaveral en la ciudad, sutiles rayos de sol se filtraban por las blancas nubes que cubrían el cielo iluminando los árboles en flor, la brisa fresca arrancaba algunas hojas arrastrándolas por las calles de asfalto bañándolas en los charcos que delataban la lluvia de la noche anterior

Era temprano, demasiado tal vez pero su reloj sonaba incesantemente en su mesita de noche, arrojó una almohada derribándolo molesta  y se acomodo para continuar su sueño, el sonido seguía timbrando en su cabeza por largo rato volviéndose parte del silencio de su subconsciente 

Sintió abrirse el picaporte dejando paso a su madre que se acercó llamándola con voz dulce como solía hacer a menudo intentando convencerla de que se levantara

-Eleane, tienes que despertar

Cerró los ojos fuertemente y se colocó en posición fetal abrazando un oso de felpa

-No me siento bien, creo que enfermé  –le dijo fingiendo tos, la mujer rodo los ojos sonriendo pícaramente-

-Es el día de las inscripciones ¿Recuerdas? Te quedaras sin puesto si no vas

Abrió sus ojos de repente vislumbrándose asi un par de orbes color miel, rodo en la cama cayendo al suelo  pero se puso de pie de un salto desenredándose de las sabanas y comenzando a mirar en todas las direcciones gritando desenfrenadamente

-¿Qué? Aaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaa ¡¿Por qué nadie me despertó?!!!!! Voy a llegar tarde

La mujer desactivo la alarme viendo a su hija correr de un lado a otro tomando una toalla y saliendo de la alcoba

-Prepararé el desayuno –dijo para el aire también saliendo-

Eleane corrió hasta el baño donde vio a su hermano entrando mientras se frotaba los ojos y bostezaba, lo jaló del cuello del pijama y entró en su lugar dejando al chico confundido por unos segundos para luego comenzar a golpear la puerta gritando furioso

-¡Eleane, maldita sea te voy a matar en cuanto salgas!!!!!!!

-¡Cállate, mocoso del demonio!!!!! ¡Esto es una emergencia!!!

Luego de 15 minutos exactamente Eleane bajó las escaleras a toda prisa vistiendo un uniforme escolar y sujetando su cabello  todavía húmedo en una coleta, tomó de la mesa un pan y desapareció en la puerta echándose a correr calle abajo ,  tras correr varias cuadras se agachó respirando pesadamente para luego retomar la marcha  

-Tengo que llegar

Dobló apresuradamente la esquina tropezando con alguien tirando los libros y carpetas que llevaba con ella, recogiendo todo del suelo ayudada por el extraño, empezó a insultarlo sin percatarse de ser ella la causante de aquel incidente

-¡¿Podrías fijarte por dónde vas?!!!! Aggg que descuidado….

-Pero si fuiste tú la que tropezó conmigo

-Claro que no, tú ibas distraído!!! –levantó fastidiada el último libro poniéndose de pie con una pose altanera ahora mirando por primera vez al chico con el que hablaba, debía tener su misma edad, lo miró a los ojos reflejándose en su mirada de un azul intenso, su cabello era castaño y encantadoramente alborotado, vestía el uniforme de su secundaría usando la chaqueta desprendida, sin la corbata obligatoria y la camisa por fuera, la miraba con una risa divertida que la exasperó de sobremanera - ¡¿Qué tanto me ves?!!!! 

-Ah, no es nada… soy nuevo por acá pero no sabía que la moda era llevar calcetines diferentes… -señalo sin dejar de reír burlonamente-

Miró a sus pies y efectivamente era así, llevaba un calcetín en color verde, al igual que su uniforme pero el otro era azul, con la prisa no notó la diferencia, sentía como la cara le ardía mientras la sangre se acumulaba en sus mejillas níveas, pero no iba a dejarse avergonzar, no señor, eso no le sucedía a ella  

-Pues… ahora lo sabes… -le dijo intentando sonar segura,  dio unos cuantos pasos cuando sintió una consistencia pastosa embarrarse en la suela de su zapato-

-Creo que pisaste… porquería de…

-Ya…lo sé… -tenía un tic en el ojo derecho y apretaba fuertemente los puños intentando contener su rabia, mientras el chico reía por lo bajo, luego de unos instantes continúo su camino siendo seguida de cerca por el desconocido-

-¿Estás siguiéndome?

-No, pero al parecer estamos en la misma escuela… -le respondió señalando el uniforme y caminando despreocupadamente mirando hacia el cielo que estaba totalmente despejado- Por cierto… ¿como te llamas?  -ella no le respondió apretando el paso- ¿No tienes nombre? Mmm bien… yo si lo tengo, soy Nick Filip y acabo de mudarme

-Nick… o como te llames ¿No ves que llevo prisa? No tengo tiempo para hacer amistad, si buscas a alguien que te sirva de guía estas con la equivocada –le dijo mirándolo de soslayo con un brillo de impaciencia en los ojos-  

Caminó más rápido dejándolo varios metros atrás llegando así  a la siguiente esquina cuando un auto pasó a toda marcha empapándola de pies a cabeza, un aura negra comenzaba a formarse a su alrededor mientras sus dientes rechinaban y el chico le daba alcance evitando por todos los medios reír sin resultados  

-Eres la mala suerte en persona

-Creo que… necesito golpear a alguien

-Eh… mira la hora, que tarde es, mejor me apresuro –le dijo rascando su cabeza y saliendo corriendo de ahí- Bueno, adiós chica sin nombre

Poco después llegó hasta el instituto, la campana había sonado hacía ya 30 minutos, todos los alumnos se encontraban en el patio trasero, era el día de elegir la clase extracurricular y todo el mundo se preocupaba en llegar temprano para elegir las clases más populares

 Entre los más preocupados en las clases que tomarían su tiempo en las tardes y los sábados estaba Eleane Martínez, ella era una chica rebelde y arrogante que sólo se interesaba en una cosa ACTUAR, su mayor sueño era ser actriz, tomaba clases desde los 5 años y era muy presumida por su talento innato, unos años atrás había convencido al director de fundar el club de actuación en su secundario, el prestigioso instituto San Francis y desde entonces cada primer semestre su prioridad era inscribirse en ese club y sólo en ese siendo la protagonista de todas las obras que se montaban en los festivales y otros eventos en los que tenía la esperanza de que algún caza talento la descubriera, pero ese sueño parecía desmoronarse esa mañana 

Dejó caer nuevamente sus libros cuando vio en la mayoría de los lugares de inscripción el letrero de “lleno”

-¿Por qué  a mi?

-Eleane, llegas muy tarde –sonó una voz chillona tras ella- Wow ¿Qué te pasó? Estás empapada y definitivamente olvidaste el glamour en casa -Eleane la observó queriendo asesinar con la mirada a su mejor y única amiga, la que la seguía en la mayoría de sus locuras más que nada porque muchas veces era obligada a hacerlo-

-Ashley…

-jajaja, parece que te levantaste con el pie izquierdo el día de hoy

-Más que eso, estoy salada, el mundo está en mi contra!!!!!! –grito siendo muy dramática por llevar la exageración en sus venas-

-Ah…. Pues si, tu horóscopo del día de hoy no es nada favorable –le dijo sacando una revista de su bolso, otra mirada asesina de parte de su amiga que luego dio un suspiro resignada-

-Dime que todavía hay lugar en el club

-Eh… respecto a eso… acaba de llenarse hace unos minutos, lo único que queda a estas horas es… el club de… lectura –dijo apuntando a un trío de chicos sentados en la mesa de inscripciones-

-El club de…? Noooooooooooooooooooo… no quiero pasar mis tardes con esos ñoños!!!!   

-Debiste llegar temprano

-No puede ser….

-Es una verdadera lástima, había un lugar hasta hace poco, se inscribió un chico muy lindo!

-No me digas… -sonó burlona cruzando sus brazos  acostumbrada a que su amiga sólo hablara de los chicos lindos del instituto

-Sip, es nuevo… creo que su nombre es… mmm… no recuerdo, veré en la lista! –dijo animadamente- En seguida te diré su nombre

-No me importa, sea quien sea me devolverá mi lugar

-¿Cómo estás tan segura?

-Porque lo obligare!! ¿No es demasiado obvio?

-Em si, pero antes de tus locuras no crees que es mejor arreglarte un poco? Al parecer te cayó algo podrido encima

-Ash… ¿Qué se supone que haga?

-Tengo un uniforme de repuesto en mi casillero, vamos

-¿Hay algo que no tengas en tu casillero?

-Claro que no, contigo nunca se sabe que podría necesitar, ¿Recuerdas la explosión de soda en el gimnasio?

-Eso fue un accidente… tendría que haber explotado en la oficina del director, además era mera ciencia, todo salió de la clase de química

-Ve a las duchas, ya estamos en cuarto año, no querrás que los chicos guapos te vean así –la llevo empujándola por los corredores dejando atrás el bullicio de los alumnos-

-Este día no podría ir peor, tal vez me resbale y muera en la ducha

Por los pasillos corría eufórico un muchacho alto y de cabello negro, abrazaba un balón y se acercó a Eleane saludándola con el puño de forma masculina

-Hola Eleane… ¿Por qué no me sorprende verte así?

 -Cállate Tom, hoy no estoy de buen humor

-Eso podría ser peligroso

-¿En que club te inscribiste? –Cuestionó con curiosidad Ashley asomando su cabeza por los hombros de su amiga-

-Baloncesto

-No sé ni para qué preguntas, Ashley

-Ustedes seguramente están en el de teatro…

-Casi… ya no hubo cupo para Eleane

-Ya veo ¿A quién vas a matar para entrar?

-Eso lo veré muy pronto

-Pero mientras tendrás que entrar al club de lectura, tienes que inscribirte en al menos uno para obtener el crédito

-No me lo recuerdes

 Luego del baño y los arreglos por parte de Ashley la mañana trascurrió normal, el primer día de clase siempre era liviano, no tenían demasiada actividad, los profesores se encargaban de dar recomendaciones y anunciar los programas anuales, de hacer pruebas diagnósticos sin calificación y presentar a los nuevos alumnos, Ashley leía una revista mientras Eleane descansaba su cabeza en el pupitre cuando la profesora de inglés procedió a presentar al nuevo estudiante

-Es un placer, mi nombre es Nick Filip

De inmediato reconoció la voz levantando la cabeza, todas las chicas suspiraban y murmuraban, lo observó caminar hasta el fondo del salón para tomar asiento, desvió los ojos al notar que le sonreía abiertamente

-No lo creo… -musitó Ashley dejando la revista de modas que acostumbrara a leer en esa clase-

-¿Qué cosa?

-Es que…

La voz de la profesora  las interrumpió haciéndolas mirar al frente para oír lo que tenía que decir, las miraba a ambas con desaprobación, en esos años de secundaria aislaba a Eleane de cualquiera de sus compañeros para poder dictar las clases con más tranquilidad

-Eleane ubícate en otro pupitre, sabes que te sientas sola en mi clase

-Pero profesora! –Se quejó Eleane

-Como cada año, esa regla sigue vigente, es eso o detención por una semana

-No hice nada… aún -dando un respingo tomo sus cosas y se marchó sentándose a tres pupitres de Nick, de rato en rato lo miraba, él parecía estar concentrado en la clase, hacía anotaciones y contestaba algunas preguntas, probablemente era el único que lo hacía, hablaba inglés con fluidez y recibió varios elogios- Niño presumido –dijo en voz baja haciendo garabatos en su cuaderno –

Había pasado tan solo 30 minutos de clase y le bastó para decidir que lo odiaba, su forma tan amable y respetuosa de hablar, los gestos que hacía cuando escuchaba a la profesora, la simpatía que lo desbordaba, el carisma de su sonrisa y el hecho de que todas las miraban embelesadas  

Luego de interminables minutos la campana sonó anunciando el almuerzo, Eleane salió corriendo hasta la cafetería seguida de Ashley, murmuraba cosas que su amiga no entendía pero tampoco le parecía extraño que lo hiciera, tomó bruscamente una bandeja y se dirigió a la barra de alimentos, todo tan rápido que dejo atrás a Ashley  

-¿Por qué tenía que estar en mi clase?

-¿De quién hablas?

Para su infortunio Nick estaba junto a ella sirviéndose lasaña  y sonriendo ni siquiera lo había notado  

-Te ves diferente –le dijo casi de inmediato, eligiendo un budín de postre

-¡Tú! –le dijo lanzando la bandeja al piso sin esperar que fuera justamente él quien le hablaba-

Él la miro sin borrar la sonrisa que comenzaba a desesperarla, la observaba sin pudor y otra vez el rubor tiñó su mejilla, se veía diferente a la mañana, su cabello  castaño con hermosos risos caía suelto tras sus hombros adornado sólo por una diadema negra, tenía algo de maquillaje en el rostro resaltando sus delicadas facciones y su falda era muy corta

-Tal vez ahora te veas mejor pero sigues siendo torpe   

Ambos se agacharon a recoger la charola, ella lo miraba con odio sin saber que responder, por primera vez se le acababan las palabras

-¿Se conocen?? –la entrometida voz de Ashley sonó a espaldas de Nick llamando la atención de ambos-

-Soy Nick Filip –le dijo seductoramente a lo que la chica sonrió presentándose también, Eleane miraba hastiada a su amiga que coqueteaba con descaro-

-Así que son amigos…

-Nada de eso, ni siquiera sé quién es y no me cae bien  -decía sin importarle que Nick siguiera presente a lo que Ashley rió nerviosa- ¿Qué pasa?

-Ah pues… es que… ¿Cómo te lo digo? Em… él es el chico del  teatro –le susurró  luego de haberse acercado a su oído no tan disimuladamente-

-¿Qué?????? –otra vez tiró la charola al suelo-  ¿No sólo arruinas mi mañana, sino que también invades mi salón y mi teatro?

-¿De que hablas??

-De que acabas de ganarte una enemiga

-Eres muy dramática Eleane, es por eso que se te da bien la actuación

-¿Cómo sabes eso?

-Al parecer ya te olvidaste de mi, deja que te refresque la memoria –todos los miraban expectantes luego del ruido de la charola impactando en el piso de cerámico y los gritos de Eleane, quien se paralizo al ver al chico que todavía consideraba un desconocido  acercarse a ella y  tomarla  por la cintura  aproximándose peligrosamente a su boca

 

End Notes:

Gracias por leer...

XOXOX

End Notes:

Gracias por leer...

XOXOX

Volver al indexMi peor pesadilla by Mizu no Hikari
Author's Notes:

Hola a todo habitante del planeta tierra y otros que este leyendo esto!! 

No tengo mucho que decir, solo que me tomo mi tiempo para escribir estoy y me gustaria que dejen un pequeño comentario diciendome que piensan. Si creen que es basura me lo dicen y lo mando directo a la papelera jeje

 

Author's Notes:

Hola a todo habitante del planeta tierra y otros que este leyendo esto!! 

No tengo mucho que decir, solo que me tomo mi tiempo para escribir estoy y me gustaria que dejen un pequeño comentario diciendome que piensan. Si creen que es basura me lo dicen y lo mando directo a la papelera jeje

 

Capitulo 2: Mi peor pesadilla

El sórdido ruido de su mano impactando en su cara fue lo único que se escucho, nadie se movía, comía o hacía algún tipo de ruido. Todos los ojos estaban puestos en esa escena, boquiabiertos y muchos confundidos

 Sus labios habían sido presa de los de ese chico, los había rozado con privilegio e incluso mordido sutilmente dejándola estática por varios segundos con los ojos abiertos a más no poder y una expresión de horror. La había besado y le costó bastante asimilarlo pero una vez que sus sentidos regresaron al igual que el movimiento su mano se deslizo inconscientemente dejando una marca  roja en su mejilla derecha

En esos momentos  no se daba cuenta que era observaba por todos los presentes, si… todos seguían cada uno de sus taciturnos movimientos en ese  minuto que paso en cámara lenta, había soñado muchas veces que todos la observaran así, la diferencia era que no estaba en un escenario y no era actuación la furia que empezaba a teñir su rostro de rojo

-Parece que siempre respondes igual –le dijo frotando su mejilla y haciendo un puchero de niño pequeño-

-No vuelvas a hacer eso – le dije separando la frase en silabas y acercándose unos pasos amenazadoramente a lo que él retrocedió la misma cantidad de pasos volviendo a su inquebrantable sonrisa-

-No exageres… tampoco fue la gran cosa 

-¿Qué no fue… que no fue la gran cosa? –preguntó de forma melodramática agitando las manos al borde de la histeria-

-No lo fue… -repitió mientras sus labios se curvaban

La había besado

Ahora reía lo que ella tomaba de mala manera y cómo si fuera poco acababa de decirle que no había sido la gran cosa, sea quien sea le estaba haciendo la burla y el hecho de que ninguna palabra o acción saliera de su parte le decía que algo andaba muy mal

A sus dieciséis años de edad había sido su primer beso y si bien no soñaba demasiado con ese momento ni esperaba que fuera a la luz de la luna, con flores y una melosa declaración deseaba algo más romántico o al menos que lo hicieran con su consentimiento

Todo estaba detenido, miró a un lado y al otro, cayó en la cuenta de que todo era miradas expectantes, él había metido las manos en el bolsillo desinteresadamente, su palma estaba delineada en su blanco rostro. La comida otra vez yacía en el piso y algunos restos en su ropa. Parecía estar metida en su peor pesadilla en la que no podía moverse ni hablar

No se decidía si gritar o golpearlo y antes de que ese debate interno terminara un grito de quien entra ajeno a la situación desvió la atención de todos

-Guerra de comida!!!! –Escuchó anunciar por Tom entrando al comedor corriendo y ya lanzando alimentos a quienes se atravesaba en su camino, rió maliciosa y tomó un budín de la charola que contenía el almuerzo del chico quien lo  había dejado en una mesa cercana para ayudarla. Sin dudarlo se lo embarró en la cara y salió del lugar seguida de Ashley dejando atrás a la guerra que se formó olvidando por completo lo sucedido con ella

-¿Qué diablos fue eso?!! –cuestionó su amiga con frenesí quitándose una cascara de banana de su camisa

-Una guerra de comida –respondió con obviedad intentando evadir el tema

-No eso! El Be-so    

-Lamento decepcionarte, pero no tengo idea

-Te besó, por un demonio y tú le embarras un budín en la cara

-¿Qué más iba a hacer? Es un idiota, está loco

Caminó dando fuertes pasos, estaba enojada y eso no resultaría saludable para muchas personas en ese día.

 La tarde la pasó silenciosa, no contestaba cuando le hablaban y dedicaba miradas de odio asustando a cualquiera que se atrevía a mencionar lo sucedido en el almuerzo. Las chicas le sonreían cínicamente ya que en  cuanto les daba la espalda comenzaban a cuchichear diciendo que no entendían qué le había visto el agraciado y ya popular chico nuevo. Decidió no decirles nada, no sabía exactamente la razón de esa inusual actitud, en mucho tiempo no se había ruborizado de esa manera y ahora la sola mención de su nombre hacía que su rostro adopte un tono rosa

Estaba en la biblioteca comiendo una golosina a pesar del enorme cartel que lo prohibía. Al otro lado del librero podía oír a sus compañeras hablando de ella y de lo tonta que se había comportado, en otra situación no se quedaría tan tranquila pero ahora dejaría pasar el asunto, de hecho no tenía ganas de hacer algo aunque le hubiera resultado muy fácil empujar el estante y callarlas con eso

-Envidia –dijo Ashley sentándose con un diccionario en manos- Emulación, deseo de algo que no se posee   

-¿Qué diablos haces?

-Es lo que las demás sienten, fuiste besada por un chico muy sexy

-Ya no me lo recuerdes… fue tan…tan ¡Aggg!!

-No tienes que fingir conmigo… Tuvo que ser especial ¡Fue tu primer beso!

-¿Por qué no lo gritas más fuerte?

-Lo siento, pero si lo fue –dijo burlonamente, seguramente era la única chica de 16 años en toda la secundaria cuyos labios no habían sido besados nunca

-Bueno… no sé si cuenta uno a los 10 años –contó en un intento de defenderse de la mirada pícara de su amiga-

-¿Te besaron a los 10 años? Cuéntamelo todo

-Fue un primo que no veo hace décadas

-¿Tu primo? Eleane eres una pervertida!!

-Cállate, no somos primos en realidad, su madre se casó con mi tío. Ellos siempre andan viajando con sus negocios y dejaron al niño una temporada con nosotros, lo usaba para hacer mis tareas pero un día se pasó de listo y me beso, le di una bofetada, se lo llevaron a un internado en algún lugar de Europa y nunca lo volví a ver   

Ashley rió con descaro al pensar que su amiga siempre era besada sin estar de acuerdo, ella le dio un golpe en la cabeza y continuaron discutiendo hasta que la bibliotecaria las echó

-Ahora tenemos matemáticas, maldita sea. Espero que no esté en esa clase

-Ya lo encontraste en Ingles, Psicología, Química,  Historia y Lengua ¿Qué posibilidades hay de que lo encuentres en matemáticas?

Caminó casinamente por el largo corredor, no le sorprendió en absoluto encontrarlo allí, sentado justamente en su pupitre favorito, no tenía intenciones de hablarle así que simplemente se deslizo hasta el fondo sentándose  a dos puestos de él

Lo miró… sonreía, qué novedad. Hablaba y hacía amistad con todos sus compañeros, principalmente con las chicas. Vio como Cindy, quien se encontraba en su lista negra escrita con mayúsculas, se aproximaba y se presentaba, le habló seductoramente pero lo que más detestó fue que en tan sólo tres minutos de conocerse lo llamara “Nicky”  él no parecía molestarse y lo continúo mirando, la clase había empezado, el profesor escribía en la pizarra complicadas formulas dando inicio a los temas del año sin que ella se diera cuenta del hecho y proteste por lo aburrido que era como acostumbraba a hacerlo

Odio, eso era lo que le despertaba, coraje, impotencia, exasperación. Entonces ¿Por qué no podía dejar de verlo? De vez en cuando se humedecía el labio recordando el sabor que le había dejado.  Pero también se mentalizaba gritándose que lo detestaba, que la había humillado y en ocho horas había arruinado su vida. No sólo había saboteando un momento que debería haber sido especial sino que por su culpa tendría que pasar el sábado leyendo aburridos libros en la biblioteca

 

OoOoOoOoOoOoOoOoOoOoOoOoOoOoOoOoOoOoOoOoOoOoOoOoOoOoOoOoOoOoOoOoOoO

El día se fue, el sol moría en el horizonte mientras caminaba por la misma avenida de la mañana volviendo a casa. Estaba decidida a una venganza, atravesó la puerta viendo a su padre descansar en un sofá viendo televisión junto a su hermano

-Ya llegué

-Pensé que tu falda era al menos 10 cm más larga –aclaró su padre sin quitar la vista de la pantalla de plasma de 42 pulgadas  

-Sí, creo que así se ve mejor -dijo subiendo apresuradamente por las escaleras con el deseo de encerrarse en su alcoba a planear lo que sería el final de Nick Filip, no perdería su tiempo discutiendo con los celos de su padre  

-Eleane, tenemos un invitado a cenar, por favor vístete

No le dio demasiada importancia al pedido de su madre, faltaban un par de horas para la cena y tenía algo importante que hacer, encendió su laptop y se recostó en la cama.  Muchas cosas se cruzaban por su mente pero sabía que en internet podía encontrar cosas que incluso no se le ocurrían ni a ella. Quería humillarlo  y hacerle sentir el mismo sabor de la frustración que le  quemó la garganta durante el día. tan ensimismada estaba en su labor que no percibió la entrada sigilosa de su hermano que intentaba espiar lo que leía

-Mocoso del demonio ¿Qué haces en mi habitación?

-En un rato llegará un invitado a cenar, tienes que bajar

-Iré al rato

-¿Qué haces?

-Busco métodos de tortura –le respondió como si fuera lo más obvio del mundo-

-¿Qué me vas a hacer? Prometo nunca más decapitar tu osito de felpa –le dijo con una expresión de horror y tono de ruego-

-No te haré  nada… bueno, tal vez si

-Niños, bajen!! –exigió su madre desde las escaleras

-Ok, Matías, te me largas, tengo que vestirme para la dichosa cena  

Luego de sacar a empujones a su hermano se vistió, eligió un vestido sencillo que le llegaba a las rodillas, era de color purpura, sin muchos detalles además de un pequeño escote en U. No tenía idea de quien los visitaba ni por qué, tampoco se tomó la molestia de preguntar, bajó y se acomodó en la mesa ya servida, su madre se había esmerado, todo se veía delicioso. Rió  cuan delincuente a punto de cometer un delito, se llevó una porción de pollo a la boca mientras sus padres abrían la puerta luego del sonido del timbre

-Adelante, es un placer que estés aquí Nick

No pudo evitar ahogarse con la comida al escuchar el nombre, tosió y bebió agua al momento en que sus padres la miraban con reproche y el muchacho que los acompañaba reía maquiavélicamente  

 

 

 

 

End Notes:
Bye
End Notes:ByeVolver al indexDias de infancia by Mizu no Hikari
Author's Notes:
Hola a todos!!!!!!! Aqui estoy de vuelta con otro capi de esta historia, espero que les guste y se diviertan!!
Author's Notes:Hola a todos!!!!!!! Aqui estoy de vuelta con otro capi de esta historia, espero que les guste y se diviertan!!

Capitulo 3: Días de infancia

¿Acaso era eso una broma? ¿Cuántas posibilidades había de que esa imagen fuera real?  Seguramente más de las que imaginaba. Estaba justo allí parado en medio de sus padres con la mano de su madre posada sobre sus hombros y su padre disculpándose por la actitud infantil de su hija

-¿Q-qué haces tú aquí? –le preguntó señalándolo  con el dedo y poniéndose de pie súbitamente

-Eleane ¿Recuerdas a Nick? Él es hijo de Lauren, la esposa de tu tío Mark    

-¿Qué tú…? ¿Ósea que…? Ahhh

-Eleane ¿Te sientes bien? –preguntó con preocupación al ver como empalidecía su hija cayendo bruscamente sobre la silla  

-Si, digo no!

-Mamá ¿Le pusiste algo al pollo? Creo que le afectó, está más rara  de lo habitual y pensé que eso ya no era posible –bufó Matías tomando su puesto en la mesa  

La mujer frunció el ceño indicando a su hijo que guardara silencio y sin más se dirigió al chico

-Toma asiento –le pidió amablemente a lo que el asintió alegre ocupando el lugar  junto a la chica-

-Hace al menos diez años desde que no te veíamos, Nick

-Es cierto, es mucho tiempo

-Asististe a la escuela hoy ¿Verdad? Quizás se crucen con Eleane algunas veces

-De hecho compartimos varias clases, parece que pasaremos tiempo juntos –dijo cortando un trozo de carne, Eleane solo entornó los ojos y siguió comiendo, no pensaba dirigirle la palabra, se sentía demasiado confundida y molesta-

-No me habías dicho nada, Eleane

-Eso es porque no me recordó –aclaró él algo divertido

-Es cierto, y tienes una forma muy particular de hacer recordar las cosas –exclamó ella claramente fastidiada, ninguno de los presentes entendió lo que sucedía pero supusieron que era mejor no preguntar

-Por cierto, tu habitación ya está lista y en la tarde me enviaron tus maletas –continúo su madre desviando la charla a otro rumbo

-Fantástico

La última fracción de la conversación resonó en su cabeza haciendo que volteara  la vista rápidamente hacía su madre ¿Había oído bien? No podía ser cierto

No puede ser

Esa frase se cruzó repetidamente en su mente rogando que fuera un error, un mal entendido  pero la idea fue descartada segundos después

-Será genial que vivas con nosotros –dijo emocionado Matías, siendo un niño de 12 años de edad con solo una hermana mayor le resultaba agradable el hecho de tener una especie de hermano  con quien divertirse por un tiempo    

-¿Quieren decir que él vivirá con nosotros?

-Así es

-¿Por qué no me dijeron nada? –preguntó ella levantando un poco el tono de voz- Juguetes infantiles: Tienda Gormiti, Monster High, Trompos Cometa, BeyBlade, Bakugan Juguetes infantiles: Tienda Gormiti, Monster High, Trompos Cometa, BeyBlade, Bakugan y muchos más

-Te hubieras enterado si no fueras tan distraída, además ¿Cuál es el problema?

-No me cae bien –sentenció mirándolo a los ojos por primera vez

 -Deja de comportarte como una niña pequeña  -exigió su padre con un brillo de enojo en la mirada, al parecer el tiempo que dedicó educando a su hija para que sepa comportarse en sociedad había sido tiempo tirado a la basura  

-Voy por el postre –dijo poniéndose de pie y caminando quedamente hasta la cocina donde luchó por reprimir el grito que pedía salir de su garganta

Era imposible, simplemente imposible ¿Por qué le sucedían esas cosas?

-El destino está en mi contra, esto tiene que ser una pesadilla. Tengo que calmarme y no dejar que mi cabeza estalle… Respira, respira… 1, 2, 3…  

Inhalar

Exhalar

 Contar hasta diez

Esas eran las sugerencias que usualmente se hacían para apaciguar los nervios y evitar que el cerebro se deje nublar por la furia y la desesperación sin embargo…

-¿Quién demonios inventó esto? ¡No funciona!  

Ante el grito de su padre tomó el pastel de la mesa y volvió al comedor con la mejor sonrisa que sus dotes de actriz le permitían esbozar, lo miró y la idea de embarrar el postre de lleno es su cara le era bastante tentadora pero desistió por temor a ser castigada hasta los 50 luego de dicha acción. Se sentó presionando sus labios tragándose cualquier cosa que podría decir escuchando la charla amena que entablaban los presentes

-Tu habitación está arriba, justo al lado de la de Eleane  así que espero que puedan llevarse bien

-No tengo ninguna intención de que no sea así

-Eres muy maduro

Un tic nervioso apareció en su ojo pero otra vez calló. Ahora no sólo tendría que compartir las clases con él sino que vivirían bajo el mismo techo y más precisamente al lado de su habitación, separados solo por una pared. Ni siquiera se atrevió a preguntar el motivo de dicho acontecimiento, la respuesta era demasiado obvia, sus tíos eran personas ocupadas en sus negocios  sin el tiempo ni deseos de educar a un adolescente, seguramente se trataba de otro largo viaje en el que la mejor opción era enviar al muchacho a sus parientes olvidados para que cuidaran de él

Eso en la infancia había resultado divertido, a sus escasos 10 años tenía una mente lo suficientemente malévola como para aprovechar la situación, no se molestaba en llamarlo por su nombre era “el chico de los mandados”, literalmente su esclavo, así era como lo llamaba en el macabro juego que había empezado sin la aprobación del niño. Copiaba sus tareas gracias a que se encontraban en el mismo nivel, era él quien se veía obligado a hacer las tareas del hogar que ella tenía asignada debido a amenazas infantiles que en su momento resultaban efectivas pero que seguramente ahora no servirían de nada. Claro que todo eso sucedía a espaldas de sus padres al igual que el pequeño hecho que marcó su relación convirtiéndose  sorpresivamente en su primer beso 

Al recordar todos esos días pudo notar que había cambiado mucho, sus ojos seguían siendo los azules de su memoria pero ya no tenía la mirada inocente de niño, su cabello siempre estrictamente corto estaba más crecido denotando la libertad para elegir su estilo que tenía ahora, su voz  se había vuelto ronca y varonil mientras su sonrisa aparentemente ingenua provocaba cierta sensación de misterio

Sin duda se había vuelto un hombre, pero no cualquier hombre sino el hombre se había osado probar sus labios dos veces y que había puesto su vida de cabeza en un tiempo record   

Entonces así, de repente cayó en la cuenta de que existía una explicación bastante lógica a todos los acontecimientos vividos en ese día causados por él los cuales le habían provocado el humor   que tenía

Venganza

Tenía que cuidar sus espaldas sin lugar a duda porque estaba segura que intentaría vengarse de todas las maldades de la niñez, aunque le parecía muy tonto, era sólo una niña, la mayoría de los niños suelen disfrutar ser malvados pero con los años eso va desapareciendo, claro que en ella por el contrario era un probable que esa facultad se haya desarrollado con el paso del tiempo

Se excusó sin mucho esfuerzo en pensar algo bueno y subió a toda marcha las escaleras, trabó la puerta con llave y se tumbó en la cama abrazando un enorme oso de felpa que solía ser su compañero en las noches, luego de varios minutos de silencio escuchó unos pasos en el corredor.

Era él no lo dudó, cerró la puerta con cuidado y podía oír perfectamente su andar por el piso de cerámico, enfureció al imaginarlo sonriendo apaciblemente como lo hacía y usó una almohada para ahogar su grito

                                                        OoOoOoOoOoOoO 

 El reloj sonaba sin cesar indicando que debía despertar sin embargo sus ojos estaban abiertos desde mucho antes de que la alarma se activara, de hecho no había logrado conciliar el sueño en toda la noche, se puso de pie y se ducho con la intención de relajar su cuerpo pero al salir de la habitación y ver la puerta contigua entró al cuarto nuevamente azotando la puerta, el trayecto de la ducha al corredor era lo que había durado su tranquilidad y luego de 20 minutos bajo para tomar el desayuno antes del largo día escolar

 Preparó un café algo extrañada debido a que nadie había despertado aún a pesar de que daban las 7: 30 a.m. luego de cinco minutos más alguien bajo pasando a sus espaldas

-Buenos días

Le saludó y al instante reconoció la voz provocándole una mueca de fastidio, no respondió y percibió como abría la puerta del refrigerador el cual fue puesto a su disposición la noche anterior, le escuchó encender el calentador,  intentaba fijar su vista en el café que bebía pero al cabo de unos segundos no pudo evitar desviar su mirada hacia la persona que invadía su cocina y otra vez se ahogó con lo que ingería al ver que vestía un pantalón y largo y no llevaba camiseta, sintió sus mejillas arder pero no apartó los ojos de sus espaldas anchas y bronceada y de su abdomen bien trabajado

-¿Sucede algo? –cuestionó al sentirse observado-

-N-nada –balbuceó intentando disimular el nerviosismo-

-Me estabas mirando  -se aproximo a ella quizás con la intención de compartir la mesa pero lo evadió y fue hasta el lavado para verter el liquido

-No te sientas tan importante

-¿Estas temblando? No me digas que me tienes… miedo

Se quedó paralizada y comenzó a hiperventilarse al sentir su aliento cálido golpeando en su cuello, su rostro para entonces había adoptado todos los tonos conocidos de rojo, se giró quedando de frente e intentó empujarlo pero la sujetó fuertemente por el brazo para evitar que escapara o peor aún, lo atacara

-No… -respondió de forma tardía y en un tono que daba lugar a la desconfianza

-Entonces te pones así porque…

-Sé… sé que quieres vengarte pero no te dejare

-¿Por qué querría vengarme?

-Por todo lo que te hice en el pasado

-Eleane, estás realmente paranoica

Intentó zafarse para darle el golpe que merecía sin embargo eso resultaba difícil sintiendo su piel desnuda rozándole, su corazón taladraba con fuerza y detestaba esa sensación que le parecía absurda 

-Buenos días!!

Saludó su madre animadamente entrando a la cocina, para esas instancias Nick ya había soltado a Eleane haciendo uso de su instinto y fingía servirse café, ésta lo miraba con odio y con tremendas ganas de lanzarse a golpearlo

-¿Qué hacen?

-Charlábamos –se apresuró a aclarar Nick-

-Qué bueno que se lleven mejor  -dijo la mujer con desconfianza debido al estado de catatonia de Eleane quien luego de volver súbitamente a la realidad volvió a su habitación en busca de sus cosas, al entrar divisó en el marco del gran espejo colgada una cartulina, su pequeña lista negra, encabezándola decía CINDY y una anotación adjunta “venganza en proceso”  la lista seguía con otros nombres, tomó un bolígrafo y al final escribió NICK FILIP

 

End Notes:

Ustedes deciden si lo que leyeron merece un review!!

Hasta la proxima

End Notes:

Ustedes deciden si lo que leyeron merece un review!!

Hasta la proxima

Volver al indexRazones para odiarte by Mizu no Hikari
Author's Notes:
Hola!!! Gracias a todos por sus reviews, espero que se diviertan con este capi
Author's Notes:Hola!!! Gracias a todos por sus reviews, espero que se diviertan con este capi

Capitulo 4: Razones para odiarte

La exasperación brillaba en sus ojos, no aguantaba más, quería gritar, golpear algo, cualquier cosa para no seguir conteniendo la ira que hacía hervir su sangre en ese momento, decidió descargarse con una roca en el camino dándole una patada y provocando que vuele lejos

Caminaba tras ella con las manos en las bolsas de los pantalones y cargando bajo el brazo el portafolio donde guardaba lo que utilizaría aquel día de escuela, su uniforme iba igual de desarreglado que el día anterior y sonreía cada vez que ella lo miraba de soslayo con disimulo, casi podía ver la irritación en su rostro

Hizo un paso… el también

Se detuvo… él la imito

Simplemente le era exasperarte sentirlo a sus espaldas, con la vista clavada en ella de forma descarada. Era obvio que esa situación lo divertía y aunque sabía que jugaba con ella no podía evitar caer en su trampa, ya no podría resistirse más, sus labios se movían por si solos y las palabras escapaban sin poder detenerlas

-¿Estás siguiéndome?

-Por  si perdiste la memoria estamos en la misma escuela, por lo tanto seguimos la misma dirección

-Pues el día de hoy tomaré otra dirección

-¿Otra dirección? –preguntó arqueando una ceja y ladeando la cabeza

-¡Si! ¡Otra dirección!! ¿Son palabras muy difíciles para ti? Bajare por aquella calle

-Pero es algo muy tonto,  el camino será más largo

Balbuceó un poco mientras una buena respuesta se formulaba en su mente

-Bueno pues… me gusta caminar

-Ok… -le dijo en un tono que cualquiera utilizaría para no llevar la contra a un loco- nos vemos  -siguió de forma despreocupada y pasando de largo satisfecho por lograr su cometido, después de todo era muy fácil engañarla-

Quince minutos después la campana había sonado, todos entraban al salón de biología y comenzaban a ubicarse en los pupitres repartidos para ser ocupados de a dos personas. Eleane entró maldiciendo por lo bajo al chico que provocó su retraso, había notado la trampa que se prácticamente se tendió sola luego de caminar un par de cuadras pero era demasiado tarde, avanzaba dando pasos firmes y todos se apartaban del camino al verla

-Maldito Nick, ¿Quién se cree que es? Piensa que puede venir aquí y enloquecerme ¡No, señor! Yo le fastidiaré la vida, no caeré en su juego…  -continuó así hablando entre dientes y se dejo caer junto a Ashley quien la miraba confundida-

-Siempre supe que eras rara pero estas superando tus límites –como respuesta sólo obtuvo un gruñido- algo te está molestando ¿cierto?

-¿Qué te hace pensar eso? –Cuestionó con clara ironía- Claro que algo me molesta y mi molestia tiene nombre, se llama Nick Filip

-Ah, es eso…

Ashley observó a ambos chicos que cruzaban miradas desde los extremos del salón, ella miraba furiosa, él divertido, compartía el pupitre con Cindy quien le hablaba animadamente intentando captar su atención por todos los medios, incluso había desprendido los primeros botones de su camisa dejando mucho a la imaginación

-Idiota –susurró Eleane mirando hastiada la compañía que tenía-

-Ignóralo  -sugirió su amiga sabiendo que eso no pasaría pero con intentar no perdía nada- sólo no le hablas, ni siquiera lo mires, evítalo…

-Eso va a estar  difícil considerando que vive en la habitación de al lado

-¿Disculpa? ¿Qué dijiste?

-Que vive en mi casa

Ashley la miró con los ojos como platos y boquiabierta, quería decir algo pero no sabía que, Eleane tomó su barbilla y la elevó para cerrar su boca

-¿Cómo…? ¿Cuándo...?  -preguntó atropelladamente-

-¿Recuerdas al primo que no veía hace décadas?

-¿ tu primer beso? Sí, pero no entiendo que tiene que ver con… oh ¿Acaso Nick y…? ¿No me digas que…?

-Sí, es él

-Jajaja Eleane sólo a ti te pasan esas cosas, es increíble

-No le encuentro lo divertido, mi vida es un verdadero desastre

Ashley iba a replicar pero  el carraspeo del maestro hizo desviar su mirada hacía su costado donde lo encontró cruzado de brazos y mirándola con reproche

-¿Está muy interesante la charla? ¿Hay algo que quieran compartir con el resto de clase?

Ambas negaron con la cabeza, dieron su mejor sonrisa de niñas buenas y se enderezaron mirando al frente  mientras el profesor retomaba la palabra continuando con la explicación. Al parecer estaba hablando de las células, de vez en cuando oía palabras como “mitosis” o  “meiosis” pero la mayoría de las cosas que decía eran nubladas por los pensamientos que tenía en esos momentos, mantuvo la mirada fija en Nick durante los noventa minutos de clase y sólo salió del salón porque Ashley la tomó por el brazo y se la llevó a rastras

-Definitivamente estás mal

Tom las alcanzó en el camino y pasó una mano frente a Eleane por su falta de reacción

-Oye ¿Estás ahí o tu cerebro al fin se te escapó por la nariz?

-Tom…

-¿Si? –Preguntó dudoso al ver como de repente los ojos se le iluminaban  y reía maliciosamente-

-Necesito que le rompas la cara a alguien  

-No hay problema –contestó aliviado dando un suspiro- pensé que dirías algo malo… lo haré mañana ahora tengo gimnasia  

Ashley rodó los ojos nada sorprendida por el pedido y mucho menos por la contestación, se sentaron en una banca del jardín y la miró a los ojos por varios segundos

-Tenemos que hacer algo…

-Ya lo sé, pero estoy bloqueada, no se me ocurre nada lo suficientemente bueno  

-Eleane, tienes que superarlo, no te pongas paranoica –buscó en su bolso y sacó una revista con temas femeninos para colocarla en frente de su amiga, Eleane la miró y leyó el titulo de la portada pintada en rosa-

-¿Qué es eso?

-Esto… es la biblia del siglo XXI, aquí están todas las respuestas que necesitas 

-¿Intentas decirme que allí encontraré una buena forma de hundirlo?

-No!... mira, según un artículo publicado aquí, una mujer nunca debe dejar que un hombre le haga perder la cabeza –empezó a pasar página y a enseñarle velozmente los distintos artículos de la revista- tienes diez formas de ignorarlo, 5 métodos para calmar los nervios, ejercicios de relajación, una guía para mantener tu salud mental ah y mi favorito  recetas para preparar 20 variedades de té, todos excelentes para mantenerse zen 

-Ashley, deja de gastar tu dinero en esas revistas

-Todo lo que dicen es muy útil –se quejo cruzándose de brazos enojada por la falta de interés-

Otra vez la campana sonó por toda la secundaria indicando que el receso había acabado, la siguiente clase era gimnasia así que fueron hasta los vestidores,  se colocaron ropa deportiva y finalmente se dirigieron al gimnasio donde el entrenador les daba la bienvenida a todos, en el camino seguían discutiendo el tema y Ashley intentaba a convencer a Eleane que lo mejor era ignorar a Nick y no poner una serpiente en su cama

-Me hacen descuentos en la tienda de mascotas, podría conseguir una muy fácilmente

-Te beso, de acuerdo no debió hacerlo pero no veo que sea motivo necesario para asesinarlo

-Está arruinando mi vida, quiere venganza y no puedo permitir que la consiga

-Insisto en que estás paranoica

El entrenador los separó en equipos para jugar voleibol  y como era de esperarse quedaron en equipos diferentes, el juego fue bien por los primeros minutos hasta que el saque le correspondió a Nick, lo envió con mucha fuerza, Eleane confiada decidió recibirlo pero por algún motivo la golpeó de lleno en la cara, calló cubriéndose el rostro, sus compañeros la rodearon de inmediato

-Abran paso, soy su mejor amiga –gritó Ashley pasando por debajo de la red y arrodillándose a su lado, empalideció al ver la hemorragia nasal, algunos chicos la ayudaron a ponerse de pie y se fue a la enfermería junto a Ashley y seguida de Nick

-Lo siento  -se disculpó ofreciendo su pañuelo, ella lo rechazó pero su amiga decidió tomarlo por ella y detener la sangre con él-

-Lárgate maldito asesino –fue la respuesta que obtuvo al querer ayudarla  a sostenerse – quisiste matarme

-No seas dramática, lance el balón, se supone que debes recibirlo usando los brazos, no el rostro ¿Es mi culpa que no comprendas eso? Déjame ayudarte

-¡Que no!!

Llegaron a la enfermería donde fue atendida rápidamente y luego de unos minutos salió, todavía estaba furiosa y encontrarlo esperando que saliera no ayudó a cambiar su ánimo, lo vio acompañado de Ashley, al parecer conversaban amenamente

-¿Cómo estás?

-Viva… mejor suerte para la próxima

-Eleane…

-Por tu seguridad no te atrevas a acercarte

-No lo hice por venganza, fue un accidente

-Accidentalmente podría patearte en un lugar nada agradable y te olvidarías de tener descendencia

-Vale, me voy… nos veremos en la cena

-Traidora  -le dijo a Ashley una vez que el chico huyó  tomando muy enserio su amenaza

-Fue un accidente

-Sí, claro, cómo no. Sé muy bien lo que quiere, no descansará hasta verme muerta o peor  y tú tendrás que ayudarme a deshacerme de él, no quiero compartir el mismo techo con él quién sabe que será capaz de hacerme, ahora es 20 cm  más alto y unos 10 kg más pesado, no podré manejarlo

Decidió no contradecir más a Eleane y simplemente escuchó en silencio hasta la siguiente clase y en cada receso del día. Llegada la tarde al fin la escuela terminó

-Debo ir a casa –sentenció Ashley por novena vez, su amiga no paraba de proponer planes para alejarse de su hogar y así no ver la cara a cierto castaño

-Escuché que exponen una buena película de zombis en el  cine

-No

-Hay un nuevo combo en oferta en la pizzería

-No

-Contrataron a un chico muy sexy en el café de la esquina

-Mmm no

-Bien,  iremos a tu casa

-¿iremos?

-Acabo de invitarme

-Estoy de acuerdo si prometes no hablar de Nick

-Está bien

La casa de Ashley estaba a solo cinco minutos a pie del instituto, caminaron sin hablar durante todo el trayecto, Ashley porque ya no quería oír a Eleane y ella porque no sabía de qué hablar sin mencionar en la conversación las palabras “venganza” y ”Nick” definitivamente cavilaba demasiado en el asunto y eso comenzaba a espantar a su compañera, si bien solía ser paranoica y algo obsesiva esto iba demasiado lejos ¿Qué le había hecho en el pasado a ese muchacho para temerle tanto?  

Llegaron, sus padres estaban ausentes debido a sus ocupados oficios y no llegarían hasta un par de horas, subieron las escaleras y entraron a la alcoba rosa que pertenecía a Ashley, un cartel  escrito en letras cursivas indicaba quien era la dueña de esa enorme habitación, decorada con peluches de todos tipos y tamaños, una alfombra blanca, una cama de considerable tamaño, un guardarropas todavía más sorprendente y un espejo de cuerpo completo  

En la cama había algunas revistas de las que acostumbraban a leer, su iPod y en el escritorio encendido su ordenador

-¿Y bien?

-¿Y bien qué?

-¿Se te fue la paranoia?

-Quiere guerra y se la voy a dar

-¿Qué fue eso tan malvado que le hiciste de niños?

-Sabía que no te ibas a resistir al cotilleo…

-Sólo habla

-Era mi esclavo

-¿Tu esclavo?

-Si, jugábamos y el perdedor tenía que convertirse en el esclavo del otro, yo siempre ganaba, no es mi culpa que haya sido tan imbécil de no notar cuando hacía trampas,  el terminaba haciendo mis tareas, conduciendo la bicicleta por mi cuando no tenía ganas de hacerlo yo, e incluso algunas veces le hacía otras cosas

-¿Cómo qué?

-Ponerle miel mientras dormía y lanzarle algunas hormigas, colocar tierra en sus sándwiches, poner polvo pica pica en su cama, poner algún medicamento de sabor desagradable en su bebida…

-Quizás si quiera venganza. Fuiste muy mala y él que es tan lindo

-No es lindo

-Es justo el chico del que cualquier chica podría enamorarse

-Pero yo no soy cualquier chica

-Incluso tú podrías enamorarte si lo conocieras, hay muchos motivos para caer rendida a sus pies

-¿Cuáles?

-Es guapo, inteligente, agradable, gracioso, tiene estilo, le gusta el rock, los animales, las películas de vampiros, el anime, toca la guitarra y la batería

-¿Le sacaste toda esa información en cinco minutos?

-Es muy extrovertido, es perfecto, repito…. hay muchas razones para enamorarse de ese chico

Eleane suspiró casinamente echándose a la cama, no podía creer lo que decía su amiga, se suponía que eran mejores amigas  y está implícito que tu mejor amiga debe odiar a tu peor enemigo

-A veces me pregunto por qué somos amigas

-Sabes que tengo razón!

-No creo que sea tan perfecto

-Dime cinco razones para odiarlo

-Pues es… es pesado, presumido…em… pesado

-Ya dijiste pesado

-Es doblemente pesado, además de… bueno… él es…

-Continúa

-Es… es molesto, no me gusta

-Eso no es una razón

-Aggh… él es… es terriblemente encantador ¿De acuerdo? Y eso es lo que más detesto de él, su sonrisa y que vaya por ahí deslumbrando y agradando a todo el que se cruce por su camino

Ashley estalló en un carcajada tirándose en la cama también mientras una lagrima resbalaba por su mejilla causa de la risa que no cesaba, Eleane ya planeaba darle un golpe para callarla cuando su celular sonó

-¿Mamá?

-Hija ¿Dónde estás?

-Estoy en casa de Ashley

-Ven aquí ahora mismo

-Pero… -muy tarde, ya había colgado, dio un respingo y sin siquiera despedirse salió de allí

Al llegar a casa le pareció extraño ver a sus padres en la puerta ambos sujetando una ¿Maleta? ¿Habían echado a Nick? Esa iba a ser una gran noticia pero no parecía ser exactamente eso ya que su padre subía al auto y su madre le daba algunas indicaciones a su “sobrino”

-¿Qué sucede aquí?

-Al fin llegas, escucha tu padre y yo estaremos fuera un par de días, Matías se quedará en casa de un amigo, por lo tanto tú y Nick estarán a cargo de cuidar nuestro hogar

-¿Qué??? ¿Los padres de hoy en día solo saben irse de viaje?

-Es por el bien de la empresa y por tu futuro, eso lo sabes bien

-Pero mamá…

-Estamos en una ciudad a dos horas de aquí, si sucede algo me telefoneas y regresaré en un parpadeo, confío en ti… dejaré dinero para que se alimenten –iba a darle los billetes pero luego lo consideró y se dirigió al chico- mejor tú guardas esto

-Ya veo que confías en mi

-Confío en ti pero no en tu capacidad de gastar prudentemente

Antes de que pudiera quejarse otra vez el auto estaba en marcha y su madre se despedía desde el asiento del copiloto pidiendo que no provoque un incendio o alguna otra tontería, como última recomendación le rogó que no usara nada inflamable y que se alejara del microondas

-Parece que pasaremos un par de días a solas –dijo Nick una vez dentro con una sonrisa pícara curvando sus labios- tal vez nos divirtamos

-Me pregunto qué dirá mamá si la llamo para comunicarle que te asesiné

End Notes:
Nos leemos en la proxima!!
End Notes:Nos leemos en la proxima!!Volver al indexSolos tu y yo by Mizu no Hikari
Author's Notes:

Hola!!! Yo otra vez con otro capi!!!!

Muchas gracias a todos por sus reviews!!! Me ponen feliz, feliz, feliz

Espero que les guste este capi, lo tengo listo desde ayer pero no me convencia demasiado asi que.... bueno, no me dieron ganas de reescribirlo por eso se los pongo como lo tenia 

Author's Notes:

Hola!!! Yo otra vez con otro capi!!!!

Muchas gracias a todos por sus reviews!!! Me ponen feliz, feliz, feliz

Espero que les guste este capi, lo tengo listo desde ayer pero no me convencia demasiado asi que.... bueno, no me dieron ganas de reescribirlo por eso se los pongo como lo tenia 

 

 Capitulo 5: Solos tú y yo

Azotó la puerta descargando una vez más la furia en el primer objeto inanimado que encontró, le puso traba y se echó a la cama abrazando con más fuerza de la necesaria a su osito de felpa favorito 

-Quiere volverme loca, estoy segura que planea algo y no estoy siendo paranoica solo… precavida

Estarían solos

Sus quejas no sirvieron para evitarlo y su madre se marchó en cuanto la vio golpear el pie contra el suelo  y cruzarse de brazos en un acto previo al berrinche. Maldijo en todas las formas que conocía y con todas las palabras que se le ocurrían, prácticamente estaba a su cuidado, incluso le habían confiado el dinero mientras a ella le prohibían hasta usar el microondas, era absurdo ¿Por qué los padres siempre suelen  ser más amables con desconocidos que con sus propios hijos?

-No estoy haciendo un berrinche –se repitió girando y quedando boca arriba

Atrincherarse en la habitación no era algo inmaduro ¿O si?

-Estás siendo muy melodramática –le dijo el chico abriendo la puerta -

-Lárgate!!! –Le gritó lanzándole el reloj despertador de su mesita de noche el cual pudo evadir - ¿Cómo entraste?

-Hay una copia de la llave en la cocina

-¡Piérdete, Nick!! –se puso de pie e intentó empujarlo fuera pero su fuerza no sirvió para moverlo un solo centímetro 

-Vamos a convivir por un tiempo, no puedes continuar así

-Claro que puedo pero por desgracia es cierto, vamos a convivir a menos que logre echarte fuera en estos días, mientras  estas son las nuevas reglas, 1º no entras a mi habitación a menos que desees morir asfixiado, 2º no nos dirijamos la palabra, no nos hablemos para nada, ni siquiera mantengamos contacto visual y 3º tú te encargas de la limpieza

Él la miró con una expresión de estar divirtiéndose mucho y salió de la habitación despreocupadamente mientras ella daba un portazo y colocaba una silla para evitar que entrase otra vez

-No voy a salir de aquí y tú no vas a entrar

Eso hubiera sido un buen plan, en su habitación tenía todo lo que necesitaba para sobrevivir, internet, teléfono celular, televisión…  bueno, casi todo porque las horas transcurrían  y su estomago gruñía pidiendo a gritos alimento, no había probado bocado desde el almuerzo y la idea de morir de hambre no era muy agradable aunque también deseaba salud mental y el hecho de que Nick se encontrara en la misma casa a solas con ella era un claro obstáculo

Abrió lentamente la puerta observando que no haya moros en la costa, todo estaba silencioso y bajó las escaleras con cautela y sin hacer ruido, en un principio pensó que ya podría estar dormido pero al entrar a la cocina el olor a comida la golpeó y divisó una mesa perfectamente servida para dos y a Nick sirviendo el contenido de una bandeja

-Al fin bajas, esto comenzaba a enfriarse

-¿Qué es todo esto?

- Carne asada con papas –le dijo con obviedad- siéntate

Le obedeció algo desconfiada, explorando cada cosa que estaba en la mesa, sal, pimienta, utensilios, aderezos, refrescos

-¿No comes?

-¿Qué le pusiste?

-Es una receta secreta, no puedo develarte el ingrediente principal

-Seguramente tiene veneno, un sedante, laxante, o algo picante, no eres nada original

-Que desconfiada, pero si no quieres no comas, te perderás el postre 

-No  pienso comer nada que hayas preparado, además no tengo hambre 

-Bien…–dijo disfrutando de la comida mientras ella lo observaba desde el otro extremo de la mesa tragando saliva al momento en que su estomago delataba su mentira- parece que tu estómago no está de acuerdo

-Bien, comeré pero sólo para demostrarte que no te tengo miedo

-Lo que tú digas

Era exasperante, petulante, totalmente desagradable y perfecto a la vez ¿No había algo que no hiciera bien? No recordaba que su paladar haya saboreado algo tan bueno pero jamás lo diría, lo odiaba por ganar esas pequeñas batallas en las que terminaba engañándola de alguna forma, como haciendo que tome el camino más largo o que tema permanecer en su propia casa y lo peor era que todo lo hacía sin esfuerzo alguno

-¿Qué te parece? –interrogó alzando la vista para mirarla-

-Probé cosas peores –admitió con fingida tranquilidad

Pasaron el resto de la cena sin hablarse y para cuando terminaron el se levantó de la mesa yendo a la sala para encender la televisión

-Oye no pensarás dejar la cocina así verdad? –Preguntó ella colocándose frente a él obstruyendo la vista de la pantalla-

-Yo cociné, lo justo es que tú limpies

-Te olvidaste de la regla numero 3

-Y tú de la 2, pero está bien, te daré una oportunidad ¿Qué dices? –Interrogó sacando una moneda-

-…Está bien

-Elijo cara –pidió y ella acepto sin darle importancia, vio como la moneda dio vueltas en el aire y cayó en su mano, la dejó al descubierto… cara

-Muy bien, recuerda que la grasa es difícil así que tomate tu tiempo –se burló empujándola suavemente para fijar su atención en el programa que veía

Luego de media hora y dos uñas rotas caminó hasta la sala donde lo vio colocando una película en el reproductor de dvd

-¿Vemos una película de miedo?

-Ja, ni lo sueñes, las reglas vuelven a funcionar desde ahora

-¿Te asustan?

-¡Para nada!!

-Entonces ven

Y ahí estaba de nuevo cayendo en sus provocaciones ¿Por qué no podía ignorarlo y ya? Simple, por impulsiva y orgullosa, se sentó a su lado en el sofá y le arrebató el pote de palomitas de maíz. La película no era la gran cosa, la típica historia de fantasmas y exorcismos, no se inmutó en ninguna escena  y de vez en cuando le lanzaba miradas arrogantes para dejar en claro que no era una niña asustadiza

-Fue una estupidez

-Absolutamente  -Coincidieron mirándose extrañados por ese hecho pero de inmediato ella volteó la vista para no dejarse llevar por la sonrisa que se dibujaba en su rostro y estuvo a punto de corresponder con otra  

-Voy por algo de beber –le avisó él  antes de abandonar la sala, por algún motivo Eleane se sentía confusa, no la había pasado tan mal con Nick, quizás Ashley tenía razón y sólo exageraba las cosas, tal vez era tiempo de relajarse. Se recostó en el sillón y sintió el roce helado de un pequeño objeto metálico, era una moneda, seguramente la que había utilizado horas atrás, de repente todos los p

Entre el Amor y el Odio by Mizu no Hikari

MÁS INFORMACIÓN

El contenido original se encuentra en https://fanfic.es/viewstory.php/
Todos los derechos reservados para el autor del contenido original (en el enlace de la linea superior)
Si crees que alguno de los contenidos (texto, imagenes o multimedia) en esta página infringe tus derechos relativos a propiedad intelectual, marcas registradas o cualquier otro de tus derechos, por favor ponte en contacto con nosotros en el mail [email protected] y retiraremos este contenido inmediatamente

Top 20